Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 1050776 mensajes en 47934 argumentos.

Tenemos 1579 miembros registrados

El último usuario registrado es Roberto Canales Camacho

¿Quién está en línea?

En total hay 82 usuarios en línea: 0 Registrados, 0 Ocultos y 82 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Ninguno


El record de usuarios en línea fue de 1156 durante el Mar 05 Dic 2023, 16:39

Últimos temas

» : POEMAS SIDERALES II: Sol, Luna, Estrellas, Tierra, Naturaleza, Galaxias...
JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 EmptyHoy a las 19:14 por Maria Lua

» POETAS LATINOAMERICANOS
JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 EmptyHoy a las 19:10 por Maria Lua

»  FERNANDO PESSOA II (13/ 06/1888- 30/11/1935) )
JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 EmptyHoy a las 18:58 por Maria Lua

» Rabindranath Tagore (1861-1941)
JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 EmptyHoy a las 18:48 por Maria Lua

» Rainer Maria Rilke (1895-1926)
JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 EmptyHoy a las 18:45 por Maria Lua

» Khalil Gibran (1883-1931)
JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 EmptyHoy a las 18:42 por Maria Lua

» EDUARDO GALEANO (1940-2015)
JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 EmptyHoy a las 18:40 por Maria Lua

» JULIO VERNE (1828-1905)
JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 EmptyHoy a las 18:34 por Maria Lua

» NO A LA GUERRA 3
JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 EmptyHoy a las 15:39 por Pascual Lopez Sanchez

» CÉSAR VALLEJO (1892-1938)
JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 EmptyHoy a las 15:02 por cecilia gargantini

Julio 2024

LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty

    JULIO VERNE (1828-1905)

    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Miér 03 Jul 2024, 10:28

    ***

    Todos estos mecanismos, admirablemente estableci-dos, funcionaban con la mayor
    facilidad, y los ingenie-ros no se habían mostrado menos inteligentes en todos los
    accesorios del vagón proyectil.
    Recipientes, sólidamente sujetos, estaban destinados a contener el agua y los víveres que
    necesitaban los tres viajeros. Éstos podían procurarse hasta fuego y luz por medio de gas
    almacenado en un receptáculo especial, bajo una presión de varias atmósferas. Bastaba dar
    vuelta a una llave para que durante seis días el gas alumbrase y calenta-se el tan cómodo
    vehículo. Se ve, pues, que nada faltaba de lo esencial a la vida, y hasta al bienestar.
    Además, gra-cias a los instintos de Michel Ardan, a lo útil se juntó lo agradable, bajo la
    forma de objetos artísticos. Si no le hu-biese faltado espacio, Michel hubiera hecho de su
    pro-yectil un verdadero taller de artista. Se engañaría, sin em-bargo, el que creyese que tres
    personas debían it en tal torre de metal apretadas como sardinas en un barril. Te-nían a su
    disposición una superficie de 54 pies cuadrados sobre 10 de altura, to que permitía a sus
    huéspedes cierta holgura en sus movimientos. No hubieran estado tan có-modos en ningún
    vagón de los Estados Unidos.
    Resuelta la cuestión de los víveres y del alumbrado, quedaba en pie la cuestión del aire. Era
    evidente que el aire encerrado en el proyectil no bastaría para la respira-ción de los viajeros
    durante cuatro días, pues cada hom-bre consume en una hora casi todo el oxígeno
    contenido en 10 libras de aire. Barbicane, con sus dos compañeros y dos perros que quería
    llevarse, debía consumir cada veinticuatro horas 2.400 libras de oxígeno, o, a poca
    diferencia, unas siete libras en peso. Era, pues, preciso renovar el aire del proyectil.
    ¿Cómo? Por un procedi-miento muy sencillo: el de los señores Reisset y Reg-nault,
    indicado por Michel Ardan en el curso de la dis-cusión durante la reunión.




    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Miér 03 Jul 2024, 10:28

    ***
    Se sabe que el aire se compone principalmente de veintiuna partes de oxígeno y setenta y
    nueve de ázoe. ¿Qué sucede en el acto de la respiración? Un fenómeno muy sencillo. El
    hombre absorbe oxígeno del aire, emi-nentemente propio para alimentar la vida, y deja el
    ázoe intacto. El aire espirado ha perdido cerca de un cinco por ciento de su oxígeno y
    contiene entonces un volu-men aproximado de ácido carbónico, producto definiti-vo de la
    combustión de los elementos de la sangre por el oxígeno inspirado. Sucede, pues, que en un
    medio cerra-do, y pasado cierto tiempo, todo el oxígeno del aire es reemplazado por el
    ácido carbónico, gas esencialmente deletéreo.
    La cuestión se reducía a to siguiente. Habiéndose conservado intacto el ázoe: primero,
    rehacer el oxígeno absorbido; segundo, destruir el ácido carbónico espira-do. Nada más
    fácil por medio del clorato de potasa y de la potasa cáustica.
    El clorato de potasa es una sal que se presenta bajo la forma de pajitas blancas. Cuando se
    la eleva a una tem-peratura que pase de 400°, se transforma en cloruro de potasio, y el
    oxígeno que contiene se desprende entera-mente. Dieciocho libras de cloráto de potasa dan
    7 libras de oxígeno, es decir, la cantidad que necesitan gastar los viajeros en veinticuatro
    horas. Ya está rehecho el oxí-geno.





    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Miér 03 Jul 2024, 10:29

    ***
    En cuanto a la potasa cáustica, es una materia muy ávida de ácido carbónico mezclado con
    el aire, y basta agitarla para que se apodere de él y forme bicarbonato de potasa. Ya
    tenemos también absorbido el ácido car-bónico. Combinando estos dos medios, se
    devuelven al aire viciado todas sus cualidades vivificadoras, y esto es to que los dos
    químicos, los señores Reisset y Regnault, habían experimentado con éxito.
    Pero, fuerza es decirlo, el experimento hasta enton-ces se había hecho únicamente in anima
    vili. Por mucha que fuese su precisión científica, se ignoraba absoluta-mente cómo to
    sobrellevarían los hombres.
    Tal fue la observación que hizo en la sesión donde se trató tan grave materia. Michel Ardan
    no quería poner en duda la posibilidad de vivir por medio de aquel aire artificial, y se
    brindó a ensayarlo en sí mismo antes de la partida.
    Pero el honor de la prueba fue enérgicamente recla-mado por J. T. Maston.
    Ya que yo no parto dijo este bravo artillero, to menos que se me debe conceder es que
    habite el proyec-til durante ocho días.
    Hubiera sido injusto no acceder a su demanda. Se le quiso complacer. Se puso a su
    disposición una cantidad suficiente de clorato de potasa y de potasa cáustica, con víveres
    para ocho días, y el 12 de noviembre, a las seis de la mañana, después de dar un apretón de
    manos a sus amigos y haber recomendado expresamente que no se abriese su cárcel antes
    de las seis de la tarde del día 20, se deslizó en el proyectil, cuya plancha se cerró luego
    her-méticamente.
    ¿Qué sucedió durante aquellos ocho días? Es impo-sible saberlo. Las gruesas paredes del
    proyectil no per-mitían oír desde el exterior ningún ruido de los que en su interior se
    producían.






    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Miér 03 Jul 2024, 10:30

    ***

    El 20 de noviembre, a las seis en punto, se levantó la plancha. Los amigos de J. T. Maston
    no dejaban de ex-perimentar cierta zozobra. Pero pronto se tranquiliza-ron oyendo una voz
    alegre que prorrumpía en un hurra formidable.
    El secretario del GunClub apareció luego en el vér-tice del cono en actitud de triunfo.
    ¡Había engordado!




    XXIV



    El telescopio de las montañas Rocosas



    El 20 de octubre del año precedente, después de ce-rrada la suscripción, el presidente del
    GunClub había abierto un crédito al observatorio de Cambridge para las sumas que
    requiriese la construcción de un enorme ins-trumento de óptica. Este aparato, anteojo o
    telescopio,
    debía ser de tanto poder que volviese visible en la super-ficie de la Luna todo objeto cuyo
    volumen excediese de 9 pies.
    Entre el anteojo y el telescopio hay una diferencia importante, que conviene recordar en
    este momento. El anteojo se compone de un tubo que en su extremo supe-rior lleva una
    lente convexa que se llama objetivo, y en el extremo inferior una segunda lente llamada
    ocular, a la cual se aplica el ojo del observador. Los rayos que pro-ceden del objeto
    luminoso atraviesan la primera de di-chas lentes y van a formar, por refracción, una imagen
    invertida en su foco.(1) Esa imagen se observa con el ocu-lar, que la aumenta exactamente
    como la aumentaría un microscopio. El tubo del anteojo está, pues, cerrado en un extremo
    por el objetivo y en el otro por el ocular.





    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Miér 03 Jul 2024, 10:31

    ***

    1. Punto donde los rayos luminosos se reúnen después de haber sido refractados.

    El tubo del telescopio, al contrario, está abierto por su extremo superior. Los rayos que
    parten del objeto observado penetran en él libremente y chocan con un espejo metálico
    cóncavo, es decir, convergente. Estos rayos reflejados encuentran un espejo que los envía al
    ocular dispuesto de modo que aumenta la imagen pro-ducida.
    Así pues, en los anteojos, la refracción desempeña el papel principal, y en los telescopios la
    reflexión. De aquí el nombre de refractores dado a los primeros, y el de reflectores dado a
    los segundos. Toda la dificultad de ejecución de estos aparatos de óptica estriba en la
    cons-trucción de los objetivos, ya sean lentes ya sean espejos metálicos.
    Sin embargo, en la época en que el GunClub inten-tó su colosal experimento, estos
    instrumentos se halla-ban muy perfeccionados y daban resultados magníficos. Estaba ya
    lejos aquel tiempo en que Galileo observó los astros con su pobre anteojo que no
    aumentaba las imá-genes más que siete veces su propio tamaño. Ya en el siglo xvi los
    aparatos de óptica se ensancharon y pro-longaron de una manera considerable, y
    permitieron pe-netrar en los espacios planetarios a una profundidad hasta entonces
    desconocida. Entre los instrumentos re-fractores que funcionaban en aquella época, se citan
    el anteojo del observatorio de Poltava, en Rusia, cuyo ob-jetivo era de 15 pulgadas (38
    centímetros) de ancho, el anteojo del óptico francés Lerebours, provisto de un objetivo
    igual al precedente, y, en fin, el anteojo del ob-servatorio de Cambridge, dotado de un
    objetivo que tie-ne 19 pulgadas de diámetro (48 centímetros).
    Entre los telescopios se conocían dos de una poten-cia notable y de dimensión gigantesca.
    El primero, cons-truido por Herschel, era de una longitud de 36 pies y poseía un espejo que
    tenía 4 pies y medio de ancho, per-mitiendo obtener seis mil aumentos. El segundo se
    le-vantaba en Irlanda, en Bircastle, en el parque de Par-sonstown, y pertenecía a lord Rosse.
    La longitud de su tubo era de 48 pies, y de 6 pies (1,60 metros) su anchura, y agrandaba los
    objetos seis mil cuatrocientas veces, ha-biendo sido preciso levantar una inmensa
    construcción de cal y canto para disponer los aparatos que requería la maniobra del
    instrumento, el cual pesaba 28.000 libras.






    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    113


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Jue 04 Jul 2024, 15:44

    ***
    Pero, como se ve, a pesar de tan colosales dimensio-nes, los aumentos obtenidos no
    pasaban, en números re-dondos, de seis mil. Pero seis mil aumentos no aproxi-man la Luna
    más que a 39 millas y sólo dejan percibir los objetos que tienen un diámetro de 60 pies, a
    no ser que estos objetos sean muy prolongados.
    Ahora se trataba de un proyectil de 9 pies de ancho y 15 de largo, por to que era menester
    acercar por to me-nos la Luna a la distancia de 5 millas, y producir al efec-to un aumento
    de cuarenta y ocho mil veces.
    Tal era la cuestión que tenía que resolver el observatorio de Cambridge, el cual no debía
    detenerse por nin-guna dificultad económica, y, por consiguiente, sólo ha-bía que pensar en
    resolver las materiales.
    En primer lugar, fue preciso optar entre los telesco-pios y los anteojos. Éstos tienen
    ventajas sobre los teles-copios. En igualdad de objetivos, permiten obtener aumentos más
    considerables, porque los rayos lumino-sos que atraviesan las lentes pierden menos por la
    absor-ción que por la reflexión en el espejo metálico de los te-lescopios. Pero el grueso que
    se puede dar a una lente es limitado, porque, siendo mucho, no deja pasar los ra-yos
    luminosos. Además, la construcción de tan enormes lentes es excesivamente difícil y se
    cuenta por años el tiempo considerable que exige.
    Pero aunque las imágenes se presentan más claras en los anteojos, ventaja inapreciable
    cuando se trata de ob-servar la Luna, cuya luz es simplemente reflejada, se re-solvió
    emplear el telescopio, que es de una ejecución más pronta y permite obtener mayor
    aumento. Sólo que, como los rayos luminosos pierden una gran parte de su intensidad
    atravesando la atmósfera, el GunClub determinó colocar el instrumento en una de las más
    ele-vadas montañas de la Unión, to que había de disminuir la densidad de las capas aéreas.
    En los telescopios, como hemos visto, el ocular, es decir, la lente colocada en el ojo del
    observador produce el aumento, y el objetivo que consiente los aumentos más
    considerables es aquel cuyo diámetro es mayor así como también la distancia focal. Para
    agrandar cuarenta y ocho mil veces, preciso era exceder singularmente en magnitud los
    objetivos de Herschel y de lord Rosse. En esto consistía la dificultad, porque la fundición
    de los es-pejos es una operación sumamente delicada.




    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Jue 04 Jul 2024, 15:45

    ***

    Afortunadamente, algunos años antes, un sabio del Instituto de Francia, León Foucault,
    había inventado un procedimiento que hacía muy fácil y muy pronta la pulimentación de
    los objetivos, reemplazando el espejo metálico con espejos plateados. Basta fundir un
    pedazo de vidrio del tamaño que se quiera y metalizarlo ense-guida con una sal de plata.
    Este procedimiento, cuyos resultados son excelentes, fue el adoptado para la fabri-cación
    del objetivo.
    Además, se les dispuso según el método ideado por Herschel para sus telescopios. En el
    gran aparato del as-trónomo de Slough, la imagen de los objetos, reflejada por el espejo
    inclinado hacia el fondo del tubo, venía a presentarse en el otro extremo en que se hallaba
    situado el ocular. De esta manera el observador, en lugar de co-locarse en la parte inferior
    del tubo, subía a la superior, y a11í, armado de su carta, abismaba su mirada en el enor-me
    cilindro. Esta combinación tiene la ventaja de supri-mir el pequeño espejo destinado a
    volver a enviar la ima-gen al ocular. La imagen, en lugar de dos reflexiones, no sufre más
    que una. Hay, por consiguiente, un número menor de rayos luminosos extinguidos, por to
    que la imagen aparece menos debilitada, y se obtiene mayor claridad, que era una ventaja
    preciosa en la observación que debía hacerse.
    Tomadas estas resoluciones empezaron los trabajos. Según los cálculos de la dirección del
    observatorio de Cambridge, el tubo del nuevo reflector debía tener 280 pies de longitud y
    su espejo 16 pies de diámetro. Por co-losal que fuese semejante instrumento, no era
    compara-ble a aquel telescopio de 10.000 pies (3 kilómetros y me-dio) de longitud, que el
    astrónomo Hooke proponía construir algunos años atrás. A pesar de todo, la coloca-ción del
    aparato presentaba grandes dificultades.





    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    114


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Vie 05 Jul 2024, 08:15

    ***


    En cuanto a la cuestión del sitio, quedó muy pronto resuelta. Tratábase de escoger una
    montaña alta, y las montañas altas no son numerosas en los Estados Uni-dos. En efecto, el
    sistema orográfico de este gran país se reduce a dos cordilleras de una mediana altura entre
    las cuales corre el magnífico Mississippi, que los america-nos llamarían el rey de los ríos si
    admitiesen un rey cualquiera.
    Al Este se levantan los Apalaches, cuya cima más elevada, en New Hampshire, no pasa de
    5.600 pies, to que es muy modesto.

    Al Oeste, al contrario, se encuentran las montañas Rocosas, inmensa cordillera que empieza
    en el estrecho de Magallanes, sigue la costa occidental de la América del Sur bajo el
    nombre de Andes o Cordillera, salva el istmo de Panamá y corre atravesando la América
    del Norte hasta las playas del mar polar.
    Estas montañas no son muy elevadas. Los Alpes o el Himalaya las mirarían con el más
    soberano desdén des-de to alto de su estatura. Su más elevada cima no tiene más que
    10.700 pies, al paso que el MontBlanc mide 14.430, y el Kanchenjunga, en el Himalaya,
    26.776 sobre el nivel del mar.
    Pero como el GunClub estaba empeñado en que el telescopio, lo mismo que el
    columbiad, se colocase en los Estados de la Unión, fue preciso contentarse con las
    montañas Rocosas, y todo el material necesario se dirigió a la cima de Long's Peak, en el
    territorio del Missouri.




    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Vie 05 Jul 2024, 08:16

    ***

    La pluma y la palabra no podrían expresar las difi-cultades de todo género que los
    ingenieros americanos tuvieron que vencer, y los prodigios que hicieron de ha-bilidad y
    audacia. Aquello fue un verdadero esfuerzo so-brehumano. Hubo necesidad de subir
    piedras enormes, colosales piezas de fundición, abrazaderas de extraordi-nario peso,
    gigantescas piezas cilíndricas, y el objetivo, que pesaba él solo más de 20.000 libras, más
    a11á del lími-te de las nieves perpetuas a más de 10.000 pies de altura, después de haber
    atravesado praderas desiertas, bosques impenetrables, torrentes espantosos, lejos de todos
    los centros de población, en medio de regiones salvajes en que cada pormenor de la
    existencia se convierte en un problema casi insoluble. Y el genio de los americanos triunfó
    de tantos y tan inmensos obstáculos. Menos de un año después de haberse principiado los
    trabajos, en los últimos días del mes de septiembre, el gigantesco re-flector levantaba en el
    aire un tubo de 380 pies. Estaba suspendido de un enorme andamio de hierro, permitien-do
    un mecanismo ingenioso dirigirlo fácilmente hacia todos los puntos del cielo y seguir los
    astros de uno a otro horizonte durante su marcha por el espacio.
    Había costado más de 400.000 dólares. La primera vez que se enfocó a la Luna, los
    observadores experi-mentaron una sensación de curiosidad a inquietud a un mismo tiempo.
    ¿Qué iban a descubrir en el campo de aquel telescopio que aumentaba cuarenta y ocho mil
    ve-ces los objetos observados? ¿Poblaciones? No, nada que la ciencia no conociese ya, y en
    todos los puntos de su disco la naturaleza volcánica de la Luna pudo determi-narse con una
    precisión absoluta.
    Pero el telescopio de las montañas Rocosas, antes de prestar sus servicios al GunClub, los
    prestó inmensos a la astronomía. Gracias a su poder de penetración, las profundidades del
    cielo fueron sondeadas hasta los últi-mos límites, se pudo medir rigurosamente el diámetro
    aparente de un gran número de estrellas, y el señor Clar-ke, del observatorio de Cambridge,
    descompuso la ne-bulosa del Cangrejo, en la constelación del Toro, que no había podido
    reducir jamás el reflector de lord Rosse





    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Vie 05 Jul 2024, 08:16

    ***

    XXV


    Últimos pormenores


    Había llegado el 22 de noviembre, y diez días des-pués debía verificarse la partida suprema.
    Ya no quedaba por hacer más que una operación, pero era una ope-ración delicada,
    peligrosa, que exigía precauciones infi-nitas, y contra cuyo éxito el capitán Nicholl había
    hecho su tercera apuesta. Tratábase de cargar el columbiad in-troduciendo en él 400.000
    libras de fulmicotón. Nicholl opinaba, tal vez con fundamento, que la manipulación de una
    cantidad tan formidable de piróxilo acarrearía graves catástrofes, y que esta masa
    eminentemente ex-plosiVa se inflamaría por sí misma bajo la presión del proyectil.
    Aumentaban la inminencia del peligro la indiscre-ción y ligereza de los americanos, que
    durante la guerra federal solían cargar sus bombas con el cigarro en la boca. Pero Barbicane
    esperaba salirse con la suya y no naufragar a la entrada del puerto. Escogió sus mejores
    operarios, les hizo trabajar bajo su propia inspección, no les perdió un momento dé vista y,
    a fuerza de prudencia y precauciones, consiguió inclinar a su favor todas las probabilidades
    de éxito.
    Se guardó muy bien de mandar conducir todo el car-gamento al recinto de Stone's Hill.
    Hízolo llegar poco a poco en cajones perfectamente cerrados. Las 400.000 li-bras de
    piróxilo se dividieron en paquetes de a 5.000 libras, to que formaba 800 gruesos cartuchos
    elaborados con esmero por los más hábiles trabajadores de Pensa-cola. Cada cajón contenía
    10 cartuchos y llegaban uno tras otro por el ferrocarril de Tampa; de este modo no había
    nunca a la vez en el recinto más de 5.000 libras de piróxilo. Cada cajón, al llegar, era
    descargado por ope-rarios que andaban descalzos, y cada cartucho era trans-portado a la
    boca del columbiad, bajándolo al fondo por medio de grúas movidas a brazo. Se habían
    alejado todas las máquinas de vapor, y apagado todo fuego a dos mi-llas a la redonda.
    Bastantes dificultades había en preser-var aquellas cantidades de fulmicotón de los ardores
    del sol, aunque fuese en noviembre.




    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    116


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Dom 07 Jul 2024, 13:27

    ***


    Así es que se trabajaba principalmente de noche a la claridad de una luz producida en el
    vacío, la cual, por medio de los aparatos de Ruhmkorff, creaba un día arti-ficial hasta el
    fondo del columbiad. Allí se colocaban los cartuchos con perfecta regularidad y se unían
    entre sí por medio de un hilo metálico destinado a llevar simul-táneamente la chispa
    eléctrica al centro de cada uno de ellos.
    En efecto, el fuego debía comunicarse al algodón pólvora por medio de la pila. Todos los
    hilos, cubiertos de una materia aislante, venían a reunirse en uno solo, convergiendo de un
    pequeño orificio abierto a la altura del proyectil; por aquel agujero atravesaban la gruesa
    pared de fundición y subían a la superficie del suelo por uno de los respiraderos del
    revestimiento de piedra con-servado con este objeto. Llegado ya a la cúspide de Sto-ne's
    Hill, el hilo, que estaba sostenido por postes, a ma-nera de los hilos telegráficos, en un
    trayecto de dos millas, se unía a una poderosa pila de Bunsen pasando por un aparato
    interruptor.

    Bastaba, pues, pulsar con el. dedo el botón del aparato para establecer
    instantánea-mente la corriente y prender fuego a las 400.000 libras de fulmicotón. Noes
    necesario decir que la pila no debía entrar en funcionamiento hasta el último instante.
    El 28 de noviembre, los 800 cartuchos estaban de-bidamente colocados en el fondo del
    columbiad. Esta parte de la operación se había llevado a cabo felizmen-te. ¡Pero cuántas
    zozobras, cuántas inquietudes, cuán-tos sobresaltos había sufrido el presidente Barbicane!
    ¡Cuántas luchas había tenido que sostener! En vano ha-bía prohibido la entrada en Stone's
    Hill; todos los días los curiosos armaban escándalos en las empalizadas, al-gunos, llevando
    la imprudencia hasta la locura, fumaban en medio de las cargas de fulmicotón. Barbicane se
    po-nía furioso y to mismo J. T. Maston, que echaba a los in-trusos con la mayor energía, y
    recogía las colillas de cigarro que los yanquis tiraban de cualquier modo. La ta-rea era ruda,
    porque pasaban de 300.000 individuos los que se agrupaban alrededor de las empalizadas.
    Michel Ardan se había ofrecido a escoltar los cajones hasta la boca del columbiad; pero
    habiéndole sorprendido a él mismo con un enorme cigarro en la boca, mientras per-seguía a
    los imprudentes a quienes daba mal ejemplo, el presidente del GunClub vio que no podía
    contar con un fumador tan empedernido, y, en lugar de nombrarle vigilante, ordenó que
    fuese vigilado muy especialmente.




    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    116


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Lun 08 Jul 2024, 17:24

    ***


    En fin, como hay un Dios para los artilleros, el co-lumbiad se cargó y todo fue a pedir de
    boca. Mucho peligro corría el capitán Nicholl de perder su tercera apuesta.
    Aún había que introducir el proyectil en el colum-biad y colocarlo sobre el fulmicotón.
    Pero antes de proceder a esta operación, se dispusie-ron con orden.en el vagón proyectil los
    objetos que el viaje requería. Éstos eran bastante numerosos; y, si se hubiese dejado hacer a
    Michel Ardan, habrían ocupado muy pronto todo el espacio reservado a los viajeros. Na-die
    es capaz de figurarse to que el buen francés quería llevar a la Luna. Una verdadera pacotilla
    de superfluida-des. Pero Barbicane intervino y todo se redujo a to es-trictamente necesario.
    Se colocaron en el cofre de los instrumentos varios termómetros, barómetros y anteojos.

    Los viajeros tenían curiosidad de examinar la Luna durante la travesía, y para facilitar el
    reconocimiento de su nuevo mundo, iban provistos de un excelente mapa de Beer y
    Moedler, Mapa selenographica, publicado en cuatro hojas, que pasa, con razón, por una
    verdadera obra maestra de observación y paciencia. En dicho mapa se reproducen con
    escrupulosa exactitud los más insig-nificantes pormenores de la porción del astro que mira
    a la Tierra; montañas, valles, circos, cráteres, picos, ranuras, se ven en él con sus
    dimensiones exactas, con su fiel orientación, y hasta con su denominación propia, desde los
    montes Doerfel y Leibniz, cuya alta cima des-cuella en la parte oriental del disco, hasta el
    mar del Frío, que se extiende por las regiones circumpolares del Norte.
    Era, pues, un precioso documento para los viajeros porque les permitía estudiar el país
    antes de entrar en él.








    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Lun 08 Jul 2024, 17:24

    ***

    Llevaban también tres rifles y tres escopetas que dis-paraban balas explosivas, y, además,
    pólvora y balas en gran cantidad.
    No sabemos con quién tendremos que habérnoslas decía Michel Ardan. Podemos
    encontrar hombres o animales que tomen a mal nuestra visita. Es, pues, preci-so tomar
    precauciones.
    A más de los instrumentos de defensa personal, ha-bía picos, azadones, sierras de mano y
    otras herramien-tas indispensables, sin hablar de los vestidos adecuados a todas las
    temperaturas, desde el frío de las regiones pola-res hasta el calor de la zona tórrida.
    Michel Ardan hubiera querido llevarse cierto núme-ro de animales, aunque no un par de
    cada especie de to-das las conocidas, pues él no veía la necesidad de aclima-tar en la Luna
    serpientes, tigres, cocodrilos y otros animales dañinos.
    No decía a Barbicane, pero algunas bestias de carga, toros, asnos o caballos, harían
    buen efecto en el país y nos serían sumamente útiles.
    Convengo en ello, mi querido Ardan respondía el presidente del GunClub, pero
    nuestro vagón pro-yectil no es el arca de Noé. No tiene su capacidad, ni tampoco su objeto.
    No traspasemos los límites de lo posible.
    En fin, después de prolijas discusiones, quedó con-venido que los viajeros se contentarían
    con llevar una excelente perra de caza perteneciente a Nicholl y un vigoroso perro de
    Terranova de una fuerza prodigiosa. En el número de los objetos indispensables se
    incluyeron algunas cajas de granos y semillas útiles. Si hubiesen de-jado a Michel Ardan
    despacharse a su gusto, habría lle-vado también algunos sacos de tierra para sembrarlas. Ya
    que no pudo hacer todo to que quería, cargó con una docena de arbustos que, envueltos en
    paja con el mayor cuidado, fueron colocados en un rincón del proyectil.








    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Lun 08 Jul 2024, 17:27

    ***

    Quedaba aún la importante cuestión de los víveres, pues era preciso prepararse para el caso
    en que se llegase a una comarca de la Luna absolutamente estéril. Barbi-cane se to arregó
    de modo que reunió víveres para un año. Pero debemos advertir, para que nadie se haga
    cru-ces ni ponga en cuarentena to que decimos, que los víve-res consistieron en conservas
    de carnes y legumbres re-ducidas a su menor volumen posible bajo la acción de la prensa
    hidráulica, y que contenían una gran cantidad de elementos nutritivos; verdad es que no
    eran muy varia-dos, pero en una expedición era preciso no andarse con dengues y
    zalamerías.

    Había también una reserva de aguardiente que se elevaba a unos 50 galones(1)
    y agua nada más que para dos meses, pues, según las últimas observaciones de los
    astrónomos nadie podía poner en duda la presencia de cierta cantidad de agua en la
    super-ficie de la Luna. En cuanto a los víveres, insensatez hu-biera sido creer que
    habitantes de la Tierra no habían de encontrar a11í arriba con qué alimentarse. Acerca del
    particular, Michel Ardan no abrigaba la menor duda. Si la hubiese abrigado, no hubiera
    pensado siquiera en em-prender el peligroso viaje.





    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Lun 08 Jul 2024, 17:27

    ***

    1. Cerca de 200 litros.

    Por otra parte dijo un día a sus amigos, no que-daremos completamente abandonados
    de nuestros ca-maradas de la Tierra y ellos procurarán no olvidarnos.
    ¡Claro que no! respondió J. T. Maston.
    ¿En qué se funda usted? preguntó Nicholl.
    Muy sencillamente respondió Ardan. ¿No que-dará siempre aquí el columbiad? ¡Pues
    bien! Cuantas ve-ces la Luna se presente en condiciones favorables de ce-nit, ya que no de
    perigeo, es decir, una vez al año a poca diferencia, ¿no se nos podrán enviar granadas
    cargadas de víveres, que nosotros recibiremos en día fijo?
    ¡Hurra! ¡Hurra! exclamó J. T. Maston, como hombre a quien se ha ocurrido una idea.
    ¡Muy bien di-cho! ¡Perfectamente dicho! ¡No, en verdad, queridos amigos, no os
    olvidaremos!
    ¡Cuento con ello! Así pues, ya to veis, tendremos regularmente noticias del globo, y, por
    to que a nosotros toca, muy torpes hemos de ser para no hallar medio de ponernos en
    comunicación con nuestros buenos amigos de la Tierra.
    Había en estas palabras tal confianza, que Michel Ardan, con su resuelto continente y su
    soberbio aplo-mo, hubiera arrastrado en pos de sí a todo el GunClub. Lo que él decía
    parecía sencillo, elemental, fácil, de un éxito asegurado, y hubiera sido necesario tener un
    ape-go mezquino a este miserable globo terráqueo para no seguir a los tres viajeros en su
    fantástica expedición lunar.




    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Lun 08 Jul 2024, 17:28

    ***

    Cuando estuvieron debidamente colocados en el proyectil todos los objetos, se introdujo
    entre sus tabi-ques el agua destinada a amortiguar la repercusión, y el gas para el alumbrado
    se encerró en su recipiente. En cuanto el clorato de potasa y a la potasa cáustica,
    Barbi-cane, temiendo en el camino retrasos imprevistos, se lle-vó una cantidad suficiente
    para renovar por espacio de dos meses el oxígeno y absorber el carbónico. Un apara-to
    sumamente ingenioso que funcionaba automática-mente, se encargaba de devolver al aire
    sus cualidades vi-vificadoras y de purificarlo completamente. El proyectil estaba, pues, en
    disposición de echar a volar, y ya no faltaba más que bajarlo al columbiad. La operación
    estaba erizada de dificultades y peligros.
    Se trasladó la enorme granada a la cúspide de Stone's Hill, donde grúas de gran potencia se
    apoderaron de ella y la tuvieron suspendida encima del pozo de metal.
    Aquel momento fue palpitante. Si las cadenas no pu-diendo resistir un peso tan grande, se
    hubiesen roto, la caída de una mole tan enorme hubiera indudablemente determinado la
    inflamación del fulmicotón.
    Afortunadamente nada de esto sucedió, y algunas horas después el vagón proyectil, bajando
    poco a poco por el ánima del cañón, se acostó en su lecho de piróxilo, verdadero edredón
    fulminante. Su presión no hizo más que atacar con mayor fuerza la carga del columbiad.
    He perdido dijo el capitán, entregando al presi-dente Barbicane una suma de 3.000
    dólares.
    Barbicane no quería recibir cantidad alguna de un compañero de viaje, pero tuvo que ceder
    a la obstina-ción de Nicholl, el cual deseaba cumplir todos los com-promisos antes de
    abandonar la Tierra.
    Entonces dijo Michel Ardan, ya no tengo que desearos más que una cosa, mi bravo
    capitán.
    ¿Cuál? preguntó Nicholl.
    Que perdáis vuestras otras dos apuestas respon-dió el francés. Así estaremos seguros
    de no quedarnos en el camino.




    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Lun 08 Jul 2024, 17:30

    ***

    XXVI


    ¡Fuego!


    Había llegado el primero de diciembre, día decisivo, porque si la partida del proyectil no se
    efectuaba aquella misma noche, a las diez y cuarenta y seis minutos y cuarenta segundos,
    más de dieciocho años tendrían que transcurrir antes de que la Luna se volviese a presentar
    en las mismas condiciones simultáneas de cenit y perigeo.
    El tiempo era magnífico. A pesar de aproximarse el invierno, el Sol resplandecía y bañaba
    con sus radiantes efluvios la Tierra, que tres de sus habitantes iban a aban-donar en busca
    de un nuevo mundo.
    ¡Cuántas gentes durmieron mal durante la noche que precedió a aquel día tan
    impacientemente deseado! ¡Cuántos pechos estuvieron oprimidos bajo el peso de una
    ansiedad penosa! ¡Todos los corazones palpitaron inquietos, a excepción del de Michel
    Ardan! Este impa-sible personaje iba y venía con su habitual movilidad, pero nada
    denunciaba en él una preocupación insólita. Su sueño había sido pacífico, como el de
    Turena al pie del cañón, antes de la batalla.
    Después que amaneció, una innumerable muche-dumbre cubría las praderas que se
    extienden hasta per-derse de vista alrededor de Stone's Hill. Cada cuarto de hora, el
    ferrocarril de Tampa acarreaba nuevos curiosos. La inmigración tomó luego proporciones
    fabulosas y, según los registros del Tampa Town Observer durante aquella memorable
    jornada, hollaron con su pie el suelo de Florida alrededor de cinco millones de
    espectadores



    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    120


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Mar 09 Jul 2024, 16:08

    ***

    Un mes hacía que la mayor parte de aquella multi-tud vivaqueaba alrededor del recinto, y
    echaba los ci-mientos de una ciudad que se llamó después Ardan's Town. Erizaban la
    llanura barracas, cabañas, bohíos, tiendas, toldos, rancherías, y estas habitaciones efímeras
    abrigaron una población bastante numerosa para causar envidia a las mayores ciudades de
    Europa.
    Allí tenían representantes todos los pueblos de la Tierra; a11í se hablaban a la vez todos los
    dialectos del mundo. Reinaba la confusión de lenguas, como en los tiempos bíblicos de la
    torre de Babel. Allí las diversas clases de la sociedad americana se confundían en una
    igualdad absoluta. Banqueros, labradores, marinos, co-merciantes, corredores, plantadores
    de algodón, nego-ciantes; banqueros y magistrados se codeaban con una sencillez
    primitiva. Los criollos de Luisiana fraterniza-ban con los terratenientes de Indiana; los
    aristócratas de Kentucky y de Tennessee, los virginianos elegantes y al-taneros, departían
    de igual a igual con los cazadores me-dio salvajes de los lagos y con los traficantes de
    bueyes de Cincinnati. Cubrían unos su cabeza con sombreros de castor, de anchas alas,
    otros con el clásico panamá; quién, vestía pantalones azules de algodón; quién, iba ataviado
    con elegantes blusas de lienzo crudo; unos cal-zaban botines de colores brillantes; otros
    ostentaban ex-travagantes chorreras de batista y hacían centellear en su camisa, en sus
    bocamangas, en su corbata, en sus diez dedos, y hasta en los lóbulos de sus orejas, todo un
    sur-tido de sortijas, alfileres, brillantes, cadenas, aretes y otras zarandajas cuyo valor era
    igual a su mal gusto. Mujeres, niños, criados, con trajes no menos opulentos, acompañaban,
    seguían, precedían, rodeaban a estos ma-ridos, estos padres, estos señores, que parecían
    jefes de tribu en medio de sus innumerables familias.
    A la hora de comer era de ver cómo aquella multitud se precipitaba sobre los platos típicos
    del Sur y cómo de-voraba, con un apetito capaz de producir una escasez de alimentos en
    Florida, manjares que repugnarían a un es-tómago europeo, tales como ranas en pepitoria,
    monos estofados, fischower,(1) didelfo frito, zorra casi cruda, o magras de oso asadas a la
    parrilla.




    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Mar 09 Jul 2024, 16:09

    ***
    1. Manjar compuesto de diferentes pescados.

    Pero, también, ¡cuán grande era para facilitar la di-gestión de manjares tan indigestos, la
    variada serie de li-cores! ¡Qué gritos tan estruendosos, qué vociferaciones tan apremiantes
    resonaban en las tabernas, provistas abundantemente de vasos, copas, frascos, garrafas,
    botellas y otras vasijas de formas inverosímiles, con morte-ros para pulverizar el azúcar y
    con paquetes de paja!
    ¡Julepe de hierbabuena! gritaba con voz sonora un vendedor.
    ¡Ponche de vino de Burdeos! replicaba otro, con un tono que parecía estar gruñendo.
    ¡Ginsling! repetía otro.
    ¡El buen cóctel! ¡El buen brandysmash! decían otros varios.
    ¿Quién quiere el verdadero ment-julep a la última modal entonaban algunos mercaderes
    diestros, hacien-do pasar rápidamente de un vaso a otro, con la habilidad de un jugador de
    dados, el azúcar, el limón, la hierba-buena, el hielo, el agua, el coñac y la piña de América,
    que componen una excelente bebida refrescante.
    En los días siguientes, invitaciones dirigidas a los gaznates alterados por la acción ardiente
    de las especies se repetían y cruzaban incesantemente, produciendo una barahúnda de todos
    los diablos. Pero en aquel pri-mero de diciembre los gritos eran raros. En vano los
    vendedores se hubieran puesto roncos para estimular a la gente. Nadie pensaba en comer ni
    en beber, y a las cuatro de 1a tarde eran muchos los espectadores, mu-chos los que
    componían aquella inmensa multitud, que no habían aún tomado su acostumbrado
    aperitivo. Ha-bía otro síntoma más significativo: la violenta pasión de los americanos por
    los juegos de azar era vencida por la agitación que se notaba en todas partes. Bien se
    conocía que el gran acontecimiento que se aguardaba embargaba todos los sentidos y no
    dejaba lugar a ninguna distrac-ción, al ver que las bolas de billar no salían de las trone-ras,
    que los dados del chaquete dormían en sus cubiletes, que la ruleta permanecía inmóvil, que
    los naipes de whist, de la veintiuna, del rojo y negro, del monte y del faro, permanecían
    tranquilamente encerrados en sus cu-biertas intactas.
    Durante el día corrió entre aquella multitud ansiosa una agitación sorda, sin gritos, como la
    que precede a las grandes catástrofes. Un malestar indescriptible reinaba en los ánimos, un
    entorpecimiento penoso, un senti-miento indefinible que oprimía el corazón. Todos
    hu-bieran querido que el suceso hubiese ya terminado.



    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
    121/122


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Miér 10 Jul 2024, 09:32

    ***

    Sin embargo, a eso de las siete se disipó de pronto aquel pesado silencio. La Luna apareció
    en el horizonte. Su aparición fue saludada por millares de hurras. Había acudido
    puntualmente a la cita. Los clamores subían al cielo; los aplausos partieron de todos los
    puntos, y, en-tretanto, la blanca Febe, brillando pacíficamente en un cielo admirable,
    acariciaba la multitud con sus rayos más afectuosos.
    En aquel momento se presentaron los intrépidos viajeros. Se centuplicó a su llegada el
    general clamoreo. Unánime a instantáneamente el himno nacional de los Estados Unidos se
    escapó de todos los pechos anhelan-tes, y el Yankee doodle, cantado a coro por cinco
    millo-nes de voces, se elevó como una tempestad sonora hasta los últimos límites de la
    atmósfera.
    Después de este irresistible arranque, el himno cesó; las últimas armonías se extinguieron
    poco a poco, las notas se perdieron y disiparon en el espacio, un rumor silencioso flotó
    sobre aquella multitud tan profunda-mente impresionada.
    Sin embargo, el francés y los dos americanos habían entrado en el recinto reservado, a cuyo
    alrededor se agolpaba la inmensa muchedumbre. Les acompañaban los miembros del
    GunClub y delegaciones enviadas por los observatorios europeos. Barbicane, frío y
    sere-no, daba tranquilamente sus últimas órdenes. Nicholl, con los labios apretados y las
    manos cruzadas a la espal-da, andaba con paso firme y mesurado. Michel Ardan, siempre
    despreocupado, en traje de perfecto viajero, con las polainas de cuero, con la bolsa de
    camino colgada del hombro y el cigarro en la boca, distribuía, al pasar, sen-dos apretones
    de manos con una prodigalidad de prínci-pe. Su verbosidad era inagotable. Alegre, risueño,
    dicha-rachero, hacía al digno J. T. Maston muecas de pilluelo. En una palabra, era francés,
    y, to que es peor aún, pari-siense hasta la médula








    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Miér 10 Jul 2024, 09:36

    ***



    Dieron las diez. Había llegado el momento de colo-carse en el proyectil, pues la maniobra
    necesaria para ba-jar a él, atornillar la tapa y quitar las grúas y los anda-mios inclinados
    sobre la boca del columbiad, exigían algún tiempo.
    Barbicane había arreglado su cronómetro, que no discrepaba una décima de segundo del
    reloj del ingenie-ro Murchison, encargado de prender fuego a la pólvora por medio de la
    chispa eléctrica. De esta manera los via-jeros encerrados en el proyectil podrían seguir
    también con su mirada la impasible manecilla hasta que marcase el instante preciso de su
    partida.
    Había, pues, llegado el momento de la despedida. La escena fue patética, y hasta el mismo
    Michel Ardan, no obstante su jovialidad febril, se sintió conmovido. J. T. Maston había
    hallado bajo sus párpados secos una anti-gua lágrima que reservaba sin duda para aquella
    ocasión, y la vertió en el rostro de su querido y bravo presidente.
    ¡Si yo partiese! dijo. ¡Aún es tiempo!
    ¡Imposible, mi querido amigo Maston! respondió Barbicane.
    Algunos instantes después, los tres compañeros ocupaban su puesto en el proyectil y habían
    ya atorni-llado interiormente la tapa. La boca del columbiad, ente-ramente despejada, se
    abría libremente hacia el cielo.
    Nicholl, Barbicane y Michel Ardan se hallaban defi-nitivamente encerrados en su vagón de
    metal.
    ¿Quién sería capaz de pintar la ansiedad universal llegada entonces a su paroxismo?
    La Luna avanzaba en un firmamento de límpida pureza, apagando al pasar el centelleo de
    las estrellas. Re-corría entonces la constelación de Géminis, y se hallaba casi a la mitad del
    camino del horizonte y el cenit. No había, pues, quien no pudiese comprender fácilmente
    que se apuntaba delante del objeto, como apunta el ca-zador delante de la liebre que quiere
    matar y no a la lie-bre misma.
    Un silencio imponente y aterrador pesaba sobre toda la escena. ¡Ni un soplo de viento en la
    tierra! ¡Ni un soplo en los pechos! Los corazones no se atrevían a pal-pitar. Todas las
    miradas convergían azoradas en la boca del columbiad.
    Murchison seguía con la vista la manecilla de su cro-nómetro. Apenas faltaban cuarenta
    segundos para el momento de la partida, y cada uno de ellos duraba un siglo.






    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Miér 10 Jul 2024, 09:37

    ***



    Hubo al vigésimo un estremecimiento universal, y no hubo uno solo en la multitud que no
    pensase que los audaces viajeros encerrados en el proyectil contaban también aquellos
    terribles segundos. Se escaparon gritos aislados.
    ¡Treinta y cinco! ¡Treinta y seis! ¡Treinta y siete! ¡Treinta y ocho! ¡Treinta y nueve!
    ¡Cuarenta! ¡Fuego!
    Inmediatamente, Murchison, apretando con el dedo el interruptor del aparato, estableció la
    corriente y lanzó la chispa eléctrica al fondo del columbiad.
    Una detonación espantosa, inaudita, sobrehumana, de la que no hay estruendo alguno que
    pueda dar la más débil idea, ni los estallidos del rayo, ni el estrépito de las erupciones, se
    produjo instantáneamente. Un haz in-menso de fuego salió de las entrañas de la tierra como
    de un cráter. El suelo se levantó, y apenas hubo uno que otro espectador que pudiera
    entrever un instante el pro-yectil hendiendo victoriosamente el aire en medio de
    in-flamados vapores.





    CAPÍTULO XXVII


    Tiempo nublado



    En el momento de elevarse al cielo a una prodigiosa altura, la candente luz, la llama
    dilatada iluminó Florida entera, y hubo un momento de incalculable brevedad en que el día
    sustituyó a la noche en una considerable ex-tensión de territorio. El inmenso penacho de
    fuego se percibió desde 100 millas en el mar, to mismo en el golfo que en el Atlántico, y
    más de un capitán anotó en su dia-rio de a bordo la aparición de aquel gigantesco me-teoro.
    La detonación del columbiad fue acompañada de un verdadero terremoto. Florida sintió la
    sacudida hasta el fondo de sus entrañas. Los gases de la pólvora, dilatados por el calor,
    rechazaron con incomparable violencia las capas atmosféricas, y aquel huracán artificial,
    cien veces más rápido que el huracán de las tormentas, cruzó el aire como una tromba.
    Ni un solo espectador quedó en pie. Hombres, mu-jeres, niños, todos fueron derribados
    como espigas sa-cudidas por el viento de la tempestad; hubo un tumulto formidable;
    muchas personas al caer se hirieron grave-mente; y J. T. Maston, que imprudentemente se
    colocó demasiado cerca de la pieza, fue arrojado a 20 toesas y pasó como una bala por
    encima de la cabeza de sus conciudadanos. Trescientas mil personas quedaron
    momentáneamente sordas y como heridas de estupor.
    La corriente atmosférica, después de haber derriba-do barracas, hundido chozas,
    desarraigado árboles en un radio de 20 millas, arrojado los trenes de los raíles, hasta
    Tampa, cayó sobre esta ciudad como un alud, y destruyó un centenar de edificios, entre
    otros la iglesia de Santa María y el nuevo palacio de la bolsa, que se agrietó en toda su
    longitud. Algunos buques del puerto, chocando unos contra otros, se fueron a pique y diez
    embarcaciones, ancladas en la rada, se estrellaron en la costa, después de haber roto sus
    cadenas como si fuesen hebras de algodón.




    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Miér 10 Jul 2024, 09:38

    ***

    Pero el círculo de las devastaciones se extendió más lejos aún, y más allá de los límites de
    los Estados Uni-dos. El efecto de la repercusión, ayudada por los vientos del Oeste, se dejó
    sentir en el Atlántico a más de 300 mi-llas de las playas americanas. Una tempestad ficticia,
    una tempestad inesperada, que no había podido prever el al-mirante Fitz Roy, puso en
    dispersión su escuadra; y mu-chos buques, envueltos en espantosos torbellinos que no les
    dieron tiempo de cargar ni rizar una sola vela, zo-zobraron en un instante, entre ellos el
    ChildHerald, de Liverpool, lamentable catástrofe que fue objeto de las más vivas
    reclamaciones de la prensa de la Gran Bre-taña.
    En fin,y para decirlo todo, si bien el hecho no tiene más garantía que la afirmación de
    algunos indígenas, media hora después de la partida del proyectil, algunos habitantes de
    Gorea y de Sierra Leona pretendieron ha-ber percibido una conmoción sorda, última
    vibración de las ondas sonoras que, después de haber atravesado el Atlántico, iba a morir en
    las costas africanas.
    Pero volvamos a Florida. Pasado el primer instante del tumulto, los heridos, los sordos,
    todos los que com-ponían la multitud, salieron de su asombro y lanzaron gritos frenéticos,
    vitoreando a Ardan, a Barbicane y a Nicholl. Millones de hombres, armados de telescopios
    y anteojos de largo alcance, interrogaban el espacio, olvi-dando las contusiones para no
    pensar mas que en el pro-yectil. Pero to buscaban en vano. No se le podía ya dis-tinguir, y
    era preciso resignarse a aguardar a que llegaran los telegramas de Long's Peak. El director
    del observa-torio de Cambridge ocupaba su puesto en las montañas Rocosas, siendo él,
    astrónomo hábil y perseverante, a quien se habían confiado las observaciones.
    Pero un fenómeno imprevisto, aunque fácil de pre-ver, y contra el cual nada podían los
    hombres, sometió la impaciencia pública a una ruda prueba.
    El tiempo, hasta entonces tan sereno, se echó a per-der de pronto; el cielo se cubrió de
    oscuras nubes. ¿Po-día suceder otra cosa, después de la revolución terrible que
    experimentaron las capas atmosféricas y de la dis-persión de la cantidad enorme de vapores
    procedentes de la deflagración de 400.000 libras de piróxilo? Todo el orden natural se había
    perturbado, to que no puede asombrar a los que saben que con frecuencia en los com-bates
    navales se ha visto modificarse de pronto el estado atmosférico por las descargas de la
    artillería.
    El Sol, al día siguiente, se levantó en un horizonte cargado de espesas nubes, que formaban
    entre el cielo y la tierra una pesada a impenetrable cortina que se exten-dió
    desgraciadamente hasta las regiones de las montañas Rocosas.
    Fue una fatalidad. De todas partes del globo se elevó un concierto de reclamaciones. Pero la
    naturaleza no hizo de ellas ningún caso, y justo era, ya que los hom-bres habían turbado la
    atmósfera con su cañonazo, que sufriesen las consecuencias.


    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Miér 10 Jul 2024, 09:39

    ***


    Durante el primer día, no hubo quien no tratase de penetrar el velo opaco de las nubes, pero
    todos perdie-ron el tiempo miserablemente. Además, todos miraban erróneamente al cielo,
    pues, a consecuencia del movi-miento diurno del globo, el proyectil debía necesaria-mente
    pasar entonces por la línea de los antípodas.
    Como quiera que sea, cuando la Tierra quedó envuel-ta en las tinieblas de una noche
    impenetrable y profunda, fue imposible percibir la Luna levantada en el horizonte, como si
    expresamente la casta Diana se ocultase a las mira-das de los temerarios o profanos que
    habían hecho fuego contra ella. No hubo observación posible, y los partes de Long's Peak
    confirmaron este funesto contratiempo.
    Sin embargo, si el resultado del experimento fue el que se esperaba, los viajeros que
    partieron el 1 de di-ciembre a las 10 horas y 40 minutos de la noche, debían llegar el día 4 a
    medianoche. Hasta entonces era, pues, preciso tener paciencia sin alborotar demasiado,
    hacién-dose todos cargo de que era muy difícil, no siendo en condiciones muy favorables,
    observar un cuerpo tan pe-queño como la granada.
    El 4 de diciembre, desde las ocho de la tarde hasta medianoche, hubiera sido posible seguir
    el curso del proyectil, el cual habría parecido como un punto en el plateado disco de la
    Luna. Pero el tiempo permaneció inexorablemente encapotado, to que llevó al último
    ex-tremo la exasperación pública. Se injurió a la Luna por-que no se presentaba.
    ¡Volubilidad humana!
    J. T. Maston, desesperado, marchó a Long's Peak. Quería observar por sí mismo, no
    cabiéndole la menor duda de que sus amigos habían llegado al término de su viaje. Por otra
    parte, no había oído decir que el proyectil hubiese caído en un punto cualquiera de las islas
    y conti-nentes terrestres, y J. T. Maston no admitía ni un solo instante la posibilidad de una
    caída en los océanos que cubren las tres cuartas partes del globo.
    El día 5 siguió el mismo tiempo. Los grandes te-lescopios del Viejo Mundo, de Herschel,
    de Rosse, de Fousseaul, estaban invariablemente dirigidos al astro de la noche, porque en
    Europa el tiempo era precisa-mente magnífico; pero la debilidad relativa de dichos
    instrumentos invalidaba todas las observaciones.
    No hizo el día 6 mejor tiempo. La impaciencia ator-mentaba las tres cuartas partes del
    globo. Hasta hubo quienes propusieron los medios más insensatos para di-sipar las nubes
    acumuladas en el aire.
    El día 7 el cielo se modificó algo. Hubo alguna esperanza, pero ésta duró poco, pues por la
    noche espesas nubes pusieron la bóveda estrellada a cubierto de todas las miradas.
    La situación se agravaba. El día 11, a las nueve y once minutos de la mañana, la Luna debía
    entrar en su último cuarto, y luego it declinando, de suerte que des-pués, aunque el tiempo
    se despejase, la observación sería poco menos que infructuosa. La Luna entonces no
    mos-traría más que una porción siempre decreciente de su disco hasta hacerse Luna nueva,
    es decir, que se pondría y saldría con el Sol, cuyos rayos la volverían absoluta-mente
    invisible. Sería, por consiguiente, preciso aguar-dar hasta el 3 de enero, a las 12 horas y 41
    minutos del día para volverla a encontrar llena y empezar de nuevo la observación.





    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Miér 10 Jul 2024, 09:40

    ***


    Los periódicos publicaban estas reflexiones con mil comentarios, y aconsejaban al público
    que se armase de paciencia.
    El día 8 no hubo novedad. El 9 reapareció el Sol un instante, como para burlarse de los
    americanos. Éstos to recibieron con una estrepitosa silba, y él, herido sin duda en su amor
    propio por una acogida semejante, se mostró muy avaro de sus rayos.
    El día 10 tampoco hubo variación notable. Poco fal-tó para que J. T. Maston perdiese la
    chaveta, inspirando serios temores al cerebro del digno veterano, tan bien conservado hasta
    entonces bajo su cráneo de gutapercha.
    Pero el día 11 se desencardenó en la atmósfera una de esas espantosas tempestades de las
    regiones intertro-picales. Fuertes vientos del Este barrieron las nubes tan tenazmente
    acumuladas, y por la noche el disco del astro nocturno, a la sazón rojizo, pasó
    majestuosamente en medio de las límpidas constelaciones del cielo.




    XXVIII



    Un astro nuevo



    Aquella misma noche, la palpitante noticia esperada con tanta impaciencia, cayó como un
    rayo en los Estados de la Unión, y luego, atravesando el océano, circuló por to-dos los hilos
    telegráficos del globo. El proyectil había sido percibido gracias al gigantesco reflector de
    Long's Peak. He aquí la nota redactada por el director del obser-vatorio de Cambridge, la
    cual contiene la conclusión científica del gran experimento del GunClub.

    «Long's Peak,12 de diciembre

    »A los señores miembros del observatorio de Cambridge

    »El proyectil disparado por el columbiad de Stone's Hill ha sido percibido por los señores
    Belfast y J. T. Mas-ton, el 12 de diciembre, a las 8 horas 47 minutos de la no-che, habiendo
    entrado la Luna en su último cuarto




    continuará

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Miér 10 Jul 2024, 09:43

    ***

    »El proyectil no ha llegado a su término. Ha pasado, sin embargo, bastante cerca de él para
    ser retenido por la atracción lunar.
    »A11í, su movimiento rectilíneo se ha convertido en un movimiento circular de una rapidez
    vertiginosa, y ha sido arrastrado siguiendo una órbita elíptica alrede-dor de la Luna, de la
    cual ha pasado a ser un verdadero satélite.
    »Los elementos de este nuevo astro no han podido aún determinarse. No se conoce su
    velocidad de trasla-ción ni su velocidad de rotación. Puede calcularse en 2.833 millas,
    aproximadamente, la distancia que to separa de la superficie de la Luna.
    »En la actualidad se pueden establecer dos hipótesis, y según cuál sea la que corresponde al
    hecho, modificar de distinta manera el estado de cosas.
    »O la atracción de la Luna prevalecerá sobre todas las fuerzas, y arrastrará el proyectil, en
    cuyo caso los viajeros llegarán al término de su viaje.
    »O, conservándose el proyectil en una órbita inmuta-ble, gravitará alrededor del disco lunar
    hasta la consuma-ción de los siglos.
    »He aquí to que las observaciones nos dirán un día u otro, pero, por ahora, el único
    resultado de la tentativa del GunClub ha sido dotar a nuestro sistema solar de un astro
    nuevo.
    J. BELFAST.»

    ¡Cuántas cuestiones suscitaba un desenlace tan ines-perado! ¡Qué situación preñada de
    misterios reserva el porvenir a las investigaciones científicas! Gracias al va-lor y
    abnegación de tres hombres, una empresa tan fútil en apariencia, cual era la de enviar una
    bala a la Luna, acababa de tener un resultado inmenso, cuyas conse-cuencias eran
    incalculables. Los viajeros, encarcelados en un nuevo satélite, si bien es verdad que no
    habían al-canzado su objetivo, formaban al menos parte del mun-do lunar; gravitaban
    alrededor del astro de la noche, y por primera vez podía la vista penetrar todos sus
    miste-rios. Los nombres de Nicholl, de Barbicane y de Michel Ardan deberán, pues, ser
    siempre célebres en los fastos astronómicos, porque estos atrevidos exploradores,
    de-seando ensanchar el círculo de los conocimientos huma-nos, atravesaron audazmente el
    espacio y se jugaron la vida en la más sorprendente tentativa de los tiempos modernos.

    Conocida la nota de Long's Peak, hubo en el univer-so entero un sentimiento de sorpresa y
    espanto. ¿Era posible auxiliar a aquellos heroicos habitantes de la Tierra? No, sin duda
    alguna, porque se habían colocado fuera de la humanidad traspasando los límites impuestos
    por Dios a las criaturas terrestres. Podían procurarse aire durante dos meses. Tenían víveres
    para un año. Pero ¿y después...? Los corazones más insensibles palpitaban al dirigirse tan
    terrible pregunta.
    Un hombre, uno solo, se negaba a admitir que la si-tuación fuese desesperada, uno solo
    tenía confianza, y era su amigo adicto, audaz y resuelto como ellos, el buen J. T. Maston.
    No les perdía de vista. Su domicilio fue en lo sucesi-vo Longs Peak; su horizonte, el espejo
    del inmenso re-flector. Apenas la Luna aparecía en el horizonte, la ence-rraba en el campo
    del telescopio y la seguía asiduamente en su marcha por los espacios planetarios.
    Observaba con una paciencia eterna el paso del proyectil por su dis-co de plata, y, en
    realidad, el digno veterano vivía en co-municación perpetua con sus tres amigos, y no
    desespe-raba de volverlos a ver un día a otro.
    «Me cartearé con ellos decía al que quería oírle, cuando las circunstancias lo permitan.
    Tendremos noti-cias de ellos, y ellos las tendrán de nosotros. Los conoz-co; son hombres de
    mucho temple. Llevan consigo en el espacio todos los recursos del arte, de la ciencia y de la
    industria. Con esto se hace cuanto se quiere, y ya veréis cómo salen del atolladero. »



    FIN




    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Miér 10 Jul 2024, 09:45

    JULIO VERNE


    VEINTE MIL LEGUAS DE VIAJE SUBMARINO




    Primera parte


    1. Un escollo fugaz


    El año 1866 quedó caracterizado por un extraño aconteci-miento, por un fenómeno
    inexplicable e inexplicado que na-die, sin duda, ha podido olvidar. Sin hablar de los
    rumores que agitaban a las poblaciones de los puertos y que sobreex-citaban a los
    habitantes del interior de los continentes, el misterioso fenómeno suscitó una particular
    emoción entre los hombres del mar. Negociantes, armadores, capitanes de barco, skippers y
    masters de Europa y de América, oficiales de la marina de guerra de todos los países y, tras
    ellos, los go-biernos de los diferentes Estados de los dos continentes, ma-nifestaron la
    mayor preocupación por el hecho.
    Desde hacía algún tiempo, en efecto, varios barcos se ha-bían encontrado en sus derroteros
    con «una cosa enorme», con un objeto largo, fusiforme, fosforescente en ocasiones,
    infinitamente más grande y más rápido que una ballena.
    Los hechos relativos a estas apariciones, consignados en los diferentes libros de a bordo,
    coincidían con bastante exactitud en lo referente a la estructura del objeto o del ser en
    cuestión, a la excepcional velocidad de sus movimientos, a la sorprendente potencia de su
    locomoción y a la particu-lar vitalidad de que parecía dotado. De tratarse de un cetáceo,
    superaba en volumen a todos cuantos especímenes de este género había clasificado la
    ciencia hasta entonces. Ni Cuvier, ni Lacepède, ni Dumeril ni Quatrefages hubieran
    admitido la existencia de tal monstruo, a menos de haberlo visto por sus propios ojos de
    sabios.
    El promedio de las observaciones efectuadas en diferen-tes circunstancias una vez
    descartadas tanto las tímidas evaluaciones que asignaban a ese objeto una longitud de
    doscientos pies, como las muy exageradas que le imputaban una anchura de una milla y una
    longitud de tres permitía afirmar que ese ser fenomenal, de ser cierta su existencia,
    su-peraba con exceso todas las dimensiones admitidas hasta entonces por los ictiólogos.
    Pero existía; innegable era ya el hecho en sí mismo. Y, dada esa inclinación a lo
    maravilloso que existe en el hom-bre, se comprende la emoción producida por esa
    sobrenatu-ral aparición. Preciso era renunciar a la tentación de remitir-la al reino de las
    fábulas.




    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Miér 10 Jul 2024, 09:46

    ***

    Efectivamente, el 20 de julio de 1866, el vapor Governor Higginson, de la Calcuta and
    Burnach Steam Navigation Company, había encontrado esa masa móvil a cinco millas al
    este de las costas de Australia. El capitán Baker creyó, al pronto, hallarse en presencia de
    un escollo desconocido, y se disponía a determinar su exacta situación cuando pudo ver dos
    columnas de agua, proyectadas por el inexplicable obje-to, elevarse silbando por el aire
    hasta ciento cincuenta pies. Forzoso era, pues, concluir que de no estar el escollo someti-do
    a las expansiones intermitentes de un géiser, el Governor Higginson había encontrado un
    mamífero acuático, desco-nocido hasta entonces, que expulsaba por sus espiráculos
    columnas de agua, mezcladas con aire y vapor.
    Se observó igualmente tal hecho el 23 de julio del mismo año, en aguas del Pacífico, por el
    Cristóbal Colón, de la West India and Pacific Steam Navigation Company,. Por
    consi-guiente, el extraordinario cetáceo podía trasladarse de un lugar a otro con una
    velocidad sorprendente, puesto que, a tres días de intervalo tan sólo, el Governor Higginson
    y el Cristóbal Colón lo habían observado en dos puntos del mapa separados por una
    distancia de más de setecientas le-guas marítimas1[L1] .
    Quince días más tarde, a dos mil leguas de allí, el Helvetia, de la Compagnie Nationale, y el
    Shannon, de la Royal Mail, navegando en sentido opuesto por la zona del Atlántico
    com-prendida entre Europa y Estados Unidos, se señalaron mu-tuamente al monstruo a 420
    15'de latitud norte y 600 35'de longitud al oeste del meridianode Greenwich. En esa
    obser-vación simultánea se creyó poder evaluar la longitud mínima del mamífero en más de
    trescientos cincuenta pies ingleses2[L2] , dado que el Shannon y el Helvetia eran de
    dimensiones infe-riores, aun cuando ambos midieran cien metros del tajamar al codaste.
    Ahora bien, las ballenas más grandes, las que fre-cuentan los parajes de las islas Aleutinas,
    la Kulammak y la Umgullick, no sobrepasan los cincuenta y seis metros de lon-gitud, si es
    que llegan a alcanzar tal dimensión.
    Estos sucesivos informes; nuevas observaciones efectua-das a bordo del transatlántico Le
    Pereire, un abordaje entre el monstruo y el Etna, de la línea Iseman; un acta levantada por
    los oficiales de la fragata francesa La Normandie; un es-tudio muy serio hecho por el
    estado mayor del comodoro Fitzjames a bordo del Lord Clyde, causaron una profunda
    sensación en la opinión pública. En los países de humor li-gero se tomó a broma el
    fenómeno, pero en los países graves y prácticos, en Inglaterra, en América, en Alemania,
    causó una viva preocupación.








    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    2


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Jue 11 Jul 2024, 14:02

    ***


    En todas partes, en las grandes ciudades, el monstruo se puso de moda. Fue tema de
    canciones en los cafés, de broma en los periódicos y de representación en los teatros. La
    prensa halló en él la ocasión de practicar el ingenio y el sensacio-nalismo. En sus páginas,
    pobres de noticias, se vio reapare-cer a todos los seres imaginarios y gigantescos, desde la
    ballena blanca, la terrible «Moby Dick» de las regiones hi-perbóreas, hasta el desmesurado
    Kraken, cuyos tentáculos pueden abrazar un buque de quinientas toneladas y llevár-selo a
    los abismos del océano. Se llegó incluso a reproducir las noticias de los tiempos antiguos,
    las opiniones de Aristó-teles y de Plinio que admitían la existencia de tales mons-truos, los
    relatos noruegos del obispo Pontoppidan, las rela-ciones de Paul Heggede y los informes de
    Harrington, cuya buena fe no puede ser puesta en duda al afirmar haber visto, hallándose a
    bordo del Castillan, en 1857, la enorme ser-piente que hasta entonces no había frecuentado
    otros mares que los del antiguo Constitutionnel.

    Todo esto dio origen a la interminable polémica entre los crédulos y los incrédulos, en las
    sociedades y en las publica-ciones científicas. La «cuestión del monstruo» inflamó los
    ánimos. Los periodistas imbuidos de espíritu científico, en lucha con los que profesan el
    ingenio, vertieron oleadas de tinta durante la memorable campaña; algunos llegaron
    in-cluso a verter dos o tres gotas de sangre, al pasar, en su ardor, de la serpiente de mar a
    las más ofensivas personalizaciones.

    Durante seis meses la guerra prosiguió con lances diver-sos. A los artículos de fondo del
    Instituto Geográfico del Brasil, de la Academia Real de Ciencias de Berlín, de la
    Aso-ciación Británica, del Instituto Smithsoniano de Washing-ton, a los debates del The
    Indian Archipelago, del Cosmos del abate Moigno y del Mittheilungen de Petermann, y a
    las cró-nicas científicas de las grandes publicaciones de Francia y otros países replicaba la
    prensa vulgar con alardes de un in-genio inagotable. Sus inspirados redactores, parodiando
    una frase de Linneo que citaban los adversarios del mons-truo, mantuvieron, en efecto, que
    «la naturaleza no engen-dra tontos», y conjuraron a sus contemporáneos a no infligir un
    mentís a la naturaleza y, consecuentemente, a rechazar la existencia de los Kraken, de las
    serpientes de mar, de las «Moby Dick» y otras lucubraciones de marineros deliran-tes. Por
    último, en un artículo de un temido periódico satí-rico, el más popular de sus redactores,
    haciendo acopio de todos los elementos, se precipitó, como Hipólito, contra el monstruo, le
    asestó un golpe definitivo y acabó con él en me-dio de una carcajada universal. El ingenio
    había vencido a la ciencia.






    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    Maria Lua
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador


    Cantidad de envíos : 71862
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Maria Lua Jue 11 Jul 2024, 14:02

    ***

    La cuestión parecía ya enterrada durante los primeros meses del año de 1867, sin aparentes
    posibilidades de resu-citar, cuando nuevos hechos llegaron al conocimiento del público.
    Hechos que revelaron que no se trataba ya de un problema científico por resolver, sino de
    un peligro serio, real, a evitar. La cuestión adquirió así un muy diferente as-pecto. El
    monstruo volvió a erigirse en islote, roca, escollo, pero un escollo fugaz, indeterminable,
    inaprehensible.
    El 5 de marzo de 1867, el Moravian, de la Montreal Ocean Company, navegando durante la
    noche a 270 30' de latitud y 720 15' de longitud, chocó por estribor con una roca no
    se-ñalada por ningún mapa en esos parajes. Impulsado por la fuerza combinada de viento y
    de sus cuatrocientos caballos de vapor, el buque navegaba a la velocidad de trece nudos.
    Abierto por el choque, es indudable que de no ser por la gran calidad de su casco, el
    Moravian se habría ido a pique con los doscientos treinta y siete pasajeros que había
    embarcado en Canadá.

    El accidente había ocurrido hacia las cinco de la mañana, cuando comenzaba a despuntar el
    día. Los oficiales de guar-dia se precipitaron hacia popa y escrutaron el mar con la mayor
    atención, sin ver otra cosa que un fuerte remolino a unos tres cables de distancia del barco,
    como si las capas lí-quidas hubieran sido violentamente batidas. Se tomaron con exactitud
    las coordenadas del lugar y el Moravian conti-nuó su rumbo sin averías aparentes. ¿Había
    chocado con una roca submarina o había sido golpeado por un objeto re-sidual, enorme, de
    un naufragio? No pudo saberse, pero al examinar el buque en el dique carenero se observó
    que una parte de la quilla había quedado destrozada.

    Pese a la extrema gravedad del hecho, tal vez habría pasa-do al olvido como tantos otros si
    no se hubiera reproducido en idénticas condiciones, tres semanas después. Pero en esta
    ocasión la nacionalidad del buque víctima de este nuevo abordaje y la reputación de la
    compañía a la que pertenecía el navío dieron al acontecimiento una inmensa repercusión.



    cont
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


    _________________



    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    "Ser como un verso volando
    o un ciego soñando
    y en ese vuelo y en ese sueño
    compartir contigo sol y luna,
    siendo guardián en tu cielo
    y tren de tus ilusiones."
    (Hánjel)





    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

    Contenido patrocinado


    JULIO VERNE (1828-1905) - Página 4 Empty Re: JULIO VERNE (1828-1905)

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Miér 24 Jul 2024, 21:26