Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1050646 mensajes en 47927 argumentos.

Tenemos 1579 miembros registrados

El último usuario registrado es Roberto Canales Camacho

¿Quién está en línea?

En total hay 60 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 60 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Ninguno


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» LA LITERATURA BRASILEÑA
SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 EmptyHoy a las 20:26 por Maria Lua

» Luís Vaz de Camões (c.1524-1580)
SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 EmptyHoy a las 20:21 por Maria Lua

»  FERNANDO PESSOA II (13/ 06/1888- 30/11/1935) )
SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 EmptyHoy a las 20:19 por Maria Lua

» VARIEDAD FRUTAL (ÓLEO)
SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 EmptyHoy a las 15:03 por Josefina Simón

» 2017-05-02 a 2017-08-21 SOMBRAS ADORMECIDAS: EL ENSOÑADO
SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 EmptyHoy a las 14:24 por cecilia gargantini

» CÉSAR VALLEJO (1892-1938)
SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 EmptyHoy a las 14:16 por cecilia gargantini

» 2009-05 LOS PÁJAROS DORMIDOS: PRIMAVERA IV
SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 EmptyHoy a las 13:05 por Pedro Casas Serra

» Justo Jorge Padrón (1943-2021)
SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 EmptyHoy a las 12:45 por Pedro Casas Serra

» LA POESIA MÍSTICA DEL SUFISMO. LA CONFERENCIA DE LOS PÁJAROS.
SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 EmptyHoy a las 09:23 por Maria Lua

» EDUARDO GALEANO (1940-2015)
SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 EmptyHoy a las 09:06 por Maria Lua

Julio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty

+5
Catalina de Alvarado
Lluvia Abril
Pascual Lopez Sanchez
Evangelina Valdez
Maria Lua
9 participantes

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71769
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Maria Lua Mar 04 Jun 2013, 21:31

    Gracias a todos que están
    leyendo y participando...
    Gracias, Evangelina, me alegro
    que este post te haga feliz!
    Gracias, Pascual, Lluvia, Pedro,
    Cecilia, Walter...
    Gracias, Fausto, por tu trabajo...
    Seguimos conociendo esta POETA!
    Besos a todos
    Maria Lua


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55543
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Lluvia Abril Miér 05 Jun 2013, 05:05


    Si,gracias a todos,pero especialmente a tí,Maria,no la conocía y cuanto me alegro de que tú,la hayas traído aquí.
    Miles de besos,siempre agradecidos y con cariño.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55543
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Lluvia Abril Miér 05 Jun 2013, 05:07

    Evangelina,no me extraña que te sientas orgullosa y que sientas esa admiración,que a partir de ya,comparto.
    Disfruta tú mientras yo, me instruyo.
    Besos,guapa.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Miér 05 Jun 2013, 14:04

    RESEÑA.
    En 1887 escribe su poesía 22- "¿Qué es Patria?", inspirada en una pregunta que le hiciera su hijo Pedro, quien sólo contaba tres años: Mamá, ¿qué es Patria? Y ella responde:


    ¿Qué es Patria? ¿Sabes acaso
    lo que preguntas, mi amor?
    Todo un mundo se despierta
    en mi espíritu a esa voz.

    Todo un mundo de recuerdos
    que han dejado en mi interior
    esperanzas que no mueren
    en la fe del corazón.

    ¿Qué es Patria? De tu inocencia
    al purísimo candor
    para hablarle de la Patria
    no halla el labio una expresión.

    En mis ojos arder siento
    de una lágrima el calor,
    meditando lo que ansías
    avanzar a tu razón:

    que tan solo tres abriles
    a tu frente dan su albor,
    y te mueve ya ese nombre
    a curiosa indagación;

    ese nombre que mis cantos
    en el céfiro veloz
    suspirando siempre llevan
    con los ecos de mi amor.

    Mas es fuerza que te diga
    de la Patria alguna voz;
    que te diga cuanto en ella
    tu niñez cautiva hoy.

    Este hogar, donde inocente,
    de tus padres al calor,
    juegas tú con tus hermanos
    en gozosa animación;

    esos campos donde ufano
    del insecto vas en pos,
    donde charlas y sonríes
    con el pájaro y la flor;

    esas nubes de oro y grana
    de bellísimo color
    que tu júbilo alborozan
    cuando el alba anuncia el sol;

    esos astros que arrebatan
    tu infantil admiración;
    ese mar que te amedrenta
    con su acento atronador,

    son halagos y rumores
    y reflejos y alma y voz
    de esa Patria cuya idea
    se anticipa a tu razón.

    Y mañana serán ellos,
    que tu vida llenan hoy,
    los recuerdos inefables
    de la Patria y de su amor.

    1887.



    Última edición por Evangelina Valdez el Lun 10 Jun 2013, 19:26, editado 1 vez
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Miér 05 Jun 2013, 14:22


    El 9 de abril de 1894 nació Camila, su única hija. Mientras tanto, ella luchaba con la muerte,
    atacada de fuerte neumonía. Rebasó la gravedad, pero su salud quedó minada para siempre.
    Aparente restablecida de esa enfermedad, escribió su poesía 23- "Umbra-Resurrexit":

    Umbra


    La mirada sin luz, la mente ansiosa,
    corto el aliento al pecho,
    en ruda agitación se va la vida...
    Allá perderse en la penumbra vaga
    miro las prendas del hogar benditas,
    mis hijos, en su cándido abandono,
    ajenos al amago
    de la suerte sobre ellos suspendida,
    y tú, de pie, bajo el dolor inmenso,
    nublada por el llanto la pupila.


    Resurexit

    Brota la luz en deslumbrantes ondas,
    el aire al pecho fluye,
    el espíritu absorto se reanima,
    y cunde y se dilata en las arterias
    el ritmo palpitante de la vida
    Y bajo el ala cándida que extiende
    sobre el hogar en gozo
    ángel nuevo de paz que el cielo brinda,
    surgiendo victorioso de las sombras
    el cuadro de mi amor esplende al día.






    Última edición por Evangelina Valdez el Lun 10 Jun 2013, 19:27, editado 1 vez
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Jue 06 Jun 2013, 11:16

    24- "POBRE NIÑO"

    En la muerte de José María
    Pichardo Patín, discípulo de
    Hostos.



    Ayer no más, al beso
    de maternal ternura peregrina,
    la vida te sonrió con embeleso,
    dejando un rayo de la luz divina
    sobre tu frente impreso.

    Al verte, los que alzamos
    el pendón sacrosanto de los buenos,
    los que la fe del porvenir guardamos,
    en ti, gozosos, de entusiasmo llenos,
    un lidiador miramos.

    Y ay! el dolor se avanza,
    se interpone a tu paso en el camino,
    desfalleces al golpe que te alcanza,
    y al peso abrumador de tu destino
    se extingue de la Patria una esperanza.


    1886.

    -------------
    25-
    "EN EL NACIMIENTO DE MI PRIMOGÉNITO"
    -A mi esposo-

    ¡Levántate, alma mía, 
    por el materno amor transfigurada, 
    y a los confines del espacio envía 
    el himno de la dicha inesperada.
     
    Y tú, que abres conmigo
    a esa ternura nueva el pecho en gozo,
    tú que compartes cuanto sueño abrigo,
    cuanta ilusión feliz es mi alborozo,
    ven, y los dos a una 
    el cántico de amor juntos alcemos,
    y del pequeño ser ante la cuna
    el alba del futuro saludemos: 
    el alba de esa vida 
    que a iluminar nuestro horizonte alcanza,
    y a cuya luz vislumbra estremecida 
    espacios infinitos de esperanza.

    Los cielos se inclinaron,
    y descendió al hogar entre armonías
    el ángel que mis sueños suspiraron,
    nuncio de bendiciones y alegrías.
    Oh, cómo se estremece 
    engrandecida la existencia ufana 
    pensando de esa aurora que amanece 
    vivir reproducida en el mañana!
    De hoy más, un sueño solo,
    una sola ambición tras el destine,
    a nuestras almas servirá de polo,
    del tiempo al avanzar en el camino.

    ¡Oh, sí! Limpiar de abrojos
    la senda preparada al ser que nace,
    al bien y a la virtud abrir sus ojos
    y el peligro desviar que le amenace.

    Y así, como entre flores,
    ajeno a la maldad, al vicio ajeno,
    verle a lo grande tributar honores
    y el alto aprecio merecer del bueno.

    Y así a la Patria, al mundo,
    como prenda de paz y de amor santo,
    en acciones magnánimas fecundo
    un miembro digno regalar en tanto.

    ¡Doblemos el aliento!
    Vamos al porvenir, la fe en el alma, 
    para él a conquistar con ardimiento
    de ciencia, de virtud, de bien la palma.



    Última edición por Evangelina Valdez el Lun 10 Jun 2013, 19:28, editado 1 vez
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71769
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Maria Lua Vie 07 Jun 2013, 10:44

    Sigo leyendo los bellos
    poemas de Salomé Ureña!
    Gracias, amiga Evangelina,
    por sugerir este post...
    Besos
    Maria Lua


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    cecilia gargantini
    cecilia gargantini
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 40743
    Fecha de inscripción : 25/04/2009
    Edad : 70
    Localización : buenos aires

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por cecilia gargantini Vie 07 Jun 2013, 11:38

    Qué belleza, amigas!!!!!!!!!!!!! Yo estoy cada vez más convencida de que sólo podemos mejorar leyendo a los grandes.
    Besitosssssssss y gracias, Luita y Evangelina
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55543
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Lluvia Abril Dom 09 Jun 2013, 04:22

    26- Una esperanza
    Al Sr. D. Enrique Coronado



    ¡Oh, tú, que errante vagas, ausente de tus lares,
    vertiendo en tristes notas tu amarga decepción!
    Escúchame un momento, da tregua a tus pesares
    y entrega a la esperanza tu mártir corazón.

    No pueden, no, calmando tus horas de amargura,
    llevarte mis cantares un eco del hogar;
    mas pueden anunciarte que vívido fulgura
    de redención el iris sobre el Caribe Mar.

    Y pueden, sí, llevarte los votos que del alma,
    colmados de esperanza, se elevan hasta Dios,
    pidiendo para Cuba la bienhechora palma
    que busca en los combates y del martirio en pos.

    Mil veces ¡ay! me trajo la brisa confidente
    de víctimas inertes los ayes de dolor,
    y el grito de los héroes, enérgico y potente,
    y de los bravos mártires el himno redentor.

    Y a cada nuevo lauro que alcanza en la pelea
    la perla de los mares del mundo tropical,
    dilátanse las fibras del alma que desea
    levante victoriosa la frente virginal.

    Se abate ya el orgullo de la arrogante España;
    ya tiembla y retrocede, sin fuerzas, el león;
    y en vívidos fulgores el horizonte baña
    la Estrella Solitaria de augusta redención.

    La perla codiciada del mundo americano,
    la tímida cautiva, potente se alza ya;
    y, el carcomido yugo rompiendo del hispano,
    triunfante, de los libres el himno entonará.

    La América Latina con palmas y con flores
    se apresta de ese triunfo la gloria a celebrar,
    y anhela entre el estruendo de aplausos y loores
    la redimida sierva sonriendo coronar.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55543
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Lluvia Abril Dom 09 Jun 2013, 04:28




    27- La fé en el porvenir
    A la Sociedad «Amigos del País»



    Cual gladiador valiente
    que al circo peligroso se abalanza
    y lidia tenazmente,
    trémulo de valor y de esperanza,
    y sólo cesa en la tremenda lucha
    cuando aclamarse vencedor escucha;
    tal, de entusiasmo llena,
    se lanza audaz la juventud fogosa
    con pecho firme en la vital arena.
    El alma generosa,
    de impaciencia y ardor estremecida,
    rasgar intenta del futuro el velo,
    penetrar los misterios de la vida,
    salvar los mundos, escalar el cielo.

    Eterna soñadora
    de triunfos y grandezas inmortales,
    con viva luz sus horizontes dora.
    Decidle que ideales
    son los portentos que su mente crea,
    que es vana la esperanza que la agita:
    triunfante el orbe mostrará su idea
    si le infunde valor la fe bendita.

    ¡Ah, no la detengáis! Dejad que ardiente
    de su noble ambición el rumbo siga;
    dejadla al cielo levantar la frente;
    dejad que un rayo de esa lumbre amiga
    su corazón encienda,
    y la veréis inquebrantable, osada,
    por el honor y la virtud llevada,
    lauros segar en su espinosa senda.

    Si el arte peregrino
    con sus prodigios mágicos la alienta,
    dejadla proseguir en su camino;
    que allá a lo lejos brilladora palma
    un futuro de gloria le presenta,
    y a conquistarla volará su alma.

    Si al campo de la ciencia
    con entusiasta admiración la guía
    ansiosa de saber su inteligencia,
    espacio dadle, y triunfadora un día
    veréis cuál se levanta,
    leyes dictando a la creación entera,
    la tierra a sujetar bajo su planta
    y a medir de los astros la carrera.

    Dejadla proseguir. ¡Ay del que nunca
    sintió inflamarse en entusiasmo santo,
    y de la Patria la esperanza trunca!
    Miserable existir, inútil vida
    la que se aduerme en el error, en tanto
    que en lucha activa se estremece el mundo,
    siguiendo tras la luz apetecida
    de gloria y bienestar germen fecundo.

    Avanza ¡oh juventud! lucha, conquista
    del bien supremo la eminente cumbre,
    tiende al futuro la impaciente vista,
    y a la fulgente lumbre
    que allá te muestra tu inmortal anhelo,
    con la virtud por guía,
    sigue inspirada de tu mente el vuelo
    y llévete do quieras tu osadía.

    Atleta infatigable,
    del bien y el mal en la contienda ruda,
    te alzarás invencible, formidable,
    si el entusiasmo, si la fe te escuda.
    Que atraviese tu voz el aire vago
    las almas convocando a la victoria:
    tuya es la lucha del presente aciago,
    tuya será del porvenir la gloria.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55543
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Lluvia Abril Dom 09 Jun 2013, 04:38

    28- En defensa de la Sociedad
    Por Salomé Ureña de Henriquez

    Pasad, pasad por las puertas,
    preparad la calle al pueblo;
    allanad el camino,
    y alzad el estandarte a los pueblos. (Isaías, LXII, 10.)


    Espíritu creador, numen fecundo
    que en incansable actividad dilatas
    de tu excelso poder las maravillas,
    tú que perenne brillas
    en las obras del bien, tú que arrebatas
    a regiones sin fin el pensamiento
    y extiendes con tu amor de mundo a mundo
    las leyes del eterno movimiento:

    ¿será que la preciada
    sublime hechura de tu augusta diestra
    condenes al reposo de la nada?
    ¿Será que aletargada,
    de tu activo poder ante la muestra,
    en indolente ociosidad rendida
    admirándote ¡oh Dios! pase la vida?

    No: despertad, los que del campo ameno
    en la florida alfombra
    sólo buscáis al ánimo sereno
    horas de paz en ignorada sombra.
    Alzad, los que siguiendo
    de la corriente el agradable giro,
    un anatema al popular estruendo
    lanzáis, soñando más feliz retiro.

    No es el orgullo quien levanta al cielo
    pirámide grandiosa
    y alzar pretende a lo infinito el vuelo:
    es la chispa inmortal, que poderosa
    la inmensidad fatiga,
    y en constante anhelar y afán interno
    hace que el hombre en su delirio siga
    algo de grande cual su fin eterno.
    El solo es quien anima
    del yerto mármol la materia dura,
    el que las obras del Creador sublima
    en paisajes de espléndida pintura
    y al fuego fecundante de la idea
    descubre mundos y portentos crea.

    No todo es paz y amor, delicia grata,
    allá del campo en el silencio amigo,
    ni en cuanto abarca la inocencia mora:
    también allí la tempestad desata
    su furia destructora,
    el áspid en las flores tiene abrigo,
    y el ave de rapiña, turbulenta,
    la presa entre sus garras atormenta.

    No todo es vicio y confusión y horrores
    entre el social tumulto:
    tras ese velo de maldad y errores
    luz halla el genio, y el Eterno culto
    palmas el bien y la virtud loores.
    De un Dios también la majestad potente
    se dilata en espacios sin medida
    allí do el alma pensadora siente
    bullir el mundo y palpitar la vida.
    En solitaria calma
    no se alza sólo hasta el Creador el alma,
    ni del campo en la paz siempre vivieron
    los pocos sabios que en el mundo fueron.

    La sociedad que avanza
    sus destinos altísimos comprende,
    y al ocio opone varonil pujanza,
    y a realizar su perfección asciende.
    Es ella la que, activa,
    los bíblicos asombros hoy renueva,
    Moisés moderno que al desierto lleva
    raudales de agua viva,
    que al pueblo del Señor la senda traza
    y resignado escucha
    las voces de la turba que amenaza;
    nuevo Josué que en gigantesca lucha
    detiene allá en su esfera
    del padre de los astros la carrera.

    Por ella en lid de fama
    raros prodigios el ingenio luce
    y del mundo los ámbitos inflama;
    al imperioso empuje de su vuelo,
    vencida la distancia se reduce,
    divídense los istmos,
    descorren los espacios su ancho velo,
    descubren sus secretos los abisomos,
    y preso en redes que la industria labra
    lleva atónito el rayo la palabra.

    Y esa es del hombre la misión sublime:
    disipar del error la sombra densa,
    y a la ignorancia que en tinieblas gime
    llevar la luz de la verdad que piensa.
    ¡Oh soñadoras almas
    que en perenne quietud y paz cumplida
    anheláis a la sombra de las palmas
    en ocio estéril enervar la vida!
    Volved, no es ese el puesto
    donde el deber, la humanidad que llora,
    y el mismo Dios, a la inacción opuesto,
    os mandan combatir hora tras hora.
    Volad a las regiones
    donde en lucha de honor el bien levanta
    glorioso sus pendones
    y a conquistar el orbe se adelanta.
    ¡El mundo pide luz, dadle ese rayo
    que amortiguáis en criminal desmayo!

    Habite ufano el labrador activo
    los campos que fecunda,
    mostrando al ocio esquivo
    la honrada frente que el sudor inunda.
    Corra el audaz minero
    que fatiga la tierra y arrebata
    espléndido el venero
    que en su seno preciado se dilata.
    Vuele a poblar el campo abandonado,
    abriendo al porvenir dignas contiendas,
    el que de ciencia y de virtud llevado
    domeña la cerviz de altivos montes,
    descubre nuevas sendas,
    ensancha los cerrados horizontes
    y del desierto hasta el confín lejano
    lleva los triunfos del progreso humano.

    Mas ¡ah! los que rendidos
    de la arena del mundo en el combate
    lleváis del desencanto los gemidos
    al corazón que de entusiasmo late:
    ¡paso a la inteligencia!
    ¡Desmayados atletas, apartaos!
    Y vosotros, alumnos de la ciencia,
    que fecundáis el caos
    poblándo de espléndidas creaciones,
    no deis tregua al destino:
    alzad el estandarte a las naciones,
    abrid a las virtudes el camino.


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Lun 10 Jun 2013, 10:59

    ¡Eso Lluvia, buena tarea!
    Besos mi niña
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Lun 10 Jun 2013, 19:20

    De: POESÍAS ESCOGIDAS

    29- "RECUERDOS A UN PROSCRITO"
    -Al Sr. D. Alejandro Román-

    ¡Oh Patria, voz divina, sublime y dulce nombre,
    a cuyo acento el alma palpita de emoción;
    palabra sacrosanta que encierras para el hombre
    cuanto hay aquí en el mundo de grato al corazón!

    Tú guardas de mi infancia las risas hechiceras;
    tú guardas el idilio del maternal amor;
    aquí ensayó mi lira sus cánticas primeras;
    aquí entregó a los vientos sus notas de dolor.

    Así, aunque de otras playas jamás me vi en la arena
    ni de otros horizontes las líneas contemplé,
    concibo del proscrito la abrumadora pena,
    y su mortal angustia por tu ascendiente sé.

    Y sé cuán dulce llega, al pecho dolorido
    del que entre ajenos lares la suerte desterró,
    un eco, una memoria del suelo bendecido
    do el beso de una madre primero recibió.

    Por eso yo un recuerdo te mando enternecida,
    a ti que solo vagas, proscrito del edén
    que guarda tus afectos, la historia de tu vida,
    que guarda de mi vida las páginas también.

    Momentos hay que triste parece que te miro
    vagar meditabundo, sumido en ansiedad,
    y envuelta una memoria del alma en un suspiro
    temblando entre la brisa te manda mi amistad.

    Si alguna vez tu frente se dobla pensativa
    con pena recordando tus goces y tu hogar,
    también los que aquí siempre te amamos con fe viva
    tenemos horas lentas de triste meditar.

    ¡Si vieras, caro amigo, si vieras qué mudanza
    el tiempo y los dolores obraron en mi ser!
    ¡Si vieras cuánto sueño de gloria y esperanza
    mi mente sorprendida miró desvanecer!

    ¡Ay, cuántas, cuántas veces en mi dolor vehemente
    tu ausencia ha deplorado mi triste corazón!
    Pensaba que tú fueras aquí mi confidente
    y hallara en tus palabras consuelo mi aflicción.

    Mas ¡ah! que tras de tantos recónditos pesares
    como de angustia el alma transida devoró,
    volver seguro debes a tus amantes lares,
    al suelo bendecido que nunca te olvidó.

    Y entonces contemplando, ya libre de congojas,
    de nuestros verdes campos la pompa tropical,
    oyendo los deliquios del aura con las hojas,
    gozando de las aves la música ideal,

    así como a la sombra contara a sus amigos
    el hijo de los bosques la historia de su amor,
    así bajo las palmas, de tu placer testigos,
    nos contarás tu ausencia, tus horas de dolor

    Y entonces te diremos con lánguida ternura
    también nuestros dolores, que harante conmover;
    y entonces, sólo entonces, sabrás nuestra amargura
    y nuestras horas lentas de lento padecer.

    En tanto, sólo puede mi afecto dilatado
    mandarte una protesta sincera de su fe;
    decirte que, del alma por siempre venerado,
    doquiera tu recuerdo conmigo llevaré.

    ¡Adiós! Cuando discurra la brisa bulliciosa,
    rumores de la Patria fingiéndote al pasar,
    entonces en mí piensa, que, siempre cariñosa,
    te mando entre sus alas recuerdos del hogar.

    1872



    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Mar 11 Jun 2013, 15:09


    30- "A LOS DOMINICANOS"


    Los que anheláis del templo de la gloria
    la Patria levantar a lo eminente;
    que supísteis luchar heroicamente
    por darle en los anales de la historia
    el renombre de un pueblo independiente,


    venid y saludad la nueva aurora
    que baña en luz la dilatada esfera;
    saludad la celeste mensajera
    que en nombre de la unión, que el libre adora,
    abre del bien la suspirada era.8

    Y vosotros que el cáliz de amargura
    distantes apuráis de vuestros lares,
    salvad gozosos los tendidos mares,
    volved a saludar en la llanura
    de la Antilla preciada los palmares.

    Volad a recibir el tierno abrazo
    de la madre amorosa que os dio vida,
    y juradle con voz enternecida,
    cuando os miréis en su feliz regazo,
    darle otra vez la majestad perdida.

    Todos venid, y en fraternal alianza
    estrechad vuestros nobles corazones,
    reprimid de la guerra las pasiones,9
    y revivan, al sol de la esperanza,
    del patriota las dulces ilusiones.

    Y pues grandes ayer en Capotillo
    asombro fuisteis a la hispana gente,10
    aún reclama el esfuerzo del valiente
    para dar a sus triunfos nuevo brillo
    quisqueya la gentil, la independiente

    Unidos, con intrépida constancia,
    el firme pecho de virtud seguro,
    salvad triunfantes el altivo muro
    que levanta en su orgullo la ignorancia
    y arrancad al error su cetro impuro.

    Ya os brinda el triunfo su gloriosa palma
    ¡oh de mi Patria nobles campeones!
    Atónitas os miran las naciones
    al progreso elevar en grata calma
    con honra y libertad nuevos pendones.

    Dando al olvido vuestro ciego encono,
    al ara de la paz tended la mano,
    y con vivo entusiasmo soberano
    asegurad en su perdido trono
    a la reina del piélago antillano.
    Enero 1874.


    7
    Suprimido el subtítulo de la edición de 1880: “Después de la Revolución de noviembre”.
    Se refiere a la revolución del 25 de noviembre de 1873.
    8
    En ed. 1880, pág. 19: del suspirado bien abre la era.
    9
    En ed. 1880, pág. 19: reprimid el rencor y las pasiones…
    10En ed. 1880, pág. 19: espanto fuisteis a la hispana gente…


    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Mar 11 Jun 2013, 15:30

    31-
    "DIEZ Y SEIS DE AGOSTO"

    Tendida muellemente
    sobre su lecho de flotante espuma,
    sin ver la densa bruma
    que el cielo de sus glorias envolvía,
    quisqueya, en abandono, indiferente,
    al rumor de sus olas se adormía.

    Y, en su fugaz letargo,
    no vio de la ambición la hidra gigante
    por un metal brillante
    honor sacrificando y patriotismo,
    un porvenir en esperanzas largo
    hundir ¡oh Dios! en el profundo abismo.

    Cual fatigado atleta
    cayó de libertad la fiel divisa;
    del trópico la brisa
    triste plegó sus alas sin mancilla,
    por no agitar, al discurrir inquieta,
    el pabellón extraño de Castilla.

    Del libre la alta palma
    destrozada inclinó la erguida frente;
    el pecho del valiente
    de secreto dolor se estremecía;
    quisqueya, en tanto, en aparente calma,
    al rumor de sus olas se adormía.

    Mas, de arrogancia lleno,
    dicta el ibero servidumbre y muerte
    por ley al pueblo fuerte,
    y quisqueya sacude su desmayo
    al oprimir su delicado seno
    el arnés de los hijos de Pelayo.

    Levántase indignada
    buscando el lema con su sangre escrito;
    y a su potente grito,
    presintiendo el baldón de su fortuna,
    temblaron las legiones que en Granada
    miraron a sus pies la media luna.

    Osténtase en la liza
    de la Cruz el magnífico oriflama;
    en pos de eterna fama
    se agrupan a su sombra mil leales,
    cuyos triunfos, que el tiempo inmortaliza,
    fatigaron los ecos nacionales.

    Y el grito de victoria
    se extendió por el valle y la montaña,
    y en vano, en vano España
    sofocarlo intentó con su bravura:
    que quisqueya en los campos de la gloria
    a su orgullo cavó tumba segura.

    Y cual ejemplo fiero
    y escarmiento tal vez de otras naciones,
    por tierra los pendones,
    confusas, destrozadas y vencidas,
    vuelta la faz al aterrado ibero,
    devolviole sus huestes aguerridas.

    ¡honor, eterna gloria
    de Agosto a los gigantes adalides,
    que en desiguales lides,
    luchando con la fe del patriotismo,
    la grandeza volvieron a su historia,
    dando ruda lección al despotismo!

    De lauros mil ceñida
    por ellos hoy la Patria alza la frente,
    y con afán ardiente,
    bañada por el sol de la esperanza,
    en pos de nueva luz, de nueva vida,
    al porvenir intrépida se lanza.
    1874.


    12En ed. 1880, pág. 22: lloré tu desventura, tu propia destrucción…
    13En ed. 1880, pág. 22: Y sabes que gimiendo colgué de tus palmares…
    14En ed. 1880, pág. 22: que te alzas victoriosa con nueva juventud…


    Última edición por Evangelina Valdez el Mar 11 Jun 2013, 15:47, editado 1 vez
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Mar 11 Jun 2013, 15:45


    32- "HOMENAJE A BILLINI"

    De admiración henchida,
    al sacro fuego que mi mente inflama,
    levanto conmovida
    un himno fiel de gratitud sentida
    que tu ejemplar abnegación reclama.

    que si mi pobre lira
    calla ante el vicio y la maldad del hombre,
    siempre lo grande admira;
    y pues que digna tu virtud me inspira,
    quiero en mis trovas celebrar tu nombre:

    tu nombre bendecido,
    que adora el pueblo fiel dominicano,
    y siempre repetido
    se escucha con amor del desvalido,
    del niño tierno, del inerme anciano;

    tu nombre, que venera
    la nueva juventud que se levanta,
    de quien la Patria espera
    ciencia y honor y gloria duradera,
    fruto del germen que tu celo planta.16

    Tú, con afán ardiente,
    un templo elevas al saber amigo,
    y la razón naciente
    corre a buscar de la instrucción la fuente
    bajo tu dulce paternal abrigo.

    Y lleno de entereza
    vas preparando, por tu amor llevado,
    un trono de grandeza
    al porvenir que a vislumbrar empieza
    este suelo de luz infortunado.

    ¡Espíritu sediento
    que en pos del bien y la virtud caminas!
    En triste abatimiento
    nunca se torne el vigoroso aliento
    que te da impulso en tu misión divina.

    Tan ejemplar desvelo
    bien de los hombres y alto honor merece;
    pero tu noble anhelo
    tiende más lejos su gigante vuelo,
    y albergue y pan a la indigencia ofrece.

    ¡Genio de paz sublime
    que alivio das con tus virtudes bellas
    al que en angustia gime!
    A cada paso que tu planta imprime
    dejas grabadas de tu amor las huellas.

    Ministro digno y santo
    del Dios de caridad omnipotente,
    que calmas el quebranto
    y das consuelo al llanto
    de la afligida humanidad doliente:

    si grato es a tu alma
    el respeto de un pueblo que te admira,
    contempla en dulce calma
    de tanto afán la merecida palma
    y oye el aplauso que tu nombre inspira.

    Escucha en tu alabanza
    la voz de gratitud que al cielo sube,
    y el himno de esperanza
    que alza la Patria y hasta Dios avanza
    como de incienso vaporosa nube.17
    1875


    15El canónigo Francisco Xavier Billini, fundador del Colegio de San Luis Gonzaga
    y del Hospicio de Beneficencia. (Not. Ed. 1920, pág. 17.)
    Esta nota de la edición de 1920, Madrid, reproduce el título con que figura esta poesía
    en la edición de 1880.
    16En ed. 1880, pág. 38: debido al germen que tu celo planta.

    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Miér 12 Jun 2013, 11:01

    33- "PARA LA DISTRIBUCIÓN DE PREMIOS DEL COLEGIO SAN LUIS GONZAGA"


    ¡Levanta, musa mía, 
    tus alas al alcázar de la gloria, 
    y arranca a la armonía 
    un himno de esperanza y de victoria! 


    Un himno que pregone 
    las conquistas del bien y la constancia, 
    y el triunfo galardone 
    con que ufana y feliz brilla la infancia. 


    La infancia que estudiosa 
    de este plantel en el honroso gremio, 
    sonriendo venturosa 
    recibe de su afán el alto premio; 


    la infancia, tierna planta, 
    que oculto el germen del futuro lleva, 
    y crece y se levanta 
    y a las regiones de la luz se eleva. 


    Ya irradia en lontananza 
    iris de paz que el porvenir colora, 
    y rayos de esperanza 
    de la niñez en su primera aurora. 


    Seguid, alumnos tiernos, 
    del ardua ciencia la segura vía, 
    que lucen siempre eternos, 
    los triunfos del saber con lumbre pía. 


    Y tú, varón egregio, 
    que con rara entereza y virtud tanta, 
    encumbras el Colegio 
    que de dos lustros la cerviz quebranta; 


    no dejes las regiones 
    del pueblo fiel donde tu amor reside,
    ni al huérfano abandones 
    que en desamparo protección te pide. 


    ¿No sabes que al abrigo 
    del insigne plantel que así diriges, 
    para este suelo amigo 
    templo de luz y de esperanza eriges? 
    ¿No sabes que tu nombre 
    repite acorde el nacional murmullo, 
    y te proclama el hombre 
    prez de la Iglesia y de la Patria orgullo? 


    Del gozo el pecho expande 
    que el error pasa como niebla oscura, 
    y refulgente y grande 
    la memoria del bien vive y perdura. 


    ¡De amor y paz caudillo! 
    prosigue la ardua empresa que te inflama, 
    que así a tu afán das brillo 
    y gloria a Dios y a nuestra Antilla fama. 
    1876.


    23 Excluida de esta edición de 1920.


    Última edición por Evangelina Valdez el Miér 12 Jun 2013, 11:09, editado 1 vez
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Miér 12 Jun 2013, 11:08

    34- "27 DE FEBRERO" (*)



    ¡Oh fecha generosa 
    que el patriota saluda y reverencia; 
    en que libre flotara victoriosa 
    la enseña de la patria independencia! 


    En que a la voz de fama 
    de Dios y Libertad, el fuerte acero 
    requiriendo a la lid, que el pecho inflama, 
    triunfar o perecer juró el guerrero. 


    Y la servil librea 
    al desechar audaz, con ira santa, 
    entre aplausos de asombro, gigantea, 
    espléndida, quisqueya se levanta. 


    ¡Venciste, oh Dios, qué gloria! 
    Venciste, Patria, y tu preclaro nombre 
    con destellos de luz graba la historia, 
    y te tributa admiración el hombre. 


    Mas ¡ah! ¿piensas que basta 
    ese triunfo de hazañas y grandezas?
    A más altura tu bandera enasta! 
    De otra lucha te aguardan las proezas. 


    Convoca tus legiones, 
    no ya el festín de la matanza fiera, 
    sino a la santa lid de las naciones 
    donde el talento vencedor impera; 


    donde el soldado errante 
    su ingénito valor, su fuerza augusta, 
    templa del orden al respeto amante 
    y del trabajo en la gallarda justa. 


    Tus campos sin cultivo, 
    que se dilatan bajo un sol de fuego, 
    en su vigor aguardan primitivo 
    de fecundante paz el blando riego. 


    Aguardan, del celoso 
    y activo agricultor, vastos plantíos 
    que tu crédito alzando poderoso 
    te den aliento y esperanza y bríos. 


    De la segur al filo 
    dobleguen la cerviz tus selvas graves, 
    para dar a los pueblos un asilo, 
    vida al comercio, y a los puertos naves. 


    ¡Ay, abre nuevas sendas; 
    que se levanta el sol, y el iris raya, 
    y el progreso benéfico sus tiendas 
    viene a sentar en tu desierta playa! 


    Acoge al huésped regio 
    que a ti se acerca recorriendo climas, 
    y albergue digno a su esplendor egregio 
    presurosa levántale en tus cimas. 


    Acude, que la suerte 
    le conduce feliz a tus regiones; 
    y grande, y libre, y poderosa, y fuerte, 
    de la industria llevando los blasones, 


    la que hoy en tus baluartes 
    enseña nacional la brisa ondea, 
    tremolando en el templo de las artes, 
    de nueva gloria monumento sea. 
    Febrero de 1877 


    (Fecha de nuestra Independencia Nacional)
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Miér 12 Jun 2013, 17:51

    35- "EN LA MUERTE DE ESPAILLAT" (*)








    ¿Qué acento de amargura, 
    del Yaque hasta el Ozama, en raudo vuelo, 
    cruza en el viento que gimiendo pasa? 
    ¿qué nueva infausta difundir procura? 
    ¿qué nuevo desconsuelo, 
    qué angustia nueva el corazón traspasa 
    y a quisqueya infeliz cubre de duelo? 




    Nuncio de muerte y luto 
    que al alma libre estremeciendo llega 
    y una lágrima fiel pide en tributo; 
    llanto de amor con que la tumba riega 
    del hombre esclarecido 
    el pueblo en sus entrañas conmovido. 




    Sí, que la noche eterna 
    cayó sobre la frente del patriota, 
    del alma inmaculada y grande y tierna: 
    por eso el llanto de los ojos brota, 
    y la Patria laméntase, no en vano, 
    y acongojada en su dolor se agita: 
    que ha perdido el deber un ciudadano, 
    y un defensor la libertad bendita. 




    ¡Oh Patria sin ventura! 
    ¡Cómo sucumben los que el pecho fuerte 
    supieron con bravura 
    exponer en defensa de tu suerte! 
    ¡Cómo sucumbe el adalid preclaro 
    que a restaurar tus fueros 
    en tus horas de triste desamparo 
    a salvarte voló con los primeros! 




    Soldado de la Patria generoso, 
    nunca rindió su corazón honrado,
    de honores ni de mando codicioso. 
    Si el triunfo deseado 
    su esfuerzo coronó, su heroico empeño,34
    gozarlo quiso en el hogar tranquilo, 
    y de sí mismo y de sus obras dueño, 
    haciendo el bien sin esperar renombre, 
    a la par le siguieron en su asilo 
    la admiración y la maldad del hombre. 




    ¡Ah, cómo yaces desolada y triste, 
    oh Patria de los grandes, oh quisqueya! 
    ¡Cómo en tu frente que la sombra viste 
    la desgracia y el mal graban su huella! 
    Abate el pabellón de las victorias, 
    que se desploman con fragor violento 
    las soberbias columnas de tus glorias. 
    Y el que fue timbre tuyo y ornamento 
    no habita ya tus lares, 
    ejemplo a las virtudes militares; 
    ni ya su diestra mueve 
    la pluma que dictó consejos sabios, 
    ni más responde a la calumnia aleve 
    con la paz y el perdón sobre los labios.35




     quisqueya, tú que un día 
    le alzaste en triunfo a presidir tu suerte 
    y admiraste su honor y su hidalguía, 
    ven, y en su tumba vierte 
    las lágrimas de amor, las bendiciones 
    que merecen los grandes corazones. 
    Inclínate y escucha: 
    del seno de esa tumba esclarecida 
    se eleva conmovida 
    voz que la unión y la concordia clama, 
    y los males deplora de tu lucha, 
    y al goce de la paz tus hijos llama. 
    Restaña tus heridas, 
    de la civil discordia fruto aciago; 
    levanta tus miradas abatidas; 




    mira del porvenir el fiero amago 
    que amenaza tal vez con golpes ciertos 
    convertir tus ciudades en desiertos 
    y tus campiñas en sangriento lago. 
    ¡Ah! Si el dolor pudiera 
    del yugo redimirte con que fiera 
    la furia del error tu frente oprime, 
    de tus timbres gloriosos en ultraje, 
    hoy ofrecieras al varón sublime 
    la paz del porvenir en homenaje. 




    ¡Y no! que sorda al ruego 
    la senda propia del abismo marcas, 
    pábulo dando al devorante fuego 
    que consume tus fértiles comarcas. 
    Mas yo, que en mi quebranto 
    la esperanza del bien para ti aliento, 
    y conmovida tus victorias canto 
    y tu dolor lamento, 
    sigo esperando con tenaz porfía 
    de paz el claro día 
    y rindo al justo en despedida eterna 
    de ardiente gratitud lágrima tierna. 
    1878.


    (*) En ed. 1880, pág. 64: En la Muerte del Esclarecido Patriota Ulises F. Espaillat, ex-Presidente de la República.



    34En ed. pág. 65: su esfuerzo coronó y heroico empeño,

    35Suprimidos en la ed. 1920, pág. 33, los siguientes versos que, en ed. 1880, pág. 66, continúan la estrofa: 

    Si tuvo Cincinatos 

    de memoria ejemplar la Roma libre, 

    fecundo en rasgos de virtud innatos, 

    arrebatado vibre 

    del egregio varón dominicano 

    mas claro el nombre en el confín lejano.
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Miér 12 Jun 2013, 18:02

    36- "QUISQUEYA"36




    ¿Será que al grito solo 
    del combate feroz estremecida 
    valor y fuerza y vida 
    despliegues ¡ay! con insensato alarde, 
    mientras cunde la luz de polo a polo 
    y en noble sed el universo arde? 


    ¿No sientes cuál se agita 
    en sus cimientos conmovido el orbe, 
    y sin traba que estorbe37
    del genio activo el vigoroso vuelo, 
    en pos de la verdad se precipita, 
    de la ignorancia desgarrando el velo? 


    ¿Por qué tú sola yaces 
    insensible a esa vida de victorias, 
    de perdurables glorias, 
    a ese triunfo inmortal del pensamiento 
    y del bien a la lucha no renaces 
    y sigues del progreso el movimiento? 


    Contempla las naciones 
    en muchedumbre férvida agruparse, 
    ufanas levantarse 
    del arte y de la industria los blasones 
    en justa lid a disputar serenas. 


    ¿No ves? Las que cobija 
    con su palio de luz la ardiente zona; 
    las que eternal corona 
    ciñen del Norte los perennes hielos, 
    con la mirada en el futuro fija 
    confunden en un punto sus anhelos. 


    Y todas, en la frente 
    de esperanza feliz llevando un rayo, 
    en generoso ensayo 
    las fuerzas nobles del talento miden, 
    y la palma conquistan eminente, 
    y víctores los ámbitos despiden. 


    Tú sola, de ese gremio 
    desconocida, en tu confín vegetas, 
    y al yugo te sujetas 
    en que el error con mengua te aprisiona, 
    cuando el trabajo y el saber en premio 
    ciñen de gloria la triunfal corona. 


    Es esa la lid santa 
    en donde el siglo a combatir te reta; 
    donde tu vida inquieta, 
    que en contiendas inútiles se agota, 
    ensayando vigor y fuerza tanta 
    fecunde el germen que en tu seno brota. 


    ¡quisqueya! Tú, la libre 
    del antillano piélago en las olas, 
    la que el pendón tremolas 
    de las naciones que la gloria exalta: 
    ¿cuándo será que en el espacio vibre 
    la fama de tu gloria en voz más alta? 


    ¿Cuándo será que altiva, 
    regenerada por el bien te eleves,
    y de tu industria lleves 
    al festín de los pueblos muestra rara, 
    y un puesto pidas en la lucha activa 
    en que el triunfo sus lauros te prepara? 


    ¿qué importa el alto nombre 
    con que premió la libertad un día 
    tu ingénita osadía? 
    ¿qué importa, si olvidada en lo profundo 
    nunca tu historia la recuerda el hombre, 
    nunca tu fama la repite el mundo? 


    Llega con pie seguro 
    del templo del saber a los dinteles, 
    conquista los laureles 
    de la virtud y de la ciencia humana, 
    y el velo desgarrando del futuro 
    muéstrate al orbe de tu gloria ufana. 


    Entonces, de la cumbre 
    de la fortuna en elevado asiento, 
    tendiendo el pensamiento 
    libre y seguro al porvenir lejano, 
    astro serás de fecundante lumbre, 
    de esperanzas al mundo americano. 
    Mayo de 1878. 



    36Leída en la conferencia literaria del 18 de mayo (1878), celebrada por la Sociedad Amigos 

    del País. (Nota ed. 1880, pág. 68.) 

    37En ed. 1880, pág. 69: y sin que nada estorbe…

    *QUISQUEYA:

    • Nombre literario o familiar aplicado a la [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]. Cuyo vocablo aborigen (presumiblemente maya-taino) significa "Madre de las tierras"


    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Miér 12 Jun 2013, 18:14

    37- "HECATOMBE"


    Escuchad: mi Patria un día 
    fue vendida al extranjero, 
    y la enseña del ibero 
    en sus torres se veía. 
    El honor y la hidalguía, 
    la libertad y la gloria 
    huyeron de la memoria 
    del pueblo dominicano, 
    que abandonara al hispano38
    sus laureles y su historia. 


    Sólo allá, con noble ardor, 
    un grupo digno y valiente 
    que no doblegó su frente 
    al yugo del invasor, 
    en los campos del honor, 
    lleno de coraje fiero, 
    el pabellón de Febrero 
    enarboló en lid apuesta, 
    arrojando una protesta 
    que oyó asombrado el ibero. 


    Y ciego de ira se lanza 
    sobre el grupo decidido 
    que no quiso envilecido 
    existir sin esperanza, 
    ante la fatal pujanza 
    de aguerridos batallones, 
    los heroicos campeones 
    de la Patria desgraciada 
    rindieron al fin la espada, 
    pero no los corazones. 


    Que al fin cautivos se vieron 
    en el combate los bravos 
    que al vivir de los esclavos 
    un fin digno prefirieron. 
    Y los tigres que vencieron 
    porque así plugo a la suerte, 
    con la arrogancia del fuerte, 
    con insolente cinismo, 
    dictaron al patriotismo 
    una sentencia de muerte. 


    Y los patriotas cayeron 
    bajo el plomo del hispano, 
    y el suelo dominicano 
    con sangre libre tiñeron. 
    Allí los héroes sufrieron 
    crudo martirio sangriento; 
    pero en sus tumbas el viento 
    con voz de venganza vibra, 
    despertando en cada fibra 
    el nacional ardimiento. 


    En ese polvo sagrado, 
    entre esos héroes, inerte, 
    sucumbió el atleta fuerte, 
    el vencedor no premiado: 
    aquel que el pendón cruzado 
    alzó en Febrero triunfante, 
    Sánchez, meteoro gigante 
    de nuestro cielo de gloria, 
    nombre que guarda la historia 
    con cifra de oro brillante. 


    Mas la sangre meritoria 
    que corriera en El Cercado, 
    para el español osado 
    fue vil mancha infamatoria; 
    y los lauros de la gloria 
    que trajo de allende el mar, 
    destrozados vio rodar 
    en el polvo americano, 
    cuando el pueblo soberano 
    le arrojó del libre hogar. 


     hoy, que el glorioso estandarte 
    de libertad bendecida 
    la Primada esclarecida 
    tremola en cada baluarte; 
    hoy, Patria, que formas parte 
    de los pueblos vencedores 
    cuya fama entre loores
    de un polo al otro retumba,39
    inclínate ante la tumba, 
    que guarda a tus defensores.40


    Y bendice, Patria mía, 
    aquella tierra empapada 
    con la sangre inmaculada 
    que a los libres dio energía. 
    Acaso, acaso algún día, 
    cual fantasma funerario 
    que al viajero solitario 
    cuente ese drama sangriento, 
    alzarás un monumento 
    en ese nuevo Calvario. 
    Julio de 1878. 


    38En ed. 1880, pág. 83: abandonando al hispano…


    39En ed. 1880, pág. 85: de un pueblo al otro retumba,…

    40En ed. 1880, pág. 85: que guarda tus defensores
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Miér 12 Jun 2013, 21:51

    INDICE:

    1- EL CANTAR DE MIS CANTARES
    2- SUEÑOS
    3- LUZ
    4- EL AVE Y EL NIDO
    5- AMOR Y ANHELO
    6- ¡PADRE MÍO!
    7-  A MI MADRE
    8- HORAS DE ANGUSTIAS
    9- IMPRESIONES
    10-RUINAS
    11-LA LLEGADA DEL INVIERNO
    12-A LA PATRIA
    13- ANGUSTIAS
    14-MI OFRENDA A LA PATRIA
    15-A MI PEDRO
    16-LA GLORIA DEL PROGRESO
    17-MELANCOLÍA
    18-CARIDAD
    19-QUEJAS
    20-TRISTEZAS
    21-SOMBRAS
    22-¿QUÉ ES PATRIA?
    23-UMBRA-RESURREXIT
    24-POBRE NIÑO
    25-EN EL NACIMIENTO DE MI PRIMOGÉNITO
    26-UNA ESPERANZA
    27-LA FE EN EL PORVENIR
    28-EN DEFENSA DE LA SOCIEDAD
    29-RECUERDOS A UN PROSCRITO
    30-A LOS DOMINICANOS
    31-DIEZ Y SEIS DE AGOSTO
    32-HOMENAJE A BILLINI
    33-PARA LA DISTRIBUCIÓN DE PREMIOS DEL COLEGIO SAN LUIS GONZAGA
    34-27 DE FEBRERO
    35-EN LA MUERTE DE ESPAILLAT
    36-QUISQUEYA
    37-HECATOMBE

    Indice actualizado hoy miércoles 12 de junio hora 8:52 pm
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Miér 12 Jun 2013, 22:10

    38- COLÓN42


    Al Sr. D. Emiliano Tejera. 




    ¡Silencio! que ya herido43
    siento latir el corazón opreso44
    de tantas emociones bajo el peso. 
    Silencio, sí; dejad que estremecido 
    el espíritu libre se remonte 
    de luz ansioso, de verdad sediento, 
    y busque sobre el viento 
    el espacio, la esfera, el horizonte 
    donde el humano orgullo 
    vencido acalla su falaz murmullo. 


    Levanta victoriosa 
    la egregia frente de entusiasmo llena 
    ¡oh Patria de mi amor, cuna famosa 
    del mundo americano! 


    Álzate ya con majestad serena, 
    que la calumnia en vano 
    a ti sus dardos con empeño lanza 
    ante el orbe asombrado que te admira; 
    en vano, que no alcanza 
    su encono fiero, que desdén inspira, 
    tu honor a mancillar: luciente, claro, 
    como el astro que fúlgido amanece 
    rasgando sombras en triunfal camino, 
    así brilla, y se eleva, y resplandece 
    ceñido de esplendores tu destino. 


    ¡qué voz, qué humano acento 
    digno seré de discantar al mundo 
    el sin igual portento! 
    En pobre tumba que ignoró la historia 
    y próvido el olvido 
    en silente quietud guardó profundo, 
    sin mármoles, sin nombre, sin memoria, 
    durmieron en descuido 
    los despojos del nauta esclarecido. 
    Y el voto se cumplió; cumpliose entera 
    del genio audaz la voluntad postrera. 
    Propicia la fortuna, 
    tumba concede al genovés marino 
    del Nuevo Mundo en la preclara cuna.


    ¡Oh Patria! Eleva al cielo 
    el hosanna triunfal con gozo vivo; 
    gózate ya sin pesadumbre alguna 
    en tu gloriosa suerte: que si alarde 
    de insensato poder haciendo altivo 
    ruge el despecho con furor cobarde, 
    y el férvido clamor de tu entusiasmo 
    y tu impaciente anhelo 
    con acentos recibe de sarcasmo, 
    atónita la historia 
    sus fastos abre a confirmar tu gloria.45


    Del Támesis al Volga, al Rin, al Tíber, 
    al Marañón, al Niágara potente, 
    un himno cruza en el espacio libre; 
    himno de amor, de gratitud ferviente, 
    que acordes te levantan 
    pueblos que al orbe tu victoria cantan. 
    ¿No escuchas? En el viento, 
    voz que domina la algazara impía 
    responde placentera 
    al hondo grito, al indecible acento 
    de asombro y de alegría 
    que estremecido conmovió la esfera 
    cuando, en el rapto de emoción dichosa, 
    triunfante, la preciosa 
    urna sagrada que el despojo encierra 
    del nauta peregrino 
    al secreto arrancaste de la tierra, 
    y en súbita locura 
    ¡Colón! clamaste, y resonó en la altura. 


    ¿qué mucho que en su saña 
    contra ti se levante el error necio, 
    si al genio mismo se atrevió, engreído,
    con risas de desprecio, 
    y condenarlo pretendió al olvido? 
    Mas ¡ay de su arrogancia! 
    Vencer no pudo la tenaz constancia 
    ni estorbo ser a que, tras lucha rara, 
    firme y audaz el genovés piloto, 
    del hemisferio ignoto 
    las extensas regiones saludara. 
    Tu nombre sin mancilla
    También ¡oh Patria! lucirá radiante, 
    que pasa el tiempo, y el error se humilla, 
    y eterna la verdad surge triunfante. 


    No será, no, que la injusticia intente 
    la historia dominar, haciendo al hombre 
    postrar el alma, doblegar la frente 
    sobre un sepulcro de mentido nombre; 
    no será, no, sin que el heroico aliento 
    de la santa virtud noble ardimiento 
    al corazón infunda 
    de cada pecho que en el bien se inflama, 
    y al fuego de su llama 
    la fábrica del mal tiemble y se hunda. 


    ¡Colón, genio preclaro, 
    de la ciencia y la fe mártir sublime! 
    ¿qué destino fatal, qué numen raro 
    persigue tu memoria, 
    y se complace en abatir tu gloria, 
    y el polvo mismo de tu ser oprime? 
    Un nombre inmerecido 
    tu mundo lleva, y a sepulcro extraño, 
    con lauros tuyos, imprevisto engaño 
    favoreció rendido. 
    Mas ¡ah! que en dulce calma 
    tras el duelo y la duda y la porfía,46
    quisqueya te contempla en su regazo. 


    ¿quisqueya! La que un día 
    la palma de tu amor tuvo por suerte, 
    y por herencia santa esos despojos; 
    la que de angustia inerte 
    regó con llanto tu memoria egregia, 
    cuando en hora fatal vieron sus ojos
    llevar en pompa regia 
    los restos ignorados 
    con tu nombre a su seno arrebatados. 


    ¡Colón! Duerme al abrigo 
    del suelo de tu afán, mi Patria bella, 
    y paz le brinde tu recuerdo amigo 
    en sus noches de angustia y de querella; 
    tu aliento soberano 
    avive de su fe la llama pura, 
    la esperanza del bien, que al soplo insano 
    de la desgracia trémula vacila; 
    y con paterno amor, desde la altura 
    donde tu alma entre esplendores vuela, 
    el mal ahuyenta de la edad futura, 
    por los destinos de tu Antilla vela. 
    1879



    42Con motivo del hallazgo de sus restos en la Catedral de Santo Domingo. (Nota Ed. 1920. pág. 47.) 

    En ed. 1880, pág. 96, figura con el siguiente título: Con motivo del hallazgo de los restos de Colón. 

    Dedicada a mi ilustrado compatriota Emiliano Tejera. 

    43En ed. 1880, pág. 96: Silencio! que ya opreso…

    44En ed. 1880, pág. 96: siento latir el corazón herido…

    45En ed. 1880, pág. 98: sus fastos abre a consignar tu gloria

    46En ed. 1880, pág. 100: tras el duelo y la lucha y la porfía.


    Última edición por Evangelina Valdez el Miér 12 Jun 2013, 22:20, editado 1 vez
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Miér 12 Jun 2013, 22:18

    39- A LA MÚSICA47


    ¡Espíritu de luz y de armonía! 
    En torno de mi frente 
    las alas agitad, y el alma ardiente 
    con vencedor arranque en su porfía 
    allá del éter por la esfera ignota 
    al himno universal lleve su nota. 


    ¡Arte divino ¡oh música! el idioma 
    de lo infinito eres; 
    el solemne concierto que los seres 
    alzan acordes cuando el alba asoma 
    y vida nueva por doquier imprime, 
    tu gloria canta y tu poder sublime. 


    ¡Mas qué! ¿dónde no vibra y se dilata 
    con majestad extrema 
    tu omnipotente voz, tu voz suprema? 
    El universo conmovido acata 
    tu ley de amor, que los espacios llena 
    y los orbes dirige y encadena. 


    Al soberano acento, de la nada 
    apareció a la vida 
    radiante la creación estremecida;
    y en rápida carrera concertada 
    mundos poblaron la extensión vacía 
    ligados por incógnita armonía. 


    Y llenan del espacio las regiones 
    sonidos inmortales, 
    preludio de las voces celestiales, 
    palpitantes, ignotas vibraciones 
    que absorta el alma a percibir alcanza 
    en horas de ilusión y de esperanza. 


    Del alba a los destellos peregrinos, 
    en el murmullo leve 
    del aura errante que las flores mueve, 
    del ave amante en los alegres trinos, 
    del llanto matinal en cada gota, 
    palpita el ritmo de tu ardiente nota. 


    Y palpita en la voz de la tormenta, 
    del mar en el bramido, 
    del rayo en el terrífico estallido, 
    del cráter en la cima turbulenta, 
    y el hombre, que te admira en todas partes, 
    tu solio encumbra a dominar las artes. 


    Tu atmósfera sublime vivifica 
    el espíritu grande; 
    tu acento grave el entusiasmo expande, 
    y el genio que tus ecos centuplica 
    en ardorosa inspiración se enciende 
    y tus secretos íntimos sorprende. 


    Y espléndido, elevándose a la altura
    de la armonía suprema, 
    intérprete feliz, con ansia extrema, 
    en raudales de plácida dulzura 
    recoge el himno que en el éter vaga 
    y con notas del cielo nos embriaga. 


    Y despertando en los ocultos senos 
    del alma adormecida 
    las memorias que fueron en la vida, 
    con tonos de expresión y magia llenos, 
    en éxtasis purísimo, indecible, 
    arranca al corazón llanto apacible. 


    Fija tu planta en el preciado suelo 
    de mi quisqueya libre,
    arte divino, y que tu acento vibre 
    llevado por el céfiro en su vuelo 
    y los ámbitos llene pregonando 
    ya de las artes el imperio blando. 


    Aquí también espíritus sedientos 
    de ignotas armonías, 
    tras largas noches de color sombrías,48
    demandan tus arcanos a los vientos, 
    para alzar, entre asombro, el soberano 
    himno del porvenir dominicano. 


    Desciende ya, que de tu voz augusta 
    al eco generoso, 
    unidas en consorcio venturoso49
    vendrán las ciencias a la heroica justa, 
    y en quisqueya tendrán, para alto ejemplo
    culto las artes y el saber un templo. 
    1879. 


    47En ed. 1880, pág. 101, subtítulo: Con motivo de un concierto dado por el profesor Carlos A. Serrano. 
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Jue 13 Jun 2013, 10:28

    40- "VESPERTINA"


    A mi esposo ausente.


    Reina la tarde en nuestro hogar bendito,
    la tarde tropical, limpia, serena, 
    que el ánimo enajena 
    alzando el pensamiento a lo infinito. 


    Sin nubes está el cielo, 
    sin celajes la luz, diáfano el aire, 
    y de la brisa, que en gracioso vuelo
    refrescando la tierra se pasea, 
    al suave impulso, con gentil donaire 
    el plátano sus hojas balancea, 
    mientras la flor se inclina 
    presintiendo la sombra ya vecina. 


    Todo respira en nuestro hogar la calma: 
    todo es paz y quietud; sólo mi alma 
    de extraño sinsabor la hiel apura, 
    y a su pensar rendida 
    suspira en su amargura 
    con la triste emoción del que en la vida 
    por vez primera siente 
    las ansias todas del cariño ausente.


    ¿En dónde, en dónde estás? Así intranquilo 
    con su ansiedad el corazón luchando, 
    te busca sin cesar, hora tras hora; 
    la casa, el aura, el cielo interrogando. 


     huérfano del hogar está el asilo;
    huérfano, sí, de tu presencia ahora;
    que, el alma en su entusiasmo sacudida, 
    y de admirar ufano 
    las galas del pensil dominicano, 
    y sus pueblos y villas diferentes 
    recorrer, estudiando los futuros 
    gérmenes del progreso y de la vida 
    que allí duermen latentes, 
    sentiste estrechos a tu afán los muros 
    de la ciudad nativa, 
    y en alas de esos sueños tentadores, 
    ardiendo en ansia viva, 
    el bendecido hogar de los amores 
    sonriendo abandonaste 
    y a los mares y campos te lanzaste. 


    Torna, torna a decirme 
    cuanto a la pluma revelar no es dado: 
    las mil fatigas del camino rudo; 
    tus nuevas impresiones de viajero; 
    de tu criterio firme 
    el juicio, recto siempre, nunca errado; 
    de cuanto viste y merecerle pudo 
    con mágico atractivo 
    atención a tu espíritu severo, 
    admiración a tu entusiasmo altivo. 


    Ven a decirme a solas 
    si mi recuerdo acompañó tu viaje 
    cuando cruzabas las movibles olas; 
    cuando del sol a los ardientes lampos, 
    cansado viajador, los patrios campos 
    te dieron hospedaje. 


    Ya la tórrida lumbre 
    una vez y otra vez y otras en fuego 
    desde la etérea cumbre 
    envió a la zona de su amor el riego, 
    desde el lejano día 
    en que, guiado por feliz bonanza, 
    perdiéndose el bajel en lontananza 
    te llevó lejos de la vista mía. 


    ¡Oh, qué largas las horas, qué momentos 
    los de la ausencia triste! 
    Son siglos de dolor que pasan lentos, 
    que ignora el corazón cómo resiste. 


    ¡Oh angustia desmedida! ¡quién me diera 
    salvar espacios y a tu lado ansiosa 
    llegar en mi carrera! 
    Y en esta hora dulcísima y dichosa 
    en que hago al destello amigo 
    del sol que palidece 
    suspensa la creación hacer parece 
    de paz solemne majestuoso alarde, 
    verte, sentirte y respirar contigo 
    la bienhechora calma de la tarde.
    Enero de 1881. 
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Jue 13 Jun 2013, 10:34

    41- ¡ADELANTE!




    A mi esposo. 


    Deja a las turbas revolver audaces 
    de tus limpias acciones el tesoro, 
    buscando con qué herir de tu decoro 
    la austera dignidad. 
    que ni la envidia ni ambición cobarde 
    dentro del pecho generoso abrigas, 
    ni los favores pérfidos mendigas 
    del aura popular. 


    Tú que del bien por la espinosa vía 
    firme, tranquilo, imperturbable avanzas, 
    y tus nobles y grandes esperanzas 
    en el estudio ves; 
    alta la frente, el ánimo sereno, 
    fija la vista al porvenir soñado, 
    irás contra los golpes escudado 
    de la pasión soez. 


    Irás, aunque se crucen a tu paso 
    los escollos que el mundo opone al bueno, 
    aunque apures la copa de veneno 
    que es premio a la virtud. 
    que allá, como fanal que alumbra y guía 
    tras de las nieblas del presente oscuro, 
    brilla en los horizontes del futuro 
    del ideal la luz. 


    ¿qué son a la conciencia del honrado 
    los aplausos o el odio de un momento? 
    Rumores que se pierden con el viento 
    sin eco y sin valor. 
    Sólo perdura en brillo permanente 
    de la verdad la antorcha peregrina, 
    y tú vas, como a luz que te ilumina, 
    de la verdad en pos. 
    Julio de 1889. 
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55543
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Lluvia Abril Sáb 15 Jun 2013, 07:36

    Salomé Ureña de Henríquez (1850-1897)

    Fernando Valerio-Holguín

    Colorado State University

    Introducción: el imaginario Hispánico
    María Salomé Ureña y Díaz, mejor conocida en el mundo literario como Salomé Ureña
    de Henríquez, nunca se hubiera imaginado que su biografía saldría publicada en un libro
    sobre mujeres afro-caribeñas o afro-dominicanas —y mucho menos junto a una mujer
    negra, campesina, semi-analfabeta como “Mamá Tingó”—. Como mulata o
    india,
    es
    posible que Salomé se viera a sí misma imaginariamente como parte de
    Hispania
    , la gran
    comunidad cultural que abarca España e Hispanoamérica. La consagración de Salomé
    Ureña como poeta de la
    Hispania
    le fue otorgada por el crítico español Marcelino
    Menéndez
    y
    Pelayo quien escribió que “para encontrar verdadera poesía en Santo
    Domingo hay que llegar a José Joaquín Pérez y a Salomé Ureña”, agregando que “la
    egregia poetisa. . . sostiene con firmeza en sus brazos femeniles la lira de Quintana
    y
    de
    Gallego, arrancando de ella robustos sones en loor de la patria y de la civilización, que no
    excluyen más suaves tonos para cantar deliciosamente
    la llegada del invierno
    o para
    vaticinar sobre la cuna de su hijo primogénito” (Citado por R. de Demorizi ).
    La perpetuación del mito fundado por la novela
    Enriquillo
    de Manuel de Jesús
    Galván acerca de la descendencia de los dominicanos a partir de españoles e indios se ha
    diseminado hasta nuestros días en intelectuales portadores de un discurso nacionalista
    conservador, hispanófilo y católico. Su propio hijo, el renombrado intelectual Pedro

    2
    Henríquez Ureña, en sus
    Memorias
    , después de establecer su linaje paterno y materno,
    expresa que su abuela paterna “tenía sangre de los últimos indios dominicanos que
    permanecieron en la población de Boyá, con la jurisdicción concedida al cacique rebelde
    Guarocuya (Enriquillo) en el siglo XVI, de los cuales existían algunos puros todavía en el
    siglo XVIII” (Citado por Roggiano 334). No sólo elide la raza negra de la que seguro
    provenía madre mulata, sino que menciona no casualmente el nombre de Enriquillo, lo
    que perpetúa el mito creado por Manuel de Jesús Galván en su novela
    Enriquillo
    .

    Las élites de la sociedad criolla dominicana nunca se han reconocido como afro-
    dominicanas. El hecho de que la mayoría de la población sea mezclada permite que
    muchos dominicanos pasen como blancos aunque tengan “el negro detrás de la oreja” de
    la madre o la abuela negra (Derby 24). El estatus social, el apellido y el prestigio
    intelectual son otros aspectos que han “blanqueado” históricamente a las familias
    dominicanas y les ha permitido verse a sí mismos como blancos.
    Para la pota dominicana, el Santo Domingo colonial constituye la búsqueda de un
    origen en tanto continuación elíptica de la cultura española. Desde mediados del siglo
    XIX, España se convirtió en el Ideal Europeo. Pese a que la República Dominicana se
    independizó definitivamente de ese país en 1875, España continuó siendo la “madre
    patria
    para la minoría blanca y para la mayoría mulata que se identificaba racial y
    culturalmente con ese país. En ese sentido, Marie Louise Pratt señala que, en muchos
    países, la élite criolla “sought aesthetic and ideological grounding as white Americans
    and attempted to create an independent, decolonised American society and culture, while
    retaining European values and white supremacy” (175). Pratt denomina este fenómeno
    “transatlantic appropriation”. Salomé Ureña, perteneciente a este tipo de élite criolla,

    3
    buscó a través de esa apropiación estética la poética que gobernaba su poesía, a la vez
    que expresaba un ferviente patriotismo.

    Familias Ureña Díaz y Henríquez Ureña
    María Salomé Ureña y Díaz, cariñosamente “Memé” para su familia, nació en Santo
    Domingo, capital de la República Dominicana, el 21 de octubre de 1850. Murió en esa
    misma ciudad el 6 de marzo de 1897.
    1
    La familia de Salomé pertenecía a las élites
    dominicanas vinculadas a la independencia de ese país (1844).
    2
    Su padre Nicolás Ureña
    de Mendoza (1822-1875) fue abogado, senador, magistrado, periodista y poeta. Fundó el
    periódico
    El Progreso
    (1853) y publicó sus artículos en periódicos tales como
    La
    Española Libre
    (1851),
    El Porvenir
    (1854) y
    El Oasis
    (1855). Además, escribió poemas,
    villancicos, romances y epigramas. Entre sus poemas más conocidos se encuentran
    Un
    guajiro predilecto, Recuerdos de la Patria
    y
    A Sánchez
    (R. De Demorizi 4). Por su parte,
    Gregoria Díaz (1819-1914), su madre, fue maestra y aficionada a la poesía. Su tía
    Ramona Ureña fue también maestra.
    Salomé Ureña se casó con Francisco Henríquez y Carvajal (1859-1935) el 11 de
    febrero de 1880. Éste a su vez provenía de una familia de origen judío sefardita e inglesa.
    Fue médico graduado en la Universidad de París, científico, maestro, abogado, periodista,
    escritor y Presidente de la República en 1916, al principio de la invasión de los Estados
    Unidos al país (1916-1924). Su hermano Federico Henríquez y Carvajal (1848-1952) fue
    periodista, dramaturgo y poeta. Con Francisco Henríquez y Carvajal, Salomé Ureña
    procreó una de las familias más prestigiosas intelectualmente: Fran, Max, Pedro y


    Última edición por Lluvia Abril el Sáb 15 Jun 2013, 07:39, editado 1 vez


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Lluvia Abril
    Lluvia Abril
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 55543
    Fecha de inscripción : 17/04/2011
    Edad : 63

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Lluvia Abril Sáb 15 Jun 2013, 07:38

    Desvelos (diálogo entre Emily Dickinson y Salomé Ureña)
    , así como también el ensayo
    crítico
    Salomé Ureña: a cien años de un magisterio
    . Fue Julia Álvarez, quien la daría a
    conocer internacionalmente con su novela
    En el nombre de Salomé
    (2000), publicada en
    inglés en los Estados Unidos. En esta novela, Álvarez narra la vida de la laureada poeta
    dominicana del siglo XIX, Salomé Ureña de Henríquez, y la de su hija Camila Henríquez
    Ureña. En su novela, Álvarez examina la relación madre/hija al alternar estos dos roles en
    los diferentes capítulos y al cambiar el punto de vista de la tercera persona (Camila) a la
    primera (Salomé). A diferencia de la historia de Camila, la de Salomé se encuentra
    narrada en una cronología progresiva más tradicional, desde su nacimiento hasta su
    muerte. Este contrapunto entre la madre y la hija constituye una técnica narrativa bastante
    eficaz ya que ofrece el contexto histórico de la República Dominicana en el que se
    desarrollan los relatos acerca de las dos mujeres.
    La fascinación de Julia Álvarez no es sólo con respecto a Salomé Ureña de
    Henríquez sino también con respecto a toda la familia Henríquez Ureña, cómo llegó a
    concentrarse tanto talento en una sola familia y cómo la sociedad dominicana produce
    una familia de esta naturaleza a finales de siglo XIX. La intención por parte de Álvarez
    de reescribir la historia de las letras dominicana y sustituir la genealogía masculina con
    una femenina es evidente desde el título de la novela.
    En el nombre de Salomé
    constituye
    una transgresión en varios niveles: la tía Ramona le enseña a Camila a incluir el nombre
    de su madre en la persignación: "En el nombre del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo, y
    de Salomé
    .
    Amén." Este acto constituye un ataque frontal al catolicismo como uno de los
    discursos más importantes en la cultura dominicana.

    9
    También en la dedicatoria, Álvarez le dedica el libro a las "Quisqueyanas
    valientes". Este es el primer verso del himno dominicano, pero Álvarez feminiza el
    gentilicio "Quisqueyano". El verso continúa "Alcemos nuestro canto con viva emoción".
    Esta apelación a las mujeres dominicanas a "alzar su canto con viva emoción" implica
    desde ese momento que la historia de Salomé Ureña y de su hija Camila pasarán al
    primer plano y que las ideologías y discursos patriarcales de control se pondrán en
    evidencia a lo largo de la novela. Todo esto se pone de manifiesto, primero con el afán
    de controlar las vidas de las mujeres en la novela. Segundo, controlar la voz de la mujer
    en la literatura. Cuando su esposo, Francisco "Pancho", edita el primer poemario de
    Salomé, hace cambios en los poemas de Salomé a la vez que le sugiere los temas acerca
    de los cuales debe escribir o no. También el mismo Pedro Henríquez Ureña critica
    fuertemente la poesía de su hermana Camila, a partir de lo cual esta última deja de
    escribir. Las infidelidades que se ponen de manifiesto en la novela constituyen otros de
    los aspectos de la cultura patriarcal. El padre de Salomé, Nicolás Ureña de Mendoza,
    tuvo relaciones extramatrimoniales y se marchó de la casa. Francisco Henríquez y
    Carvajal no sólo vivía con una amante, con quien procreó una hija, durante su estadía en
    París, sino que ya sostuvo relaciones con su sobrina Natividad Lauranzón (Tivisita) en
    Cabo Francés, mientras Salomé se batía en el lecho de muerte. Enviudado, Francisco
    Henríquez y Carvajal terminaría casándose con su antigua amante.
    Si me he extendido en los comentarios sobre la novela de Álvarez es porque
    considero que la misma ofrece no sólo informaciones relevantes de la vida de Salomé
    Ureña sino que también plantea una lectura feminista acerca de esta poeta dominicana. Si

    10
    bien esta ficcionalización de la vida de salomé Ureña es importante, su obra poética en
    general aguarda un estudio completo y profundo por parte de los críticos.
    Conclusión
    Dos aspectos importantes resaltan en la vida de Salomé Ureña: su poesía y su magisterio.
    Por una parte, tradicionalmente, su poesía, recopilada en tomos completos, ha sido
    clasificada como de temas patrióticos y de temas íntimos.
    4
    En un estudio que desbordaría
    los propósitos de este trabajo, propondría una “poética de la melancolía” en la obra de
    Salomé Ureña. En muchos de sus poemas, tanto los patrióticos como los íntimos, la
    melancolía se manifiesta como un principio organizador de su estética poética. La
    ausencia del padre, las infidelidades y ausencias del marido y el esplendor del pasado
    colonial, en conflicto con los ideales de independencia, permean muchos de sus poemas.
    Entre los más destacados se encuentran: “Ruinas”, “Sombras”, “La llegada del invierno”,
    “La fe en el porvenir”, “En horas de angustia”, “El ave y el nido”, “Mi Pedro”, y “Mi
    ofrenda a la Patria”. Por otra parte, la fundación del Instituto de Señoritas constituye un
    hecho sin precedentes en la República Dominicana, ya que planteaba la educación de las
    mujeres como condición
    sine qua non
    para la eliminación de la discriminación y opresión
    de las mujeres en una sociedad patriarcal. Las primeras promociones del plantel siguieron
    el ejemplo de Salomé Ureña, que en mucho se adelantó a las conquistas de las mujeres
    dominicanas en el plano de la educación, la literatura y la política.

    11
    Notas
    1. La biografía más completa de Salomé Ureña fue escrita por Silveria R. de
    Demorizi. La misma se publicó bajo el cuidado de Pedro Henríquez Ureña.
    2. Su abuelo materno Pedro Díaz firmó el Acta de Independencia dominicana en
    1844.
    3. Para mayores detalles, véase la biografía
    Salomé Ureña de Henríquez
    de
    Silveria R. De Demorizi.
    4. Véase
    Poesías completas de Salomé Ureña
    (1880),
    Poesía
    (1920),
    Poesías
    completas
    (1950),
    Poesía escogidas
    (1960),
    Poesías completas
    . Biblioteca de clásicos
    dominicanos (1989)


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Evangelina Valdez Sáb 15 Jun 2013, 11:25

    Lluvia, has puestos cosas que la HISTORIA no las narra y me alegra ver que lo has hecho, desde jovencita, siempre sentí una gran admiración por Salomé Ureña, pero aún siendo adolescente me decía:
    "en la vida de Salomé hay "cosas" que no entiendo". 
    ¿Sabes? Como mujer que soy me duele mucho su abandono-justificado- (por parte del marido) digo justificado,  por los años que estuvo ausente estudiando en playas extranjeras, bien lo dijo Sherezada (Chiqui) Vicioso: 

    Muy avanzada
    Apasionada con el estudio de la obra de Salomé desde el inicio de los 80, Sherezada (Chiqui) Vicioso ha encarnado la misión de descorrer el velo y acercarnos ese alma de mujer.
    Después de haber difundido lo que nunca nos enseñaron sobre Salomé a través del ensayo, la poesía y la danza, Chiqui ahora entrega el monólogo “Salomé U: Cartas a una ausente”.  Con la pieza, que será interpretada por Carlota Carretero, Chiqui espera poder despojarse del fijo pensamiento en Salomé.
    Debido a que son varias las vertientes que le apasionan de la poeta, es difícil para ella resumir en pocas palabras su inspiración. Salomé fue, para su época, una mujer muy avanzada que rompió muchos esquemas. 
    Sin toda la información contenida en las numerosas cartas enviadas por la poeta a su esposo, que estudiaba en París, Chiqui fue involucrándose y fascinándose con detalles que hablan por sí solos.  Luego de publicado el Epistolario de Salomé Ureña, donde están narradas sus penas y glorias, ha podido confirmar muchas de las intuiciones que asaltaban sus sueños.
    “Imagínate si Salomé es insólita que, si ahora mismo tú te casas con un muchacho nueve años menor, eso llama la atención, hoy a dos años del siglo XXI.  Pero Salomé lo hizo hace 118 años.
    Desamor y ausencia
    Nadie nunca antes, según asegura Chiqui Viciosos, se  había detenido en este detalle.  Como tampoco en el de que Salomé se casó con el hermanito de su contemporáneo de preocupaciones y tertulias intelectuales, Federico Henríquez y Carvajal, cuando ya tenía la “jamona” edad de 29 años.
    Ni tampoco en el hecho de que en su poesía, calificada como “doméstica” por los críticos tradicionales, “Salomé escapa de las limitaciones de su educación clásica y los valores de su tiempo para expresarse como lo que era: una mujer con sus angustias, sus inseguridades, sus miedos, su necesidad de apoyo y compañía, su nostalgia, sus alegrías, sus amores.  Como un ser humano”.
    La vida sentimental de Salomé estuvo rasgada por el desamor y la ausencia.  Se percibe en las cartas llenas de ternura que remitía a su amado e indiferente esposo, quien las respondía con una frialdad espantosa. "


    Destaco esto: 


    "Se percibe en las cartas llenas de ternura que remitía a su amado e indiferente esposo, quien las respondía con una frialdad espantosa. "



    Desde entonces, empecé a llamarla Salomé Ureña (sin el apellido del esposo)
    Aquí dejo un enlace donde Chuiqui Vicioso habla de ella:


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    Sherezada (Chiqui) Vicioso es una reconocida escritora nacida en Santo Domingo el 21 de junio de 1948.
    Sherezada Vicioso, más conocida por su sobrenombre Chiqui, cursó sus estudios en Estados Unidos y Brasil. Licenciada en Sociología e Historia de América Latina por el Brooklyn College, de Nueva York, Maestría en Educación por la Universidad de Columbia y Postgrado en Administración Cultural por la Fundación Getulio Vargas (Brasil).
    Ha sido reconocida con el galardón Anacaona de Oro en Literatura y la Medalla de Oro al Mérito a la Mujer en 1992.-poeta, dramaturga y ensayista.


    Gracias a todos, gracias Lluvia por ese  último aporte, me gustó que saliera a la luz.
    Besos
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71769
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Maria Lua Mar 07 Mayo 2024, 08:57

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    Poeta dominicana y defensora de la educación superior formal de las mujeres, Salomé Ureña es considerada la primera gran poeta de su país. Publicó sus líricas en medios de comunicación nacionales e internacionales. Una de las primeras maestras graduadas, abogó por la educación científico-positivista de las mujeres. Luchó por la emancipación intelectual de éstas y defendió que debían “reclamar de la sociedad el derecho de ser útil fuera del hogar”.

    Parte de una familia de intelectuales, su formación literaria se inició en su hogar bajo la orientación de sus padres. Con sólo cuatro años ya sabía leer de corrido. A los 15 empezó a escribir versos y a los 17 publicó por primera vez bajo el seudónimo de Herminia. Colaboró con distintos periódicos y revistas. Escribió poemas de carácter patriótico, positivistas y algunos donde compartió sus sentimientos más profundos.

    Participó en la publicación de una antología de poetas contemporáneos: “La Lira de Quisqueya”. Se casó con el doctor y escritor Francisco Henríquez y Carvajal, político que llegaría a ser presidente interino del país. Tuvieron cuatro hijos que se convirtieron en escritores, filósofos, poetas y críticos de arte. Pese a haber estado consagrada al cuidado de ellos, en más de una oportunidad fue censurada por querer sacar a la mujer de su vida doméstica.

    Trabajó con su mentor Eugenio María de Hostos, filósofo y profesor puertorriqueño, en la reforma de la enseñanza que permitió la creación de las Escuelas Normales. En 1881, fundó y dirigió el “Instituto de Señoritas”, el primer centro educativo del país destinado exclusivamente a la formación de maestras normalistas. Ese mismo año editó su poema más famoso, “Sombras”.

    En 1984, tras el nacimiento de su hija Camila, la educadora se enfermó de neumonía y tuvo que cerrar la institución. Murió a los 46 años de tuberculosis. Reconocida por sus aportes a la educación de la mujer, al pensamiento social y político a través de su poesía, en honor a su natalicio cada 21 de octubre los dominicanos conmemoran el Día Nacional del Poeta.


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

    Contenido patrocinado


    SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897) - Página 2 Empty Re: SALOMÉ UREÑA DE HENRÍQUEZ (1850-1897)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Lun 22 Jul 2024, 23:39