Aires de Libertad

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 907379 mensajes en 42882 argumentos.

Tenemos 1448 miembros registrados

El último usuario registrado es Refulgir

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

CUMPLIMOS 12 AÑOS

¿Quién está en línea?

En total hay 49 usuarios en línea: 5 Registrados, 1 Ocultos y 43 Invitados :: 3 Motores de búsqueda

Carlos Justino Caballero, Chambonnet Gallardo, F. Enrique, Ramón Carballal, Walter Faila


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb 02 Nov 2019, 06:25

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

Abril 2021

LunMarMiérJueVieSábDom
   1234
567891011
12131415161718
19202122232425
2627282930  

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


JULIO VERNE Empty

JULIO VERNE

Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 51090
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

JULIO VERNE Empty JULIO VERNE

Mensaje por Maria Lua Miér 24 Mar 2021, 07:24

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Retrato de Julio Verne por Félix Nadar (c. 1878)

JULIO VERNE


Jules Gabriel Verne, conocido en los países hispanohablantes como Julio Verne (Nantes, 8 de febrero de 1828-Amiens, 24 de marzo de 1905), fue un escritor, poeta y dramaturgo francés célebre por sus novelas de aventuras y por su profunda influencia en el género literario de la ciencia ficción.

Nacido en una familia burguesa, estudió para continuar los pasos de su padre como abogado, pero muy joven decidió abandonar ese camino para dedicarse a la literatura. Su colaboración con el editor Pierre-Jules Hetzel dio como fruto la creación de Viajes extraordinarios, una popular serie de novelas de aventuras escrupulosamente documentadas y visionarias entre las que se incluían las famosas Cinco semanas en globo (1863), Viaje al centro de la Tierra (1864), De la Tierra a la Luna (1865), Veinte mil leguas de viaje submarino (1870), La vuelta al mundo en ochenta días (1872) o La isla misteriosa (1874).

Es uno de los escritores más importantes de Francia y de toda Europa gracias a la evidente influencia de sus libros en la literatura vanguardista y el surrealismo,1​ y desde 1979 es el segundo autor más traducido en el mundo, después de Agatha Christie.2​ Se le considera, junto con H. G. Wells, el «padre de la ciencia ficción».3​ Fue condecorado con la Legión de Honor por sus aportes a la educación y a la ciencia.



Información personal

Nombre de nacimiento Jules Gabriel Verne
Nacimiento 8 de febrero de 1828
Nantes, Reino de Francia
Fallecimiento 24 de marzo de 1905
(77 años)
Amiens, Francia
Sepultura Cimetière de La Madeleine d'Amiens
Residencia Nantes, París y Amiens
Nacionalidad Francés
Lengua materna Francés
Religión Catolicismo
Familia
Cónyuge Honorine Hebe du Fraysse de Viane
Hijos Michel
Valentine (hijastra)
Suzanne (hijastra)
Educación
Educado en Lycée Georges-Clemenceau (Retórica y Filosofía; 1844-1846)

Información profesional
Ocupación Escritor
Años activo Siglo XIX y XX
Géneros Ciencia ficción, Aventuras

Obras notables

Veinte mil leguas de viaje submarino
Viaje al centro de la Tierra
De la Tierra a la Luna
La vuelta al mundo en ochenta días
La isla misteriosa
Cinco semanas en globo
Miguel Strogoff

Miembro de Sociedad de Geografía de París
Distinciones
Montyon Prize (1867)
Caballero de la Legión de Honor (1870)
Oficial de la Legión de Honor (1892)
Science Fiction and Fantasy Hall of Fame (1999)


Infancia y juventud


Nació en el barrio Île Feydeau de Nantes, Francia, el 8 de febrero de 1828. Era el mayor de los cinco hijos que tuvo el matrimonio formado por Pierre Verne, que procedía de una familia vinculada a la jurisprudencia (su abuelo fue consejero notario de Luis XV y presidente del Colegio de Abogados de Nantes), y de Sophie Allotte de la Fuÿe, perteneciente a una familia de militares. Su hermano Paul nació un año después de él, y sus tres hermanas, años más tarde: Anna, en 1837; Mathilde, en 1839, y Marie, en 1842. En 1839 ingresa en el colegio Saint-Stanislas donde demuestra su talento en geografía, griego, latín y canto. Cuando terminó su primer ciclo de estudios su padre, Pierre Verne, le regaló a él y a su hermano, Paul, un foque de vela con el que planearon descender por el Loira hasta el mar; sin embargo, Julio declinó al momento de emprender la aventura ya que no había sido suficiente la planificación del viaje.

Muchos biógrafos afirman que en 1839, a los once años, se escapó de casa para ser grumete en un mercante que viajaba a India llamado Coralie, con la intención de comprar un collar de perlas para su prima Caroline (de quien estaba enamorado), pero su padre alcanzó el barco y bajó a Julio. Y desde allí empezó a escribir historias, pero realmente el interés por escribir se le da cuando una maestra le cuenta anécdotas de su marido marinero. Verne estaba interesado en la poesía y la ciencia. Leía y coleccionaba artículos científicos, demostrando una curiosidad casi enfermiza que le duraría toda la vida. En 1846 regresa del Liceo Real de Nantes con un alto promedio; probablemente gana un premio de geografía.


En 1847 comenzó sus estudios de derecho en París. Su prima Caroline se compromete. Escribe una obra de teatro: Alejandro VI. En 1848 fue introducido por su tío Francisque de Chatêaubourg en los círculos literarios, donde conoció a los Dumas, padre e hijo; el primero tendrá gran influencia personal y literaria en Verne. En 1849 obtiene el título de abogado y su padre le permite permanecer en París. Sigue escribiendo teatro. Su padre quiso que se dedicara a su carrera en la abogacía, pero él no estaba por esa labor y su padre, enfadado con él, dejó de financiarle. Además, todos sus ahorros los gastó en libros, mientras pasaba largas horas en las bibliotecas de París queriendo saberlo todo. Verne apenas tenía dinero para poder alimentarse, lo que se piensa le causó incontinencia intestinal, parálisis facial, además de padecer diabetes. 5​


Trabajo de la mañana a la noche sin parar, y así todos los días (...) El estómago sigue bien, pero los tirones de la cara me molestan mucho; además, como tengo que tomar siempre algo, ya no duermo absolutamente nada. (...) Todas estas molestias proceden de los nervios que tengo siempre en extrema tensión.
Mayor Orgillés, David, Grandes Biografías: Jules Verne
Así escribe, pues, una carta a su madre, hablando de los problemas surgidos por la falta de alimentación:
Una vida que limita al norte con el estreñimiento, al sur con la descomposición, al este con las lavativas exageradas, al oeste con las lavativas astringentes (...) Es probable que estés enterada, mi querida madre, de que existe un hiato que separa a ambas posaderas y no es sino el remate del intestino. (...) Ahora bien, en mi caso el recto, presa de una impaciencia muy natural, tiene tendencia a salirse y, por consiguiente, a no retener tan herméticamente como sería deseable su gratísimo contenido. (...) graves inconvenientes para un joven cuya intención es alternar en sociedad y no en suciedad. ¿Por qué por decirlo de una vez?
Mayor Orgillés, David, 'Grandes Biografías: Jules Verne'
En 1850, a los veintidós años de edad, escribe una comedia ligera, Las pajas rotas que logra estrenar en París gracias a Dumas, con modesto éxito. Al año siguiente publica en la revista ilustrada El museo de las Familias dos relatos: «Martín Paz» (una fantasía inspirada en las pinturas del artista peruano Ignacio Merino) y «Un drama en México» (un cuento histórico inspirado por el Viaje al equinoccio americano, del naturalista y explorador alemán Alexander von Humboldt) y varias obras teatrales, libretos para operetas de moda y novelas cortas. Durante esta época es secretario del Teatro Nacional de París, recomendado por Dumas. Pero el poco dinero que puede reunir lo invierte en un piano.

En mayo de 1856 conoce a quien será su futura esposa, una mujer llamada Honorine Deviane Morel, que es viuda de Morel y madre de dos hijas (Valentine y Suzanne). Se casa (traicionando la causa de su misógino grupo de amigos Los once sin mujer) con Honorine el 10 de enero de 1857, creyendo que encontrará la estabilidad emocional que le falta. Le pide a su padre 50 000 francos para invertir en la bolsa; tras una larga discusión su padre accede.

El matrimonio, en vez de ayudarle, le desespera rápidamente. Cada vez que se le presenta la oportunidad, escapa de sus deberes de cónyuge. En una ocasión en la que el matrimonio viaja a Esonnes para pasar una temporada con la hermana de Honorine, Julio toma un barco rumbo a Escocia, obligando a su mujer, que no sabía nada de él, a regresar sola a París (esa es la primera vez que Verne viaja en barco). Después decide emprender otro viaje a Noruega y Dinamarca.

Cuatro años después de contraer matrimonio, Julio planea un viaje, que se traduciría después en dejar sola a Honorine mientras ésta daba a luz al único hijo fruto del matrimonio, Michel Verne.



Los Viajes extraordinarios


En 1859 viaja a Escocia con su amigo Hignard. Su primera obra de ficción científica es también la primera novela que escribió, París en el siglo XX, y una de las pocas que no publicó en vida —se imprimió en 1994—; Pierre-Jules Hetzel, su editor, rechazó la novela por el pesimismo que encerraba, pues presagiaba una sociedad en que la gente vive obsesionada con el dinero y con los faxes.6​ Julio Verne publicó en 1863 el primero de sus sesenta Viajes extraordinarios, Cinco semanas en globo. La serie, prolongada durante casi 40 años, habría de incluir entregas de la talla de Viaje al centro de la Tierra (1864), De la Tierra a la Luna (1865), Los hijos del capitán Grant (1867). En el año 1869 aparece publicada Veinte mil leguas de viaje submarino (1869) a la que seguirían La isla misteriosa (1874), La vuelta al mundo en 80 días (1873), Miguel Strogoff (1876) —la mejor coartada para quienes le consideran un reaccionario—, La esfinge de los hielos (1897) o El soberbio Orinoco (1898). Trabajador infatigable, cultiva, paralelamente a sus viajes, su primera vocación: dramaturgo, escribiendo y adaptando algunas piezas para la escena.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Portada de la edición francesa de Hetzel de Las aventuras del capitán Hatteras.

En 1861 logra reunir suficiente dinero para viajar a Noruega e Islandia con su mujer, pero ella no puede viajar por encontrarse embarazada. A su vuelta le recibe con su recién nacido hijo Michel Verne, único fruto del matrimonio.

En 1863 traba amistad con el aventurero, periodista y fotógrafo Nadar. Con él investiga los perfeccionamientos que se les podría hacer a unos aparatos volantes, los que describe en Cinco semanas en globo. Nadar lo recomienda a Hetzel, dueño del Magasin d’Éducation et de Récréation (’magazín de ilustración y recreo’), quien le publica la primera entrega del folletín. Debido al éxito de esta obra el dueño de la revista le ofrece un contrato por veinte años a veinte mil francos anuales (una pequeña fortuna para esa época). En 1863, a raíz del éxito de su tercera novela, viaja a Estados Unidos en un ciclo de conferencias con su hermano Paul Verne. Dos años después publica la historia de un viaje a la Luna en dos partes: De la Tierra a la Luna y Alrededor de la Luna. Uno de los personajes, el intrépido francés Michel Ardán —anagrama de Nadar— es un vivo retrato de su querido amigo. El otro, Impey Barbicane, está basado en el carácter del presidente estadounidense Abraham Lincoln, asesinado a principios de ese mismo año.

Existen varias similitudes con el primer verdadero viaje a la Luna, el del Apolo 8 en 1968: en la nave viajan tres astronautas, Estados Unidos es el promotor y productor de la hazaña, despegan desde el estado de Florida, escapan de la gravedad terrestre a 11 km por segundo, requieren de 150 horas de viaje para llegar a la Luna, no alunizan sino que orbitan varias veces alrededor del satélite, y luego regresan a la Tierra.

El día del estreno de su adaptación al teatro de La vuelta al mundo en ochenta días, Verne vivió la única experiencia de su existencia digna de sus personajes: insistió en revisar personalmente la canastilla que conduciría a Phileas Fogg y a su inseparable Passepartout a grupas de un elefante verdadero. La caída de una parte del escenario asustó al animal, que salió despavorido del teatro con el autor a cuestas, para recorrer el Boulevard des Capuchins hasta que el domador los alcanzó en las Tullerías.

Verne llegó a poseer hasta tres barcos: el Saint Michel, el Saint Michel II y el Saint Michel III.7​ Entre 1868 y 1886 hizo muchos viajes por mar, y a la par que navegaba llegó a conocer diversas ciudades.7​


En 1870 publica Veinte mil leguas de viaje submarino, novela en la que aparece la ría de Vigo,8​ en relación con la batalla de Rande, librada entre españoles e ingleses durante la Guerra de Sucesión a inicios del siglo XVIII. En 1878 Julio Verne quiso conocer en persona este lugar y, a bordo de su yate Saint Michel III,9​ puso rumbo a Vigo,10​ donde permaneció del 1 al 4 de junio. Durante su estancia acudió a la procesión de la Victoria y a las fiestas de la Reconquista.11​

Tras visitar esa ciudad gallega se dirigió a Lisboa. En una carta a su amigo y editor Jules Hetzer escribió:11​

ya hablaré con usted de los lugares que visitamos: todo es verdaderamente hermoso. Vigo y Lisboa muy hermosas, de verdad, y nos acogieron muy bien en todas partes
Tras visitar Lisboa hará escala en Cádiz, en Tánger, en Gibraltar, en Málaga, en Tetuán y en Argel.7​

A su regreso marcha a residir a la ciudad de Amiens. Durante los dos años siguientes continúa viajando: recorre Irlanda, Escocia y Noruega (1880) Inglaterra, el mar del Norte y el Báltico (1881).

Verne volvería en mayo de 1884 a visitar Vigo, en cuyo puerto reparó su yate.11​

Su hijo Michel Verne fue muy rebelde; quedó recluido en un manicomio a petición de Julio. Después de algunos años Michel salió, pero llevó siempre muy mal que su padre lo hubiera internado. Michel ya había estado de pequeño internado en un correccional.


Sus últimos años
Cuando Verne tenía cincuenta y ocho años, en marzo de 1886, tiene lugar un trágico suceso: mientras caminaba de regreso a su casa, su sobrino Gastón, de veinticinco años, con quien mantenía una cordial relación, le disparó con un revólver, sin motivaciones claras. La primera bala no da en el blanco, pero la segunda le hirió en la pierna izquierda, provocándole una cojera de la que no se recuperó. El incidente fue ocultado por la prensa y Gastón pasó el resto de su vida internado en un manicomio.


Tras las muertes de Hetzel y de su madre en 1887, Julio comenzó a escribir obras más sombrías. En parte esto pudo deberse a cambios operados en su personalidad, pero un factor importante fue el hecho de que el hijo de Hetzel, que continuó al frente de la empresa de su padre, no era tan riguroso en las correcciones como lo había sido aquel. Se dice que algunas veces, de tantas horas trabajando para sus obras, tuvo parálisis faciales.

En 1888, Verne decide participar activamente en la vida política de Amiens, donde es elegido concejal del Ayuntamiento. Durante quince años desarrolla su actividad defendiendo una serie de mejoras para la ciudad.

Dos años antes de su muerte, Verne aceptó la presidencia del grupo de esperanto de Amiens y se comprometió a escribir un libro, en el que este idioma jugara un papel importante. El libro en cuestión, La impresionante aventura de la misión Barsac, no pudo ser terminado por él y cuando se publicó, se había eliminado toda referencia al esperanto.12​


El 24 de marzo de 1905, enfermo de diabetes desde hacía años, Verne murió en su hogar, sita en el bulevar Longueville 44 (actualmente bulevar Julio Verne). Fue enterrado en el cementerio de La Madeleine, ubicado al noroeste de Amiens, en cuya tumba se representa a Verne emergiendo del sepulcro, obra del escultor Albert Roze. Su hijo Michel Verne supervisó la publicación de sus últimas novelas La invasión del mar y El faro del fin del mundo. La serie Viajes extraordinarios continuó durante un lapso prolongado al mismo ritmo de dos volúmenes al año. Posteriormente se descubrió que Michel había realizado extensos cambios (El secreto de Wilhelm Storitz, Los náufragos del Jonathan) o versiones completamente nuevas de estas historias (El eterno Adán (1910) y La impresionante aventura de la misión Barsac (1919)), cuyas versiones originales vieron la luz a finales del siglo XX.

En 1863, Verne había escrito una novela llamada París en el siglo XX acerca de un joven que vive en un mundo de rascacielos de cristal, trenes de alta velocidad, automóviles de gas, calculadores y una red mundial de comunicaciones, pero que no puede alcanzar la felicidad y se dirige a un trágico fin. Hetzel pensó que el pesimismo de esta novela dañaría la promisoria carrera de Verne y sugirió que esperase veinte años para publicarla. Este puso el manuscrito en una caja fuerte, donde fue «descubierta» por su bisnieto en 1989 y publicada en 1994.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasión
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente... 


Maria Lua




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 51090
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

JULIO VERNE Empty Re: JULIO VERNE

Mensaje por Maria Lua Miér 24 Mar 2021, 07:55

Obra


Fue precursor de la ciencia ficción y de la moderna novela de aventuras.13​14​ Fue un estudioso de la ciencia y la tecnología de su época, lo que —unido a su gran imaginación y a su capacidad de anticipación lógica— le permitió adelantarse a su tiempo, describiendo entre otras cosas los submarinos (el «Nautilus» del capitán Nemo, de su famosa Veinte mil leguas de viaje submarino),​ el helicóptero (un yate que en la punta de sus mástiles tiene hélices que lo sostienen, en Robur el conquistador).

Sus personajes siempre fueron héroes, hombres buenos en la escala social. Frente al Verne conservador impuesto por su editor Hetzel y por su educación como hijo de un abogado católico y de un tiempo en que el Antiguo Régimen se tambalea, no es de extrañar su inicial defensa del statu quo, postura que con el tiempo se irá atemperando hasta dar paso a concepciones radicalmente opuestas a las sugeridas en sus primeras obras, merced a sus contactos con círculos socialistas y anarquistas.​ El Verne filorrevolucionario se deja ver en una de sus obras menos difundidas, quizás por su simpatía por la causa revolucionaria, Matías Sandorf (1885), en la que narra la experiencia de un rebelde frente la tiranía del Imperio austrohúngaro.18​

Además de sus novelas y sus obras de teatro, escribió veinte relatos cortos.

Clasificación de su obra

Las obras de Verne suelen dividirse en tres partes: Descubrimientos, Madurez y Desencanto.

Descubrimiento
La pluma de Verne presenta rasgos de innovación, con ideas frescas y héroes progresistas que sueñan con descubrir nuevos mundos y llegar donde nadie ha llegado para beneficio de la humanidad, desde los polos en Las aventuras del capitán Hatteras, al centro de la Tierra en Viaje al centro de la tierra, e incluso a la Luna en De la Tierra a la Luna.

Madurez
Verne comienza a escribir de una manera más seria, con héroes más humanos (Strogoff, Sinclair, Fogg). Alumbra el que fue su mayor éxito literario con una novela llena de vida como es La vuelta al mundo en 80 días. Pero también parece que algunas ideas se agotan cuando retoma las anteriores (El país de las pieles). Llega incluso a escribir (quizá por presión de sus editores) obras no del todo propias (Los quinientos millones de la begún).

Desencanto

Los problemas personales a los que Verne tuvo que hacer frente durante su vida (el nunca feliz matrimonio, la enfermedad de su sobrino o la mala relación con su hijo); y las vivencias sociopolíticas de su tiempo (la derrota de Francia en la Guerra franco-prusiana; la Comuna de París; el imperialismo francés) llevarán a un Verne, ya cansado, a concebir relatos fríos y sombríos, en los que su visión primera de la Ciencia como impulsora del progreso de la Humanidad, es cambiada por otra en la que los seres humanos son consumidos por esa misma Ciencia y por el Capitalismo (El eterno Adán). Hace una fuerte crítica del imperialismo (La impresionante aventura de la misión Barsac), y llega incluso a exponer abiertamente sus ideas políticas en Los náufragos del Jonathan. Tuvo tiempo también de reflejar su desencanto por las riquezas de nuevo cuño en El volcán de oro. Es también en este periodo cuando se vuelca más de lleno en la ciencia ficción con El secreto de Wilhelm Storitz. Encontrará tiempo también para alumbrar agradables continuaciones de una obra anterior propia en El secreto de Maston, y de otra no propia en La esfinge de los hielos, continuación de Las aventuras de Arthur Gordon Pym de Edgar Allan Poe.

Anticipaciones

Museo Julio Verne en Nantes.
Aunque muchos consideran a Julio Verne como el padre de la ciencia ficción, realmente él nunca quiso cultivar este género. Más bien Verne es un autor de literatura científica, pero un autor que desea hacer accesibles al público los nuevos conocimientos científicos y sus admirables aplicaciones técnicas, soñando que con ello se acelerará el progreso y la liberación de la Humanidad. En esa labor mitad literaria mitad divulgativa llega a anticipar con un acierto asombroso hallazgos científicos e inventos que asombrarían al mundo mucho tiempo después de su muerte. He aquí algunas de las anticipaciones que encontramos en la obra de Verne:

Ante la bandera, Los quinientos millones de la Begún: armas de destrucción masiva.
Robur el Conquistador: helicóptero.
De la Tierra a la Luna, Alrededor de la Luna: naves espaciales.
Una ciudad flotante: grandes transatlánticos, muñecas parlantes.
París en el siglo XX: internet, motores de explosión.
20.000 leguas de viaje submarino, La isla misteriosa: submarino, motores eléctricos.
La isla misteriosa: ascensor.

En En el siglo XXIX: La jornada de un periodista americano en el 2889, Julio Verne vislumbra otros adelantos tecnológicos,19​ como por ejemplo medios para transportarse a 1.500 kilómetros por hora.

También se reconoce su visión de anticipar futuros descubrimientos y eventos históricos, como por ejemplo:

El descubrimiento de las fuentes del Nilo (Cinco semanas en globo)
La conquista de los polos (Las aventuras del capitán Hatteras, La esfinge de los hielos, 20.000 leguas de viaje submarino)
Gobiernos totalitarios (Los quinientos millones de la Begún).
Viaje a la Luna (De la Tierra a la Luna, Alrededor de la Luna)
Adaptaciones
De las novelas de Julio Verne, 33 han sido llevadas al cine, dando lugar a un total de 95 películas, sin contar las series de televisión. La obra más veces adaptada ha sido Miguel Strogoff (16 veces), seguida de Veinte mil leguas de viaje submarino (9 veces) y Viaje al centro de la Tierra (6 veces).

Principales películas

El fotograma más famoso de Viaje a la Luna (1902), dirigida por Georges Méliès. Este filme se realizó aún en vida del escritor.
Viaje a la Luna de 1902, dirigida por Georges Méliès.
La isla misteriosa de 1951, dirigida por Spencer Gordon Benet y protagonizada por Richard Crane.
20.000 leguas de viaje submarino de 1954, dirigida por Richard Fleischer con Kirk Douglas en el papel de Ned y James Mason como el capitán Nemo.
Miguel Strogoff de 1956, dirigida por Carmine Gallone y con Curd Jurgens como Miguel Strogoff.
La vuelta al mundo en 80 días de 1956, dirigida por Michael Anderson con David Niven como Phileas Fogg y Cantinflas como Passepartout (o Picaporte).
De la Tierra a la Luna de 1958, dirigida por Byron Haskin con Joseph Cotten, Debra Paget y George Sanders.
Viaje al centro de la Tierra de 1959, dirigida por Henry Levin y protagonizada por James Mason.
Dueño del mundo de 1961, dirigida por William Witney y protagonizada por Vincent Price.
La isla misteriosa de 1961, dirigida por Cy Endfield con Michael Craig como protagonista.
Los hijos del capitán Grant de 1962, dirigida por Robert Stevenson y con Maurice Chevalier, George Sanders y Hayley Mills como protagonistas.
Cinco semanas en globo de 1962, dirigida por Irwin Allen con Red Buttons.
La luz del fin del mundo de 1971, dirigida por Kevin Billington e interpretada por Kirk Douglas, Yul Brynner y Fernando Rey.
20.000 leguas de viaje submarino de 1997, dirigida por Rod Hardy e interpretada por Michael Caine, Bryan Brown, Patrick Dempsey y Mía Sara.
La vuelta al mundo en 80 días de 2004, dirigida por Frank Coraci, producida por Disney con Jackie Chan.
La isla misteriosa de Julio Verne de 2005, dirigida por Russell Mulcahy e interpretada por Kyle MacLachlan, Patrick Stewart y Gabrielle Anwar.
Viaje al centro de la Tierra de 2008, dirigida por Eric Brevig e interpretada por Brendan Fraser, Josh Hutcherson y Anita Briem.
La isla misteriosa de 2012, dirigida por Brad Peyton y protagonizada por Dwayne Johnson, Josh Hutcherson, Luis Guzmán y Vanessa Hudgens.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]




Obras


Novelas (Viajes extraordinarios)

Año Título no original (español) Título original


1 1863 Cinco semanas en globo Cinq semaines en ballon
2 1864 Viaje al centro de la Tierra Voyage au centre de la Terre
3 1865 De la Tierra a la Luna De la Terre à la Lune
4 1866 Las aventuras del capitán Hatteras Voyages et aventures du capitaine Hatteras
5 1867 Los hijos del capitán Grant Les enfants du capitaine Grant
6 1869 Veinte mil leguas de viaje submarino Vingt mille lieues sous les mers
7 1870 Viaje Alrededor de la Luna Autour de la Lune
8 1871 Una ciudad flotante Une ville flottante
9 1872 Aventuras de tres rusos y tres ingleses en el África austral Aventures de trois Russes et de trois Anglais dans l'Afrique australe
10 1872 El país de las pieles Le Pays des fourrures
11 1872 La vuelta al mundo en 80 días Le Tour du Monde en quatre-vingts jours
12 1874 La isla misteriosa L'Île mystérieuse
13 1875 El "Chancellor" Le Chancellor
14 1876 Miguel Strogoff Michel Strogoff . De Moscou à Irkoutsk
15 1877 Héctor Servadac Hector Servadac
16 1877 Las Indias negras Les Indes noires
17 1878 Un capitán de quince años Un capitaine de quinze ans
18 1879 Los quinientos millones de la Begún Les Cinq Cents Millions de la Bégum
19 1879 Las tribulaciones de un chino en China Les Tribulations d'un Chinois en Chine
20 1880 La casa de vapor La Maison à vapeur
21 1880 La jangada La Jangada: 800 lieues sur l'Amazone
22 1882 Escuela de Robinsones L'École des Robinsons
23 1882 El rayo verde Le Rayon vert
24 1883 Kerabán el testarudo Kéraban-le-Têtu
25 1884 La estrella del Sur L'Étoile du sud
26 1884 El archipiélago en llamas L'Archipel en feu
27 1885 Matías Sandorf Mathias Sandorf
28 1886 Un billete de lotería Un Billet de loterie
29 1886 Robur el conquistador Robur-le-Conquérant
30 1887 Norte contra Sur Nord contre Sud
31 1887 El camino de Francia Le Chemin de France
32 1888 Dos años de vacaciones Deux Ans de vacances
33 1888 Familia sin nombre Famille-sans-nom
34 1889 El secreto de Maston Sans dessus dessous
35 1890 César Cascabel César Cascabel
36 1891 Mistress Branican Mistress Branican
37 1892 El castillo de los Cárpatos Le Château des Carpathes
38 1893 Claudio Bombarnac Claudius Bombarnac
39 1893 Aventuras de un niño irlandés P’tit-Bonhomme
40 1894 Maravillosas aventuras de Antifer Mirifiques Aventures de maître Antifer
41 1895 La isla de hélice L'Île à hélice
42 1896 Ante la bandera Face au drapeau
43 1896 Los Viajes de Clovis Dardentor Clovis Dardentor
44 1897 La esfinge de los hielos Le Sphinx des glaces
45 1898 El soberbio Orinoco Le Superbe Orénoque
46 1899 El testamento de un excéntrico Le Testament d’un excentrique
47 1900 Segunda patria Seconde patrie
48 1901 El pueblo aéreo Le Village aérien
49 1901 Las historias de Jean-Marie Cabidulin Les Histoires de Jean-Marie Cabidoulin
50 1902 Los hermanos Kip Les Frères Kip
51 1903 Los piratas del Halifax (Bolsas de viaje) Bourses de voyage
52 1904 Un drama en Livonia Un Drame en Livonie
53 1904 Dueño del mundo Maître du Monde
54 1905 La invasión del mar L'Invasión de la mer


Novelas modificadas por Michel Verne
Ítem Año Título español Título original
55 1905 El faro del fin del mundo Le Phare du bout du monde
56 1906 El volcán de oro Le Volcan d'or
57 1907 La agencia Thompson y Cía. L'Agence Thompson and Co.
58 1908 La caza del meteoro La Chasse au météore
59 1908 El piloto del Danubio Le pilote du Danube
60 1909 Los náufragos del Jonathan Les Naufragés du ‘Jonathan’
61 1910 El secreto de Wilhelm Storitz Le Secret de Wilhelm Storitz
62 1919 La impresionante aventura de la misión Barsac L’Étonnante aventure de la mission Barsac


Novelas publicadas póstumamente

Año Título español Título original
1988 El bello Danubio amarillo Le beau Danube jaune
1989 Viaje por Inglaterra y Escocia1​2​ Voyage à reculons en Angleterre et en Écosse [1]
1991 El tío Robinson L’Oncle Robinson [2]
1991 Un cura en 1839 Un Prêtre en 1839 [3]
1994 París en el siglo XX Paris au XXe siècle
1998 El secreto de Wilhelm Storitz (versión original) Le Secret de Wilhelm Storitz
1998 El faro del fin del mundo (versión original) En Magallanie (Au bout du monde)
1998 El volcán de oro (versión original) Le Volcán d'or (Le Klondyke)


Cuentos


Año Título español Título original

1871 El conde de Chanteleine Le Comte de Chanteleine [4]
1871 Los forzadores del bloqueo: de Glasgow a Charleston Les Forceurs de blocus [5] [6]
1874 El doctor Ox Une Fantaisie du Docteur Ox [7] [8]
1874 Maese Zacarías Maître Zacharius ou l'horloger qui avait perdu son âme [9] [10]
1874 Una invernada entre los hielos Un Hivernage dans les glaces [11] [12]
1875 Una ciudad ideal Une Ville idéale
1876 Un drama en México Un Drame au Mexique
1877 Martín Paz Martin Paz [13] [14]
1879 Los amotinados de la Bounty Les Révoltés de la Bounty [15] [16]
1882 Diez horas de caza Dix Heures en chasse [17]
1884, 1886 Frritt-Flacc Frritt-Flacc [18] [19] [20] [21]
1887 Gil Braltar Gil Braltar [22] [23]
1891 En el siglo XXIX: la jornada de un periodista americano en el 2889 Au XXIXe siècle: La Journée d’un journaliste américain en 2889 [24] [25]
1891 La familia Ratón Aventures de la Famille Raton [26] [27]
1893 El señor Re Sostenido y la señorita Mi Bemol M. Ré-dièze et Mlle Mi-bémol [28] [29]
1901 El matrimonio del señor Anselmo de los Tilos Le Mariage de M. Anselme des Tilleuls [30]
1910 El Humbug Le humbug
1988 Pierre-Jean Pierre-Jean [31]
[32] [33] Publicada en español como El Destino de Jean Morenas, basado en la versión de 1910 de Michael Verne, La Destiné de Jean Morenas.
1991 El eterno Adán L'Éternel Adam [34] [35]
1993 Sitio a Roma La Siège de Rome
1993 San Carlos San Carlos


Obras apócrifas
Año Título español Título original Observaciones
1867 Un descubrimiento prodigioso Prodigieuse découverte et ses incalculables conséquences sur les destinées du monde Esta obra fue publicada por Hetzel bajo el nombre de X. Nagrien en 1867. Hasta 1966 fue considerada como obra de Jules Verne, pero la investigadora Simone Vierne determinó que X. Nagrien era en realidad el seudónimo de François-Armand Audoin.
1885 El náufrago del Cynthia L’Épave du Cynthia Fue publicada como colaboración de Verne con André Laurie (pseudónimo de Paschal Grousset),[36] pero después se descubrió que la obra fue trabajo exclusivo de Grousset. Esta novela, sin embargo, también forma parte de los viajes extraordinarios.



_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasión
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente... 


Maria Lua




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 51090
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

JULIO VERNE Empty Re: JULIO VERNE

Mensaje por Maria Lua Miér 24 Mar 2021, 08:03

Julio Verne



De la Tierra a la Luna



I

El GunClub

Durante la guerra de Secesión de los Estados Unidos, se estableció en Baltimore, ciudad del
Estado de Mary-land, una nueva sociedad de mucha influencia. Conocida es la energía con
que el instinto militar se desenvolvió en aquel pueblo de armadores, mercaderes y
fabricantes Simples comerciantes y tenderos abandonaron su despa-cho y su mostrador para
improvisarse capitanes, corone-les y hasta generales sin haber visto las aulas de West
Point,(1) y no tardaron en rivalizar dignamente en el arte de la guerra con sus colegas del
antiguo continente, alcan-zando victorias, lo mismo que éstos, a fuerza de prodigar balas,
millones y hombres.


1. Academia militar de los Estados Unidos.

Pero en lo que principalmente los americanos aven-tajaron a los europeos, fue en la ciencia
de la balística, y no porque sus armas hubiesen llegado a un grado más alto de perfección,
sino porque se les dieron dimensio-nes desusadas y con ellas un alcance desconocido hasta
entonces. Respecto a tiros rasantes, directos, parabóli-cos, oblicuos y de rebote, nada tenían
que envidiarles los ingleses, franceses y prusianos, pero los cañones de és-tos, los obuses y
los morteros, no son más que simples pistolas de bolsillo comparados con las formidables
má-quinas de artillería norteamericana.
No es extraño. Los yanquis no tienen rivales en el mundo como mecánicos, y nacen
ingenieros como los italianos nacen músicos y los alemanes metafísicos. Era, además,
natural que aplicasen a la ciencia de la balística su natural ingenio y su característica
audacia. Así se ex-plican aquellos cañones gigantescos, mucho menos úti-les que las
máquinas de coser, pero no menos admirables y mucho más admirados. Conocidas son en
este género las maravillas de Parrot, de Dahlgreen y de Rodman. Los Armstrong, los
Pallisier y los Treuille de Beaulieu tuvieron que reconocer su inferioridad delante de sus
ri-vales ultramarinos.
Así pues, durante la terrible lucha entre nordistas y sudistas, los artilleros figuraron en
primera línea. Los pe-riódicos de la Unión celebraron con entusiasmo sus in-ventos, y no
hubo ningún hortera, por insignificante que fuese, ni ningún cándido bobalicón que no se
devanase día y noche los sesos calculando trayectorias desatinadas.
Y cuando a un americano se le mete una idea en la ca-beza, nunca falta otro americano que
le ayude a realizarla. Con sólo que sean tres, eligen un presidente y dos secre-tarios. Si
llegan a cuatro, nombran un archivero, y la so-ciedad funciona. Siendo cinco se convocan
en asamblea general, y la sociedad queda definitivamente constituida. Así sucedió en
Baltimore. El primero que inventó un nuevo cañón se asoció con el primero que lo fundió y
el primero que lo taladró. Tal fue el núcleo del GunClub.(1)
1. Cañón Club.

Un mes después de su formación, se componía de 1.833 miembros efectivos y 30.575
socios correspon-dientes.
A todo el que quería entrar en la sociedad se le im-ponía la condición, sine qua non, de
haber ideado o por to menos perfeccionado un nuevo cañón, o, a falta de ca-ñón, un arma
de fuego cualquiera. Pero fuerza es decir que los inventores de revólveres de quince tiros,
de cara-binas de repetición o de sablespistolas no eran muy considerados. En todas las
circunstancias los artilleros privaban y merecían la preferencia.
La predilección que se les concede dijo un día uno de los oradores más distinguidos del
GunClub guarda proporción con las dimensiones de su cañón, y está en razón directa
del cuadrado de las distancias alcanzadas por sus proyectiles.
Fundado el GunClub, fácil es figurarse lo que pro-dujo en este género el talento inventivo
de los americanos. Las máquinas de guerra tomaron proporciones colosales, y los
proyectiles, traspasando los límites permitidos, fue-ron a mutilar horriblemente a más de
cuatro inofensivos transeúntes. Todas aquellas invenciones hacían parecer poca cosa a los
tímidos instrumentos de la artillería eu-ropea.
Júzguese por las siguientes cifras:
En otro tiempo, una bala del treinta y seis, a la dis-tancia de 300 pies, atravesaba treinta y
seis caballos cogi-dos de flanco y setenta y ocho hombres. La balística se hallaba en
mantillas. Desde entonces los proyectiles han ganado mucho terreno. El cañón Rodman,
que arrojaba a siete millas(1) de distancia una bala que pesaba media to-nelada, habría
fácilmente derribado 150 caballos y 300 hombres. En el GunClub se trató de hacer la
prueba, pero aunque los caballos se sometían a ella, los hombres fueron por desgracia
menos complacientes.


1. La milla anglosajona equivale a 1.609,31 metros.

Pero sin necesidad de pruebas se puede asegurar que aquellos cañones eran muy mortíferos,
y en cada disparo caían combatientes como espigas en un campo que se está segando. Junto
a semejantes proyectiles, ¿qué signi-ficaba aquella famosa bala que en Coutras, en 1587,
dejó fuera de combate a veinticinco hombres?
¿Qué significaba aquella otra bala que en Zeradoff, en 1758, mató cuarenta soldados? ¿Qué
era en sustancia aquel cañón austriaco de Kesselsdorf, que en 1742 de-rribaba en cada
disparo a setenta enemigos? ¿Quién hace caso de aquellos tiros sorprendentes de Jena y de
Austerlitz que decidían la suerte de la batalla? Cosas mayores se vieron durante la guerra
federal. En la batalla de Gettysburg un proyectil cónico disparado por un ca-ñón mató a 173
confederados, y en el paso del Potomac una bala Rodman envió a 115 sudistas a un mundo
evi-dentemente mejor. Debemos también hacer mención de un mortero formidable
inventado por J. T. Maston, miembro distinguido y secretario perpetuo del Gun--Club, cuyo
resultado fue mucho más mortífero, pues en el ensayo mató a 137 personas. Verdad es que
reventó.
¿Qué hemos de decir que no lo digan, mejor que nosotros, guarismos tan elocuentes?
Preciso es admitir sin repugnancia el cálculo siguiente obtenido por el estadista Pitcairn:
dividiendo el número de víctimas que hicieron las balas de cañón por el de los miembros
del GunClub, resulta que cada uno de éstos había por tér-mino medio costado la vida a
2.375 hombres y una frac-ción.
Fijándose en semejantes guarismos, es evidente que la única preocupación de aquella
sociedad científica fue la destrucción de la humanidad con un fin filantrópico, y el
perfeccionamiento de las armas de guerra considera-das como instrumentos de civilización.
Aquella sociedad era una reunión de ángeles exter-minadores, hombres de bien a carta
cabal.
Añádase que aquellos yanquis, valientes todos a cuál más, no se contentaban con fórmulas,
sino que descendían ellos mismos al terreno de la práctica. Había entre ellos oficiales de
todas las graduaciones, subtenientes y generales, y militares de todas las edades, algunos
recién entrados en la carrera de las armas y otros que habían en-canecido en los
campamentos. Muchos, cuyos nombres figuraban en el libro de honor del GunClub,
habían quedado en el campo de batalla, y los demás llevaban en su mayor parte señales
evidentes de su indiscutible de-nuedo. Muletas, piernas de palo, brazos artificiales, ma-nos
postizas, mandíbulas de goma elástica, cráneos de plata o narices de platino, de todo había
en la colección, y el referido Pitcairn calculó igualmente que en el Gun--Club no había, a lo
sumo, más que un brazo por cada cuatro personas y dos piernas por cada seis.
Pero aquellos intrépidos artilleros no reparaban en semejantes bagatelas, y se llenaban
justamente de orgu-llo cuando el parte de una batalla dejaba consignado un número de
víctimas diez veces mayor que el de proyec-tiles gastados.
Un día, sin embargo, triste y lamentable día, los que sobrevivieron a la guerra firmaron la
paz; cesaron poco a poco los cañonazos; enmudecieron los morteros; los obuses y los
cañones volvieron a los arsenales; las balas se hacinaron en los parques, se borraron los
recuerdos sangrientos. Los algodoneros brotaron esplendorosos en los campos
pródigamente abonados, los vestidos de luto se fueron haciendo viejos a la par del dolor, y
el GunClub quedó sumido en una ociosidad profunda.
Algunos apasionados, trabajadores incansables, se entregaban aún a cálculos de balística y
no pensaban más que en bombas gigantescas y obuses incomparables. Pero, sin la práctica,
¿de qué sirven las teorías? Los salo-nes estaban desiertos, los criados dormían en las
antesa-las, los periódicos permanecían encima de las mesas, tristes ronquidos partían de los
rincones oscuros, y los miembros del GunClub. tan bulliciosos en otro tiempo, se
amodorraban mecidos por la idea de una artillería platónica.
¡Qué desconsuelo! dijo un día el bravo Tom Hunter, mientras sus piernas de palo se
carbonizaban en la chimenea. ¡Nada hacemos! ¡Nada esperamos! ¡Qué existencia tan
fastidiosa! ¿Qué se hicieron de aquellos tiempos en que nos despertaba todas las mañanas el
ale-gre estampido de los cañones?
Aquellos tiempos pasaron para no volver respon-dió Bilsby, procurando estirar los
brazos que le falta-ban. ¡Entonces daba gusto! Se inventaba un obús, y, apenas estaba
fundido, iba el mismo inventor a ensayar-lo delante del enemigo, y se obtenía en el
campamento un aplauso de Sherman o un apretón de manos de Mac-Clellan. Pero
actualmente los generales han vuelto a su escritorio, y en lugar de mortíferas balas de hierro
des-pachan inofensivas balas de algodón. ¡Santa Bárbara bendita! ¡El porvenir de la
artillería se ha perdido en América!
Sí, Bilsby exclamó el coronel Blomsberry, he-mos sufrido crueles decepciones. Un
día abandonamos nuestros hábitos tranquilos, nos ejercitamos en el mane-jo de las armas,
nos trasladamos de Baltimore a los cam-pos de batalla, nos portamos como héroes, y dos o
tres años después perdemos el fruto de tantas fatigas para condenarnos a una deplorable
inercia con las manos me-tidas en los bolsillos.
Trabajo le hubiera costado al valiente coronel dar una prueba semejante de su ociosidad, y
no por falta de bolsillos.
¡Y ninguna guerra en perspectiva! dijo entonces el famoso J. T. Maston, rascándose su
cráneo de goma elástica. ¡Ni una nube en el horizonte, cuando tanto hay aún que hacer en
la ciencia de la artillería! Yo, que os hablo en este momento, he terminado esta misma
maña-na un modelo de mortero, con su plano, su corte y su elevación, destinado a
modificar profundamente las le-yes de la guerra.
¿De veras? replicó Tom Hunter, pensando invo-luntariamente en el último ensayo del
respetable J. T. Maston.
De veras respondió éste. Pero ¿de qué sirven tantos estudios concluidos y tantas
dificultades venci-das? Nuestros trabajos son inútiles. Los pueblos del nuevo mundo se han
empeñado en vivir en paz, y nues-tra belicosa Tribuna(1) pronostica catástrofes debidas al
aumento incesante de las poblaciones.

Sin embargo, Mastonrespondió el coronel Bloms-berry, en Europa siguen batiéndose
para sostener el principio de las nacionalidades.
¿Y qué?
¡Y qué! Podríamos intentar algo a11í, y si se acepta-sen nuestros servicios...
¿Qué osáis proponer? exclamó Bilsby. ¡Cultivar la balística en provecho de los
extranjeros!
Es preferible a no hacer nada respondió el co-roner.
Sin duda dijo J. T. Maston es preferible, pero ni siquiera nos queda tan pobre recurso.
¿Y por qué? preguntó el coroner.
Porque en el viejo mundo se profesan sobre los as-censos ideas que contrarían todas
nuestras costumbres americanas. Los europeos no comprenden que pueda llegar a ser
general en jefe quien no ha sido antes subte-niente, to que equivale a decir que no puede ser
buen ar-tillero el que por sí mismono ha fundido el cañón, to que me parece...
¡Absurdo! replicó Tom Hunter destrozando con su bowieknife(2) los brazos de la
butaca en que estaba sentado. Y en el extremo a que han llegado las cosas no nos queda
ya más recurso que plantar tabaco y destilar acei-te de ballena.
1. El más fogoso periódico abolicionista de la Unión.
2. Cuchillo de bolsillo, de ancha hoja.

¡Cómo! exclamó J. T. Maston con voz atronado-ra. ¿No dedicaremos los últimos años
de nuestra exis-tencia al perfeccionamiento de las armas de fuego? ¿No ha de presentarse
una nueva ocasión de ensayar el al-cance de nuestros proyectiles? ¿Nunca más el fogonazo
de nuestros cañones iluminará la atmósfera? ¿No so-brevendrá una complicación
internacional que nos per-mita declarar la guerra a alguna potencia transatlánti-ca? ¿No
echarán los franceses a pique ni uno solo de nuestros vapores, ni ahorcarán los ingleses, con
menos-precio del derecho de gentes, tres o cuatro de nuestros compatriotas?
¡No, Maston respondió el coronel Blomsberry, no tendremos tanta dicha! ¡No se
producirá ni uno solo de los incidentes que tanta falta nos hacen; y aunque se produjesen,
no sacaríamos de ellos ningún partido! ¡La susceptibilidad americana va desapareciendo, y
vegeta-mos en la molicie!
¡Sí, nos humillamos! replicó Bilsby.
¡Se nos humilla! respondió Tom Hunter.





Continuará....


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasión
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente... 


Maria Lua




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 51090
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

JULIO VERNE Empty Re: JULIO VERNE

Mensaje por Maria Lua Miér 24 Mar 2021, 08:12

¡Y tanto! replicó J. T. Maston con mayor vehe-mencia. ¡Sobran razones para batirnos,
y no nos bati-mos! Se economizan piernas y brazos en provecho de gentes que no saben
qué hacer de ellos. Sin it muy le-jos, se encuentra un motivo de gúérra. Decid, ¿la América
del Norte no perteneció en otro tiempo a los in-gleses?
Sin dudarespondió Tom Hunter, dejando con ra-bia quemarse en la chimenea el
extremo de su muleta.
¡Pues bien! repuso J. T. Maston. ¿Por qué Ingla-terra, a su vez, no ha de pertenecer a
los americanos?
Sería muy justo respondió el coronel Blomsberry.
Id con vuestra proposición al presidente de los Estados Unidos exclamó J. T. Maston
y veréis cómo la acoge.
La acogerá mal murmuró Bilsby entre los cuatro dientes que había salvado de la batalla.
No seré yo exclamó J. T. Maston quien le dé el voto en las próximas elecciones.
Ni yo exclamaron de acuerdo todos aquellos beli-cosos inválidos.
Entretanto, y para concluir repuso J. T. Maston, si no se me proporciona ocasión de
ensayar mi nuevo mortero sobre un verdadero campo de batalla, presenta-ré mi dimisión de
miembro del GunClub, y me sepul-taré en las soledades de Arkansas.
Donde os seguiremos todos respondieron los in-terlocutores del audaz J. T. Maston.
Tal era el estado de la situación. La exasperación de los ánimos iba en progresivo aumento,
y el club se halla-ba amenazado de una próxima disolución, cuando so-brevino un
acontecimiento inesperado que impidió tan sensible catástrofe.
Al día siguiente de la acalorada conversación de que acabamos de dar cuenta, todos los
miembros de la socie-dad recibieron una circular concebida en los siguientes términos:

«Baltimore, 3 de octubre.

»El presidente del GunClub tiene la honra de prevenir a sus colegas que en la sesión del 5
dei corriente les dirigirá una comunicación de la mayor importancia, por lo que les suplica
que, cualesquiera que sean sus ocupaciones, acudan a la cita que les da por la presente. »
Su afectísimo colega,
IMPEY BARBICANE, P. G. C.»


II


Comunicación del presidente Barbicane


El 5 de octubre, a las ocho de la noche, una multitud compacta se apiñaba en los salones del
GunClub, 21, Union Square. Todos los miembros de la sociedad resi-dentes en Baltimore
habían acudido a la cita de su presi-dente.
En cuanto a los socios correspondientes, los trenes los depositaban a centenares en las
estaciones de la ciu-dad, sin que por mucha que fuese la capacidad del salón de sesiones,
cupiesen todos en ella. Así es que aquel con-curso de sabios refluía en las salas próximas,
en los co-rredores y hasta en los vestíbulos exteriores, donde se condensaba un gentío
inmenso que deseaba con ansia conocer la importante comunicación del presidente
Bar-bicane. Los unos empujaban a los otros, y mutuamente se atropellaban y aplastaban
con esa libertad de acción característica de los pueblos educados en las ideas de-mocráticas.
Un extranjero que se hubiese hallado aquella noche en Baltimore no hubiera conseguido a
fuerza de oro pe-netrar en el gran salón, exclusivamente reservado a los miembros
residentes o correspondientes, sin que nadie más pudiera ocupar en él puesto alguno; así es
que los notables de la ciudad, los magistrados del consejo y la gente selecta habían tenido
que mezclarse con la turba de sus admiradores para coger al vuelo las noticias del interior.
La inmensa sala ofrecía a las miradas un curioso es-pectáculo. Aquel vasto local estaba
maravillosamente adecuado a su destino.

Altas columnas, formadas de ca-ñones
sobrepuestos que tenían por pedestal grandes morteros, sostenían la esbelta armazón de la
bóveda, verdadero encaje de hierro fundido admirablemente recor-tado. Panoplias de
trabucos, retacos, arcabuces, carabi-nas y de todas las armas de fuego antiguas y modernas
cubrían las paredes entrelazándose de una manera pinto-resca. La llama del gas brotaba
profusamente de un mi-llar de revólveres dispuestos en forma de lámparas, com-pletando
tan espléndido alumbrado arañas de pistolas y candelabros formados de fusiles
artísticamente reuni-dos. Los modelos de cañones, las muestras de bronce, los blancos
acribillados a balazos, las planchas destruidas por el choque de las balas del GunClub, el
surtido de baquetones y escobillones, los rosarios de bombas, los collares de proyectiles, las
guirnaldas de granadas, en una palabra, todos los útiles del artillero fascinaban por su
asombrosa disposición y hacían presumir que su ver-dadero destino era más decorativo que
mortífero.
En el puesto de preferencia, detrás de una espléndi-da vidriera, se veía un pedazo de
recámara rota y torcida por el efecto de la pólvora, preciosa reliquia del cañón de J. T.
Maston.
El presidente, con dos secretarios a cada lado, ocu-paba en uno de los extremos del salón un
ancho espacio entarimado. Su sillón, levantado sobre una cureña la-boriosamente tallada,
afectaba en su conjunto las robus-tas formas de un mortero de treinta y dos pulgadas,
apuntando en ángulo de 90°, y estaba suspendido de dos quicios que permitían al presidente
columpiarse como en una mecedora, que tan cómoda es en verano para dormir la siesta.
Sobre la mesa, que era una gran plancha de hierro sostenida por seis obuses, se veía un
tintero de exquisito gusto, hecho de una bala de cañón admirable-mente cincelada, y un
timbre que se disparaba estrepito-samente como un revólver. Durante las discusiones
aca-loradas, esta campanilla de nuevo género bastaba apenas para dominar la voz de
aquella legión de artilleros so-breexcitados.

Delante de la mesa presidencial, los bancos, coloca-dos de modo que formaban eses como
las circunvalacio-nes de una trinchera, constituían una serie de parapetos del GunClub, y
bien puede decirse que aquella noche había gente hasta en las trincheras. El presidente era
bas-tante conocido para que nadie pudiese ignorar que no hubiera molestado a sus colegas
sin un motivo suma-mente grave.
Impey Barbicane era un hombre de unos cuarenta años, sereno, frío, austero, de un carácter
esencialmente formal y reconcentrado; exacto como un cronómetro, de un temperamento a
toda prueba, de una resolución inquebrantable. Poco caballeresco, aunque aventurero,
siempre resuelto a trasladar del campo de la especu-lación al de la práctica las más
temerarias empresas, era el hombre por excelencia de la Nueva Inglaterra, el nor-dista
colonizador, el descendiente de aquellas Cabezas Redondas tan funestas a los Estuardos, y
el implacable enemigo de los aristócratas del Sur, de los antiguos caba-lleros de la madre
patria. Barbicane, en una palabra, era to que podría calificarse un yanqui completo.
Había hecho, comerciando con maderas, una fortu-na considerable. Nombrado director de
Artillería duran-te la guerra, se manifestó fecundo en invenciones, audaz en ideas, y
contribuyó poderosamente a los progresos del arma, dando a las investigaciones
experimentales un in-comparable desarrollo.
Era un personaje de mediana estatura, que por una rara excepción en el GunClub, tenía
ilesos todos los miembros. Sus facciones, acentuadas, parecían trazadas con carbón y
tiralíneas, y si es cierto que para adivinar los instintos de un hombre se le debe mirar de
perfil, Barbicane, mirado así, ofrecía los más seguros indicios de energía, audacia y sangre
fría.
En aquel momento permanecía inmóvil en su sillón, mudo, meditabundo, con una mirada
honda, medio tapada la cara por un enorme sombrero, cilindro de seda negra que parece
hecho a propósito para los cráneos americanos.
A su alrededor, sus colegas conversaban estrepitosa-mente sin distraerle. Se interrogaban,
recorrían el campo de las suposiciones, examinaban a su presidente, y pro-curaban, aunque
en vano, despejar la incógnita de su im-perturbable fisonomía.




Continuará...


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasión
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente... 


Maria Lua




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 51090
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

JULIO VERNE Empty Re: JULIO VERNE

Mensaje por Maria Lua Miér 24 Mar 2021, 08:14

Al dar las ocho en el reloj fulminante del gran salón, Barbicane, como impelido por un
resorte, se levantó de pronto. Reinó un silencio general, y el orador, con bas-tante énfasis,
tomó la palabra en los siguientes términos:
Denodados colegas: mucho tiempo ha transcurrido ya desde que una paz infecunda
condenó a los miem-bros del GunClub a una ociosidad lamentable. Des-pués de un
período de algunos años, tan lleno de inci-dentes, tuvimos que abandonar nuestros trabajos
y detenernos en la senda del progreso. Lo proclamo sin miedo y en voz alta: toda guerra
que nos obligase a em-puñar de nuevo las armas sería acogida con un entusias-mo
frenético.
¡Sí, la guerra! exclamó el impetuoso J. T. Maston.
¡Atención! gritaron por todos lados.
Pero la guerra dijo Barbicane es imposible en las actuales circunstancias, y aunque
otra cosa desee mi dis-tinguido colega, muchos años pasarán aún antes de que nuestros
cañones vuelvan al campo de batalla. Es, pues, preciso tomar una resolución y buscar en
otro orden de ideas una salida al afán de actividad que nos devora.
La asamblea redobló su atención, comprendiendo que su presidente iba a abordar el punto
delicado.
Hace algunos meses, ilustres colegas prosiguió Barbicane, que me pregunté si, sin
separarnos de nues-tra especialidad, podríamos acometer alguna gran em-presa digna del
siglo XIX, y si los progresos de la balística nos permitirán salir airosos de nuestro empeño.
He, pues, buscado, trabajado, calculado, y ha resultado de mis estudios la convicción de
que el éxito coronará nuestros esfuerzos, encaminados a la realización de un plan que en
cualquier otro país sería imposible. Este proyecto, prolijamente elaborado, va a ser el objeto
de mi comunicación. Es un proyecto, digno de vosotros, digno del pasado del GunClub, y
que producirá nece-sariamente mucho ruido en el mundo.
¿Mucho ruido? preguntó un artillero apasionado.
Mucho ruido en la verdadera acepción de la palabra respondió Barbicane.
¡No interrumpáis! repitieron al unísono muchas voces.
Os suplico, pues, dignos colegas repuso el presi-dente, que me otorguéis toda vuestra
atención.

Un estremecimiento circuló por la asamblea. Barbi-cane, sujetando con un movimiento
rápido su sombrero en su cabeza, continuó su discurso con voz tranquila.
No hay ninguno entre vosotros, beneméritos cole-gas, que no haya visto la Luna, o que,
por to menos, no haya oído hablar de ella. No os asombréis si vengo aquí a hablaros del
astro de la noche. Acaso nos esté reserva-da la gloria de ser los colonos de este mundo
desconoci-do. Comprendedme, apoyadme con todo vuestro po-der, y os conduciré a su
conquista, y su nombre se unirá a los de los treinta y seis Estados que forman este gran país
de la Unión.(1)
1. Número de los que entonces formaban los Estados Unidos de América del Norte.

¡Viva la Luna! exclamó el GunClub confundien-do en una sola todas sus voces.
Mucho se ha estudiado la Luna repuso Barbica-ne; su masa, su densidad, su peso, su
volumen, su cons-titución, sus movimientos, su distancia, el papel que en el mundo solar
representa están perfectamente determinados; se han formado mapas selenográficos con
una perfección igual y tal vez superior a la de las cartas te-rrestres, habiendo la fotografía
sacado de nuestro satéli-te pruebas de una belleza incomparable. En una palabra, se sabe de
la Luna todo lo que las ciencias matemáticas, la astronomía, la geología y la óptica pueden
saber; pero hasta ahora no se ha establecido comunicación directa con ella.
Un vivo movimiento de interés y de sorpresa acogió esta frase del orador.

Permitidme prosiguió recordaros, en pocas pa-labras, de qué manera ciertas cabezas
calientes, embar-cándose para viajes imaginarios, pretendieron haber pe-netrado los
secretos de nuestro satélite. En el siglo XVII, un tal David Fabricius se vanaglorió de haber
visto con sus propios ojos habitantes en la Luna. En 1649, un fran-cés llamado Jean
Baudoin, publicó el Viaje hecho al mun-do de la Luna por Domingo González, aventurero
espa-ñol. En la misma época, Cyrano de Bergerac publicó la célebre expedición que tanto
éxito obtuvo en Francia. Más adelante, otro francés (los franceses se ocupan mu-cho de la
Luna), llamado Fontenelle, escribió la Plurali-dad de los mundos, obra maestra en su
tiempo, pero la ciencia, avanzando, destruye hasta las obras maestras. Hacia 1835, un
opúsculo traducido del New York Ame-rican nos dijo que sir John Herschell, enviado al
cabo de Buena Esperanza para ciertos estudios astronómicos, consiguió, empleando al
efecto un telescopio perfeccio-nado por una iluminación interior, acercar la Luna a una
distancia de ochenta yardas.(1) Entonces percibió distin-tamente cavernas en que vivían
hipopótamos, verdes montañas veteadas de oro, carneros con cuernos de marfil, corzos
blancos y habitantes con alas membrano-sas como las del murciélago. Aquel folleto, obra
de un americano llamado Locke, alcanzó un éxito prodigioso. Pero luego se reconoció que
todo era una superchería de la que fueron los franceses los primeros en reírse.
1. La yarda equivale a 0,91 metros.

¡Reírse de un americano! exclamó J. T. Maston. ¡He aquí un casus belli!
Tranquilizaos, mi digno amigo; los franceses, antes de reírse de nuestro compatriota,
cayeron en el lazo que él les tendió haciéndoles comulgar con ruedas de mo-lino. Para
terminar esta rápida historia, añadiré que un tal Hans Pfaal, de Rotterdam, ascendiendo en
un globo lleno de un gas extraído del ázoe, treinta y siete veces más ligero que el
hidrógeno, alcanzó la Luna des-pués de un viaje aéreo de diecinueve días. Aquel viaje, to
mismo que las precedentes tentativas, era simple-mente imaginario, y fue obra de un
escritor popular de América, de un ingenio extraño y contemplativo, de Edgard Poe.
¡Viva Edgard Poe! exclamó la asamblea, electriza-da por las palabras de su presidente.
Nada más digno repuso Barbicane de esas tenta-tivas que llamaré puramente
literarias, de todo punto in-suficientes para establecer relaciones formales con el as-tro de la
noche. Debo, sin embargo, añadir que algunos caracteres prácticos trataron de ponerse en
comunica-ción con él, y así es que, años atrás, un geómetra alemán propuso enviar una
comisión de sabios a los páramos de Siberia.

A11í, en aquellas vastas llanuras, se debían
trazar inmensas figuras geométricas, dibujadas por medio de reflectores luminosos, entre
otras el cuadrado de la hi-potenusa, llamado vulgarmente en Francia el puente de los asnos.
Todo ser inteligente decía el geómetra debe comprender el destino científico de esta
figura. Los sele-nitas, si existen, responderán con una figura semejante, y una vez
establecida la comunicación, fácil será crear un alfabeto que permita conversar con los
habitantes de la Luna.» Así hablaba el geómetra alemán, pero no se ejecutó su proyecto, y
hasta ahora no existe ningún lazo di-recto entre la Tierra y su satélite. Pero está reservado al
genio práctico de los americanos ponerse en relación con el mundo sideral. El medio de
llegar a tan importan-te resultado es sencillo, fácil, seguro, infalible, y él va a ser el objeto
de mi proposición.
Un gran murmullo, una tempestad de exclamacio-nes acogió estas palabras. No hubo entre
los asistentes uno solo que no se sintiera dominado, arrastrado, arre-batado por las palabras
del orador.
¡Atención! ¡Atención! ¡Silencio! gritaron por to-das partes.
Calmada la agitación, Barbicane prosiguió con una voz más grave su interrumpido
discurso.

Ya sabéis dijo cuántos progresos ha hecho la ba-lística de algunos años a esta parte y
a qué grado de per-fección hubieran llegado las armas de fuego, si la guerra hubiese
continuado. No ignoráis tampoco que, de una manera general, la fuerza de resistencia de los
cañones y el poder expansivo de la pólvora son ilimitados. Pues bien, partiendo de este
principio, me he preguntado a mí mismo si, por medio de un aparato suficiente, realizado
con unas determinadas condiciones de resistencia, sería posible enviar una bala a la Luna.
A estas palabras, un grito de asombro se escapó de mil pechos anhelantes, y hubo luego un
momento de si-lencio, parecido a la profunda calma que precede a las grandes tormentas. Y
en efecto, hubo tronada, pero una tronada de aplausos, de gritos, de clamores que hicieron
retemblar el salón de sesiones. El presidente quería ha-blar y no podía. No consiguió
hacerse oír hasta pasados diez minutos.
Dejadme concluir repuso tranquilamente. He examinado la cuestión bajo todos sus
aspectos, la he abordado resueltamente, y de mis cálculos indiscutibles resulta que todo
proyectil dotado de una velocidad inicial de doce mil yardas(1) por segundo, y dirigido
hacia la Luna, llegará necesariamente a ella. Tengo, pues, distin-guidos y bravos colegas, el
honor de proponeros que intentemos este pequeño experimento.




Continuará...


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasión
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente... 


Maria Lua




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 51090
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

JULIO VERNE Empty Re: JULIO VERNE

Mensaje por Maria Lua Miér 24 Mar 2021, 08:16

1. Unos once mil metros.

III


Efectos de la comunicación de Barbicane


Es imposible describir el efecto producido por las últimas palabras del ilustre presidente.
¡Qué gritos! ¡Qué vociferaciones! ¡Qué sucesión de vítores, de hu-rras, de ¡hip, hip! y de
todas las onomatopeyas con que el entusiasmo condimenta la lengua americana! Aquello
era un desorden, una barahúnda indescriptible. Las bo-cas gritaban, las manos palmoteaban,
los pies sacudían el entarimado de los salones. Todas las armas de aquel mu-seo de
artillería, disparadas a la vez, no hubieran agitado con más violencia las ondas sonoras. No
es extraño. Hay artilleros casi tan retumbantes como sus cañones.
Barbicane permanecía tranquilo en medio de aque-llos clamores entusiastas. Sin duda
quería dirigir aún al-gunas palabras a sus colegas, pues sus gestos reclamaron silencio y su
timbre fulminante se extenuó a fuerza de detonaciones. Ni siquiera se oyó. Luego le
arrancaron de su asiento, le llevaron en triunfo, y pasó de las manos de sus fieles camaradas
a los brazos de una muchedum-bre no menos enardecida.
No hay nada que asombre a un americano. Se ha re-petido con frecuencia que la palabra
imposible no es francesa: los que tal han dicho han tomado un dicciona-rio por otro. En
América todo es fácil, todo es sencillo, y en cuanto a dificultades mecánicas, todas mueren
antes de nacer. Entre el proyecto de Barbicane y su realiza-ción, no podía haber un
verdadero yanqui que se permi-tiese entrever la apariencia de una dificultad. Cosa dicha,
cosa hecha.
El paseo triunfal del presidente se prolongó hasta muy entrada la noche. Fue una verdadera
marcha a la luz de innumerables antorchas. Irlandeses, alemanes, fran-ceses, escoceses,
todos los individuos heterogéneos de que se compone la población de Maryland gritaban en
su lengua materna, y los vítores, los hurras y los bravos se mezclaban en un confuso a
inenarrable estrépito.
Precisamente la Luna, como si hubiese comprendi-do que era de ella de quien se trataba,
brillaba entonces con serena magnificencia, eclipsando con su intensa irradiación las luces
circundantes. Todos los yanquis di-rigían sus miradas a su centelleante disco. Algunos la
sa-ludaron con la mano, otros la llamaban con los dictados más halagüeños; éstos la medían
con la mirada, aquellos la amenazaban con el puño, y en las cuatro horas que median entre
las ocho y las doce de la noche, un óptico de Jones Fall labró su fortuna vendiendo
anteojos. El as-tro de la noche era mirado con tanta avidez como una hermosa dama de alto
copete. Los americanos hablaban de él como si fuesen sus propietarios. Hubierase dicho
que la casta Diana pertenecía ya a aquellos audaces con-quistadores y formaba parte del
territorio de la Unión. Y sin embargo, no se trataba más que de enviarle un pro-yectil,
manera bastante brutal de entrar en relaciones, aunque sea con un satélite pero muy en boga
en las na-ciones civilizadas.
Acababan de dar las doce, y el entusiasmo no se apa-gaba. Seguía siendo igual en todas las
clases de la pobla-ción; el magistrado, el sabio, el hombre de negocios, el mercader, el
mozo de cuerda, las personas inteligentes y las gentes incultas se sentían heridas en la fibra
más delicada. Tratábase de una empresa nacional. La ciudad alta, la ciudad baja, los
muelles bañados por las aguas del Pa-tapsco, los buques anclados no podían contener la
multi-tud, ebria de alegría, y también de gin y de whisky. Todos hablaban, peroraban,
discutían, aprobaban, aplaudían, to mismo los ricos arrellanados muellemente en el sofá de
los barrooms(1) delante de su jarra de sherry cobbler,(2) que el waterman(3) que se
emborrachaba con el quebrantape-chos(4) en las tenebrosas tabernas del FellsPoint.
Sin embargo, a eso de las dos la conmoción se cal-mó. El presidente Barbicane pudo volver
a su casa es-tropeado, quebrantado, molido. Un hércules no hu-biera resistido un
entusiasmo semejante. La multitud abandonó poco a poco plazas y calles. Los cuatro trenes
de Ohio, de Susquehanna, de Filadelfia y de Washing-ton, que convergen en Baltimore,
arrojaron al público heterogéneo a los cuatro puntos cardinales de los Esta-dos Unidos, y la
ciudad adquirió una tranquilidad rela-tiva.
Se equivocaría el que creyese que durante aquella memorable noche quedó la agitación
circunscrita den-tro de Baltimore. Las grandes ciudades de la Union, Nueva York, Boston,
Albany, Washington, Richmond, Crescent City,(5) Charleston, Mobile, desde Texas a
Massachusetts, desde Michigan a Florida, participaron todas del delirio. Los treinta mil
socios correspondien-tes del GunClub conocían la carta de su presidente y aguardaban
con igual impaciencia la famosa comunica-ción del 5 de octubre. Aquella misma noche, las
palabras del orador, a medida que salían de sus labios, corrí-an por los hilos telegráficos
que atraviesan en todos sentidos los Estados de la Unión, a una velocidad de 248.447 millas
por segundo. Podemos, pues, decir con una exactitud absoluta, que los Estados Unidos de
América; diez veces mayores que Francia, lanzaron en el mismo instante un solo hurra, y
que veinticinco mi-llones de corazones, henchidos de orgullo, palpitaron con un solo latido.
1. Locales semejantes a los cafés.
2. Mezcla de ron, zumo de naranja, azúcar, canela y nuez mosca-da. Esta bebida, de color
amarillo, se sorbe por medio de un tubito de vidrio.
3. Marinero.
4. Bebida muy fuerte, que suele tomar el vulgo.
5. Sobrenombre de Nueva Orleans.

Al día siguiente, mil quinientos periódicos diarios, semanales, bimensuales o mensuales, se
apoderaron de la cuestión, y la examinaron bajo sus diferentes aspectos físicos,
meteorológicos, económicos y morales, y hasta bajo el punto de vista de la preponderancia
política y de su influencia civilizadora. Algunos se preguntaron si la Luna era un mundo
extinguido, y si no experimentaría ya ninguna transformación. ¿Se parecía a la Tierra
du-rante los tiempos en que no había aún atmósfera? ¿Qué espectáculo presentaría al
hacerse visible la faz que des-conoce el esferoide terrestre?
Aunque no se tratara más que de enviar una bala al astro de la noche, todos veían en este
hecho el punto de partida de una serie de experimentos; todos esperaban que América
penetraría los últimos secretos de aquel disco misterioso, y algunos hablaban ya de las
sensibles perturbaciones que acarrearía su conquista al equilibrio europeo.
Discutido el proyecto, no hubo un solo periódico que pusiese su realización en duda. Las
colecciones, los folletos, las gacetas, los boletines publicados por las sociedades científicas,
literarias o religiosas hicieron re-saltar sus ventajas, y la Sociedad de Historia Natural de
Boston, la Sociedad Americana de Ciencias y Ar-tes de Albany, la Sociedad de Geografía y
Estadística de Nueva York, la Sociedad Filosófica Americana de Filadelfia, el Instituto
Sunthosontana de Washington, enviaron mil cartas de felicitación al GunClub, con
ofre-cimientos de apoyo y dinero.
Nunca proposición alguna había obtenido tan nu-merosas adhesiones. No hubo ninguna
inquietud, nin-guna vacilación, ninguna duda. En cuanto a las chan-zonetas, a las
caricaturas, a las canciones burlescas que hubieran acogido en Europa, y particularmente en
Fran-cia, la idea de enviar un proyectil a la Luna, hubieran de-sacreditado al que los
hubiese permitido, y todos los life preservers(1) del mundo hubieran sido impotentes para
li-brarse de la indignación general. Hay cosas de las que na-die suele reírse en el Nuevo
Mundo.
Impey Barbicane fue desde aquel día uno de los más grandes ciudadanos de los Estados
Unidos, algo como si dijéramos el Washington de la ciencia, y un rasgo de los muchos que
pudiéramos citar, bastará para demostrar a qué extremo llegó la idolatría que a todo un
pueblo me-recía un hombre.
Algunos días después de la famosa sesión del Gun-Club, el director de una compañía
inglesa de cómicos anunció en el teatro de Baltimore la representación de Much ado about
nothing.(2) Pero la población de la ciu-dad, viendo en este título una alusión malévola a los
proyectos del presidente Barbicane, invadió el teatro, hizo pedazos los asientos y obligó a
variar su cartel al desgraciado director, el cual, hombre sagaz, inclinándo-se ante la
voluntad pública, reemplazó la malhadada co-media por la titulada As you tithe it(3) que
durante muchas semanas le valió un lleno completo.
1. Arma de bolsillo que se compone de una ballena flexible y una bala de metal.
2. Mucho ruido y pocas nueces, comedia de Shakespeare
3. Como gustéis, obra del mismo autor.



Continuará...


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasión
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente... 


Maria Lua




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 51090
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

JULIO VERNE Empty Re: JULIO VERNE

Mensaje por Maria Lua Miér 24 Mar 2021, 08:17

IV

Respuesta del observatorio de Cambridge


Sin embargo, Barbicane no perdió un solo instante en medio de las ovaciones de que era
objeto. Lo primero que hizo fue reunir a sùs colegas en el salón de conferencias del
GunClub, donde después de una concienzuda dis-cusión, se convino en consultar a los
astrónomos sobre la parte astronómica de la empresa. Conocida la respuesta, se debían
discutir los medios mecánicos, no descuidando ni to más insignificante para asegurar el
buen éxito de tan gran experimento.
Se redactó, pues, y se dirigió al observatorio de Cam-bridge, en Massachusetts, una nota
muy precisa que con-tenía preguntas especiales. La ciudad de Cambridge, donde se fundó
la primera Universidad de los Estados Unidos, es justamente célebre por su observatorio
astro-nómico. Allí se encuentran reunidos sabios del mayor mérito, y a11í funciona el
poderoso anteojo que permitió a Bond resolver las nebulosas de Andrómeda, y a Clarke
descubrir el satélite de Sirio. Aquel célebre estableci-miento tenía, por consiguiente,
adquiridos muchos títu-los honrosos que justificaban la consulta del GunClub.
Dos días después, la respuesta, tan impacientemente esperada, llegó a manos del presidente
Barbicane.
Estaba concebida en los siguientes términos:

El director del observatorio de Cambridge al presidente del GunClub en Baltimore

«Cambridge, 7 de octubre

»Al recibir vuesta carta del 6 del corriente, dirigida al observatorio de Cambridge en
nombre de los miembros del GunClub de Baltimore, nuestra junta directiva se ha reunido
en el acto y ha resuelto responder lo que sigue:
»Las preguntas que se le dirigen son:
» 1ª ¿Es posible enviar un proyectil a la Luna?
»2ª ¿Cuál es la distancia exacta que separa a la Tierra de su satélite?
»3ª ¿Cuál será la duración del viaje del proyectil, dándole una velocidad inicial suficiente y,
por consi-guiente, en qué momento preciso deberá dispararse para que encuentre a la Luna
en un punto determinado?
»4ª ¿En qué momento preciso se presentará la Luna en la posición más favorable para que
el proyectil la alcance?
»5ª ¿A qué punto del cielo se deberá apuntar el cañón destinado a lanzar el proyectil?
»6ª ¿Qué sitio ocupará la Luna en el cielo en el mo-mento de disparar el proyectil?
»Respuesta a la primera pregunta: ¿Es posible enviar un proyectil a la Luna?
»Sí, es posible enviar un proyectil a la Luna, si se llega a dar a este proyectil una velocidad
inicial de doce mil yar-das por segundo. El cálculo demuestra que esta velocidad es
suficiente. A medida que se aleja de la Tierra, la acción del peso disminuirá en razón
inversa del cuadrado de las distancias, es decir, que para una distancia tres veces ma-yor
esta acción será nueve veces menor. En consecuencia, el peso de la bala disminuirá
rápidamente, y se anulará del todo en el momento de quedar equilibrada la atracción de la
Luna con la de la Tierra, es decir, a los 47/58 del trayec-to. En aquel momento el proyectil
no tendrá peso alguno, y, si salva aquel punto, caerá sobre la Luna por el solo efecto de la
atracción lunar. La posibilidad teórica del ex-perimento queda, pues, absolutamente
demostrada, de-pendiendo únicamente su éxito de la potencia de is má-quina empleada.
»Respuesta a la segunda pregunta: ¿Cuál es la distan-cia exacta que separa a la Tierra de su
satélite?
»La Luna no describe alrededor de la Tierra una cir-cunferencia, sino una elipse, de la cual
nuestro globo ocu-pa uno de los focos, y por consiguiente la Luna se encuen-tra a veces
más cerca y a veces más lejos de la Tierra, o, hablando en términos técnicos, a veces en su
apogeo y a veces en su perigeo. La diferencia en el espacio entre su mayor y menor
distancia es bastante considerable para que se la deba tener en cuenta. La Luna en su
apogeo se halla a 247.552 millas (99.640 leguas de 4 kilómetros), y en su perigeo, a
218.895 millas (88.010 leguas), lo que da una diferencia de 28.657 millas (11.630 leguas),
que son más de una novena parte del trayecto que el proyectil ha de reco-rrer. La distancia
perigea de la Luna es, pues, la que debe servir de base a los cálculos.
»Respuesta a la tercera pregunta: ¿Cuál será la dura-ción del viaje del proyectil, dándole
una velocidad inicial suficiente y, por consiguiente, en qué momento preciso deberá
dispararse para que encuentre a la Luna en un pun-to determinado?
»Si la bala conservase indefinidamente la velocidad inicial de doce mil yardas por segundo
que le hubiesen dado al partir, no tardaría más que unas nueve horas en llegar a su destino;
pero como esta velocidad inicial va continuamente disminuyendo, resulta, por un cálculo
ri-guroso, que el proyectil tardará trescientos mil segundos, o sea ochenta y tres horas y
veinte minutos en alcanzar el punto en que se hallan equilibradas las atracciones terres-tre y
lunar, y desde dicho punto caerá sobre la Luna en cincuenta mil segundos, o sea trece
horas, cincuenta y tres minutos y veinte segundos. Convendrá, pues, dispararlo noventa y
siete horas, trece minutos y veinte segundos an-tes de la llegada de la Luna al punto a que
se haya dirigido el disparo.
»Respuesta a la cuarta pregunta: ¿En qué momento preciso se presentará la Luna en la
posición más favorable para que el proyectil la alcance?
»Después de lo que se ha dicho, es evidente que debe escogerse la época en que se halle la
Luna en su perigeo, y al mismo tiempo el momento en que pase por el cenit, to que
disminuirá el trayecto en una distancia igual al radio terrestre o sea 3.919 millas, de suerte
que el trayecto defi-nitivo será de 214.966 millas (86.410 leguas). Pero si bien la Luna pasa
todos los meses por su perigeo, no siempre en aquel momento se encuentra en su cenit. No
se presen-ta en estas dos condiciones sino a muy largos intervalos. Será, pues, preciso
aguardar la coincidencia del paso al pe-rigeo y al cenit. Por una feliz circunstancia, el 4 de
diciem-bre del año próximo la Luna ofrecerá estas dos condicio-nes: a las doce de la noche
se hallará en su perigeo, es decir, a la menor distancia de la Tierra, y, al mismo tiem-po,
pasará por el cenit.
»Respuesta a la quinta pregunta: ¿A qué punto del cielo se deberá apuntar el cañón
destinado a lanzar el pro-yectil?
»Admitidas las precedentes observaciones, el cañón deberá apuntarse al cenit(1) del lugar
en que se haga el expe-rimento, de suerte que el tiro sea perpendicular al plano del
horizonte, y así el proyectil se librará más pronto de los efectos de la atracción terrestre.
Pero para que la Luna suba al cenit de un sitio, preciso es que la latitud de este si-tio no sea
más alta que la declinación del astro, o, en otros términos, que el sitio no se halle
comprendido entre 0° y 28° de latitud Norte o Sur.(2) En cualquier otro punto, el tiro
tendría que ser necesariamente oblicuo, lo que con-traría el buen resultado del experimento.
1. El cenit es el punto del cielo situado verticalmente sobre la ca-beza del observador.
2. No hay, en efecto, más que las regiones del globo comprendidas entre el ecuador y los
paralelos 28 en que la elevación de la Luna llega al cenit. Más a11á de 28 grados, la Luna
se acerca tanto menos al cenit cuanto más avanza hacia los polos.

»Respuesta a la sexta pregunta: ¿Qué sitio ocupará la Luna en el cielo en el momento de
disparar el proyectil? »En el acto de lanzar la bala al espacio, la Luna, que avanza
diariamente 13° 10' y 35», deberá encontrarse ale-jada del punto cenital cuatro veces esta
distancia, o sea 52° 42' y 20", espacio que corresponde al camino que ella hará mientras
dure el avance del proyectil. Pero como es preci-so tener también en cuenta el desvío que
hará sufrir a la bala el movimiento de rotación de la Tierra, y como la bala no llegará a la
Luna sino después de haber sufrido una desviación igual a dieciséis radios terrestres, los
cùa-les, contados con la órbita de la Luna, son unos 11°, éstos se deben añadir a los que
expresan el retraso de la Luna, ya mencionado, o sean 64°. Así pues, en el momento del
tiro, el rayo visual dirigido a la Luna formará con la vertical del sitio del experimento un
ángulo de 64°.



Continuará...


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasión
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente... 


Maria Lua




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 51090
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

JULIO VERNE Empty Re: JULIO VERNE

Mensaje por Maria Lua Miér 24 Mar 2021, 08:20

»Tales son las respuestas que da el observatorio de Cambridge a las preguntas de los
miembros del Gun-Club.
»En resumen:
»1.° El cañón deberá colocarse en un país situado en-tre 0° y 28° de latitud Norte o Sur.
»2.° Deberá apuntarse al cenit del sitio del experi-mento.
»3 ° El proyectil deberá estar dotado de una velocidad inicial de 12.000 yardas por
segundo.
»4.° Deberá dispararse el primero de diciembre del año próximo a las once horas menos
tres minutos y veinte segundos.
»5 ° Encontrará a la Luna cuatro días después de su partida, el 4 de diciembre, a las doce de
la noche en punto, en el momento de pasar por el cenit.
»Los miembros del GunClub deben, por tanto, em-prender sin pérdida de tiempo los
trabajos que requiere su empresa y hallarse prontos a obrar en el momento deter-minado,
pues, si dejan pasar el 4 de diciembre, no hallarán la Luna en las mismas condiciones de
perigeo y de cenit hasta que hayan transcurrido dieciocho años y once días.
»La junta directiva del observatorio de Cambridge se pone enteramente a disposición del
GunClub para las cuestiones de astronomía teórica, y une por la presente sus
felicitaciones a las de la América entera.
»Por la junta:
J. M. BELFAST
»Director del observatorio de Cambridge.»

V


La novela de la Luna


Un observador dotado de una vista infinitamente penetrante y colocado en este centro
desconocido a cuyo alrededor gravita el mundo, habría visto en la épo-ca caótica del
Universo miríadas de átomos que pobla-ban el espacio. Pero poco a poco, pasando siglos y
si-glos, se produjo una variación, manifestándose una ley de atracción, a la cual se
subordinaron los átomos hasta entonces errantes. Aquellos átomos se combinaron
quí-micamente según sus afinidades, se hicieron moléculas y formaron esas acumulaciones
nebulosas de que están sembradas las profundidades del espacio.
Animó luego aquellas acumulaciones un movimien-to de rotación alrededor de su punto
central. Aquel cen-tro formado de moléculas vagas, empezó a girar alre-dedor de sí mismo,
condensándose progresivamente. Además, siguiendo leyes de mecánica inmutables, a
me-dida que por la condensación disminuía su volumen, su movimiento de rotación se
aceleró, de lo que resultó una estrella principal, centro de las acumulaciones nebulosas.
Mirando atentamente, el observador hubiera visto entonces las demás moléculas de la
acumulación condu-cirse como la estrella central, condensarse de la misma manera por un
movimiento de rotación bajo forma de innumerables estrellas. La nebulosa estaba formada.
Los astrónomos cuentan actualmente cerca de 5.000 nebu-losas.

Hay una entre ellas que los hombres han llamado la Vía Láctea, la cual contiene dieciocho
millones de estre-llas, siendo cada estrella el centro de un mundo solar.
Si el observador hubiese entonces examinado espe-cialmente entre aquellos dieciocho
millones de astros, uno de los más modestos y menos brillantes,(1) una estre-lla de cuarto
orden, la que llamamos orgullosamente el Sol, todos los fenómenos a que se debe la
formación del Universo se hubieran realizado sucesivamente a su vista.
1. El diámetro de Sirio, según Wollaston, es doce veces mayor que el del Sol.

Hubiera visto al Sol, en estado gaseoso aún y com-puesto de moléculas movibles, girando
alrededor de su eje para consumar su trabajo de concentración. Este movimiento, sometido
a las leyes de la mecánica, se hu-biese acelerado con la disminución de volumen, Ilegan-do
un momento en que la fuerza centrífuga prevaleciese sobre la centrípeta, que tiende a
impeler las moléculas hacia el centro.
Entonces, a la vista del observador se habría presen-tado otro fenómeno. Las moléculas
situadas en el plano del ecuador, escapándose como la piedra de una honda que se rompe
súbitamente, habrían ido a formar alrede-dor del Sol varios anillos concéntricos semejantes
a los de Saturno. Aquellos anillos de materia cósmica, dota-dos a su vez de un movimiento
de rotación alrededor de la masa central, se habrían roto y descompuesto en ne-bulosidades
secundarias, es decir, en planetas.

Si el observador hubiese entonces concentrado en estos planetas toda su atención, les habría
visto condu-cirse exactamente como el Sol y dar nacimiento a uno o más anillos cósmicos,
origen de esos astros de orden in-ferior que se llaman satélites.
Así pues, subiendo del átomo a la molécula, de la molécula a la acumulación, de la
acumulación a la nebu-losa, de la nebulosa a la estrella principal, de la estrella principal al
Sol, del Sol al planeta y del planeta al satélite, tenemos toda la serie de las transformaciones
experi-mentadas por los cuerpos celestes desde los primeros días del mundo.
El Sol parece perdido en las inmensidades del mun-do estelar, y, sin embargo, según las
teorías que actual-mente privan en la ciencia, se había subordinado a la ne-bulosa de la Vía
Láctea. Centro de un mundo, aunque tan pequeño parece en medio de las regiones etéreas,
es, sin embargo, enorme, pues su volumen es un millón cuatrocientas mil veces mayor que
el de la Tierra. A su alrededor gravitan ocho planetas, salidos de sus mismas entrañas en los
primeros tiempos de la Creación. Estos planetas, enumerándolos por el orden de su
proxi-midad, son: Mercurio, Venus, Tierra, Marte, Júpiter, Saturno, Urano y Neptuno.
Además, entre Marte y Jú-piter circulan regularmente otros cuerpos menos con-siderables,
restos errantes tal vez de un astro hecho pe-dazos, de los cuales el telescopio ha reconocido
ya ochenta y dos.(1)

1. Algunos de estos asteroides son tan pequeños, que a paso gim-nástico, se podría dar una
vuelta a su alrededor en un solo día.

De estos servidores que el Sol mantiene en su órbita elíptica por la gran ley de la
gravitación, algunos poseen también sus satélites. Urano tiene ocho; Saturno otros tantos;
Júpiter, cuatro; Neptuno, tres; la Tierra, uno. Este último, uno de los menos importantes del
mundo solar, se llama Luna, y es el que el genio audaz de los americanos pretendía
conquistar.
El astro de la noche, por su proximidad relativa y el espectáculo rápidamente renovado de
sus diversas fa-ses, compartió con el Sol, desde los primeros días de la humanidad, la
atención de los habitantes de la Tierra. Pero el Sol ofende los ojos al mirarlo, y los torrentes
de luz que despide obligan a cerrarlos a los que los con-templan.
La plácida Febe, más humana, se deja ver compla-ciente con su modesta gracia; agrada a la
vista, es poco ambiciosa y, sin embargo, se permite alguna vez eclipsar a su hermano, el
radiante Apolo, sin ser nunca eclipsada por él. Los mahometanos, comprendiendo el
reconoci-miento que debían a esta fiel amiga de la Tierra, han re-gulado sus meses en base
a su revolución.(1)

1. La revolución de la Luna dura unos veintisiete días y medio.

Los primeros pueblos tributaron un culto muy pre-ferente a esta casta deidad. Los egipcios
la llamaban Isis; los fenicios, Astarté; los griegos la adoraron bajo el nombre de Febe, hija
de Latona y de Júpiter, y explica-ban sus eclipses por las visitas misteriosas de Diana al
bello Endimión. Según la leyenda mitológica, el león de Nemea recorrió los campos de la
Luna antes de su apari-ción en la Tierra, y el poeta Agesianax, citado por Plu-tarco, celebró
en sus versos aquella amable boca, aque-lla nariz encantadora, aquellos dulces ojos,
formados por las partes luminosas de la adorable Selene.
Pero si bien los antiguos comprendieron a las mil maravillas el carácter, el temperamento,
en una palabra, las cualidades morales de la Luna bajo el punto de vista mitológico, los más
sabios que había entre ellos perma-necieron muy ignorantes en selenografía.
Sin embargo, algunos astrónomos de épocas remo-tas descubrieron ciertas particularidades
confirmadas actualmente por la ciencia. Si bien los acadios preten-dieron haber habitado la
Tierra en una época en que la Luna no existía aún, si bien Simplicio la creyó inmóvil y
colgada de la bóveda de cristal, si bien Tasio la conside-ró como un fragmento desprendido
del disco solar; si bien Clearco, el discípulo de Aristóteles, hizo de ella un bruñido espejo
en que se reflejaban las imágenes del océano; si bien otros, en fin, no vieron en ella más
que una acumulación de vapores exhalados por la Tierra o un globo medio fuego, medio
hielo, que giraba alrede-dor de sí mismo, algunos sabios, por medio de observa-ciones
sagaces, a falta de instrumentos de óptica, sospe-charon la mayor parte de las leyes que
rigen al astro de la noche.

Tales de Mileto, seiscientos años antes de jesucristo, emitió la opinión de que la Luna
estaba iluminada por el Sol. Aristarco de Samos dio la verdadera explicación de sus fases.
Cleómedes enseñó que brillaba con una luz re-fleja. El caldeo Beroso descubrió que la
duración de su movimiento de rotación era igual a la de su movimiento de traslación, y así
explicó cómo la Luna presenta siem-pre la misma faz. Por último, Hiparco, dos siglos antes
de la era cristiana, reconoció algunas desigualdades en los movimientos aparentes del
satélite de la Tierra.
Estas distintas observaciones se confirmaron des-pués, y de ellas sacaron partido nuevos
astrónomos. To-lomeo, en el siglo ii, y el árabe Abul Wefa, en el siglo x, completaron las
observaciones de Hiparco sobre las de-sigualdades que sufre la Luna siguiendo la línea
tortuosa de su órbita, bajo la acción del Sol. Después, Copérnico, en el siglo XV, y Tycho
Brahe, en el siglo XVI, expusieron completamente el sistema solar, y el papel que
desempe-ña la Luna entre los cuerpos celestes.
Ya en aquella época, sus movimientos estaban casi determinados; pero de su constitución
física se sabía muy poca cosa. Entonces fue cuando Galileo explicó los fenómenos de luz
producidos en ciertas fases por la existencia de montañas, a las que dio una altura media de
4.500 toesas.

Después Hevelius, un astrónomo de Dantzig, rebajó a 2.600 toesas las mayores alturas,
pero su compañero, Riccioli, las elevó a 7.000.
A fines del siglo XVIII, Herschel, armado de un pode-roso telescopio, redujo mucho las
precedentes medidas. Dio 2.900 toesas a las montañas más elevadas, y redujo por término
medio las diferentes alturas a 400 toesas solamen-te. Pero Herschel se equivocaba también,
y se necesitaron las observaciones de Schoeter, Louville, Halley, Nasmith, Bianchini,
Pastor¡, Lohrman, Gruithuisen y, sobre todo, los minuciosos estudios de Beer y de
Moedler, para resol-ver la cuestión de una manera definitiva. Gracias a los men-cionados
sabios, la elevación de las montañas de la Luna se conoce en la actualidad perfectamente.
Beer y Moedler han medido 1.905 alturas, de las cuales seis pasan de 2.600 toesas y
veintidós pasan de 2.400.(1) La más alta cima sobre-sale de la superficie del disco lunar
3.801 toesas.

1. La altura del Mont Blanc es de 4.813 metros sobre el nivel del mar.




Continuará...


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasión
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente... 


Maria Lua




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 51090
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

JULIO VERNE Empty Re: JULIO VERNE

Mensaje por Maria Lua Miér 24 Mar 2021, 08:23

A1 mismo tiempo, se completaba el reconocimiento del disco de la Luna, el cual aparecía
acribillado de cráte-res, confirmándose en todas las observaciones su natu-raleza
esencialmente volcánica. De la falta de refracción en los rayos de los planetas que ella
oculta, se deduce que le falta casi absolutamente atmósfera. Esta carencia de aire supone
falta de agua y, por consiguiente, los sele-nitas, para vivir en semejantes condiciones, deben
tener una organización especial y diferenciarse singularmente de los habitantes de la Tierra.
Por último, gracias a nuevos métodos, instrumentos más perfeccionados registraron
ávidamente la Luna, no dejando inexplorado ningún punto en su hemisferio, no obstante
medir su diámetro 2.150 millas(1) y ser su su-perficie igual a una 13ª parte de la del
globo,(2) y su Volu-men una 49ª parte de la esfera terrestre; pero ninguno de estos secretos
podía serlo eternamente para los sabios astrónomos, que llevaron más lejos aún sus
prodigiosas observaciones.


1. 3.475 kilómetros, es decir, algo más de una cuarta parte del diá-metro terrestre.
2. Treinta y ocho millones de kilómetros cuadrados.

Ellos notaron que, durante el plenilunio, el disco aparecía en ciertas partes, marcado de
líneas negras. Es-tudiando estas líneas con mayor precisión, llegaron a darse cuenta exacta
de su naturaleza. Aquellas líneas eran surcos largos y estrechos, abiertos entre bordes
pa-ralelos que terminaban generalmente en las márgenes de los cráteres. Tenían una
longitud comprendida entre diez y cien millas, y una anchura de 800 toesas. Los
as-trónomos las llamaron ranura, pero darles este nombre es todo to que supieron hacer. En
cuanto a averiguar si eran lechos secos de antiguos ríos, no pudieron resol-verlo de una
manera concluyente. Los americanos espe-raban poder, un día a otro, determinar este hecho
geoló-gico. Se reservaban igualmente la gloria de reconocer aquella serie de parapetos
paralelos, descubiertos en la superficie de la Luna por Gruithuisen, sabio profesor de
Munich, que las consideró como un sistema de fortifica-ciones levantadas por los
ingenieros selenitas. Estos dos puntos, aún oscuros, y otros sin duda, no podían acla-rarse
definitivamente, sino por medio de una comunica-ción directa con la Luna.

En cuanto a la intensidad de su luz, nada había que aprender, pues ya se sabía que es
300.000 veces más débil que la del Sol, y que su calor no ejerce sobre los termó= metros
ninguna acción apreciable. Respecto del fenó-meno conocido con el nombre de luz
cenicienta, se ex
plica naturalmente por el efecto de los rayos del Sol re-chazados de la Tierra a la Luna, los
cuales completan, al parecer, el disco lunar, cuando éste se presenta en cuarto creciente o
menguante.
Tal era el estado de los conocimientos adquiridos sobre el satélite de la Tierra, que el
GunClub se propu-so completar bajo todos los puntos de vista, tanto cos-mográficos y
geológicos como políticos y morales.


VI

Lo que no es posible dudar y lo que no es permitido creer en los Estados Unidos


La proposición de Barbicane había tenido por resul-tado inmediato el poner sobre el tapete
todos los hechos astronómicos relativos al astro de la noche. Todos los ciudadanos de la
Unión se dieron a estudiarlo asidua-mente. Hubiérase dicho que la Luna aparecía por
pri-mera vez en el horizonte y que nadie hasta entonces la había entrevisto en el cielo. Se
puso de moda, era el alma de todas las conversaciones, sin menoscabo de su mo-destia, y
tomó sin envanecerse un puesto de preferencia entre los astros. Los periódicos reprodujeron
las anéc-dotas añejas en que el Sol de los lobos figuraba como protagonista; recordaron las
influencias que le atribuía la ignorancia de las primeras edades; la cantaron en to-dos los
tonos, y poco le faltó para que citasen de ella al-gunas frases ingeniosas. América entera se
sintió acome-tida de selenomanía.
Las revistas científicas trataron más especialmente las cuestiones que se referían a la
empresa del Gun-Club, y publicaron, comentándola y aprobándola sin reserva, la carta del
observatorio de Cambridge.

A nadie, ni aun al más lego de los yanquis, le estaba permitido ignorar uno solo de los
hechos relativos a su satélite, ni respecto del particular se hubiera tampoco tolerado que las
personas de menos cacumen hubiesen admitido supersticiosos errores. La ciencia llegaba a
to-das partes bajo todas las formas imaginables; penetraba por los oídos, por los ojos, por
todos los sentidos; en una palabra, era imposible ser un asno... en astronomía.
Hasta entonces la generalidad ignoraba cómo se ha-bía podido calcular la distancia que
separa la Luna de la Tierra. Los sabios se aprovecharon de las circunstancias para enseñar
hasta a los más negados que la distancia se obtenía midiendo el paralaje de la Luna. Y si la
palabra paralaje les dejaba a oscuras, decían que paralaje es el ángulo formado por dos
líneas rectas que parten a la Luna desde cada una de las extremidades del radio te-rrestre. Y
si alguien dudaba de la perfección de este mé-todo, se le probaba inmediatamente que esta
distancia media no sólo era de 234.347 millas (94.330 leguas), sino que los astrónomos no
se equivocaban ni en 70 millas (30 leguas).
A los que no estaban familiarizados con los movi-mientos de la Luna, los periódicos les
demostraban dia-riamente que la Luna posee dos movimientos distintos, el primero llamado
de rotación alrededor de su eje, y el segundo llamado de traslación alrededor de la Tierra,
verificándose los dos en igual período de tiempo, o sea en veintisiete días y un tercio.(1)
1. Es la duración de la revolución sideral, es decir, el tiempo que tarda la Luna en volver a
una misma estrella.

El movimiento de rotación es el que crea el día y la noche en la superficie de la Luna, pero
no hay más que un día, más que una noche por cada mes lunar, durando cada uno
trescientas cincuenta y cuatro horas y un ter-cio. Afortunadamente para ella, el hemisferio
que mira
al globo terrestre está alumbrado por éste con una inten-sidad igual a la luz de catorce
Lunas. En cuanto al otro hemisferio, siempre invisible, tiene, como es natural, trescientas
cincuenta y cuatro horas de una noche abso-luta, algo atemperada por la pálida claridad que
cae de las estrellas. Este fenómeno se debe únicamente a que los movimientos de rotación y
traslación se verifican en un período de tiempo rigurosamente igual, fenómeno común,
según Cassini y Hers, a los satélites de Júpiter y muy probablemente a todos los otros.
Algún individuo muy aplicado, pero algo duro de mollera, no comprendía fácilmente que si
la Luna pre-sentaba invariablemente la misma faz a la Tierra durante su traslación, fuese
esto debido a que en el mismo perío-do de tiempo describía una vuelta alrededor de sí
misma. A esto se le decía:

Vete al comedor, da una vuelta alrededor de la mesa mirando siempre su centro, y cuando
hayas con-cluido o paseo circular, habrás dado una vuelta alrede-dor de ti mismo, pues que
tu vista habrá recorrido suce-sivamente todos los puntos del comedor. Pues bien, el
comedor es el Cielo, la mesa es la Tierra y tú eres la Luna.
Y los más reacios quedaban encantados de la compa-ración.
Tenemos, pues, que la Luna presenta incesantemen-te el mismo hemisferio a la Tierra, si
bien, para ser más exactos, debemos añadir que, a consecuencia de cierto balance y
bamboleo del Norte al Sur y del Oeste al Este llamado libración, se deja ver un poco más de
la mitad de su disco, o sea cincuenta y siete centésimas partes de él aproximadamente.
Luego que los ignorantes por to que atañe al movi-miento de rotación de la Luna
supieron tanto como el director del observatorio de Cambridge, se ocuparon de su
movimiento de traslación alrededor de la Tierra, y veinte revistas científicas les instruyeron
inmediatamen-te. Entonces supieron que el firmamento, con su infini-dad de estrellas,
puede considerarse como un vasto cua-drante por el que la Luna se pasea indicando la hora
verdadera a todos los habitantes de la Tierra. Supieron también que en este movimiento el
astro de la noche presenta sus diferentes fases; que la Luna es llena cuando se halla en
oposición con el Sol, es decir, cuando los tres astros se hallan sobre la misma línea, estando
la Tierra en medio; que la Luna es nueva cuando se halla en conjun-ción con el Sol, es
decir, cuando se halla entre la Tierra y él, y, por fin, que la Luna se halla en su primero o su
úl-timo cuarto cuando forma con el Sol y la Tierra un án-gulo recto del cual ocupa el
vértice.

Algunos yanquis perspicaces deducían entonces la consecuencia de que los eclipses no
pueden reproducir-se sino en las épocas de conjunción o de oposición, y raciocinaban
perfectamente. En conjunción, la Luna puede eclipsar al Sol, al paso que en oposición es la
Tie-rra quien puede eclipsar a la Luna, y si estos eclipses no sobrevienen dos veces al mes,
se debe a que el plano en que se mueve la Luna está inclinado sobre la eclíptica, o en otros
términos, sobre el plano en que se mueve la Tierra.
Respecto a la altura que el astro de la noche puede alcanzar en el horizonte, la carta del
observatorio de Cambridge ya había dicho cuanto podía desearse. To-dos sabían que la
altura varía según la latitud del lugar desde el cual se observa. Pero las únicas zonas del
globo en que la Luna pasa por el cenit, es decir, en que se colo-ca diariamente encima de la
cabeza de los que la contem-plan, se hallan necesariamente comprendido entre el pa-ralelo
28 y el ecuador. De aquí la importancia suma de la recomendación de hacer el experimento
desde un punto cualquiera de esta parte del globo, a fin de que el proyec-til pudiera avanzar
perpendicularmente y sustraerse más pronto a la acción de la gravedad. Esta condición era
esencial para el buen resultado de la empresa, y no deja-ba de preocupar vivamente a la
opinión pública.

En cuanto a la línea que sigue la Luna en su trasla-ción alrededor de la Tierra, el
observatorio de Cambrid-ge se había expresado tan claramente que los más igno-rantes
comprendieron que es una línea curva entrante, una elipse y no un círculo en que la Tierra
ocupa uno de los focos. Estas órbitas elípticas son comunes a todos los planetas y a todos
los satélites, y la mecánica racional prueba rigurosamente que no puede ser otra cosa. Para
todos fue evidente que la Luna se halla to más lejos posi-ble de la Tierra estando en su
apogeo y to más cerca en su perigeo.
He aquí, pues, lo que todo americano sabía de grado o por fuerza, y to que nadie podía
ignorar decentemen-te. Pero si muy fácil fue vulgarizar rápidamente estos principios, no lo
fue tanto desarraigar muchos errores y ciertos miedos ilusorios.

Algunas almas pacatas sostenían que la Luna era un antiguo cometa que, recorriendo su
órbita alrededor del Sol, pasó junto a la Tierra y se detuvo en su círculo de atracción. Así
pretendían explicar los astrónomos de sa-lón el aspecto ceniciento de la Luna, desgracia
irrepara-ble de que acusaban al astro radiante. Verdad es que cuando se les hacía notar que
los cometas tienen atmós-fera y que la Luna carece de ella o poco menos, se enco-gían de
hombros sin saber qué responder.

Otros, pertenecientes al gremio de los temerosos, manifestaban respecto de la Luna cierto
pánico. Habían oído decir que, según las observaciones hechas en tiem-po de los califas, el
movimiento de rotación de la Luna se aceleraba en cierta proporción, de to que dedujeron,
ló-gicamente sin duda, que a una aceleración de movimien-to debía corresponder una
disminución de distancia en-tre los dos astros, y que prolongándose hasta lo infinito este
doble efecto, la Luna, al fin y al cabo, había de cho-car con la Tierra. Debieron, sin
embargo, tranquilizarse y dejar de temer por la suerte de las generaciones futuras cuando se
les demostró que, según los cálculos del ilustre matemático francés Laplace, esta
aceleración de movi-miento estaba contenida dentro de límites muy estre-chos, y que no
tardaría en suceder a ella una disminución proporcional. El equilibrio del mundo solar no
podía, por consiguiente, alterarse en los siglos venideros.

Quedaba en último término la clase supersticiosa de los ignorantes, que no se contentan con
ignorar, sino que saben lo que no es, y respecto de la Luna sabían de-masiado; algunos de
ellos consideraban su disco como un bruñido espejo por cuyo medio se podían ver desde
distintos puntos de la Tierra y comunicarse sus pensa-mientos. Otros pretendían que de las
mil Lunas nuevas observadas, novecientas cincuenta habían acarreado no-tables
perturbaciones, tales como cataclismos, revolu-ciones, terremotos, diluvios, pestes, etc., es
decir, que creían en la influencia misteriosa del astro de la noche sobre los destinos
humanos. La miraban como el verda-dero contrapeso de la existencia: creían que cada
selenita correspondía a un habitante de la Tierra, al cual estaba unido por uri lazo
simpático; decían, con el doctor Mead, que el sistema vital le está enteramente sometido, y
sostenían con una convicción profunda que los varo-nes nacen principalmente durante la
Luna llena y las hembras en el cuarto menguante, etcétera.

Pero tuvie-ron, al fin, que
renunciar a tan groseros errores y re-conocer la verdad, y si bien la Luna, despojada de su
supuesta influencia, perdió en el concepto de ciertos cortesanos toda su categoría, si
algunos le volvieron la espalda, se declaró partidario suyo la inmensa mayoría. En cuanto a
los yanquis, no abrigaban más ambición que la de tomar posesión de aquel nuevo
continente de los aires para enarbolar en la más erguida cresta de sus montañas el poderoso
pabellón, salpicado de estrella: de los Estados Unidos de América.




Continuará...


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasión
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente... 


Maria Lua




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 51090
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

JULIO VERNE Empty Re: JULIO VERNE

Mensaje por Maria Lua Miér 24 Mar 2021, 08:26

VII

El himno al proyectil

En su memorable carta del 7 de octubre, el observa-torio de Cambridge había tratado la
cuestión bajo el punto de vista astronómico, pero era preciso resolverla mecánicamente. En
este concepto las dificultades prácti-cas hubieran parecido insuperables a cualquier otro
país que no hubiese sido América. En los Estados Unidos pareció cosa de juego.
El presidente Barbicane había nombrado, sin pérdi-da de tiempo, en el seno del GunClub,
una comisión ejecutiva. Esta comisión debía en tres sesiones dilucidar las tres grandes
cuestiones del cañón, del proyectil y de las pólvoras. Se componía de cuatio miembros muy
conocedores de estas materias. Barbicane, con voto pre-ponderante en caso de empate, el
general Morgan, el ma-yor Elphiston y el inevitable J. T. Maston, a quien se confiaron las
funciones de secretario.

El 8 de octubre, la comisión se reunió en casa del presidente Barbicane: 3, Republican
Street. Como im-portaba mucho que el estómago no turbase con sus gri-tos una discusión
tan grave, los cuatro miembros del GunClub se sentaron a una mesa cubierta de
bocadillos y de enormes teteras. Enseguida J. T. Maston fijó su plu-ma en su brazo postizo,
y empezó la sesión.
Barbicane tomó la palabra.
Mis queridos colegas dijo, estamos llamados a resolver uno de los más importantes
problemas de la ba-lística, la ciencia por excelencia, que trata del movimiento de los
proyectiles, es decir, de los cuerpos lanzados al espacio por una fuerza de impulsión
cualquiera y aban-donados luego a sí mismos.

¡Oh! ¡La balística! ¡La balística! exclamó J. T. Maston con voz conmovida.
Tal vez hubiera parecido más lógico repuso Bar-bicane dedicar esta primera sesión a
la discusión del cañón...
En efecto respondió el general Morgan.
Sin embargo repuso Barbicane, después de ma-duras reflexiones, me ha parecido que
la cuestión del proyectil debía preceder a la del cañón, y que las dimen-siones de éste
debían subordinarse a las de aquél.
Pido la palabra lijo J. T. Maston.

Se le concedió la palabra con la prontitud y esponta-neidad a que le hacía acreedor su
magnífico pasado.
Mis dignos amigos dijo con acento inspirado, nuestro presidente tiene razón en dar a
la cuestión del proyectil preferencia sobre todas las otras. La bala que vamos a enviar a la
Luna es nuestro mensajero, nuestro embajador, y os suplico que me permitáis considerarlo
bajo un punto de vista puramente moral.
Esta manera nueva de examinar un proyectil excitó singularmente la curiosidad de los
miembros de la comi-sión, por to que escucharon con la más viva atención las palabras de
J. T. Maston.
Mis queridos colegas repuso éste, seré breve. Dejaré a un lado la bala física, la bala
que mata, para no ocuparme más que de la bala matemática, la bala moral. La bala es para
mí la más brillante manifestación del po-der humano; éste se resume enteramente en ella:
creán-dola es como el hombre se ha acercado más al Creador.
¡Muy bien! dijo el mayor Elphiston.

En efecto exclamó el orador, si Dios ha hecho las estrellas y los planetas, el hombre
ha hecho la bala, este criterio de las velocidades terrestres, esta reducción de los astros
errantes en el espacio, que en definitiva tam-poco son más que proyectiles. ¡A Dios
corresponde la velocidad de la electricidad, la velocidad de la luz, la ve-locidad de las
estrellas, la velocidad de los cometas, la velocidad de los planetas, la velocidad de los
satélites, la velocidad del sonido, la velocidad del viento! ¡Pero a nosotros la velocidad de
la bala, cien veces superior a la de los trenes y a la de los caballos más rápidos!
J. T. Maston estaba en éxtasis: su voz tomaba acen-tos líricos cantando este himno sagrado
a la bala.

¿Queréis cifras? repuso. ¡Os las presentaré elo-cuentes! Fijaos sencillamente en la
modesta bala de vein-ticuatro(1): si bien corre con una velocidad ochocientas mil veces
menor que la de la electricidad, seiscientas cua-renta mil veces menor que la de la luz, y
setenta y seis ve-ces menor que la de la Tierra en su movimiento de trasla-ción alrededor
del Sol, sin embargo, al salir del canon, excede en rapidez al sonido,(2) avanza 200 toesas
por se-gundo, 2.000 toesas en diez segundos, 14 millas por minuto (6 leguas), 840 millas
por hora (360 leguas) y 20.100 millas por día (8.640 leguas), es decir, la velocidad de los
puntos del ecuador en el movimiento de rotación del globo, que es de 7.336.500 millas por
año (3.155.760 leguas). Tardaría, pues, once días en trasladarse a la Lu-na, doce años en
llegar al Sol, trescientos sesenta años en alcanzar a Neptuno, en los límites del mundo solar.
¡He aquí lo que haría esta modesta bala, obra de nuestras ma-nos! ¿Qué será, pues, cuando
haciendo esta velocidad veinte veces mayor la lancemos a una rapidez de 7 millas por
segundo? ¡Bala soberbia! ¡Espléndido proyectil! ¡Me complazco en pensar que serás a11á
arriba recibida con los honores debidos a un embajador terrestre!

1. Es decir, que pesa veinticuatro libras.
2. Así es que cuando se ha oído el estampido de la boca de fuego, el que to ha oído no
puede ser ya herido por la bala.

Entusiastas hurras acogieron esta retumbante pero-ración, y J. T. Maston, muy conmovido,
se sentó entre las felicitaciones de sus colegas.
Y ahora dijo Barbicane que hemos pagado un tributo a la poesía, vámonos
directamente al grano.
Vamos al grano respondieron los miembros del comité, echándose cada uno al coleto
media docena de bocadillos.
Ya sabéis cuál es el problema que hay que resolver repuso el presidente. Se trata de
dar a un proyectil una velocidad de 12.000 yardas por segundo. Tengo motivos para creer
que to conseguiremos. Pero ahora examine-mos las velocidades obtenidas hasta la fecha.
Acerca del particular, el general Morgan podrá instruirnos.

Tanto más respondió el general cuanto que, du-rante la guerra, era miembro de la
comisión de experi-mentos. Os diré, pues, que los cañones de a 100 de Dahl-green, que
alcanzaban 2.500 toesas, daban a su proyectil una velocidad inicial de 500 yardas por
segundo.
Bien. ¿Y el columbiad (1) Rodynan? preguntó el pre-sidente.
1. Los americanos dan el nombre de columbiad a estas enormes máquinas de destrucción.

El columbiad Rodman, ensayado en el fuerte Ha-milton, lanzaba una bala de media
tonelada de peso a una distancia de 6 millas, a una velocidad de 800 yardas por segundo,
resultado que no han obtenido nunca en Inglaterra, Armstrong y Pallisier.
¡Oh! ¡Los ingleses! murmuró J. T. Maston, vol-viendo hacia el horizonte del Este su
formidable mano postiza.
¿Así pues repuso Barbicane, 800 yardas son el máximo de la velocidad alcanzada
hasta ahora en balís-tica?
Sí respondió Morgan.

Diré, sin embargo replicó J. T. Maston, que si mi mortero no hubiese reventado...
Sí, pero reventó respondió Barbicane con un ade-mán benévolo. Tomemos, pues, por
punto de partida la velocidad de 800 yardas. La necesitamos veinte veces mayor. Dejando
para otra sesión la discusión de los me-dios destinados a producir esta velocidad, Ilamo
vuestra atención, mis queridos colegas, sobre las dimensiones que conviene dar a la bala.
Bien comprendéis que no se trata ahora de proyectiles que pesen media tonelada.
¿Por qué no? preguntó el mayor.
Porque respondió al momento J. T. Maston se necesita una bala que sea bastante
grande para llamar la atención de los habitantes de la Luna, en el supuesto de que la Luna
tenga habitantes.
Sí respondió Barbicane, y también por otra ra-zón aún más importante.
¿Qué queréis decir, Barbicane? preguntó el mayor.

Quiero decir que no basta enviar un proyectil para no volverse a ocupar de él; es menester
que le sigamos durante su viaje hasta el momento de llegar a su destino.
¡Cómo! dijeron el general y el mayor, algo sor-prendidos de la proposición.
Es natural repuso Barbicane con la seguridad de un hombre que sabe to que se dice,
de otra suerte nues-tro experimento no produciría el menor resultado.
Pero entonces replicó el mayor ¿vais a dar al proyectil dimensiones enormes?

No, escuchadme. Ya sabéis que los instrumentos de óptica han adquirido una perfección
suma. Con cier-tos telescopios se han llegado a obtener aumentos de seis mil veces el
tamaño natural, y a acercar la Luna a unas dieciséis leguas. A esta distancia, los objetos
cuyo volu-men es de 60 pies, son perfectamente visibles. Si no se ha llevado más lejos el
poder de penetración de los telescopios, ha sido porque este poder no se ejerce sino en
me-noscabo de la claridad; la Luna, que no es más que un es-pejo reflector, no envía una
luz bastante intensa para que se pueda llevar el aumento más allá de ese límite.
¿Qué pensáis, pues, hacer? preguntó el general. ¿Daréis a vuestro proyectil un
diámetro de sesenta pies?
¡No!
¿Os comprometéis, pues, a volver la Luna más lu-minosa?
Precisamente.
¡Me gusta la ocurrencia! exclamó J. T. Maston.
Es una cosa muy sencillarespondió Barbicane. Si se llega a disminuir la densidad de
la atmósfera que atra-viesa la luz de la Luna, ¿no es evidente que se habrá vuel-to esta luz
más intensa?
Evidentemente.

Pues bien, para obtener este resultado, me bastará colocar mi telescopio en alguna
montaña elevada, y es lo que haremos.
Convenido, convenido respondió el mayor. ¡Te-néis una manera de simplificar las
cosas...! ¿Y qué au-mento esperáis obtener así?
Un aumento de cuarenta y ocho mil veces, que nos pondrá la Luna a una distancia que
será no más que de cinco millas, y los objetos para ser visibles no necesita-rán tener más
que un diámetro de nueve pies.
¡Perfectamente! exclamó J. T. Maston. ¿Nuestro proyectil va a tener nueve pies de
diámetro?
Ni más ni menos.
Permitidme deciros, sin embargo repuso el mayor Elphiston, que, aun así, será un
peso tal ... .
¡Oh, mayor! respondió Barbicane. Antes de dis-cutir su peso, permitidme deciros que
nuestros padres hacían, en este género, maravillas. Lejos de mí la idea de que la balística no
ha progresado, pero bueno es saber que ya en la Edad Media se obtenían resultados
sorprendentes, y aun me atreveré a decir más sorprendentes que los nuestros.
Eso contádselo a mi abuelareplicó Morgan.

Justificad vuestras palabras exclamó al momento J. T. Maston.
Nada más fácil replicó Barbicane, puedo citar ejemplos en apoyo de mi aserción. En
el sitio que puso a Constantinopla Mohamed II, en 1543, se lanzaron balas de piedra que
pesaban 1.900 libras, que serían de un re-gular tamaño.
¡Oh! ¡Oh! exclamó el mayor. Muchas libras son 1.900.
En Malta, en tiempos de los caballeros, cierto ca-ñón del fuerte de San Telmo arrojaba
proyectiles que pesaban 2.500 libras.
¡Imposible!
Por último, según un historiador francés, bajo el reinado de Luis XI, había un mortero que
arrojaba una bomba de 500 libras de peso solamente; pero esta bom-ba, partiendo de la
Bastilla, que era un punto en que los locos encerraban a los cuerdos, iba a caer en
Charenton, que es un punto donde los cuerdos encierran a los locos.
¡Imposible!
¡Muy bien! dijo J. T. Maston.






Continuará...


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasión
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente... 


Maria Lua




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 51090
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

JULIO VERNE Empty Re: JULIO VERNE

Mensaje por Maria Lua Miér 24 Mar 2021, 08:27

¿Qué hemos visto nosotros después, en resumidas cuentas? ¡Los cañones Armstrong, que
disparan balas de 500 libras, y los columbiads Rodman, que disparan balas de media
tonelada! Parece, pues, que si los proyectiles han ganado en alcance, en peso más han
perdido que han ganado. Haciendo los debidos esfuerzos, llegaremos con los progresos de
la ciencia a decuplicar el peso de las ba-las de Mohamed II y de los caballeros de Malta.
Es evidente respondió el mayor. Pero ¿de qué metal pensáis echar mano para el
proyectil?
Del hierro fundido, pura y simplemente dijo el general Morgan.
¡Hierro fundido! exclamó J. T. Maston con pro-fundo desdén. El hierro es un metal
muy ordinario para fabricar una bala destinada a hacer una visita a la Luna.
No exageremos, mi distinguido amigo respondió Morgan. El hierro fundido bastará.
Entonces repuso el mayor Elphiston, puesto que el peso de la bala es proporcionado a
su volumen, una bala de hierro fundido, que mide nueve pies de diáme-tro, pesará
horriblemente.
Horriblemente, si es  maciza; pero no si es hueca dijo Barbicane.
¡Hueca! ¿Será, pues, una granada?
¡En la que pondremos mensajes! replicó J. T. Mas-ton. ¡Y muestras de nuestras
producciones terrestres!
¡Sí, una granada respondió Barbicane; no puede ser otra cosa! Una bala maciza de
108 pulgadas, pesaría más de 200.000 libras, y este peso es evidentemente ex-cesivo. Sin
embargo, como es menester que el proyectil tenga cierta consistencia, propongo que se le
consienta un peso de 20.000 libras.
¿Cuál será, pues, el grueso de sus paredes? pre-guntó el mayor.
Si seguimos la proporción reglamentaria respon-dió Morgan, un diámetro de 108
pulgadas exigirá pare-des que no bajen de 2 pies.
Sería demasiado contestó Barbicane. Notad bien que no se trata de una bala destinada
a taladrar planchas de hierro; basta, pues, que sus paredes sean bastante fuertes para
contrarrestar la presión de los gases de la pólvora. He aquí, pues, el problema: ¿qué grueso
debe tener una granada de hierro fundido para no pesar más que 20.000 libras? Nuestro
hábil calculador, el intrépido Maston, va a decirlo ahora mismo.
Nada más fácil replicó el distinguido secretario de la comisión.
Y sin decir más, trazó fórmulas algebraicas en el pa-pel, apareciendo bajo su pluma X y
más X elevadas has-ta la segunda potencia. Hasta pareció que extraía, sin to-carla, cierta
raíz cúbica y dijo:
Las paredes no llegarán a tener el grueso de dos pulgadas.
¿Será suficiente? preguntó el mayor con un ade-mán dubitativo.
No, evidentemente, no respondió el presidente Barbicane.
¿Qué se hace, pues? repuso Elphiston bastante perplejo.
Emplear otro metal.
¿Cobre?dijo Morgan.
No; es aún demasiado pesado, y os propongo otro mejor.
¿Cuál? dijo el mayor.
El aluminio respondió Barbicane.
¿Aluminio? exclamaron los tres colegas del presi-dente.
Sin duda, amigos míos. Ya sabéis que un ilustre químico francés, Henry SainteClaire
Deville, Ilegó en 1854 a obtener el aluminio en masa compacta. Este pre-cioso metal time
la blancura de la plata, la inalterabili-dad del oro, la tenacidad del hierro, la fusibilidad del
co-bre y la ligereza del vidrio. Se trabaja fácilmente, abunda en la naturaleza, pues la
alúmina forma la base de la ma-yor parte de las rocas; es tres veces más ligero que el
hie-rro, y parece haber sido creado expresamente para sumi-nistrarnos la materia de que se
ha de componer nuestro proyectil.
¡Bien por el aluminio! exclamó el secretario de la comisión, siempre muy estrepitoso en
sus momentos de entusiasmo.
Pero, mi estimado presidente dijo el mayor, ¿no es acaso el aluminio excesivamente
caro?
Lo era respondió Barbicane; en los primeros tiempos de su descubrimiento, una libra
de aluminio costaba de 260 a 280 dólares (cerca de 1.500 francos); después bajó a 20
dólares (150 francos), y actualmente vale 9 dólares (48 francos).
Aun así replicó el mayor, que no daba fácilmente su brazo a torcer, es un precio
enorme.
Sin duda, mi querido mayor, pero no inasequible a nuestros medios.
¿Cuánto pesará, pues? preguntó Morgan.
He aquí el resultado de mis cálculos respondió Barbicane. Una bala de 108 pulgadas
de diámetro y de 12 pulgadas de espesor pesaría, siendo de hierro colado, 67.440 libras;
construida en aluminio, su peso queda re-ducido a 19.250 libras.
¡Perfectamente! exclamó Maston. No nos sepa-ramos del programa.
Sí, perfectamente replicó el mayor. Pero ¿no veis que a 9 dólares la libra el proyectil
costará...?
Ciento setenta y tres mil doscientos cincuenta dó-lares, exactamente; pero no temáis,
amigos, no faltará di-nero para nuestra empresa, respondo de ello.
Una lluvia de oro caerá en nuestras cajas replicó J. T. Maston.
Pues bien, ¿qué os parece el aluminio? preguntó el presidente.
Adoptado respondieron los tres miembros de la comisión.
En cuanto a la forma de la bala repuso Barbicane, importa poco, pues una vez
traspasada la atmósfera, el proyectil se hallará en el vacío. Propongo, por tanto, que la bala
sea redonda, para que gire como mejor le parezca y se conduzca del modo que le dé la
gana.
Así terminó la primera sesión de la comisión. La cuestión del proyectil estaba
definitivamente resuelta, y J. T. Maston no cabía de alegría en su pellejo, pensando que se
iba a enviar una bala de aluminio a los selenitas, to que les daría una alta idea de los
habitantes de la Tierra.



Continuará...


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasión
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente... 


Maria Lua




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 51090
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

JULIO VERNE Empty Re: JULIO VERNE

Mensaje por Maria Lua Dom 28 Mar 2021, 12:22

¿Qué hemos visto nosotros después, en resumidas cuentas? ¡Los cañones Armstrong, que
disparan balas de 500 libras, y los columbiads Rodman, que disparan balas de media
tonelada! Parece, pues, que si los proyectiles han ganado en alcance, en peso más han
perdido que han ganado. Haciendo los debidos esfuerzos, llegaremos con los progresos de
la ciencia a decuplicar el peso de las ba-las de Mohamed II y de los caballeros de Malta.
Es evidente respondió el mayor. Pero ¿de qué metal pensáis echar mano para el
proyectil?
Del hierro fundido, pura y simplemente dijo el general Morgan.
¡Hierro fundido! exclamó J. T. Maston con pro-fundo desdén. El hierro es un metal
muy ordinario para fabricar una bala destinada a hacer una visita a la Luna.
No exageremos, mi distinguido amigo respondió Morgan. El hierro fundido bastará.
Entonces repuso el mayor Elphiston, puesto que el peso de la bala es proporcionado a
su volumen, una bala de hierro fundido, que mide nueve pies de diáme-tro, pesará
horriblemente.
Horriblemente, si es  maciza; pero no si es hueca dijo Barbicane.
¡Hueca! ¿Será, pues, una granada?
¡En la que pondremos mensajes! replicó J. T. Mas-ton. ¡Y muestras de nuestras
producciones terrestres!
¡Sí, una granada respondió Barbicane; no puede ser otra cosa! Una bala maciza de
108 pulgadas, pesaría más de 200.000 libras, y este peso es evidentemente ex-cesivo. Sin
embargo, como es menester que el proyectil tenga cierta consistencia, propongo que se le
consienta un peso de 20.000 libras.
¿Cuál será, pues, el grueso de sus paredes? pre-guntó el mayor.
Si seguimos la proporción reglamentaria respon-dió Morgan, un diámetro de 108
pulgadas exigirá pare-des que no bajen de 2 pies.
Sería demasiado contestó Barbicane. Notad bien que no se trata de una bala destinada
a taladrar planchas de hierro; basta, pues, que sus paredes sean bastante fuertes para
contrarrestar la presión de los gases de la pólvora. He aquí, pues, el problema: ¿qué grueso
debe tener una granada de hierro fundido para no pesar más que 20.000 libras? Nuestro
hábil calculador, el intrépido Maston, va a decirlo ahora mismo.
Nada más fácil replicó el distinguido secretario de la comisión.
Y sin decir más, trazó fórmulas algebraicas en el pa-pel, apareciendo bajo su pluma X y
más X elevadas has-ta la segunda potencia. Hasta pareció que extraía, sin to-carla, cierta
raíz cúbica y dijo:
Las paredes no llegarán a tener el grueso de dos pulgadas.
¿Será suficiente? preguntó el mayor con un ade-mán dubitativo.
No, evidentemente, no respondió el presidente Barbicane.
¿Qué se hace, pues? repuso Elphiston bastante perplejo.
Emplear otro metal.
¿Cobre?dijo Morgan.
No; es aún demasiado pesado, y os propongo otro mejor.
¿Cuál? dijo el mayor.
El aluminio respondió Barbicane.
¿Aluminio? exclamaron los tres colegas del presi-dente.
Sin duda, amigos míos. Ya sabéis que un ilustre químico francés, Henry SainteClaire
Deville, Ilegó en 1854 a obtener el aluminio en masa compacta. Este pre-cioso metal time
la blancura de la plata, la inalterabili-dad del oro, la tenacidad del hierro, la fusibilidad del
co-bre y la ligereza del vidrio. Se trabaja fácilmente, abunda en la naturaleza, pues la
alúmina forma la base de la ma-yor parte de las rocas; es tres veces más ligero que el
hie-rro, y parece haber sido creado expresamente para sumi-nistrarnos la materia de que se
ha de componer nuestro proyectil.
¡Bien por el aluminio! exclamó el secretario de la comisión, siempre muy estrepitoso en
sus momentos de entusiasmo.
Pero, mi estimado presidente dijo el mayor, ¿no es acaso el aluminio excesivamente
caro?
Lo era respondió Barbicane; en los primeros tiempos de su descubrimiento, una libra
de aluminio costaba de 260 a 280 dólares (cerca de 1.500 francos); después bajó a 20
dólares (150 francos), y actualmente vale 9 dólares (48 francos).
Aun así replicó el mayor, que no daba fácilmente su brazo a torcer, es un precio
enorme.
Sin duda, mi querido mayor, pero no inasequible a nuestros medios.
¿Cuánto pesará, pues? preguntó Morgan.
He aquí el resultado de mis cálculos respondió Barbicane. Una bala de 108 pulgadas
de diámetro y de 12 pulgadas de espesor pesaría, siendo de hierro colado, 67.440 libras;
construida en aluminio, su peso queda re-ducido a 19.250 libras.
¡Perfectamente! exclamó Maston. No nos sepa-ramos del programa.
Sí, perfectamente replicó el mayor. Pero ¿no veis que a 9 dólares la libra el proyectil
costará...?
Ciento setenta y tres mil doscientos cincuenta dó-lares, exactamente; pero no temáis,
amigos, no faltará di-nero para nuestra empresa, respondo de ello.
Una lluvia de oro caerá en nuestras cajas replicó J. T. Maston.
Pues bien, ¿qué os parece el aluminio? preguntó el presidente.
Adoptado respondieron los tres miembros de la comisión.
En cuanto a la forma de la bala repuso Barbicane, importa poco, pues una vez
traspasada la atmósfera, el proyectil se hallará en el vacío. Propongo, por tanto, que la bala
sea redonda, para que gire como mejor le parezca y se conduzca del modo que le dé la
gana.
Así terminó la primera sesión de la comisión. La cuestión del proyectil estaba
definitivamente resuelta, y J. T. Maston no cabía de alegría en su pellejo, pensando que se
iba a enviar una bala de aluminio a los selenitas, to que les daría una alta idea de los
habitantes de la Tierra.



Continuará... ( VIII)


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasión
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente... 


Maria Lua




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
Maria Lua
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 51090
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

JULIO VERNE Empty Re: JULIO VERNE

Mensaje por Maria Lua Lun 05 Abr 2021, 10:07

VIII

Historia del cañón

Las resoluciones tomadas en la primera sesión pro-dujeron en el exterior un gran efecto. La
idea de una bala de 20.000 libras atravesando el espacio alarmaba un poco a los
meticulosos. ¿Qué cañón, se preguntaban, podrá transmitir jamás a semejante mole una
velocidad inicial suficiente? Durante la segunda sesión de la comisión de-bía responderse
satisfactoriamente a esta pregunta.
A1 día siguiente por la noche, los cuatro miembros del GunClub se sentaban delante de
nuevas montañas de emparedados, a la orilla de un verdadero océano de té. La discusión
empezó de inmediato, sin ningún preámbulo.
Mis queridos colegas dijo Barbicane, vamos a ocuparnos de la máquina que se ha de
construir, de su tamaño, forma, composición y peso. Es probable que lleguemos a darle
dimensiones gigantescas, pero, por grandes que sean las dificultades, nuestro genio
indus-trial las allanará fácilmente. Tened, pues, la bondad de escucharme, y no os
desagrade hacerme las objeciones que os parezcan convenientes. No las temo.
Un murmullo aprobador acogió esta declaración.
No olvidemos continuó Barbicane el punto a que ayer nos condujo nuestra discusión.
El problema se presenta ahora bajo esta forma: dar una velocidad inicial de 12.000 yardas
por segundo a una granada de 108 pul-gadas de diámetro y de 20.000 libras de peso.
He aquí el problema, en efecto respondió el ma-yor Elphiston.


Prosigo repuso Barbicane. Cuando un proyectil se lanza al espacio, ¿qué sucede? Se
halla solicitado por tres fuerzas independientes: la resistencia del medio, la atracción de la
Tierra y la fuerza de impulsión de que está animado. Examinemos estas tres fuerzas. La
resis-tencia del medio, es decir, la resistencia del aire, será poco importante. La atmósfera
terrestre no tiene más que 40 millas de altura, que con una velocidad de 12.000 yardas el
proyectil podrá atravesar en cinco segundos, lo que nos permite considerar la resistencia del
medio como insignificante. Pasemos a la atracción de la Tierra, es decir, al peso de la
granada. Ya sabemos que este peso disminuirá en razón inversa del cuadrado de las
distan-cias. He aquí to que la física nos enseña: cuando un cuer-po abandonado a sí mismo
cae a la superficie de la Tie-rra, su caída es de 15 pies(1) en el primer segundo, y si este
mismo cuerpo fuese transportado a 257.542 millas o, en otros términos, a la distancia a que
se encuentra la Luna, su caída quedaría reducida a cerca de media línea, en el primer
segundo, to que es casi la inmovilidad. Trátase, pues, de vencer progresivamente esta
acción del peso. ¿Cómo la venceremos? Mediante la fuerza de impul-sión.
1. 4,90 metros.

He aquí la dificultad respondió el mayor.
En efecto repuso el presidente, pero la allanare-mos, porque la fuerza de impulsión
que necesitamos re-sulta de la longitud de la máquina y de la cantidad de pólvora empleada,
hallándose ésta limitada por la resis-tencia de aquélla. Ocupémonos ahora, pues, de las
di-mensiones que hay que dar al cañón. Téngase en cuenta que podemos procurarle
condiciones de una resistencia infinita, si es lícito hablar así, pues no se tiene que
ma-niobrar con él.
Es evidente respondió el general.
Hasta ahoradijo Barbicane, los cañones más lar-gos, nuestros enormes columbiads, no
han pasado de veinticinco pies de longitud; mucha sorpresa causarán, pues, a la gente las
dimensiones que tendremos que adoptar.
Sin duda exclamó J. T. Maston. Yo propongo un cañón cuya longitud no baje de
media milla.
¡Media milla! exclamaron el mayor y el general.
Sí, media milla, y me quedo corto.
Vamos, Maston respondió Morgan. Exageráis.
No replicó el fogoso secretario, no sé en verdad por qué me tacháis de exagerado.
¡Porque vais demasiado lejos!
Sabed, señor respondió J. T. Maston, con solemne gravedad, sabed que un artillero es
como una bala, que no puede ir demasiado lejos.
La discusión tomaba un carácter personal, pero el presidente intervino.
Calma, amigos, calma, y razonemos. Se necesita evidentemente un cañón de gran calibre,
puesto que la longitud de la pieza aumentará la presión de los gases acumulados debajo del
proyectil, pero es inútil pasar de ciertos límites.
Perfectamentedijo el mayor.
¿Qué reglas hay para semejantes casos? Ordinaria-mente la longitud de un cañón es la de
20 a 25 veces el diámetro de la bala, y pesa de 235 a 240 veces más que ésta.
No basta exclamó J. T. Maston impetuosamente.
Convengo en ello, mi digno amigo. En efecto, si-guiendo la proporción indicada, para el
proyectil que tuviese 9 pies de ancho y pesase 20.000 libras, el cañón no tendría más que
una longitud de 225 pies y un peso de 200.000 libras.
Lo que es ridículo añadió J. T. Maston; tanto val-dría echar mano de una pistola.
Yo también opino to mismo respondió Barbica-ne, por lo que propongo cuadruplicar
esta longitud y construir un cañón de novecientos pies.
El general y el mayor hicieron algunas objeciones; pero sostenida resueltamente la
proposición por el se-cretario del GunClub, se adoptó definitivamente.
Ahora sepamos dijo Elphiston qué grueso debe-mos dar a sus paredes.
Seis pies respondió Barbicane.
Supongo que no intentaréis colocar en una cureña semejante mole preguntó el mayor.
¡Lo que, sin embargo, sería soberbio!
Pero impracticable respondió Barbicane. Creo que se debe fundir el cañón en el punto
mismo en que se ha de disparar, ponerle abrazaderas de hierro forjado y rodear-lo de una
obra de mampostería, de modo que participe de toda la resistencia del terreno circundante.
Fundida la pieza, se pulirá el ánima para impedir el viento(1) de la bala, y de este modo no
habrá pérdida de gas, y toda la fuerza expansiva de la pólvora se invertirá en la impulsión.
1. Se denomina viento, en balística, al espacio que algunas veces queda entre el proyectil y
el ánima de la pieza.

¡Bravo! exclamó J. T. Maston. Ya tenemos nues-tro cañón.
¡Todavía no! respondió Barbicane, calmando con la mano a su impaciente amigo.
¿Por qué?
Porque hasta ahora no hemos discutido aún su for-ma. ¿Será un cañón, un obús o un
mortero?
Un cañón respondió Morgan.
Un lanzaobuses replicó el mayor.
Un mortero exclamó J. T. Maston.
Iba a empeñarse una nueva discusión que prometía ser bastante acalorada, y cada cual
preconizaba su arma favorita, cuando intervino el presidente.
Amigos míos dijo, voy a poneros a todos de acuerdo. Nuestro columbiad participará a
la vez de las tres bocas de fuego. Será un canon, porque la recámara y el ánima tendrán
igual diámetro. Será un lanzaobuses, porque disparará una granada. Será un mortero,
porque se apuntará formando con el horizonte un ángulo de no-venta grados, y, además le
será imposible retroceder, es-tará fijo en tierra, y así comunicará al proyectil toda la fuerza
de impulsión acumulada en sus entrañas.
Adoptado, adoptado respondieron los miembros de la comisión.
Permitidme una sencilla reflexión dijo ElphÍs-ton. ¿Este
cañónlanzaobusesmortero será rayado?
No respondió Barbicane, no; necesitamos una velocidad inicial enorme, y ya sabéis
que la bala sale con menos rapidez de los cañones rayados que de los lisos.
Justamente.
¡En fin, ya es nuestro! repitió J. T. Maston.
Aún falta algo replicó el presidente.
¿Qué falta?
Aún no sabemos de qué metal se ha de componer.
Decidámoslo sin demora.
Iba a proponéroslo.
Los cuatro miembros de la Comisión se zamparon una docena de emparedados por barba,
seguidos de una buena taza de té, y reanudaron la discusión.
Dignísimos colegas dijo Barbicane, nuestro ca-ñón debe tener mucha tenacidad y
dureza, ser infusible al calor, ser inoxidable a indisoluble a la acción corrosiva de los
ácidos.
Acerca del particular, no cabe la menor duda res-pondió el mayor. Y como será
preciso emplear una cantidad considerable de metal, la elección no puede ser dudosa.
Entonces dijo Morgan, propongo para la fabri-cación del columbiad la mejor aleación
que se conoce, es decir, cien partes de cobre, doce de estaño y seis de latón.
Amigos míos respondió el presidente, convengo en que la composición que se acaba
de proponer ha dado resultados excelentes, pero costaría mucho y se maneja difícilmente.
Creo, pues, que se debe adoptar una mate-ria que es excelente y al mismo tiempo barata,
cual es el hierro fundido. ¿No sois de mi opinion, mayor?
Estamos de acuerdo respondió Elphiston.
En efectorespondió Barbicane, el hierro fundido cuesta diez veces menos que el
bronce; es fácil de fundir y de amoldar, y se deja trabajar dócilmente. Su adopción
economiza dinero y tiempo. Recuerdo, además, que du-rante la guerra, en el sitio de
Atlanta, hubo piezas de hie-rro que de veinte en veinte minutos dispararon más de mil tiros
sin experimentar deterioro alguno.
Pero el hierro fundido es quebradizo respondió Morgan.
Sí, pero también muy resistente. Además, no re-ventará, respondo de ello.
Un cañón puede reventar y ser bueno replicó sen-tenciosamente J. T. Maston, abogando
pro domu sua como si se sintiese aludido.
Es evidente respondió Barbicans. Me permito, pues, suplicar a nuestro digno
secretario que calcule el peso de un cañón de hierro fundido de 900 pies de longi-tud y de
un diámetro interior o calibre de 9 pies, con un grueso de 6 pies en sus paredes.
Al momento respondió J. T. Maston.
Y como to había hecho en la sesión anterior, hizo sus cálculos con una maravillosa
facilidad, y dijo al cabo de un minuto:
El cañón pesará 68.040 toneladas.
¿Y a dos céntimos la libra, costará...?
Dos millones quinientos diez mil setecientos un dólares.
J. T. Maston, el mayor y el general, miraron con in-quietud a Barbicane.
Señores dijo éste, repito to que dije ayer: estad tranquilos, los millones no nos
faltarán.
Dadas estas seguridades por el presidente, la co-misión se separó, quedando citados todos
sus indivi-duos para el día siguiente, en que celebrarían la tercera sesión.




Continuará ( IX)

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasión
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente... 


Maria Lua




[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Contenido patrocinado

JULIO VERNE Empty Re: JULIO VERNE

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb 10 Abr 2021, 11:50