Aires de Libertad

¿Quieres reaccionar a este mensaje? Regístrate en el foro con unos pocos clics o inicia sesión para continuar.
Aires de Libertad

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 855623 mensajes en 41471 argumentos.

Tenemos 1403 miembros registrados

El último usuario registrado es Sarai bela

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 27 usuarios en línea: 2 Registrados, 1 Ocultos y 24 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Pascual Lopez Sanchez, Ramón Carballal


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb Nov 02, 2019 9:25 pm

Agosto 2020

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


La Lupe - Puro teatro Empty

UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E


La Lupe - Puro teatro

F. Enrique
F. Enrique
España

Cantidad de envíos : 3877
Fecha de inscripción : 14/11/2012
Edad : 61
Localización : Ceuta

La Lupe - Puro teatro Empty La Lupe - Puro teatro

Mensaje por F. Enrique el Vie Mayo 15, 2020 11:21 am

No sé si Dios creó al hombre, pero estoy seguro de que el hombre creó a Dios y ese Dios no es necesariamente bueno.




¿Por qué sigo escribiendo poemas en mi muro? Primero diría que simplemente por matar el tiempo como decía Brassens que hace Saturno constantemente, después, José Luis Coll lo puso en boca de Molière; Cada uno pierde el tiempo como le da la gana. Además mi muro es demasiado pequeño para escribir en él una novela. ¿Lo del teatro? Tengo una tendencia natural muy acusada hacia las actividades lucrativas.

Una nueva palabra y te llenas de vida,
y cantas al amor, ¡oh, dios de la tristeza!,
avanzas entre chanzas por tenebrosas sendas,
y abrazas la amistad, te ríes de los formales.

Pero ya no eres tú quien se acerca a la escena,
conversa con los trajes que tuvieron un nombre,
no eres tú quien celebra de la noche el reinado,
cuando Nada desvela y aparece Dionisos.

No tendrás otras fiestas para apurar las horas,
otro momento intenso para hablar del destino.
Llega el telón de fondo, el show ha terminado,
se recoge el atrezzo, se apagan las linternas.
(A la muerte de un poeta)

       
En una fiesta de los profesores de la U..., después de llevar dos horas solo en la barra bebiendo vino de los que ne les gusta a los degustadores que hoy abundan por todas partes, llegó una pareja a la que quería de una forma equivocada y no sé por qué motivo salió a colación La Lupe, no recuerdo si estaba sonando. Cabreado por esa soledad y acordándome de los desplantes constantes que la cubana hacía a los yanquis que le pagaban y adoptaban una actitud masoquista ante ella, sin haber visto una sola fotografía suya grité que era una mulata despampanante que tenía unas tetas como montañas. Se iba de tono por provocar, era una deliciosa cabra y ahí estaba yo comportándome como ella, aunque nunca viera un solo euro de la U... después de haber trabajado algunas horas en ella. Bueno no fue la U..., a la que le estoy muy agradecido porque me demostró  con creces que era a distancia, sino un representante suyo que, a pesar de que moralmente es posible que estuviera por encima de la media, estaba demasiado acostumbrado a que se le dijera que era un amigo cuando habías compartido con él su Vega Sicilia. Por lo demás hablé de Lorca y nunca Poeta en Nueva York me pareció tan triste, comprendí que, para alguna gente, yo no dejaría de ser nunca un meteco como si emergiera con otro color y sin documentos en lo más sórdido de Harlem, eso sí, puedo practicar el voto inútil, ya se sabe; Humanistas, Verdes, Salvadores del mundo... ¿Qué puedo hacer si no para seguir diciendo que creo en la Democracia? En mi ciudad, al igual que a Dios, no la veo por ninguna parte.

Quiero llorar porque me da la gana
como lloran los niños del último banco,
porque yo no soy un hombre, ni un poeta, ni una hoja,
pero sí un pulso herido que sonda las cosas del otro lado.
(Lorca - Poema doble del lago Eden)

       Por mi parte, ya no me faltó compañía el resto de la noche aunque me sentía interminablemente solo, a pesar de que el tequila reposado se derrochaba en algún lugar del escenario. La provocación tiene su encanto.No tuve que escuchar, una vez más que la Cumparsita, en origen, no tenía letra ni tuve que repetir que ya me había enterado. Para no tener letra la versión que cantaba Gardel,sé que hay al menos un par de letras más, me estremecía, a pesar del cotorro, tengo mis manías; no soporto las palabras que no me resultan eufónicas, en cambio, he plantado malvones varias veces en mis alféizares.
(29 de marzo de 2017)

    Fecha y hora actual: Vie Ago 07, 2020 8:38 pm