Aires de Libertad

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 803452 mensajes en 39924 argumentos.

Tenemos 1370 miembros registrados

El último usuario registrado es Almudena 1964

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 93 usuarios en línea: 1 Registrado, 2 Ocultos y 90 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Maria Lua


El record de usuarios en línea fue de 360 durante el Sáb Nov 02, 2019 9:25 pm

Noviembre 2019

LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty

UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E


V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 2:20 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

6) Á SÓCRATES.

Sabio en la vída y en la muerte fuerte
Ejemplo de virtud esclarecida,
A vivir enseñaste con tu vida,
A morir enseñaste con tu muerte.

Digna no supo ser de poseerte
La Grecia por sus dioses corrompida;
La humanidad, por Cristo redimida,
Era sólo capaz de comprenderte.

Del falso dios al simulacro inmundo
Sustituyó la santa Providencia
Por obra de tu ingenio sin segundo;

Dando así tu sublime inteligencia
Un dogma á la razón, un Dios al mundo,
Y una divina ley á la conciencia


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 2:44 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

7) Á DIOS. (*)

I

¿Quién eres? no lo sé; de tu existencia (A)
Jamás el hombre penetró el arcano; (B)
Con imperio te afirma la conciencia (A)
Y el mundo te proclama soberano. (B)

Tu impenetrable esencia misteriosa (C)
Palpita oculta en el inmenso mundo: (D)
Tú vives en el cáliz de la rosa (C)
Como del mar rugiente en lo profundo. (D)

Oculto á la orgullosa inteligencia (E)
Te revelas amante al sentimiento: (F)
¡De hinojos prosternado en tu presencia (E)

Yo te adoro. Señor, porque te siento! (F)
Yo te siento en el fondo de mi alma (G)
Cuando la inspiración mi mente agita; (H)

II

Yo te siento, Señor, cuando en la calma (G)
De la noche mi espíritu medita. (H)
Yo siento el eco de tu voz terrible (I)
Si al pecado me arrastra el desvario; (J)

Y amoroso te miro y apacible (I)
Si arrepentido lloro mi extravío. (J)
Por eso, oh Dios, si tu eternal esencia (K)
A comprender no llega el pensamiento, (F)

En mi pecho revela tu presencia (E)
Con imperiosa voz el sentimiento; (F)
¡Y por tu amor celeste penetrado, (I)

Bañado el rostro en inefable lloro, (J)
En tu santa presencia prosternado (I)
Tu gloria canto y tu grandeza adoro! (J)

A - B - A - B
C - D - C - D
E - F - E
F - G - H

G - H - I - J
I - J - K - F
E - F - I
J - I - J

Construcción un tanto atípica de estos dos sonetos :



_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 2:47 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

8) A PLATON.

Esa idea, filósofo profundo,
Que adivinó tu esclarecida mente
Es semilla de un árbol que en Oriente
Ha de nacer para salud del mundo.

Mas no será tu genio sin segundo
Quien tal empresa conseguir intente;
Que nunca pudo el pensador potente
Trocar en hecho su ideal fecundo.

La semilla sembró tu pensamiento;
Mas para ser en árbol trasformada
No bastara tu genio extraordinario,

Si al calor de amoroso sentimiento
Y por divina sangre fecundada
No brotara en la cumbre del Calvario


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 2:52 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

9) A LA LIBERTAD.

¡Oh santa libertad! tu imagen pura,
Que en sueño vió mi ardiente fantasía,
Era el bello ideal que el alma mia
Contemplaba radiante de ventura.

Triunfaste, y con espanto y amargura
Vi de tu triunfo el anhelado dia;
¿ Porque el Edén que en mi ilusión veía
Trocado he visto en bacanal impura/

¡Pero no! tu victoria no ha llegado:
La vil ramera que usurpó tu nombre
No era la libertad que yo he soñado.

Nada hay en tal engaño que me asombre;
¡Eres hija del cielo, y no ha logrado
De tu divino amor ser digno el hombre!


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 2:55 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

10) AL MONASTERIO DEL ESCORIAL.

Orgullo de la hispana monarquía
Que alzar osó tu fábrica asombrosa,
Tu grandeza sombría y majestuosa
Era la gloria de la patria mia.

Llegado al fin de tu caida el dia,
El rayo hirió tu cima poderosa
Y hundió en el polvo vil la portentosa
Altiva torre que su frente erguía.

Grande cual el sombrío soberano
Que en tu vasto recinto abrió su tumba,
Cual su poder, el tuyo ha sido vano;

Mas para hacer que tu poder sucumba,
De Dios se ha alzado la terrible mano:
¡Sólo así tu grandeza se derrumba!


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 5:04 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

11) DE SCILA Á CARIBDIS.

AL SEÑOR CONDE DE CASA VALENCIA.

Truena el canon: los recios escuadrones
Avanzan en indómita carrera;
Y de las turbas la arrogancia fiera
No bastan á domar los batallones.

No cejan en su afan los campeones,
Que santa libertad es su bandera,
Y del progreso la derrota fuera
Que en el polvo rodaran sus legiones.

Triunfan al fin; la añeja tiranía
Ante el nuevo ideal huye espantada
Y á compasión en su impotencia mueve

Todo es gozo y placer... Al otro dia
Su negra faz asoma ensangrentada
La horrible tiranía de la plebe


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 5:06 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

12) ¿QUIÉN ES MÁS FELIZ?

Á MI QUERIDO AMIGO URBANO GONZALEZ SERRANO

¿Quién más feliz? ¿El justo que perece
En cruz infame ó en prisión oscura,
O su verdugo que en la régia altura
Si á su conciencia mira se estremece?

Tal vez al vulgo la virtud parece
Digna de compasión en su tristura,
Miéntras del vicio la falaz ventura
Su torpe envidia y su ambición acrece.

¡Insigne error! ¿Qué vale del delito
La dicha que el tenaz remordimiento
Turba constante con agudo grito?

¡Es más feliz el justo en el tormento,
De su conciencia y de su Dios bendito
Al exhalar el postrimer aliento


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 5:08 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

13) Á MARCO BRUTO.

Rinde tributo insigne á tu memoria,
¡Oh Marco Bruto! la ignorancia humana,
Y el falso brillo de una ciencia vana
Tu nombre cubre de mentida gloria.

O la conciencia miente, ó de la historia
El justo fallo te herirá mañana,
Y condenando tu maldad villana
Te arrojará del crimen en la escoria.

Aristócrata fiero y orgulloso,
Asesino traidor, pérfido amigo,
La muerte diste, ingrato y alevoso,

Al héroe insigne que te daba abrigo;
El vulgo te apellida virtuoso;
Mas si esa es la virtud ¡yo la maldigo


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 5:11 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

14) LAS ALAS DE CERA.

Á MI QUERIDO AMIGO EMILIO NIETO.

Al cielo tiende el vuelo soberano,
Libre y audaz el águila altanera;
Así también al ideal quisiera
Llegar de un vuelo el pensamiento humano.

Las alas tiende; pero pugna en vano
Por remontarse á la sublime esfera;
Que cuanto más avanza en su carrera,
Mira el soñado cielo más lejano.

Y si llegara á la región hermosa
Que viste el atrevido pensamiento
Del ideal con las risueñas galas,

De ícaro audaz la historia lastimosa
Castigo fuera de su loco intento;
¡Porque también de cera son sus alas!


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 5:13 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

15) Á NAPOLEON I.

Ciego instrumento en la divina mano,
Servidor de una idea que ignorabas,
Redentor de las razas que humillabas,
Tribuno con aspecto de tirano:

Fué tu destino misterioso arcano
Que nunca en tu delirio penetrabas
Cuando en tus locos sueños te juzgabas
Dueño absoluto del linaje humano.

Caido al fin de la gigante altura,
Sobre desnuda peña encadenado,
Triste fin tuvo tu brillante historia.

¡Aún tu memoria entre los hombres dura,
Y aún no sabe su espíritu asombrado
Si es digna del oprobio ó de la gloria


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 5:16 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

16) CONSEJO DE AMIGO.

Á LA SEÑORITA DOÑA EMILIA DE LA GARZA.

No te quiero decir que eres hermosa,
Porque mejor te lo dirá tu espejo;
Ni hablarte amores, que es asunto añejo,
En verso necio, y arriesgado en prosa.

Mas de amistad en prenda cariñosa,
(Procediendo, aunque joven, como viejo),
A tu inocencia dar quiero un consejo,
Que acaso logre hacerte venturosa.

Déjate amar, mas nunca te enamores;
Huye de la pasión, y el goce busca,
Y que has de ser feliz yo te lo fio;

Pero al hombre jamás des tus amores,
Porque su amor, que á la mujer ofusca,
Guarda en su fuego el hielo del hastío


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 7:34 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

17) EL ÚNICO CONSUELO.

AL SEÑOR DON RICARDO ORGÁZ.

En la ruda batalla de la vida
Daba la fe consuelo á los mortales;
Hoy, muertos los antiguos ideales,
El hombre llora por su fe perdida.

Ya la virtud doliente y perseguida
No espera hallar venturas celestiales;
Que el justo y el protervo son iguales
Ante la nada que en la tumba anida.

¡Todo pasó! Del azulado cielo
Los resplandores ocultó la ciencia
De amarga duda con el negro velo;

Y de tal soledad en la presencia
No queda al pensador otro consuelo
Que la serena luz de su conciencia.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 7:37 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

18) LA SOCIEDAD.

Ricos palacios, templos suntuosos,
Sabios ilustres, vates inspirados,
Nobles por la fortuna acariciados,
Bellas damas, guerreros valerosos:

Tal es la sociedad de los dichosos;
A sus piés, en infiernos ignorados,
La miseria y el crimen hermanados
Extienden sus dominios espantosos.

Oro la cima, fango los cimientos:'
Tal es la triste sociedad humana.
Del imperio del mal sujeta al yugo;

Y de esa sociedad son fundamentos
El lecho de la impura cortesana,
Y la cuchilla infame del verdugo.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 7:40 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

19) Á DIÓGENES.

Cuando Platón la idea revelaba
En que el Verbo de Dios resplandecía,
Y la cicuta Sócrates bebía,
Mártir de la verdad que le inspiraba;

Cuando la Grecia al mundo iluminaba
Con torrentes de luz y poesía,
Tu cínica virtud no conseguía
Hallar al hombre que en su afan buscaba

¿Quieres hallarle al fin? Bravo modelo
Te ofrecerá la sociedad moderna,
Que á compasión en su soberbia mueve.

¡Desciende al mundo desde el alto cielo,
Y encendiendo de nuevo tu linterna,
Busca un hombre en el siglo diez y nueve!


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 9:50 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

20) EL OASIS.

Á MI QUERIDA PRIMA DOLORES PEREZ.

Avanza el fatigado peregrino
Por el desierto inmenso y abrasado,
Por el hambre y la sed atormentado,
Sin el término hallar de su camino.

Ya, maldiciendo su fatal destino,
Sobre la arena viérase postrado
Si no esperase hallar el anhelado
Reposo en el oásis más vecino.

Allí su sed apagará la fuente
Que brota entre las yerbas escondida,
Y dulce fruto le darán las palmas

Mecidas por la brisa de Occidente.
¡Ay! ¿por qué en el desierto de la vida
No hay oásis también para las almas?


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 9:53 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

21) SACRIFICIO INÚTIL.

¿Qué más quieres, razón? De las pasiones
Lograste sofocar el vivo fuego;
Ya diste al alma plácido sosiego
Secando en flor sus bellas ilusiones.

Ya de mi vida á tu sabor dispones;
Ya á tu poder humilde me doblego,
Tu ley acato y obedezco ciego,
Y me someto al yugo que me impones.

Mas ya que reinas en mi pecho frió,
Que de ilusión y goce despojaste,
Dame para calmar mi pena ruda

El bien y la verdad que tanto ansio.
¡Pero ¡ay triste! que el goce me robaste
Y en cambio sólo me darás la duda!


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 9:55 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

22) LO IMPOSIBLE.

En vano de mi loca fantasía
Quiero cortar el atrevido vuelo;
En vano busco á mi dolor consuelo
En el puro ideal que el alma ansia.

No calmará la ciencia mi agonía,
Ni la fria razón mi rudo anhelo;
Que al cabo empaña su sereno cielo
Con negra nube la pasión bravia.

¡Y triunfa la pasión! Y en la hermosura
De una mujer, en sus amantes brazos,
Busco la dicha que mi afan provoca;

Y al querer alcanzarla mi locura
El triste corazón se hace pedazos
De lo imposible en la temida roca


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 10:04 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

23) Á LAS PIRÁMIDES DE EGIPTO.

No me asombra, soberbios monumentos,
De vuestra inmensa mole la belleza,
Ni puede vuestra bárbara grandeza
Despertar mis dormidos sentimientos.

Sangre y lágrimas son vuestros cimientos,
Lágrimas que arrancára la fiereza
De un tirano insensato á la vileza
De un rebaño de esclavos soñolientos.

¡Afrenta sois del arte y de la historia,
Engendro colosal de un pueblo enano.
Grandiosa pequeñez, mentida gloria,

Mausoleo que alzara un poder vano
Para encerrar de un crimen la memoria
Y las írias cenizas de un tirano!


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 10:38 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

24) RIGORES DE LA SUERTE.

Á LA SEÑORITA DOÑA MATILDE DE LA GARZA

Cuando del sol radiante los ardores
Llegar no pueden al terrestre suelo,
Seco se mira el límpido arroyuelo,
Desnudo el árbol, pálidas las flores.

Así también los tristes amadores
Trocado ven su corazón en hielo
Cuando falta á sus almas el consuelo
De regalados, plácidos amores.

Que jamás el cariño de una hermosa
Diera dulce calor al pecho mió (*)
Determinó la suerte rigurosa;

Y, triste flor privada del rocío,
Lenta muerte es mi vida dolorosa,
Y tumba helada el corazón vacío.

(*) Insisto, nuevamente , en el hecho de que ciertas faltas de ortografía parecen más errores tipográficos que otra cosa.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Oct 15, 2019 10:47 pm

SIGLO XIX

MANUEL DE LA REVILLA

25) TRISTE DESTINO. (*)

Si de la nada vengo y en la nada
Triste fin ha de hallar mi triste vida,
Y el alma pura que en mi pecho anida
Ha de ser en el polvo sepultada;

Si es ilusión la gloria deseada,
Y mentira la dicha prometida,
Y el eterno ideal sombra fingida,
Del vano sueño en la región forjada;

¿Por qué me diste, bárbaro destino,
Esta sed de placeres insaciable
Y este ideal de espléndida hermosura,

Si al término fatal de mi camino
Me ha de arrojar la muerte inexorable
En el abismo de la nada impura?

(*) Este es el único soneto que Ramón García González cita en su impresionante colección de sonetos del siglo XIX en español.
Los 25 sonetos que vienen aquí toman como fuente el libro digitalizado DUDAS Y TRISTEZAS, de MANUEL DE LA REVILLA, con Prólogo de Don Ramón de Campoamor.. Madrid 1875. Imprenta de Medina y Navarro.


Te paso el testigo, Lluvia. Cuando quieras.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32802
Fecha de inscripción : 17/04/2011

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Lluvia Abril el Miér Oct 16, 2019 2:49 pm

SIGLO XIX


Reyes, Arturo
Málaga. 1864 - 1913
Nombrado novelista. Académico de la Española y de la Historia.


ARTURO REYES AGUILAR nació el 29 de septiembre de 1864, en el número 2 de la calle del Rosal, en el barrio del Perchel de Málaga. Huérfano desde muy joven, su madre lo abandonó con apenas dos año cuando se marchó a vivir a Barcelona y perdió a su padre a los doce años, tuvo que abandonar sus estudios y dedicarse a trabajar.

Se casó en 1884 y por esa misma época envió un cuento al suplemento literario de "El Correo de Andalucía" y dedicándose, desde entonces, a la literatura. Sus primeros versos los publicó en la revista “El Álbum”, y el cuento que primeramente viera la luz pública fue “Conchita la burrera”, inserto en “El Correo de Andalucía”.

En 1885 rechazó una plaza como redactor del diario "El Cronista", ya que no le gustaba escribir artículos periodísticos. Él prefería las novelas, los cuentos y los poemas.

Su primer libro de poemas fue“Íntimas”, publicada en Madrid en 1891, al que siguió una serie de novelas cortas bajo el título “Cosas de mi tierra” (Málaga, 1893), aunque “Desde el surco” (Madrid, 1896) es considerado su mejor libro poético. A estos libros siguió “La Goletera”, que asentó su fama de escritor, “Del Bulto a la Coracha”, una colección de cuentos andaluces (Madrid, 1902) y “Otoñales” (Madrid, 1904), un libro de poesías, sereno y un poco triste.

Fue premiado en varios certámenes, entre ellos en el que celebró el Ayuntamiento de Málaga en 1894, donde obtuvo dos premios a la vez, uno por su colección de poesías y otro por una novela. En enero de 1911, la Real Academia Española le concedió el Premio Fastenrath por su libro de poesía "Béticas", y le nombró Académico Correspondiente; siéndolo también de la Real de la Historia, y de la de Bellas Artes de San Fernando. Con este motivo, el Ayuntamiento de Málaga le otorgó el título de Hijo Predilecto de la ciudad, junto con Ricardo León y Salvador Rueda.

Arturo Reyes, uno de los escritores que mejor han sabido reflejar en sus obras las características y peculiaridades del pueblo malagueño, murió el 17 de junio de 1913.
______________________________________________________

"Era muy crédulo para las cosas de bondad. Amaba lo luminoso, lo recto y lo sencillo. Al través de los cristales de su cuarto de trabajo, embebecíase en la contemplación de los claros verdores; dejaba mecer su espíritu en el ritmo de las canciones populares, y más amaba a su tierra mientras más su corazón, harto de sentir, casado de ímpetus, iba fatigándose lentamente."
(Adolfo Reyes C. Guillot)



BIOGRAFIA ENVIADA POR LA BISNIETA DEL AUTOR, escrita por Adolfo Reyes, hijo del poeta

Mi padre nació en los Percheles de Málaga, en una casa humilde de la calle del Rosal, el día 29 de Septiembre de 1864. Con pocos afectos en su infancia – á su madre, Josefa Aguilar, no la conoció - fue un niño reconcentrado y hosco, amigo del silencio y de la soledad. Esto quizás extrañe á los que después le conocieron franco y optimista, pero basta ver en su retrato de aquel tiempo su expresión de terquedad y desconfianza para comprender que debió ser de este modo.

De mi abuelo Manuel Reyes, sólo conozco un daguerrotipo que le representa con la mirada profunda, la barba bien cuidada y la mano en la sisa del chaleco, en una actitud de satisfacción. En compañía de sus hermanos – Salvador, Francisco, Antonio- tuvo una fábrica de licores; y todos vinieron á morir ya viejos, por unos mismos años, del 70 al 78.

Volviendo los ojos al pasado desconocido, ante estos pálidos fantasmas que entre dos fechas se deslizan, sin saber de qué modo recorrieron su senda, ni el alarde de su vida, ni las explosiones de sus sentimientos, el ánimo se deprime, porque también de nuestra vida, acervo de amores y tristezas, quedarán dos fechas silenciosas. Mi padre no quiso morir de este modo, y por eso esparció sus sensaciones como en Otoño, la buena simiente. Quiso que perduraran sus sentimientos en las imaginaciones después que se apagaran en la vida. No digáis de él nació… murió… sino amó intensamente y sufrió dolores agudos. Mantenedle piadosamente en vuestra memoria, porque este fue su mayor deseo.

Aprendió las primeras letras en el colegio de un conde polaco, desterrado de su patria, que se apellidaba Podoski. De este tiempo os podría contar esas anécdotas, ingenuamente divertidas, que tienen en el hogar un perfume tan delicado, que, al sacarlas de él, se deshace y desaparece. Os diré una, si me la perdonáis. Un día mi padre se apartó distraído del ayudante que le llevaba al colegio en unión de otros escolares, y viéndose solo, aunque cerca de su casa, empezó a llorar con desconsuelo hasta atraer a los transeúntes.

- ¿Por qué lloras, niño? - Porque me he perdido. - ¿Y tú donde vives? - En aquella casa.

Esto lo contaba él como ejemplo de su precocidad. Hizo su primera poesía, una quintilla, á los doce años, cuando murió su padre, y ya no volvió a escribir hasta más adelante, cuando los amores hirieron de un modo nuevo su sensibilidad.

Al quedar huérfano, malbaratada por manos extrañas la corta hacienda paterna, vino á encontrarse en la necesidad de ganarse la vida. La ganó de dependiente en el despacho de un hábil comerciante de aquel tiempo, don Eduardo Loring, con el que estuvo muchos años hasta que este señor murió y su comercio se deshizo.

Por entonces la vida de mi padre fue impetuosa y difícil. Mezcla del brío de su mocedad y de las contrariedades de su situación ahogada. Vivía solo; se cosía las roturas; enjuagaba en el lavamanos los cuellos de caucho, y se cepillaba el traje en las festividades, para ir de mejor modo que los demás días. Verdaderamente no son alegres las referencias que os puedo dar de su juventud.

Se casó á los veinte años. En este tiempo ya había publicado algunos versos en la revista “El Album”, pero, mejor que yo, os lo dirá él en unas cuartillas en que apunta sus primeros pasos en la literatura y que escribió no sé con qué objeto.

II

“Muerto El Álbum, ya dediqué mi péñola a conmover el corazón de la que soporta resignada las resultantes de mis segregaciones hepáticas y las acritudes nacidas de mi dispepsia crónica, entonces gallinita de mis ilusiones, en la que agoté el vasto repertorio de los adjetivos en estrofas, si medianamente rimadas, reñidas con el sentido común; y tantas veces la hube de llamar pérfida como la onda, corazón de sílice, peñascal cubierto de flores, que por librarse, sin duda, de aquella poco galante acometividad, se decidió a apechugar conmigo; sobre todo, después de una noche en que, entre las páginas de uno de los tomos de “María o la hija de un jornalero”, le envié unos cantares, capaz, el que menos, de conmover el corazón de un tigre de Bengala, el primero de los cuales decía:

Carmen ¿por qué con desvíos gozas en darme tormento? ¿Soy yo culpable si siento tan ardientes desvaríos?

Este fue el que hizo desvariar, sin duda, a mi compañera, que desde aquel momento, de arisca que era, tornóse dulce como un panal de miel hiblea; y tan de firme apretó el desvarío, que algunos meses después nos trasladábamos, tras la correspondiente visita a la Vicaría, al cincuenta por ciento de un piso vecino á las más altas latitudes interplanetarias, donde, en plena luna de miel, envidiosa la tierra de nuestro constante idilio, por poquito convierte á Málaga en un montón de escombros: que fue mucho terremoto el que nos ofreció la tierra en nuestras horas nupciales.

Tras el terremoto surgió la hecatombe. La casa donde yo prestaba mis servicios se vino abajo, y de buenas á primeras me encontré en la del rey, sin oficio ni beneficio, sin apoyo social, sin dos anchas y con un terno digno de figurar en una vitrina; y en aquellos días de amarguísima recordación, pensé en todos los genios que antes de brillar en el cenit de su gloria habían tenido que sufrir los implacables rigores de la contraria fortuna; y una noche, tras abrir enorme brecha en una fuente de boquerones victorianos con que nos había obsequiado la diosa Chiripa, á la luz de un velón tiré de pluma y vino al mundo “Conchita la burrera”, el primer cuento que ha salido de mi modestísimo meollo.

Leído que fue á la que ya no gozaba en darme tormento con sus desvíos, á la que por poco el exceso del entusiasmo le produce un síncope, pensé cuál sería el periódico que había de usufructuar el producto de mi ingenio peregrino, y, tras mucho pensarlo, decidí enviarlo a nuestro malogrado gran humorista don Juan J. Relosillas, director por aquel entonces del “Correo de Andalucía” y baluarte literario “las Hojas” que publicaba los domingos, que sólo habían conseguido traspasar algunos muy contados, contadísimos escritores de Málaga.

Publicó Relosillas mi cuento, y, como sería prolijo contar todos los altibajos de mi vivir, daré un salto de algunos años, y hablaré de mis “Íntimas”, un folleto mediante el cual conseguí me honrase con su amistad el insigne Núñez de Arce; y un año después publicaba “Desde el Surco”, colección de poesías prologada por el gran poeta.

A este libro, que ya me había hecho traspasar el umbral de lo desconocido, siguió “Cartucherita” y esto merece que me detenga algo más, a riesgo de molestar a mis lectores.

Una vez publicado “Cosas de mi tierra”, colección de cuentos andaluces que, como en el prólogo de “Cartucherita” digo, había tenido el gusto de ver agotada a poco de darla al público, alentado por lo que de ella habíanme dicho los que después me honraron con su amistad, Pereda, Thebussem, el malogrado Ixart y otros, gloria de las letras españolas, aprovechando unos días que había ido á pasar al campo, escribí “Cartucherita”, novela que guardé en espera de una oportunidad en que darla al público.

Un día en que, armado de unas substanciosas muestras de chorizos legítimos de Candelario y de sabrosos quesos de Manzanares hacía el diario recorrido por cuenta de un conocido comisionista, que al año no pudo soportarme más y me puso con la mayor cortesía de patitas en la calle; estando, repito, armado de armas tan bien olientes y tentadoras, dándole coba al dueño de un Ultramarinos de Puerta de Mar, y, entonando en honor de los chorizos y el queso un canto apologético digno de un homenaje de gratitud de todos los fabricantes de embutidos de la antigua Vasconia y de quesos de la rancia Castilla, entró, cortándome el hilo de mi patriótico canto, una comisión que, sable en mano, iba dispuesta á hacer contribuir al dueño de la abacería, con alguna suma, á los próximos festejos; comisión compuesta de dos personas de mi afecto, el entonces presidente de la Diputación Don Miguel Morales Hidalgo, que en paz descanse, y el señor Don Francisco Cárcer, si no recuerdo mal, y un tercero, bajito, grueso, elegantemente ataviado; de carnosas y sonrojadas mejillas, ojos de un verde azulado, barba rala de oro, y expresión bondadosa, con algo de infantil en la sonrisa, perenne compañera de sus labios gruesos y encendidos.

Oculté necia, estúpidamente, las muestras, llevando á la espalda la mano que las aprisionaba, en tanto con la otra estrechaba la de los primeros y - ¿Diga usted, usted es Arturo Reyes? – me preguntó, dirigiéndose á mi bruscamente, el de la rala barba de oro y de expresión bondadosa.

- Servidor de usted. - ¿El autor de “Cosas de mi tierra”? - Eso dicen, y yo lo creo.

El que de tal modo me interrogaba era el entonces gobernador de la capital Sr. Don Antonio Cánovas, hoy del Castillo y Vallejo.

Honrado desde aquel día con su amistad, no pasaron mucho sin que me preguntara si tenía algo parecido á “Cosas de mi tierra”, y al oírme hablar de “Cartucherita”

- Yo necesito conocer eso – me dijo.

Desde que oyó su lectura se declaró padrino del afortunado torero, y pronto salió á luz “Cartucherita”; y á poco Ortega Munilla – al que tan honda gratitud debo – Mellado y Moya, que tanto desde aquel día hicieron por mí, el glorioso estadista cuyo sobrino había apadrinado la novela, y muchos que sería abusivo enumerar, me tendían la mano y … ¿á que seguir? Lo que sigue pertenece ya al público”.

III

Después de “Cartucherita” escribió otra novela: “El Lagar de la Viñuela”, que Menéndez Pelayo juzgaba la mejor de todas, y luego, en 1901, “La Goletera”, que asentó su fama. Esta fue su labor reposada, hecha con toda la fuerza de su salud, con toda la salud de su entendimiento. Entonces gozaba de la vida á su modo, en el ambiente que le era propicio, y que más adelante trataré de describir. Fue su tiempo mejor, en el que iba a Granada a improvisar versos en la Alhambra, y se retrataba a la manera morisca, tan apropiada a su fino trazo de árabe, envuelta la cabeza y la negra barba perdida entre los múltiples pliegues del jaique. El tiempo en que vivió más reposadamente, intermedio entre las pasiones y el dolor, y del que había de nacer un libro de poesías, serenado, ya un poco triste, “Otoñales”, que es un paréntesis de calma entre la exaltación dolorosamente mística de estos últimos versos. Para imaginar la vida de mi padre hay que conocer aquellos sitios donde pasó sus horas igualmente durante muchos años, y que, si no han desaparecido, ya no son del modo que eran. Estos lugares, de una serenidad humilde, dan más clara noción de su existencia que todas las fechas biográficas que se pudieran acumular. No os hablaré de los que amó, y que pintó en sus obras, como los barrios en los que pasó muchas horas al atisbo del arranque andaluz, sino de aquellos otros, más recogidos y familiares, que, sin influir en su imaginación, encauzaron las horas de su vida de un modo repetido y sosegado.

La calle de los Negros es la calle de la gitanería. A la entrada hay una fuente de hierro donde se agrupan las mujeres con los cántaros al cuadril; al final, una escalera de ladrillos rojos da salida al Egido. Por esta parte, las casas, en hondonada, sostienen la tierra con muros de contención. De esta manera, adosado a una casa que le da entrada por el piso superior, tiene un jardín Narciso Díaz de Escobar; jardín al viejo uso, en el que las flores ocultan las sendas y que está cercado por una línea azul de campanillas.

Aquí vienen las gitanas por flores, y parecen estatuas broncíneas cuando arquean el busto para recoger el clavel sangriento en el azul pálido de sus hojas; aquí nace la flor que en la juerga disputarán los mozos; y mi padre, en este jardín, tan propicio a las maneras de su pensamiento, pasaba sus horas de recogimiento solitario a pleno sol, entre los verdores intensos, leyendo cualquier libro de arqueología romana o árabe, o asomándose a las bardas que dominaban los patios vecinos, donde algún jayán, medio desnudo, forjaba el hierro, o alguna gitana vieja, comida por el tiempo, enseñaba a la moza, vendedora de randas, su monótono pregón, mitad canturia; y entonces en el silencio del jardín, entre la malla florida de los rosales; mi padre arrojaba el libro para dedicarse al atisbo de esta vida humilde que amaba tanto.

Hay otro lugar en el que también pasó sus horas cotidianamente durante muchos años. Es la Academia de Declamación. La fundaron Ruiz Borrego, Narciso y él, la sostuvieron con esfuerzos aun pecuniarios hasta que logró mantenerse por algunas subvenciones módicas, aunque con vida humilde, arrastrada por pisos obscuros de callejuelas silenciosas. Mi padre estimaba esta escuela, de donde los mozos, mal trajeados, de torpes maneras, marchan por el mundo ilustrando su nombre; y las niñas, listas, graciosas, con su traje de una confección hábil, parten también cobrando fama, y desde las lejanas ciudades envían su retrato expresando el fausto de su nueva vida; y estas pintadas galas, sobre las encaladas paredes de la Academia de Declamación, son su único premio y gloria.

Si al tiempo que pasaba en estos lugares agregáis sus horas de oficina, en una covachuela mal alumbrada del ayuntamiento, os podréis figurar su género de vida. En esos instantes de expansión del espíritu en que volvemos los ojos al sitio en que nos encontramos y ellos nos aconsejan y nos guían, nos apaciguan con su serenidad y con su tristeza nos conturban, mi padre halló siempre estos lugares humildes, serenados, que atemperan su naturaleza impetuosa; que ahogaban su esfuerzo; que le invitaban a la pereza intelectual. Sin conocerlos, sin conocer Málaga, no es posible tener idea de la manera de arrinconamiento, de sosiego apartado, que gozó ó sufrió. Por eso os he hablado de estos sitios. Ellos también se transmutan y desaparecen, y lo que en ellos se sucede igual, nada nos dice del pasado.

Para completar la visión de su vida hay que rodearlo de aquellos amigos que fueron sus compañeros de jornada, ó que, sin serlo, le ayudaron a caminar. Yo quisiera poder hablar de sus amistades verdaderas con palabras nobles que nunca parecieran de ostentación; recoger piadosamente esta herencia única, y sin alarde, hacer sonar algunos nombres como monedas de oro…

Quisiera que ellos formaron un cortejo, íntimo y cordial, á la mayor ó menor gloria de mi padre, y así le acompañaran en su vida pasajera. Este libro, que mantendrá el recuerdo de sus dolores y sus soledades, debe también mantener el recuerdo de los que no le abandonaron. Al cumplir este deber quisiera ser estrictamente justo.

Recordaré á los que demostraron su afecto procurando su bien y que él no menciona en sus cuartillas anteriores. En ellas falta el nombre de quien lo quiso desde su juventud, y que fue para él como un hermano: Eduardo León y Serralvo, por cuya amistad redactó mucho tiempo en “El Cronista” y el de aquellos que le alentaron ya en sus últimos años, á acabar su jornada fatigosa: Benito Pérez Galdós, Miguel Moya, Miguel Ibern y Francisco Verdugo.

Ellos le acompañaron con buen amor hasta que cayó para siempre al borde del sendero; entonces sintieron un dolor profundo, y después, con la tristeza de su recuerdo, continuaron su jornada.

Tenía la complexión robusta, los movimientos vigorosos, y en todos sus ademanes y maneras, presteza y gallardía. Tenía el color moreno, la frente noblemente espaciada, los ojos grandes, la nariz abierta, la barba recortada. Le eran muy peculiares la mirada centelleante y el andar airoso, y de todo él se desprendía una expansiva fuerza interior. Era valeroso, con la impetuosidad meridional de la tierra, como en los Percheles libremente criado. No gustaba de las distracciones monótonas de la clase media, y de mejor gana íbase por los barrios á compartir las fiestas del pueblo. Amaba lo luminoso, lo recto y lo sencillo. Era muy crédulo para las cosas de bondad. Juzgábalo todo según su corazón y así vivió lleno de confianza.

La más viva afición que sintió mi padre, quizás la única, fue por las antigüedades. Tuvo por las cosas viejas, arrancadas al polvo de los siglos, este amor peculiar á los ingenios andaluces; amor por los restos esparcidos, desolados, de otras épocas que evocaban; por las monedas herrumbrosas; por las pinturas patinadas; por la alfarería árabe, deslumbrante de color; por las piedras con inscripciones latinas de recto trazo: Sumergía su espíritu en este amor, embalsamándole. Despertóse esta afición en él cuando en su pecho se fueron calmando las pasiones, y acabó poco antes de su muerte, cuando ya sólo en la muerte pensaba, y ya la visión de los tiempos idos se convirtió en pasajera y sin importancia, ante la visión infinita, permanente, ilimitada, que de lo venidero le trajo la fé.

Por los años de 1907 y 1908, cuando mi padre, enfermo, iba sintiendo su espíritu fatigado, paseábamos juntos en las claras mañanas por las afueras de la ciudad. Ibamos por los caminos polvorientos, entre huertas cercadas de pencares; y luego dejábamos la carretera para internarnos en los olivares, en los pastos, en los viñedos, en los lechos de arroyo sin caudal; por las laderas accidentadas, donde el romero florecía. Al paso nos saludaban los pastores, el labriego que trabajaba en su heredad, la moza que á la puerta de la casa se entretenía en sus quehaceres, con esa cortesía proverbial en las soledades; y luego el cansancio nos tumbaba al pié de algún árbol umbroso, en el huerto de cualquier buen hombre, que, á veces se acercaba á nosotros á echar un cigarro, y entonces, en aquellos descansos, cara al cielo, mi padre me hablaba de la vida.

Por aquel tiempo ya tenía una visión providencial de todas las cosas. El milagro perdurable del mundo, de nuestra existencia, de nuestro conocimiento, se iba revistiendo para él de esa bondad y hermosura que le presta la idea del principio inteligente y de la finalidad justa. Por esta creencia amaba la naturaleza de un modo diferente al mío. Se encontraba en ella comprensivo, fuerte, dominador, alegre de su superioridad, cuando yo me sentía como perdido y humillado solo en mi desconocimiento de todo aquello y de mí mismo. Esto le hacía sufrir, porque me amaba mucho, y procuraba infundirme sus visiones risueñas, sus ideales optimistas. Me enseñaba lo que él había aprendido del mundo, de los hombres, de sus obras y de su voluntad. Como todo inadaptable, mi padre sentía un desdén vago por la lucha por la vida, por los hombres que sin ideal, sin inteligencia, con un grosero valor social, imponían en la vida moderna sus ideales mezquinos; pero esto vagamente, porque era fatalista y contemplaba las cosas con curiosidad, pero sin pasión.

Entonces me decía que no todo es dolor ni miseria; que un momento de sentirse vivir, henchido de vida, á pleno sol, á pleno cielo, amando las cosas infinitamente, en un generoso desbordamiento de la sensibilidad, valía las mayores penalidades, me decía su conformidad desdeñosa con el orden de cosas existente, porque nada bueno esperaba por llegar; todo el fondo firme, claro, trabado de sus ideas, que le daba una serena visión del mundo y una indiferencia feliz por el destino. ¡Claras mañanas, ya apagadas en su pensamiento, en que á pleno cielo, en la alegría de los campos, todos los consejos de su amarga experiencia se convertían en una generosa, en una intensa canción de vida!

He tenido temor de llegar a los últimos años de la vida de mi padre, porque aún son para mí dolores vivos y heridas abiertas. Estos años fueron para él como una agonía, y su recuerdo me desconsuela más que cuando asistí á ella, porque entonces no acababan en mí las esperanzas de remedio. Estos años acerbos fueron, sin embargo, los de su copiosa y febril producción intelectual; en los que alcanzó los mayores premios. En ellos, para ir viviendo, esforzándose con sus últimas fuerzas, dio volúmenes sin descanso: “Las de Pinto”, “De Andalucía”, “Béticas”, “Cielo Azul”, “De mis parrales”, “Romances andaluces”, y toda esta labor, sobreexcitada, hecha en un gradual agotamiento de salud, siempre creyendo que el último libro lo sería para siempre. En estos años sus cabellos blanqueados del todo y su rostro se surcó, hollado por el infortunio y la fatiga. Desmayaba su espíritu y alguna satisfacción moral lo levantaba por algún tiempo. Sostúvole la Academia nombrándole correspondiente; sostúvole Málaga con su homenaje; sosteníase por el pan bendecido de su triunfo, y en sus falsos alardes de salud, se le veía cruzar por las calles de Málaga como un fantasma de los tiempos idos; todo su cuerpo estremecido por la debilidad, todo su espíritu yerto por la derrota de su vida, en el apogeo de su fama.

Padeció una atonía del estómago que le permitía una alimentación apenas suficiente para ir viviendo; á pesar de ello, tuvo que dedicarse á un excesivo trabajo intelectual, y la falta de economía trajo el desarreglo nervioso, la neurastenia, que entenebreció sus últimos años.

Ya os he dicho del modo que era mi padre. Su visión clara del mundo fue más fuerte que la enfermedad. Así, el trastorno, la depresión de sus nervios, le empeoró el estómago, le atacó el corazón; pero fue impotente contra su imaginación sublimada, y mientras su estado no le permitía muchas veces salir de su cuarto de trabajo, levantarse del lecho aun, hacía novelas, cuentos, poesías; toda esa producción última, que la crítica llamaba de apogeo, en sazón, cuando de su mano desmayada se escapaba la pluma.

Murió lentamente, despidiéndose en versos suaves de aquella impetuosa, apasionada Andalucía de su juventud, que moría con él. Ante sus pupilas melancólicas pasaba el tropel vistoso de las mujeres de la tierra, grandes en el fuego de su corazón; pasaban los mozos orgullosos y nobles, en la apostura de su valentía; pasaban para no volver por los callados caminos andaluces. Entonces sus pupilas relampagueantes, ya apagadas en nubes de tristeza, veían las fiestas ya acabadas, las castañuelas mudas en las manos caídas, y en la copla gitana encendida la queja, elevado el sollozo sobre el desmayo de los corazones.

Sentía una tristeza infinita en esta despedida de su tierra. Al través de los cristales de su cuarto de trabajo embebecíase en la contemplación de los claros verdores; dejaba mecer su espíritu en el ritmo de las canciones populares, elevadas en el atardecer; y más la amaba mientras más su corazón, harto de sentir, cansado de ímpetus, iba fatigándose lentamente.

Él, que, en las serenidad de su optimismo, no había querido nunca reconocer la tristeza andaluza, tomaba contra ella su última acritud. Rodeábase de colores brillantes, pasaba las horas al sol, se enamoraba de la primavera, y, sin embargo, Andalucía, que había sido fuego de su amor y alma de su vida, era ya sólo un trise desfile de visiones lejanas y con ellas iba su gloria, iba su juventud…. Adiós, por los alegres caminos, el arriero, el tratante, las vistosas parrandas, la comitiva fastuosa de los campesinos desposorios. Adiós, por el atajo, el caballista; adiós, por la calle bulliciosa, la enamorada del airoso talle, el viejo sentencioso, el mozo juncal. Adiós todos, que os perdíais por los senderos de la vida, los que estáis ya apagados en su pensamiento.

El volver los ojos á estos últimos tiempos me acongoja demasiado para que pueda evocarlos con serenidad. Quizá cuando los años pasen y tenga el espíritu asido á nuevas raíces, podré hablaros de ellos sin sentir más que un poco de melancolía. Tengo en mi alma las cenizas de su vida, y, seguramente, al deciros sus amarguras, sus soledades, no sería debidamente justo.

Luego, ante la danza de la muerte todo el pasado se transmuta. Lo que era alegre se convierte en triste… Cuando de este modo queda uno abandonado, no confía ni aún en sus sentidos, arrastrándolos sobre las apariencias de las cosas. El espíritu navega sin estela ni rumbo en la infinita vacuidad de todo.

Mejor que yo os hablarán sus versos. Expresó su dolor porque tuvo fé; sin ella no lo hubiera expresado, porque la muerte es bálsamo y herida.

Murió en 17 de Junio de 1913. Sereno, optimista, se perdió en la sombra… Su corazón se aquietó para siempre. Dentro de más ó menos tiempo, cuando se aquiete el mío, estas líneas indiferentes á todos, será lo único que quede expresando nuestro mutuo amor.

Adolfo Reyes.

Málaga, Septiembre 1913.

Biografía y poemas facilitados para www.poetasandaluces.com por Pepa Reyes, biznieta del autor.




_________________
"No cuentes los días,
haz que los días cuenten".

Muhamed Alí
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32802
Fecha de inscripción : 17/04/2011

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Lluvia Abril el Miér Oct 16, 2019 2:53 pm

SIGLO XIX


Reyes, Arturo
Málaga. 1864 - 1913
Nombrado novelista. Académico de la Española y de la Historia.





Soneto

Cuán triste yace el corazón, parece
vencido gladiador falto de aliento,
y cuán triste también el pensamiento
cuál pájaro aterido desfallece.

Ya entre brumas apenas resplandece
el sol que iluminó mi firmamento,
ya el goce apenas de su dulce acento
al blando arrullo su licor me ofrece.

Tú eres la última flor que hallé en mi senda,
la última flor a la que di en ofrenda
la última llama que en mi ser ardía.

La rama de verdor improfanado
del árbol del amor donde ha cantado
su última estrofa la esperanza mía.





A Málaga

Único bien que me atorgó la suerte
fue en tu regazo ver la luz primera,
sentirme de tu mar en la ribera
casi cegado por tu luz al verte.

Rinde la lucha el corazón más fuerte
al huir la riente primavera,
y del dolor la dentellada fiera
quedó, al sentir, mi corazón inerte.

Me hirió el dolor con indomable encono,
y hastiado de sufrir, sólo ambiciono
dar ya fin para siempre a mi camino

del zafir de tu cielo a los fulgores,
bajo el chal irisado de tus flores,
cabe las hondas de tu mar latino.




_________________
"No cuentes los días,
haz que los días cuenten".

Muhamed Alí
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32802
Fecha de inscripción : 17/04/2011

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Lluvia Abril el Jue Oct 17, 2019 3:03 pm

SIGLO XIX


Reyes, Arturo
Málaga. 1864 - 1913
Nombrado novelista. Académico de la Española y de la Historia.





Soneto


Tienes razón, mujer, negarlo fuera
pueril alarde, a la verdad ajeno:
al grito del amor no existe freno
que logre detenerme en mi carrera.

Gozar o sucumbir es mi bandera,
y siempre de ansiedad ardiente lleno,
como de flor en flor, de seno en seno,
busca mi ser lo que encontrar no espero.

Bálsamo es el placer en toda herida,
y a olvidar nuestras penas nos convida
cuando el dolor en nuestro ser estalla.

Y él es, cuando en la lucha me fatigo,
el único bridón en que consigo
alejarme del campo de batalla.





Celos

Celos tengo de todo, vida mía:
del negro rizo que en tu frente ondea,
de la luz que en tus ojos centellea,
como en los cielos el fulgor del día.

De la vaga sonrisa de alegría
que entre tus labios de jazmín serpea,
de la aurora esplendente que la idea
enciende en tu abrasada fantasía.

Del aire que embalsamas con tu aliento,
del oculto y lascivo pensamiento
que la fiebre en tus venas agiganta,

y hasta celos tendré de mi acerado
magnífico puñal, cuando clavado
lo mire hasta su cruz en tu garganta.




_________________
"No cuentes los días,
haz que los días cuenten".

Muhamed Alí
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32802
Fecha de inscripción : 17/04/2011

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Lluvia Abril el Jue Oct 17, 2019 3:06 pm

SIGLO XIX


Reyes, Arturo
Málaga. 1864 - 1913
Nombrado novelista. Académico de la Española y de la Historia.




Soneto

He nacido ¡oh, mi Dios! cuando blanquea
la nieve de la edad en mis cabellos,
y están muertos mis ojos, y ya en ellos
ni un destello de gozo centellea.

He nacido ¡oh, mi Dios! cuando ni humea
la que fue llamarada, en los más bellos
años de nuestra juventud, aquellos
en los que Venus su cendal ondea.

He nacido ¡oh, Señor! cuando la suerte
habíale dado al corazón la muerte
y muerto dentro de mi ser yacía.

Tu infinita bondad, Dios, me ha salvado
que, apiadado de mí, me ha despertado
del sueño en que soñaba que vivía.



Te paso el testigo, querido Pascual.


_________________
"No cuentes los días,
haz que los días cuenten".

Muhamed Alí
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue Oct 17, 2019 3:09 pm

Te felicito, querida amiga, por los SONETOS... pero sobre todo por esa impresionante biografía que cabo de leer.
Un 10 para tu trabajo.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 41864
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue Oct 17, 2019 3:23 pm

SIGLO XIX

FERNANDO REYES

( No encuentro de él más que lo que cita RAMÓN GARCÍA GONZÁLEZ. Nada de nada: ni en ECURED, ni en Wikipedia... ni en ninguna página especializada.
Siempre aparece el poeta chileno FERNANDO REYES FRANZANI, nacido en 1945...)

Me remito pues al GUÍA de nuestro trabajo:

Reyes, Fernando
Cuba. Siglo XIX



Amor


Azucena gentil, fragante y pura,
que das galas al vergel, vertiendo amores,
tú eres, flor, la más linda de las flores
siendo igual tu modestia a tu hermosura.



La peregrina llama que fulgura
en tus cubanos ojos brilladores,
disipa en su expresión mis sinsabores
como emblema de gloria y de ventura.



Yo te adoro, mi bien, como a la brisa
ama el gentil sonoro riachuelo,
como adora el sunsún a la floresta;



pues en tu joven frente se divisa
el timbre halagador que te dio el cielo
de hermosa, de cubana y de modesta.


Cuando quieras, querida amiga.





_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32802
Fecha de inscripción : 17/04/2011

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Lluvia Abril el Vie Oct 18, 2019 3:01 pm

SIGLO XIX


Riva Palacio, Vicente
México. 1832 - 1896
Abogado y poeta. Hallado en Internet.


Nació el 16 de octubre de 1832 en la Ciudad de México.

Hijo de Mariano Riva Palacio, abogado liberal a quien Maximiliano escogió como su defensor en Querétaro, y nieto por la línea materna, del general Vicente Guerrero.

Cursó estudios en el Colegio de San Gregorio y se recibió de abogado en 1854.

Rehusó la cartera de Hacienda que le ofreció el presidente Benito Juárez.

Fue diputado en 1856 y 1861. Al año siguiente, cuando la guerra de intervención, armó por su cuenta una guerrilla para unirse al general Zaragoza, tomando parte en varias acciones militares.

En 1863 fue nombrado gobernador del Estado de México y se estableció en Zitácuaro. En 1865 fue nombrado gobernador del estado de Michoacán, y a la muerte del general Arteaga quedó como general en jefe del Ejército del Centro. Terminada la campaña de Michoacán entrega las tropas a su mando, y organiza una nueva brigada con la que, después de sitiar y tomar la ciudad de Toluca, participa en el sitio de Querétaro (1867).

Como poeta fueron famosos sus versos de combate que los liberales entonaban como canto de guerra. Su libro de poemas, Flores del alma, fue justamente celebrado. Los cuentos del general tal vez sea lo mejor de su obra narrativa. Fue autor de dramas y comedias con Juan A. Mateos entre 1861 y 1862. Entre 1868 y 1872, se editó una serie de novelas históricas en forma de folletín. Además escribió en la revista La República una serie de artículos, Los Ceros, Galería de contemporáneos (1882). Su libro póstumo fue Cuentos del General.
Vicente Riva Palacio falleció el 22 de noviembre de 1896 en Madrid.


Obras

Teatro

Las liras hermanas (1871)
Odio hereditario (1861)
La politicomanía (1862)
La hija del cantero (1862)
Temporal y eterno (1862)
Borrascas de un sobretodo (1861)
Martín el demente (1862)
La catarata del Niagara (1862)
El tirano doméstico (1861)
Una tormenta y un iris (1861)
El incendio del portal (1861)
La ley del uno por ciento (1861)
Nadar y en la orilla ahogar (1862)
Un drama anónimo (1862)
La policía casera (1862)

Novela

Monja y casada, virgen y mártir (1868)
Martín Garatuza (1868)
Calvario y Tabor (1868)
Las dos emparedadas (1869)
Los piratas del golfo (1869)
La vuelta de los muertos (1870)
Memorias de un impostor, don Guillén de Lampart, rey de México (1872)
Un secreto que mata (1917)

Ensayo

El libro rojo (1871)
Historia de la administración de don Sebastián Lerdo de Tejada (1875)
Historia de la guerra de intervención en Michoacán (1896)
México a través de los siglos, tomo 2: El virreinato. Historia de la dominación española en México desde 1521 a 1808 (1884-1889)
Los Ceros: galería de contemporáneos (1882)

Cuentos

Cuentos de un loco (1875)
Cuentos del general (1896)

Poesía

Flores del alma (1875)
Páginas en verso (1885)
Mis versos (1893)
Adiós, mamá Carlota (1866)
Tradiciones y leyendas mexicanas (1885)

Epistolario

Epistolario amoroso con Josefina Bros (1853-1855)





_________________
"No cuentes los días,
haz que los días cuenten".

Muhamed Alí
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32802
Fecha de inscripción : 17/04/2011

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Lluvia Abril el Vie Oct 18, 2019 3:03 pm

SIGLO XIX


Riva Palacio, Vicente
México. 1832 - 1896
Abogado y poeta. Hallado en Internet.




La noche en El Escorial



La noche envuelve con su sombra fría
el claustro, los salones, la portada,
y vacila la lámpara agitada
de la iglesia en su bóveda sombría.

Como triste presagio de agonía
gime el viento en la lúgubre morada,
y ondulando la yerba desecada
vago rumor entre la noche envía.

De Felipe segundo, misterioso
se alza el espectro del marmóreo suelo
y vaga en el convento silencioso,

y se le escucha en infernal desvelo
crujiendo por el claustro pavoroso
la seda de su negro ferrezuelo.





La vejez

Mienten los que nos dicen que la vida
es la copa dorada y engañosa
que si de dulce néctar se rebosa
ponzoña de dolor guarda escondida.

Que es la juventud senda florida
y la vejez, pendiente que escabrosa
va recorriendo el alma congojosa,
sin fe, sin esperanza y desvalida.

¡Mienten! Si a la virtud sus homenajes
el corazón rindió con sus querellas
no contesta del tiempo a los ultrajes;

que tiene la vejez horas tan bellas
como tiene la tarde sus celajes,
como tiene la noche sus estrellas.





_________________
"No cuentes los días,
haz que los días cuenten".

Muhamed Alí
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32802
Fecha de inscripción : 17/04/2011

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Lluvia Abril el Vie Oct 18, 2019 3:05 pm

SIGLO XIX


Riva Palacio, Vicente
México. 1832 - 1896
Abogado y poeta. Hallado en Internet.




La muerte del tirano

Herido está de muerte, vacilante
y con el paso torpe y mal seguro
apoyo busca en el cercano muro
pero antes se desploma palpitante.

El que en rico palacio deslumbrante
manchó el ambiente con su aliento impuro,
de ajeno hogar en el recinto oscuro
la negra eternidad mira delante.

Se extiende sin calor la corrompida
y negra sangre que en seno vierte
de sus cárdenos labios la ancha herida,

y el mundo dice al contemplar inerte:
«Escarnio a la virtud era su vida:
vindicta del derecho fue su muerte».





En El Escorial

Resuena el marmóreo pavimento
del medroso viajero la pisada,
y repite la bóveda elevada
el gemido tristísimo del viento.

En la historia se alza el pensamiento,
vive la vida de la edad pasada,
y se agita en el alma conturbada
supersticioso y vago sentimiento.

Palpita allí el recuerdo, que allí en vano
contra su propia hiel buscó un abrigo,
esclavo de sí mismo, un soberano

que la vida cruzó sin un amigo;
águila que vivió como un gusano,
monarca que murió como un mendigo.





_________________
"No cuentes los días,
haz que los días cuenten".

Muhamed Alí
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32802
Fecha de inscripción : 17/04/2011

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Lluvia Abril el Vie Oct 18, 2019 3:07 pm

SIGLO XIX


Riva Palacio, Vicente
México. 1832 - 1896
Abogado y poeta. Hallado en Internet.




Al viento

Cuando era niño, con pavor te oía
en las puertas gemir de mi aposento;
doloroso, tristísimo lamento
de misterioso seres te creía.

Cuando era joven, tu rumor decía
frases que adivinó mi pensamiento,
y cruzando después el campamento,
«Patria» tu ronca voz me repetía.

Hoy te siento azotando, en las oscuras
noches, de mi prisión las fuertes rejas;
pero hanme dicho ya mis desventuras

que eres viento, no más, cuando te quejas,
eres viento si ruges o murmuras,
viento si llegas, viento si te alejas.





A mi madre

¡Oh, cuán lejos están aquellos días
en que cantando alegre y placentera,
jugando con mi negra cabellera,
en tu blando regazo me dormías!

¡Con qué grato embeleso recogías
la balbuciente frase pasajera
que, por ser de mis labios la primera,
con maternal orgullo repetías!

Hoy que de la vejez con el quebranto
mi barba se desata en blanco armiño,
y contemplo la vida sin encanto,

al recordar tu celestial cariño,
de mis cansados ojos brota el llanto,
porque pensando en ti me siento niño.


Puedes continuar, querido Pascual.


_________________
"No cuentes los días,
haz que los días cuenten".

Muhamed Alí

Contenido patrocinado

V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO - Página 28 Empty Re: V: SONETOS : INTRODUCCIÓN - HISTORIA - ESTRUCTURA POÉTICA - SELECCIÓN DE SONETOS EN CASTELLANO

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Miér Nov 13, 2019 9:54 pm