Aires de Libertad

www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 747630 mensajes en 38047 argumentos.

Tenemos 1322 miembros registrados.

El último usuario registrado es RodriguezAnalia

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 21 usuarios en línea: 5 Registrados, 0 Ocultos y 16 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Chambonnet Gallardo, javier eguílaz, Maria Lua, Pascual Lopez Sanchez, Ramón Carballal


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Mar 16 Mayo 2017, 23:10.

Septiembre 2018

LunMarMiérJueVieSábDom
     12
3456789
10111213141516
17181920212223
24252627282930

Calendario Calendario

Ayuda para sostener el Foro


El Mantenimiento, la url del Foro, la seguridad y el espacio de almacenamiento tienen un costo anual que hasta hoy fue absorbido por la administración, ronda los E 50 euros anuales, se ha complicado hacerlo solo por esa razón se solicita ayuda, la minima indispensable de quien pueda, gracias.

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Simplemente Joaquín, un canalla entrañable

Comparte
avatar
F. Enrique

Cantidad de envíos : 2346
Fecha de inscripción : 14/11/2012
Edad : 59
Localización : Ceuta

Simplemente Joaquín, un canalla entrañable

Mensaje por F. Enrique el Dom 31 Dic 2017, 16:37

I

Peces de ciudad

Tus manos temblorosas esgrimen el papel
donde Byron dibuja la Hélade soñada,
                  y ya no quedan barcos para buscar las islas.      
(Francisco Enrique León)


     

     
Estamos de acuerdo en que debemos llevarnos lo vivido, que lo más grande que hay no son las letras de cambio, en desuso hoy en día pero sustituidas por unas cláusulas más implacables aún con su letra pequeña en la que se suele decir que el diablo vendrá por tu alma teniendo al banco como intermediario, que hipoteca es una palabra amarga en la que los trabajadores nos dejamos media vida, que cuando habla el maestro del conceptismo urbano los parlanchines vacuos callan y los chalados nos arrimamos para ver si se nos pega algo, tarea harto difícil, ya que Joaquín estará en el barrio de las Letras cambiando ingenios con Quevedo.
 
Esta joya no funcionó ni bien ni mal, no estamos en disposición de exigir demasiado de un público acostumbrado a escuchar el sonido estruendoso de los platillos cuando se le advierte que llegan los aplausos, cuando suena la ejecución rockera y farragosa de la maravillosa e imperturbable princesa, por ejemplo.

Pero mirad nombra a Brel y convierte a Amsterdam en una mujer que nunca pasa por nuestra calle mientras se desabrocha el último botón de nuestra camisa, y se empapa del polvo de Desolation Row cuando Dylan sabía llorar y emocionaba a pesar de las limitaciones de su voz, y eso me pone un montón, me la quedaría solo por eso y tiene  más, tiene poesía y sentimiento, tiene crítica social y un estribillo derrotado que vence al tiempo.

Un genio en el apogeo de la sonrisa irónica y amarga no exenta de ternura, un poeta sin más límites que su propia imaginación, un músico que desaparece para entregarnos sus cenizas, llenas de vida y sinceridad, en un urna, que ama, como la mañana al sol, al ruiseñor nocturno de un jovencito inglés tísico que agoniza en la Italia eterna que nos pertenece desde que vimos la luz.
¿Si me gusta Sabina? No os lo ibais a creer si dijera que no. Es el más grande, con permiso de su primo el Nano. Serrat es demasiado grande, ya peregriné al portal de sus primeros pasos, de su niñez breliana de soñador que enamora a los vientos y, sin embargo, Joaquín ha ido con él de la mano, Serrat ya no es Serrat, se dejó el corazón en Piel de Manzana, Joaquín dio lo mejor de sí cuando divisaba la cincuentena.

II

Amores eternos

Le di mis noches y mi pan, mi angustia, mi risa,
a cambio de sus besos y su prisa;
con ella descubrí que hay amores eternos
que duran lo que dura un corto invierno.


                                                     
       Sabina se olvidó de que había escrito esta canción. No es algo que no suela ocurrir, muchos nos dimos cuenta de que Aznavour no supo cuidar lo que era necesario en el gesto indefiniblemente oscuro de la ironía desangelada cuando solo quedaban los lamentos. Quizás ya nadie crea en los amores eternos pero es preciso que los veamos así el rato que duran. Cuánto me hubiera gustado, en los dos conciertos[i] que he tenido la suerte de ir a verle, haber escuchado su voz, ahora que la tiene rota y echa de menos a Chavela, entonar este prodigio de amor fugaz que perdura en forma de canción inmarchitable.

      ¿Cuál es el mejor poeta español de la actualidad? Lamento decepcionar a algunos que leen mucha poesía, pero se han obnubilado, no la buscan y no la entienden cuando se expresa en su prístina claridad, yo me decido por el autor de Peces de ciudad[ii], cuando nada en un mar tibio que no llega a puerto y, sin embargo, en el trayecto dice lo que siente para cantar las letanías del naufragio, y recordarnos que nos sobran los motivos para escribir un verso de amor en un poema de olvido.

[i] Desgraciadamente solo unos meses separaron ambos conciertos y se repitieron dichos, chistes y canciones, por lo demás soberbio, sobre todo en el Palau.
[ii] Si alguien me dice que es Luis García Montero no pondría el menos reparo.
(18 de octubre de 2014- 7 de diciembre de 2014)

III

Como un dolor de muelas



La madurez se alcanza cuando piensas con sinceridad que te puedes morir el día siguiente. Cuando es verdad sirve de poca ayuda a los otros, nunca nos creemos las palabras de alguien que va a morir, tampoco las de aquel que piensa que va a vivir para siempre cuando muera.

Sabina firma las palabras de otro, en este caso las del subcomandante Marcos, y añade las propias, y logra una de los aportes más brillante a su colección de disparos a bocajarro a este mundo en el que vivimos que parece enfadado con la verdad; cuando aparece lleva con frecuencia el desgaste por el paso de los años de Joaquín y los mordiscos de su deriva quevedesca.

Cuando solo nos queda la verdad de nuestro pensamiento, ese  que nos recuerda que aparecieron otras arrugas en la frente de nuestros amigos, que nuestro cabello se llenó de sal amarga, que nuestro corazón dejará de latir sin saber que se habrá hecho de nosotros, cuando perdemos el miedo de morir porque, como diría Pablo, la vida no vale nada, y luego sueñas que estás despierto para volver a dormir.  
IV

Cerrado por derribo



Hace tiempo que encabezo mis opiniones con el "creo", el "pienso" o el "quizás", y eso es así porque he aprendido a reconocer que me había equivocado en cosas de las que me sentía muy seguro, porque he comprendido que creer en Dios no es hermoso si no se tiene una duda sobre su existencia. Creo que el Sabina que despedía un milenio y se asomaba a otro ya había dejado canciones para que se le recordara, pero es en este período en el que forja el resplandor de su leyenda de hombre vencido pero no derrotado. Desconozco, como tú, los entresijos de una canción que siempre encontrará a alguien que la quiera escuchar sabiendo que habla de sí mismo y de su propio desconcierto ante el paso de los años.

Sabina estuvo años forjando una leyenda de libertino urbano, tierno en las asperezas, rebelde e iconoclasta, y lo hizo francamente bien con canciones que todos tenemos en la cabeza que les niega el olvido. Después estuvo años intentando sin contemplaciones deshacer esa leyenda que no era verdad ni mentira y llegó la inmortalidad con tres discos irrepetibles. Es un privilegiado que alcanzó su plenitud a la edad que muchos habían plegado sus velas, supo encontrar un rumbo incierto en la deriva con la humildad de aquel que solo sabe que no puede engañarse a sí mismo y encuentra el arte en las ruinas.
V

Que se llama soledad



que ser valiente no salga tan caro,
        que ser cobarde no valga la pena.

Ayer un compañero nuestro me llevó a Claudio Rodríguez, no era la primera vez que lo leía y volví a encontrarme con lo mismo; admiración y desapego, hay algo que no conecta entre su sensibilidad y la mía, pero siempre percibí que me encuentro ante un gran poeta, que ya lo era apenas con 19 años.

Sé que a otras muchas personas les habrá ocurrido algo parecido, los que escribimos poemas siempre estaremos marcados por los poetas que nos llegan pero podremos ayudarnos de apreciaciones casi objetivas; dominio del lenguaje poético, léxico, ritmo, pausas, azares constatables... para reconocer que aunque no nos sintamos a gusto leyéndole nos encontramos ante un gran poeta, pero entramos de lleno en otros cuya principal virtud para nuestros ojos es que nos concilian con nuestra condición de hombres. No quiero decir con ello que Joaquín Sabina no tenga recursos poéticos, ni mucho menos, pero cuando pase el tiempo, ese dios implacable que pone a cada uno en su sitio, no será su técnica ni su habilidad con la pluma las que permitan su recuerdo, serán aquellas sentencias entreveradas, a veces en una canción no muy afortunada y el alma de lo que decía en apenas dos versos que implicaban su conocimiento de la naturaleza humana. Joaquín no tiene nada que ver con el Príncipe e intuyo que se siente dichoso de que así sea, ha sabido atravesar los pasillos sonrientes donde jugaba a ser feliz la criatura de Wilde y quedarse atrapado en el palacio de las preocupaciones donde el placer y el deseo tantas veces nos roban la sonrisa.


VI

Por el bulevar de los sueños rotos

Mi corazón se está quedando en el Madrid cosmopolita y mestizo, no lo puedo evitar, admiro a los camareros de los bares que frecuento esparcidos abundantemente por la cercanía del Sol, cada vez más diversos y eficientes en su acento y en su piel. Un Madrid cada vez más humano, como dijo Blas de Otero fieramente.




     
Aquí Sabina se pasó varias estaciones sin repostar. Directo y a las sienes de Chavela Vargas y su cruz de olvido, sus míticas borracheras y sed de sexo y de arte, su corazón en todas partes, pero primero en Madrid.

       Joaquín me dejó con las ganas de haber compuesto una canción así, él y yo, andaluces, de La Elipa. Hubo un tiempo en el que desconfiábamos en los caprichos pretenciosos de nuestra gran urbe, ya tiene nuestro corazón, ya vibra con nuestras lágrimas, tan bien derramadas como están en honor de la gran e indomable Chavela.
VII

Me amabas... Y sin embargo


Me amabas en tu ardiente frialdad con la misma pasión descontrolada con la que yo me odiaba, me amabas por aquella incapacidad para concentrarme en una sola idea que existiera antes de que hubiera abierto los ojos y que me hacía tanto daño y tanto amabas tú aunque hubiera logrado que no me soportara y reprobabas los delirios de libertad iconoclasta que cimentaban mi orgullo, mi verdad irrenunciable como hombre, mi empeño en intentar ser humanista antes que poeta. Ahora estoy vencido, amputados de mi alma sueños, causas y azares que me fueron queridos, veo que el tiempo me ha ganado terreno, no se detiene y me acorrala; cabello gris, arrugas pronunciadas y pragmatismo de importación apresurada adornan la frente que otrora tuviera ansias de laureles. Ya no pienso en vender miles de libros, no iremos a Florencia para comprobar si no podemos dejarla atrás sin preocuparnos por los gastos, no buscaremos el verano eterno en los Mares del Sur. He comprendido que no puedo transitar la encrucijada de sentidos en la que se perdía Quevedo sin soltar las riendas, no puedo llegar a la gente con la naturalidad envenenada de Sabina, no puedo ser querido como Joan Manuel Serrat.

Pero pienso en las ruinas de Bogart sacando adelante una empresa desde la desesperanza, es cierto que me amabas por lo que yo me odiaba, pero aún me amas y yo estoy empezando a no odiarme, como decía Joaquín "las cosas no dan mucho más de sí."
avatar
Ale Mata

Cantidad de envíos : 1722
Fecha de inscripción : 22/12/2015
Edad : 42
Localización : México

Re: Simplemente Joaquín, un canalla entrañable

Mensaje por Ale Mata el Mar 02 Ene 2018, 16:06

Ahh tremendo recital jajajaja, me encanta Sabina, aunque como bien dices es un poeta, pero no un poeta común, su estilo es particular y le vale, Nano es grande de otra forma, incomparables los dos, aunque también indispensables para adquirir una buena dosis de sensibilidad, por contagio al menos, como dice Sabines, de Chavela ¿qué decir?, yo también la extraño, lástima que su barco tuvo que zarpar, pero nos dejó su aguardientosa y potente voz, para recordar entre tequilas; Sabina es un ejemplo de un hombre que escribe su historia a su manera incluso debatiéndose en sus propias crisis, supo darnos lo mejor de sí, muchas gracias por amenizar estas joyas musicales a tu manera, un enorme placer pasar, besos.
avatar
F. Enrique

Cantidad de envíos : 2346
Fecha de inscripción : 14/11/2012
Edad : 59
Localización : Ceuta

Re: Simplemente Joaquín, un canalla entrañable

Mensaje por F. Enrique el Mar 02 Ene 2018, 17:57

Hace unos tres años empecé a escribir estas reseñas, artículos o lo que sean, solo sé que no me quiero meter en cuestiones técnicas ni en dar datos que se pueden recoger en cualquier biografía. Pienso que Joaquín es un poeta enorme y llega a la gente.



Me ha hecho mucha ilusión tu presencia, Alejandra.

Un abrazo.

Contenido patrocinado

Re: Simplemente Joaquín, un canalla entrañable

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun 24 Sep 2018, 08:47