Aires de Libertad

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:
https://www.airesdelibertad.com/profile.forum?mode=viewprofile&u=1458Efrain Yunga

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 749780 mensajes en 38136 argumentos.

Tenemos 1324 miembros registrados.

El último usuario registrado es Efrain Yunga

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 45 usuarios en línea: 5 Registrados, 0 Ocultos y 40 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Ana María Di Bert, Catalina de Alvarado, Engel, Maria Lua, Ramón Carballal


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Mar 16 Mayo 2017, 23:10.

Octubre 2018

LunMarMiérJueVieSábDom
1234567
891011121314
15161718192021
22232425262728
293031    

Calendario Calendario

Ayuda para sostener el Foro


El Mantenimiento, la url del Foro, la seguridad y el espacio de almacenamiento tienen un costo anual que hasta hoy fue absorbido por la administración, ronda los E 50 euros anuales, se ha complicado hacerlo solo por esa razón se solicita ayuda, la minima indispensable de quien pueda, gracias.

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

La poesía en la música de nuestro tiempo.

Comparte
avatar
F. Enrique

Cantidad de envíos : 2409
Fecha de inscripción : 14/11/2012
Edad : 59
Localización : Ceuta

La poesía en la música de nuestro tiempo.

Mensaje por F. Enrique el Miér 27 Dic 2017, 08:45

I

The Beatles - Yesterday

No soy ni la mitad del hombre que solía ser,
hay una sombra que cuelga sobre mí,
de repente llegó el ayer.

https://youtu.be/5_r0ic94uqg


       
El quinto disco de los Beatles, "Help!", tiene canciones inmortales, y no está exento de experimentación, pero fue consumido por las prisas; canciones intrascendentes, irregularidad conceptual, vuelta a las versiones para darle una oportunidad a Ringo de que asomara la cabeza. Pero qué podemos decir de un disco que tiene la canción que le da título en la que John expresa abiertamente su angustia y en la que admite sin reparos que no tiene nada que ver con el joven triunfador que parecía, Ticket to Ride (hay quien dice, quizás exagerando, que contiene las primeras manifestaciones del hard rock), You got to hide your love away (Tienes que esconder tu amor), la única canción dylaniana que tendría una réplica del maestro, en su antológico "Blonde on blonde" precisamente y "I need you" la primera aportación verdaderamente valiosa de George, y Yesterday...

Yesterday es probablemente la canción que más se ha cantado en la música popular y, sin duda, la que más veces ha sido versionada, unas 3200 se contabilizan hasta ahora. Paul ha explicado muchas veces como surgió, que primero tuvo la melodía que le vino durante un sueño y la tocó al despertar para evitar que se le olvidara, que le costó un par de meses convencerse de que no estuviera registrada ya dada su prístina sencillez, que fue muy laborioso encontrarle una buena letra siendo un objetivo propicio para la ironía de John durante meses en los que se referían a ella con el espantoso título de "Huevos revueltos". También ha hablado de las dudas que hubo para incorporarla al repertorio del grupo porque rompía con el tipo de música que estaban haciendo y los problemas con George Martin para grabarla acompañada solo de su guitarra y un cuarteto de cuerdas.  

          La grabación que podemos disfrutar nos muestra a Paul sin sus compañeros en el escenario. Un documento histórico que nos trae el recuerdo indeleble de una de las grandes canciones de nuestras vidas.

II

The Kinks - Days



Thank you for the days,
Those endless days, those sacred days you gave me.
I'm thinking of the days,
I won't forget a single day, believe me.
(Ray Davies)

Gracias por los días
interminables, sagrados que me diste,
pienso en aquellos días,
no olvidaré un solo momento, créeme.


Descubrir una nueva canción que se te escapó y tardaste en volver a encontrarla porque el día de la presentación improvisada no quisiste perder tres minutos en mirarla a los ojos que se acabarían revelando de una belleza innombrable puede ser tan complejo en su simplicidad, tan fustigante cuando se recuerda el momento de ese voluntario olvido como grande es saber de memoria un himno que no has escuchado o volver a verte en la senda de los sentimientos puros cuando no se quiere analizar en un amor perdido circunstancias, ni culpas, sino recordar las sensaciones que hacían florecer las ansias de vivir.

Me gustaría poder hablar de Ray Davies y no mencionar su sentido del humor ni su inteligencia, ni las razones por las que en los países que no son de habla inglesa se sitúa a Los Kinks a años luz de Los Beatles o Los Rolling Stones en niveles de popularidad. En esta canción de un romanticismo vibrante y bienintencionado que intenta sepultar la derrota del presente en el triunfo del pasado, Ray Davies aparta su mirada crítica y corrosiva y se abraza a la exultante alegría de amar y haber sido amado, de guardar un maravilloso recuerdo que se lleva para los restos de la vida y lo proclama.

Situaría "Days", así se llama la canción, muy cerca de "In my life", para algunas revistas especializadas la mejor canción del pop-rock. Creo que no se puede añadir más.

       
III

Ruby de los Martes


She would never say where she came from
Yesterday don't matter if it's gone
While the sun is bright
Or in the darkest night
No one knows, she comes and goes.

Goodbye, Ruby Tuesday,
Who could hang a name on you?
( Keith Richards)

Ella no solía decir de dónde venía;
el ayer no importaba si se marchó,
en el brillo del día
o en la noche más oscura
nadie sabe si viene o va.

Adiós, Ruby Tuesday,
nadie puede ponerte un nombre.






         
Hay en el rock demasiadas canciones controvertidas, cuando no malditas, Ruby Tuesday puede añadir a estos dos adjetivos el hecho de ser una canción maravillosa que nos evoca una época con su sola audición. Está firmada por Jagger/Richards como la mayoría de los grandes éxitos de los Rolling Stones, cuando no es así en este caso, la canción es casi toda del segundo de ellos y de Brian Jones que le ayudó con la música, aunque hay voces muy relacionadas con el grupo que disienten de esto y afirman que Jones tuvo una gran participación en la música. Sea como fuere no parece lógico que alguien renuncie a la autoría de algo suyo por que le presione un productor mal intencionado. El mejor músico, con una diferencia sideral sobre los otros, de los Stones, debería estar  ya muy metido en las drogas que le llevarían a la tumba a los 27 años cuando amaneció flotando en una piscina después de una fiesta.

      Marianne Faithful es una gran cantante, fue novia de Mick Jagger y alguna vez declaró que le engañó una sola vez, con Keith Richards precisamente, en la que fue la noche más hermosa de su vida. Ella no fue la destinataria de la letra de la canción sino una novia fugaz de Richards que le desconcertó con su comportamiento. De ella es esta versión enigmática, acercándose a los registros de la inevitable, cuando aparece el misterio, Nico, que grabó en 1995, tarde, muy tarde, para demostrar que la canción gozaba de una salud envidiable con el transcurrir del tiempo.



       Pero yo prefiero esta otra, la de Melanie, desgarradora y con una gran capacidad para transmitir la tristeza, aunque al final se recomponga un poco y se ajuste el vestido de algodón; una chica progre no podía transmitir los excesos de una Janis Joplin, por ejemplo.

      Como curiosidad, esta versión que extrajo la delicada profundidad de sus versos y los llevó al terreno de la melancolía circula  por la Red en una versión en audio que le otorga a esta última la autoría, lo malo es que escuchándola puede parecer creíble.



      Ruby Tuesday se sitúa en la época dorada del grupo, pienso que Aftermath, Between the Buttons y Beggars Banquet son sus mejores álbumes, a partir de ahí los Stones pasaron a llamarse Rollings, así fue como los conocí y los nombro cuando hablo con mis amigos de entonces. Su segunda época dorada, de mayor culto para los que admiran su modernización de los aires primitivos, con Sticky fingers y Exile on main Street, es buenísima pero carece de su lirismo, será otra voz propia la que se apodere del grupo, una voz que clamará hasta nuestros días con poquísima fortuna en demasiados años. Pero ya no habría lugar para hitos intransferibles como Paint it black, Out of the time, Mothers little helper, Under My thumb, o ésta sobre la que insistimos. ¿Todas las canciones escritas por el dúo Jagger/ Richards? No me lo creo del todo viendo como se las gastaron con esta mítica canción. Brian Jones había vendido su alma y su destino, casi nadie habla de él, sin que nunca supiera por qué lo había hecho.

IV

The Kinks - Domingo por la tarde



En el mundo anglosajón, tributario del germánico, el poeta, como conocedor de los misterios, es adorado, respetado y, quizás, como cualquier oficiante que sabe lo que a los demás no les está permitido, temido y odiado.

         Ray Davies se encuentra en un mundo que no le pertenece pero sabe desentrañarlo con un espíritu crítico prodigioso, como Bowie o Lennon en sus momentos de lucidez. De joven causaba pavor a cualquier grupo social sobre el que proyectara el objetivo, ese era el suyo, hablar con ironía, incluso con sarcasmo del mundo  al que socialmente pertenecía y se regocijaba en la decadencia de sus propias costumbres. No voy a cambiar esta sociedad, parecía decirse a sí mismo, pero me moriré riéndome de su estúpida autocomplacencia.

       Ray Davies pasará a la historia por aquellos discos que publicó su grupo, The Kinks, en la segunda parte de la década de los 60 y los primeros años de los 70, los mejores conceptuales que se han grabado en la historia de la música popular, ni Revolver, ni Blonde on Blonde tienen tanta coherencia, ni una planificación aparente tan absorbente y metódica. Ray Davies en su mejor momento no se daba el mínimo respiro, podíamos hilar versos de distintas canciones creyendo que estaban perdidos en el mismo poema; eran tan parecidas y tan distintas las canciones.


          Days no es una canción que nos pondrían como ejemplo del genio creador de Davis, es simplemente una canción de amor agradecida cuando ya todo se ha perdido. Una rareza considerada entre los grandes logros del pop-rock. Aquí ya no es joven ni está acompañado por su grupo, pero es un momento mágico. En España no se respeta a los sacerdotes incluso entre los propios poetas y nunca lucieron estos días que no hubo sangre en el camino ni el flautista yacía en las puertas de la aurora, los españoles solemos equivocarnos con frecuencia y somos casi incorregibles.
V

Simon & Garfunkel - Los sonidos del silencio



Gente que charla sin hablar,
gente que oye sin escuchar,
gente que escribe canciones
que ninguna voz compartirá,
nadie se atreve
a perturbar el sonido del silencio.    


       
Hay canciones que nos acompañan siempre y trascienden lo que significaron en su momento, por muy grande que fuera lo que representaron más lo es que tengamos la impresión en cada audición de su intemporalidad y, sin embargo, nos sitúan con claridad y sinceridad en el tiempo concreto en el que fueron creadas.

El nacimiento con fuerza poética del folk-rock, esa expresión musical que no desdeñaría el lirismo de unos versos y la contundencia de un nuevo sonido acabaría salpicando a Bob Dylan[i], los Beatles y a los Byrds, sin que pueda precisarse en qué momento y en quiénes estalló el pistoletazo de salida.

       Pude escuchar hace poco a Paul Simon en Madrid, creo que esa peregrinación se la debía a quien guio mis primeros pasos y me mostró la belleza de la poesía en nuestro tiempo en el que los pueblos parecen ciudades y hasta Ceuta conserva en el Paseo de las Palmeras una pequeña Manhattan desde la que Marilyn guiña un ojo a los adolescentes que hacen robona y se enamora del Puente Cristo.

Paul no pudo irse de Madrid sin volver a interpretar "Los sonidos del silencio" como, sin duda, le ocurrirá en cada concierto, en cada ciudad. Admito que fue infinitamente más importante que la cantara que cómo lo hizo; desnuda y un tanto desangelada, porque no olvidaré en la vida que estuve allí.

        Él, que acabaría dando más importancia al sonido, lo dijo categóricamente a unos siete metros de distancia, no puede escapar de la significación ni la importancia de sus primeros poemas, esos que le convirtieron en el Poeta del Desencanto, a través de la disección intelectual y emotiva de Nueva York, el nuevo faro de Occidente ya que París se había desangrado en la tragedia de un continente y le entregó la antorcha porque no podía evitar que se apagara.

     El joven poeta nos relataba con amargura la soledad y la decadencia de los valores de una sociedad capaz de ser solidaria en situaciones extremas pero que olvida sus responsabilidades éticas con respecto al resto del mundo que la tiene como espejo porque ella ha querido que así sea y lo ha intentado imponer con las armas cuando no quedaban razones para sustentar su dominio en nombre de la libertad.  

     Solo nos dejó esa noche cinco canciones de su etapa con Art Gunfunkel y algunos más de cuando empezaba a volar en solitario, aunque los muchachos de ahora ya no los escriban en los pasillos, ni crean en el poder redentor de una canción cuando todo se hunde.

Algunos nos sentimos un poco tristes, sin dejar de sonar en nuestras cabezas canciones como Kathy's song, I am a rock o La conversación en el aire; todavía quedan algunos que leen a Emily Dickinson atraídos por el misterio de su soledad y su alejamiento voluntario de los salones y reuniones literarios, pero solo Coppola escribe en el aire un par de versos de Robert Frost para recordarnos que los amigos deben hacer todo lo posible para seguir siendo de oro cuando todo se precipita al vacío.

Abandonábamos, mi mujer y yo, el recinto, mientras unas muchachas gritaban en la calle, sin perder la armonía, los sonidos del silencio y The boxer, quedaba claro que los jóvenes aventajados iban de lleno al origen del mito, aunque aplaudieran con rabia lo bueno que habían dejado etapas posteriores; Paul Simon siempre ha tenido capacidad para escribir grandes canciones, pero soy de los que piensan que sus doce primeros años en el mundo de la música son imprescindibles y eso a pesar de que su relación con Garfunkel y con los productores fue más acerba que idílica.

        Escrita el 19 de febrero de 1964, fue incluida en el primer y fallido álbum, Wednesday morning 3 A. M., de Simon y Garfunkel con el nombre "El sonido del silencio", unas modificaciones que afectaron a su expresión musical y un leve retoque del título, sin la participación de Paul que se encontraba en Inglaterra adonde había vuelto para rumiar el fracaso de un álbum no exento de calidad pero cuya ruptura con el folk tradicional no resultó convincente, significaron un éxito clamoroso como single y la aparición apresurada de un esplendoroso[ii] nuevo álbum que, sorprendentemente, nunca fue bien tratado por la crítica[iii] que siempre se ha ensañado con la precipitación del proyecto orientado a aprovechar el éxito de esta canción.

          Hay quien ha querido ver una relación directa de la letra de esta canción con el magnicidio de John Kennedy por su inquietante y profunda melancolía, porque sumía a una sociedad autocomplaciente en el terreno empantanado de la desconfianza y del miedo.

Paul Simon insiste en que quería remover un poco la conciencia de los más jóvenes, invitarles a no imitar lo que veían en sus mayores y la decadencia sentimental y el embrutecimiento de la cultura urbana, reflejar la falta de comunicación, extrema en algunos casos como en la trágica y desolada "Un hombre muy raro".

La ciudad no es el marco donde desarrollamos nuestro anhelo de justicia e igualdad es donde nos arrodillamos ante los símbolos más desequilibrantes del progreso, es donde se denuncia el olvido al que se condena a los poetas cuya voz no será compartida por nadie.

Y a todo esto ¿Para qué sirve la Poesía?



[i] Sorprende que La otra cara de Bob Dylan fuera denostado en su día y considerado un retroceso en la carrera del genio de Duluth con respecto a la respuesta está en el viento (FreeWheelin’). Sé que Dylan tiene varios álbumes que pueden ser considerados el mejor sin que se le pueda poner reparos porque encontraremos suficientes argumentos para respaldar nuestra elección. Yo me siento más a gusto escuchando “The another side of Bob Dylan” que con ningún otro, no es la única razón, pero, ahora mismo, no se me ocurre otra.
Los Byrds desde su aparición hicieron una aportación valiosísima al folk-rock, destacando, precisamente interpretando a Dylan con excelentes armonías vocales y una música embriagadora y compleja que sin embargo llegaba con una sencillez prístina aunque bajando, no podía ser de otra forma, la intensidad desesperada de Bob que en esos días se había enfundado el traje de profeta..
Rubber Soul no es el mejor disco de los Beatles pero sí el más importante, su eclecticismo es proverbial y un folk rock complejo y progresivo de muchos quilates tiene cabida en “Te estoy calando” (I’m looking through you) y la genial e inclasificable Norwegian Wood.
[ii] Sé que los doctores no me perdonarán que haga mi propio diagnóstico, pero considero que un álbum que contiene tres obras maestras es un gran álbum aunque las nueve canciones restantes sean material para el olvido.
Los sonidos del silencio excede ese número; En abril ella vendrá, Un tipo muy raro, Soy una roca, La canción de Kathy y, por supuesto, la que da título al álbum, se encuentran en su diversidad temática y estilística entre lo más profundo para penetrar en las contradicciones de la Atenas de nuestro tiempo, capaz de albergar en su corazón las virtudes más exquisitas y las miserias más imperdonables. Lou Reed empezaba por esos días a cebarse con estas últimas haciendo hincapié en la otra cara de la Gran Manzana de Occidente.
[iii] El principal argumento que se suele esgrimir para sustraerle dos estrellas a este magnífico álbum carece de consistencia; en 1965 apenas existía el concepto de un trabajo orientado desde su creación a ofrecer una visión de conjunto, prevalecía el single sobre el álbum que normalmente solía ser una acumulación de discos sencillos, con la irregularidad que esto conllevaba, ni siquiera los Beatles escaparon a esta norma y cuando lo hicieron con el mítico A Hard Day’s Night (1964), bajo un dominio abrumador de Lennon sobre McCartney, consiguieron la primera de sus obras maestras.
VI

The Byrds - Bob Dylan - Mi contraportada



El otro día en Madrid, mi mujer y yo, conocimos a una californiana de Sacramento, Suzanne. Ella andaba por un bar muy popular cerca del Sol buscando relaciones para mejorar su aceptable español y se fijó en un chico que estaba al lado nuestro, atractivo y con pinta de ejecutivo caído en su paraíso de oficinas grises, lo abordó y se situó en el hueco que me separaba de él. El chico, en vez de sentirse agasajado por una muchacha tan bella y simpática, se sentía incómodo, se excusó con ella y le dijo que era imprescindible en su oficina y se marchó. Mi mujer creyó ver una oportunidad para que yo mejorara algo mi maldito inglés y empezó a conversar con ella con la intención de cederme su plaza a la mínima oportunidad, como así fue. Después se arrepentiría de ello; hablé con ella en español, la puse al día sobre las grandes películas de nuestro cine, se las anoté en su blog de viaje junto al nombre de sus autores y dos poemas (En un día triste y He vagado en la noche de tu ardiente tristeza) de mi época más lírica, cuando creía que en poesía eran importantes los sentimientos, Silvio me metió hasta los huesos aquello de "He preferido dar que ser damnificado" y tuve la mala suerte de que un estúpido le dijera a mi mujer, al volver  de la calle donde temblaban los árboles, adonde había salido para fumarse un cigarro, que le estaban robando el marido.

      Lo único que intenté sin lograrlo fue que me aclarara lo de "My back pages", le propuse alternativas inconsistentes como "Mi contraportada", "Mi página de atrás" " Mi última página" y como mi querido y recordado profesor de Filosofía y, sin embargo, gran filósofo, Tomás Lobato, a todo me dijo que sí, por lo tanto ella tampoco lo entendía. El sí amaba fuera de límites a Platón como pensador, no como el escritor más grande de la Antigüedad. Al final he comprendido que My back pages, incluso para los anglófonos, está escrita más allá de la última página.

      En My back Pages, Dylan exprime fuera de los límites de lo que podemos comprender el lenguaje sibilino de la poesía, aunque nos quedemos a medias en todo su significado demuestra de una forma fehaciente que la poesía es tan grande que puede llegar al corazón de una forma directa aunque no la entendamos.  
VII

Bob Dylan - Stuck inside of Mobile with de Memphis blues again



Déjame recordarte por encima de todos los fracasos
en el último templo que quede de la arrogancia ante la vida,
en tu primer deseo perdido entre los árboles,
en la carta apasionada de un muchacho confundido
que nunca te olvidó entre los muertos
y vive en tu memoria.

Creo que no conozco a fondo nada, Beatriz, simplemente creí que en la vida había un sitio para la poesía. Sé que habría que hablar de Robert Frost y de Allen Ginsberg, sé que los amigos deben seguir siendo de oro, que los poetas dormirán sin sueño en la calle que no tiene nombre ni esquinas desde que Federico murió y que las madres tendrán honores funerarios aunque no hayan muerto[i]… ¿Cuándo muere una madre?
Quizás los pájaros vuelen encadenados a otro cielo[ii] o yo no sienta la ausencia de una sombra cada vez que me miro en el espejo de este tiempo que persigue a los hombres e ignora a los poetas.
Pero a mí me seduce este Bob Dylan que se siente dolido por esa juventud que le ha robado la celebridad y que flirtea con el amor más allá de unas medias y de un perfume en los documentales que no dan por televisión para no escandalizar a una reducida audiencia, ese tal Lou Reed que adora la perdición con un hedonismo descontrolado y el poder regenerador de unos versos sin alma que arañan las paredes y nos recuerdan que todos llevamos algo de la city en nuestros anhelos, esta mañana volveré a llorar sobre la corriente del Hudson, y Leonard Cohen, ese poeta embutido en un traje desgastado que miraba al infinito mientras yo lo miraba, que no cantó ni una sola de las canciones que yo había anotado en un blog y no fue porque me tuviera en cuenta, ni fue porque me mordiera la lengua y escribiera unos versos entrecortados sobre un libro en un tren sin destino para no faltar a aquella cita. Por suerte, todos los hombres somos iguales cuando podemos gozar, aunque sea sufriendo, tocando con la mirada a aquellos que nos hicieron partícipes de sus canciones y de sus caídas.


[i] Kaddish de Allen Ginsberg es uno de los grandes poemas del siglo XX.
[ii] Bob Dylan. Variación F. E. León…
VIII

La pesadilla de Robert Zimmerman - Si la ves dile hola



Nadie es libre. Hasta los pájaros están encadenados al cielo.
(Bob Dylan - tr. Sara Castelar)

Pensé que mi novia de siempre se ponía el vestido de la que nunca tuve y su rostro tenía otro misterio y ya no era mío, ni siquiera era de ella. Es mi vida tan monótona que pienso en el tren que nunca pude tomar cuando veo cómo las ruedas se torcieron  y me veo indefenso ante los sentimientos descarrilados. Se me vino a las entrañas una canción de Dylan que escuché en 1976 y que siempre me gustó aunque sea de las consideradas menos brillantes del magistral y desesperado "Sangre en el camino". Imaginé que esa mujer que duerme y sueña a mi lado pudo dejarme alguna vez cuando la adolescencia se apagaba y volvía a aparecer años más tarde cuando era toda una mujer para perderme, y ya no podía verla ni acariciarla porque había cambiado de nombre y de acento, ya no quería hablar de poesía; no volvería a amarme aunque llorara como un lobo herido bajo la luna, aunque le llevara flores de las que crecen en el sendero azul donde nos besamos por primera vez, ahora, que su cuerpo había encontrado las aceras donde se instalaban sus curvas y su deseo, solo podía tocarla con la mirada.

No me hagáis caso, quizás el trovador más grande de Duluth no supo despertar de una pesadilla en la que su mujer lo abandonaba, dejó un trabajo digno de estudio minucioso narrando en un tono confesional y sombrío que hacía que no pudiera grabar las canciones con una cierta ambigüedad, que contrastara un ritmo, a veces, casi festivo con poemas deprimentes, como él quería y tuviera que dejarlo todo para un último y agónico intento, aquel tormento lo calmaría el tiempo, como diría Voltaire, pero dejó huellas sangrantes que encumbraron, destacando la escalofriante y enérgica “Perdido en la tristeza”, la penúltima obra maestra de Dylan, después de aquella locura de la que se empeñó en arrancar hasta la última espina del dolor solo quedaría el deseo.

El poeta y el loco participan del mismo delirio y apego a la grandeza de las miserias pero el loco se libra de la soga, por azar, muchas veces y el poeta casi siempre arrastra las cadenas del destino que él mismo se ha labrado. ¿Para qué quiere alas quien no sabe volar?
IX

Chris Cornell - Imagine


Me gusta mucho John Lennon, lo tengo ahí con Jacques Brel, con Joaquín Sabina, con Leonard Cohen, con Bob Dylan, pero nunca me convenció la canción Imagine, no sabría decir por qué, la escuchaba en la prolongación, en España diferida y desprovista de los aires libertarios de San Francisco, de la república igualitaria que repartía flores, amor y fraternidad universal. No era ni siquiera la canción que prefiriera del soberbio álbum al que daba título, recuerdo la antibelicista "No quiero ser un soldado", también "Chico celoso" en la que hacía un duro examen de conciencia y me maravillaba con las canciones que celebraban el amor, sencillas, puras y con una melodía prístina y encantadora; ¡Oh, Yoko! y ¡Oh, mi amor" escritas sobre el estanque nítido de un poema del Darío modernista. Tuvo tiempo de acordarse de Paul, no para ensalzarle por supuesto, y para relatarnos las tinieblas de las drogas cuando se apoderan de la voluntad de aquel que juega con ellas y acaba convertido en un guiñol.

      Apenas puedo hablar todavía de Chris Cornell, supe quien fue a raíz de la muerte de su amigo Chester Bennington que había elegido la misma forma de partir, acorralado por una sensibilidad muy parecida que le hacía llorar ante la tiranía implacable de Saturno. Me gusta mucho Chris, sobre todo sus acústicos, los escucho  con el convencimiento de que se dejaba mucho más que la voz en cada canción; era un poeta.

Francisco Enrique León 18 de octubre de 2017, 20:43

Te comprendo, Tara, hay canciones que se nos quedan dentro y cuyo significado sobrepasa la razón, sé que "Imagine" es un himno a la paz para mucha gente, que dice cosas que llegan a turbar y hacen que se nos escape una lágrima, que lo mío se debe a una exigencia de rebeldía adolescente: "Dirás que soy un soñador" sigue estando vigente", pienso que ningún beatle voló tan alto en solitario, sé que soy yo quien debe estar equivocado porque me gusta "Watching the Wheels" que es una mezcla de realidad y sueño y nos da pistas sobre su vida y su actitud independiente ante una sociedad adocenada, su posicionamiento individual ante el mundo. Por supuesto que no solo veo razonable que te guste ·Imagine" y que sigas enganchada, emocionalmente, a ella" sino que me encanta que sea así, muchas veces es preciso tener un sueño para que el mundo nos parezca un poco mejor, para que cantemos por encima de los imperios y las tristezas.
Apenas conozco a Chris Cornell, pero me ha entrado muy bien, tiene un voz cálida y tendente a la profundidad.

X

Bob Marley - Redemption song



Porque seguimos caminando por las calles mojadas
de nuestros brotes verdes con el paso cambiado,
con las mismas ideas que nos llevan al ostracismo,
a la amenaza del destierro
de esta ciudad que adora el metal y las medallas
y altera con subtítulos la voz de los profetas,
con los besos y las caricias arrinconados en los portales,
con los claveles gritando su melancolía.

Francisco Enrique León 4 de agosto de 2017, 9:49

Quienes hemos nacido en ciudades con una importante presencia militar aprendemos que solo aceptan que estemos con ellos o contra ellos, entre estos últimos destaca, por su repulsa radical, una minoría de hijos de militares que se declara en rebeldía contra la mente cuadriculada de sus padres. Nada nuevo según el refranero, pero significativo.

Conocer la lógica militar durante el franquismo era quedar aterrorizado por el culto al servilismo, la violencia y la muerte. Me consta que algo ha cambiado, pero no lo suficiente, sigue habiendo nostálgicos incluso entre personas jóvenes que no conocieron al caudillo y el terror doctrinario que ejercía sobre la inteligencia del hombre de la calle.

La clase dirigente, burguesa y estirada que nos ha vendido participa del amor al dinero y de un entusiasmo pueril por los militares para los que prepara un marco adecuado para que puedan exhibir sus uniformes nuevos, sus viejos himnos, su disciplina ridícula y sus medallas

Entre los profetas solo son escuchados al pie de la letra aquellos cuyas palabras sirven para provocar el odio, el miedo y la sumisión a unas normas impermeables para la evolución con la consiguiente expulsión de la libertad y de la inteligencia a los lugares donde nunca llueve. En cambio, aquellos que hablaron de amor, de perdón y de conciencia individual fueron cubiertos hace mucho con el manto de la intolerancia e interpretados con un sesgo interesado que pusiera sus palabras adulteradas bajo el control de la lengua de los sacerdotes.

Gracias, Tara, me ha resultado muy difícil encontrar una respuesta, no han cambiado tanto las cosas como debieran
XI

Neil Young - La aguja y el daño hecho


Correrán los caballos desbocados,
horadando la vena y los sentidos.
¡Qué apetencia de mares esparcidos
en la brisa lejana del pecado!

(F. Enrique León - Mares Lejanos)





         
Estamos de acuerdo en que Neil Young está muy por encima de muchos en el mundo del rock a la hora de escribir unas buenas letras, pero no podemos compararlo con Dylan, Bowie o Reed. Sin acabar, quizás, de unir demasiado bien los versos, y emborronando un poco con un exceso de lenguaje coloquial un texto de un lirismo estremecedor que sobrecoge y nos presenta a las claras las dimensiones de la tragedia, en esta canción no se aleja demasiado de ellos y logra imágenes que han quedado en la memoria colectiva como ilustraciones efectivas que ayudan a intentar alejarnos del problema.

       Neil supo darle con una voz introspectiva la emoción que el asunto requería, sugerir todo el desastre que se acumula en el mundo de las drogas, en concreto de la heroína que acababa de llevarse a dos amigos que tocaban con él en el grupo, habla de la muerte o vivir como si se estuviera muerto, chicos brillantes, buenos músicos que ya viven entre los muertos le recuerdan a un sol que se pierde para siempre detrás de las montañas.

       Gran guitarrista y gran cantante, perseverante y con ideas propias ¿no sería pedirle demasiado que fuera un poeta maravilloso?

    En esta canción no pudo liberarse del sentimiento de culpa que le perseguía, sobre todo, por la muerte del primero de sus amigos ya que intervino para poder evitarla y no hubo suerte, se notaba un cierto resquemor cuando años más tarde intentaba decir que no había sido culpa suya, había sido la propia víctima quien se hundió en el abismo blanco de la droga que busca el nirvana. Neil lo despidió cuando vio que no podía sostener la guitarra en un ensayo, lo envió a Los Ángeles, le pagó una rehabilitación que nunca llegó. Ni un solo momento debió sentirse culpable, pero los buenos tipos como él no suelen justificarse por lo que ocurre delante de sus ojos.

XII

Paul McCartney - Hoy aquí



Conocí esta canción hace poco tiempo y pensé que McCartney la había compuesto no hace mucho y que el paso del tiempo y el peso de los años habían ablandado su corazón y despejado las borrascas que lo alejaron de John en la última etapa de los Beatles. No es así, cuando la compuso la muerte de Lennon era reciente y estaba tan afectado que apenas podía expresar su dolor, su desconcierto.

     Creo que Paul pocas veces estuvo más inspirado en su carrera en solitario. Para alguien tan importante en su vida, a pesar de las disputas, escribió esta canción de una nostalgia sincera y estremecedora en la que afloran los versos más hermosos que pudo dedicar a su amigo.

      Si estuvieras aquí ahora y te dijera que te conocía bien supongo que sonreirías diciendo que éramos polos opuestos, pero aún recuerdo como eran las cosas entonces y ya no contendré más las lágrimas. ¿Qué pasó con el tiempo en que nos conocimos? Supongo que dirías que luchábamos por algo difícil de lograr, nunca comprendí nada pero siempre cantábamos. ¿Qué pasó con la noche que lloramos porque no había motivo para guardar aquello en las entrañas? No comprendía una palabra, pero estabas allí con tu sonrisa. ¿Y si dijera que te amaba, que me sentía feliz de que te cruzaras en mi camino, si estuvieras aquí ahora? Pero estás en mi canción.
***

Supongo que los alemanes bombardeaban Liverpool mientras John Lennon nacía y que McCartney no estaba en Nueva York el día de su muerte. Supongo que la pareja que ha dejado más obras maestras en la música popular se divorció definitivamente el día que imaginaron el Álbum blanco y ya no había cabida para intentarlo, ni consejo, ni aportación del uno en lo que hacía el otro. Pero sin duda, entre ataques despiadados y caricaturescos, de Lennon a McCartney especialmente, siempre hubo lugar para que recordaran cómo se habían querido en aquellos años que soñaban en Hamburgo, cómo quedaban, como testigo, las cenizas.
XIII

Patsy Cline - Loca



Sabía hablar a pesar de tener el inglés como lengua vernácula y como mejor lo demostró fue con sus canciones. Esta hija de la América profunda encontró una posibilidad de liberarse a través de la música, no tenía nada de especial sino su voz. Su ropa, su peinado, su manera de posar eran de un tiempo caduco que no transmitía buenas sensaciones y que ya no era el suyo. Murió a los treinta años en un accidente de aviación.
 
      La primera canción que escuché de ella fue "Crazy", para nada me pareció que estuviera encuadrada en la música country, la veía más cerca del pop o, sobre todo, del jazz. Un jovencísimo Willie Nelson la había escrito y se sintió fascinado cuando le dijeron que se la habían ofrecido a ella para grabarla, lo hizo en una sola toma ya que se frustraron varios intentos anteriores por culpa de una fractura en una costilla que se había producido en un accidente automovilístico y que le impedía llegar a los tonos altos, ese dolor intenso de los intentos frustrados provocó que no le tuviera mucho cariño a esta canción a pesar de que fue un gran éxito, uno más en su espléndida trayectoria, pero es el que siempre se recuerda.

                                                                                   19 de enero de 2016.    
Si Patsy Cline cantara
como entonces
fingía,
y volviera a dolerle como si me alumbrara
la linterna mojada de la noche fundida
en agua de tormenta
cuando “Crazy” sonaba,
te abriría una carta para que me leyeras,
supieras del dolor
que no supo mostrarse.

Vuelve como una herida que se abre en el viento.
hoy se siente tan sola
como si hubiera muerto
en tu silencio vivo para siempre,
como si loca hubiera
vagado por mi alcoba,
embriagando rimas
que dejaste olvidadas para no recordarme.

Si Patsy Cline cantara y a alguien
le importara
escuchar y llorar
a esos brazos locos que se empañan
a este paso del tiempo de crueldad insondable,
que devasta las horas de música y amigos,
y el mágico momento que conmigo cantabas.

XIV

Pink Floyd - Otro ladrillo en el muro




Cuando Roger Waters nos habló de sus traumas y de sus miedos creó una obra que no deja de crecer con el paso del tiempo; ¿La cara oculta de la luna? ¿Ojalá estuvieras aquí? Hay quien empieza a rendirse a la complejidad introspectiva e implacable de un hombre que transita por el mundo de los adultos buscando la redención sin poder romper las cadenas de una niñez luctuosa en un tiempo de guerra, entonces mira a su alrededor cuando uno no quiere hablar y apenas puede moverse, es imposible que pueda franquear el muro aunque lo derriben porque está dentro de uno mismo, faltaban unos diez años para que lo hicieran y aún nos quema con el recuerdo de sus sombras.

Hay un muro que me separa del niño que fui y cada vez que cae me muestra las ruinas de lo que queda de mí mismo.
XV

Radiohead - Creep




volver a hablarte como si nunca te hubiera herido,

como si nunca hubiera querido perderte

con la desesperación de un loco encadenado.

(Paseo nocturno)


       
Desconozco la razón pero apenas conozco la música de Radiohead ya que me gusta mucho este grupo, mas solo escuché durante un tiempo con cierta asiduidad un álbum que dista mucho de representar la calidad un tanto lúgubre y deprimente de este conjunto británico, Pablo Honey, y el motivo principal es que en él está mi canción fetiche durante una mala racha en la que intenté recuperar lo que entonces me parecía perdido.

Ya sé que tú no olvidas que, quizás, algún defecto grave tenías que tener, no perdonas y siempre me recuerdas que no soy el amigo del viento de Poniente como el poeta granadino ni del Oriente que llega desde el Gólgota donde murió el Profeta, que siempre arrastraré la pesada madeja de mis errores, la sangre que brotaba en tu oído traspasado por el grito de una imperfección constante asumida como el ideal, mientras mi hombre era creado por un monstruo que me miraba como si fuera Dios.      

La canción a la que me refiero era, lógicamente, Creep, hay mucha gente que no conoce a Radiohead pero conoce esta canción. Cada noche que, a la música de guitarra, llegábamos al amanecer, sonaba tres o cuatro veces mientras enfrente nos contemplaban las agujas de los eucaliptos que echaron sus raíces en la curva donde fenece el barrio de San Amaro y se levanta un monolito que conmemora la traición sangrienta de unos militares a su pueblo al que iban los novios para dar suelta rienda a sus deseos en sus escaleras sombrías en un tiempo en que el amor estaba prohibido por decreto.

No quisiera recordarte ese tiempo que me asomó al abismo de perderte para siempre, Laura, porque renegar abiertamente de él sería no reconocer que, a pesar de mis errores y de mi falta de entrañas con respecto a ti mientras me reía con el resto del mundo, ese tiempo estuvo lleno de canciones estupendas que se mostraban ante mí por primera vez. Empañé su recuerdo e intento escucharlas casi siempre ya que me traen al corazón la atmósfera y la gravedad de haber intentado perder con ansias irrefrenables lo que más quería a pesar del odio, lo que me convirtió en un loco para siempre en nuestra ciudad con mi inestimable ayuda.

Me gustaría decirte que soy un tipo raro, que no llegué a distinguir entre lo bueno y lo malo cuando tú transitabas mis pasillos, cuando tú estabas no podía respirar, mi pensamiento fue absorbido por un deseo iconoclasta que hacía que quisiera huir de ti, como si fuera fácil encontrar a personas que valieran una duodécima parte de lo que me quieres tú; lloro por lo que se fue y por lo que ha quedado cubierto por las cenizas de mis pecados. Como dijo Darío en sus divagaciones; mi alma está triste hasta la muerte.

La ausencia de perdón ha sido fundamental en mis caídas y que tantas veces no le haya vuelto la espalda a ese héroe patético que habitaba en mi almohada; no me perdonas tú porque no quieres ni yo porque no puedo ya que no me enseñaron cómo debía hacerlo.

Aún hoy siento escalofríos cuando me preguntas por lo que hacía en esos días, cómo me enamoré de la música de Enrique Urquijo, me parezco a él por la obsesión con la tristeza y porque ambos no supimos ver la importancia de lo que teníamos y convertimos una racha que podría haber sido exultante en un paseo lento y angustiado por el pecho del dolor.

Tú, en cambio, te pareces a “El Pequeño Príncipe”, me das miedo cuando empiezas a preguntar porque no aceptas el silencio ni una respuesta que no satisfaga tu curiosidad o no se amolda a las ideas de tu mundo. Tienes un alma pura como él y apenas esbozas una sonrisa que haga resplandecer tu rostro porque la melancolía se apoderó de tus labios.

Jueves 8 de enero de 2015

XVI

Incidente en el Harlem Hispano - La poesía en el rock



Y tú lees tu Emily Dickinson
y yo mi Robert Frost
y señalamos nuestro sitio con la cinta del libro
para medir lo que hemos perdido.

Como un poema mal escrito
somos versos sin rima,
estrofas sin ritmo
en un compás entrecortado
dentro de una conversación en el aire.
(Paul Simon - Traductor desconocido)


Creo que no conozco a fondo nada, Beatriz, simplemente creí que en la vida había un sitio para la poesía. Sé que habría que hablar de Robert Frost y de Allen Ginsberg, sé que los amigos deben seguir siendo de oro, que los poetas dormirán sin sueño en la calle que no tiene nombre ni esquinas y que las madres tendrán honores funerarios aunque no hayan muerto, pero a mí me seduce este Bob Dylan que se siente dolido por esa juventud que le ha robado el éxito y que flirtea con el amor más allá de unas medias y de un perfume, ese tal Lou Reed que adora la perdición con un hedonismo descontrolado y el poder taumatúrgico de unos versos sin alma que no se borran de los muros ni del humo de las fábricas y Leonard Cohen, ese poeta embutido en un traje desgastado que miraba al infinito mientras yo lo miraba, que no cantó ni una sola de las canciones que yo había anotado en un blog de la estación de metro. No fue porque me tuviera en cuenta, ni porque me mordiera la pluma que tuve en otro tiempo en un tren para no faltar a aquella cita. Por suerte, todos los hombres somos iguales. Pero solo tenemos a un Leonard Cohen para que nos susurre el oropel de las miserias que nos muestra el declive de una civilización que no escucha la voz de los poetas.

(Conversaciones con Beatriz)

    Fecha y hora actual: Lun 15 Oct 2018, 11:39