Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 932363 mensajes en 43747 argumentos.

Tenemos 1474 miembros registrados

El último usuario registrado es Irene

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 35 usuarios en línea: 3 Registrados, 0 Ocultos y 32 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

javier eguílaz, Maria Lua, Walter Faila


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb 02 Nov 2019, 06:25

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

Octubre 2021

LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Friedrich Hölderlin Empty

2 participantes

Friedrich Hölderlin

F. Enrique
F. Enrique
España

Cantidad de envíos : 5030
Fecha de inscripción : 14/11/2012
Edad : 62
Localización : Abyla

Friedrich Hölderlin Empty Friedrich Hölderlin

Mensaje por F. Enrique Mar 06 Abr 2021, 16:16

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
Diotima ha muerto, ya no soy de este mundo.

A Enrique García.

Probablemente algunos de estos versos, traducidos por Javier García Sánchez, los recitaste aquella noche, donde convertimos en espectadores a las tres personas que nos acompañaron durante toda ella. No me acuerdo quién era una de esas personas, quizás esté despierto pero sueño, despliego las alas y vuelvo a pensar en el muchacho que cruza el Barrio Gótico con los trozos de un archipiélago en la mano.

Sería absurdo pensar en la próxima llegada de los dioses, los monstruos se quedaron aquí cuando tuvieron que marcharse de Bizancio y lloran por la deriva emocional de los hombres, quizás fueron ellos los que nos crearon a su imagen y están asustados porque, en nuestra deriva iconoclasta, hemos superado su perversidad.

¿Brillas para los muertos dorada luz de amor?
Pues alrededor nuestro Diotima querida,
días y años estelares eran
un todo íntimo y eterno.
…Hoy, sin embargo, desierta está mi mirada,
pues me quitaron los ojos, perdiéndote, me pierdo.
Vivo para buscarte como la sombra errante,
y desde hace mucho, todo ha perdido sentido.
…Mas por desgracia estoy solo y ya nada me inspira;
éste es mi mal. Un cruel maleficio
hiela y tensa mi cuerpo; y mis proyectos destruye.
Y paso los días inmóvil, estúpidamente,
mudo como un niño demasiado pequeño, todavía sin habla,
salvo el llanto que se me escapa a veces de mis ojos.
…Vacío y mudo el cielo no es ya sino una prisión
que me aplasta la frente con su agobiante peso.
… … …
Ahora he vuelto a encontrarte,
más hermosa que como te había imaginado
en las horas solemnes del amor.
… … …
Bañado por el sueño de la infancia,
sereno como un día despejado,
cuando en el huerto de árboles y sombras
la tibia y dulce tierra era mi lecho
cuando mi corazón se despertaba,
y sentía nacer en lo más hondo
de mi pecho el temblor de lo divino
se hizo música tu alma en torno mío.

…Y en el mundo del sueño tu presencia
devolviendo a mi ser su única dicha
hizo de toda mi alma una armonía.

(Friedrich Hölderlin – traducción: Javier García Sánchez)

4 de Julio de 2013

Gracias por este cable que viniendo de ti se convierte en el hilo invisible que nos tiende la cometa amable y sonriente de la fantasía. Gracias ¿por qué no? de parte de este poeta que tuvo sus fallos como hombre pero que merece el aplauso porque supo vivirlos con una autenticidad fuera de toda duda. No sé sabe qué sortilegio pudo apoderarse de él, pero supo llevar hasta su último día una frase que me emocionó francamente cuando la pronunció el gran Ferenc Puskas que ya presentía la enfermedad que devora los recuerdos y las manos frías de la muerte, hay que cambiar fútbol por poesía, evidentemente; "El fútbol no es la vida, es más que la vida".
… … …
Quizás ya no me sienta cómodo, Rosa, hablando de este poema y si pudiera cambiaría ese pesimismo trascendente que lo inunda por un humor irreverente, pero las cosas son como son y dejan su propia impronta, si tuviera que confesar los motivos más importantes por los que escribo diría probablemente que por sentirme libre y por aguantarme un poco más a mí mismo como ser humano, y tengo que admitir que no mejoro ni en una ni en otra cosa.

Ahora que no frecuento el mundo de la noche te diría que solo echo de menos esos minutos en los que Buster Keaton seguía caminando sin saber por qué con todos los vientos en contra, y a esas personas que nunca me decían lo que sabían qué yo quería escuchar si no lo sentían en ese momento. Pero, al fin, la vanidad nos vence, Rosa, y reconozco que me ha encantado hallar aquí este comentario tuyo ofreciéndome la oportunidad de continuar indagando en mis contradicciones.
(18 de Enero de 2014)
F. Enrique
F. Enrique
España

Cantidad de envíos : 5030
Fecha de inscripción : 14/11/2012
Edad : 62
Localización : Abyla

Friedrich Hölderlin Empty Re: Friedrich Hölderlin

Mensaje por F. Enrique Miér 07 Abr 2021, 05:49

Mariona Díaz-Cano Arévalo

A Friedrich Hölderlin, autor alemán, a caballo entre los siglos XVIII y XIX, se le considera el poeta más grande del Romanticismo alemán. Fue también novelista y dramaturgo, además de contemporáneo de nombres tan ilustres como Hegel o Schiller, quizás el más conocido de aquel periodo. Hölderlin fallecía un día como hoy de 1843 después de muchos años viviendo recluido víctima de una esquizofrenia que no le impidió seguir escribiendo y creando. Para recordarlo o descubrirlo, selecciono una serie de frases y poemas de su obra y sus cartas.


Friedrich Hölderlin

Iba para el sacerdocio, de hecho, acabó Teología, pero nunca ejerció y en 1793 publicaba sus primeros poemas gracias a Friedrich Schiller, que fue su amigo y mecenas. Su fascinación por el mundo antiguo de Grecia y Roma lo marcó en su obra. Fue muy prolífico, pese a sufrir una esquizofrenia que le apareció a comienzos del siglo XIX y que supuso su posterior reclusión hasta su muerte.

Su obra más conocida es una novela, Hyperión, pero cultivó el drama en La muerte de Empédocles, y sobre todo la poesía con varios himnos, odas y elegías: Poemas a Diotima (que le inspiró su amante Susette Gontard) o la colección de poemas La esperanza. También se conserva su correspondencia.


Frases de Hölderlin:

       La plenitud del mundo infinitamente vivo nutre y sacia con embriaguez mi indigente ser.

       Que cada uno sea como en verdad es. Que ninguno hable o actúe de manera contraria a como piensa y como siente su corazón.

       ¿Recuerdas nuestras horas no perturbadas en las que sólo estábamos el uno junto al otro? ¡Aquello era triunfo! ¡Ambos tan libres y orgullosos y deslumbrantes de alma, corazón, ojos y rostro, y ambos en aquella paz celestial, el uno junto al otro!

       El hombre debe expresarse, hacer algo bueno para merecer, llevar a cabo buenas acciones, pero el hombre no debe actuar sólo sobre la realidad, sino también sobre el alma”.

       ¡Qué cerca piensa el hombre en su juventud que está la meta! Esta es la más bella de todas las ilusiones con que la naturaleza ayuda a la debilidad de nuestro ser.

       Hay un olvido de toda existencia, un callar de nuestro ser, que es como si lo hubiéramos encontrado todo.

       ¿Qué sería la vida sin esperanza? Una chispa que salta del carbón y se extingue, o como cuando se escucha en la estación desapacible una ráfaga de viento que silba un instante y luego se calma, ¿eso seríamos nosotros?
F. Enrique
F. Enrique
España

Cantidad de envíos : 5030
Fecha de inscripción : 14/11/2012
Edad : 62
Localización : Abyla

Friedrich Hölderlin Empty Re: Friedrich Hölderlin

Mensaje por F. Enrique Miér 07 Abr 2021, 06:28

Hölderlin, nuestro contemporáneo.

Rafael Argullol
25 jun 1993 - 0:00 CEST

El 7 de junio de 1843 moría en Tubingia Friedrich Hölderlin a los 73 años de edad, después de pasar la mitad de su vida en un estado (le "exilio mental", habitando una torre junto al río Neckar. A los 150 años de su muerte el poder de la poesía de Hölderlin se ha convertido en definitivamente indiscutible, lo cual, desde luego, no ha hecho sino incrementar la riqueza de su enigma. La obra de Hölderlin, con momentos de fulgurante belleza y tramos de indescifrable oscuridad, ejerce la rara fascinación que parece reservada a los visionarios auténticos: aquellos que nos informan sobre nuestro presente y nuestro futuro sin, por ello, someternos al acatamiento de dogmas proféticos. La poesía visionaria de Hölderlin no incita a la doctrina sino al libre juego de la permanente indagación.Tal vez por eso el pensamiento poético de Hölderlin ha resultado siempre incómodo y, en consecuencia, su recepción ha dado origen a un itinerario tortuoso en extremo. La gran tergiversación nacionalsocialista de los años treinta afectó de un modo particular a la imagen de Hölderlin transformando en poeta "nacional alemán" a quien en Hiperión había criticado durísimamente la raíz misma del germanismo. Sin embargo, esta manipulación, a todas luces injustificada, era únicamente un eslabón, si bien el más peligroso, en la cadena de incomprensiones que había acompañado la estela de Hölderlin y que, por cierto, había tenido su inicio entre los propios contemporáneos del poeta. Goethe, por ejemplo, ignoró enteramente el potencial del joven Hölderlin. Tampoco Hegel y Schelling, condiscipulos y cómplices del poeta en los años estudiantiles de Tubingia, siguieron caminos intelectuales que encajaran con los propósitos de éste. Por lo general la cultura del siglo XIX apenas recogió nada del legado hölderliniano si exceptuamos a Nietzsche, quien con su magnífico olfato para identificar compañeros de viaje que le acompañaran en su propio periplo percibió con claridad la grandeza de Hölderlin como poeta y como pensador, e incluso en alguno de sus textos, sin duda en el Zaratustra, incorporó explícitamente su influencia.

Durante bastante tiempo la locura de Hölderlin apareció más accesible que su pensamiento poético y así, a principios de nuestro siglo, abundaron los estudios patológicos sobre su esquizofrenia, prescindibles los más aunque con alguna aportación de importancia como la de Jaspers en Genio y locura. Lentamente, no obstante, la obra de Hölderlin se ha abierto cada vez con mayor fuerza sobre la cultura europea, en especial tras la primera edición sistemática de sus escritos realizada por Hellingrath en el periodo inmediatamente anterior a la Primera Guerra Mundial. Interlocutores de la envergadura de Rilke o Heidegger allanaron el camino que conduce al reconocimiento de la poesía de Hölderlin y que provoca, ya en la segunda mitad de nuestro siglo, los múltiples abordajes de su enigma. Hölderlin, mítico y hermético, se erige, por su vigor poético pero también por la exigencia perentoria de su visión, en nuestro contemporáneo.

Hölderlin nos es necesario. Diría que, en nuestro actual momento histórico, nos es particularmente necesario por el talante de sus interrogantes y desafíos. Hölderlin intuyó un escenario, que ya es en cierto modo el nuestro, en el que al abandono de las seguridades tradicionales se sumaría el desconcierto ante las respuestas modernas. Sabía que el viejo régimen, tanto político como espiritual, había sucumbido en la impotencia pero miraba con recelo las nuevas figuras emergentes: no confiaba en el individuo, criatura privilegiada del racionalismo que, a su parecer, acabaría recluida en un callejón sin salida de carácter solipsista, y, al unísono, desconfiaba abiertamente de las virtudes redentoras de la masa. De igual forma era sumamente crítico con respecto al mito del progreso, al que observaba como el principal cimiento engañoso sobre el que reposaban las esperanzas. modernas. Pero, por encima de todo, Hölderlin combatía la concepción teleológica que exigía que la historia culminara en paraísos terrestres, de acuerdo con las líneas ideológicas inauguradas por la Ilustración. Naturalmente, dada la dinámica de la época moderna, un pensamiento de este tipo estaba condenado a un largo ostracismo y, desde este ángulo, la locura de Hölderlin es, para nuestra perspectiva, mucho menos inquietante que su lucidez.

Es sabido, al menos para sus lectores, que uno de los aspectos que más obsesionaban a Hölderlin era la pérdida del diálogo sagrado entre el hombre y la naturaleza. El hombre, o mejor sería decir el individuo, en un "paisaje sin dioses", expresión equivalente a lo que en nuestro lenguaje cotidiano llamamos naturaleza inanimada, era percibido dolorosamente por el poeta como el protagonista de ese monólogo infeliz que constituía la existencia. Paralelamente, el visionario quería reestablecer aquel diálogo perdido. Un poema excepcional, El archipiélago, es el testimonio de una lucha en la que Hölderlin no sólo veía comprometido su destino sino también el de la entera humanidad. Quien lea hoy este poema, casi dos siglos después de haber sido escrito, no podrá sustraerse a la impresión de que sus palabras, su música de fondo, expresan la médula misma de nuestras preguntas y expectativas.

A diferencia de algunos de sus contemporáneos, Hölderlin nunca desvinculó su horizonte personal de los horizontes futuros que aguardaban a la humanidad. Todo lo contrario: su propia misión como poeta estaba estrechamente unida al devenir colectivo y es en este sentido que alguno de sus enunciados más innovadores atañen al rumbo de la civilización. A propósito de ello tienen, pienso, una extraordinaria actualidad las anotaciones realizadas por el poeta mientras traducía Antígona y Edipo rey, de Sófocles. Confrontando los mundos antiguo y moderno, la Hélade y Hesperia en sus denominaciones simbólicas, Hölderlin llega a la certidumbre de que una civilización sólo marcha hacia la plenitud, y por tanto hacia la libertad, cuando es capaz de abrirse, e incluso diluirse, en lo diferente. Para él, contradiciendo al clasicismo, la plenitud griega, manifestada en la tragedia, había sido la consecuencia de la fusión entre el "ser de naturaleza" original y el "ser de cultura" adquirido. De manera inversa, en su opinión, la civilización occidental moderna debería disolverse como identidad basada en una razón excluyente y autosuficiente para hacerse, también, naturaleza.

Hölderlin es pionero así de una línea fundamental, aunque frecuentemente subterránea, del pensamiento moderno que reivindica, frente a una civilización atrincherada en la propia fortaleza, lo que podríamos calificar de civilización erótica, es decir, aquella permanentemente abierta a engendrarse en lo otro. También en esto haríamos bien en considerarlo nuestro contemporáneo. Cuando soplan vientos que restringen la mirada del hombre a un territorio de supuesta seguridad y se anuncian cierres de fronteras físicas y mentales, nada más conveniente que escuchar de nuevo las palabras de quien consideraba que la vida era la travesía de lo incierto en busca de lo que había prometido un sueño.

Rafael Argullol es catedrático de Estética de la Universidad de Barcelona.
F. Enrique
F. Enrique
España

Cantidad de envíos : 5030
Fecha de inscripción : 14/11/2012
Edad : 62
Localización : Abyla

Friedrich Hölderlin Empty Re: Friedrich Hölderlin

Mensaje por F. Enrique Miér 07 Abr 2021, 06:56

Si desde lejos


Si  desde  lejos, aunque  separados.
Me reconoces todavía, y el pasado,
—¡Oh  tú, partícipe de mis penas!—
Significa algo hermoso para  ti.

Entonces dime, ¿cómo tu amada espera?
¿En  aquel jardín  donde nos encontramos
después  de un  tiempo  terrible y oscuro?
Aquí en los ríos del mundo sagrado.

He de admitirlo, había algo hermoso
en  tu  mirada,  cuando desde  lejos
alegre volviste tu cabeza,
hombre siempre reservado, de sombrío

aspecto. ¿Cómo pasaron las horas,
cómo Mi alma pudo estar serena
ante la verdad de la separación?
¡Sí!, confieso que fui tuya.¡Es cierto!

Me traes a la memoria
cuanto ya sé y lo escribes
en tus cartas, también yo recordaré el pasado.
¿Era primavera? ¿Era verano? El ruiseñor
entonaba su dulce canto entre pájaros

de arbustos cercanos
y con sus aromas los árboles nos envolvían
los claros caminos, el matorral, y la arena
sobre la que caminábamos, tornaban más alegres

y dulces los jacintos
o los tulipanes, el clavel, la violeta.
Entre paredes y murallas verdeaba la hiedra, verdeaba
una sacra oscuridad de altas alamedas.

Tantas noches, tantas mañanas allí estuvimos
hablando de cualquier cosa y mirándonos con gozo.
Resucitaba en mis brazos el joven
que perdido llegó de los campos,

el que con melancolía me hizo contemplarlos,
hasta guardar los nombres
de aquellos lugares que tanto amó,
La belleza que sobre la tierra patria florece

o se oculta en sagradas orillas, y desde lo alto
contemplar es posible hasta donde el mar se pierde.
Y nadie quiere estar. Alégrate y piensa
en la que todavía se complace

porque para nosotros brilló el radiante día,
el que con declaraciones comenzara, entrelazando
las manos, uniéndonos.  ¡Ay de mí!
fueron hermosos días.

Pero una triste oscuridad llegó tras ellos.¡
Que muy solo te encuentras en el  hermoso mundo
Siempre me aseguras, amado mío.
Más no sabes...

«No todos los días alcanzan la belleza
Para aquel que añora las alegrías…»
FH

«El invierno»

Cuando pálida nieve embellece los campos,
Y un alto resplandor la inmensa llanura ilumina,
Seduce el Verano que pasó, y delicadamente
Se acerca la Primavera mientras la hora declina.

Espléndida aparición, el aire es más puro,
Claro está el bosque, ningún hombre
Camina por las calles, ya tan lejanas, y el silencio
Se hace majestuoso y todo ríe.

No resplandece aún la Primavera con la luz de las flores
Que tanto aman los hombres, pero estrellas
Claras hay en el cielo y bello es contemplar
El cielo tan lejano, que rara vez se turba.

Como llanuras son los ríos, las imágenes,
Aunque desvanecidas, más notable, la placidez
De la vida perdura, la grandeza de las ciudades
Con especial bondad se aprecia en la ilimitada lejanía.

Friedrich Hölderlin

De: «Poemas de la locura»
Traducción de Txaro Santoro y José María Álvarez.


Última edición por F. Enrique el Miér 07 Abr 2021, 09:10, editado 1 vez
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 51949
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Friedrich Hölderlin Empty Re: Friedrich Hölderlin

Mensaje por Maria Lua Miér 07 Abr 2021, 08:22

Gracias, F. Enrique por traernos
a Friedrich Hölderlin!!!



La despedida

¿Queríamos separarnos? ¿Era lo justo y lo sabio?
¿Por qué nos asustaría la decisión como si fuéramos
a cometer un crimen?
¡Ah! poco nos conocemos,
pues un dios manda en nosotros.

¿Traicionar a ese dios? ¿Al que primero nos infundió
el sentido y nos infundió la vida, al animador,
al genio tutelar de nuestro amor?
Eso, eso yo no lo hubiera permitido.

Pero el mundo se inventa otra carencia,
otro deber de honor, otro derecho, y la costumbre
nos va gastando el alma
día tras día disimuladamente.

Bien sabía yo que como el miedo monstruoso y arraigado
separa a los dioses y a los hombres,
el corazón de los amantes, para expiarlo,
debe ofrendar su sangre y perecer.

¡Déjame callar! Y desde ahora, nunca me obligues a
contemplar
este suplicio, así podré marchar en paz
hacia la soledad,
¡y que este adiós aún nos penenezca!

Ofréceme tú misma el cáliz, beba yo tanto
del sagrado filtro, tanto contigo de la poción letea,
que lo olvidemos todo
amor y odio!

Yo partiré. ¡Tal vez dentro de mucho tiempo
vuelva a verte, Diotima! Pero el deseo ya se habrá
desangrado
entonces, y apacibles
como bienaventurados

nos pasearemos, forasteros, el uno cerca al otro
conversando,
divagando, soñando, hasta que este mismo paraje del
adiós
rescate nuestras almas del olvido
y dé calor a nuestro corazón.

Entonces volveré a mirarte sorprendido, escuchando
como otrora
el dulce canto, las voces, los acordes del laúd,
y más allá del arroyo la azucena dorada
exhalará hacia nosotros su fragancia.








Versión de Helena Araújo





[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasión
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente... 


Maria Lua




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 51949
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Friedrich Hölderlin Empty Re: Friedrich Hölderlin

Mensaje por Maria Lua Miér 07 Abr 2021, 08:47

Grecia

Tanto vale el hombre y tanto vale el esplendor de la vida,
Los hombres a menudo son amos de la naturaleza,
Para ellos la tierra hermosa no está escondida,
Sino que con dulzura se desnuda mañana y tarde.

Los campos abiertos son como los días de la siega,
Alrededor se extiende espiritual la vieja Leyenda,
Una vida nueva vuelve siempre a nuestra humanidad,
Y el año se inclina aún una vez silenciosamente.




Versión de Vicente Huidobro


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasión
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente... 


Maria Lua




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 51949
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Friedrich Hölderlin Empty Re: Friedrich Hölderlin

Mensaje por Maria Lua Miér 07 Abr 2021, 08:53

«An die Parzen»


Nur Einen Sommer gönnt, ihr Gewaltigen!
Und einen Herbst zu reifem Gesange mir,
Daß williger mein Herz, vom süßen
Spiele gesättiget, dann mir sterbe.

Die Seele, der im Leben ihr göttlich Recht
Nicht ward, sie ruht auch drunten im Orkus nicht;
Doch ist mir einst das Heil’ge, das am
Herzen mir liegt, das Gedicht gelungen,

Willkommen dann, o Stille der Schattenwelt!
Zufrieden bin ich, wenn auch mein Saitenspiel
Mich nicht hinab geleitet; Einmal
Lebt ich, wie Götter, und mehr bedarfs nicht.




*****************


«A las parcas»


Dadme un estío más, oh poderosas,
y un otoño, que avive mis canciones,
y así, mi corazón, del dulce juego
saciado, morirá gustosamente.

El alma, que en el mundo vuestra ley
divina no gozó, pene en el Orco;
mas si la gracia que ambiciono logra
mi corazón, si vives, poesía,

¡sé bien venido, mundo de las sombras!
Feliz estoy, así no me acompañen
los sones de mi lira, pues por fin
como los dioses vivo, y más no anhelo.






Traducción de Otto de Greiff



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasión
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente... 


Maria Lua




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 51949
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Friedrich Hölderlin Empty Re: Friedrich Hölderlin

Mensaje por Maria Lua Miér 07 Abr 2021, 08:56

«Der herbst»


Die Sagen, die der Erde sich entfernen,
Vom Geiste, der gewesen ist und wiederkehret,
Sie kehren zu der Menschheit sich, und vieles lernen
Wir aus der Zeit, die eilends sich verzehret.

Die Bilder der Vergangenheit sind nicht verlassen
Von der Natur, als wie die Tag’ verblassen
Im hohen Sommer, kehrt der Herbst zur Erde nieder,
Der Geist der Schauer findet sich am Himmel wieder.

In kurzer Zeit hat vieles sich geendet,
Der Landmann, der am Pfluge sich gezeiget,
Er siehet, wie das Jahr sich frohem Ende neiget,
In solchen Bildern ist des Menschen Tag vollendet.

Der Erde Rund mit Felsen ausgezieret
Ist wie die Wolke nicht, die Abends sich verlieret,
Es zeiget sich mit einem goldnen Tage,
Und die Vollkommenheit ist ohne Klage.


*******************


«El otoño»


Se pierden en la tierra las leyendas
Del espíritu que fue y retorna
Vuelven a la humanidad y mucho aprendemos
De ese tiempo tan aprisa consumido.

Las imágenes del pasado no mueren
En la Naturaleza, y al palidecer los días
En el cenit del Verano, vuelve a la tierra el Otoño
Y el espíritu de las lluvias renace por el cielo.

Cuánto en tan corto plazo se ha cumplido.
El labrador, unido a su arado,
Ve cómo el año hacia un final alegre inclínase,
Y bajo tales imágenes el día del hombre se consuma.

La ancha tierra de murallas de piedra guarnecida
No es esa nube que al anochecer se pierde.
Como un dorado día se muestra,
Y tal perfección no admite reproche alguno.





[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasión
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente... 


Maria Lua




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Contenido patrocinado

Friedrich Hölderlin Empty Re: Friedrich Hölderlin

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Mar 19 Oct 2021, 21:35