Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1024473 mensajes en 46972 argumentos.

Tenemos 1556 miembros registrados

El último usuario registrado es Mariam Quintero

¿Quién está en línea?

En total hay 287 usuarios en línea: 1 Registrado, 0 Ocultos y 286 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

José María


El record de usuarios en línea fue de 783 durante el Vie 01 Dic 2023, 09:44

Últimos temas

» MAIACOVSKI (1893-1930) Y OTROS POETAS RUSOS
Maria-Mercè Marçal (1952-1998) EmptyHoy a las 01:11 por Pascual Lopez Sanchez

» Poema al Poeta Pascual Lopez Sanchez
Maria-Mercè Marçal (1952-1998) EmptyAyer a las 21:17 por Amalia Lateano

» CLARICE LISPECTOR II
Maria-Mercè Marçal (1952-1998) EmptyAyer a las 16:37 por Maria Lua

» 2007-02-06 COCÓ
Maria-Mercè Marçal (1952-1998) EmptyAyer a las 15:17 por Pedro Casas Serra

» Dragana Mladenovic (1977-
Maria-Mercè Marçal (1952-1998) EmptyAyer a las 15:15 por Pedro Casas Serra

» Ivan Wernisch (1942-
Maria-Mercè Marçal (1952-1998) EmptyAyer a las 15:14 por Pedro Casas Serra

» Janele z Liku (1984-
Maria-Mercè Marçal (1952-1998) EmptyAyer a las 14:58 por Pedro Casas Serra

» Bhagavad-gītā
Maria-Mercè Marçal (1952-1998) EmptyAyer a las 14:56 por Maria Lua

» La navidad y los recuerdos
Maria-Mercè Marçal (1952-1998) EmptyAyer a las 14:46 por cecilia gargantini

» POESÍA ÁRABE
Maria-Mercè Marçal (1952-1998) EmptyAyer a las 14:45 por Maria Lua

Diciembre 2023

LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Jue 24 Ago 2017, 13:40

    .


    MARIA-MERCÈ MARÇAL

    Maria Mercè Marçal i Serra (Ibars d’Ugell, Lleida; 13 de noviembre de 1952 – Barcelona, 5 de julio de 1998) fue una poeta, catedrática, narradora y traductora catalana. Activista feminista, lesbiana, nacionalista catalanista y comunista y por un tiempo, editora. Usó como nombre de pluma Maria-Mercè Marçal.​

    Biografía

    Pasó la infancia en Ibars d’Urgell (Lleida) de donde siempre se consideró originaria. Estudió bachillerato en el Instituto de Lérida. En 1969 se trasladó a Barcelona para ingresar en la Universidad. Se licenció en Filología Clásica, y posteriormente ejerció de catedrática de Lengua y Literatura Catalanas en diversos institutos. En 1972 se casó con el poeta Ramón Pinyol Balasch, de quien se separó en 1976. En 1980 tiene su hija Heura (Hiedra), que decidió criar sola, y a quien dedicó algunos de sus poemas ("Elegir" entre ellos), y gracias a la cual el tema del embarazo y la maternidad entran en su obra.

    Trata el tema del amor entre mujeres, inédito en la literatura catalana hasta su breve poemario Terra de mai (Tierra de nunca), de 1982 (con el nombre de Alus se refiere a su compañera Nunca Cobos), que se editó inicialmente con poca difusión pero que incluyó en 1985 en su nuevo libro La germana, l’estrangera (La hermana, la extranjera). Desde entonces publica diversos poemarios, el último de los cuales, Desglaç (Deshielo), recoge la obra escrita entre 1984 y 1988.

    Participó en la Asamblea de Cataluña y militó en el PSAN desde finales del franquismo hasta que se separó en 1980, en una escisión que conducirá a la fundación de Nacionalistas de Izquierda.  Coordinó la sección de feminismo de la Universidad Catalana de Verano desde su creación en 1979 hasta 1985.

    Desde 1994 impulsó el colectivo de escritoras del Centro Catalán del Pen Club. Fue profesora del Instituto Joan Boscà y dedicó algún poema a sus alumnos.("A mis alumnos").

    En 1973 es cofundadora, juntamente con Ramon Pinyol Balasch y con otros jóvenes poetas, de la editorial Llibres del Mall (Libros del Mazo). Además de tomar parte activamente en la vida literaria catalana, participa en la política y en movimientos cívicos como el feminista, que no abandona nunca.

    Su primer libro de poemas Cau de llunes (Cubil de lunas) (Premio Carles Riba 1976) prologado por Joan Brossa con una sextina, incluye el poema «Divisa», que tiene el carácter de manifiesto que resume las directrices de su activismo:

    Al azar agradezco tres dones: haber nacido mujer,
    de clase baja y nación oprimida.
    Y el turbio azul de ser tres veces rebelde.


    Estos versos se convirtieron en muy conocidos y casi bandera del movimiento feminista de izquierdas en Cataluña.
    Tradujo autores como Colette, Marguerite Yourcenar, Anna Ajmátova, Marina Tsvetáieva, Charles Baudelaire o Leonor Fini.

    Murió en Barcelona, a causa de un cáncer, a los 45 años. Antes de morir recibió la Medalla de Honor de Barcelona.

    Antologías póstumas

    Tras su muerte se han publicado dos antologías de su poesía y un libro con prosas autobiográficas titulado Sota el signe del drac (2004), editado por Mercè Ibarz,

    Libros

    Cau de llunes. Barcelona: Proa, 1977 (Premi Carles Riba 1976).
    Bruixa de dol (1977-1979). San Baudilio de Llobregat: Llibres del Mall, 1979
    Terra de mai. Valencia: El cingle, 1982
    Sal oberta. San Baudilio de Llobregat: Llibres del Mall, 1982
    La germana, l'estrangera (1981-1984). San Baudilio de Llobregat: Llibres del Mall, 1985
    Contraclaror: Antologia poètica de Clementina Arderiu. Barcelona: La Sal, edicions de les dones, 1985
    Desglaç (1984-1988). Barcelona: Edicions 62 - Empúries, 1988
    Llengua abolida (1973-1988). Valencia: 1989
    La passió segons Renée Vivien. (Premi Carlemany 1994)
    Paisatge emergent. Trenta poetes catalanes del S.XX. Barcelona: La Magrana, 1999
    Raó del cos. Barcelona: Edicions 62 - Empúries, 2000
    Contraban de llum. Antologia poètica. Barcelona, Proa, 2001
    El meu amor sense casa (CD), Barcelona, Proa, 2003

    …………………..


    Maria-Mercè Marçal: CAU DE LLUNES, 1973-1976


    SEXTINA A MARIA-MERCÈ MARÇAL
    EN LA PUBLICACIÓ DEL SEU PRIMER LLIBRE

    Ningú no traçaria el vol dels llibres
    o el fil de vent que avui esfulla els arbres,
    es perden les parets dessota l’aigua
    i ets tu la timonera de les lletres
    - fruit de bon pom a la rodona barca
    i en el tinter la cendra de la lluita.

    S’escriu a les arrels la nostra lluita
    que amaga les escales en els llibres;
    toques vidre i no es trenca, i mar i barca
    obren bandera a tota mena d’arbres;
    forces i coses escabellen lletres
    i l’enemic fa reixes dintre l’aigua.

    Raja la sang, avui el vel de l’aigua
    uneix camins al centre de la lluita.
    Les flors dels teus poemes són les lletres,
    i els mots les plantes que al jardí dels llibres
    van marcant l’endurança i formen arbres.
    Fumes herbes a proa de la barca.

    Se’n van a cau les llunes a la barca
    i la llum mulla, més enllà de l’aigua,
    les dents mestresses d’un boscatge d’arbres
    que armen la festa amb verds i grocs en lluita.
    Para alta la claror, llibre de llibres,
    i a rem i a vela van passant les lletres.

    S’aixeca fum dels nombres i les lletres,
    dic que, aquest llibre, el veig com una barca,
    ben blau damunt el fosc de tants de llibres,
    i qui el llegeixi sentirà que l’aigua
    serà flama mullada per la lluita
    que obrirà una portella al tronc dels arbres.

    Alta la testa, pentinats els arbres,
    pengen de la claror un seguit de lletres;
    el pes corba llur foc a punt de lluita,
    fulguren els fanals del Mot o barca
    que arriba noblement d’una gran aigua
    mentre la lluna roda al blanc dels llibres.

    S’estripen llibres entremig dels arbres
    i es cull a l’aigua en gavadal de lletres:
    doni vent a la barca aquesta lluita!

    JOAN BROSSA
    Solstici d’hivern de 1976



    Maria-Mercè Marçal: CUBIL DE LUNAS, 1973-1976


    SEXTINA A MARIA-MERCÈ MARÇAL
    EN LA PUBLICACIÓN DE SU PRIMER LIBRO

    Nadie trazaría el vuelo de los libros
    o el hilo de aire que hoy deshoja los árboles,
    se pierden las paredes bajo el agua
    y eres tú la timonera de las letras
    - fruto de buen ramo en la redonda barca
    y en el tintero la ceniza de la lucha.

    Se escribe en las raíces nuestra lucha
    que esconde las escalas en los libros;
    tocas vidrio y no quiebra, y mar y barca
    abren bandera a toda clase de árboles;
    fuerzas y cosas desmelenan letras
    y el enemigo hace rejas en el agua.

    Mana la sangre, hoy el velo de agua
    une caminos en medio de la lucha.
    Las flores de tus poemas son las letras,
    y las palabras las plantas que en el jardín de libros
    van marcando la tolerancia y forman árboles.
    Fumas hierbas a proa de la barca.

    Se esconderán las lunas en la barca
    y la luz moja, más allá del agua,
    los dientes dueños de un bosque de árboles
    que arman fiesta verde-amarilla en lucha.
    Coloca alta la luz, libro de libros,
    y a remo y vela van pasando letras.

    Se alza humo de los números y las letras,
    digo que este libro lo veo como una barca,
    muy azul sobre la oscuridad de tantos libros,
    y quien lo lea sentirá que el agua
    será llama mojada por la lucha
    que abrirá una portezuelas en el tronco de los árboles.

    Alta la cabeza, peinados los árboles,
    cuelgan de la luz una serie de letras;
    curva el peso su fuego presto a lucha,
    fulgen las farolas de la Palabra o la barca
    que llega noblemente de una gran agua
    mientras rueda la luna en el blanco de los libros.

    Se rasgan libros en medio de los árboles
    y se cosecha en el agua un cúmulo de letras:
    ¡dé viento a la barca esta lucha!

    JOAN BROSSA
    Solsticio de invierno de 1976


    Els meus trasbalsaments els duu la lluna.
    JOAN BROSSA


    A Ramon Pinyol: que floreixi la murtra!


    DIVISA

    A l’atzar agraeixo tres dons: haver nascut dona,
    de classe baixa i nació oprimida.

    I el tèrbol atzur de ser tres voltes rebel.


    Mis contrariedades se las lleva la luna.

    JOAN BROSSA


    A Ramon Pinyol: ¡que florezca el mirto!


    DIVISA

    Al azar agradezco tres dones: haber nacido mujer,
    de clase baja y nación oprimida.

    Y el turbio azul de ser tres veces rebelde.



    I. Núvols amb corc


    Llir entre cards, dintre de mi porte un forn
    coent un pa d’una dolça sabor,
    i aquell mateix sent de gran amargor.

    AUSIÀS MARCH


    Si ens besem pels carrers
    trontollaran les cases.

    MIQUEL MARTÍ I POL


    La cortina crema
    vidres, neguit.

    Freu de mitjanit.

    A fora els cucs
    rauen la lluna.

    Toquen la una.

    Penja d’un arbre
    l’amor, escanyada.

    El rellotge es para.




    I. Nubes con carcoma



    Lirio entre cardos, llevo dentro de mí un horno
    que cuece un pan de un dulce sabor,
    y ese mismo lo siento de gran amargor.

    AUSIÀS MARCH


    Si nos besamos por las calles
    temblarán las casas.

    MIQUEL MARTÍ I POL


    La cortina quema
    cristal, reproche.

    Caño de medianoche.

    Afuera los gusanos
    raen la luna.

    Tocan la una.

    Cuelga de un árbol
    el amor, ahorcado.

    El reloj, parado.


    Damunt un cel apedaçat
    desfem l’amor a l’hora bruna:
    al cap del llit ens reflecteix la runa.



    Sobre un cielo apedazado
    deshacemos el amor en la hora bruna:
    el cabezal de la cama refleja la enruna.


    TANIT

    En va la pluja malda per apagar les brases
    que socarren els núvols. Suara ha travessat
    una noia amb les galtes pintades de carmí
    i el front de purpurina. L’he vista que enlairava
    les mans com si volgués caçar un bri de cosa
    i n’ha plegat banderes.
    Et miro, ara que parles. Tanit, i em fas pensar
    en el salzes de branques feréstegues que feien
    escorta al camp del Dimoni – hi anàvem
    amb bicicletes i enfilàvem móres
    en arestes de blat -, branques esquives.
    M’allunyaré de tu, Tanit, fins que el teu cap
    no sigui el d’una agulla clavada en un retall
    de crepsetí lluent:
    la muntanya em rebrà amb braçades de fonoll
    - en mastegar-ne un brot oblidaré els topants -
    i la pluja, corser amb brases dins els ulls,
    s’afuarà a ponent.


    TANIT

    La lluvia trata en vano de apagar las brasas
    que socarran las nubes. Ahora mismo ha cruzado
    una chica, los pómulos pintados con carmín
    y la frente de púrpura. He visto que elevaba
    las manos como para cazar una brizna de algo
    y que ha renunciado.
    Mientras hablas, te miro. Tanit, me haces pensar
    en los sauces de ramas salvajes que escoltaban
    el campo del Demonio - íbamos
    en bicicleta y ensartábamos moras
    en aristas de trigo -, ramas esquivas.
    Me alejaré de ti, Tanit, hasta que tu cabeza
    sea la de una aguja clavada en un pedazo
    de raso reluciente:
    me recibirá el monte con brazadas de hinojo
    - al masticar un brote olvidaré pesares -
    y la lluvia, corcel con brasas en los ojos,
    se aguzará a poniente.


    CARPE DIEM

    Llavors trencà la lluna una baula de la nit
    i copsàreu el dia com un fruit. Se us fonia
    la polpa entre les cuixes – m’ho contaves
    sota el til.ler que feia vint-i-quatre.
    Les rels xuclen el cor de cada cosa,
    sota boires arnades i núvols amb corc.
    Sacso el gobelet: els daus surten en blanc.


    CARPE DIEM

    Entonces rompió la luna un eslabón de noche
    y captasteis el día como un fruto. Se os fundía
    la pulpa entre los muslos - me lo contabas
    bajo el tilo que hacía veinticuatro.
    Las raíces chupan el corazón de cada cosa,
    bajo nieblas apolilladas y nubes con carcoma.
    Agito el cubilete: los dados salen blancos.


    Encara que mil molles de melangia ballin
    mogudes per fils tristos de pluja sense solc,
    amor, ara et convoco, vol clar de voliana:
    surt del celler on l’oratge ha reclòs el teu vi.
    Que el llevant esbarriï un polsim de revetlla!
    Plana damunt els núvols amb les ales del maig!
    Acosta la teva ombra amb seguici de cintes,
    al cel posa-hi domassos, estrelles als terrats!
    I duu-nos en carrossa un sol vell amb copalta
    i un doll de serpentines que amanti tot el món.



    Aunque mil migas de melancolía bailen
    movidas por tristes hilos de lluvia sin surco,
    amor, ahora te convoco, vuelo claro de mariposa:
    sal de la bodega donde el tiempo ha encerrado tu vino.
    ¡Que el levante disperse una pizca de verbena!
    ¡Planea sobre las nubes con alas de mayo!
    ¡Acerca tu sombra con cortejo de cintas,
    pon colgaduras en el cielo, estrellas en las azoteas!
    Y traenos en carroza un viejo sol con chistera
    y un chorro de serpentinas que cubra todo el mundo.


    Avui t’he cercat, amic, entre foscants;
    m’he confós en les fulles, i m’he perdut
    pel senderol dels verns.

    Al braç, un cistell massissat d’ombres i de versos
    i un aixolet de marges sortillers.

    Un didal d’aigua verda m’ha dut la remor dels teus passos;
    un pols de llum negra t’ha escossellada la veu.

    I a cada revolt hi eres tu, i jo cavalcava un destrer de neulia;
    i a cada recolze una lluna, i tu cavalcaves el sol.

    Veig treure’m, llavors, el vestit de vilera
    i a la teva pell vaig escriure l’avui i el demà.

    Tot era una selva de paraules
    i era  tot una paraula embullada entre arços gegants.

    Dansaven entorn les pinyes i les glans s’irisaven,
    quan ens sorprengué la remota tremolor d’una vall vidrera.


    Hoy te he buscado, amigo, entre tinieblas;
    me he fundido en las hojas, y me he perdido
    por sendero de alisos.

    En el brazo, una cesta macizada de sombras y de versos
    y una azuela de márgenes sortílegos.

    Un dedal de agua verde me ha traído el rumor de tus pasos;
    un pulso de luz negra te ha deshecho la voz.

    Y en cada curva estabas tú, y yo cabalgaba un caballo de niebla;
    y en cada recodo una luna, y tú cabalgabas el sol.

    Me quité, entonces, el traje de ruindad
    y en tu piel escribí el hoy y el mañana.

    Era todo una selva de palabras
    y era todo una palabra enredada entre espinos gigantes.

    Danzábamos en torno a las piñas y las bellotas se irisaban,
    cuando nos sorprendió el temblor remoto de un valle vidrioso.


    II. Atzeituní


    La nit és alta i s’abraça
    amb mi - tots sols pels carrers.

    BARTOMEU ROSSELLÓ-PÒRCEL


    Vates, crebad as liras!

    Crebala? Na tua testa
    solo, tirania!

    CURROS ENRÍQUEZ


    XERA

    1

    Xopa de roig s’ha esbadellat la platja
    Roja d’enyors encastellada xera
    Ascles de faig flames de faig ai cendra
    ……...Sota les ones

    Nua gitada sobre brases d’aigua
    Òliba sóc de bat a bat pupil.la
    Contra l’espill esbatanada orbesa
    ……...Far del capvespre

    Nua nuada de serpents i vidres
    Incandescents amb cassigalls de boira
    Braç i turmell suro damunt l’escuma
    ……...Trista sirena

    Xopa de cants orba sirena muda
    Muda de cants te’m bado sol m’enartes
    Nàufrag altiu vaixell salvat de l’ombra
    ……...Blat a les veles

    2

    Ales encenc roja d’enyors rosella
    M’alço del vent lluny de presó d’arestes
    Balbes del vent….Al vent les algues lliures
    ……...Dallen les ones

    Nada de nou òliba sóc dalt l’arbre
    D’algues roents lluiten bruixots i fades
    Sento que xiscles al bell cor de l’aigua
    ……...Foc del capvespre

    Nada del rou incandescent de xarxes
    I teraranys…..Jo me’n desfaig…..A lloure
    Ulls i Cabells…..La veu han fos les ones
    ……...Vella sirena

    Ales de mort muda de cants vençuda
    Folla de seny folla cassandra clamo
    Cega vident contra el vaixell atàvic
    ……...Sang a les veles



    II. Aceituní


    La noche es alta y se abraza
    a mí - solos por las calles.

    BARTOMEU ROSSELLÓ-PÒRCEL


    Vates, crebad as liras!
    ...
    Crebala? Na tu testa
    solo, tiranía!

    CURROS ENRÍQUEZ


    LLAMARADA

    1

    Empapada de rojo ha rajado la playa
    Roja de añoranza encumbrada llamarada
    Astillas de haya llamas de haya ay ceniza
    ...... ... Bajo las olas

    Desnuda echada sobre brasas de agua
    Lechuza soy de par en par pupila
    Contra el espejo abierta orbitalmente
    ...... ... Faro del atardecer

    Desnuda anudada de serpientes y cristales
    Incandescentes con harapos de niebla
    Brazo y tobillo floto sobre la espuma
    ...... ... Triste sirena

    Húmeda de cantos ciega sirena muda
    Muda de cantos te me embeleso sol me hechizas
    Náufrago altivo barco salvado de la sombra
    ...... ... Trigo en las velas

    2

    Enciendo alas roja de añoranza amapola
    Me alzo por el viento lejos de la prisión de aristas
    Entumecidas de viento ... .En el viento las algas libres
    ...... ... Siegan las olas

    Nada de nuevo lechuza soy sobre el árbol
    De algas candentes luchan brujos y hadas
    Siento que chillas en el corazón del agua
    ...... ... Fuego del atardecer

    Nada del rocío incandescente de redes
    Y telarañas ... ..Yo me deshago ... .En libertad
    Ojos y Cabellos ... ..La voz han fundido las olas
    ...... ... Vieja sirena

    Alas de muerte muda de cantos vencida
    Loca de cordura loca casandra clamo
    Ciega vidente contra el navío atávico
    ...... ... Sangre en las velas


    Als meus alumnes

    Amics, si de cop sobte em demanàveu
    per què jo sóc aquí, plorant el fàstic
    de tothom, cada dia, amb els ulls foscos
    del poc-coratge, d’inútil espera
    sempre d’alló que no espereu que espera
    de vosaltres, que no és pas ortografia…
    Ni tampoc – no ho pensésseu, fulles d’alba -
    somiava que fos l’alba més neta,
    que si és fosca la nit, ha estat tan llarga!
    - un pou, el cel, de sang i de silenci -
    tan espigats el jull i la cugula
    que la lluna més viva és fosca plena!
    Al capdavall, amics, si em demanàveu…,
    us diria a l’orella la secreta
    ràbia que se’m menja l’alegria
    i em dóna pas de vella, mans de nàufrag.


    A mis alumnos

    Amigos, si de repente me preguntarais
    por qué estoy aquí, lamentando el hastío
    de todos, cada día, con los ojos sombríos
    por el poco coraje, por la inútil espera
    siempre de aquello que no esperáis que espere
    de vosotros, que no es ortografía...
    Ni tampoco - no lo creyerais, hojas de alba -
    soñaba que fuera el alba más limpia,
    ¡que si oscura es la noche, ha sido tan larga!
    - un pozo, el cielo, de sangre y de silencio -
    tan espigados el cominillo y la cizaña
    ¡que la luna más viva es oscuridad llena!
    Después de todo, amigos, si me preguntarais...,
    os diría al oído la secreta
    rabia que se me come la alegría
    y me produce andares de vieja, manos de náufrago.


    A Layret, 30 novembre 1920

    Vint bales foren, vint bales
    ai!, quan trencava la nit!

    Dia trenta de novembre,
    nit d’hores decapitades!

    Vint bales foren, vint bales!

    Dia trenta de novembre,
    nit sense alba de matí!

    Ai, com moria la nit!

    Caigué la crossa del poble!
    Segaren l’alè de l’aire!

    Vint bales foren, vint bales!

    Malhaja qui no ho recorda,
    vint escorpits al seu pit!

    Ai, com sagnava la nit!


    A Layret, 30 de noviembre 1920

    Fueron veinte, veinte balas
    ¡ay!, ¡cuando rompía la noche!

    Día treinta de noviembre,
    ¡noche de horas decapitadas!

    ¡Fueron veinte, veinte balas!

    Día treinta de noviembre,
    ¡noche sin alba de día!

    ¡Ay, cómo moría la noche!

    ¡Cayó el apoyo del pueblo!
    ¡Segaron el aliento al aire!

    ¡Fueron veinte, veinte balas!

    ¡Malaya quien no recuerde,
    alacranes en su pecho!

    ¡Ay, cómo sangraba la noche!


    (continuará)


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Lun 30 Mayo 2022, 05:44, editado 2 veces


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Vie 25 Ago 2017, 14:02

    .



    A Salvador Seguí

    A vuit de març prenc camí
    amb ulls mossegats de pena
    …….ai, Seguí,
    pel carrer de la cadena.

    Cans i llops, les dents serrades!
    Traïdors, les mans lligades!
    Que surto per maleir
    i la ira s’acarena
    …….ai, Seguí,
    pel carrer de la cadena.



    A Salvador Seguí

    El ocho de marzo emprendo el camino
    con los ojos mordidos por la pena
    ...... .ay, Seguí,
    por la calle de la cadena.

    ¡Perros y lobos, ¡los dientes aserrados!
    Traidores, ¡las manos atadas!
    Que salgo para maldecir
    y la ira se acumula
    ...... .ay, Seguí,
    por la calle de la cadena.


    MALEDICCIÓ AMB ESTRELLA

    Cinc punyals
    per esbotzar-te les anques!

    Cinc claus
    per obrir-te el cap!

    Llum
    perquè beguis oli!

    Mal masclí de divendres et cargoli!

    Santiago de Xile, 11 de setembre de 1974



    MALDICIÓN CON ESTRELLA

    ¡Cinco puñales
    para reventarte las ancas!

    ¡Cinco clavos
    para abrirte la cabeza!

    ¡Luz
    para que bebas aceite!

    ¡Cólico miserere te retuerza!

    Santiago de Chile, 11 de septiembre de 1974


    TRADUÏT D’ALCEU

    És ara quan ens cal escampar el vi
    i empillocar-nos fins que ens fugi el seny,
    ……..que el tirà és mort!



    TRADUCIDO DE ALCEO

    Ahora es cuando debemos escanciar el vino
    y emborracharnos hasta perder la razón,
    ……..¡que el tirano ha muerto!


    L’esgambi de la mort sento com minva
    dessota els arcs florits de gaverneres…
    L’esgambi de la mort. Bullen les eres
    de vent i de cançó. La por s’estimba.

    Arreu, arreu, amara les dreceres
    pluja d’ocells irats, esplomats d’armes,
    que a rem i a vela van neulint cadenes.

    En va contra ells atlants d’acer avancen.
    L’estol s’acreix, s’acreix la xiscladissa
    i el clam és alt, i tornen roigs els àlbers:
    Al cor de l’esperança crema el dia.



    Noto como mengua el espacio de la muerte
    bajo los arcos floridos de rosales…
    El espacio de la muerte. Bullen las eras
    de viento y de canción. El miedo se despeña.

    Por todas partes, por todas, empapa los atajos
    lluvia de pájaros airados, plumados de armas,
    que a remo y vela van menguando cadenas.

    En vano avanzan contra ello atlantes de acero.
    La escuadra aumenta, aumenta el griterío
    y el clamor es mayor, y se vuelven rojos los álamos:
    En el corazón de la esperanza arde el día.


    CLOS

    ………………………

    SOLC



    CLOS (CERRADO)

    ……………

    SOLC (SURCO)


    Lluna, lluerna
    d’atzeituní,
    clivella
    la nit de cor
    de xarol!



    ¡Luna, lucerna
    de aceituní,
    agrieta
    la noche de corazón
    de charol!



    III Fregall d’espart



    Le cortège des femmes long comme un jour
    san pain.

    APOLLINAIRE


    A Pepa Llopis


    Drap de la pols, escombra, espolsadors,
    plomall, raspall, fregall d’espart, camussa,
    sabó de tall, baieta, lleixiu, sorra,
    isabó en pols, blauet, netol, galleda.

    Cossi, cubell, i picamatalassos,
    esponja, pala de plegar escombraries,
    gibrell i cendra, salfumant, capçanes.

    Surt el guerrer vers el camp de batalla.



    III Estropajo de esparto


    Le cortège des femmes long comme un jour
    san pain.
    (El cortejo de mujeres largo como un día
    sin pan.)

    APOLLINAIRE

    Trapo para el polvo, escoba, sacudecolchones,
    plumero, cepillo, estropajo de esparto, gamuza,
    jabón duro, bayeta, lejía, arena,
    y jabón en polvo, azulete, netol, balde.

    Barreño, cubo, y sacudidor,
    esponja, pala de recoger basura,
    barreño y ceniza, salfumán, paños.

    Sale el guerrero al campo de batalla.


    Les xiquetes del meu poble
    seuen en cadira baixa
    i amb un davantalonet
    i un drap tan llarg com un dia
    sense pa-amb-xicolata,
    si feien punt de cama,
    si punt de cadeneta
    o punt d’escapulari,
    i cantaen alló
    de “montañas nevadas”.

    Les dones del meu poble
    de matinet al tros:
    adés cullen patates,
    adés arrenquen cebes
    o aixafaen terrossos
    o se’n van a fer herba
    per als conills o duien
    farinetes als cotxos
    o segó a la feram,
    o apedacen llençols
    o passen agulletes
    o suquen pa amb vi i sucre
    per con tórnon de costura
    les xiquetes del meu poble.



    Las niñas de mi pueblo
    se sientan en silla baja
    y con un delantalito
    y un paño tan largo como un día
    sin pan con chocolate,
    si hacían punto de caña,
    o punto de cadeneta
    o punto de escapulario,
    y cantaban aquello
    de "montañas nevadas".

    Las mujeres de mi pueblo
    de mañanita en el campo:
    ora cosechan patatas,
    ora arrancan cebollas
    o chafan terrones
    o van a coger hierba
    para los conejos o llevan
    farinetas a los cerdos
    o salvado al averío,
    o remiendan sábanas
    o hacen ganchillo
    o mojan pan con vino y azúcar
    para cuando vuelvan de costura
    las niñas de mi pueblo.


    D’ANTOLOGIA

    Iambes de Semònides


    Diferent va fer un déu el pensament
    de la dona, al principi. En va fer una
    de la verra de crins gruixudes: tot
    a casa seva, en llot, enllaquerat,
    sense ordre va, i rodola per terra.
    Ella, bruta i amb roba llantiosa,
    s’engreixa escarxofada entre deixalles.

    Una altra la tragué un déu de l’astuta
    guineu, i és una dona que ho sap tot.
    Res de bo ni dolent no li escapa
    I, d’una cosa, diu ara que és bona,
    ara dolenta. A l’instant l’humor muda.

    L’altra ve de la gossa, esparpillada
    com sa mare, que tot ho vol sentir
    i ho vol saber: fica per tot el nas.
    Només barqueja. No lluca ningú
    i així i tot borda. No l’atura l’home
    amb amenaces, per més que enfurit
    d’un cop de roc les dents li faci trossos,
    ni si melós li parla, o asseguda
    s’està entre estranys. Sinó que s’enderia
    a mantenir el seu lladruc inútil.

    L’altra els Olímpics pastaren del fang
    i feta un nyap la daren al baró.
    Res no coneix del bé ni el mal, tal dona.
    De feines, només sap la d’endrapar.
    I si mala hivernada un déu envia,
    tremolosa de fred no li ve al cap
    ni de posar el seient més prop del foc.

    L’altra, del mar. Té doble pensament.
    Un dia la veureu contenta. L’hoste,
    contemplant-la, al casal, la lloarà:
    “No hi ha dona millor en tot el món
    que aquesta, ni més bella”. Un altre dia
    no pot sofrir que ningú se la miri
    ni que li sigui prop, que s’enrabia
    esquerpa com la gossa amb els cadells.
    Es torna aspra, amb tots malagradosa,
    amb els amics i amb aquells que no ho són.
    És com la mar que a voltes amansida,
    sense perill, una gran alegrança
    duu als marins, a la saó d’estiu.
    I d’altres s’enfureix i els arrabassa
    amb ones bramejants. Sí, és al mar
    a qui més s’assimila en tarannà:
    de l’ona té un caient ben inestable.

    L’altra d’un ase gris, apallissat:
    per força, a penes, i a cop d’amenaces
    accepta res. Fins alló que li plau,
    li pesa, tot. Mentrestant, a la cambra
    tota la nit i tot el dia menja,
    i menja, i menja al costat de la llar.
    Pel mateix preu, en el seu llit accepta
    un venturer qualsevol per parella.

    L’altra, de la geneta, que és espècie
    vil i roïna. Res no té de bell
    ni desitjable. Res de graciós
    ni de plaent. Sols es deleix pel llit
    d’Afrodita, i fa basques a tot home
    que té a la vora! Amagada, rumia
    moltes desgràcies per als veïns
    i sovint menja ofrenes rebutjades.

    Una euga delicada i de crinera
    va parir l’altra, que refusa feines
    servils i la misèria. No toca
    el molí, ni l’erera no maneja.
    No llença fora de casa la brossa
    ni vora el forn no s’asseu, perquè evita
    el sutge: és clar, encaterina l’home!
    Dos cops el dia es renta de greixum,
    hi ha dies tres, i s’ungeix amb essències.
    La cabellera duu sempre quillada,
    llarga, tota guarnida de poncelles.
    Bell espectacle és per als de fora
    i, tanmateix, per aquell que la té
    - si no és rei o tirà poderós,
    que amb aquests éssers l’ànim es regalen -,
    per a aquell que la té, dic, és un mal.

    L’altra ve de la mona. I és ben bé
    el pitjor dany que Zeus envià als homes.
    Lletgíssima de cara, dona així
    travessa la ciutat i és la riota
    de tots: curta de coll, baixa; amb prou feines
    es mou. És prima, tota desnatjada.
    Ai qui abraci un mal d’aquesta mena!
    Trucs, els sap tots, i tot escarafall.
    És com la mona. Tant li fa que riguin!
    Res no vol fer de bo per a ningú:
    tot el dia només pensa i barrina
    com causarà pitjors estralls als altres.

    L’altra, feliç qui l’ha, ve de l’abella.
    Sols a aquesta cap blasme no li escau.
    Floreix, per ella, i s’allarga la vida.
    Estimada envelleix vora el marit
    amant, després d’engendrar una fillada
    bella, de nom gloriós. Distingida
    entre totes les dones, una gràcia
    divina l’embolcalla. I no li plau
    de seure enmig de les altres comares
    per remenar-hi històries obscenes.

    Dones així són les millors que Zeus
    regala als homes i les més assenyades.
    Totes les altres, per voler de Zeus,
    són malvestat que roman vora l’home.
    Que el pitjor mal que Zeus va modelar
    van ser les dones. Es pensen que ajuden
    i res, de fet: els pitjors infortunis
    vénen a aquell que en té una. Cap dia
    no pot servar feliç qui s’hi refeixa,
    que no farà fora de casa seva
    la fam – hoste enemic i déu hostil -.
    Un jorn, hom creu que l’alegra la gràcia
    d’un déu o bé el favor d’algun mortal,
    i ella, trobant un retret, a baralla
    l’excita. On hi ha una dona, a aquesta casa,
    no és rebut de grat l’hoste que hi posa.
    La que sembla que tingui més senderi,
    segur que, al capdavall, ofèn molt més:
    embadalit l’espòs, tots els veïns
    xalen de veure aquest com també cau.
    Cadascú, quan l’esmenta, la companya
    pròpia lloa, i blasma la dels altres.
    Tenint sort pariona, no ho veiem.
    Zeus la va fer com el pitjor dels mals.
    La posà com un nus que no es deslliga
    als peus, d’ençà que l’Hades va acollir
    els qui lluitaren per mor d’una dona.



    DE ANTOLOGÍA

    Yambos de Simónides

    Diferente hizo un dios la idea
    de la mujer, en un principio.  Hizo una
    de la puerca de gruesas cerdas: todo
    en su casa, entre lodo, encenagado,
    va sin orden, y rueda por el suelo.
    Ella, sucia y con ropa mugrienta,
    engorda repantingada entre residuos.

    Otra la sacó un dios de la astuta
    raposa, y es una mujer que lo sabe todo.
    Nada bueno o malo se le escapa
    Y, de una cosa, dice ora que es buena,
    ora que es mala. Cambia de humor al instante.

    La otra viene de la perra, espabilada
    como su madre, que todo lo quiere oír
    y lo quiere saber: mete en todo la nariz.
    Solo trajina. No ve a nadie
    y aun así ladra. No la detiene el hombre
    con amenazas, por más que enfurecido
    de un golpe de piedra le destroce los dientes,
    ni si meloso le habla, o está sentada
    entre extraños. Sino que se obstina
    en mantener su ladrido inútil.

    La otra los Olímpicos amasaron del barro
    y hecha una chapuza la dieron al varón.
    Nada sabe del bien o del mal, tal mujer.
    De trabajos, solo conoce el de engullir.
    Y si mal inverno un dios envía,
    temblando de frío no se le ocurre
    ni colocar más cerca del fuego su silla.

    La otra, del mar. Tiene doble pensamiento.
    Un día la veréis contenta. El huésped,
    contemplándola, en casa, la alabará:
    “No hay mujer mejor en todo el mundo
    que ésta, ni más bella”. Otro día
    no puede sufrir que nadie la mire
    ni que esté cerca, pues se enrabía
    arisca como la perra con cachorros.
    Se vuelve áspera, con todos desabrida,
    con los amigos y con los que no lo son.
    Es como la mar que a veces mansa,
    sin peligro, una gran alegría
    produce a los marinos, en verano.
    Y otras se enfurece y los arrebata
    con olas rugientes. Sí, es al mar
    a quien más se parece en el talante:
    de la ola tiene una caída muy inestable.

    La otra de un asno gris, apaleado:
    a la fuerza, a penas, y a base de amenazas
    lo acepta todo. Hasta lo que le place,
    le disgusta, todo. Mientras tanto, en el cuarto
    toda la noche y todo el día come,
    y come, y come junto al hogar.
    Por el mismo precio, en su cama acepta
    a cualquier aventurero por pareja.

    La otra, de la gineta, que es especie
    mala y vil. Nada tiene de bella
    ni de deseable. Nada de graciosa
    ni de placentera. ¡Solo suspira por el lecho
    de Afrodita, y hace ascos a todo hombre
    que tiene cerca! Escondida, rumía
    muchas desgracias para los vecinos
    y a menudo come ofrendas rechazadas.

    Una yegua delicada y de crin
    parió la otra, que rehúsa trabajos
    serviles y la pobreza. No toca
    el molino, ni maneja la criba.
    No tira fuera de casa la basura
    ni junto al horno se sienta, porque evita
    el hollín: ¡claro, enamora al hombre!
    Dos veces al día se limpia de mugre,
    hay días que tres, y se unge con esencias.
    Siempre lleva el cabello acicalado,
    largo, adornado con flores.
    Bello espectáculo es para los extraños
    y, aun así, para el que la tiene
    - si no es rey o tirano poderoso,
    que con estos seres el ánimo se regalan -,
    para el que la tiene, digo, es un mal.

    La otra viene de la mona. Y es a buen seguro
    el peor mal que Zeus envió a los hombres.
    Feísima de cara, mujer así
    atraviesa la ciudad y es el hazmerreír
    de todos: corta de cuello, baja; apenas
    se mueve. Es delgada, sin culo.
    ¡Ay quién abrace un mal de esta clase!
    Trucos, los sabe todos, y todo aspaviento.
    Es como la mona. ¡Le da igual que rían!
    Nada quiere hacer de bueno para nadie:
    todo el día solo piensa y cavila
    como causará peores estragos a los demás.

    La otra, feliz quién la tiene, viene de la abeja.
    Solo a esta ningún reproche le corresponde.
    Por ella florece y se alarga la vida.
    Amada envejece junto al marido
    amante, después de engendrar una bella
    prole, de nombre glorioso. Distinguida
    entre todas las mujeres, una gracia
    divina la envuelve. Y no le gusta
    sentarse entre las otras comadres
    para remover historias obscenas.

    Mujeres así son las mejores que Zeus
    regala a los hombres y las más sensatas.
    Todas las demás, por deseo de Zeus,
    son maldad que permanece junto al hombre.
    Que el peor mal que Zeus modeló
    fueron las mujeres. Se creen que ayudan
    y nada, de hecho: los peores infortunios
    llegan a aquel que  tiene una. Ningún día
    puede ser feliz quién se confía,
    que no echará de su casa
    el hambre – huésped enemigo y dios hostil -.
    Un día, se cree que lo alegra la gracia
    de un dios o bien el favor de algún mortal,
    y ella, encontrando un reproche, lo mueve
    a pelea. Donde hay una mujer, en tal casa,
    no es recibido con agrado el huésped que acude.
    La que parece que tenga más juicio,
    seguro que, al final, ofende más:
    embobado el esposo, todos los vecinos
    disfrutar de ver cómo éste también cae.
    Cada cual, cuando la menciona, a la compañera
    propia alaba, y censura a la de los demás.
    Teniendo suerte parecida, no lo vemos.
    Zeus la hizo como el peor de los males.
    La puso en los pies como un nudo
    que no se desata, desde que el Hades acogió
    a quienes lucharon por causa de una mujer.


    SONET DOLENT

    El mascle bell, amb un punt de bovesa,
    sovint m’atrau – no es clou mai l’espiral
    que el fum dibuixa a pols: l’amor defesa
    sota l’erecta imperi ofidial -.

    Cós venturer, combato pel domini.
    Asclo, revessa, el ceptre balm del sexe
    que em diuen d’empunyar, esclat d’ermini
    que amb el poder real no té cap nexe,

    fosc caragol, amb ressò d’ona fesa
    que embolcalla no-res, sang de coral
    vora els astres amb fulla de destral.

    Jo ric amb urc del rèptil extermini.
    Lluna pertot en duu runa reflexa
    i signo amb gel el flanc solar que em vexa.



    SONETO DEFECTUOSO

    El macho hermoso, un punto de aburrido,
    a menudo me atrae - no se cierra nunca la espiral
    que el humo dibuja a pulso: el amor defendido
    bajo el erecto imperio ofidial -.

    Cuerpo aventurero, combato por el dominio.
    Astillo, traviesa, el cetro hueco del sexo
    que me dicen de empuñar, estallido de armiño
    que con el poder real no tiene ningún nexo,

    oscuro caracol, con eco de ola rejada
    que envuelve la nada, sangre de coral
    junto a los astros con hoja de destral.

    Yo río con orgullo del reptil exterminio.
    Luna me trae en todo ruina reflejada
    y firmo con hielo el flanco solar que me tiene agraviada.


    Maria-Mercè Marçal
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    (continuará)


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Dom 10 Sep 2017, 14:25, editado 1 vez


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Dom 27 Ago 2017, 04:45

    .


    IV.  Cançons de paper fi


    I la cançó canta en cada bri de cosa.
    SALVAT-PAPASSEIT


    D’un res de canya vella
    ajust la caramella
    que afina cants i plants.

    J.V. FOIX


    Als meus pares: ells saben
    que a l’Urgell les móres no vénen pel juny



    Cançons de paper fi
    m’omplen la sàrria
    i em foraden el fons
    de la butxaca.
    Mireu quin caramull
    de llunes blanques!
    Duc llunes i cançons
    per arracades.



    IV. Canciones de papel fino


    Y la canción canta en cada brizna de cosa.
    SALVAT-PAPASSEIT


    De una caña vieja de nada
    ajusto el caramillo
    que afina cantos y plantos.

    J.V. FOIX


    A mis padres: ellos saben
    que en Urgell las moras no salen en junio



    Canciones de papel fino
    me llenan la sera
    y me agujerean el fondo
    del bolsillo.
    ¡Mirad qué montón
    de lunas blancas!
    Llevo lunas y canciones
    por pendientes.


    1. LLUNA GRANADA


    Quan me’n torno al casal
    em segueix l’ombra muda
    i una mica més lluny
    m’acompanya la lluna.

    MARIÀ MANENT


    Company, mosseguem la vida!
    Que l’amor ens ragui els llavis:
    Farem un pacte de sang
    quan lluna plena s’ablami!

    Farem un pacte de sang,
    una conjura de ràbia
    que ens faci estalvis del seny
    que en té la soga filada!

    Company, mosseguem la vida
    sota la lluna granada.



    1. LUNA GRANADA


    Cuando vuelvo a casa
    me sigue la sombra muda
    y un poco más lejos
    me acompaña la luna.

    MARIÀ MANENT


    ¡Compañero, mordamos la vida!
    Que el amor nos riegue los labios:
    ¡Haremos un pacto de sangre
    cuando la luna llena se inflame!

    ¡Haremos un pacto de sangre,
    una conjura de rabia
    que nos ahorre el juicio
    que nos tiene la soga hilada!

    Compañero, mordamos la vida
    bajo la luna granada.


    CORRANDES DE LLUNA

    Avui, si venia
    la lluna morta,
    l’amor cantaria
    que truca a la porta.

    I si ens arribava
    amb gep a Ponent,
    l’amor cantaria
    en quart creixent.

    Si la lluna era
    rodona i roja,
    l’amor cantaria,
    l’amor boja.

    Mes ai, si ve blanca,
    rodona i blanca,
    l’amor cantaria
    que la porta tanca.

    I si duu la lluna
    u gep a Llevant,
    l’amor cantaria
    l’amor minvant.



    COPLAS DE LUNA

    Hoy, si viniera
    la luna muerta,
    amor cantaría
    que llama a la puerta.

    Y si llegara
    con giba a Poniente,
    amor cantaría
    en cuarto creciente.

    Si la luna fuera
    redonda y roja,
    amor cantaría,
    amor de loca.

    Mas ay, si es blanca,
    redonda y blanca,
    amor cantaría
    que la puerta atranca.

    Y si lleva la luna
    joroba a Levante,
    amor cantaría
    el amor menguante.


    Ai, quina ufana de lluna!
    Amic, sortim en finestra
    entre les dotze i la una!

    Lluna, moneda de coure
    a l’aire, duu-nos fortuna
    entre les dotze i la una!



    ¡Ay, qué ufanía de luna!
    ¡Amigo, salgamos a la ventana
    entre las doce y la una!

    ¡Luna, moneda de cobre
    al aire, tráenos fortuna
    entre las doce y la una!


    Perquè has vingut quan llaura
    lluna marinera el mar,
    a l’esbalç de l’onada
    han florit els coralls.



    Porque has venido cuando labra
    luna marinera el mar,
    al caer la ola
    han florecido corales.


    LLUNA DE VALÈNCIA

    1

    Amic, sortim al terrat,
    ai que ens remulli la cara
    la lluna, gall de taronja
    entre dents de nuvolada;
    ai que ens remulli la cara
    - amic, sortim al terrat -
    la lluna, la tarongina
    del taronger ennuvolat.

    2

    Set llunes ulleroses
    i una set agra
    sota les set taronges
    de l’amor clara;
    de l’amor clara, sí,
    de l’amor clara,
    set llunes ulleroses
    i una set agra.



    LUNA DE VALENCIA

    1

    Amigo, subamos al terrado,
    ay que nos remoje la cara
    la luna, gajo de naranja
    entre dientes de nublada;
    ay que nos remoje la cara
    - amigo, subamos al terrado -
    la luna, la naranjita
    del naranjo anubarrado.

    2

    Siete lunas ojerosas
    y una sed agria
    bajo las siete naranjas
    del amor clara;
    del amor clara, sí,
    del amor clara,
    siete lunas ojerosas
    y una sed agria.


    2. ESTRELLES BAIXES, VELES ALTES


    A la vora del riu, mare,
    m’he deixat les espardenyes.

    Popular


    Mires la serra de la Mariola
    des de l’hotel…

    VICENT ANDRÉS ESTELLÉS


    Matinet de Sant Joan,
    les herbes tenen virtut;
    ai, amic, l’amor fa sang
    i la lluna ja s’esmuny,
    matinet de Sant Joan.

    Matinet de Sant Joan,
    les herbes duen metgia;
    ai, amic, l’amor fa sang,
    cremem berbena florida,
    matinet de Sant Joan.



    2. ESTRELLAS BAJAS, VELAS ALTAS


    A orillas del río, madre,
    me dejé las alpargatas.

    Popular


    Miras la sierra de la Mariola
    desde el hotel...

    VICENT ANDRÉS ESTELLÉS


    Mañanita de San Juan,
    las hierbas tienen virtud;
    ay, amigo, el amor sangra
    y la luna se escabulle,
    mañanita de San Juan.

    Mañanita de San Juan,
    las hierbas traen remedio;
    ay, amigo, el amor sangra,
    queme verbena florida,
    mañanita de San Juan.


    Embarcarem l’amor a la teulada
    d’aquell mas verd
    enmig de fulles blanques
    que, barquejants
    lluny de la mar, pels marges,
    a vela i rem,
    és de tots port i aigua.



    Embarcaremos el amor en el tejado
    de aquella masía verde
    en medio de hojas blancas
    que, navegantes
    lejos del mar, por los márgenes,
    a vela y remo,
    es de todos puerto y agua.


    Si volies les móres,
    les móres dels meus ulls,
    esgarria’t pels calls
    a boqueta de juny.

    Esgarria’t pels calls,
    sota aixella un cofí,
    si volies les móres
    a boqueta de nit.



    Si quieres las moras,
    las moras de mis ojos,
    piérdete por cañadas
    a comienzos de junio.

    Piérdete por cañadas,
    al brazo una canasta,
    si quieres las moras
    al comenzar la noche.


    Si collies les pomes
    del meu pomerar
    i en complies senalles,
    s’encenia el mas,
    que sóc masovera
    - en setembre d’amor -
    quan relluu la tristesa
    sota pàmpols nous.



    Si cogías manzanas
    de mi pomeral
    y llenabas capazos,
    se encendía el cortijo,
    que soy masovera
    - en septiembre de amor -
    cuando luce tristeza
    bajo pámpanos nuevos.


    Cega, cega estrella.
    A l’hora foscant
    l’òliba clara
    porta meravella.
    Arrenca’m l’estella
    d’enamorada.

    Boja, boja lluna.
    A l’hora foscant
    l’òliba clara
    crema a la llacuna,
    boja, boja lluna
    d’enamorada.



    Ciega, ciega estrella.
    Al caer la tarde
    la lechuza clara
    trae maravilla.
    Arráncame la astilla
    de enamorada.

    Loca, loca luna.
    Al caer la tarde
    la lechuza clara
    quema en la laguna,
    loca, loca luna
    de enamorada.


    El vell matalasser
    duu núvols per bufanda,
    melangia al bigot
    i uns pals batibullaires
    que trasmuden els flocs
    en fulls de calendari
    - viatgers, anys amunt
    en cerca de paraules
    desterrades fa temps
    a les golfes més altes,
    quan l’hivern destapà
    el bot gros dels mals aires -
    El vell matalasser
    duu núvols per bufanda:
    bé els esbandirà el sol
    que té sota la màniga.



    El viejo colchonero
    lleva nubes por bufanda,
    añoranza en el bigote
    y unos palos saltarines
    que transmutan los copos
    en hojas de calendario
    - viajeros, subiendo años
    en busca de palabras
    desterradas hace tiempo
    en los desvanes más altos,
    cuando el invierno destapó
    la caja de los malos vientos -
    El viejo colchonero
    lleva nubes por bufanda:
    bien las aclarará el sol
    que tiene bajo la manga.


    Pluja al tardí,
    vent a la matinada.
    Ballem un rock
    sota l’aigua enllunada.
    Damunt l’herbei
    que enfanga la sabata,
    amor, amor,
    la pell se’ns torna brasa
    i l’estalzí
    omple la nit, la casa.
    De matinet,
    el vent farà dissabte.



    Lluvia al atardecer,
    viento a la madrugada.
    Bailamos un rock
    bajo el agua enlunada.
    Sobre la hierba
    que enfanga el zapato,
    amor, amor,
    la piel se nos vuelve brasa
    y el hollín
    llena la noche, la casa.
    De mañanita,
    el viento hará sábado.


    Si en mirar-te les ungles
    veus tres taquetes blanques,
    acluca ben bé el puny,
    para esment al presagi:
    - No l’obris fins que hauràs
    trobat bous i esquellada,
    flors dalt d’un campanar,
    el pa, la sal i l’aigua,
    un carro carregat
    d’estrelles esmolades,
    un cel de cotó-en-pèl
    emporprat de rialles
    i antenes de cargol
    al cim de les teulades,
    un gall que balli sol
    i una pluja amb campanes,
    un sol dalt del terrat
    que torni de bugada,
    un sí que sigui sí
    tres tanques que no tanquin.

    - No l’obris fins que hauràs
    copsat rels i sandàlia,
    i un vi que no hem begut
    a la copa dels arbres,
    i un amor foll-follet
    encès al clar de plaça,
    mentre músics antics
    engeguin la sardana,
    polques i rigodons
    i el ball de l’almorratxa,
    i tots saltin de ple
    la foguera joana
    amb neu dels pastorets
    a dintre les butxaques.
    Fins que trobis un port
    sense cordes ni àncores,
    un sí que sigui sí,
    tres tanques que no tanquin.



    Si al mirarte las uñas
    ves tres manchitas blancas,
    cierra muy bien el puño,
    presta oído al presagio:
    - No lo abras hasta que hayas
    hallado bueyes y cencerrada,
    flores sobre un campanario,
    el pan, la sal y el agua,
    un carro cargado
    de estrellas afiladas,
    un cielo de algodón en rama
    empurpurado de risas
    y antenas de caracol
    en lo alto de los tejados,
    un gallo que baile solo
    y una lluvia con campanas,
    un sol sobre la azotea
    que vuelva de la colada,
    un sí que sea sí
    tres cierres que no cierren.

    - No lo abras hasta que hayas
    cogido raíces y sandalias,
    y un vino que no hemos bebido
    en la copa de los árboles,
    y un amor duendecillo
    encendido en el claro de la plaza,
    mientras músicos antiguos
    inicien la sardana,
    polcas y rigodón
    y el baile de la almorraja,
    y todos salten del todo
    la hoguera juana
    con nieve de los pastorcillos
    en los bolsillos.
    Hasta que encuentres un puerto
    sin cuerdas ni anclas,
    un sí que sea sí,
    tres cierres que no cierren.


    Maria_Mercè Marçal
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    (Fin de Cubil de lunas)


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Dom 10 Sep 2017, 14:28, editado 1 vez


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 28 Ago 2017, 03:31

    .


    Maria-Mercè Marçal: BRUIXA DE DOL, 1977-1979


    DIVISA

    Emmarco amb quatre fustes
    un pany de cel i el penjo a la paret.

    Jo tinc un nom
    i amb guix l’escric a sota.



    Maria-Mercè Marçal: BRUJA DE LUTO, 1977-1979


    DIVISA

    Enmarco con cuatro listones
    un trozo de cielo y lo cuelgo en la pared.

    Yo tengo un nombre
    y con tiza lo escribo debajo.



    Foc de pales


    I

    Aigua sobre aigua,
    sobre l’aigua, set.
    Al bell cor de l’aigua,
    negres ganivets

    i jo, sola,
    entre albera i alba.

    Al bell cor de l’aigua
    negres ganivets.
    Passava una barca
    franca de remer

    i jo, sola,
    entre albera i alba.

    Passava una barca
    franca de remer
    en un foc de pales
    que baten el vent

    i jo sola,
    entre albera i alba.

    En un foc de pales
    que baten el vent
    ve encesa la barca
    amb la lluna a pes

    i jo, sola,
    entre albera i alba.

    Ve encesa la barca
    amb la lluna a pes.
    L’amor hi clavava
    negres ganivets

    i jo, sola,
    entre albera i alba.



    Fuego de palas



    I

    Agua sobre agua,
    sobre agua, sed.
    En pleno corazón del agua,
    negros cuchillos

    y yo, sola,
    entre alameda y alba.

    En pleno corazón del agua
    negros cuchillos.
    Pasaba una barca
    franca de remero

    y yo, sola,
    entre alameda y alba.

    Pasaba una barca
    franca de remero
    en un fuego de palas
    que baten el viento

    y yo sola,
    entre alameda y alba.

    En un fuego de palas
    que baten el viento
    viene encendida la barca
    cargando la luna

    y yo, sola,
    entre alameda y alba.

    Viene encendida la barca
    cargando la luna.
    El amor le clavaba
    negros cuchillos

    y yo, sola,
    entre alameda y alba.



    II

    La nit em clava
    el seu ullal
    i el coll em sagna.

    Sota les pedres
    l’escorpit
    balla que balla.

    La pluja, lenta,
    fa camí
    fins a la cambra.

    L’escala fosca
    del desig
    no té barana.



    II

    La noche me clava
    su colmillo
    y el cuello me sangra.

    Bajo las piedras
    el escorpión
    baila que baila.

    La lluvia, lenta,
    abre camino
    hasta la cámara.

    La escalera oscura
    del deseo
    no tiene baranda.


    III

    FORAVILERS

    Junts hem menjat
    - foravilers de tarda -
    ametllons verds
    de la branca més alta
    robats d’un hort
    sense porta ni tanca,

    ai, no la mosseguis
    l’ametlla amarga!

    Esborràvem lliçons
    darrere els arbres
    de mestres i veïns:
    aquesta plana
    l’escrivíem ben sols
    amb lletra clara,

    ai, no la mosseguis
    l’ametlla amarga!

    Esquitxada de nit
    la bata blanca
    i amb els dits entintats
    mig oblidàvem
    al cor de l’ametlló
    l’ametlla amarga,

    ai, no la mosseguis,
    amic, encara.



    III

    FORASTEROS

    Juntos hemos comido
    - forasteros de tarde -
    almendrucos verdes
    de la rama más alta
    robados de un huerto
    sin puerta ni valla,

    ¡ay, no la muerdas
    la almendra amarga!

    Borrábamos lecciones
    detrás de los árboles
    de maestros y vecinos:
    esta página
    la escribíamos solos
    con letra clara,

    ¡ay, no la muerdas
    la almendra amarga!

    Salpicada de noche
    la bata blanca
    y los dedos teñidos
    medio olvidábamos
    del corazón del almendruco
    la almendra amarga,

    ay, no la muerdas,
    todavía, amigo.


    IV

    Perquè avui feia el seu ple
    la lluna se’ns posa a taula.
    Quin pany de cel de quadrets
    de cuina les estovalles!
    En acabat de sopar
    l’amor ens tira les cartes.
    Al primer tomb de la sort
    la color se’ns trasmudava.
    Al segon, els gots de vi
    tacaren les estovalles.
    Al tercer se’ns va trencar
    la lluna de porcellana.



    IV

    Porque hoy lucía muy llena
    la luna se sienta a la mesa.
    ¡Qué paño de cielo de cuadritos
    de cocina el mantel!
    Al acabar de cenar
    amor nos tira las cartas.
    Al primer golpe de suerte
    el color se nos mudaba.
    Al segundo, los vasos de vino
    mancharon el mantel.
    Al tercero se nos rompió
    la luna de porcelana.


    V

    BRIDA

    A la fira dels Folls
    jo hi aniria.
    Vindria qui sap d’on
    - i ningú no ho sabria -
    amb els llavis oscats
    de molta vida,

    traginer de cançons
    en cavall sense brida.

    Quin esquer se m’arrapa
    a la geniva?
    Amor, estel amarg
    a la deriva,
    em fa senyals: jo vaig
    per l’altra riba,

    traginer de cançons
    en cavall sense brida.

    Cadenes són presons
    i jo en fugia
    pel call dels bandolers
    a trenc de dia.
    A la fira dels Folls
    jo hi aniria

    traginer de cançons
    en cavall sense brida.



    V

    BRIDA

    A la feria de Locos
    yo iría.
    Vendría de quién sabe
    - y nadie lo sabría -
    con los labios mellados
    de tanta vida,

    trajinero de coplas
    en caballo sin brida.

    ¿Qué cebo se me agarra
    a la encía?
    Amor, estrella amarga
    a la deriva,
    me hace señales: voy
    por la otra orilla,

    trajinero de coplas
    en caballo sin brida.

    Cadenas son prisiones
    y yo huía
    por ruta de bandoleros
    rompiendo el día.
    A la feria de Locos
    yo iría

    trajinero de coplas
    en caballo sin brida.



    Tombant


    Una dona sense un home
    és com un peix sense bicicleta.

    Anònim


    I

    Avui, vint-i-u de desembre,
    he sortit al balcó:
    sota una pluja que ja amainava
    he vist els testos, les olles, els pots
    de conserva plantats d’atzavares,
    de cintes, begònies, geranis i cactus,
    de cabellera de la reina
    i d’alegria de la casa.
    I el gessamí, que si se’m mor, no se’m mor.

    Feia molts dies que no sortia al balcó
    corrent darrere d’amors i d’altres coses…



    Giro


    Una mujer sin un hombre
    es como un pez sin bicicleta.

    Anónimo


    I

    Hoy, veintiuno de diciembre,
    he salido al balcón:
    bajo una lluvia que ya amainaba
    he visto las macetas, las ollas, los botes
    de conserva plantados de pitas,
    cintas, begonias, geranios y cactus,
    de cabellera de la reina
    y de alegría de la casa.
    Y el jazmín, que si se muere o no se muere.

    Hacía muchos días que no salía al balcón
    corriendo detrás de amores y otras cosas...


    II

    Bon dia, tristesa.
    Vesteix-te de setí!
    Pinta’t al front
    els núvols i la lluna
    i anem al ball
    que ja s’atansa l’hora!

    Carnestoltes duu llàgrimes
    de colors a la galta.



    II

    Buenos días, tristeza.
    ¡Vístete de satén!
    ¡Píntate en la frente
    las nubes y la luna
    y vamos al baile
    que ya se acerca la hora!

    Carnaval trae lágrimas
    de colores en las mejillas.


    III

    Com un peix sense bicicleta
    cerco el meu cor entre les ones.
    Alço la copa on mor la lluna
    en vi molt dolç.

    M’he emborratxat de solitud.



    III

    Como un pez sin bicicleta
    busca mi corazón entre las olas.
    Alzo la copa donde muere la luna
    en vino dulce.

    Me he emborrachado de soledad.


    IV

    La mort crema el darrer rostoll.
    I aparia la rella.

    No talleu els arbres del canal!



    IV

    La muerte quema el último rastrojo.
    Y aparea la reja.

    ¡No taléis los árboles del canal!


    V

    L’arbre servarà molt temps
    l’esguard que l’ullprengué per primer cop.

    Però cal asclar llenya per aquest foc
    i la destral llampega.



    V

    El árbol conservará mucho tiempo
    la mirada que le fascinó por vez primera.

    Pero hay que cortar leña para este fuego
    y el hacha relampaguea.


    VI

    De primer van foradar-me les orelles
    i de llavors ençà duc arracades.
    No prengueu aquest bosc per una alzina.



    VI

    Primero me agujerearon las orejas
    y desde entonces llevo pendientes.
    No toméis este bosque por una encina.


    VII

    Tinc els ulls de fusta.
    De tant en tant, un cuc hi plora.



    VII

    Tengo los ojos de madera.
    De vez en cuando, un gusano  llora.


    VIII

    Ja no m’enartes, sol,
    vaixell salvat de l’ombra,
    que és l’ombra qui m’ha pres.
    El cranc d’aquest crepuscle
    se m’ha arrapat al cor
    i els meus ulls són el llac
    on es nega la lluna.



    VIII

    Ya no me encantas, sol,
    barco salvado de la sombra,
    pues la sombra me ha tomado.
    El cangrejo del crepúsculo
    se me ha agarrado al corazón
    y mis ojos son el lago
    donde se ahoga la luna.


    IX

    Les hores dansen
    sobre la meva pell
    i ve la solitud
    de peus menuts
    sense sabates…



    IX

    Las horas danzan
    sobre mi piel
    y viene la soledad
    de pies menudos
    sin zapatos...


    X

    Vaig embarcar ja fa molt temps
    una pilota de colors
    en qui sap quin taulat.

    El vent de març juga a matar
    i me la torna.

    El meu cor l’entoma.



    X

    Colgué hace mucho tiempo
    una pelota de colores
    en quién sabe qué tejado.

    El viento de marzo juega a matar
    y me la devuelve.

    Mi corazón la atrapa.


    XI

    Llum al balcó
    i l’estrall a la porta.

    Giro la moneda
    i és la lluna.



    XI

    Luz en el balcón
    y el estrago en la puerta.

    Giro la moneda
    y es la luna.


    XII

    Pujaré la tristesa dalt les golfes
    amb la nina sense ulls i el paraigua trencat,
    el cartipàs vençut, la tarlatana vella.
    I baixaré les graus amb vestit d’alegria
    que hauran teixit aranyes sense seny.

    Hi haurà amor engrunat al fons de les butxaques.



    XII

    Subiré la tristeza a la buhardilla
    con la muñeca sin ojos y el paraguas roto,
    la carpeta vencida, la tarlatana vieja.
    Y bajaré los peldaños con traje de alegría
    que habrán tejido arañas sin cordura.

    Habrá amor a migajas en el fondo de los bolsillos.


    Maria-Mercè Marçal
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    (continuará)


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Mar 12 Sep 2017, 12:45, editado 1 vez


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 29 Ago 2017, 10:34

    .


    Foguera joana


    I

    Damunt un cel de fil
    amb unes vores fetes de puntes de coixí,
    avui regna la lluna, amor,
    i cap flor  no es tanca.



    Hoguera juana



    I

    Sobre un cielo de hilo
    con orlas de encaje,
    reina la luna, amor,
    y ninguna flor se cierra.


    II

    Amic, et citaré al cor d’una petxina.
    Petit ocell, ajoca’t en el pit de l’onada.
    Dóna’m la llengua, amor. Dóna’m la sal.
    I dóna’m també
    aquest dolç llangardaix que em duu follia
    quan s’enfila per l’herba.
    Ben a pleret, que ens hi atrapi l’alba.



    II

    Amigo, te citaré en el corazón de una pechina.
    Pequeño pájaro, recógete en el pecho de la ola.
    Dame la lengua, amor. Dame la sal.
    Y dame también
    este dulce lagarto que me trae locura
    cuando trepa por la hierba.
    Muy lentamente, que nos atrape el amanecer.


    III

    Els meus pits són dos ocells engabiats
    quan els teus dits els cerquen
    per entre les fulles i les flors del vestit.

    Però quan les fulles i flors cauen a terra
    - que el desig porta dalla! -,
    són dos peixos que et fugen de les mans
    en les crestes nevades de la mar.



    III

    Mis pechos son dos pájaros enjaulados
    cuando tus dedos los buscan
    por entre las hojas y las flores del vestido.

    Pero cuando hojas y flores caen al suelo
    - ¡pues el deseo trae guadaña! -,
    son dos peces que huyen de tus manos
    en las crestas nevadas del mar.


    IV

    Dolç enemic,
    amb caçapapallones
    em pares trampes
    pels plecs del plaer.



    IV

    Dulce enemigo,
    con cazamariposas
    me pones trampas
    por los surcos del placer.


    V

    Avui tancaria el llangardaix en una gàbia.
    I que fos la festa dels dits,
    la dansa de l’heura a cau d’orella,
    la tendresa de la planta dels peus,
    l’or negre de cella i de l’aixella.
    Seguiria els camins que el deliri oblida
    amb pas molt lent
    com el del bou que llaura
    aquest paisatge de lluna gitana.



    V

    Hoy encerraría el lagarto en una jaula.
    Y que fuera la fiesta de los dedos,
    la danza de la hiedra en el oído,
    la ternura de la planta de los pies,
    el oro negro de la ceja y la axila.
    Seguiría los caminos que el delirio olvida
    con paso muy lento
    como el del buey que labra
    este paisaje de luna gitana.


    VI

    Si algú em deia que la teva espasa
    no enduraria  tres guerres,
    - ni tan sols tres batalles seguides! -
    li reconeixeria el fet
    sense gens de recança.

    Però si algú gosés dir
    que hi ha joguina més dolça
    sobre la terra,
    que li caiguin de cop totes les dents
    per mentider!


    VI

    Si alguien me dijese que tu espada
    no aguantaría tres guerras,
    - ¡ni siquiera tres batallas seguidas! -
    se lo reconocería
    sin ningún pesar.

    Pero si alguien osara decirme
    que hay juguete más dulce
    sobre la tierra,
    ¡que de golpe le caigan todos los dientes
    por mentiroso!


    VII

    Perquè venies sense armes
    t’he obert les set portes del castell
    i cap guaita no he deixat rere els merlets.
    I he llençat l’anell a l’aigua
    perquè un peix, o la lluna,
    el guardi en el seu ventre.



    VII

    Porque venías sin armas
    te he abierto las siete puertas del castillo
    y no he dejado vigía en las almenas.
    Y he tirado el anillo al agua
    para que un pez, o la luna,
    lo guarde en su vientre.


    VIII

    La lluna, guaita
    del nostre castell casolà,
    avui ens té enveja.
    Més livida que l’herba
    ja va a minvant
    com minva tota cosa.



    VIII

    La luna, vigía
    de nuestro castillo casero,
    hoy nos tiene envidia.
    Más lívida que la hierba
    ya va menguando
    como mengua todo.


    IX

    LLUNA NEGRA

    Veniu, a pler, records
    i atieu la foguera
    - la foguera joana!
    Tot aquest bosc
    ja només és estelles
    i el llenyataire
    ha perdut els passos.
    Cal canviar de pressa el decorat
    perquè pugui florir a temps la berbena.



    IX

    LUNA NEGRA

    Venid, cuando queráis, recuerdos
    y avivad la hoguera
    - ¡la hoguera juana!
    Todo este bosque
    ya es solo astillas
    y el leñador
    se ha perdido.
    Hay que cambiar deprisa el decorado
    para que pueda florecer a tiempo la verbena.



    Bruixa de dol



    I

    ZODÍAC

    Lligo els records i tanco la maleta:
    que engoleixi aquest llast l’avenc marí.
    Que els peixos cusin la boca d’un destí
    amarinat en aigües de desfeta.

    Fem joc de nou a l’estranya ruleta
    i llancem daus inèdits al camí.
    Lladres gasius, amb el foc per botí,
    cremen el darrer full de la llibreta!

    Cal que encertem, amb l’ai de la sageta,
    l’arbre i el cor, la fulla i el verí
    i ens fem penyora d’amor a la bestreta.

    I, conjur del mal astre, a l’endeví,
    apuntem cels, amb pinzell de poeta
    on fan la trena el cranc i l’escorpí.


    Bruja de luto

    I

    ZODIACO

    Ato los recuerdos y cierro la maleta:
    que trague ese lastre el abismo marino.
    Que los peces cosan la boca de un destino
    marinado en aguas de derrota.

    Juguemos de nuevo a la extraña ruleta
    y lancemos dados inéditos al camino.
    Ladrones tacaños, con fuego por botín,
    ¡queman la última hoja de la libreta!

    Falta que acertemos, con el ay de la saeta,
    árbol y corazón, hoja y veneno
    y prenda de amor nos damos de antemano.

    Y, conjuro de mal astro, a tientas,
    apuntamos cielos, con pincel de poeta
    que trenzan cangrejo y escorpión.


    II

    Aquest pallasso amb la ganyota amarga
    em diu que el cor té la forma d’un cranc.
    (En vi molt dolç, la lluna sense sang
    mor.) I jo prenc la copa que m’allarga.

    El vidre és fret, i un rastre de carmí
    crema, morent, amb lluors de la festa.
    El cel, nafrat, enyora la tempesta.
    Plou sobre mi, sobre ell, amb gust de vi.

    Cerco al rebost agres tints de venjança
    i em sorprenc amb posat de gosadia.
    Li pinto celles, llavis, d’alegria
    i esborro amb traça estelles i menjança.

    (Tinc un mirall al davant i a l’esquena.
    Galtes avall la pluja amb fa la trena.)



    II

    Este payaso de mueca amarga
    me dice que el corazón tiene la forma de un cangrejo.
    (En vino muy dulce, muere la luna sin sangre.)
    Y yo tomo la copa que me alarga.

    El vidrio es frío, y un rastro de carmín
    quema, moribundo, con brillo de fiesta.
    El cielo, llagado, añora la tormenta.
    Llueve sobre mí, sobre él, con sabor a vino.

    Busco en la despensa agrios tintes de venganza
    y me sorprendo con ademán de osadía.
    Le pinto cejas, labios, de alegría
    y borro con traza astillas y gusanos.

    (Tengo un espejo delante y en la espalda.
    Bajando por las mejillas la lluvia me hace la trenza.)


    III

    A Teresa D’Arenys

    Aquest mirall em diu que sóc ben sola
    i no hi fa res que el trenqui en mil bocins.
    He enfilat el carrer trist que va a escola
    i em marco, amb guix, entorn, els meus confins.

    La lluna riu, dins la nuu que s’endola.
    I jo sembro amb pedretes els camins
    que em duen cap a mi, nit meva endins.
    Baixo al meu pou, amb bleix de corriola.

    Tu, lluna, rius, i em vesteixo de lluna.
    M’arrenco el collaret d’agres estrelles
    i el mar se les empassa d’una a una.

    I et prenc el cor segur amb què cabdelles
    el teu destí, per fer, amb cartes velles,
    un solitari nou sobre la duna.


    III

    A Teresa de Arenys

    Este espejo me dice que estoy sola
    y no importa que lo rompa en mil pedazos.
    He enfilado la triste calle que va a la escuela
    y, a mi alrededor, marco, con tiza, mis confines.

    La luna ríe, en la nube que se enluta.
    Y yo siembro con piedrecitas los caminos
    que me llevan a mí, al interior de mi noche.
    Bajo a mi pozo, con chirriar de polea.

    Tú, luna, ríes, y me visto de luna.
    Me arranco el collar de agrias estrellas
    y el mar se las traga una a una.

    Y te tomo el corazón seguro con que ovillas
    tu destino, para hacer, con cartas viejas,
    un solitario nuevo sobre la duna.


    IV

    INTERLUDI ROMÀNTIC

    Amb el ventall em defenso de tu.
    Abaixo els ulls, com la dama d’abans.
    Però sense saber-ho i sense mans
    et faig senyals amb el gest oportú.

    Tanco el ventall, i em crema la mirada.
    Duc un petó menut al cap dels dits
    que et cerca enjogassat. A la postada
    dels bibelots he amagat els neguits,

    i de sobte s’estimben, de tant vent
    que fan, pintats, ocells i violetes.
    El vespre, avergonyit, fuig de puntetes.
    La nit truca a la porta tendrament

    i em cega amb pluja de bona saó
    mentre els follets surten en processó.


    IV

    INTERLUDIO ROMÁNTICO

    Con el abanico me defiendo de ti.
    Bajo los ojos, como las damas de antes.
    Pero sin saberlo y sin manos
    te hago señales con el oportuno gesto.

    Cierro el abanico, y me quema la mirada.
    Lanzo un besito con la punta de los dedos
    que te busca juguetón. En el estante
    de los bibelots he escondido las penas,

    y de repente se despeñan, de tanto viento
    que hace, pintados, pájaros y violetas.
    La tarde, avergonzada, huye de puntillas.
    La noche llama a la puerta tiernamente

    y me ciega con lluvia de buena sazón
    mientras salen los duendes en procesión.


    (Maria-Mercè Marçal
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    (continuará)


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Mar 12 Sep 2017, 12:50, editado 1 vez


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 30 Ago 2017, 13:48

    .


    V

    Veus?, només tu camines pels meus prats.
    I jo, arraulida a l’escó de la nit,
    et sento els ulls, com dos escarabats
    que enfilen, lents, la costa del meu pit.

    Als vidres resta un tel lleu de tristor
    i una oreneta negre estén les ales
    sobre els teus llavis. Au, sega la por,
    llença l’esglai per l’ull de les escales!

    Gosa escalar la boira amb peu solà.
    Ran de la deu, amor, ran de l’eixut,
    hauràs, al cim de tot, la solitud.

    Pots compartir-la amb mi, com un brenar
    tendre i amarg, la mel damunt el pa
    i el bri de pena que l’hora ens ha dut.



    V

    ¿Ves?, solo tú caminas por mis prados.
    Y yo, acurrucada en el escabel de la noche,
    te veo los ojos, como dos escarabajos
    que enfilan, lentos, la costa de mi pecho.

    En los cristales queda una leve telilla de tristeza
    y una golondrina negra extiende las alas
    sobre tus labios. ¡Vamos, cercena el miedo,
    arroja el espanto por el hueco de la escalera!

    Osa escalar la niebla con pie calzado.
    Junto a la fuente, amor, junto al secarral,
    alcanzarás, arriba del todo, la soledad.

    Puedes compartirla conmigo, como una merienda
    tierna y amarga, miel sobre pan
    y el poco de pena que la hora nos ha traído.


    VI

    Sola, ben sola, em diu aquest mirall.
    I no hi fa res que senti en el meu front
    la teva mà, llindar entre el teu món
    i aquest núvol que em fa d’amagatall.

    Obre la capsa, i fugirà un colom.
    - Si fos un cor! - i et volarà a la mà.
    Quin vent glaçat m’arriba d’ontocom?
    Aquest desert, no florirà demà?

    Amor, amor, la lluna és a la guerra
    i no li escau ni llança ni punyal.
    Quan decanti combat tan desigual
    farem nostra la nit arran de terra.

    Pel joc d’amor, la dansa vegetal,
    farem nostra la nit, el pa i la sal.



    VI

    Sola, muy sola, me dice este espejo.
    Y no importa que sienta en mi frente
    tu mano, lindar entre tu mundo
    y esta nube que me hace de escondite.

    Abre la caja, y huirá una paloma.
    - ¡Si fuera un corazón! - y volará a tu mano.
    ¿Qué viento helado me llega de algún sitio?
    ¿Este desierto, no florecerá mañana?

    Amor, amor, la luna está en la guerra
    y no precisa lanza ni puñal.
    Cuando se decida lid tan desigual
    poseeremos la noche a ras de tierra.

    Por el juego de amor, la danza vegetal,
    poseeremos la noche, el pan y la sal.


    VII

    El mag m’espera a frec de l’envelat
    i jo arribo amb la bruixa del casal
    on visc amb mi, i amb l’ombra del meu mal.
    A voltes sense mi, i amb l’ull fadat.

    La solitud l’he duta de bracet
    i la passejo per aquests paratges.
    Metgia em duu la nit, com un secret:
    farina d’alba en amargants beuratges.

    ¿Quin vell molí moldrà l’hora del dia
    en què he trobat suport per al meu braç?
    La pastaré amb llevat de melangia.
    Però sabré encetar, deserta, un pas

    de ball amb mi, i el mag per companyia,
    com una barca sola a la badia.


    VII

    El mago me espera cerca del entoldado
    y yo llego con la bruja del casal
    donde vivo conmigo, y con la sombra de mi mal.
    A veces sin mí, y con el ojo embrujado.

    A la soledad la he tomado del brazo
    y la paseo por estos parajes.
    La noche me trae remedio, como un secreto:
    harina de alba en amargos brebajes.

    ¿Qué viejo molino molerá la hora del día
    en que he encontrado apoyo para mi brazo?
    La amasaré con levadura de melancolía.
    Pero sabré empezar, desierta, un paso

    de baile conmigo, y el mago por compañía,
    como una barca sola en la bahía.


    VIII

    Amic i desamic et diré ara.
    Com un peix dolç llisques entre la pell
    de l’ona i de la mort. Però un ocell
    sinistre ve, i em veig l’ombra a la cara.

    Al vell jardí que el teu desig em para
    hi ha ganivets que floreixen de nit.
    L’heura du al cor un missatge d’oblit.
    Lluu el verí al clar de l’alimara.

    La lluna ho sap, que he ben perdut l’anell?
    Sí, duc tristesa esparsa pel cabell
    i l’aigua em clava agulles d’escorpit.

    I mentre encenc cuques de llum al pit
    que, a trenc d’amor, m’incendien la cara,
    amic i desamic et dic encara.


    VIII

    Amigo y enemigo te llamaré ahora.
    Como un dulce pez te deslizas por la piel
    de la ola y de la muerte. Pero un pájaro
    siniestro llega, y veo su sombra en mi cara.

    En el viejo jardín que tu deseo me prepara
    hay cuchillos que florecen por la noche.
    La hiedra lleva en el corazón un mensaje de olvido.
    Luce el veneno a la luz de la almenara.

    ¿Sabe la luna que he perdido el anillo?
    Sí, llevo tristeza esparcida en el cabello
    y el agua me clava aguijones de escorpión.

    Y mientras enciendo luciérnagas en el pecho
    que, al rayar el amor, me incendian la cara,
    amigo y enemigo te llamo todavía.


    IX

    M’ets present com un déu, com un diable.
    Avui t’he vist de cap a peus vermell.
    He assassinat l’aranya del castell
    i a les mans duc la copa: sóc culpable.

    Culpable a mitjanit i al tomb del dia
    quan l’herba lliga amb foc, per al festí,
    el llac i el cel on l’astre fa camí.
    L’aigua m’acull amb braços de follia.

    S’obren de cop portes i finestral.
    Avui l’amor té gust de ventolera
    i em fa plaer l’estella i la destral.

    Veig papallones i les deixo enrera.
    Ullpresa vinc a tu per l’espiral
    del fum, amb vol de bruixa i amb granera.


    IX

    Te me presentas como un dios, como un diablo.
    Hoy te he visto rojo de la cabeza a los pies.
    He asesinado la araña del castillo
    y en las manos llevo la copa: soy culpable.

    Culpable a medianoche y al caer el día
    cuando la hierba une con fuego, para el festín,
    el lago y el cielo donde el astro hace camino.
    El agua me acoge con brazos de locura.

    Se abren de golpe puertas y ventanas.
    Hoy el amor sabe a ventolera
    y me complace la astilla y el destral.

    Veo mariposas y las dejo atrás.
    Hechizada voy a ti por la espiral
    del humo, con vuelo de bruja y con escoba.


    X

    Mentre el vent, cec, esqueixava un tabal
    que amb veu de nit feia néixer la lluna,
    he begut el teu filtre a plena duna.
    La mar ha pres un tint de carnaval.

    Com una ballarina amb cor boscà
    m’he allunyat de puntetes del paratge.
    I si he deixat trena i estel, per gatge,
    m’he endut senyals d’esglai a cada mà.

    Però el beuratge amara la madeixa
    dels meus neguits. I, feta sargantana,
    per les graus del desig sense barana
    torno, ben d’amagat de mi mateixa.

    I t’abraço amb l’angoixa vegetal
    d’un bosc d’amor ofert a la destral.


    X

    Mientras el viento, ciego, rasgaba un atabal
    que con voz de noche hacía nacer la luna,
    he bebido tu filtro a plena duna.
    La mar ha adquirido color de carnaval.

    Como una bailarina con corazón silvestre
    me he alejado de puntillas del paraje.
    Y si he dejado trenza y estrella, por prenda,
    me he llevado señales de espanto en cada mano.

    Pero el brebaje empapa la madeja
    de mis desasosiegos. Y, hecha lagartija,
    por los peldaños del deseo sin barandilla
    vuelvo, a escondidas de mí misma.

    Y te abrazo con la angustia vegetal
    de un bosque de amor ofrecido al destral.


    XI

    En bosc amarg cavalca un vent salvatge.
    ¿Quin rou talla  les ungles del cavall
    i retorna les herbes de l’estrall?
    No hi ha destrals que esbranquin el paisatge.

    Sense penons i franques de guiatge
    les hores donen esperons al gall
    i destrien la lluna del mirall
    quan ve la nit i se’ns endú d’ostatge.

    Barques d’amor incendien la platja
    i obren camí, sense ombra d’escandall.
    Lluny de tot seny, i a frec de l’estimball,

    clavo la xarxa en la carn de l’onatge
    per prendre els ulls al  mar, en el redall,
    i heure-li el cor en el mateix viatge.


    XI

    En bosque amargo cabalga un viento salvaje.
    ¿Qué rocío corta las uñas del caballo
    y devuelve las hierbas del estrago?
    No hay hachas que desramen el paisaje.

    Sin pendones y libres de guía
    las horas acicatean al gallo
    y separan la luna del espejo
    cuando viene la noche y se nos lleva de rehén.

    Barcas de amor incendian la playa
    y abren camino, sin sombra de escandallo.
    Lejos de toda cordura, y muy cerca del precipicio,

    clavo la red en la carne del oleaje
    para tomar los ojos al mar, en la resiega,
    y el corazón en el mismo viaje.


    XII

    El teus llavis. La fruita. La magrana…
    Àngel rebel, tot olor de gingebre.
    Atrapa’m pels replecs d’aquesta febre.
    Vine amb verdor de pluja. Sargantana

    que em fuges pels cabells, sense frontera,
    al bat de sol, ales d’ocell nocturn!
    Serves per cor la Lluna o bé Saturn
    i, als ulls, un tast de boira marinera.

    El teu cos mineral. Sal. Vi. Maduixa.
    Com una serp, cargola’t al meu ventre
    i cerca’m, amb verí d’amor, el centre.

    Tu seràs un gat negre. Jo una bruixa.
    Ens fitarem errants, i en el desvari
    la lluna, cega, encendrà l’escenari.


    XII

    Tus labios. La fruta. La granada...
    Ángel rebelde, todo olor de jengibre.
    Atrápame por los repliegues de esta fiebre.
    Ven con verdor de lluvia. Lagartija

    que me huyes por el pelo, sin frontera,
    al batir del sol, ¡alas de pájaro nocturno!
    Usas por corazón la Luna o bien Saturno
    y, en los ojos, un sabor de niebla marinera.

    Tu cuerpo mineral. Sal. Vino. Fresa.
    Como serpiente, retuércete en mi vientre
    y búscame, con veneno de amor, el centro.

    Tú serás gato negro. Yo una bruja.
    Nos veremos errantes, y en el desvarío
    la luna, ciega, encenderá el escenario.


    XIII

    BRUIXA DE DOL

    Bruixa de dol, al meu cau solitari,
    he clos el llibre on l’òliba fa dia.
    A trenc d’oblit s’esquera la falzia
    i el gessamí al tombant d’aquest llunari.

    Amb pas furtiu, per fosc itinerari,
    l’aranya ha pres altre cop el casal.
    Cendra d’amor assenyala el portal.
    Però la lluna em dicta que despari

    el decorat – veus?, l’arbre malferit
    serva a l’escorça la teva divisa -.
    I em cita al fons de l’estany sense brisa.

    Torno el mirall al calaix de la nit
    i esborro el rastre, travessat d’agulles.
    Se’m bada als dits la tristor de les fulles.


    XIII

    BRUJA DE LUTO

    Bruja de luto, en mi cubil solitario,
    he cerrado el libro donde anida la lechuza.
    A ras de olvido arraiga el culantrillo
    y el jazmín al final de este lunario.

    Furtivamente, por negro itinerario,
    la araña ha tomado de nuevo la casona.
    Ceniza de amor me señala el portal.
    Mas la luna me dicta que desmonte

    el decorado – ¿ves?, el árbol malherido
    conserva en la corteza tu divisa -.
    Y me cita en el fondo del estanque sin brisa.

    Devuelvo el espejo al cajón de la noche
    y borro el rastro, traspado de agujas.
    Me abre los dedos la aflicción de las hojas.



    AVUI LES FADES
    I LES BRUIXES S’ESTIMEN


    Avui, sabeu? les fades i les bruixes s’estimen.
    Han canviat entre elles escombres i varetes.
    I amb cucurull de nit i tarot de poetes
    endevinen enllà, on les ombres s’animen.

    Es que han begut de l’aigua de la Font dels Lilàs
    i han parlat amb la terra, baixet, arran d’orella.
    Han ofert al no-res foc de cera d’abella
    i han aviat libèl.lules per desxifrar-ne el traç.

    Davallen a la plaça en revessa processó,
    com la serp cargolada entorn de la pomera,
    i enceten una dansa, de punta i de taló.

    Jo, que aguaito de lluny la roda fetillera,
    esbalaïda veig que vénen cap a mi
    i em criden perquè hi entri. Ullpresa, els dic que sí.


    HOY LAS HADAS
    Y LAS BRUJAS SE AMAN


    Hoy, ¿sabéis? las hadas y las brujas se aman.
    Han cambiado entre ellas escobas y varitas.
    Y con cucurucho de noche y tarot de poetas
    adivinan el futuro, donde las sombras se reavivan.

    Es que han bebido del agua de la Fuente de las Lilas
    y han hablado con la tierra, bajito, al oído.
    Han ofrecido a la nada fuego de cera de abeja
    y han soltado libélulas para descifrar el trazo.

    Bajan a la plaza en enrevesada procesión,
    como la serpiente enroscada en torno del manzano,
    y empiezan una danza, de punta y de tacón.

    Yo, que acecho de lejos la rueda hechicera,
    pasmada veo que vienen hacia mí
    y me llaman para que entre. Feliz, digo que sí.



    Els núvols duien confetti
    a les butxaques



    (Vaig desar a l’armari
    aquell núvol més a menut,
    el que duia confetti a les butxaques.
    Però, ai!… les arnes no dormen.)


    I

    A l’Anna Costa

    Com un secret d’aigua verda
    els teus dos ulls m’han mirat.
    …….Ai, estrella marinera,
    …….ai, adéu,
    …….estrella de la mar.

    La mar guarda un cor d’estrella
    a l’avenc del teu mirar
    …….Anna, Anna,
    …….marinera,
    …….traginera de la mar.

    L’arc del silenci tibat,
    i, per sageta, l’estrella.
    …….Ai, adéu,
    …….marinera,
    …….Anna de la mar.

    Com un secret d’aigua verda
    els teus dos ulls m’han mirat.



    Las nubes llevaban confeti
    en los bolsillos



    (Guardé en el armario
    aquella nube más bien pequeña,
    la que llevaba confeti en los bolsillos.
    Pero, ¡ay!... las polillas no duermen.)


    I

    A Anna Costa

    Como un secreto de agua verde
    tus dos ojos me han mirado.
    ...... .Ay, estrella marinera,
    ...... .ay, adiós,
    ...... .estrella de la mar.

    El mar guarda un corazón de estrella
    en la sima de tu mirar
    ...... .Anna, Anna,
    ...... .marinera,
    ...... .arriera de la mar.

    Tenso el arco del silencio,
    y, por saeta, la estrella.
    ...... .Ay, adiós,
    ...... .marinera,
    ...... .Anna de la mar.

    Como un secreto de agua verde
    tus dos ojos me han mirado.


    II

    CANÇÓ DE SALTAR A CORDA

    La pluja és una bruixa
    amb els cabells molt largs.
    Cascavells li repiquen
    tota la trena avall.

    A la nit, si venia,
    ho fa sense avisar,
    estalzim a la cara
    i el vestit estripat.

    Si fa córrer l’escombra
    conillets, a amagar!
    Amagats que seríem
    que no ens atraparà.

    Darrera la cortina
    fem-li adéu amb la mà.



    II

    CANCIÓN DE SALTAR A LA COMBA

    La lluvia es una bruja
    con el pelo muy largo.
    Cascabeles repican
    por las trenzas abajo.

    Por la noche, si viene,
    lo hace sin avisar,
    hollines en la cara,
    destrozado su ajuar.

    ¡Si maneja la escoba,
    conejos, a ocultar!
    Ocultos estaremos,
    no nos atrapará.

    Detrás de la cortina,
    adiós se le dirá.


    III

    A Magda Marçal

    Magdalena,
    lluna plena,
    qui t’ha fet
    lo mal del peu?

    Corre, lluna,
    que t’empaita
    la guineu!

    Magdalena,
    lluna plena,
    on has perdut
    lo didal?
    Ai, quan brodis
    boires baixes
    amb l’agulla
    et faràs sang!

    Magdalena,
    lluna plena,
    vora mar
    perds los esclops,
    quan t’afues
    matinera
    amb l’onada
    a retaló.

    Magdalena,
    lluna plena,
    tens l’escombra
    al cap del llit,
    per fugir-hi
    en la ventada
    sota l’ombra
    de la nit.

    Magdalena,
    lluna plena,
    cabellera
    fins al peu.

    Corre, lluna,
    que t’atrapa
    la guineu!

    Magdalena,
    lluna plena,
    duus estels
    al davantal
    i els escampes
    fora vila
    lluny de casa
    i de l’hostal.

    Magdalena,
    lluna plena,
    no perdis
    lo mocador:
    fes adéu
    a la masia.

    Corre, lluna,
    amb l’onada
    a retaló!


    III

    A Magda Marçal


    Magdalena,
    luna llena,
    ¿quién te ha hecho
    daño en el pie?

    ¡Corre, luna,
    que te pilla
    la raposa!

    Magdalena,
    luna llena,
    ¿dónde perdiste
    el dedal?
    ¡Cuando bordes
    con la aguja
    nieblas bajas
    sangrarás!

    Magdalena,
    luna llena,
    junto al mar
    pierdes los zuecos,
    si te lanzas
    mañanera
    con la ola
    en el talón.

    Magdalena,
    luna llena,
    la escoba
    en la cabecera,
    para huir
    por la ventada
    con la sombra
    de la noche.

    Magdalena,
    luna llena,
    cabellera
    hasta los pies.

    ¡Corre, luna,
    que te atrapa
    la raposa!

    Magdalena,
    luna llena,
    estrellas
    en el faldar
    que esparces
    a las afueras
    ni en casa
    ni en el hostal.

    Magdalena,
    luna llena,
    no pierdas
    el mocador:
    dile adiós
    a la masía.

    ¡Corre, luna,
    con la ola
    en el talón!


    IV

    VELLES CORRANDES PER A LA PEPA

    A Pepa Llopis

    Ai, quina cara més clara,
    veïna del meu carrer,
    com la neu de la muntanya
    o la flor del cirerer.
    Com l’espiga del terrer
    que amb el sol fa la clucaina.
    No hi hauria cisteller
    que tan clara fes la palma,
    veïna del meu carrer!

    Ai, quina cara més clara,
    veïna del meu carrer,
    que s’hi posa la rosada
    quan canta el gall matiner.
    Rosa vera del roser
    al redol de cada galta,
    porugues, troben recer
    cuques de llum sense casa,
    veïna del meu carrer.

    Ai, quina cara més clara,
    veïna del meu carrer.
    Sense fanal ni alimara
    farieu llum al coster.
    I si una ombra de nit ve
    i en els vostres ulls s’hostatja,
    la lluna farà el seu ple
    al tombant de cada galta,
    veïna del meu carrer.

    Ai, quina cara més clara,
    veïna del meu carrer,
    com una casa enramada
    amb brancades de llorer.
    Amb brancades de llorer,
    poliol fresc a l’entrada,
    espígol sec al graner,
    flor de saüc i herba sana,
    veïna del meu carrer.

    Quina cara feu més clara,
    amiga del meu coster,
    com la vela del veler
    entre la pluja i l’onada.
    Com la claror que s’amaga
    en el vi bo del celler
    i en el vell cor del carrer
    de Gènova on feu estada.
    Veïna del meu carrer,
    ai, quina cara mes clara!



    IV

    VIEJAS COPLAS PARA LA PEPA

    A Pepa Llopis

    Ay, qué cara más clara,
    vecina de mi calle,
    como la nieve de la montaña
    o la flor del cerezo.
    Como la espiga del terruño
    que con el sol se hace la muerta.
    ¡No habría cestero
    que tan clara hiciera la palma,
    vecina de mi calle!

    Ay, qué cara más clara,
    vecina de mi calle,
    que se pone el rocío
    cuando canta el gallo madrugador.
    Rosa verdadera del rosal
    en el redondel de cada mejilla,
    miedosas, encuentran cobijo
    luciérnagas sin hogar,
    vecina de mi calle.

    Ay, qué cara más clara,
    vecina de mi calle.
    Sin faro ni almenara
    daríais luz al costero.
    Y si viene una sombra de noche
    y en tus ojazos se hospeda,
    la luna hará su pleno
    al final de cada mejilla,
    vecina de mi calle.

    Ay, qué cara más clara,
    vecina de mi calle,
    como una casa enramada
    con ramajes de laurel.
    Con ramajes de laurel,
    poleo fresco en la entrada,
    espliego seco en el granero,
    flor de saúco y hierbabuena,
    vecina de mi calle.

    Qué cara tenéis más clara,
    amiga de mi costero,
    como vela del velero
    entre la lluvia y la ola.
    Como la luz que se esconde
    en el buen vino de la bodega
    y en el viejo corazón de la calle
    de Génova donde vivís.
    Vecina de mi calle,
    ¡ay, qué cara más clara!


    V

    CANÇÓ DE PLUJA

    Si el sol puja escaletes
    ens mullarem demà.
    Tot just la pluja alerti
    el gall del campanar
    pel clar de les gateres
    s’esquitllaran els gats
    i sortirem nosaltres
    per la porta més gran.
    Gallerets de bugada
    fugirant dels terrats.
    Cargols i cargolines
    ens acompanyaran.
    Traurem les katiusques
    i un paraigua espatllat
    i capa amb caperutxa
    malgirbada amb un sac
    i les ganes de córrer
    i un delit prou estrany.
    A cada toll que hi hagi
    espernegarem tant
    que escatxigarem tots els
    mussols del veïnat.
    Espolsarem les plantes
    dels horts i dels ravals
    i els arbres de la plaça
    i les flors del solà,
    i pararem la galta
    per rebre-hi el ruixat.
    Entomarem la dutxa
    de totes les canals
    i ens inventarem barques
    a tots els xorregalls.
    Si estevenet venia
    amb l’agulló torçat
    sabrem un sortilegi
    que ens el farà ballar.
    Balla que ballaria
    avui i l’endemà,
    fins que amb barret d’arestes
    el sol haurà tornat
    i haurà desat la pluja
    al prestatge de dalt.



    V

    CANCIÓN DE LLUVIA

    Si el sol sube escaleras
    mañana nos mojaremos.
    Apenas la lluvia alerte
    al gallo del campanario
    por el ojo de las gateras
    se colarán los gatos
    y saldremos nosotros
    por la puerta mayor.
    Gallardetes de colada
    huirán de los terrados.
    Caracoles y bígaros
    nos acompañarán.
    Sacaremos katiuskas
    y un paraguas maltrecho
    y capa con capucha
    desgarbada cual saco
    y ganas de correr
    y un regocijo extraño.
    En cada nuevo charco
    chapotearemos tanto
    que salpicaremos a todos
    los búhos del vecindario.
    Sacudiremos las plantas
    de los huertos y los arrabales
    y los árboles de la plaza
    y las flores de la solana,
    y pondremos la mejilla
    para recibir el chubasco.
    Tomaremos la ducha
    de todos los canalones
    y nos inventaremos barcas
    en todos los arroyos.
    Si estebanillo viene
    con malas intenciones
    sabremos un sortilegio
    que nos lo hará bailar.
    Baila que bailarás
    hoy y al día siguiente,
    hasta que con tricornio
    el sol habrá vuelto
    y guardado la lluvia
    en el estante de arriba.


    VI

    A Fina Llorca

    Jo conec una fada que es diu Fina
    ………..- flor de taronger,
    que camina de puntetes
    ………..- ai, la flor de tarongina.
    Viu amb un ós de pelussa i una nina
    ………..- flor de taronger,
    i una palma a la finestra
    ………..- ai, la flor de tarongina.
    L’acompanya el cargol i la caragolina
    ………..- flor de taronger,
    de lluny l’aneguet lleig
    ………..- ai, la flor de tarongina.
    Penja els estels al cel de la cortina
    ………..- flor de taronger,
    jardins a les parets
    ………..- ai, la flor de tarongina.
    Duu papallones en una paperina
    ………..- flor de taronger,
    i n’escampa pels carrers
    ………..- ai, la flor de tarongina.
    Si menja safanòria i sal marina
    ………..- flor de taronger,
    flaons,cócs de maçana
    ………..- ai, la flor de tarongina.
    Conjura el moraduix, també la clavellina
    ………..- flor de taronger,
    el romaní i la menta
    ………..- ai, la flor de tarongina.
    Que algú li canti amb so de mandolina
    ………..- flor de taronger,
    corrandes enllunades
    ………..- ai, la flor de tarongina.
    Un barrufet li pren la mantellina
    ………..- flor de taronger,
    i li barrufa al voltant
    ………..- ai, la flor de tarongina.
    Mes ella té una vareta que domina
    ………..- flor de taronger,
    la calma i la tempesta
    ………..- ai, la flor de tarongina.
    quan us clavi l’esguard i us digui: Vine!
    ………..- flor de taronger,
    Fugiu, que us fadarà
    (com m’ha fadat a mi).
    ………..- ai, la flor de tarongina.
    Jo conec una fada que es diu Fina.


    VI

    A Fina Llorca

    Yo conozco una hada que se llama Fina
    ......... ..- flor del naranjo,
    que camina de puntillas
    ......... ..- ay, flor de la toronjina.
    Vive con un oso de peluche y una muñeca
    ......... ..- flor del naranjo,
    y una palma en la ventana
    ......... ..- ay, flor de la toronjina.
    La acompaña el caracol y el caracolillo
    ......... ..- flor del naranjo,
    de lejos el patito feo
    ......... ..- ay, flor de la toronjina.
    Cuelga las estrellas en el cielo de la cortina
    ......... ..- flor del naranjo,
    jardines en las paredes
    ......... ..- ay, flor de la toronjina.
    Lleva mariposas en un cucurucho
    ......... ..- flor del naranjo,
    y las esparce por las calles
    ......... ..- ay, flor de la toronjina.
    Come zanahorias y sal marina
    ......... ..- flor del naranjo,
    quesadillas, tartas de manzana
    ......... ..- ay, la flor de la toronjina.
    Conjura la mejorana, también la clavellina
    ......... ..- flor del naranjo,
    el romero y la menta
    ......... ..- ay, flor de la toronjina.
    Que alguien le cante con son de mandolina
    ......... ..- flor del naranjo,
    coplas enlunadas
    ......... ..- ay, flor de la toronjina.
    Un pitufo le toma la mantilla
    ......... ..- flor del naranjo,
    y le pitufa alrededor
    ......... ..- ay, flor de la toronjina.
    Pero ella tiene una varita que domina
    ......... ..- flor del naranjo,
    la calma y la tormenta
    ......... ..- ay, flor de la toronjina.
    cuando os clave la mirada y os diga: ¡Ven!
    ......... ..flor del naranjo,
    huid, que os hechizará
    (Como me ha hechizado a mí).
    ......... ..- ay, la flor de la toronjina.
    Yo conozco una hada que se llama Fina.


    VII

    A Cinta Portillo

    Si fossis, Cinta, una llebre-llebreta,
    no t’haurien ni gànguils ni cap gos de cacera,
    ni et caçaria el vent amb la llaçadeta estreta.

    I, jo fos caçador, tindria mala estrella:
    Mentre els meus ulls em fessin la rateta
    de fonoll m’ompliries a desdir
    cartutxera i canó de l’escopeta
    perquè enramés fondals i nuvolar
    amb grans d’olor, per fer més festa.

    Ara i adés, pararies l’orella
    a frec de terra per sentir el soroll
    de l’herba com creix, llebre-llebreta
    i jo t’envejaria la planeta.

    Travessaries de cor i a la valenta
    tot l’ample del Baix Ebre i la Ribera,
    Terra Alta, Montsià i fins als ports de Morella.
    Mes, si anaves més lluny,
    l’enyor, a pols, prou faria estelleta,
    si fossis, Cinta, una llebre-llebreta.



    VII

    A Cinta Portillo

    Si fueras, Cinta, una liebre-liebrecita,
    no te atraparían ni redes ni perros de caza,
    ni te cazaría el viento con lazadita estrecha.

    Y, si yo fuera cazador, tendría mala estrella:
    Mientras mis ojos me hicieran la ratita
    de hinojo me llenarías en abundancia
    la cartuchera y el cañón de la escopeta
    para que enramase hondonadas y nubes
    con granos de olor, para más fiesta.

    De cuando en cuando, pararías la oreja
    sobre la tierra para oír el ruido
    de la hierba como crece, liebre-liebrecita
    y yo te envidiaría la planita.

    Atravesarías sincera y con empeño
    a lo ancho el Bajo Ebro y la Ribera,
    la Tierra Alta, el Montsià y hasta los puertos de Morella.
    Pero, si ibas más lejos,
    la añoranza, a pulso, bastante haría virutas,
    si fueras, Cinta, una liebre-liebrecita.


    VIII

    CANÇÓ DE FER CAMÍ

    Per a la Marina

    Vols venir a la meva barca?
    - Hi ha violetes a desdir!
    Anirem lluny sense recança
    d’alló que haurem deixat aquí.

    Anirem lluny sense recança
    - i serem dues, serem tres.
    Veniu, veniu, a la nostra barca,
    les veles altes, el cel obert.

    Hi haurà rems per a tots els braços
    - i serem quatre, serem cinc! -
    i els nostres ulls, estels esparsos,
    oblidaran tots els confins.

    Partim pel març amb la ventada,
    i amb núvols de cor trasbalsat.
    Sí, serem vint, serem quaranta,
    amb la lluna per estendard.

    Bruixes d’ahir, bruixes del dia,
    ens trobarem a plena mar.
    Arreu s’escamparà la vida
    com una dansa vegetal.

    Dins la pell de l’ona salada
    serem cinc-centes, serem mil.
    Perdrem el compte a la tombada.
    Juntes farem nostra la nit.


    VIII

    CANCIÓN PARA ANDAR CAMINO

    Para la Marina

    ¿Quieres subir a mi barca?
    - ¡Hay violetas en abundancia!
    Iremos lejos sin nostalgia
    de lo que habremos dejado aquí.

    Iremos lejos sin nostalgia
    - y seremos dos, seremos tres.
    Subid, subid, a nuestra barca,
    altas las velas, abierto el cielo.

    Habrá remos para todos los brazos
    - ¡y seremos cuatro, seremos cinco! -
    y nuestros ojos, estrellas dispersas,
    olvidarán todos los confines.

    Zarpamos por marzo con el viento,
    y con nubes de corazón alocado.
    Sí, seremos veinte, seremos cuarenta,
    con la luna por estandarte.

    Brujas de ayer, brujas de hoy,
    nos encontraremos en alta mar.
    Por todas partes se esparcirá la vida
    como una danza vegetal.

    Dentro de la piel de la ola salada
    seremos quinientas, seremos mil.
    Perderemos la cuenta al cambiar la luna.
    Juntas haremos nuestra la noche.


    Maria-Mercè Marçal
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    (continuará)


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Mar 12 Sep 2017, 13:04, editado 1 vez


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Jue 31 Ago 2017, 12:37

    .


    Sense llops ni destrals



    I

    Teresa, saps?, tu i jo, en aquest escenari,
    fem papers diferents amb distints decorats.
    A mi m’agrada el te. Duc els llavis pintats.
    I m’he emportat la lluna al calaix de l’armari.

    I si surto del meu recer és de puntetes.
    Tu camines amb urc pel terreny enemic
    i mires endarrere, on hi ha les violetes,
    com si fossin parracs d’un vestit molt antic

    que has desat fa molt temps a les golfes mes altes.
    I et plau pel bosc hostil prendre l’arc de sageta
    i fer blanc en un cel endevinat de fresc.

    Però, guaita, ¿t’adones que ens cus el mateix vesc
    i el vell teatre ens lliga amb teranyines malaltes?
    L’aplaudiment dels déus ens marca la desfeta.




    Sin lobos ni hachas



    I

    ¿Sabes, Teresa?, tú y yo, en este escenario,
    interpretamos papeles diferentes con distintos decorados.
    A mi me gusta el té. Llevo los labios pintados.
    Y me he llevado la luna al cajón del armario.

    Y si salgo de mi refugio es de puntillas.
    Tú caminas con orgullo por terreno enemigo
    y miras atrás, donde están las violetas,
    como si fueran harapos de un vestido muy antiguo

    que has guardado hace mucho en el desván mas alto.
    Y te place en bosque hostil tomar el arco de flechas
    y hacer blanco en un cielo adivinado hace poco.

    Pero, observa, ¿te das cuenta que nos cose el mismo muérdago
    y el viejo teatro nos ata con telarañas enfermas?
    El aplauso de los dioses nos señala la derrota.


    II

    A Quima Romagosa


    No és el foc sinó l’aigua que em crema.
    Duc l’escorpí com una agulla al pit.
    I sota el tel de l’estany adormit
    s’obre el celler d’una amarga verema.

    El sol fa ull al tombant del canyar
    i em signa amb urc, segur del seu imperi.
    Però un fosc sortilegi, per misteri,
    em blega al fons, on l’espill s’esquerdà.

    Amfibi estrany, vern de fulla dispersa,
    em faig aranya per teixir-me un eix
    i invento un pont de l’ocell fins el peix.
    Si hi pogués arrelar, una i diversa…!

    El vent s’enduu la fràgil aliança
    i els fils segats al nus de l’esperança.


    II

    A Quima Romagosa

    No es el fuego sino el agua la que me quema.
    Llevo el escorpión como una aguja en el pecho.
    Y bajo la superficie del lago dormido
    se abre la bodega de una amarga vendimia.

    El sol me guiña el ojo al final del cañaveral
    y me apunta con orgullo, seguro de su imperio.
    Pero un oscuro sortilegio, por misterio,
    me dobla en el fondo, donde el espejo se rajó.

    Anfibio extraño, aliso de hoja dispersa,
    me hago araña para tejerme un soporte
    e invento un puente del pájaro hasta el pez.
    ¡Si pudiera arraigar, una y diversa ...!

    El viento se lleva la frágil alianza
    y los hilos cortados en el nudo de la esperanza.


    III

    A Araceli Bruch


    He dit bon dia al teu cor violeta,
    Araceli d’aram. Dic Araceli
    i abans que l’A d’alosa no s’enceli
    un capdell de llampecs fa la traveta…

    I si encén el panís del teu cabell
    sega les cordes ben arran del pou.
    L’aigua del fons te la claror del rou
    però l’estrall li ha marcat la pell.

    Veig les parets on la molsa clapeja
    i l’esparver que hi plana i fa esquinçall
    d’aquesta vall on el trèvol mestreja.
    Dic Araceli i em torna el mirall

    l’ombra d’un bosc en un foc de falgueres
    i als ulls, colgat, un doll de primaveres.



    III

    A Araceli Bruch

    He dado los buenos días a tu corazón violeta,
    Araceli de cobre. Digo Araceli
    y antes de que la A de alondra no vuele
    un ovillo de relámpagos hace la zancadilla...

    Y si enciende el maíz de tu cabello
    siega las cuerdas muy a ras del pozo.
    El agua del fondo tiene la claridad del rocío
    pero el estrago le ha marcado la piel.

    Veo las paredes donde el musgo motea
    y el gavilán que planea y hace jirones
    este valle donde el trébol señorea.
    Digo Araceli y me devuelve el espejo

    la sombra de un bosque en un fuego de helechos
    y en los ojos, enterrado, un chorro de primaveras.


    IV

    CEL NEGRE

    Per a l’Assumpta

    L’esvoliac fa nit a la lluerna.
    Però la pluja em diu que tens raó.
    Té, partim-nos la poma en un racó
    on no arribi el glaç de la galerna.

    Arreu hi ha murs i torres de defensa
    i al caire d’aquest cel manen destrals.
    Hem travessat el torrent fosc per guals
    marcats amb peus menuts sense remença.

    I a les palpentes hem topat l’escut.
    Sabrem refer camins, pel viu de l’ordi?
    Si no, no hi ha terme per al llagut

    que encén tardors amb mots de llibertat.
    La lluna nova, saps?, diu que et recordi
    que el NO d’avui du un SÍ a l’altre costat.



    IV

    CIELO NEGRO

    Para Assumpta

    El murciélago duerme en la lucerna.
    Pero la lluvia me dice que tienes razón.
    Ven, compartamos la manzana en un rincón
    donde no llegue el hielo de la galerna.

    Por todas partes hay muros y torres de defensa
    y al filo de este cielo mandan hachas.
    Hemos atravesado el torrente oscuro por vados
    marcados, con pequeños pies sin redención.

    Y a tientas hemos topado con el escudo.
    ¿Sabremos rehacer caminos, al borde de la cebada?
    Si no, no hay lugar para el laúd

    que enciende otoños con palabras de libertad.
    La luna nueva, ¿sabes?, dice que te recuerde
    que el NO de hoy lleva un SÍ al otro lado.


    V

    Per a Adela Costa

    Hi ha un àngel sense cel al fons d’aquest mirall
    amb els llavis pintats de sol que va a la posta.
    Du un estigma a la pell que demana resposta
    i uns ulls esbatanats que fan d’amagatall

    a l’aigua dels torrents. Porta el ròssec de l’astre,
    dels boscos i dels anys. I un deix de fulles mortes.
    Com en país estrany, closes totes les portes,
    erra obstinadament, com si seguís un rastre.

    Uns senyals que no hi són, que, amb cendra de follia
    i amb alfabets prestats, inventem per demà.
    El nuvolar més fosc es congria amb nosaltres.

    La pluja esborrarà tots els camins del dia.
    Pastarem somnis vells, sota un cel de lilà,
    amb el fang sense ahir, com si fossin uns altres…



    V

    Para Adela Costa

    Hay un ángel sin cielo al fondo de este espejo
    con los labios pintados de sol que va a la puesta.
    Lleva estigma en la piel que demanda respuesta
    y unos ojos abiertos que sirven de escondrijo

    al agua de torrentes. Lleva rastro del astro,
    de los bosques y años. Y un deje de hojas muertas.
    Como en país extraño, obstruidas las puertas,
    yerra obstinadamente, cual si siguiera un rastro.

    Señales que no están, que, con ceniza de locura
    y alfabetos prestados, inventamos para mañana.
    El nublado más hondo se forma con nosotros.

    La lluvia borrará todos los caminos del día.
    Amasaremos viejos sueños, bajo un cielo lila,
    con barro sin pasado, como si fueran otros...


    VI

    TRÍPTIC PER A UNA QUIMERA

    Per a Ina, d’un any estant

    1

    Camises de dormir de setí. I una rosa.
    I quines coses que ens fan felices! Veus?
    Ens pintarem les ungles de les mans i dels peus
    amb pètals de gerani. I sentirem la nosa

    d’aquell vell cartipàs on calcàvem paraules
    - ai, trampes de colors per als infants babaus!
    Al fons del mar varen llençar les claus,
    allà on feien l’ullet els tresors de les faules.

    Au, anem a cercar-les, vestides de pirata!
    Però, la lluna, on té el seu vaixell de plata?
    Qui ens embulla les trenes a les branques dels saules?

    Paraules de setí. Amb pell d’amor, paraules…
    La nit, que ens xuclaria mar endins i no gosa,
    ha esfullat aquest dia amb crepuscle de rosa.



    TRÍPTICO PARA UNA QUIMERA

    Para Ina, al cumplir un año

    1

    Camisones de satén. Y una rosa.
    ¡Qué cosas nos hacen felices! ¿Ves?
    Nos pintaremos las uñas de las manos y los pies
    con pétalos de geranio. Y notaremos el estorbo

    de la vieja carpeta donde calcábamos palabras
    - ¡ay, trampas de colores para los niños bobos!
    Al fondo del mar arrojamos las llaves,
    allá donde nos guiñaban el ojo los tesoros de las fábulas.

    ¡Ven, vamos a buscarlas, vestidas de pirata!
    ¿Pero, la luna, dónde tiene su barco de plata?
    ¿Quién nos enreda las trenzas en las ramas de los sauces?

    Palabras de satén. Con piel de amor, palabras...
    La noche, que nos atraería mar adentro y no se atreve,
    ha deshojado este día con crepúsculo de rosa.


    2

    Ralet, ralet… Paraules petitones.
    Zapz? La Maiameixé t’eztima finz al cel!
    Besar-te els ulls és fer volar un estel!
    En un bosc sense llops ni destrals. Te n’adones?

    Cuca de fanalet, al ràfec de l’orella
    hi he arribat amb l’amor humit de serení.
    Penyora d’aquest joc, duré, demà al matí,
    braçalets de petons a cada manuquella.

    Cerquem tresors menuts, amagats endebades.
    I què, si ens hi perdíem per set anys teraranys!
    Per obrir la magrana tancada sense panys
    ens hem calçat als dits els peücs de les fades.

    I hem alçat, a l’esqueix de l’hora violeta,
    una festa d’olors amb la trena desfeta.


    2

    Real, realito... Palabras pequeñitas.
    ¿Zabez? ¡La Maiameicé t'eztima hasta el cielo!
    Besarte los ojos es hacer volar una cometa
    en un bosque sin lobos ni hachas. ¿Te das cuenta?

    Cuca de farolillo, al alero de la oreja
    he llegado con el amor húmedo de relente.
    Prenda de este juego, llevaré, mañana por la mañana,
    brazaletes de besos en cada muñeca.

    Buscamos pequeños tesoros, escondidos en vano.
    ¡Y qué, si nos perdíamos por siete años foraños!
    Para abrir la granada cerrada sin cerrojos
    nos hemos calzado en los dedos los peúcos de las hadas.

    Y hemos levantado, en el esqueje de la hora violeta,
    una fiesta de olores con la trenza deshecha.


    3

    Avui la pluja no duu espines. Vine.
    Té, serva’m a les mans aquest cor, com si fos
    un molinet de vent desbocat, de colors.
    Corrents, baixa les graus on l’amor s’endevina!

    Para-li cabaneta al racó dels follets
    i atansa flors i fulles d’olor a la fogaina.
    I jo amb polsim d’ales de voliaina
    et sembraré els cabells de missatges secrets.

    Deixem, al circ desert, xarxes de teranyina
    i la sang que ha brollat del nostre nom ferit.
    Avui la pluja no duu espines: vine!

    Que hi ha un cel de setí al fort de la tempesta
    i, a tocar de la llinda d’un paisatge proscrit,
    castells de foc oberts a mar, torres de festa.


    3

    Hoy la lluvia no lleva espinas. Ven.
    Ten, guarda en las manos este corazón, como si fuera
    un molinillo de viento desbocado, de colores.
    ¡Corriendo, baja las peldaños donde el amor se adivina!

    Móntale cabañita en el rincón de los duendes
    y acerca flores y hojas de olor a la fogata.
    Y yo con una pizca de alas de murciélago
    te sembraré el pelo de mensajes secretos.

    Dejemos, en el circo desierto, redes de telaraña
    y la sangre que ha brotado de nuestro nombre herido.
    Hoy la lluvia no lleva espinas: ¡ven!

    Que hay un cielo de satén en el centro de la tormenta
    y, junto al dintel de un paisaje proscrito,
    castillos de fuego abiertos al mar, torres de fiesta.



    Vuit de març


    Amb totes dues mans
    alçades a la lluna,
    obrim una finestra
    en aquest cel tancat.

    Hereves de les dones
    que cremaren ahir
    farem una foguera
    amb l’estrall i la por.
    Hi acudiran les bruixes
    de totes les edats.
    Deixaran les escombres
    per pastura del foc,
    cossis i draps de cuina
    el sabó i el blauet,
    els pots i les cassoles
    el fregall i els bolquers.

    Deixarem les escombres
    per pastura del foc,
    els pots i les cassoles,
    el blauet i el sabó.
    I la cendra que resti
    no la canviarem
    ni per l’or ni pel ferro
    per ceptres ni punyals.
    Sorgida de la flama
    sols timdrem ja la vida
    per arma i per escut
    a totes dues mans.

    El fum dibuixarà
    l’inici de l’història
    com una heura de joia
    entorn del nostre cos
    i ploura i farà sol
    i dansarem a l’aire
    de les noves cançons
    que la terra rebrà.
    Vindicarem la nit
    i la paraula DONA.
    Llavors creixerà l’arbre
    de l’alliberament.



    Ocho de marzo

    Con las dos manos juntas
    alzadas a la luna,
    abramos la ventana
    a este cielo cerrado.

    Mujeres descendientes
    de las que ayer quemaron
    haremos una hoguera
    del miedo y del estrago.
    Acudirán las brujas
    de todas las edades.
    Dejarán sus escobas
    para pasto del fuego,
    barreños y trapillos
    jabones y azuletes
    tarritos y cazuelas
    pañales y estropajos.

    Dejaremos escobas
    para pasto del fuego,
    tarritos y cazuelas
    jabones y azuletes.
    La ceniza que quede
    no la intercambiaremos
    por oro o por cadenas
    por cetros o puñales.
    Surgida de la llama
    solo tendremos vida
    por arma y por escudo
    en las dos manos juntas.

    Dibujará el comienzo
    de nuestra historia el humo
    como hiedra de gloria
    en torno a nuestro cuerpo,
    lloverá y hará sol,
    danzaremos al son
    de las nuevas canciones
    que la tierra oirá.
    Vindicaremos noche
    y el término MUJER.
    Y el árbol crecerá
    de la liberación.


    Maria-Mercè Marçal
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    (Fin de Bruja de luto)


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Mar 12 Sep 2017, 13:09, editado 1 vez


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Vie 01 Sep 2017, 10:47

    .


    Maria-Mercè Marçal: SAL OBERTA, 1982


    I recorda que es tracta d’un enforcall al mar.
    RAMON PINYOL


    A tu, Heura Marçal

    I a les bruixes, i algun bruixot,
    que t’hem esperat amb alegria



    DIVISA

    Sal oberta a la nafra: que no es tanqui!
    Que no em venci cap àncora, vençuda
    pels anys, i per l’oratge, i per la ruda.
    Que cap pòsit d’enyor no m’entrebanqui!

    Heura al velam! Sal viva a les parpelles
    per albirars l’enllà, com un desert
    obert de sobte en un deliri verd!
    Que l’escandall encalci les estrelles!

    Sal oberta i, en reble, cel obert!
    Deixar senyal de sal on l’ona manqui
    que m’assaoni llengua, nas i orelles!

    Sal oberta a la nafra: que no es tanqui!
    Sal que m’embranqui, en temps d’hora batuda,
    pel gorg lunar on tota cosa muda!



    Maria-Mercè Marçal: SAL ABIERTA, 1982


    Y recuerda que se trata de un encrucijada en el mar.
    RAMON PINYOL


    A ti, Heura Marçal

    Y a las brujas, y a algún brujo,
    que te hemos esperado con alegría



    DIVISA

    ¡Sal abierta en la herida, que no cierre!
    Que no me venza una áncora, vencida
    por los años, por el viento, y por la ruda.
    ¡Que ningún poso de añoranza me entorpezca!

    ¡Hiedra en el velamen! ¡Sal viva en los párpados
    para vislumbrar el más allá, como un desierto
    abierto de repente en un delirio verde!
    ¡Que el escandallo persiga las estrellas!

    ¡Sal abierta y, en remache, cielo abierto!
    ¡Dejar señal de sal donde falte la ola
    que me sazone lengua, nariz y orejas!

    ¡Sal abierta en la herida, que no cierre!
    ¡Sal que me suba, en tiempo de hora trillada,
    por la poza lunar donde toda cosa muda!



    I. FREU


    FESTANYAL DE L’AIGUA


    I

    M’endinso amb l’heura pel forat del pany.
    Quin vent m’ha dut a la porta del bosc?
    No hi ha senyal als arbres del tocom.
    El desig ha esfullat el cel sense resposta.

    Al nou convit, un envelat de pluja!
    Escampats sobre l’herba, pels ravals d’aquest vi,
    la sal del joc i el pebre del amor,
    i el teu cos i el meu cos, recapte de la festa.

    Qui ens ha parat la taula amb tovalles de grana?
    Quin trenta de febrer de quin sol? Quin planeta?
    Quina mar mig s’albira des del castell de cartes?

    La foscor dóna cobri a l’averany més fosc.
    Camí d’enlloc, de tornada d’enlloc
    t’estimo, exiliada al perquè dels poetes.


    I. CANAL


    FESTEJO DEL AGUA


    I

    Me adentro con la hiedra por el hueco de la cerradura.
    ¿Qué viento me ha traído a la puerta del bosque?
    No hay señales en los árboles del lugar.
    El deseo ha deshojado el cielo sin respuesta.

    ¡En el nuevo convite, entoldado de lluvia!
    Esparcidos sobre la hierba, por los arrabales de este vino,
    la sal del juego y la pimienta del amor,
    y tu cuerpo y mi cuerpo, vituallas de la fiesta.

    ¿Quién ha puesto la mesa con manteles de grana?
    ¿Qué treinta de febrero de qué sol? ¿Qué planeta?
    ¿Qué mar se medio avista desde el castillo de naipes?

    La oscuridad cobija al agüero más hosco.
    Camino de ninguna parte, de vuelta de ninguna parte
    te amo, exiliada en porqués de poetas.


    II

    Guaita! Tenim les mans de la mateixa mida!
    I les meves per grosses, les teves per menudes!
    Veus! L’ocell fosc ha baixat a l’onada
    i el peix de llum s’ha ajocat a la branca.

    La branca és aigua i l’onada treu fulles.
    El peix fosqueja entre el velam de l’aire.
    L’ocell és clar. La lluna, submarina.
    Guaita! Tenim les mans de la mateixa mida.

    L’ona tragina fruita al grat del vent.
    La branca trenca als esculls del capvespre.
    Lluna de nacre, gavadals de boira
    ens capgiren la casa i la tendresa.

    Ja ni sabem on s’han trobat, amor,
    les nostres mans de la mateixa mida.



    II

    ¡Observa! ¡Tenemos las manos del mismo tamaño!
    ¡Las mías por grandes y las tuyas por pequeñas!
    ¡Ves! El pájaro oscuro ha bajado a la ola
    y el pez de luz se ha recogido en la rama.

    La rama es agua y la ola saca hojas.
    El pez oscurece entre el velamen del aire.
    El pájaro es luminoso. La luna, submarina.
    ¡Observa! Tenemos las manos del mismo tamaño.

    La ola transporta fruta a placer del viento.
    La rama rompe los arrecifes del atardecer.
    Luna de nácar, abundancia de niebla
    nos cambian la casa y la ternura.

    Ya ni sabemos donde se han encontrado, amor,
    nuestras manos del mismo tamaño.


    III

    Ens besem a ple bosc, en clariana fosca,
    on només planen ombres d’ocells sense memòria.
    Els esquirols amaguen els mots sota les pinyes.
    La lluna oblida el foc que li encén la cara.

    Les falgueres crepiten amb el rou de la festa
    - ni ho saben, que hi ha l’erm ordenat de l’herbari!
    Per venir ens hem buidat les butxaques i els ulls
    i hem deixat endarrere cartipassos i noses.

    Ens traiem els vestits i ens abracem badats
    com dues fosques foses: som la carn dins de l’ungla.
    I quan ens en tornem, plens a vessar, brandem
    paperines molt fondes amb les mans de l’amor.

    I escapem per la plaça major d’aquest neguit
    serramostre de mel i de llet i de fulles…



    III

    Nos besamos en pleno bosque, en calvero oscuro,
    donde solo se ciernen sombras de pájaros sin memoria.
    Las ardillas esconden las palabras bajo las piñas.
    La luna olvida el fuego que le quema la cara.

    Los helechos crepitan con el rocío de la fiesta
    - ¡ni saben, que existe el páramo ordenado del herbario!
    Para venir nos hemos vaciado los bolsillos y los ojos
    y hemos dejado atrás carpetas y estorbos.

    Nos sacamos los vestidos y nos abrazamos boquiabiertas
    cual dos bocas fundidas: somos la carne dentro de la uña.
    Y cuando regresamos, rebosantes, blandemos
    cucuruchos muy hondos en las manos del amor.

    Y escapamos por la plaza mayor de esta desazón
    muestra serrana de miel y de leche y de hojas...


    IV

    Avui la primavera se m’ha fet tota meva
    com una criatura: dóna més que no rep.
    Ha pres a mà les regnes del meu cor, i l’estrep,
    i desnua amb pols ferm la tristor que s’agleva.

    Cerco un tast de vi nou. Caço qualsevol ham
    - rebost esbatanat a la fruita i al re…
    Plouen fulles d’olor, i el bon temps que em diu: té!
    M’enduc, com un veler, sol i lluna al velam.

    I a casa no m’esperes, amor, per fer-te’n do.
    Les hores s’afileren, mals hostes del convit,
    i l’enyor de mans balbes adoba la saó.

    Un no sé què s’esbalça en cascades sobre el llit,
    i, en no trobar l’eixida per portes ni balcons,
    esbarria pel sostre teraranys de petons!


    IV

    Hoy la primavera ha sido mía totalmente
    como una criatura: da más que no recibe.
    Ha tomado en la mano las riendas de mi corazón, y el estribo,
    y deshace con pulso firme la tristeza que se aterrona.

    Busco una cata de vino nuevo. Cazo cualquier anzuelo
    - despensa de par en par abierta a la fruta y a la nada...
    Llueven hojas de olor, y el buen tiempo que me dice: ¡ten!
    Me llevo, como un velero, sol y luna en el velamen.

    Y en casa no me esperas, amor, para hacerte ofrenda.
    Las horas se agudizan, malos huéspedes del convite,
    y la añoranza de manos ateridas abona la sazón.

    Un no sé qué se despeña en cascada sobre la cama,
    y, al no encontrar salida por puertas ni balcones,
    ¡desparrama por el techo montones de besos!


    V

    Quan et treus les ulleres ets un xiquet nou nat,
    els ulls tibants per esquerdar la fosca.
    Com? On? Per què? Tot el llibre és en blanc.
    La teva boca esclata en cerca d’aliment.

    Tanques els punys i hi segrestes les hores.
    Somrius. Sóc un bobò. Ara encenc un llumí
    i els teus ulls es fan dolços com ametlles tendrals.
    El llumí del desig. El fogall dels llençols.

    El meu cos és el peu que et duràs a la boca.
    Ara obres els punys i s’encela un ocell.
    Sents, com batega lliure, pel bosc de les olors?
    Els follets li fan niu, i les ales de l’aigua.

    Au, no et posis encara les ulleres, l’escut
    que et fa cec i que esborra el teu país d’origen.


    V

    Cuando te quitas las gafas eres un niño recién nacido,
    los ojos fijos para agrietar la oscuridad.
    ¿Cómo? Dónde? ¿Por qué? Todo el libro está en blanco.
    Tu boca estalla en busca de alimento.

    Cierras los puños y secuestras las horas.
    Sonríes. Soy una golosina. Ahora enciendo una cerilla
    y tus ojos se vuelven dulces como almendras tiernas.
    El fósforo del deseo. El hogar de las sábanas.

    Mi cuerpo es el pie que te llevarás a la boca.
    Ahora abres los puños y echa a volar un pájaro.
    ¿Oyes, cómo late libre, por el bosque de los olores?
    Los duendes le hacen nido, y las alas del agua.

    Espera, no te pongas todavía las gafas, el escudo
    que te hace ciego y que borra tu país de origen.


    VI

    Rastrejo els sots del sorral del teu cos.
    Veus com la mar hi carreteja estrelles?
    Sóc un forcat de peixos de colors
    que empaiten l’ombra de seda de la lluna.

    La llengua talla: és l’ala d’un tauró.
    El foc mossega les genives del dia.
    Entre les dents floreixen els coralls.
    L’aigua és la xarxa que ens ha parat l’amor.

    El freu és ple d’ampolles amb missatges.
    Volen gavines entre les nostres illes.
    Set colors doblegats han fet un pont.
    Núvols ben avinguts una escala nevada.

    Alces castells al sorral del meu cos
    i ara la mar recobra les estrelles.


    VI

    Rastreo los hoyos del arenal de tu cuerpo.
    ¿Ves cómo la mar acarrea estrellas?
    Soy un tridente de peces de colores
    que persiguen la sombra de seda de la luna.

    La lengua corta: es la aleta de un tiburón.
    El fuego muerde las encías del día.
    Entre los dientes florecen los corales.
    El agua es la red que nos ha dispuesto el amor.

    El canal está lleno de botellas con mensajes.
    Vuelan gaviotas entre nuestras islas.
    Siete colores doblados han formado un puente.
    Nubes bien avenidas una escalera nevada.

    Alzas castillos en el arenal de mi cuerpo
    y ahora el mar recobra las estrellas.


    VII

    T’he d’esberlar l’escut d’un cop de cor brunzent.
    La fona de l’amor en fa amor a les venes.
    D’estimar-te se’m trenca la veu i la geniva.
    Se m’aviven les dents i el foc de les pestanyes.

    Hi ha mil petites boques al teu cos que se’m xuclen.
    Hi ha el cargol mariner de l’orella, i el bec
    del sexe, que estarrufa les plomes i que em repta.
    La balma de la llengua, el congost entre llunes…

    Hi ha els teus dits, de les mans i dels peus, vianants
    que truquen a la porta, i els meus llavis els obren.
    Amor, hi ha la cançó de l’onada que em venç
    sense arma ni combat. Hi ha la sal. Hi ha la pluja.

    I hi ha aquest gran escut, com un mol.lusc gegant,
    que serves, obstinat, per desfer l’abraçada.


    VII

    Te he de hender el escudo con un golpe de corazón silbante.
    La honda del amor me hace amor en las venas.
    De tanto amarte se me quiebra la voz y la encía.
    Se me avivan los dientes y el fuego de las pestañas.

    Hay mil pequeñas bocas en tu cuerpo que me chupan.
    Está el caracol marino de la oreja, y el pico
    del sexo, que ahueca las plumas y me reta.
    La hendidura de la lengua, los desfiladeros entre lunas...

    Están tus dedos, de las manos y de los pies, viandantes
    que llaman a la puerta, y mis labios les abren.
    Amor, está la canción de la ola que me vence
    sin arma ni combate. Está la sal. Está la lluvia.

    Y está este gran escudo, como un molusco gigante,
    que usas, obstinado, para deshacer el abrazo.


    VIII

    T’espera l’escorpí al cap d’aquest raval.
    L’agulló li fa mal, pel verí suïcida.
    Acorralat pel foc – ball de mort nupcial -
    s’esbat sota la runa de la torre salsida.

    Es podreixen les fulles. Desfeta tardoral
    del bosc dreçat, altiu, al viu de la ferida.
    Escarabats s’embosquen pel laberint astral
    que arrenca de l’estrall i mena a la florida.

    T’espera l’escorpí i l’ona entenebrida.
    Fes fora els teraranys que et senyen el portal!
    No et sens negat al gorg que porta el nom de vida?

    Sega el llibant que et tesa! I, per camins de sal,
    abraça’m com un aigua que ignora el ritual,
    cabdellats a l’arrel del torrent sense brida!


    VIII

    Te espera el escorpión al final del suburbio.
    El aguijón le duele, por el veneno suicida.
    Acorralado por el fuego - baile de muerte nupcial -
    se agita bajo los escombros de la torre abatida.

    Se pudren las hojas. Derrota otoñal
    del bosque erguido, altivo, al borde de la herida.
    Escarabajos se emboscan por el laberinto astral
    que surge del estrago y lleva a la floración.

    Te espera el escorpión y la ola ennegrecida.
    ¡Quita las telarañas que sellan el portal!
    ¿No te sientes ahogado en la poza que se llama vida?

    ¡Corta la cuerda que te tensa! Y, por caminos de sal,
    abrázame como agua que ignora el ritual,
    ¡ovillados al venero del torrente sin brida!


    IX

    M’estimes com un cec que ha oblidat els topants.
    Els peus fugen del nus que els encadena a l’esme.
    Els teus dits, vius, s’enfilen pel tacte de les fulles.
    El nas et du on s’escau el tros de les pomeres…

    El teu cos m’és amic, i m’obre les finestres.
    ¿Quin aragall d’estrelles s’emporta els forrellats
    i et mena per afraus, amb veu d’aigua esmolada,
    canoa sota l’arc estrebat del desig?

    Les ombres dels meus arbres, febroses, t’embolcallen
    com un porxo d’arrels i saba i verds d’amor.
    ¿Sents l’orella com desa el miol de la lluna
    mentre els ulls només brillen i conjuren l’esglai?

    No hi ha guaites enlloc i els maons d’aquest foc
    s’esbalcen com el sol al pou cec del crepuscle.


    IX

    Me amas como un ciego que ha olvidado recovecos.
    Los pies huyen del nudo que los encadena al ánimo.
    Tus dedos, vivos, trepan por el tacto de las hojas.
    La nariz te lleva donde se encuentra el campo de manzanos...

    Tu cuerpo es mi amigo, y me abre las ventanas.
    ¿Qué reguero de estrellas se lleva los cerrojos
    y te lleva por cañadas, con voz de agua afilada,
    canoa bajo el arco tenso del deseo?

    Las sombras de mis árboles, febriles, te envuelven
    como un porche de raíces, savia y verdes de amor.
    ¿Sientes como guarda la oreja el maullido de la luna
    mientras los ojos brillan y conjuran el miedo?

    No hay vigías en ningún sitio y los adobes de este fuego
    se despeñan como el sol en el pozo ciego del crepúsculo.


    X

    Les campanes de l’aigua galopaven pel cel
    i tocaven a terra pels vorals de Salom!
    Berenar sense estudi, camins de pa amb vi i sucre
    i alegria a la pell amb un bull de sidral!

    Les campanes de maig tocaven a dijous.
    - Campanes de Salom, enmig de terra i aigua!
    Baixem pel tobogan d’iràs-no-tornaràs.
    Obre el paraigua, amic, que la pluja t’estima!

    Savis? Mestres? Rectors? Els farem pam i pipa!
    I al comte Berenguer, a dalt del seu tatà!
    De cara a la paret, els set àngels del llit!

    L’amor és un mirall que ara ens fa la rateta!
    Amb caçapapallones, l’atraparem al bosc?
    No hi ha un gos, ni cap gat, que el conte continua!


    X

    ¡Las campanas del agua galopaban el cielo
    y tocaban el suelo por los márgenes de Salom!
    ¡Merienda sin colegio, caminos de pan con vino y azúcar
    y alegría en la piel con hervor de refresco!

    Las campanas de mayo tocaban a jueves.
    - ¡Campanas de Salom, entre la tierra y el agua!
    Bajamos por el tobogán de “irás y no volverás”.
    ¡Abre el paraguas, amigo, que la lluvia te ama!

    ¡Sabios? ¡Maestros? ¿Rectores? ¡Les haremos pito catalán!
    ¡Y al conde Berenguer, sobre su jaca!
    ¡De cara a la pared, los siete ángeles de la cama!

    ¡El amor es un espejo que nos hace la ratita!
    ¿Con cazamariposas, lo atraparemos en el bosque?
    ¡No hay perro, ni gato, pues el cuento continúa!


    XI

    Dansa o combat? Avui, dansa de guerra!
    No veus, la lluna amb ulls vermells de sang?
    Les llances de la nit han envestit el fang.
    Xipollegem, orats, de mar a bosc de serra.

    Som l’eix fosc del bassal d’aquest inmens carrer
    on s’ofega el galop de la pluja enfebrida.
    Quan, de sobte, ens encén el delit homicida:
    pells-roges d’arc cruel, provem pols i corser.

    Te m’he fet presonera. Roda de ganivets
    em tatua la pell i la boca del cor.
    Perquè he cercat, gosada, l’espluga del tresor
    i he fet péixer l’amor sota averanys secrets

    em castigues, gelós, i el pler que m’encomanes
    em fa anar molt més lluny, per l’erm sense duanes.


    XI

    ¿Danza o combate? ¡Hoy, danza de guerra!
    ¿No ves la luna con los ojos rojos de sangre?
    Las lanzas de la noche han embestido el barro.
    Chapoteemos, sin juicio, de mar a bosque de la sierra.

    Somos el eje oscuro del charco de esta inmensa calle
    donde se ahoga el galope de la lluvia enfebrecida.
    Cuando, de repente, nos enciende el delirio homicida:
    pieles rojas de arco cruel, probamos polvo y corcel.

    Te he hecho mi prisionera. Rueda de cuchillos
    me tatúa la piel y la boca del corazón.
    Porque he buscado, osada, la cueva del tesoro
    y he cebado el amor bajo augurios secretos

    me castigas, celoso, y el placer que me trasmites
    me hace ir aún más lejos, por yermo sin aduanas.


    XII

    Mai no he cercat de dreçar-li cabana,
    a aquest amor, ostatge de l’atzar.
    L’he volgut eix d’un enforcall al mar
    sense parets ni tanques ni barana.

    A ple desert, cor fosc de caravana
    que tempta a pols l’ignot i hi funda llar.
    L’aventura del vent, que encén el far
    més extrem amb espurnes de campana.

    Joc a fons, sense aval i sense gatge,
    amb daus robats a l’oratge endeví.
    En celler clos, la revolta del vi.
    A camp obert, besada i tatuatge.

    I, si et plau, no em capgiris el missatge:
    he dit solc i no clos. No saps llegir?


    XII

    Nunca he buscado levantarle cabaña,
    a este amor, rehén del azar.
    Lo he querido eje de una encrucijada en el mar
    sin paredes ni vallas ni barandilla.

    En pleno desierto, oscuro corazón de caravana
    que a pulso tienta lo ignoto y funda hogar.
    La aventura del viento, que enciende el faro
    más lejano con chispas de campana.

    Juego a fondo, sin aval ni garantía,
    con dados robados al viento adivino.
    En cerrada bodega, la revuelta del vino.
    A campo abierto, beso y tatuaje.

    Y, por favor, no cambies el mensaje:
    he dicho solc (“surco”) y no clos (“cerrado”). ¿No sabes leer?


    XIII

    NAUFRAGI ASTRAL

    Per a l’exposició d’arbres
    d’En Perejaume


    Amazona a cavall d’un cavallet de mar,
    veig un ocell-espasa d’ambre que m’acompanya.
    I, en bosc marí o en illa de muntanya,
    una estrella amb la cua d’escata em fa de far.

    Entre núvols d’escuma, pel freu d’aquest celatge,
    em mossega un gran peix. Veus? Sóc galta minvant.
    Duc la clau per obrir la fosca, i sé l’imant
    que em xucla i que m’escup a repèl del viatge.

    He après a llegir el foc al séc de l’ona.
    L’aigua de la faldilla se’m torna papallona
    per abillar la nit amb lluentins de sal.

    Com un esquer cosit a l’ham de la fortuna,
    perdo brida i estreps i, en ple naufragi astral,
    obro el ventall i m’abraça la lluna.


    XIII

    NAUFRAGIO ASTRAL

    Para la exposición de árboles
    de Perejaume


    Amazona a caballo de un caballito de mar,
    veo un pájaro-espada de ámbar que me acompaña.
    Y, en bosque marino o en isla de montaña,
    una estrella con la cola de escamas me hace de faro.

    Entre nubes de espuma, por la ranura de este celaje,
    me muerde un gran pez. ¿Ves? Soy mejilla menguante.
    Llevo la llave para abrir la oscuridad, y sé el imán
    que me sorbe y que me escupe a contrapelo del viaje.

    He aprendido a leer el fuego en el surco de la ola.
    El agua de la falda se me vuelve mariposa
    para ataviar la noche con lentejuelas de sal.

    Como un cebo cosido en el anzuelo de la fortuna,
    pierdo brida y estribos y, en pleno naufragio astral,
    abro el abanico y me abraza la luna.


    XIV

    Ens hem trobat al freu que fon tota vedruna,
    on s’estellen les barques i es clivella el camí.
    Adelerats, pel vespre esquitxat de matí,
    i per l’alba que du el gep creixent de la lluna.

    Pel negre bes que tesa l’arc de la tenebra.
    Per la sorra on s’abrina el foc i la neulia.
    Pel ganivet que enceta la pell de la follia.
    Per la badia oberta, pel congost de la febre.

    On s’esbalça la por. Pel palmell de la duna.
    Pel gorg de la tardor, per les brases del vi.
    Pel sostre que l’amor ens fa d’atzeituní.

    Pel sucre, la canyella, per la sal i pel pebre.
    Per la taula parada, pel vol de la falcia
    que es deixondeix, fugaç, a l’entreforc del dia.


    XIV

    Nos hemos encontrado en el canal que funde todo majano,
    donde se astillan las barcas y se agrieta el camino.
    Ansiosos, por la tarde salpicada de mañana,
    y por el alba que lleva joroba creciente de la luna.

    Por el oscuro beso que tensa el arco de tiniebla.
    Por la arena donde aguza el fuego y la neblina.
    Por el cuchillo que hiere la piel de la locura.
    Para la bahía abierta, por la garganta de la fiebre.

    Donde se despeña el miedo. Por la palma de la duna.
    Por la poza del otoño, por las brasas del vino.
    Por el techo que el amor nos hace de aceituní.

    Por el azúcar, la canela, por la sal y la pimienta.
    Por la mesa puesta, por el vuelo del vencejo
    que espabila, fugaz, en la encrucijada del día.


    XV

    T’he portat de Galicia, confós a la senalla,
    una mica de terra i una mica de mar.
    El sègol que ha aplegat l’orri de la tendresa,
    i un borrissol de boira del cimal d’un carballo.

    L’or del Miño collit a les planes trencades
    de la geografia. La saudade vermella:
    O lar de Brehogan avui bull, i les mans
    ben closes fan un puny, ben obertes, l’estrella.

    T’he portat un clau d’or, de ferro o bé d’amor
    que m’he sentit granar a l’hort de Rosalia.
    Un mastegall de verd i un deliri de blau
    emigrant, terra endins, per la mar sense tanques.

    I el cop d’ull d’una meiga que m’ha fitat al vol:
    a mal donat d’enyor ni le cerqueu metgia.


    XV

    Te he traído de Galicia, mezclados en la cesta,
    un poco de tierra y un poco de mar.
    El centeno que ha reunido raudales de ternura,
    y una pelusa de niebla de la copa de un carballo.

    El oro del Miño cosechado en las páginas rotas
    de la geografía. La saudade roja:
    O lar de Brehogan hoy hierve, y las manos
    bien cerradas forman un puño, bien abiertas, la estrella.

    Te he traído un clavo de oro, de hierro o de amor
    que me he visto granar en el huerto de Rosalía.
    Un bocado de verde y un delirio de azul
    emigrante, tierra adentro, por el mar sin vallado.

    Y la mirada de una meiga que me ha observado al vuelo:
    a males de añoranza no le busquéis remedio.


    XVI

    Avui l’enyor és mestre del brou i l’alifara.
    El desig s’agrabella sota pàmpols d’aram.
    I quina menjaó, per a tan poca terra!
    A cabassos plou sal i sol, i els ceps em couen.

    A trenc d’estiu enfilo records sense teulada,
    molses sense roquís, cassigalls de neguit.
    I espero la tardor, amb el foc dels barrals,
    raïm ardent als ulls i a la copa del sexe.

    Avui l’enyor és mestre del pa i de la masia,
    de les flautes del vent, del pou i del canyar.
    Si les feixes del cor em fan mal, i la vinya,
    el vespre, amb mà suau, no m’hi durà repòs?

    Prou vindrà la tardor, escullera de vi,
    i al celler de l’amor hi trencaran les ones.


    XVI

    Hoy la nostalgia es dueña del caldo y la alifara.
    El deseo se agolpa tras pámpanos de cobre.
    ¡Y qué desasosiego, para tan poca tierra!
    A espuertas llueve sal y sol, y las cepas me cuecen.

    Al romper el verano ensarto recuerdos sin techado,
    musgos sin roquedales, harapos de desazón.
    Y espero el otoño, con el fuego de los cántaros,
    uva ardiente en los ojos y en la copa del sexo.

    Hoy la nostalgia es dueña del pan y la masía,
    de las flautas del viento, del pozo y del cañar.
    Si las hazas del corazón me duelen, y la viña,
    la tarde, con mano suave, ¿no me traerá reposo?

    Bastante vendrá el otoño, rompeolas de vino,
    y en la bodega del amor romperán las olas.



    XVII.

    Aquest llençol és la plaça nevada
    que hem baixat de les golfes. La neu fa de farina
    damunt l’herbei, pel llac, pels turons i l’arbreda.
    Enjogassats pastem un pa amb olor de lluna.

    Ara, amb galtes d’arboç, apilonem estelles
    per fer foc a l’aixella, o a la gola del llop;
    i adés ens amaguem darrere el gran udol
    de l’amor, atrapat al conc de la pastera.

    Pels vidres embugats inventem una estrella,
    escabellada i sola, i la seguim, errants.
    Fum xemeneia amunt, per l’esgambi de bruixes!
    - Dins el cup dels records bull l’ordi de la nit.

    Però el sol ja, amb la rella, treu l’ull entre les teules
    i ens fon la pell, i ens llença daltabaix de l’escala.



    XVII.

    Esta sábana es la plaza nevada
    que hemos bajado del desván. La nieve hace de harina
    sobre la hierba, en el lago, colinas y arboleda.
    Juguetones amasamos un pan con olor a luna.

    Ahora, con mejillas de madroño, apilando astillas
    para hacer fuego bajo el brazo, o en la boca del lobo;
    De tanto en tanto nos escondemos tras el gran aullido
    del amor, atrapado en el cuenco de la artesa.

    Por los cristales empañados inventamos una estrella,
    desmelenada y sola, y la seguimos, errantes.
    ¡Humo chimenea arriba, para ocio de brujas!
    - Dentro del lagar de los recuerdos hierve la cebada de la noche.

    Pero ya el sol, con su arado, asoma el ojo entre las tejas
    y nos funde la piel, y nos tira desde lo alto de la escalera.


    XVIII

    ADÉU AL MASCLE!

    ¿Per què t’afues, dret, cap a la mort petita
    que t’assetja al tombant d’aquest paisatge clos?
    Per què signes amb foc l’escala del rellotge?
    No. Vine com un riu traginador de llunes!

    Allargassa’t a pler sota els tendals de boira.
    Saluda els brins de l’herb, l’olor del pa, l’argila.
    Afilera palets en copes sense fons.
    Esfilagarsa’t, dolç, pels sellons i les ribes.

    Sargantana voraç, beu-te el sol i la pluja,
    la flonjor de la llana que recaptes dels núvols,
    el viu dels cavallets del dimoni, el silenci
    i els tresors que l’atzar congria a les recues.

    I emmiralla’m, obert, des del pou fins al delta,
    on oblidem l’ençà, negats d’amor i d’aigua.



    XVIII

    ¡ADIÓS AL MACHO!

    ¿Por qué te aguzas, tieso, hacia la pequeña muerte
    que te acosa a la vuelta de este paisaje cerrado?
    ¿Por qué firmas con fuego la escala del reloj?
    No. ¡Ven como un río arriero de lunas!

    Estírate a tus anchas bajo toldos de niebla.
    Saluda hojas de hierba, olor a pan, a arcilla.
    Alinea guijarros en copas sin final.
    Deshiláchate, dulce, por jamugas y orillas.

    Lagartija voraz, bébete sol y lluvia,
    blandura de la lana que colectas de nubes,
    viveza de caballitos del diablo, silencio
    y dones que el azar acumula en las recuas.

    Y refléjame, abierto, desde el pozo hasta el delta,
    donde olvidemos el aquí, ahogados de amor y de agua.


    XIX

    Saps? M’agrada el teu cap i m’agrada el teu cul
    - dues meitats bessones desaparionades -.
    La meva llengua com un caragol silent
    ressegueix, lent, tot l’arbre, de l’arrel a la copa.

    Amb l’amor a l’esquena, com una casa closa,
    i un bri d’esglai al cap de les antenes,
    m’emparro per l’escorça i estimo cada grop,
    cada  fulla, i el corc que adesiara hi plora.

    Saps? M’agrada el teu cul i m’agrada el teu cap.
    Un camí-laberint de saliva brillant
    lliga els racons que el sol amb tall segur destria.

    El paisatge divers de la bola del món
    és el teu cos, avui, ofert, com un deliri
    de terra, al meu deler de boca viatgera.


    XIX

    ¿Sabes? Me gusta tu cara y me gusta tu culo
    - dos mitades gemelas desemparejadas -.
    Mi lengua como un caracol silencioso
    recorre, lento, todo el árbol, de la raíz a la copa.

    Con el amor a la espalda, como una casa cerrada,
    y algo de miedo en la punta de las antenas,
    me emparro por la corteza y amo cada nudo,
    cada hoja, y la carcoma que de vez en cuando llora.

    ¿Sabes? Me gusta tu culo y me gusta tu cara.
    Un camino-laberinto de saliva brillante
    liga los rincones que el sol con corte seguro discierne.

    El paisaje diverso de la bola del mundo
    es tu cuerpo, hoy, ofrecido, como un delirio
    de tierra, a mi ansia de boca viajera.


    XX

    Em faria xiqueta com un gra de mill
    per pujar-te al palmell i fer-ne una miranda.
    Prou m’esgarriaria sense esglai pels ravals
    que obren la inicial del meu nom, de la mort…

    Tindria a mà cinc llunes al cap de cinc carrers.
    Quina n’atraparia, raiera de les venes?
    Riu amunt seguiria per recolzes secrets
    on les cuques de llum fan la claror més negra…

    Pel cingle viu del coll, guanyaria la duna.
    M’avivaria l’aire del fullatge dels ulls
    i em banyaria, dolça, a l’aiguall de les nines.

    De cop sobte perdria les riberes i el fons.
    Però me’n refaria, per tornar a naufragar,
    ja sense esmena, rere les portes de la boca.


    XX

    Me haría pequeñita como un grano de mijo
    para subirte a la palma y hacerme una miranda.
    Me descarriaría sin miedo por los arrabales
    que abren la inicial de mi nombre, de la muerte...

    Tendría a mano cinco lunas al final de cinco calles.
    ¿Cuál atraparía, almadiero de las venas?
    Río arriba seguiría por recodos secretos
    donde las luciérnagas hacen la claridad más negra...

    Por risco vivo del collado, alcanzaría la duna.
    Reavivaría el aire del follaje de mis ojos
    y me bañaría, dulcemente, en el aguazal de las pupilas.

    Súbitamente perdería las orillas y el fondo.
    Pero me reharía, para volver a naufragar,
    ya sin enmienda, tras las puertas de la boca.


    XXI

    Sense remei, ja ho sé, sense solta ni volta
    t’estimo.  No hi ha cap ni peus ni centener,
    que tot és u al festanyal de l’aigua:
    destral i bosc, vi i sang i el pa i la boca.

    El gual i la riuada, la rosa i les tisores
    les tovalles i el llit, la font i el raig de set.
    Torre esfondrada i arc tesat al cel.
    Damunt la runa morta, la rosada que crema.

    Sense solta ni cap, ni volta ni remei,
    les petites abelles que fan mel del meu cos,
    l’avenc fosc entre arbredes, l’amor que hi perd el pas.

    La riuada i la font, la boca, el vi i la set.
    Runa, sang i destral, el bosc i la rosada
    i el foc que ha provocat aquest incendi d’aigua.

    Estiu 1979


    XXI

    Sin remedio, ya lo sé, sin ton ni son
    te quiero. No hay ninguna solución ni entre muchas,
    que todo es uno en el festejo del agua:
    hacha y bosque, vino y sangre y el pan y la boca.

    El vado y la riada, la rosa y las tijeras
    el mantel y la cama, la fuente y el chorro de sed.
    Torre derrumbada y arco tensado al cielo.
    Sobre los muertos escombros, el rocío que arde.

    Sin motivo ni razón, sin cura ni remedio,
    las pequeñas abejas que hacen miel de mi cuerpo,
    la sima oscura entre arboledas, el amor que pierde el paso.

    La riada y la fuente, la boca, el vino y la sed.
    Runa, sangre y hacha, el bosque y el rocío
    y el fuego que ha provocado este incendio de agua.

    Verano 1979


    Maria-Mercè Marçal
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Vie 15 Sep 2017, 14:08, editado 1 vez


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Sáb 02 Sep 2017, 03:52

    .


    ARC I TENEBRA


    I

    Veus?, l’amor, desbridat, fa pastura del dia
    i atia velles arnes pels racons de la casa.
    El temps l’havia closa amb porticons de brasa,
    però el cor, subornat, els ha afranquit la via.

    De sobte m’he sentit presa al séc de l’enyor
    que esventa un bleix de mar, sense urc ni polleguera.
    A l’enforcall de l’ombra, vaixell sense bandera;
    al nus estret del dia, pastura de l’amor.

    I mentre s’estarrufa, engalanat de llor,
    el cor, amo de tot, lacai de la quimera,
    la lluna perd el peu i mor, fosa, a la rasa.
    Focs de mirall s’emparen de l’aigua i de l’espasa.

    Veus?, l’amor, desbridat, fa pastura del dia
    i m’enlluerna amb plomes i cresta d’agonia.


    ARCO Y TINIEBLA


    I

    ¿Ves?, el amor, desbridado, hace pasto del día
    y aviva viejas polillas por los rincones de la casa.
    El tiempo la había sellado con postigos de brasa,
    pero el corazón, sobornado, les ha franqueado la vía.

    De pronto me he sentido presa en el surco de la nostalgia
    que propaga un jadeo de mar, sin orgullo ni enojo.
    En la encrucijada de la sombra, navío sin bandera;
    en el nudo apretado del día, pasto del amor.

    Y mientras se pavonea, engalanado de laurel,
    el corazón, dueño de todo, lacayo de la quimera,
    la luna pierde pie y muere, hundida, en el arroyo.
    Fuegos de espejo se apoderan del agua y de la espada.

    ¿Ves?, el amor, desbridado, hace pasto del día
    y me deslumbra con plumas y cresta de agonía.


    II

    Fuetejat, ullprès de tu, amarg.
    JOSEP M. PRATS

    Fuetejada, ullpresa de tu. Fosca.
    Amarga amb sobrepreu d’ona i de sal,
    i, per escreix de sèver, vegetal.
    Llampada on l’ou del desvari s’embosca.

    Epidèmia d’heura, amb el corser
    encabritat, per llei, a frec del born,
    cremo fullam, i l’amor és el forn,
    i encenc de verd les flames del foguer.

    Com fer conjur al galop del verí?
    ¿Com esborrar-ne l’oscat de l’escorça
    i alçar bosc nou a la lluna granada?

    ¿Com sostreure’m a l’esca d’un festí
    on mescléssim el vi, obrint, a l’orsa,
    solcs inèdits amb séc sense tornada?


    II

    Azotado, hechizado por ti, amargo.
    JOSEP M. PRATS

    Azotada, hechizada por ti. Oscura.
    Amarga con recargo de ola y sal,
    y, por añadidura de acíbar, vegetal.
    Destello donde el huevo del desvarío se embosca.

    Epidemia de hiedra, con el corcel
    encabritado, por ley, a ras de la palestra,
    quemo follaje, y el amor es el horno,
    y enciendo de verde las llamas del fogón.

    ¿Cómo hacer conjuros a galope del veneno?
    ¿Cómo borrar lo mellado de la corteza
    y levantar un bosque nuevo a la luna granada?

    ¿Cómo sustraerme a la yesca de un festín
    donde mezclásemos el vino, abriendo, a orza,
    surcos inéditos con pliegue sin retorno?


    III

    L’amor és l’assassí de la meva ombra:
    la punta del paraigua encara sagna.
    Pertot la pluja a vela i rem s’estagna
    i em vol desfer de ròssec i pesombra.

    Però no pot. Que l’ombra i l’arma tosca
    que l’enfila m’estaquen a la rasa
    on l’aigua es va podrint i el corc té casa.
    On, viu, l’estrall a cor negat s’embosca.

    En va esgarrapo murs i el pont desert
    que alça el meu xiscle entre la lluna i jo.
    Rellisco avall, pel llast que em fa ressò.

    I si l’ull, franc, mossega el cel obert,
    lividament l’arrenca de la vida
    l’udol de la meva ombra corferida.


    III

    El amor es el asesino de mi sombra:
    la punta del paraguas aún sangra.
    Doquiera la lluvia a vela y remo se estanca
    y me quiere librar de carga y pesadumbre.

    Pero no puede. Pues la sombra y el arma tosca
    que la dirige me estacan en la zanja
    donde el agua se pudre y la carcoma habita.
    Donde, vivo, el estrago con corazón ahogado se embosca.

    En vano araño muros y el desierto puente
    que alza mi grito entre la luna y yo.
    Resbalo, por el lastre que me hace eco.

    Y si el ojo, franco, muerde el cielo abierto,
    lívidamente lo arranca de la vida
    el aullido de mi sombra malherida.


    IV

    Escanyaré la bèstia que em mossega a l’arrel
    i escopiré el verí que emmalalteix la fulla.
    El verd del meu amor és un bosc que es despulla.
    Té la pell morta! Encén fogalls a tomb de cel!

    Desabraça’m! Que l’aire torni a tenir-me viva,
    lluny de l’ullal voraç que em clava a la tenebra!
    Desabraça’m i, a sang, arrenca’m de la febre
    que ha dut la meva barca fins a la teva riba!

    Encerta’m de ple, llamp que signes l’enderroc!
    Desabraça’m de l’aigua! Desabraça’m del foc!
    Estella’m! Sigues ara el tall de la destral!

    Contra el corc que m’ensenya a viure amb la ferida
    parlo: sóc l’arbre pres d’angoixa tardoral.
    Desabraça’m! O abraça’m sense retorn ni brida.


    IV

    Estrangularé a la bestia que me muerde en la raíz
    y escupiré el veneno que enferma la hoja.
    El verde de mi amor es un bosque que se desnuda.
    ¡Tiene la piel muerta! ¡Enciende hogueras a cambio de cielo!

    ¡Desátame! ¡Que el aire vuelva a tenerme viva,
    lejos del colmillo voraz que me clava a la tiniebla!
    ¡Desátame y, a pulso, arráncame de la fiebre
    que ha llevado mi barca hasta tu orilla!

    ¡Aciértame de lleno, rayo que marcas el derribo!
    ¡Desátame del agua! ¡Desátame del fuego!
    ¡Astíllame! ¡Sé como filo de hacha!

    Contra la carcoma que me enseña a vivir con la herida
    hablo: soy el árbol preso de angustia otoñal.
    ¡Desátame! O abrázame sin regreso ni brida.


    V

    Aquest paràsit, arrencat a tall
    del cos viu que el nodria i que el sustenta,
    sóc jo, arrapada a l’agonia lenta
    d’una ombra que se’m fon sense aturall.

    Llampada entre l’enyor, que m’alimenta
    amb verí dolç i em blega amb el seu mall,
    i l’amargor, que, amb bec dur de magall,
    remou el sòl i duu dol a la menta,

    m’esbato, presa en el lleixiu que renta
    els olis vells i fa llum al mirall,
    i, alhora, ullpresa pel cigne sonor…

    I esdevinc, ara, quan la lluna esventa,
    fent doble joc, la pols de l’enforcall,
    paràsit de l’amor i el desamor.


    V

    Este parásito, arrancado de cuajo
    del cuerpo vivo que lo nutría y lo sustenta,
    soy yo, agarrada a la agonía lenta
    de una sombra que se me funde sin parar.

    Fulgor entre la nostalgia, que me alimenta
    con dulce veneno y me dobla con su mazo,
    y la amargura, que, con pico duro de azadón,
    ara la tierra y lleva luto a la menta,

    me debato, presa en la lejía que limpia
    los grasas viejas y da luz al espejo,
    y, a la vez, hechizada por el cisne sonoro ...

    Y devengo, ahora, cuando la luna aventa,
    con doble juego, el polvo de la encrucijada,
    parásito de amor y desamor.


    VI

    Mort de l’amor. Quanta terra a l’Havana
    a rella i cor, tenaç, he conreat…!
    Avui fa sol a pagès i a ciutat,
    i jo no hi sóc, on l’instant treu ufana.

    Enllà m’exalto, amb la saó indiana!
    Refaig l’estol absurd que ha sotsobrat
    en illes franques i en cels d’espadat.
    I abasto mars, i el bleix se m’encomana.

    I al punt on el viatge perd barana
    i la por cia, amb claus i forrellad,
    no em faig enrere, amb tornaveu de fat:
    asclo els vaixells i ensorro la drassana.

    Sola, ja ho sé. Tu ets molt lluny, llampat,
    de l’enforcall on la follia grana.



    VI

    Muerte de amor. ¡Cuánta tierra en la Habana
    con reja y corazón, tenaz, he cultivado...!
    Hoy hace sol en la ciudad y el campo,
    mas yo no estoy, donde la hora es ufana.

    ¡Allá me exalto, con la sazón indiana!
    Reconstruyo la escuadra que, absurda, ha zozobrado
    en islas francas, cielos de acantilado.
    Y abarco mares, su anhelo me contagia.

    Y allá donde el viaje pierde apoyo
    y el miedo cía, con llaves y cerrojo,
    no me echo atrás, con eco de destino:
    quiebro los barcos y hundo atarazanas.

    Sola, lo sé. Tú, fulminado, estás muy lejos
    de la encrucijada donde la locura grana.


    VII

    AL FAR!

    Ascla d’arbre o de barca, en esqueix d’alimària,
    he triat, a ple cel, i amb fible d’escorpit
    - imant de la tempesta i amiga de la nit -
    l’urc de cremar, tot sola: d’ofici, solitària.

    Solitari tenaç, damunt la terra eixorca
    penja l’amor, i els corbs obren via al demà.
    L’aixada de la lluna cava el meu cos en va.
    El glaç té el cor glaçat, a l’ombra de la forca.

    Vidua del plaer i del deler deserta,
    afuada en els vents que cabdellen l’estrall,
    traginera d’amarg recapte, a mar oberta,
    averany esquinçat en vol de doble tall,

    passo al freu i, en l’afrau de l’ona i de l’atzar,
    m’escanya amb fil de seda la tenebra i el far.

    Hivern 1979 – Primavera 1980


    VII

    ¡AL FARO!

    Astilla de árbol o de barca, en esqueje de almenara,
    he elegido, a pleno cielo, y con aguijón de escorpión
    - imán de la tormenta y amiga de la noche -
    el orgullo de quemar, sola: de oficio, solitaria.

    Solitario tenaz, sobre la tierra estéril
    cuelga el amor, y los cuervos inician el mañana.
    La azada de la luna cava mi cuerpo en vano.
    El hielo tiene el corazón helado, a la sombra de la horca.

    Viuda del placer y del ansia desierta,
    aguzada en los vientos que ovillan el estrago,
    arriera de amargo suministro, en mar abierta,
    augurio desgarrado en vuelo de doble filo,

    paso el estrecho y, en el desfiladero de la ola y el azar,
    me ahoga con hilo de seda la tiniebla y el faro.

    Invierno 1979 - Primavera 1980




    POST ESCRIPTUM

    Quan, vestida de lluna, vaig llegir-me la mà,
    la mà se’m disfressava d’amor sense duanes.
    I l’amor, transvestit d’atzar, a les drassanes
    de la lluna, llençava daus al freu de l’enllà.

    Els daus no eren daus: eren l’ull de la mar.
    La mar era disfressa de l’averany abscon
    de la lluna i l’amor trenats a l’eix del món.
    El món es disfressava de tu, de mi i d’atzar.

    L’enllà era l’ençà. I l’ençà, la disfressa.
    En teatre fugaç, els llençols, sense fressa,
    paraven el teló de l’atàvic convit:

    Si, disfressat de mi, tu em prenies els guants
    per abastar la lluna de l’arbre prohibit,
    qui, disfressat de tu, t’escapçava les mans?



    POST ESCRIPTUM

    Cuando, vestida de luna, me leí la mano,
    la mano se me disfrazaba de amor sin aduanas.
    Y el amor, travestido de azar, en las atarazanas
    de la luna, tiraba dados al estrecho del más allá.

    Los dados no eran dados: eran el ojo del mar.
    El mar era disfraz del augurio recóndito
    de la luna y el amor trenzados en el eje del mundo.
    El mundo se disfrazaba de ti, de mí y de azar.

    El allí era el aquí. Y el aquí, el disfraz.
    En teatro fugaz, las sábanas, sin ruido,
    paraban el telón del atávico convite:

    Si, disfrazado de mí, tú me cogías los guantes
    para alcanzar la luna del árbol prohibido,
    ¿quién, disfrazado de ti, te cortaba las manos?



    II. SET CANÇONS ESPARSES
    I UN ROMANÇ


    I

    SI EL MAR TINGUÉS BARANES

    Si o mar tivera barandas…
    ROSALIA DE CASTRO

    Si el mar tingués baranes
    i el tomb del cel mollons
    prou sabria on cercar-te,
    mes no hi vindria, no.

    Si pogués posar en gàbia
    el plomatge del foc.
    Si el vent tingués andanes,
    brides i estrep el cor.

    Si pogués alçar tanques
    al jardí de l’amor,
    prou sabria on cercar-te,
    mes no hi vindria, no.

    No ho sents? S’obren les portes,
    portes i porticons.
    La pluja trenca ribes,
    finestres i balcons!

    I és aquí on jo et cerco,
    no sé per què ni com,
    dins la nit esmolada,
    com la tempesta el torb.

    Pel mar sense baranes,
    pel cel sense mollons.


    II. SIETE CANCIONES SUELTAS
    Y UN ROMANCE


    I

    SI EL MAR TUVIERA BARANDILLAS

    Si o mar tivera barandas…
    (Si el mar tuviera barandillas...)

    ROSALIA DE CASTRO

    Si el mar tuviera barandillas
    y el camino del cielo mojones
    bien sabría donde buscarte,
    mas no iría, no.

    Si pudiera meter en una jaula
    el plumaje del fuego.
    Si el viento tuviera andenes,
    bridas y estribo el corazón.

    Si pudiera alzar vallas
    al jardín del amor,
    bien sabría donde buscarte,
    mas no iría, no.

    ¿Oyes? Se abren las puertas,
    las puertas y postigos.
    ¡La lluvia rompe orillas,
    ventanas y balcones!

    Y aquí es donde te busco,
    no sé por qué ni cómo,
    en la noche afilada,
    como la tormenta el vendaval.

    Por el mar sin barandillas,
    por el cielo sin mojones.


    II

    ENDEVINA, ENDEVINALLA...

    M’ullprèn el ròssec
    d’una estrella de mar.

    ¿O és la fletxa del peix
    que s’empassa la lluna?

    ¿O un llapis de colors
    que em dibuixa una platja
    entre els llavis?

    O un pinzell de poeta?

    O el dit gros del meu peu?

    Avui sóc la sirena
    que té cames
    i cua d’escata.



    II

    ADIVINA, ADIVINANZA ...

    Me hechiza el rastro
    de una estrella de mar.

    ¿O es la flecha del pez
    que se traga la luna?

    ¿O un lápiz de colores
    que dibuja una playa
    entre mis labios?

    ¿O un pincel de poeta?

    ¿O el dedo gordo de mi pie?

    Hoy soy la sirena
    que tiene piernas
    y cola de escamas.


    III

    ARBEQUINES DE L’AMOR

    Ai, amor, si vols passar
    per dessota l’oliver,
    que la lluna juga a cuit
    sobre l’herba del terrer!

    Per dessota l’olivar,
    amor, sí que hi passaré,
    plenes d’olives i amor,
    ai!, les butxaques del vent!

    Fulles altes i petons,
    pluja dins l’aire enramat,
    arbequines de l’amor,
    ai quin deix més amargant!

    Ai, quin deix més amargant
    l’amor menut a la dent!
    Les mans de seda del vent
    em despullen l’olivar!


    III

    ARBEQUINAS DEL AMOR

    ¡Ay, amor, si quieres pasar
    por debajo del olivo,
    mira que la luna juega al escondite
    sobre la hierba del terruño!

    Por debajo del olivar,
    amor, sí que pasaré,
    llenos de olivas y amor,
    ¡ay, los bolsillos del viento!

    Hojas altas y besos,
    lluvia en el aire enramado,
    arbequinas del amor,
    ¡ay qué dejo más amargo!

    ¡Ay, qué dejo más amargo
    el pequeño amor en el diente!
    ¡Manos de seda del viento
    desnudan el olivar!


    IV

    CANÇÓ DEL MAL TIMONER

    La lluna porta un anell
    de nuviances amargues.
    Treu-te, lluna, l’anell fosc,
    llença’l a la marinada!

    .………………Ai, la por per timoner,
    ……………….no vull tan mala companya!

    La barca sobre la mar
    du les veles arran d’aigua.
    Llença, barca, l’anell fosc,
    que el xucli l’ona de plata!

    .………………Ai, la por per timoner,
    ……………….no vull tan mala companya!

    El peix s’empassa el secret
    i es fon la llum de l’escata.
    Escup, escup l’anell fosc
    al camp salat de les algues!

    .………………Ai, la por per timoner,
    ……………….no vull tan mala companya!

    Al fons del fons de la mar
    la tristeza m’ancorava:
    fora, fora l’anell fosc!
    Pel cel navega la barca.

    .………………Ai, la por per timoner,
    ……………….no vull tan mala companya!



    IV

    CANCIÓN DEL MAL TIMONEL

    La luna lleva un anillo
    de esponsales amargos.
    ¡Sácate, luna, el anillo oscuro,
    tíralo a la marejada!

    . ..................
    ¡Ay, el miedo por timonel,
    .................. .no quiero tal compañero!

    La barca sobre la mar
    lleva velas ras del agua.
    ¡Tira, barca, el anillo oscuro,
    que lo succione la ola de plata!

    . ..................¡Ay, el miedo por timonel,
    .................. .no quiero tal compañero!

    El pez se traga el secreto
    y se funde la luz de la escama.
    ¡Escupe, escupe el anillo oscuro
    al campo salado de las algas!

    . ..................
    ¡Ay, el miedo por timonel,
    .................. .no quiero tal compañero!

    En el fondo del fondo del mar
    la tristeza me anclaba:
    ¡fuera, fuera el anillo oscuro!
    Por el cielo navega la barca.

    . ..................
    ¡Ay, el miedo por timonel,
    .................. .no quiero tal compañero!


    V

    CANÇÓ DE BRESSOL

    Bruixeta de la non-non,
    amb caputxeta blanca.
    Hi ha una finestra als núvols
    que si s’obre no es tanca,
    si no ve la soneta
    amb ventallet molt fi.
    Pestanyeta de seda,
    lluneta de coixí.


    V

    CANCIÓN DE CUNA

    Brujita a dormir,
    con capuchita blanca.
    En las nubes hay una ventana
    que si se abre no se cierra,
    si no viene el sueñecito
    con abaniquito fino.
    Pestañita de seda,
    lunita de almohada.


    VI

    CANÇÓ DE LA BRUIXA CREMADA

    A Maria del Mar Bonet

    Bruixa, que és de matinada,
    ja surten els muriacs,
    que et fan nit a la finestra
    i t’enramen el portal.

    El portal t’enramen d’arços
    i el balcó de tempestats.
    Surt, la bruixa, a trenc de dia
    com una ombra al camí ral.

    Bruixa, arrenca’t de les trenes,
    que s’acosta el Sol botxí,
    amb el seu arc de sagetes
    mulladetes de verí.

    De la teva cabellera,
    en farem coixí daurat
    per als xiquets de la vila
    que la son els has robat.

    Bruixa, els teus ulls cremen massa:
    per això els darem al foc.
    Cap fadrí darrere cendra
    perdrà els passos ni la sort.

    Bruixa, plou sobre la vila.
    Ja sols resta el teu vestit.
    A pleret la nit s’acosta
    tota negra d’estalzim.


    VI

    CANCIÓN DE LA BRUJA QUEMADA

    A María del Mar Bonet

    Bruja, ya es de madrugada,
    ya aparecen los murciélagos,
    que duermen en tu ventana
    y te enraman el portal.

    El portal cubren de espinos
    y el balcón de tempestades.
    La bruja sale, al clarear
    como una sombra al camino real.

    Bruja, suéltate las trenzas,
    que se acerca el Sol verdugo,
    con su arco de saetas
    mojaditas en veneno.

    Con tu larga cabellera
    haremos cojín dorado
    para los niños de la villa
    cuyo sueño has robado.

    Bruja, tus ojos queman demasiado:
    por eso los tiraremos al fuego.
    Ningún mozo por la ceniza
    perderá el camino o la suerte.

    Bruja, llueve sobre la ciudad.
    Solo queda tu vestido.
    La noche se acerca lenta
    toda tiznada de hollín.


    VII

    CANÇÓ DEL BES SENSE PORT

    L’aigua roba gessamins
    al cor de la nit morena.
    Blanca bugada de sal
    pels alts terrats de la pena.
    Tu i jo i un bes sense port
    com una trena negra.

    Tu i jo i un bes sense port
    en vaixell sense bandera.
    El corb, al fons de l’avenc,
    gavines a l’escullera.
    Carbó d’amor dins els ulls
    com una trena negra.

    Carbó d’amor dins dels ulls
    i els ulls dins de la tristesa.
    La tristesa dins la mar,
    la mar dins la lluna cega.
    I la lluna al grat del vent
    com una trena negra.


    VII

    CANCIÓN DEL BESO SIN PUERTO

    El agua roba jazmines
    en plena noche morena.
    Blanca colada de sal,
    altos tejados de pena.
    Tú y yo y un beso sin puerto
    como una trenza negra.

    Tú y yo y un beso sin puerto
    en un barco sin bandera.
    Cuervo al fondo de la sima,
    gaviotas en la escollera.
    Carbón de amor en los ojos
    como una trenza negra.

    Carbón de amor en de los ojos,
    los ojos en la tristeza.
    Y la tristeza en la mar,
    la mar en la luna ciega.
    La luna a arbitrio del viento
    como una trenza negra.


    ROMANÇ DE LA SOLITUD SENSE SABATES

    Per a Pep Duran

    Tristesa, que et dius marduix!
    On has perdut les sabates?
    ¿No saps que la solitud
    ja no sap anar descalça
    i empaita la lluna al bosc
    sobre les petges de l’aigua?

    Sense fressa ni remor,
    passa-passeta de llana,
    solitud de peus cansats
    vol xinel.les escarlates.
    No té cuiro ni didal
    sabater que les clavava.

    No tinc cuiro ni didal
    ni soles ni claus d’escata.
    Sota trebol constel.lat
    segueixo el bleix de la tarda.
    A la vora de la mar
    trobo una taula parada.

    ¿Quina nina hi ha deixat
    borseguins de xocolata?
    S’hi fonen al bat del sol
    i esquitxen les estovalles.
    Els gots es tornen tinters
    i els plats, cartipassos d’aigua.

    M’endinso, la mar endins,
    amb les veles afuades,
    merinera en vers obscur
    escrit amb rella de plata.
    Quan sóc al tomb de l’avenc
    dins l’atzar calo les xarxes.

    Quin gravadal de tresors
    la tristor s’embutxacava!
    Babutxes amb picarols
    i tapins amb flaires d’algues,
    socs de fusta de corall
    i sandàlies de nacre.

    Botines de l’Orient
    dins una copa gebrada,
    l’escarpí de serení,
    l’avarca, i vent a la barca!
    Pel cel roig de la dissort,
    una oreneta negada.

    M’enduc en paper assecant
    el nom de la marinada.
    Albes de negre xarol,
    nits amb lluor d’arma blanca
    m’enceten la pell del cor
    i m’escapcen la petjada.

    Escaquer d’ombra i de sal,
    - sang i tinta, lluna amarga -
    faig caure en joga fugaç
    alfils i torres de guaita
    i amb vestit d’herba d’agram
    perdo els passos per l’escala.

    La solitud s’ha menjat
    empremta, peu i sabata.



    ROMANCE DE LA SOLEDAD SIN ZAPATOS

    Para Pep Duran

    ¡Tristeza, que te llamas moradux!
    ¿Dónde has perdido los zapatos?
    ¿No sabes que la soledad
    ya no sabe ir descalza,
    sigue a la luna en el bosque
    sobre las huellas del agua?

    Sin sonido ni rumor,
    paso-pasito de lana,
    soledad de pies cansados
    quiere chinela escarlata.
    No tiene dedal ni cuero
    zapatero que las clava.

    No tengo dedal ni cuero,
    suelas ni clavos de plata.
    Bajo trébol constelado
    sigo el ansia de la tarde.
    En la orillita del mar
    hallo la mesa parada.

    ¿Qué muñeca me ha dejado
    borceguís de chocolate?
    Los funden rayos de sol
    y salpican los manteles.
    Vasos se vuelven tinteros,
    platos, carpetas de agua.

    Penetro, mar adentro,
    con las velas desplegadas,
    Marinera en verso oscuro
    hecho con reja de plata.
    Al ir a cruzar la sima
    al azar calo las mallas.

    ¡Qué cantidad de tesoros
    la tristeza se embolsaba!
    Babuchas con cascabeles,
    chapines oliendo a algas,
    zuecos de árbol de coral
    junto a sandalias de nácar.

    Botines de Extremo Oriente
    en una copa escarchada,
    escarpines de rocío,
    abarca, ¡y viento en la barca!
    Por cielos de la desdicha,
    la golondrina ahogada.

    Me llevo en papel secante
    nombre de la marejada.
    Albas de negro charol,
    noche en que brilla arma blanca
    rozan piel del corazón
    y me cortan la pisada.

    Tablero de sombra y sal,
    - sangre y tinta, luna amarga -
    mato en jugada veloz
    alfil y torres de guaita,
    vestida de hierba grama
    pierdo el pie por las escalas.

    La soledad se ha comido
    zapato, pie, y pisada.


    Maria-Mercè Marçal
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    (continuará)


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Vie 15 Sep 2017, 14:15, editado 1 vez


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Dom 03 Sep 2017, 14:05

    .


    III. Heura


    A tu, quan encara eres
    un dolç paràsit del meu cos;
    i el meu cor, de tu.



    BAULA



    El sis de març de mil nou-cents vuitanta,
    plegats, i sense esment, insectes de l’incert,
    calàrem foc al fruiterar dels núvols.
    Caigué la fruita viva sobre l’herba.

    El freu, de sobte, se sembrà de plomes.
    Les ones s’esponjaren amb l’embat del creixent
    i s’inflaren les sines de la duna.
    Tota la fruita vingué a la meva falda.

    Guaita’m dreçada a l’hort de la quimera.
    Collita sóc, sense orri ni graner,
    i un sol nocturn m’ha acolorit les galtes.

    I tu – que lluny! - esborres rastre i fulles
    que fan camí fins al sorral on grana
    el desconcert amb averany de festa.


    III. Hiedra


    A ti, cuando aún eras
    dulce parásito de mi cuerpo;
    y mi corazón, de ti.



    ESLABÓN


    El seis de marzo de mil novecientos ochenta,
    juntos, y sin pensar, insectos de lo incierto,
    prendimos fuego al frutal de las nubes.
    Cayó la fruta viva sobre hierba.

    El canal, de repente, se sembró de plumas.
    Las olas se esponjaron a embate del creciente
    y se hincharon los senos de la duna.
    Toda la fruta vino a mi regazo.

    Mírame conducida a huerto de quimera.
    Cosecha soy, sin hórreo ni granero,
    y un sol nocturno enciende mis mejillas.

    Y tú - ¡qué lejos! - borras rastro y hojas
    que llevan a la arena donde grana
    el desconcierto con augurio de fiesta.


    Quina duna el meu ventre, vedruna de la mar!
    Veus, en cruïlla oberta s’hi abrina el teu nom.
    Jo en faria un collar a la torre dels vents,
    ai que més ai,
    però els cavalls de l’ordre em trepitgen la llengua.

    Quina onada el meu ventre, solcada pels vaixells
    que inscriuen el teu nom a la polpa marina!
    Com lluiria amb rella de sals i de coralls,
    ai que més ai,
    però els cavalls de l’ordre em trepitgen la llengua.

    Quina proa el meu ventre, amb galleret d’amor!
    Duria el teu senyal, conjur d’estrelles altes,
    al cim del pal major, com un ram de gavines.
    Ai que més ai,
    però els cavalls de l’ordre em trepitgen la llengua.


    ¡Qué duna mi vientre, majano de la mar!
    Ves, en cruce abierto se adelgaza tu nombre.
    Yo haría un collar en la torre de los vientos,
    ay y más ay,
    pero los caballos del orden me pisan la lengua.

    ¡Qué oleada mi vientre, surcada por los barcos
    que inscriben su nombre en la pulpa marina!
    Cómo luciría con reja de sal y corales,
    ay y más ay,
    pero los caballos del orden me pisan la lengua.

    ¡Qué proa mi vientre, con gallardete de amor!
    Llevaría tu señal, conjuro de altas estrellas,
    en la punta del palo mayor, como un ramo de gaviotas.
    Ay y más ay,
    pero los caballos del orden me pisan la lengua.


    No, mai més el meu cos no trencarà per tu
    onades de cristall amb dring secret d’aram.
    No, mai més, abraçats pels racons del seu camp,
    no ens atraparà junts el trident de Neptú.

    Al seu palau de runes que ja ha oblidat el llamp
    el vellard destronat dormirà un son segur.
    No el desvetllará cap esclat inoportú
    de besos amb estrelles cosides al velam.

    No. I ho dic i no em reca. El paisatge comú
    és molt lluny, amb coralls que fan foc al seu ram.
    Sols me’n resta l’olor del salobre a la pell.

    Ara mestrejo sola la marea que duu
    el creixent de la lluna arrapat al seu ham,
    l’estoig viu on es fon l’ombra del teu anell.



    No, nunca más mi cuerpo romperá por ti
    olas de cristal con tintineo secreto de cobre.
    No, nunca más, abrazados por los rincones de su campo,
    nos atrapará juntos el tridente de Neptuno.

    En su palacio en ruinas que ya ha olvidado el rayo
    el viejo destronado dormirá un sueño seguro.
    No lo desvelará ningún estallido inoportuno
    de besos con estrellas cosidas al velamen.

    No. Y lo digo sin lamentarlo. El paisaje común
    está muy lejos, con corales que arden en sus ramas.
    Solo me queda olor salobre en la piel.

    Ahora manejo sola la marea que lleva
    el creciente lunar enganchado en su anzuelo,
    estuche vivo en que se funde la sombra de tu anillo.


    M’han fet un ventre els guals oberts de la fortuna,
    el sol falcat a Peixos i la lluna a Escorpí.
    I l’amor que encertava amb bec de colibrí
    el moll breu de l’avenc on la raó s’engruna.

    El rellotge de sal parat a la llacuna
    revolta i el trasbals que es vestia de sí.
    L’atzar cofat d’escuma i el desig carmesí
    que encengueren la festa al cor de l’hora bruna.

    M’han fet un ventre altiu que gosa navegar
    en aigües de ningú contra llei de corrent.
    Si fongués llast d’arrels i el mossec de la dent
    que clava el meu enyor al caire de l’escar

    segaria el llibant que em doblega a l’ençà
    i em perdria endins, sola, ciant a nit batent.

    Primavera-tardor, 1980


    Me han hecho un vientre los vados abiertos de la fortuna,
    el sol calzado en Piscis y la luna en Escorpio.
    Y el amor que acertaba con pico de colibrí
    el breve muelle de la sima donde la razón se destroza.

    El reloj de sal parado en la laguna
    voltea y el trastorno que se vestía de sí.
    El azar tocado de espuma y el ansia carmesí
    que encendieron la fiesta en el corazón de la hora morena.

    Me han hecho un vientre altivo que osa navegar
    en aguas de nadie a contracorriente.
    Si fundiera lastre de raíces y el mordisco del diente
    que clava mi nostalgia al borde del varadero

    cortaría la atadura que me inclina hacia aquí
    y me perdería adentro, sola, ciando en la noche batiente.

    Primavera-otoño, 1980



    L’HORT FOSCANT DE L’ATZAR


    I

    AVERANY

    “Sents? La lluna devalla i et diu Mercè-creixent,
    i se t’esmuny per sota el devantal
    i, a vol, et pren pel novenari d’heura
    que lliga sal i sang, a cel obert…

    Cenyides per la serp de la tenebra
    la lluna i tu sou u: arbre i mirall.
    Fareu el ple quan el jorn llevi l’àncora
    i naveguin banderes sense imperi.

    I espanyareu, amb dits empolsats de safrà,
    forrellat, porta i mur que fan dic a l’aurora.
    Coronades pels vents, sou al tomb del viatge:
    Que el fosc poder que us serva no corrompi l’atzar!

    Sents? La lluna davalla i et crida: ¿quin mal glaç
    et llastà? Ves-hi! Nega’t al ple de la tendresa!”


    EL HUERTO OSCURO DEL AZAR


    I

    AUGURIO

    "¿Oyes? Baja la luna y te llama Mercè-creciente,
    y se escurre bajo tu delantal
    y, en vuelo, te toma por novenario de hiedra
    que liga sal y sangre, a cielo abierto...

    Ceñidas por la serpiente de la tiniebla
    la luna y tú sois una: árbol y espejo.
    Os llenaréis cuando el día leve el ancla
    y naveguen banderas sin imperio.

    Y abriréis, con dedos empolvados de azafrán,
    cerrojo, puerta y muro que ponen dique a la aurora.
    Coronadas por los vientos, estáis al final del viaje:
    ¡Que el oscuro poder que os guarda no corrompa el azar!

    ¿Oyes? La luna baja y te grita: ¿qué mal hielo
    te lastró? ¡Ve! ¡Ahógate en la plena ternura!"


    II

    RUDA

    A la memòria de Medea

    Si el meu fill neix mort és seu.
    EDITH SODERGRAN

    Perquè véns de l’estrall atàvic i t’esqueres,
    heura sense camí, pels replecs del meu fat.
    Perquè ets un bleix de lluna sotmesa a les banderes
    d’un déu per endavant vencedor del combat.

    Perquè portes la mort escrita a la semença
    i la veig a les fulles, i ha enramat el convit,
    no donaré agonia a la saba que et defensa,
    no daré llum al sol, ni tenebra a la nit.

    Ofegaré les rels del gran arbre que et serva.
    Estroncaré la veu dels petons que hi fan niu.
    Faré callar les deus que adollen a aquest riu
    el verd de la serena i la saó de l’herba.

    I alçaré cor i vi perquè la vida guanyi:
    el meu amor serà la ruda que t’escanyi.


    II

    RUDA

    En memoria de Medea

    Si mi hijo nace muerto es suyo.
    EDITH SÖDERGRAN

    Porque vienes del estrago atávico y te cebas,
    hiedra sin camino, por los surcos de mi hado.
    Porque eres un jadeo de luna sometida a las banderas
    de un dios de antemano vencedor del combate.

    Porque llevas la muerte escrita en la semilla
    y la veo en las hojas, y ha enramado el convite,
    no daré muerte a la savia que te protege,
    no daré luz al sol, ni tiniebla a la noche.

    Ahogaré las raíces del gran árbol que te guarda.
    Reprimiré la voz de los besos que anidan.
    Haré callar a los manantiales que vierten a este río
    el verdor de la serena y la sazón de la hierba.

    Y alzaré corazón y vino para que la vida venza:
    mi amor será la ruda que te ahogue.


    III

    Heura que m’envaeixes el ventre i la follia!
    Freu entre el cel i l’aigua, ennuvolat de foc.
    T’estimo: sóc la pluja que amara l’enderroc
    d’on, tenaç, s’obre un fruit amb colors d’alegria.

    Heura que véns de mar. Freu amb l’ona a ple brull.
    L’estrall tot just et frega la pell: la vida es bada.
    Per tu, jo seré el sol i la lluna granada
    i una casa sense urc amb celler, pou i trull.

    L’hort foscant de l’atzar que esbatana les portes
    a peu pla i que convida a la festa dels lilàs.
    La tendresa que estrena balcó i cel de domàs.
    El bleix que aviva en dansa d’aram les fulles mortes.

    L’olivera i el cep. Bòbila, farga i era.
    I el gresol d’on treu flama el vol de la quimera.


    III

    ¡Hiedra que me invades el vientre y la locura!
    Canal entre cielo y agua, nubarrada de fuego.
    Te quiero: soy la lluvia que empapa las ruinas
    donde, tenaz, se abre un fruto con colores de alegría.

    Hiedra que vienes del mar. Canal de olas muy crecidas.
    El estrago apenas te roza la piel: la vida se abre.
    Para ti, seré el sol y la luna granada
    y casa sin orgullo con pozo, bodega y almazara.

    El huerto crepuscular del azar que rompe las puertas
    al mismo nivel y que invita a la fiesta de las lilas.
    La ternura que estrena balcón y cielo de damasco.
    El jadeo que aviva en danza de cobre las hojas muertas.

    El olivo y la vid. Ladrillar, fragua y era.
    Crisol donde llamea vuelo de la quimera.


    IV

    Hoste que has arribat de cop, sense embaixada.
    L’atzar lúcid se’n riu, del seny d’ull emboirat,
    i en carrossa de festa t’ha dut fins a l’entrada
    de casa: benvingut a aquest àpat sobtat!

    Qui ha convocat, d’incògnit, a la taula parada?
    Seu a l’escó: fa fred al raval enrunat
    on l’ordre té el palau. Fes ben viva l’estada,
    per covar la tempesta i entrar-hi a escac i mat.

    T’he cridat i has vingut: ni tan sols jo ho sabia.
    La pluja et fa teulada; l’aventura, bancal.
    Duus al front el senyal del trasbals tardoral
    i a l’arrel, estergits, l’esperó i la utopia.

    L’amor sense triaga t’ha franquejat la via
    fins on crepita l’ascla del meu cor vegetal.


    IV

    ¡Huésped que has llegado de pronto, sin aviso.
    El lúcido azar se ríe, del juicio del ojo nublado,
    y en carroza de fiesta te ha llevado hasta la entrada
    de casa: ¡bienvenido a esta comida repentina!

    ¿Quién ha convocado, de incógnito, a la mesa puesta?
    Siéntate en el escaño: hace frío en el arrabal en ruinas
    donde el orden tiene palacio. Haz muy viva la estancia,
    para incubar la tormenta y entrar a jaque mate.

    Te llamé y has venido: ni siquiera yo lo sabía.
    La lluvia te hace tejado; la aventura, bancal.
    Llevas en la frente la señal de la conmoción otoñal
    y en la raíz, estarcidos, la espuela y la utopía.

    El amor sin remedio te ha franqueado la vía
    hasta donde crepita la lasca de mi corazón vegetal.


    V

    A Tona Gusi, una mica gitana,
    una mica drac


    Si pogués ser gitana i endur-te’m al país
    on les móres maduren al caliu de la lluna
    - dins del sac ca-ta-crac, per l’ai dolç de l’abís -
    d’amagat dels mussols que enllumenen la duna!

    Si pogués ser flautista d’un Hamelin novell
    i arrancar-te del clos, i, enllà de la carena,
    amb nuus de set olors confegir-te un castell
    d’iràs-no-tornaràs, dins de la nit morena.

    Si fos drac, o sirena, o bruixa, o serp de plata
    per temptar-te, tot just obris l’ull a l’incert
    i oferir-te les ales que m’ha encès el desert!
    Si l’esglai no em mengés la rel i la sabata

    desaria la ruda, sortiria al camí
    i obriria en ventall l’arc viu de Sant Martí.


    V

    A Tona Gusi, algo gitana,
    algo dragón


    Si pudiera ser gitana y llevarte al país
    donde las moras maduran al calor de la luna
    - dentro del saco ca-ta-crac, por el ay dulce del abismo -
    ¡a escondidas de los búhos que alumbran la duna!

    Si pudiera ser flautista de un nuevo Hamelín
    y arrancarte del cercado, y, pasadas las montañas,
    con nubes de siete olores componerte un castillo
    de irás y no volverás, dentro de la noche morena.

    ¡Si fuera dragón, o sirena, o bruja, o serpiente de plata
    para tentarte, apenas abras los ojos a lo incierto
    y ofrecerte las alas que me ha prendido el desierto!
    Si el susto no me comiera la raíz y el zapato

    guardaría la ruda, saldría al camino
    y abriría en abanico el arco vivo del arco iris.


    VI

    A Magda Marçal

    He desat al calaix la ruda: se’m podria
    a les butxaques i al clos de la falda.
    Pels descosits sobreexia, i pels sets…,
    i els he embastats amb agullers de pluja.

    L’he desada al calaix: potser les arnes
    de l’estiu en faran, d’esme, pastura.
    Mentre, triomfaran les fulles noves
    al jardí aque s’espiga dins de casa.

    Si, he desat la ruda i el reclam
    que obria portes als cavalls de l’ordre.
    I els daus m’han atorgat la clau oberta
    de la revolta, el vi de l’aventura.

    He desat al calaix la ruda. I he afirmat
    la deu des d’on s’esbalça la tempesta de l’heura.


    VI

    A Magda Marçal


    He guardado en el cajón la ruda: se me pudría
    en los bolsillos y en el hueco de la falda.
    Salía por los sietes y por los descosidos...,
    y los he zurcido con hebras de lluvia.

    La he guardada en el cajón: quizá las polillas
    del verano harán pasto, por rutina.
    Mientras, triunfarán las hojas nuevas
    en el jardín que crece en mi casa.

    Sí, he guardado la ruda y el reclamo
    que abría puertas a los caballos del orden.
    Y los dados me han otorgado la llave abierta
    de la rebeldía, el vino de la aventura.


    VII

    Vinguen els rems, que só d’estirp romeva!
    J.V. FOIX

    T’estimo perquè sí. Perquè el cos m’ho demana.
    Perquè has vingut de l’ona sense ordre ni concert.
    Perquè el brull del boscatge t’enrama la cabana
    sense panys ni bernats, en un desvari verd.

    Perquè vull. Perquè em xucla la rel de la follia.
    Perquè és l’amor, dallat, que ha granat al meu llit.
    Perquè duc, ben reblat, el bleix de l’escorpit
    que provoca el salobre i encrespa la badia.

    Perquè sóc massa fràgil per bastir l’aturall
    a la marea viva que em nega a l’endeví.
    Perquè sóc massa forta perquè em blegui un destí
    que han signat, sense mi, les busques de l’estrall.

    Perquè l’aigua més fonda no vol ni pau ni treva
    i pregona ben fort que sóc d’estirp romeva.


    VII

    ¡Vengan los remos, que soy de estirpe peregrina!
    J.V. FOIX

    Te quiero porque sí. Porque el cuerpo me lo pide.
    Porque has venido de la ola sin orden ni concierto.
    Porque brotes de floresta te enraman la cabaña
    sin cerrojos ni trancas, en verde desvarío.

    Porque quiero. Porque la locura me sorbe de raíz.
    Porque es amor, segado, que ha granado en mi cama.
    Porque llevo, clavadas, las ansias de escorpión
    que provoca el salobre y encrespa la bahía.

    Porque soy demasiado frágil para tascar el freno
    a la marea viva que me posee a ciegas.
    Porque soy demasiado fuerte para plegarme al sino
    que han firmado, sin mí, las briznas del estrago.

    Porque el agua más honda no quiere paz ni tregua
    y pregona muy alto mi estirpe peregrina.


    VIII

    DESCRIPCIÓ D’UN SÍ

    A Montse Piquer

    Tremolava la cua
    d’un llargandaix poruc.
    Però jo, de puntetes,
    vaig atrapar la lluna.

    L’ocell menut
    s’ajocà al cor de l’arbre.


    VIII

    DESCRIPCIÓN DE UN SÍ

    A Montse Piquer

    Temblaba la cola
    de un miedoso lagarto.
    Pero yo, de puntillas,
    atrapé la luna.

    El pequeño pájaro
    se recogió en el corazón del árbol.



    CANÇONS DE L’ENFORCALL



    I

    Cosia, a punt d’alba
    les vores del record
    amb fil de seda blanca
    ……..moreras de la mort,
    ……..ocell viu la branca!
    Ai, ¿quin ombra de dol
    salta la tanca?

    ¿Quin esme de dent trenca
    el repunt i l’ordit?
    ¿Quin fil de seda negra
    ……..enfila dins la nit
    ……..ocell, branca i morera…?
    ¿Quin caçador furtiu
    salta la veda?



    CANCIONES DE LA ENCRUCIJADA


    I

    Cosía, al romper el  alba
    dobladillos de recuerdo
    con hilo de seda blanca
    ...... ..moreras de la muerte,
    ...... ..¡pájaro vivo la rama!
    Ay, ¿qué sombra de luto
    salta la valla?

    ¿Qué dentellada rompe
    pespunte y trama?
    ¿Qué hilo de seda negra
    ...... ..fila en la noche
    ...... ..ave, rama y morera...?
    ¿Qué cazador furtivo
    salta la veda?


    II

    Heura que de l’oratge
    de l’amor viu naixies
    i ara des de l’engruna,
    a cor desert, t’enfiles.
    Digues,
    ¿abraces o escanyes
    l’altiva torre franca dels meus dies?



    II

    Hiedra que de la brisa
    del vivo amor nacías
    y ahora desde migaja,
    con solo corazón, creces.
    Dime,
    ¿Abrazas o estrangulas
    la altiva torre franca de mis días?


    III

    Aquesta capsa dolça
    de molsa
    que et guarda, amb pany fadat;
    que oneja sense fressa,
    ni pressa,
    amb bleix extasiat,

    és el meu cos que et serva
    com l’herba
    serva el crit del seu verd;
    que es corba al teu creixent
    i aprèn
    el teu batec obert.

    ¿Quina remor petita
    m’invita
    a abocar-me al pou clar?
    ¿Quin ressò de salobre
    mig m’obre
    finestres al demà?

    Sento els dits de la pluja
    que puja
    vidre amunt del meu cor.
    I els nusos de llevant,
    trucant
    per fer fora la mort.

    ¿Com granarà el paisatge
    que, en gatge
    de tendresa, m’ofrenes,
    si l’ombra del neguit
    ha ordit
    paranys a les carenes?

    ¿Com obriré la fruita
    que lluita
    amb armes de festí,
    si la dansa d’arrels,
    amb tels
    d’enyor, trena el camí?

    ¿Com tindré del teu cau
    la clau,
    si tristor m’esgarria?
    Per copsar el teu senyal
    em cal
    vestit nou d’alegria!


    III

    Esta dulce caja
    de musgo
    que te guarda, con cerradura encantada;
    que ondea sin ruido,
    ni prisa,
    con ansia extasiada,

    es mi cuerpo que te conserva
    como la hierba
    conserva su grito verde;
    que se curva a tu creciente
    y aprende
    tu latido abierto.

    ¿Qué pequeño rumor
    me invita
    a asomarme al pozo claro?
    ¿Qué eco de salobre
    me abre a medias
    ventanas al mañana?

    Oigo los dedos de la lluvia
    que sube
    cristal arriba de mi corazón.
    Y los lazos del levante,
    llamando
    para expulsar a la muerte.

    ¿Cómo granará el paisaje
    que, en garantía
    de ternura, me ofreces,
    si la sombra de la desazón
    ha urdido
    trampas en las cumbres?

    ¿Cómo abriré la fruta
    que lucha
    con armas de festín,
    si la danza de raíces,
    con telarañas
    de nostalgia, trenza el camino?

    ¿Cómo obtendré de tu cubil
    la llave,
    si la tristeza me extravía?
    ¡Para captar tu señal
    preciso
    vestido nuevo de alegría!


    IV

    CANÇÓ DE PASSAR BUGADA

    ¿A quina porta truques,
    heura, que avui no hi sóc?
    Sóc lluny, passant bugada
    del pòsit de l’amor
    - pell morta d’hores vives
    en cossis sense fons.
    ¿No veus com fuig l’engruna,
    bombolles de colors,
    la tendresa, escapçada,
    florida en el sabó
    i escumes d’un paisatge
    que fou i que no fou.
    Molles de pa encastades
    - el desig n’era el forn -
    d’un pa pastat a mitges,
    dos cossos en el cóm.
    Olis de danses velles,
    de combats sense born
    i els sucs d’una quimera
    esquarterada a pols?
    ¿A quina porta truques,
    heura, que avui no hi sóc?
    Per sentir-te em caldria
    capgirar la cançó,
    trencar el mirall de l’aigua
    - safareig de tristor -
    i estendre la bugada
    a l’embat del migjorn
    perquè s’endugui l’aire
    l’ombra blanca del corb.


    IV

    CANCIÓN DE HACER LA COLADA

    ¿A qué puerta llamas,
    hiedra, que hoy no estoy?
    Estoy lejos, haciendo la colada
    del poso del amor
    - piel muerta de horas vivas
    en barreños sin fondo.
    ¿No ves cómo huye la migaja,
    burbujas de colores,
    la ternura, descabezada,
    florida en el jabón
    y espumas de un paisaje
    que fue y que no fue.
    Migas de pan incrustadas
    - el deseo era el horno -
    de un pan medio amasado,
    dos cuerpos en el cómo.
    Manchas de viejas danzas,
    de combates sin límite
    y zumos de quimera
    descuartizada a pulso?
    ¿A qué puerta llamas,
    hiedra, que hoy no estoy?
    Para oírte tendría
    que cambiar la canción,
    romper el espejo del agua
    - lavadero de tristeza -
    y extender la colada
    a embate del viento del sur
    para que el aire se lleve
    la blanca sombra del cuervo.


    Maria-Mercè Marçal
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    (continuará)


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Vie 15 Sep 2017, 14:28, editado 3 veces


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 04 Sep 2017, 13:51

    .


    SAL OBERTA


    I

    A Tània Fraylich,
    soltera i mare

    I a Josep Ferrer


    Conjuro els quatre regnes, i l’atzur de la nit,
    les plantes dels meus peus, els turmells i les venes
    que et serven i que ritmen el meu pas i el meu pols
    …………d’ona creixent.

    Conjuro els daus oberts i t’abraço amb la serp
    del pou de la tendresa. Avivo tots els vents
    que s’han citat, revolts, al vol d’aquesta taula,
    …………nuncis de l’hora.

    Que floreixin per tu els coralls de la tempesta,
    la sal dels hostes, la farina de l’alba.
    Que l’aigua estreni davantal d’alegria
    …………per acollir-te!

    Per tu vull ser nació sense imperi.
    Tralla que abat la joga de les cartes marcades.
    Riada sense fre que enderroqui l’atàvic
    …………dic dels esquemes.

    Contra el tall que afilera als prestatges de l’ordre
    el brull divers dels rius, la marea de l’herba,
    contra el teulat extàtic, llaurat a cops d’esglai
    …………duc per bandera

    la trena dels sentits i de les coses,
    el rogle del desig i de la solitud
    nuats sense repòs en la verdor dansada
    …………de les falgueres.

    I sóc ara la llet, la fruita, el sègol
    que s’escampa per fer-te saó viva
    d’allò que els homes, amb urc sense finestres,
    …………en diuen pàtria.



    SAL ABIERTA



    I

    A Tania Fraylich,
    soltera y madre

    Y a Josep Ferrer


    Conjuro los cuatro reinos, y el azul de la noche,
    las plantas de mis pies, los tobillos y las venas
    que te observan y que ritman mi paso y mi pulso
    ............ de ola creciente.

    Conjuro los dados echados y te abrazo con la serpiente
    del pozo de la ternura. Avivo todos los vientos
    que se han citado, revueltos, en torno a esta mesa,
    ............ anunciadores de la hora.

    ¡Que florezcan por ti los corales de la tormenta,
    la sal de los huéspedes, la harina del alba!
    ¡Que el agua estrene delantal de alegría
    ............ para acogerte!

    Por ti quiero ser nación sin imperio.
    Tralla que acaba con el juego de las cartas marcadas.
    Riada sin freno que derribe el atávico
    ............ dique de los esquemas.

    Contra el filo que agudiza los estantes del orden
    el borboteo diverso de los ríos, la marea de la hierba,
    contra el tejado estático, labrado a golpes de espanto
    ............ llevo por bandera

    la trenza de los sentidos y de las cosas,
    el corro del deseo y de la soledad
    anudados sin reposo en el verdor danzado
    ............ de los helechos.

    Y ahora soy la leche, la fruta, el centeno
    que se esparce para hacerte sazón viva
    de lo que los hombres, con orgullo sin límite,
    ............ llaman patria.


    II

    Conjuro els quatre regnes i l’atzar i el llevant
    de la lluna que grana  amb pes de saba nova.
    Mig de foc, mig de mar, sento les fulles
    ………….altes de l’heura.

    Obre’t al sol de l’energia dolça!
    Com una arrel, divisa dels orígens,
    xucla’m, voraç, el bategar tel.lúric
    ………….que em fa deessa

    de la vida i que em signa amb olis de remença,
    adobs de lluita i enrenou de festa…
    Xucla’m la llibertat, si cal en contra
    ………….de mi mateixa!

    (Se’m corba el ventre com un arc tesat
    per l’amor: no hi ha fita prohibida!
    La fletxa encerta la poma del futur
    ………….i tu ets l’arbre.)



    II

    Conjuro los cuatro reinos y el azar y el creciente
    de luna que grana con peso de savia nueva.
    Medio de fuego, medio de mar, siento las hojas
    ............ .altas de la hiedra.

    ¡Ábrete al sol de la dulce energía!
    Como una raíz, divisa de los orígenes,
    sórbeme, voraz, el latir telúrico
    ............ .que me hace diosa

    de la vida y me señala con óleos de redención,
    abonos de lucha y alboroto de fiesta...
    ¡Sórbeme la libertad, si es necesario en contra
    ............ .de mí misma!

    (Se me curva el vientre como un arco tensado
    por el amor: ¡no hay diana prohibida!
    La flecha acierta la manzana del futuro
    ............ .y tú eres el árbol.)


    III

    Aquesta fruita em parla de tu - prunes
    i cireres a dolls sobre la taula -.
    ¿Sents el deix lent del rosari de llunes
    que he de passar fins que la saba em venci,
    fins que la llet i les fulles s’escolin
    pel meu tronc i el serení em vesteixi
    d’un llagrimeig menut, com d’alegria?
    Llavors m’envejaran ocells i peixos.
    Aquesta fruita -peres, pomes, síndria
    i maduixes – t’evoca. Pacient,
    cullo els minuts i les hores i els deso
    en una capsa amb la forma del cor
    que guardo cada nit sota el coixí:
    l’olor del teu nom verd els dóna cobri.



    III

    Esta fruta me habla de ti - ciruelas
    y cerezas a espuertas sobre la mesa -.
    ¿Oyes el deje lento del rosario de lunas
    que he de pasar hasta que la savia me venza,
    hasta que la leche y las hojas se escurran
    por mi tronco y el rocío me vista
    de un lagrimeo pequeño, como de alegría?
    Entonces me envidiarán peces y pájaros.
    Esta fruta - peras, manzanas, sandía
    y fresas - te evoca. Paciente,
    cosecho los minutos y las horas y los meto
    en una caja con forma de corazón
    que guardo cada noche bajo la almohada:
    el olor de tu verde nombre les da cobertura.


    IV

    Estranya companyia que m’abraces
    al punt més alt de l’alta solitud
    per on navego amb barques d’alegria
    ………….ullpresa d’heura.

    T’obres camí en un laberint de runa
    que l’aigua escala amb fletxes de tendresa.
    ¿L’enforcall de la sal covarà en guerra
    ………….l’ou del creixent?

    No sé on són els confins del viatge.
    La mar és el marjal on grano, oberta
    als tretze vents de la terra, amb el cos
    ………….florit de lluna.

    I hi cerco signes, alfabets d’arrels
    per confegir-te un nom que no t’escanyi.
    Per bastir-te una casa que no et segui
    ………….veles ni rems.


    IV

    Extraña compañía que me abrazas
    en el lugar más alto de la alta soledad
    por donde navego con barcas de alegría
    ............ .hechizada de hiedra.

    Te abres camino en un laberinto de escombros
    que el agua escala con flechas de ternura.
    ¿La encrucijada de la sal incubará en guerra
    ............ .el huevo del creciente?

    No sé dónde están los confines del viaje.
    El mar es el marjal donde grano, abierta
    a los trece vientos de la tierra, con el cuerpo
    ............ .florido de luna.

    Y busco signos, alfabetos de raíces
    para confeccionarte un nombre que no te ahogue.
    Para construirte una casa que no te rompa
    ............ .velas ni remos.

    V

    DECAPITACIÓ-80

    Homenatge a Pere Quart

    Em despullo de tot
    per esperar-te.
    Dels alfabets que he après
    i de l’escorça.
    Tombo tinters
    i, amb un gest
    sense trampes,
    tallo en rodó
    el cap de tot esquema.


    V

    DECAPITACIÓN-80

    Homenaje a Pere Quart

    Me despojo de todo
    para esperarte.
    De los alfabetos que he aprendido
    y de la corteza.
    Vuelco tinteros
    y, con un gesto
    sin trampas,
    corto en redondo
    la cabeza de todo esquema.


    VI

    Hi ets i no hi ets. I t’abraço, retuda.
    T’estimo com estimo aquest cos d’aigua
    que s’emmotlla al teu vidre sense tall,
    que vibra amb veu de gorga subterrània.
    Per tu l’estany escampa arreu miralls
    de doble faç: sóc jo i sóc una altra.
    I tu ets jo, petit desig obert
    al fons de tot, paràsit que m’habites
    tan dolçament com el sol beu la pell
    del salobre o com l’heura escala la tenebra.
    Talp sigil.lós com un secret, que excaves
    túnels inèdits dins la meva raó
    per al meu cor que s’obre amb pluges de campana.
    Per cinc mesos, encara!, i per molts anys!



    VI

    Estás y no estás. Y te abrazo, rendida.
    Te quiero como amo este cuerpo de agua
    que se amolda a tu cristal sin filo,
    que vibra con voz de poza subterránea.
    Por ti el estanque esparce por doquier espejos
    de doble faz: soy yo y soy otra.
    Y tú eres yo, pequeño deseo abierto
    en lo más hondo, parásito que me habitas
    tan dulcemente como el sol bebe de la piel
    el adarce o como la hiedra escala las tinieblas.
    Topo sigiloso como un secreto, que excavas
    túneles inéditos en mi razón
    para mi corazón que se abre con lluvia de campanas.
    ¡Por cinco meses, aún!, ¡y por muchos años!


    VII

    Veus? Ara sí que sóc mercè marçal,
    d’abril, maial, de juny i juliol…
    L’ocell s’ajoca dins del vern més sol
    que es dreça, altiu, al pas de la destral.

    ¿Com vas triar d’arrapar-te al meu dol
    i fer cabana al caliu de la sal?
    Més ençà i més enllà del bé i del mal
    sóc mercè fosca a mercè del teu vol.

    Mercè, del març fins al tomb de l’hivern:
    a dolls la deu i l’astre fan fogall
    de corc i estrall, i et són amagatall.

    Fins que sacsis d’arrel a copa el vern,
    el temps, vestit de mi, guaita com cern
    tota ombra, mòlta en aigua de mirall.



    VII

    ¿Ves? Ahora sí soy mercè marzal,
    de abril, de mayo, de junio y de julio...
    El pájaro se aloja en el más solo aliso
    que se yergue, altivo, al paso del hacha.

    ¿Cómo elegiste agarrarte a mi luto
    y vivir al rescoldo de la sal?
    Más acá y más allá del bien y del mal
    soy oscura merced a merced de tu vuelo.

    Merced, de marzo a finales de invierno:
    a espuertas manantial y astro hacen hoguera
    de carcoma y estrago, te sirven de escondite.

    Hasta que zarandees de raíz a copa el aliso,
    el tiempo, vestido de mí, mira como cierne
    toda sombra, molida en agua de espejo.


    VIII

    Mai cap amant no ha gosat arribar
    al lloc extrem des d’on tu m’acarones.
    De dins enfora, amor, sento les ones
    i em faig areny i duna i penyalar.

    Sorra i record de demà, mans enceses
    pel risc, mirall de l’ombra de l’ahir
    que et congrià i et féu hoste de mi,
    jo visc en tu, en les teves escomeses.

    Tu vius en mi i et mous pel clos comú
    - aigua a l’aguait de les veus de la terra
    que esborra amb sal el rastre de la guerra.

    ¿Sents el llevant com tempta, cor dejú,
    els molls remots on l’urc se’m desaferra?
    Creixent en tu, la mar i jo som u.



    VIII

    Ningún amante se ha atrevido a llegar
    al sitio extremo donde tú me acaricias.
    De dentro a fuera, amor, siento las olas
    y me hago arena y duna y peñascal.

    Arena y recuerdo de mañana, manos encendidas
    por el riesgo, espejo de la sombra de ayer
    que te reunió e hizo huésped de mí,
    yo vivo en ti, en tus acometidas.

    Tú vives en mí y te mueves por el cercado común
    - agua al acecho de las voces de la tierra
    que borra con sal el rastro de la guerra.

    ¿Sientes el levante como tienta, corazón en ayunas,
    los muelles remotos donde el orgullo me desaferra?
    Creciendo en ti, yo y el mar somos uno.


    IX

    A l’Adela, llevadora
    al punt on lleva la sal


    El meu ventre és el món: de fora estant
    vetllo el creixent d’amor que ara l’habita.
    Cels sense orgull maduren la collita
    - hort clos de fruita oberta al nou tombant -.

    Sé que hi ha arrels clavades al foscant
    - laberint d’aigua i set -. I sé la fita
    - sal revolta, trasbals on tot em cita -
    cap on roda el futur, vestit d’imant.

    L’hora vibrant, la que ara em serva el pou,
    m’ha d’esfondrar brocal i ombra cansada
    perquè es confonguin astres, mar i rou.

    I, covat per tanta aigua trasbalsada,
    del cor vell d’aquest ou naixerà, nou,
    un altre món amb la fruita badada.

    6 de març / 30 de novembre 1980


    IX

    A Adela, comadrona
    en el lugar donde leva la sal

    Mi vientre es el mundo: desde fuera
    velo el creciente de amor que ahora lo habita.
    Cielos sin orgullo maduran la cosecha
    - huerto cerrado de fruta abierta al nuevo giro -.

    Sé que hay raíces clavadas en el atardecer
    - laberinto de agua y sed -. Y sé el hito
    - sal revuelta, trasiego donde todo me cita -
    hacia donde rueda el futuro, vestido de imán.

    La hora vibrante, la que me guarda el pozo,
    ha de derruir brocal y sombra cansada
    para que se confundan astros, mar y rocío.

    E, incubado por tanta agua trastornada,
    del corazón viejo de este huevo nacerá, nuevo,
    otro mundo con la fruta embelesada.

    6 de marzo / 30 de noviembre 1980



    IV. Raval d’amor

    Variacions sobre una mateixa onada


    A Josep Parcerissa


    I

    He estimat un arcàngel a ple vol,
    seda de bosc als cabells i a les ales.
    He trencat als seus ulls com la mar a les cales
    d’un país on les bruixes ja no duen més dol.

    En solell blanc de boira i en obaga de sol
    l’amor ens ha parat un devessall de sales.
    El setè cel, on és, si no hi menen escales?
    Quin camí mig embasten els núvols del trebol?

    Hi ha un paradís perdut rere aquest cap de broma.
    He sentit a la galta un fregadís de ploma
    i a la boca l’or viu de la bresca de mel.

    No ho sabria pas dir: ¿era nit o de dia
    que he estimat un arcàngel a frec de la masia
    i he tocat, de puntetes, amb els cinc dits el cel?


    IV. Raval de amor


    Variaciones sobre una misma ola


    A Josep Parcerissa


    I

    He amado a un arcángel en pleno vuelo,
    seda agreste en el pelo y en las alas.
    Me he estrellado en sus ojos como el mar en las calas
    del país de las brujas que ya no llevan luto.

    En solana de niebla y en umbría de sol
    amor nos ha dispuesto un diluvio de salas.
    ¿Dónde, el séptimo cielo, si no llevan escalas?
    ¿Qué senda medio hilvanan nubes del entresuelo?

    Paraíso hay perdido al final de la bruma.
    He notado en la cara el roce de una pluma
    y oro vivo en la boca del panal de la miel.

    No sabría decirlo: ¿fue de noche o de día
    cuando amé a un arcángel cerca de la masía
    y toqué, de puntillas, con los dedos el cielo?


    II

    ¿Hi ha arcàngels que davallin ben al fons de la mar,
    allà on el tauró fa estella de l’onada,
    amb les ales obertes, pel trenc sense tornada
    on sagnen els coralls i el foc de cap al tard?
    Hi ha arcàngels que davallin al fons del meu esguard?

    Sí. Tu, que has acceptat el repte de la sal
    i has encalçat l’esquer que mena al raval fosc
    on em perdo i em trobo, en un desfici fosc
    on et perdo i et trobo, pels forats del meu mal.
    Sí. Tu, que has volgut ser hoste del meu hostal.

    Sense fressa ni por, de dalt del teu celatge,
    amb pluja de vellut a les mans i en el front
    t’has capbussat suau, i m’has poblat el món
    submarí de retalls del teu antic estatge.
    Sense fressa ni por has emprès el viatge.

    I el teu rastre ha deixat un camí estès de plomes
    per on m’enfilo, a voltes, amb les xinel.les velles,
    duent, a pes, la mar tatuada d’estrelles
    fins als confins alats de les aigües més somes.
    El teu rastre és un pont entre dos idiomes.

    Agost 1979 / desembre 1980


    II

    ¿Hay arcángeles que desciendan al fondo de la mar,
    allí donde el tiburón hace trizas la ola,
    con las alas abiertas, por grieta sin retorno
    donde sangran corales y el fuego del crepúsculo?
    ¿Hay arcángeles que bajen al fondo de mis ojos?

    Sí. Tú, que has aceptado el reto de la sal
    y has perseguido el cebo que lleva al rabal fosco
    donde me pierdo y hallo, en un agobio tosco
    donde te pierdo y hallo, por pozos de mi mal.
    Sí. Tú, que has querido ser huésped de mi hostal.

    Sin fragor y sin miedo, de sobre tu celaje,
    con lluvia de velludo en las manos y frente
    te has zambullido suave, y me has poblado el mundo
    submarino de trozos de tu antigua morada.
    Sin fragor y sin miedo has emprendido el viaje.

    Y tu rastro ha dejado un camino de plumas
    por donde subo, a veces, con las chinelas viejas,
    llevando, a peso, el mar tatuado de estrellas
    a las lindes aladas de las aguas someras.
    Tu rastro es como un puente entre los dos idiomas.

    Agosto 1979 / diciembre 1980



    Maria-Mercè Marçal
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    (Final de Sal abierta)


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Vie 15 Sep 2017, 14:36, editado 1 vez


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 05 Sep 2017, 11:20

    .


    ESCARSERS
    (1980-1982)


    PASQUINS PER A LA REVOLTA VEGETAL

    Mireu quina hora ens enreixa el paisatge!
    Veniu a veure com ens seguen l’aire!
    Obriu els ulls i la ment a la saga
    …………de la desfeta!

    Excavadores del dòlar clavent dent
    al moll de l’os de l’esperança oberta.
    Guaiteu el cel, esquarterat, en venda!
    …………L’aigua, ferida!

    Peixos que fugen del seu lloc d’origen,
    núvols errants, amb la color perduda,
    traç esqueixat d’ocells sense memòria,
    …………tanques que tanquen!

    No dem més ales al vol de la queixa.
    Desem la por, calcem-nos la sabata
    i obrim escletxes d’unitat diversa,
    …………front de mil cares!

    Gosem talla el cap de tot esquema
    que ens barri el pas cap als revolts inèdits.
    Arreu plou plom sobre mullat: plantem-li
    …………arreu batalla!

    Sota la bota del desordre estable
    que s’emmascara d’ordre a cop de tralla,
    pel camp comú, arrasat, m’aventuro
    …………i em cerco el rostre.

    Davallo al pou i contemplo la lluna,
    pujo carenes i esguardo la terra,
    arreu m’endinso, arreu, i veig la dona
    …………colonitzada.

    Surto a la plaça i contemplo la dona,
    salto parets i, al clos, trobo la dona,
    alço els ulls als balcons, i veig la dona
    …………vetllant la vida.

    La veig en davantals plens de paraules
    menudes, confinades al misteri…
    en l’olor dels lilàs; en la bugada
    …………contradictòria

    de suor muda i somnis engrunats
    al fons de les butxaques. Vella obrera
    de l’amor i del goig al taller obscur
    …………de cada casa.

    La veig amb cicatrius que no guareixen.
    L’he vist exiliada del seu cos,
    la veig, però, amb els polsos plens de saba,
    …………proa i escuma!

    L’he vist vinclada sota el pes atàvic
    del poder del seu ventre, usurpat,
    mudat en servitud: fosca deessa
    …………sense reialme!

    I la veig sola. L’he vist com llescava
    un pa pastat amb farina de mescla:
    blat d’alegria i l’amargor dissolta
    …………de la impotència.

    La veig. Em veig en el mirall que em dreça
    la meva imatge múltiple, que sóc
    ona del llarg seguici de les dones,
    …………mar enreixada.



    No dem mes ales al vol de la queixa!
    No sentiu, a ple cos, com brolla l’herba?
    Enderroquem les tanques que l’enclouen.
    …………Esventrem límits.

    Baixeu, veniu a la dansa futura
    que s’obre, verda, amb aires de revolta.
    Plantem ja l’arbre de l’alliberament,
    …………vestim-nos d’heura.

    Iniciem la Història. Acabem
    amb el segrest de l’aigua i amb l’imperi
    del foc i el ferro. Inundem-nos amb fulles
    …………de la tendresa!

    Bastim el sol de l’energia dolça!
    Salvem el dia i que l’hora s’enrami!
    Que el canvi dugui arracades de festa,
    …………tabals d’aurora!

    Recuperem l’orgull de dir-nos dones!
    contra corrent, tramuntant els orígens,
    el nostre ventre serà un arc: la fletxa
    …………serà la vida.


    SUELTOS (NO PUBLICADOS EN LIBRO) (1980-1982)


    PASQUINES PARA LA REBELIÓN VEGETAL

    ¡Mirad qué tiempos nos aherrojan el paisaje!
    ¡Venid a ver cómo nos siegan el aire!
    ¡Abrid los ojos y la mente a la saga
    ............ de la derrota!

    Excavadoras del dólar clavan el diente
    en el tuétano de la esperanza abierta.
    ¡Mirad el cielo, descuartizado, en venta!
    ............ ¡El agua, herida!

    ¡Peces que huyen de su lugar de origen,
    nubes errantes, con la coloración perdida,
    trazo desgajado de pájaros sin memoria,
    ............ vallas que vallan!

    No demos más alas al vuelo de la queja.
    ¡Guardemos el miedo, calcémonos los zapatos
    y abramos rendijas de unidad diversa,
    ............ frente de mil caras!

    Osemos cortar la cabeza a todo esquema
    que nos cierre el paso hacia los giros inéditos.
    Doquiera llueve plomo sobre mojado: ¡doquiera
    ............ plantémosle batalla!

    Bajo la bota del desorden estable
    que se enmascara de orden a golpe de tralla,
    por campo abierto, arrasado, me aventuro
    ............ y me busco el rostro.

    Desciendo al pozo y contemplo la luna,
    asciendo cimas y miro la tierra,
    doquiera entro, doquiera, y veo la mujer
    ............ colonizada.

    Salgo a la plaza y contemplo a la mujer,
    salto muros y, en el cercado, encuentro a la mujer,
    alzo los ojos a los balcones, y veo a la mujer
    ............ velando la vida.

    La veo con delantales llenos de palabras
    pequeñas, confinadas al misterio...
    en el olor de las lilas; en la colada
    ............ contradictoria

    de mudo sudor y sueños a migajas
    en el fondo de los bolsillos. Vieja obrera
    del amor y del gozo en el taller oscuro
    ............ de cada casa.

    La veo con cicatrices que no curan.
    La he visto exiliada de su cuerpo,
    ¡la veo, sin embargo, con los pulsos llenos de savia,
    ............ proa y espuma!

    La he visto doblegada bajo el peso atávico
    del poder de su vientre, usurpado,
    mudado en servidumbre: ¡oscura diosa
    ............ sin reino!

    Y la veo sola. He visto como rebanaba
    un pan amasado con harina de mezcla:
    trigo de alegría y la disuelta amargura
    ............ de la impotencia.

    La veo. Me veo en el espejo que me devuelve
    mi imagen múltiple, pues soy
    ola del largo desfile de las mujeres,
    ............ mar enrejada.


    ¡No demos más alas al vuelo de la queja!
    ¿No oís, a pleno pulmón, como brota la hierba?
    Derribemos las vallas que la contienen.
    ............ rompamos los límites.

    Bajad, venid a la danza futura
    que se abre, verde, con aires de rebelión.
    Plantemos ya el árbol de la liberación,
    ............ vistámonos de hiedra.

    Iniciemos la Historia. Acabemos
    con el secuestro del agua y con el imperio
    del fuego y el hierro. ¡Inundémonos con hojas
    ............ de ternura!

    ¡Edifiquemos el sol de la dulce energía!
    ¡Salvemos el día y que la hora se enrame!
    ¡Que el cambio lleve pendientes de fiesta,
    ............ tambores de aurora!

    ¡Recuperemos el orgullo de llamarnos mujeres!
    contracorriente, superando los orígenes,
    nuestro vientre será un arco: la flecha
    ............ será la vida.


    II

    Dones, baixeu, veniu
    a la dansa de l’herba.
    Enramem els balcons
    i preparem la terra.
    Reguem-la amb pluja i sol,
    defensem-la amb les dents,
    perquè hi arreli l’arbre
    de l’alliberament.

    Sembrem-hi la llavor
    i el verd de la tendresa,
    el blat de l’enrenou,
    l’aventura i la menta,
    i quan neixin els brots
    cridem-ho a tos els vents,
    perquè s’espigui l’arbre
    de l’alliberament.

    Vestides en saó
    de la revolta encesa
    al cim dels campanars
    desplegarem banderes,
    banderes sense orgull,
    color de goig novell,
    perquè floreixi l’arbre
    de l’alliberament.

    Aviarem coloms
    per encetar la festa
    i inventarem camins
    en cels sense fronteres.
    Arreu tindrem hostal,
    farem convit arreu,
    amb la fruita de l’arbre
    de l’alliberament.

    6 de julio de 1980


    II

    Mujeres, bajad, venid
    a la danza de la hierba.
    Enramemos los balcones
    y preparemos la tierra.
    Reguémosla con lluvia y sol,
    defendámosla con los dientes,
    para que arraigue el árbol
    de la liberación.

    Sembremos la semilla
    y el verde de la ternura,
    el trigo del ajetreo,
    la aventura y la menta,
    y cuando nazcan los brotes
    gritémoslo a los vientos,
    para que crezca el árbol
    de la liberación.

    Vestidas para la ocasión
    de encendida rebelión
    sobre los campanarios
    izaremos banderas,
    banderas sin orgullo,
    color de gozo nuevo,
    para que florezca el árbol
    de la liberación.

    Soltaremos palomas
    al empezar la fiesta
    y hallaremos caminos
    en cielos sin fronteras.
    Doquiera viviremos,
    cantaremos doquiera,
    con la fruta del árbol
    de la liberación.

    6 de julio de 1980


    EIVISSA 81

    La lluna s’aturava: gran rellotge de sal
    al cim de l’ona oberta al trànsit tardoral.

    Les busques senyalaven una illa. I endevines
    batallades, l’amor en punt a ses Salines.

    La ciutat era un solc: nosaltres la llavor
    del goig, esbarriada per l’alta salabror

    d’un desig. Vàrem caure al cor de sa placeta
    des de bon aire, cenyida per l’hora violeta,

    a trenc de sal. De sobte s’esbatanà una tanca
    amb flors de sal descloses en una sola branca.

    I la casa ens xuclà, com un secret que s’obre
    a qui repta l’esglai pels camins del salobre,

    fins on la cambra, fonda, nua com una mà
    ens prenia, i la sal, entre els llençols granà.

    I, cos endins, l’esclat de la fruita badada
    era fosca pastura de sal incendiada.

    (Enyor, enyor, com corques, encara, el teu regal
    mesquí: cendra de fruita en un estoig de sal!)


    IBIZA 81

    La luna se paraba: reloj grande de sal
    sobre la ola abierta al tránsito otoñal.

    Las agujas mostraban una isla. Adivinas
    campanadas, amor en punto en las Salinas.

    La ciudad era un surco: nosotras la semilla
    del gozo, esparcidas por la salinidad

    de un deseo. Caímos en el centro de su placita
    del buen aire, ceñida por la hora violeta,

    al rayar la sal. De pronto se deshizo una valla
    con flores de sal abiertas en una sola rama.

    La casa nos sorbió, cual secreto que se abre
    a quien reta la angustia por camino salobre,

    hasta donde la cámara, desnuda como mano
    nos tomaba, y la sal, granó entre las sábanas.

    Y, en el cuerpo, el estallido de la fruta granada
    era pasto oscuro de sal incendiada.

    (Nostalgia, como roes tu mezquino regalo:
    ¡carbonilla de fruta en estuche de sal!)


    LLENGUA A

    Em parles català i els teus ulls, conjugats
    amb verbs d’amor, capgiren de tant en tant les normes.
    Amor, no vull mai més perfecció de formes
    si no hi trobo el teu deix que alia llibertats.

    Amb mots metges la nafra mortal que un vent salvatge
    - Imperio en llengua morta que no és pas la teva -
    m’obria terra endins. I amb veu, amb sang romeva
    t’endinses en la carn que endurava l’ultratge.

    Em parles català i el meu desig s’ullprèn:
    pel teu gest solidari que no demana ostatge,
    per la teva arrel viva que s torç, exiliada.

    I és per això que espero sentir, quan tot s’encèn
    i tota brida cau, als confins del viatge,
    un te deseo, així, amb essa de Granada.

    1982, per a un homenatge a Sanchis Guarner



    LENGUA A

    Me hablas en catalán y tus ojos, conjugados
    con verbos de amor, cambian a veces las normas.
    Amor, no quiero más perfección en las formas
    si no encuentro tu deje que aúna libertades.

    Con palabras curas la llaga mortal que un viento salvaje
    - Imperio en lengua muerta que no es la tuya -
    me abría tierra adentro. Y con voz, con sangre peregrina
    te adentras en la carne que aguantaba el ultraje.

    Me hablas en catalán y mi deseo se encanta:
    por tu gesto solidario que no pide rehén,
    por tu raíz viva que se tuerce, exiliada.

    Y espero oír, por eso, cuando todo se enciende
    y toda brida cae, al final del viaje,
    un te deseo, así, con ese de Granada.

    1982, para un homenaje a Sanchis Guarner


    CANÇÓ DE TARDOR

    Com diria el tremolor
    de la tardor quan venia
    amb estols de mocadors
    fent adéu a trenc de dia,
    amb les butxaques del vent
    plenes d’ombres corferides,
    amb els arbres descofats
    i el Montseny amb mantellina.

    Bon dia, temps de trasbals,
    que un món neix quan l’arbre fina.

    Si l’oreneta se’n va
    els pinsans suara arriben,
    caderneres i verdums
    i lluers que s’arraïmen,
    passarells de pit vermell,
    quin ram pel cel sense fites!
    Adéu, estiu abillat
    amb fulles noves de trinca.
    Quan el verd trenca el color,
    adéu les hores florides!
    Tristesa, no colguis no
    el meu cor sota la brisa.

    Bon dia, fulles d’aram,
    que un món neix quan l’altre fina.


    CANCIÓN DE OTOÑO

    Como llamaría al temblor
    del otoño cuando venía
    con bandadas de pañuelos
    yéndose al rayar el día,
    con los bolsillos del viento
    llenos de sombras rasgadas,
    con árboles desmochados
    y el Montseny con la mantilla.

    Buenos días, tiempo de mudanza,
    nace un mundo si otro acaba.

    Si la golondrina marcha
    los pinzones ahora llegan,
    jilgueros y verderoles
    y luganos que se arraciman,
    pardillos de pecho rojo,
    ¡qué ramo por el cielo sin límites!
    Adiós, verano ataviado
    con hojas nuevas brillantes.
    ¡Si el verde pierde el color,
    adiós las horas floridas!
    Tristeza, no entierres no
    mi corazón en la brisa.

    Buenos días, hojas de cobre,
    nace un mundo si otro acaba.


    UNA ALTRA FEDRA, ENCARA

    A X. P.


    ¿La teva joventut tindrà les mans
    prou grans per abastar la meva pena
    i amoixar-la, com un cadell rebec,
    perquè respecti els límits, perquè acati
    el bleix de primavera que se’ns endú, vibrants?
    Amic, no vull el ròssec del fat sobre els teus anys,
    ni el camí que no fou, ni la recança
    d’un país que et pertany, constel.lat de cruïlles
    encara per saber, de fites abastables
    sols amb ulls sense enyor. Fuig del llast dels meus ulls
    per massa temps esclaus de les meves petjades,
    intèrprets obstinats de senyals obstinats
    a arrapar-se als meus peus. Fuig del meu cor, voraç
    de tanta primavera a la deu dels teus llavis;
    vampir  del teu batec, del teu orgull de príncep
    a qui no cal vassall per coronar el desig.
    Fuig dels meus mots, tan vells quan cerco d’estimar-te
    on tot renaix, on l’hora renova la semença
    del verd i obre la porta a fulles exaltades,
    a la saba que imita la sang adolescent.
    Dóna’m un mot, només, de la teva escomesa
    que agenolla les ombres al teu pas, ignorant
    encara de l’atzar que t’assenyala límits,
    del fer i del desfer que van teixint la pena
    i desteixint-la sense saber mudar camí.
    I pren aquestes mans, qui sap si prou menudes
    per perdre’s dins la teva joventut.

    Primavera de 1982



    OTRA FEDRA, AÚN

    A X. P.

    ¿Tendrá tu juventud las manos
    bastante grandes para abarcar mi pena
    y acariciarla, como a un cachorro rebelde,
    para que respete los límites, para que acate
    el jadeo de primavera que se nos lleva, vibrantes?
    Amigo, no quiero el roer del hado sobre tus años,
    ni el camino que no fue, ni la pesadumbre
    por un país que te pertenece, constelado de cruces
    aún por conocer, de hitos alcanzables
    solo para ojos sin nostalgia. Huye del lastre de mis ojos
    por demasiado tiempo esclavos de mis huellas,
    intérpretes obstinados de señales obstinadas
    en agarrarse a mis pies. Huye de mi corazón, voraz
    de tanta primavera en la fuente de tus labios;
    vampiro de tu latido, de tu orgullo de príncipe
    que no precisa de vasallo para coronar el deseo.
    Huye de mis palabras, tan viejas cuando pretendo amarte
    donde todo renace, donde la hora renueva la semilla
    de lo verde y abre la puerta a hojas exaltadas,
    a la savia que imita la sangre adolescente.
    Dame una palabra, solo, de tu acometida
    que postra las sombras a tu paso, ignorante
    aún del azar que te señala límites,
    del hacer y deshacer que van tejiendo y destejiendo
    la pena sin saber cambiar el camino.
    Y toma estas manos, quién sabe si suficientemente pequeñas
    para perderse dentro de tu juventud.

    Primavera de 1982


    TRIAR

    A l’Heura


    Tu no vas triar pas
    d’encertar-me amb el dard
    de la teva escomesa
    contra el buit. Ni de ser
    sovint aquest gran gep
    incrustat en la carn
    que em blega, insidiós,
    amb la seva ombra sempre
    present, com si de cop
    s’haguessin trasbalsat
    tots els confins i ja
    no sabés o començo
    ni on acabo. Tu
    no vas triar, tampoc
    d’esser aquesta glopada
    de sol esbatanat
    que em sobta, a plena boca
    sovint, aquest foc nou
    que em parla al fons dels ulls
    quan et fan de mirall
    i a través teu eixamplo
    l’atzur, cavo jardins
    ençà i enllà del mur
    que em divideix i ens fita.
    Tu no vas triar pas
    d’afegir-te a aquest circ
    on les rialles sagnen
    i on vells funambulistes
    percacen vells estels
    inabastables. Tu
    no vas triar la barca
    ni la vela ni el rem
    ni lluna ni sorral.

    Però jo sí: jo vaig
    gosar poder triar.
    I el bleix contradictori
    d’aquest camí que fem
    de costat fins que tu
    triïs, sense retop,
    no és l’estigma fosc
    o lluminós d’un fat
    inapel.lable, extern:
    el ganivet, la joia
    - de doble tall – suspesos
    sobre el meu cap sóc jo
    qui els he triat. Mai no
    podré fer-ne una culpa
    esmolada en secret
    per disparar-la contra
    l’absurd o contra tu
    - fosos en una sola
    moneda sense cares -.
    Tu, que et vares fer carn
    dins meu sobtadament
    com l’hoste que ha vingut
    sense avisar i invoca
    lligams atàvic, velles
    lleis, pactes segellats
    sang contra sang. Llavors,
    tapant-me les orelles
    per no sentir-te, vaig
    triar. Sola, d’arrel,
    vaig deixar que pugés
    la saba, lentament,
    a mesura que obria
    les portes i s’inflaven
    tot de veles: la mar
    que envaïa la casa.
    Sola vaig dir-te: creix.
    I, pas a pas, sabent
    que ens duien els meus peus
    vaig gosar crèixer amb tu.

    1982



    ELEGIR

    A Hiedra

    Tú jamás elegiste
    acertarme con el dardo
    de tu acometida
    contra el vacío. Ni ser
    a menudo esta gran joroba
    incrustada en la carne
    que me comba, insidiosa,
    con su sombra siempre
    presente, como si de golpe
    se hubieran trastornado
    todos los confines y ya
    no supiera dónde empiezo
    ni dónde acabo. Tú
    no elegiste, tampoco
    ser esta bocanada
    de sol radiante
    que me sorprende, en plena boca
    a menudo, este fuego nuevo
    que me habla en el fondo de los ojos
    cuando te hacen de espejo
    y a través de ti ensancho
    el azul, cavo jardines
    aquí y allá del muro
    que me divide y nos acota.
    Tú jamás elegiste
    añadirte a este circo
    donde las risas sangran
    y donde viejos funámbulos
    perseguimos viejas estrellas
    inalcanzables. Tú
    no elegiste la barca
    ni la vela ni el remo
    ni luna ni arenal.

    Pero yo sí: yo osé
    atreverme a elegir.
    Y el jadeo contradictorio
    de este camino que hacemos
    juntas hasta que tú
    elijas, sin vuelta atrás,
    no es el estigma oscuro
    o luminoso de un hado
    inapelable, externo:
    el cuchillo, la joya
    - de doble filo - suspendidos
    sobre mi cabeza soy yo
    quien los ha elegido. Nunca
    podré convertirlo en una culpa
    afilada en secreto
    para dispararla contra
    el absurdo o contra ti
    - fundidos en una sola
    moneda sin caras -.
    Tú, que te hiciste carne
    dentro de mí repentinamente
    como huésped llegado
    sin avisar que invoca
    vínculos atávicos, viejas
    leyes, pactos sellados
    sangre con sangre. Entonces,
    tapándome los oídos
    por no oírte,
    elegí. Sola, de la raíz,
    dejé que subiera
    la savia, lentamente,
    a medida que abría
    las puertas y se hinchaban
    todas las velas: el mar
    que invadía la casa.
    Sola te dije: crece.
    Y, paso a paso, sabiendo
    que nos llevaban mis pies
    osé crecer contigo.

    1982


    Maria-Mercè Marçal
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Sáb 16 Sep 2017, 12:59, editado 1 vez


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 06 Sep 2017, 14:39

    .


    Maria-Mercè Marçal: LA GERMANA, L’ESTRANGERA (1981-1984)




    Terra de mai


    ¡Amor de Siempre, amor de Nunca!
    FEDERICO GARCÍA LORCA


    Que saisir sinon qui s’échappe,
    Que voir sinon qui s’obscurcit…?

    YVES BONNEFOY


    … conèixer-te en el que m’és fosc de Tu
    .
    CARLES RIBA


    ADVERTIMENT

    Aquestes sextines són més deutores de l’esperit amb que Joan Brossa s’ha llençat a la investigació sobre les posibilitats de l’estrofa, que no pas del mateix Arnaut Daniel, a qui, tanmateix, vull retre homenatge.

    He prescindit, conscientment, d’algunes convencions, al meu parer secundàries, de la sextina medieval (per exemple, l’obligatorietat del final en paraula plana o la preferència que les paraules rima siguin substantius…) i m’he quedat amb allò que crec essencial i que fa que vagi més enllà d’un pur exercici d’enginy: l’estructura recurrent, cíclica, que fa progressar el poema amb un constant retorn i replantejament dels seus termes inicials. I, s’altra banda, l’estímul lúdic que ofereix la combinatòria de les paraules clau en contextos diferents i, per tant, la multiplicació de les seves connotacions.

    A més, en alguns casos, hi he afegit altres convencions (rima, polimetría, polisèmia…) que, no cal dir-ho, resten subordinades a aquesta estructura bàsica. M.-M. M.




    Maria-Mercè Marçal: LA HERMANA, LA EXTRANJERA (1981-1984)



    Tierra de nunca


    ¡Amor de Siempre, amor de Nunca!
    FEDERICO GARCÍA LORCA


    Que saisir sinon qui s'échappe,
    Que voir sinon quien s'obscurcit ...?
    (¿Que coger sino lo que se escapa,
    que ver sino lo que se oscurece…?

    YVES BONNEFOY


    ...conocer lo que me resulta oscuro de Ti.
    CARLES RIBA


    ADVERTENCIA

    Estas sextinas son más deudoras del espíritu con que Joan Brossa se ha lanzado a la investigación sobre las posibilidades de la estrofa, que del mismo Arnaut Daniel, a quien, sin embargo, quiero rendir homenaje.

    He prescindido, conscientemente, de algunas convenciones, en mi opinión secundarias, de la sextina medieval (por ejemplo, la obligatoriedad del final en palabra llana o la preferencia de que las palabras rima sean sustantivos...) y me he quedado con lo que creo esencial y que hace que vaya más allá de un puro ejercicio de ingenio: la estructura recurrente, cíclica, que hace progresar el poema con un constante retorno y replanteo de sus términos iniciales. Y, por otra parte, el estímulo lúdico que ofrece la combinación de las palabras clave en contextos diferentes y, por tanto, la multiplicación de sus connotaciones.

    Además, en algunos casos, he añadido otras convenciones (rima, polimetría, polisemia ...) que, no hace falta decirlo, quedan subordinadas a esta estructura básica. M.-M. M.


    SEXTINA MIRALL

    Cap foc no s’arbra com tu dins la terra,
    dins de l’espai atònit del meu sexe
    on es dreça el deler contra la runa.
    Lluny dels topants que defineix l’espasa
    l’ombra i l’atzar s’abracen i creix l’hora
    arrapada a l’arrel d’aquest gran arbre.

    Arrapada a l’arrel d’aquest gran arbre,
    cap foc no s’arbra com jo dins la terra.
    L’ombra i l’atzar s’abracen i creix l’hora
    dins de l’espai atònit del teu sexe,
    lluny dels topants que defineix l’espasa,
    on es dreça el deler contra la runa.

    Em vesteixo de no, contra la runa.
    Em vesteixo de sí i afirmo l’arbre.
    Renego vells confins que clou l’espasa
    i, al cor de la revolta de la terra,
    convocant tots els verds en el teu sexe,
    reafirmo l’esclat urgent de l’hora.

    Reafirmes l’esclat urgent de l’hora.
    Et vesteixes de no contra la runa.
    Convocant tots els verds en el meu sexe,
    et vesteixes de sí i afirmes l’arbre.
    I, al cor de la revolta de la terra,
    renegues vells confins que clou l’espasa.

    L’amor és una dansa sense espasa
    quan cap rellotge no marca cap hora.
    A l’aiguaneix del dia i de la terra
    s’alça, maial, la lluna sobre runa.
    M’escrius el nom a l’escorça de l’arbre
    entre foscants, a l’areny del meu sexe.

    Entre foscants, a l’areny del teu sexe
    l’amor és una dansa sense espasa.
    T’escric el nom a l’escorça de l’arbre
    quan cap rellotge no marca cap hora.
    S’alça, maial, la lluna sobre runa
    a l’aiguaneix del dia i de la terra.

    Tu i jo la terra que anomenem sexe
    colguem la runa i corferim l’espasa.
    Triomfa l’hora entre la sal de l’arbre.


    SEXTINA ESPEJO

    Ningún fuego se arbola como tú en la tierra,
    dentro del espacio atónito de mi sexo
    donde se alza la pasión contra el escombro.
    Lejos de los rincones que define la espada
    la sombra y el azar se abrazan y crece la hora
    agarrada a la raíz de este gran árbol.

    Agarrada a la raíz de este gran árbol,
    ningún fuego se arbola como yo en la tierra.
    La sombra y el azar se abrazan y crece la hora
    dentro del espacio atónito de tu sexo,
    lejos de los rincones que define la espada,
    donde se alza la pasión contra el escombro.

    Me visto de no, contra el escombro.
    Me visto de sí y afirmo el árbol.
    Reniego viejos confines que cierra la espada
    y, en el corazón de la revuelta de la tierra,
    convocando todos los verdes en tu sexo,
    reafirmo el estallido urgente de la hora.

    Reafirmas el estallido urgente de la hora.
    Te vistes de no contra el escombro.
    Convocando todos los verdes en mi sexo,
    te vistes de sí y afirmas el árbol.
    Y, en el corazón de la revuelta de la tierra,
    reniegan viejos confines que cierra la espada.

    El amor es una danza sin espada
    cuando ningún reloj marca ninguna hora.
    En el manantial del día y de la tierra
    se alza, mayal, la luna sobre el escombro.
    Me escribes el nombre en la corteza del árbol
    entre crepúsculos, en el arenal de mi sexo.

    Entre crepúsculos, en el arenal de tu sexo
    el amor es una danza sin espada.
    Te escribo el nombre en la corteza del árbol
    cuando ningún reloj marca ninguna hora.
    Se levanta, mayal, la luna sobre el escombro
    en el manantial del día y de la tierra.

    Tú y yo y la tierra que llamamos sexo
    enterramos el escombro y desgarramos la espada.
    Triunfa la hora entre la sal del árbol.


    SOLSTICI

    El teu sexe i el meu són dues boques.
    No sents quin bes de rou sobre la molsa!
    Quin mossec amb lluors d’ametlla viva!
    Quina parla, amb rellent de gorga oberta!
    Quin ball, petites llengües sense brida!
    Quin secret de congost! El nostres sexes,

    amor, son dues boques. I dos sexes
    ara ens bateguen al lloc de les boques.
    A esglai colgat, fos l’eco de la brida
    que domava la dansa de la molsa,
    de bat a bat tenim la platja oberta:
    avarem-hi el desig d’escuma viva.

    El teu sexe i la meva boca viva,
    a doll, trenats com si fossin dos sexes,
    entremesclen licors de fruita oberta
    i esdevenen, en ple desvari, boques.
    Boques, coralls en llacuna de molsa
    on l’hora peix l’atzar i perd la brida.

    Som on l’hora i l’atzar perden la brida,
    on, a cavall de la marea viva,
    llisquen sense velam, pels solcs de molsa,
    el meu sexe i la teva boca: sexes
    al mig del rostre i a l’entrecuix, boques.
    Tot és un daltabaix de sal oberta.

    Castells de mar en festa, a nit oberta
    esborren signes i donen la brida
    de tot a la follia de les boques.
    Qualsevol fulla morta es torna viva
    al clar del sol que ens fa llum negra als sexes
    i pinta de carmí flames de molsa.

    Que cremi tot en un torrent de molsa
    i que ens mauri la nostra saba oberta!
    Que facin el solstici els nostres sexes,
    que el cor transformi en pluja tota brida!
    Que esclatin els bancals en saó viva!
    Que els boscs floreixin en milers de boques!

    I que les boques facin que la molsa
    arreli, viva, com la pell oberta
    sensa brida al mirall del nostres sexes!


    SOLSTICIO

    Tu sexo y el mío son dos bocas.
    ¡No oyes qué beso de rocío sobre el musgo!
    ¡Qué bocado con brillo de almendra viva!
    ¡Qué habla, con relente de garganta abierta!
    ¡Qué baile, pequeñas lenguas sin brida!
    ¡Qué secreto de desfiladero! Nuestros sexos,

    amor, son dos bocas. Y dos sexos
    ahora nos laten en el lugar de las bocas.
    Enterrada la angustia, fuera el eco de la brida
    que domaba la danza del musgo,
    tenemos de par en par la playa abierta:
    botemos el deseo de espuma viva.

    Tu sexo y mi boca viva,
    a borbotones, trenzados como si fuesen dos sexos,
    entremezclan licores de fruta abierta
    y se vuelven, en pleno desvarío, bocas.
    Bocas, corales en laguna de musgo
    donde la hora pesca azar y pierde brida.

    Estamos donde hora y azar pierden la brida,
    donde, a caballo de la marea viva,
    se deslizan sin velamen, por los surcos de musgo,
    mi sexo y tu boca: sexos
    en medio del rostro y en la entrepierna, bocas.
    Todo es un descalabro de sal abierta.

    Castillos de mar en fiesta, en noche abierta
    borran signos y dan la brida
    de todo a la locura de las bocas.
    Cualquier hoja muerta se vuelve viva
    a la claridad del sol que nos da luz negra en los sexos
    y pinta de carmín llamas de musgo.

    ¡Que queme todo en un torrente de musgo
    y que nos amase nuestra savia abierta!
    ¡Que hagan solsticio nuestros sexos,
    que el corazón transforme en lluvia toda brida!
    ¡Que estallen los bancales en sazón viva!
    ¡Que los bosques florezcan en miles de bocas!

    ¡Y que las bocas hagan que el musgo
    arraigue, vivo, como la piel abierta
    sin brida en el espejo de nuestros sexos!


    LA FESTA DE LA SAL

    Tu i jo som aire que estalona el foc.
    Som aigua oberta que esmola la terra.
    Som terra espesa que s’allera en l’aire.
    Som foc que imanta amb arrels noves l’aigua.
    Tu i jo, amor, avui som tot el món
    congriat en la festa de la sal.

    Han trobat el seu lloc el pa i la sal
    i la por no ens allunya de cap foc.
    Rebem, com a penyora, tot el món:
    fora del nostre abast, ni un pam de terra,
    ni un bri de verd, esgarriat en l’aire,
    ni un bri de blau, dissolt al clar de l’aigua.

    Ni un ram de nit, perdut pel fosc de l’aigua,
    ni un glop de mar, colgat sota la sal.
    L’urc del desig fa el ple al grat de l’aire
    i torna lívides herbes i foc.
    Amants, parem el jaç damunt la terra
    i ens fan de cambra boscos d’aquest món.

    Som d’aquest món, però encetem un món
    que endevinem amb els sentits de l’aigua.
    Ens creixen arbres com si fóssim terra
    i se’ns arrapen vives flors de sal.
    Cremem i alhora transformem el foc
    en energia dolça i en bleix l’aire.

    Veus de desig fan que ens capgiri l’aire
    i escampen tretze vents arreu del món.
    Ens abracem amb les plomes del foc
    i mesclem l’ona com si fóssim d’aigua.
    Ens batega a la boca un cor de sal
    que obre finestres noves a la terra.

    Quan fem l’amor, se’ns assembla la terra.
    S’espiguen, altes, les branques de l’aire.
    Cristal.litza la pena de la sal
    i una alegria d’heura pren el món.
    No hi ha paranys en el sexe de l’aigua
    ni tirania en la farga del foc.

    Som amb el foc al centre de la terra,
    brollem amb l’aigua i alenem amb l’aire.
    Fem rodar el món a l’era de la sal.


    LA FIESTA DE LA SAL

    Tú y yo somos aire que persigue el fuego.
    Somos agua abierta que afila la tierra.
    Somos tierra espesa que se disuelve en el aire.
    Somos fuego que imanta con raíces nuevas el agua.
    Tú y yo, amor, hoy somos todo el mundo
    fraguado en la fiesta de la sal.

    Han encontrado su lugar el pan y la sal
    y el miedo no nos aleja de ningún fuego.
    Recibimos, como prenda, todo el mundo:
    fuera de nuestro alcance, ni un palmo de tierra,
    ni una brizna de verde, extraviada en el aire,
    ni una brizna de azul, disuelto en lo claro del agua.

    Ni un ramo de noche, perdido por lo oscuro del agua,
    ni un trago de mar, enterrado bajo la sal.
    El orgullo del deseo se llena al agrado del aire
    y vuelve lívidas hierbas y fuego.
    Amantes, dispongamos el lecho sobre la tierra
    que nos hacen de cámara los bosques de este mundo.

    Somos de este mundo, pero comenzamos un mundo
    que adivinamos con los sentidos del agua.
    Nos crecen árboles como si fuéramos tierra
    y se nos agarran vivas flores de sal.
    Quemamos y al tiempo transformamos el fuego
    en energía dulce y en jadeo el aire.

    Voces de deseo hacen que se dé la vuelta el aire
    y esparcen trece vientos por todo el mundo.
    Nos abrazamos con las plumas del fuego
    y mezclamos la ola como si fuéramos de agua.
    Nos late en la boca un corazón de sal
    que abre ventanas nuevas en la tierra.

    Cuando hacemos el amor, se nos parece la tierra.
    Crecen, altas, las ramas del aire.
    Cristaliza la pena de la sal
    y una alegría de hiedra toma el mundo.
    No hay trampas en el sexo del agua
    ni tiranía en la fragua del fuego.

    Estamos con el fuego en el centro de la tierra,
    brotamos con el agua y respiramos con el aire.
    Hacemos rodar el mundo a la era de la sal.


    ON S’ESBALÇA LA BARCA

    Diré el que més m’agrada de tu: barca,
    llengua, tendresa, ulls, genives, cingles,
    dents, duna, pena, lluna, pit, oratge,
    natges, somriure, dits, desig, cintura,
    pells, arbre, boca, cabells, risc i ventre,
    foscor, follia, raó, relle, sexe…

    Tot s’arbra com un tot dins el meu sexe
    i em pren amb rems i veles, vents i barca.
    Tot s’esquera a ple brull i m’omple el ventre
    i en un crit de verema amara els cingles.
    Res no calla, amb la dalla a la cintura:
    tot neix i els pits donen llet a l’oratge.

    Hi ha una deu fosca on em xucla l’oratge
    per nodrir-te quan fem nit al meu sexe.
    Venim del teu, pel gual de la cintura,
    i parem festa on s’esbalça la barca.
    Quanta tendresa rodola pels cingles
    i aviva els dits a l’areny del teu ventre!

    Com em tempten els marges del teu ventre
    on cireres de llop i de l’oratge
    criden els llavis i convoquen cingles
    i encenen el somriure del meu sexe.
    Volen els fruits, llavors a flor de barca,
    i troben solc i pena a la cintura.

    Saó de lluna solca la cintura
    quan el desig pren l’horitzó del ventre
    i salpa la raó de duna i barca.
    Creix la sal als cabells i creix l’oratge,
    creix l’arbre i se m’abraça com un sexe
    i la remor de bosc desborda els cingles.

    Remor de bosc en les ones dels cingles,
    remor de dents on parla la cintura,
    remor de llengües en foc i en el sexe,
    remor de sègol en la nit del ventre,
    remor, follia de geniva, oratge
    quan t’endinses en mi, amb risc i barca…

    Remor de tot a la barca amb què em cingles
    quan faig d’oratge a la teva cintura,
    boca al teu ventre i rella en el teu sexe.


    DONDE SE ESTRELLA LA BARCA

    Diré lo que más me gusta de ti: barca,
    lengua, ternura, ojos, encías, cinchas,
    dientes, duna, pena, luna, pecho, viento,
    nalgas, sonrisa, dedos, deseo, cintura,
    pieles, árbol, boca, cabello, riesgo y vientre,
    oscuridad, locura, razón, reja, sexo...

    Todo crece como un todo dentro de mi sexo
    y me toma con remos y velas, vientos y barca.
    Todo crece a pleno brote y me llena el vientre
    y en un grito de vendimia empapa las cinchas.
    Nada calla, con la guadaña en la cintura:
    todo nace y los pechos dan leche al viento.

    Hay una fuente oscura donde me aspira el viento
    para nutrirte cuando hacemos noche en mi sexo.
    Venimos del tuyo, por el vado de la cintura,
    y preparamos fiesta donde se estrella la barca.
    ¡Cuánta ternura rueda por las cinchas
    y aviva los dedos en el arenal de tu vientre!

    Cómo me tientan los márgenes de tu vientre
    donde los frutos del madroño y del viento
    llaman a los labios y convocan cinchas
    y encienden la sonrisa de mi sexo.
    Vuelan los frutos, entonces a flor de barca,
    y encuentran surco y pena en la cintura.

    Sazón de luna surca la cintura
    cuando el deseo llega al horizonte del vientre
    y zarpa la razón de duna y barca.
    Crece la sal en los cabellos y crece el viento,
    crece el árbol y se me abraza como un sexo
    y el rumor de bosque desborda las cinchas.

    Rumor de bosque en las olas de las cinchas,
    rumor de dientes donde habla la cintura,
    rumor de lenguas en el fuego y en el sexo,
    rumor de centeno en la noche del vientre,
    rumor, locura de encía, viento
    cuando te adentras en mí, con riesgo y barca...

    Rumor de todo en la barca con la que me cinchas
    cuando hago de viento en tu cintura,
    boca en tu vientre y reja en tu sexo.


    SEXTINA DELS SIS SENTITS

    Diré besllums de l’olor de la poma,
    la trena dels colors a la geniva,
    el deliri dels dits llepant la molsa,
    la música dels ulls, com un carboncle,
    el cor del sexe, obert a la mirada:
    tu, que ets avui el meu sisè sentit.

    Tots els sentits avui tenen sentit
    en tu i en mi i en la pell de la poma,
    que encetem amb saliva a la mirada,
    que flairem amb orelles i geniva.
    Àvid d’avencs, l’amor és un carboncle
    vibrant sota els dits tebis de la molsa.

    Daus de mirall multipliquen la molsa
    al jardí extrem on res no va en sentit
    contrari, i on amb força de carboncle
    triomfa la veu vella de la poma,
    i la serp del desig, a la geniva,
    exalta els ulls, l’olfacte i la mirada.

    Tempto, amb la serp, els calls de la mirada
    i enlairo les banderes de la molsa.
    Reptant, pel nus dels vents i la geniva,
    dins de tu trobo i sento el meu sentit.
    Tot astre roda a l’encalç de la poma
    que pren l’atzar amb flama de carboncle.

    Carboncle als cims, i, al fons del pou, carboncle,
    quan véns, amb dents i llengua a la mirada,
    i culls tot el plaer, com una poma
    assaonada. Sents? Sobre la molsa
    la mort sols és un nom sense sentit
    quan m’escoltes l’olor amb la geniva.

    I la nit se’ns desferma a la geniva,
    als ulls, al sexe, amb creixent de carboncle.
    Els llavis toquen besos de mirada
    que es fon i, ardent, l’orella no ha sentit
    res que no sigui verd sabor de molsa
    i palpa el goig que llampega a la poma…

    Quan dic la poma ullpresa a la geniva,
    tacte de molsa i flaire de carboncle,
    amb la mirada xuclo el teu sentit.


    SEXTINA DE LOS SEIS SENTIDOS

    Diré atisbos del olor de la manzana,
    la trenza de los colores en la encía,
    el delirio de los dedos lamiendo el musgo,
    la música de los ojos, como un carbunclo,
    el corazón del sexo, abierto a la mirada:
    tú, que eres hoy mi sexto sentido.

    Todos los sentidos hoy tienen sentido
    en ti y en mí y en la piel de la manzana,
    que empezamos con saliva en la mirada,
    que olemos con orejas y encía.
    Ávido de simas, el amor es un carbunclo
    vibrante bajo los dedos tibios del musgo.

    Dados de espejo multiplican el musgo
    en el jardín extremo donde nada va en sentido
    contrario, y donde con fuerza de carbunclo
    triunfa la voz vieja de la manzana,
    y la serpiente del deseo, en la encía,
    exalta los ojos, el olfato y la mirada.

    Tiento, con la serpiente, los desfiladeros de la mirada
    y alzo las banderas del musgo.
    Reptando, por el nudo de los vientos y la encía,
    dentro de ti encuentro y siento mi sentido.
    Todo astro rueda en persecución de la manzana
    que toma el azar con llama de carbunclo.

    Carbunclo en las cumbres, y, en el fondo del pozo, carbunclo,
    cuando vienes, con dientes y lengua en la mirada,
    y cosechas todo el placer, como una manzana
    sazonada. ¿Oyes? Sobre el musgo
    la muerte solo es un nombre sin sentido
    cuando me escuchas el olor con la encía.

    Y la noche se nos desata en la encía,
    los ojos, el sexo, con creciente de carbunclo.
    Los labios tocan besos de mirada
    que se funde y, ardiente, el oído no ha sentido
    nada que no sea verde sabor de musgo
    y palpa el gozo que relampaguea en la manzana...

    Cuando nombro la manzana hechizada en la encía,
    tacto de musgo y aroma de carbunclo,
    con la mirada sorbo tu sentido.


    MAI

    M’endinso pel paisatge del teu cos
    i em trobo quan l’amor et fa de plata.
    I, al punt on Mai comença a ser el teu nom,
    se’m menja viva el teu mirall voraç,
    i jo menjo, i em menjo el teu desig
    i el meu, que em fiblen amb dents de tempesta.

    No vull tornar salva de la tempesta
    que trenca límits pel sud del teu cos,
    on horitzons extrems criden desig
    i estimben astres pel séc de la plata.
    Em sé malalta d’espera voraç
    emboscada en l’oratge del teu nom.

    Aquest amor em diu que no tinc nom
    fora del que em gravava la tempesta.
    Duc a la pell el teu senyal voraç
    a pit obert: cap escut no pren cos
    on fulgura el meu cos, a trenc de plata,
    amb l’aurora nocturna del desig.

    Mercè de sal a mercè del desig,
    per l’esglai sense platges del teu nom,
    duc el meu cor pres en xarxa de plata,
    com un gran peix, nàufrag de la tempesta.
    ¿Trobarà mar, pels camins del teu cos,
    o morirà dins del meu cos voraç?

    Em sento, ara més que mai, voraç,
    quan amb faig amazona del desig.
    Herba i remei de lluna perden cos
    contra l’ombra que m’enverina el nom.
    Sense triaga, a glops, bec la tempesta
    i t’ofereixo mars en una platja.

    Mai i mirall, vius en platja de plata,
    oferts al foc del meu desert voraç,
    trenquen als llavis i en molls de tempesta
    i rodolen pel cingle del desig
    on el teu cos i el meu fan un sol nom,
    on el meu nom i el teu fan un sol cos.

    Diré el teu cos com un conjur de plata
    i reptaré el teu nom d’avenc voraç
    amb el desig hissat sota tempesta.


    NUNCA

    Me adentro por el paisaje de tu cuerpo
    y me encuentro cuando el amor te hace de plata.
    Y, en el punto donde Nunca empieza a ser tu nombre,
    me come viva tu espejo voraz,
    y te como, y me como tu deseo
    y el mío, que me punzan con dientes de tormenta.

    No quiero volver salva de la tormenta
    que rompe límites por el sur de tu cuerpo,
    donde horizontes extremos gritan deseo
    y se despeñan astros por el surco de la plata.
    Me sé enferma de espera voraz
    emboscada en el tiempo de tu nombre.

    Este amor me dice que no tengo nombre
    fuera del que me grababa la tormenta.
    Llevo en la piel tu señal voraz
    a pecho descubierto: ningún escudo toma cuerpo
    donde fulgura mi cuerpo, al rayar la plata,
    con la aurora nocturna del deseo.

    Merced de sal a merced del deseo,
    por la angustia sin playas de tu nombre,
    llevo mi corazón preso en redes de plata,
    como un gran pez, náufrago de la tormenta.
    ¿Encontrará mar, por los caminos de tu cuerpo,
    o morirá dentro de mi cuerpo voraz?

    Me siento, hoy más que nunca, voraz,
    cuando me hago amazona del deseo.
    Hierba y remedios de luna pierden cuerpo
    contra la sombra que me envenena el nombre.
    Sin antídoto, a sorbos, bebo la tormenta
    y te ofrezco mares en bandeja de plata.

    Nunca y espejo, vivos en bandeja de plata,
    ofrecidos al fuego de mi desierto voraz,
    rompen en labios y muelles de tormenta
    y ruedan por el risco del deseo
    donde tu cuerpo y el mío forman un solo nombre,
    donde mi nombre y el tuyo forman un solo cuerpo.

    Diré tu cuerpo como un conjuro de plata
    y reptaré tu nombre de sima voraz
    con el deseo izado bajo la tormenta.


    LABERINT

    Diré totes les herbes de la terra
    que et poblen: de neguit i de metgia.
    Les que menen al ball fosc i a les bruixes,
    les que encenen els llavis i la casa,
    les que allunyen vampirs i la que els porta,
    la que emmetzina el nom de la triaga.

    ¿La teva sang, amor, serà triaga
    per al desig que adoba tanta terra?
    No trobo, al laberint on sóc, la porta
    de sortida ni, al meu desert, metgia.
    Sàlvia i ruda al porxo! Vull la casa
    oferta a la serena de les bruixes.

    Vull, en taula i en jaç, festa de bruixes
    i una finestra amb aire per triaga!
    Les teves herbes, veus?, alçant la casa,
    frígola, orenga, moraduix el terra,
    heura i saüc el sostre, i la metgia
    del teu cos bru, que esbatani la porta.

    Que el teu cos bru m’esbatani la porta,
    i el meu s’endinsi pel call on les bruixes
    amaguen, sota clau, tota metgia,
    filtres d’oblit, l’atzar de la triaga…
    No vull res més: els peus dins de la terra
    i el meu amor i el teu fent una casa.

    Quin bosc m’allunya o m’atansa la casa?
    ¿Quins camins fan drecera fins la porta
    i quins marrada? ¿Quin pany viu de la terra
    donarà pau al deler de les bruixes?
    Bec verí dia a dia per triaga
    i amb jugo als daus si m’ets o no metgia!

    Absurdament vull trobar la metgia
    en clar o en fosc, on el cel ras m’és casa.
    Rebutjo, amb urc, viratges de triaga
    i l’ombra absent que m’espera a la porta.
    “Tot o res” gravo al codi de les bruixes
    i ja no sé fugir d’aquesta terra.

    D’aquesta terra, amor, on la metgia
    té doble tall, i bruixes sense casa
    cerquem la porta on grana la triaga.


    LABERINTO

    Nombraré todas las hierbas de la tierra
    que te pueblan: de angustia y de remedio.
    Las que llevan al baile oscuro y a las brujas,
    las que encienden los labios y la casa,
    las que alejan vampiros y la que los traea la puerta,
    la que envenena el nombre del antídoto.

    ¿Tu sangre, amor, será antídoto
    para el deseo que abona tanta tierra?
    No encuentro, en el laberinto donde estoy, la puerta
    de salida ni, en mi desierto, remedio.
    ¡Salvia y ruda en el porche! Quiero la casa
    ofrecida a la serena de las brujas.

    ¡Quiero, en mesa y lecho, fiesta de brujas
    y una ventana con aire por antídoto!
    Tus hierbas, ¿ves?, construyendo la casa,
    tomillo, orégano, mejorana en la tierra,
    hiedra y saúco el techo, y el remedio
    de tu cuerpo moreno, que abra de par en par la puerta.

    Que tu cuerpo moreno me abra de par en par la puerta,
    y el mío se adentre por el callejón donde las brujas
    esconden, bajo llave, todo remedio,
    filtros de olvido, el azar del antídoto...
    No quiero nada más: los pies en la tierra
    y mi amor y el tuyo construyendo una casa.

    ¿Qué bosque me aleja o me acerca a la casa?
    ¿Qué caminos sirven de atajo hasta la puerta
    y cuáles de rodeo? ¿Qué cerradura viva de tierra
    dará paz al anhelo de las brujas?
    ¡Bebo veneno día a día por antídoto
    y me juego a los dados si me eres o no remedio!

    Absurdamente quiero encontrar el remedio
    en claro o en oscuro, donde el cielo raso me hace de casa.
    Rechazo, con orgullo, virajes de antídoto
    y la sombra ausente que me espera en la puerta.
    "Todo o nada" grabo en el código de las brujas
    y ya no sé huir de esta tierra.

    De esta tierra, amor, donde el remedio
    tiene doble filo, y brujas sin casa
    buscamos la puerta donde grana el antídoto.


    EL CORB ABSENT

    Diré el teu cos, llibre de meravelles,
    romeva del meu nom i dels teus signes,
    analfabeta de l’enllà que em fita
    des del desig i de l’ençà que grua
    entorn de tu i de la mar en lleva,
    deixebla del neguit que fuig d’escola.

    Diré al plaer on el meu nom s’escola
    quan, amb sentors de lluna, meravelles
    el tacte de les coses. ¿Veus com lleva
    l’àncora de la fruita que tu signes?
    Sóc el ròssec de foc d’aquesta grua
    que en el seu gest inscriu l’única fita.

    Diré els sentits amb què l’oratge em fita
    a nord i a sud, i on el meu cor va a escola.
    Surto de fosc, quan el rellotge grua
    per abastar reclams de meravelles.
    S’esgarrien les busques, sense signes
    ni port, on l’alimària fa lleva.

    Diré la pluja i el terrer que lleva
    fletxes de sal que del teu món fan fita.
    I diré versos del color que signes
    amb els teus ulls i el joc que s’hi escola.
    I el celatge jussà amb què meravelles
    prou i brocal i el bleixar de la grua.

    Diré l’atzar revolt que tot ho grua
    i arrenca a préstec, a la lleva, lleva,
    del séc de la tristesa meravelles,
    i aigua de l’erm. Diré el mirall que fita
    els dubtes que fan runa de l’escola
    i el signe obert que multiplica els signes.

    Et diré, Mai, com sagnes i com signes
    el corb absent i el pas breu de la grua,
    l’esforç vital de l’hora que s’escola
    sense saber si lleva o si no lleva.
    Et dic, amor, que a res no poses fita
    i del teu mateix urc et meravelles.

    (Terra de meravelles on els signes
    granen: et fita, tenaçment, i et grua
    l’orb fora lleva que clou tota escola.)


    EL CUERVO AUSENTE

    Diré tu cuerpo, libro de maravillas,
    peregrina de mi nombre y de tus signos,
    analfabeta del más allá que me mira de hito en hito
    desde el deseo y del más aquí que ansía
    entorno a ti y de la mar en quita,
    discípula de la desazón que se cuela.

    Diré el placer donde mi nombre se cuela
    cuando, con aromas de luna, maravillas
    el tacto de las cosas. ¿Ves como quita
    el ancla de la fruta con tus signos?
    Soy el rastro de fuego de esta ansia
    que en su gesto inscribe el único hito.

    Diré los sentidos con los que el viento me mira de hito en hito
    al norte y al sur, y donde mi corazón va a la escuela.
    Salgo de noche, cuando el reloj ansia
    por abarcar reclamos de maravillas.
    Se extravían las buscas, sin signos
    ni puerto, donde la almenara hace quita.

    Diré la lluvia y el terruño que quita
    flechas de sal que de tu mundo hacen hito.
    Y diré versos del color con los signos
    de tus ojos y el juego que se escurre.
    Y el celaje bajo con que maravillas
    provecho y brocal y el resollar del ansia.

    Diré el azar revuelto que todo lo ansía
    y arranca en préstamo, a la quita, quita,
    del pliegue de la tristeza maravillas,
    y agua del páramo. Diré el espejo que mira de hito en hito
    las dudas que hacen escombros de la escuela
    y el signo abierto que multiplica los signos.

    Te diré, Nunca, como sangras y como pones signos
    en el cuervo ausente y el paso breve del ansia,
    el esfuerzo vital de la hora que se cuela
    sin saber si quita o si no quita.
    Te digo, amor, que a nada pones hito
    y de tu mismo orgullo te maravillas.

    (Tierra de maravillas donde los signos
    granan: te mira de hito en hito, tenazmente, y te ansia
    el ciego fuera quita que cierra toda escuela.)


    DE PARAR I DESPARAR TAULA

    Amor, saps?, tot avui, la meva porta
    frisant per fer-te pas s’obria sola.
    S’han omplert de viandas plats i taula.
    Tot resplendia en els cristalls de l’aigua.
    El julivert s’ha refet. (El rellotge
    toca les cinc. Vindràs?) Tota la casa,

    avui no sembla la mateixa casa.
    Creix l’orenga i s’enfila per la porta.
    La fruita accepta el repte del rellotge.
    (Ja ho sé: les sis, i encara parlo sola!)
    A l’aigüera vessunya un somni d’aigua
    i plou desig a raig sobre la taula.

    Amor… (Les set: no véns. Sota la taula
    s’amaguen els neguits. Fora de casa,
    la tristesa! Quin goig els dits de l’aigua
    acaronant rajoles! Pany i porta
    com floriran quan tu arribis! Sola-
    ment vull que calli aquest rellotge.

    Toquen dos quarts de vuit. Sóc el rellotge
    que amb minuts i segons para la taula.
    Toco les vuit i, del cap a la sola
    de la sabata, sento que la casa
    ja no sé si és meva. Per la porta
    fuig, enyorat, el cor desfet de l’aigua.

    Toco les nou i les deu, i sóc l’aigua
    gebrada a les agulles del rellotge.
    Amunt i avall ja no sóc jo qui em porta.
    Per encobrir neguits ja no tinc taula.
    Trenco el mirall i em rediu que sóc sola.
    Puja el desig i clivella la casa.

    Per les escletxes, veus?, fujo de casa,
    raiera d’aquest foc que invoca l’aigua.
    (Vindràs quan morirà l’hora més sola?)
    La fruita perd l’aposta amb el rellotge
    i la tardor fa el ple damunt la taula.
    Res no troba sortida per cap porta.

    La nit truca a la porta i ve ben sola:
    desparo taula i nego dins de l’aigua
    desig, rellotge, orenga, plats, cor, casa.



    DE PONER Y QUITAR LA MESA

    ¿Sabes, amor?, todo el día de hoy, mi puerta
    impaciente para darte paso se abría sola.
    Se han llenado de viandas platos y mesa.
    Todo resplandecía en los cristales del agua.
    El perejil se ha rehecho. (El reloj
    toca las cinco. ¿Vendrás?) Toda la casa,

    hoy no parece la misma casa.
    Crece el orégano y trepa por la puerta.
    La fruta acepta el reto del reloj.
    (Ya lo sé: ¡las seis, y aún hablo sola!)
    En el fregadero se derrama un sueño de agua
    y llueve deseo a chorros sobre la mesa.

    Amor... (Las siete: no vienes. Bajo la mesa
    se esconden las preocupaciones. ¡Fuera de casa,
    la tristeza! ¡Qué alegría los dedos del agua
    acariciando las baldosas! ¡Cerradura y puerta
    cómo florecerán cuando tú llegues! Sola-
    mente quiero que calle este reloj.

    Tocan las siete y media. Soy el reloj
    que con minutos y segundos pongo la mesa.
    Toco las ocho y, de la cabeza a la suela
    del zapato, siento que la casa
    ya no sé si es mía. Por la puerta
    huye, nostálgico, el corazón deshecho del agua.

    Toco las nueve y las diez, y soy agua
    escarchada en las agujas del reloj.
    Arriba y abajo ya no soy yo quien me lleva a la puerta.
    Para cubrir inquietudes ya no tengo mesa.
    Rompo el espejo y me vuelve a decir que estoy sola.
    Sube el deseo y agrieta la casa.

    Por las rendijas, ¿ves?, huyo de casa,
    balsero de este fuego que invoca el agua.
    (¿Vendrás cuando morirá la hora más sola?)
    La fruta pierde la apuesta con el reloj
    y el otoño se completa sobre la mesa.
    Nada encuentra salida por ninguna puerta.

    La noche llama a la puerta y viene muy sola:
    quito la mesa y ahogo dentro del agua
    deseo, reloj, orégano, platos, corazón, casa.


    SEXTINA REIVINDICATIVA

    Amor, ja que m’has dit que et digui què
    vull, t’ho diré ben clar: contra l’horari,
    el meu desig reivindica el lleure
    total, i tu i el teu desig per paga,
    pujar parets d’amor per tot ofici
    i pintar de diumenge la setmana.

    Ja ho sé! Tot no pot ser caps de setmana
    i postes de sol. Sí, ja ho sé. I què!
    Deixa’m clamar, adolescent d’ofici,
    per la mort violenta de l’horari
    per mà d’amor. El meu desig, cap paga
    no vol, si posa duanes al lleure.

    Vol construir amb els maons del lleure
    un recer que alliberi la setmana
    de deutes amb raons de seny i paga.
    D’utopies possibles sap el què
    millor que tu i que jo i que l’horari
    que fon la primavera amb ginys d’ofici.

    Veus? Sense benefici i sense ofici
    que no sigui mudar treballs en lleure,
    el meu desig marca el seu propi horari
    a l’escorça del foc: una setmana
    sense confins que oblidi el com i el què
    i en els topants fressats no trobi paga.

    Amor, ja ho sé que ens cal una altra paga
    per viure! I que ens agrada el nostre ofici…,
    i estimar d’altra gent. Però, saps què?,
    el meu desig reivindica el lleure
    total i consagrar-te per setmana
    tant de temps que no em cap en cap horari.

    Da-li! Ja entenc que em parlis de l’horari
    i que els teus ulls em besin com a paga
    i senyal del que em deus d’una setmana
    eterna sense tu…, que el teu ofici
    et segresti, voraç…: no em dóna lleure,
    però, el desig demanant-me per què,

    amor, per què ens escapça el vol l’horari,
    confina el lleure i, per ben poca paga,
    amo d’ofici, ens roba la setmana?



    SEXTINA REIVINDICATIVA

    Amor, ya que me has dicho que te diga qué
    quiero, te lo diré bien claro: contra el horario,
    mi deseo reivindica el ocio
    total, y a ti y a tu deseo por paga,
    levantar paredes de amor por todo oficio
    y pintar de domingo la semana.

    ¡Ya lo sé! Todo no puede ser fin de semana
    y puestas de sol. Sí, ya lo sé. ¡Y qué!
    Déjame clamar, adolescente de oficio,
    por la muerte violenta del horario
    por mano del amor. Mi deseo, ninguna paga
    quiere, si pone aduanas al ocio.

    Quiere construir con los ladrillos del ocio
    un abrigo que libere la semana
    de deudas con razones de cordura y paga.
    De utopías posibles sabe el por qué
    mejor que tú y que yo y que el horario
    que funde la primavera con ingenio de oficio.

    ¿Ves? Sin beneficio y sin oficio
    que no sea mudar trabajos en ocio,
    mi deseo marca su propio horario
    en la corteza del fuego: una semana
    sin confines que olvide el cómo y el qué
    y en los rincones trillados no encuentre paga.

    ¡Amor, ya sé que necesitamos otra paga
    para vivir! Y que nos gusta nuestro oficio...,
    y amar a otras personas. Pero, ¿sabes qué?,
    mi deseo reivindica el ocio
    total y consagrarte por semana
    tanto tiempo que no me cabe en ningún horario.

    ¡Dale! Ya entiendo que me hables del horario
    y que tus ojos me besen como paga
    y señal de lo que me debes de una semana
    eterna sin ti..., que tu oficio
    te secuestre, voraz...: no me da ocio,
    sin embargo, el deseo pidiéndome ¿por qué,

    amor, por qué nos descabeza el vuelo el horario,
    confina el ocio y, por muy poca paga,
    amo de oficio, nos roba la semana?


    SEXTINA REVOLTA

    - Amor, ¿quina ombra aixeca barricades
    al pas de l’ona en festa? ¿Quina lluita
    abrusa els teus carrers? ¿Quin tren escala
    el cos balb de la por i obre la mina
    dels teus ulls i l’explora? Tot de besos
    calquen pasquins al séc de la revolta.

    - Deixa’m, amor! Tinc la casa revolta
    i el cor per endreçar. Faig barricades
    amb deixies d’hivern, runa de besos.
    I ofego en el pantaix d’aquesta lluita
    menta, desig i el corc tenaç que els mina.
    No ho veus? El corb s’ha aturat a l’escala
    de casa.
    …….....- Vine, amor! Farem escala
    en un port on la brisa i la revolta
    de l’herba trobin deu i trobin mina
    i, nuant-se, desnuïn barricades
    ermes. No vull l’amor amb nom de lluita.
    El vull peu un i desarmat pels besos!

    - Amor, damunt del llac, fòssils de besos
    sagnen. No puc abandonar l’escala
    d’emergència que dóna a la lluita.
    El teu imperi em demana revolta
    constant i, així, remunto barricades
    i cavo valls i avencs vora la mina.

    - Vora la mina dels teus ulls, la mina
    del desig, de l’aram, dels bosc, dels besos,
    amor, no sobreviuen barricades;
    l’esglai perd el seu rastre per l’escala
    que abasta el cim dels arbres en revolta
    primaveral.
    ……...……...- I, tanmateix, la lluita
    no cessa, amor, i tota jo sóc lluita
    perpetuant, potser – i el dubte em mina -
    l’assaig improvisat d’una revolta
    que ha de morir, tot d’una, a cop de besos,
    vent boig que estimba els dies per l’escala
    i imita, amb murs de fulles, barricades.

    - Amor, les barricades i la lluita
    oblidaran l’escala de la mina
    quan, dins, els besos facin la revolta!


    SEXTINA REVUELTA

    - Amor, ¿qué sombra levanta barricadas
    al paso de la ola en fiesta? ¿Qué lucha
    abrasa tus calles? ¿Qué tren escala
    el cuerpo aterido de miedo y abre la mina
    de tus ojos y la explora? Muchos besos
    copian pasquines al sí de la revuelta.

    - ¡Déjame, amor! Tengo la casa revuelta
    y el corazón por ordenar. Hago barricadas
    con legados de invierno, escombros de besos.
    Y ahogo en el jadeo de esta lucha
    menta, deseo y la carcoma tenaz que los mina.
    ¿No lo ves? El cuervo se ha parado en la escala
    de casa.
    ........ ...- ¡Ven, amor! Haremos escala
    en un puerto donde la brisa y la revuelta
    de la hierba encuentren fuente y encuentren mina
    y, anudándose, desanuden barricadas
    baldías. No quiero el amor con nombre de lucha.
    ¡Lo quiero descalzo y desarmado por los besos!

    - Amor, sobre el lago, fósiles de besos
    sangran. No puedo abandonar la escala
    de emergencia que lleva a la lucha.
    Tu imperio me pide revuelta
    constante y, así, remonto barricadas
    y cavo valles y simas junto a la mina.

    - Cerca de la mina de tus ojos, la mina
    del deseo, del cobre, del bosque, de los besos,
    amor, no sobreviven barricadas;
    el espanto pierde su rastro por la escala
    que abarca la cima de los árboles en revuelta
    primaveral.
    ............ ...- Y, sin embargo, la lucha
    no cesa, amor, y toda yo soy lucha
    perpetuando, quizá - y la duda me mina -
    el ensayo improvisado de una revuelta
    que debe morir, de repente, a golpe de besos,
    viento loco que despeña los días por la escala
    e imita, con muros de hojas, barricadas.

    - ¡Amor, las barricadas y la lucha
    olvidarán la escala de la mina
    cuando, dentro, los besos hagan la revuelta!


    EN RIBA D’EXILI

    Amor, per allunyar mals esperits, en riba
    d’exili, faig braser de besos i de menta
    ……………i tatuo, amb l’absenta
    del desig, l’entrellat del cor i la geniva,
    i em torno amagatall per mantenir captiva
    ……………l’ombra que m’alimenta.

    Amor, avui la set m’escola i m’alimenta.
    El fum dibuixa rius que em deixen a la riba
    ……………i, entre còdols, captiva
    del dolor, de l’olor, del sabor de la menta
    em brotes amb cremor secreta a la geniva
    ……………- absència i absenta.

    Amor, el cel s’exalta en lívids focs d’absenta.
    L’engruna de la festa ja closa l’alimenta
    ……………amb sang a la geniva.
    I, ja sense esperar-te, t’espero a l’alta riba
    de la nit, embriaga d’estrelles, verd i menta
    ……………i del meu bleix captiva.

    Amor, quin parany d’aigua i de barques em captiva
    a contra llei, quan sento que la lluna s’absenta
    ……………del meu bosc i la menta
    treu fulla escassa al sol, i el dol se n’alimenta.
    ¿Quin brell convoca esbarts de grues, sense riba,
    ……………i fruits, sense geniva?

    Amor, ¿quin mal enyor em brida la geniva
    i en gàbia de boira i verí tanca i captiva
    ……………els arbres? ¿Quina riba
    lleva esponera amarga en un desert d’absenta?
    ¿Quin plaer, ja colgat, t’abilla i t’alimenta,
    ……………simulacre de menta?

    Amor, tots aquests versos cremen besos i menta
    per no encendre’t a tu, miratge a la geniva.
    ……………I el ble que els alimenta
    arrela en l’enderroc i en la passa, captiva
    d’un retorn il.lusori a mars de sal i absenta
    ……………que desbordin la riba!

    Amor, fujo: la riba, les mentides de menta,
    esdevenen absenta que em grana a la geniva
    ……………captiva, i m’alimenta!


    EN ORILLA DE EXILIO

    Amor, para alejar malos espíritus, en orilla
    de exilio, hago brasero de besos y de menta
    ............... y tatúo, con la absenta
    del deseo, el entramado del corazón y la encía,
    y me vuelvo escondite para mantener cautiva
    ............... la sombra que me alimenta.

    Amor, hoy la sed me penetra y me alimenta.
    El humo dibuja ríos que me dejan en la orilla
    ............... y, entre guijarros, cautiva
    del dolor, del olor, del sabor de la menta
    me brotas con ardor secreto en la encía
    ............... - ausencia y absenta.

    Amor, el cielo se exalta en lívidos fuegos de absenta.
    Las migajas de la fiesta ya acabada lo alimenta
    ............... con sangre en la encía.
    Y, ya sin esperarte, te espero en la alta orilla
    de la noche, ebria de estrellas, verde y menta
    ............... y de mi jadeo cautiva.

    Amor, qué trampa de agua y de barcas me cautiva
    a contra ley, cuando siento que la luna se ausenta
    ............... de mi bosque y la menta
    saca hoja escasa al sol, y el duelo se alimenta.
    ¿Qué trampa convoca bandadas de grullas, sin orilla,
    ............... y frutos, sin encía?

    Amor, ¿qué mala nostalgia me brida la encía
    y en jaula de niebla y veneno cierra y cautiva
    ............... los árboles? ¿Qué orilla
    quita margen amargo en un desierto de absenta?
    ¿Qué placer, ya enterrado, te adorna y te alimenta,
    ............... simulacro de menta?

    Amor, todos estos versos queman besos y menta
    por no encenderte a ti, espejismo en la encía.
    ............... Y la mecha que los alimenta
    arraiga en el escombro y en la epidemia, cautiva
    de un retorno ilusorio a mares de sal y absenta
    ............... que desborden la orilla!

    Amor, huyo: ¡la orilla, las mentiras de menta,
    se vuelven absenta que me grana en la encía
    ............... cautiva, y me alimenta!


    L’ESCA DEL RETORN

    De tota espera, amor, visc en exili,
    reptant el desdesig. ¿Tindrà retorn
    aquest tirany que enfila, lent, els dies,
    i el vol de corbs, tibant, que estreny el coll
    de l’alegria? Veus? La primavera
    d’hivern s’ha fet mestressa de l’agenda.

    Cerco en les fulles mortes de l’agenda
    les vedrunes que m’han dut a l’exili.
    Els teus ulls han vençut la primavera:
    fins que li donis porta de retorn
    duc el pes mort del meu desig a coll
    i el colgo on moren, sense tu, els meus dies.

    Deso el mirall on fan l’ullet els dies
    que em disfressaven de festa l’agenda.
    Vaig caminant amb la set fins al coll
    cap on l’aigua emmiralla el meu exili.
    Tot és no res: l’anada i el retor
    i se’m fa un nus al cor la primavera.

    Nego les deus que adollen primavera
    i els daus que glaça el trasmudat dels dies.
    Refaig, tenaç, el cercle del retorn
    al punt del meu amor, que no té agenda
    ni rellotge i que s’arma – a cor d’exili -
    sense oferir a cap destral el coll.

    “Travessaré la carena pel coll
    del teu desig cofat de primavera”,
    afirmo a contrallum del meu exili
    quan només tinc sorra al davant, i dies…,
    quan giro cada plana de l’agenda
    esborrant bé la tinta del retorn.

    No pot callar, no, l’esca del retorn:
    duc el senyal del seu ullal al coll.
    He tancat bé les portes i l’agenda,
    però ho clivella tot la primavera.
    Amor, les hores estalonen dies
    i triomfen exsangües de l’exili.

    Amb sang d’exili signo el meu retorn,
    quan, dejuna de dies, em ve al coll
    la primavera, perforant l’agenda.


    EL CEBO DEL REGRESO

    De toda espera, amor, vivo en exilio,
    retando al desdén. ¿Tendrá regreso
    este sendero que trepa, lento, los días,
    y el vuelo de cuervos, tenso, que aprieta el cuello
    de la alegría? ¿Ves? la primavera
    de invierno se ha hecho dueña de la agenda.

    Busco en las hojas muertas de la agenda
    los majanos que me han llevado al exilio.
    Tus ojos han vencido la primavera:
    hasta que le des puerta de regreso
    llevo el peso muerto de mi deseo en el cuello
    y lo entierro donde mueren, sin ti, mis días.

    Guardo el espejo donde hacen un guiño los días
    que me disfrazaban de fiesta la agenda.
    Voy caminando con la sed hasta el cuello
    hacia donde el agua refleja mi exilio.
    Todo es nada: la ida y el regreso
    y se me hace un nudo en el corazón la primavera.

    Ahogo los manantiales que vierten primavera
    y los dados que hiela el mudar de los días.
    Rehago, tenaz, el círculo del regreso
    al punto de mi amor, que no tiene agenda
    ni reloj y que se arma – en corazón de exilio -
    sin ofrecer a ningún hacha el cuello.

    "Atravesaré la cresta por el cuello
    de tu deseo tocado de primavera",
    afirmo a contraluz de mi exilio
    cuando solo tengo arena delante, y días...,
    cuando giro cada página de la agenda
    borrando del todo la tinta del regreso.

    No puede callar, no, el cebo del regreso:
    llevo la señal de su colmillo en el cuello.
    He cerrado bien las puertas y la agenda,
    pero lo agrieta todo la primavera.
    Amor, las horas apuntalan días
    y triunfan exangües del exilio.

    Con sangre de exilio firmo mi regreso,
    cuando, ayuna de días, me viene al cuello
    primavera, perforando la agenda.


    L’ENGRUNA DE LA FESTA

    Adéu, amor. ¿No sents com la campana
    dóna caixa d’albat a aquest paisatge
    que confegíem, arborant la festa
    del desig i avivant el bleix dels boscos?
    Ha arribat l’hora del verí: la copa
    tempta la set clandestina de l’ombra.

    Tots els meus versos s’intoxiquen d’ombra
    enverinada. Dalla la campana
    la molsa de l’atzar. Alço la copa
    i, veus?, pol.luciona el meu paisatge,
    on vius, absent, flama i fusta de boscos
    malalts, i on res no vetlla per la festa.

    Se’ns ha fos a les mans: era una festa.
    I ara, qui ho sap!, els esquinçalls d’una ombra?
    També se’ls glacen els polsos als boscos
    i un fil de seda escanya la campana.
    L’esparver, mut, senyoreja el paisatge
    on intentàvem compartir la copa.

    La sal amarga el pòsit de la copa.
    El teu cos era el meu i el meu la festa
    del teu. Ara, amb ranera de paisatge
    civilitzat, veiem com lleva l’ombra
    com s’ajoca la pena a la campana,
    com el neguit escorxa en viu els arbres.

    Guaita, el mirall amb marea de boscos
    atònits feia el ple de rel a copa:
    cada arbre era un inici de campana,
    cada bes era porta d’una festa.
    Ara no puc foragitar-ne l’ombra
    victoriosa que nega el paisatge.

    Adona-te’n, amor: no hi ha paisatge.
    Un vent desert ha expoliat els boscos.
    Sóc solidària de tu i de l’ombra
    que fas en mi: m’exilio amb la copa
    mortal. Que les tovalles de la festa
    no s’ensagnin amb rastres de campana!

    No hi ha campana per refer el paisatge
    ni verd de festa per pintar nous boscos.
    Trencant la copa, almenys salvaré l’ombra?



    LAS MIGAJAS DE LA FIESTA

    Adiós, amor. ¿No oyes como la campana
    pone ataúd de niño a este paisaje
    que rehacíamos, arbolando la fiesta
    del deseo y avivando el resuello de los bosques?
    Ha llegado la hora del veneno: la copa
    tienta la sed clandestina de la sombra.

    Todos mis versos se intoxican de sombra
    envenenada. Siega la campana
    el musgo del azar. Alzo la copa
    y, ¿ves?, contamina mi paisaje,
    donde vives, ausente, llama y madera de bosques
    enfermos, y donde nada vela por la fiesta.

    Se nos ha fundido en las manos: era una fiesta.
    ¡Y ahora, quién sabe!, ¿los andrajos de una sombra?
    También se les hielan los pulsos a los bosques
    y un hilo de seda estrangula la campana.
    El gavilán, mudo, señorea el paisaje
    donde intentábamos compartir la copa.

    La sal amarga el poso de la copa.
    Tu cuerpo era el mío y el mío la fiesta
    del tuyo. Ahora, con estertor de paisaje
    civilizado, vemos como se levanta la sombra
    como se recoge la pena en la campana,
    como la desazón descorteza en vivo los árboles.

    Observa, el espejo con marea de bosques
    atónitos se llenaba de raíz a copa:
    cada árbol era un inicio de campana,
    cada beso era la puerta de una fiesta.
    Ahora no puedo ahuyentar su sombra
    victoriosa que ahoga el paisaje.

    Date cuenta, amor: no hay paisaje.
    Un viento desierto ha expoliado los bosques.
    Soy solidaria de ti y de la sombra
    que haces en mí: me exilio con la copa
    mortal. ¡Que el mantel de la fiesta
    no se ensangriente con rastros de campana!

    No hay campana para rehacer el paisaje
    ni verde de fiesta para pintar nuevos bosques.
    ¿Rompiendo la copa, salvaré al menos la sombra?


    L’OMBRA DE L’ALTRA FESTA

    Bon dia, amor que triomfes de l’ombra
    i obres foc nou al tomb de la campana.
    Que t’arbres amb l’esforç de rel i copa
    i, dau a dau, desmuntes el paisatge
    de l’enderroc, i et fas mina de boscos
    i de l’engruna en treus una altra festa.

    Adéu, amor. Fa entrada l’altra festa.
    Sabrem vetllar-la, a contrallum i a l’ombra?
    ¿Encertarem tots els camins dels boscos
    i el secret sense atzar de la campana?
    ¿Un vol de fulles refarà el paisatge,
    colgant l’esglai glaçat dins de la copa?

    Bon dia, amor: compartirem la copa
    i trenarem interrogants en festa.
    Conjurarem els límits del paisatge
    amb tints d’atzar i en destriarem l’ombra.
    Desnuarem la pena i la campana
    sense triaga que emmetzini els boscos.

    Adéu, amor: ens emmirallen boscos
    d’un món que cap sencer dins d’una copa?
    Escolta el corb, al peu de la campana,
    i el pas furtiu, com s’embosca a la festa!
    ¿Sabrem posar dogal al coll de l’ombra
    que barra portes a un altre paisatge?

    Bon dia, amor: hi haurà un altre paisatge!
    Ja hi és, vibrant en el neguit dels boscos
    que sura, amb veles altes, sobre l’ombra
    i amb vi de rels abranda tota copa.
    Hi és en la terra que convoca festa
    rost amunt, per topants sense campana.

    Adéu, amor: amb pluges de campana
    l’eixut crida la ufana del paisatge.
    ¿Saps on comença el nom d’aquesta festa
    que, a pes de braç, durem al cor dels boscos,
    on s’eixampla la boca de la copa
    i el verd no deixa ombra sobre ombra?

    Bon dia, amor: ¿quina ombra de campana
    adollarà a la copa del paisatge
    boscos i bes i solitud en festa?

    Primavera d’hivern, 1981



    LA SOMBRA DE LA OTRA FIESTA

    Buenos días, amor que triunfas de la sombra
    y comienzas nuevo fuego al giro de la campana.
    Que te arbolas con el esfuerzo de raíz y copa
    y, dado a dado, desmontas el paisaje
    del derribo, y te haces mina de bosques
    y de las migajas sacas otra fiesta.

    Adiós, amor. Comienza la otra fiesta.
    ¿Sabremos velarla, a contraluz y en la sombra?
    ¿Acertaremos todos los caminos de los bosques
    y el secreto sin azar de la campana?
    ¿Un vuelo de hojas rehará el paisaje,
    enterrando el helado espanto dentro de la copa?

    Buenos días, amor: compartiremos la copa
    y trenzaremos interrogantes en fiesta.
    Conjuraremos los límites del paisaje
    con tintes de azul y separaremos la sombra.
    Desanudaremos la pena y la campana
    sin antídoto que envenene los bosques.

    Adiós, amor: ¿nos reflejan bosques
    de un mundo que cabe entero dentro de una copa?
    ¡Escucha al cuervo, al pie de la campana,
    y el paso furtivo, como se embosca en la fiesta!
    ¿Sabremos poner dogal en el cuello de la sombra
    que cierra puertas a otro paisaje?

    Buenos días, amor: ¡habrá otro paisaje!
    Ya está, vibrante en la desazón de los bosques
    que flota, con altas velas, sobre la sombra
    y con vino de raíces inflama toda copa.
    Está en la tierra que convoca a fiesta
    cuesta arriba, por rincones sin campana.

    Adiós, amor: con lluvias de campana
    la sequía llama a la lozanía del paisaje.
    ¿Sabes dónde empieza el nombre de esta fiesta
    que, en brazos, llevaremos al corazón de los bosques,
    donde se ensancha la boca de la copa
    y el verde no deja sombra sobre sombra?

    Buenos días, amor: ¿qué sombra de campana
    verterá a la copa del paisaje
    bosques y beso y soledad en fiesta?

    Primavera de invierno, 1981


    Maria-Mercè Marçal
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    (continuará)


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Lun 18 Sep 2017, 12:36, editado 1 vez


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Jue 07 Sep 2017, 12:38

    .


    La germana,
    l’extrangera



    I. EN EL DESIG CICATRITZAT I EN L’OMBRA



    A l’Heura, es clar!


    La carn, sense paraules,
    davant de mi i en mi.

    I jo que havia llegit tots els llibres.



    T’he engendrat amb dolor,
    t’he parit amb plaer.
    Per dir-ho he d’estrebar
    l’arc de cada paraula.
    Tot el llibre és en blanc
    i els camins invisibles
    que he deixat rere meu
    se’ls ha menjat, rabent,
    el caragol del temps.
    Però sé que no sé.
    No t’engendrà l’espurna
    que encenia el meu bosc
    furtivament, de nit,
    per l’angoixa entreoberta,
    com un lladre, i llençava
    la clau al fons del mar.
    No, la serp del meu sí
    silenciosament
    va reptar, gorga endins,
    i va obrir sense clau
    tots els panys, amb grinyol
    de tenebra eixorbada,
    al foc, al mar, als vents,
    a la terra i a l’heura.
    T’he engendrat amb dolor,
    t’he parit amb plaer
    de fletxa a trenc de sang.



    La hermana,
    la extranjera



    I. EN EL DESEO CICATRIZADO Y EN LA SOMBRA



    ¡A Hiedra, claro!


    La carne, sin palabras,
    ante mí y en mí.


    Y yo que había leído todos los libros.


    Te he engendrado con dolor,
    te he parido con placer.
    Para decirlo he de tensar
    el arco de cada palabra.
    Todo el libro está en blanco
    y los caminos invisibles
    que he dejado detrás
    se los ha comido, raudo,
    el caracol del tiempo.
    Pero sé que no sé.
    No te engendró la chispa
    que encendía mi bosque
    furtivamente, de noche,
    por la angustia entreabierta,
    como un ladrón, y tiraba
    la llave al fondo del mar.
    No, la serpiente de mi sí
    silenciosamente
    reptó, poza adentro,
    y abrió sin llave
    todas las cerraduras, con chirrido
    de tiniebla ciega,
    en el fuego, en el mar, en los vientos,
    en la tierra y en la hiedra.
    Te he engendrado con dolor,
    te he parido con placer
    de flecha al hacer sangre.


    Com eixida de sobte de capell
    - Tot Buit – del Gran Prestidigitador
    m’aparegueres
    …...…………….viva
    ……...………………..entre les cuixes.
    No hi feia res que jo t’hagués ofert
    el meu ventre per fer de doble fons
    ……….com la llana més flonja,
    ………………………………….com un guant
    ……….que emmotllés, ben fidel, el teu creixent.

    ……….(I ara la pell, sovint, em va baldera.)

    Ni tampoc que la màgica vareta
    fos el meu nom, absolut i tallant,
    forçant l’espai, entre els queixos serrats
    dels vells cavalls de l’ordre.

    ……….(I ara, sovint, el nom se’m fon, sota la sang.)

    Ni el salt mortal sense xarxes que em duia
    a l’altra banda de l’estranya pista
    mentre el món, dins del meu cos obert,
    era un cor desbocat, com si una mina
    sobtadament dinamitada
    adollés el seu riu subterrani,
    vius metalls missatgers del pou més cec.

    ……….(I ara, sovint, camino ran de terra.)

    No hi feia res: de tot se’m destronava
    a favor del prodigi insurgent,
    brillant usurpador que m’arrencava,
    d’entre les cuixes, clos, el teu secret.


    Como salida de repente del sombrero
    - Totalmente Vacío - del Gran Prestidigitador
    apareciste
    ..................viva
    ........................ ..entre mis muslos.
    No importaba que yo te hubiera ofrecido
    mi vientre para hacer de doble fondo
    ......... .como la lana más blanda,
    ......................………................ .como un guante
    ......... .que moldeara, fiel, tu creciente.

    .......... (Y ahora la piel, a menudo, me va holgada.)

    Ni tampoco que la mágica varita
    fuera mi nombre, absoluto y cortante,
    forzando el espacio, entre las mandíbulas serradas
    de los viejos caballos del orden.

    ..........
    (Y ahora, a menudo, el nombre se me funde, bajo la sangre.)

    Ni el salto mortal sin red que me llevaba
    al otro lado de la extraña pista
    mientras el mundo, dentro de mi cuerpo abierto,
    era un corazón desbocado, como si una mina
    repentinamente dinamitada
    vertiera su río subterráneo,
    vivos metales mensajeros del pozo más ciego.

    .......... (Y ahora, a menudo, camino a ras de tierra.)

    No importaba: de todo se me destronaba
    en favor del Prodigio insurgente,
    brillante usurpador que me arrancaba,
    de entre los muslos, cerrado, tu secreto.


    No ets tu, llevadora,
    qui m’has llevat la vida
    que s’arraulia sota
    del meu vestit! La pell
    que ara em va tan baldera
    és la muda, només,
    de la serp que s’allunya
    a l’altra banda, sense
    tornada ni retop.



    ¡No eres tú, comadrona,
    quien me has quitado la vida
    que se acurrucaba bajo
    mi vestido! La piel
    que ahora me va tan holgada
    es la muda, solo,
    de la serpiente que se aleja
    al otro lado, sin
    vuelta ni retroceso.


    Com si un tauró m’arrenqués una mà
    i tot seguit l’escopís a la platja
    i ella mogués els dits per manaments
    estranys  als de la meva voluntat
    i ja no obeís més el meu cervell
    - tal com el cap del gall decapitat
    obre i tanca la boca i el cos corre,
    esparverat, llunyà, sense retorn -,
    jo contemplava aquell bocí de mi
    esdevingut, ja per sempre, estranger,
    i alhora imprés per sempre, a cor i a sang,
    en el desig cicatritzat, i en l’ombra.



    Como si un tiburón me arrancara una mano
    y a continuación la escupiera en la playa
    y ella moviera los dedos por ordenes
    ajenas a mi voluntad
    y ya nunca más obedeciera a mi cerebro
    - tal como la cabeza del gallo decapitado
    abre y cierra la boca y el cuerpo corre,
    asustado, lejos, sin retorno -,
    yo contemplaba aquel pedazo de mí
    vuelto, ya para siempre, extranjero,
    y a la vez impreso para siempre, a sangre y fuego,
    en el deseo cicatrizado, y en la sombra.


    Hi és ell. I jo. Barrejats en un rostre
    que estrena els tretze vents
    …………………………...........….sargits amb pluja nova…
    I no hi som. Les tisores han destrossat l’arrel.
    Nusos ratats. I una porta esbotzada.

    Riu amunt ressegueixo en va tots els topants.
    Tots els llibants trencats, les aigües desnuadas.
    Estellades les barques que intentaven un pont.
    I, malgrat tot, confosos en un rostre, ell i jo.

    I no hi som. És el freu que uneix i que separa
    florit d’escuma nova: qui sap on és la deu?
    La vida que ha calat xarxes en aquest tram
    pren el que és seu i oblida qui és ell, qui sóc jo,
    quin amor ha llançat daus vells a l’enforcall
    i quin atzar va encendre l’atzar, d’espurna a bosc:
    Tot ho colga el relleu continu de les fulles.



    Está él. Y yo. Mezclados en un rostro
    que estrena los trece vientos
    ................................. ………zurcidos con lluvia nueva...
    Y no estamos. Las tijeras han destrozado la raíz.
    Nudos roídos. Y una puerta reventada.

    Río arriba recorro en vano todos los recodos.
    Todas las sogas rotas, las aguas desatadas.
    Astilladas las barcas que intentaban un puente.
    Y, sin embargo, confundidos en un rostro, él y yo.

    Y no estamos. Es el estrecho que une y que separa
    florido de espuma nueva: ¿quién sabe dónde está el manantial?
    La vida que ha calado redes en este tramo
    toma lo que es suyo y olvida quién es él, quién soy yo,
    qué amor ha lanzado viejos dados en la encrucijada
    y qué azar encendió el azar, de la chispa hasta el bosque:
    Todo lo entierra el relevo continuo de las hojas.


    Car si près que tu sois l’air circule entre nous.
    M. DESBORDES-VALMORE

    Heura,
    ……….victòria marçal,
    …………………………germana
    estrangera, de cop feta present:
    Com desxifrar el teu llenguatge bàrbar
    i violent que força els meus confins
    fins a la sang, un repte que no em deixa
    ni les cames tan sols per a fugir!
    ¿Quins ulls i quins mans – no pas les meves -
    sabrien veure’t com un tacte, sols,
    com la bellesa feta carn, desclosa
    sobre el meu ventre, sense interrogants?
    No puc deixar d’enyorar les orelles
    endevines que et caçaven la veu
    quan només eres l’ombra d’un murmuri
    de fulles altes, cos endins, desig,
    senyals de fum de l’una a l’altra banda
    del bosc, so de tabals, obert, llunyà,
    colom amb bec en blanc, on jo inscrivia
    l’alfabet vegetal del teu missatge,
    poema viu que no urgia resposta
    com ara aquesta que sé que no sé.
    I malgrat tot t’anomeno victòria,
    heura marçal, germana, l’estrangera.


    Car si près que tu sois l’air circule entre nous.
    (Pues por cerca que estés el aire circula entre nosotros.)

    M. DESBORDES-VALMORE


    hiedra,
    ......... .victòria marzal,
    .....................……....... hermana
    extranjera, de pronto presente:
    ¡Cómo descifrar tu lenguaje bárbaro
    y violento que fuerza mis confines
    hasta la sangre, un reto que no me deja
    ni las piernas siquiera para huir!
    ¿Qué ojos y qué manos - no las mías -
    sabrían verte como un tacto, solo,
    como la belleza hecha carne, abierta
    sobre mi vientre, sin interrogantes?
    No puedo dejar de añorar las orejas
    vaticinadoras que te cazaban la voz
    cuando solo eras la sombra de un susurro
    de altas hojas, cuerpo adentro, deseo,
    señales de humo de una a otra parte
    del bosque, sonido de tambores, abierto, lejano,
    paloma de pico blanco, donde yo inscribía
    el alfabeto vegetal de tu mensaje,
    poema vivo que no urgía respuesta
    como ahora ésta que sé que no sé.
    Y a pesar de todo te llamo victoria,
    hiedra marzal, hermana, la extranjera.


    Esgarip sorgit d’un pou
    sense escala.

    La corda que em podria
    - potser – baixar la set
    i els ulls fins al teu fons
    ……………………..........……- sense fons -
    …………………………….............……segada.
    La lluna cuida
    ……….....……...negar-se
    ……………...........………….dins del poal
    vençut pel llast
    del teu plor
    ………….......……..- mútuament impenetrables
    dels meus mots.

    Però no: l’aigua no mor en l’aigua.


    Alarido surgido de un pozo
    sin escala.

    La cuerda que podría
    - quizá - bajarme la sed
    y los ojos hasta tu fondo
    ...............………............. - sin fondo -
    ...............................……….......cortada.
    La luna cree
    ............... …. ahogarse
    ........................... ……..dentro del cubo
    vencido por el lastre
    de tu llanto
    ............… ... ..- mutuamente impenetrables
    de mis palabras.

    Pero no: el agua no muere en el agua.


    Per tu voldria anar
    camí de Lil.liput
    amb les alforges plenes
    de cançons sense llei,
    i trobar-nos al prat
    on l’atzar és un rei
    despullat, franc d’espasa,
    de vici, de virtut.


    Para ti quisiera ir
    camino de Liliput
    con las alforjas llenas
    de canciones sin ley,
    y encontrarnos en el prado
    donde el azar es rey
    desnudo, libre de espada,
    de vicio, de virtud.


    Dues dents han deixat
    un rastre de magrana
    al meu pit, quan encara
    tu no en tens per clavarles
    en alló que se’t fon.


    Dos dientes han dejado
    un rastro de granada
    en mi pecho, cuando todavía
    tú no tienes para clavarlos
    en aquello que se te hunde.


    Aquest plaer sagnant
    vol estimbar-me.
    M’aferro amb força
    a les paraules
    que em permeten seguir
    dalt la maroma.


    Este placer sangriento
    quiere despeñarme.
    Me aferro con fuerza
    a las palabras
    que me permiten seguir
    sobre la maroma.


    El teu cos riu i riu,
    esbojarrat a voltes,
    d’altres maliciosa-
    ment, per sota el nás.
    D’altres només ensenya
    una mica les dents
    - d’un blanc enriolat -
    entre llavis de festa
    vermella. Adesiara
    sols juga a riure, fins
    que arriba el foc, i atia
    tots els cavalls i se
    t’enduen per camins
    mai no fressats i els meus
    dits cullen la rialla
    desbridada i oberta.

    I fins quan tens els ulls
    mossegats per la pena
    el teu cos riu i riu.



    Tu cuerpo ríe y ríe,
    a veces locamente,
    otras maliciosa-
    mente, por lo bajo.
    Otras solo enseña
    un poco los dientes
    - de un blanco risueño -
    entre labios de fiesta
    roja. Algunas veces
    juega solo a reír, hasta
    que llega el fuego, y azuza
    todos los caballos y se
    te llevan por caminos
    nunca trillados y mis
    dedos cosechan la risa
    desbridada y abierta.

    Y hasta cuando tienes los ojos
    mordidos por la pena
    tu cuerpo ríe y ríe.


    ……..El teu dolor:
    la meva culpa, en el mirall
    - mirall, repte que imanta uns ulls
    de cega que em retornen, nus,
    mandrons de fona
    clavats al mig del meu dolor:
    la teva culpa en el mirall.

    ……..La teva culpa:
    el meu dolor en el mirall
    - mirall, desert on interroga
    els confins de la sorra, cega
    endevina d’estralls,
    obstinada i fidel, la meva culpa:
    el teu dolor, en el mirall.


    ...... ..Tu dolor:
    mi culpa, en el espejo
    - espejo, reto que imanta unos ojos
    de ciega que me devuelven, desnudos,
    piedras de honda
    clavadas en medio de mi dolor:
    tu culpa en el espejo.

    ...... ..Tu culpa:
    mi dolor en el espejo
    - espejo, desierto donde interroga
    los confines de la arena, ciega
    adivina de estragos,
    obstinada y fiel, mi culpa:
    tu dolor, en el espejo.


    Un pètal de gerani
    ha deixat el balcó
    i, encara, viu, trobava
    els teus peuets de rosa.

    (Quin caragol veloç
    rosega, lent, les vores
    d’aquest matí d’hivern,
    vell sota pluja nova?)

    Guaita, ja sobre el verd
    resta només, color
    de guspireig com fuig,
    un rastre: aquesta poma.



    Un pétalo de geranio
    ha dejado el balcón
    y, aún, vivo, encontraba
    tus piececitos de rosa.

    (¿Qué caracol veloz
    roe, lento, los bordes
    de esta mañana de invierno,
    viejo bajo lluvia nueva?)

    Observa, sobre el verde
    solo queda ya, color
    de chisporroteo que huye,
    un rastro: esta manzana.


    ¿Quin sol desdentegat
    em somriu des d’un món
    que vaig conèixer fa
    molt temps i que he oblidat?
    Ocells salvatges s’han menjat les molles
    que vaig anar deixant per fer camí.


    ¿Qué sol desdentado
    me sonríe desde un mundo
    que conocí hace
    mucho y que he olvidado?
    Pájaros salvajes se han comido las migas
    que fui dejando para andar el camino.


    Aquell taló que adés jo perseguia
    per la mar encalmada del meu ventre
    ara malda per trepitjar ben fort
    els camins sense fita del matí.


    Aquel talón que antes yo perseguía
    por la mar en calma de mi vientre
    ahora se afana en pisar bien fuerte
    los caminos sin hito de la mañana.


    Cadell enjogassat, manyac i esquerp,
    que m’ensenyes les dents totes de llet
    però amb les puntes vives i esmolades
    sense escaçar, i els ulls de bat a bat,
    rebecs cada vegada que t’assenyalo límits!
    Com embridar-te si tu em fas tornar
    al món indòmit, l’espai sense fites,
    on la lluita i el joc són u, i la sang
    se’m fa petita com tu, i se’m desboca!
    ¿Com prendria el fuet del domador
    que, malgrat tot, guardo dins de l’armari
    entre d’altres disfresses i oripells?
    Deixeu-me ser cadell sols un instant
    i llençaré ben lluny, ben lluny les claus!


    ¡Cachorro juguetón, cariñoso y arisco,
    que me enseñas los dientes de leche
    pero de puntas agudas y afiladas
    sin recortar, y los ojos de par en par,
    reacios cada vez que te señalo límites!
    ¡Cómo embridarte si tú me haces volver
    al mundo indómito, al espacio sin hitos,
    donde la lucha y el juego son lo mismo, y la sangre
    se me vuelve pequeña como tú, y se me desboca!
    ¿Cómo cogería el látigo de domador
    que, sin embargo, guardo dentro del armario
    entre otros disfraces y oropeles?
    ¡Dejadme ser cachorro solo un instante
    y tiraré lejos, muy lejos las llaves!


    Petita guerrillera, sagitària
    que apuntes lluny, portes enllà de casa,
    reixes enllà dels braços que et cenyeixen
    insidiosament, i amb nom d’amor
    bategen els paranys de cada dia!
    No els miris: cor enllà, mirall enllà,
    ombres enllà, els meus ulls
    han apostat per tu.


    ¡Pequeña guerrillera, sagitaria
    que apuntas lejos, más allá de la puerta de la casa,
    más allá de las rejas de los brazos que te ciñen
    insidiosamente, y en nombre del amor
    bautizan las trampas de cada día!
    No los mires: más allá del corazón, más allá del espejo,
    más allá de las sombras, mis ojos
    han apostado por ti.


    Sóc de dia l’obrera
    del fat que alça muralles
    entorn de tu, convicta
    traïdora del teu
    futur. Però de nit
    sóc la mà temerària
    que em mina els fonaments
    i, conjurada amb tu,
    juga als daus amb la mort.



    De día soy la obrera
    del hado que alza murallas
    en torno a ti, convicta
    traidora de tu
    futuro. Pero de noche
    soy la mano temeraria
    que me mina los cimientos
    y, conjurada contigo,
    juega a los dados con la muerte.


    Et fas amb les paraules
    mestressa de les coses.
    Unes i altres són
    com joguines de vidre
    entre les teves mans:
    No et faci por la sang!


    Te haces con las palabras
    dueña de las cosas.
    Unas y otras son
    como juguetes de cristal
    entre tus manos:
    ¡No te asuste la sangre!


    Tan petita i ja saps com és d’alta
    la paret que no es deixa saltar!

    I jo voldria prou fer-te esqueneta.

    Qui és que m’omple les mans de maons?
    Qui em fa dir-te les serps de l’altra banda?

    Qui fa que engalzi vidres a la tapia?
    - Tu, lladre de la teva llibertat?

    Tan petita i ja saps com és d’alta
    la paret que no et deixo saltar!


    ¡Tan pequeña y ya sabes qué alta es
    la pared que no se deja saltar!

    Bien quisiera yo prestarte apoyo.

    ¿Quién me llena las manos de ladrillos?
    ¿Quien me hace hablarte de las serpientes del otro lado?

    ¿Quien hace que incruste cristales en la tapia?
    - ¿Tú, ladrón de tu libertad?

    ¡Tan pequeña y ya sabes qué alta es
    la pared que no te dejo saltar!


    ¿Quin déu perdonaria
    que el féssim mendicant?
    Aquests ulls que ara em claves
    com unes dents sé prou
    què volen dir: Només
    voldria que poguessis
    esdevenir tan forta
    per fer front a la mort
    que t’arriba de mi
    i no et calgués venjança.

    - Ni a mi cap escut!


    ¿Qué dios perdonaría
    que lo convirtiéramos en mendigo?
    Estos ojos que ahora me clavas
    como dientes bastante sé
    qué significan: Solo
    quisiera que pudieras
    llegar a ser tan fuerte
    como para hacer frente a la muerte
    que te llega de mí
    y no necesitaras venganza.

    - ¡Ni yo ningún escudo!


    Ve la infanticida
    pel mirall del fons.
    Deixeu-li que canti
    el seu fosc amor.

    L’amor que corbava
    el ventre ara buit
    amb un somni d’aigua
    al séc de l’eixut.

    La seva sang xiscla:
    vol alimentar
    les venes petites
    amb el seu allau.

    La seva mà closa
    estreny el batec
    d’un ocell escàpol
    - ostatge del vent.

    I la boca viva
    atia la dent.
    - S’embosquen besades
    a cada mossec.


    Viene la infanticida
    por el espejo del fondo.
    Dejadle que cante
    su oscuro amor.

    El amor que curvaba
    el vientre ahora vacío
    con un sueño de agua
    en el surco seco.

    Su sangre chilla:
    quiere alimentar
    las pequeñas venas
    con su avalancha.

    Su mano cerrada
    aprieta el latido
    de un pájaro fugitivo
    - rehén del viento.

    Y la boca viva
    aviva el diente.
    - Se emboscan besos
    en cada mordisco.


    Qui em dicta les paraules quan et parlo?
    Qui m’incrusta de gestos i ganyotes?
    Qui parla i fa per mi? És la Impostora.
    M’habitava sense que jo ho sabés
    fins que vingueres. Llavors va sorgir
    de no sé quines golfes, com una ombra,
    i em posseeix com un amant tirànic
    i em mou com el titella d’una fira.
    I sovint, al mirall, la veig a Ella
    rescatada de no sé quina cendra.
    No li facis cap cas quan Ella et parla,
    encara que m’usurpi veu i rostre.
    I si et barra la porta de sortida
    amb el seu cos amorós i brutal
    cal que la matis sense cap recança.
    Fes-ho per mi també i en el meu nom:
    Jo la tinc massa endins i no sabria
    aturar-me al llindar del suïcidi.



    ¿Quién me dicta las palabras cuando te hablo?
    ¿Quién me llena de gestos y de muecas?
    ¿Quién habla y actúa por mí? Es la Impostora.
    Me habitaba sin que yo lo supiera
    hasta que tú llegaste. Entonces surgió
    de no sé qué desván, como una sombra,
    y me posee como un amante tiránico
    y me mueve como a un títere de feria.
    Y a menudo, en el espejo, la veo a Ella
    rescatada de no sé qué ceniza.
    No le hagas ningún caso cuando Ella te habla,
    aunque me usurpe voz y rostro.
    Y si te cierra la puerta de salida
    con su cuerpo amoroso y brutal
    será necesario que la mates sin ningún pesar.
    Hazlo por mí también y en mi nombre:
    Yo la llevo demasiado dentro y no sabría
    detenerme al borde del suicidio.


    Maria-Mercè Marçal
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    (continuará)


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Mar 19 Sep 2017, 02:44, editado 1 vez


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Vie 08 Sep 2017, 03:38

    .


    II SANG PRESA


    Vénen mots que accelera l’assassi sense nom.

    El meu cor, temerari, travessarà el carrer?

    Hi ha un gos esquarterat, enmig de la calçada.

    Pel mirall sense fons, color de sang com fuig…



    II SANGRE ESTANCADA


    Vienen palabras que acelera el asesino sin nombre.

    ¿Mi corazón, temerario, atravesará la calle?

    Hay un perro descuartizado, en medio de la calzada.

    Por el espejo sin fondo, color de sangre huyendo...


    Amor de sal: claror
    de nit i d’arma blanca.
    El raval fosc on perdo
    la passa imanta tota
    la tristesa del món.
    Sang morta a les butxaques!


    Amor de sal: claridad
    de noche y de arma blanca.
    El arrabal oscuro donde pierdo
    el paso imanta toda
    la tristeza del mundo.
    ¡Sangre muerta en los bolsillos!


    L’endemà del solstici de la pluja
    començà la desfeta: No ho vaig veure
    fins que l’estrall arreu plantà bandera
    i els miralls de la nit em reflectiren
    amb la pena clavada al mig del sexe.

    Ho vaig saber, amor, de cop i volta,
    i volia desfer les nostres passes
    per desxifrar l’enigma: en l’hora fosa
    no trobava cap rastre de petjada.

    Sols esquelets calcinats de paraules,
    fòssils de besos, presagis en cendra,
    silencis que afitaven el silenci.

    L’enyor interrogava precipicis
    i el buit tornava, en l’eco, les preguntes
    assassinades pels punyals de l’aire.


    Al día siguiente del solsticio de la lluvia
    comenzó la derrota: No lo vi
    hasta que el estrago plantó bandera en todas partes
    y los espejos de la noche me reflejaron
    con la pena clavada en medio del sexo.

    Lo supe, amor, de repente,
    y quería deshacer nuestros pasos
    para descifrar el enigma: en la hora fundida
    no encontraba ningún rastro de huella.

    Solo esqueletos calcinados de palabras,
    fósiles de besos, presagios en ceniza,
    silencios que observaban el silencio.

    La añoranza interrogaba precipicios
    y el vacío devolvía, en el eco, las preguntas
    asesinadas por puñales de aire.


    Et je t’adorerai comme un noyé la mer.
    RENÉE VIVIEN

    Mar que m’escups, un cop m’has seduït,
    en un erm sense fites: quin ocell
    branda el seu vol, amb caire de coltell,
    i escapça, venjatiu com una nit,

    l’urc del desig que en tu trobà sentit?
    ¿Quina ombra et senyoreja dins la pell
    que era reclam per al meu llavi, i brell,
    i ara em rebutja, en portes del convit?

    Mar que m’escups, fosc mirall prohibit
    al meu nom, ebri en l’èbris requesta
    de la sal que encenia la tempesta:

    El meu desert et mira, fit a fit,
    i sóc només aquest esguard que resta
    vivint de set, contra el pou de l’oblit.


    Et je t’adorerai comme un noyé la mer.
    (Y yo te adoraré como un ahogado el mar.)

    RENÉE VIVIEN

    Mar que me escupes, una vez me has seducido,
    en un erial sin hitos: ¿qué pájaro
    balancea su vuelo, con aspecto de cuchillo,
    y corta, vengativo como una noche,

    el orgullo del deseo que en ti encontró sentido?
    ¿Qué sombra te señorea en la piel
    que era reclamo para mi labio, y trampa,
    y ahora me rechaza, en puertas del banquete?

    Mar que me escupes, oscuro espejo prohibido
    a mi nombre, ebrio en la ebria demanda
    de la sal que encendía la tormenta:

    Mi desierto te mira, fijamente,
    y solo soy esta mirada que queda
    viviendo de sed, contra el pozo del olvido.


    Un tren travessa, com un roc brunzent,
    l’ull de la nit. El cor no sap la fona.
    El balast bressa l’arma i la ferida
    i alça cançons de tenebra eixorbada.

    Dins l’esvoranc tu i jo, com una embosta
    de sang extasiada que borbolla
    d’una mateixa mort i se n’abeura
    tessant una abraçada de sal viva.

    Dins el mirall, tu i jo, l’assassí.
    S’esborren les fronteres, sota l’ombra.
    Sols el xiulet que m’estrafà la queixa

    és un rastre precís. Cerco la lluna
    dins dels meus ulls, i hi trobo un trau atònit
    que perboca la sang d’aquest poema.


    Un tren atraviesa, como un meteorito,
    el ojo de la noche. El corazón no conoce honda.
    La gravilla mece el arma y la herida
    y alza canciones de tiniebla ciega.

    Dentro del agujero tú y yo, como una ambuesta
    de sangre extasiada que borbotea
    de una misma muerte y se abreva
    tensando un abrazo de sal viva.

    Dentro del espejo, tú y yo, el asesino.
    Se borran las fronteras, bajo la sombra.
    Solo el silbido que me disimuló la queja

    es un rastro preciso. Busco la luna
    dentro de mis ojos, y encuentro un ojal atónito
    que acera la sangre de este poema.


    BERCEUSE

    Dorm, petita meva, dorm.
    La nit és avui l’atzemblera
    de tots els olis i de tots els verins,
    que vénen a arraulir-se als peus del llit
    convocats per la meva cançó.
    Quina almàssera secreta els ha mòlt?
    On els ensitjaríem, amor,
    sinó en els nostres ulls,
    oberts, esbatanats,
    almúnia de flors torturades?
    Dorm. Clou els teus ulls
    on faroneja el gessamí
    d’onades negres.
    No temis, que avui
    tinc la meva pena ben closa,
    atrapada dins del puny
    i les ungles,
    clavades al palmell de la mà,
    ja no sabrien fer-te sang.
    Ja no vindrà
    l’esvoliac ferit de mort
    a podrir-se a la teva falda.
    Ja no torbarà el teu son
    la seva agonia sense port.
    Dorm, que el meu desig
    s’ajaçà tèbiament
    damunt la seda tèbia
    del teu ventre,
    com un cadell
    que no coneix encara els seus ullals.
    Dorm, com una gota d’aigua
    maurada per la lluna. Dorm.
    Amb quines dents sabria engabiar
    el lluert fugisser de l’alegria
    que un somni esquiu
    ha deturat un moment
    sobre els teus llavis?
    Però no. Deixa’m només
    que et xucli el carmí viu
    de la ferida,
    que llepi el teu neguit
    fins a amoixar-lo,
    fins que la sang torni a les venes,
    amansida
    i sense venjança.
    Dorm, amor, no temis.
    La meva mà esquerra
    subjecta ben fort
    la dreta de l’assassí.
    Perquè el voltor sap avui
    que la despulla que el tempta
    és només ell mateix
    a l’altra banda del mirall.
    Dorm, dorm:
    que brando la meva cançó
    per conjurar l’enyor,
    aquest ganivet
    que el temps no sap oscar
    i cap rovell no escanya.
    No sents l’esmolet, com passa
    ara que l’alba ja s’acosta?
    Dorm.



    BERCEUSE

    Duerme, mi pequeña, duerme.
    La noche es hoy la acemilera
    de todos los aceites y todos los venenos,
    que vienen a acurrucarse a los pies de la cama
    convocados por mi canción.
    ¿Qué almazara secreta los ha molido?
    ¿Donde los asilaríamos, amor,
    sino en nuestros ojos,
    abiertos, muy abiertos,
    almunia de flores torturadas?
    Duerme. Cierra tus ojos
    donde farolea el jazmín
    de olas negras.
    No temas, que hoy
    tengo mi pena bien guardada,
    atrapada dentro del puño
    y las uñas,
    clavadas en la palma de la mano,
    no sabrían ya hacerte sangre.
    Ya no vendrá
    el murciélago herido de muerte
    a pudrirse en tu regazo.
    Ya no turbará tu sueño
    su agonía sin puerto.
    Duerme, que mi deseo
    se tiende tibiamente
    sobre la seda tibia
    de tu vientre,
    como un cachorro
    que no conoce aún sus colmillos.
    Duerme, como una gota de agua
    estrujada por la luna. Duerme.
    ¿Con qué dientes sabría enjaular
    el lagarto huidizo de la alegría
    que un sueño esquivo
    ha detenido un momento
    sobre tus labios?
    Pero no. Déjame solo
    que te sorba el carmín vivo
    de la herida,
    que lama tu desazón
    hasta animarla,
    hasta que la sangre vuelva a las venas,
    amansada
    y sin venganza.
    Duerme, amor, no temas.
    Mi mano izquierda
    sujeta bien fuerte
    la derecha del asesino.
    Porque el buitre sabe hoy
    que el despojo que lo tienta
    es solo él mismo
    al otro lado del espejo.
    Duerme, duerme:
    que hago sonar mi canción
    para conjurar la nostalgia,
    este cuchillo
    que el tiempo no sabe mellar
    y ninguna herrumbre ahoga.
    ¿No oyes a afilador, como pasa
    ahora que el alba se acerca?
    Duerme.


    No era d’aigua.
    La ferida m’ensenya
    que era de vidre
    i mur, impenetrable,
    el mirall que em xuclava.


    No era de agua.
    La herida me enseña
    que era de cristal
    y muro, impenetrable,
    el espejo que me sorbía.


    I sé que ets tu, i sé que no ets tu
    la sang que xuclo d’aquesta ferida.
    Recordes? Menstruaven les estrelles
    i un crit de primavera temerària
    tacava els llençols lívids de la por:
    ja cap lleixiu n’esborrarà l’empremta.
    ¿Recordes, lluny, l’escampadissa boja,
    incruenta, bogal, roses enceses
    del teu-meu sexe, entre la seda i l’ònix
    - parany de melangies indomables:
    Rellotge viu, contrallum d’hores foses
    sense senyal, llunari i abraçada?
    I ara que tu no hi ets, absurdament,
    la sang se’m fa, absurdament, ferida.



    Y sé que eres tú, y sé que no eres tú
    la sangre que sorbo de esta herida.
    ¿Recuerdas? Menstruaban las estrellas
    y un grito de primavera temeraria
    manchaba las sábanas lívidas de miedo:
    ningún lejía borrará la huella.
    ¿Recuerdas, lejos, la desbandada loca,
    incruenta, holgada, rosas encendidas
    del sexo tuyo-mío, entre la seda y el ónix
    - trampa de melancolías indomables:
    reloj vivo, contraluz de horas fundidas
    sin señal, lunario y abrazo?
    Y ahora que tú no estás, absurdamente,
    la sangre se me vuelve, absurdamente, herida.


    Seda i ònix, parany de melangia
    on cau, fadat, el tacte del record!
    D’ençà que ets lluny, el meu desig té port
    on l’esfera del buit roda amb el dia.

    Illa de Mai, cap on fidel faig via
    a seny de llavi que no es vol estort:
    beso en la teva absència la mort,
    i, en la festa escapçada, l’agonia.

    Terra que palpo amb foc de pensament.
    Batec que copso amb mans sense present.
    Sal que desfermo amb llengua de follia.

    Nit que mossego amb l’enyor de la dent:
    El plaer em xucla, a l’arrel del turment,
    la sang, que és només set que s’incendia.



    ¡Seda y ónix, trampa de melancolía
    donde cae, hechizado, el tacto del recuerdo!
    Desde que estás lejos, mi deseo tiene puerto
    donde la esfera del vacío rueda con el día.

    Isla de Nunca, hacia donde fiel viajo
    colmada de labio que no se quiere salvo:
    Beso en tu ausencia la muerte,
    y, en la fiesta descabezada, la agonía.

    Tierra que palpo con fuego de pensamiento.
    Latido que capto con manos sin presente.
    Sal que desato con lengua de locura.

    Noche que muerdo con la nostalgia del diente:
    El placer me sorbe, en la raíz del tormento,
    la sangre, que es solo sed que se incendia.


    Aquest enyor, al caire tallant d’un ganivet:
    No l’osca el temps, ni el rovell no l’escanya.
    L’esmolet passa cada matinada.
    La meva sang no sap altre camí.



    Esta nostalgia, en el filo cortante de un cuchillo:
    No la mella el tiempo, ni la herrumbre la estrangula.
    El afilador pasa cada madrugada.
    Mi sangre no conoce otro camino.


    Clavo l’arma al cor d’aquest mirall.
    La sang abraça els teus-meus bocins.


    Clavo el arma en el corazón de este espejo.
    La sangre abraza tus-mis pedazos.


    M’he mirat al mirall i et veig a tu
    - i no hi fa res que el trenqui en mil bocins -.
    Ja no sé pas on són els meus confins:
    Cada esvorall de vidre ens és comú.

    I miro ara el pany de paret – nu
    de signes, de paraules, de camins -
    que resta al meu davant, feu de ningú:
    No hi ha reflex que em xucli, nit endins.

    La lluna absent signa aquest cel opac:
    Sols brilla, a trenc de pedra, cicatriu
    en forma de corbella, un rastre viu
    de sang, que arrisca un suïcida escac

    i mat a la teva ombra que sorgeix
    fit a fit del meus ulls i em repeteix.


    Me he mirado en el espejo y te he visto a ti
    - y no importa que lo rompa en mil pedazos -.
    Ya no sé dónde están mis confines:
    Cada trozo de vidrio nos es común.

    Y miro ahora la cerradura - desnuda
    de signos, de palabras, de caminos -
    que queda frente a mí, feudo de nadie:
    No hay reflejo que me sorba, noche adentro.

    La luna ausente firma este cielo opaco:
    Solo brilla, a tiro de piedra, una cicatriz
    en forma de hoz, un rastro vivo
    de sangre, que arriesga un jaque mate

    suicida en tu sombra que surge
    fijamente de mis ojos y me repite.


    L’aigua que fuig, és sols la meva set?
    I el fruit que lluu, més enllà de la tanca,
    ¿és sols l’orbesa de la meva llengua,
    la saliva, la dent i la geniva?

    La pell que és lluny, són només els meus dits?
    I el foc que se’m fa escàpol, el meu fred?
    ¿L’illa de Mai sols és el meu deler
    viatger que ha arrelat a trenc de platja?

    El teu sexe, és només el meu desert?
    I el paisatje proscrit rere els teus ulls,
    és la fosca avidesa dels meus ulls?

    El Tot que es fon, és només el meu Buit?
    I, inabastable en l’alta solitud,
    la teva mar, sols el meu suïcidi?


    ¿El agua que huye, es solo mi sed?
    ¿Y el fruto que reluce, más allá de la valla,
    es solo la ceguera de mi lengua,
    la saliva, el diente y la encía?

    ¿La piel que está lejos, son solo mis dedos?
    ¿Y el fuego que se me hace fugitivo, mi frío?
    ¿La isla de Nunca solo es mi anhelo
    viajero que ha arraigado al comienzo de la playa?

    ¿Tu sexo, es solo mi desierto?
    ¿Y el paisaje proscrito tras tus ojos,
    es la oscura avidez de mis ojos?

    ¿El Todo que se funde, es solo mi Vacío?
    ¿E, inalcanzable en la alta soledad,
    tu mar, solo mi suicidio?


    He canviat set cops la pell com una serp
    i encara repto entorn de l’arbre de teu nom
    esculpit tenaçment, m’enrosco entre els seus peus
    i em faig minvant de lluna per fer-li pedestal.
    Hostal parat a l’ocell sense rumb,
    desafiant el temps que cau, segat,
    mentre em creixen set voltes els cabells,
    set cops el verd al capciró de boges
    primaveres tal volta inabastables
    que no saben temptar-me: gos fidel
    al regust de la mort, servil escorta,
    insensible a la pluja, al vent que xiula
    i em vol empènyer lluny, ben cuirassada
    rere l’ombra que em ferma, i els ulls fits
    en la claror que falca el meu exili.

    He canviat set cops la pell, com una serp.


    He cambiado siete veces la piel como una serpiente
    y aún repto en torno al árbol de tu nombre
    esculpido tenazmente, me enrosco entre sus pies
    y me hago menguante de luna para serle pedestal.
    Hostal dispuesto para el pájaro sin rumbo,
    desafiando el tiempo que cae, segado,
    mientras me crece siete veces el cabello,
    siete veces el verde en el final de locas
    primaveras quizás inalcanzables
    que no saben tentarme: perro fiel
    al sabor de la muerte, servil escolta,
    insensible a la lluvia, al viento que silba
    y me quiere empujar lejos, bien acorazada
    tras la sombra que me sujeta, y los ojos fijos
    en la claridad que cuña mi exilio.

    He cambiado siete veces la piel, como una serpiente.


    ÈPICA EN CAMP CLOS

    Al cor del laberint desert,
    museu de cendres,
    set sarcòfags han clos
    l’ossada del teu nom,
    amor. I set muralles
    he construït, encara,
    entorn de la ciutat,
    cenyida per set rius.
    El cànem de l’estepa
    n’és embolcall, tesat
    com un esglai, com l’arc
    obert de la batalla.
    Treu flama l’esbarzer
    que no es consum. I, enllà,
    l’aire tanca amb set panys
    els confins del paisatge.

    Com un lladre he forçat
    l’horitzó. Cegament
    he conjurat el foc
    sagrat. I set vegades
    set he vençut la por
    d’assenderar les passes
    erm endins. Sense guals
    he travessat els rius.
    Dau a dau, l’enderroc
    dels set cercles de pedra
    m’ha fet pas, triomfant
    veïna de la mort.
    M’he perdut set camins
    pels camins sense fites,
    m’ha rescatat set cops
    la set, com un imant.

    He esbotzat finalment
    les set portes i l’urc
    dels set estoigs hermètics
    per abraçar-te, Mai.
    I quan creia tenir-te,
    sal de la meva sang,
    presa dins l’orfenesa
    dels meus ulls, dels meus dits,
    intacte, empenyorat
    pel temps amb fosca usura,
    sols hi trobava un cor,
    el meu, embalsamat.


    ÉPICA EN CAMPO DE HONOR

    En el corazón del laberinto desierto,
    museo de cenizas,
    siete sarcófagos han encerrado
    la osamenta de tu nombre,
    amor. Y siete murallas
    he construido, aún,
    entorno a la ciudad,
    ceñida por siete ríos.
    El cáñamo de la estepa
    es envoltura, tenso
    como un espanto, como el arco
    abierto de la batalla.
    Echa llamas la zarza
    que no se consume. Y, más allá,
    el aire cierra con siete cerraduras
    los confines del paisaje.

    Como un ladrón he forzado
    el horizonte. Ciegamente
    he conjurado el fuego
    sagrado. Y siete veces
    siete he vencido el miedo
    de encaminar los pasos
    yermo adentro. Sin vados
    he atravesado los ríos.
    Dado a dado, el derribo
    de los siete círculos de piedra
    me ha dado paso, triunfante
    vecina de la muerte.
    Me he perdido siete caminos
    por los caminos sin hitos,
    me ha rescatado siete veces
    la sed, como un imán.

    He destrozado finalmente
    las siete puertas y el orgullo
    de los siete estuches herméticos
    para abrazarte, Nunca.
    Y cuando creía tenerte,
    sal de mi sangre,
    presa en la orfandad
    de mis ojos, de mis dedos,
    intacta, empeñada
    por el tiempo con oscura usura,
    solo encontraba un corazón,
    el mío, embalsamado.


    El teu desig engendrà el meu desig.
    La negra melangia dels meus ossos
    et va fer dea d’un desert ofert
    a les dents vives de la primavera.
    De sobte es capgirava el decorat
    i el meu desig es menjà el teu desig.


    Tu deseo engendró mi deseo.
    La negra melancolía de mis huesos
    te hizo diosa de un desierto ofrecido
    a los dientes vivos de la primavera.
    De repente se dio la vuelta el decorado
    y mi deseo se comió tu deseo.


    Perquè he sentit el teu
    bes de sang incruenta
    - com la que bolca el crit
    triomfant del nadó -
    cloc els ulls per no veure
    la tenebra vermella
    quan les tisores, fredes,
    segellin aquest part.


    Porque he notado tu
    beso de sangre incruenta
    - como la que vuelca el grito
    triunfante del bebé -
    cierro los ojos para no ver
    la tiniebla roja
    cuando las tijeras, frías,
    sellen este parto.


    De sobte et vaig conèixer:
    Mar, i mare, i mirall.
    Corrents vaig anar a dir-ho
    a la vella xiqueta
    òrfena, expoliada,
    impenitent i muda
    que em tibava a la pell
    sense camí: per fi
    l’hora arribava -foses
    ella i jo, ja per sempre
    - potser – podíem néixer
    entre les teves cuixes.
    Quan tot fou acomplert
    vingué l’esglai del buit
    però la teva veu
    conjurava la mort
    i em duia dolçament
    sobre el ventre balmat
    de l’amor. I aleshores
    el xiscle contingut
    tant de temps, va esclatar
    perforant un espai
    esbatanat de cop.
    I uns ulls – els teus? - de sobte
    impenetrablement
    brutals m’exiliaren
    del món – bruta deixia,
    trist rebuig d’un naufragi
    desorbitat i cec.
    I el vidre d’unes mans
    se m’encastà en el cos
    i em llençà, sangferida
    i nua, a les glaçades
    balances de l’absència.


    De repente te conocí:
    Mar, y madre, y espejo.
    Corriendo fui a decirlo
    a la vieja niña
    huérfana, expoliada,
    impenitente y muda
    que me tensaba en la piel
    sin camino: por fin
    la hora llegaba -fundidas ya
    ella y yo, para siempre
    - quizá - podíamos nacer
    entre tus muslos.
    Cuando todo se cumplió
    vino el temor del vacío
    pero tu voz
    conjuraba la muerte
    y me llevaba dulcemente
    sobre el vientre hueco
    del amor. Y entonces
    el chillido contenido
    tanto tiempo, estalló
    perforando un espacio
    abierto de golpe.
    Y unos ojos - ¿los tuyos? - de repente
    impenetrablemente
    brutales me exiliaron
    del mundo - sucio legado,
    triste rechazo de un naufragio
    desorbitado y ciego.
    Y el cristal de unas manos
    se me encastró en el cuerpo
    y me arrojó, malherida
    y desnuda, a las heladas
    balanzas de la ausencia.


    A Josep Uclés

    A cada porta l’ou d’or de la mort.
    I el senyal de carmí, a la finestra
    d’un foll travesti que em pica l’ullet.
    A l’altra mà, perforat, el meu nom.



    A Josep Uclés

    En cada puerta el huevo de oro de la muerte.
    Y la señal de carmín, en la ventana
    de un loco travesti que me guiña el ojo.
    En la otra mano, perforado, mi nombre.


    M’arrenca del meu nom
    la teva guerra
    que, invisible, m’assetja
    des de l’absència.

    M’arrenca del meu nom
    la teva absència.
    Clandestina, me’l muda
    per un de guerra.


    Me arranca de mi nombre
    tu guerra
    que, invisible, me asedia
    desde la ausencia.

    Me arranca de mi nombre
    tu ausencia.
    Clandestina, me lo cambia
    por uno de guerra.


    Sóc com el llançador
    de punyals que seguís
    amb cura el teu contorn
    per no ferir-te, cada
    dia subjectant fort
    les regnes de la sang.
    Potser espero el moment
    que el teu mateix convuls
    tremolor davant l’erta
    mirada dels meus ulls
    et convoqui a la mort.



    Soy como el lanzador
    de cuchillos que siguiera
    cuidadosamente tu contorno
    por no herirte, cada
    día sujetando fuerte
    las riendas de la sangre.
    Quizá espero el momento
    que tu mismo convulso
    temblor ante la yerta
    mirada de mis ojos
    te convoque a la muerte.


    Clavo els ulls en el roig
    de la sang que m’oblida.

    Després, la paret blanca
    que alça la teva absencia,
    de fit a fit, em torna
    el verd lívid de l’odi.



    Clavo los ojos en el rojo
    de la sangre que me olvida.

    Después, la pared blanca
    que levanta tu ausencia,
    fijamente, me vuelve
    el verde lívido del odio.


    Taula deserta.
    Tovalles de neu.
    Qui em nega el pa i la sang?



    Mesa desierta.
    Manteles de nieve.
    ¿Quién me niega el pan y la sangre?


    Un polsim de sang
    - com sal engrunada
    damunt la ferida -
    damunt d’aquest àpat.



    Una pizca de sangre
    - como sal desmenuzada
    encima de la herida -
    encima de esta comida.


    NECROFÍLIA

    Et j’aimerai ta mort dans la nuit de la mer.

    RENÉE VIVIEN

    He volgut fer l’amor amb el cadàver
    d’aquella primavera mal colgada
    pels còmplices volgudament maldestres
    de l’assassí, comprats de sotamà.
    Damunt la neu, per l’erm sense confins,
    sense rastre de fita ni senyals
    que assenderessin el meu pas, he fet
    un camí blanc de roses torturades,
    fressat només per l’ala de la nit,
    fins a trobar-te: tu, l’ocell encara
    convulsament agònic, sota els peus
    de sanguinaris cavalls sense brida
    que, folls, t’arrossegaven sobre el fang.
    Perquè he gosat mirar-te fit a fit
    i besar-te la boca sense bleix
    perversament voraç, dent contra dent,
    i enfonsar-te en la mort a cops de bes
    i sentir-me vivent contra el teu glaç,
    cec, xuclava el teu mirall sagnant.
    I ara els cucs rauen, sorneguers, la seda
    ………erta dels meus ulls.


    NECROFILIA

    Et j’aimerai ta mort dans la nuit de la mer.
    (Y amaré tu muerte en la noche del mar.)

    RENÉE VIVIEN

    He querido hacer el amor con el cadáver
    de aquella primavera mal enterrada
    por los cómplices intencionadamente torpes
    del asesino, comprados bajo mano.
    Sobre la nieve, por el páramo sin confines,
    sin rastro de hito ni señales
    que encaminasen mis pasos, he hecho
    un camino blanco de rosas torturadas,
    trillado solo por el ala de la noche,
    hasta encontrarte: tú, el pájaro aún
    colvulsamente agónico, bajo los pies
    de sanguinarios caballos sin brida
    que, locos, te arrastran sobre el barro.
    Porque me he atrevido a mirarte fijamente
    y besarte la boca sin resuello
    perversamente voraz, diente contra diente,
    y hundirte en la muerte a golpes de beso
    y sentirme viva contra tu hielo,
    ciego, me sorbía tu espejo sangriento.
    Y ahora los gusanos raen, socarrones, la seda
    ......... yerta de mis ojos.


    Víctima i assessí
    van fer un pacte de sang
    abans d’entrar plegats
    en la dansa de la mort.

    I així, després,
    tot fou, només, un suïcidi.



    Víctima y asesino
    hicieron un pacto de sangre
    antes de entrar juntos
    en la danza de la muerte.

    Y así, después,
    todo fue, solamente, un suicidio.


    Bon dia, nit. Obre bé la resclosa.
    Nega total, mortal, la meva set.
    Colga el cadàver de la primavera.
    Dessagna’m, purifica’m, recomença’m.
    I arbra’m de sal, des de la teva llum.


    Buenos días, noche. Abre bien la esclusa.
    Ahoga totalmente, mortalmente, mi sed.
    Entierra el cadáver de la primavera.
    Desángrame, purifícame, recomiénzame.
    Y arbólame de sal, desde tu luz.


    Una porta tancada
    només em deixa
    que hi estrafaci en ombra
    les mans, la queixa

    ……………- ai, la clau, lluny, xuclada
    ……………per l’aigua espessa!

    Qui pogués oblidar-la
    - risc i promesa!
    Però el desig em balma,
    la set em nega

    ……………- ai, la meva mirada
    ……………dins l’aigua cega!

    Dits d’aigua no desxifren
    en l’escomesa
    l’enigma un, l’estigma
    de la desfeta

    ……………- a la porta estellada
    ……………rastres, sang presa!



    Una puerta cerrada
    solo me deja
    que disimule en sombra
    las manos, la queja

    ............... - ¡ay, la llave, lejos, sorbida
    ............... por el agua espesa!

    ¡Quién pudiera olvidarla
    - riesgo y promesa!
    Mas el deseo me infla,
    la sed me ahoga

    ............... - ¡ay, mi mirada
    ............... dentro del agua ciega!

    Dedos de agua no descifran
    en la acometida
    el enigma desnudo, el estigma
    de la derrota

    ............... - ¡en la puerta astillada
    ............... rastros, sangre estancada!


    Ja ho sé que no es pot ser
    alhora jutje i part,
    però el meu cor, il.lús,
    ens cridava a judici
    indestriablement,
    com a imatges bessones,
    tu i jo, la d’una banda
    i l’altra del mirall.

    Com que tu no acudies
    - viaranys de l’absència
    ellà, pròfuga il.licita-
    ment dels meus dominis,
    sense cap esperança,
    cap, d’extradició -
    i la sang a les mans
    em delatava, una
    i altra volta, caigué
    sobre meu la sentència
    inapel.lablement:
    L’executà l’amor.


    Ya sé que no se puede ser
    a la vez juez y parte,
    pero mi corazón, iluso,
    nos llamaba a juicio
    inseparablemente,
    como a imágenes gemelas,
    tú y yo, la de un lado
    y el otro del espejo.

    Como tú no acudías
    - más allá de los senderos
    de la ausencia, prófuga ilícita-
    mente de mis dominios,
    sin ninguna esperanza,
    ninguna, de extradición -
    y la sangre en las manos
    me delataba, una
    y otra vez, cayó
    sobre mi la sentencia
    inapelablemente:
    La ejecutó el amor.


    HYDRA

    Què hi ha sota el teu rostre
    que em fita amb ulls de pedra?
    ¿Quan gosaré arrencar-te
    la màscara de carn
    i fer front a l’obscur
    mirall que em petrifica?



    HYDRA

    ¿Qué hay bajo tu rostro
    que me mira con ojos de piedra?
    ¿Cuándo osaré arrancarte
    la máscara de carne
    y hacer frente al oscuro
    espejo que me petrifica?


    Ni que et vegi la sang a les mans
    no sé fer-te culpable.

    Sé que era l’assassí
    disfressat de tu.

    I és ell també que, ara,
    em vol convèncer
    i prendrem la disfressa
    de mi i apunyalar-te.


    Ni si te veo la sangre en las manos
    te culpo.

    Sé que era el asesino
    disfrazado de ti.

    Y también es él, ahora,
    quien me quiere convencer
    y robarme el disfraz
    de mí y apuñalarte.


    Tombo el tinter:
    la sang esborra
    l’ombra del teu nom
    - la seva llum m’escola.



    Vuelco el tintero:
    la sangre borra
    la sombra de tu nombre
    - su luz me escurre.


    BENEDICCIÓ

    Et beneeixo perquè et dius Mai,
    tu, que escapçares l’urc desmesurat del nom
    que em lluïa en el front. Tu, que, brutal,
    assenyalares els límits de l’aire
    als meus pulmons i als meus ulls de la llum.
    I és aixó també que et maleeixo.

    Beneït sigui aquest mur alt i clos
    que m’incita a escalar-ne l’espinada
    i a fer-me d’heura per clavar-hi arrels
    i a fer-me bomba que esbotzi les pedres.
    Jo et beneeixo obstacle que te’m dreces
    com un repte insurgent i inexpugnable.
    I és per aixó també que et maleeixo.

    Et beneeixo perquè no has volgut
    ésser la còpia falsa del somni,
    esquer fal.laç del lladre i l’envejós,
    agulla que enlluerni en el meu pit
    mentre, en el fons de tot, el cor sap prou
    amb quin parany la vida ha estat vençuda.
    I és per aixó també que et maleeixo.

    Et maleeixo, Mai, perquè has vençut.
    Perquè has sabut que sols triomfaries
    llegant-me la teva ombra, en un record
    que té la forma d’un estoig sagnant.
    Perquè fugires deixant-me a les mans
    la teva absència i una derrota.
    I és per aixó també que et beneeixo.


    BENDICIÓN

    Te bendigo porque te llamas Nunca,
    tú, que recortaste el orgullo desmedido del nombre
    que me lucía en la frente. Tú, que, brutal,
    señalaste los límites del aire
    a mis pulmones y de la luz a mis ojos.
    Y también por eso te maldigo.

    Bendito sea este muro alto y cerrado
    que me incita a escalarle el espinazo
    y hacerme hiedra para clavar raíces
    y hacerme bomba que reviente las piedras.
    Yo te bendigo obstáculo que te me enfrentas
    como un reto insurgente e inexpugnable.
    Y también por eso te maldigo.

    Te bendigo porque no has querido
    ser la copia falsa del sueño,
    cebo falaz del ladrón y el envidioso,
    aguja que deslumbre en mi pecho
    mientras, en el fondo, el corazón sabe
    con que trampa la vida ha sido vencida.
    Y también por eso te maldigo.

    Te maldigo, Nunca, porque has vencido.
    Porque has sabido que solo triunfarías
    legándome tu sombra, en un recuerdo
    que tiene la forma de un estuche sangriento.
    Porque huiste dejándome en las manos
    tu ausencia y una derrota.
    Y también por eso te bendigo.


    ¿Quina dent ha segat
    el fil de seda blanca
    fràgil, però tenaç,
    que et feia ca fidel
    de la teva ombra en mi?
    Ara ja sense el llast
    insidiós, servil,
    la teva ombra pot fer-se
    tirana dels meus ossos
    i fins i tot clavar-me
    - dins del mirall – l’estaca
    al mig del pit, vampir
    absolut, ja, de mi.


    ¿Qué diente ha segado
    el hilo de seda blanca
    frágil, pero tenaz,
    que te hacía perro fiel
    de tu sombra en mí?
    Ahora ya sin el lastre
    insidioso, servil,
    tu sombra puede hacerse
    tirana de mis huesos
    e incluso clavarme
    - dentro del espejo - la estaca
    en medio del pecho, vampiro
    absoluto, ya, de mí.


    ...by Abdication -
    Me – of Me?

    EMILY DICKINSON

    Vaig abdicar de mi.
    I et vaig fer a tu monarca
    de les meves despulles
    de tardor, la pell morta
    de l’ombra.

    Vas abdicar de mi.
    I em vas deixar a mercè
    de l’alta tirania
    del vent, que va arrasar
    els meus dominis
    d’incert aram.

    I el vent deixà el seu ceptre
    a l’incendi, i el foc
    prengué en les fulles ertes
    i va extorquir l’arbrat
    fins a turment.

    I ara, guaita, la sang
    com s’embosca en el bosc
    maldant per rescatar
    a contrallei les noves
    arrels… però no sap
    qui n’és el déu absent.


    ...by Abdication -
    Me – of Me?

    EMILY DICKINSON

    Abdiqué de mí.
    Y te hice a ti monarca
    de mis despojos
    de otoño, la piel muerta
    de la sombra.

    Abdiqué de mí.
    Y me dejaste a merced
    de la alta tiranía
    del viento, que arrasó
    mis dominios
    de incierto cobre.

    Y el viento dejó su cetro
    al incendio, y el fuego
    prendió en las hojas yertas
    y extorsionó el arbolado
    hasta el tormento.

    Y ahora, mira, la sangre
    cómo se embosca en el bosque
    esforzándose por rescatar
    a contraley las nuevas
    raíces ... pero no sabe
    quién es el dios ausente.


    La teva ombra és la bota
    sobre el meu cor
    - regicida, conspiro
    contra el record.

    La teva ombra és la daga
    dins del meu pit
    - regicida, apunyalo
    l’urc de l’oblit.


    Tu sombra es la bota
    sobre mi corazón
    - regicida, conspiro
    contra el recuerdo.

    Tu sombra es la daga
    en mi pecho
    - regicida, apuñalo
    el orgullo del olvido.


    En va lluitava
    a sang amb la meva ombra.
    Tota cosida
    d’imperdibles, l’albada
    del coll d’un gall degota.


    En vano luchaba
    a muerte con mi sombra.
    Todo cosido
    de imperdibles, el amanecer
    gotea del cuello de un gallo.


    Sé que tu no ets l’ombra,
    existeixes enllà
    de la vida que et dono
    reflectint-te, endurant
    aquest pes negre sobre
    la muralla de sang.


    Sé que tú no eres la sombra,
    existes más allá
    de la vida que te doy
    reflejándote, soportando
    este peso negro sobre
    la muralla de sangre.


    En tu quallava
    el doll de les absències:
    I era sang presa.


    En ti cuajaba
    la fuente de las ausencias:
    Y era sangre estancada.


    Aquests versos són ja
    només sang presa
    del gall que anunciava
    l’albada de la festa.

    I ara te’ls ofereixo,
    fosc aliment,
    perquè te’ls posis, àvida,
    al mossec de la dent

    i així esborris l’empremta
    bàrbara del convit
    i em resti buida,  blanca,
    la copa en els meus dits.

    Gall escapçat no canta
    i, tanmateix, vençuda
    per la seva sang s’alça
    la teva albada morta.


    Estos versos son ya
    solo sangre estancada
    del gallo que anunciaba
    alborada de fiesta.

    Y ahora te los ofrezco,
    oscuro alimento,
    para que los pongas, ávida,
    al alcance del diente

    y así borres la huella
    bárbara del banquete
    y me quede vacía, blanca,
    la copa en mis dedos.

    Gallo descabezado no canta
    y, sin embargo, vencida
    por su sangre se alza
    tu aurora muerta.


    El mirall desfermava
    una rata de llum
    ……………......…….malalta.
    Morí de set
    en ratera de glaç.


    El espejo desataba
    una ratita de luz
    ..….................... .enferma.
    Murió de sed
    en ratonera de hielo.


    Llenço el teu nom als peixos,
    Mai, perquè el trobin
    fet carn i sal i aigua
    els meus hams de demà.



    Tiro tu nombre a los peces,
    Nunca, para que lo encuentren
    hecho carne, sal y agua
    mis anzuelos de mañana.


    Sense tornada
    veus? La sang s’exilia.
    Per l’altra porta
    fa entrada, viva, roja,
    la nova primavera.



    Sin retorno
    ¿ves? la sangre se exilia.
    Por la otra puerta
    entra, viva, roja,
    la nueva primavera.


    EVA

    I

    Emergia una serp
    de cada tros de pell
    del meu cos i reptava
    per l’arrelam, amunt,
    fins al tronc i cenyia
    l’arbre fosc del desig
    sols per temptar-la. Jo
    cloïa els ulls i en un
    malson sense sortida
    li trepitjava el cap.
    Però de sobte tot
    es capgirà:l’escena
    atàvica es trencava
    en mil trossos: fou Eva
    qui m’oferí el dolcíssim
    pecat amb gust de poma.


    II

    No sé si aquest ossari
    de somnis que es podreixen
    lentament, mal colgats
    a palades pel temps,
    pot fer de fonament
    per a cap casa. Que
    sigui, almenys, adob
    per a una sola rosa,
    afuada, tenaç
    i  gosada com tu
    - i com cada sageta
    dels teus pits, dels teus ulls -
    i que, sabent-se a penes
    mestressa d’un sol dia,
    si cal, mori de llum
    entre les teves dents.


    EVA

    I

    Emergía una serpiente
    de cada trozo de piel
    de mi cuerpo y reptaba
    por las raíces, arriba,
    hasta el tronco y ceñía
    el árbol oscuro del deseo
    solo para tentarla. Yo
    cerraba los ojos y en una
    pesadilla sin salida
    le pisaba la cabeza.
    Pero de repente todo
    se invirtió: la escena
    atávica se rompía
    en mil pedazos: fue Eva
    quien me ofreció el dulcísimo
    pecado con sabor a manzana.

    II

    No sé si este osario
    de sueños que se pudren
    lentamente, mal enterrados
    a paladas por el tiempo,
    puede ser cimientos
    para ninguna casa. Que
    sea, al menos, abono
    para una sola rosa,
    aguzada, tenaz
    y osada como tú
    - y como cada saeta
    de tus pechos, de tus ojos -
    y que, sabiéndose apenas
    dueña de un solo día,
    si es necesario, muera de luz
    entre tus dientes.


    Per a Anna

    Riu glaçat
    no camina.

    Barca estellada
    ja ni somia
    camins de sal,
    camins d’onada.

    Peix mort no sap
    l’anell, la via
    que du a l’entranya.

    Lluna esglaiada
    si s’ullprenia
    d’aquest mirall
    es corglaçava.

    Perquè venies
    la meva sang
    ja caminava.



    Para Anna

    Río helado
    no fluye.

    Barca astillada
    ya ni sueña
    caminos de sal,
    caminos de ola.

    Pez muerto no conoce
    el anillo, la vía
    que lleva en la entraña.

    Luna asustada
    si se hechizaba
    de este espejo
    se horrorizaba.

    Porque venías
    mi sangre
    ya caminaba.


    DEIEN QUE ES DEIA AMOR

    Era una bèstia estranya,
    deforme, monstruosa,
    macrocèfala, d’ulls
    desorbitats i cecs,
    de braços arrupits
    i dits atrofiats
    que no haurien sabut
    retenir res. La boca
    sempre oberta, expectant,
    àvida com el buit,
    voraç pou sense fons,
    sense brocal, vivent.
    Xisclava al meu costat.
    Deien que es deia Amor.

    Deien que es deia Amor.
    Jo l’havia parit
    - em deien – i era a mi
    que em calia gronxar-lo
    entre els meus braços nus.
    Els meu pits no saberen
    alletar-lo amb verí.

    Deien que es deia Amor.
    Dia a dia sentia
    el seu mossec brutal
    -vampíricament bell.

    I, tanmateix, la sang
    tèrbola, s’avivava
    i em cantava a les venes,
    per conjurar la por,
    ambivalent, dual,
    corrent cap a la fi.
    I amb veu dolça cridava
    aquell lent assessí
    fins i tot quan dormia
    sadollat del meu cos.

    Deien que es deia Amor
    i em deixaren amb ell
    ben sola. Finalment
    vaig matar-lo. Desfeta,
    esquarterada, oberta,
    com si una culpa immensa
    apunyalés la lluna
    del meu ventre, com un
    suïcidi que em fes
    altra vegada eixorca.

    Deien que es deia Amor.
    I ara que tu has vingut
    no sé quin nom donar
    a això que des del buit
    germina cap a tu,
    incertament encara,
    cos endins, lluna endins.


    DECÍAN QUE SE LLAMABA AMOR

    Era una bestia extraña,
    deforme, monstruosa,
    macrocéfala, de ojos
    desorbitados y ciegos,
    de brazos encogidos
    y dedos atrofiados
    que no habrían sabido
    retener nada. La boca
    siempre abierta, expectante,
    ávida como el vacío,
    voraz pozo sin fondo,
    sin brocal, viviente.
    Chillaba a mi lado.
    Decían que se llamaba Amor.

    Decían que se llamaba Amor.
    Yo lo había parido
    - me decían - y era yo
    quien debía mecerlo
    entre mis brazos desnudos.
    Mis pechos no supieron
    amamantarlo con veneno.

    Decían que se llamaba Amor.
    Día a día sentía
    su mordisco brutal
    - vampíricamente bello.

    Y, sin embargo, la sangre
    turbia, se avivaba
    y me cantaba en las venas,
    para conjurar el miedo,
    ambivalente, dual,
    corriendo hacia el fin.
    Y con dulce voz llamaba
    a aquel lento asesino
    incluso cuando dormía
    saciado de mi cuerpo.

    Decían que se llamaba Amor
    y me dejaron con él
    completamente sola. Finalmente
    lo maté. Deshecha,
    descuartizada, abierta,
    como si una culpa inmensa
    apuñalara la luna
    de mi vientre, como un
    suicidio que me hiciera
    otra vez estéril.

    Decían que se llamaba Amor.
    Y ahora que tú has venido
    no sé qué nombre dar
    a lo que desde el vacío
    germina hacia ti,
    inciertamente aún,
    cuerpo adentro, luna adentro.


    Som on es trenquen
    els vidres. Nua, oberta,
    ferida, viva,
    la meva sang s’abraça
    i es coneix en la teva.



    Estamos donde rompen
    los cristales. Desnuda, abierta,
    herida, viva,
    mi sangre se abraza
    y se reconoce en la tuya.


    Perquè venies
    la sal a les parpelles
    se’m fa desfici
    de veure, endins de l’aigua,
    sang i coralls en festa.



    Porque venías
    con la sal en los párpados
    me produce desasosiego
    ver, dentro del agua,
    sangre y corales de fiesta.


    La meva sang
    - perquè has vingut -
    pren camí, dolorosa-
    ment, obrint-se vies
    noves, cos endins.

    I són de nou els mots
    que mosseguen la carn
    - com els ullals d’un talp -
    per eixamplar-li els límits
    del seu paisatge clos.


    Mi sangre
    - porque has venido -
    inicia el camino, dolorosa-
    mente, abriéndose vías
    nuevas, cuerpo adentro.

    Y llegan de nuevo las palabras
    que muerden la carne
    - como los colmillos de un topo -
    para ensanchar los límites
    de su paisaje cerrado.


    D’ARTEMIS A DIANA

    Uns ulls nous se m’obrien dessota les parpelles.
    ADRIENNE RICH

    No pas al déus ni a cap fat demano
    uns altres ulls, sota parpelles noves,
    per mirar-te i que em miris: és a tu
    i a mi, a qui convoco i a qui repto.
    Uns altres ulls que escandallin el pou
    de l’aigua i de la set, que interroguin la sal
    i aprenguin a llegir l’alfabet viu,
    indesxifrat, hermètic, del mirall.
    Uns altres ulls que esbatanin la mar.

    Als ulls demano unes altres paraules
    per dir-nos, quan hàgim trencat les velles
    i escampat els bocins en solc d’oblit:
    Ferments només, adob per a la terra.
    Caldrà pastar-les amb les nostres mans.
    - Noves paraules que eixamplin l’espai.

    A les paraules demano camins
    que ens assenderin les noves petjades.
    Uns altres llavis que deixin carmí
    en els vidres extrems de vells miratges.
    Noves mans, llengua nova, nous sentits.
    Uns nous camins excavats sang a sang.

    Als nous camins demano una altra sang
    que els recorri exaltada, nua, nova.
    Que en violenti els límits i els avencs,
    que forci cledes i tancats, que ens dugui
    resclosa enllà, tenyint el calendari
    d’una altra festa sense déus ni fat.
    Una sang nova dins de venes noves.

    És a la sang que demano uns ulls nous.



    DE ARTEMISA A DIANA

    Unos ojos nuevos se me abrían bajo los párpados.
    ADRIENNE RICH

    Ni a los dioses ni a ningún hado pido
    otros ojos, bajo párpados nuevos,
    para mirarte y que me mires: es a ti
    y a mí, a quien convoco y a quien reto.
    Otros ojos que sondeen el pozo
    del agua y de la sed, que interroguen la sal
    y aprendan a leer el alfabeto vivo,
    no descifrado, hermético, del espejo.
    Otros ojos que agranden el mar.

    A los ojos pido otras palabras
    para decirnos, cuando hayamos roto las viejas
    y esparcido los trozos en surcos de olvido:
    Fermentos solo, abono para la tierra.
    Habrá que amasarlas con nuestras manos.
    - Nuevas palabras que ensanchen el espacio.

    A las palabras pido caminos
    que dirijan nuestras nuevas pisadas.
    Otros labios que dejen carmín
    en los vidrios extremos de viejos espejismos.
    Nuevas manos, lengua nueva, nuevos sentidos.
    Unos nuevos caminos excavados sangre a sangre.

    A los nuevos caminos pido otra sangre
    que los recorra exaltada, desnuda, nueva.
    Que violente los límites y las simas,
    que fuerce rediles y cercados, que nos lleve
    más allá de la esclusa, tiñendo el calendario
    de otra fiesta sin dioses ni destino.
    Una sangre nueva dentro de venas nuevas.

    Es a la sangre a quien pido unos ojos nuevos.


    És perquè et sé germana que puc dir-te estrangera.
    Sense treva esbossada, sense treva abolida
    aquesta guerra que m’uneix a tu
    en un pacte de sang inestroncable.
    És perquè et sé estrangera que puc dir-te germana.



    Porque te siento hermana puedo llamarte extranjera.
    Sin tregua esbozada, sin tregua abolida
    esta guerra que me une a ti
    en un pacto de sangre inagotable.
    Porque te siento extranjera puedo llamarte hermana.


    Maria-Mercè Marçal
    (Versión de Pedro Casas Serra)

    (Fin de La hermana, la extranjera)


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Mar 19 Sep 2017, 04:50, editado 2 veces


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Sáb 09 Sep 2017, 03:32

    .


    Maria-Mercè Marçal: DESGLAÇ (1984-1988)



    A Fina, còmplice d’un
    contraban de llum.



    La serp surt de la seva
    tretzena muda
    tremolosa i erecta.
    - Un llamp de pedra fòssil
    de sobte massa viu.
    Líquid esglai:
    ……………...desglaç.




    Maria-Mercè Marças. DESHIELO (1984-1988)


    A Fina, cómplice de un
    contrabando de luz.



    La serpiente sale de su
    decimotercera muda
    temblorosa y erecta.
    - Un rayo de piedra fósil
    de repente demasiado vivo.
    Líquido horror:
    ...........….. …... deshielo.


    Daddy


    Feixuc com el marbre, un sac ple de Déu.

    SYLVIA PLATH


    La mort t’ha fet escac i mat sense retop.
    I de retop a mi, des del fons del mirall
    que se m’encara, clos: no hi val amagatall.
    Em sé arrapats al coll els tentacles del pop.

    Sento l’udol del ca i el plany del llop.
    El galop desbocat de l’hora i el cavall
    del record que ens calciga, ja ni cassigall
    del que fórem, i el glaç que ens colga cóp a cóp.

    No sé sortir d’aquest carrer tallat
    a sang pel mur on les ombres m’endolen
    i on estrafaig només ganyotes de penjat.

    I on et veig, cec als dies que s’escolen
    sense donar-nos treva, en el tauler marcat
    de la Mort, que ens ha fet escac i mat.


    Daddy


    Pesado como el mármol, un saco lleno de Dios.
    SYLVIA PLATH


    La muerte te ha hecho jaque mate sin vuelta atrás.
    Y de rebote a mí, desde el fondo del espejo
    que se me encara, hermético: no hay donde esconderse.
    Sé que se me agarran al cuello tentáculos del pulpo.

    Oigo el aullido del perro y el lamento del lobo.
    El galope desbocado de la hora y el caballo
    del recuerdo que nos pisotea, ya ni harapo
    de lo que fuimos, y el hielo que nos cubre copo a copo.

    No sé salir de esta calle cortada
    a sangre por el muro donde las sombras me enlutan
    y donde solo imito muecas de ahorcado.

    Y donde te veo, ciego a los días que se escurren
    sin darnos tregua, en el tablero marcado
    de la Muerte, que nos ha hecho jaque mate.


    Escac al rei: el foc s’ensenyoreix
    de l’erm on ombra i sal veïnejaven
    amb les fronteres nítides. La sang
    confon l’excés bufat de les paraules.



    Jaque al rey: el fuego se apodera
    del yermo en el que sombra y sal lindaban
    con las fronteras nítidas. La sangre
    confunde el fatuo exceso del lenguaje.


    Sóc sols absència
    de tu, fantasma lívid
    que te’m dessagnes
    entre les mans de l’ombra
    – les meves mans exsangües.

    Ombra sense ombra
    que et repeteixi els passos:
    només jo, dòcil
    gos fidel, ressegueixo
    l’empremta ja esborrada.



    Soy solo ausencia
    de ti, fantasma lívido
    que te desangras
    entre manos de sombra
    - mis manos exangües.

    Sombra sin sombra
    que repita tus pasos:
    solo yo, dócil
    perro fiel, recorro
    el rastro ya borrado.


    El cel es pinta la cara de turquesa
    en va per fer-me companyia
    i inventa màscares de vidre,
    de setí, randa o núvol
    per fer-me creure que t’amagues
    rere cada comparsa.
    Prou sé que Carnestoltes
    sols em porta la mort
    que en l’oblit s’emmascara
    o es vesteix amb les gales
    pomposes que cosia
    de sotamà el record.



    En vano se pinta la cara de turquesa
    el cielo para hacerme compañía
    e inventa máscaras de vidrio,
    de satén, randa o nube
    para hacerme creer que te escondes
    tras cada comparsa.
    Bien sé que Carnaval
    solo me trae muerte
    que en olvido se oculta
    o se viste con galas
    pomposas que cosía
    bajo mano el recuerdo.


    En el clos fosc d’unes ales gegants
    que es pleguen sobre meu i em donen cobri,
    l’ombra em té tota. No em valen els mots.
    La teva cendra em colga en vell caliu.
    La teva llengua em clava en el silenci.



    En el cercado oscuro de unas alas gigantes
    que sobre mí se pliegan y me dan cobijo,
    la sombra me posee entera. No sirven las palabras.
    Tu ceniza me entierra en un viejo rescoldo.
    Tu lengua me remacha en el silencio.


    Jo que he escanyat la filla
    obedient de Tu
    i l’he enterrat, convulsa
    encara, sota el glaç
    no sé ofegar la fosca
    ranera que es marida
    dòcilment a la teva
    enllà del mur. I ençà.
    Ella parla per mi.
    Sura damunt de l’aigua
    immòbil el silenci
    d’aquella que no sé
    si sóc.
    ……....Que el foc emporpri
    l’hora muda i desclavi
    llengua i camins. Que el dia
    neixi, un, del desglaç.


    Yo que asfixié a la hija
    obediente a Ti
    y la enterré, convulsa
    todavía, bajo el hielo
    no sé ahogar el oscuro
    estertor que se une
    al tuyo, dócilmente,
    más allá del muro. Y más acá.
    Ella habla por mí.
    Flota sobre las aguas
    inmóvil el silencio
    de aquella que no sé
    si soy.
    ...... ... Que el fuego enrojezca
    la hora muda y desclave
    lengua y caminos. Que el día
    nazca, desnudo, del deshielo.


    Pare-esparver que em sotges des del cel
    i em cites en el regne del teu nom,
    em petrifica la teva voluntat
    que es fa en la terra com es fa en el cel.
    La meva sang de cada dia
    s’escola enllà de tu en el dia d’avui
    però no sé desfer-me de les velles culpes
    i m’emmirallo en els més cecs deutors.
    I em deixo caure en la temptació
    de perseguir-te en l’ombra del meu mal.



    Padre-gavilán que me acechas desde el cielo
    y me citas en el reino de tu nombre,
    me petrifica tu voluntad
    que se cumple así en la tierra como en el cielo.
    Mi sangre de cada día
    se derrama lejos de ti en el día de hoy
    pero no sé librarme de las viejas culpas
    y me contemplo en los más ciegos deudores.
    Y me dejo caer en la tentación
    de perseguirte en la sombra de mi mal.


    Cada dona adora un feixista…
    SYLVIA PLATH

    Aquella part de mi que adorava un feixista
    - o l’adora, qui ho sap!
    jeu amb tu, jau amb tu.

    No l’espanta la tomba. Cridada des de sempre
    al domini més fosc,
    mor amb tu, i viu de tu.

    Ofrena tremolosa, no sap sinó seguir-te
    i arrapar-se al teu mal
    com al port més segur.

    Medusa desossada, allò que de mi resta
    malda per completar-se
    sense tu, lluny de tu.

    El bisturí vacil.la. Qui em viu a l’altra banda?
    I com podré pensar-te
    com si jo no fos tu?


    Toda mujer adora a un fascista.
    SYLVIA PLATH

    Esa parte de mí que adoraba a un fascista
    - o lo adora, ¡quién sabe!
    se acuesta contigo, yace contigo.

    No le asusta la tumba. Llamada desde siempre
    al reino más oscuro,
    muere contigo, y vive de ti.

    Ofrenda temblorosa, solo sabe seguirte
    y agarrarse a tu mal
    como a un puerto seguro.

    Medusa deshuesada, lo que queda de mí
    se afana en completarse
    sin ti, lejos de ti.

    El bisturí vacila. ¿Quién me vive al otro lado?
    ¿Y cómo podré pensarte
    como si yo no fuera tú?


    Sobre una pintura de Frida Kalho.

    Tinc dins del cap un cap d’home,
    - matriu sense camí!
    Donar-lo a llum  em mata,
    servar-lo em fa morir.

    No és cap home, és un nen,
    clavat com una dent.
    Si no neix em devora per dins,
    si neix m’esbotza el crani i el cervell.

    Enmig del seu front un ull
    em vigila glaçat
    perquè cap culpa no m’exiliï
    d’aquest vell paradís.



    Sobre una pintura de Frida Kalho

    En la cabeza tengo una cabeza de hombre,
    - ¡útero sin salida!
    Alumbrarla me mata,
    guardarla me hace morir.

    No es un hombre, es un niño,
    clavado como un diente.
    Si no nace me devora por dentro,
    si nace me revienta el cráneo y el cerebro.

    Sobre su frente un ojo
    helado me vigila
    para que ninguna culpa me destierre
    del viejo paraíso.


    Pare per què no m’abandones
    d’un cop i deixes el cel buit
    d’aquest desert de tu que dreça una ombra
    llarga, afuada com un xiprer?

    - Ombra que enfiles, com una llança,
    les meves hores, el meu glaç,
    entorn de tu les meves passes
    descriuen òrbites de pres.

    - Desert sense llei de vedruna
    on la set esgarrapa els murs
    absents que tanquen el presidi
    i on ja no em sap escriure el nom.


    Padre, ¿por qué no me abandonas
    de una vez y dejas libre el cielo
    de este desierto tuyo que levanta una sombra
    larga, afilada igual como un ciprés?

    - Sombra que ensartas, como una lanza,
    mis horas, mi hielo,
    en torno a ti mis pasos
    describen los círculos de un preso.

    - Desierto sin amojonamiento
    donde la sed araña las paredes
    ausentes que encierran el presidio
    y donde no sabe ya escribir mi nombre.


    La mort t’ha fet els peus de glaç,
    gegant estrany que per damunt les aigües
    em tragines, nadó arrapat al teu pit,
    fins als confins de la teva paraula.

    L’amor no sap el teu nom en la mort
    i s’esgarria en l’ombra dels teus passos;
    camí d’enlloc, de tornada d’enlloc,
    jo, sense llengua, t’encalço amb els mots.

    Et nega el nom aquest nom que em nodreix
    i neix de mi. Que t’abraça rient
    com un incendi, calcina el teu ull
    i, cegament, es disposa al convit.


    La muerte te ha dado pies de hielo,
    gigante extraño que sobre las aguas
    me trajinas, bebé aferrado al pecho,
    hasta los confines de tu palabra.

    El amor desconoce tu nombre en la muerte
    y se extravía en la sombra de tus pasos;
    hacia ninguna parte, desde ninguna parte,
    yo, sin lengua, te acoso con palabras.

    Reniega de tu nombre el nombre que me nutre
    y nace en mí. Que te abraza riendo
    como un incendio, calcina tu ojo
    y, ciegamente, se dispone al banquete.


    Com dos estels bessons, i que s’encalcen
    mentre repta la nit
    i tota cosa muda la pell vella
    i es fonen els confins,
    apropem-nos: no juguis
    a fer-me por sotjant
    des del llindar, ni et posis la disfressa
    d’ogre, d’home del sac,
    d’esvoliac dins de la meva sina,
    o d’esparver reial.
    Deixa, fora porta, velles armes
    que et feien guerrer
    i ara et veuen vençut, deixa les taules
    on es glaçà la llei.
    Abandona el teu nom
    fins que jo trobi el meu.
    No diguis cap paraula,
    jo no tinc llengua.
    No te m’amaguis dins l’armari
    com un delicte obscur
    ni pesis amb les balances
    el meu amor de doble tall.



    Como dos cometas gemelas, que se persiguen
    mientras repta la noche
    y todo muda la piel vieja
    y se funden confines,
    acerquémonos: no juegues
    a asustarme acechando
    desde el umbral, ni te disfraces
    de ogro, de hombre del saco,
    de murciélago dentro de mi seno,
    o gavilán real.
    Deja, fuera, viejas armas
    que te hacían guerrero
    y ahora te ven vencido, deja las tablas
    donde se heló la ley.
    Abandona tu nombre
    hasta que encuentre el mío.
    No digas palabra alguna,
    yo carezco de lengua.
    No te ocultes dentro del armario
    como oscuro delito
    ni peses con balanzas
    mi amor de doble filo.


    En aquesta noça el nuvi és l’absent.
    Només així pot celebrar-se.
    Només així he vingut fins aquí
    muda, glaçada i blanca.

    Noça de glaç.  Quin foc sabrà
    alliberar-me?
    La mort encercla amb els anells
    la cendra viva, la paraula.


    En esta boda el novio no está.
    Solo así puede celebrarse.
    Solo así he venido hasta aquí
    muda, helada y blanca.

    Boda de hielo. ¿Qué fuego sabrá
    liberarme?
    La muerte rodea con los anillos
    la ceniza viva, la palabra.


    Carnívora de tu, no sé com enyorar-te.
    T’he fet carn de la carn, t’he menjat
    i he escopit
    la teva por corcada, com els ossos als cans
    - aquests cans que ara udolen,
    glaçats, la teva mort.

    No sé com enyorar-te, no sé com estimar-te
    ara que la mort deixa
    que et pugui dir de tu.



    Carnívora de ti, no sé cómo añorarte.
    Te he hecho carne de mi carne, te he comido
    y he escupido
    tu carcomido miedo, como los perros los huesos
    - estos perros que ahora aúllan,
    helados, tu muerte.

    No sé cómo añorarte, no sé cómo amarte
    ahora que la muerte deja
    que pueda tutearte.


    1

    Com un nen tot petit en els meus braços,
    una embosta de pols en el bressol d’unes mans,
    canto perquè dormis
    i et gronxo en la sang.

    Com si fossis el fill del teu nom que no he tingut,
    sols un bolic de carn
    cos meu endins, desig,
    aigües enllà.

    Com una gota d’aigua en els meus ulls
    que el meu llavi recull i engoleix,
    comunió darrera, vi, verí,
    sense ferir-te amb les dents.

    Canto perquè dormis, dorm,
    petit bolic de carn,
    que el meu llavi recull
    i besa amb llengua robada.

    I et gronxo en la sang,
    cos meu endins, desig,
    sense ferir-te amb les dents
    que clavo en els teus mots.

    2

    Com una nena petita en els teus braços,
    una embosta en les teves mans de pols,
    abraça’m com una mare
    ara que ets terra ja per sempre.

    3

    Com dos infants, ençà i enllà del dia,
    mà de pols, mà de sang...
    La mort enderrocava les muralles
    i tot pedestal.


    1

    Como un niño muy pequeño en mis brazos,
    una ambuesta de polvo en la cuna de unas manos,
    canto para que duermas
    y te mezo en la sangre.

    Como si fueras el hijo de tu nombre que no he tenido,
    solo un fardo de carne
    dentro de mi cuerpo, deseo,
    aguas allá.

    Como una gota de agua en mis ojos
    que mi labio recoge y engulle,
    comunión última, vino, veneno,
    sin herirte con los dientes.

    Canto para que duermas, duerme,
    pequeño fardo de carne,
    que mi labio recoge
    y besa con lengua robada.

    Y te mezo en la sangre,
    dentro de mi cuerpo, deseo,
    sin herirte con los dientes
    que clavo en tus palabras.

    2

    Como una niña pequeña en tus brazos,
    una ambuesta en tus manos de polvo,
    abrázame como una madre
    ahora que eres tierra ya para siempre.

    3

    Como dos criaturas, a lo largo del día,
    mano de polvo, mano de sangre...
    La muerte derribaba las murallas
    y todo pedestal.



    Ombra de presa


    El riu s’escola, com una sang
    extemporàniament blava.
    Pretensiosa ferida del temps!

    Jo em trobo, més aviat, enmig
    dels arbres que l’escorten: verd tendre i compassiu
    d’hospital o d’ungüent. Verd luctuós
    de líquid amniòtic que embolcalla
    un fetus que sofreix, o potser mort.
    O entre els gossos que el borden, sense entendre
    el seu secret - la il.lustre bastardia
    d’alta nissaga que el fa gallejar.

    Com ells, sols sé abocar-hi l’escreix
    del ventre i del dolor
    per rellepar-ho, fos en el corrent,
    cercant, inútilment, cremar la set.



    Sombra de presa


    El río fluye, como una sangre
    extemporáneamente azul.
    ¡Fatua herida del tiempo!

    Yo me encuentro, más bien, en medio
    de los árboles que lo escoltan: verde tierno y compasivo
    de hospital o de ungüento. Verde luctuoso
    de líquido amniótico que envuelve
    un feto que sufre, o tal vez muerto.
    O entre los perros que le ladran, sin entender
    su secreto - la ilustre bastardía
    de la alta alcurnia que lo hace alardear.

    Como ellos, solo sé verter lo sobrante
    del vientre y del dolor
    para lamerlo, fundido en la corriente,
    buscando, inútilmente, quemar la sed.


    A Dolors

    A mig aire s’atura
    l’onada de mimosa
    i és com una alegria
    que es glacés entre els llavis
    al punt mateix de trencar en un somriure.



    A Dolors

    A media altura se detiene
    la ola de mimosa
    y es como una alegría
    que se helara en los labios
    en el momento mismo de romper en sonrisa.


    Homenatge a Rosalia

    No vull restar on els meus dolors foren.
    I malgrat tot hi resto. Com la barca
    clavada al llot, en el freu sense fons
    ni doble fons
    …………..- tub d’assaig on l’alquimia
    roent de la sang morta fa sorgir
    l’or amarg, la sal muda i el cant cec
    …………..- copalta negre, amb lluors de xarol,
    i en circ sense rialles
    d’on algú arrenca, abans d’arribar a terme,
    sostenir-lo pels peus, pengim-penjam,
    un fetus atrapat
    …………..- en quina estranya culpa?
    Amb un nus que l’escanya en el cordó.


    Homenaje a Rosalía


    No deseo quedarme donde mis dolores fueron.
    Y no obstante me quedo. Como la barca
    clavada en el lodo, en el canal sin fondo
    ni doble fondo
    ............ ..- tubo de ensayo en que la alquimia
    candente de la sangre muerta hace surgir
    el oro amargo, la sal muda y el canto ciego
    ............ ..- chistera negra, con brillo de charol,
    y en un circo sin risas
    de donde alguien arranca, antes de llegar a buen término,
    sosteniéndolo por los pies, descuidadamente,
    un feto aprisionado
    ............ ..- ¿en qué extraña culpa?
    Con un nudo que lo ahoga en el cordón.


    Homenatge a Frida Kalho


    ¿D’on ve, de quina entranya, aquesta força,
    si esbotza les parets de l’estructura
    que em centra, si esmicola la columna
    de pedra que em vertebra? ¿D’on, la força
    que en guix m’emmotlla, em solda, m’apuntala
    rígidament, m’encuirassa d’acer?
    Claus, agulles de cap em fixen la pell morta
    damunt la carn encesa que no tolera l’aire.
    I a través dels forats sols sé ja viure
    en la sang que s’esmuny enllà de mi.


    Homenaje a Frida Kalho

    ¿De dónde viene, de qué entraña, esta fuerza,
    que revienta las paredes de la estructura
    que me centra, que desmenuza la columna
    de piedra que me vertebra? ¿De dónde, la fuerza
    que en yeso me da forma, me suelda, me apuntala
    rígidamente, me acoraza de acero?
    Clavos, alfileres me fijan la piel muerta
    a la carne encendida que no tolera el aire.
    Y a través de los agujeros solo sé ya vivir
    en la sangre que fluye lejos de mí.


    De vegades el glaç crema la sang
    i inutilitza els membres. Renegrits,
    pengen com una pelleringa inútil.
    - Com el foc més intens: “els gels són calds”,
    diu el poeta -. Sols resta tallar-los
    i aprendre a caminar sense la nosa,
    aprendre a viure sense el tros de vida
    que abans ens completava, imprescindible.
    Sovint, però, el buit que se’ns congria
    al capdevall de nosaltres, allà
    on el tallant polia la feina de l’hivern
    és un cor dolorós que s’enderia
    a bategar, i ens va glaçant la sang.


    A veces el hielo quema la sangre
    y malogra los miembros. Chamuscados,
    cuelgan como piltrafa inútil.
    - Como el fuego más intenso: "los hielos son calientes",
    dice el poeta -. Solo queda cortarlos
    y aprender a caminar sin el estorbo,
    aprender a vivir sin el trozo de vida
    que antes nos completaba, imprescindible.
    Sin embargo, a menudo, el vacío que se nos fragua
    al final de nosotros, allá
    donde el corte pulía la obra del invierno
    hay un corazón dolorido que se empeña
    en latir, y nos va congelando la sangre.



    ELS FELIÇOS

    I

    A E. Gimeno

    “Aquests són els feliços”, em dius.  I un punt d’enveja
    enverina l’orgull d’ésser dels altres.
    Ens mirem i sentim que som dels altres,
    i pactem, sense dir-ho, aquesta tria.
    Vénen els mots a segellar l’entesa
    ja que els besos s’esforcen per no ser-hi,
    fosos entre el record i la recança.

    II

    Aquests són els feliços: desconeixen
    el gep que duen a l’esquena. Tenen
    uns ulls pintats a sobre les pestanyes.
    Amb els ulls closos sembla que t’esguardin,
    i no: sempre contemplen un paisatge,
    el mateix, que els somriu amb connivència.
    Cecs, es creuen que poden guiar bornis.
    - Bornis com tu i com jo, que no sabem
    ésser feliços perquè ens manca l’ull
    que hem pagat com a preu per les paraules.


    LOS FELICES

    I

    A E. Gimeno

    "Estos son los felices", me dices. Y un poco de envidia
    envenena el orgullo de ser de los otros.
    Nos miramos y sentimos que somos de los otros,
    y pactamos, sin decirlo, esta elección.
    Vienen las palabras a sellar el entendimiento
    ya que los besos se esfuerzan por no estar,
    fundidos entre el recuerdo y el pesar.

    II

    Estos son los felices: ignoran
    la joroba de su espalda. Llevan
    unos ojos pintados sobre las pestañas.
    Con los ojos cerrados parece que te observen,
    y no: siempre contemplan un paisaje,
    el mismo, que les sonríe con connivencia.
    Ciegos, creen que pueden guiar tuertos.
    - Tuertos como tú y como yo, que no sabemos
    ser felices porque nos falta el ojo
    que hemos pagado como precio por las palabras.


    MATERNITAT

    A l’H

    Des del principi no ha estat moneda fàcil
    el teu riure. Quin pop
    te n’ofegà l’esclat en el bressol?
    Les guerres, ja ho sé prou, no són alegres.
    I potser no he sabut, en terra de ningú,
    plantar jardins oberts per als teus ulls…
    Ni treva, ni quarters,
    ni mapes coneguts, ni l’enemic amb rostre…
    I tu menges, dissolta
    en el meu pa, la guerra,
    liquada en els meus ossos
    i fosa dins la sang
    que s’esgleva en amor
    difícil cap a tu.


    MATERNIDAD

    A H

    Desde el principio no fue moneda fácil
    tu risa. ¿Qué pulpo
    ahogo su estallido en la cuna?
    Las guerras, lo sé, no son alegres.
    Y quizás no he sabido, en tierra de nadie,
    plantar jardines abiertos para tus ojos...
    Ni tregua, ni cuartel,
    ni mapas conocidos, ni enemigo con rostro...
    Y tú comes, disuelta
    en mi pan, la guerra,
    licuada en mis huesos
    y fundida en la sangre
    que se cuaja en amor
    difícil hacia ti.


    A Pep Parcerissa

    S’estalonen l’infern i el paradís.
    I el bressol i la tomba, i les paraules
    i el cos: país natal, exili.



    A Pep Parcerissa


    Se persiguen infierno y paraíso.
    Y la cuna y la tumba, y las palabras
    y el cuerpo: país natal, exilio.


    L’HOMÚNCUL

    L’homúncul emergeix del fons d’una mar morta,
    raquític i garrell, el pit bombat, sangós,
    grotescament dreçat, com una espasa vella,
    oscada i sense tall - fòtil inútil
    i anacrònic que amb urc
    un nan foll empunyés contra un gegant de fira!

    Emergeix i exigeix, a punta de pistola,
    de créixer i fer-se fort en mi, que l’alimenti
    de mi i que li ofereixi de mestrejar la nau
    buida, fosca, vivent, que l’ha salvat.


    EL HOMÚNCULO

    El homúnculo emerge del fondo de un mar muerto,
    patizambo y raquítico, sangriento, el pecho hinchado,
    grotescamente erguido, como una espada vieja,
    mellada y sin filo - ¡trasto inútil
    y anacrónico que con orgullo
    un enano loco empuñara contra un gigante de feria!

    Emerge y exige, a punta de pistola,
    crecer y hacerse fuerte en mí, que lo alimente
    de mí y que le ofrezca dirigir la nave
    vacía, oscura y viva, que lo ha salvado.


    CIRC

    Cavalls, adés salvatges, fan rodar
    com ases vells la sínia
    de foc de les rialles.

    Punyals encesos gruen
    per esquivar, afuats,
    la fita de carn
    que el donava sentit.



    CIRCO

    Caballos, antes salvajes, hacen rodar
    como viejos asnos la noria
    de fuego de las risas.

    Puñales encendidos anhelan
    esquivar, afilados,
    la señal de carne
    que les daba sentido.


    L’ÀNGEL

    Més ençà de l’oblit i enllà de la memòria
    hi ha un àngel negre, d’ales afuades,
    que em té l’esguard, i hi emmiralla
    el seu desig oscat, la set als llavis:
    - Glaçons de sang al fons de la copa més buida.


    EL ÁNGEL

    Más acá del olvido y más allá de la memoria
    existe un ángel negro, de alas afiladas,
    que aguanta mi mirada, en la que se refleja
    su deseo mellado y la sed en los labios:
    - Sangre helada en cubitos en la copa vacía.


    LA SENYORETA JÚLIA

    A l’Anna Lizaran, per la seva interpretació


    Germana en glaç, cadernera enfollida
    sota el coltell del lacai, del patró.
    Engabiada en ombra, sols el foc
    de l’incendi et fondria pany i reixa
    - l’incendi del teu crit -
    i per morir, només, impotent i rebel.
    Guaita la que et nodria i et prenia
    dins de la seva mà, per sentir el teu batec
    de nonat permanent,
    com no sap deturar la mà que li segella
    la boca i la commina a no sortir
    del clos espès on senyoreja l’ombra
    de l’esparver reial.



    LA SEÑORITA JÚLIA

    A Anna Lizaran, por su interpretación

    Hermana en hielo, jilguero enloquecido
    bajo el puñal del siervo, del patrón.
    Enjaulada en la sombra, solo el fuego
    del incendio te fundiría reja y cerrojo
    - el incendio de tu grito -
    y solo para morir, impotente y rebelde.
    Mira a quien te nutría y te tomaba
    en su mano, para sentir tu latido
    de perpetuo nonato,
    que no sabe detener la mano que le sella
    la boca y le conmina a no salir
    del cercado espeso donde señorea la sombra
    del gavilán real.


    PUNK IS NOT DEAD

    Paraules per a Àngela


    Fosca hereva del foc
    que no es consum. Amor
    violent del desert:
    coratge de palmera.
    No àngel, sinó àngela
    rebel, sense cap cel
    per perdre ni guanyar.
    Només, d’atzur tibant,
    l’interrogant, en cingle.
    Tens el caire tallant
    dels estels que un allau
    d’ombres de presa, a sang,
    desarmava, i, d’escreix,
    amb la cresta sagnant,
    bàrbarament, els galls
    de l’alba han rearmat.
    Xisclen els esperons
    arrabassats, la por,
    la venjança del dia
    orbat del ganivet.
    La pena es calça orgull
    de bota militar
    i l’estrall cerca torres
    més altes d’on penjar
    l’alegria-esquinçall
    de bandera robada
    a l’enemig. Amor
    violent d’un desert
    sense miratges. Fosc
    desvetllar d’una mar
    temerària: Saps?
    Perquè t’he vist els ulls
    endinsar-se amb el pas
    mes descalç dels teus verds
    pel bosc expoliat
    sense ferir la son
    minúscula de l’herba.
    Perquè te he vist els ulls,
    l’esglai em ve a les mans
    com un ocell agònic
    que reclama un tribut
    impagat, amb l’impúdic,
    brut, xantatge del cor.
    I no sé, fosca hereva
    de la mar i del foc,
    quina arma o quin reclam
    pot fer fora aquest vell
    traïdor del futur.
    Ni per sobre quin pont
    de barques estellades
    l’incendi d’una onada
    ens trenarà en l’embat.



    PUNK IS NOT DEAD

    Palabras para Ángela

    Oscura heredera del fuego
    que no se consume. Amor
    violento del desierto:
    coraje de palmera.
    No ángel, sino ángela
    rebelde, sin cielo
    que perder o ganar.
    Solo, de tenso azul,
    el interrogante, en precipicio.
    Tienes el filo cortante
    de las estrellas que un alud
    de sombras de presa, a sangre,
    desarmaba, y, por añadidura,
    con la cresta sangrante,
    bárbaramente, los gallos
    del amanecer han rearmado.
    Chillan los espolones
    arrancados, el miedo,
    la venganza del día
    cegado por el cuchillo.
    La pena calza orgullo
    de bota militar
    y el estrago busca torres
    más altas de donde colgar
    la alegría a jirones
    de bandera robada
    al enemigo. Amor
    violento de un desierto
    sin espejismos. Oscuro
    desvelar de una mar
    temeraria: ¿Comprendes?
    Porque te vi los ojos
    entrando con el paso
    descalzo de tus verdes
    por el bosque expoliado
    sin herir el minúsculo
    sueño de la hierba.
    Porque te vi los ojos,
    el espanto me llega a las manos
    como un pájaro agónico
    que reclama un tributo
    impagado, con el impúdico,
    sucio, chantaje del corazón.
    Y no sé, oscura heredera
    de la mar y del fuego,
    qué arma o qué reclamo
    puede echar a este viejo
    traidor del futuro.
    Ni encima de qué puente
    de barcas astilladas
    el fuego de una ola
    nos trenzará en su embate.


    CANÇONETA LLEU

    A Pepa P.

    Desig, abella
    solitària,
    de què fas mel
    si cap flor no
    se’t bada?
    Fes mel i no
    facis tan sols
    cera amarga
    que em torni sorda
    al teu reclam
    de sirena.



    CANCIONCILLA LIGERA

    A Pepa P.

    Deseo, abeja
    solitaria,
    ¿de qué haces miel
    si ninguna flor
    se te abre?
    Haz miel y no
    hagas tan solo
    cera amarga
    que me haga sorda
    a tu reclamo
    de sirena.


    A M. Massip i T. Puigdomènech

    Enmig de murs d’escòria, de ferralla,
    una paraula, minúscula potser,
    i tota rovellada pel rellent
    de tantes nits mal closes.
    Una paraula, polida com un còdol
    per les riades, colgada per l’oblit
    sota un bosc de paraules que l’estrafan, que usurpen
    el seu espai desert, el seu nom insabut.

    Perquè giri la fona, perquè el front del gegant
    escupi el seu vell ull que ens sotja, glaç endins.



    A M. Massip i T. Puigdomènech

    Entre muros de escoria, de chatarra,
    una palabra, minúscula quizá,
    oxidada a causa del relente
    de tantas noches mal cerradas.
    Una palabra, pulida como un canto
    por las riadas, que el olvido ha enterrado
    bajo un bosque de palabras que la deforman, que usurpan
    su espacio inhabitado, su nombre no sabido.

    Para que gire la honda, para que la frente del gigante
    escupa su ojo viejo que acecha, hielo adentro.


    OMBRA RAPAÇ

    Si no fos el deler de l’esparver
    i l’ull veloç del falcó que em percaça,
    si no fos l’ombra de la meva passa
    que m’estalona amb pas molt més lleuger.

    Si no fos el falcó, i el falconer,
    l’aigua, la set, quallades a la tassa,
    si no fos la congesta que corglaça
    l’alè roent del cor i del corser.

    Si no fos l’esparver i el seu deler
    que esparveren l’ullastre i l’olivarda,
    si no fos el redall de la basarda
    i el bec salaç que signa el meu terrer

    et fitaria, amor, i el teu esquer
    faria tendra l’hora més isarda.


    SOMBRA RAPAZ

    Si no fuera por el afán del gavilán
    y el ojo veloz del halcón que me busca,
    si no fuera por la sombra de mi paso
    que me persigue con paso más ligero.

    Si no fuera por el halcón, y el halconero,
    agua y sed, cuajadas en la taza,
    si no fuera por el ventisquero que congela
    el rojo aliento de corazón y corcel.

    Si no fuera por el gavilán y su apetencia
    que espantan acebuche y olivarda,
    si no fuera por la resiega del miedo
    y el salaz pico que signa mi terruño

    te miraría, amor, y tu carnada
    endulzaría la hora más esquiva.


    Maria-Mercè Marçal
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    (continuará)


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 20 Sep 2017, 14:15

    .


    Contraban de llum


    Com l’assassí que torna al lloc del crim
    havent perdut memòria i oblit
    i en el llindar troba qui creia mort
    i se’n fa esclau sense saber per què
    i es torna gos, i li vetlla el casal
    contra la mort, contra aquest lladre absent
    que pot robar-li el preu del seu rescat,
    així tornava jo al lloc de l’amor.



    Contrabando de luz


    Como el asesino que vuelve al lugar del crimen
    habiendo perdido memoria y olvido
    y en el umbral encuentra al que creía muerto
    y se hace su esclavo sin saber por qué
    y se vuelve perro, y le vela la casa
    contra la muerte, contra el ladrón ausente
    que puede robarle el precio de su rescate,
    así volvía yo al lugar del amor.


    Efímera com totes, una casa.
    Infants, amb quatre fustes de colors
    o amb un joc vell de cartes
    pas a pas la bastim. Hi ha un averany
    escrit en els arcans. I hi ha el senyal
    obscur de la destral
    a cada tall de fusta.
    El cor ho sap, i ho oblida, o menteix
    amb un gest piadós. Mentre el desig,
    nadó d’abans d’ahir, estrena el món
    peu un o cofoi amb les sabates noves.


    Efímera como todas, una casa.
    Niños, con cuatro palos de colores
    o un viejo juego de cartas
    paso a paso la construimos. Existe un augurio
    escrito en los arcanos. Y existe la señal
    oscura del hacha
    en cada corte de la madera.
    El corazón lo sabe, y lo olvida, o miente
    con un gesto piadoso. Mientras el deseo,
    nacido anteayer, estrena el mundo
    descalzo o satisfecho con sus zapatos nuevos.


    Quin enyor, mal cobert de cassigalls i oblit
    sense saber-te encara
    tentinejava, ebri
    i balb com un captaire,
    badant les mans, esteses
    cap a tu?
    ………...Quin esglai
    sangonós, com un gall
    escapçat, mut, deturava
    el pas de l’alba que et portava?
    Quin enyor?
    …………….Quin esglai?


    ¿Qué añoranza, mal cubierta de harapos y de olvido
    sin conocerte aún
    se tambaleaba, ebria
    y aterida como un mendigo,
    con las manos abiertas, extendidas
    hacia ti?
    ......... ... Qué espanto
    sangriento, como un gallo
    descabezado, mudo, detenía
    el paso del alba que te traía?
    ¿Qué añoranza?
    ......……........ .¿Qué espanto?


    Sota aquest vent s’aviven
    calius d’antigues xeres mal colgades…
    Estrany cal.lidoscopi
    on el que és vell es torna neu intacta
    - oferta a tu, perquè hi deixis petjades
    i en sollis la puresa massa eixorca -
    i on el que és nou perd llei d’estrangeria…!

    En tu estimo tot el meu passat
    congriat en un sol nom ritual:
    els ravals foscos del desig, el mal,
    la mar assolellada i el bressol.
    Cada tombant del teu cos m’alimenta
    d’altres paisatges que l’oblit no fon:
    el foc encén de nou cada campana
    i es clou l’enyor, en retrobar-los vius,
    fets carn en tu, i tu els dónes sentit.

    No esborraria cap revolt, cap culpa,
    cap rastre de coltell, ni l’ombra ni l’estrall,
    ni el desert ni la sang sembrada arran de duna,
    morta, ni els verds oasis delmats, ni cap miratge,
    ni el crit fosforescent dels ossos que els xacals
    han rostat i abandonen cansats…:

    Prenc el camí que m’ha portat a tu.


    Bajo este viento se avivan
    brasas de antiguas celebraciones enterradas...
    calidoscopio extraño
    donde lo viejo se vuelve nieve intacta
    - ofrecida a ti, para que dejes huellas
    y empañes su pureza demasiado estéril -
    y donde lo que es nuevo pierde su extranjería...!

    En ti yo amo todo mi pasado
    fraguado en un solo nombre ritual:
    los arrabales negros del deseo, el mal,
    la soleada mar y la cuna.
    Cada recodo de tu cuerpo me alimenta
    de otros paisajes que el olvido no funde:
    el fuego enciende de nuevo cada campana
    y cesa la añoranza, al reencontrarlos vivos,
    reencarnados en ti, y tú les das sentido.

    No borraría ninguna curva o culpa,
    ningún rastro de cuchillo, ni la sombra o el estrago,
    ni el desierto o la sangre sembrada a ras de duna,
    muerta, ni los verdes oasis diezmados, ni ningún espejismo,
    ni el grito fosforescente de los huesos que los chacales
    han roído y abandonan cansados..:

    Tomo el camino que me llevó a ti.


    Fina amor, joc extrem, or subtil
    que em cremes sense tornar-me cendra.
    Dins l’alquimia bàrbara i tendra
    del teu cos, on el foc passa a fil
    de flama l’ombra i el seu seguici,
    pren-me, desfes-me, refes-me, muda
    en cant la fosca mercè, la muda
    sang d’exili en llavor de solstici.


    Fina amor, juego extremo, oro sutil
    que me quemas sin volverme ceniza.
    En la alquimia bárbara y tierna
    de tu cuerpo, donde el fuego pasa a ras
    de llama la sombra y su séquito,
    tómame, deshazme, rehazme, muda
    en canto la merced oscura, la muda
    sangre de exilio en semilla de solsticio.


    Te’n vas per l’horitzó del teu plaer
    com un sol que s’enfonsa, incandescent,
    en l’úter enyorat de la tenebra.
    I jo m’enfonso en tu, rossolo amb tu
    fins a l’avenc sense nom ni mirall.
    I tornes, i jo torno, en tu i en mi,
    imantada al desig. I roda el món
    en una llum tibant que dóna a llum
    el meu plaer, crit i sang d’albaneix.


    Te vas por el horizonte de tu placer
    como un sol que se hunde, incandescente,
    en el útero añorado de la tiniebla.
    Y yo me hundo en ti, ruedo contigo
    a la sima sin nombre y sin espejo.
    Y vuelves, y yo vuelvo, en ti y en mí,
    imantada al deseo. Y gira el mundo
    en una luz tirante que da a luz
    mi placer, grito y sangre de la aurora.


    Àvidament ressegueixo amb la llengua
    el contorn de les teves paraules,
    en copso la textura i el relleu
    i el mordent que m’aviva les dents.

    Al mossec de les meves paraules,
    la teva ment se m’obre com un fruit
    i la polpa se’m fon, carn endins.


    Ávidamente recorro con la lengua
    el contorno de tus palabras,
    y capto su textura y su relieve
    y su mordiente que mis dientes aviva.

    Al mordisco de mis palabras,
    tu mente se me abre como un fruto
    y la pulpa se me funde, carne adentro.


    Tacte de nit esbatanada.
    Ens dono a l’oblit
    així, indestriables.
    Perquè els ulls, ara absents,
    no puguin retornar-nos
    els límits, de retop,
    des de l’alba.


    Tacto de noche desplegada.
    Nos doy al olvido
    así, inseparables.
    Para que los ojos, ahora ausentes,
    no puedan devolvernos
    de regreso, los límites,
    desde el amanecer.


    El port és ple de vaixells carregats
    de crims de Mai i de culpes d’Enlloc.
    I aquest cadàver dins del meu armari…

    És a ell que duc flors, quan te les porto?
    ¿És ell que persegueixo, i m’esgarrio,
    amb la por a coll com una criatura
    fins al celler, sota mateix de casa,
    infern familiar que enxarxen les aranyes
    i on fermenten els olis vells, i els vins,
    i els verins, i l’amor sense paraules?

    ¿Quin ull priva el meu ull de veure el rostre
    que temo i desconec, sota amenaça
    de tornar-lo a la mort, sense retop,
    o fer del meu delicte un bloc de sal?

    Mirar endarrere, sí, mirar endarrere,
    mirar-lo fit a fit i veure com se’m fon.


    El puerto está lleno de navíos cargados
    de crímenes de Nunca y de culpas de Ningún Sitio.
    Y este cadáver dentro de mi armario...

    ¿Es a él a quien llevo flores, cuando te las llevo?
    ¿Es a él a quien sigo, y me extravío,
    con el temor a cuestas como una criatura
    hasta la bodega, justo debajo de la casa,
    infierno familiar que enredan las arañas
    y donde fermentan los aceites viejos, y los vinos,
    y los venenos, y el amor sin palabras?

    ¿Qué ojo priva a mi ojo de ver el rostro
    que temo y desconozco, bajo amenaza
    de volverlo a la muerte, sin remedio,
    o hacer de mi delito un bloque de sal?

    Mirar atrás, sí, mirar atrás,
    mirarlo fijamente y ver cómo se me funde.


    T’estimo amb el meu cos
    exiliat i mut.
    Per quins perduts camins
    el retorn, la paraula?


    Te amo con mi cuerpo
    exiliado y mudo.
    ¿Por qué perdidas sendas
    el regreso, la palabra?


    Hi ha tanta pau en tu, hi ha tanta guerra!
    Tant de país per a l’urc viatger
    de l’ull i del desig. Hi ha tant de repte
    dins de la teva nit, en el plaer
    amb què et sobto i em sobtes…
    Tant d’espai
    per al dolor, que no vull conquerir!


    ¡Hay tanta paz en ti, hay tanta guerra!
    Tanto país para el orgullo viajero
    del ojo y del deseo. Hay tanto reto
    dentro de tu noche, en el placer
    con el que te sorprendo y me sorprendes...
    ¡Tanto espacio
    para el dolor, que no quiero conquistar!


    La meva set és un mirall obscur
    i clos on s’enmiralla, oberta, la teva aigua…
    Perquè no em defugies el vol voraç i el glaç,
    som dues nits a contradir la nit.



    Mi sed es un espejo oscuro
    y cerrado en el que se refleja, abierta, tu agua...
    Porque no rehuías duelo voraz y hielo,
    somos dos noches que desmienten la noche.


    No sé estimar-te sense el feix
    d’ombra que em fa gep a l’esquena
    - com la deixalla més obscena
    a contrallum del cant que neix.

    No sé estimar-te sense el pes,
    pes mort que llasta barca i ombra
    - com l’ala estèril del pesombra
    a contrallei del somni tes.

    No sé estimar-te sense mort:
    salpa l’amor, foll com un rei
    que, enverinat, cerqués remei
    en l’alta nit i fora port.

    A contra-llum, a contra-llei
    no sé estimar-te sense mort.


    No sé amarte sin el haz
    de sombra que me forma joroba en la espalda
    - como el desecho más obsceno
    a contraluz del canto que nace.

    No sé amarte sin el peso,
    peso muerto que lastra barca y sombra
    - como ala estéril de la pesadumbre
    a contra ley del tenso sueño.

    No sé amarte sin la muerte:
    zarpa el amor, demente como un rey
    que, envenenado, busca su remedio
    en plena noche y alta mar.

    A contraluz, a contra ley
    no sé amarte sin la muerte.


    Em cerca el bec de l’esparver salaç.
    Però l’amor, astut, para reclams
    i brells ben lluny d’on som tu i jo
    i atrau l’ombra de presa. Veus? Els corns de caça
    te l’ofereixen mort. Pren-ne la sang
    i pinta-me’n els llavis. Besa’m, nega
    la por que em signa, en el conjur, segella
    amb el teu cos l’angoixa oberta. Fon-me
    amb tu, dins teu, nit clavada a la nit.


    Me busca el pico del gavilán salaz.
    Pero el amor, astuto, dispone los reclamos
    y las trampas lejos de donde estamos tú y yo
    y atrae la sombra de la presa. ¿Ves? Los cuernos de caza
    te la ofrecen ya muerta. Toma su sangre
    y píntame los labios. Bésame, niega
    el miedo que me marca, en el conjuro, sella
    con tu cuerpo la angustia abierta. Fúndeme
    contigo, dentro de ti, noche clavada en noche.


    CONJUR

    Xacals venien des del fons del mirall.
    Cop de fuet dominador, el seu pas
    fondia el vidre. Ullglaçats, es feien
    amos de l’erm: ull-roents, de la sang.
    Ullpresa, presa, botí, comminada
    a un estrany ritu propiciatori,
    et veia a tu, només: tòtem cruel
    d’una estirp oblidada, que emergia
    del fons d’una mar morta. Mirall mort
    i mortal. Des del fons de l’ull voraç
    que m’assetjava, tu venies; dels ullals
    que em fitaven, venies: en el temps
    d’incendi que em prenia entre les urpes
    per devorar-me i escopir l’ossam…

    Xacals venien des del fons del mirall.
    Xacals venien. I de sobte queia
    la màscara de carn que els feia vius.
    I tu venies. Tu. I conjuraves
    les seves ombres ancestrals amb l’ombra
    del teu cos, i el seu foc amb el teu foc.
    I l’escarritx funest de la lluna esquerdada
    amb l’aigua al ple, a la nit dels teus ulls.
    I el grinyolar de portes desfermades
    amb la veu que em cridava, esbatanant-se,
    pel meu nom més secret des del teu pit,
    i em comminava a trepitjar l’esglai
    amb els peus nus, com un raïm amarg.

    I ara te’n duc el vi, tentinejant
    per entremig de feres adormides.


    CONJURO

    Los chacales venían del fondo del espejo.
    Con latigazo dominador, su paso
    fundía el vidrio. Con los ojos helados,
    se adueñaban del páramo: ojos ígneos, de sangre.
    Hechizada, presa, botín, conminada
    a un extraño rito propiciatorio,
    te veía solo a ti: tótem cruel
    de una estirpe olvidada, que emergía
    del fondo de un mar muerto. Espejo muerto
    y mortal. Desde el fondo del insaciable ojo
    que me asediaba, venías; desde los colmillos
    que me miraban, venías: en el tiempo
    de incendio que me asía entre sus garras
    para devorarme y escupir la osamenta...

    Los chacales venían del fondo del espejo.
    Los chacales venían. Y de pronto caía
    la máscara de carne que los hacía vivos.
    Y tú venías. Tú. Y conjurabas
    sus sombras ancestrales con la sombra
    de tu cuerpo, y su fuego con tu fuego.
    Y el crujido funesto de la luna agrietada
    con el agua colmada, en la noche de tus ojos.
    Y el chirriar de puertas desencajadas
    con la voz que llamaba, desbocada,
    mi nombre más secreto desde tu pecho,
    y me conminaba a pisar el espanto
    con los pies desnudos, como un racimo amargo.

    Y ahora te llevo el vino, tambaleándome
    entre fieras dormidas.


    Néixer de tu, amor, néixer de tu
    cap al món cada dia de nou!
    I de nit reposar dins la nit
    arrapada a la mort, com un ham
    enfondit a la gola del peix…


    ¡Nacer de ti, amor, nacer de ti
    hacia el mundo de nuevo cada día!
    Y de noche reposar en la noche
    agarrada a la muerte, como un anzuelo
    dentro de la boca del pez...


    I

    I en tu trio la meva desmesura.
    Aquest era el senyal i la paraula,
    salconduit viu per a la meva sang.
    Entra, doncs, ja, hoste del meu desig.
    En tu, per tu, sóc jo qui em posseeixo,
    triomfant en la teva desmesura.

    I

    Tomo de ti mi desmesura.
    Esta era la señal y la palabra,
    salvoconducto vivo para mi sangre.
    Entra, ya, pues, huésped de mi deseo.
    En ti, por ti, soy yo quien me poseo,
    triunfante en tu desmesura.

    II

    I triomfo en la teva desmesura
    d’una vella contesa no entaulada.
    L’escaquer d’ombra i sal, desert, em fita
    malcolgat sota cendra de paraules
    on ha mort calcinada cada peça
    - ha mort també la flama on crepitava -
    I no sé quina espurna l’encenia
    ni quina fusta, bosc, món. Rei ni Dama
    poblaven aquest erm que sols fumeja
    ni quin enyor m’ha dut -exiliada,
    vella vençuda, cega i sense història -
    on llasta i sagna encara la batalla.
    I triomfo en la teva desmesura…

    II

    Y triunfo en tu desmesura
    de una vieja contienda no entablada.
    El tablero de sombra y sal, desierto, me mira
    semienterrado en ceniza de palabras
    donde ha muerto calcinada cada pieza
    - también la llama donde crepitaba -
    Y no sé qué chispa lo encendía
    ni qué madera, bosque, mundo. Qué Rey o Dama
    poblaban este erial que solo humea
    ni qué añoranza me llevó -exiliada,
    vieja vencida, ciega y sin historia -
    donde lastra y aún sangra la batalla.
    Y triunfo en tu desmesura...


    Perquè t’estimo, estimo les teves cicatrius.
    La meva carn les sent, ara que les renova
    la pluja, i em fan mal. Estimo, sobretot,
    aquella que defenses del meu amor, lacrada
    per un vell urc de tigressa ferida
    que arremeté, ferotge,
    no pas contra la bala del caçador nocturn
    - ombra emboscada en l’alta jungla d’ombres -
    sinó contra l’escut tan frèvol de la pell,
    contra l’ull que fendia inútilment la fosca,
    contra la dent encesa que sols cremava l’aire,
    contra l’interrogant que no trobà resposta,
    contra el doll de la sang que li digué vençuda,
    contra el mirall atònit que reflecti l’estrall.


    Porque te amo, amo tus cicatrices.
    Mi carne las siente, ahora que las renueva
    la lluvia, y me duelen. Pero amo, sobre todo,
    aquella que defiendes de mi amor, lacrada
    por un viejo orgullo de tigresa herida
    que arremetió, feroz,
    no contra la bala del cazador nocturno
    - sombra emboscada en alta jungla de sombras -
    sino contra el escudo tan débil de la piel,
    contra el ojo que hendía vanamente lo oscuro,
    contra el diente encendido que solo quemaba el aire,
    contra el interrogante que no encontró respuesta,
    contra el chorro de sangre que la llamó vencida,
    contra el espejo atónito que reflejó el estrago.


    La teva ànima sagna, avui, des del meu cos.
    I és que la teva força cegava la ferida:
    N’estroncà el doll i en taponà el clivell
    - ungüents i benes, temps, secret, oblit.

    Dóna’m a beure la teva feblesa
    si vols, amor, que l’amor no em dessagni.


    Tu alma sangra, hoy, desde mi cuerpo.
    Y es que tu fuerza cegaba la herida:
    Restañó su fluir y taponó la grieta
    - ungüentos y vendas, tiempo, secreto, olvido.

    Dame a beber de tu debilidad
    si no quieres, amor, que el amor me desangre.


    Construir, sang a sang, aquest amor
    fent i desfent, i refent el teixit,
    com una balenguera fora seny
    i maldestra que tempta, a l’endeví,
    camins de mans incertes, mar obert,
    peró sense el secret, sense la clau.



    Construir, sangre a sangre, este amor
    haciendo y deshaciendo, y rehaciendo el tejido,
    como una hilandera enajenada
    y torpe que intenta, a tientas,
    rutas de inciertas manos, mar abierta,
    pero sin el secreto, sin la llave.


    Tèrbolament t’estimo. Tot el pòsit
    s’ha remogut. La copa com un mar
    tempestejat m’aboca, a contrasang,
    restes de vells naufragis, fustes, urc
    de suïcidis oblidats, quitrà
    enquistat dins l’onada, algues, mort.
    No sé trencar-la. Ni, assedegada,
    buidar-ne tot l’embat en un sol glop
    sense esquixar-te ni ferir-te, sense
    arrossegar-te a l’escullera amb mi.


    Turbiamente te amo. Todo el poso
    se ha removido. La copa como un mar
    encrespado me empuja, a contra sangre,
    restos de viejos pecios, maderas, orgullo
    de olvidados suicidios, alquitrán
    enquistado en la ola, algas, muerte.
    No sé romperla. Ni, sedienta,
    vaciar de un solo trago todo su embate
    sin salpicarte ni herirte, sin
    arrastrarte conmigo a la escollera.


    Tota la sang, tota la sal en tu.
    Ombres enllà, els teus ulls m’assenderen
    per camins clars - el solc, el blat, el pa.
    Ombres ençà, els meus llavis maseguen
    les vores de l’amor, vells sangtraïts
    em bleeixen la llengua i la geniva.
    Seguir-te, amor, seguir la teva mà
    petita – dolça i dura! Però l’ala
    de quina nit...les urpes… quin falcó?
    I t’arrossego cap al meu desert.


    Toda la sangre, toda la sal en ti.
    Más allá de las sombras, tus ojos me conducen
    por nítidos caminos - el surco, el trigo, el pan.
    Más acá de las sombras, mis labios desbaratan
    los bordes del amor, antiguos moretones
    me lastiman la lengua y las encías.
    ¡Seguirte, amor, seguir tu mano
    pequeña - dulce y dura! Pero el ala
    ¿de qué noche?... las garras...¿de qué halcón?
    Y te conduzco hacia mi desierto.


    Usurpador en el lloc de l’amor,
    fidel lacai de l’ombra.
    Serva-li bé l’espasa!
    Que a la vella vençuda
    li cal, de nou, el teu
    darrer servei: parlar
    - i perdre’s – en el doll
    que taca l’hora muda.


    Usurpador en el lugar del amor,
    fiel siervo de la sombra.
    ¡Guárdale bien la espada!
    Que la vieja vencida
    necesita, de nuevo,
    tu último servicio: hablar
    - y perderse - en el chorro
    que mancha la hora muda.


    Presa, i despresa, en cercle de miralls
    no en vull sortir sense tu, contra tu.
    Aigua letal? Aigua viva? Dins teu
    sóc la llavor que esclata a trenc d’esglai.

    Sóc la llavor que esclata a trenc de mort
    i s’arbra cega i encesa en l’embat.
    Arrels – aranya i teranyina – i llim:
    nimfea en sang als miralls de la nit.


    Prendida, y desprendida, en círculo de espejos
    de él no quiero salir sin ti, ni contra ti.
    ¿Agua letal? ¿Agua viva? En ti
    soy el germen que estalla al despuntar el pánico.

    Soy el germen que estalla al despuntar la muerte
    y crece ardiente y ciega en el embate.
    Raíces - araña y telaraña - y légamo:
    ninfea ensangrentada en espejos de noche.


    Dic que el teu cos és un bressol. També
    que és un infern subtil i insidiós
    on expiar i on perpetrar nous crims
    - com escanyar l’infant dins del bressol.



    Digo que tu cuerpo es una cuna. También
    es un infierno sutil e insidioso
    en que expiar y perpetrar más crímenes
    - como asfixiar a un niño en una cuna.


    Negar-me en tu desposseir-me
    d’aquesta rigidesa que m’emmotlla
    i em dóna cos fluir sense contorns
    lliscar pel tacte obért de tota cosa
    amarar les parets l’eix que ens endega
    filtrar-me llenegar per les clivelles
    del temps esllavissar-me sense fites
    ressolar pel teu cos com una bola
    de neu que s’ageganta i s’incendia
    allau roent endins de tu neu fosa
    fluir fluir sense confins negar-me
    en tu negar-te: i afirmar l’empremta
    vivent, imperceptible, de l’amor sobre l’aigua.


    Ahogarme en ti desposeerme
    de esta rigidez que me moldea
    y me da cuerpo fluir sin contornos
    resbalar por el tacto abierto de toda cosa
    empapar las paredes el eje que nos fija
    filtrarme deslizar por las grietas
    del tiempo desprenderme sin hitos
    resbalar por tu cuerpo como bola
    de nieve que se agranda e incendia
    alud candente en ti nieve derretida
    fluir fluir sin límite ahogarme
    en ti ahogarte: y afirmar la huella
    viviente, imperceptible, del amor sobre el agua.


    T’estimo quan et sé nua com una nena,
    com una mà badada, com un reclam agut
    i tendre que em cridés des d’una branca nua,
    com un peix que oblidés que existeixen els hams.

    Com un peix esglaiat amb un ham a la boca.
    Com l’estrall en els ulls de l’infant mutilat
    en el somni, en la carn. Com la sang que s’escola.
    Nua com una sang.

    T’estimo quan et sé nua com la navalla,
    com una fulla viva i oferta, com un llamp
    que la calcina, cec. Com l’herba, com la pluja.
    Com la meva ombra, nua rere el mirall glaçat.

    Tan nua com un pit enganxat als meus llavis.
    Com el llavi desclòs d’un vell desdentegat
    encarat a la mort. Com l’hora desarmada
    i oberta del desglaç.


    Te amo cuando te sé desnuda como una niña,
    como una mano abierta, como un reclamo agudo
    y tierno que me llama desde una rama desnuda,
    como un pez que ha olvidado que existen los anzuelos.

    Como un pez asustado con el anzuelo en la boca.
    Como el daño en los ojos del niño mutilado
    en el sueño, en la carne. Como sangre que mana.
    Desnuda como sangre.

    Te amo cuando te sé desnuda como navaja,
    como una hoja viva y ofrecida, como un rayo
    que la calcina, ciego. Como la hierba, como la lluvia.
    Como mi sombra, desnuda tras el espejo helado.

    Desnuda como un pecho enganchado a mis labios.
    Como el labio entreabierto de un viejo desdentado
    enfrentado a la muerte. Como la hora desarmada
    y abierta del deshielo.


    Castells de cartes on escric els noms
    - el teu, el meu? - i els dono cos. Potser
    pinto de roig les roses blanques per
    esquivar l’ira de la Dama-espasa.
    A l’altra banda del mirall, qui em torna
    les cartes traspassades per sagetes?
    Qui destenyeix l’amor, quin mal lleixiu
    esborra la sang viva de les roses?


    Castillos de cartas donde escribo los nombres
    - ¿el tuyo?, ¿el mío? - y les doy cuerpo. Quizá
    pinto de rojo las rosas blancas para
    esquivar el furor de la Dama de Espadas.
    Al otro lado del espejo, ¿quién me devuelve
    las cartas traspasadas por flechas?
    ¿Quien destiñe el amor?, ¿qué dañina lejía
    borra la sangre viva de las rosas?


    Jo sóc l’altra. Tu ets jo mateixa:
    aquella part de mi que se’m revolta,
    que expulso lluny i em torna
    feta desig, cant i paraula.

    Feta desig, cant i paraula
    et miro. Jo sóc tu mateixa.
    No em reconec: sóc l’altra.


    Yo soy la otra. Tú eres yo misma:
    esa parte de mí que se rebela,
    que expulso lejos y regresa
    hecha deseo, canto y palabra.

    Hecha deseo, canto y palabra
    te miro. Yo soy tú misma.
    No me reconozco: soy la otra.


    Dolor de ser tan diferent de tu.
    Dolor d’una semblança sense termes…
    Dolor de ser i no ser tu: desig.



    Dolor de ser tan diferente a ti.
    Dolor de un parecido sin límites...
    Dolor de ser y no ser tú: deseo.


    Si ens afegim tu i jo, peça per peça,
    com un encaix vivent, dues figures
    es perfilen completes,  contundents:
    una d’elles es dreça sòlidament, segura,
    amb tots els atributs de la dona com cal
    i com ella, també, sense retop ferida.
    L’altra s’arrenca, balba, d’un passat insabut,
    s’esbossa com un gest tentinejant, avança
    a batzegades, tempta camins sense fressar,
    es perd i es troba, parla sense llengua…
    I, així, si cadascuna, per separat, ens lliga
    i ens fa indestriables -meitat vora meitat -
    entre elles dues lluiten sense donar-nos treva
    i segellen amb sang el pacte del desig.



    Si nos juntamos tú y yo, pieza a pieza,
    como un encaje vivo, dos figuras
    se perfilan completas, contundentes:
    una de ellas se yergue fuerte, segura,
    con todas las virtudes de la mujer completa
    y como ella, también, herida sin remedio.
    La otra irrumpe, poco hábil, de un pasado ignorado,
    se esboza como un gesto tambaleante, avanza
    a trompicones, prueba caminos sin trillar,
    se pierde y se reencuentra, habla sin lengua...
    Y, así, si cada una, por separado, nos aúna
    y hace inseparables -mitad junto a mitad -
    luchan entre ellas dos sin darnos tregua
    y sellan con su sangre el pacto del deseo.


    L’ANELL

    Quina petita núvia de set anys
    m’encerclava de cop amb l’anell d’or
    que duc al dit petit? Noça de nans
    en un indret rescatat de l’oblit
    i clos a la memòria, rebel
    a tota llei de pactes que no siguin
    la sang dins de la sang: comunió
    proscrita, la primera, la més sola,
    que em ve, vermella, a contrallum dels anys.


    EL ANILLO

    ¿Qué pequeña novia de siete años
    me ceñía de golpe con el anillo de oro
    que llevo en el meñique? Casamiento de enanos
    en un lugar liberado del olvido
    y encerrado en la memoria, rebelde
    a toda ley de pactos que no sean
    la sangre en la sangre: comunión
    proscrita, la primera, la más solitaria,
    que me llega, rojiza, a contraluz de los años.


    TERCER ANIVERSARI

    Fa tres anys, ja: desconegudes,
    cadascuna amb el feix, i el gep, i l’ombra,
    temptant un pacte, enmig del ball de màscares
    que estrafan, multipliquen els miralls.

    Tres any de fer, desfer, refer les passes
    de l’una a l’altra, sovint arribant
    al mateix lloc una i altra vegada
    - com qui voltés a l’endeví pel bosc
    i d’esme resseguís els errors coneguts
    per no sentir-se esgarriat del tot.

    Un i altre cop, pel mateix gorg xuclades
    i el cabdell embullat pel mateix laberint,
    en tibar el fil que mena a la sortida,
    desfent el vel a nit closa que ordien
    de dia, voluntat, raó, tendresa.


    TERCER ANIVERSARIO

    Hace tres años, ya: desconocidas,
    cada una con la carga, y la joroba, y la sombra,
    buscando un pacto, en un baile de máscaras
    que alteran, multiplican los espejos.

    Tres año de andar, retroceder, rehacer los pasos
    de la una a la otra, a menudo llegando
    a idéntico lugar una y otra vez
    - como quien anduviera a tientas por el bosque
    y ofuscado rehiciera errores conocidos
    a fin de no sentirse extraviado del todo.

    Por igual remolino tantas veces sorbidas
    y el ovillo enredado en igual laberinto,
    al estirar el hilo que lleva a la salida,
    deshaciendo, de noche, el velo que tejían
    de día, voluntad, razón, ternura.


    On trobar-nos, enllà d’aquest espai
    marcat, sota el segell
    reial de l’esparver,
    on d’entrada, per viure,
    ens hem traït?
    ………......……..Refer
    el vell pacte de sang
    ………………….........….trencat
    saber
    on ets tu, on sóc jo.
    Qui ho sap… nosaltres…

    I un altre nom, si us plau, per a l’amor.



    ¿Dónde encontrarnos, más allá de este espacio
    marcado, bajo el sello
    real del gavilán,
    en que para vivir, desde el principio,
    nos hemos traicionado?
    ............... ……………...Rehacer
    el viejo pacto de sangre
    ........................ ………..roto
    saber
    dónde estás tú, dónde estoy yo.
    Quién lo sabe... nosotras...

    Y otro nombre, por favor, para el amor.


    El meu amor sense casa.
    L’ombra del meu amor sense casa.
    La bala que travessa l’ombra del meu amor sense casa.
    Les fulles que cubreixen la bala que travessa l’ombra del meu
    amor sense casa.
    El vent que arrenca les fulles que cobreixen la bala que travessa
    l’ombra del meu amor sense casa.
    Els meus ulls que arrelen en el vent que arrenca les fulles
    que cobreixen la bala que travessa l’ombra del meu amor sense casa.
    El meu amor que s’emmiralla en els ulls que arrelen en el vent
    que arrenca les fulles que cubreixen la bala que travessa l’ombra
    del meu amor sense casa.


    Mi amor sin casa.
    La sombra de mi amor sin casa.
    La bala que atraviesa la sombra de mi amor sin casa.
    Las hojas que cubren la bala que atraviesa la sombra de mi
    amor sin casa.
    El viento que arranca las hojas que cubren la bala que atraviesa
    la sombra de mi amor sin casa.
    Mis ojos que arraigan en el viento que arranca las hojas
    que cubren la bala que atraviesa la sombra de mi amor sin casa.
    Mi amor que se refleja en los ojos que arraigan en el viento
    que arranca las hojas que cubren la bala que atraviesa la sombra
    de mi amor sin casa.


    A L. Borràs

    A voltes el desig se’ns torna mut
    i és un dard retardat a l’aljava
    que els dies enverinen, consagrat
    al mirall sense temps de l’absència.

    I ara véns, i em retornen els mots
    com un ressò del teu desig, com un
    reflex encès de la sageta viva
    amb què em claves al foc de l’instant.

    I t’abraço com si jo fos tu
    que m’abraces com si fossis jo.


    A L. Borràs

    A veces el deseo se hace mudo
    como en la aljaba un dardo rezagado
    que envenenan los días, consagrado
    al espejo sin tiempo de la ausencia.

    Y ahora vienes, y vuelven las palabras
    como eco del deseo, como
    reflejo ardiente de la flecha viva
    con que me clavas al fuego del instante.

    Y te abrazo como si fuera tú
    que me abrazas como si fueras yo.


    Enceto aquest poema d’amor en l’hora incerta
    com l’infant que canta mès fort
    en passar per davant del cementiri.
    I dic amor. Grinyolen les xarneres
    de cada so. S’esquerda cada lletra,
    esventro cada gram del seu sentit
    - tot de grumolls entre les mans, sang presa…
    Fòssil que vol alliberar-se
    de la duresa mineral, corall,
    fruit de rubí. Miracle del mirall
    que multiplica el seu desig. L’angoixa
    abdica del seu nom: el tron
    és buit i convoca algun tirà
    desconegut, de segur més cruel.
    L’esparver fita de lluny, el pas dels dies:
    no se n’escapa cap del seu ull fred.
    Tot dorm. I et dic amor, m’entesto
    a dir-te així. I a no cremar
    la carcassa del mot, on sembla que la carn
    comença ja a podrir-se. No. Redir-te.
    Redir-te a esgarrapades en el mur
    que dreces entre el meu desig i Tu.


    Comienzo este poema de amor en hora incierta
    como el niño que canta más fuerte
    al pasar por delante del cementerio.
    Y digo amor. Chirrían las bisagras
    de cada sonido. Se agrieta cada letra,
    destripo cada gramo de su sentido
    - grumos entre las manos, sangre seca...
    Fósil que quiere liberarse
    de la dureza mineral, coral,
    y fruto de rubí. Milagro del espejo
    que multiplica su deseo. La angustia
    abdica de su nombre: el trono
    esta vacío y llama a algún tirano
    desconocido, sin duda más cruel.
    El gavilán, de lejos, mira pasar los días:
    ninguno escapa al frío de sus ojos.
    Todo duerme. Y te llamo amor, me empeño
    en llamarte así. Y en no quemar
    el armazón de la palabra, donde parece que la carne
    empieza ya a pudrirse. No. Llamarte de nuevo.
    Reescribirte a arañazos en el muro
    que alzas entre Tú y mi deseo.


    No sento en mi el dolor, el sento en tu:
    en el bocí de mi que s’allunya, segat,
    i en el buit que, al  capdevall del meu cos,
    malda inútilment per completar-me.
    Tota jo sóc aquest monyó bolcat
    com una criatura, que bressolo
    per fer callar la veu de la ferida…
    i és com si bressolés un infantque ja és mort.


    No siento en mí el dolor, lo siento en ti:
    en el trozo de mí que se aleja, cortado,
    y en el vacío que, al final de mi cuerpo,
    se afana inútilmente en completarme.
    Toda yo soy este muñón envuelto
    como una criatura, que yo acuno
    para acallar la voz de las heridas...
    y es como si acunara a un niño que ya ha muerto.


    No escanyis la petita que viu, rebel, en mi
    que m’incita al candor, a encendre la mirada,
    a estrenar boscos on els llops fan nit
    i a creure en el poder de les paraules:
    insecte estrany que fins i tot clavat
    a la seva minúscula ranera
    impenitent arbora
    el repte del seu vol.


    No ahogues a la niña que, indócil, vive en mí
    que me incita al candor, a encender la mirada,
    a estrenar esos bosques donde los lobos duermen
    y a creer en el don de las palabras:
    extraño insecto que aun clavado
    en su estertor minúsculo
    impenitente arbola
    el reto de su vuelo.


    L’ESPADAT DE MAI

    Sé del cert que hi ha algú – i no ets tu -
    que des de la finestra de la meva cambra
    em diria que aquest paisatge
    és l’únic en el món perquè m’inclou
    i em faria adonar d’insòlites belleses
    ençà i enllà de l’ombra que ens retalla,
    blau contra blau, arbre nocturn, arrels
    que cerquen d’allerar-se cel endins.
    I m’arrossegaria amb llengua sense estreps,
    o es clouria dins meu – com un nonat -
    i em xuclaria l’aire, el foc, la sal…
    Mirallejant, cec brollador de llum,
    ran de mar em daria el nom de festa.
    I, nunci, el cridaria per les places
    i em deixaria el seu perquè el lluís
    enmig del front com una diadema
    arrencada al no-res – color de sang.
    I em duria en la sang. O temptaria
    les venes que m’enxarxen de cruïlles,
    enderrocant els límits que bastien
    antigues esperances escapçades.

    Però és a tu que trio: tu que acceptes
    de pagar l’alt tribut que l’esglai ens imposa
    al seu post fronterer
    i em dius: “Ho veus? No calcinadamistificar l’amor
    arraconant-lo contra l’Espadat de Mai”.



    EL ABISMO DE NUNCA

    Sé con seguridad que hay alguien - no eres tú -
    que desde la ventana de mi cuarto
    me diría que este paisaje
    es único en el mundo porque me incluye
    y me haría dar cuenta de insólitas bellezas
    aquí y allá de la sombra que nos recorta,
    azul contra azul, árbol nocturno, raíces
    que buscan liberarse cielo adentro.
    Y me arrastraría con lengua sin estribos,
    o se encerraría en mí - como un nonato -
    y me chuparía el aire, el fuego, la sal...
    Espejeando, ciego manantial de luz,
    junto al mar me llamaría fiesta.
    Y, pregonero, lo proclamaría por las plazas
    y me daría su nombre para que lo luciera
    en medio de la frente como una diadema
    arrancada a la nada - color sangre.
    Y me llevaría en su sangre. O tentaría
    las venas que me enredan con desvíos,
    derribando los límites que alzaban
    antiguas esperanzas descabezadas.

    Pero es a ti a quien elijo: tú que aceptas
    pagar el alto tributo que el miedo nos impone
    en su frontera
    y me dices: "¿Lo ves? No hace falta
    mistificar el amor
    arrinconándolo contra el abismo de Nunca ".


    Em sé cruel, i dèbil de retruc,
    quan topo amb les parets amb què et defenses
    del meu desig, inútils, irrisòries
    i alhora d’una indòmita enterquesa.

    I el cor, jutge forçat, a contracor estricte,
    perplex, em veu incapaç d’exigir
    ni rigor perquè et copso la feblesa
    ni pietat, que és cingle
    viu el repte que em dreces, i és mort.

    I la balança marca la difícil,
    justa, mesura d’un amor amarg.



    Me sé cruel, y por lo mismo débil,
    al topar con los muros con los que te defiendes
    de mi deseo, vanos, irrisorios
    y, a la vez, de una dureza indómita.

    Y el corazón, juez obligado, estricto sin querer,
    perplejo, me sabe incapaz de exigir
    ni rigor porque capto tu flaqueza
    ni piedad, pues es roca
    viva el reto que me diriges, y es muerte.

    Y la balanza marca la difícil,
    justa, medida de un amor amargo.


    Per als vençuts l’amor és un pa amarg,
    arrabassat a contrallei dels sécs
    d’un país devastat, sembrat de sal
    per l’enemic sense rostre.
    I la sang, aliment per a l’incendi
    que esborri serramostres de collita,
    cremi rostolls, calcini llei i culpa.


    Para los derrotados, amor es pan amargo,
    a contra ley sacado de los surcos
    de un país devastado, sembrado de sal
    por enemigo sin rostro.
    Y la sangre, alimento del incendio
    que elimine cosechas en ciernes,
    queme rastrojos, calcine ley y culpa.


    El sèver i l’amor, com una trena
    rígida, veus?, grotescament dreçada
    contra el buit que deixava el paradís
    vençut – glavi torçat, esmussat, d’àngel
    que es reconeix traït
    en aquells que exilia.



    El amor y el acíbar, como una trenza
    yerta, ¿ves?, grotescamente erguida
    contra el vacío que dejaba el paraíso
    vencido – sable curvo, embotado, de ángel
    que se sabe traicionado
    en aquellos que exilia.


    Vençudes, no: ferides
    a l’arrel i a l’escorça,
    marcades per l’empremta
    roent, sense remença
    del silenci. Del glaç.



    Vencidas, no: heridas
    en raíz y en corteza,
    marcadas por la huella
    candente, sin redención
    del silencio. Del hielo.


    Vençudes, no. Desposseïdes
    del’arrel, o bé closes
    sense camí, clavades cos endins.
    De la mirada viva que recorda
    arrencades, en un segrest de sal,
    rígida camisa de força,
    dolor fòssil
    o sotmeses a llei d’estrangeria
    arreu.


    Vencidas, no. Desposeídas
    de la raíz, o bien cercadas
    sin salida, clavadas cuerpo adentro.
    De la mirada viva que recuerda
    arrancadas, en un rapto de sal,
    camisa rígida de fuerza,
    dolor fósil
    o sometidas a ley de extranjería
    por todas partes.


    Vençudes? No, que encenen
    l’albada els esgarips
    del gall que crèiem escapçat: dolor
    de l’hora que es desprèn i desaprèn
    el camí clos en cercle del coàgul.



    ¿Vencidas? No, que encienden
    el alba los alaridos
    del gallo que creíamos sin cabeza: dolor
    de la hora que se cae y olvida
    el camino cerrado en círculo del coágulo.


    Que l’amor torni la cresta arrabassada
    i el bec voraç al gall d’aquest nou dia.
    I que la sang cerqui solcs on colgar-se:
    llavor de cant, lluita en saó, vedruna.


    Que el amor devuelva la cresta arrebatada
    y el pico voraz al gallo de este nuevo día.
    Y que la sangre busque surcos donde enterrarse:
    germen de canto, lucha en sazón, majano.


    Si perd l’amor fins el seu nom
    on tota cosa recomença
    sabré redir-te’l amb la pell
    i amb el foc nou d’una altra llengua.



    Si el amor pierde hasta su nombre
    donde toda cosa recomienza
    sabré decírtelo de nuevo con la piel
    y con el fuego nuevo de otra lengua.


    Quan, enmig del desglaç,
    el riu remunta
    cap a la deu,
    i el seu curs foravit es peix
    com un mirall
    del teu rostre, i me’l torna,
    enllà de tu,
    convertit en tenebra
    i esglai opac…
    Que em neixin ulls de cega,
    uns ulls vivents
    al cap dels dits
    per llegir-te i no perdre’m
    en el vell simulacre
    sense contorns
    que com un gorg devora
    la meva nit.



    Cuando, en pleno deshielo,
    el río remonta
    hacia la fuente,
    y su curso desviado se alimenta
    como un espejo
    de tu rostro, y me lo devuelve,
    lejos de ti,
    convertido en tiniebla
    y espanto opaco...
    Que me nazcan ojos de ciega,
    unos ojos vivos
    al final de los dedos
    para leerte y no perderme
    en viejos simulacros
    sin contornos
    que como remolinos devoran
    mi noche.


    Baise m’encor, rebaise moi et baise
    LOUISE LABÉ

    Parla’m encara. I més.
    Ja ho sé que no t’entenc,
    que una llengua estrangera
    m’adreça des de tu
    el seu reclam furtiu;
    que ni tan sols no sé
    destriar les paraules
    i inventar-los un feu
    enllà d’aquest paisatge
    que em dóna cos. Però
    parla’m: que esmolaré
    el tall dels sis sentits
    i cisellaré l’aire
    al voltant dels teus mots.
    Després me’ls enduré
    ben d’amagat de mi
    i indesxifrats encara
    en un lloc ignorat
    on jo no tingui accés
    fins que em sobtin un dia
    amb una rara llum
    i m’obliguin a creure
    en allò que jo mai
    no hauria conegut
    pel nom cairat d’amor.


    Baise m’encor, rebaise moi et baise
    (Bésame aún, rebésame y besa)

    LOUISE LABÉ

    Háblame todavía. Y más.
    Ya sé que no te entiendo,
    que una lengua extranjera
    desde ti me dirige
    su reclamo furtivo;
    que ni siquiera sé
    discernir las palabras
    e inventarles un feudo
    lejos de este paisaje
    que me da cuerpo. Pero
    háblame: que afilaré
    el filo de los seis sentidos
    y cincelaré el aire
    en torno a tus palabras.
    Después las llevaré
    a escondidas de mí
    y aún indescifrables
    a un lugar ignorado
    al que no tenga acceso
    hasta que me sorprendan
    un día con una rara luz
    y me hagan creer
    en lo que yo jamás
    habría conocido
    por el nombre aristado del amor.


    Per tu retorno d’un exili vell
    com si tornés d’enlloc. I alhora et sé
    terra natal, antiga claror meva,
    i l’indret on la culpa es feia carn.

    Retorno en tu, per tu, a l’espai cec
    d’on vaig fugir sense poder oblidar;
    desig sense remei, ferida arrel
    arrapada, clavada cos endins.

    Per tu retorno d’un exili vell,
    refugi contra tu, des d’on trair
    la primera abraçada i on triar,
    des de l’enyor, l’escanyall d’unes mans.

    Retorno a tu, per tu, al vell jutjat
    sense horari ni nom, fosa en la pell
    dels teus camins que em coneixen la pell,
    closa en els ulls que ja gosen fitar
    el teu esguard, com si tornés d’enlloc.



    Por ti regreso de un lejano exilio
    cual si de parte alguna regresara. Y a la vez te sé
    tierra natal, mi antigua claridad,
    lugar donde la culpa se hizo carne.

    Regreso a ti, por ti, al ciego espacio
    de donde huí sin poder olvidar;
    deseo sin remedio, raíz herida
    aferrada, clavada cuerpo adentro.

    Por ti regreso de un lejano exilio,
    refugio contra ti, desde donde traicionar
    el abrazo primero y desde donde elegir,
    desde la nostalgia, un enlazar de manos.

    Regreso a ti, por ti, a ese viejo juzgado
    sin horario ni nombre, diluida en la piel
    de tus caminos que conocen mi piel,
    encerrada en los ojos que ya osan sostener
    tu mirada, como si de ninguna parte regresara.


    Aquest amor, difícil
    repte de les fronteres
    que el glaç petrificava:
    contraban de llum.



    Este amor, difícil
    reto de las fronteras
    que el hielo petrificaba:
    contrabando de luz.


    Maria-Mercè Marçal
    (Versión de Pedro Casas Serra)

    (Fin de Deshielo, 1984-1988)


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 43143
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 20 Sep 2017, 15:23

    .


    Maria-Mercè Marçal: RAÓ DEL COS, 2000



    Amb fils d’oblit
    cus la memòria,
    la sargidora cega.


    I


    Amb fils d’oblit
    l’agulla enfila.
    Desfà l’estrip que veu,
    deixa el que troba.
    Encerta pell
    morta, teixit,
    aire, carn viva:
    cus la memòria,
    la sargidora cega.




    Maria-Mercè Marçal: RAZÓN DEL CUERPO, 2000


    Con hilos de olvido
    cose la memoria,
    la zurcidora ciega.


    I


    Con hilos de olvido
    la aguja enhebra.
    Deshace el desgarro que ve,
    deja el que encuentra.
    Acierta piel
    muerta, tejido,
    aire, carne viva:
    cose la memoria,
    la zurcidora ciega.


    La cicatriu
    em divideix
    en dues parts
    l’aixella.
    Cremallera
    de carn
    mal tancada
    però
    inamovible.
    Inamovible
    com el decret
    que en llengua
    imperial
    m’exilia
    a la terra
    glaçada
    dels malalts
    sense terme
    ni rostre.


    La cicatriz
    me divide
    en dos partes
    la axila.
    Cremallera
    de carne
    mal cerrada
    pero
    inamovible.
    Inamovible
    como el decreto
    que en lengua
    imperial
    me exilia
    en la tierra
    helada
    de los enfermos
    sin plazo
    ni rostro.


    VALÈNCIA D’ÀNEU

    El turó es dreça
    opac,
    contra el cel líquid
    del silenci
    que en cascada de núvols
    resplendents
    es precipita avall,
    s’esbalça.

    Testimoni
    procaç
    de càrrec
    o descàrrec,
    interrogat, escorcollat,
    parla només
    a contrallum
    i amb mudesa de pedra.

    Dóna només
    temps esmaltat
    i esquarterat
    en padellassos,
    detritus de temps,
    monedes fora llei
    que, en curs
    extemporani,
    daten estrats.

    I amaga avarament
    la baula,
    el codi, el saber
    que articuli
    l’hermètic
    alfabet
    mal xifrat
    de la desfeta.

    Inabastable
    al mot que excava,
    sota la jove,
    cega rialla
    en flor
    de l’herba més tendra,
    el territori devastat
    de la memòria.


    VALÈNCIA D’ ÀNEU

    La colina se yergue
    oscura,
    contra el cielo líquido
    del silencio
    que en cascada de nubes
    resplandecientes
    se precipita,
    se despeña.

    Testigo
    procaz
    de cargo
    o descargo,
    interrogado, registrado,
    habla solo
    a contraluz
    y con mudez de piedra.

    Da solo
    tiempo esmaltado
    y descuartizado
    en pedazos,
    detritus de tiempo,
    monedas sin vigencia
    que, de forma
    extemporánea,
    datan estratos.

    Y esconde avaramente
    el eslabón,
    el código, el saber
    que articule
    el hermético
    alfabeto
    mal cifrado
    de la derrota.

    Inalcanzable
    a la palabra que excava,
    bajo la joven,
    ciega risa
    en flor
    de la hierba más tierna,
    el territorio devastado
    de la memoria.


    PÈRDUA

    A Sara N.-M.

    Com la florida
    entre la neu, sobtada,
    la sang, la taca:
    el senyal de la pèrdua
    desmentint la mort.



    PÉRDIDA

    A Sara N.-M.

    Como la floración
    entre la nieve, repentina,
    la sangre, la mancha:
    la señal de la pérdida
    desmintiendo la muerte.



    II


    LA DONA DE LOT

    Sobre un vell tema reprès per Anna Akbmàtova


    I

    L’home just va seguir l’emissari de Déu
    ………gegantí i resplendent per la muntanya negra.


    L’ull terrible del Sense Nom
    sotja cec el silenci de la ciutat damnada.
    Sense fites ni fons, la culpa és un mirall
    voraç xuclant l’oblit intens de la pupil.la.
    L’àngel escriu un sol camí. Per la muntanya
    negra brilla un sol traç. La vall verdeja en va.
    Un glavi lluminós sega l’arrel més viva.
    La sang, sense demà, roda en un cercle clos.
    L’ull sinistre del gegant
    escup l’incendi, sal de llàgrima aturada.
    I una mar morta colga l’urc del cos sense llengua.

    L’home just sent la Veu que el crida pel seu nom.

    Triat, amorosit, encimbellat de cop
    damunt l’espatlla de l’Altíssim,
    la còrnia divina frec a frec dels seus ulls,
    veu la nova ciutat, enllà d’enllà,
    cingla carrers i places, segella pacte i llei.
    S’esgoten el desert i la set i el silenci.

    II

    Endins d’endins, clavada a terra,
    cega com la llavor, creix una veu
    i es fa arrel en l’entranya de la dona.

    ……..No és massa tard, encara. Encara pots mirar.

    Mira enrera, cap Veu no coneix el teu nom.
    I el teu cos allà resta, ebri de pluja i sol.
    Sotmesa arreu on vagis a llei d’estrangeria,
    ombra seràs des d’ara, desposseïda  arreu,
    perquè només t’és pàtria allò que ja has viscut.

    …….Un esguard! I aglevats per un dolor mortal
    …………...els seus ulls ja no poden, de sobte, mirar més.

    La rígida camisa de força de la sal
    bloqueja la follia. La pantalla és en blanc.

    A l’alba reverbera la història sense història.
    El gest es perpetua
    gegantí i resplendent.
    I en la duresa mineral impresa
    fulgura la pregunta sense veu:

    Quin era el Nom de la dona de Lot,

    …………...
    la qui donà la vida per un esguard?


    II


    LA MUJER DE LOT

    Sobre un viejo tema retomado por Anna Akbmàtova

    I

    El hombre justo siguió al emisario de Dios
    ......... gigantesco y resplandeciente por la montaña negra.


    El ojo terrible del Sin Nombre
    acecha ciego el silencio de la ciudad condenada.
    Sin metas ni fondo, la culpa es un espejo
    voraz sorbiendo el intenso olvido de la pupila.
    El ángel escribe un solo camino. Por la montaña
    negra brilla un solo trazo. El valle verdea en vano.
    Un espada luminosa corta la raíz más viva.
    La sangre, sin mañana, rueda en un círculo cerrado.
    El ojo siniestro del gigante
    escupe el incendio, sal de lágrima detenida.
    Y un mar muerto cubre el orgullo del cuerpo sin lengua.

    El hombre justo oye la Voz que le llama por su nombre.

    Elegido, aplacado, encaramado de golpe
    en los hombros del Altísimo,
    sus ojos casi rozando la córnea divina,
    ve la nueva ciudad, muy a lo lejos,
    afirma calles y plazas, sella pacto y ley.
    Se agotan el desierto, la sed y el silencio.

    II

    En las profundidades, clavada en el suelo,
    ciega como la semilla, crece una voz
    y se hace raíz en la entraña de la mujer.

    ...... ..Aún no es demasiado tarde. Aún puedes mirar.

    Mira hacia atrás, ninguna Voz conoce tu nombre.
    Y tu cuerpo queda allá, ebrio de lluvia y sol.
    Sometida donde vayas a ley de extranjería,
    sombra serás desde ahora, desposeída en todas partes,
    porque tu patria solo es lo que ya has vivido.

    ...... .¡Una mirada! Y coagulados por un dolor mortal
    ............ ... sus ojos ya no pueden, de pronto, mirar más.


    La rígida camisa de fuerza de la sal
    bloquea la locura. La pantalla está en blanco.

    Al alba reverbera la historia sin historia.
    El gesto se perpetúa
    gigantesco y resplandeciente.
    Y en la dureza mineral impresa
    fulgura la pregunta sin voz:

    ¿Cuál era el nombre de la mujer de Lot,

    ............ ... la que dio la vida por una mirada?


    Furgant per les llivanyes i juntures
    trobí el vell drac encara aferrissat.

    MARIA-ANTÒNIA SALVÀ

    Furgant per les llivanyes i juntures
    d’aquesta paret seca; entre mac
    i mac d’oblit; entre les pedres dures
    de cega desmemòria que endures,
    et sé. I saber-te em dóna terra, arrel.
    Et sé i em sé, en el mirall fidel
    del teu poema, aferrissadament
    clivella pedra de silenci opac
    - dona rèptil, dona monstre, dona drac,
    com el cactus, com tu, supervivent.


    Hurgando por las grietas y fisuras
    encontré el viejo dragón aún encarnizado.

    MARIA-ANTÒNIA SALVÀ

    Hurgando por las grietas y fisuras
    de esta pared seca; entre guijarro
    y guijarro de olvido; entre las piedras duras
    de ciega desmemoria que soportas,
    te sé. Y saberte me da tierra, raíz.
    Te sé y me sé, en el espejo fiel
    de tu poema, encarnizadamente
    piedra agrietada de silencio opaco
    - mujer reptil, mujer monstruo, mujer dragón,
    como el cactus, como tú, superviviente.


    A Renée Vivien

    Dues dones: un pacte
    més enllà del desig,
    inscrit arreu i enlloc.

    Dues dones: alhora
    fer néixer i néixer, vives
    en el nom i en la carn.

    Un pacte: més enllà,
    ençà i en el desig.


    A Renée Vivien

    Dos mujeres: un pacto
    más allá del deseo,
    escrito en todas partes y en ninguna.

    Dos mujeres: a la vez
    hacer nacer y nacer, vivas
    en el nombre y en la carne.

    Un pacto: más allá,
    acá y en el deseo.


    VELS DE CEBA O LA DANSA SECRETA

    Ran de l’aigüera
    mans de dona despullen
    danses de vels
    de ceba, arrels
    de llum i d’ombra
    presa i desapresa,
    tels de teranyina
    encesa,
    esquinçalls
    de flor d’aram
    secreta.

    Mans de dona
    teixeixen
    i desteixeixen
    un desig
    translúcid
    - ran de l’aigüera -
    mantellina de núvia
    nua i defesa,
    de criatura nada
    en l’embolcall
    d’una intacta
    promesa.

    Mans de dona saben,
    però desisteixen:
    cada dia clouen
    i ceguen i obliden
    - ran de l’aigüera -
    la dansa secreta.



    VELOS DE CEBOLLA O LA DANZA SECRETA

    Junto al fregadero
    manos de mujer desnudan
    danzas de velos
    de cebolla, raíces
    de luz y de sombra
    prendida y desprendida,
    telas de telaraña
    encendida,
    jirones
    de flor de cobre
    secreta.

    Manos de mujer
    tejen
    y destejen
    un deseo
    translúcido
    - junto al fregadero -
    toca de novia
    desnuda y defendida,
    de criatura atada
    en el envoltorio
    de una intacta
    promesa.

    Manos de mujer saben,
    pero desisten:
    cada día cierran
    y ciegan y olvidan
    - junto al fregadero -
    la danza secreta.



    III


    Per cada gest
    que lleva fruit,
    pròdiga
    escampadissa
    de flor vermella.
    Vida, excés,
    hemorràgia:
    imponderable
    tresor
    de la pèrdua.




    III


    Por cada gesto
    que produce fruto,
    pródiga
    desbandada
    de flor roja.
    Vida, exceso,
    hemorragia:
    imponderable
    tesoro
    de la pérdida.


    Res no et serà pres: vindrà tan sols
    l’instant d’obrir
    dòcilment la mà
    i alliberar
    la memòria de l’aigua
    perquè es retrobi aigua
    d’alta mar.


    Nada te será arrebatado: llegará tan solo
    el instante de abrir
    dócilmente la mano
    y liberar
    la memoria del agua
    para que se reencuentre agua
    de alta mar.


    Morir: potser només
    perdre forma i contorns
    desfer-se, ser
    xuclada endins
    de l’úter viu,
    matriu de déu
    mare: desnéixer.


    Morir: quizá solo
    perder forma y contornos
    deshacerse, ser
    absorbida dentro
    del útero vivo,
    matriz de dios
    madre: desnacer.


    Porta entre mar
    i mar
    la paraula:
    exili de l’exili.



    Puerta entre mar
    y mar
    la palabra:
    exilio del exilio.



    IV


    Des de l’urc
    de la torre
    més alta
    - closa i opaca -
    s’esbalça
    l’hora
    - i la paraula.
    Com dues trenes,
    escala oberta
    de cop segada,
    a banda i banda
    de l’orba
    mirada.


    IV


    Desde el orgullo
    de la torre
    más alta
    - cerrada y oscura -
    se precipita
    la hora
    - y la palabra.
    Como dos trenzas,
    escala accesible
    de pronto cortada,
    a ambos lados
    de la ciega
    mirada.


    Amb el cos empalat
    en eix de fosques pàtries
    fugen i arriben
    a pàtries més benignes.
    Però els ulls, orfes
    de llum, percacen àvids
    l’engruna verge
    d’una màtria abolida.



    Con el cuerpo empalado
    en eje de oscuras patrias
    huyen y llegan
    a patrias más benignas.
    Pero los ojos, huérfanos
    de luz, persiguen ávidos
    la migaja virgen
    de una matria abolida.


    A la meva mare

    1

    Vas dir-me: aquest
    és el meu cos,
    la meva sang.
    Pren, menja i beu
    - vida i mortalla.

    Després, el pa
    llescat, ferit
    pel ganivet
    i el vi vermell
    vessat, tacant
    les estovalles.

    Sota l’esguard
    obscé d’un déu
    que t’usurpava
    les paraules.

    2

    Sagrada obscenitat
    del cos
    tocat per la promesa
    de la mort
    intocable
    com un pària
    o com l’empremta
    d’un déu absent.

    Sigues sacrílega
    i retorna-li
    la qualitat humil
    dels cossos vius.

    3

    Com si em vingués de tu
    la carn, la sang
    de les paraules.


    A mi madre

    1

    Me dijiste: éste
    es mi cuerpo,
    mi sangre.
    Toma, come y bebe
    - vida y mortaja.

    Después, el pan
    rebanado, herido
    por el cuchillo
    y el vino rojo
    derramado, manchando
    el mantel.

    Bajo la mirada
    obscena de un dios
    que te usurpaba
    las palabras.

    2

    Sagrada obscenidad
    del cuerpo
    tocado por la promesa
    de la muerte
    intocable
    como un paria
    o como la huella
    de un dios ausente.

    Sé sacrílega
    y devuélvele
    la calidad humilde
    de los cuerpos vivos.

    3

    Como si me viniera de ti
    la carne, la sangre
    de las palabras.


    1

    T’he negat
    mare
    tres cops
    i cent.
    I cap gall no cantava
    defora.
    Són cegues, sordes, mudes
    les nostres traïcions.
    I la derrota.

    2

    Però cosides
    l’una contra l’altra,
    clavades
    una i altra
    pel mateix déu
    en la creu del no-res
    des del fons dels
    segles
    brandem
    la sang
    del
    nostre silenci,
    aigua i vi,
    a la ferida.
    I es poden comptar
    tots els nostres ossos.

    3

    A la cruilla
    ossos,  esculls de l’alba,
    la paraula.


    1

    Te he negado
    madre
    tres veces
    y cien.
    Y ningún gallo cantaba
    afuera.
    Son ciegas, sordas, mudas
    nuestras traiciones.
    Y la derrota.

    2

    Pero cosidas
    la una a la otra,
    clavadas
    una y otra
    por el mismo dios
    en la cruz de la nada
    desde el fondo de los
    siglos
    blandimos
    la sangre
    de
    nuestro silencio,
    agua y vino,
    en la herida.
    Y se pueden contar
    todos nuestros huesos.

    3

    En la encrucijada
    huesos, arrecifes del alba,
    la palabra.


    IGUALTAT

    Diferents neixen,
    de dona, fills i filles.
    La mort iguala.



    IGUALDAD

    Diferentes nacen,
    de mujer, hijos e hijas.
    La muerte iguala.


    Cos meu: què em dius?
    Com un crucificat
    parles per boca de ferida
    que no vol pellar
    fins a cloure’s en la mudesa:
    inarticulada
    paraula viva.


    Cuerpo mío: ¿qué me dices?
    Como un crucificado
    hablas por boca de la herida
    que no quiere cicatrizar
    hasta encerrarse en la mudez:
    inarticulada
    palabra viva.


    No res és tot: floreixen les glicines
    lívides per l’esforç
    de resignificar una altra primavera
    i dur memòria d’un dol antic.


    Nada es todo: florecen las glicinias
    lívidas por el esfuerzo
    de darle nuevamente sentido a otra primavera
    y guardar memoria de un luto antiguo.


    Com la xiqueta que en encetar camí
    s’omple de rocs la falda i les butxaques
    i s’endinsa en el bosc i els va perdent
    sense lliurar les batalles previstes
    contra llops o gegants, ombres
    va deixant un rastre
    sembra
    i ara li resta només dins del puny
    crispat un còdol llis…



    Como la niña que al iniciar el camino
    se llena de piedras la falda y los bolsillos
    y se adentra en el bosque y las va perdiendo
    sin librar las batallas previstas
    contra lobos o gigantes, sombras
    va dejando un rastro
    siembra
    y ahora solo le queda dentro del puño
    crispado un guijarro liso...


    OBSCENITATS

    Sense tu casa no sap ser casa meva.
    Com la carcassa d’una bèstia morta
    o com un fòssil opac i mal paït
    pel ventre obscè del temps.
    Miro aquestes parets deshabitades.
    Com a les perles
    els manca la carn teva per lluir
    amb una vida obscura i submarina.
    Miro aqustes parets com la presó
    que amb (…) m’alimenta l’enyor
    d’una casa de carn i sang llunyana.


    OBSCENIDADES

    Sin ti mi casa no es mi casa.
    Como esqueleto de un animal muerto
    o como fósil oscuro y mal digerido
    por el vientre obsceno del tiempo.
    Miro estas paredes deshabitadas.
    Como a las perlas
    les falta tu carne para lucir
    con una vida oscura y submarina.
    Miro estas paredes como la prisión
    que con (...) me alimenta la nostalgia
    de una casa de carne y sangre lejana.


    Com una sola aposta
    al tot
    i al res
    sang i paraula
    i amor: vertigen
    dau de miralls
    en joc.


    Como una sola apuesta
    a todo
    o nada
    sangre y palabra
    y amor: vértigo
    dado de espejos
    en juego.


    Damunt l’aigua
    (…) o estantissa
    dels dies llançar
    com un pont
    de barques
    vacil.lants
    l’amor. I al cor del vent
    més glacial enarborar
    les fràgils flames:
    la promesa i el perdó.



    Sobre el agua
    (...) o corrompida
    de los días lanzar
    como un puente
    de barcas
    vacilantes
    el amor. Y en el corazón del viento
    más glacial enarbolar
    las frágiles llamas:
    la promesa y el perdón.


    Covava l’ou de la mort blanca
    sota l’aixella, arran de pit
    i cegament alletava
    l’ombra de l’ala de la nit.
    No ploris per mi mare a punta d’alba.
    No ploris per mi mare, plora amb mi.

    Esclatava la rosa monstruosa
    botó de glaç
    ……......………on lleva el crit.
    Mare, no ploris per mi, mare.
    No ploris per mi mare, plora amb mi.

    Que el teu plor treni amb el meu la xarxa
    sota els meus peus vacil.lants
    en el trapezi
    on em contorsiono
    agafada a la mà de l’esglai
    ……….de l’ombra.

    Com la veu del castrat
    que s’eleva fins a l’excés de la
    ………mancança.
    Des de la pèrdua que sagna
    en el cant cristal.lí com una deu.
    La deu primera, mare.



    Incubaba el huevo de la muerte blanca
    bajo la axila, junto al pecho
    y ciegamente amamantaba
    la sombra del ala de la noche.
    No llores por mí madre al llegar el alba.
    No llores por mí madre, llora conmigo.

    Estallaba la rosa monstruosa
    botón de hielo
    .........……..... donde se alza el grito.
    Madre, no llores por mí, madre.
    No llores por mí madre, llora conmigo.

    Que tu llanto trence con el mío la red
    bajo mis pies vacilantes
    en el trapecio
    donde me contorsiono
    cogida a la mano del miedo
    ......... .de la sombra.

    Como la voz del castrado
    que se eleva hasta el exceso de la
    ......... carencia.
    Desde la pérdida que sangra
    en el canto cristalino como una fuente.
    La fuente primera, madre.


    RESURRECTIO

    m’agenollo davant
    …………….el cos
    …………….impur
    …………….obscé
    …………….mortal
    …………….primer
    …………….país
    …………….vivent
    …………….taüt
    …………….obert
    …………….d’on vinc
    …………….no hi ha,
    …………….mare, una altra naixença


    RESURRECTIO

    me arrodillo ante
    …………….el cuerpo
    …………….impuro
    …………….obsceno
    …………….mortal
    .……………primer
    …………….país
    …………….viviente
    …………….ataúd
    …………….abierto
    …………….de donde vengo
    …………….no hay,
    …………….madre, otro nacimiento.



    V


    FESTIVAL DE POESIA CATALANA

    (quartet decasíl-lab amb estrambot)

    XY XY XY XY XY

    XY XY XY XY XX

    XY XY XY XY XY

    XY XY XY XY XX

    Continueu la sèrie encetada.
    És l’esquelet: poseu-hi l’arrecada.

    Divendres, 8 de desembre de 1995


    V


    FESTIVAL DE POESÍA CATALANA

    (cuarteto decasílabo con estrambote)

    XY XY XY XY XY

    XY XY XY XY XX

    XY XY XY XY XY

    XY XY XY XY XX

    Continuad la serie comenzada
    Este es el esqueleto: colocadle el pendiente.

    Viernes, 8 de setiembre de 1995


    Maria-Mercè Marçal
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    (Final de Razón del cuerpo, 2000 (libro editado tras su muerte))


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    Contenido patrocinado


    Maria-Mercè Marçal (1952-1998) Empty Re: Maria-Mercè Marçal (1952-1998)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Lun 04 Dic 2023, 03:13