https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 923280 mensajes en 43469 argumentos.

Tenemos 1469 miembros registrados

El último usuario registrado es juansp1999

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 41 usuarios en línea: 6 Registrados, 0 Ocultos y 35 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Chambonnet Gallardo, clara_fuente, Liliana Aiello, Lluvia Abril, Pascual Lopez Sanchez, Walter Faila


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb Nov 02, 2019 9:25 pm

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

Agosto 2021

LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
3031     

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


Ted Kooser Empty

Ted Kooser

Pedro Casas Serra
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 35224
Fecha de inscripción : 25/06/2009
Edad : 73
Localización : Barcelona

Ted Kooser Empty Ted Kooser

Mensaje por Pedro Casas Serra Mar Mar 03, 2020 5:34 am

.


Donald Hall

Donald Andrew Hall Jr. fue un poeta, escritor, editor y crítico literario estadounidense. Fue autor de más de 50 libros de varios géneros, desde literatura infantil, biografía, memorias, ensayos e incluso 22 volúmenes de versos. Hall se graduó de la Academia Phillips Exeter, Harvard y Oxford.
Nació el 20 de septiembre de 1928, en Hamden, Conneticut, Estados Unidos.
Falleció el 23 de junio de 2018, en Wilmot, Nuevo Hampshire, Estados Unidos.


POEMAS DE DONALD HALL:

MANZANAS BLANCAS

Una semana después de la muerte de mi padre
desperté
con su voz en mis oídos
………………………..me senté en la cama
contuve mi respiración
y clavé los ojos en la puerta pálida, cerrada

manzanas blancas y un sabor a piedra

si él volviese a llamar
me pondría un abrigo y los zapatos.


ARDOR

Al cuidarla me sentí vivo
en el momento animal,
olfateando al depredador.
Su muerte fue lo peor
que pudo suceder,
y cuidarla, lo mejor.

Después de su muerte, grité,
molestando al perro deprimido.
Ahora ya no cubro
la pared tapizada
con fotografías,
ni la llamo “tú”
en un poema. Ella retrocede
hacia el museo de granito
JANE KEYTON 1947-1995.

Añoro la presencia de
la mujer de mil rostros
que hace
metáforas
y pica cebolla, bebiendo
una copa de Chardonnay,
engrasando la sartén, tarareando
en voz baja, tal vez pensando
cómo cerrar un poema.
Ahora, al hacer el amor,
algo va mal.
El otoño pasado, una mujer me dijo:
“Desconfío de tu ardor”.

Este invierno en Florida
era reacio a las parejas
de mi edad que paseaban
con sus carnes flojas
tomadas de la mano. Miré
a las mujeres jóvenes con rencor
y deseo, incapaz de amar
o de trabajar o de morir.

Las horas son lentas y las semanas
veloces en su vacío.
Cada día transcurre mientras recito
mis quejas. La lujuria es un dolor
que se giró en el lecho
para mirar hacia el otro lado.


AFIRMACIÓN

Hacerse viejo es perderlo todo.
Envejecer, lo sabemos.
Incluso cuando somos jóvenes,
a veces lo vislumbramos, y lo afirmamos
al morir el abuelo.
Luego remamos durante años en el estanque
de la mitad de la vida, ingenuos y contentos. Pero un matrimonio,
que había comenzado sano, se dispersa
en los escombros de la orilla,
y un amigo de la escuela
muere en la playa rocosa.
Si un nuevo amor carga con nosotros
ya pasada la madurez, nuestra esposa morirá
en su etapa más fuerte y más hermosa.
Nuevas mujeres vienen y van. Y todas se van.
Si el bello amante anuncia
que ella es pasajera es pasajera. La mujer audaz,
de mediana edad contra nuestra vejez,
se hunde en una ansiedad incapaz de soportarlo.
Otro amigo de hace décadas se distancia
con palabras que contaminan treinta años.
Ahoguémonos bajo el barro en el borde del estanque
y afirmemos que es apropiado
y gustoso perderlo todo.


SEXO SEGURO

Si ni él ni ella se conocen, y confían en que no volverán
a verse de nuevo; si él evita las palabras afectuosas;

si ella ha cultivado una piel insensible bajo su piel; si ambos desean
tan solo el tributo del llanto ajeno; si se utilizan uno al otro

para vengar viejos amantes o familias de derecho y acero;
entonces no habrá traiciones, cartas abiertas sin leer,

sin frenesí, sin palabras preferidas de humillación constante,
sin días de temblor, sin vómitos a medianoche, sin la repetida

aparición de un cuerpo flotando bajo la orilla del
…….estanque.


DESPUÉS DEL AMOR

Cuando el amor se vacía de sí mismo,
nuestros cuerpos se colman totalmente.

Durante una hora yacemos trenzando
el pulso y la piel,

como bebés que suspiran
y dormitan, ensoñados con leche.


(Versiones de Luis Alberto Ambroggio)


.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

    Fecha y hora actual: Mar Ago 03, 2021 4:40 pm