Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 985836 mensajes en 45547 argumentos.

Tenemos 1526 miembros registrados

El último usuario registrado es Jose Antonio Taboada

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 86 usuarios en línea: 9 Registrados, 1 Ocultos y 76 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Antonio Arjona, cecilia gargantini, clara_fuente, javier eguílaz, Jessel, Pascual Lopez Sanchez, Pedro Casas Serra, Ramón Carballal, Simon Abadia


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb 02 Nov 2019, 06:25

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

Febrero 2023

LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
2728     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Leopoldo Marechal (1900-1970) Empty

    Leopoldo Marechal (1900-1970)

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 39550
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 75
    Localización : Barcelona

    Leopoldo Marechal (1900-1970) Empty Leopoldo Marechal (1900-1970)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Vie 14 Dic 2018, 07:13

    .


    Leopoldo Marechal

    Poeta, narrador, dramaturgo y ensayista argentino nacido en Buenos Aires en 1900 y fallecido en 1970.
    Fue maestro y profesor de enseñanza secundaria y formó parte de la generación que giró en torno de la revista Martín Fierro. Su poesía fue relegada al olvido durante dos décadas, debido a sus enfrentamientos con compañeros de su generación cuando ocupaba cargos oficiales.
    En 1926 viajó por primera vez a Europa, donde trabó amistad con importantes intelectuales y pintores españoles y franceses. En 1930, nuevamente en París, escribió los capítulos iniciales de «Adán Buenosayres». A su primer libro de poemas, «Los Aguiluchos» 1922 le siguieron: «Días como flechas» 1926, «Odas para el hombre y la mujer» 1929, «Laberinto de amor» 1936, «Cinco poemas australes» 1937, «El Centauro» 1940, «Cantos a Sophía» en 1940, «Canto de San Martín» 1950, «Heptamerón» 1966, «El poema de Robot» 1966 y el «Poema de la Física» (recuperado póstumamente). Al fallecer en 1970, estaba escribiendo la novela «El empresario del caos».



    Algunos poemas de Leopoldo Marechal:


    CANCIÓN

    El Río de tu Sueño cantará el abecedario del agua.
    Tendrá árboles, como llamas verdes
    chisporroteando alondras;
    y altos bambúes cazarán el girasol de las lunas
    en el Río de tu Sueño que sólo tú remontas.

    El alba será un loto que perfuma
    la muerte de tus noches;
    de picotear estrellas estarán ebrios tus pájaro-moscas.
    Habrá remansos y un polen que hace dormir al viento
    en el Río de tu Sueño que sólo tú remontas.

    Con mi remo al hombro he visto zarpar cien días.
    Mis hermanos pelarán la fruta del mundo, la más roja...
    Con mi remo inútil, a lo largo de las noches,
    busco el Río de tu Sueño que sólo tú remontas.

    (De "Días como flechas" 1926)



    CANCIÓN PARA QUE UNA MUJER MADURE

    ¡Fruto nuevo, amasijo de tierra y de agua!
    Cristalizó en el gajo más curvado del mundo
    la sal de tu ternura.

    ¡Afilando puñales de sed,
    trenzando los cabellos de una esperanza niña,
    desvaneciendo sombras he cuidado tu rama!

    Pastor de grandes cosas que se mueven,
    yo conduje el rebaño de los días piafantes;
    he visto cien mañanas con los picos abiertos
    devorar la migaja de la última estrella
    y tembló entre mis manos toda noche
    como una yegua renegrida y ágil...

    Yo hilvané con mis ansias una canción de cuna
    para que se durmieran los cachorros del viento;
    y alcé un espantapájaros de odio
    sobre el campo frutal de tu sueño sin lágrimas.
    Con las hebras del sol
    has torcido el cordaje de tu risa.

    En las enredaderas de tus voces incuba
    sus tres huevos azules un pájaro de gracia...
    ¡La vida en tus talones es un giro de baile!

    Te aferras al abierto pavorreal de los días
    y le robas la pluma;
    sabes abrir tu noche como un libro de estampas.

    Y no sé si deshojas
    la flor menguante de las lunas;
    y no sé si libertas los luceros cautivos;
    ¡o si el verano salta de tus ojos iguales
    a una lluvia con sol!

    Tengo los dientes rotos de morder imposibles:
    para ti guardan lechos de martirio mis brazos.
    En mis dedos retoñan zarzales de caricias,..

    ¡Todas las noches naufragaban
    en esta costa de mi anhelo!

    Grabé tu nombre en todas las arenas del aire:
    tu nombre es el perfume que buscaban mis años.

    Redoblan los tambores de mi fiebre
    largos llamados al otoño.

    Has de llorar tus frutas
    redondas como lágrimas...

    Ensartare en el hilo de mi plegaria sorda
    las cuentas de cien días y de cien noches;
    ¡y haré un collar de tiempo que te ciña!

    Conduciré el rebaño de mis voces
    por caminos que duerman bajo el opio del alba.

    He de atar mis dos ojos a carros de vigilia
    ¡y haré un collar de tiempo que te ciña!
    para que sea manso tu caer en un día
    con fragancias de alcoba;
    y para que en la noche de tu llanto
    las estrellas más altas fructifiquen
    entre las manos de los niños.

    (De "Días como flechas" 1926)



    CANTO DE OTRAS VIDAS

    Silencio,
    sangre de campanas muertas.
    Llanto de las casas vacías
    que imploran un retorno de niños...

    Yo sé un canto sin nombre
    que fructifica en el silencio.
    Una canción de aquellas que soldaban tus párpados
    cuando la lámpara florecía
    en los aposentos mojados de sombra.

    Entonces hubo dedos color de reloj
    y un perfume de llantos antiguos en la ropa vetusta.

    (Hay que tirar guijarros musicales
    al fondo del silencio:
    el silencio responde con su voz de agua muerta.)

    ¡Tus manos!
    Veo tus manos desgarradas
    en cinco tiras de cansancio.

    ¿En qué viejo episodio se gastaron tus dedos?
    La vida fue un liviano cascabel en tus ropas
    ¡y has echado a rodar el juguete del mundo
    yo no sé en qué mañana de libro con viñetas!

    El cántaro vacío de tus ojos
    ha mordido la fuente de algún sol en pañales...

    (Todo está en el silencio
    y en la fatiga de tus brazos.)

    Una mañana tus ojos de Simbad arponearon el sol.
    En madera profunda
    tallaste el mascarón de un navío fantasma:
    un mascarón de gestos petrificados
    que mordió la carne frutal de aquel día sin nombre.

    Entonces un mar sin leyendas
    habló de tu origen a dioses color de esponja.

    Y el viento no había pisoteado todas las distancias.
    El viento niño rompió el juguete de tus Cantos
    y hacía danzar en sus horcas
    a los piratas de tu miedo...

    ¡Quién te dijo una noche que la muerte
    sólo un tapiz de sueño era!

    ¡Quién te enseñó una noche de qué modo la vida
    se acostaba en sus linos,
    como tú, de pequeño,
    cuando en los labios de tu madre
    nacían llavines de música para tus ojos!

    ¡Quién te habló de la muerte
    y de un retorno en caballos festivos!

    (Yo sé un canto de abuelas;
    el silencio responde...)

    ¡Tus pupilas
    -amentes fieles a la hoguera
    que abrió incurables llagas en la noche de añil!

    ¡Qué vieron tus pupilas? ¿Qué vieron
    la barba color hoja seca de los ancianos
    t6rax de hombres adustos
    hablaban un lenguaje aprendido en la boca del viento?

    Una voz deshizo el collar de tu nombre,
    una voz musical de nodriza recién castigada...

    ¡ Todo está en el silencio!
    He ahí tus pasos amigos de una tierra sin edad.
    Y la mujer a tu carne ceñida, igual que una ropa de llamas.
    Y un amor traslúcido como el reír de los niños
    que mataron pichones de alondra junto al Río Dios.

    Todo está en el silencio
    y en la fatiga de tus brazos.
    Has roto la ventana de un Olímpo sin risas
    y salieron los dioses en pantuflas
    esgrimiendo sus rayos de juguete...

    ¡De qué metal será la palabra
    que infantilice los labios del mundo!

    ¡Qué harás con tus manos de cinco tiras
    en el puente de las noches, cazador sin sueño!

    Y en el oeste un pájaro se alza:
    con el pico enhebrado de música
    viene cosiendo el traje de una edad.


    (De "Días como flechas" 1926)



    CREDO A LA VIDA

    Creo en la vida todopoderosa,
    en la vida que es luz, fuerza y calor;
    porque sabe del yunque y de la rosa
    creo en la vida todopoderosa
    y en su sagrado hijo, el buen Amor.

    Tal vez nació cual el vehemente sueño
    del numen de un espíritu genial;
    brusca la senda, el porvenir risueño,
    nació tal vez cual el vehemente sueño
    de un apóstol que busca un ideal.

    Padeció, la titán, bajo los yugos
    de una falsa y mezquina religión;
    veinte siglos se hicieron sus verdugos
    y aun padece, titán, bajo sus yugos
    esperando la luz de la razón.

    Fue en la humana estultez crucificada;
    murió en el templo y resurgió en la luz...
    ¡Y, desde allí, vendrá como una espada,
    contra esa Fe que germino en la nada,
    contra ese dios que enmascaro la cruz!

    Creo en la carne que pecando sube,
    creo en la Vida que es el Mal y el Bien;
    la gota de agua del pantano es nube.
    Creo en la carne que pecando sube
    y en el Amor que es Dios.
    ¡Por siempre amén!



    DE LA ADOLESCENTE

    Entre mujeres alta ya, la niña
    quiere llamarse Viento.
    Y el mundo es una rama que se dobla
    casi junto a sus manos,
    y la niña quisiera
    tener filos de viento.

    Pero no es hora, y ríe
    ya entre mujeres alta:
    sus dedos no soltaron todavía
    el nudo de la guerra
    ni su palabra inauguró en las vivas
    regiones de dolor, campos de gozo.
    Su boca está cerrada
    junto a las grandes aguas.

    Y dicen los varones:
    «Elogios impacientes la maduran:
    cuando se llame Viento
    nos tocará su mano
    repleta de castigos.»

    Y las mujeres dicen:
    «Nadie quebró su risa:
    maneras de rayar le enseñaron los días.»

    La niña entre alabanzas amanece:
    cantado es su verdor,
    increíble su muerte.
    (De "Odas para el hombre y la mujer" 1929)



    DE LA ROSA PRUDENTE

    A su espinoso mundo sometida,
    vive y muere la rosa colorada:
    su pura soledad, ¡qué bien guardada!,
    su bandera de amor, ¡qué defendida!

    Guerra, pero entre dardos florecida;
    cielo, mas al arrimo de la espada,
    si hasta la rosa llega tu mirada,
    no se le atreve al fin tu mano herida.

    Miel indefensa, corazón desnudo
    que a todo viento, si es de amor, te inclinas,
    falto a la vez del arma y del escudo,

    ¡busca ya la milicia cuidadosa!
    Y que, mortificado en tus espinas,
    te valga la prudencia de la rosa.

    (De "Sonetos a Sophía y otros poemas" 1940)


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

      Fecha y hora actual: Mar 07 Feb 2023, 16:05