Aires de Libertad

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 797856 mensajes en 39736 argumentos.

Tenemos 1362 miembros registrados

El último usuario registrado es Andrecel12

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 26 usuarios en línea: 3 Registrados, 1 Ocultos y 22 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Chambonnet Gallardo, Rafael Valdemar, Simon Abadia


Hubieron 125 usuarios en línea en la fecha Mar 04 Jun 2019, 03:50

Septiembre 2019

LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty

UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E


JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér 23 Ene 2019, 09:16

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

75

ODA (1)

¡Cuba! ¡Cuba...! y ¿tú callas? ¡Ay! ¿Esperas
a que el torrente atroz de la conquista
ruede sangriento sobre ti? ¿No sabes
que siempre aumenta tu raudal funesto
un diluvio de lágrimas? ¿O quieres
con tu abandono y ceguedad horrible
que en vano el mar te ciña al occidente,
y a oriente, y norte y sur? Sola entre tantos
en vez de alzar a libertad altares,
¿mudarás de señor? ¿Serán tu hijos
los Ilotas de América? Funesto
como inminente porvenir! ¡Oh patria!
por do quiera las brisas del océano
te dicen Libertad! Si tus oídos
cierra más al clamor, vendrán las armas "
y te despertarán. Los pueblos fuertes,
que han sacudido el ominoso yugo,
no necios sufrirán que los tiranos
más acá del Atlántico conserven
su guarida final. Si tú insensata
amas la esclavitud, serás esclava:
mas de ellos lo serás. Lanzas y naves,
y corazones fieros y valientes
se aprestan contra ti. Contra su furia
¿quién tu escudo será? Tal vez los flacos,
que huyendo de los libres, se acogieron
a tu recinto, de tendido en torno
los amparase el mar. ¡Álzate! ¡Oh Cuba!
y con tu independencia, generosa
abre la senda a tu poder y gloria:
o pide al mar que férvido amontone
las olas sobre ti, y así te guarde
de las calamidades vergonzosas,
y de la esclavitud y eterna infamia
que te prepara tu impotencia indigna.

(Principios de 1825)

"Indicador Federal", Méjico, t. I, ndm. 45, 28 abril 1825,
pág. 4. Copia M. García Garofalo Mesa.

(1) Como Colombia tenía decretado dar libertad a Cuba y
Puerto Rico conforme se concluyera la campaña del Perú, habiéndose
sabido en Nueva York la decisiva acción de Bolívar
en Ayacucho, dijo un cubano (José María Heredia) improvisada
la oda anterior.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér 23 Ene 2019, 09:23

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

76

EN EL ANIVERSARIO
DEL 4 DE JULIO DE 1776 (*)

Sagrada libertad, numen de vida,
que tu cetro divino
por Atenas y Roma esclarecida
otro tiempo tendías,
y a sus pueblos felices animabas,
y vida, fuerza y esplendor sembrabas
donde tu planta férvida ponías,
¿brillar y perecer fue tu destino?
En Europa infeliz, te busco en vano,
y de tu altar en vez do quier me aflige
el simulacro vil de algún tirano.

En América está; salvó las ondas
del terrible Océano,
y huyó proscripta del antiguo mundo.
Un siglo y otro más, plácidamente
aquí moró; mas la opresión tirana
osó violar su asilo. Enfurecida
se alzó la libertad, y mil guerreros
desnudan las espadas,
y constancia al poder, muerte a la muerte,
contrastan por do quier. La diosa fuerte,
de acero y majestad la frente armada,
a la opresión soberbia desafía,
y de natura las eternas leyes,
en memorable día,
a los pueblos anuncia y a los reyes.

" ¡ El hombre es libre!" dice, y del aplauso
sube al cielo el clamor. "Hombres, iguales
"os hizo Dios. Quien bárbaro os oprime
"ofende a la razón, insulta al cielo.
"Es justo el resistir, santo y sublime.
"Luchad, héroes, venced, y en vuestro suelo
"de paz y de justicia,
"de libertad y luz, de dicha y gloria,
"la semilla feliz en vuestra sangre
"robusta brotará. Pueblos del mundo,
"hijos de un padre sois, vivid hermanos,
"y el vengador acero
"reservad solamente a los tiranos."

¡Día de bendición! Cincuenta veces
en la revolución de su carrera
te trajo el sol a iluminar al mundo.
¡Oh! ¡cómo a tu calor dulce, fecundo,
en vida y en placer hierve la tierra!
De un mar al otro mar no hay ya tiranos.
Por ciudades, montañas y desiertos
lleva el hombre la plácida conciencia
de su seguridad: su altiva mente
en contemplar su dignidad se goza,
y al cielo sin rubor alza la frente,
América feliz, fuerte y hermosa,
ceñíla en torno de sus hijos fieles,
y a terrible defensa preparada,
se ostenta majestuosa coronada
con verde oliva, estrellas y laureles.

¡Día de redención! La voz sublime
que escuchaste tronar de todo un mundo
resuena en la extensión, y por do quiera
rompen los pueblos la cadena fiera
que a sus cuellos cargó la tiranía.
De mar a mar, del norte al mediodía,
de libertad el árbol se ha plantado.
América feliz bajo él adora
de la santa igualdad el dulce imperio,
y los vientos de oriente al hemisferio
llevarán su semilla bienhechora.

(1825)
Ed. 1832

Publicada por primera vez en '-El Iris", Méjico, t II, núm. 31,
1 julio 1826. La tercera estrofa de esta poesía fue traducida al
inglés por la escritora norteamericana Minna Carolina Smith, y
publicada en un artículo que dedicó a Heredia en "The Bookman
and lllustrated Literary Journal", Nueva York, agosto 1899.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér 23 Ene 2019, 09:29

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

77

VUELTA AL SUR (*)

Vuela el buque: las playas oscuras
a la vista se pierden ya lejos,
cual de febo a los vivos reflejos
se disipa confuso vapor.
Y la vista sin límites corre
por el mar a mis ojos abierto.
Y en el cielo profundo, desierto,
reina puro el espléndido sol.

Del aliento genial de la brisa
nuestras velas nevadas llenamos,
y entre luz y delicia volamos
a los climas serenos del sur.
A tus hielos adiós, norte triste;
de tu invierno finaron las penas,
y ya siento que hierven mis venas,
prometiéndome fuerza y salud.

¡Salve, cielo del sur delicioso!
Este sol prodigóme la vida,
y sus rayos en mi alma encendida
concentraron hoguera fatal
De mi edad las amables primicias
a tus hijas rendí por despojos,
y la llama que aun arde en mis ojos
bien demuestra cual supe yo amar.

. ¡Oh recuerdos de paz y ventura!
¡Cómo el sol en tu bello occidente
inundaba en su luz dulcemente
de mi amada la candida faz!
¡Cómo yo del naranjo a la sombra
en su seno mi frente posaba,
y en sus labios de rosa libaba
del deleite la copa falaz!

¡Dulce Cuba! en tus aras sagradas
la ventura inmolé de mi vida
y mirando tu causa perdida,
mis amores y amigos dejé.
Mas tal vez no está lejos el día
(¡cuál me anima tan bella esperanza!)
en que armado con hierro y venganza
a tus viles tiranos veré,

¡Cielo hermoso del sur! Compasivo
tú me tornas la fuerza y aliento,
y mitigas el duro tormento
con que rasga mi seno el dolor.
Al sentir tu benéfico influjo,
no al destino mi labio maldice,
ni me juzgo del todo infelice
mientras pueda lucirme tu sol.

¡Adiós, hielos! —¡Oh lira de Cuba!
cobra ya tu feliz armonía,
y del sur en las alas envía,
himno fiel de esperanza y amor.
Por la saña del norte inclemente
destrozadas tus cuerdas se miran;
mas las brisas, que tibias suspiran,
te retornan la vida y vigor.

Yo te pulso, y tus ecos despiertan
en mis ojos marchitos el llanto...
¡Cual me alivias! Tu plácido encanto
la existencia me fuerza a sentir.
¡Lira fiel, compañera querida
en sublime delicia y dolores!
de ciprés y de lánguidas flores
ya te debes por siempre ceñir.

¡Siempre...! No, que en la lid generosa
tronarás con acento sublime,
cuando Cuba sus hijos reanime,
y su estrella miremos brillar.
"¡Libertad", clamarán, "en su pecho
"inflamó de su aliento la llama!"
Y si caigo, mi espléndida fama
a los siglos futuros irá.

(1825)
Ed. 1832

(*) Esta poesía fue compuesta en la travesía de Nueva York para
Méjico (22 agosto -15 septiembre). Se publicó por primera vez
en el periódico "El Amigo del Pueblo", Méjico, t. I, núm. 3,
15 agosto 1827, pág. 27.
La versión de 1832 ha sido traducida al japonés por Ryoji
Imamura, cónsul de Japón en Lima, y publicada en su libro
Antología Hispanoamericana, Tokyo, 1903.
Roland Labarre tradujo al francés, en verso, dos estrofas de
esta composición. Ver Les granas traits de la culture cubaine, en
"Evil aux Amériques, Cuba", París, 1962, pág. 216.





_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér 23 Ene 2019, 09:40

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

78

HIMNO DEL DESTERRADO (*)

Reina el sol, y las olas serenas
corta en torno la prora triunfante,
y hondo rastro de espuma brillante
va dejando la nave en el mar.

¡Tierra! claman; ansiosos miramos
al confín del sereno horizonte,
y a lo lejos descúbrese un monte...
Le conozco... ¡Ojos tristes, llorad!

Es el Pan... En su falda respiran
el amigo más fino y constante,
mis amigas preciosas, mi amante...
¡Qué tesoros de amor tengo allí!

Y más lejos, mis dulces hermanas,
y mi madre, mi madre adorada,
de silencio y dolores cercada
se consume gimiendo por mí.

Cuba, Cuba, que vida me diste,
dulce tierra de luz y hermosura,
¡cuánto sueño de gloria y ventura
tengo unido a tu suelo feliz!

¡Y te vuelvo a mirar...! ¡Cuan severo,
hoy me oprime el rigor de mi suerte!
La opresión me amenaza con muerte
en los campos do al mundo nací.

Mas, ¿qué importa que truene el tirano?
Pobre, sí, pero libre me encuentro;
sola el alma del alma es el centro;
¿qué es el oro sin gloria ni paz?

Aunque errante y proscripto me miro,
y me oprime el destino severo,
por el cetro del déspota ibero
no quisiera mi suerte trocar.

Pues perdí la ilusión de la dicha,
dame ¡oh gloria! tu aliento divino.
¿Osaré maldecir mi destino,
cuando puedo vencer o morir?

Aunque habrá corazones en Cuba
que me envidien de mártir la suerte,
y prefieran espléndida muerte
a su amargo azaroso vivir.

De un tumulto de males cercado
el patriota inmutable y seguro,
o medita en el tiempo futuro,
o contempla en el tiempo que fue.

Cual los Andes en luz inundados
a las nubes superan serenos,
escuchando a los rayos y truenos
retumbar hondamente a su pie.

¡Dulce Cuba! en tu seno se miran
en su grado más alto y profundo,
la belleza del físico mundo,
los horrores del mundo moral.

Te hizo el cielo la flor de la tierra;
mas tu fuerza y destinos ignoras,
y de España en el déspota adoras
al demonio sangriento del mal.

¿Ya qué importa que al cielo te tiendas
de verdura perenne vestida,
y la frente de palmas ceñida
a los besos ofrezcas del mar,

si el clamor del tirano insolente,
del esclavo el gemir lastimoso,
y el crujir del azote horroroso
se oye sólo en tus campos sonar?

Bajo el peso del vicio insolente
la virtud desfallece oprimida,
y a los crímenes y oro vendida
de las leyes la fuerza se ve.

Y mil necios que grandes se juzgan
con honores al peso comprados,
al tirano idolatran, postrados
de su trono sacrilego al pie.

Al poder el aliento se oponga,
y a la muerte contraste la muerte;
la constancia encadena la suerte,
siempre vence quien sabe morir.

Enlacemos un nombre glorioso
de los siglos al rápido vuelo;
elevemos los ojos al cielo,
y a los años que están por venir.

Vale más a la espada enemiga
presentar el impávido pecho,
que yacer de dolor, en un lecho,
y mil muertes muriendo sufrir.

Que la gloria en las lides anima
el ardor del patriota constante,
y circunda con halo brillante
de su muerte el momento feliz.

¿A la sangre teméis...! En las lides
vale más derramarla a raudales,
que arrastrarla en sus torpes canales
entre vicios, angustias y horror.

¿Qué tenéis? Ni aun sepulcro seguro
en el suelo infeliz cubano.
¿Nuestra sangre no sirve al tirano
para abono del suelo español?

Si es verdad que los pueblos no pueden
existir sino en dura cadena,
y que el cielo feroz los condena
a ignominia y eterna opresión;

de verdad tan funesta mi pecho
el horror melancólico abjura,
por seguir la sublime locura
de Washington, y Bruto, y Catón.

¡Cuba! al fin te verás libre y pura
como el aire de luz que respiras,
cual las ondas hirvientes que miras
de tus playas la arena besar.

Aunque viles traidores le sirvan,
del tirano es inútil la saña,
que no en vano entre Cuba y España
tiende inmenso sus olas el mar.

(Septiembre 1825)
Ed. 1832

(*)Francisco González del Valle en su Cronología herediana,
afirma de esta composición lo siguiente: "Ha sido vertida al
inglés, en parte, en la obra Selections from the best Spanish
poetst editada por Gertrudis F, de Vingut, Nueva Yor, 1856".
Sin embargo, Emilio Roig de Leuchsenring sostiene que la traducción
del Himno del Desterrado, que aparece en el libro de
Gertrudis F. de Vingut fue tomada de la "North American
Review, Boston, enero 1849, habiéndola realizado H. W. Hurbult.
Roland Labarre tradujo al francés, en verso, cuatro estrofas
de esta composición. Ver Ob. cit, pág. 217,
Existe una traducción completa al georgiano, en verso, que
aparece sin firma en la Revista "Mnatobi", núm. 12, 1963,
págs. 67 y 68.
Alfred Coester tradujo al inglés, en prosa, dos estrofas. Ver
Ob. cit., págs. 101 y 102.


Anotación propia : Este poema y Niágara, se encuentran no sólo en la cumbre de la poesía de Jose María de Heredia, sino en el Cenit de lo que ha venido en llamarse ROMANTICISMO HISPANOAMERICANO, con connotaciones diferencidas del ROMANTICISMO ANGLOSJÓN.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér 23 Ene 2019, 10:13

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

79

LAS SOMBRAS

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - "Sunt lacrimae rerum."
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - VIRGILIO (1)
EPÍSTOLA

Al ciudadano D... en su entrada a la Diputación
Provincial de...

"El orbe todo entre cadenas gima,
y el hombre hundido en servidumbre odiosa.
La mano bese que feroz le oprima;
los campos yermos y la tierra inculta
queden de hoy más: miseria dolorosa
única herencia a los humanos sea;
sumido en el horror todo se vea.
Y esto ha de efectuarse: yo lo quiero,
yo lo mando, y será."

- - - - - - - - - - - - - Dijo orgulloso
el despotismo, y a su voz terrible
tronó doquiera el bronce sonoroso.
Tronó, y al punto de la espada horrible
brilló la triste luz, corrió la sangre,
y la tierra empapó; sonrióse el monstruo,
de su segur atroz al golpe horrendo,
los fuertes destrozados expiraron,
y los cobardes, su furor temiendo,
en el polvo las frentes ocultaron.
Todo gimió vencido: el despotismo
en medio de la tierra esclavizada
fundó seguro su sangriento trono;
la venganza fatal y el negro encono
el mundo en sangre a su placer bañaron.
Desfalleció la industria entre cadenas
y miseria y dolores circundaron
al humano infeliz. —¿Y acaso eterna
será desgracia tal? No; lució el día
en que un mortal, a Marte (2) semejante,
lanzó al Averno el despotismo odioso
y el mundo respiró, y en un instante
la vio feliz su librador grandioso.
¡Ah! ¡Llegué a nuestra América infelice
tanto, tan grande bien! ¡Sobrado tiempo
vertiera estéril llanto entre condenas,
sujeta a un opresor vil y tirano,
América infeliz! ¡El Ser Supremo
a ser feliz te destinó: tus campos,
de frutas mil salubres, deliciosas,
cubiertos siempre están; de tus montañas
la plata y oro en manantial perenne
corren por siempre a enriquecer al mundo:
tus bosques hermosísimos, soberbios.

¿A dó se oculta la nación que un día
al Anáhuac inmenso dominaba,
que su cetro de gloria en él tendía,
que a su enojo la América temblaba?
Huyó cual humo su brillante imperio;
hora sumida en hondo cautiverio
ni aun consigue templar su amarga pena
con el recuerdo de los grandes días
que fueron a sus padres de alta gloria,
cuando a sus enemigos dominaban,
cuando orlaba sus sienes la victoria.
De tan ínclitos hechos, la memoria
se borró de su mente, que avezada
hoy es tan sólo a la servil cadena
que la española gente echóle osada.

En este valle mismo se veían
los generosos héroes mexicanos,
que blandiendo los arcos en su mano
las huestes a la lid apercibían.
Aquí los himnos bélicos sonaban
que a los cobardes ánimo infundían,
y al son del caracol en noble aliento
los fuertes se inflamaban,
e impávidos, volaban
a la gloria, a la lid, al vencimiento.
Hora yace en silencio sepultado,
silencio que es no más interrumpido
por el triste llorar del desgraciado,
por el hondo gemir del oprimido.

Sombras de Axayaces y Ahuitzoles (3)
¿a dónde os ocultáis? ¿Qué os habéis hecho...?
Alzad: en vuestros reinos tan preciados,
en vez de los magnánimos soldados
de quien tembló la América asombrada,
sólo se ven indígenas menguados,
de triste faz y lamentable tono,
desde que la opresión y tiranía
aquí sentaran su nefando trono.
Cualesquiera español es un tirano
que orgulloso y feroz, sin más derecho
que nacer en Canarias o en Europa,
llena de orgullo su indolente pecho,
y al débil indio con soberbia mano
maltrata, insulta, oprime;
y él ni aun siquiera gime
la cruda afrenta en su cobarde pecho,
digno del yugo y la servil cadena.
Sombras de Axayaces y Ahuitzoles,
¿A dónde os ocultáis? ¿Qué os habéis hecho.
Aquesos pensamientos revolvía
en el espacio de mi inquieta mente,
cuando una tarde, al acabar el día,
silencioso vagaba tristemente
en el monte sagrado: en que reposan
de los reyes aztecas las cenizas:
allá donde mil árboles antiguos,
a despecho del tiempo y de los siglos,
siempre verde y hermosa alzan al cielo
la inmensa copa. —Hablad, plantas sublimes,
¿no lamentáis de América la suerte?
¿qué vio tres siglos en su rico suelo,
sino horror y cadenas, luto y muerte?
¡Vosotros, oh dolor, trocar las visteis
de altares, lengua y de señor! Vosotros
disteis placer a sus sencillos reyes,
y los visteis pasar bien cual bandada
sólo se ven indígenas menguados,
de triste faz y lamentable tono,
desde que la opresión y tiranía
aquí sentaran su nefando trono.
Cualesquiera español es un tirano
que orgulloso y feroz, sin más derecho
que nacer en Canarias o en Europa,
llena de orgullo su indolente pecho,
y al débil indio con soberbia mano
maltrata, insulta, oprime;
y él ni aun siquiera gime
la cruda afrenta en su cobarde pecho,
digno del yugo y la servil cadena.
Sombras de Axayaces y Ahuitzoles,(4)

¿A dónde os ocultáis? ¿Qué os habéis hecho.
Aquesos pensamientos revolvía
en el espacio de mi inquieta mente,
cuando una tarde, al acabar el día,
silencioso vagaba tristemente
en el monte sagrado: en que reposan
de los reyes aztecas las cenizas:
allá donde mil árboles antiguos,
a despecho del tiempo y de los siglos,
siempre verde y hermosa alzan al cielo
la inmensa copa. —Hablad, plantas sublimes,
¿no lamentáis de América la suerte?
¿qué vio tres siglos en su rico suelo,
sino horror y cadenas, luto y muerte?
¡Vosotros, oh dolor, trocar las visteis
de altares, lengua y de señor! Vosotros
disteis placer a sus sencillos reyes,
y los visteis pasar bien cual bandada
de fugitivas aves; su alta gloria
feneció, y su poder, y ya olvidada
se ocultó en el sepulcro su memoria.
¿Y vosotros duráis? ¿Y en vano el hombre
se afana en perpetuar su nombre
y en sangre y en sudor fiero se baña,
y mil pueblos y mil encadenados
víctimas gimen de su horrenda saña?
¿Y su memoria muere, y sobrevive
un árbol vil a su funesta gloria?
Yo cavilaba así; la clara luna,
resplandeciente en la mitad del cielo,
al través de los árboles sombríos
con suave vislumbrar bañaba el suelo
con su plateada luz, que dulce y triste
al mover de las hojas semejaba
a mil espectros pálidos y fríos
que rápidos en torno vagueando
se ocultaban doquier; mi alma llenaba
una dulce y feliz melancolía.
Mas de repente escucho entre los vientos
tristes gemidos resonar; alzado
revuelo en derredor la vista mía,
y un hombre miro que hacia mí se acerca,
de perlas y oro el traje recamado;
dorada mitra su cabeza cubre;
manto nevado de algodón hermoso
con majestad al brazo revolvía,
y rica espada en ademán airoso
de un dorado tahalí pender se vía.
Absorto y de respeto poseído
al ver su faz severa y majestuosa,
iba a inclinarme ante él, mas de repente
le vi volver con rabia dolorosa
a México los ojos, y encendido
en despecho fatal juntó las manos,
y al cielo alzó los furibundos ojos,
y exclamó con dolor: (Cont.)

(1) Poeta latino (70-19 a. N. E.), autor de La Eneida.

(2) En la mitología romana, dios de la guerra, hijo de Júpiter y Juno.

(3) Reyes del Méjico precolombino.

(4) Chapultepec, colina en las inmediaciones de Méjico.



_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Vie 25 Ene 2019, 01:41

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

79

LAS SOMBRAS

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - "Sunt lacrimae rerum."
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - VIRGILIO (1)
EPÍSTOLA

Al ciudadano D... en su entrada a la Diputación
Provincial de...

Cont.

MOCTEZUMA (1)

Hados tiranos,
¿por qué guardarme a tanta desventura?
Húndame yo otra vez en eí sepulcro,
y no torne a sentir tanta amargura.
¿Mi imperio hermoso en mano de los viles
que me ultrajaron bárbaros? ¡Ay! ¿Cómo
sucedió tanto mal? ¿Cómo pudieron
mis asesinos derrocar mi trono?
¿Cómo en la negra lid no sucumbieron,
de mis vasallos al feroz encono?
íOh sucesores de mi grande imperio!
; Alzad del polvo en que yacéis sumidos,
cargados de baldón y vituperio!
Los sepulcros dejad: rotos, vencidos,
¿cómo osaréis ante el monarca vuestro
los ojos levantar?

- - - - - - - - - - - Dijo, y al punto
vi aparecer dos héroes: el primero
mostraba ser en los consejos sabio;
gallardo el otro, me forzó a admirarle,
y el aprecio captó del alma mía:
ni en Apolo, ni en Marte, dios guerrero,
se vio tanta beldad, tan alto brío.
Mitra dorada entrambos adornaba.
Entonces del imperio mexicano
conocí a los monarcas infelices.
Mas Moctezuma, con semblante airado,
así dijo a los dos:

MOCTEZUMA

¿Cómo, cobardes,
el alto imperio que os dejé perdisteis?
¿Mis soldados invictos, qué se hicieron?
¿A quién el trono de Ahuitzol cedisteis?

CUITLAHUATZIN (2)

¡Ay! los dioses, señor, abandonaron
nuestra causa infeliz; por dondequiera,
polvorosos, sangrientos, expiraron
mil guerrero, y mil, al hierro duro
de los advenedizos; la atroz muerte
precoz me arrebató.

GUATIMOZIN (3)

Mientes, cobarde.
Si en los combates, si en la guerra fiera
buscases la salud, otra la suerte
fuera del Anáhuac; si valeroso
tú nuestras huestes bélicas guiaras,
si con la vista, y voz las animaras
a la gloriosa lid, allá en Otumba (4)
hallaran nuestros crueles opresores
a su ambición y a su furores tumba.
Mas de la muerte horrenda temeroso,
el mando del ejército fiaste
a un caudillo inexperto, que muriendo,
de matanza feroz a los horrores
nuestra hueste infeliz dejó entregada.
No fui yo así, señor, siempre constante,
siempre de libertad en sed ardiendo,
a los monstruos odié; mas mis vasallos,
al yugo atroz en su furor corriendo
contra mí fascinados se lanzaron;
ellos mismos con bárbaro alborozo
la cadena execranda se cargaron;
los extranjeros bárbaros triunfaron:
yo intenté sacudir su odioso yugo
y en un suplicio perecí; mas siempre
digno de ti, señor, y de mi padre (5).
La suerte, de mis glorias enemiga,
bien me pudo abatir, no degradarme.
En el cadalso, en el soberbio trono
siempre igual me mostré, ni de la muerte
pudo la frente pálida arredrarme.

Dijo, y gimiendo Moctezuma noble,
los ojos de mil lágrimas cargados
alzaba al cielo, y las robustas manos
doblaba con furor; y el héroe joven
del monarca infeliz la pena fiera
quiso calmar, y habló de esta manera:

GUATIMOZIN

No fuimos ¡ oh señor! en nuestro tiempo
los desgraciados únicos: ¡Alzaos
oh reyes de la América, que fuisteis
de aquesos hombres bárbaros, feroces,
las víctimas también! Venid, juntemos
nuestras quejas amargas, y angustiosos
nuestra suerte infeliz juntos lloremos.

Dijo; su voz cual trueno retumbando
por los aires sonó; del sur volando,
tres indios generosos y gallardos
la colina pisaron; en sus sienes
ondear rosada borla se miraba,
y entre dolor envuelta y pesadumbre,
hermosa majestad su frente ornaba.

Al llamar del monarca mexicano,
también en la agradable Venezuela
alzóse de la tumba Guaycaypuro,
caudillo noble, generoso y fuerte,
a quien con vil traición los españoles
lanzaron a los reinos de la muerte
por quitar a su patria tal escudo.
Taramayna también se alzó sañudo,
Taramayna, terror de los iberos.
Y ambos marchando lívidos y fieros,
con clamores horribles se lanzaron
a la regia colina; allí reunidos
de tantos reyes las augustas sombras,
habló Guatimozín de esta manera:

GUATIMOZIN

¿Quiénes sois? Responded; nuestras desdichas
gimamos a la par, y a la inclemencia
de nuestra suerte bárbara lloremos,
y al cielo vengador de la inocencia
clamores de venganza levantemos.

ATAHUALPA

El inmenso Perú me obedecía,
cuando esos monstruos, por mi mal llegando,
aniquilaron la ventura mía,
yo descendiente de mi Dios los juzgo,
y envuelto en inocencia candorosa
a sus pérfidas manos me confío.
Mas su ambición y su codicia odiosa
ellos mostraron: con perfidia horrenda
y bárbara ansiedad, montones de oro
por darme libertad, falsos, exigen;
yo derramo sobre ellos mi tesoro,
pero a pesar de mi inocencia pura,
del rescate a pesar, juran mi muerte,
el vil Pizarro (6) su palabra olvida;
saciar su sed de sangre era forzoso,
y en un suplicio atroz, ignominioso,
terminé mis desgracias y mi vida.

MANCO-CAPAC (7)

Yo, del Imperio sucesor, no quise
la sangre derramar de mis vasallos;
por montañas estériles, incultas,
el Imperio troqué, mas, ambiciosos,
los crueles opresores de mi pueblo
la presa con furor se disputaron.
algunos de ellos, a la muerte huyendo,
seguro asilo junto a mí buscaron;
yo, mis justos rencores deponiendo,
generoso les doy en mi retiro
noble hospitalidad; pero uno de ellos,
ingrato a par de víbora traidora,
me hizo lanzar el último suspiro.

TUPAC-AMARU (8)

Yo, tranquilo y pacífico en las selvas,
a la cadena atroz degradadora
no quise nunca doblegar el cuello,
y los tiranos con furor odioso
de prisiones injustas me cargaron,
y a fuer de esclavo a su señor rebelde,
la vida en su suplicio me arrancaron.

GUAYCAYPURO (9)

Mi brazo, que a mi patria consagrado,
su gloria en los combates sostuviera,
contra esa cruel y engañadora gente
fue de su libertad constante escudo.
Su hueste atroz, esclavizar ansiando,
cual invencible asolador torrente
llenó la tierra; su ímpetu sañudo
en mí se quebrantó; mi firme pecho,
cual dique insuperable a sus furores,
su soberbia humilló mil y mil veces
Mas ¿qué sirve el valor para un contrario
bárbaro a par que vil? Los españoles,
ya que en la dura lid no me rindieron,
con infame traición me sorprendieron;
mas no fueron señores de mi suerte;
yo, al insufrible horror de ser esclavo,
sereno preferí la triste muerte.

TARAMAYNA (10)

Yo lidiando también...

MOCTEZUMA

Basta, infelices,
he aquí ¡oh dolor! la ensangrentada historia
de la infeliz América: doquiera
selló con sangre el español su gloria;
ferocidad, perfidia, hipocresía:
tal su carácter fue. Yo, rodeado
del gran poder y de la gloria mía,
cuando, por mis hazañas asombrada,
del raudo Chagre (11) al Niágara postrada,
América a mi voz se estremecía,
los colmé de tesoros y de gracias.
Si aniquilarlos quiso el pueblo mío,
yo los amé, y vivieron:
¡Y en vez de recompensa, ultrajes, muertes...!
¡Qué ingratitud, oh Dios...!
Dijo gimiendo.
Los américos reyes le escuchaban.
También mi tierno pecho comprimido
en sollozos rompió; mi ardiente rostro
un torrente de lágrimas bañaba;
mas de repente el cielo oscurecióse;
a la luna ocultó, que antes hermosa
al mundo con su faz iluminaba.
Allá a lo lejos el furioso trueno
estalló, resonando en mis oídos;
relámpagos sin fin brillar se vieron,
por el aire las sombras se esparcieron,
y el monte resonó con sus gemidos.

(1825)

Este poema se incluyó por primera vez en las colecciones de
Heredia en la edición de Nueva York de 1875, hecha por Ponce
de León. Había aparecido en forma incompleta en la "Gaceta
diaria de Méjico", t. I, núm. 149, octubre 23, 1825.

(1) MOZTEUMA: Emperador de los aztecas (1466-1520).

(2) CUITLAHUATZIN:Rey que sucedió a Moctezuma y murió a pocos meses de
su reinado.

(3) GUATIMOZIN: Ultimo emperador azteca, muerto en 1522.

(4) OTUMBA: Villa de Méjico, victoria de Cortés en 1520.

(5) AHUITZOL: ¿Padre de Motezuma?

(6) FRANCISCO PIZARRO: Conquistador español (1475-1541).

(7) MANCO-CAPAC: Emperador de los incas que murió hacia 1563

(8) TUPAC-AMARU: Descendiente de los incas que en 1780 se sublevó contra
la dominación española y se proclamó soberano del Perú. Fue
descuartizado por las autoridades españolas.

(9) GUAYCAYPURO: Jefe caribe de Venezuela, que vivió en el siglo XVI

(10) TARAMAYNA: No encuentro referencias claras sobre quién fue.

(11) CHANGRE : Río de Panamá.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 27 Ene 2019, 01:50

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

80

EN LA APERTURA
DEL INSTITUTO MEJICANO (*)

Luce por fin el venturoso día
que con votos ardientes invocaban
los amantes del bien. Sobrado tiempo
de llanto, luto y de pavor cercada
reinó de Anáhuac en los yermos campos
guerra feroz. La paz apetecida
ciñe de libertad el ara santa
con sereno esplendor, y abre Minerva
a nuestra juventud su templo sacro.

¡Día de bendición! ¡Qué dulce aurora
vemos lucir de gozo y esperanza!
¡Con qué vivo placer miro adunados
los alumnos ilustres de la ciencia
para abrir a los pueblos mejicanos
la fuente del saber! Arde en sus pechos
el patriotismo, la virtud, la fuerza,
el entusiasmo férvido que al hombre
arrebata hacia el bien, y largos frutos
producirá su generoso anhelo.
Aquí naturaleza por do quiera
Virgen, robusta, ostenta de su seno
los tesoros sin fin. Nuestros tiranos
de oro, de sangre y opresión sedientos.
Su beldad no preciaban. Mas ahora
el celo y los afanes de Minerva
levantarán el velo que la cubre,
y en la alta majestad de su belleza
brillará, cual saliendo de las nubes
la blanca luna en el profundo cielo.

Y las Musas también su trono de oro
en Anáhuac pondrán: Naturaleza
a nuestra juventud do quiera brinda
fuentes de inspiración. El panorama
del universo todo nos circunda.
En él se juntan bajo el mismo cíelo
eterna nieve y perenal verdura,
y en un estrecho círculo se abrazan
los polos y los trópicos. Florida
se ostenta la beldad, y arde en sus ojos
del sol del Ecuador la etérea llama.
¿Quién puede contemplar sin entusiasmo
los magníficos cuadros que Natura
nos prodiga en América? ¿Quién puede
indiferente ver las tempestades
vestir de oscuridad las anchas bases
de los Andes altísimos, en torno
hervir el rayo, retumbar el trueno,
a torrentes bajar la gruesa lluvia,
y encima descollar nevadas cumbres
y dibujarse en el desierto cielo
inundadas en luz; o lentamente
ver ir con majestad al Océano
ríos profundos, inmensos, que parecen
mares corrientes, o lanzarse airados
de un precipicio, y asordar la esfera
su tremendo fragor? ¡Oh! ¿Qué hombre frío
a vista de unos cuadros tan sublimes
no palpita, y se asombra, y en su pecho
no siente ardiendo levantarse el canto?

La más abominable tiranía
a par cargó con su cadena odiosa
los cuerpos y las almas. Luengos años
nos devoró. Su aliento ponzoñoso
convirtió los santuarios de Minerva
en guaridas de error. Así en los pechos
de nuestra juventud se sofocaba
el noble germen de mental grandeza
y elevación. Estúpida pasaba
una generación, y otra, ignorando
su fuerza y sus derechos, avezadas
a servidumbre y crímenes. Empero
colmóse al fin la copa ensangrentada
del infortunio, y nos lucieron días
de gloria y libertad. La luz divina,
disipando las nieblas de ignorancia,
nos alza al rango que nos dio natura.

Es la alma libertad madre fecunda
de las artes y ciencias: ella rompe
la atroz cadena que al ingenio humano
los déspotas cargaron, y a la sombra
de su manto benéfico y su oliva
crece la ilustración: en el espacio
el genio vencedor tiende sus alas,
y la mente atrevida y generosa,
superando a las águilas en vuelo,
se levanta en los aires, y su vista
abarca tierra y mar, nubes y cielo.

¡Sagrada libertad! ¡oh! ¡cómo siente
tu dulce influjo el pueblo americano
en los climas del norte! Allí sereno
con impávida frente mira Franklin
venir tronando por el aire oscuro
la negra tempestad. Su mano fuerte
arranca el rayo a la cargada nube,
y le arroja a morir lejos del hombre.
Fulton allí con el vapor ardiente
osa quitar al caprichoso Eolo
el imperio del mar, y por su genio,
blasón glorioso del saber humano,
de América los rápidos navios
contrastan la corriente de sus ríos
y el contrario furor del Océano.
El mismo alza flotantes fortalezas
de su patria en los mares, do segura
lidie la libertad, e invulnerable
sobre siervos y déspotas fulmine.
Así América opone generosa
valor constante a la opresión injusta,
y el ingenio al poder. Obras sublimes,
que pálido contempla y despechado
el tirano del mar, cuando invisible
truena el torpedo, y sus soberbias naves
saltan, se incendian, y en el mar ardiente
llueven armas, cadáveres y sangre.

Pronto de noble brillo circundados
se vestirán los hijos del Anáhuac
las alas del saber. Sabio Instituto,
vuestras serán la gloria y las fatigas
de empresa tan espléndida y sagrada.
Mi espíritu, del bien fogoso amante,
de exaltación sublime y esperanza
se inunda venturoso en vuestro seno.
Y de entusiasmo y de delicia lleno,
en el brillante porvenir se lanza.

(1826)
Ed. 1832

(*) Recitada el 2 de abril de 1826.
Composición leída en la apertura solemne del Instituto Mejicano
por el C. (ciudadano) José María Heredia, quien la dedica
a su querido amigo el C. José María Torne!.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 27 Ene 2019, 01:57

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

81

HIMNO DE GUERRA (*)

I

Pues otra vez la bárbara guerra
lejos retumbaba el profundo rugir,
de los aztecas resuene en la tierra
el noble grito vencer o morir!
Qué ¿pensarán insensatos y audaces
los españoles el yugo imponer
a los valientes que alianzas o paces
con los tiranos juraron no hacer?

II

¿Cómo tan pronto el terror olvidaron
con que les vimos perdón demandar,
cuando a los pies de los héroes juraron
nuestros derechos por siempre acatar?
Vuelvan y tornen la patria y la gloria
en nuestra frente a ceñir su laurel.
Eterno vive en la espléndida historia
quien en las lides se adorna con él.

III

Vana contemple su infame perfidia
el degradado avariento español,
el devorado su pecho de envidia,
felices mire a los hijos del Sol.
Ya le tendimos de amigo la mano,
y el insolente la osó despreciar:
quiere que Anáhuac le adore tirano,
y Anáhuac libre sabrále humillar.

IV

Allá se postre en la mísera España
ante el tirano más vil y feroz,
y en él se cebe la estúpida saña
de su execrable y sangriento Moloch.
¡Fuera tiranos! El Sur exclamó.
La libertad sus esfuerzos bendijo,
y al nuevo mundo en su templo erigió.

V

Nunca olvidemos las bárbaras penas
que nos hiciera la España pasar.
Trescientos años de oprobio y cadenas.
Se nos presenta ocasión de vengar.
Para tiranos, cobardes y reyes
arde muy fiero de América el sol,
mas vivifica benigno las leyes
y las coronas de puro esplendor.

VI

Armad guerreros con ira la diestra
y en vano truena la nube fatal;
la patria bella nos clama y nos muestra
la senda noble de gloria inmortal.
Obedezcamos su acento sublime;
aseguremos su dicha y su paz,
un solo ardor nuestro pecho anime,
un solo voto ¡Morir o triunfar!

(Abril 1826)

(*) Letra de Heredia y música de J. B. Wenzel. Anunciado en
"El Iris", de 3 de mayo de 1826. El mismo periódico lo reprodujo
en el t. II, núm. 17, de 17 de junio de 1826, págs. 111 y 112.
Este Himno fue publicado por primera vez en Cuba en la
Cronología herediana, de Francisco González del Valle, La Habana,
1938.
El Himno al publicarse, fue precedido de la nota siguiente:
HIMNO DE GUERRA
Si hay documentos que atestiguan el poder mágico de los
versos, son sin duda los himnos patrióticos. Sin subir a los tiempos
de Tirteo, ni de Osian, basta echar una mirada sobre las
últimas revoluciones en Inglaterra, Suiza y Francia, para convencernos
de los prodigios de que han sido capaz. No negaremos,
que así como para destruir el prestigio de ciertas sociedades, los
tiranos no encontraron un medio más eficaz que el generalizarlas,
para destruir el efecto de las canciones patrióticas, emplearon
todos sus cuidados, en multiplicarlas. Es natural que un hombre
que corteja muchas mujeres, no puede tener grande afecto a
ninguna, y no le es menos, que los pueblos que tienen demasiadas
canciones patrióticas, no se electrizan ya por ninguna. Mientras
algunas naciones están pecando por un extremo, Méjico peca
por otro: el de tener ninguno. Semejante consideración nos hizo
rogar al señor Heredia que procurase llenar este vacío y habiéndole
presentado un rasgo de música de Wenzel, tuvo la
bondad de adaptarle la poesía que copiamos.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 27 Ene 2019, 02:04

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

82

HIMNO EN HONOR DEL GENERAL VICTORIA (*)

Si de mi libre musa
jamás el eco adormeció a tiranos,
ni vil lisonja emponzoñó su aliento,
allá del alto asiento
a que el valor magnánimo te eleva,
el himno escucha que a tu nombre entona.

¡Gloría al jefe a quien ciñen la frente
con sus lauros constancia y valor!
Largos años su vida se aumente
para dicha de Anáhuac y honor.

Hoy que alzado resuena en los aires
tu fatídico nombre, ¡oh Victoria!,
goza ya tu purísima gloria,
digno premio a la austera virtud.
Ese pueblo ya libre que mandas,
te saluda sincero y bendice,
y en ti ve del Anáhuac felice
la esperanza, la gloria y salud.

Gloria al jefe, &.


Del Anáhuac los campos y montes,
del Océano la férvida arena
de tu ardor y constancia está llena,
y aun alienta tu espíritu allí.
Al ceder a discordia y reveses
de Dolores la gloria expirante,
su mirada postrera, anhelante,
en Guerrero fijaba y en ti.

Gloria al jefe, &.

Una roca en el mar daba asilo
al ibero tirano orgulloso,
y al rigor de su bronce ominoso,
fulminada gimió Veracruz.
A tu afán incansable, vencida
desaparece la hueste española,
y el pendón del Anáhuac tremola
victorioso del sol en la luz.

Gloria al jefe, &.

Ante ti la discordia se acalla,
y visita la paz nuestro suelo,
y el fulgor apacible del cielo
ve en sus campos Anáhuac lucir.
Por tu voz reconoce la Europa
nuestros santos sublimes derechos,
y amistad con sus lazos estrechos
ambos mundos en breve ha de unir.

Gloria al jefe, &.

Por tu premio tan sólo apeteces
la corona modesta de encina
que la patria feliz te destina,
cuando dejes excelso poder.
Libre ya de sus rayos, tu frente
brillará más cercana y más pura,
¡y de Anáhuac verás la ventura,
inundado en divino placer!

Gloria al jefe, &.



(*) "Correo de la Federación", Méjico, t. I, núm. 42, 12 diciembre
1826, pág. 3. Copia del Dr. Manuel García Garófalo
Mesa.
Apareció con el siguiente título:
Himno compuesto para cantarse en el teatro de Méjico
en la noche de hoy 12 de diciembre de 1826, por el C. José
María Heredia, con música del célebre profesor D. Manuel
García.
Obsérvese la semejanza entre los primeros versos de esta
composición y los de la silva A Bolívar, compuesta por Heredia
en 1827.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 27 Ene 2019, 02:35

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

83

ELEGÍA(*)

Pereció! Ya no existe el que fue un día
honor y lustre de la patria mía!
Pereció! Ya no existe! En él acaba
de robarnos la muerte al mejor padre;
al filósofo, al sabio justiciero;
al esposo más fiel: al que su mano
rehusó jamás al mísero abatido,
al liberal valiente y decidido,
a Hernández, digo en fin, de los tiranos
enemigo mortal, y de la patria
el numen titular; el que primero
bajó cadáver a la tumba fría
que doblarse a la infanda tiranía,
ni treguar nunca con el crimen fiero.
Présteme Melpomene (1) tus favores:
sin tu auxilio divino, sin tu amparo,
en vano el honor afán de mis dolores
pretendiera cantar de este hombre raro
el mérito sin par. Acá en mi mente
un copioso torrente
derrama de tu fuego
que a mi numen indocto iluminado
hasta el sublime le levante luego
de tanta empresa digno...
Y tú, cuyo ejercicio, cuyo empleo
es en libro inmortal, divina Clio (2)
guardar de la virtud la inmensa historia,
escribe la de Hernández eminente
mientras que Cuba en ademán doliente
perpetúa con su muerte su memoria.

Que alzóse de la cuna como se alza
naciente flor al lado de algún río,
cuidado y regalado de la patria
que en él gozaba su esplendor y brillo;
que corrió por las ciencias intrincadas,
que se embebió, que se formó con ellas,
por más escollos, que en su curso hallara:
y cuando el aula premiadora puso
las leyes en sus manos
fuera verlo y oirlo entre las leyes
trabajar por el bien de los cubanos.
¿Resonaron tiranos?
Miradlo entonces execrar sus vidas
más que alabadas siempre maldecidas
aun de su misma prole. Y tales monstruos
han de existir en años venideros?...
No: tiranos; no más. Perpetuo encono
os jura el orbe entero!
El siglo ya llegó de vuestra ruina,
no más cadenas, ni opresión! Volando
hierve de libertad llama divina
que os ha de destronar y que abrazando
os ha de hundir en el profundo averno!
Caeréis. Caeréis. Y de la feroz caída
hasta en la tumba se ha de oír, y entonces
al aire vividor vueltos los héroes
víctimas de la infanda tiranía,
vuestro seno rasgando,
de sierpes llenarán vuestra alma impía.
Y tú, campeón ilustre y venerado,
el triunfo alcanzarás de tu justicia,
tú a quien venal maldad, torpe malicia
sumergiera temprano entre la tumba
por medio bien distante
del digno a tu virtud!... Vil asesino
que confundido en el debate noble
de este bravo y valiente Colatino,
de este intrépido Bruto (3)
favor al despotismo que bebiste
su funesta desgracia le ofreciste.
Cébate con su sangre; ya difunto
le dejó tu furor: cébate y mira
la vida negra y criminal gozando
cuando este ilustre ciudadano expira.

No de Hernández el pecho valeroso
entrada dio a la infamia: yo lo veía
en incansable afán, sin temer riesgos
la libertad sembrar que en él hervía
y luto por sus víctimas vistiendo
jurar por sus cenizas la venganza
del tirano cruel: ya consolando
al que hundido en grasiento calabozo
por la patria sufría,
o bien su auxilio generoso dando
a los valientes que en lejana ausencia
en extranjero y dilatado clima
yacen en la indigencia
privados de su patria y sus familias.
Ni otro ha sido jamás; el indigente
nunca llegó a sus puertas acosado
del hambre y desnudez, sin que aliviado
no fuese en su pena; ni la doliente
viuda pidióle su favor y amparo
que no la consolara,
y el huérfano su padre en él hallara.

Así fue en el saber: cuando en el foro
los litigios amargos fermentaban;
cuando los contrapuestos litigantes
sordos a la equidad se encarnizaban,
si a Hernández por final se cometían
inter más complicados ser podrían,
tanto más presto Hernández los sanaba
y en paz la guerra fúnebre acababa.
Si una rápida ojeada a su elocuencia
echamos por ventura,
hallaremos el tino y la cordura
de Camilo y Valerio, y Roma entera.
¡Qué digo! El ateniense Epaminondas,
Arístides, la Grecia nunca fuera
sabia más que este Arístipo habanero.
Cuando la imprenta libre un feliz rasgo
liberal imprimió de su talento;
cuando le censuró necio jurado,
allí escuchad su intrépido ardimiento;
allí fue a confundir al juez curado
si déspota a la vez... Quedara absuelto.
Mas el ciego Tarquino le jurara
su ruina funeral, y se ha cumplido
cuando sin patria el pueblo soberano
yace en esclavitud de un rey tirano.
Téjese la impostura
de la conjuración... En que aparece
Hernández criminal! ¡Cuál se enfurece
el vil Nerón (4) que su desgracia jura!
Prisión al héroe se le impone y sufre
en el fuerte Severo de Matanzas,
que jamás encerró ni más virtudes
ni mayor inocencia. Empero, nada
su fuerte pecho acongojar pudiera
si un infortunio tal no se reuniera
a otro infortunio tal. Su dulce amada,
su tiernísima esposa a la honda huesa
en tres soles atrás bajado había
cuando se le oprimió! Tanta desgracia
el encono templar habría alcanzado
de Diocleciano (5) mismo
si hoy no fuera mayor el despotismo
que todos los que al hombre han subyugado.

Sufre Hernández el ceño del destino
émulo del honor, aunque infamado
lo arrastren de un castillo a otro castillo,
aunque a cárcel cruel sea arrastrado...
A la cárcel oh, Dios! donde el inicuo,
el asesino, el hartador, el de alma
negra, horrenda, esperando sus castigos
detestan aun la luz...! Serena calma
respira siempre el sabio! La alma pura,
la alma noble podrá ser abatida
mas no hacerla treguar con la impostura!
Poder de ía virtud! Sócrates (6) fuerte
primero que el baldón y que la afrenta
el cáliz apuró de infausta muerte.
Firme resiste Hernández, como erguida
robusta palma que se eleva al cielo;
que si en deshecha tempestad se dobla
de aquilón al empuje, a poco luego
su antigua majestad serena sobra.
De esta manera así los raudos días
se vieron resistir a sus contrarios,
y le vieran triunfar, si las impías
parcas no hirieran su existencia hermosa
digna de más vivir, de más dichosa
y próspera fortuna...
Pereció! Ya no existe aquel que un día
fue honor y lustre de la patria mía!

Almas justas llorad: jamás el llanto
tuvo más ocasión ni más objeto;
y tú. ¡Oh numen! reanima mi quebranto
que se siente expirar mi amor primero.
¿Y que viva el malvado? ¿Y que los fieros
verdugos de su vida en vez de luto
vistan galas alegres y en victoria
una sonrisa den a su memoria...?
¡Rayos abrasadores! A mis manos
venid sólo una vez, y yo perezca
si la tierra no purgo de tiranos!

Pero el baldón, la afrenta, el vituperio
a Hernández cubrirá...? Preclara estirpe
le sobrevive. ¡Oh tú! naciente genio
de virtud y saber! En ti descuide
el honor de tu padre; Tú imitando
su patriótico ardor, y superando
la iniquidad de sus contrarios crueles,
del llanto que tu faz tierna marchita
de ese dolor que el corazón te agita
haz nacer los laureles,
el árbol de la gloria
que ciña en algún día su victoria!
Crece, y creciendo a par como en Orestes (7)
el odio contra el vil pérfido Egisto,
véngale del borrón,.. Todo lo pueden
el tiempo y la virtud! Te espera escrito
encargo postrimer de ilustre padre:
¡Ah! Nunca olvides que al morir te dijo:
"Lava mi afrenta, es tu deber..." Un hijo
de tal héroe serás, cuando a su sombra
aplaques, aunque tarde, en grande día
más que con sangre con agudo acero
de la virtud, el elocuente labio,
puñal destrozador! Arma del sabio!
Y tú, patricio, condenado triste
dentro del alma a ahogar el sentimiento
de tanto padecer, el curso libre
déjale al llanto; al doledor tormento
rienda deja sin fin: sin fin tu pena
llora, Matanzas, ¡ay! Llórale, Habana,
madre infeliz a esclavitud opresa.
Cubanos desdichados! Si; ya os veo
do quiera vaguear y adoloridos
los ojos levantar al alto cielo
henchidos de llorar, y más henchidos
de reprimida libertad! Lloremos,
y si acaso el tirano nos sorprende
a Hernández invocando en el sepulcro,
de su sagrada tumba repeliendo
la mirada feroz de su verdugo,
lanzándole exclamad: "Salva, tirano
el reino de los justos; no perturbe
la quietud celestial tu aliento insano!*'
Y la amarilla faz volviendo mustia
al insensible mármol
prorrumpid con dolor y con angustia
¡pereció! Ya no existe el que fue un día
honor y lustre de la patria mía...!


(*) "El Amigo del Pueblo", Méjico, t. I, núm. 2, 8 de agosto de
1827, págs. 27-32.
Esta poesía no aparece en ninguna de las ediciones de las
poesías de Heredia. En Cuba la dio a conocer González del
Valle, en el número 4 de la Segunda Seria de los Cuadernos de
Cultura.
La poesía, al publicarse, fue precedida de la nota siguiente:
Para honrar la memoria del Dr. D. Juan José Hernández,
primer mártir de la independencia de Cuba, y para probar que
aún respiran en aquella isla almas ardientes que se indignan
contra la esclavitud, y aman y merecen la libertad, insertamos
la siguiente elegía, que se nos ha remitido al efecto.

(1) Musa de la tragedia

(2) Musa de la historia.

(3) Ahijado de César, asesino suyo en defensa de la República,
85-42 a. C.

(4) Emperador romano, cruel y depravado, 54-68 d. C. Bajo
su reinado tuvo lugar la primera persecución de los cristianos.

(5) Emperador romano de 284 a 305. Dividió y reorganizó
el Imperio. Gran persecución de los cristianos.

(6) Filósofo ateniense, 470-399 a. C. Acusado de haber corrompido
a la juventud, enseñándole doctrinas contrarias a la religión
de la ciudad, fue condenado a beber la cicuta

(7) En la mitología griega, hijo de Agamenón, a quien venga
en su asesino Egisto y su propia madre Clitemnestra. Perseguido
por las Erinias, fue absuelto por Apolo.




_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 28 Ene 2019, 01:05

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

84

A BOLÍVAR (*)

¡Libertador! Si de mi libre lira
jamás el eco fiero
al crimen halagó ni a los tiranos,
escucha su himno de loor que inspira
ferviente admiración. Alto, severo
será por siempre de mi voz el tono.
Sí, columna de América: no temo
al cantar tus hazañas inmortales
que me escuchen los genios celestiales,
y juzgue el Ser Supremo.

¿Qué era, decid, el vasto continente
que Colón reveló? Bajo la saña
de la terrible España
tres centurias gimió su opresa gente
en estéril afán, en larga pena,
en tinieblas mentales y cadena.
Mas el momento vencedor del hado
al fin llegó los hierros se quebrantan,
el hombre mira al sol, osado piensa,
y los pueblos de América, del mundo
sienten al fin la agitación inmensa,
y osan luchar, y la victoria cantan.

Bella y fugaz aurora
lució de libertad. Desastre inmenso
cubrió a Caracas de pavor y luto.
Del patriótico afán el dulce fruto
fatal superstición seca y devora.
De libertad sobre la infausta ruina
más osado y feroz torna el tirano,
y entre la desolación, insano
amenaza y fulmina.

Pero Bolívar fue. Su heroico grito
"Venganza, patria y libertad" aclama.
Venezuela se inflama,
y trábase la lucha
ardua, larga, sangrienta,
que de gloria inmortal cubre a Bolívar
en diez años de afán. La fama sola
a la prosperidad los triunfos cuenta
que le vio presidir, cuando humillaba
la feroz arrogancia,
la pujanza española,
y su genio celebra y su constancia.
Una vez y otra vez roto y vencido,
de su patria expedido,
peregrino en la tierra y Océano,
¿quién le vio desmayar? El infortunio
y la traición impía
se fatigaron por vencerle, en vano
su genio inagotable
igualaba el revés a la victoria,
y le miró la historia
empapar en sudor, llenar de fama,
del Golfo Triste al Ecuador sereno,
del Orinoco (1) inmenso a Tequendama (2).
¡Bolívar inmortal! ¿Qué voz humana
enumerar y celebrar podría
tus victorias sin fin, tu eterno aliento?
Colombia independiente y soberana
es de tu gloria noble monumento.
Del vil polvo a tu voz, robusta, fiera,
de majestad ornada,
ella se alzó, como Minerva (3): armada
del cerebro de Júpiter saliera.

Mas a tu ardor sublime
no bastan ya de Araure y Carabobo,
de Boyaca (4) y de Quito los laureles,
libertad al Perú volar te ordena.
La espada ardiente que tu mano esgrime,
rayo al poder de España,
brilla donde su saña
a servidumbre o destrucción condena
la familia del Sol, en cuyo templo
inexorable y fiera
alzaba ya la Inquisición su hoguera.

Entre guerra civil e iberas lanzas
aquel pueblo infeliz vacila triste,
cuando el poder dictatorial te viste,
y te manda "salvar sus esperanzas".
La discordia feroz huye aterrada,
el sumiso Perú tu genio adora,
y de venganza y libertad la aurora
luce en Juanín al brillo de tu espada.
Tu espíritu feliz a Sucre (5) llena;
y un mundo por tu genio libertado
en Ayacucho al fin ve destrozado
el postrer eslabón de su cadena.
Allí el ángel de América la vista
dilata por sus llanos
desde la nube umbrosa en que se asienta,
y con terror involuntario cuenta
seis mil patriotas y diez mil tiranos.
Mas eran los patriotas colombianos,
alumnos de Bolívar y la gloria;
tu generoso ardor los abrasaba,
y fue suyo el laurel de la victoria.
Allí termina la inmortal campaña,
y al colombiano pabellón glorioso,
sangriento y polvoroso
cede y se humilla el pabellón de España.

¡Libertad a la patria de los Incas!
¡Libertad de Colón al hemisferio!
¡Lauro al Libertador! Del Cuzco (6) antiguo
las vírgenes preciadas,
libres del afrentoso cautiverio,
himnos de triunfo entonan a Bolívar.
Los pueblos que feliz libra y aduna,
manco nuevo le llaman,
y con ardiente gratitud le aclaman
el genio de la guerra y la fortuna.
Y resuena su voz, y soberana
se alza Bolivia bella,
y añádase una estrella
a la constelación americana.

¡Numen restaurador! ¿Qué gloria humana
puede igualar a tu sublime gloria?
¡Oh Bolívar divino!
tu nombre diamantino
rechazará las olas con que el tiempo
sepulta de los reyes la memoria;
y de tu siglo al recorrer la historia
las razas venideras
con estupor profundo
tu genio admirarán, tu ardor triunfante,
viéndote sostener, sublime Atlante (7),
la independencia y libertad de un mundo.

¿Y tan brillante gloria
eclipsaráse al fin...? Letal sospecha
en torno de tu frente revolando,
empaña su esplendor: yacen las leyes
indignamente holladas,
sin ser por ti vengadas.
La patria y la virtud su estrago gimen:
triunfa la rebelión, se premia el crimen.

¡ Libertador! ¡ y callas..,! ¿Cuándo insano
truena un rebelde, ocioso
el rayo vengador yace en tu mano?
¿Y ciñes a un faccioso
tu espada en galardón...? A error tan triste
permite a mi dolor que corra un velo.
si patria no ha de haber, ¿por qué venciste?
¡Ah! los reyes dirán con burla impía
que tantos sacrificios fueron vanos,
y que sólo extirpaste a los tiranos
para ejercer por ti la tiranía.

Cual cometa serás, que en su carrera
por la atracción del Sol arrebatado,
se desliza en el éter, y abrasado
se pierde al fin en su perenne hoguera.
¿Contra la Libertad entronizada
por tu constante, generoso brío,
esgrimirás impío
de Carabobo y de Junín la espada?
Cuando tu gloria el Universo abarca,
libertador de esclavos a millones,
creador de tres naciones,
¿te querrás abatir hasta monarca?

¿Vuelve los ojos...? A Iturbide (8) mira
que de Padilla en la fatal arena
paga de su ambición la dura pena,
y como un malhechor sangriento expira;
y pálido, deforme, le recibe
el suelo que libró, que le adoraba,
y cívica apoteosis le guardaba
en vez de vil, ignominiosa muerte.
Más alta que la suya fue tu suerte,
muy más largo tu afán, mayor tu gloria.
¿A tu inmortal carrera
con lágrimas y sangre
un fin igual recordará la historia?
Después que al orbe atónito dejaste
con tu sublime vuelo,
brillante Lucifer, ¿caerás del cielo?

Jamás impunemente
al pueblo soberano
pudo imponer un héroe ciudadano
el sello del baldón sobre la frente.
El pueblo se alza, y su voraz encono
sacrifica al tirano,
que halla infamia y sepulcro en vez de trono,
así desvanecerse vio la tierra
de Napoleón y de Agustín (9) la gloria,
y prematura tumba los encierra,
y la baña con llanto la Victoria.
¡Hijo de Libertad privilegiado,
no a su terrible majestad atentes,
ni a nuestro asombro y lástima presentes
un laurel fulminado...!

(1827)
Ed. 1832

(*) "El Amigo del Pueblo", Méjico, t, IV, núm. 1. 2 abril 1828,
pág. 24. La reprodujo en "El Sol", Méjico, núm. 1764, 13 abril
1828.

(1) Río de Venezuela.

(2) Salto de Funza. El Funza es un afluente del Magdalena,
255 km.; riega la meseta de Bogotá, que deja en el salto de
Tequendama (160 m.).

(3) Antigua diosa itálica de los operarios, artífices y médicos;
luego identificada con la diosa griega Palas Atenea.

(4) En Boyaca ganó Bolívar la batalla contra las tropas españolas
que decidió la independencia colombiana en 1819

(5) Antonio José de Sucre nació en Cumaná (Venezuela) en
1795, fue compañero de Miranda y, desde 1819, lugarteniente
y el mejor amigo de Bolívar. Libertó al Ecuador con la victoria
de Pichincha (1822) y el Perú con la de Ayacucho (1824). Fue
elegido presidente de Bolivia (1826) y luego del Ecuador, mas
no llegó a Quito, pues murió asesinado cerca de Pasto (1830).

(6) Capital del Imperio Inca hasta 1533.

(7) En la mitología, hijo de Zeus que fue condenado a sostener
sobre sus hombros el Mundo.

(8) Agustín Iturbide, que se erigió Emperador de Méjico.
Murió fusilado (1783-1824).

(9) Alusión a Agustín Iturbide


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 28 Ene 2019, 01:14

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

85

TRIUNFO DE LA PATRIA (*)

Cuando en la etérea cumbre
de los eternos Andes se amontonan
mil pavorosas nubes,
de hielo, fuego y destrucción preñadas,
y con fúnebre cerco los coronan,
en negra sombra se oscurece el día,
y gira en las llanuras aterradas
triste, sordo rumor, nuncio de muerte.
Pero si el rayo fuerte
estalla y rompe de la nube el seno,
la densa oscuridad rasga su velo,
la fiera tempestad ruge bramando,
y más puro brillando
se ostenta el sol en el desierto cielo.

Así la torpe sedición que impía
a la gloria de Anáhuac insultaba,
y fiera provocaba
a la guerra civil y horrendo estrago,
despareció, cual humo, al solo amago
del ínclito GUERRERO.
La hidra feroz por él yace vencida;
y la ley afirmada,
al relucir su fulminante acero
brilla de nuevo lustre coronada.

¡Caudillo vencedor! Siempre la Patria
ídolo fue de tu alma generosa.
Su independencia y libertad hermosa
siempre a su culto vieron consagrados
tu brazo y corazón. Cuando Anáhuac
vio al Ibero triunfar, puso en tus manos
la centella feliz de sacro fuego
que devoró por fin a los tiranos.
Hoy de furor anárquico lo libras.
De la victoria espléndida el camino
mostrándote la Patria te imploraba:
de su estrella el fulgor te iluminaba:
¡Llegar, ver y vencer fue tu destino!

¡Goza tu pura gloria,
de ciudadanos inmortal modelo,
predilecto de Anáhuac! Por do quiera
de salvación el grito y de victoria
se oye sonar. El pueblo que salvaste
una vez y otra vez, levanta al cielo
con exaltado amor tu nombre y fama,
y de su libertad e independencia
inexpugnable Paladión te aclama.

Tú, VICTORIA, también honor ganaste
sofocando la bárbara anarquía,
y la alta profecía
de tu nombre fatídico llenaste.
Osó la rebelión llamar flaqueza
tu alta moderación; pero tu mano
supo frenar sus ímpetus furiosos,
y presentaste noble a los facciosos
la inalterable frente que al tirano.

¿Quién pudo resistir cuando a GUERRERO
al campo del honor lanzó VICTORIA?
¡Columnas del Anáhuac! A vosotros
de hoy más la patria fía
su alto destino, libertad y gloria.
Sus enemigos con maldad impía
querrán soplar en vuestras nobles almas
de la discordia el bárbaro veneno.
¡Su gozo no excitéis! Por siempre unidos
os mire Anáhuac y os admire el mundo,
y húndase la anarquía
del Averno en el antro más profundo.

¡Y tú, BRAVO infeliz, ángel caído...!
Mi canto dolorido
no insultará tu inmensa desventura.
Con sensible amargura
renueva la memoria
los timbres inmortales
de tu antigua virtud y de tu gloria.
A pesar del laurel por el Anáhuac
a tu frente gloriosa entretegido,
del rayo celestial te ves herido.
En tu funesta suerte
alta lección a las facciones diste
y también a los reyes.
Contra el Anáhuac o sus santas leyes,
¿quién osará luchar, si tú caíste?

(Enero 1828)
Ed. 1832

(*) "El Amigo del Pueblo", Méjico, t III, núm. 4, 23 enero 1828,
págs. 125-128.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 28 Ene 2019, 01:21

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

86

A LOS MEJICANOS, EN 1829

¿Por qué el tiempo en sus alas fugitivas
llevó el siglo dichoso
en que abrasaba el pecho en llamas vivas
el canto poderoso,
y a los míseros siervos alentaba
el yugo a sacudir, y la alta frente
al vencedor sublime coronaba?
¡Tiempo feliz, en que al cantar de Alceo
turbábase el tirano,
y a los triunfos volaba el Espartano,
a la fulmínea voz del gran Tirteo!

Si piadoso el destino
a mi labio prestara
una centella de su ardor divino,
¡cómo, Anáhuac, tronara,
y contra tus eternos enemigos
a devorante lid te levantara!

El tirano de España
tras once años de lid, roto y vencido,
de su impotente saña
en el delirio bárbaro y furores
ordena que sus siervos a millares
dejen los patrios lares
para cubrir a Méjico de horrores.
" ¡ Id", les dice, "volad al rico suelo
"que Cortés y Callejas desolaron:
"sea la ferocidad que allí mostraron
"vuestro norte feliz, vuestro modelo!"

Al mortífero acento
la vela sus esclavos dan al viento,
y al azaroso piélago se lanzan,
sin contemplar su inevitable suerte.
¡Insensatos! ¿do vais? Mirad la muerte
que en las costas de Anáhuac asentada
tiende su mano pálida, y erguida
con placer infernal suyos os nombra.
Vuestra invasión no asombra
a los libres de Méjico. ¡Miradlos!
En ira santa palpitando el pecho
os aguardan, y más que la existencia
estiman denodados
su libertad, honor e independencia.

¡A las armas, Anáhuac! y de guerra
el grito suene salvador, sublime,
y el patrio fuego por do quier anime,
y de acero y furor vista la tierra.
¡A lidiar! ¡a vencer! ¡De sangre ibera
sediento el suelo está: su ardor saciemos,
y en despojos sangrientos de tiranos
perenne trono a Libertad fundemos.
Muerte, baldón al que la lid rehusare.
Y prefiriendo a Libertad el yugo,
la patria y el honor menospreciare!

¡No! ¡Jamás dejaremos
que de la Independencia en la ruina
con funesta victoria
hunda un tirano el porvenir de gloria
que grato Dios a nuestro afán destina!
¡Jamás a la alta mente
servidumbre fatal frene su vuelo,
y audaz nos vede levantar la frente,
y dirigirla sin rubor al cielo!
¡Antes muramos que su indigna planta
conculque las cenizas
de doscientos mil mártires!... ¡ Oidlos!
¿No escucháis cómo claman
desde sus tumbas con terrible grito,
y a lid y gloria y libertad nos llaman?

"¡Mejicanos, alzad! No divididos
"por odio vergonzoso
"en peligro pongáis el don precioso
"que con mano sangrienta os ofrecimos,
"y por cuya conquista en mil combates
"al seno de la muerte descendimos.
"¿Hoy a nuestros verdugos
"dejaréis que derriben de la Patria
"el sacrosanto altar, su altar querido,
"sobre nuestros cadáveres alzado,
"en tanta sangre y lágrimas bañado,
"con tantos sacrificios adquirido?
"¡No! circundadlo en torno,
"el juramento espléndido, sublime,
"de vivir libres, o morir con gloria
"truene do quier, y en letras de diamante
"en el ara esculpid; ¡oh Mejicanos!
"¡Rencor eterno, muerte a los tiranos!"

¡A los tiranos muerte...! ¡Yo lo juro,
sombras augustas! Mi alma enajenada
cede al Dios que me inspira
dejar la grave toga y blanda lira
para esgrimir la vengadora espada.
¡A lidiar! ¡a vencer! ¡Con brazo fuerte
presto en el Océano
hundamos para siempre los pendones
nuncios infaustos de opresión y muerte,
y al Anáhuac respeten las naciones!
El clamor lamentable
de la española rota el mar pasando
a Cuba llegue, su cadena impía
destroce al fin el águila triunfante,
y sus alas soberbias agitando,
hasta en el trono espante
al opresor de Iberia. En sus altares
a Libertad afirme la Victoria
y de Méjico aplaudan a la gloria
del Norte y Sur los apartados mares.

(Julio 1829)
Ed. 1832


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 28 Ene 2019, 01:27

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

87

DESENGAÑOS

Cana mi frente está, mas no por años,
que veinte y seis abriles, aun no cuento;
cana mi frente está, no por espanto
que no temí jamás. ¡Ay! el tormento
de ansiar un bien ideal, que de mi ha huido
cual vana sombra; el ponzoñoso encanto
del falso amor, y su ilusión perdida
mi tierno corazón han desecado,
y, como duro cierzo, han devorado
la dulce primavera de mi vida.

Joven lleno de ardor, yo recorría
con grave afán y meditar profundo
las maravillas del visible mundo
la estrellada región de Poesía.
Osé bajar a la profunda fuente
de la verdad, y reflejó en mi mente
su santidad y candida hermosura.
Por premio a tanto afán la tumba oscura
me devoraba en flor, dudosa fama
dejándome esperar en lo futuro.
Contra envidia y calumnia mal seguro,
sentí apagar de mi ambición la llama,
y con profunda ira
cerré mis libros, y quebré mi lira.

De mi oprimida patria los clamores
turbaron mi quietud. Entre las manos
la vi gemir de un pueblo de tiranos,
y devorar del yugo los horrores.
Ardió mi sangre, y exaltado, fiero,
juré su libertad, y otros conmigo,
y vi temblar al déspota severo,
y tenderme falaz mano de amigo,
dándome parte en el poder: rehúsela:
quise más que opresor ser oprimido;
y osando sacudir la vil cadena,
de noble orgullo y esperanza henchido,
lanzéme audaz a la terrible arena.

"Cubanos", dije, "¿en servidumbre impura
el yugo sufriréis por siempre yertos?
¿Sólo entre cataratas y desiertos
producir pudo un Washington natura ?
A la lucha terrible que preveo
la espada y pecho apercibid, cubanos:
mostrad aliento digno de espartanos,
y en mi tendréis al vengador Tirteo.
La agonizante patria gime triste,
y no la salvarán clamores vanos:
í Cuando amagan y truenan los tiranos
en hierro y sangre la salud consiste!"

De mi patria los ojos un momento
atraje sobre mí... ¡Delirio insano,
presa mirónos del feroz tirano,
sin sacudir su torpe abatimiento;
y en medio de una hueste conjurada,
no se nos dio ni desnudar la espada.
Mis compatriotas nuestra ruina vieron
sin gozo, indignación, ni pesadumbre,
y en la vil servidumbre
con más profunda ceguedad se hundieron.

El suplicio que fiero me amagaba
pude evitar, y en extranjero cielo
sentí apagar el generoso anhelo
que tan indigna ingratitud pagaba.
De la vana ambición desengañado,
ya para siempre adjuro
el oropel costoso de la gloria,
y prefiero vivir simple, olvidado,
de fama y crimen y furor seguro.
De mi azarosa vida la novela
termina en brazos de mi dulce esposa,
y de mi hija la risa deliciosa
del afán ya pasado me consuela.

(1829)
Ed. 1832


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 28 Ene 2019, 01:53

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

88

A LA CANTATA HEROICA
DEL C. FRANCISCO ORTEGA

¿E la lira de Píndaro valiente
la que en mi oído atónito resuena,
y a cuyo son sublime, que enajena,
las glorias canta de la griega gente?

Es del patriota Ortega el plectro ardiente
que con himnos de triunfo el aire llena:
a su voz brama el mar, el bronce truena,
y el combate inmortal se ve patente.



"Miscelánea", primera época, Tlalpam, t. II, núm. 5, enero
1830. Copia del archivo de E. Larrondo.
Versos publicados al final de un juicio crítico de Heredia
sobre esa composición.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 31 Ene 2019, 02:26

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

89

A UN AMIGO
DESTERRADO POR OPINIONES POLÍTICAS

Si la Musa que altiva me inspira
nunca supo adular a tiranos,
de la lira que tiembla en mis manos
hoy preside a la noble canción.

De un ilustre infortunio pretendo
mitigar la gloriosa amargura:
de amistad opondré la voz pura
al rugir de tirana facción.

¡Caro Albano! Mi pecho afligido
el adiós te dirije postrero:
del cariño, más firme y sincero
es mi canto la prenda final.
Pero no: si la Patria te mira
por injusto poder abrumado,
noble esquife, en la playa barado
volverás con el flujo a flotar.

En la guerra civil nos ha sido
la gran causa común, y la suerte,
y los hierros, la lid y la muerte
aiTostramos con cívico ardor.
¡Libertad la terrible metralla
aumentaba con rotas cadenas...!
¡Horas arduas, ardientes, y llenas
de peligros y ciego furor!

De ese pueblo ignorante y opreso
aliviar la miseria quisiste,
y a la causa infeliz ofreciste
tu elocuencia, tu genio y valor.
¡Ay! ¡en vano! Tus nobles afanes
burla ya la feroz tiranía:
al destierro sañudo te envía,
y alevosa mancilla tu honor.

¡Parte, parte! Del Norte en los climas
libertad un asilo te ofrece:
en su seno divino merece
ocultarse tu noble revés.
De ingratitud bajo el manto tranquilo
allí reina la paz en los pechos,
y del hombre los santos derechos
sólo a Dios reconocen por juez.

Parte, Albano, a sus playas felices,
y conserva con alta esperanza
a la Patria, que débil te lanza,
tu elocuencia y tu fiel corazón.
Siempre fueron los pueblos ingratos
cuando ensayan las duras cadenas,
y frenéticas Roma y Atenas
inmolaron a Bruto y Fación.

(1830)
Ed. 1832


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 31 Ene 2019, 02:31

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

90

AL C. ANDRÉS QUINTANA ROO (1)

Por haber reclamado contra la expulsión
del general Pedraza

Fue tiempo en que la docta poesía
de independencia y de poder armada,
al moral universo presidía.
Las hijas inmortales de Memoria
en inflexible tribunal juzgaban
y a los héroes y dioses dispensaban
indeleble baldón, o eterna gloria.
A ministerio tan sublime y puro
prestaba grato su favor el cielo,
y ante los vates desgarraba el velo
a la incierta región de lo futuro.
Mas hoy la adulación su canto inspira,
al sórdido interés atienden sólo,
y a su boca venal airado Apolo
el don de los oráculos retira.

¡No empero yo! Si de mi voz el eco
yace olvidado en nulidad profunda,
de la lisonja inmunda
jamás a la opresión quemé el incienso,
y limpio el corazón, puras las manos,
osó decir que de mi libre Musa
jamás el eco adormeció a tiranos.
Recibe, pues, el himno de alabanza
que parte de mi lira,
y generosa admiración me inspira.

Cuando del hombre libre los derechos
arrolla la opresión entronizada,
y la calumnia y delación armada
siembran espanto en los confusos pechos;
cuando jueces cobardes prostituyen
de Temis la balanza envilecida
ante el gesto homicida
del audaz opresor, y los senados
enmudecen, o bárbaros oprimen;
cuando por el terror domina el crimen,
tan sólo tú, sus iras arrostrando,
das al Anáhuac el sublime ejemplo
de la virtud augusta
con la opresión despótica luchando.
Del altivo tirano la insolencia
con noble aliento desdeñar osaste,
y a su sangrienta elevación lanzaste
el rayo vengador de tu elocuencia.
Así el sublime Tulio
de Roma en el atónito senado,
envuelto casi en próxima ruina,
constante y denodado
el furor fulminó de Catilina.
Así en los campos del undoso Egipto
por el Nilo inundados,
magestuosa Pirámide se eleva,
y a las ondas hirvientes superando,
su noble frente hasta las nubes lleva.

Prosigue, Andrés, tu generoso empeño,
y humillando a tiranos y facciones,
haz ver a las naciones
que hay virtud en Anáhuac. Vano el ceño
terminará sus bárbaros furores.
Prosigue, pues, tu espléndida carrera,
el himno escucha que mi voz te entona,
y de encina y laurel noble corona
ciña tu frente pálida y severa!

(Diciembre 1830)
Ed. 1832


(1) Andrés Quintana Roo, nació en Mérida el 30 de noviembre
de 1787 y murió en ciudad Méjico el 15 de abril de 1851. Escritor
y político mejicano, intervino en la guerra por la independencia
y luchas políticas subsiguientes.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 31 Ene 2019, 08:04

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

91

AL GENIO DE LA LIBERTAD

¡Genio de Libertad, mi voz te implora!
en todos climas tu invencible aliento
esparció vida y luz, salud y gloria.
Por ti con grito inmenso de victoria
de Maratón los ecos resonaron,
con espanto de déspota vencido.
Después en Roma de funesto olvido
preservastes los nombres inmortales
de Bruto, Cincinato y de Camilo
y de otros mil cuya sublime frente
adornó el laurel. Su vasto foro
con el aplauso resonar se oía
de un pueblo altivo, generoso y fuerte,
que incienso en tus altares ofrecía.
En los montes de Helvecia fulminante
con el arco de Tell (1), y allí fundaste
a la simple virtud perenne templo.
Al septentrión de América elegiste
luego por tu mansión, el noble
inspiraste de Washington divino,
y presidiste a su inmortal destino,
y consagraste su sencillo techo.
Después el Galo insano y furibundo
te quiso colocar entre sus lares;
más te erigió cadalso por altares,
y facciosos te dio por sacerdotes,
que fueron duros, bárbaros; mas dieron
ejemplo memorable a las naciones,
y en la ruina de antiguas opiniones
monumentos perenne te erigieron.

¡Genio de la Libertad! cuando con Riego
la noble frente en Gades levantaste.
¿Cómo en el porvenir no contemplaste
la cruel desolación que vino luego?

Por fin al Sur de América volando
de los sublimes Andes en la cumbre
que baña el sol con su perpetua lumbre,
tu bandera divina tremolando
llamaste a libertad un hemisferio,
que tras lucha sangrienta y dilatada
destruye al fin el español imperio.

¡Genio de la Libertad! desde mi cuna
a los tiranos fieros me inspirabas
generosa aversión: tú me llenabas
de inesplicable, de sublime gozo
cuando sentado en la agitada popa,
vi a mi bajel, del viento arrebatado,
romper las turbadas olas
del irritado mar, y por sus campos
leve volar, cual despedida flecha,
por ti, Genio inmortal, por ti me agrada
clavar la vista al sol, y ansiosamente
beber su inmensa luz.

Mi voz te implora,
el ruego escucha de quien fiel te adora.
Ven, desciende al Anáhuac agitado
por el tumulto atroz de las facciones,
y su furor sangriendo sofocado,
respiren los humanos corazones.
¿O tan solo serás perturbadora,
fantástica ilusión? No: yo te miro
de Iztaccihual bellísimo asentado
en las etéreas cumbres, revestido
con alta majestad. Bella, impalpable,
como el arco de Dios entre las nubes,
alia vislumbra la visión gloriosa.

(1831)
Ed. 1832

"El Conservador", Toluca, t. I, núm. 4, 22 junio 1831,
págs. 30-32.

(1) Guillermo Tell, personaje legendario, tal vez con fundamentos
históricos, libertador de Suiza frente al dominio austríaco
(s. XIV).


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 31 Ene 2019, 08:14

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

92

LIBERTAD

Cuando el Creador con gigantesca mano
sobre sus ejes a la tierra puso,
¿tal vez formar al hombre se propuso
siervo cobarde o criminal tirano?

¿Enseñóle a doblar la vil rodilla?
No: el que oprime feroz y el que se humilla
del modelo inmortal se han separado.
El hombre vio la luz altivo y bello,
de Libertad con el augusto sello
sobre su frente varonil grabado.
Después hollando su feliz decoro
la infame tiranía,
le osó pesar en su balanza impía
con la plata insensible y con el oro.

¿Y por siempre serás, hombre oprimido,
un lunar en la frente de Natura?
¿Jamás la guerra impura
plegará su estandarte sanguinoso,
nuncio de asolación y horror profundo?
¿Nunca los hombres vivirán hermanos?
¿Los crímenes ¡oh Dios! y los tiranos
han de durar mientras que dure el mundo?

No, fieros opresores; vanamente
queréis ver quebrantado
el gran resorte de la humana mente.
¿Podéis adormecer el viento alado,
o de los astros enfrenar el vuelo,
o encadenar la furia del Océano?
Pues el ingenio humano
es fuerte como el mar y el viento y cielo.

Profética esperanza me asegura
que han de salir mil genios de la nada
a inundar a la tierra despertada
en luz intelectual, celeste y pura.
Un nuevo sol dominará la esfera,
y el incendio que vibre
destruirá la opresión y los errores,
prodigando sus rayos bienhechores
al siervo libertad, virtud al libre.

Ed.1832.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 31 Ene 2019, 08:20

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

93

EL AMOLADOR

Inventó un amolador
concluir su piedra un día,
y conseguirlo quería
aguzando un azador.

Poco la piedra menguara
mas constante en su querer,
llegó a ver como alfiler
el azador que aguzara.

Como ignorante atrevido,
pronunció muy enfadado:
la piedra se está en su estado
y al azador se ha comido.

Mi locura es bien visible,
y aunque tarde, me arrepiento;
sírvalo esto de escarmiento
a quien quiera un imposible.

La piedra sois, federales:
canalizo, el azador:
el Clero, el amolador:
¿Y qué consiguen los reales?
¡Muerte, afrenta y deshonor...!



"El Fénix de la Libertad", Méjico, t. III, núm. 127, 5 diciembre
1833, pág. 3. Fue reproducida por "El Reformador",
t III, núm. 250, 13 diciembre 1833.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 31 Ene 2019, 08:25

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

94

EPÍSTOLA AL C. ANDRÉS QUINTANA ROO

¿Por qué despiertas, caro Andrés, ahora
la voz del canto en mi afligido pecho?
Huyeron. ¡Ay!, a no volver los días
en que benigna la celeste musa
férvida inspiración me prodigaba
para cantar amores inocentes
o del saber y Libertad las glorias.

En los campos bellísimos de Cuba,
entre sus cocoteros y sus palmas,
yace muda tal vez la ebúrnea lira
que allí pulsó mi juventud fogosa
mas tú lo quieres; y aunque torpe, frío,
mi labio cantará, que en lazo puro
ligónos amistad inalterable:
cuando la usurpación tronaba fiera,
apoyada en el hierro y los delitos,
los dos entonces combatirla osamos,
con fuerza desigual; y por tu acento
noble, inspirado, resonó en mi lira
himno de honor a tu proscripta gloria.
En tanto decenviros inhumanos,
apóstoles de error y tiranía
viles fundaban infernal imperio
de calumnia, traición y asesinato,
de reinar instrumentos; ya los vimos
adquirir en contrato ignominioso
la cabeza de un héroe; y sus verdugos
a lentos tribunales bárbaro a las leyes.
Corrió la sangre; desplegó sedienta
la dilación sus ominosas alas,
y provocó, para notar traidora
de las víctimas, tristes el despecho.
Las querellas, el llanto, los suspiros.

Colmóse aqueste cáliz, y del crimen
vengador, aunque lento, inevitable,
tronó por fin el indignado cielo.
El hijo de Mavorte y la fortuna,
que en la margen del Panuco (1) gloriosa
al ibero invasor ha poco hacía
morder, muriendo, la salobre arena,
de libertad el estandarte sacro
a los aires desplega; ya vencido
ya vencedor, combate doce lunas
del pueblo capitán: sangre a torrentes
riega de Anáhuac los feraces campos,
hasta que por su base desquiciada,
la colosal usurpación impía
con fragoroso estrépito desciende.

Entonces nuestras almas abatidas
iluminó benéfica esperanza,
como entre nubes en Oriente ríe,
precusora del sol, candida estrella.

¿Lo recuerdas, Andrés? Tú me excitabas
al celebrar el venturoso día,
y aun el mismo adalid en tus hogares,
de admiración universal objeto,
para apurar el cáliz de fortuna
pidió a mi lira de victoria el canto.
Yo, yo también, alucinado entonces,
quise cantar, mas la rebelde musa,
présaga fiel de males venideros,
prestar no quiso inspiración al labio.
Por todas partes proclamar se oía
de la razón el adorable imperio...
¡Fútil, vana esperanza! El despotismo,
aunque menos feroz y sanguinario,
volvió a tender su abominable cetro,
confundiendo a culpados e inocentes
en ostracismo bárbaro; furiosa
tronó do quier la pérfida venganza;
organizóse destructor sistema
de explotación y de rapiña infame
y holláronse del hombre los derechos.
Empero el mismo jefe, cuyo brazo
de los tiranos desarmó la furia,
impuso dique al popular torrente,
prometiéndonos régimen estable
de paz, concordia, libertad y leyes.
Mas luego audaz en dictador se erige,
cuando falaz, impúdica lisonja
de Washington glorioso, le apropiaba
la pura, noble celestial grandeza.

Perturbador eterno de su patria,
ciego campeón, de la virtud o el crimen,
por ansia de mandar, feliz soldado,
sin genio ni virtud, nunca su mente
del patriotismo iluminó la llama:
imprudente, ligero, voluptuoso,
de insaciable codicia devorado,
adorador no más de la fortuna,
pérfido, ingrato, débil, sostenido
en la ardua cumbre del poder supremo
por odio universal que menosprecia,
en enigma profundo, pavoroso.

¿Será posible que en la muda noche
no turbe su descanso la presencia
de quince mil espectros, inmolados
por él a Libertad, y que le piden
cuenta espantosa de su sangre? En vano
la despreciable adulación incensa
sus yerros y delitos: en la Historia
el brillará, pero con luz sombría,
y su musa imparcial darále asiento
cual infausto, mortífero cometa;
entre Mario tal vez y Catilina.
Ante su torvo ceño se desploman
los templos de Minerva, y los reemplaza
una torpe, decrépita estructura,
deposita caduco, monumento
de diez siglos de error, en cuyas torres
vuela, insultando a la razón humana,
del goticismo bárbaro la enseña.

Legisladores sin misión, vendidos
a servidumbre dura y afrentosa,
atropellan frenéticos la santa
majestad inviolable de las leyes,
para erigir el execrado solio.
Donde al saber y libertad proscriban,
en insolente alianza coligados,
la profanada cruz y el hierro impío.
El bien común y las sagradas leyes
a la ambición sacerdotal se inmolan:
el insano, expirante fanatismo
rugiendo ante la luz, ya reanimado
vuelve a tronar: y estúpidos reprimen
la libertad del pensamiento humano
el duro potro y la voraz hoguera.

¿Y el opulento Anáhuac para siempre
será ludibrio y compasión del orbe?
Después que con esfuerzo generoso
y torrentes de lágrimas y sangre
destrozó del ibero el torpe yugo,
¿habrá de ser irremediable presa
de vil superstición y tiranía,
o anárquico furor? Desesperado
como el sublime historiador de Roma,
tal vez me inclino a blasfemar, y pienso
que cual nave sin brújula ni carta,
en turbio mar sin fondo y sin orillas,
el hombre vaga, y que inflexible, sorda,
ciega fatalidad preside al mundo.

¡Sagrada Libertad!, Augusta diosa,
del cielo primogénita, del orbe
decoro, gloria y bendición; mi pecho
te idolatró desde la simple infancia;
por ti supe luchar con los tiranos
adolescente aún, y fiel contigo
me desterré de mi oprimida patria.
Legislador en turbulentos caos
fortuna seductora me brindaba
la omnipotencia bárbara del crimen;
mas yo rehúsela: con aliento inútil
defendí tus derechos, y constante
de la silla curul bajé gozoso
por no violar tus sacrosantas leyes.
A pesar de los crímenes y males
a que, inocente, de pretexto sirves,
yo te idolatro: pasan los delitos,
y en ti mi fe subsiste inalterable.
La demagogia furibunda brama
profanando tu nombre, cual calumnian
superstición y fanatismo al cielo:
mas a tiranos viles y facciosos
devora el tiempo audaz, y tú serena
sobre sus tumbas inmortales sonríes.
Perdona, Andrés, si tétrica mi lira
en vez de afectos plácidos te envía
de nuestros tiempos el horrible cuadro.

Huyamos este suelo delicioso,
que de celeste maldición objeto,
es ¡ay! al genio, a la virtud infausto.
La industria de los hombres, la rudeza
puede vencer de inhospitales climas
no de inmortalidad y de ignorancia
el pavoroso destructor imperio.
En las rocas helvéticas y nieves,
y en el vecino Septentrión helado,
cubren, fecundan a felices pueblos
de libertad las olas protectoras.
Allá volar anhelo: las orillas
del Delaware, el Hudson y el Potómac
asilo me darán, seguro puerto,
do lejos de tiranos y facciosos,
bajo el imperio de las leyes, viva
feliz, tranquilo, ni señor ni esclavo.

(Toluca, 1 mayo 1835)

"El Heraldo", Méjico, 14 enero 1858, pág. 2. "El Renacimiento",
Méjico, 10 julio 1869, págs. 398-399. En "El Renacimiento",
apareció con la siguiente nota:

Tenemos el mayor placer en publicar esta magnífica composición
del gran poeta D. José María Heredia, que hasta ahora
permanecía inédita y que debemos a la bondad del distinguido
literato cubano, D. Juan Clemente Zenea, quien pensaba publicarla
en la edición que prepara de las obras del cantor del
Niágara. Que nos perdone si nos anticipamos a su pensamiento
en obsequio de los lectores de nuestro periódico.

(1) Río mxicano que desemboca en el Golfo de México.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 31 Ene 2019, 09:00

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

D / POESÍAS PATRIÓTICAS Y REVOLUCIONARIAS

95

EL ONCE DE MAYO

¿Escucháis?... De trompeta sonora
a esta parte retumba el acento,
y en las alas del rápido viento
le responde lejano clarín.
De caballos e infantes la marcha
estremece la mísera tierra,
y entre bárbaro grito de guerra
todos ansian laurel y botín.

A chocar ambas huestes caminan:
una y otra rugiendo amenaza:
el acero al acero rechaza,
y la muerte se acerca veloz.
Se aproximan... se mezclan. En ambas
desparece fugaz el terreno,
cada cual del contrario en el seno
clava y hunde la espada feroz.

¡Cielo! ¿cuál de las haces que luchan
invadió nuestro suelo sagrado?
¿cuál, decid, generosa ha jurado
a la patria salvar, o morir?
¿Extranjera cuál es...? ¡Ah! ¡ninguna!
de la santa piedad en ultraje,
un origen, un culto, un lenguaje,
una ley no las pueden unir.

Y ¿cuál ¡ayí fratricida su brazo
levantó sobre el otro primero?
¿Del combate sacrilego, fiero,
el motivo execrando cuál es?
¡Nadie sabe...! A morir, a dar muerte,
todos ¡ayí sin rencor han venido,
y vendidos a un jefe vendido,
se degüellan, e ignoran por qué.

¿No tendrán esos tristes guerreros
hijas, madres, hermanas o esposas?
¿Pues por qué furibundas, llorosas,
no los vienen del campo a sacar?
¿Por qué callan de Dios los ministros?
¿Cómo apáticos, mudos, los viejos,
con humanos, prudentes consejos
no refrenan ardor tan fatal?

¡Veteranos! en sangre del pueblo
no empapéis vuestras manos furiosas:
reservad esas armas gloriosas
a librarlo de vil opresión.
No incurráis en atroz fratricidio
por un jefe cual pérfido, ingrato:
al vil trono que sueña insensato
no sirváis de sangriento escalón.

¡Ay! de cuerpos la tierra se cubre,
la llanura, de sangre es un lago,
y entre muerte, lamentos y estrago,
crece el grito, redobla el furor.
Una hueste vacila, se rompe,
sucumbiendo a la suerte severa,
y en el vulgo, que ya desespera,
de la vida renace el amor.

Ved cual huyen dispersos en torno,
como aristas que el viento atropella...
mas en vano... Los sigue y degüella
de reserva la hueste fatal.
El cobarde infeliz fugitivo,
cuando piensa escapar de la lucha,
a su espalda frenético escucha
al caballo enemigo bufar.

Goza en tanto el imbécil caudillo,
embriagado en su mísera gloria,
y tremendo clamor de victoria
del que muere sofoca el gemir.
Aún asordan el campo confuso
los aplausos funestos de Marte,
y del bárbaro triunfo a dar parte
mensajero se advierte salir.

Dondequier se detiene un instante,
mil curiosos en torno se juntan,
y con fútil anhelo preguntan:
"¿Qué agradables anuncios traerá?"
¿De do viene sabéis, infelices,
y ventura esperáis inhumanos?
Que asesinan hermanos a hermanos,
es la horrenda noticia que da.

¡Ah! de luto cubrámonos todos...
mas ¡oh mengua! ¡oh baldón! ¡oh delitos!
doquier suenan de júbilo gritos,
de venganza el aplauso feroz.
¡Oh maldad! Sacerdotes impíos,
de la patria en el duro quebranto,
alzar osan estúpido canto,
fieros himnos que insultan a Dios.

Tú, tirano, traidor a las leyes,
vanamente reinar imaginas:
entre sangre, sepulcros y ruinas
trono infame podrás erigir.
Pero ¡tiembla! Severa te marea
Libertad con su sello divino:
de Iturbide el sangriento destino
te reserva fatal porvenir.

Libertad fulminó vengativa
de este mundo a los héroes gigantes,
a Iturbide y Bolívar: aun antes
el coloso de Francia cayó.
Y ¿tú piensas, enano perjuro,
extirpar sin castigo las leyes,
la diadema ceñir de los reyes,
y cubrirnos de infame baldón?


Toluca, 1.° junio 1835. Cuaderno manuscrito de copias de
poesías de Heredia, que perteneció al archivo de J. A, Escoto.
Inédita hasta después de la muerte del poeta.
"El Renacimiento, Méjico, 1869, t. I, págs. 411-412. Campaña
de Zacatecas, Con la mención: "Inédita". 96 versos. Apareció
con la nota siguiente: "Nuestros lectores agradecerán la publicación
de esta poesía del gran Heredia que permanecía inédita
también. El tirano a quien con tan terrible energía increpa, es
el general Santa Ana, que venció en Zacatecas a los soldados
defensores de las leyes".
En el cuaderno manuscrito aparece esta nota, que no existe
en las copias de la versión impresa: "Las primeras estrofas son
traducidas de un coro del "Conté di Carmagnola, tragedia de
Manzoni".


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 03 Feb 2019, 01:49

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

POESÍAS FAMILIARES

96

EN EL SEPULCRO DE UN NIÑO

Al brillar la razón a su alma pura,
miró los males del doliente suelo:
gimió; y los ojos revolviendo al cielo,
voló buscando perennal ventura.


(Créese de alrededor de 1817)
Ed. 1832
Ed. 1825. "Inscripción para el sepulcro de mi hermano.







_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 03 Feb 2019, 01:53

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

POESÍAS FAMILIARES

97

AL SR. JUAN LÓPEZ EXTREMERA
(en la ópera Isabela de España)

Un padre contra un hijo preocupado,
naciente imbuido en su manía,
que se descubre amante declarado
de la misma a quien tanto aborrecía.
Un hombre inexorable y porfiado,
que en seguir su tesón se complacía,
un anciano por fin que compadece
aquel a quien poco antes aborrece.

Todas estas pasiones reunidas
y en muy pocos momentos exaltadas,
sin ser por ti, o Extremera confundidas,
fueron con propiedad representadas.
Tus acciones son siempre comedidas,
al carácter que finges arregladas,
tú has enseñado en fin al pueblo indiano
lo que Mayquez practica en el hispano (1)

(1) Este célebre actor que con aplauso universal desempeña
los papeles más interesantes en uno de los coliseos de Madrid,
es quien introdujo principalmente el buen gusto en el accionar
y el que puso en el mayor grado de perfección la etiqueta exterior
en interior del teatro.


"Noticioso General", Méjico, 27 septiembre 1819, núm. 584,
pág. 4. Aparece en la obra de M, GARCÍA GARÓFALO MESA: José
María Heredia en México, Ediciones Botas, Méjico, 1945, pág. 76,


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 03 Feb 2019, 01:59

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

POESÍAS FAMILIARES

98

CANCIÓN EN ALABANZA DEL
SR. JUAN LÓPEZ EXTREMERA

en el papel de Haradin Barbaroja
que desempeñó en el drama intitulado:
"Los Piratas en el Bosque de los Sepulcros"


Haradin Barbaroja, el argelino
atrevido pirata,
a las costas de Italia deliciosa
dirige apresurado su camino,
El ansia de pelear que le maltrata
es por vengar a su querida esposa,
que no lejos de Reggio la famosa
se quedó abandonada.
Y él la lloró cruelmente asesinada.

Sanguinario, despótico, orgulloso
cuando la plaza ha entrado,
demuestra su furor irresistible.
Solamente Ramiro valeroso
de la suerte común es exceptuado.
De Haradin el ejército terrible
extiende por doquier la muerte horrible
y Reggio ya se mira
inmolado a los manes de Zamira.

Mas a Haradin a la presencia viene
ya Laurentina bella.
El aspecto feliz de su hermosa
del vencedor la cólera contiene.
Cesa la mortandad a ruego de ella.
Un leve sentimiento de ternura
se excita en Barbaroja. No procura
verter más sangre humana,
y refrena por fin su furia insana.
Enternecido ya, llora, suspira,
y en tristísimo acento
invoca con dolor y con ternura
el dulcísimo nombre de Zamira.
Sensible el pueblo que le escucha atento
llora y gime también su desventura.
Llenos sus corazones de amargura
al mirar dolor tanto,
derraman compasivos tristes llanto.

Y yo también en tan funesto día
sufrí su saña fiera.
Temblé por mi cabeza horrorizado
cuando en el teatro Mexicano veía
al bárbaro Haradin en Extremera.

Basta, basta Haradin, dije espantado,
perdona por piedad a un desdichado
que nunca te ha ofendido.
Concédeme la vida que te pido...
Yo, Extremera, te vi cuando ablandaba
Laurentina tu pecho,
cuando por fin de Reggio te apiadaste
mi corazón más libre respiraba,
admiré la nobleza de tu pecho
cuando de una mirada que le echaste
a Estéfano traidor avergonzaste,
y en fin cuando te miro
aprobar la protesta de Ramiro.

Loor eterno al actor que de este modo
con genio inimitable
conmueve el corazón de los humanos!
Su talento admiró México todo,
el joven y el anciano venerable,
letrados, militares y artesanos
batiendo con fervor las anchas manos
gozosos le aplaudieron,
y justicia debida así le hicieron.

Canción, dile a mi amigo,
que jamás acabara
si en mis versos cual debo celebrara
su talento feliz y su alta gloria.



Obras Poéticas, 1820.
"Noticioso General", Méjico, 18 octubre 1819, pág. 4.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 03 Feb 2019, 02:03

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

POESÍAS FAMILIARES

99

A MI PADRE, EN SUS DÍAS

Cuando feliz tu familia
se dispone, caro Padre,
a solemnizar la fiesta
de tus plácidos natales,
yo, el primero de tus hijos,
también primero en lo amante,
hoy lo mucho que te debo
con algo quiero pagarte.
¡Oh! ¡cuan gozoso repito
que tú de todos los padres
has sido para conmigo
el modelo inimitable!
De mi educación el peso
a cargo tuyo tomaste,
y nunca a manos ajenas
mi tierna infancia fiaste.
Amor a todos los hombres,
temor a Dios me inspiraste,
odio a la atroz tiranía
y a las intrigas infames.
Oye, pues, los tiernos votos
que por ti Fileno hace,
y que de su labio humilde
hasta el Eterno se parten.
Por largos años el cielo
para la dicha te guarde
de la esposa que te adora
y de los hijos amantes.
Puedas ver a tus biznietos
poco a poco levantarse,
como los verdes renuevos
en que árbol noble renace,
cuando al impulso del tiempo
la frente sublime abate.
Que en torno tuyo los veas
triscar y regocijarse,
y entre cariño y respeto
inciertos y vacilantes,
halaguen con labio tierno
tu cabeza respetable.
Deja que los opresores
osen faccioso llamarte,
que el odio de los perversos
da a la virtud más realce.
En vano blanco te hicieron
de sus intrigas cobardes
unos reptiles impuros,
sedientos de oro y de sangre.
¡Hombres odiosos...! Empero
tu alta virtud depuraste,
cual oro al crisol descubre
sus finísimos quilates.
A mis ojos te engrandecen
esos honrosos pesares,
y si fueras más dichoso,
me fueras menos amable.
De la triste Venezuela
oye al pueblo cual te aplaude,
llamándote con ternura
su defensor y su padre.
Vive, pues, en paz dichosa:
jamás la calumnia infame
con hálito pestilente
de tu honor la luz empañe.
Entre tus hijos te vierta
salud, bálsamo suave,
y amor te brinde risueño
las caricias conyugales.


(Noviembre 1819)
Ed. 1832



_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 03 Feb 2019, 02:07

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

POESÍAS FAMILIARES

100

A MI PADRE ENCANECIDO
en la fuerza de su edad

Es el sepulcro puerta de otro mundo:
los sabios y los buenos
así lo afirman, y de espanto llenos
tiemblan los malos a su horror profundo.

¡Verdad sublime! ¡Oh Padre! Bastaría
tu dolor elocuente
a demostrarla, y a fijar mi mente
en los tormentos de la duda impía.

Deja que vil calumnia se prepare,
porque has obedecido
el acento del Dios que ha prometido
"Piedad y amor a quien piedad usare".

Los pueblos te bendicen: ellos fueron
de tu virtud testigos,
y cargan a sus torpes enemigos
la justa execración que merecieron.

No tus canas fijó del tiempo el vuelo;
sí noble desventura...
— ¡Contempla ese volcán! ¿Su nieve pura
no prueba, di, su inmediación al cielo...?


(1820)
Ed. 1832

Ed. 1825. "A mi padre encanecido en la ñor de su edad".
José María Heredia y Girad, primo de Heredia y autor de
Los Trofeos, tradujo al francés, en 1859, a los diecisiete años de
edad, la versión de esta poesía que figura en la edición de Toluca,
1832, con el título A mon pére dont les chéveux avaient
blanchi avant l'age.


Última edición por Pascual Lopez Sanchez el Dom 03 Feb 2019, 02:11, editado 1 vez


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 03 Feb 2019, 02:10

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

POESÍAS FAMILIARES

101

CARÁCTER DE MI PADRE

"Integer vitae scelerisque purus."
HORAT

Candorosa virtud meció su cuna.
Fióle Clío su pincel sagrado;
su espada Temis. Contrastó indignado
al sangriento poder y la fortuna.

Siempre fue libre. De su frente pura
el ceño augusto fatigó al tirano,
cuya cobarde y vengativa mano
vertió en su vida cáliz de amargura.

Humanidad fue su ídolo. Piadoso
le hallaron el opreso, el desvalido:
fue hijo tierno, patriota esclarecido,
buen amigo, buen padre y buen esposo.

Hombres que de ser libres hacéis gloria,
él adoraba en vuestro altar augusto:
el polvo respetad de un hombre justo
y una lágrima dad a su memoria.

(Noviembre 1820)
Ed. 1832

"Semanario Político y Literario", Méjico, núm. 20, 29 noviembre
1820. Como epitafio al final de la Biografía de José Francisco
Heredia, publicada sin la firma del poeta.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 03 Feb 2019, 02:17

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

POESÍAS FAMILIARES

102

A MI ESPOSA EN SUS DÍAS

¡Oh! ¡cuan puro y sereno
despunta el sol en el dichoso día
que te miró nacer, esposa mía.
Heme de amor y de ventura lleno.

Puerto de las borrascas de mi vida,
objeto de mi amor y mí tesoro,
¡con qué afectuosa devoción te adoro,
y te consagro mi alma enternecida!
Si la inquietud ansiosa me atormenta,
al mirarte recobro
gozo, serenidad, luz y ventura;
y en apacibles lazos
feliz olvido en tus amantes brazos
de mi poder funesto la amargura.

Tú eres mi ángel de consuelo,
y tu celestial mirada
tiene en mi alma enajenada
inexplicable poder.
Como el iris en el cielo
la fiera tormenta calma,
tus ojos bellos del alma
disipan el padecer.

Y ¿cómo no lo hicieran,
cuando en sus rayos lánguidos respiran
inocencia y amor? Quieran los cielos
que tu día feliz siempre nos luzca
de ventura y de paz, y nunca turben
nuestra plácida unión los torpes celos.
Esposa la más fiel y más querida,
siempre nos amaremos,
y uno en otro apoyado, pasaremos
el áspero desierto de la vida.

Nos amaremos, esposa
mientras nuestro pecho aliente:
pasará la edad ardiente
sin que pase nuestro amor.
Y si el infortunio vuelve
con su copa de amargura,
respete tu frente pura,
y en mí cargue su furor.

(28 noviembre 1827)
Ed. 1832

"Miscelánea", primera época, Tlalpam, t. II, núm. 5; enero
1830, pág. 29.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40798
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 03 Feb 2019, 02:20

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

POESÍAS FAMILIARES

103

AL RETRATO DE MI MADRE

Es ella, sí: la venerada frente
que adoró mi niñez, de nuevo miro
con profunda emoción, aunque las huellas
del tiempo y del dolor tiene grabadas.
He aquí los ojos de mi débil cuna
estáticos velaban, y los labios
que con tierno cariño tantas veces
en mi pálida frente deponían
el santo beso maternal... Imagen
de la madre mejor y más amada,
ven a mis labios, a mi ardiente seno,
y recibe las lágrimas que brotan
mis ojos mustios; llanto de ternura
y acaso de fatal remordimiento.
Sí, madre idolatrada: tus amores,
tu anhelo por mi bien infatigable,
y tus lecciones de virtud sencilla
desatendí frenético... ¿Qué pago
recibiste de mí? Dolor y luto.
Precipité mis pasos imprudentes
tras el glorioso, espléndido fantasma
de inaccesible libertad. La ira
de celoso poder me hizo blanco,
y fulminó tremenda. ¡Cuántas noches
cuando los ojos de llorar cansados
cerrabas, te mostró la fantasía
mi sangriento patíbulo! Mi fuga,
y una separación tal vez eterna,
calmaron tu terror, no tus pesares.
¡Qué lágrimas ansiosas, de amargura,
te habrá tu primogénito costado;
prófugo, errante en extranjeros climas,
donde sentaron su fatal imperio
feroces odios, ambición tirana,
y fratricida, bárbara discordia!
Y yo, madre, también tu triste ausencia
lamento inconsolable. Los prestigios
de mísero poder o fútil gloria
no me embriagaron, ni del pecho ansioso
borrar pudieron tu sagrada imagen.
De Temis en el templo venerando,
en la silla curul a que fortuna
elevóme después; en el peligro
y excitación de bélico tumulto;
entre los brazos de adorada esposa
o las tiernas caricias de mis hijos,
recordé tus amores, y brotaba
de mis ardientes labios el suspiro.
Tres años ha que por la vez primera
desde el trono español se pronunciaron
los dulces ecos de la paz y olvido.
¡Oh! cómo palpité... La fantasía
en mágica ilusión mostróme abiertos
los campos deliciosos de mi Cuba,
y entre sus cocoteros y sus palmas,
al margen de los plácidos arroyos,
con mi familia cara y mis amigos
me hizo vagar. Al agitado pecho
pensé estrechar a las hermanas mías,
a mi madre inundar en llanto dulce
de inefable ternura, y en su seno
deponer a mis hijos... ¡Mas sañudo
arbitrario poder frustró mis votos:
que en la opresa, infeliz, hollada Cuba,
de viles siervos abatida sierva,
no es dado el hacer bien ni al mismo trono
cuyo querer eluden los caprichos
de sátrapa insolente...! Se arrastraron
dos lustros y dos años dolorosos
de expatriación, de lágrimas y luto,
y en los hispanos pechos implacable
arde vivo el rencor...

Mas, a despecho
del odio suspicaz y la venganza,
yo, madre, te veré. Cuando benigna
primavera genial restaure al mundo,
las turbulentas olas del océano
hendiremos los dos y venturosos
del Hudson en las fértiles orillas
te abrazaré. Tu imagen venerada
será entretanto mi mayor consuelo.
Mostrándola a mis hijos cada día,
enseñaréles con afán piadoso
a que te amen, respeten y bendigan,
y oren por ti sus inocentes labios.
Ella en este desierto de la vida
será para mis ojos vacilantes
astro sublime de virtud. Al verla,
tus augustos consejos recordando,
fiel les seré, y a Dios enardecido
elevaré mis inocentes votos
porque a tus brazos me conduzca. Sea
báculo a tu vejez tu primer hijo,
y en asilo rural, feliz, oscuro,
te haga olvidar las anteriores penas
con amantes cuidados y caricias.
Aquesto y nada más demando al cielo.

(Diciembre 1835)


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ

Contenido patrocinado

JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA - Página 4 Empty Re: JOSÉ MARÍA HEREDIA Y HEREDIA

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun 23 Sep 2019, 08:00