Aires de Libertad

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:
https://www.airesdelibertad.com/u1466

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 756001 mensajes en 38344 argumentos.

Tenemos 1332 miembros registrados.

El último usuario registrado es Nacho Navarro

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 34 usuarios en línea: 5 Registrados, 1 Ocultos y 28 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Chambonnet Gallardo, javier eguílaz, Maria Lua, Pascual Lopez Sanchez, sebastián solana


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 104 el Lun 10 Dic 2018, 19:12.

Diciembre 2018

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E


POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Comparte
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Sáb 06 Oct 2018, 01:14

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)



Grabados españoles (3)



Yo soñé lo mejor para este mundo, me dio a veces soñar en ser mejor. Un pie en el barco y "¡Amanezca el mundo nuevo!". Y sin embargo la brida de los peces blancos no sirvió en el instante que cabalgaba el mar. Y si grito, si me oyes, si me miras, Paulina, si llegas a pasar por donde paso, y si entonces, ten en cuenta que el mundo esencial del vagamundo se hizo para amarte para amarte para amarte. La gloria se gana ora en la guerra, ora con versos a Paulina. Por ejemplo: "El color de su cuerpo era el deseo". Y si muero, que mi sonoro epitafio en soledad oscura se lea con la llamada de los astros. América fue mapa dibujado en el aire juvenil y lectura fervorosa de revistas y periódicos en la edad madura. Y me asolo y me aluno por Europa. Y si escribo es con laúd que concierto para mí: "Mi musa fue mi corazón dolido".
Anidé en el follaje grisazul de la locura, y los pájaros picotearon como carpinteros raíz y tronco de la canción de la ceniza fría. Encubrí mi miseria ideológica para comprender al Príncipe sabiendo que anhelaba su corona, y mi ángel de la guarda me señaló cristianamente que en esta vida sólo existen paraísos desérticos. Oh Dios, crecí con la mancha del culpable y sujeto a tus ojos y designios, oh Dios.

(Málaga, 1981)


_________________
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Sáb 06 Oct 2018, 01:15

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)


París bajo la lluvia (1)

Estoy sin quicio en puerta alguna.
En piedra oscura me ignora la
angular. De amigos que fueron mis
hermanos el idioma del sol ya no
me alumbra. He perdido mi sitio
en esta tierra. Fue negado el color
y Paulina, la niña, qué alba la
aventura. Ella volvía en la hora
del dolor, en la hora del exilio,
en la hora homicida del recuerdo
extremo.
(París, 1975)

El frío era relámpago cortante que abría diciembre en dos, en veinte, en veinticuatro. Huías, de todo huías: de México, del ansia con angustia, de la sombra que eras de tu sombra, de Paulina (de aquello que creíste se llamó Paulina). París llovía desde la plaza en plaza abierta. Huías. De nada te sirvieron el ojo de los tigres, la cruz que el niño regaló a la madre, el tren sin fondo, los cuadernos de viaje. Huías. En toda la ciudad, tras el húmedo frío y el muro de lluvia bardeando el Luxemburgo, triste y vago aparecía el paisaje. El frío perseguía casas, calles, árboles, cuerpos. Dios de frente bendiciendo la destrucción en la soledad de Europa. Qué descenso demencial en la profundidad última que no oía la música en el linde silencioso de los astros. Qué cerebro más ciego que oyó en el tacto el sabor y el olor de la santificación de la intranquilidad minuciosa. "La vida es más cruel con los que no aman", me aleccionó mi padre, y lloró sin alivio ni consuelo como el hijo del Hijo, mientras mirábamos el Sena alargarse hasta la noche.
El libro de Artaud se leía biográficamente. Escribías a los amigos epístolas tristísimas con adioses lancinantes. Piedras de Italia y mármoles de Grecia en el invierno silencioso y cruel.
¿Cómo fue que soportaste la luz ciega, el infierno en invierno, el sol helado? Desolladuras y desgarraduras en el follaje grisazul que soñaba como lúgubre campanada en el aislamiento monacal, mientras el gorrión atravesaba las hojas con su canto y su luz inesperados.
"Yo tenía veinticinco años —dijo el hombre— y cuando lo vi de nuevo en la terraza abierta de aquel café a las orillas del Sena delineaban su rostro las cicatrices angustiosas del viaje y la locura".

(París, 1981)


_________________
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Sáb 06 Oct 2018, 01:18

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)



París bajo la lluvia (2)



A los amigos les grita desde el cubo enterrado en el más profundo pozo: ¡Adióóós! ¡Adióóós! Y en ese instante como tremendo trueno llega el tren a la estación de gris y humo y un pañuelo y no él les dice adiós hasta ver desvanecerse las letras que decían Gare de Lyon.
Lo ven solidariamente triste solitario decir volvíya-québuenoquelosvi, solitariamente triste solidario. ¿Y si los pies fueran alas? ¿Y si el río? Y como un ave se va, como una nave. ¿Y qué pasa? Observad ex marineros, marchad —uno dos— marchad marchad ex combatientes. Sale el tren y si llega a una ciudad ya imaginó la otra, preparó con angustia y sin espada su defensa de la maldad como si fuera en ciernes casi bueno. Y puede vociferar exultante, dar puñetazos de alegría plena al llegar a la puerta de ciudades que creó en el sueño o en el reino que perdió, mas de súbito, a la semana, a los quince días, a las ocho menos cinco, sus manos hacen temblar el equipaje hasta llegar a la estación de gris y humo.
Y los amigos no saben —probablemente intuyen— del ansia que quema la fe, la esperanza y la caridad del viajero claroscuro en la partida y el regreso melancólicos. Como si el viaje sólo lo hiciera en el fondo para no morir. En el fondo quizás, o no en el fondo.


(París, 1981)


_________________
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Sáb 06 Oct 2018, 02:21

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)



RECUERDA

Recorrerás las mismas calles con el suave deleite de mirar y sentir que son tuyos los árboles del cielo. Tus amigos soñarán en los sitios que vigilaron siempre. Conversarás con los mismos fantasmas que vuelven de pronto la cabeza y te hacen creer que encarnarán ahora, precisamente ahora que no sigues. Volverás a los libros que te hicieron amar o descreer del mundo, a mirar casi enfrente el color y la forma del invierno, y dirás que el cielo ético y no la felicidad tan frágil por lo lueñe es lo que importa para una vida grande. Volverás a la iglesia donde en los prados del atrio veías las rosas nacer, crecer, pulverizarse, y en la capilla lateral llorarás de nuevo sin mirarla. Verás morir a los mismos amigos, los que alguna vez creíste que podrían volver tarde o temprano, y tendrás cerca las mismas mujeres que tarde o temprano, por error o sacrificio, perderás. Amarás al paisaje y al arte griegos, al paisaje y al arte florentinos, la poesía stilnovista, el poema geométrico del Alighieri, el corazón al descubierto de Propercio y Giacomo Leopardi, las calles toledanas que crean vértigo, el sol como hilo de luz en el mar meridional, los azules inviernos en Córdoba y Sevilla, la belleza delineada de la mujer europea, el mar y las velas de Elytis cuya poesía era el sol, los cuadros que elevaban el alma de Sandro Botticelli, las muchachas delgadas y espléndidas que eran la bien ganada música, el crepúsculo inolvidable que te reveló aquella muchacha meridiana el día de los muertos del 1969, una tarde más triste que lluviosa en el parque de Manhattan, la furia del viento y del mar en San Francisco, el cielo de relámpagos de la ciudad de Colima en el junio feliz, la tibieza de las tardes en ciudad de México.
Pero grábalo: todo sucederá en los años que vivas sobre la tierra, en la única oportunidad que tendrás sobre la tierra.

Grábalo.

Grábalo.


(1982)


_________________
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Sáb 06 Oct 2018, 02:24

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)




INSCRIPCIÓN EN EL ATAÚD


"Yo nací en febrero a la mitad del siglo y uno menos, y Dios me dibujó la cruz para vivírsela y las hadas me donaron cándidamente el sol negro de la melancolía. No fui un Propercio, un Góngora, un Vallejo, ¿y para qué escribir si uno no es un grande? Me conmoví hasta las lágrimas con historias de amor y de amistad y supe del amor y la amistad lo suficiente para no creer en ellos. No busqué la felicidad porque no creí merecerla ni me importó su triste importancia.
Escucha esto: la vida es y significa todo aun para los que no saben vivirla. Huye, busca el cielo profundo y el mar meridional, las muchachas delgadas y espléndidas, el camino del sueño y lo imposible, la poesía y el ángel, y vive esta vida como si fuera la única porque es la única. Y que la tierra me sea para siempre leve".




_________________
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Dom 07 Oct 2018, 01:22

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)



Se escribe

a Michael Rössner

Se escribe contra toda inocencia
del clavel o el lirio, contra el aire
inane del jardín, contra palabras
que hacen juegos vacíos, contra una estética
de vals vienés o parnasianas nubes.
Se escribe abriéndose las venas
hasta que el grito calla, con llanto ácido
que nace de pronto pues imposible
nos era contenerlo, con luz dura
como rabia azul, quemado el rostro,
destrozada el alma, desde una rama
frágil al borde del precipicio,
Se escribe.


_________________
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Dom 07 Oct 2018, 01:25

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)



Monólogo (V)
(Infancia)

De niño quería despedazar estatuas e incendiar el follaje del fresno más
alto,
iconoclasta que la piedra persigue hasta el martillo,
incendiario que no halló ni pradera ni bosque a su medida
Oídme: los pájaros se adaptan, no cambian en el vuelo
Cal y polvo y arena y cemento nos vistieron a mí
y a mis hermanos para estrenar diariamente las galas de la miseria
Viví la calle Casa no había ni nunca tuve

Desde las siete y cuarto de la mañana Epifania y madre
servían un vaso de leche fría y un pan blanco y uno de dulce
para que los ricos no comieran nuestro cráneo
En la pobreza se entrevé a los ricos con probidad escasa
y cree tenerse a mano la promesa evangélica
de atravesar el cielo o el mar por el ojo de una aguja
En la pobreza no se hacen amigos sino cómplices de pena involuntarios
Madre temía nuestro crecimiento y señaló nuestra
frente con ceniza para que la boca repitiera:
“Creo en Dios Padre Todopoderoso…”
Me vi más cerca del temor al pecado que del pecado mismo,
aunque pensara y aún diga lo opuesto
El paraíso fue tan lineal y grande que el niño nunca supo
en el círculo que la rosa desfallecía de luz
Desde la vez que a Carlos y a mí nos vistieron de azul albo
para reflejar el paraíso a la hora de la Primera Comunión,
apenas si volví a la iglesia por la seguridad
de mi condena y lo vano de mi arrepentimiento
¿Qué cara podré dar a los ministros del Señor, qué cara
les pondré en el valle innumerable si en el Juicio
me señalan con el índice?

Algo duele y me duele desolladamente hasta gritar de espaldas,
es volverme de hombros y mirarme inferior a los sueños que soñé
Suele argüirse con sabiduría desdeñosa que los hombres
son inferiores a sus sueños, pero eso no alivia ni consuela
para el que ansió los astros y anheló la tierra ilímite,
ni lo es aun resignarse a explicar y a justificar
que yo soy quien soy y no quien pude o anhelé ser o
creyeron algunos que podía ser
Con dolor, con cristiano dolor reconozco que la vida
fue dura cuando niño, y sin embargo, mi infancia fue libre
como fiera, salvaje como flor del campo, dolorosamente dichosa
El destino se hace, oh Nietzsche, de infancia, carácter y circunstancias
Pero dónde, dónde perdí la orientación, dónde
Cristo repite y desciende para nosotros cada vez
que vivimos la experiencia de la crucifixión
Cristo vive en la tierra para que lloremos en la tierra, y oremos
He bebido del manantial de sangre los preceptos de Dios
He debido: conozco al mundo y a sus hombres porque viví
y leí en los rostros de la historia menos la historia de
los rostros que de las cicatrices
Yo supe del sol cuando conocí desveladamente el mar
El paisaje nació desde el paisaje interno que verde
o turquesa ilustró la numerosa contemplación estética de
ciudades numerosas
De mi infancia recuerdo el sol en el mar y calles de mi barrio
estrechamente inclinadas: el niño en los años cincuenta
recibe el sol salvaje en el mar de Acapulco en el septiembre claro
El niño de ciudad para quien el orbe angélico es una calle
en direcciones múltiples que delinean formas y figuras
como de droga o sueño
El niño aquel que no aprendió a que lo quisieran ni le
importó tampoco, ni sabía querer sino de una forma
—como diría Drummond— torcida y reticente
La pobreza dorada en su decencia triste para que yo y
mis hermanos tuviéramos algo que soñar
¿Cómo sería marzo si el niño no hubiera perdido la
orientación en la encrucijada?

(Adolescencia)

Cómo me miro en el adolescente que desconoce el mundo entero
y que soñaba en el húmedo aire en las tardes del severo junio
Ése que ahora tendría mi edad y poseería las cuatro orientaciones
de la tierra con rostro firme y corazón sabio
Cómo cree estar seguro de sí y habla de sí y de más
y dice cosas que servirán más tarde para doblegarlo o domeñarlo
en la mañana o en el mediodía como girasol silvestre en primavera
oscura
Cómo se ejercita en el deporte hasta deshacerse en la quietud,
cómo enciende la vela en el estudio que se apaga pronto,
cómo oscurece el traje gris del ocio hasta madera el gris:
calles pardas que se vuelven ángulos, ángulos que figuran
un punto negro negrísimo en la lejanía,
casas de pobres y de pobre gente, casas de polvo sin resurrección,
casas resquebrajándose como profecía o desierto,
vecindades y edificios sórdidos en el amarillo mortecino
de la arquitectura ciega,
la calle es el reino que perdió en la fractura de los muros
y en el envejecimiento de la casa,
mira a su hermano Ricardo que le grita desde la puerta
de la calle que baje a pelear por él contra quien sea,
mira a su hermano Carlos en los sueños de Verne y de Salgari,
mira a su hermana Gabriela que surge en la casa con un séquito
de amigas en uniforme escolar, y él le suplica que se
las presente, por favor, que se las presente
Terrenos baldíos donde hierba y hierbajos crecen
ante la desesperación de Dios,
siniestras avenidas y calles como dédalos oscuros
donde prostitutas y obreros se refugian para hacer el coito,
donde la muerte hechiza el vestido áureo como hada para
hombres y mujeres muertos en el hartazgo de la sobrevivencia,
negocios mínimos o medianos con rótulos grandes como
SOCONUSCO, MIRAFLORES, EL FÉNIX,
LA PRIMAVERA, FARMACIA POTOSINA,
lecherías con paredes deslavadas quebrándose como día sin luz,
la sastrería de calle Diez donde el sastre, como sapo o
sátiro, se revuelve de dulce goce turbio besándole
las nalgas a la prostituta, ésa, ésa que se rompió
el cuerpo acostándose con hombres, adolescentes y perros de la
calle sin importar si hubiera luna,
mira al vendedor de diarios que desciende de Bellavista
y a quien el alcohol muerde haciéndolo jirones,
pendencias, rencor, resentimiento, riñas y odio
respirándose hasta que nariz, garganta, pulmones,
son pústula que se abre como flor podrida,
la adolescencia se precipitó por la gotera de la casa
y se fue con el agua de la lluvia por el canalón de la calle

1988


_________________
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Dom 07 Oct 2018, 01:29

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)




Monólogo (VI)

1
Son las 5:17 de la tarde: veo el océano bajo
Planicie azul y al lado el arco iris
Madre llamaba a las seis de la mañana, a la hora
en que el Cristo oraba de luz en la habitación
de los hermanos, contaba el que perdió la niñez
El que perdió la niñez no hallaba casa
ni calle por el mundo que sirviera de lecho positivo
Quizá estuviera la casa junto al mar,
quizá estuviera en el rojo o el amarillo de las casas
de algún pueblo o ciudad mediterráneos,
quizá en el glauco del esbelto otoño de aquella
ciudad centroeuropea, quizá en una aldea con alabanza
o en la tierra prometida que no sabía del cielo,
o más, más allá, más allá, no importa dónde,
no importa cómo, pero una casa, una casa,
mientras el niño sube al autobús de la escuela
y lleva en el Libro Mundo imágenes y sueños,
cuando todavía era el sueño de volver a casa,
y la azafata azulea el cielo
tras de su rostro bellísimo

2
México se oía en aulas de universidades, o
en parlerías absurdas en una librería húngara de calle Vaci, o
en musicales tabernas bajo la noche ateniense, o
en la soledad húmeda de la sombría ciudad,
donde se veía a menudo en la mesa ajena
y esperaba servirse el pan y el vino en una cena amarga
donde no existían traidores
Qué hermosos qué tristes los castaños en el Prater
al descender la niebla en el otoño,
qué tristes qué hermosos los viñedos apagándose
en la escala simétrica del Kahlenberg,
qué albo qué hondo el sueño de la paloma
al llegar el sueño a la alegría de la razón
Algo, con algo de tristeza y amargura,
con algo que del alma queda en la punta del
follaje de los castaños y los álamos en invierno,
resonaban piedra, cantera y tezontle
de ciudades del país que él construyó
en el país del corazón para seguir viviendo
en su país, pero la casa era otra
y estuvo siempre en otra parte,
o quizá la valija era la casa que era el mundo,
y a lo largo del círculo de la Ringstrasse
los follajes de los árboles se ensombrecían,
la caminata en círculo detenida
en la calle de ningún sentido, y el forastero
veía precipitarse a los santos en áurea caída
en la áurea iglesia de Sankt Peter,
mientras afuera, en la plazoleta, Mozart tocaba
el piano para Constanze Weber en la fascinación
del pespunte del delicadísimo tejido del minueto,
y el que perdió la niñez oía una música dulcísima
que no sonaba para él

3
Es el vuelo 988: son las seis y media de la tarde
Una ciudad y un río serpentean abajo
A las nueve de la noche descenderé en Miami
y a las nueve de la mañana caminaré en Buenos Aires
El arco iris de frente y la noche gama
Siempre, siempre el amarillo, un miedo extraño,
la misma aprensión: ¿Para qué salir? ¿Cuándo volver?
Sólo la muerte y el amor desdichado no tienen regreso
Pero cómo, cómo ser útil a los otros,
cómo crear belleza que no sepa amarga,
cómo dar un fruto sin que el árbol llore,
cómo dar un árbol que anochezca luna,
una mañana que ennoblezca el reino
Ya no sueño, ya no, en el alba pajarera,
pero deseo y sueño un mundo equilibrado y azul

4
La noche cae, la noche se hace
¿Adónde voy? ¿Y dónde estamos?
Abril en Austria era mes de dulzuras y de lluvia,
pero abril nos deja, y en mi país, en mayo,
el corazón ha cortado el pedernal
La historia está hecha de signos destrozados
Los dioses conversan con nosotros como
si fuera una conversación de ciegos
Es el lenguaje que entendemos
Nuestras voces, desde niños, nos saben a ceniza
Será lo mismo como ha sido, así y ahora bajo el sol
Y el cielo de la página se dibuja en un cielo de pájaros:
Del mio pensiero tu sei regina, dulzura y luz

5
Quizá el arcángel no midió el tamaño del golpe
ni el tamaño de la caída, pero en lo oscuro
del abismo el ángel, desde entonces,
no supo dónde quedó la nueva casa
Que lloren y oren en soledad por Jesucristo solo
cuando vuelva la inocencia de los animales,
que de las hojas del álamo florezca
la rama pródiga de golondrinas,
verano y cuerpo que glorifico el sol,
y Dios sea con vosotros
Son cinco para las nueve: abro la ventanilla
¡Qué azul más intenso! ¿Qué ciudad allá!
Veo la costa de Buenos Aires y la palabra plata
me resuena en agua, tintinea
No hace mucho era un río de sangre
Los animales comían el pan de los inocentes y
la piedra en las manos no pulía la forma
El viaje ha sido largo y me espera
la próxima ciudad
Adonde el viento vaya me espero con tristeza,
espero con resignación la próxima ciudad
Ser libre como nadie y como la bestia simple
Porque así es, porque así ha sido,
porque así sea,
Porque Así Sea

1992


_________________
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Dom 07 Oct 2018, 01:30

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)



FRENTE A LA TUMBA DE P. B. SHELLEY
(poema inédito)


Llorad por él, el que lloró al amigo.
Llorad por él, que en el velero roto
de repente encontró a la muerte joven.
¿De dónde el viento en su ira -animal ciego-
trajo aquí, hasta Roma, las cenizas?
¿Dónde quedó la alondra jubilosa?
¿Dónde quedaron las páginas de Mary,
las canciones de árboles de Jane,
la boca ansiosa, abierta de la virgen?
¿Dónde hallar sus palabras que hizo nuestras?:
Libertad y poesía, rebeldía y sueño.
Al lado de su tumba crece altísimo
el ciprés, con su ramaje austero,
donde a diario los pájaros le hablan
del sol de Italia y de Inglaterra triste.

Roma, diciembre de 2013



_________________
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Dom 07 Oct 2018, 01:39

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)



Adiós a la infancia

Se llamaba Graciela y era en el colegio el patio abierto y la mañana azul. Era su cuerpo un durazno en sazón y en las noches una rama de estrellas. Yo tenía doce años, Graciela tal vez también. Volaban los pájaros desde el sur para visitarla en el patio del colegio y sobrevolaban luego los parques y jardines de San Ángel para acompañarla a la hora de la salida. Bajaba del eucalipto oloroso una racha de pájaros. Graciela, doce años, rama de estrellas, durazno en sazón, racha de pájaros en su levísima falda.

De "Poesía reunida" 1970-1996

Cine ermita

Claro y caro era el mundo para él.
Claro e insólito el filme con la figura del héroe.
Combatiente o artesano, trapecista o estudiante,
da lo mismo, y no importa.
La primera película inicia
a las cuatro veintiocho de la tarde,
y los rasgos del niño se transfiguran en héroe,
y da lo mismo, y qué importa, bailar a lo
Astaire 0 lo Kelly, ser vaquero a lo Wayne,
el gran chulo a lo Gassman.
Relatos e historias (no lo ignora el niño)
se han hecho para él,
y en qué forma, y formidablemente, claro.
Ríelo y llóralo en el melodrama nacional,
extravíalo de frente y de perfil en el perfil
italiano de Gina Lollobrigida o en la alba
desnudez de Carrol Baker,
abúrrelo con Disney o con filmes
donde el protagonista es elefante o perro,
diviértelo, en fin, del todo, distráelo, en fin
-mientras afuera, sobre Revolución,
se lee en enormes letras: CINE ERMITA,
y el tren eléctrico color pajizo enfila hacia
el sur,
            y llueve,
y la larga lluvia de agosto
se alarga y cae desde las goteras, y el agua
se mezcla en el pavimento oscuro
con el lodo o con aceite blando o espeso,
y en el asiento trasero del tren eléctrico
despierta el niño, se despereza, y mete
el dinero en el bolsillo roto del pantalón.
                                                                               
De "Poesía reunida" 1970-1996


_________________
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 34077
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 07 Oct 2018, 02:18

MÉXICO

RICARDO YAÑEZ

23) EL ALETEO...

El aleteo

- - - - - - - - de la flor del cardo

entre espinas

- - - - - - - - de viento



(Del libro “Estrella oída”)

--- --- --- --- ---

24) LA BELLEZA CAIDA...

La belleza caída de las hojas comidas de gusanos.

(Del libro “Estrella oída”)

--- --- --- --- --- ---

25) LOS HOMBRES AZULES...

Los hombres azules
en el agua brillante
los hombres negros
en el agua
y los peces saltando
en el aire
por sus cabezas
los peces de mercurio y plata

(Del libro “Estrella oída”)


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 34077
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 07 Oct 2018, 02:22

MÉXICO

RICARDO YAÑEZ

26) NI LO QUE DIGO

El amor es esa estrella filosa

y el desamor quién sabe qué carajos

pero yo no soy yo

ni este aire mi aire

Es un tambor el miedo

y la paz un tejido frecuentado

pero en mi corazón hay un cangrejo

y alguien está torciendo mi pescuezo

¿Qué es el atole blanco?

¿Qué los cigarrillos faros?

Pero a quién le interesan esas cosas

cuando uno se muere de sí mismo.


¿Qué son los huevos fritos, por ejemplo?

¿Qué son los buenos días?

Los vecinos arrían la bandera

de la felicidad, pero quién se los festeja?

quién se los critica?

Sólo los que se aman los comprenden.


Se está tirando el bóiler. Hay que apagarle.

Se encordó este reloj. Hay que arreglarlo.

Hizo frío por la noche.

No lo olvides.


A veces es una araña la palabra amar

una araña en las vigas de la casa

y uno es la mosca la tonta mosca

A veces el amor es una aspirina

vieja olvidada en el botiquín

y uno no el dolor de cabeza sino el aburrimiento

A veces el amor es una botella de tequila

escondida en el fondo del ropero

y uno la mano oscura y el trago rápido.


Si me emborracho pienso en ti.

Si me viene el amor a las palabras, a los ojos, al llanto

a los cigarros alas, al tequila sauza,

¿en quién voy a pensar?

Hay un Ricardo Yáñez que me pega, que todo el día me pega,

y hay un Ricardo Yáñez que te ama. Ese es el bueno.



_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 34077
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 07 Oct 2018, 02:27

MÉXICO

RICARDO YAÑEZ

27) NO DEJES, PERO NO IMPIDAS QUE SE VAYA EL COLIBRÍ

No me detengas, Amor, la mano
cuando a la espina de tu rosa acerca
su torpeza impoluta.
Es que quiere sangrar con tu color.
Es que quiere herir de tu esperanza.
Amor, no por su daño temas, se lo busca.
Amor, no la detengas, que es su vida.

(De "Estrella oída")



_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Dom 07 Oct 2018, 23:23

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)




De "Árboles":

1. Cuando niños somos todos los niños que fantasean y sueñan.
Cuando adultos somos un adulto pero con escasas fantasías y escasos sueños.

2. En la juventud se sueña que se puede soñar,
pero en la madurez sólo enfrentamos nuestra realidad marchita
repitiendo para engañarnos la palabra utopía.

3. En la madurez caminamos sobre las sombras
de nuestros grandes sueños.

4. En las familias acomodadas hay ascendientes -abuelos o tíos- que aman
con más naturalidad a aquellos miembros e hijos de esos miembros que tienen poder y dinero.
Los parientes pobres suelen ser pegotes molestos a los que se tolera con dificultad
y con quienes se debe simular algún afecto.

5. El pasado es el país de las imágenes rotas y las sombras despedazadas.

6. Si en la niñez son los sueños puros y los juegos imaginativos;
si en la juventud construimos castillos de ilusiones y palacios de utopías,
ya adultos sólo aspiramos a conservar, desarrollar y recordar
lo poco bueno que nos dio la vida.

De "Árboles" 2006


_________________
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Dom 07 Oct 2018, 23:25

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)



La estudiante de 1966

...So sahst du sie im flohen Tanze walten
Die lieblichste del lieblichsten Gestalten.
Goethe, "Elegie von Marienbad"


Tendría mi edad si no fuera por el frío.
Era ligera y sus piernas tocaban los dedos
al solo tocarla. Al erguirse en el patio de abajo,
desde su falda tableada sobre las rodillas,
el mundo comenzaba a parecerse a sus piernas
y las cinco letras de la palabra mundo
se alteraban por las cinco letras de la palabra deseo.
¡Qué cintura, qué música lineal, qué rítmicas
las piernas al salir de clases!
Callada, era callada como un pasillo negro,
y al dejarla dejaba en el corazón
algo como una duda, como culpa o niebla.
Acabó por dolerme en todo el cuerpo
y cada centímetro del cuerpo era de su arco
una flecha atravesada.
¿Cuántas veces desde entonces, cuántas,
ha atravesado el corazón como una flecha,
como una luz que sangra el corazón?
Y cuando pasa eso, cuando la flecha cruza,
cuando la luz sangrienta cruza el corazón
(lo deja en cruz), algo en mí íntimo
protesta y grita por una adolescencia
sin guía y sin objetivo,
por equivocaciones y torpezas del comediante
de la obra, quien actuó de un modo
explicable en esa edad, pero que al evocarla
duele como una pérdida, como un cuento
de noche árabe que la vulgaridad rebaja
burlándose de, exageración o de invención.
Y algo en mí íntimo protesta y grita
por algo que debió ser y sólo fue como
canción de época, como canción que dice
y repite hasta rayar el disco
que ésos fueron los días, que ésos fueron.
Y sangro y me doblo y me arqueo
y la reina permanece y parte,
igual al tren de antaño que verifica el recorrido
pero no sabemos en dónde ni hacia dónde.

De "Poesía reunida" 1970-1996


_________________
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Dom 07 Oct 2018, 23:31

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)



La muchacha y el Danubio

Como rama al romperse en el invierno blanco,
corazón lloró a la estrella; triste era el olmo,
y hace muchos años; cuánta fuerza y fiereza
en la adolescencia sin dirección, quién se atrevería
a decir: "Por aquí pasó el vendaval"; Dios creció
las ramas y cortó las hojas para que supiéramos
de la felicidad, si la luz pasa. ¡Ah el Danubio!
Estrella lloraba el corazón. Ella era agua
que sabía a vino; donde llegaba se oía
la luz. Era la estrella en el invierno blanco.
Era blanca y hermosa como el pueblo donde nació.
Ella me queda, me vive en mí, me llama
como un remordimiento.


De "Los adioses del forastero" 2002


_________________
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Dom 07 Oct 2018, 23:32

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)



Rosas

Las vi a diario, en los meses en flor,
en prados del jardín de aquella iglesia
que atenuaba las calles de Mixcoac,
ventana y pájaro del mundo leve,
nube y árbol para la nube sola,
mientras yo, picoteado fresno,
hacía versos de viajes y de libros,
de jóvenes amores infelices,
y creía que revolución y ética
podían darse la mano y ser bandera.
En el jardín umbrío o en el claustro
del amparo, las rosas eran llama,
hasta que un día, como un adiós perfecto,
la espina verde era la herida abierta.
Flor de luz en balcones provenzales.
Flor de adorno y desmayo petrarquista.
Flor helada en su veste de artificio.
Flor que halaga los versos de Ronsard
donde lozana semeja a la muchacha
que de bella hace faustos los salones,
pero que de no cortarse a tiempo
terminará marchita y recordando
los versos de Ronsard mientras se queja.
Asociaba eso en tardes melancólicas,
bajo los troenos o la adelfa en flor,
en prados del jardín de aquella iglesia
que atenuaba las calles de Mixcoac,
cuando el rayo cortaba en dos la alondra.


De "Los adioses del forastero" 2002



_________________
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Dom 07 Oct 2018, 23:33

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)



Sankt Peter Friedhof

Haz de muchachas y onduladas sombras
se inclinan leves hacia las tumbas.
Es el delgado cementerio en rombo
de San Pedro y una vieja sonríe
porque yo escribo sobre la lápida
una historia y la mía. Mas la muerte
es del mar, y si llega, y si llego,
que me naufrague siempre el Pacífico,
mi ceniza conduzca a puerto naves.
Desde hace siglos los muertos oyen
madera como pájaros. Me mira
un pájaro negro sobre la cruz
de Berta Fendt. ¿Quién llama? Ah si llamo,
ah si vuelo, es por el sol el hijo,
hierro y lumbre en la guerra, en el sueño,
en la ruta, en el verso, en el amor,
y Uno.


De "Los adioses del forastero" 2002


_________________
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Dom 07 Oct 2018, 23:35

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)




Sankt Peter Kirche

En la iglesia, tras la rubia muchacha
y el Cristo en la penumbra, la locura
a la muerte mordía ciega. ¡El derrumbe!
¡Relinchos de caballos en la plaza!
¡Y el carillón, allá! Sobre la iglesia,
el pequeño cementerio de San Pedro
ensombrecía de pájaros; el ciego,
cubierto de pájaros, saludaba
al monte en su oscuridad verde.
Has gritado: "¡Adiós!" a la muerte para
que no oiga, no quieres que te oiga.
"Oh Padre Mío, desde el púlpito al padre
lo he arrojado en llamas. Y yo ¿qué hago?
¿ Y qué grito?"


De "Los adioses del forastero" 2002


_________________
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 34077
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 08 Oct 2018, 01:15

MÉXICO

RICARDO YAÑEZ

28) TENEMOS QUE RODEAR ESTE TIEMPO...

Tenemos que rodear este tiempo de pájaros, dijo la prima Eva,
que sabía
de la inutilidad de todo esfuerzo, por lo cual
-ella agónica- me sorprendió. ¿Te acuerdas que
reía?, musitó
como en fiebre
y fue cuando el relámpago partió en dos su árbol.
Partía ella
hacia el fondo de sí, hacia la sangre
ya nunca apresurada. Nadie muere después de nadie.
Nadie –le
iba yo diciendo
desde el avión- vive, después de todo. Vamos, pues,
como dices
a rodear
esta espuma de pájaros, esta risa que dices que
reías
y consolémonos de tu adiós con el fuego de tu aún
estoy llegando.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 34077
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 08 Oct 2018, 01:18

MÉXICO

RICARDO YAÑEZ

29) ¿QUÉ ES CANTAR...?

Qué es cantar
sino saberse vivos para siempre
qué reírse
sino florecer desaliñadamente
igual que en los llanos
la manzanilla
la coronilla
el girasol
En fin qué es estar vivos
sino cantar reunidamente
abriendo y cerrando la estrella
de la certidumbre.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 34077
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 08 Oct 2018, 01:25

MÉXICO

RICARDO YAÑEZ

30) ¿SE DESBARATA...?

¿Se desbarata la transparencia, por el coral, del agua?

(Del libro “Estrella oída”)



_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 34077
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 08 Oct 2018, 01:28

MÉXICO

RICARDO YAÑEZ

31) REÍA COMO QUIEN TODO LO SABE...

Reía como quien todo lo sabe.
Vivía como una flor.
Su corazón era un delgado polen.
Dios era un colibrí y lo visitaba.
Por las noches se arrullaba
con el crepitar de las estrellas.
Y era como un manojo de cardos
estallando blandamente en la honda
llama azul del blando viento,
como un manojo de crisálidas crujiendo
lentamente hasta quedar vacías.
Era un alma de Dios, era San Juan.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Mar 09 Oct 2018, 00:28

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)



Sonia en el invierno de 1981

Busco precisar a esta hora de la noche
ese instante del invierno azul, cuando al salir
de clases de la universidad nos vimos casualmente
frente a la biblioteca porque desde hacía años
en el fondo anhelábamos vernos.
Inclinaste un poco la cabeza
y el aire leve de las hojas mínimas
de las jacarandas murmuró verde la lengua
de los pájaros que venían del ártico.
Para mí fuiste (y seguirás siéndolo) el invierno azul.
¡Qué de cuándo y cómo yo viví por ti como si fuera uno!:
los cafés de Insurgentes a las cinco de la tarde,
los bares semivacíos de San Ángel que nosotros
colmábamos, los paseos en el claustro y el jardín
de la iglesia de Santo Domingo en Mixcoac,
las caminatas bajo los fresnos en la calle de Goya,
las rimas de poetas ingleses que al leerlas -que al
oírlas- nos sabían a mar,
las baladas baladíes de vanos baladistas
que escuchabas en discos y casets,
aquello, aquello que pudimos compartir,
que hubiéramos querido compartir
-si no hubiéramos apostado puerilmente
la mala carta o pensar que podíamos soportarnos
los domingos siete sin que el hígado reventase.
T u perfecto rostro oval estaba hecho de la
geometría de la luz, pero no de los adioses.
Tu cuerpo de veinte años se extendía
sobre la hierba y la tierra incendiadas.
Era una rosa abierta para la creación del mundo.
¡Cuánto hubiera dado por más! ¡Por algo más!
No había tiempo que perder, y lo perdimos.

No hay fotografía, Sonia, que precise
la gran belleza de ese preciso instante,
pero ni ese primer instante, ni los meses compartidos,
valió, creémelo, el sufrimiento de ese año,
el terrible sufrimiento de ese año.

Y palomas picotean el grano que les echo.

De "Poesía reunida" 1970-1996



_________________
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 28518
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Mar 09 Oct 2018, 00:30

MÉXICO

Marco Antonio Campos (1949)



Una carta demasiado tardía
Contudo, esto é urna carta.
Carlos Drummond de Andrade
Carta


No sé en verdad si esto sea una carta.
No sé si disculparme por el retraso
de la explicación, ni si te importan
disculpa o explicación ¿Para qué
hacerlo después de veintisiete años
cuando ya una vida se hizo o se deshizo
y nosotros sólo soñábamos hacerla?
Quizá por eso. Quizá porque contigo
yo habría hecho una vida real
y no este mundo sin casa que he desecho.
Desde hace días o semanas
los recuerdos me ciegan como un pozo,
y vuelves callada, quieta,
inmensamente quieta y luz en el diciembre
horizontal y frío, y allí te quedas.
A cierta edad los recuerdos se vuelven
como las flechas de San Sebastián
pero disparadas sólo al corazón.
Tenías diecisiete años,
edad clarísima de las ventanas,
y eras tenue para que los álamos no olvidaran
esbeltez ni linaje de luna.
Podría decir, con el estilo del melodrama
mexicano: "Amaba a otra", y era cierto,
humanamente cierto, pero ahora aquí,
queriendo ver desde mi casa las montañas
del Ajusco, me digo, me digo que eras
la que pudo dar, no el país de maravillas
(como tu nombre lo dice), pero sí
una vida lúcida, leve, quizá feliz.
Eso me hago suponer. Supongo.
Creo sentir alivio al escribir estas líneas.
Son del todo sinceras pero inútiles,
porque lo que fui destruyendo
no se puede explicar en un poema.
Tampoco me sueño en sueños de entonces,
porque ya hace años, cinco o diez, que no
tengo sueños. Tampoco me hago ilusiones,
aunque lo diga a menudo, sabiendo que engaño
0 me engaño, mientras miro mi cuerpo como reloj
que marca las cinco y media de la tarde.
Hoy por hoy sólo aspiro a terminar una obra
(mala o buena), hacer a los otros algún bien
en lo que puedo, y viajar por un mundo que
a veces me cansa más de lo que me maravilla.
No sé, como te dije, si esto sea una carta.
Tal vez no la vayas a leer (lo más probable),
y no sé si decir: "Te quise" o "Me equivoqué",
o "Cómo quitarte la begonia". No sé siquiera,
no sé, qué fue del bosque cortado a ras del bosque.
No lo sé. Pero te dejo estas líneas:
Tómalas, aunque no las leas.

De "Los adioses del forastero" 2002


_________________
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 34077
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar 09 Oct 2018, 12:44

MÉXICO

RICARDO YAÑEZ

32) A LAS ORILLAS DE UN RÍO...

A las orillas de un río
bajo un árbol me senté
y todo el tiempo era mío
sin por qué ni para qué

Sin por qué ni para qué
vi todo el tiempo pasar
supe de dónde nacía
y el mar al que iba a llegar

A las orillas de un río
mi vida toda pasó
y creo también que la vida
de que vengo a donde voy

Bajo el árbol junto al río
toda la tarde pasé
no se me olvida ese día
en que de mí me olvidé



_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 34077
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar 09 Oct 2018, 12:50

Bien, he terminado, con RICARDO YAÑEZ. Es cierto que no hemos encontrado un ápice de Poesía Social. Pero estamos en un guión que no deseaba saltarme.
En cuanto pueda sigo con otro autor de ese mismo guión.



_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 34077
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar 09 Oct 2018, 14:37

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO (Poeta. Fte.- Wikipedia)



Francisco Serrano (n. Ciudad de México, 27 de junio de 1949) es un escritor y poeta mexicano, entre sus múltiples publicaciones también se encuentran libretos operísticos y libros realizados en colaboración con pintores. Durante más de 10 años colaboró en diferentes áreas relacionadas con la cultura dentro del gobierno de México.


- Biografía:

Serrano realizó sus primeros estudios en el Colegio Madrid de su ciudad natal. Más tarde cursó estudios de Ciencias Políticas y Realización cinematográfica en la Universidad Nacional Autónoma de México y de Literatura francesa en la Universidad de la Sorbona en París. Fue becario de poesía del Centro Mexicano de Escritores y del Sistema Nacional de Creadores de Arte.1
Durante varios años trabajó en la administración pública cultural de su país. Fue director de Relaciones Internacionales del Instituto Nacional de Bellas Artes y coordinador de asesores en la Subsecretaría de Cooperación Internacional de la Secretaría de Relaciones Exteriores, el Consejo Nacional para la Cultura y las Artes y el Instituto Nacional de Antropología e Historia.1 Durante varios años dirigió la revista México en el Arte,2 sus colaboraciones se han publicado en otros medios como la revista Casa del Tiempo; los periódicos El Nacional, La Jornada Semanal y El Universal; la Revista de Bellas Artes y la Revista Universidad de México, entre otros.12
En 1971 apareció su primer libro, Canciones egipcias. Discípulo de Octavio Paz, Serrano experimentó con la utilización de procesos aleatorios en la composición poética. En 1980, participó con el pintor Arnaldo Coen y el compositor Mario Lavista en la creación de Mutaciones, Jaula, In/cubaciones, obra que conjunta el diseño, la música y la poesía y que fue concebida como un homenaje al compositor estadounidense John Cage.3 En 1982, Serrano publicó Libro de hexaedros, conjunto de 64 poemas que reinterpretan y sintetizan las imágenes y los procesos descritos por los hexagramas del I Ching, y que sirvió de base a la creación de la pieza de poesía estocástica El cubo de los cambios, realizada en colaboración con el mismo Arnaldo Coen.
Ha incursionado también en la poesía visual y en el teatro. Es autor de los poemas dramáticos La rosa de Ariadna,4 utilizado como libreto de la ópera homónima por el compositor italiano Gualtiero Dazzi, estrenada en el festival Musica de Estrasburgo, Francia, en 1995, y En susurros los muertos, obra de teatro-musical, también con G. Dazzi, presentada en el festival Música y Escena en México en 2005.
Es coautor de varios libros de artista con los pintores mexicanos Manuel Felguérez, Vicente Rojo, Gabriel Macotela y Roberto Cortázar. Ha publicado trece títulos de poesía, entre ellos No es sino el azar (1984), Confianza en la materia (1997), Música de la lengua (1999), Aquí es ninguna parte (2000), Prosa del Popocatépetl (2005) y Cuenta de mis muertos (2006). Sus poemas han sido traducidos al inglés, francés, portugués, italiano, alemán, flamenco, sueco y japonés. Es autor de varias antologías de poesía mexicana y latinoamericana y de algunos libros para niños. Ha vertido al español poesía de los trovadores provenzales, las Carmina Burana, el Libro de Job y diversas obras de poetas ingleses y franceses principalmente. Reunió estas traducciones en el volumen titulado Movimiento de traslación.5 Vive y trabaja en la Ciudad de México.1

- Obra:

- - Poesía:

• Canciones egipcias (1979)
• Poema del fino amor (1981)
• Libro de hexaedros (1982)
• No es sino el azar (1984)
• Alicuanta (1984)
• La rosa de Ariadna (1992)
• Música de la lengua (1999)
• Confianza en la materia (1997)
• Aquí es ninguna parte (2000)
• Al raso (2000)
• Poemas (1969-2000) (2003)
• Prosa del Popocatépetl (2006)
• Cuenta de mis muertos (2006)

- - Libros con pintores:

• Mutaciones, Jaula, Incubaciones, con Arnaldo Coen y Mario Lavista (1980-81)
• El cubo de los cambios, con Arnaldo Coen (1982)
• Ciudad Rota, con Gabriel Macotela (1986)
• Casas en el aire, con Gabriel Macotela (1991)
• Autobiografía de la creación, con Manuel Felguérez (1992)
• mutaciones transmutaciones in/cubaciones, con Arnaldo Coen (1992)
• Tierra volando, con Gabriel Macotela (1992)
• Ángeles cardinales, con Roberto Cortázar (1993)
• Prosa del Popocatépetl, con Vicente Rojo (2003)

- - Libretos de ópera:

• La rosa de Ariadna (1995)
• Orpheus in Underland (1996)
• Anhelo de amor (1997)
• En susurros los muertos (1998)
• Sol de movimiento (1999)

- - Libros para niños y jóvenes:

• La luciérnaga, antología para niños de la poesía mexicana (1983)6
• Los vampiritos y el profesor (1986)
• La loquita frente al mar (1991)
• Esplendor de la América Antigua (1992)
• 24 poetas latinoamericanos (1997)
• Lecturas de poesía clásica, t. I (2000)
• Lecturas de poesía clásica, t. II (2001)
• El jardín de los pájaros (2005)
• El rey poeta (2006)

- - Antologías:

• La rosa de los vientos, antología de la poesía mexicana actual (1992)78

- - Traducciones:

• Carmina Burana (1991)
• Memorias de un esqueleto a la intemperie, viaje del año 1684, de Matsúo Basho (1995)
• La voz humana, de Jean Cocteau (2001)
• El libro de Job (2006)
• Movimiento de traslación (2009)





_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 34077
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar 09 Oct 2018, 14:49

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

I.- CANCIONES EGIPCIAS (1979)

1) INTRODUCCIÓN

De la vasta literatura del antiguo Egipto que se conserva, sólo unos cuantos textos
tienen un carácter específicamente lírico; el resto, salvo algunos cuentos breves, se
reduce a documentos de índole religiosa u oficial (himnos rituales, fórmulas
mágicas, invocaciones, cantos de guerra y de celebración), cuando no francamente
judiciales: censos, cómputos, memoriales. La literatura egipcia careció de verdadera
poesía épica –aunque hay indicios de asuntos dramáticos–, de crónicas históricas y
de sistematizaciones de sus concepciones morales.

Trasladados a las lenguas modernas desde principios del siglo XIX, los
textos egipcios sufrieron durante lustros de dudosas aproximaciones en su
traducción. Únicamente a partir de los trabajos de Stern (1880) y de Ermas (1902)
fue posible estudiar el egipcio antiguo con la misma precisión con que se manejan
textos griegos o hebreos.

El lenguaje literario del antiguo Egipto, escrito en caracteres jeroglíficos, se
empleó casi sin modificaciones desde la IV dinastía, hacia el año 2600 a.C., hasta
mediados del siglo V antes de nuestra era. La escritura jeroglífica proliferó en
muros de tumbas, pirámides y templos, en rollos de papiro y en diversas óstraka
(conchas escritas). Los jeroglíficos se escribían horizontal o perpendicularmente
y se leían en la dirección hacia la que estaban vueltos los signos que figuraban
pájaros —generalmente de derecha a izquierda—; como en el hebreo, sólo se
representaban sonidos de consonantes.

Poco se sabe de la lírica egipcia; se desconoce por completo la
pronunciación de la antigua lengua hablada en el país del Nilo y son pocos los
datos sobre la música que acompañaba el recitado o canto de los poemas. Dicen
que algunos cantos contienen indicaciones de un acompañamiento de arpa, que
cierta clase de bailarinas danzaban acompañándose de panderos y sistros mientras
cantaban. Yo ignoro si estas canciones de amor se cantaban en fiestas nupciales y/o
si tenían un significado religioso o ritual o si simplemente registraban episodios y
emociones amorosos personalizados, lo que no pasa de ser una conjetura dada la
escasez de contenidos individualizados en los documentos egipcios (cf. J. Ortega y
Gasset: Notas sobre el alma egipcia, en Revista de Occidente, Madrid, 1925). En
todo caso conocemos sólo parcialmente su especificidad. Sin embargo podemos
suponer que quienes hablan son adolescentes (la mujer egipcia solía casarse antes de
los 14 años) y que, inversamente a lo señalado por Ortega y G., estos amantes
fueron personas reales: individuos, no entidades denotativas de "emociones
multitudinarias" ni representaciones de una mentalidad o un concepto
eróticos.

Las canciones datan del Imperio Medio, entre los siglos XVI y XI a.C.,
época de victorias y prosperidad en Egipto; el comercio había cobrado un auge sin
precedentes, se erigieron templos monumentales (Karnak, Abydos) y florecieron
las artes. En su estado actual los poemas se conservan en el Papiro de Turín
(Maspero), en los Papiros Harris 500, minuciosa relación del reinado de Ramsés II,
y Chester Beatty I, ambos en el Museo Británico, y en el óstrakon No. 25218 del
Museo del Cairo. El fresco erotismo de estas canciones, el apasionamiento de los
interlocutores, el texto en forma de diálogo, anticipan el Cantar de los Cantares
bíblico. La mayor parte de los textos originales ha sobrevivido sólo
fragmentariamente pero para el propósito de su adaptación moderna cada poema se
presenta como un corpus completo.

*

Cualquier versión de un texto egipcio es necesariamente la interpretación de una
interpretación: copiados una y otra vez los documentos jeroglíficos toleraron las
equivocaciones, distracciones, incomprensiones e interpolaciones de generaciones
de escribas. Muchas veces los copistas ya no supieron interpretar los textos de
épocas anteriores; otras, tuvieron que intuir la fantasía o los ensayos caligráficos de
los escribas previos o afanarse en el desciframiento de fracasados sistemas de
escritura.

Las versiones que publico en modo alguno pretenden ser traducciones
académicas; no se trata de trabajos de investigación literaria o información erudita.
No pretenden tampoco restituir el pasado; más bien quieren dialogar con él: la
sorprendente actualidad de estos poemas proviene no sólo de la organización
verbal elegida para presentarlos. En el antiguo Egipto las mujeres gozaban de una
libertad y una igualdad de derechos con el hombre desusada en otros pueblos y
épocas, quizá ni siquiera comparables todavía con la nuestra. En Egipto la mujer
compartía con el varón derechos, herencias y obligaciones. Desde la II dinastía (c.
2700 a.C.) se promulgaron leyes facultando a las mujeres para ejercer cualquier
cargo público; había, incluso, sacerdotisas. La independencia femenina es evidente
en estas canciones.

*

Para mi traducción seguí las versions que Ezra Pound (1960) y Noel Stock (1962)
hicieron de la traducción literal al italiano de Boris de Rachewiltz publicada por
primera vez en Milán en 1957*, pero compulsé las de Gardiner (1950), Angel Ma.
Garibay (1964) y Revista de Occidente (en Cantos y cuentos del antiguo Egipto,
1925). He suprimido los fragmentos incomprensibles, ya sea porque están
mutilados o porque su contexto (nombres, referencias mitológicas, etc.), fuera de
una intención historiográfica, poco puede decirnos más allá del carácter de mera
égyptiennerie. Suplí también el tradicional apelativo con que se designan los
enamorados entre sí: hermana y hermano, que equivale a amada y amado –es éste
su sentido ulterior y en esta acepción lo tomé–, por más que, en rigor, puedan
verdaderamente designar el parentesco real (recuérdese que en Egipto tanto entre la
realeza como entre el pueblo el matrimonio consanguíneo era una norma común).
Con este material quise hacer poemas en mi lengua y presentarlos como
experiencia de lectura y disfrute de una sensibilidad que después de todo, a través
de los cuerpos y los días, no difiere tanto de la nuestra.
_____________________
* Aunque estas versiones provengan fundamentalmente de las inglesas que a su vez provienen del
italiano mi procedimiento en última instancia no se aparta demasiado del proceso que preservó la
literatura egipcia: son interpretaciones de interpretaciones.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 34077
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar 09 Oct 2018, 14:54

MÉXICO

FRANCISCO SERRANO

I.- CANCIONES EGIPCIAS (1979)

- ELLA:

Mi amor,
qué dulce es ir al estanque
a bañarme ante ti
y mostrarte mi belleza
en una camisa del más fino lienzo,
mojada.
Me sumergiré contigo
y volveré a subir
con un pez rojo, tan lindo,
entre mis dedos.
Ven y mírame.

- ÉL:

Mi amor está en la otra orilla;
el río nos separa.
Y en un banco de arena acecha un cocodrilo.
Pero cuando me lanzo al río
floto sobre la corriente:
mi corazón valeroso entre las olas
y el agua es como tierra firme para mis pies.
Mi amor es el que me da fuerza:
conjura a los cocodrilos.
Mi corazón se estremece
cuando veo venir a mi amor.
Abro los brazos.
Mi corazón se regocija
cuando se acerca mi amor.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ

Contenido patrocinado

Re: POESÍA SOCIAL VI (En la primera página de Poesía Social I hay un índice de autores)

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Miér 12 Dic 2018, 10:56