Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1040198 mensajes en 47582 argumentos.

Tenemos 1569 miembros registrados

El último usuario registrado es Mara

¿Quién está en línea?

En total hay 61 usuarios en línea: 3 Registrados, 0 Ocultos y 58 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

José María, Maria Lua, Ramón Carballal


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el 05.12.23 16:39

Últimos temas

» EDUARDO GALEANO (1940-2015)
CRISTALERA EmptyHoy a las 9:40 por Maria Lua

» CARLOS DRUMMOND DE ANDRADE
CRISTALERA EmptyHoy a las 9:29 por Maria Lua

» VINICIUS DE MORAES
CRISTALERA EmptyHoy a las 9:22 por Maria Lua

» Khalil Gibran (1883-1931)
CRISTALERA EmptyHoy a las 9:19 por Maria Lua

» Yalal ad-Din Muhammad Rumi (1207-1273)
CRISTALERA EmptyHoy a las 9:12 por Maria Lua

» HERMANN HESSE (1877-1962)
CRISTALERA EmptyHoy a las 9:07 por Maria Lua

»  Canto De Andar (Luar Na Lubre - Camiños da fin da terra)
CRISTALERA EmptyHoy a las 8:38 por Maria Lua

» DEFENSA DE LA ALEGRÍA ( MARIO BENEDETTI) SERRAT
CRISTALERA EmptyHoy a las 8:33 por Maria Lua

» XI. SONETOS POETAS ESPAÑOLES SIGLO XX (VI)
CRISTALERA EmptyHoy a las 8:23 por Pascual Lopez Sanchez

» ANTOLOGÍA DE GRANDES POETAS HISPANOAMÉRICANAS
CRISTALERA EmptyHoy a las 8:07 por Pascual Lopez Sanchez

Abril 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
2930     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


CRISTALERA Empty

2 participantes

    CRISTALERA

    Ernesto Lovera
    Ernesto Lovera


    Cantidad de envíos : 747
    Fecha de inscripción : 16/03/2021

    CRISTALERA Empty CRISTALERA

    Mensaje por Ernesto Lovera 24.04.21 15:04


    Su misma luz musita al corazón
    con magia de universos rutilantes,
    prendando con hechizos de pasión
    el devenir glorioso a los amantes.

    Su magia se consagra en seducción
    atando con lindezas insinuantes,
    las pieles que proclaman ascensión
    proclamando deseos incitantes.

    La cristalera vibra cada noche
    escucha su bramar, gemir callado
    sus místicas tonadas sin reproche,
    la madre del amor y lo prendado.

    La luna, sí, la más hermosa diosa
    doncella apasionada y caprichosa.




    Última edición por Ernesto Lovera el 25.04.21 17:08, editado 1 vez
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44770
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    CRISTALERA Empty Re: CRISTALERA

    Mensaje por Pedro Casas Serra 25.04.21 7:03

    .



    CRISTALERA



    Su misma luz musita al corazón
    con magia de universos rutilantes,
    prendando con hechizos de pasión
    el devenir glorioso a los amantes.

    Su magia se consagra en seducción
    atando con lindezas insinuantes,
    las pieles que proclaman ascensión
    proclamando deseos incitantes.

    La cristalera vibra cada noche
    escucha su bramar, gemir callado
    sus místicas tonadas sin reproche,
    la madre del amor y lo prendado.

    La luna, sí, la más sublime diosa,
    doncella apasionada y caprichosa.




    Bello soneto inglés, shakesperiano, Ernesto. Original encuadre del tema: la pasión observada a través de una cristalera. Solo te he corregido lo que creo que es una errata: en la tercera estrofa, he cambiado por coma el punto del tercer verso.


    Te dejo un poema de Baudelaire, y mi traducción, que ha acudido a mi memoria ante la sonoridad y los juegos de luz de tu cristalera.


    Un abrazo.
    Pedro


    XX. LES BIJOUX

    La très-chère était nue, et, connaissant mon coeur,
    Elle n’avait gardé que ses bijoux sonores,
    Dont le riche attirail lui donnait l’air vainqueur
    Qu’ont dans leurs jours heureux les esclaves des Mores.

    Quand il jette en dansant son bruit vif et moqueur,
    Ce monde rayonnant de métal et de pierre
    Me ravit en extase, et j’aime à la fureur
    Les choses où le son se mêle à la lumière.

    Elle était donc couchée et se laissait aimer,
    Et du haut du divan elle souriait d’aise
    À mon amour profond et doux comme la mer,
    Qui vers elle montait comme vers sa falaise.

    Les yeux fixés sur moi, comme un tigre dompté,
    D’un air vague et rêveur elle essayait des poses,
    Et la candeur unie à la lubricité
    Donnait un charme neuf à ses métamorphoses;

    Et son bras et sa jambe, et sa cuisse et ses reins,
    Polis comme de l’huile, onduleux comme un cygne,
    Passaient devant mes yeux clairvoyants et sereins;
    Et son ventre et ses seins, ces grappes de ma vigne,

    S’avançaient, plus câlins que les Anges du mal,
    Pour troubler le repos où mon âme était mise,
    Et pour la déranger du roche de cristal
    Où, calme et solitaire, elle s’était assise.

    Je croyait voir unis pour un noveau dessin
    Les hanches de l’Antiope au buste d’un imberbe,
    Tant sa taille faisait ressortir son bassin.
    Sur ce teint fauve et brun le fard était superbe!

    - Et la lampe s’étant résignée à mourir,
    Comme le foyer seul illuminait la chambre,
    Chaque fois qu’il poussait un flamboyant soupir,
    Il inondait de sang cette peau couleur d’ambre!

    Charles Baudelaire (
    Les fleurs du mal, 1837)


    XX. LAS ALHAJAS

    La querida, desnuda, conociendo mi amor,
    No conservaba encima sino alhajas sonoras,
    Cuyo adorno le daba el aire vencedor
    Que en sus días felices tienen las siervas moras.

    Cuando arroja al bailar su ruido alegremente,
    Ese mundo radiante de metales bruñidos,
    Me deja embelesado, pues amo locamente
    Aquello en que se mezcla la luz con el sonido.

    Ella estaba acostada y se dejaba amar,
    Y subida al diván veía sin enfado
    A mi amor hondo y dulce, igual como la mar,
    Que hacía ella crecía como a un acantilado.

    Fijos en mí sus ojos, como un tigre domado,
    Indecisa y calmosa, posturas ensayaba,
    Y la lubricidad, a su candor sumado,
    A sus transformaciones un nuevo encanto daba.

    Y sus brazos y piernas, sus muslos y caderas,
    Pulidos como aceite, cual cisnes ondulados,
    Muy claro se rendían a mi vista severa;
    Y su vientre y sus senos, racimos afrutados,

    Venían, más mimosos que Ángeles del mal,
    A turbar el reposo donde mi alma se hallaba,
    Y para desprenderla del claro roquedal
    Donde tranquila y sola, anclada se encontraba.

    En un nuevo dibujo unidos ver creía
    Las caderas de Antíope al pecho de una nena,
    Sobresalir su pelvis tanto su talle hacía.
    !Soberbia era su herida, sobre su tez morena!

    -Y estando la bujía a punto de morir,
    Como sólo el hogar la pieza iluminaba,
    Cada vez que un suspiro, flameante hacia surgir,
    !La piel color de ámbar de sangre se inundaba!

    Charles Baudelaire
    (Versión de Pedro Casas Serra)

    Ernesto Lovera
    Ernesto Lovera


    Cantidad de envíos : 747
    Fecha de inscripción : 16/03/2021

    CRISTALERA Empty Re: CRISTALERA

    Mensaje por Ernesto Lovera 25.04.21 17:44

    Pedro Casas Serra escribió:.



    CRISTALERA



    Su misma luz musita al corazón
    con magia de universos rutilantes,
    prendando con hechizos de pasión
    el devenir glorioso a los amantes.

    Su magia se consagra en seducción
    atando con lindezas insinuantes,
    las pieles que proclaman ascensión
    proclamando deseos incitantes.

    La cristalera vibra cada noche
    escucha su bramar, gemir callado
    sus místicas tonadas sin reproche,
    la madre del amor y lo prendado.

    La luna, sí, la más sublime diosa,
    doncella apasionada y caprichosa.




    Bello soneto inglés, shakesperiano, Ernesto. Original encuadre del tema: la pasión observada a través de una cristalera. Solo te he corregido lo que creo que es una errata: en la tercera estrofa, he cambiado por coma el punto del tercer verso.


    Te dejo un poema de Baudelaire, y mi traducción, que ha acudido a mi memoria ante la sonoridad y los juegos de luz de tu cristalera.


    Un abrazo.
    Pedro


    XX. LES BIJOUX

    La très-chère était nue, et, connaissant mon coeur,
    Elle n’avait gardé que ses bijoux sonores,
    Dont le riche attirail lui donnait l’air vainqueur
    Qu’ont dans leurs jours heureux les esclaves des Mores.

    Quand il jette en dansant son bruit vif et moqueur,
    Ce monde rayonnant de métal et de pierre
    Me ravit en extase, et j’aime à la fureur
    Les choses où le son se mêle à la lumière.

    Elle était donc couchée et se laissait aimer,
    Et du haut du divan elle souriait d’aise
    À mon amour profond et doux comme la mer,
    Qui vers elle montait comme vers sa falaise.

    Les yeux fixés sur moi, comme un tigre dompté,
    D’un air vague et rêveur elle essayait des poses,
    Et la candeur unie à la lubricité
    Donnait un charme neuf à ses métamorphoses;

    Et son bras et sa jambe, et sa cuisse et ses reins,
    Polis comme de l’huile, onduleux comme un cygne,
    Passaient devant mes yeux clairvoyants et sereins;
    Et son ventre et ses seins, ces grappes de ma vigne,

    S’avançaient, plus câlins que les Anges du mal,
    Pour troubler le repos où mon âme était mise,
    Et pour la déranger du roche de cristal
    Où, calme et solitaire, elle s’était assise.

    Je croyait voir unis pour un noveau dessin
    Les hanches de l’Antiope au buste d’un imberbe,
    Tant sa taille faisait ressortir son bassin.
    Sur ce teint fauve et brun le fard était superbe!

    - Et la lampe s’étant résignée à mourir,
    Comme le foyer seul illuminait la chambre,
    Chaque fois qu’il poussait un flamboyant soupir,
    Il inondait de sang cette peau couleur d’ambre!

    Charles Baudelaire (
    Les fleurs du mal, 1837)


    XX. LAS ALHAJAS

    La querida, desnuda, conociendo mi amor,
    No conservaba encima sino alhajas sonoras,
    Cuyo adorno le daba el aire vencedor
    Que en sus días felices tienen las siervas moras.

    Cuando arroja al bailar su ruido alegremente,
    Ese mundo radiante de metales bruñidos,
    Me deja embelesado, pues amo locamente
    Aquello en que se mezcla la luz con el sonido.

    Ella estaba acostada y se dejaba amar,
    Y subida al diván veía sin enfado
    A mi amor hondo y dulce, igual como la mar,
    Que hacía ella crecía como a un acantilado.

    Fijos en mí sus ojos, como un tigre domado,
    Indecisa y calmosa, posturas ensayaba,
    Y la lubricidad, a su candor sumado,
    A sus transformaciones un nuevo encanto daba.

    Y sus brazos y piernas, sus muslos y caderas,
    Pulidos como aceite, cual cisnes ondulados,
    Muy claro se rendían a mi vista severa;
    Y su vientre y sus senos, racimos afrutados,

    Venían, más mimosos que Ángeles del mal,
    A turbar el reposo donde mi alma se hallaba,
    Y para desprenderla del claro roquedal
    Donde tranquila y sola, anclada se encontraba.

    En un nuevo dibujo unidos ver creía
    Las caderas de Antíope al pecho de una nena,
    Sobresalir su pelvis tanto su talle hacía.
    !Soberbia era su herida, sobre su tez morena!

    -Y estando la bujía a punto de morir,
    Como sólo el hogar la pieza iluminaba,
    Cada vez que un suspiro, flameante hacia surgir,
    !La piel color de ámbar de sangre se inundaba!

    Charles Baudelaire
    (Versión de Pedro Casas Serra)

    Maestro,

    Efectivamente, era un error lo de la tercera estrofa, me alegra que este trabajo sea de su agrado.

    En relación al poema Las Alhajas de Charles Baudelaire, me permito realizar el siguiente comentario: En mi escaso Frances, sé que lograr una traducción exacta al Castellano no aplica, alcanzar convertir tan bonitos versos en francés a cuartetos Alejandrinos con rima consonante, manteniendo la coherencia, sensualidad y magia, no es tarea fácil, una verdadera obra de arte. ¡Me encanto!

    Con humildad me quito el sombrero con Usted, como dicen por estas latitudes. Mucho me queda por aprender de Usted, mi buen amigo. Agradecido estoy por que el destino me cruzo en su camino.

    Un fuerte abrazo.
    Ernesto
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 44770
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    CRISTALERA Empty Re: CRISTALERA

    Mensaje por Pedro Casas Serra 26.04.21 5:58

    Gracias por tus amables palabras, Ernesto.

    (Abundando sobre tu poema, esa referencia a una cristalera -como a las joyas en el poema de Baudelaire- una anécdota sacada de la realidad, es lo que hace al poema más auténtico, más vivo, más real, acercándolo al lector. Se puede inventar muchas cosas, pero el tintineo de unos cristales o de unas joyas, no, eso es fruto de la experiencia personal.)

    Un abrazo.
    Pedro

    PS. Hablando de la dificultad de la traducción, Pere Rovira - https://www.airesdelibertad.com/t37353-pere-rovira-contra-la-mort-contra-la-muerte?highlight=Pere+Rovira - acaba de publicar la traducción al catalán de Las flores del mal de Baudelaire, en versión rimada, mérito extraordinario pues requiere reelaborar cada poema sin que pierda su belleza.


    Contenido patrocinado


    CRISTALERA Empty Re: CRISTALERA

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: 24.04.24 9:41