Aires de Libertad

www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 705214 mensajes en 36718 argumentos.

Tenemos 1286 miembros registrados.

El último usuario registrado es frasesdemujer.

Últimos temas

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 22 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 20 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Carlos Justino Caballero, cecilia gargantini


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Mar 16 Mayo 2017, 23:10.

Septiembre 2017

LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Comparte
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar 17 Nov 2015, 01:21

NOCHE DEL SENTIDO

V

CRISTO EN LA TARDE

"Yo soy la luz." Miraba hacia la tarde.

Un polvo gris caía tenue, lento.

Era la vida un soplo, un dulce engaño;

sombra, suspiro, sueño.


Ya su figura por los olivares

se iba desvaneciendo

en soledad. Ni un pájaro existía.

... La tarde iba cediendo.


"Yo soy la luz." Silencio. "Soy...Oídme..."

Espacio. Olivo. Cielo.

"Yo soy la luz." Su voz era un susurro.

El aire, ceniciento.


"Yo soy... yo soy..." La sombra lo envolvía.

Cayó la noche. Se escuchaba el viento.


SEÑOR


Perdón si dudo, Dios de mi esperanza.

Perdón si creo, Dios de sombra y duda.

Perdón por la tristeza que se anuda;

por la esperanza y la desesperanza.


Perdón por esta luz que ahora me alcanza

o la sombra en que pronto se me muda.

Perdón por esperar tu fuerza ruda,

pero, Señor de mi destino: ¡avanza!


Avanza así, guerrero de mi vida.

Avanza fuerte. Yo te desafío.

Lucha conmigo hasta la amanecida.


O roza leve con tu viento frío,

Señor de sombra, luz desvanecida.

Blanco fantasma, semejante mío...


Omito MEDITACIÓN PRIMAVERAL.


LA SUPLANTACIÓN (cont.)




_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar 17 Nov 2015, 08:18

NOCHE DEL SENTIDO

V

LA SUPLANTACIÓN

He soñado la noche.

Me he soñado soñando la noche, soñando la vida.

El universo sin hojas, las verdes praderas también, y las flores,

- - - - - / tan bellas,

el rodante verano.

El amor que tan tarde llegó, en la linde en que empieza el

- - - - - / revés de la rama, de la alondra, del aire,

y no cantan las aves, ni siquiera relincha

roncamente el pasado.


Y he sentido de pronto

la extraña sensación, confusa, rota,

de un escape de irrealidad por alguna rendija

no sé dónde, en el humo,


tal que en una insistente pesadilla

lento se desplazase

algo contradictorio, absurdo,

en algún sitio, algo;


o bien, muy poco a poco

con una morosidad más allá del violeta,

o más acá del rojo, del blanco, el amarillo,

ese algo misterioso

se fuese haciendo poco a poco apreciable, aunque

- - - - - / tan sólo en ráfagas sutiles,

intermitentes, mínimas;


o tal vez sucedía

que era yo mismo al que un ser clandestino

iba sustituyendo imperceptiblemente

no se sabe por qué, ni dónde o cómo,

mucho menos por quién.

Y así, de esta manera,

me invadía, y a veces comenzaba

acaso, acaso, en mí

como una inexplicable desunión,

tan sólo un cabo suelto, un dedo, una mejilla,

o una unión pegadiza, imperfecta, indebida,

enteramente intrusa, paulatina y escasa,

tan semejante, ay,


a la muerte, a la vida...


Sin hacer ruido alguno,

sin despertar siquiera en su cuna al bebé,

que dormía inocente, silente, exento, limpio

en la burbuja de su salvación.

Se aproximaba aquello

sin que nadie lo viera, lo sintiera, palpara.


Sigue durmiendo, niño.

Duerme dulce y sé sólo

ese dulce dormir,

puesto que lo que viene, si lo oyes en el sueño

soy sólo yo, mi niño,

tu papá soy tan sólo

que nadie ha comenzado todavía

a convertir en sombra.


Aún no, no todavía.


Entero estoy aquí,

como el cubo y la arena de la playa,

en el mar infinito;

constante como el árbol tan grande del jardín.

Si hay sed, tengo frescura

para ti, y hojas nuevas,

y fruta con fragancia.

Ven a comerla, hijo.


Omito : PRESUNTA VIDA y REGRESO


ALONDRA ( CONT.)


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 23077
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Lluvia Abril el Mar 17 Nov 2015, 09:10

La gran ausencia, 2


Hablando de la vida,
y carta



Porque yo me levanto y pregunto.
Porque yo desde mi pequeñez, desde mi minúsculo existir(sé
que el hombre
apenas es otra cosa que un viento insensato,
a quien doliese mucho el corazón
y padeciese de hambre y de dolor como un hombre),
yo mismo desde aquí, desde mi vida misma que es la tuya
también, hermano mío triste,
puedo preguntar qué nos pasa, qué somos, en qué relación nos
hallamos,
hacia qué fuente vamos cojeando, dolientes,
sin brazos, y sin ojos, y sin olfato,
ni boca, ni narices,
pero con boca y con pesar y vientre,
hacia qué fuente, en qué provincia de soledad,
en qué remoto lugar que nos espera
(pero nosotros sin poder esperar, ay, sin poder
decir “tenemos sueño”). Hacia qué sitio
algo orinado en sus paredes
pobres, vamos cantando a veces, caso alegres,
un poco asustados, no mucho, lo imprescindible sólo.
Todos aquí sumidos
(te lo voy a decir en voz baja) sollozamos
a medias, cuando nadie nos puede ver, y a escondidas
gozamos
también, porque es así la cosa,
pese a todo.
          Por ahora,
basta con esto. Te deseo
mucha salud para el viaje
y una llegada sin demasiado estrépito. Te quiero
con ternura.

(La carta, interrumpida, se encontró en sus bolsillos
en el amanecer, sin firma ni fecha. Nadie supo
quién la escribió, de qué hablaba,
a quién, para qué,
dónde.)






_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Si quieres hallar en cualquier parte
amistad, dulzura y poesía, llevalas contigo.

GEORGES DUHAMEL
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 23077
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Lluvia Abril el Mar 17 Nov 2015, 19:23

Salvación de la vida


I

ENTRADA


Vosotras, mis pequeñas fraternas cosas tristes.
Vosotras,
tan desoladas tras la ausencia grande,
dais acaso placer, acaso
tibieza confortante tan sólo
a los que así contemplan vuestra presencia muda en el ocaso.
Todo se va, es muy cierto. Todo tiene
en el ocaso yerto de la vida
un pálido color que se desvae. Pero entonces
este amor que me coge la garganta, este día
que parece mostrarnos la existencia sin duelo,
¿Qué puede ser o significar? No significa,
existe. No significa: duele. Contemplando
una plazuela al fondo de una calle de sombra donde un niño
hace girar un aro interminable,
yo me pregunto a veces qué consuelo
puede alcanzarnos. Si morir es duro,
hace caricia un surtidor, el fresco
caño de un agua pura, o simplemente
las gotas frescas del rocío. Amo
el simple estar de una presencia tibia a nuestro lado,
el consuelo de una mano querida retenida en la sombra.
No furtivo,
el corazón aprenda a amar la vida
en su dureza sin piedad o en el contorno grácil
de un jarro esbelto en medio de un crepúsculo.
Tocamos
la superficie nítida asombrada
que llegará a más lejos que nosotros. Sumidos
en su esplendor nocturno de materia
algo sabemos de un futuro enigmático. Tentamos
un más allá de piedra, una rotunda
negación de la nada, un duro jarro,
y nos decimos que no todo muere,
que algo se queda vivo entre nosotros.



_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Si quieres hallar en cualquier parte
amistad, dulzura y poesía, llevalas contigo.

GEORGES DUHAMEL
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér 18 Nov 2015, 03:47

NOCHE DEL SENTIDO

V

LA ALONDRA

Y es que súbitamente ahora me asomo

a tu existencia que yo dije vana.

Yo te llame secura y eras como

dulce fontana.


Yo te llamaba oscura noche mía,

callada sombra que sin caz resbala.

Y eras el alba en que se deshacía

la noche mala.


Yo te llamé nostalgia del verano,

nostalgia de aquel sol de primavera.

Y luego yo miré tu cuerpo : hermano

de la luz era.


Dame la luz y dame la esperanza

tú que la tienes como un alba pura.

Contra la noche y el no ser, avanza

por mi negrura.


Y creeré que el sol es fuerte y canta

como la alondra clara y mañanera.

Sin ti, mi alondra, sé que se levanta

la noche fuera.


Alondra pura de mi cielo claro,

alondra clara que en mi alma es día.

No te me mueras nunca. Soy egoísta, avaro

de tu alegría.


PLEGARIA A DIOS POR LA REALIDAD (Cont.)


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 23077
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Lluvia Abril el Miér 18 Nov 2015, 05:36

Salvación de la vida


Ven para acá. Qué puedes decir. Reconoces
tácitamente la aurora.
El aire se ensancha en irradiaciones o en círculos
y todo queda listo para una eternidad que no llega.
Yo y tú, y todos los otros, sumados,
enumerados, descomponemos el atardecer,
más la fuerza de nuestro anhelo es una victoria levísima.
Somos los herederos de una memoria sin fin.
Se nos ha entregado un legado de sueño
que nos llega a las manos desde otras manos y otras
que se sucedieron con prisa. Llevemos
sin parsimonia nuestra comisión delicada. Pongamos
más allá de nosotros, a salvo de la corrupción de la vida,
nuestro lenguaje, nuestros usos, nuestros vestidos,
la corneta del niño, el delicado juego sonoro,
la muñeca, el trompo, la casa.
El niño juega, el niño se adueña de su situación y domina.
Es el bandido, el señor, el malvado,
el generoso, el risueño.
Coge entre sus manos arena y construye un castillo,
toma piedras, levanta catedrales o juega
con la compacta peonza.
Se esconde detrás de una cama o astuto sonríe
amparado por el biombo chinesco.
Qué risas las que se escuchan después, cuando el niño
es descubierto por la argucia de otro, al correr de los siglos.
Buscad, buscad ahora de nuevo sin descanso en la alcoba,
detrás del armario, en el cuarto trastero.
Allí escondido sofoca su risa el muchacho,
reprime el estallido de su felicidad de vivir para siempre,
junto a mamá y al perro y el aro.
Buscad, buscad en el desván, en el derrotado jardín,
tras el viejo olmo, o el roble o el cedro.
Mirad hacia arriba. Encaramado se encuentra el muchacho
y todo vive como ayer, animoso.
Pongámoslo todo a salvo. Entreguemos
pronto nuestro lenguaje a ese niño,
enseñémosle a decir, vida, humanidad, esperemos.
Enseñémosle a hacer una casa, una carretera, un camino.
Salvémoslo todo, queda poco tiempo, este campo,
salvemos el carromato, el colchón, la vieja cubierta del coche,
el carbón del hogar, el atizador, el sombrero.
Queda todavía una chaqueta detrás de la puerta trasera,
ponla también en el carro. Y el rudo martillo.
Algo se nos olvida, no sé lo que es,
ay, marchemos, el niño,
se nos olvida el trompo, el carrito, el jilguero,
se nos olvida el perro guardián. Vete pronto a buscarlo,
ay que me muero, es el río
que ya no se escucha, es el aire
que no se respira, es el viento
que no corre, y el campo
que ya no se ve…
                 Mas vosotros, partid.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Si quieres hallar en cualquier parte
amistad, dulzura y poesía, llevalas contigo.

GEORGES DUHAMEL
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 23077
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Lluvia Abril el Miér 18 Nov 2015, 18:21

Resumen


Comienzo, fin: palabras sin sentido.
Nacer a un son, morir a una promesa,
ir hacia un canto, hallar entre las manos
lo que la noche cuando pasa huella.

Romper la luz como si fuese un vidrio
que está de más en una estancia extrema,
llorar despacio, retener las horas,
sufrir el mundo, alzarse al aura aquella.

Necesitar lo que la mano borra
tan distraída en la tendida arena.
Buscar la piedra blanca en el camino.
Hallar el aire que te asfixia y crea.

Estar junto al abismo, hallar el mundo,
perder el mundo, contemplar la senda
que no se pierde ni se halla—acaso—
porque en el gris un sueño aconteciera.

Tal era el ademán de haber vivido
cuando la noche, cuando las estrellas,
cuando el tendido azul, la agreste vida.
Subiste así la escala blanca y negra.



Mirando este jarro


Esta mirada mía, esta incógnita demostración de existir
en un tiempo dado, en un encerrado presente, en un ciego
latido.
Este reconcentrado mirar que reproduce un jarro en la pupila
verde, más humana que nunca en este día
fugaz, en esta tarde soleada de junio,
de algún modo estará en el futuro como hoy en ti, jarro que
esplendes
dentro de la limitación y la vida.

Oscuramente llevarás hacia un día remoto el temor con que
ahora te miro,
mi angustia y mi incertidumbre y mi desolada esperanza,
y mi despertar hacia la luz y mi anochecer temeroso.
Escucho el rumor de otros pasos, los vestidos ligeros
de otros cuerpos y el roce de otras manos
y la tristeza de otros ojos que un momento
coincidirán conmigo en mi mirarte,
en mi contemplarte en silencio, en mi respiración sofocada.
Sueño, y ahondo, y altero la propagación de mi vida
y cojo con mis manos este trozo de esbeltez necesaria
más allá de la noche,
y lo alzo en la noche, y como en cáliz de apurada presencia
bebo el recuerdo y me sumo en meditación apagada.
Qué es esto que ahora contemplo, dónde están esos ojos
que desde una esquina de esta misma habitación me murmuran
un nombre, acusan una relación o sugieren un dato
vago, casi olvidado, algo perdido y confundido y solo
como mi presencia aquí, solitario y entero
y renunciado e íntegro. Yo soy, existo
y, sin embargo, sueño. Por el aire
pasan palomas, surgen multitudes
apresuradas que a una fiesta asisten
y miran, y contemplan, y aman, y regresan,
y luego vuelven otra vez y preguntan
con sueño, hacia la tarde,
en el camino solitario. ¿Qué es esto,
qué representa esta cinta morada, este sombrero, este calcetín
sudoroso,
este irrisorio bienestar que me orea?
¿Dónde las brisas de esta tarde parada
un momento en un junio fugaz,
dónde mis manos que tocan con premura este jarro,
dónde mis dedos que lo aprietan tan leves,
tan amantes y leves,
tan sumisos y leves
como los tuyos, criatura que has de amar y que un día
absorta,
mirarás con mi misma tristeza y anhelante pregunta
este jarro tan bello?



_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Si quieres hallar en cualquier parte
amistad, dulzura y poesía, llevalas contigo.

GEORGES DUHAMEL
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 23077
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Lluvia Abril el Jue 19 Nov 2015, 10:09

Oración ante el jarro

Ante ti yo respiro.
Ante ti yo me postro y respiro,
y enmudezco y me quedo y respiro.

Sumido en tu acorde, allegado hasta ti, grave templo de
perfección,
providencia y cobijo y reposo,
yo me asiento con humildad en las gradas de tu majestuosa
apariencia,
me persuado de mi pequeñez y recorro
con pie cansado el hondo bramido ligero de tu perduración,
la pesadumbre de tu claridad, la concentración de tu regocijo,
la espesura de tu tiniebla y el ancho aliento de tu juventud
generosa.
¿Qué hay en ti, qué voces juveniles cantan en el rincón más
oscuro,
qué primaveras florecen, qué rosas se abren,
crecen, aspiran, se agrandan, continuamente movidas,
levantadas, ascendidas de pronto? ¿Qué es lo que se mueve y
arguye
sin destrucción en tu seno, qué es lo que viaja en tu
inmovilidad,
qué ráfagas exteriores golpean
tu quietud sin cansancio? ¿Qué fascinación te esclarece, qué
elevada presencia te asume,
reconcentra y aclara? Oh, yo veo países que tú recorres ligero,
sin apresuramiento, sin demora, en la noche,
en la mañana, mediodías, veranos.
Dime entonces el ademán con que corriges el sueño,
la verdad y la vida. Cómo la recompones y con qué grave
consideración la instituyes.
Dime cómo podré caminar desde ahora,
cómo podré fatigado llegar hasta ti,
vivir sin sollozo, hundirme en tu esclarecimiento,
escuchar la pregunta que asoma
de tantos labios, de tantos cansancios absortos, de tanta
humanidad que no puede esperar,
que no puede llegar ni decir.
Cómo decir,
callar, si tanto sueño, si tanta
injusticia nos roe, si tanto desaliento nos pesa,
en la noche, sin ti, lejos
de ti, tan solos
de tu enorme sosiego,
de una enorme esperanza y sosiego,
en la noche callada…



_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Si quieres hallar en cualquier parte
amistad, dulzura y poesía, llevalas contigo.

GEORGES DUHAMEL
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 19 Nov 2015, 14:11

NOCHE DEL SENTIDO

V

PLEGARIA A DIOS POR LA REALIDAD

Dame el amanecer con su corola,

la fresca tierra con sus frescos ríos,

y la montaña con su larga cola

de pesadumbres o de desafíos.


Dame la piedra y su contorno duro,

dame la libertad con su albedrío.

El fondo inmenso y el fragor maduro

del mar bravío.


Dame del aire el nombre fabuloso

cuando Tu calma es ambicioso reto:

que el ser más vivo pueda ser reposo,

gran hacer quieto.


Un cielo que agresivo fuese manso,

alá en su anchura donde yo Te sienta,

Dios de vida en figura de descanso

que no obstante se ahonda y se acrecienta.


Dámelo Tú. Que pueda yo tocarte

¡meter mi mano en los espesos cielos

y tropezarte vivo, y arrancarte

vivo y sin velos!


LA PUERTA

(Plaza Mayor de Madrid)

Sobre la calle estamos

aún. Después acaso

subimos una escalera de piedra, gastada

por otros pasos tercos, confiados,

allá en el fondo oscuro de un pasado remoto. Y tocamos,

tocamos con ansiedad, con disimulada agonía,

esta gruesa puerta de madera pesada,

que dura, que ha durado, que ha contemplado con impasibilidad y silencio

desde su abrupta altivez o insensibilidad de materia,

unas manos tras otras golpear en el pesadísimo picaporte de hierro.


Se ha dejado gastar muy levemente

por el roce presuroso de unos dedos. Ha visto

envejecer el rostro humano muy poco a poco,

tan poco a poco que nadie fijaba su atención distraída

en el menudo pormenor de una arruga incipiente.

Esta puerta está aquí como entonces.

Se ha acallado el tráfago.

Los caballeros han desaparecido de la plaza frontera.

Los caballos

no están.

Las divisas de los jinetes en la tarde de toros,

la altiva majestad de algún rey contemplando

la plaza, el señorío opaco de un atuendo,

la indiferencia de una mirada distraída,

las lentas horas que un reloj anuncia,

las nubes lentas, pausadas, que a ratos cubren el azul...

- - - - - No sé,

no sabría decir cuáles son esos otros,

ese público denso que algo mira,

algo que les absorbe en la tarde de estío

un momento.

- - - - - ¡Qué silencio se ha hecho de pronto!

¡Qué quietud tan extraña en la fiesta!

Desierta ha quedado la plaza.

Ya todo, como un vapor, se ha extinguido.

Un reloj da las horas

despacio. Mi corazón de pronto da las horas.

Y yo delante de esta puerta,

de esta pesada puerta,

pregunto.

Sin pretensión de ofenderte, Señor, sin pretender injuriarte

pregunto. Yo quisiera inquirir, yo desearía indagar el hecho

- - - - mismo que ahora contemplo,

el hecho mínimo de esta puerta que existe,

con su cerradura de hierro.

Esta implacable puerta que la carcoma ha respetado.

Y aquí está segura, cerradísima,

implacable en su sin soñar

su materia sobrevivida, su materia resuelta a vivir.

Y he aquí la humana tristeza de unos ojos que miran,

que no saben, que inquieren, que examinan con lentitud cada

- - - - - porción de materia,

preguntándose cómo ha sido posible,

cómo ha llegado hasta nosotros cierta,

cómo ha llegado sin detrimento, con integridad, sin falacia,

esta puerta que miro y señalo,

esta puerta cerrada que yo quisiera ver entre la noche abrirse,

girar despacio,

abrirse en medio del silencio,

abrirse sigilosa y finísima,

en medio del silencio, abrirse pura.


(FIN DEL LIBRO NOCHE DEL SENTIDO.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Vie 20 Nov 2015, 02:06

Creo que decidido :

Yo continuaré con "Monedas contra la Losa"

y LLUVIA lo hará con el poemario que, temporalmente, precede al anterior, es decir con el bellísimo libro

ODA EN LA CENIZA.

¡RESPIREMOS! (*)


Última edición por Pascual Lopez Sanchez el Sáb 21 Nov 2015, 01:37, editado 1 vez


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Vie 20 Nov 2015, 02:27

Subyace en el aire una pregunta, no por más lógica menos comprometida : "¿SE PUEDE ESTUDIAR LA POESÍA?".

De la pregunta derivan necesariamente una serie de consideraciones:

a) Los poetas deben ser expertos en poesía...?

b) El estudio - estilístico, de lenguaje, programático, de tendencia...- debe ser obra de poetas o de

expertos en poesía?

c) ¿Quiénes son pues esos expertos en poesía...? : Filólogos, lingüistas... personajes de ficción -Juan de

Mairena-. O simplemente, y nunca suficientemente estudiado: el lector que tiembla con un libro de

poesía entre sus manos...?

Un axioma : en Carlos Bousoño confluyen todas las preguntas y todas las respuestas anteriormente

formuladas. Lectura apasionante y apasionada; conocedor de las profundidades metafóricas sean

símbolos sean dibujos reales o irracionales; experto en estilística; hombre bueno de la calle  - tal como

ya ha sido definido- y dominador - o empedernido enamorado - de la inspiración, que regala sus

mejores gasas. Y sus mejores infiernos.

Nosotros no tenemos tiempo , ahora , de meternos en el Irracionalismo poético ni en Teoría de la Expresión poética, pero creo que

era justo que hiciéramos estas consideraciones. A partir de ellas podemos seguir. Gracias.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Vie 20 Nov 2015, 09:28

(*) RESPIREMOS, no es el título de un poema de Bousoño, sino una solicitud metafórica de descanso. Y una vez que hemos respirado, continuemos

LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA ( 1973) . A Francisco Brines.

I

LA BÚSQUEDA


"Cuando morimos dejamos una historia, nuestra biografía. ¿Quién ha narrado esa historia sino nosotros mismos al ir viviéndola", dijo Pedro a Martín, volviendo la mirada hacia el horizonte. C.B.

¿Desde dónde nos hablas , prorrumpes hacia ti, pronuncias

tu relación secreta, tu oscuro

relato hacia la sombra?  ¿ Desde dónde

narras tu ser hacia la oscuridad,

raspas el paredón de la ignominia

verbal, excavas

tu penuria, te estrechas, te dilatas,



te asombras, te combate, te extremas,

desde qué ruina te haces,

reconstruyes el penoso decir, alargas una mano

para alcanzar la sílaba penúltima, la resbaladiza noción,


y vuelves a empezar otra vez la difícil palabra,

casi completa ya, borrosa ya de nuevo

por su principio inerme, expuesto al hielo, al fuego, al

- - - - - exterminio,

cuya primera letra palidece y se anubla en la intemperie suave

- - - - - de toda privación,


y luego la palidez se propaga como una onda leve de

- - - - - descalificación atenuada,

algo como una tentación de no ser avanzando despacio

por el vocablo entero,

hechizado, extinguido?


Y comienzas de nuevo, sin embargo, con terquedad insólita,

una vez y otra vez,

el tejido sonoro, la trama,

la entrecortada relación, el interminable trelato,

en el entresueño de tu decir,

hasta que la palabra empezada y tejida y casi dicha ya,

la palabra porfiada y querida

da marcha atrás de pronto hacia su origen puro,

velozmente, hasta un cero semántico,

y traspasa la línea del silencio polar,

y empieza a ser negativamente, con poder misterioso, hacia

- - - - - abajo, más allá de la no significación,

desdiciéndose allí enteramente y volviéndose del revés,

- - - - - insubordinada, encrespada, en plena rebelión,

y allí se realiza colérica, al fin, en su horrísona realidad

- - - - - verdadera,

como un inacabable trueno de sombra,


allende lo vivido.


ERA UN POCO DE RUIDO ( cont.)


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Sáb 21 Nov 2015, 01:46

LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA

I

Cont.

ERA UN POCO DE RUIDO

Era un poco de ruido.

Jugaba, se movía, decía cosas bellas.

Era un poco de ruido, era un poco de malestar

pues hacía daño su hermosura cuando se la contemplaba de

- - - - - cerca,

y en sus vestidos se adivinaba el azar de estar aquí y no allí,

en los últimos aledaños de un mundo invisitable.


Era un poco de reconcentrada imaginación, o, al contrario, tal

- - - - - vez

un poco de fantasía suavizada por la realidad

de un cuerpo esplendido, metido en oro, o en lluvias, o en

- - - - - atardeceres, o en colinas,

pero sobre todo en matutinas pronunciaciones,

en picudas revueltas. Era, en efecto, un poco de revolución

ordenada, hecha serenidad o bien relámpagos;

hecha delírios o catástrofes

bélicas, pero inclinadas todas ellas al bienestar

como si fuesen una proclamación de carmines, o de tornasoles,

- - - - - o de terciopelos, o de suaves u onduladas cadencias,

o de inclinadas genuflexiones u oros

en al atardecer desmayándose...

Y es que era todo él una inclinación a decirnos adiós,

pues resultaba inestable aquí su presencia, o casi imposible,

como la terrible inmovilidad de una ola

en el mar de su encrespada belleza.

Pues a veces lo podíamos sorprender tempestuoso en plenitud

- - - - - oceánica,

que cedía en seguida para mirarnos con suavidad,

como un oro

de luz,

o se reducía hasta ser un diminuto, encantador engaño en la

- - - - - amplia sombra de mi vivir,

o en mi lengua un poco de dulzura terrible que me despertaba

- - - - - en la noche

hacia la redención instantánea.


- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - Oh, allá,

en el fondo del mundo, parecía empezar a existir una luz muy

- - - - - pequeña,

pero sagrada y repentina, un hondo

alentar

muy remoto, algo como una mano

insinuada en un sueño,

o como brazos, que en lejano cieno

de siglos

intentaran vagamente pugnar,

y llegar,

y abrazarnos...



Omito LA BÚSQUEDA y LA CUESTIÓN. Continuamos con :


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Sáb 21 Nov 2015, 02:47

LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA

I

Cont.

REMEMORACIÓN DE INCIDENTES ( Al pintor José Hernández )


En una cueva de la memoria, en su larga llanura oxidada,

en su estéril cardenillo verdoso, en su desolado atardecer,

lento y un poco oscurecido como si fuese ya tarde,

como si nacer no hubiera sido posible

aquel remoto día, perdido en el confín;

e imposible fuese asimismo

el otro amargo día ( no puedo decirte tu nombre),

algo ladeado y ya en las afueras de súbito,

en el suburbio y el terrible descampado de súbito,

lívidamente azul de pronto;


con tazas desportilladas, abanicos devorados por la ansiedad,

relicarios de madera envejecida, espejos,

miserables espejos de azogue saltado, horrendos maniquíes

sin cabeza, emisarios inmóviles de más allá del río

solitario, emisarios sin brazos y sin cabeza, inmóviles,

y por eso no pueden sonreír;

y todo subía como una marea veloz por la memoria cárdena,

y todo subía amargamente cárdeno por el recuerdo de una

- - - - - noche,

trepaba por la penosa rememoración, por el jadeante ascender

- - - - - y acordarse

de una noche, saliendo de la sombra, un momento tan sólo;

reconstruir aquella adoración

hecha de pétalos, de palabras y polen de palabras, de

- - - - - cansancios o incrustaciones lamentables, quejidos,

de quemaduras y desolaciones

junto a un andén que no llegaba nunca como si fuese un tren,

un tren de súbito como si fuese aquella adoración.

Y todo en la memoria se retorcía agitado por el vendaval,

como un gran bosque movido por la ira de un huracanado

- - - - - renacer.

El parto terrible de la memoria era el viento,

la noche terrible de la memoria se llamaba aquilón.

Todo vibraba y era movido por una propagación llameante

que fulguraba en medio de la tempestad y se extendía y

- - - - - encrespaba en la música,

vibraba entre los acordes de una multitud de guitarras,

sonando en el estruendo de un día terso y limpio, destrozado

tan secamente como un espejo en una habitación.


Ay, en la oscuridad, atenazados por el deseo,

dos cuerpos se buscaban a tientas como si fuese posible vivir,

como si la verdad existiese en la tiniebla oscura

y hubiese que buscarla atravesando duramente la interminable

- - - - - oscuridad

de una carne, toda una noche larga, y más allá quebrase ya una

- - - - - luz:

al alba hermosa y pura donde todos

existen otra vez,

salvados y otra vez vivos, salvados...


... Y he aquí que nosotros, aún no salvados, vivos,

golpeamos la sombra, en medio de la noche...


SIÉNTATE CON CALMA EN ESTA SILLA (A Toni Puchol) ( Cont.)






_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 23077
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Lluvia Abril el Sáb 21 Nov 2015, 06:28

Oda en la ceniza
(1967)






Salvación en la palabra
(El poema)

A Jorge Guillén


I

Dejad que la palabra haga su presa lóbrega,
se encarnice en la horrenda miseria
primaveral, hoce el destino, cual negra teología
corrupta.
Súbitas, algunas formas mortales,
dentro del soplo de aire
permanente e invicto.
La palabra del hombre, honradamente
pronunciada, es hermosa, aunque oscura,
es clara, aunque aprisione
el terror venidero.
Hagamos entre todos la palabra
grácil y fugitiva que salve el desconsuelo.
…Como burbuja leve palabra
se alza en la noche, y permanece
cual una estrella fija entre las sombras.



2

Y así fue la palabra
ligero soplo de aire
detenido en el viento,
en el espanto,
entre la movediza realidad y el río
de las sombras. Ahí está detenida
la palabra vivaz, salvado este momento
único
entre las dos historias.
…De pronto el caminar fue duradero
y el hombre inmortal fue,
y las bocas que juntas estuvieron
juntas están por siempre.
Y el árbol se detuvo en su verdor
extraño, y la queja
ardió como una zarza
misteriosa.


3

Allí estamos nosotros.
Allí dentro del hálito.
Tú que me lees estás allí
con un libro en la mano.
Y yo también estoy.
Tú de niño, cual hombre, como anciano,
estás allí.
Tu corazón está con su amargura,
ennoblecido y muerto.
Y vivo estás.
Y hermoso estás.
Y lúcido.



4


Todo se mueve alrededor de ti.
Cruje el armario de nogal, salpica
el surtidor del jardín.
Un niño corre tras una mariposa.
Adolescente, das tu primer beso
a una muchacha que huye.
Y huyendo así, huye nada,
quieto en el soplo tenue.


5

Y así fue la palabra entre los hombres,
silenciosa, en el ruido
miserable
y la pena,
arca donde está el viento detenido
y suelto,
acorde suspendido y desatado,
leve son que se escucha
como más que silencio, en el reposo
de la luz, de la sombra.

Así fue la palabra,
así fue y así sea
donde el hombre respira,
porque respire el hombre.


En la ceniza hay un milagro

A Guillermo Carnero



En la ceniza hay un milagro.
Allí respira el mundo.

En la ceniza hay un despertar y un oír y un relampaguear y un
absorto tener y un erguirse.
En la ceniza hay día y brilla el sol
futuro.
En la ceniza hay miedo.
Todo vuelve a empezar.

En la ceniza hay hombres.
Hay amor, hay desdicha.
En la ceniza hay noche y un crujido en la noche,
y hay soplo entre las sombras y hay suspiros.
En la ceniza hay lágrimas.

¿Por qué entre la ceniza no se oye
respirar ese mundo que respira
el aire irrespirable,
la fuerza irrespirable que ha de surgir? Callad.

En la ceniza hay viento y no se oye.
Y una paloma vuela bajo el sol.



Experiencia

¿Experiencia, inocencia?
Lo mismo es la mañana
que la noche. La aurora
que el ulular del viento.

Lo mismo es la respuesta a tus palabras
que la espuma del río.
Si gritases ahora contra el muro
es como si durmieras.

Da lo mismo callar que haber hablado.
Lo mismo fue el olvido
que la ansiedad de un día.
Lo que ha sido no importa.

Nada quedó de todo.
Todo al fin se ha extinguido.
En el borrado mundo, cenicienta,
toda experiencia es vana.



_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Si quieres hallar en cualquier parte
amistad, dulzura y poesía, llevalas contigo.

GEORGES DUHAMEL
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Sáb 21 Nov 2015, 14:55

LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA

I

Cont.

SIÉNTATE CON CALMA EN ESTA SILLA ( A Toni Puchol)

Siéntate con calma en esta silla, contempla la naturaleza

- - - - - ondulante, los sobrellevados caminos,

los cerros, los anchos castaños robustos, los plátanos de tu

- - - - - juventud;

recuerda tu juventud ya desvanecida en la sombra,

perdida en un recodo del viento o en el sendero que serpentea

- - - - - por la escarpada montaña;

siéntate en esta silla y mira como se oscurecen las aguas,

cómo las aguas se agitan en el atardecer bamboleante,

cómo oscila y se balancea la lámpara de la habitación, el

- - - - - interminable crepúsculo,

la respiración de las horas, el recuerdo de tu mocedad;

cómo se balancea el salón en que oscuro meditas,

cómo las altas sillas resbalan, cómo vienen hacia la oscuridad,

cómo los butacones de la habitación entrechocan. cómo cruje

- - - - - el testero,

como se mueve y boga hacia lo oscuro el recinto en que yaces,

- - - - - las altas paredes inmóviles, el pesado arcón de la entrada,

- - - - - el mueble de nogal y la mesa;

cuán lentamente van entrando en sombra las cosas de

- - - - - madera y metal,

los instrumentos de la labranza, los artefactos de reconstruir,

la tenaza, el martillo y el clavo;

cómo en la penumbra penetran el lancinante amor,

el alto precio con que pagaste el regocijo, la escarchaen el

- - - - - amanecer tras la noche de fiesta,

tu despertar sobresaltado en la pesada siesta de agosto,

tu renacer y tu morir a diario;

cómo se desconchan los muros, cómo se raja el cántaro;

cómo se interrumpe en la noche, con intermitencia angustiosa,

el trajinar de la hilandera, la entrada del hilo en la aguja,

el ir y venir del afanoso émbolo, del sencillo estar en tu alcoba;

anda, siéntate en esta silla, ponte cómodo, escucha

cómo se apaga hondamente el murmullo del bosuqe, cómo

- - - - - calla el jilguero,

mientras por el resquicio de la rota tabla del desván atraviesa

el largo silbido del viento en el quieto verano.


II

Cont.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 22 Nov 2015, 02:11

LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA

II

LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA (*)

LA FERIA ( A Louis Bourne )

... Y cuando yo ya esté desvanecido, o dicho, o clavado en una

- - - - - pared,

o extendido en un platina, o encerrado en una vasija, una

- - - - - probeta, o simplemente un vaso de cristal;

o acaso en una fórmula o en una idea

feliz, algo duro y metálico, en fin, que pudiese resplandecer

o solamente sonar

por percusión, si queréis, o artificio

de una mano perita;

algo duro, repito, o bien tenso; algo como un tambor, un

- - - - - enorme tambor que sonase con un regocijo

estruendoso, para la alegría del niño,

para entretenimiento de la niñera o del aguerrido soldado...

pasad, pasad y veréis en el barracón el suplicio de la

- - - - - estantigua ,

el reconocido esplendor del monarca más elevado en un

- - - - - pedestal de madera,

el artificio de la condesa que más ama a un caballo,

contemplad a la anciana más afectada por la más incesante o

- - - - - o más caudalosa rememoración,

la doncella m´s definitivamente sensible al requiebro más

- - - - - delicado o más largo

y al gordo acosado de más cerca por su fiera carne;

pero, pasad, no quedéis en el umbral titubeantes, apresurad la

- - - - - compra del billete,

o no respondo de que podáis ver en seguida

al coronel que ha resistido más la tentación de morir en la

- - - - - guerra,

al rey que ha sabido mejor comprender la tabla de multiplicar,

el abecedario absoluto, la Guía Telefónica de Madrid en

- - - - - riguroso orden alfabético de calles y avenidas,

entrad sin demora al espectáculo del funcionario público que

- - - - - ha adivinado más rápidamente y mejor su desgracia,

el del condenado a muerte más hermoso del mundo, la

- - - - - lamentación más sonora del alcalde más alto,

y, en fin, la reunión más conspicua de todos los adelantos

- - - - - mejores

en este asfixiante día de feria.

(*) El segundo libro de LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA, tiene ese mismo nombre, que es, en definitiva, el título del tercer poema de este

segundo libro.


ALBA DE LA MUERTE (cont.)


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 22 Nov 2015, 03:52

LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA

II

LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA

ALBA DE LA MUERTE

¿Quién eres tú, crepúsculo indeciso, tras la noche del tiempo

- - - - - ahora empapándonos,

en que mojados de indignidad volvemos

de nuestra zozobra a nuestra desazón, de la dicha al cansancio

diariamente, repetido espectáculo,

turnos de furor y de sueño, de felicidad y vileza,

tedio y astucia renovándose,

o de desesperanza y de miedo?

¿Quién eres tú, tras el saludar y el querer,

quién, tras el repartir y el aceptar y el moverse,

el inmóvil moverse, o el no moverse e irse,

callarse, estarse, haberse?


¿Quién, tras la noche, hacia el amanecer, como un estampido

- - - - - en el hueco,

espantosamente florece, echa rosas de súbito y fuera de

- - - - - estación fructifica?

¿Qué estridencia rompe el silencio?

...................................................¿Quién canta?

¿Es el gallo de la explosión matutina, el señor de la extensión

- - - - - desierta, el príncipe sin coronación y sin ley

en el pueblo sin nadie? El arenal sediento, la calcárea

- - - - - reverberación sobre la piedra, el iris,

y allí se escucha de pronto, como digo, el cantar

del gallo sempiterno del amanecer más continuo.

Pues el amanecer ha empezado

al mismo tiempo que la noche, y sin fin,

está ahí, paralelo,

al otro lado de la noche y simultáneamente a ella,

amaneciendo sin cesar, hambrientamente amaneciendo,

recuperando con rapidez para el terrible amanecer sin fin,

avaramente,

la forma de la ola y nuestra mutación y nuestra cúspide,

y en la batalla, el estertor, la ly,

y en nuestros despertar, tras el cansancio,

el amor mismo,

el amor mismo leve,

puro y tan leve como un acto de amor puro como el amor,

enamorados, con amor, tan juntos,

quietos en la penumbra, amados...


Velozmente en la aurora todo penetra y es .

En la aurora terrible todo penetra y es.

La aurora se enriquece de formas que penetran

y que son en la aurora. Flotan entre la luz, equidistantes,

restos de indagaciones, ecos

de imploraciones, cánticos. Aquella crispación

en el andén humoso. Aquella voz

y el grito aquel

entre la muchedumbre inalcanzable. Y rumores y manos

que se alzan. Y el fusilado contra el muro

está, y está el fusilador y el redentor.

Y todo igual está.

Y, repentinamente, la aurora ya no está cuando en la coche,

a lo lejos, de pronto,

tempranero, entusiasta,

se oye cantar un gallo.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 22 Nov 2015, 03:56

LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA (poemario)

II

LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA ( segundo libro)

LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA  ( tercer poema)

...Que están contados los latidos de tu corazón, las acacias en

- - - - - flor, las margaritas de la primavera, los llantos

sepulcrales; contadas en la oscuridad

y sonadas contra la losa, en minuciosa comprobación,

las monedas de tu vivir, una a una.

Mira como tintinean sobre la piedra, y cómo son apartadas en

- - - - - oscuro montón

de un solo golpe rápido por la mano del mercader astuto.

Y te sientes contado e infinitamente narrado

por la misma voz que repite tu nombre

en la oscuridad, una y otra vez.

Yeres como un soplo de aire,

una burbuja que se llena de vaciedad insólita,

una pompa de viento enormemente hinchada de noche,

soplada y ahincada de noche, deformada y agrandada de

- - - - - humo, henchida de vacío y de miedo.


Y escuchas que alguien cuenta lentamente tus horas,

y exquisitamente las cuenta y las repasa y las paladea y las

- - - - - pule,

como piedras de río o madera de sándalo;

las pule y las hace exhalar con escarnio un olor que es doctrina,

y las hace brillar y esclarecer, y es escarnio.


Pero no mires ahora hacia el lugar donde se te avergüenza y

- - - - - desnuda

y desposee, y sin voluntad te abandonas y te dejas robar

hondamente. Y has de entregar allí un corazón que amaba,

un ojo que miraba y un oído que oía,

la boca que reía y que gozaba.

Y has de entregar el valle con sus nieblas,

el aire con sus brisas,

el río, el odio, el llanto.


...Y pues el agua suena y la cosa es así y el aire gira

tan delicadamente aún y sus hilos extiende,

no des un paso más, pues contados están cuantos dieres

y es tu vivir lo que está en juego,

amigo. Contempla

a barlovento las gaviotas. Vuelan

alrededor de ti. Pero no mires. Piensa

que tus miradas, una a una,

han sido enumeradas

también. No gastes más palabras. Todos

los vocablos

están subidos. Échate

sobre la cama inmóvil. Cierra los ojos fuerte-

mente. No llores, pues tus lágrimas,

una a una , contadas

han de estar. No sueñes, no acaricies,

no mudes, no desdigas,

no propicies,

no cantes.

Ni siquiera susurres como un río o un viento

en el atardecer de un junio lento y lánguido.







Última edición por Pascual Lopez Sanchez el Lun 23 Nov 2015, 06:10, editado 1 vez


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 23077
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Lluvia Abril el Dom 22 Nov 2015, 17:48

Hola, que no me fuí, que estoy, y mientras me aclaro con el libro I, de ODA EN LA CENIZA (me lié), sigo con el II y el III.



Más allá de esta rosa
(Meditación de postrimerías)


A Pedro Gimferrer



I

Una rosa se yergue.
Tú meditas. Se hincha
la realidad, y se abre, se recoge, se cierra.
Cuando miras, entierras. Oh poema
fúnebre. Azucena: relincho
espantoso, queja oscura, milagro. Tú que la melodía
de una rosa escuchaste, sangrienta
en el amaneces cual llamada
de una realidad diminuta,
miras tras ella el hondo
trajinar de otra vida, la esbelta
rapidez con que algo se mueve en la noche
con prisa, como si quisiera llegar a una meta
insaciable. Hay detrás de esta rosa, que yergue
suavemente su tallo, una pululación hecha nausea,
un horrible jadeo,
una ansiedad frenética, un hediondo existir que se anuncia.
Una trompeta dispara
su luz, entusiasmo sonoro
en el estiércol. ¿Qué dices,
qué susurras, qué silbas
entre la oscuridad, más allá de esta rosa,
realidad que te escondes? ¿Qué melodía
articulas y entiendes y desdices y ahogas,
qué rumor de unos pasos
deshaces, qué sonido
contradices y niegas? La cadencia está dicha,
realizado el suspiro.
El rumor es silencio,
la esperanza, la ruina. Todo silba y espera,
silencioso, engreído,
más allá de esta rosa.


II


Más allá de esta rosa, más allá de esta mano
que escribe y de esta frente
que medita, hay un mundo.
Hay un mundo espantoso, luminoso y contrario
a la luz, a la vida.
Más allá de esta rosa e impulsando su sueño
paralelo, invertido
hay un mundo, y un hombre
que medita, como yo, a la ventana.
Y cual yo en esta noche, con estrellas al fondo
mientras muevo mi mano,
alguien mueve su mano, con estrellas al fondo
mientras muevo mi mano,
alguien mueve su mano, con estrellas al fondo
y escribe mis palabras
al revés, y las borra.



A un espejo antiguo
A Angélica Bécker


Yo te miro como uno de tantos fugitivos, te arrojo
una mirada furtiva, temerosa, asustada.
Qué has visto asomarse a tu ventana lóbrega
que hospedó entre su noche
plateada
una mueca de espanto en un atardecer soñoliento,
quieto allá en el jardín, donde el boj que aún está
residía.
Qué has visto luego, qué fantasma de carne
se asomó a tu pupila
inmóvil, qué celeridad de penumbras
pasaron por tus aguas. Qué rostro de mujer o de niña
se asomó en el estanque
de tu sueño,
qué rostro esperanzado, con amor y confianza
puso confianza, amor en lo que es algo
pasajero en la noche.
Quién después se asomó
--el ojo fatigado, la constancia
sólo de la ceniza entre el cabello
pálido ya--,
quién, qué dama con cansancio y tristeza
se miró sin poder recoger en tu orbe
diminuto
la imagen de la joven que otro tiempo
miraba.
Tus aguas impasibles reflejaron
con crueldad los años, los desvíos
de tanto amor.
Y cayó un cuerpo
más tarde, pesadamente entre las aguas oscuras, ondulantes
un momento tan sólo.
Se cerraron después ávidamente,
y el cristal sosegado, el cristal limpio,
resplandeció enteramente lúcido.



Sensación de la nada


Tiene después de todo, algo de dulce
caer tan bajo: en la pureza
metafísica, en la luz
sublime de la nada.
En el vacío cúbico, en el número
de fuego. Es la hoguera
que arde inanidad. En el centro
no sopla viento alguno. Es fuego
puro, nada pura. No habiendo fe no hay extensión. La reducción
del orbe a un punto, a una cifra que sufre.
Porque es horrendo un padecer simbólico
sin la materia errátil que lo encarna.
Es la inmovilidad del sufrimiento
en si…Como la noche
que nunca amaneciese.



Dónde


Dónde el latido, el virgen miedo,
la tempestuosa semilla
que se abrirá mañana
como espanto, cual trueno
dentro de ti,
que se abrirá a la noche
súbita, a la vaciedad de tus cuencas,
ojos vacíos del no ver, resplandor
del no mirar, horrísono sonido
del no oír
y no palpar,
sí, dónde.

Dónde en tu corazón entregado,
dónde en tu pecho, dónde
en tu risa, en tu hablar cotidiano, en tu dirigirte a ese amigo,
dónde al coger, agarrar, retener,
alcanzar,
dónde en medio de tu felicidad, en la mitad de un calcinante
amor,
en el jadear mismo del amor, del placer del amor,
dónde
se esconde.

Dónde, dónde estará, dónde está ya, dónde está ahí, dónde está
muerto ya, yace ya mucho ya,
dónde tú, vivo, muerto, hecho, dicho,
nicho
ya.





_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Si quieres hallar en cualquier parte
amistad, dulzura y poesía, llevalas contigo.

GEORGES DUHAMEL
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 23077
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Lluvia Abril el Lun 23 Nov 2015, 01:19

De: 0DA EN LA CENIZA



Susana


Susana, don de junio
con palomas,
promesa de verano, breve
cajita musical, brizna de luz pequeña
en quien yo puse
un corazón sapiente.

¿Adónde vas, tan leve como un hilo de agua clara,
blanda como un aroma?
¿Qué te espera?
                       Aún no conoces esto,
¿Qué harás tú, qué puede
una gota de música, en el mundo
del estruendo
y la ira infecunda? ¿Qué es un puro latido
de color, una nota de luz
contra las olas?

Las olas, tú las ves.
Azules quiebran
contra el acantilado
y tú las denominas,
alegre espuma, hermosa nochebuena
de blancura encrespada,
risa y fiesta del mar. Yo con tristeza
te contemplo, con pena
te adivino
mirar el mar futuro
en el feroz atardecer de ahora.

Y no puedo decirte lo que miro
con mis cansados ojos
porque tú eres tan sólo
una frescura leve,
un poco de rocío,
¡y qué puede el rocío contra el amargo mar!


Canción de amor para después de la vida


                                                    A Yutca


Tú que me miras, tú que me ves aquí
en la tierra
como en la tierra soy,
como en la tierra estoy sin merecerte,
tú, pequeña verdad humana mía,
aquí, sin merecerte, sin merecer tu humana luz,  tu belleza
tranquila y delicada,
fugaz y delicada como una luz tranquila,
capaz, ay,
de envejecer y de morir también;
tú, sí, a quien he llegado
tan tarde ya, sin merecer ese sosiego ya
de tu pura belleza,
¿podré entonces, de pronto,
encontrarme a tu lado revestido de aquello que quisiera
para mí junto a ti?
¿Podré ser digno entonces de ti, entonces,
y dignamente estar como quisiera estar:
dignamente a tu lado, mereciendo
continuamente lo que eres
ahora para mí,
en esta tarde en que tú estás sentada
al lado mío contemplando
con tristeza mi rostro,
que ha empezado quizá
tan pronto,
a envejecer?


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Si quieres hallar en cualquier parte
amistad, dulzura y poesía, llevalas contigo.

GEORGES DUHAMEL
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 23077
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Lluvia Abril el Lun 23 Nov 2015, 06:07


Oda en la ceniza



En este mundo fugaz


A Yutca



Pozo de realidad, nauseabunda
afirmación, nocturno
cerco de sombras.
Somos
aciago resplandor insumiso, noche
florecida. Oh miseria
inmortal. Tú, mi alondra
súbita, mi pequeño colibrí delicado,
flor mecida en la brisa,
tú, dichosa, tú, visitada por la luz,
lavada en su jardín que desciende
despacio,
pequeñez tan querida.

Aquí estás resistiendo,
viva, lúcida,
sostenida
en el sacro relámpago,
alumbrada y dichosa
en el trueno.
Tú, mi pequeña
rosa encendida siempre,
pétalo delicado,
húmeda nota,
tú, resistiendo aquí.

Tú, resistiendo,
como si fueses basa,
columna, catedral,
como si fueses arco,
romana gradería, circo, templo,
como si fueses número,
incorruptible idea,
tú, mi pequeña Yute,
mi pasajera soledad, mi fugaz entusiasmo,
tú, brevedad, caricia.

Tú, con brazos
débiles como flores,
con cintura,
con quebradizo cuerpo,
con delgadez, con ojos,
con espanto, con risa,
con noche en tu mirada,
tú, mi pequeña Ytca,
tú, resistiendo aquí.



Pero cómo decírtelo




A Yutca

Pero cómo decírtelo si eres
tan leve y silenciosa
como una flor. Cómo te lo diré
cuando eres agua,
cuando eres fuente, manantial, sonrisa,
espiga, viento,
cuando eres aire, amor.

Cómo te lo diré,
a ti, joven relámpago,
temprana luz, aurora,
que has de morirte un día
como quien no es así.

Tu forma eterna,
como la luz y el mar, exige acaso
la majestad durable
de la materia. Hermosa
como la permanencia del océano
frente al atardecer, es más efímera
tu carne que una flor. Pero si eres
comparable a la luz, eres la luz,
la luz que hablase,
que dijese “ te quiero”,
que durmiese en mis brazos
y que tuviese sed, ojos, cansancio
y una infinita gana
de llorar, cuando miras
en el jardín de las rosas
nacer, una vez más.












_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Si quieres hallar en cualquier parte
amistad, dulzura y poesía, llevalas contigo.

GEORGES DUHAMEL
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 23077
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Lluvia Abril el Lun 23 Nov 2015, 06:11

Del primer libro de:  Oda en la ceniza(lo creí perdido) y creo que lo recuperé.
Perdón, Pascual, soy así de latosa.



ODA EN LA CENIZA

             A Francisco Brines


Una vez más. Las olas, los sucesos,
la menuda porfía que horada
la granítica realidad, el inmóvil
bloque donde los tiempos
giran como un águila
aciaga.
          Cada minuto el mundo es otro,
otra la muerte,
otro el desdén, la diurna aparición del entusiasmo,
el radical sentido.
                          Perdemos suelo,
firme contacto, asidero de sombras. Dame
la mano, álzame, tocaría
acaso la sublime
agarradera sin ceniza, la elevada
roca, el alto asiento
del resplandor, la puerta que no gira
ni se abre, ni cierra, el último
fundamento del agua, de la sed, de los aires
diáfanos,
del barro mísero donde el ardor se quema
como un ascua. Oh tentación de ser
en la portentosa verdad,
en el irradiante espacio, estadillo de veneración
más allá del respeto
sombrío. Oh calcinante
idealidad sagrada que no arde ni quema
en la deslumbradora invisibilidad, en la increíble
fuerza del mundo. Oh témpano de oceánico ardor
donde el cansancio
puede brillar y la queja
abrasar y ser otra, y el hombre apetecer y saciarse
en el alimento continuo.
                                     Oh desaliento
del desconocer, hambrear, consumirse,
centro del hombre.
                           Tú, mi compañero,
triste de acontecer,
tú, que como yo mismo ansias lo que ignoras y tienes lo
que acaso no sabes,
dame la mano en la desolación,
dame la mano en la incredulidad y en el viento,
dame la mano en el arruinado sollozo, en el lóbrego
cántico.
Dame la mano para creer, puesto que tú no sabes,
dame la mano para existir, puesto que sombra eres y
ceniza,
dame la mano hacia arriba, hacia el vertical puerto, hacia
la cresta súbita.
Ayúdame a subir, puesto que no es posible la llegada,
el arribo, el encuentro.
Ayúdame a subir puesto que caes, puesto que acaso
todo es posible en la imposibilidad,
puesto que tal vez falta muy poco para alcanzar la sed,
muy poco para coronar el abismo,
el talud hacia el trueno,
la pared vertical de la duda,
el terraplén del miedo.
                                           Oh dame
la mano porque falta muy poco
para saltar al regocijo,
muy poco para el absoluto reír y el descanso,
muy poco para la amistad sempiterna.
                                                              Dame la mano
tú que como yo mismo ansias lo que ignoras y tienes lo
que acaso no sabes,
dame la mano hacia la inmensa flor que gira en la felicidad,
dame la mano hacia la felicidad olorosa que embriaga,
dame la mano y no me dejes caer
como tú mismo,
como yo mismo,
en el hueco atroz de las sombras.



ANÁLISIS DEL SUFRIMIENTO
A José Olivio Jiménez.


El cruel es un investigador de la vida,
un paciente reconstructor, un objetivo relojero, un perito
que quisiera conocer la existencia,
el secreto de la vida que en el sufrimiento se explora.
El amante de la sabiduría está listo
para su operación delicada.
Y la materia del análisis queda
a su merced: un hombre sufre.
Horrible es conocer la verdad, y el miserable hallazgo
destruye a quien lo obtiene,
pues nadie en otro pudo ni podrá nunca conocer hasta el fondo
en su verdad palpable, sin morir,
la vida misma revelada.
Sin embargo, es muy cierto
que el sufrimiento expresa
al hombre, aunque lo arruina,
porque tras la experiencia dolorosa
es otro hombre el que nace, al conocerse,
y conocer el mundo.
No siempre, ciertamente,
puede quien ha sufrido
resistir todo el peso de su sabiduría.
Alguno nunca vuelve
a la vida, pues es difícil ser
tras la vergüenza de haberse así sabido.
Otros viven, mas rota
su dignidad en la infamia
que todo dolor es,
indignamente
prosiguen, y una mueca
es su gesto, su hábito.
Hay quien asume
de otro modo el dolor,
la concentrada reflexión que todo dolor es.

Tras la meditación espantosa, el hombre puede oír,
palpar, ver,
y conocerse y ser entre los hombres.
Y he ahí como el cruel se equivoca
en su filosófica labor, porque sólo quien sufre,
si acaso lo merece,
logra el conocimiento que el cruel buscara en vano.
Conoce aquel que sufre y no el que hace sufrir,
éste no sobrevive a su conocimiento,
y aunque tampoco el otro muchas veces
puede sobrellevar esa experiencia
terrible, logra en otras
escuchar sorprendido
el más puro concierto,
la melodía inmortal de la luz inoíble,
en el centro mismo de la humana miseria.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Si quieres hallar en cualquier parte
amistad, dulzura y poesía, llevalas contigo.

GEORGES DUHAMEL
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 23 Nov 2015, 08:17

LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA

II

LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA

EL RÍO DE LA HORAS (Tiempo en las cosas)

- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - El tiempo está en las cosas, en
- - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - - tus dedos, en esa mesa de nogal... C.B.


Como si la maldad físicamente existiese,

tal un objeto, un útil, o una forma

dura y tenaz,

tocable y abarcable;

así, pero quitada toda solidez

o tenebrosa sensación,

quietamente fluido, pero no como el agua y mucho más que el

- - - - - viento,

oscuro, sin ser exactamente la ceniza,

transparente más allá del cristal,

irreversible como una espina,

avanza

en la noche,

implacable, este río.


Avanza silencioso, imperceptible

entre mis dedos, simulando su forma,

precisamente cual si fuesen dedos;

con astucia, disfrazado de armario,

avanza por la habitación,

avanza inmóvil como un ataúd, arzobispal

reposo, quieta constelación,

ardiente llama y frenesí...

Inmóvilmente se arroja o determina

como cama de roble en el silencio ambiguo y la inmovilidad

- - - - - de la sábana blanca;

finge ser moribundo y luego muere él,

como si hubiese muerto, y sigue andando...


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 23077
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Lluvia Abril el Mar 24 Nov 2015, 05:50

Y bien aquí están las joyas que me faltaban de este poemario, .
Muchas gracias, Pascual, y por supuesto a todo aquel que quiera darse un paseo por este lugar. Merece la pena.





El baile

                  A Pierre Darmangeat


El ser y la nada se han hecho para bailar juntos.
Se han hecho para bailar y permanecer enlazados.
Con las cabezas juntas, con amor y delicadeza
la pareja incesante gira en el interminable crepúsculo
una danza sin fin. En el torbellino aparecen,
discontinuos, los cerros, las ciudades, las horas.
Villas y torreones, castillos,
en la llanura se alzan. Poblados
nacen y mueren con la velocidad de la llama
y el cortesano susurra
palabras halagüeñas en tanto
pasan los siglos y se desvanece la aurora.
El polvo ha instaurado su navidad. Golondrinas
que nunca vuelven al nido,
palomas sepulcrales, banderas
hechas trizas, remotas campanas, gorjeos.
He aquí que el gran baile ha dado comienzo. Del brazo se
pasean  el regocijo y la desesperación,
y todo sale a luz y todo es como si no hubiese empezado.
Una montaña comienza en el pico más alto,
sube hacia sus laderas y arriba está el valle.
Sécate en medio del agua fría de octubre,
Lorenzo, sumérgete en la nada pletórica.
Estamos ahítos de necesidad y es el hambre un hartazgo tan
bello
como una esmeralda. Decidme,
caminantes que borráis vuestras huellas con tanto cuidado y
esmero y desaparecéis en la noche,
decidme donde estáis, a que extraño resplandor os volvéis,
invisible,
dónde, danzantes que interrogáis el misterio,
dónde encontraros.
                                Muertos,
matados, asesinados: vivos,
montón de injuria repentina. Obscenas
ciudades pálidas, habitadas de huesos,
urgentes catedrales altivas,
violines.
                    Oh belleza, oh sentido,
oh terrible vivir al borde de un sollozo
y noche donde muere la esperanza.






Comentario final


Cavaste hacia el abismo
dentro de ti
por vivir más. Sufriste un sufrimiento,
te enajenó un cuidado.
Penetraste la noche sobre todo
interior
y no hubo luna, sino necesidad
de algo más bello.
Hambre de ti y sed de ti tuviste
y junto al pozo del no ser hablaste.
Asomado al brocal no viste estrellas
temblorosas, ni hubo luz en la noche
profunda. Lo que al fin ocurrió
nadie lo diga. No se envidie este canto:
si lo escribí fue que primero he muerto.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Si quieres hallar en cualquier parte
amistad, dulzura y poesía, llevalas contigo.

GEORGES DUHAMEL
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér 25 Nov 2015, 03:18

LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA

II

LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA

ELUCIDACIÓN DE UNA MUERTE

...Fuese todo como si el libro, no terminado de leer, continuase

- - - - - aún allí,

en la mesa, que permanecía

inalterable sobre el mismo suelo

de madera de roble,

que duraba también. Todo lo mismo

en el comienzo, cual si fuese difícil habituarse

a una perpetuidad feliz. Pero los bordes

de la mesa o del libro

empezaron muy pronto, poco después tan sólo, a hacerse

- - - - - sospechosos

de parpadeos, perplejidades,

de rendiciones y cancelaciones,

o al revés, de promesas, de cambios, de matices

sinuosos, curvos acaso por el lomo o el pie;

sospechosos, repito,

de algo como fosforescencias retardadas, o de iris

suaves, resplandores

astutos, sólo insinuados por el extremo hábil

y sofocados pronto, aún más tal vez, incluso, para el ojo

del inmóvil, que todo lo miraba

todavía

desde la orilla

aquella

del otro lado

que era este lado mismo,

pues nada habí, al parecer, allí que fuese

mensurable, aunque todo lo era de otro modo

más grave hacia sí mismo,

y cada cosa continuaba idéntica

a su más hondo ser, a su más entrañable

conciliación de sombra, pero con un sosiego tan pausado

que podía escucharse

y sonar duramente en el silencio

de la amplia realidad en ue caía

continuamente, como un chorro puro

de atardecer enajenado. Así

cada objeto iba entrando poco a poco,

sin moverse,

en la diafanidad lenta de otro lugar que era este mismo

lugar,

y, sin embargo, no lo era.


El libro continuaba

allí, sobre la mesa, fiel a sí mismo,

pero, no obstante, titubeaba o desaparecía

a veces, un momento, ausentándose

total o parcialmente,

como si no pudiese resistir

más que de un modo fragmentario,

intermitentemente ,

alguna oscura tentación

crepuscular,

cierta atracción remota. Ocurría lo mismo

con la mesa. Todo era como una melodía

que impusiese frecuentes calderones

a su sentido más oscuro. Todo

volvía, sin embargo, a su ser,

todo caía

en su mismo cansancio,

todo recomenzaba,

ahincándose

otra vez y otra vez

en su pesada realidad,

en su resistente materia,

en su insistente forma de reconocibles cuidados,

aunque fuese

a cada ocasión más penosa

la llegada al hogar, el regreso, la continuación de la frase

sonora, interrumpida,

que nos decía algo,

que estaba a punto de decir

algo definitivo en el atardecer,

o en el jardín de rosas, o más allá del mundo;

que estaba a punto, cuando

el silencio se hizo

más hondo. Alguien

aplicó entonces su oído para oír,

y su ojo entonces aplicó para ver,

pero nada llegó, nada se oyó o se vio

en el largo salón donde el mundo, difícil,

definitivamente moría.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér 25 Nov 2015, 03:20

LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA


III INVESTIGACIÓN DEL TORMENTO.


- - - - - - - - Toda emoción apunta intencionalmente hacia
- - - - - - - - algo real. Mi miedo en la selva nos dice que la
- - - - - - - - selva es peligrosa. mi simpatía por Pedro nos
- - - - - - - - dice que para mí Pedro tiene buenas cualidades. C.B.


I

Toda emoción se origina y se hunde en la realidad, arraiga

- - - como un árbol en ella, y de ella vive y se nutre, la

- - - representa y pone

como un actor en el escenario, o un hábil diplomático

en el salón del trono. Por eso podemos empezar por decir,

- - - cuando hablamos de ella, que a veces

la emoción parecería que hubiéramos

de verla ostentando medallas,

entorchados o cruces. Todo eso

sería natural en su oficio de mediación de suasoria

embajada.

No la debéis llamar entonces desconsiderada, azarosa,

- - - - - caprichosa, arbitraria,

nombres que convienen tan sólo

al indisciplinado intelecto razonador.

Ella, en efecto, al revés, sigue ordenadamente una pauta,

- - - - - obedece un dictado, interpreta concienzudamente la

- - - - - vida. En verdad,

siempre nos dice algo, sabroso y repentino ,

sobre la realidad que examina. Tiene rigor de axioma,

pero no sólo eso: deduce sin titubear, no vacila

como la claudicante razón, menesterosa, torpe,

indecisa. Es saber instantáneo, como un relámpago de lucidez ( cont.



_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Vie 27 Nov 2015, 03:20

III

INVESTIGACIÓN DEL TORMENTO

I (cont.)

sensible , en mitad de la noche, y hermosura

expresada del mundo; es un decir

secreto entre la sombra, esto es , a plena claridad. Es

- - - - - pensamiento

de tan reconcentrado,

invisible; de tan puro,

volátil,como aroma

de rosa, exhalado de un pétalo, de un estambre, de un hilo

de luz, o corola, o ensueño. Es sapiencia

suprema, que al servicio

de la realidad se enmascara, para ser eficaz, de disparatado

- - - - - trastorno, finge locura, exige reja

delirante,

cuando es, por el contrario, meditación

más allá de toda formulación

impertinente. De hecho, aparece como reflexión

agilísima , tal loa ángeles

según santo Tomás ( pero de otra manera

más sutil), aunque a veces esta reflexión pueda ser espantosa:

así, cuando sufrimos tormento y nos duelen, unánimes, las

- - - - - raíces del ser, y uno a uno (ahora sí, lentamente),

todos su ( ahora sí) reconocidos tentáculos. Todos,

sin dejar en olvido una mota de polvo sobre la levedad de un

- - - - - cuidado.

El dolor del tormento es, de este modo, una proposición

infernal, diferida; ciencia en llamas

mortales, levantado

decir sosteniéndose

en vilo

sobre el ascua

extrema;

teoría, pero una teoría

interminable, etremadamente minuciosa, ordenada,

que examina lentísima, con esmero y escrúpulo

exagerados

cada porción de realidad

adquirida,

y avanza un poquito tan sólo por el parsimonioso sendero

de la verdad

difícil,

para volver a empezar otra vez,

y otra,

no fuese que la suave

pinza, la antena

tanteante,

haya olvidado

quizás

un recodo, un menudo

pormenor, una arenilla

pálida,

en el largo camino que se pierde a lo lejos...


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Vie 27 Nov 2015, 03:33

III

INVESTIGACIÓN DEL TORMENTO

II

Y es así como el dolor del tormento resulta ser detallada

- - - - - revelación

de invisibilidades, extraídas y expuestas como una

durísima conclusión;

conclusión o enunciado

exhaustivo, cuya mera existencia

niega todos los otros por anulación,

subitánea, los pone cabeza abajo sobre el abismo,

y los hace brillar al revés, lentamente, hasta la extenuación,

en una radiación hacia nada.

El dolor del tormento es entonces indagación en la

- - - - - insignificación de la vida,

cuantioso examen de su realidad más profunda que empieza

- - - - - por reconocer fronteras,

los fosos donde comienza el castillo roquero, los muros

- - - - - levantiscos de la inenarrable ciudad,

tan dificultosamente erigida.

Y he aquí que ha llegado la hora del asalto a los torreones,

el momento del ataque por sorpresa, al pie de la muralla, poco

- - - - - antes del amanecer,

la hora de la ciudad sitiada, la hora de la verdad aprendida

poco a poco hacia adentro,

retrocedida amargamente hacia adentro,

como un inacabable y tumultuoso quehacer.


IV

AL MISMO TIEMPO QUE LA NOCHE.

(cont.)


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Vie 27 Nov 2015, 03:35

LAS MONEDAS CONTRA LA LOSA

IV

AL MISMO TIEMPO QUE LA NOCHE ( cont.)


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ

Contenido patrocinado

Re: CARLOS BOUSOÑO PRIETO

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb 23 Sep 2017, 11:37