Aires de Libertad

www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 712919 mensajes en 36973 argumentos.

Tenemos 1294 miembros registrados.

El último usuario registrado es VictorVanoli.

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 30 usuarios en línea: 4 Registrados, 1 Ocultos y 25 Invitados

Carlos Justino Caballero, F. Enrique, Simon Abadia, Walter Faila


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Miér Mayo 17, 2017 4:10 am.

Diciembre 2017

LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

El salmón (libro completo), de Fabián Casas, poesía argentina de los 90

Comparte

Derian

Cantidad de envíos : 15
Fecha de inscripción : 03/05/2009
Edad : 29

El salmón (libro completo), de Fabián Casas, poesía argentina de los 90

Mensaje por Derian el Dom Mayo 03, 2009 8:07 am

Fabián Casas

Nació en Boedo, Argentina, en 1965.
Publicó en poesía Otoño, poemas de desintoxicación y tristeza (1985), Tuca (1990), El salmón (1996) y Oda (2003). En narrativa: Ocio (2000) y Los lemmings y otros (Santiago Arcos, 2005). Y un libro de ensayos titulado Ensayos bonsai (Emecé, 2007).




La desesperación es la tristeza que nace de una cosa futura o
pasada con respecto a la cual no hay más razón de dudar.


Spinoza, Etica, libro 3, XV, definiciones


Me pregunto


Definitivamente este es mi rostro de hoy.
Ojeras marcadas, pelo desparejo;
los labios hinchados. Nada más.
Me pregunto, porque puedo hacerlo,
cómo será tu rostro de hoy;
mientras tu corazón late al revés,
hace ya cuatro años
bajo la tierra.






Sin llaves y a oscuras


Era uno de esos días en que todo sale bien.
Había limpiado la casa y escrito
dos o tres poemas que me gustaban.
No pedía más.

Entonces salí al pasillo para tirar la basura
y detrás de mí, por una correntada,
la puerta se cerró.
Quedé sin llaves y a oscuras
sintiendo las voces de mis vecinos
a través de sus puertas.
Es transitorio, me dije;
pero así también podría ser la muerte:
un pasillo oscuro,
una puerta cerrada con la llave adentro
la basura en la mano.



Una oportunidad

Caminás con las manos en los bolsillos,
por la rambla, rodeando el mar.
Te acordás de otro tiempo, aquí mismo,
estabas enfermo de la cabeza
y no podías sostenerte de pie,
con elegancia. Sin embargo,
pudiste salir.
Hubo una oportunidad en aquella época.
Ahora mirás el mar, pero no decís nada.
Ya se han dicho muchas cosas
sobre ese montón de agua.



Me detengo frente a la barrera

Me detengo frente a la barrera.
Es una noche clara y la luna se refleja
en los rieles. Apago las luces del auto.
Está bien, pienso, es bueno que nos demos un tiempo.
Pero no comprendo nuestra relación;
no sirvo para eso. ¿Acaso serviría de algo?
Tu padre está enfermo y mi madre está muerta;
pero igual podría ir y tirarme encima tuyo
como todas estas noches. Eso es lo que sé.
Ahora la tierra vibra y un tren oscuro
lleva gente desconocida como nosotros.



Alarma

Durante la noche
suena la alarma de una fábrica
cercana a mi casa.
Mientras fumo,
me pregunto si será un error,
un robo
o algo exclusivo.




Poema social

Aprovechando el sol en este invierno crudo,
los obreros de la fábrica, en su hora de descanso,
formaron una hilera de cascos amarillos
en la vereda de enfrente.
Si no fuera por el rubio, que se rasca la cabeza,
parecerían una fila de lápices
del mismo color.



A mitad de la noche

Me levanto a mitad de la noche con mucha sed.
Mi viejo duerme, mis hermanos duermen.
Estoy desnudo en el medio del patio
y tengo la sensación de que las cosas no me reconocen.
Parece que detrás de mí nada hubiese concluido.
Pero estoy otra vez en el lugar donde nací.
El viaje del Salmón
en una época dura.
Pienso esto y abro la heladera:
un poco de luz desde las cosas
que se mantienen frías.



El moscardón

Un pequeño kamikaze
golpea la ventana tratando de entrar.
Posiblemente el frío matinal
lo despertó de la juerga calurosa
de la noche -nosotros mismos
tuvimos que cerrar las ventanas
y correr a taparnos por el temporal-
y ahora (un poco más punk
que el albatros de Baudelaire)
renuncia, aturdido,
a su inasible elegancia.



Improvisados

Estamos abrazados en una cama improvisada en el piso.
Tus ojos están cerrados; pero no sé si dormís.
Este es tu cuarto de soltera,
un lugar agradable, neutral.
Por la ventana suben los ruidos
de un día que empieza a moverse.
La ropa permanece arrugada, a un costado
ignorando la farsa de dar y recibir.



Una oscuridad esencial

Hay una oscuridad esencial en esta calle.
Un único farol ilumina el contorno
y árboles domesticados, altísimos,
producen una música de acuerdo al viento.
Miro a mi perro,
una conciencia a ras del piso
que hurga y mea en la tierra
y pienso en mí, hundido
en el lenguaje, sin oportunidad,
sosteniendo una correa que denota
lo que fue necesario para estar unidos.



Después de largo viaje


Me siento en el balcón a mirar la noche.
Mi madre me decía que no valía la pena
estar abatido.
Movete, hacé algo, me gritaba.
Pero yo nunca fui muy dotado para ser feliz.
Mi madre y yo éramos diferentes
y jamás llegamos a comprendernos.
Sin embargo, hay algo que quisiera contar:
a veces, cuando la extraño mucho,
abro el ropero donde están sus vestidos
y como si llegara a un lugar
después de largo viaje
me meto adentro.
Parece absurdo: pero a oscuras y con ese olor
tengo la certeza de que nada nos separa.



Bruno


Las plantas reverdecen
soportando la violencia del verano.
Tomás la regadera, el torso al desnudo
en el sol; tus ojos que se fijan
en un cielo límpido
y el viaje que termina.

Todo está como lo dejaste:
el barco en una mañana brumosa,
un hotel frío instalado en otro idioma
y esta casa, donde posaste el radio
de tu imaginación, y crecí en él.



Un plástico transparente


Abrí la puerta y te estabas bañando.
Los vidrios empañados, el ruido del agua
detrás de las cortinas,
las cosas esenciales instaladas
fuera de la razón.
Me llamaste, acercaste la cara
y nos besamos a través del plástico
transparente: fue un instante.
Las parejas y las revistas literarias
duran casi siempre dos números.
Sin embargo, de a poco,
le fuimos ganado terreno al río:
días interminables en los que el caos
tomaba tu forma para envolverme mejor.



Paisaje


En las noches de calor
alguien invisible parece
cortarse las uñas
bajo el cono de luz.

El tac-tac insistente
de los bichitos verdes
que al merodear la lámpara
golpean el armazón del velador.



Comics


Durante mi luna de miel
con la droga
Caronte me llevaba de paseo
en un taxi fino y rojo.
Yo nunca bajaba las ventanas
ni permitía que me pidieran dinero
en los semáforos.
Después, todo pasó.
De ese tiempo me queda
un beso frío en el hígado
y cierta arqueología
en la paranoia.



Hacia afuera


Pienso en toda la gente
que a esta hora mira televisión.
Una lluvia finísima
cae en la calle
y emerge desde el suelo
un silencio precario.
De la ventana hacia afuera
los límites de mi lenguaje
crearon un mundo
que ya no me interesa.
El pavimento mojado
refleja las luces de los autos:
rojos, verdes y amarillos
moviéndose.



No estoy en bata comiendo naranjas al sol


Por la mañana
miro mi cara
en el espejo del baño.
Hasta hace un rato,
resucitada,
mi madre atravesaba un campo
con su bata roja.
Pero ahora estoy despierto:
finalmente, todo es natural.
Abro la canilla
y me inclino para lavarme.
Siento el ruido del agua
contra el vientre de la pileta
-pelos muertos
en el mármol blanco-.



La partitura


Puestos con ropas,
golosinas, cámaras fotográficas,
zapatos baratos, anteojos de sol, etc.
Y más: personas esperando colectivos
que parten hacia lugares determinados;
trenes repletos que fuera de horario
ya no pueden representar el progreso.
El cielo, cubierto de humo,
vale menos que la tierra.
Es definitivo,
acá la naturaleza bajó los brazos
o está firmemente domesticada en los canteros.



El calor


A través de la ventana
una luz blanca, intensa,
se posa sobre la mesa de madera.
Leo a Robert Lowell en inglés
y comparo las versiones de Girri.
De a ratos, levanto la vista
hacia los edificios grises
con ropas colgadas en sus balcones
y ventanas a medio abrir
-como una cigarra en el calor
el torno de una obra
y la letanía de los martillazos
que se expanden en la inmovilidad
del verano-.
De Lowell, nada quiero decir;
pero de Girri... ¡ah Caronte,
tardarás en comprender
al pasajero que te llevas!



Música


Mi tía concilia el sueño a los ochenta años
escuchando viejas canciones en su radio portátil.
En su pieza, en lo oscuro,
el éter se ha transformado en algo vital.
Supongo que estas cosas pasan
y me pasarán también a mí.
Sobre el final de la vida
la única música que existe
está fuera de nosotros.



Una canción que no recordás


Acelerás despacio,
el aire en la cara te reconforta.
A tu derecha, una heladera de coca cola
ilumina la estación de servicio.
Un colectivo, amarillo,
cruza lentamente la calle.
En la radio, los Beatles
cantan una canción que no recordás;
una cucaracha flotaba en el café
cuando vaciaste la cafetera.
Doblás y tomás por una calle oscura,
el empedrado te sacude un poco
y el ruido liso que te acompañaba
es ahora un leve repiqueteo.
¿Qué es lo que hace
que una vida funcione y avance?
Alguien, unos metros delante tuyo,
hace señas para que te detengas.



Mientras me lavo la cara


Darío, parado, grita y gesticula.
Bajo una frazada marrón
Daniel se ríe y habla de sus novias.
Están borrachos y los que gritan en la cocina,
como diputados, también.
Mi vieja, resucitada,
golpea las ventanas, pidiendo entrar.

Al amanecer, bajo una claridad despiadada;
cigarrillos, libros desperdigados,
platos con comida.
Camino, despacio, hasta el baño;
sé que la desgracia está sobre nosotros,
no ahora, tampoco el año próximo,
todavía somos jóvenes, pero eso
se pierde enseguida.
No tenemos nada, pienso,
mientras me lavo la cara,
ni un oficio, ni una herencia,
ni una casa de sólida piedra.



Desierto


Manejé durante la noche
hasta agotar la nafta.
Apagué las luces del auto,
cerré las puertas
y caminé sin rumbo
fuera de la ciudad.
Pasé cuarenta días
en el desierto
tentado por el diablo.
Volví,
no me siento ni bien ni mal
y esto debe tomarse
al pie de la letra.
avatar
Roxana Torres Neira

Cantidad de envíos : 123
Fecha de inscripción : 20/04/2009
Edad : 54
Localización : Buenos Aires

Re: El salmón (libro completo), de Fabián Casas, poesía argentina de los 90

Mensaje por Roxana Torres Neira el Dom Mayo 03, 2009 8:38 am

Pensé en Casas cuando descubrí este foro.
Su poesía me hace sentir la misma sensación de alivio y frescura que un viento helado un día jodido de enero.
Los cuentos que le leí no tienen desperdicio.
Gran post.

Un beso.
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40045
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: El salmón (libro completo), de Fabián Casas, poesía argentina de los 90

Mensaje por Maria Lua el Dom Mayo 03, 2009 6:37 pm

Gracias, Rimbaud, por compartir
poemas de Fabián Casas!
un abrazo
Maria Lua

Derian

Cantidad de envíos : 15
Fecha de inscripción : 03/05/2009
Edad : 29

Re: El salmón (libro completo), de Fabián Casas, poesía argentina de los 90

Mensaje por Derian el Dom Mayo 03, 2009 10:38 pm

Ro y María Lua, qué bueno que se hayan pasado por acá y hayan leído a un poeta maravilloso como es Casas.
avatar
Iben Xavier Lorenzana
Co-fundador de Aires de Libertad
Co-fundador de Aires de Libertad

Cantidad de envíos : 3997
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Edad : 57
Localización : Rio de Janeiro

Rimbaud

Mensaje por Iben Xavier Lorenzana el Dom Mayo 03, 2009 11:02 pm

No lo conocia. Muy interesante. Gracias por traerlo.

Abrazos - Iben
avatar
Martín Desormeaux

Cantidad de envíos : 69
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Localización : Urbano

Re: El salmón (libro completo), de Fabián Casas, poesía argentina de los 90

Mensaje por Martín Desormeaux el Lun Mayo 04, 2009 1:36 am

Gracias, Rimbaud, por los poemas de Casas y los de Durand. Están re buenos, en su ruta de la 18 whiskies.

Saludos.

Martín Desormeaux.-
avatar
Ignacio Bellido
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 1650
Fecha de inscripción : 15/04/2009
Localización : Barcelona-España

Re: El salmón (libro completo), de Fabián Casas, poesía argentina de los 90

Mensaje por Ignacio Bellido el Lun Mayo 04, 2009 7:59 am

Excelente que hayas dado a conocer a este poeta.
Un abrazo
Ignacio Bellido
avatar
MARI CRUZ VEGA
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 9777
Fecha de inscripción : 19/05/2009
Edad : 56
Localización : CÁDIZ

Re: El salmón (libro completo), de Fabián Casas, poesía argentina de los 90

Mensaje por MARI CRUZ VEGA el Sáb Abr 17, 2010 10:28 am

Encantada me quedé al entrar aquí.Interesante conocer a nuevos poetas,quiero decir nuevos para mí,claro.
Un beso.

Contenido patrocinado

Re: El salmón (libro completo), de Fabián Casas, poesía argentina de los 90

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Miér Dic 13, 2017 6:04 pm