Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1050295 mensajes en 47918 argumentos.

Tenemos 1579 miembros registrados

El último usuario registrado es Roberto Canales Camacho

¿Quién está en línea?

En total hay 72 usuarios en línea: 3 Registrados, 1 Ocultos y 68 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Liliana Aiello, Maria Lua, Ramón Carballal


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» CLARICE LISPECTOR II
José Agustín Goytisolo (1928-1999) EmptyHoy a las 16:47 por Maria Lua

» FRANCESCO PETRARCA (1304-1374)
José Agustín Goytisolo (1928-1999) EmptyHoy a las 16:39 por Maria Lua

» EDUARDO GALEANO (1940-2015)
José Agustín Goytisolo (1928-1999) EmptyHoy a las 16:33 por Maria Lua

» JULIO VERNE (1828-1905)
José Agustín Goytisolo (1928-1999) EmptyHoy a las 16:22 por Maria Lua

» ADONIS (Ali Ahmad Said) (1930-
José Agustín Goytisolo (1928-1999) EmptyHoy a las 15:58 por Maria Lua

» POESÍA ÁRABE
José Agustín Goytisolo (1928-1999) EmptyHoy a las 15:56 por Maria Lua

» LITERATURA AFRICANA - POESÍA AFRICANA
José Agustín Goytisolo (1928-1999) EmptyHoy a las 15:53 por Maria Lua

» LA POESIA MÍSTICA DEL SUFISMO. LA CONFERENCIA DE LOS PÁJAROS.
José Agustín Goytisolo (1928-1999) EmptyHoy a las 15:44 por Maria Lua

» 2017-04-01 GLÒRIA
José Agustín Goytisolo (1928-1999) EmptyHoy a las 15:23 por cecilia gargantini

» CÉSAR VALLEJO (1892-1938)
José Agustín Goytisolo (1928-1999) EmptyHoy a las 15:15 por cecilia gargantini

Julio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


José Agustín Goytisolo (1928-1999) Empty

3 participantes

    José Agustín Goytisolo (1928-1999)

    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45716
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    José Agustín Goytisolo (1928-1999) Empty José Agustín Goytisolo (1928-1999)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Mar 23 Jun 2015, 14:46

    .


    José Agustín Goytisolo (Barcelona, 1928- 1999)

    Wikipedia, la enciclopedia libre: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    Escritor español, hermano de los también escritores Juan Goytisolo (1931) y Luis Goytisolo (1935).

    Empezó Derecho en la Universidad de Barcelona, y terminó sus estudios en la de Madrid. Perteneció a la llamada Generación de los 50 junto a escritores como Ángel González, José Manuel Caballero Bonald, José Ángel Valente y Jaime Gil de Biedma, que tienen en común el compromiso moral o político y una renovada atención al lenguaje y la lírica.

    Según Manuel Vázquez Montalbán, la poesía de Goytisolo, no fue sólo una propuesta ideológica limitada a dar una alternativa al capitalismo franquista, sino que aspira a la construcción de un nuevo humanismo:

    Tu destino está en los demás
    tu futuro es tu propia vida
    tu dignidad es la de todos


    Nacido en Barcelona el 13 de abril de 1928, de familia burguesa , que se vio brutalmente sacudida por la muerte de la madre -Julia Gay- víctima de un bombardeo del bando nacional sobre la ciudad en 1938. El hecho dramático afectó a todos los hijos, pero especialmente a José Agustín, que puso a su hija el nombre de la madre perdida, y que en Palabras para Julia, uno de sus más célebres poemas (musicado y cantado por Paco Ibáñez y Los Suaves, entre muchos otros), une voluntariamente, en amor y deseo, a las dos mujeres. En 1993, en el tomo Elegías a Julia Gay reunió todos los poemas de tema materno, principal en su primer libro, El retorno (1955) y en otro, muy posterior, en que pretendía cerrar esa vieja y fecunda herida, Final de un adiós (1984). Entre sus más destacados premios podemos citar el Premio de la Crítica (1992) por su obra La noche le es propicia. Sus muchas depresiones le llevaron a suicidarse el 19 de marzo de 1999.

    Obras

    El retorno 1955
    Salmos al viento 1956
    Claridad 1959
    Años decisivos 1961
    Algo sucede 1968
    Bajo tolerancia 1973
    Taller de Arquitectura 1976
    Del tiempo y del olvido 1977
    Palabras para Julia 1979
    Los pasos del cazador 1980
    A veces gran amor 1981
    Sobre las circunstancias 1983
    Final de un adiós 1984
    El ángel verde y otros poemas encontrados 1993
    Elegías a Julia Gay 1993
    Como los trenes de la noche 1994
    Cuadernos de El Escorial 1995

    Antologías

    Poetas catalanes contemporáneos 1968
    Poesía cubana de la Revolución 1970
    Antología de José Lezama Lima
    Antología de Jorge Luis Borges
    Los poemas son mi orgullo, antología poética. Edición de Carme Riera (editorial Lumen, 2003)

    Traducciones

    Realizó importantes traducciones del italiano y el catalán al castellano. Tradujo, entre otros, a Cesare Pavese, Pier Paolo Pasolini, Salvador Espriu y Pere Quart.
    Premios
    Premio Adonais en 1954
    Premio Boscán en 1956
    Premio Ausias March en 1959
    Premio de la Critica (1992)

    ***

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    GUILLERMO CARNERO | Publicado el 07/03/1999

    Creo haberme encontrado con José Agustín en cuatro ocasiones, si la memoria no me engaña. La primera, en marzo de 1966. Yo era estudiante en Barcelona, y había ido -por libre- al convento de capuchinos de Sarriá, donde se fundaba un sindicato independiente de estudiantes. No nos conocíamos; él llegó con los famosos. A los tres días nos echaron, mientras alguien cantaba: “Ya matamos el SEU, ya tenemos el nuestro”, con la música de “Capri, cest fini”. La segunda, un par de años después, en la Semana del Cine en Color; me contó muy ufano que la taquillera tenía su reserva a nombre del “señor Goytifalo”. La tercera, en la Bienal de Venecia de 1976, donde lo salvé, agarrándolo por un brazo, de caerse al Gran Canal, y de la muerte más afrentosa para un poeta social: ahogarse en la Perla del Adriático. La cuarta, en un congreso en Las Palmas, en 1979; allí también lo salvé, esta vez de que le atizara un fornido sobrecargo, por tirarle los tejos -haciendo honor a su apodo taquillero- a una azafata en topless.

    He seguido después leyendo sus libros, que cada vez me gustaban más. El paso del tiempo ha mejorado a los poetas sociales. Había en ellos dos voces, no siempre bien fundidas: la cívica y la intimista, y han acabado quedándose con la segunda. Antes era como si cada vez que Peter Pan nos contaba un cuento, apareciera el capitán Garfio subido al coturno de la denuncia y precedido por la trompetilla del pregonero, hasta que se lo comió el cocodrilo de la democracia.

    Goytisolo representó mejor que nadie la poética del realismo social en aquella “escuela de Barcelona” que para él, Barral y Gil de Biedma urdió la mano necromante de José María Castellet. Esa poética exigía el enfoque narrativo y realista de la experiencia cotidiana, la voluntad de identificación con el hombre medio y el rechazo de todo elitismo intelectual; la crítica, o al menos la descripción, de las estructuras políticas y sociales; el uso del vulgarismo, la frase hecha y el diálogo distintivo de la lengua coloquial. José Agustín Goytisolo cumplió inmejorablemente el programa en muchas de sus direcciones básicas, especialmente en Salmos al viento (1958) y Claridad (1961). Evocó la guerra civil, como doIorosa experiencia infantil y origen de la dictadura franquista, y escribió homenajes a Antonio Machado y García Lorca. Retrató en crueles sátiras a los integrados en el franquismo por convicción, por cobardía o por interés, a los negociantes y financieros, a la familia conservadora y acomodada, a la Iglesia ultramontana o acomodaticia; es célebre su poema “Los celestiales” de Salmos al viento, sobre la poesía neoclásica y religiosa de la primera posguerra, tanto como otros del mismo libro: “Idilio y marcha nupcial”, “La humedad de las niñas”, “El hijo pródigo”. En Bajo tolerancia (1973) y Taller de arquitectura (1977), llevando la crítica más allá del ámbito estrictamente español, planteó la sordidez de la civilización tecnológica y del capitalismo salvaje, y en El ángel verde (1993) recuperó su primer acento, libre ya de la inicial autocensura, ante temas como la guerrilla revolucionaria latinoamericana y el imperialismo norteamericano.

    La vena intimista, siempre presente en él, salió reforzada de la crisis en que entró la poesía social en el último decenio del franquismo, y de la que son un evidente síntoma las poéticas de José Hierro, Manuel Vázquez Montalbán y el mismo José Agustín en la Antología de la poesía social (1965) de Leopoldo de Luis, con precedentes como el artículo “Tendencia y estilo” de Valente, en ínsula 1961. Si como poeta comprometido había logrado un brillante ejercicio de ironía, ahora nos dará, en mi opinión, su mejor tono, convirtiéndose en un personaje poético caracterizado por la ternura y la vocación de fracaso, el desorden, la generosidad y la falta de atención a conveniencias, respetos e intereses; un ser al que nada humano resulta extraño, enamoradizo y callejero, con un dejo de arcipreste de Hita, de uno de cuyos versos procede el título del libro de 1981: A veces gran amor. Ese personaje ha heredado del primer Goytisolo el arte de la transición, inesperada y eficaz, al lenguaje familiar, al juramento y al taco; vaga perdido y todavía inexperto en el arte de soportar a sus semejantes y conjurar la soledad; lo tenemos en “Recordando a Henry Miller” o “Esos locos furiosos increíbles” de Bajo tolerancia, en “Non, non” de Del tiempo y del olvido (1977), en el poema dedicado a Marcial en El rey mendigo (1988). Sus mejores libros son, a mi modo de ver, La noche le es propicia (1992) y Las horas quemadas (1996), sobre la experiencia del amor y el presagio de la muerte, sin olvidar los agudos epigramas de Cuadernos de El Escorial. Esta antología recoge acertadamente los múltiples registros de la voz de un poeta que ha mantenido a lo largo del tiempo un propósito primordial: “despertar una emoción dormida” en sus lectores, como afirma “Una revelación” de Como los trenes de la noche (1994); sobrevivir en sus poemas más que en el recuerdo de quien los escribió.


    POEMAS:


    De El retorno, 1955:

    CERCADA POR LA VIDA

    Donde tú no estuvieras
    como en este recinto cercado por la vida
    en cualquier paradero conocido o distante
    leería tu nombre.

    Aquí cuando empezaste a vivir para el mármol
    cuando se abrió a la sombra
    tu cuerpo desgarrado
    pusieron una fecha: diecisiete de marzo.
    Y suspiraron tranquilos y rezaron por ti.
    Te concluyeron.

    Alrededor de ti de lo que fuiste
    en pozos similares y en funestos estantes
    otros – sal o ceniza - contornean tus límites.

    Lo miro todo lo palpo todo:
    hierros urnas altares
    una antigua vasija retratos carcomidos
    por la lluvia
    citas sagradas nombres
    anillos de latón sucias coronas horribles
    poesías...

    Quiero ser familiar con todo esto.

    Pero tu nombre sigue aquí
    tu ausencia y tu recuerdo
    siguen aquí.
    .....................¡Aquí!
    ..............................................Donde tú no estarías
    si una hermosa mañana con música de flores
    los dioses no te hubiesen olvidado.


    MUJER DE MUERTE

    Lo que tú hubieras sido
    ha quedado en el aire
    perdido para el tiempo.

    Las cosas que no hiciste las canciones
    que nunca cantarás
    …........................los días nuevos
    que te correspondían
    …........................los deseos
    la rueda de las voces abiertas en tu oído
    toda tu larga sombra proyectada al futuro.

    Porque escucho el sonido falso de mi moneda
    al chocar contra el mármol
    de tu terrible ausencia
    te amo mujer de muerte.

    ¡Ah lo que hubieras sido!


    CUANDO TODO SUCEDA

    Digo: comience el sendero a serpear
    delante de la casa. Vuelva el día
    vivido a transportarme
    lejano entre los chopos.

    Allí te esperaré.

    Me anunciará tu paso el breve salto
    de un pájaro en ese instante fresco y huidizo
    que determina el vuelo,
    y la hierba otra vez como una orilla
    cederá poco a poco a tu presencia.

    Te volveré a mirar, a sonreír
    desde el borde del agua.
    Sé lo que me dirás. Conozco el soplo
    de tus labios mojados:
    tardabas en llegar. Y luego un beso
    repetido en el río.
    De nuevo en pie siguiendo tu figura
    regresaré a la casa lentamente
    cuando todo suceda.



    De Salmos al viento, 1956:

    LOS CELESTIALES

    No todo el que dice: Señor, Señor,
    entrará en el reino…

    (MAT.,7,21)

    Después y por encima de la pared caída
    de los vidrios caídos de la puerta arrasada
    cuando se alejó el eco de las detonaciones
    y el humo y sus olores abandonaron la ciudad
    después cuando el orgullo se refugió en las cuevas
    mordiéndose los puños para no decir nada
    arriba en las paseos en las calles con ruina
    que el sol acariciaba con sus manos de amigo
    asomaron los poetas gente de orden por supuesto.

    Es la hora dijeron de cantar los asuntos
    maravillosamente insustanciales es decir
    el momento de olvidarnos de todo lo ocurrido
    y componer hermosos versos vacíos sí pero sonoros
    melodiosos como el laúd
    que adormezcan que transfiguren
    que apacigüen los ánimos ¡qué barbaridad¡

    Ante tan sabia solución
    se reunieron los poetas y en la asamblea
    de un café a votación sin más preámbulo
    fue Garcilaso desenterrado llevado en andas paseado
    como reliquia por las aldeas y revistas
    y entronizado en la capital. El verso melodioso
    la palabra feliz todos los restos
    fueron comida suculenta festín de la comunidad.

    Y el viento fue condecorado y se habló
    de marineros de lluvia de azahares
    y una vez más la soledad y el campo como antaño
    y el cauce tembloroso de los ríos
    y todas las grandes maravillas
    fueron en suma convocadas.
    Esto duró algún tiempo hasta que poco
    a poco las reservas se fueron agotando.
    Los poetas rendidos de cansancio se dedicaron
    a lanzarse sonetos mutuamente
    de mesa a mesa en el café. Y un día
    entre el fragor de los poemas alguien dijo: Escuchad
    fuera las cosas no han cambiado nosotros
    hemos hecho una meritoria labor pero no basta.
    Los trinos y el aroma de nuestras elegías
    no han calmado las iras el azote de Dios.

    De las mesas creció un murmullo
    rumoroso como el océano y los poetas exclamaron:
    Es cierto es cierto olvidamos a Dios somos
    ciegos mortales perros heridos por su fuerza
    por su justicia cantémosle ya.

    Y así el buen Dios sustituyó
    al viejo padre Garcilaso y fue llamado
    dulce tirano amigo mesías
    lejanísimo sátrapa fiel amante guerrillero
    gran parido asidero de mi sangre y los Oh Tú
    y los Señor Señor se elevaron altísimos empujados
    por los golpes de pecho en el papel
    por el dolor de tantos corazones valientes.

    Y así perduran en la actualidad.
    Ésta es la historia caballeros
    de los poetas celestiales historia clara
    y verdadera y cuyo ejemplo no han seguido
    los poetas locos que perdidos
    en el tumulto callejero cantan al hombre
    satirizan o aman el reino de los hombres
    tan pasajero tan falaz y en su locura
    lanzan gritos pidiendo paz pidiendo patria
    pidiendo aire verdadero.


    IDILIO Y MARCHA NUPCIAL

    Y vi que todo era vanidad
    y apacentarse de viento.

    (ECL., 2, 11)

    I

    Mirad a los amantes vedlos
    en la apacible umbría del jardín.
    Entre el susurro como un vuelo de plumas
    gemebundas entre el ir y venit
    de nobles pensamientos
    se palpa la presencia del amor
    de su severo y principal mandato.

    Los amantes se aman señoras y señores
    con seriedad canónica. Ahora
    queda muy lejos todo aquello
    del arrebato pasional ¡oh fruto
    nefasto de poestas licenciosos
    de un mal llamado Renacimiento
    histórica y humanamente despreciable!

    El camino del hombre está marcado
    por leyes sempiternas y además
    la autorudad ha establecido claras normas
    para estos menesteres. Los amantes
    deben acomodarse al juicio exacto
    a la moral more geométrico demostrata
    a los capítulos al fin primordial
    al uso y no al abuso res pudendae.

    Éstos son los preceptos éstas son
    las razones. Los amantes prosiguen
    su trabajoso amarse y se aman observadlo
    día tras día hasta la culminación
    de este proceso necesario. Pues ahora
    en la etapa preparatoria de las nuptiae
    es cuando deben sentarse los cimientos
    de este gran edificio cual es
    como todos sabemos la familia.

    II

    Pero vedlos más tarde. Ya llegaron
    a la meta propuesta. Es el gran día.
    Todo se dijo todo está cumplido.
    Avanzan los amantes mientras
    los familiares se voltean y el tumulto
    de los curiosos y las flores y todo
    está pagado y ella puso el armario
    y la vitrina y él luce buen talante
    papel seguro inteligencia activa

    y la música suena retumba
    crece hasta el cielo ya estarán los pollos
    asándose en el Ritz ya se ilumina
    la cara dela novia llantos hipo

    la música la música ya llegan
    hay un chaqué alquilado sonríen las amigas
    todo está dicho qué calor y sigue
    la Gran Marcha Nupcial enorme
    viva que ya no cesará en los corazones
    de los dulces amantes que sabedlo
    seguirán no haya duda para siempre
    amándose y amándose sin término.


    NO SIRVES PARA NADA

    Fui un mísero afligido desde mi mo-
    cedad, siempre lleno de espanto, lleno
    de tristeza...

    (SAL., 88, 16)

    Cuando yo era pequeño
    estaba siempre triste
    y mi padre decía
    mirándome y moviendo
    la cabeza: hijo mío
    no sirves para nada.

    Después me fui al colegio
    con pan y con adioses
    pero me acompañaba
    la tristeza. El maestro
    graznó: pequeño niño
    no sirves para nada.

    Vino luego la guerra
    la muerte –yo la vi–
    y cuando hubo pasado
    y todos la olvidaron
    yo triste seguí oyendo
    no sirves para nada.

    Y cuando me pusieron
    los pantalones largos
    la tristeza en seguida
    mudó de pantalones.
    Mis amigos dijeron:
    no sirves para nada.

    En la calle en la aulas
    odiando y aprendiendo
    la injusticia y sus leyes
    me perseguía siempre
    la triste cantinela:
    no sirves para nada.

    De tristeza en tristeza
    caí por los peldaños
    de la vida. Y un día
    la muchacha que amo
    me dijo y era alegre:
    no sirves para nada.

    Ahora vivo con ella
    voy limpio y bien peinado.
    Tenemos una niña
    a la que siempre digo
    también con alegría:
    no sirves para nada.


    EL POEMA: NO YO

    Hay quien lee y quien canta poemas que yo hice
    y quien piensa que soy un escritor notable.
    Prefiero que recuerden algunos de mis versos
    y que olviden mi nombre. Los poemas son mi orgullo.


    (continuará)


    .


    Última edición por Pedro Casas Serra el Mar 31 Mayo 2022, 13:15, editado 1 vez


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45716
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    José Agustín Goytisolo (1928-1999) Empty Re: José Agustín Goytisolo (1928-1999)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Miér 24 Jun 2015, 05:59

    .


    De Claridad, 1959:

    AMERICANOS (fragmento)

    Yo tuve amigos
    de color
    de bronce:
    hombres del Sur
    compañeros
    de América.
    Llegaban hasta mí
    con sus canciones
    con su tierra
    en la mano.
    Me decían:
    yo soy Colombia;
    México; Argentina;
    yo traigo el Altiplano
    en la palabra;

    vengo de Venezuela;
    Ecuador; Nicaragua;
    soy de Chile;
    mi patria
    es el Perú...
    Por ellos
    se ensancharon
    mis fronteras;
    por sus canciones
    me inundó la alegríasde otros mares; supe
    del dolor de pueblos
    sin aurora:
    alcancé el corazón:
    sentí su tierra.


    De Años decisivos, 1961:


    De Algo sucede, 1968:

    ALGO SUCEDE

    A los compañeros y compañeras con los que compartí el
    hospedaje que nos brindaron los Capuchinos de Sarriá
    durante tres hermosos días de marzo de 1966.


    Amigos ya lo veis pasan los años
    y parece que siempre
    sigan las cosas como el primer día.
    Nos hemos reunido ciertas veces
    en extraños cafés
    en tu casa en la mía
    hemos charlado largamente
    redactado los pasquines hasta el alba
    discutido el problema
    y siempre nos decimos que esto acaba
    que no puede durar
    y muchos hemos apostado cenas; no sé dinero
    a que antes de fin de año algo sucede
    y siempre hemos perdido.
    Así sin darnos cuenta
    entre reunión y papeleo oscuro
    entre miedo y registros y porfía
    hemos envejecido poco a poco
    pasando de la calle a la oficina
    del calabozo al fútbol
    y de la espera a la melancolía.
    Y sin embargo os digo que tenemos razón
    y que vale la pena continuar
    porque algo está ocurriendo
    algo ha cambiado en este espeso ambiente:
    ellos están cansados
    también están cansados
    gritan y cantan para no admitirlo
    mas sus camisas mudan de color
    y duermen mal
    y toman pastillitas
    ponen dinero en Berna o en Manila
    y no saben no saben que el peligro
    está cerca muy cerca
    no en Cuba ni en la URSS
    sino en su casa en medio de sus hijos
    en sus despachos y hasta en las iglesias
    porque el mundo camina
    con el paso implacable de gente tal vosotros
    que creen en la vida y que por eso
    mueven el mundo sin pegar un tiro
    mientras sea posible
    o bien pegándolo.


    ESTRICTAMENTE PERSONAL

    El dolor o el cansancio traen a veces
    un desmedrado desfallecimiento
    unas ganas terribles de olvidar
    todo lo que no sea intransferible
    -personal como dicen- pero luego
    no se distingue ya lo que es de uno
    y el egoísmo llega a ser total
    a invadir el dominio de otra gente.
    Y hoy padezco por algo que no es mío
    por lo que ocurrirá con una chica
    que no me pertenece: que tan sólo
    camina y lee; se equivoca y riñe
    casi todos los días en su casa.
    No: no es posible dijo; pero sé
    que aún guarda mi retrato y que ahora entiende
    mis palabras; que hace años la llevaron
    a extrañas situaciones. Y me mira
    desde un sillón distante sin decirme
    qué será de su vida. De la mía
    ya sé que nada bueno. Y como esto
    mucho tiene que ver con mi neurosis
    termino aquí el asunto y a la calle;
    me bebo un buen café y a la puñeta.


    De Bajo tolerancia, 1973:

    EL DÍA DEL ENTIERRO DE UN AMIGO

    A Gabriel Ferrater

    Esos que le leyeron
    …............................pero no le entendían
    esos que siempre andaban
    ….......................................tomando apuntes mudos
    mas que desde hoy se creen
    ….........................................que fueron sus discípulos
    y han de emplear su nombre
    …..........................................para reafirmarse
    deberían saber
    …....................que además de maestro
    y además de poeta
    …..........................este hombre fue en vida
    un marginado auténtico
    …..................................que odiaba los rituales
    y despreciaba mitos
    …............................un solitario erguido
    entre la muchedumbre
    ….................................de estupidez unánime
    que ahora y sin su permiso
    ….......................................querrá mitificarle.


    EN LONDRES PARA UN CANTOR DE SOMBRAS

    A Luis Cernuda

    Aquí vivió hace tiempo
    cuando los que ahora leen sus poemas
    eran solo unos niños
    o no habían nacido todavía.

    Pero habló justamente para ellos
    aunque nunca los iba a conocer
    no para los que un día fueran sus amigos
    que enterraron pronto su obra en una cita
    en un lugar ambiguo
    de sus toscos y grises manuales.

    Después los años caerían
    inexorablemente y sobre el gran vacío
    que intentaron crearle
    a cuenta de un amor que dicen extraviado
    suena su clara voz oh aparecido
    de una noche larguísima
    hecha historia de un ruin sobrevivir
    y en que realidades y deseos
    se hundieron confundidos para siempre.


    BOLERO PARA JAIME GIL DE BIEDMA

    A ti te ocurre algo
    …..yo entiendo de estas cosas
    hablas a cada rato
    …..de gente ya olvidada
    de calles lejanísimas
    …..con farolas a gas
    de amaneceres húmedos
    …..de huelgas de tranvías
    cantas horriblemente
    …..no dejas de beber
    y al poco estás peleando
    …..por cualquier tontería
    yo que tú ya arrancaba
    …..a que me viera el médico
    pues si no un día de éstos
    …..en un lugar absurdo
    en un parque en un bar
    …..o entre las frías sábanas
    de una cama que odies
    …..te pondrás a pensar
    a pensar a pensar
    …..y eso no es bueno nunca
    porque sin darte cuenta
    …..te irás sintiendo solo
    igual que un perro viejo
    …..sin dueño y sin collar.


    ASÍ SON

    Su profesión se sabe es muy antigua
    y ha perdurado hasta ahora sin variar
    a través de los siglos y civilizaciones.

    No conocen vergüenza ni reposo
    se emperran en su oficio a pesar de las críticas
    unas veces cantando
    otras sufriendo el odio y la persecución
    mas casi siempre bajo tolerancia.

    Platón no les dio sitio en su República.

    Creen en el amor
    a pesar de sus muchas corrupciones y vicios
    suelen mitificar bastante la niñez
    y poseen medallones o retratos
    que miran en silencio cuando se ponen tristes.

    Ah curiosas personas que en ocasiones yacen
    en lechos lujosísimos y enormes
    pero que no desdeñan revolcarse
    en los sucios jergones de la concupiscencia
    sólo por un capricho.

    Le piden a la vida más de lo que ésta ofrece.

    Difícilmente llegan a reunir dinero
    la previsión no es su característica
    y se van marchitando poco a poco
    de un modo algo ridículo
    si antes no les dan muerte por quién sabe qué cosas.
    Así son pues los poetas
    las viejas prostitutas de la Historia.


    ESOS LOCOS FURIOSOS INCREIBLES

    Llegan apresurados y nunca dicen para qué
    …...ni de dónde proceden
    y enseguida te piden dos mil francos
    …...que casi siempre te han de devolver
    o te quitan la toalla sin respeto
    …...cuando te estás duchando
    se ponen la colonia los polvos el masaje
    …...la loción de tu novio o de tu hija
    te arrastran a lugares espantosos o bellos
    …...y ni siquiera piden tu opinión
    y beben prodigiosamente se ponen a cantar
    …...en cualquier parte
    o arman la del gran dios en un bar miserable
    …...y por motivos nimios
    siempre siempre avasallan te compran un sombrero
    …...o unas flores
    y un día salen al galope quizá hacia los infiernos
    …...qué desastre.

    Señora caballero muchachita asustada
    …...militante de un partido ecologista:
    si se tropieza usted con uno de esos
    …...locos furiosos increíbles
    no le deje escapar llévelo a casa
    …...son tiernos como niños
    a veces tienen frío quién sabe si es porque
    …...les han pegado duro
    duermen poco se lavan todo el rato y son muy
    …...besucones y mirones
    pero cuidan los libros sacan todas las noches
    …...el cubo de basura a la escalera
    y están sólo pendientes de tener siempre
    …...un cenicero al lado.

    Tienen por fin el gran inconveniente:
    …...se van mas vuelven pronto
    …...duran toda la vida.


    SI TODO VUELVE A COMENZAR

    Quiero decirlo ahora
    porque si no después las cosas se complican.

    Soy peor todavía de lo que muchos creen.

    Me gusta justamente el plato que otro come
    aburro una tras otra mis camisas
    me encantan los entierros y odio los recitales
    duermo como una bestia
    deseo que los muebles estén más de mil años en el mismo lugar
    y aunque a escondidas uso tu cepillo de dientes
    no quiero que te peines con mi peine
    soy fuerte como un roble
    pero me ando muriendo a cada rato
    comprendo las cuestiones más difíciles
    y no sé resolver lo que en verdad me importa.

    Así puedo seguir hasta morirme:
    ya ves soy lo que llaman
    el clásico maníaco depresivo.

    Te explico estas cuestiones
    porque si todo vuelve a comenzar
    no me hagas mucho caso acuérdate.


    De Taller de Arquitectura, 1976:

    ...DESDE LEJOS, MUY LEJOS

    Después de construir los cielos la tierra y otras cosas
    y mientras mi espíritu flotaba sobre las aguas
    hice un ser a mi imagen y semejanza
    vi que aquello era bueno y descansé feliz.

    Pero no todo resultó correcto
    ya que pronto mi imagen se multiplicó
    empezó a insolentarse y pelear y armas ruido
    y también a fisgonear y preguntarse
    sobre aquel mundo llano como tabla de mesa.

    Entonces conseguí que la tierra se volviese redonda
    girando en torno al solitariopero mis semejantes continuaron dudando y blasfemando
    y no tuve más remedio que crear todo un cosmos
    ordenado y caótico
    para que se asustaran y fuesen más humildes
    y me dejaran de una vez en paz.

    Ahora ya veo que esto no ha sido suficiente
    y estoy preparando algo realmente espectacular
    a base de grandes explosiones galácticas de luz y energía
    mas si ni de ese modo consigo que se callen
    he pensado en suicidarme y dejar a esos cabrones solos
    para que arreglen su ridícula bola como les dé la gana.


    (continuará)


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45716
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    José Agustín Goytisolo (1928-1999) Empty Re: José Agustín Goytisolo (1928-1999)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Jue 25 Jun 2015, 12:43

    .


    De Del tiempo y del olvido, 1977:

    SOBRE LA TEMPORADA EN BARCELONA

    Cuando llega el otoño las gentes de esta bendita ciudad
    comienzan a telefonearse rápidamente
    organizan tremendas fiestas y se besan y se saludan
    hola qué tal cúanto tiempo te quiero mucho llámame.

    Entonces yo me afeito con cuidado
    pongo una de mis caras más miserables
    guardo un par de Alka-Seltzer en el bolsillo
    e inuaguro mi vida social.

    Algunas veces aterrizo en blandas casas
    en donde me reciben con aprente sorpresa
    y después de saludar a los anfitriones
    tomo un vodka con hielo y comienzo a decir barbaridades
    a fin de aterrorizar a la concurrencia.

    En otras ocasiones el éxito no es tan claro
    ya que me veo metido en serias discusiones dobre el futuro del país
    en apartamentos en donde solo dan vino tinto
    y nadie lleva corbata por el qué dirán.

    Lo peor son las reuniones en editoriales
    en las que siempre aparece un uruguayo con mirada de buey
    que acostumbra a emborracharse y a cantar tangos
    y acaba recordando a su querida mamacita.

    En estos casos yo ataco al imperialismo norteamericano
    me tomo varios martinis secos y firmo autógrafos
    y procuro esquivar a las ávidas matronas
    que me persiguen por los pasillos y lavabos.

    Así se nos echa encima la Navidad
    y el cartero deja sobre la mesa un montón de felicitaciones
    de personas que he visto hace menos de veinticuatro horas
    o de individuos a los que no conozco y que me ofrecen
    su amistad o un nuevo detergente o sus mejores deseos
    para el maldito próspero Año Nuevo.

    De este modo vivo y procuro eludir
    la multitud de trampas que me tienden
    abandonando las fiestas por la puerta trasera
    acariciando a las niñas y duchándome
    mientras espero con paciencia que el ambiente se calme.

    Está claro que podría hacer mucho mejor las cosas
    y tener una agenda y acordarme de todo
    pero no tengo tiempo porque quiero ir a casa
    y meterme en la cama y perpetrar un poema
    después de haberme duchado por enésima vez.


    LAS MUJERES DE ANTES

    En los Paseos junto al mar
    en las sillas de mimbre de los bares
    reclinadas en suaves chaises-longues de terciopelo
    fumando cigarrillos atrevidos y exóticos
    vestidas de colores muy decentes
    o en lugares cerrados y más íntimos
    mirándose al espejo
    retocando sus labios y empolvándose
    las mujeres de antes parecían irreales
    eran como otra cosa algo distinto
    pero cuando nos daban caramelos
    o las fotografiaban de perfil
    todos todos sabíamos que aquello se acababa
    que no podía ser
    que la hermosa película no iba a continuar siempre
    y que la extraña joya que al parecer tenían
    escondida en los pliegues del escote
    o quizás entre las piernas
    iba a volverse pronto mercancía barata
    que ellas eran como nosotros
    con sus deseos y melancolías
    con sus trabajos y su desengaño.

    Y entonces ¿para qué fingirse diosas
    si ni ellas lo querían
    y para qué tanto suspiro absurdo
    tanta mano bellísima frotando en solitario
    tanto dedo en saliva
    si de la fiesta aquella sólo iban a quedar
    algunos viejos cuadros y montones de cajas de sombreros
    llenas de fotos ocres junto a discos partidos?


    De Palabras para Julia, 1979:

    SIETE AÑOS

    Ahora veo el almendro
    tembloroso. Las ramas
    perfumaban el aire
    alrededor.

    …......................Y allá
    la madre un libro rotos
    pedazos de mi vida
    tibias cosas en donde
    mi sueño reposaba.

    Yo era entonces
    muy niño todavía
    pero sentí el amor
    de lo perecedero
    de lo que pasa y pasa
    como pasó aquel día
    debajo del almendro.


    PALABRAS PARA JULIA

    Tú no puedes volver atrás
    porque la vida ya te empuja
    como un aullido interminable.

    Hija mía, es mejor vivir
    con la alegría de los hombres
    que llorar ante el muro ciego.

    Te sentirás acorralada
    te sentirás perdida o sola
    tal vez querrás no haber nacido.

    Yo sé muy bien que te dirán
    que la vida no tiene objeto
    que es un asunto desgraciado.

    Entonces siempre acuérdate
    de lo que un día yo escribí
    pensando en ti como ahora pienso.

    Un hombre sólo una mujer
    así tomados de uno en uno
    son como polvo no son nada.

    Pero yo cuando te hablo a ti
    cuando te escribo estas palabras
    pienso también en otra gente.

    Tu destino está en los demás
    tu futuro es tu propia vida
    tu dignidad es la de todos.

    Otros esperan que resistas
    que les ayude tu alegría
    tu canción entre sus canciones.

    Entonces siempre acuérdate
    de lo que un día yo escribí
    pensando en ti como ahora pienso.

    Nunca te entregues ni te apartes
    junto al camino nunca digas
    no puedo más y aquí me quedo.

    La vida es bella, tú verás
    como a pesar de los pesares
    tendrás amor tendrás amigos.

    Por lo demás no hay elección
    y este mundo tal como es
    será todo tu patrimonio.

    Perdóname no sé decirte
    nada más pero tú comprende
    que yo aún estoy en el camino.

    Y siempre siempre acuérdate
    de lo que un día yo escribí
    pensando en ti como ahora pienso.


    De Los pasos del cazador, 1980:

    POR AQUELLOS MONTES

    Por aquellos montes
    de tan mal subir
    brota siempre el agua
    corre desde abril.

    Y palomas mil.

    Por aquellos montes
    llenos de color
    y sobre sus prados
    bueno es el amor.

    Y palomas mil.

    Por aquellos montes
    yo te invito a ir:
    tú irás por la caza
    y yo iré por ti.

    Y palomas mil.


    NANA PARA NEGRITA

    Duérmete perra mía
    gusto de verte
    más aún que a las flores
    del campo verde.

    Ea ea ea
    que tú no eres fea.

    Duérmete perdiguera
    duerme quedito
    no despuerten los perros
    que están dormidos.

    Ea ea ea
    que tú no eres fea.

    Dormida está mi perra
    junto al rescoldo
    dormida y calentita
    soñando en zorros.

    Ea ea ea
    mi perra no es fea.


    De A veces gran amor, 1981:

    A VECES

    A veces
    alguien te sonríe tímidamente en un supermercado
    alguien te da un pañuelo
    alguien te pregunta con pasión qué día es
    hoy en la sala de espera del dentista
    alguien mira a tu amante o a tu hombre con
    envidia
    alguien oye tu nombre y se pone a llorar.

    A veces
    encuentras en las páginas de un libro
    una vieja foto de la persona que amas
    y eso te da un tremendo escalofrío
    vuelas sobre el Atlántico a más mil kilómetros
    por hora y piensas en sus ojos y en su pelo
    estás en una celda mal iluminada y te acuerdas de un día luminoso
    tocas un pie y te enervas como una quinceañera
    regalas un sombrero y te pones a dar gritos.

    A veces
    una muchacha canta y estás triste y la quieres
    un ingeniero agrónomo te saca de quicio
    una sirena te hace pensar en un bombero o en-un equilibrista
    una muñeca rusa te incita a levantarle las faldas a tu prima
    un viejo pantalón te hace desear con furia y con dulzura a tu marido.

    A veces
    explican por la radio un historia ridícula
    y recuerdas a un hombre que se llama Leopoldo
    disparan contra ti sin acertar y huyes pensando en tu mujer y tu hija
    ordenan que hagáis esto o aquello
    y enseguida te enamoras de quien no hace ni caso
    hablan del tiempo y sueñas en una chica egipcia
    apagan lentamente las luces de la sala y ya buscas la mano de tu amigo.

    A veces
    esperando en un bar a que ella vuelva
    escribes un poema en una servilleta de papel muy fino
    hablan en catalán y quisieras de gozo o lo que sea morder a tu vecina
    subes una escalera y piensas que sería bonito que el chico que te gusta te violara antes del cuarto piso
    repican las campanas y amas al campanero
    o al cura o a Dios si es que
    existiera
    miras a quien te mira y quisieras tener todo
    el poder preciso para mandar
    que en ese mismo instante se detuvieran todos los relojes del mundo.

    A veces
    sólo a veces a gran amor.


    De Sobre las circunstancias, 1983:

    SOBRE LOS GRANDES HOMBRES

    Sobre los grandes hombres siempre hay ciertos detalles
    que se ocultan en los textos y en las biografías
    para evitar que los padres se escandalicen
    al pensar que sus niños los puedan llegar a conocer.

    Alejandro fue un mal alumno de Aristóteles
    Diógenes fabricó moneda falsa
    César usó peluca y se vestía de matrona romana
    Carlomagno era un liante de cuidado
    Alfonso el Sabio compartió amante con el rey de Murcia
    Petrarca tuvo dos hijos de madre desconocida
    Colón trabajó a porcentaje y no fue nada claro con lascuentas
    Catalina la Grande era superficial en sus juicios políticos
    George Washington especuló con terrenos en Virginia
    Carlos Marx no podía ocultar ciertos rasgos de avaro
    Víctor Hugo fue un miserable
    Wagner odiaba desaforadamente a los judíos
    Einstein fue un aprensivo en cuestión de alimentos
    Martin Luther King no fue tan negro como ahora se dice.

    Muchos niños dejarían de odiar así a los grandeshombres
    al advertir sus rasgos y costumbres de gente muy normal.


    ÉXITO DE UN POEMA

    Escribiste un poema a finde cautivar
    a una muchacha y el resultado fue
    que la muchacha se enamoró perdidamente
    del mensajero que le entregó el poema.


    De Final de un adiós, 1984:

    SUS HORAS SON ENGAÑO

    Triste es el territorio de la ausencia.

    Sus horas son engaño
    desfiguran
    ruidos olores y contornos
    y en sus fronteras deben entenderse
    las cosas al revés.

    Así el sonido
    del timbre de la entrada significa
    que no vas a llegar
    una luz olvidada
    en el piso de arriba es símbolo de muerte
    de vacío en tu estancia
    rumor de pasos
    cuentas que te fuiste
    y el olor a violetas
    declara el abandono del jardín.

    Y en ese mundo ¿qué debí hacer yo
    príncipe derrotado
    rey mendigo
    sino forzar mis ojos para que retuvieran
    aquel inexpresable color miel
    suave y cambiante de tus cabellos?


    EL POLVO SE RÍO

    Soñé en los días más radiantes
    y me cubrío la sombra.

    Invoqué noches oscurísimas
    y me cegó la luz.

    Intenté despojarme de recuerdos
    y el tuyo me envolvía.

    Dije que no era más que polvo
    y el polvo se río de mí.


    PRECISAMENTE

    Pensando en su final
    dicen algunos: cualquier lugar
    es bueno
    un descampado
    un hoyo en la cuneta
    el fuego el humo
    deshacerse en el mar.

    Pero yo
    dado a los mitos y a las ironías
    prefiero imaginar
    que habré de corromperme aquí
    bajo esta losa con tu nombre inscrito
    precisamente donde tú no estás.


    De El ángel verde y otros poemas encontrados, 1993:


    De Elegías a Julia Gay, 1993:


    De Como los trenes de la noche, 1994:


    De Cuadernos de El Escorial, 1995:

    SIEMPRE AGUARDAS TERNURA

    No puedes olvidarla: murió siendo tú un niño
    y a vecesa crees verla. Al perder su calor
    siempre pides afecto; siempre aguardas ternura.
    Por eso te rodean amigas: más que amigos.


    TABACO Y ALCOHOL

    Me dicen que debiera quitarme del tabaco:
    a mi edad es absurdo pero insisten: más fácil
    que dejar la bebida como hiciste hace tiempo.
    No dejé la bebida: ella me dejó a mí.


    NO SERVIR PARA NADA

    Cierto: nunca he servido para nada ¡oh amigos!
    Si servir para algo es calentar la silla
    de un Banco o Notaría: en verdad que no sirvo.
    Pero sí se sentarme para escribir poemas.


    (continuará)


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45716
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    José Agustín Goytisolo (1928-1999) Empty Re: José Agustín Goytisolo (1928-1999)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Vie 26 Jun 2015, 05:48

    .


    OTROS POEMAS DE JOSÉ AGUSTÍN GOYTISOLO:


    ALGUNA NOCHE

    Alguna noche -las fogatas eran
    de dolor o de júbilo-
    la casa te veía desertar.

    Te abrías a una vida
    distinta, a un mundo
    alegre como los ojos de un dios:
    voces mayores, fuegos de artificio,
    inacabable noche de San Juan
    en tu estancia vacía...

    El tiempo se agrandaba en los rincones,
    se detenía en torno al corazón,
    mientras el estruendo proseguía,
    lejos, lejos, quién sabe si real.

    Después, todo más claro:
    los sonidos pequeños, el crujido de un mueble
    la lluvia en el desván.

    Nueva vida a las cosas, el alba aparecía,
    y tú llegabas, amorosamente.


    ASÍ...

    Algunas veces llego
    presuroso, rodeo
    tus rodillas, toco
    tu pelo. ¡Ay Dios, quisiera
    decirte tantas cosas!
    Te compraré un pañuelo,
    seré buen chico, haremos
    un viaje....No sé,
    no sé lo que me pasa.
    Quiero morir así,
    así en tus brazos.


    COMO LA PIEL DE UN FRUTO, SUAVE...

    Como la piel de un fruto, suave
    a la amenaza de los dientes,
    iluminada, alegre casi,
    ibas camino de la muerte.

    La vida estaba en todas partes:
    en tu cabello, sobre el césped,
    sobre la tierra que añorabas,
    sobre los chopos, por tu frente...

    Todo pasó, tal un verano,
    sobre tu carne pura y breve.
    Como la piel de un fruto, ¡eras
    tan olorosa y atrayente!


    DONDE TÚ NO ESTUVIERAS

    Dónde tú no estuvieras,
    como en este recinto, cercada por la vida,
    en cualquier paradero, conocido o distante,
    leería tu nombre.

    Aquí, cuando empezaste a vivir para el mármol,
    cuando se abrió a la sombra tu cuerpo desgarrado,
    pusieron una fecha: diecisiete de marzo. Y suspiraron
    tranquilos, y rezaron por ti. Te concluyeron.

    Alrededor de ti, de lo que fuiste,
    en pozos similares, y en funestos estantes,
    otros, sal o ceniza, te hacen imperceptible.

    Lo miro todo, lo palpo todo:
    hierros, urnas, altares,
    una antigua vasija, retratos carcomidos por la lluvia,
    citas sagradas, nombres,
    anillos de latón, sucias coronas, horribles
    poesías...
    Quiero ser familiar con todo esto.

    Pero tu nombre sigue aquí,
    tu ausencia y tu recuerdo
    siguen aquí.

    ¡Aquí!

    donde tú no estarías,
    si una hermosa mañana, con música de flores,
    los dioses no te hubieran olvidado.


    EL AIRE HUELE A HUMO

    A Gabriel Celaya

    ¿Qué hará con la memoria
    de esta noche tan clara
    cuando todo termine?
    ¿Qué hacer si cae la sed
    sabiendo que está lejos
    la fuente en que bebía?

    ¿Qué hará de este deseo
    de terminar mil veces
    por volver a encontrarle?

    ¿Qué hacer cuando un mal aire
    de tristeza la envuelva
    igual que un maleficio?

    ¿Qué hará bajo el otoño
    si el aire huele a humo
    y a pólvora y a besos?

    ¿Qué hacer?¿Qué hará? Preguntas
    a un azar que ya tiene
    las suertes repartidas.


    EL OFICIO DEL POETA

    Contemplar las palabras
    sobre el papel escritas,
    medirlas, sopesar
    su cuerpo en el conjunto
    del poema, y después,
    igual que un artesano,
    separarse a mirar
    cómo la luz emerge
    de la sutil textura.
    Así es el viejo oficio
    del poeta, que comienza
    en la idea, en el soplo
    sobre el polvo infinito
    de la memoria, sobre
    la experiencia vivida,
    la historia, los deseos,
    las pasiones del hombre.

    La materia del canto
    nos lo ha ofrecido el pueblo
    con su voz. Devolvamos
    las palabras reunidas
    a su auténtico dueño.


    EL QUE CUENTA LAS CAMPANADAS

    El amante de medianoche,
    el que ansió que ella le siguiera,
    el que cuenta las campanadas
    como un enfermo desahuciado;
    el que pone cara de cárcel
    cuando se mira en el espejo:
    es el furtivo que no duerme
    acechando a su compañera,
    y ella es feliz porque ahora
    vive una noche tan inefable
    y tan honda como la muerte.


    ESA FLOR INSTANTÁNEA

    Miedo a perderse ambos,
    vivir el uno sin el otro:
    miedo a estar alejados
    en el viento de la niebla,
    en los pasos del día,
    en la luz del relámpago,
    en cualquier parte. Miedo
    que les hace abrazarse,
    unirse en este aire
    que ahora juntos respiran.
    Y se buscan y se buscan
    esa flor instantánea
    que cuando se consigue
    se deshace en un soplo
    y hay que ir a encontrar otras
    en el jardín umbrío.
    Miedo; bendito miedo
    que propicia el deseo
    la agonía y el rapto,
    de los que mueren juntos
    y resucitan luego.


    LA FUENTE PERDURABLE

    Se estremeció al contacto de las manos
    y ofrecía su cuerpo al alfarero
    que ella siempre anheló: primero el rostro
    después el talle luego las rodillas.

    ¡Oh sí! Mujer de barro que se vuelve
    cántaro de aguamiel vasija húmeda
    copa de vino para los desmayos
    maceta de albahaca taza honda

    cáliz de olor jofaina regalada
    pila bajo la fuente perdurable
    lamparilla de aceite que alumbrara

    noches sin sueño y páginas de un libro
    que está por escribir. ¡Oh sí; ser barro!
    Barro que ha descubierto a su alfarero.


    LA NOCHE LE ES PROPICIA

    Todo fue muy sencillo:
    ocurrió que las manos
    que ella amaba,
    tomaron por sorpresa
    su piel y sus cabellos;
    que la lengua
    descubrió su deleite.
    ¡Ah! detener el tiempo!
    Aunque la historia
    tan sólo ha comenzado
    y sepa que la noche
    le es propicia,
    teme que con el alba
    continúe su sed
    igual que siempre.
    Ahora el amor la invade
    una vez más. ¡Oh tú
    que estás bebiendo!
    Apiádate de ella,
    su garganta está seca,
    ni hablar puede.
    Pero escucha su herido,
    respira la agonía
    de un éxtasis y el ruego:
    ¡no te vayas, no, no te vayas.
    ¡Quiero beber yo!


    LA VISITA

    Pasada la hora de las ignominias
    los viejos apagaron con tierra las fogatas
    las mujeres y niños recogieron las tiendas
    los hombres empuñaron el fusil.

    La ruta del desierto fue muy dura:
    se abrieron paso a tiros en medio de la noche
    para no ser esclavos para no ser vendidos
    igual que reses en su propio hogar.

    Hoy con su pueblo a salvo los guerreros
    han vuelto al territorio de la casa invadida
    y el enemigo sabe que si alcanza un momento
    a ver sus rostros es que va a morir.

    ¡Oh tú que me censuras pues no escribo
    de dioses y me exalto por cosas de la tierra !
    conoce a estos hombres: como los inmortales
    luchan ardiendo por su libertad.


    LE OBLIGA A QUE LA MIRE...

    Es fruto agraz al paladar
    y sedoso para los labios
    que han conocido su contorno
    y percibieron la afluencia.

    Ella jugaba aquella noche
    cautivada por la ternura
    de una voz que a su decisión
    sólo dijo: si tú lo quieres...

    Ahora le obliga a que la mire,
    para que vea lo que es suyo
    y lo que luego ha de perder
    cuando se aparte de sus ojos.


    LLORA CONMIGO HERMANO...

    Llora conmigo, hermano.
    Era mujer y bella. No tenía
    nieve sobre los años.

    De ella, de mí, de todo
    te separaron. Pero el tiempo
    te ha devuelto a su abrazo.

    A ella y a ti os pregunto
    si es posible que todo lo que amé
    sea sólo un engaño.

    ¿Sabéis que espero, a veces,
    vuestra voz, y que tengo
    los oídos tapados?

    ¿Sabéis
    que niego el pie de vuestros pasos?

    Pero no importa. vivo
    sobre las ruinas. Amo.

    Decidme, sí, decidme,
    -aunque no pueda oírlo,
    aunque nunca lo crea -
    que nada ha terminado.


    NADIE ESTÁ SOLO

    En este mismo instante
    hay un hombre que sufre,
    un hombre torturado
    tan sólo por amar
    la libertad. Ignoro
    dónde vive, qué lengua
    habla, de qué color
    tiene la piel, cómo
    se llama, pero
    en este mismo instante,
    cuando tus ojos leen
    mi pequeño poema,
    ese hombre existe, grita,
    se puede oír su llanto
    de animal acosado,
    mientras muerde sus labios
    para no denunciar
    a los amigos. ¿Oyes?
    Un hombre solo
    grita maniatado, existe
    en algún sitio. ¿He dicho solo?
    ¿No sientes, como yo,
    el dolor de su cuerpo
    repetido en el tuyo?
    ¿No te mana la sangre
    bajo los golpes ciegos?
    Nadie está solo. Ahora,
    en este mismo instante,
    también a ti y a mí
    nos tienen maniatados.


    PALABRAS NUNCA DICHAS

    No sabía decirlas, no podía;
    porque jamás las pronunciará antes,
    juntas así.
    La angustia la mataba,
    imposible aguantar aquel anhelo
    que era dolor cruel
    de tan agudo.
    Y las palabras nunca dichas
    fueran el único remedio
    en aquel trance
    que alteraba su cuerpo:
    de la piel, hasta lo más profundo.
    Con voz rota ella pide:
    ¡oh tú, por caridad ayúdame
    a decirte que... Palabras.


    (continuará)


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45716
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    José Agustín Goytisolo (1928-1999) Empty Re: José Agustín Goytisolo (1928-1999)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Sáb 27 Jun 2015, 13:31

    .


    POR RINCONES DE AYER

    En lugares perdidos
    contra toda esperanza
    te buscaba.

    En ciudades sin nombre
    por rincones de ayer
    te busqué.

    En horas miserables
    entre la sombra amarga
    te buscaba.

    Y cuando el desaliento
    me pedía volver
    te encontré.


    SE OYEN LOS PÁJAROS...

    El alba. Se oyen los pájaros
    como perdidos en la niebla;
    el silencio sube sus cantos
    a la penumbra de la estancia.
    El percibe un temblor muy tenue
    que estremece la piel que ama
    dulce en su ensueño. Muy despacio
    la va cubriendo con la sábana
    por evitar que se desvele.
    Pero unos brazos le envolvían
    y se ciñeron a su cuerpo:
    eternidad fue aquí lisura
    miel y jazmín. Mucho más tarde
    aún se oía el cantar los pájaros.


    SECRETO

    Antes yo no sabía
    por qué debemos todos
    -día tras día-

    seguir siempre adelante
    hasta como se dice
    que el cuerpo aguante.

    Ahora lo sé.
    Si te vienes conmigo
    te lo diré.


    TACTO Y AIRE FINO...

    Toda la noche comenzaba todo,
    toda la noche amor.
    Toda la noche claridad y vehemencia,
    toda la noche amor.
    Toda la noche llama contra llama,
    toda la noche amor.
    Toda la noche fiesta en el espejo,
    toda la noche amor.
    Toda la noche amándose a sí misma
    toda la noche amor.
    Toda la noche tacto y aire fino,
    toda la noche amor.


    Y SALUDA A SU AUSENCIA

    Noche de los amantes: la seducen
    los momentos que vive. Ahora se mira,
    acaricia su cuerpo muy despacio
    mientras piensa por Dios que aún es hermosa.

    Noche de los amantes; él se acerca,
    la abraza por la espalda ante el espejo
    y así enlazados van a la vidriera.
    Puso la mano ahí: tacto y dulzura.

    Noche de los amantes: ella observa
    la ciudad ardiente y cree ver su casa
    lejos entre otras muchas. Mueve un brazo
    y saluda a su ausencia. Y se estremece.


    EL LOBITO BUENO

    Érase una vez
    un lobito bueno
    al que maltrataban
    todos los corderos.
    Y había también
    un príncipe malo,
    una bruja hermosa
    y un pirata honrado.
    Todas estas cosas
    había una vez.
    Cuando yo soñaba
    un mundo al revés.


    EL POEMA

    El poema
    es un arma de dos filos.
    Uno suave
    y el otro
    como un grito cortante
    como un rayo
    incisivo.

    ¡Ah poeta dulcísimo!

    No olvides
    esa parte
    del poema.
    El castigo
    es morir por la espalda
    degollado
    por el segundo filo.


    LLEGA EL LITIO

    Mucha tristeza nunca le humilló
    pero temía el hondo pozo oscuro
    que él envolvió en sus aguas cenagosas.

    Mucho haloperidol; pinchazos de antabús
    probó electroterapia varias veces
    y salió disparado hacia una vida
    que ahora ya no recuerda: quince años
    hasta que llegó el litio: quince años
    perjudicando a todos los que amaba
    pues gastó su dinero y el ajeno
    en alcohol, en viajes y en delirios.

    Pero el litio llegó y está en su sangre
    y ahora es su compañero de por vida
    hasta la oscuridad o la luz total.


    ENCUENTRO

    Alegría yo te
    he buscado y buscado
    por todos los lugares
    por todos los caminos
    que andaba y desandaba.
    Alguna vez oí
    tus pasos en el bosque
    otra vez escuché
    tu risa pero nunca
    te tuve entre los brazos
    para poder hablarte
    para decirte que
    mi vida iba cayendo
    como una gota de agua
    que hacía frío y
    que te he esperado siempre
    roto y amante como
    me ves como me tienes
    contra tu pecho amiga.


    MARCIAL ENTRE EL AMOR Y LA MISERIA

    No: no puedes irte. Debes terminar
    los escritos que tienes empezados
    y has de quedarte aún. Tú sabes bien
    cómo ahuyentar las sombras con esa lamparita
    que ilumina de noche los papiros
    del libro en que trabajas. Emplea si es preciso
    los trucos que conoces: sahumerios
    y filtros y oraciones
    y que el vino no falte; adopta tu papel
    del viejito capaz de dar amor
    pues quieres oh hijoputa te devuelvan
    centuplicado para así ir colmando
    tu vanidad. Pero no te descuides:
    pronto no encontrarás quien quiera desvestirte
    ni traerte más tinta o más aceite
    ni compartir contigo las cenas y el desvelo
    ni charlar de la vida o leerte unos versos
    ni ayudarte a dormir antes que llegue el alba.

    No: no debes marcharte porque aún
    no te llegó el momento que anuncia la catástrofe;
    ese final de zorro gastado y solitario
    que merodea ciego entre los pajonales
    quemados del verano en busca de un lugar
    donde tenderse ya.
    ..............................Entre amor y miseria
    has perpetuado aquí tu paso con palabras
    tal huella de una mano rupestre en rojo oscuro
    pero puedes ahora hacer sentir pasión
    a una muchacha que tal vez te lea
    muchos años después de que hayas muerto.
    Aunque andes renqueando te ayudará a seguir
    toda la envidia cárdena del gran anfiteatro:
    los cientos de miradas que acuchillan
    tu toga entre las otras y desean
    hablar de ti en pasado. Pero aún
    hay veneno y jazmín en tu tinta; y ni la muerte
    les va a librar de tu arte despiadado y purísimo.


    CANTAN EN LAS COLINAS

    Todas las horas son furor
    y alarmas. En la estación del odio
    ni las paredes acolchadas pueden
    ahogar el grito de la libertad.
    Afuera cae la noche de San Salvador
    como una enorme manta húmeda y verde
    y los cuarteles y las encrucijadas
    son de repente citas con el ojo
    de un francotirador o con el estallido
    de un bote de petróleo. Y allá lejos
    por todo el territorio de este país en sombra
    se ven pequeñas luces y se oye
    cantar en las colinas. Acercaos y mirad
    conmigo a la guerrilla: fueron niños y ahora
    son hombres y mujeres ya sin lágrimas
    que hace tiempo dejaron su familia
    su casa su almohada y que están hechos
    a la sirena que desgarra el aire
    al napalm o al metálico zumbido
    de enjambres de helicópteros que escupen
    veneno amarillento. Haceos un sitio
    en torno a sus fogatas y atended:
    no son dioses ni escapan a la muerte
    pero siguen cantando entre furor y alarmas.


    AMAPOLA ÚNICA

    Por la ira fui un niño sin sonrisa
    un hombre derrotado.
    ....................................Cuando pude
    me acerqué hasta el refugio de los míos
    me armé de orgullo y además
    de odio hacia las banderas de aquel crimen
    de asco a sus uniformes y a sus cantos
    de falso alegre paso de la paz

    pues la paz me la habían quitado
    cuando yo la tenía
    ...............................y era mas hermosa
    que una amapola única en medio de un trigal
    o de un desierto.

    Y no quise callarme
    ni dejarlos tranquilos con su fúnebre paz
    pues ya mi sitio
    ...........................estaba en otro lado
    enfrente enfrente con los compañeros
    terribles y obstinados.


    LOS MOTIVOS AUTÉNTICOS DEL CASO

    Una noche cualquiera del pasado verano
    quiso aquel hombre terminar con todo
    y después de la cena
    se bebió mas de un litro de café
    para empujarse todas las pastillas
    de cuatro o cinco frascos de un somnífero
    con lo que normalmente se durmió
    y llegó hasta la muerte sin sentirla.

    Sólo ciertos rumores intentaron
    dar una explicación a tal suceso:
    se aseguró que estaba enfermo grave
    que una prima segunda le había amenazado
    con contárselo todo a su marido
    que los negocios no marchaban bien
    que sufría de insomnio
    o que su amante no le hacía caso.

    Pero en realidad
    las cosas eran mucho mas sencillas:
    ocurrió que fue siempre un solitario
    ocurrió que la vida dejó de interesarle
    ocurrió que esa noche hizo un calor de ahogo
    ocurrió que era muy inteligente.


    INMEMORIAL

    Después y por encima de la pared caída,
    de los vidrios caídos, de la puerta arrasada,
    cuando se alejo el eco de las detonaciones
    y el humo y sus olores abandonaron la ciudad,

    después, cuando el orgullo se refugio en las cuevas,
    mordiéndose los puños para no decir nada,
    arriba, en los paseos, en las calles con ruina
    que el sol acariciaba con sus manos de amigo,
    asomaron los poetas, gente de orden.

    Es la hora, dijeron, de cantar los asuntos
    verdaderamente sustanciales,
    el momento de no olvidarnos de lo ocurrido
    y componer crudos versos para que no se borre
    de la memoria este inmenso fraticidio.


    SUS HORAS SON ENGAÑO

    Triste es el territorio de la ausencia.

    Sus horas son engaño
    desfiguran
    ruidos olores y contornos
    y en sus fronteras deben entenderse
    las cosas al revés.

    Así el sonido
    del timbre de la entrada significa
    que no vas a llegar
    una luz olvidada
    en el piso de arriba es símbolo de muerte
    de vacío en tu estancia
    rumor de pasos
    cuentas que te fuiste
    y el olor a violetas
    declara el abandono del jardín.

    Y en ese mundo ¿qué debí hacer yo
    príncipe derrotado
    rey mendigo
    sino forzar mis ojos para que retuvieran
    aquel inexpresable color miel
    suave y cambiante de tus cabellos?


    ADIÓS

    Tan cierto...

    Señor de todas las cosas
    que yo tuve, escúchame.
    Nada de lo que tenía
    me sirvió para después.

    Nada de lo que tenía:
    ni la mirada más pura
    ni el amor ni la esperanza
    ni tan sólo la alegría.

    Señor de mis ilusiones
    perdidas hasta más ver.
    Ojalá que en mi camino
    no te cruces otra vez.


    MIS HABITACIONES

    En las noches sin sueño en esa hora
    de la rauda memoria
    que precede al olvido
    pasan por mi cabeza
    como ante la pantalla de un cine desbocado
    escenas gestos voces alegrías,
    persecuciones, himnos
    pero de entre las cosas
    que vuelven desde el fondo
    sin límites del alma
    asoman su contorno surgen
    las extrañas habitaciones
    en las que yo he vivido.

    A veces me contemplan los sillones
    de la casa del padre me preguntan
    por mis zapatos nuevos,
    por aquella pelota que un día me quitaron
    o por el perro que murió.
    También me observan
    los espejos recordando mi rostro
    cubierto de jabón, me saludan
    y me encuentran más viejo.

    Una silla otras veces
    salta desde el rincón más alejado
    de aquel cuarto que fue
    mi residencia de estudiante
    y desde allí me grita
    me canta las virtudes de aquel vino
    repite mis lecciones de memoria
    y me despierta con una campana.

    También llega un pasillo
    que me conduce de la mano
    hasta el cuarto encalado
    de mis veranos libres
    me encierra allí y aguarda
    la bienvenida del ropero
    y escucha agazapado tras la puerta
    nuestras conversaciones
    hablando de la caza de los higos
    o de aquella camisa de soldado
    que todavía guarda.

    Están, después aquellas
    otras habitaciones silenciosas
    que no preguntan nada que me miran
    reprochando algo feo
    que debió suceder y no recuerdo
    y lanzan sus lavabos
    como una acusación disparatada
    dirigiéndome sordos
    ruidos con sus desagües pecadores
    para llamarme al arrepentimiento.

    Así, en las altas noches
    me cercan y preguntan
    estas habitaciones de mi vida
    estos cuartos sus muebles sus dinteles
    y en un agobio de percheros
    de alfombras y de libros olvidados,
    me recuerdan el tiempo
    que dejé como un trapo.

    Hecho jirones entre sus paredes.


    SE AMABAN

    Se amaban. Era el tiempo
    de las primeras lluvias de verano
    y se amaban. Los días
    fueron como una larga cinta blanca
    que rodeara sus cuerpos enlazados.

    Pasó un año tal vez
    y luego tres o siete todavía
    ellos se amaban muy directamente
    buscándoles en la sombra de los parques
    en los lechos furtivos.

    No hablaban casi nunca. Ella decía
    que la esperaban que tenía miedo
    y él trabajaba en la oficina
    y miraba el reloj esperando la hora
    de volver a su lado nuevamente.

    Eran distintos y se amaban. Él
    estaba casado con una rubia idiota
    y ella tenía cuatro hijos
    y un marido metódico y alegre
    que nunca la entendió.

    Se amaban en silencio
    como cumpliendo un gran deber.
    Sus vidas eran diferentes pero
    algo muy fuerte les unía algo
    que quedaba cumplido en sus abrazos.


    ALTA FIDELIDAD

    Entre todos los ruidos de la noche
    yo distingo sus pasos. Sé
    cómo va vestida, lo que piensa
    qué música prefiere. No me importa
    su nombre dónde vive
    o en la casa de quién y todavía
    mucho menos aún qué hará mañana
    hacia dónde se irá qué oscuros trenes
    le envolverán con su jadeo sordo
    qué manos retendrán su mano tibia.

    Ella camina ahora y yo la siento
    cerca de mí real cansada siempre
    con ojos asombrados esperando
    que algo nuevo suceda algo que cambie
    el monótono ritmo de las horas
    un gesto acaso que ella entendería
    y no sabe cuál es. Sólo la noche
    acompaña sus pasos desolados
    le da cobijo entre las multitudes;
    sólo la noche como yo la espera.


    ANTES

    de que el frío nocturno
    acalle las palabras
    y los ruidos
    yo quiero

    decirte que te amo
    en esta hora cuando
    tú tiemblas
    y no sabes
    por qué.


    PIAZZA SANT´ALESSANDRO, 6

    Querida Carmen hoy
    no me importa que digan los periódicos
    que prosigue la huelga de estudiantes
    o que ataca el Viet-Cong
    pues ahora
    hace muy poco tiempo –tan sólo
    unos minutos-
    ha empezado a llover –es importante
    el agua sucia empieza a resbalar
    por las paredes forma
    charcos brillantes cae saliva
    de los coches parados en la calle
    y los toldos se comban por el peso
    del agua y es posible
    que dure algunas horas el chubasco-
    y yo estoy en un bar lleno de gente
    con humo y mal olor de bocadillos
    y bebo mi segundo
    gin-tonic de la tarde y me he tragado
    dos librium ya lo ves llevo la cuenta
    y como te decía
    ya no me importan nada las noticias
    ni la gente que corre ni la vida
    es decir que me importa sólo el agua
    que está cayendo siempre con más fuerza
    salpicando el cristal junto a mi cara
    y pienso en cosas dulces y difíciles
    -ser más guapo tener
    a una chica bonita y cabreada
    caminando a mi lado por un feroz pasillo
    lleno de puertas altas y de cuadros
    de antepasados medio sifilíticos
    que sonrían y en voces
    hondas voces severas no como estas
    que hablan de futbol y de tonterías
    con tono pegajoso y aburrido-
    y esto me reconforta. Soy capaz
    de amar a un elefante de tener
    concomitancias con un gran marica
    de prestar mi corbata
    de jugar a fantasmas con mi prima
    y me levanto llamo al camarero
    -sigue lloviendo oh agua sucia cae
    cae por favor
    sobre la horrible piel de Barcelona
    no te detengas hasta que me duerma –
    y pago los gin-tonic y el tabaco
    recojo mis papeles y estoy viendo
    que hago nuevos proyectos imposibles
    y cuando estoy a punto
    de salir de una vez de este tristísimo
    café de la puñeta ya me olvido
    del hombre que yo fui hace diez minutos
    de su ternura inútil de su frío
    de las pastillas que necesitó
    para decirle adiós al limpiabotas
    y salir por la puerta en donde ahora
    pienso en ti en tus pestañas y en tu abrigo
    y te escribo enseguida
    para que leas esto y me recuerdes
    bebas un trago y otra vez me olvides.


    SÓLO UNA PIEDRA NEGRA

    Tú me explicaste un mundo
    sin miedo sin fantasmas sin castigo
    sin cuarto de las ratas
    un mundo en el que el lobo
    era bueno y quería lamerme igual
    que a sus cachorros
    y en el que el hombre del saco
    jugaba a no encontrarme
    y luego me mostraba sus latas y botellas
    sus pieles de conejo.
    Hasta el diablo
    era allí un aliado burlón
    que al mudar de disfraz se volvía
    un niño como yo
    que no sabía
    que existiera un infierno al otro lado
    sino sólo una piedra negra
    en el pecho de los malignos.

    me explicabas todas estas cosas.


    MIENTRAS LOS AUTOBUSES AQUIETAN LA CIUDAD

    De puntillas llegó y sigilosa ha entrado
    cuando tras ella la ciudad se hundía.
    ¿Alguien la habría visto? Aquí
    todo está en orden y la gente duerme;
    y en la cocina misma los platos están puestos
    la cafetera presta para desayunar.
    Se quitó los zapatos y ha dejado el abrigo
    en el perchero.
    Ahora cierra las puertas
    de la sala de estar y pone un disco.
    Tendida en el sofá sin sueño aún
    repasa una vez más sus sentimientos;
    se acaricia los brazos, las rodillas, el pelo
    y empieza a desvestirse. Como un río
    de aguas tenues la inunda: la ilusión
    de una voz entre otras.

    Y se inventa
    palabras que pudieron expresar los momentos
    de ternura que hasta hoy jamás sintió.
    Mientras los autobuses aquietan la ciudad
    va cayendo Albinoni como cayó su ropa
    y ella enciende un cigarrillo para ambientar así
    el aire de la sala sobre su tibia piel
    y se prepara un trago.

    Dentro de pocas horas
    toda vuelta a empezar; bebe a sorbos muy lentos
    y sigue acariciándose.

    Al cesar
    la música que ama y cuando acabe el vodka
    quedará un largo viaje hasta la habitación
    hasta la frialdad de una cama vacía.

    Ya recoge sus prendas de vestir
    y limpia el cenicero y el vaso bajo el grifo:
    todo en orden.
    ¿También su corazón
    lleno de sobresaltos tan recientes?
    En el cristal del baño percibe lo que es:
    una hermosa mujer sobresaltada
    que descubrió algo tarde la pasión verdadera.


    NADA MÁS

    El aire de los chopos
    y vuelvo a recordar.
    En un día de marzo
    te fuíste. Nada más.
    Una sonrisa tuya
    o un gesto. Claridad
    como la de tus ojos
    no he visto. Nada más.

    Luego días de ira
    dolor y adversidad.
    Y en medio de la noche
    tu estrella. Nada más.

    Por su fulgor perenne
    contra la eternidad
    te ofrezco unas palabras
    de amor. Y nada más.


    .


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Evangelina Valdez
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 7496
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 67

    José Agustín Goytisolo (1928-1999) Empty Re: José Agustín Goytisolo (1928-1999)

    Mensaje por Evangelina Valdez Vie 03 Jul 2015, 19:53

    iNTERESANTE!
    Se nota que esa ausencia de su madre lo marcó y toda esa tragedia social ufffffff.
    Tengo que leerlos al paso, volveré detenidamente.
    Besos y gracias
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45716
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    José Agustín Goytisolo (1928-1999) Empty Re: José Agustín Goytisolo (1928-1999)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Lun 10 Ago 2015, 13:31

    Gracias por tu interés, Evangelina. Como has advertido, le influyó mucho la muerte de su madre, quizás más que a sus hermanos por ser él el mayor, y tener una naturalez melancólica. En su poesía tocó casi todas las formas, clásicas y modernas, y con el tiempo se ha revelado como uno de los poetas del grupo barcelonés de los 50 que mejor ha resistido el paso del tiempo y conservado el favor popular, gracias también a la musicación de algunos de sus poemas.

    Un abrazo.
    Pedro


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    Pascual Lopez Sanchez
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 88799
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Edad : 72
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    José Agustín Goytisolo (1928-1999) Empty Re: José Agustín Goytisolo (1928-1999)

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez Jue 04 Ene 2024, 14:49

    Espero que no te importe, Pedro:

    "Aquí: junto a la línea 
    divisoria; este día 
    veintidós de febrero
    yo no he venido para
    llorar sobre tu muerte
    sino que alzo mi vaso
    y brindo por tu claro
    camino y porque siga
    tu palabra encendida
    como una estrella sobre
    nosotros ¿nos recuerdas?
    Aquellos niños flaco;
    tiznados; que jugaban
    también a guerrras: cuando
    -grave y lúcido- ibas
    viejo poeta al encuentro
    de esta tierra en que yaces?

    HOMENAJE EN COLLIURE


    _________________
    "No hay  cañones que maten la esperanza."  Walter Faila


    GRANDES ESCRITORES ES DE TODOS LOS FORISTAS. PARTICIPA, POR FAVOR.


     ISRAEL: ¡GENOCIDA!
    Pedro Casas Serra
    Pedro Casas Serra
    Grupo Metáfora
    Grupo Metáfora


    Cantidad de envíos : 45716
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 76
    Localización : Barcelona

    José Agustín Goytisolo (1928-1999) Empty Re: José Agustín Goytisolo (1928-1999)

    Mensaje por Pedro Casas Serra Vie 05 Ene 2024, 14:11

    ¡Cómo podría molestarme? Agradezco mucho tu participación, Pascual.

    Un abrazo.
    Pedro


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    Contenido patrocinado


    José Agustín Goytisolo (1928-1999) Empty Re: José Agustín Goytisolo (1928-1999)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Vie 19 Jul 2024, 17:28