Aires de Libertad

www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:

Temas similares

    Estadísticas

    Nuestros miembros han publicado un total de 713008 mensajes en 36979 argumentos.

    Tenemos 1294 miembros registrados.

    El último usuario registrado es VictorVanoli.

    Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

    ¿Quién está en línea?

    En total hay 34 usuarios en línea: 5 Registrados, 2 Ocultos y 27 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

    Ana María Di Bert, Catalina de Alvarado, Javier Bustamante, Rafael Valdemar, RafaelaDeroy


    La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Mar 16 Mayo 2017, 23:10.

    Diciembre 2017

    LunMarMiérJueVieSábDom
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    25262728293031

    Calendario Calendario

    Conectarse

    Recuperar mi contraseña

    Galería


    UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



    Flujo RSS


    Yahoo! 
    MSN 
    AOL 
    Netvibes 
    Bloglines 

    Narcís Comadira

    Comparte
    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25786
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Narcís Comadira

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Sáb 01 Ago 2015, 12:54

    .


    Narcís Comadira

    Narcís Comadira i Moragriega (Girona, 22 de enero de 1942) es un poeta, compositor y pintor catalán. Su poética es de factura más bien clásica, de temática contemplativa y un punto de vista a veces irónico.

    Como pintor, entiende su obra como una extensión de la poesía. Sus primeros trabajos mostraban referencias del surrealismo y el pop, así como de su maestro Domènec Fita. A finales de los años 70 abandonó la figura para empezar a representar la natura y la arquitectura, especializándose en un paisajismo muy personal y marcado por el realismo, que en sus últimos trabajos está trayendo hacia una síntesis del mismo, donde cada vez aparecen menos elementos a sus obras.

    Obra poética:

    1966 La febre freda (dentro de 5 poetes de Girona)
    1969 Papers privats
    1970 Amich de plor
    1974 Un passeig pels bulevards ardents
    1976 El verd jardí
    1976 Desdesig
    1976 Les ciutats
    1978 Terra natal
    1980 Àlbum de família
    1981 La llibertat i el terror
    1984 Rèquiem
    1985 Enigma
    1990 En quarantena
    1995 Usdefruit
    1998 Poemes
    1999 Recull de poemes i serigrafies
    2000 Lírica lleugera
    2002 L'art de la fuga
    2003 Formes de l'ombra. Poesies 1966 - 2002
    2007 Llast
    2012 Lent


    Poesia infantil i juvenil:

    2003 El sol es pon


    POESÍAS

    De La febre freda, 1966:

    PERFUM

    Com s'evapora un perfum
    -i deixa, si és possible,
    una mica de pols-,
    així, nosaltres ens morim lentament.

    El que som, el que hem estat, s'escampa
    com la pols que el primer petit vent
    reparteix
    sobre totes les coses.

    És així que, un cop morts,
    subsistim en la flor i en la pedra,
    i en elles ens estimem
    els que estimem el món.

    Però això molt pocs ho saben.


    PERFUME

    Como se evapora un perfume
    -y deja, si cabe,
    un poco de polvo-,
    así, morimos nosotros lentamente.

    Lo que somos, lo que hemos sido, se esparce
    como polvo que el primer viento ligero
    reparte
    sobre todas las cosas.

    Así, una vez muertos,
    subsistimos en la flor y en la piedra,
    y en ellas nos amamos
    los que amamos el mundo.

    Pero esto muy pocos lo saben.

    (Versión de Pedro Casas Serra)


    (continuará)

    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25786
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Narcís Comadira

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Dom 02 Ago 2015, 07:20

    .


    De Papers privats, 1969:


    FERRAN LOBO. P. RESTANTE
    JOHANNESBURG

    A tu, Ferran, que pesques lluços al Sud
    de l'Àfrica i en la quietud,
    segur que tòpica, del mar, destries
    de la xarxa de les filosofies
    el fil més fort, i que, entre lluç i lluç,
    repasses cada nus
    del pensament,
    deixa'm escriure't, un moment
    que tinc, una carta, set anys
    i mesos després d'aquella que nevava.
    Llavors, com ja saps, jo estava
    tancat a la casa gran, i em capficava
    amb la perennis, que ja ha fet figa.
    I en la botiga
    del cristianisme del moment,
    comprava vida eterna,
    i la litúrgia, que enlluerna
    pietats d'adolescent,
    substituïa altres jocs, altres paraules,
    altres ritmes tinguts per excitants
    per la subtil habilitat dels capellans.

    Aquella tarda de febrer que t'escrivia
    (sempre neva pel febrer), tenia
    una tenfra melangia
    com sempre llavors, i nevava.
    Imagina't la cosa com anava
    pels carrerons boirosos del meu cor...
    A l'aula, l'estufa de serradures
    posava un gustet picant
    a somniar entremaliadures,
    i et vaig escriure a tu, el meu amic pagà
    que llavors estudiava per “marino”.
    Una part del meu cervell, la purista
    (sempre he estat un dualista),
    no permetia que un seminarista
    escrivís a un aprenent de llop de mar;
    però l'altra, la que no s'ha mort encara,
    de dins va respondre: I ara!
    I agfant ploma i paper
    veig decidir: l'escriuré.
    Mentre tothom estudiava
    i, a fora, es feia ja fosc,
    et vaig contar que nevava...
    Després, sovint, ho hem recordat.
    Però, penso, deixem-nos del passat
    ara que no neva, Ferran, ni plou.

    Dijous és Corpus i ballarà l'ou
    al claustre de la catedral de Barcelona,
    i per l'escalinata de la de Girona
    baixaran canonges empolainats,
    després d'haver berenat maduixes
    a cal Bisbe. La gent tirarà ginesta,
    paperets i serpentines, que fan festa.
    L'àliga, com sempre, es menjarà el colom
    (no som
    res), i enmig de soldats marcant el pas,
    i d'himnes decadents de Sant Tomàs,
    passejaran la custòdia, gran meravella!,
    sota el tàlem de brocat municipal.
    S'entendriran tantes beates tristes!
    Badant els ulls, s'admiraran turistes
    a les taules de la rambla aposentats,
    i tocaran campanes, i els gironins mudats,
    amb vestit fosc, coll i corbata,
    lluenta la sabata
    de l'últim casament,
    cadascú ben posat dins el seu estament,
    portaran atxes, vetllant l'eucaristia,
    oblidarán el pa de cada dia,
    i, ja assaborint la gran coca turística,
    faran una uniforme rialleta mística
    davant els beneficis de Déu Nostre Senyor.
    Hi haurà qualque doctor
    que, amb afany progressista,
    dirà alguna coseta, amb molta vista,
    que es podrà entendre de dues maneres.
    Ai, Doctor, que l'erres,
    que així no fas contentes les esquerres,
    com voldries, ni les dretes tampoc.
    Mai no ha anat bé fer un doble joc.
    Però plego. No vull donar consells
    a qui bens cristians pastura.
    La processó, doncs, aquí s'atura.
    I passo full.
    L'altre dia, va haver-hi aldarull
    a la plaça de la Universitat.
    Suposo que l'Anna ja t'ho haurà contat,
    que també hi era.
    Malgrat fer un dia esplèndid de primavera,
    va ser un dia molt gris,
    de tants grisos com ens corrien al darrera.
    I ara m'evadiré, com sempre faig,
    segons els crítics criptomarxistes,
    perquè en ocasions d'aquestes parlo dels arbres,
    cosa que no autoritza el Papa Brecht.
    Però, digues, ¿què vols que faci, que t'expliqui?
    ¿Tu també vols que em capfiqui
    encara més? I que reclami drets,
    enfilant-me per les parets?

    Els arbres, Ferran, són verds
    i treuen fulles cada any per primavera
    i, havent sofert la xafogor estival,
    les perden una a una
    amb infinita tendresa tardoral,
    i passen hiverns freds, i mai no es fan enrera.
    Per això, quan em fa mal
    les diguem-ne circunstàncies, i quan miro
    de llibertats somniades les despulles,
    penso en els arbres i sospiro
    pels vegetals poders de treure fulles.
    I pensar que, per la perennis aquella,
    tots els arbres ens són subordinats...
    ¿No t'ho deia que havia fet figa?
    Són éssers superiors, els arbres, elevats,
    cap altre arbre no els lliga...
    Però entre els homes, Ferran, n'hi ha que manen,
    i els altres, pobrissons, només la ballen.
    I el món sempre anirà així.
    Qui ens ho havia de dir
    quan, d'adolescents, sommiàvem
    i llegíem i parlàvem
    de futurs mons ideals...

    No vull posar-te trist, tu que en el mar(c)
    fas una feina, segons en Collin Clark,
    classificada com a primària, d'explotació
    de la natura. No et vull treure ni un bri
    d'aquesta llibertat que tens aquí,
    al Sud, entre les ones i la salabror.
    Mira una mica per mi aquest mar, Ferran,
    aquest mar que, d'infant,
    he somniat tantes vegades
    i que, ara, enmig de tantes putades
    com aquí, en terra, ens fan,
    el veig tan lluny. I, com a gran
    que m'he fet, impossible.
    Mira'l per mi, Ferran, fes-me'l visible
    i diguem que l'aventura
    no és un mer ésser de raó,
    digue'm que és una criatura
    feta, com jo, de carn i ossos, abastable, capaç
    de somriure'm i d'arrossegar-me,
    de fer-me seguir el seu pas,
    i de fondre'm, de cremar-me...

    Ferran, quan tu tornaràs,
    ric de silenci i d'escumes,
    i un diumenge qualsevol, passejant
    per Sant Daniel, em diràs: -¿Fumes?,
    i jo et diré que sí, d'esma, trencant
    llargues estones de no dir res, cosa
    que fem sovint, i no ens fa nosa,
    de passejar
    i callar... m'explicaràs
    gairebé sense paraules, que t'ho llegiré a la cara,
    com queda en el món encara
    tan sols un reconet on es pot viure
    tal com haviem somniat.
    I, amb un somriure
    apòcrif d'iniciat,
    il.lustraràs totes les meravelles,
    per mi noves, per tu velles,
    que hauràs vist. I em parlaràs
    dels peixos, de les ones, dels captards
    “avars
    del seu or”, dels mariners,
    de les constel.lacions de l'hemisferi sud,
    de la impol.luta i tensa solitud
    del mar.
    I avall, pel camí, passarem
    pel cementiri. Serà un capvespre d'estiu,
    es farà fosc,
    tornarà la gent del bosc
    amb xuclamel a les mans, la tarda,
    que haurà estat calorosa, s'anirà distendint
    i correrà per la vall una brisa
    d'herbes, de rostoll,
    de terra que respira...
    I jo, potser, llavors et diré: -Mira!,
    a un ocell, un arbre, un moviment
    de fulla, una petita tremolor
    de bedoll,
    la dolça olor
    del fonoll,
    la resseca arquitectura
    de una capsa de rosella (que era
    una flor sedosa, records d'adormidera,
    fums, opis llunyans, ones dels mars d'orient):
    I serà senzill anar d'aquí d'allà,
    als mars del Sud, Lapònia, les costes del Japó.
    Serà passar d'un arbre a una flor
    la mirada...
    -Sí, sí que fumo, dona'm un celta
    o un ducado o el que tinguis!
    Serà la inesperada
    garsa sobre la canya esvelta,
    el xiscle de l'oreneta...
    I amb les mans faràs la capelleta,
    que no s'apagui el foc.
    I et sembla poc?
    I ja s'haurà fet fosc; quan reculem, precedits
    pel fum i per la llum de les cigarretes respectives
    quue ens obriran el pas,
    al llum veurem Girona.
    Ferran, quan tu tornaràs...

    Perdona'm aquest revival futuritzat
    una mica romàntic; ara “estic”
    al Baviera, des d'on t'escric,
    i tinc al meu costat
    una colleta de ninets,  tres amb perruca
    i virolats, amb cara de sis-cents, i una mosseta
    amb els cabells deixats anar, flonjos, i pantalons
    de làstex amb cremallera. Un dels noiets
    la toca, la masega, li passa la mà pels lloms
    i ella s'hi dóna, jo encara penso en el mar.
    Bec d'una gerra de cervesa, i em va avall,
    la sento, picanteta i amb escuma i transparent,
    com dringa, com l'or, com els topazis
    que s'esmicolen entre els murs
    de vori d'aquestes poques paraules (retòric!).
    Jo encara penso en el mar.
    A l'altre costat, veig ara
    un pobrissó estudiantet, amb bigotis
    com els teus, que estudia, el curs s'acaba
    i cal “apretar”, Ferran. Més enllà hi ha un militar.
    Jo encara penso en el mar.
    Per fora, per la Rambla, passa gent amunt i avall,
    una a peu, uns a cavall
    del cotxet utilitari...
    Són les deu i caldrà anar-hi,
    vull dir, Ferran, a sopar.
    Potser t'escriuré demà
    encara alguna altra cosa,
    no ho sé, que veig que el fil ja s'aprima
    de la carta,
    i que la rima
    se'm va difuminant.

    Bé, Ferran,
    les coses estan
    així.
    Cal tocar de peus a terra.
    Pago quinze pessetes que val la cervesa
    i, amb simulada llestesa,
    surto al carrer.

    Adéu, Ferran, i bona sort.
    Quedem que, en acabar la pesca,
    ens trobarem i farem gresca,
    tots plegats, fins a la mort.

    Narcís Comadira



    FERRAN LOBO. P. RESTANTE
    JOHANNESBURGO

    A ti, Ferran, que pescas la merluza en el Sur
    de África y en la quietud,
    seguro que tópica, del mar, escoges
    de la red de filosofías
    el hilo más fuerte, y que, entre merluza y merluza,
    repasas cada nudo
    del pensamiento,
    déjame escribirte, ahora que dispongo
    de un momento, una carta, siete años
    y unos meses después de aquella de cuando nevaba.
    Entonces, como sabes, yo estaba
    encerrado en la casa grande, y me preocupaba
    con la perennis, que ya ha flaqueado.
    Y en la tienda
    del cristianismo del momento,
    compraba vida eterna,
    y la liturgia, que deslumbra piedades de adolescente,
    sustituía otros juegos, otras palabras,
    otros ritmos tenidos por excitantes
    por la sutil habilidad de los curas.

    Aquella tarde de febrero que te escribía
    (siempre nieva en febrero), tenía
    una tierna nostálgia
    como siempre entonces, y nevaba.
    Imagínate como iban las cosas
    por los brumosos callejones de mi corazón...
    En el aula, la estufa de serrín
    producía un gustito picante
    como de soñar diabluras,
    y te escribí a ti, mi amigo pagano
    que entonces estudiaba para marino.
    Una parte de mi cerebro, la purista
    (he sido siempre un dualista),
    no permitía que un seminarista
    escribiera a un aprendiz de lobo de mar;
    pero la otra, la que todavíno se ha muerto,
    respondía en mi interior: ¡Faltaría más!
    Y cogiendo papel y pluma
    decidí: le escribiré.
    Mientras los demás estudiaban
    y, fuera, ya oscurecía,
    te conté que nevaba...
    A menudo, después, lo hemos recordado.
    Pero, pienso, dejémonos del pasado
    ahora que no nieva, Ferran, ni llueve.

    Jueves es Corpus y bailará el huevo
    en el claustro de la catedral de Barcelona,
    y por la escalinata de la de Girona
    bajarán canónigos acicalados,
    después de haber merendado fresas
    en casa del Obispo. La gente tirará retama,
    papelitos y serpentinas, que hace fiesta.
    El águila, como siempre, se comerá el palomo
    (no somos
    nada), y entre soldados marcando el paso,
    y decadentes himnos de Santo Tomàs,
    pasearán la custodia, ¡qué maravilla!,
    bajo el palio municipal de brocado.
    ¡Beatas tristes se enternecerán!
    Abriendo los ojos, los turistas se admirarán
    sentados en las mesas de la rambla,
    y las campanas tocarán, y los gerundenses dispuestos,
    con traje oscuro, cuello y corbata,
    relucientes los zapatos
    del último casamiento,
    muy compuesto cada uno dentro de su estamento,
    llevarán hachones, velando la eucaristía,
    olvidarán el pan de cada día,
    y, saboreando ya la gran coca turística,
    soltarán una uniforme risita mística
    ante los favores de Dios Nuestro Señor.
    Habrá algún doctor
    que, con afán progresista,
    dirá alguna cosita, con mucha vista,
    que se podrá entender de dos maneras.
    Ay, Doctor, que la erras,
    que así no contentas a las izquierdas,
    como querrías, ni a las derechas tampoco.
    Nunca ha funcionado hacer un doble juego.
    Pero acabo. No quiero dar consejos
    a quien apacienta cristianos corderos.
    La procesión, pues, se detiene aquí.
    Y paso hoja.
    Al otro día, hubo un alboroto
    en la plaza Universidad.
    Supongo que Anna ya te lo habrá contado,
    pues también estaba.
    A pesar de que hacía un espléndido día de primavera,
    fue un día muy gris,
    de tantos grises como nos corrían detrás.
    Y ahora me evadiré, como hago siempre,
    según los críticos criptomarxistas,
    porque en estas ocasiones hablo de árboles,
    cosa que no autoriza el Papa Brecht.
    Pero, dime, ¿qué quieres que haga, que te explique?
    ¿También tu quieres que me preocupe
    todavía más? Y que, subiéndome por las paredes,
    reclame derechos?

    Los árboles, Ferran, están verdes
    y echan hojas cada año por primavera
    y, tras sufrir el bochorno estival,
    las pierden una a una
    con infinita ternura otoñal,
    y pasan fríos inviernos, y nunca se amilanan.
    Por eso, cuando me hacen daño
    las digamos circunstancias, y cuando miro
    de libertades soñadas los despojos,
    pienso en los árboles y suspiro
    por su vegetal poder de echar hojas.
    Y pensar que, por la perennis aquella,
    todos los árboles nos están subordinados...
    ¿No te decía yo que había flaqueado?
    Los árboles son seres superiores, elevados,
    no los ata ningún otro árbol...
    Pero entre los hombres, Ferran, hay los que mandan,
    y los otros, pobrecitos, sólo la bailan.
    Y el mundo siempre será así.
    Quién nos lo había de decir
    cuando, de adolescentes, soñábamos
    y leíamos y hablábamos
    de mundos futuros ideales...

    No quiero ponerte triste, tú que haces
    un trabajo en el mar, según Collin Clark,
    clasificado como primario, de explotación
    de la naturaleza. No quiero quitarte ni una brizna
    de la libertad que tienes allí,
    en el Sur, entre las olas y el salitre.
    Mira este mar un poco por mí, Ferran,
    este mar que, de niño,
    soñé tantas veces
    y que, ahora, entre tantas putadas
    como nos hacen aquí, en tierra,
    veo tan lejano. Y, como adulto
    que me he hecho, imposible.
    Míralo por mí, Ferran, házmelo visible
    y dime que la aventura
    no es un mero ente de la razón,
    dime que es una criatura
    hecha, como yo, de carne y hueso, alcanzable, capaz
    de sonreírme y arrastrarme,
    hacerme seguir su paso,
    y de fundirme, quemarme...

    Ferran, cuando tú vuelvas,
    rico en silencio y en espumas,
    y un domingo cualquiera, paseando
    por Sant Daniel, me digas: -¿Fumas?,
    y yo te conteste, rutinariamente, que sí, rompiendo
    largos momentos de no decir nada, cosa
    que hacemos a menudo, y no nos impide,
    pasear
    y callar... me explicarás
    casi sin palabras, pues te lo leeré en la cara,
    como queda en el mundo todavía
    un rinconcito donde se puede vivir
    tal como habíamos soñado.
    Y, con una sonrisa
    apócrifa de iniciado,
    me explicarás todas las maravillas,
    para mí nuevas, para ti viejas,
    que habrás visto. Y me hablarás
    de los peces, de las olas, de los atardeceres
    “avaros
    de su oro”, de los marineros,
    de las constelaciones del hemisferio sur,
    de la tensa e impóluta soledad
    del mar.
    Y al regreso del paseo, pasaremos
    por el cementerio. Será un atardecer de verano,
    oscurecerá,
    la gente regresará del bosque
    con madreselva en las manos, la tarde,
    que habrá sido calurosa, se irá distendiendo
    y correrá por el valle una brisa
    de hierbas, de rastrojo,
    de tierra que respira...
    Y yo, entonces, te diré quizás: -¡Mira!,
    un pájaro, un árbol, el movimiento
    de una hoja, el pequeño temblor
    de un abedul,
    el dulce olor
    del hinojo,
    la reseca arquitectura
    de una cápsula de amapola (que fue
    una flor sedosa, recuerdo de adormidera,
    humo, opios lejanos, olas de los mares de oriente):
    Y será sencillo ir de aquí a allá,
    a los mares del Sur, Laponia, las costas del Japón.
    Será como pasar la mirada
    de un árbol a una flor...
    -Sí, sí que fumo, dame un celta
    o un ducado ¡o lo que tengas!
    Habrá la inesperada
    garza sobre la caña esbelta,
    el chillido de la golondrina...
    Y con las manos harás capillita,
    para que no se apague el fuego.
    ¿Te parece poco?
    Y ya habrá ocurecido; cuando regresemos, precedidos
    por el humo y por la luz de los respectivos pitillos
    que nos abrirán el paso,
    a lo lejos veremos Girona.
    Ferran, cuando tú vuelvas...

    Perdóname este revival futurista
    un poco romántico; ahora “estoy”
    en el Baviera, desde donde te escribo,
    y tengo al lado
    un grupito de niñatos, tres con peluca
    y chillones, con cara de seiscientos, y una mocita
    con el cabello suelto, suave, y pantalones
    de látex con cremallera. Uno de los niñatos
    la toca, la soba, le pasa la mano por los lomos
    y ella se deja, yo todavía pienso en el mar.
    Bebo una jarra de cerveza, y me baja,
    la noto, picantita y con espuma y transparente,
    suena, como el oro, como los topacios
    que se desmenuzan entre los muros
    de marfil de estas pocas palabras (¡retórico!).
    Yo pienso todavía en el mar.
    Al otro lado, veo ahora
    a un pobre estudiantillo, con un bigote
    como el tuyo, que estudia, el curso se acaba
    y hace falta “apretar”, Ferran. Más allá hay un militar.
    Yo pienso todavía en el mar.
    Fuera, por la Rambla, hay gente que pasa arriba y abajo,
    una a pie, otros a caballo
    del cochecito utilitario...
    Son las diez y habrá que irse,
    quiero decir, Ferran, a cenar.
    Quizás te escribiré mañana
    algo más aún,
    no lo sé, pues veo que el hilo de la carta
    se adelgaza,
    y la rima
    se me va difuminando.

    Bueno, Ferran,
    así están las cosas.
    Hay que tocar de pies en el suelo.
    Pago quince pesetas que vale la cerveza
    y, con simulada agilidad,
    salgo a la calle.

    Adiós, Ferran, y buena suerte.
    Quedamos que, al acabar la pesca,
    nos encontraremos y haremos gresca,
    juntos, hasta la muerte.

    Narcís Comadira
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    (continuará)


    .

    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25786
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Narcís Comadira

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Mar 04 Ago 2015, 13:24

    .


    De Amich de plor, 1970:

    ESCENA D'ESTIU A BLANES

    La dama està asseguda al balancí.
    Ben acotxada entre coixins de dama.
    El sol li toca, de biaix, la cama.
    La dama du pamela carmesí.

    Al seu davant la mar es de setí,
    i amb el va i ve pausadament exclama:
    -No hi ha oci sublim com el de dama!-.
    I clou la frase amb un somriure fi.

    Ah qui fora, per vós, a la terrassa,
    balancí o coixí o bé pamela,
    o, tan sols, fumerol de celta curt

    o, al captard, quan seguiu, mirada lassa,
    el teló transversal que fa una vela,
    el sucre que us poseu, lenta, al iogurt.

    Narcís Comadira



    ESCENA DE VERANO EN BLANES

    La dama está sentada en balancín.
    Cercada de almohadones para dama.
    Le roza el sol, en diagonal, la pierna.
    Lleva la dama pamela carmesí.

    Frente a ella el mar es de satén de seda,
    y en el vaivén pausadamente exclama:
    -¡No hay ocio más sublime que el de dama!-.
    Y concluye la frase una sonrisa.

    ¡Ah! quien fuera, por vos, en la terraza,
    balancín o almohadón o bien pamela,
    o, solamente, humo de celta corto

    o, en el atardecer, cuando, mirada lasa,
    seguís el transversal telón que hace una vela,
    azúcar que ponéis, lenta, en vuestro yogur.

    Narcís Comadira
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    .

    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25786
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Narcís Comadira

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Miér 05 Ago 2015, 05:06

    .


    De Un passeig pels bulevards ardents, 1974:

    UN PASSEIG PELS BULEVARDS
    ARDENTS (IX)

    Caravanes que fugen, ploroses, arrosseguen
    un farcell prou pesat. I masos cremen lluny.
    Ara torno endarrera, veig cares conegudes
    que ja no em reconeixen. Basarda i por els empeny.
    Fam i pesta desola tots els poblats d'Europa.
    Hi ha exèrcits que saquegen, pagesos revoltats,
    clergues que es venen l'ànima a irrisoris dimonis.
    Corre cavall, oh corre! Quin verd tan clar té el faig!

    El salitre rosega el fons de les pintures,
    un artròpode es menja el text dels manuscrits.
    Amor, amor, i et beso, porta'm braçats de roses.

    Fugissera Bellesa sempre incontaminada,
    vine tu amb el fuet d'un somriure o d'uns ulls.
    Sabseja'ns en la fosca de la monotonia,
    desafia el passat, el present i el futur.
    Vine enmig de la fúria d'aquest món que s'acaba,
    de confusa tenebra, de mentida i oblit.
    Fes sagnar els nostres ulls que, en terra de ningú,
    en el cor de la guerra, es debaten insomnes.

    Narcís Comadira



    UN PASEO POR LOS BULEVARES
    ARDIENTES (IX)

    Caravanas que huyen, llorosas, arrastran
    un fardo muy pesado. Y lejos queman casas de campo.
    Ahora vuelvo atrás, veo caras conocidas
    que no me reconocen. Desconfianza y miedo les empujan.
    Hambre y peste asolan todas las poblaciones de Europa.
    Hay ejércitos que saquean, labradores sublevados,
    clérigos que venden su alma a irrisorios demonios.
    ¡Corre caballo, corre! ¡Qué claro es el verdor del haya!

    El salitre mordisquea el fondo de las pinturas,
    un artrópodo se come el texto de los manuscritos.
    Amor, amor, y te beso, tráeme brazadas de rosas.

    Huidiza Belleza siempre incontaminada,
    ven tú con el látigo de una sonrisa o de unos ojos.
    Sacúdenos en la oscuridad de la monotonía,
    desafía el pasado, el presente y el futuro.
    Ven en medio de la furia de este mundo que se acaba,
    de confusa tiniebla, de mentira y olvido.
    Haz sangrar nuestros ojos que, en tierra de nadie,
    en el corazón de la guerra, se debaten insomnes.

    Narcís Comadira
    (Versión de Pedro Casas Serra)

    .

    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25786
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Narcís Comadira

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Jue 06 Ago 2015, 05:05

    .


    De El verd jardí, 1976:

    APAREIX, DE SOBTE, UN JOVE
    BELLÍSSIM, CAUSANT LA NATURAL
    TORBACIÓ EN ALGUNS ESPERITS
    EXCESSIVAMENT TÍMIDS I ANALISTES

    Com un déu que sorgeix,
    nova la pell, entre aigües agitades,
    asserenes els ulls i altres tempestes alces,
    interiors, dintre la sang sorpresa
    de donar vida a un cos tan distint d'aquest teu
    que sembla ser el cos únic que es mou damunt la terra.
    Oh absurd coneixement!
    Sorgeix la pell, el límit exterior, la carn
    que tensa els moviments i envolta els ossos,
    els processos interns, assimilacions,
    secrecions exactes;
    i es fa la vida: l'ànima subtil,
    el misteri profund de la mirada.
    Llavors, per consolar-nos, pensem que l'acció
    i les obres ens basten.

    Però la sang, damunt de tota excusa,
    sense saber per què, vol la bellesa.


    APARECE, DE REPENTE, UN JOVEN
    BELLÍSIMO, CAUSANDO LA NATURAL
    TURBACIÓN EN ALGUNOS ESPÍRITUS
    EXCESIVAMENTE TÍMIDOS Y ANALISTAS

    Como un dios que surge,
    nueva la piel, entre agitadas aguas,
    serenas los ojos y otras tormentas levantas,
    internas, sorprendida en su interior la sangre
    por dar vida a un cuerpo tan distinto de este tuyo
    que parece ser el único cuerpo que se mueve sobre la tierra.
    ¡Oh absurdo conocimiento!
    Surge la piel, el límite exterior, la carne
    que tensa los movimientos y rodea los huesos,
    los procesos internos, asimilaciones,
    secreciones exactas;
    y se hace la vida: el alma sutil,
    el misterio profundo de la mirada.
    Entonces, para consolarnos, pensamos que la acción
    y las obras nos bastan.

    Pero la sangre, por encima de cualquier excusa,
    sin saber por qué, quiere la belleza.


    JO

    Sóc mascle i gironí. Mitja estatura.
    Cabell castany, ullets de marrec trist.
    Romàntic una mica, cosa dura
    en el temps que vivim. Prou ho tinc vist.

    Mozart més que cap altre m'entabana,
    i, en versos catalans, Josep Carner.
    Crec en l'amor, la taula quan tinc gana,
    els plaers de la carn, que em moriré.

    I si a estones em vaga de fer versos
    i confegeixo quatro mots dispersos,
    no ho faig pensant en un darrer sentit,

    que no vull fer carrera de poeta.
    Lletraferit de la A a la Z
    en llengua fosca i en país petit!


    YO

    Soy macho y gerundense. De mediana estatura.
    Pelo castaño, ojos de niño triste.
    Algo romántico, que es circunstancia dura
    en los tiempos que corren. Bien lo sé.

    Mozart más que ningún otro me gusta,
    y, en verso catalán, Josep Carner.
    Creo en el amor, la mesa cuando hay hambre,
    los goces de la carne, puesto que moriré.

    Y si a ratos me da por hacer versos
    y junto cuatro palabras dispersas,
    no es pensando en un último sentido,

    no quiero hacer carrera de poeta.
    ¡Literato de la A a la Z
    en lengua oscura y en país pequeño!


    LA CATEDRAL

    Hi puges un captard, quan la ciutat
    queda lluny amb les boires i els sorolls
    opacs de les botzines.
    La tens al teu devant. Sense mirar-la,
    t'endinses, innocent, en la penombra.

    ¿Quin murmuri de vides pot sentir-se,
    de sofriments, de crims, de sang encesa,
    presos a les escretlles de la pedra?
    Tu, ciutadà, que hi puges per distreure't,
    la catedral et pren i un malefici
    es posa, imperceptible, en els teus ossos.

    Segles s'obren als ulls: les vestidures
    de canonges antics endormiscats
    s'alcen de velles caixes. Processons
    de comtes i comtesses que abandonen
    els pàl.lids alabastres sepulcrals.
    Fugues inacabables es desprenen
    dels tubs de l'orgue i dels tímids somriures.

    No t'amaguis, per tu, la catedral
    es fa viva, es desperta; tots els somnis
    com un núvol d'encens agafen forma
    i batega la flama del desigs
    més remots, ancestrals, que t'han fet néixer.

    La ciutat és aquí, tota la vida
    fa corredisses entre les columnes
    i la pols dels altars que es descomponen.
    Tantes velles doctrines, els terrors,
    foscos, subtils, d'aquella fe de joves,
    les paraules que, buides, ressonaven,
    l'ull vigilant, cruel, de tants capvespres,
    un exèrcit de corcs els va fent miques.

    I a tu també. ¿No ho veus? Mira, s'apaguen
    lentament els vitralls, la nit s'acosta
    i un tremolor us commou. La catedral
    i tu, com una sola carn, temeu
    que s'estronqui l'encant que us vivifica.

    Abandona, abandona aquests recés,
    lluita amb els punys perquè els homes perdurin,
    i amb els homes els crims i els sofriments.
    Davalla a la ciutat, ven, comercia,
    fes-te ric i fes fills; si pots, conspira.
    Segueix tranquil els anys que t'han donat,
    que res no detindrà el curs de la vida.

    Tu, catedral, rosa solemne, puja
    amb els teus al destí més gloriós
    a què et condemnen àngels i dimonis:
    obre't i escampa el perfum de la pedra.
    Vull veure el cel com traspassa els teus nervis
    i com voleien per sobre el retaule
    els corbs que esperen la carn dels sepulcres.


    LA CATEDRAL

    Subes un atardecer, cuando la ciudad
    queda lejos con las nieblas y los ruidos
    opacos de las bocinas.
    La tienes enfrente. Sin mirarla,
    te adentras, inocente, en la penumbra.

    ¿Qué murmullos pueden oírse de vidas,
    de sufrimientos, de crímenes, de sangres encendidas,
    prisioneros en las juntas de las piedras?
    A ti, ciudadano, que subes para distraerte,
    la catedral te atrapa y un maleficio
    penetra, imperceptible, en tus huesos.

    Los siglos se hacen visibles a tus ojos: las vestiduras
    de antiguos adormilados canónigos
    se levantan de viejas cajas. Procesiones
    de condes y condesas que abandonan
    los pálidos alabastros sepulcrales.
    Fugas inacabables se desprenden
    de los tubos del órgano y de las tímidas sonrisas.

    No te escondas, por ti la catedral,
    revive, se despierta; todos los sueños
    como una nube de incienso cogen forma
    y late la llama de los deseos
    más remotos, ancestrales, que te han hecho nacer.

    La ciudad está aquí, toda la vida
    corre entre las columnas
    y el polvo de los altares que se descomponen.
    Todas las viejas doctrinas, los terrores,
    oscuros, sutiles, de aquella fe de cuando jóvenes,
    las palabras que, vacías, resonaban,
    la mirada vigilante, cruel, de tantos atardeceres,
    los va haciendo pedazos un ejército de carcomas.

    Y a ti también. ¿No lo ves? Mira, se apagan
    lentamente los vitrales, la noche se acerca
    y un temblor os conmueve. La catedral
    y tú, como una sola carne, teméis
    que se rompa el encanto que os vivifica.

    Abandona, abandona este retraimiento,
    pelea a puñetazos para que los hombres perduren,
    y con los hombres los crímenes y los sufrimientos.
    Baja a la ciudad, vende, comercia,
    hazte rico y haz hijos; si puedes, conspira.
    Prosigue tranquilo los años que te han dado,
    que nada detendrá el curso de la vida.

    Tú, catedral, rosa solemne, sube
    con los tuyos al destino más glorioso
    a que te condenan ángeles y demonios:
    ábrete y esparce el perfume de la piedra.
    Quiero ver como el cielo traspasa tus nervios
    y como vuelan sobre el retablo
    los cuervos que esperan la carne de los sepulcros.


    Narcís Comadira
    (Versiones de Pedro Casas Serra)


    (continuará)


    .

    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25786
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Narcís Comadira

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Vie 07 Ago 2015, 04:49

    .


    De Les ciutats, 1976:

    CIUTAT D'INFANTESA

    Et sento lluny vella ciutat d'infant
    voltada de tants plàtans, de l'escorça
    de cegats passadissos, d'orenetes,
    de captards lluminosos de campanes.

    No tornaran els olis ensucrats,
    el cotó fluix, les hores de desesma,
    la cera verge i els soldats rendits
    trepijant els clavells i la ginesta.

    Ni les roses badoques dels jardins
    ni les fràgils, alades xeringuilles,
    serpentines de tint descolorit
    al cartipàs de les taques de tinta.

    No tornaran les flors grogues del riu,
    somriures, els pecats, la regalèssia,
    meibes i vambes dels estius perduts,
    xafogosos migdies de piscina.

    Cap pols de guix no em tacarà les mans
    quan, al retorn d'una inútil pissarra,
    dugui el fracàs d'un teorema absurd:
    que el quadrat de la suma dels records
    no pot omplir ni una meitat de vida.


    CIUDAD DE LA INFANCIA

    Te siento lejos vieja ciudad de la infancia
    cercada de tantos plátanos, de la corteza
    de cegados pasillos, de golondrinas,
    de atardeceres luminosos de campanas.

    No volverán los aceites azucarados,
    el algodón, las horas de desánimo,
    la cera virgen y los rendidos soldados
    pisando claveles y retama.

    Ni las abiertas rosas de los jardines
    ni las frágiles, aladas jeringuillas,
    las serpentinas de tinte desvaido
    en la cartera con manchas de tinta.

    No volverán las flores amarillas del río,
    las sonrisas, los pecados, el regaliz,
    los meybas y las bambas de los veranos perdidos,
    los sofocantes mediodías de piscina.

    Ningún polvo de tiza me tiznará los dedos
    cuando, al regreso de una inútil pizarra,
    lleve el fracaso de un teorema absurdo:
    que el cuadrado de la suma de los recuerdos
    no puede llenar ni la mitad una vida.


    GRAN TEATRE DEL LICEU

    (Un jove retorna a la llotja familiar. A la llotja
    del costat, dues noietes que el cobegen es distrauran
    parlant de foteses mentre el teatre, més o menys,
    es prepara per escoltar el segon acte.)

    Més enllà de l'espasme dels coures,
    prenent força a la freda ceràmica,
    d'uns moments de plaer solitari
    dissimula la lleu taquicàrdia.

    Aviat el fregar de les cordes
    mou la gent cap al lloc, ell s'atansa
    somrient al redós on l'esperen
    pensaments de futur i mirades.

    Mentre tot es fa fosc i s'exalten
    els fidels a les zones més altes,
    amb les cames creuades reposa,
    disposat a oblidar i a oblidar-se.

    Com la música dolça s'emporta
    els projectes precisos d'uns pares!
    La tenebra suau de la llotja
    se'ls enduu cap a nits enterrades.

    Al vellut empolsat, sensa força,
    les mans blanques cansades destaquen.
    És inútil quedar-se a mirar-los:
    no cap bomba mourà els personatges.


    GRAN TEATRO DEL LICEO

    (Un joven regresa al palco familiar. En el palco
    de al lado, dos jovencitas que lo desean se distraerán
    hablando de tonterías mientras el teatro, más o menos,
    se prepara para escuchar el segundo acto.)

    Más allá del espasmo de los cobres,
    cobrando fuerza en la fría cerámica,
    disimula la leve taquicardia
    de unos instantes de placer solitario.

    Pronto el rozar de las cuerdas
    devuelve la gente a su sitio, él se acerca
    sonriendo al refugio donde lo esperan
    pensamientos de futuro y miradas.

    Mientras todo oscurece y se exaltan
    los fieles en las zonas más altas,
    reposa con las piernas cruzadas,
    dispuesto a olvidar y a olvidarse.

    ¡Cómo la dulce música se lleva
    los precisos proyectos de unos padres!
    La suave tiniebla del palco
    se los lleva hacia noches enterradas.

    Sobre el terciopelo polvoriento, sin fuerza,
    destacan las blancas manos cansadas.
    Es inútil quedarse a mirarlos:
    ninguna bomba moverá a los personajes.


    Narcías Comadira
    (Versiones de Pedro Casas Serra)


    (continuará)


    .

    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25786
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Narcís Comadira

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Sáb 08 Ago 2015, 06:47

    .


    De Desdesig, 1976:

    TARDA

    He aspirat el perfum
    dels teus llavis, la prada
    ondulant dels teus besos.
    He aspirat el perfum.
    Braçades de ginesta,
    pèsols d'olor, roselles
    i aquest núvol d'abelles
    que feineja al til.ler.
    La mel més pura vessa
    d'aquestes flors blancoses.
    Or i tarda em són lleus.
    Ah! Rendit de desesma,
    m'endormisco per perdre'm
    dins d'un doll de murmuris.


    TARDE

    He aspirado el perfume
    de tus labios, la pradera
    ondulante de tus besos.
    He aspirado el perfume.
    Brazadas de retama,
    guisantes de olor, amapolas
    y esta nube de abejas
    que faena en el tilo.
    De estas flores blancuzcas
    cae la miel más pura.
    Oro y tarde me son leves.
    ¡Ah! Rendido de desánimo,
    me adormilo para perderme
    en un chorro de murmullos.


    DESDESIG

    Com un bedoll tremoles,
    dolcíssim ca, amic meu.
    Passes les hores soles
    perdut entre la neu
    ardent dels teus dominis.
    ¿Solitud, passió?
    No em pregunto què sento.
    No vull pau ni repòs.
    Vull només les carícies
    de seda del teu cos.
    Temo saltar la tanca
    que t'envolta i que, enmig
    del teu jardí, com sempre,
    se'm mengi el desdesig.


    DISPLICENCIA

    Tiemblas como un abedul,
    dulcísimo can, amigo mío.
    Pasas las horas solas
    perdido entre la nieve
    ardiente de tus dominios.
    ¿Soledad, pasión?
    No me pregunto qué siento.
    No quiero paz ni reposo.
    Sólo quiero las caricias
    de seda de tu cuerpo.
    Temo saltar la valla
    que te rodea y que, en medio
    de tu jardín, como siempre,
    me consuma la displicencia.


    Narcías Comadira
    (Versiones de Pedro Casas Serra)


    (continuará)


    .

    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25786
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Narcís Comadira

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Dom 09 Ago 2015, 05:08

    .


    De Terra natal, 1978:

    SMOKE GETS IN YOUR EYES

    Ara que ets fora deixa que et recordi
    aquella nit de Sant Joan. Fa anys,
    Madona dels Topants, tu i jo ballàvem.

    Les teves cames dues torres brunes,
    les teves mans una troca d'amor,
    sota els meus jeans el meu sexe una brasa.

    Boira la seda el melic un estany,
    boira la brusa sobre els cims dels pits
    en la nit solitària de perfum de magnòlia.

    Sota els meus jeans el meu sexe una brasa,
    la teva pell el teu perfum el fum...
    Donàvem voltes tot el món voltava

    en la nit solitària de perfum de magnòlia,
    la pell, la pell recordo i que fumaves.
    I el fum t'entrava als ulls.

    Narcís Comadira


    SMOKE GETS IN YOUR EYES

    Ahora que estás lejos deja que te recuerde
    aquella noche de San Juan. Hace años,
    Dueña de los Rincones, tú y yo bailábamos.

    Tus piernas dos torres morenas,
    tus manos una madeja de amor,
    bajo mis jeans mi sexo una brasa.

    La seda niebla el ombligo un estanque,
    niebla la blusa sobre las cumbres de los pechos
    en la noche solitaria con perfume a magnolia.

    Bajo mis jeans mi sexo una brasa,
    tu piel tu perfume el humo...
    Dábamos vueltas todo giraba

    en la noche solitaria con perfume a magnolia,
    la piel, recuerdo la piel y que fumabas.
    Y el humo te entraba en los ojos.

    Narcís Comadira
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    .

    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25786
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Narcís Comadira

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 10 Ago 2015, 05:29

    .


    De Àlbum de familia, 1980:

    LA VISITA DEL JERARCA

    1

    ¿Per què ens remouen al llit els cossos
    neguitejats ja a trenc d'alba?
    Baixa del pont de Pedra i rellisca per llambordes
    glaçades de boira freda el carro de la Por.
    Avança pel carrer Nou mig a les fosques
    mentre el vent fa oscil.lar els fanals de llum groga.
    Calfred i un cop de fuet que retruny. Peten persianes.
    Algú molt matiner s'alça abans d'hora,
    encén un llum petit i es prepara un cafè,
    aigua bruta per enganyar l'estómac,
    i menja un tros de pa de serradures. El carro
    ja ha girat pel carrer de la Indústria.
    Pel portal de la fàbrica de gas
    surt olor de carbó, surt llum boirosa,
    surt un llenç brut de gas que va seguint el carro
    Gran via enllà, xerricant enmig d'ombres, despertant morts.
    Poc a poc s'han encès altres llums.
    De Sant Domènech baixen i trepitgen somnàmbules
    botes lluents d'esforç, negre de fum i greix:
    ressonen amb tendresa els passos dels soldats
    sobre els còdols humits. Ja la boira
    sembla que es va aixecant sobre el casc i els guants blancs,
    flocs de cotó sobre el caqui pudent. Al fons,
    til.lers sense cap fulla.
    Dins del palau, el bisbe Cartañà
    ha pres llet i cafè i dues torrades,
    llegeix amunt i avall també en la llum grogosa
    mentre els patges preparen la capa i el capell.
    Les petjades pelfudes, la tos seca.
    Van baixant els soldats. Al carrer Ciutadans,
    l'alcalde de Quintana es nua la corbata
    amb un gest elegant i repassa el discurs
    ple de paraules buides i sàvies mentides.
    Als internats, les monges i els hermanos
    corren, vigilen, passan revista cent vegades.
    Venga, venga, deprisa. Ja baixen els soldats.
    Pengen domassos tristos de balcons mig tancats,
    surten de cases fosques, de coves de misèria,
    els gironins pansits amb els abrics girats,
    la gavardina triste:
    soy nacionalsindicalista,
    creo en las leyes del amor,
    basta de obrero envenenado
    y de patrono explotador.
    Van lentament cap a esperar el jerarca.

    2

    Dins d'abrics ben tallats, sota el barret gris perla,
    ara surten contents els prohoms.
    La catedral, plena a vessar, ressona de Te Deum.
    Ciutadans honorables que van guanyar la guerra
    escorten militars que ara han guanyat la pau.
    Camises blau marí, gorres de plat, estrelles,
    boines vermelles, botes de muntar.
    Un raig de sol ve a endolcir les ferides
    però l'oblit és lluny. Ara només desfici,
    desfici i por de tot. Creixen nadales perfumades
    als redossos humits del cementiri; mig d'amagat,
    vidues, filles, no gossen ni mirar-les
    i tanmateix creixen per elles. Els altres, els venuts,
    els porucs, els pocs que potser hi creuen
    són tots a la Gran Via.
    A peu dret, mal vestits, amb coragre a l'estómac,
    s'alimenten de missa de campanya,
    de música de banda i de discursos.
    Noies de casa bona apadrinen banderes,
    Bandera de España, bandera imperial,
    triunfante en la lucha y hermosa sin par.
    I cruix la seda natural, se sent olor de naftalina
    i olor de cuiro militar. Ciris espeterreguen,
    flechas, uniformats, contra viles injurias
    del martillo y la hoz
    alzan fuertes, vibrantes, el clamor de su voz.
    I les campanes toquen: Sanctus, Sanctus...
    I Girona poruga: Sanctus, Sanctus...
    I Girona mesquina: Sanctus, Sanctus...
    I Girona sencera: Sanctus, Sanctus...
    I l'alcalde i el bisbe, militars, falangistes,
    savis locals i capellans prostàtics,
    arxivers i cronistes, els senyors, les senyores,
    mantellines, medalles, banderes i estendarts,
    coregen la lloança, criden sense parar:
    Sant, Sant, Sant, Senyor Déu dels Exèrcits!
    (El sol ja escalfa tendrament la posguerra.)

    3

    I tu ¿què hi fas al peu de la tribuna,
    el braç alçat, ros i bellíssim, tot vestit de blau,
    amb la boina vermella, adolescent desconegut?
    Digues, ¿qui ets, on ets, t'han engolit els anys
    i t'ha ofegat Girona i no recordes aquell dia gran?
    ¿Se t'ha esvaït la imatge perfecta que oferies?
    ¿Simplement saludaves i passaven soldats?
    I vosaltres, ¿on sou, noies que desfilàveu,
    Secció Femenina? ¿On són els crits, les camises,
    mans que brodaven fletxes?
    ¿Se us han menjat les ombres que us seguien el pas?
    I tu, gironi anònim, humil sota la boina,
    i tu, somriure cínic, ¿on ets, cap on camines?
    Tot rostres muts, ulls entelats, boques obscures
    omplint el canemàs de la ciutat.
    ¿I tu, Ciutat, que t'adorms al sol tebi
    d'aquest matí d'hivern? (Jo no hi era a la festa
    i, amb tot, en tinc el fàstic. Sento a la sang encara
    la mascarada absurda, tots els rostres de pols
    de la supervivència. Sobreviure, ¿per què?

    I tornàreu al llit, als llençols de la por
    que amb ungles de terror esquinçareu absents
    mentre aquella fum groga inundava el carrer
    de tenebra oliosa. I baixà altra vegada
    el carro relliscant per sobre les llambordes,
    va girar pel carrer de la Indùstria,
    va tocar la sirena de la fàbrica,
    i seguíreu igual, oblidant poc a poc,
    intentant d'esbossar un somriure prou hàbil
    per fer creure als infants que la por on ens movíem
    era un malson fugaç, que el món que ens preparàveu
    era un país de conte on tots seriem prínceps.


    LA VISITA DEL JERARCA

    1

    ¿Por qué se remueven en la cama los cuerpos
    ya inquietos al alba?
    Baja por el puente de Piedra y resbala por adoquines
    helados de fría niebla el carro del Miedo.
    Avanza por la calle Nueva medio a oscuras
    mientras el viento hace oscilar las farolas de luz amarilla.
    Escalofrío y un trallazo que retumba. Golpean persianas.
    Alguien muy madrugador se levanta antes de tiempo,
    enciende una luz pequeña y se prepara un café,
    agua sucia para engañar al estómago,
    y come un trozo de pan de serrín. El carro
    ya ha girado por la calle de la Industria.
    Por el portal de la fábrica de gas
    sale olor a carbón, sale luz brumosa,
    sale un sucio lienzo de gas que va siguiendo el carro
    Gran Vía allá, rechinando entre sombras, despertando muertos.
    Poco a poco se han encendido otras luces.
    De Santo Domènech bajan y pisan sonámbulas
    botas relucientes de esfuerzo, negras de humo y grasa:
    resuenan con ternura los pasos de los soldados
    sobre los guijarros húmedos. Parece que ya
    la niebla se va levantando sobre el casco y los guantes blancos,
    copos de algodón sobre el caqui maloliente . Al fondo,
    tilos sin ninguna hoja.

    Dentro de palacio, el obispo Cartañà
    ha tomado café con leche y dos tostadas,
    también lee con luz amarillenta arriba y abajo
    mientras los pajes preparan la capa y el capelo.
    Las huellas felpudas, la tos seca.
    Van bajando los soldados. En la calle Ciudadanos,
    el alcalde De Quintana se anuda la corbata
    con gesto elegante y repasa el discurso
    lleno de palabras vacías y sabias mentiras.
    En los internados, las monjas y los hermanos
    corren, vigilan, pasan revista cien veces.
    Venga, venga, deprisa. Ya bajan los soldados.
    Cuelgan damascos tristes de balcones medio cerrados,
    salen de oscuras casas, de cuevas de miseria,
    mustios gerundenses con los abrigos girados,
    la gabardina triste:
    soy nacionalsindicalista,
    creo en las leyes del amor,
    basta de obrero envenenado
    y de patrono explotador.

    Van lentamente a esperar al jerarca.

    2

    Dentro de abrigos bien cortados, bajo sombrero gris perla,
    ahora salen contentos los prohombres.
    La catedral, llena a rebosar, resuena con el Té Deum.
    Ciudadanos honorables que ganaron la guerra
    escoltan a militares que ahora han ganado la paz.
    Camisas azul marino, gorras de plato, estrellas,
    boinas rojas, botas de montar.
    Un rayo de sol viene a endulzar las heridas
    pero el olvido queda lejos. Ahora sólo hay desazón,
    desazón y miedo de todo. Crecen perfumados narcisos
    en los parterres húmedos del cementerio; medio a escondidas,
    las viudas, las hijas, no se atreven ni a mirarlos
    y aún así crecen por ellas. Los otros, los vendidos,
    los miedosos, los pocos que quizás creen
    están todos en la Gran Vía.
    De pie, mal vestidos, con acidez de estómago,
    se alimentan de misa de campaña,
    de música de banda y de discursos.
    Chicas de buena familia apadrinan banderas,
    Bandera de España, bandera imperial,
    triunfante en la lucha y hermosa sin par.

    Y cruje la seda natural, se nota olor a naftalina
    y olor de cuero militar. Chisporrotean los cirios,
    flechas, uniformados, contra viles injurias
    del martillo y la hoz
    alzan fuertes, vibrantes, el clamor de su voz.

    Y las campanas tocan: Sanctus, Sanctus...
    Y Girona miedosa: Sanctus, Sanctus...
    Y Girona mezquina: Sanctus, Sanctus...
    Y Girona entera: Sanctus, Sanctus...
    Y el alcalde y el obispo, militares, falangistas,
    sabios locales y curas prostáticos,
    archiveros y cronistas, los señores, las señoras,
    mantillas, medallas, banderas y estandartes,
    corean la alabanza, llaman sin cesar:
    ¡Santo, Santo, Santo, Señor Dios de los Ejércitos!
    (Ell sol calienta ya tiernamente la posguerra.)

    3

    Y tú, adolescente desconocido,
    ¿qué haces al pie de la tribuna, con el brazo alzado,
    rubio y bellísimo, vestido todo de azul, con la boina roja?
    Di, ¿quién eres, dónde paras, te han tragado los años
    y te ha ahogado Girona y no recuerdas aquel gran día?
    ¿Se te ha desvanecido la imagen perfecta que ofrecías?
    ¿Saludabas simplemente y pasaban soldados?
    Y vosotros, ¿dónde estáis, chicas que desfilabais,
    Sección Femenina? ¿Dónde están los gritos, las camisas,
    las manos que bordaban flechas?
    ¿Se os han comido las sombras que os seguían el paso?
    Y tú, gerundense anónimo, humilde bajo la boina,
    y tú, de cínica sonrisa, ¿dónde estás, por dónde andas?
    Todo eran rostros mudos, ojos empañados, bocas oscuras
    llenando el cañamazo de la ciudad.
    ¿Y tú, Ciudad, que duermes al sol tibio
    de esta mañana de invierno? (Yo no estaba en la fiesta
    y, con todo, siento asco. Siento todavía en la sangre
    la mascarada absurda, todos los rostros de polvo
    de la supervivencia. Sobrevivir, ¿para qué?

    Y volvisteis a la cama, a las sábanas del miedo
    que con uñas de terror rasgaréis ausentes
    mientras aquel humo amarillo inundaba la calle
    de tiniebla aceitosa. Y otra vez bajó
    el carro resbalando sobre los adoquines,
    giró por la calle de la Indústria,
    sonó la sirena de la fábrica,
    y seguisteis igual, olvidando poco a poco,
    intentando esbozar una sonrisa lo bastante hábil
    para hacer creer a los niños que el miedo por el que nos movíamos
    era una fugaz pesadilla, que el mundo que nos preparabais
    era un país de cuento donde todos seriamos príncipes.


    4 DE FEBRER DE 1945

    I tu, papà, gran cabronàs, ¿què hi feies
    a dalt de la tribuna, si no eres feixista?
    Vestit de blau marí, palplantat, la mirada llunyana,
    sembles absent de tot. ¿Poder? Cap no en tenies.
    ¿Avantatge? No cap. Potser veure teatre
    de franc desde la llotja municipal, anar
    vestit de gala a dalt del presbiteri
    els dies sants, mentre la catedral
    s'omplia de creients si més no en l'espectacle.
    (Un reflex blau molt clar m'arriba del brillant
    que dus a la corbata mentre jo, arrecerat
    en algunes fandilles, m'omplo poc a poquet
    de tenebra i de por, de pecat i calfreds.)

    Ara, però, és un matí d'hivern
    i tu t'estàs a dalt de la tribuna,
    voltat de gent estranya, de senyores
    elegants amb pells esborrifades, evasperons hispanes,
    dones del general, del jutge, del delegat d'Hisenda...
    Tens quasi quaranta anys, dos fills i mig,
    un uniforme blau marí com cal en aquests anys mansíssims
    i ets encara
    fill de papà sense gaire avenir
    (massa germans per un pastís petit)...
    Però tu poc hi penses: ets el gran.
    I amb mirada llunyana, a dalt de la tribuna,
    veus com passa el desfile.
    ….......................................També així et passaran
    els vint anys de la vida que et queda,
    sempre una mica absent, sempre com si portessis
    un uniforme estrany, amb el cap sota l'ala,
    preservant-te de tot, caminant poc a poc
    per un món que ja mai no sabré si era el teu.


    4 DE FEBRERO DE 1945

    Y tú, papá, gran cabrón, ¿qué hacías
    en la tribuna, si no eras fascista?
    Vestido de azul marino, quieto, la mirada lejana,
    pareces ausente. ¿Poder? No tenías ninguno.
    ¿Ventaja? Tampoco. Quizás ver teatro
    de balde desde el palco municipal, ir
    vestido de gala al presbiterio
    los días santos, mientras la catedral
    se llenaba de creyentes como mínimo en el espectáculo.
    (Un reflejo azul muy claro me llega del brillante
    que llevas en la corbata mientras yo, cobijado
    en alguna falda, me lleno poco a poco
    de tiniebla y de miedo, de pecado y escalofríos.)

    Pero, ahora, es una mañana de invierno
    y tú estás arriba en la tribuna,
    rodeado de gente extraña, de señoras
    elegantes con pieles ahuecadas, avisponas hispanas,
    mujeres del general, del juez, del delegado de Hacienda...
    Tienes casi cuarenta años, dos hijos y medio,
    un uniforme azul marino como es debido en estos años mansísimos
    y eres todavía
    hijo de papá sin mucho porvenir
    (demasiados hermanos para un pastel pequeño)...
    Pero tú ni lo piensas: eres el mayor.
    Y con mirada lejana, desde la tribuna,
    ves como pasa el desfile.
    ….................................... De la misma manera te pasarán
    los veinte años de vida que te quedan,
    siempre un poco ausente, siempre como si llevaras
    un uniforme ajeno, con la cabeza bajo el ala,
    protegiéndote de todo, andando despacio
    por un mundo que ya nunca sabré si era el tuyo.


    Narcís Comadira
    (Versiones de Pedro Casas Serra)


    (continuará)


    .

    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25786
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Narcís Comadira

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Mar 11 Ago 2015, 04:47

    .


    De Enigma, 1985:

    FALCONERIA

    Ara sóc un falcó i sobre la mà m'aferro
    del meu senyor. Respiro l'aire net del matí
    i l'olor del vellut i les martes, la suor dels cavalls,
    el fenc petjat, els vapors
    que pugen de la terra.
    Herbes i flors menudes, tapís gemat que veuré
    des de dalt, quan en cercles, magnificent,
    observi els meus dominis, la prada, els arbrissons,
    el rierol, la llebre esmunyedissa.
    I els cavalls, els gossos i el senyor,
    amb els seus cavallers i el falconer major,
    patges i servidors, tots iguals de petits,
    repartits sobre el prat...
    Ara el senyor m'ha dit: vull una llebre grossa,
    flairosa de llentiscle (el meu senyor és poeta),
    mentre m'acaronava el plomatge amb el dit.
    Jo em sento emperador, enfilat a la mà del senyor,
    amb la meva caputxa de cuir plena de cintes.

    Hi ha moviment, xivarri, renills i piafar,
    i els mossos de canilla que deslliguen i aquissen els gossos.
    Ja s'acosta el moment, el senyor m'amanyaga,
    vol una llebre grossa, flairosa de llentiscle
    (jo també sóc poeta). El cor em bat amb força.
    I ara, en aquests moments, jo sóc l'amo i senyor
    del món i de la gent. Tots a dins del meu cercle,
    pendents de mi, esperant com em perdo i retorno,
    com el meu vol es va cenyint, calcula,
    veu la llebre temorenca.
    Els ulls són com sagetes, les urpes s'aguditzen
    i un vertigen dolcíssim m'aclapara.
    Cel i terra són u, arbres i núvols, l'herba i la pell
    esquerpa de la llebre. No veig res, una força
    se m'endú cap avall, cap el pou del no-res,
    i baixo com un llamp. ¿Per quina
    voluntat em regeixo?
    ¿Quina és la força obscura que se m'endú, quins fils
    mouen les meves ales, quin foc
    pot escalfar
    tant la sang del meu cos?

    Ara, a les urpes, ja hi tinc la llebre morta,
    olorosa de terra i de llentiscle.
    Tot s'ha acabat, ja s'ha ensorrat l'imperi.
    El falconer major
    em deixarà esquinçar un tros de fetge càlid...
    Riurà el senyor amb els seus amics; després,
    i amb el meu caputxot tot ple de cintes,
    em sentiré ridícul.

    Allò que fa oblidar-se, dura sempre tan poc!


    CETRERÍA

    Ahora soy un halcón y sobre la mano de mi señor
    me aferro. Respiro el aire limpio de la mañana
    y el olor del terciopelo y las martas, el sudor de los caballos,
    el heno pisado, los vapores
    que suben de la tierra.
    Hierbas y pequeñas flores, gemado tapiz que veré
    desde arriba, cuando en círculos, espléndido,
    observe mis dominios, el prado, los arbustos,
    el riachuelo, la liebre escurridiza.
    Y los caballos, los perros y el señor,
    con sus caballeros y el cetrero mayor,
    pajes y servidores, todos igual de pequeños,
    repartidos sobre el prado...
    Ahora el señor me dice: quiero una liebre gorda,
    olorosa de lentisco (mi señor es poeta),
    mientras me acaricia el plumaje con el dedo.
    Yo me siento emperador, sobre la mano del señor,
    con mi capucha de cuero llena de cintas.

    Hay movimiento, alboroto, relinchos y piafar,
    y los mozos de jauría que desatan y azuzan los perros.
    Ya se acerca el momento, el señor me acaricia,
    quiere una liebre gorda, olorosa de lentisco
    (yo también soy poeta). El corazón me late con fuerza.
    Y ahora, en estos momentos, yo soy el amo y señor
    del mundo y de la gente. Todos en mi círculo,
    están pendientes de mí, esperando como voy y vengo,
    como mi vuelo se va ciñendo, calcula,
    ve la liebre medrosa.
    Los ojos son como flechas, las zarpas se agudizan
    y un vértigo dulcísimo me abruma.
    Cielo y tierra son una sola cosa, árboles y nubes, la hierba y la piel
    arisca de la liebre. No veo nada, una fuerza
    me arrastra hacia abajo, hacia el pozo de la nada,
    y desciendo como una centella. ¿Por qué
    voluntad me rijo?
    ¿Cuál es la oscura fuerza que me arrastra, qué hilos
    mueven mis alas, qué fuego
    calienta
    tanto la sangre de mi cuerpo?

    Ahora, en las zarpas, ya tengo la liebre muerta,
    olorosa de tierra y de lentisco.
    Todo se ha acabado, ya se ha hundido el imperio.
    El cetrero mayor
    me dejará desgarrar un trozo del hígado caliente...
    Reirá el señor con sus amigos; después,
    y con mi capuchón lleno de cintas,
    me sentiré ridículo.

    ¡Lo que hace que te olvides de ti mismo, dura siempre tan poco!


    COSINS

    L'espessa nit d'agost
    els atuïa els membres.
    Ella i ell, enfilats
    dalt d'aquella caseta del terrat,
    miraven les estrelles, com qui mirar
    el mapa del futur.
    Cadascú el seu futur, el d'ella,
    cenyit a l'esplendor del seu cos,
    flor de disset anys verges,
    que els borinots dels amics d'ell assetgen.
    Ell d'ell, futur mental, futur de subterfugis:
    un embolic de sentiments
    menyspreats per la por de la carn.

    I aquella carn pletòrica, la d'ella,
    i la carn d'ell, més lànguida,
    però no per això menys ardent,
    com resplendien en la nit obscura,
    pels disset anys tan tesos,
    pel flamareig del sol amuntegat!

    La pell tibada de la nit,
    la xafogor sobre el terrat roent,
    el riu de sang tan semblant que corria
    per aquells cossos tan junts i distants...
    Tot va quedar en ocasió perduda.
    A dalt del cel, potser, somreien les estrelles.
    A baix, però, bordava ja, incansable,
    esperant-los,
    la canilla del futur.


    PRIMOS

    La espesa noche de agosto
    les aturdía los miembros.
    Ella y él, subidos
    a aquella caseta de la azotea,
    miraban las estrellas, como quién mira
    el mapa del futuro.
    Cada cual su futuro, el de ella,
    ceñido al esplendor de su cuerpo,
    flor de diecisiete años vírgenes,
    que asedian los moscardones de los amigos de él.
    Él de él, un futuro mental, un futuro de subterfugios:
    un lío de sentimientos
    menospreciados por el miedo a la carne.

    Y aquella carne pletórica, la de ella,
    y la carne de él, más lánguida,
    pero no por eso menos ardiente,
    ¡cómo resplandecían en la oscura noche,
    por los diecisiete años tan tensos,
    por el llamear acumulado del sol!

    La piel tensa de la noche,
    el bochorno sobre la azotea al rojo vivo,
    el río de sangre tan parecido que corría
    por aquellos cuerpos tan juntos y tan distantes...
    Todo quedó en ocasión perdida.
    Arriba en el cielo, quizás, sonreían las estrellas.
    Pero abajo, ladraba ya, incansable,
    esperándoles,
    la jauría del futuro.


    Narcís Comadira
    (Versiones de Pedro Casas Serra)


    .

    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25786
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Narcís Comadira

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Miér 12 Ago 2015, 05:07

    .


    De En quarantena, 1990:

    QUARANTENA

    Viure en un país informe
    com aquest Catalunya la forma
    ¿té per ella mateixa algun sentit?
    M'ho pregunto i no ho sé ja fa anys
    que m'ho pregunto hi he pensat estones
    fins i tot n'he parlat en cartes esporàdiques
    i tu em dius que no em queixi
    no no em queixo simplement m'avorreixo
    la felicitat deu ser tendrament avorrida
    i jo dec ser feliç tu no ho sé
    si ets feliç et recordo la primera
    tarda que ens vam veure
    aquells primers petons la pell de poltre
    però la memòria se'm desfà jo em desfaig
    en trossos de memòria i recomponc això
    la poesia és la mort el no-res
    i voldria dormir plàcidament recordo
    una tarda de juny els gladiols silvestres
    enmig del blat i l'olor suavíssima
    de tants pèsols d'olor rosats i tènues
    de tendresa i crepuscle m'admira
    que aquest record sigui tant persistent
    que no vulgui dir res ho vol dir tot
    una tarda d'estiu la terra les vacances
    la infantesa els projectes recordo el lloc i l'hora
    i tots els personatges una mena
    d'ambient txekhovià allargassat
    i tediós petitburgès mediocre deu ser
    que el pur no-res també disposa
    del seu petit moment feliç i digne
    de ser immortal Catalunya llavors
    potser es pot redimir per un instant de glòria
    la piscina és glaçada aquest matí de setembre
    i m'hi capbusso la culpa s'hi desfà
    la persistència de tot el que ja és mort
    les imatges de la meva infantesa aquest país
    la impunitat de la vida aquests cossos
    aquest teu les cames llargues i sensuals
    capaces de desvetllar mil somnis
    en una nit insomne capaces
    de portar-me a l'infern de dolor més profund
    que tu ignores i que potser podràs imaginar-te
    quan llegeixis això potser tremolaràs
    com una fulla d'arbre em torno boira
    espessa m'aixeco en filagarses molles
    pujo des dels fondals t'envolto
    i no en saps res m'esvaneixo aquests cossos
    consolidats esculpits en la llum
    aquest doll de la sang la seva pell
    els ulls de pedres dures una veu
    que és eterna durar durar com ells
    una veu errabunda una veu fosca
    insisteix preguntant què és què
    tu i jo i el nostre amor una mena
    d'entitat diferent construïda
    per tots dos potser diferentment artifici
    que no té per què coincidir que podem
    creure que és com una glorieta
    en un jardí o un búnquer a la platja
    i podem visitar-nos-hi sentir-hi
    l'aire tot ple d'olors de les glicines
    la sòrdida humitat d'orins i d'excrements
    i així tots els amors tots artificis
    casetes que escampen aquí i allà
    on passem temporades estones
    on no tornem mai més
    vaguem pel temps ja ho veus i no sabem
    on comencem i on acabem planetes
    errants d'aquesta nit tan sòlida
    i ens donem a la carn el sexe
    és com un gra de sorra enmig dels engranatges
    dentals del nostre temps però només
    els fa alterar una mica una lleugera
    breu vacil.lació
    i tornen al seu pes sense memòria
    a la implacable inèrcia
    la carn la sang vísceres corruptibles
    com empenyen per fer-se seu el temps
    sempre inventen històries diverses
    descubreixen cossos ardents com torxes
    cossos per aferrar-se
    a la carn a la sang a la víscera tendra
    i estableixen programes detallats
    d'atac i de conquesta estudien
    la tàctica segura es llencen
    de cop a l'abraçada delerosos
    de veure's carn i sang altre cop cobejada
    pels reflexos ficticis les ombres del mirall
    no podem viure aquí
    en aquest desolat espai sense memòria
    inventem-nos històries diverses
    tu i jo i el nostre amor per exemple
    que és com una caseta això ja t'ho he dit
    l'única cosa que dura és l'esvanir-se
    hi ha un temps que ha de venir
    una massa de dies indistints
    encara una metèria contínua
    i hem de saber arrencar-los del seu bloc
    i donar-los la forma que té un dia
    una cara de dia uns ulls de dia
    tots treballem arrencant temps al temps
    arrencant al futur unitats que llencem
    cap al passat s'amunteguen
    i se'ns tornen compactes altra vegada s'enganxen
    unes amb altres confonem els contorns
    els ulls i les cares i els batecs
    se'ns tornen temps passat un altre bloc
    del qual només podem esculpir-ne fantasmes
    condemnats a aquest treball forçat
    picapedrers absurds brutes les mans de temps
    d'aquest tràfec intens en diem vida
    i de la pols esmorteïda història
    i enmig de tot aquest vaivé mecànic
    volem esser reals pura cosa real
    com una poma un pi o aquesta pedra
    intricats en la pura realitat
    en la pura perfecció a punt per la lloança
    perquè tot allò de culpable que se'ns menja
    que ens concentra en nosaltres i que ens tanca
    és absència
    i volem ser presents volem ser centre
    i som centre quan pensem el món
    quan el refem desfent-nos-hi
    pel que fa a allò essencial podem sentir-nos
    plenament innocents
    plens de culpes en canvi accidentals
    de febleses innúmeres de vacil.lacions
    buscant un jo divers covard
    de nosaltres mateixos d'assimilar-nos
    amb nosaltres mateixos de capbussar-nos
    en les aigües espesses del nostre absurd misteri
    però ai per allò que en fa essencials
    homes entre homes nascuts sols per l'atzar
    d'una estona d'amor en el millor dels casos
    terrenals i carnals abocats a la mort
    i mentrestant a la forma de mort que és la forma
    solitaris desvalguts i rebels crèduls tossuts amargs
    podem sentir-nos plenament innocents
    les coses tan reals al lloc d'espai que ocupen
    són un centre atractiu de gravetat
    han pres espai al buit i s'hi debaten
    amb els límits del simple no existir
    opaques prenen llum i la transformen
    en la llum de la cosa que és llum pròpia
    ara mateix sobre la taula blanca
    hi ha un plat amb tres llimones
    i una ampolla de llet
    veig el blanc de la taula que és blanc sec de cotó
    veig el blanc de la llet que és un blanc farinós
    i el groc de les llimones que té blanc i té verd
    però així com ho dic tot són colors teòrics a la pràctica
    vull dir en realitat en el ser de les coses
    tal com són hi ha la llum i la llum és fugaç
    se'ns dóna i hem de saber captar-la
    es vessa i hem de voler fixar-la
    la llum ens és difícil perquè brolla de dins
    del cor dur de la cosa i amb els ulls
    hem de saber destriar els entrebancs
    podríem dir-ne circumstancials
    hem de saber ser atents incansables ardits
    per un moment veig una llum manyaga
    que envolta i endolceix
    aquest ram olorós de fonoll i llentiscle
    que es filtra entre les fulles carnoses i les inflorescències
    i en fa estrelles d'estius i de nostàlgia
    i de cop tot és clar
    tot es fixa perfecte dins l'instant
    ¿és solament la llum l'autora del miracle?
    ¿o és aquest component de dolor que el meu cor
    d'allò que ja és pedut treu i en fa una corona
    per tot allò que es perd i que així coronat
    de la seva virtut essencial que és la de ser fugaç
    és comprès plenament i així fet immortal?
    el sofriment és un sorral inútil
    a menys que el sapiguem reconvertir
    en la lent que ens enfoca la mirada
    i que ens dóna el sentit de la bellesa física
    allò que no tenim allò que desitgem
    només l'amor ho salva perquè ho fixar
    en el cristall d'allò que ha estat comprès
    i no hi fa res que tot allò que ens sembla
    dispers complex fort i abassegador
    ens torbi i ens alteri i ens dissolgui
    si en l'esforç per ferel món més real
    realitzar-lo saps vol dir comprendre'l
    sabem fixar-hi l'àncora que ens salva
    de la tempesta del passar que es perd
    en desconcert de vents sense raó ni música
    baixar al fons de les coses mirar-les
    ardidament perquè mirar és la guerra
    una força absorbent que destrueix
    el nostre tarannà acomodatici
    desmuntar destruir capgirar per veure les entranyes
    per comprendre aquest món on som culpables
    i així fer-lo real i fer-nos-hi reals
    innocent i innocents
    i quan simples al lloc exacte que ens pertoca
    hi encaixem exultants de saber i de ser
    que és la mateixa cosa llavors serà la mort feliç
    i això ja no ho sabrem eterns
    haurem vençut el temps i lliures per parlar
    per fi admesos en el verd paradís
    de la infantesa eterna ens sentirem
    amb aquella presència desvalguda
    de fill però tan poderosa per l'amor que provoca
    i que crida la presència urgent d'un pare
    i no un pare carnal ell també
    convertit ja en fill ja en germà perdonat
    en la seva trsita i radical invalidesa
    sinó la figura d'un pare que estima
    des del profund origen que absorbeix
    la cadena dels pares i dels fills
    ¿un déu? potser però la culpa inherent a ser pare
    la perdona només l'energia poderosa
    que ve a través del fill devorador
    perquè el pare ha usurpat
    el lloc primordial que és esser fill
    produït i innocent una energia
    capaç de reduir l'orgull de fer-se pare
    i fer-nos a tots fills ¿pot esser un pare
    i per tant un culpable? ¿pot un déu ser culpable?
    ¿un pare que vol fills perquè ell mai no ha estat fill?
    ¿pot l'amor ser només terbolí de carències?
    Ara la llum d'agost tan implacable
    cau sobre el món indolent i l'anul.la
    les coses aplanades per un pes resolut
    perden l'alçat la vida és un projecte en planta
    i és fàcil de passar d'un lloc a l'altre es veuen
    el gruix de les parets els pilars els envans
    i sabem què podem destruir què podem reformar
    les portes són un buit i una línia de punts ens indica
    en quin sentit s'obriran quan tinguin cos
    i sol haver-hi una paraula escrita a cada estança
    vestíbul rebedor menjador sala
    cuina bany cambra vestidor
    a vegades hi ha expressions que es volen més precises
    “sala d'estar” “cambra de matrimoni”
    “cambra dels fills” “cambra de convidats”
    és un futur de coses i un present de paraules
    el present sempre és fet de paraules
    ens esforcem per dir les coses pel seu nom
    per dir del lloc on s'engendren els fills
    “cambra de matrimoni” i del lloc on els fills
    creixen per fer-se pares “cambra dels fills”
    i diem “cuina” diem “sala d'estar”
    i així vivim una vida ideal no real falsa
    perquè mai no gosem pensar el nom per la cosa
    així “cambra de l'odi” o “cambra de l'abús”
    “cambra del desconcert” o bé “de la vergonya”
    que cadascú s'ho sap o “cuina del desori”
    “cuina de la venjança” o “de l'avorriment”
    o “sala del mutisme” “de les intencions”
    i del bany no gosem dir-ne mai “el refugi”
    o “cambra d'estar sols” les paraules
    se'ns han esllavisat cap a l'engany
    se'ns han tornat informes la misèria
    l'àvida sangonera els ha xuclat
    tot allò que tenien de real
    de cosa d'innocent
    i n'ha fet receptacles de culpa
    ¿Catalunya és també un receptacle de culpa
    una paraula que no té sentit?
    ¿el nostre amor és també una caseta
    amb tots els no0ms equivocats a cada cambra?
    ¿som només un error?
    Ah les preguntes cauen
    tan implacables com la llum d'agost
    tots caiem i només en acull
    l'aire enrarit d'aquesta quarantena
    ….”adéu la pell lleugera
    ….on els ulls s'emmirallen
    ….per baixar al fons del pou
    ….guanyar pes ser una pedra”.



    CUARENTENA

    Vivir en un país informe
    como forma esta Cataluña
    ¿tiene por si mismo algún sentido?
    Me lo pregunto y no lo sé hace ya años
    que me lo pregunto he pensado a veces
    incluso lo he dicho en cartas esporádicas
    y tú me dices que no me queje
    no no me quejo simplemente me aburro
    la felicidad debe de ser tiernamente aburrida
    y yo debo de ser feliz tú no lo sé
    si eres feliz te recuerdo la primera
    tarde que nos vimos
    aquellos primeros besos la piel de potro
    pero la memoria se me deshace yo me deshago
    en trozos de memoria y recompongo esto
    la poesía es la muerte la nada
    y querría dormir plácidamente recuerdo
    una tarde de junio los gladiolos silvestres
    en medio del trigo y el olor suavísimo
    de tantos guisantes de olor rosados y tenues
    de ternura y crepúsculo me admira
    que este recuerdo sea tan persistente
    que no quiera decir nada lo quiere decir todo
    una tarde de verano la tierra las vacaciones
    la niñez los proyectos recuerdo el lugar y la hora
    y todos los personajes una especie
    de ambiente chejoviano estirado
    y tedioso pequeñoburgués mediocre debe ser
    que la pura nada también dispone
    de su pequeño momento feliz y digno
    de ser inmortal entonces Cataluña
    quizás se puede redimir por un instante de gloria
    esta mañana de septiembre la piscina está helada
    y me zambullo la culpa se deshace
    la persistencia de todo lo que está muerto
    las imágenes de mi niñez este país
    la impunidad de la vida estos cuerpos
    el tuyo las piernas largas y sensuales
    capaces de desvelar mil sueños
    en una noche insomne capaces
    de llevarme al infierno de dolor más profundo
    que tú ignoras y que quizás podrás imaginarte
    cuando leas esto quizás temblarás
    como una hoja de árbol me vuelvo niebla
    espesa me levanto en hilachas mojadas
    subo desde lo hondo te rodeo
    y no lo sabes me desvanezco estos cuerpos
    consolidados esculpidos en la luz
    este chorro de sangre su piel
    los ojos de dura piedra una voz
    que es eterna durar durar como ellos
    una voz errabunda una voz oscura
    insiste preguntando qué es qué
    tú y yo y nuestro amor una especie
    de entidad diferente construida
    por los dos quizás de diferente manera un artificio
    que no tiene por qué coincidir que podemos
    creer que es como una glorieta
    en un jardín o un bunker en la playa
    y podemos visitarnos sentir
    el aire todo lleno del olor de las glicinias
    la sórdida humedad de orines y de excrementos
    y así todos los amores todos artificios
    casitas que esparcimos por aquí y por allá
    donde pasamos temporadas ratos
    donde no volvemos nunca más
    vagamos por el tiempo ya lo ves y no sabemos
    dónde empezamos y dónde acabamos planetas
    errantes de esta noche tan sólida
    y nos damos a la carne el sexo
    es como un grano de arena en medio de los engranajes
    dentados de nuestro tiempo pero sólo
    los hace alterar un poco una ligera
    breve vacilación
    y vuelven a su peso sin memoria
    a la implacable inercia
    la carne la sangre vísceras corruptibles
    cómo empujan para hacer suyo el tiempo
    siempre inventan historias diversas
    descubren cuerpos ardientes como antorchas
    cuerpos para aferrarse
    a la carne a la sangre a la tierna víscera
    y establecen detallados programas
    de ataque y de conquista estudian
    la táctica segura de repente
    se lanzan al abrazo ansiosos
    de verse de nuevo carne y sangre codiciadas
    por los ficticios reflejos las sombras del espejo
    no podemos vivir aquí
    en este espacio desolado sin memoria
    inventémonos distintas historias
    tú y yo y nuestro amor por ejemplo
    que es como una casita esto ya te lo he dicho
    lo único que dura es desvanecerse
    hay un tiempo venidero
    una masa de días indistintos
    todavía una materia continua
    y tenemos que saber arrancarlos de su bloque
    y darles la forma que tiene un día
    una cara siendo de día unos ojos siendo de día
    todos trabajamos arrancando tiempo al tiempo
    arrancando al futuro unidades que tiramos
    hacia el pasado se amontonan
    y se nos hacen otra vez compactas se enganchan
    unas con otras confundimos los contornos
    los ojos y las caras y los latidos
    se nos vuelven tiempo pasado otro bloque
    del cual sólo podemos esculpir fantasmas
    condenados a este trabajo forzado
    picapedreros absurdos las manos sucias de tiempo
    a este trasiego intenso lo llamamos vida
    y al polvo desvaído historia
    y en medio de todo este vaivén mecánico
    queremos seres reales una pura cosa real
    como una manzana un pino o esta piedra
    intrincados en la pura realidad
    en la pura perfección a punto para la alabanza
    porque todo la culpabilidad que nos come
    nos concentra y nos encierra
    es ausencia
    y queremos estar presentes queremos ser el centro
    y somos el centro cuando pensamos el mundo
    cuando lo rehacemos deshaciéndonos
    en cuanto a lo esencial podemos sentirnos
    plenamente inocentes
    llenos en cambio de culpas accidentales
    de debilidades innumerables de vacilaciones
    buscando un yo diverso cobarde
    de nosotros mismos de asimilarnos
    con nosotros mismos de zambullirnos
    en las aguas espesas de nuestro absurdo misterio
    pero ay por lo que nos hace esenciales
    hombres entre hombres nacidos sólo por el azar
    de un instante de amor en el mejor de los casos
    terrenales y carnales abocados a la muerte
    y mientras tanto a la forma de muerte que es la forma
    solitarios desvalidos y rebeldes crédulos tozudos amargados
    podemos sentirnos plenamente inocentes
    las cosas tan reales en el lugar del espacio que ocupan
    son un atrayente centro de gravedad
    han cogido espacio al vacío y se debaten
    con los límites del simple no existir
    opacas toman luz y la transforman
    en la luz de la cosa que es luz propia
    ahora mismo sobre la mesa blanca
    hay un plato con tres limones
    y una botella de leche
    veo el blanco de la mesa que es blanco seco de algodón
    veo el blanco de la leche que es un blanco harinoso
    y el amarillo de los limones que tiene blanco y tiene verde
    pero tal como lo digo todo son colores teóricos en la práctica
    quiero decir en realidad en el ser de las cosas
    tal como son hay la luz y la luz es fugaz
    se nos da y hemos de saber captarla
    se derrama y hemos de querer fijarla
    la luz nos es difícil porque brota de dentro
    del duro corazón de la cosa y con los ojos
    hemos de saber separar las trabas
    podríamos decir circunstanciales
    hemos de saber ser atentos incansables osados
    por un momento veo una luz caricia
    que envuelve y endulza
    este ramo oloroso de hinojo y lentisco
    que se filtra entre las hojas carnosas y las inflorescencias
    y hace estrellas de veranos y de nostalgia
    y de pronto todo queda claro
    todo se fija perfecto dentro del instante
    ¿es sólo la luz la autora del milagro?
    ¿o es ese componente de dolor que mi corazón
    saca de lo perdido y hace una corona
    con todo lo que se pierde y que así coronado
    de su virtud esencial que es la de ser fugaz
    queda plenamente comprendido y hecho así inmortal?
    El sufrimiento es un arenal inútil
    a menos que lo sepamos reconvertir
    en la lente que nos enfoca la mirada
    y que nos da el sentido de la belleza física
    aquello que no tenemos aquello que deseamos
    sólo el amor lo salva porque lo fija
    en el cristal de lo que se ha entendido
    y no importa que todo aquello que nos parece
    disperso complejo fuerte y avasallador
    nos turbe y nos altere y nos disuelva
    si en el esfuerzo por hacer el mundo más real
    hacerlo sabes quiere decir comprenderlo
    sabemos fijar el ancla que nos salva
    de la tempestad del pasar que se pierde
    en desconcierto de vientos sin razón ni música
    bajar al fondo de las cosas mirarlas
    osadamente porque mirar es la guerra
    una fuerza absorbente que destruye
    nuestra manera de ser acomodaticia
    desmontar destruir cambiar para ver las entrañas
    para comprender este mundo donde somos culpables
    y así hacerlo real y hacernos reales
    inocente e inocentes
    y cuando sencillamente en el lugar exacto que nos corresponde
    encajamos exultantes de saber y de ser
    que es lo mismo entonces la muerte será feliz
    y esto ya no lo sabremos eternos
    habremos vencido el tiempo y libres para hablar
    seremos por fin admitidos en el verde paraíso
    de la eterna infancia nos sentiremos
    con aquella presencia desvalida
    de hijo pero tan poderosa por el amor que provoca
    y que pide la urgente presencia de un padre
    y no un padre carnal también él
    convertido ya en hijo ya en hermano perdonado
    en su triste y radical invalidez
    sino la figura de un padre que ama
    desde el origen profundo que absorbe
    la cadena de los padres y de los hijos
    ¿un dios? quizás pero la culpa inherente a ser padre
    la perdona sólo la poderosa energía
    que llega a través del hijo devorador
    porque el padre ha usurpado
    el lugar primordial que es ser hijo
    producido e inocente una energía
    capaz de reducir el orgullo de hacerse padre
    y hacernos a todos hijos ¿uno puede ser padre
    y por lo tanto culpable? ¿un dios puede ser culpable?
    ¿un padre que quiere hijos porque él nunca ha sido hijo?
    ¿puede ser el amor sólo turbiedad de caréncias?
    Ahora la luz de agosto tan implacable
    cae sobre el mundo indolente y lo anula
    las cosas aplanadas por un peso decidido
    pierden alzado la vida es un proyecto en planta
    y es fácil pasar de un lugar a otro se ve
    el grosor de las paredes los pilares los tabiques
    y sabemos qué podemos destruir qué podemos reformar
    las puertas son un vacío y una línea de puntos nos indica
    en qué sentido se abrirán cuando tengan cuerpo
    y suele haber una palabra escrita en cada aposento
    vestíbulo recibidor comedor sala
    cocina baño habitación vestidor
    a veces hay denominaciones que quieren ser más precisas
    “sala de estar” “habitación de matrimonio”
    “habitación de los hijos” “habitación de invitados”
    es un futuro de cosas y un presente de palabras
    el presente siempre está hecho de palabras
    nos esforzamos para llamar las cosas por su nombre
    para decir del lugar donde se engendran los hijos
    “habitación de matrimonio” y del lugar donde los hijos
    crecen para hacerse padres “habitación de los hijos”
    y decimos “cocina” decimos “sala de estar”
    y así vivimos una vida ideal no real falsa
    porque nunca osamos pensar el nombre por la cosa
    así “habitación del odio” o “habitación del abuso”
    “habitación del desconcierto” o bien “de la vergüenza”
    que cada cual se lo sabe o “cocina del desbarajuste”
    “cocina de la venganza” o “del aburrimiento”
    o “sala del mutismo” “de las intenciones”
    y del baño no osamos decir nunca “el refugio”
    o “habitación para estar solo” las palabras
    se nos han deslizado hacia el engaño
    se nos han vuelto informes la miseria
    ávida sanguijuela les ha chupado
    todo lo que tenían de real
    de cosa inocente
    y las ha hecho receptáculos de culpa
    ¿Cataluña también es un receptáculo de culpa
    una palabra que no tiene sentido?
    ¿nuestro amor también es una casita
    con los nombres equivocados en todas las habitaciones?
    ¿somos sólo un error?
    Ah las preguntas caen
    implacables como la luz de agosto
    todos caemos y sólo nos acoge
    el aire enrarecido de esta cuarentena
    ….”adiós la piel ligera
    ….donde los ojos se reflejan
    ….para bajar al fondo del pozo
    ….ganar peso ser una piedra”.


    L'ESGARRIFANÇA

    Quan em llegiu -ara fantasiejo-,
    vosaltres, els poetes
    adolescents dels temps que han de venir,
    i em desxifreu, tan pacients, a cop
    d'il.lusió, intuïció i diccionari,
    potser pensant en quins estranys costums,
    en quina llengua tan misteriosa
    d'esses sonores i sordes, pronoms
    febles enclítics, guionets i apòstrofs,
    com un missatge de guerra xifrat,
    que no l'entengui
    l'enemic del futur, ¿travessareu
    el temps amuntegat darrere vostre
    i davant meu, ja ben perdut per tots,
    i entrareu a les meves paraules desolades,
    ruïnes d'una història inconnexa,
    per trobar allò que us fa, allò que em fa
    a mi com els vells mestres, a vosaltres
    com jo, ni vell ni mestre però atent
    a aquesta esgarrifança
    -que no es perdi!-
    que traspassa
    com una llançadora de desig
    aquest ordit tan tossut de la vida,
    i deixareu també fragments en llengües
    que es perdran com la meva
    per tal que us els desxifrin
    altres adolescents
    d'altres temps que vindran -tot per l'esgarrifança!-,
    i així de temps a temps,
    d'un codi a un altre codi,
    sempre el mateix missatge vagarós
    -ramades populoses de paraules-,
    fins a la fi dels segles
    si és que hi ha fi dels segles?


    El ESCALOFRÍO

    Cuando me leáis -ahora fantaseo-,
    vosotros, los poetas
    adolescentes del futuro,
    y me descifréis, pacientes, a golpe
    de ilusión, intuición y diccionario,
    pensando quizás en cuán extrañas costumbres,
    qué lengua tan misteriosa
    de eses sonoras y sordas, pronombres
    débiles enclíticos, guiones y apóstrofos,
    como mensaje de guerra cifrado,
    para que no lo entienda
    el enemigo del futuro, ¿atravesaréis
    el tiempo amontonado detrás vuestro
    y delante mío, perdido para todos,
    y entraréis en mis desoladas palabras,
    ruinas de una historia inconexa,
    para encontrar aquello que os hace, aquello que me hace
    a mí como a los viejos maestros, a vosotros
    cómo a mi, ni viejo ni maestro pero atento
    a este escalofrío
    -¡qué no se pierda!-
    que traspasa
    como una lanzadera de deseo
    este urdimbre tan terco de la vida,
    y dejaréis también fragmentos en lenguas
    que se perderán como la mía
    para que los descifren
    otros adolescentes
    de otros tiempos que llegarán -¡todo por el escalofrío!-,
    y así de un tiempo a otro,
    de un código a otro,
    siempre el mismo mensaje errabundo
    -rebaños populosos de palabras-,
    hasta el fin de los siglos
    si es que hay fin de los siglos?


    Narcís Comadira
    (Versiones de Pedro Casas Serra)


    (continuará)


    .

    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25786
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Narcís Comadira

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Jue 13 Ago 2015, 05:17

    .


    De Usdefruit, 1995:

    EPIGRAMA

    Ara sóc un llimac i em passejo
    per la teva terrassa. Com que fa un dia humit,
    t'estàs dins i t'observo darrere els vidres.
    Et prens un nescafè i llegeixes.
    De ras de terra estant, com et veig,
    ets un gegant adust, d'ulls de fera i de gestos
    desmanyotats, maldestres.
    Jo em moc pausadament
    per camins que em desbrosso
    i el meu pas consirós
    deixa un rastre de bava.
    De cop, tu el veus i em veus.
    Sents un fàstic profund que se't posa
    als llavis despectius de menyspreu.
    T'aixeques, surts i, amb un cop de peu ràpid,
    vols esclafar-me (és un gest visceral
    d'orgull impenitent: al teu món
    solitari on ets déu -el déu del prejudici-,
    no hi vols cap animal autònom
    que voli o s'arrossegui. Només vols
    males còpies de tu, mimètics,
    perpetus adolescents de goma).
    El teu gest rabiüt no ha previst,
    però, que el terra és moll i rellisca.
    Posem que caus d'esquena, que petes de clatell
    -un mal cop- i t'hi quedes.
    Ara ja tant orgull és només
    matèria congriant el no-res:
    cucs i podrimener.
    A la teva memòria,
    amb bava transparent
    que algú veurà de plata,
    i no pas sense amor,
    el llimaquet que em vols
    li fa aquest epigrama.

    Narcís Comadira


    EPIGRAMA

    Soy ahora una babosa y me paseo
    por tu terraza. Como hace un día húmedo,
    estás dentro y te observo al otro lado del cristal.
    Te tomas un nescafé y lees.
    De ras de tierra, como yo te veo,
    eres un gigante adusto, de ojos fieros y gestos
    desmañados, torpes.
    Me muevo pausadamente
    por caminos que desbrozo
    y mi meditabundo paso
    deja un rastro de baba.
    De repente, tú lo ves y me ves.
    Sientes un profundo asco que llena
    tus desdeñosos labios de desprecio.
    Te levantas, sales y, con un pisotón rápido,
    quieres aplastarme (es un gesto visceral
    de orgullo impenitente: en el mundo
    solitario donde tú eres dios -dios del prejuicio-,
    no quieres ningún animal autónomo
    que vuele o se arrastre. Quieres sólo
    malas copias de ti, miméticos,
    perpetuos adolescentes de goma).
    Sin embargo, tu rabioso gesto
    no ha previsto que la tierra está mojada y resbala.
    Digamos que caes de espaldas, que te golpeas la nuca
    -un mal golpe- y te quedas.
    Tanto orgullo sólo es ahora
    materia anunciando la nada:
    gusanos y pudridero.
    A tu memoria,
    con baba transparente
    que alguien verá de plata,
    y no sin amor,
    la babosita que me supones
    te escribe este epigrama.

    Narcís Comadira
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    .

    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25786
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Narcís Comadira

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Vie 14 Ago 2015, 05:42

    .


    De L'art de la fuga, 2002:

    ESBÓS D'UN POEMA PER A JORDI IBÁÑEZ

    La tensió biològica acaba en l'art. Però l'art no
    disposa de forces d'inserció històriques; elimina
    el temps i la història, el seu impacte arriba fins als
    gens, la massa hereditària: un llarg camí interior.

    GOTTFRIED BENN

    Un re i un la, un fa,
    altra vegada un re,
    ara un do sostingut i un re i un mi
    que llisquen i que van a parar a un fa,
    lligat a un altre fa
    que s'enfila una mica fins al sol,
    com de passada, però que cau
    altra vegada al fa
    i baixa al mi i al re...

    Així comença, Jordi Ibáñez, L'art de la fuga
    que aquests dies escolto incansable
    mentre llegeixo el teu llibre,
    mentre, a fora,
    el temps primaveral s'enterboleix
    (seria millor dir que se m'enterboleix,
    perquè veig joves preciosos,
    nous d'energia, de pells de pètal
    i ulls que miren
    el món i el veuen clar,
    o m'ho imagino, perdut més que ocupat
    en aquests fatigants exercicis
    de l'art de fer-se vell, una altra fuga,
    obligada, d'aquell penjoll sucós,
    de dolcesa perenne, somiada,
    d'aquests raïms inabastables
    que ens fan velles guineus confegint
    amb esforç -confugint- un tristíssim “són verds”).

    L'art de la fuga, lligat, doncs, al teu llibre,
    sobretot als teus nou homenatges,
    i no perquè -i perdona-
    hi tinguin res a veure formalment.
    Tu saps que, imperfectes, però tan emotius,
    els teus poemes són lluny dels cristalls terminals
    del papà Bach. Pro hi ha una cosa
    que me'ls hi acosta, el batec seriós
    i un problema latent:
    les ombres d'una fuga, per a algunes metafòrica,
    que el país ens imposa un dia o un altre.

    L'obra de Bach, feta per a l'estudi
    i no precisament per ser tocada,
    aquest tractat de contrapunt
    en què totes les veus
    canten continuament, infatigables,
    teixint aquest tapís, espès com una dèria,
    mai no va ser acabada... És un bon símbol
    per a les nostres fugues temporals desitjades,
    per a la nostra dèria, aquesta dèria
    que tenim de fugir
    tots plegats del país de les nostres desgràcies,
    tots plegats denosaltres mateixos,
    assetjats
    pel desconcert, la incúria, el desconsol, el fàstic.
    Tots plegats, els que som una mica amatents
    a estimar aquesta llengua-pàtria,
    mare i madastre, màquina de tortura
    per als que la sentim
    dins de les venes del nostre pensament
    cada cop amb menys força; tots plegats,
    tots aquells que hem sofert
    el sofriment dels que ens han precedit,
    el dolor
    dels que l'han masegada amb amor
    perquè se'ls obrís tota i els acollís sencers
    també en la seva fuga d'ells mateixos,
    buscant la llibertat lluny del país real,
    pro sempre llengua endins -com Bach-,
    forçant-la delerosos, malcarats a vegades,
    a vegades culpables..., que han sofert
    per tantes culpes seves disculpables,
    que en la fuga del món petitburgès
    que esclavitza i menysprea tota literatura,
    i més la catalana, hi ha danys col.laterals
    (¿un altre cop prenyada, senyora?). Sí, fugir...

    Penso en el pobre Leopardi, cremat
    d'ànsia de veure món, rosegat
    per unes dents implacables: el tedi
    i un desfici suprem, consumint-se
    en aquell casalot corsecat de misèria,
    amb els ulls fatigats i el cor insatisfet
    i un cos deforme. Sí, volia fugir.
    Encara no sabia que d'un mateix no es fuig,
    que podem enganyar-nos, certament,
    i teixir extratagemes, demanar passaports
    d'amagat i fins escriure cartes
    d'acomiadament, dures, terribles,
    acusant el Monarca de les Indies,
    el pare que creiem que és culpable de tot...
    Feia vint-i-un anys li arribava el torn
    de ser el seu propi amo, o ell s'ho creia.
    Però el van descobrir i la fuga avortada
    va ser-li un altre pes. I va tornar als seus llibres,
    a la pols dels papers, al cada dia absurd.
    A mirar les estrelles
    belles i pàl.lides de l'Ossa
    guspirejant sobre el jardí patern,
    sobre la bassa on volia negar-hi
    tot el dolor d'una carn lacerada,
    l'energia sotmesa i la ràbia: una altra fuga
    avortada també...

    L'art de la fuga
    sembla demanar cartes, documents,
    una escriptura críptica.
    Penso en Tolstoi, també, en aquell vell murri
    que duia dos diaris -o tres-. Un
    d'oficial, diguem-ne, que deixava a la vista
    com descuidadament, perquè el llegís la dona.
    Un altre de secret, cruel, en contra d'ella.
    I encara tot de notes sobre papers dispersos,
    una vella mania de grafòman.
    Ell sí que va fugir, com és sabut.
    I va pujar als trens russos -tan carregats d'històries-.
    Penso en boires i en fred i en fustes cruixidores
    i olor de carbonissa i tuf d'humanitat
    transhuman.
    Penso en esteses blanques, en bosquets de bedolls
    i en corbs esvalotats damunt les branques nues,
    en cels
    cansats de sostenir-se.
    ¿Què buscava? ¿On anava? ¿Fugir, només fugir?
    De Iàsnaia Poliana fins Astàpovo
    era un trajecte curt. L'octubre s'acabava
    i ja havia nevat. Diuen que, al tren,
    va viatjar un parell d'hores
    sol a la plataforma de darrere:
    sentir el vent glacial assotant-li la cara,
    potser era això només el que Tolstoi volia,
    una sensació viril de joventut,
    sentir-se galopant un altre cop
    pels camps immensos, lluny de la vida de vell,
    lluny de l'ofensa de la carn marcida,
    de la mort imminent.
    A l'estació d'Astàpovo
    es va acabar la fuga, la real,
    i en va començar una altra, més real:
    set dies d'agonia
    en una vella estació provinciana,
    llums pàl.lides, grogoses, i enrenou a les vies,
    trens sibilants, grinyols, canvis d'agulla.
    Va morir-hi.

    La de Gabriel Ferrater també va ser una fuga.
    Era l'abril perfumat de promeses,
    el mes cruel tan tòpic dels lilàs,
    del desig, de la memòria. Ho havia dit.
    La va anar teixint lenta amb els poemes
    i amb massa acuïtat de visió del món.
    Nadó gros,
    es confià al bressol dels retorns impossibles.
    Si ho haguessim sabut, li va escriure el poeta.
    Non-non, non-non...
    -Aquesta nena
    no sap que ja sóc mort-.

    També fugí Vinyoli,
    enlluernat per aquell tors de marbre
    que brillava al poema de Rilke i al museu
    del Louvre i que el feia sentir
    un home absurd. Has de fer una altra vida,
    es repetia. Fugia per escales
    estretes, quotidianes, de llums opalescents,
    que el duien cada dia més amunt als poemes,
    més avalla a la vida, és a dir, al seu dolor
    de fugitiu estàtic.

    Cal acceptar el destí, cal esmolar el llenguatge
    i morir-se bastint el cristall pur
    de la fuga que ens toca, cap a dins de nosaltres,
    una fuga
    en què les veus cantin contínuament,
    i no per cap encàrrec, sinó només per l'urc
    que no se'n perdi l'art.
    Sí,
    és quan fujo que hi veig clar.
    Llavors, aquells ullets peluts
    que, en el desvarieig de la febrada,
    et feien veure com un monstre
    la bèstia entranyable
    -i generosa potser sense voler-ho,
    i tan culpable-,
    ve que se't queden nets de noses,
    de pèls i carbonissa. Perquè veus que ell fugia.
    I així, a nosaltres, quan fugim se'ns queden
    nets i enfocats, que en la precarietat
    d'una condemna comuna
    comprenem.
    Se'ns queden
    lliures
    de la madeixa espessa del nostre esbarzerar
    que crema i crema i crema.

    Bé, tot aixó,
    només ha estat per dir-te
    que he llegit el teu llibre, seriosament, en calma,
    deu, dotze, vint vegades. Cadascuna
    m'ha semblat molt millor. Ja ho sé, que no calia
    que t'ho digués així. Bastava una telefonada...
    Però, ara, en aquest final d'aquest esbós,
    no és pas només per tu que ho dic, sinó pel teu país,
    que és mesquí i és imbècil i que no sap llegir,
    que no sap adonar-se
    d'on hi ha la veritable poesia,
    la que salva
    de l'horror,
    perquè el sap veure dins la pròpia sang.
    Ho dic pels que han lliscat sobre els teus versos
    -bé, versos és un dir, ja ho saps,
    pro aquí vull declarar, jo, el formalista,
    que m'en foto, dels versos, quan no saben dir res
    i que, en canvi, em rendeixo
    amb arnes i bagatges, com es diu,
    devant la poesia de debò,
    com és, Jordi, la teva-;
    ho dic
    pels que t'han ressenyat tímidament
    en comptes
    de disparar totes les canonades,
    de repicar campanes a tots els campanars.
    I pels que t'han negat en jurats tèrbols,
    dient: “això no és poesia”.
    Doncs sí que ho és -ho sento-, i la més dura,
    la que ha de durar més
    perquè brolla
    de la sòlida veu d'un sentiment d'amor,
    perquè ha estat confegida amb sofriment,
    perquè és servida per la intel.ligència.
    Perquè no pacta amb la badoqueria
    tan general d'aquesta terra,
    perquè ha sabut fugir
    de la blanesa estulta,
    del letal conformisme
    i dir la veritat. La teva.
    I sense fer moixaines.

    Sí, per tots ells escric,
    no pas només per tu.
    Però, si ho faig per tu
    és per donar-te'n gràcies.


    ESBOZO DE POEMA PARA JORDI IBÁÑEZ

    La tensión biológica acaba en el arte. Pero el arte no
    dispone de fuerzas de inserción histórica; elimina
    el tiempo y la historia, su impacto llega hasta los
    genes, la masa hereditaria: un largo camino interior.

    GOTTFRIED BENN

    Un re y un la, un fa,
    otra vez un re,
    ahora un do sostenido y un re y un mí
    que descienden y van a parar a un fa,
    ligado a otro fa
    que sube hasta el sol un poco,
    como de pasada, pero que cae
    otra vez al fa
    y baja al mí y al re...

    Así, Jordi Ibáñez, empieza El arte de la fuga
    que estos días escucho incansablemente
    mientras leo tu libro,
    mientras, fuera,
    el tiempo primaveral se enturbia
    (mejor sería decir que se me enturbia,
    porque veo preciosos jóvenes,
    renovados de energía, de pieles de pétalo
    y ojos que miran
    el mundo y lo ven diáfano,
    o me lo imagino, perdido más que ocupado
    en estos ejercicios fatigosos
    del arte de hacerse viejo, otra fuga,
    obligada, de aquel racimo jugoso,
    de dulzura perenne, soñada,
    de uvas inalcanzables
    que nos hace zorros viejos pronunciando
    con esfuerzo -confusos- un tristísimo “están verdes”).

    El arte de la fuga, ligado, pues, a tu libro,
    sobre todo a tus nueve homenajes,
    y no porque -y perdona-
    tengan formalmente nada que ver.
    Tú sabes que tus poemas, imperfectos, pero tan emotivos,
    quedan lejos de los cristales terminales
    del papá Bach. Pero hay algo
    que los acerca, el latido serio
    y un problema latente:
    las sombras de una fuga, metafórica para algunos
    que el país nos impone un día u otro.

    La obra de Bach, hecha para su estudio
    y no precisamente para ser tocada,
    este tratado de contrapunto
    en que todas las voces
    cantan continuamente, infatigables,
    tejiendo ese tapiz, grueso como una obsesión,
    nunca fue acabada... Es un buen símbolo
    para nuestras fugas temporales deseadas,
    para nuestra obsesión, esa obsesión
    que tenemos de huir
    todos juntos del país de nuestras desgracias,
    todos juntos de nosotros mismos,
    asediados
    por el desconcierto, la incúria, el desconsuelo, el asco.
    Todos juntos, los que estamos algo atentos
    a amar esta lengua-patria,
    madre y madrastra, máquina de tortura
    para los que la sentimos
    en las venas de nuestro pensamiento
    cada vez con menos fuerza; todos juntos
    los que que hemos sufrido
    el sufrimiento de los que nos han precedido,
    el dolor
    de los que la han machacado con amor
    para que se les abriera totalmente y los acogiera enteros
    también en su fuga de ellos mismos,
    buscando la libertad lejos del país real,
    pero siempre lengua adentro -como Bach-,
    forzándola ansiosos, a veces desabridos,
    a veces culpables..., que han sufrido
    por tantas culpas suyas disculpables,
    pues en la fuga del mundo pequeño burgués
    que esclaviza y desprecia toda literatura,
    y más la catalana, hay daños colaterales
    (¿embarazada de nuevo, señora?). Sí, huir...

    Pienso en el pobre Leopardi, ardiendo
    en ánsias de ver mundo, mordisqueado
    por unos dientes implacables: el tedio
    y la suprema desazón, consumiéndose
    en aquel caserón corroido por la miseria,
    con los ojos fatigados y el corazón insatisfecho
    y un cuerpo deforme. Sí, quería huir.
    No sabía todavía que de uno mismo no se huye,
    que podemos engañarnos, ciertamente,
    y tejer estratagemas, pedir pasaportes
    a escondidas y hasta escribir cartas
    de despedida, duras, terribles,
    acusando al Rey de las Indias,
    al padre que creemos culpable de todo...
    Cumplía veintiún años y le llegaba la hora
    de ser su propio amo, o él lo creía.
    Pero lo descubrieron y la fuga abortada
    no fue sino un peso más. Y volvió a sus libros,
    al polvo de los papeles, al absurdo de cada día.
    A mirar las estrellas
    bellas y pálidas de la Osa
    chispeando sobre el jardín paterno,
    sobre la balsa donde quería ahogar
    todo el dolor de una carne lacerada,
    la energía sometida y la rabia: otra fuga
    abortada también...

    El arte de la fuga
    parece necesitar cartas, documentos,
    una escritura críptica.
    Pienso también en Tolstoi, aquel viejo pícaro
    que llevaba dos diarios -o tres-. Uno
    oficial, digamos, que dejaba a la vista
    como al descuido, para que lo leyera su mujer.
    Otro secreto, cruel, en contra de ella.
    E incluso muchas notas en papeles dispersos,
    una vieja manía de grafómano.
    Él sí que huyó, como es sabido.
    Y subió a trenes rusos -tan repletos de historias-.
    Pienso en niebla y en frío y en madera crujiente
    y olor de carbonilla y tufo de humanidad
    transhumante.
    Pienso en extensiones blancas, en bosquecillos de abedules
    y en alborotados cuervos sobre ramas desnudas,
    en cielos
    cansados de sostenerse.
    ¿Qué buscaba? ¿A dónde iba? ¿Huir, sólo huir?
    De Yanaia Poliana a Astapovo
    era un trayecto corto. Octubre se acababa
    y ya había nevado. Dicen que, en el tren,
    viajó un par de horas
    solo en la plataforma trasera:
    notar el viento glacial azotándole la cara,
    quizás era sólo esto lo que quería Tolstoi,
    una sensación viril de juventud,
    sentirse galopando de nuevo
    por los campos inmensos, lejos de la vida de viejo,
    lejos de la ofensa de la carne marchita,
    de la muerte inminente.
    En la estación de Astapovo
    se acabó la fuga, la real,
    y empezó otra, más real todavía:
    siete días de agonía
    en una vieja estación provinciana,
    luces pálidas, amarillentas, y ajetreo en las vías,
    trenes silbantes, chirridos, cambios de aguja.
    Allí murió.

    La de Gabriel Ferrater también fue una fuga.
    Fue un abril perfumado de promesas,
    el mes cruel tan tópico de las lilas,
    del deseo, de la memoria. Lo había dicho.
    La fue tejiendo lentamente con los poemas
    y con una visión demasiada aguda del mundo.
    Bebé grande,
    se confió al mecer de los regresos imposibles.
    Si lo hubiésemos sabido, le escribió el poeta.
    Non-non, non-non...
    -Esa niña
    no sabe que ya estoy muerto-.

    También huyó Vinyoli,
    deslumbrado por aquel busto de mármol
    que brillaba en el poema de Rilke y en el museo
    del Louvre y que le hacía sentir
    un hombre absurdo. Tienes que vivir otra vida,
    se repetía. Huía por escaleras
    estrechas, cotidianas, de luces opalescentes,
    que cada día lo llevaban más alto a los poemas,
    más bajo a la vida, es decir, a su dolor
    de fugitivo estático.

    Hay que aceptar el destino, hay que afilar el lenguaje
    y morirse construyendo el cristal puro
    de la fuga que nos toca, hacia nuestro interior,
    una fuga
    en que las voces canten continuamente,
    y no por encargo, sino sólo por el orgullo
    de que no se pierda el arte.
    Sí,
    cuando huyo es cuando veo claro.
    Entonces, aquellos ojitos peludos
    que, en el desvarío de la locura,
    te hacían ver como a monstruo
    la bestia entrañable
    -y quizás sin quererlo generosa,
    y tan culpable-,
    pasa que se quedan limpios de estorbos,
    de pelos y carbonilla. Porque ves que él huía.
    Y así, a nosotros, cuando huimos se nos quedan
    limpios y enfocados, que en la precariedad
    de una común condena
    comprendemos.
    Se nos quedan
    libres
    de la espesa madeja de nuestro zarzal
    que arde y arde y arde.

    Bien, todo esto,
    sólo ha sido para decirte
    que he leído tu libro, seriamente, con calma,
    diez, doce, veinte veces. Cada una
    me ha parecido mucho mejor. Ya sé, que no hacía falta
    que te lo dijera así. Bastaba una llamada de teléfono...
    Pero, ahora, al final de este esbozo,
    no lo digo sólo por ti, sino por tu país,
    que es mezquino e imbécil y no sabe leer,
    pues no sabe reconocer
    donde hay verdadera poesía,
    la que salva
    del horror,
    porque lo reconoce dentro de la propia sangre.
    Lo digo por los que han resbalado sobre tus versos
    -bien, versos es un decir, ya lo sabes,
    pero quiero declarar aquí, yo, el formalista,
    que me cisco, de los versos, cuando no saben decir nada
    y que, en cambio, me rindo
    con armas y bagajes, como se dice,
    ante la verdadera poesía,
    como es, Jordi, la tuya-;
    lo digo
    por los que te han reseñado tímidamente
    en lugar
    de disparar todas las salvas de cañonazos,
    repicar campanas en todos los campanarios.
    Y por los que, en turbio jurados, te han negado,
    diciendo: “esto no es poesía”.
    Pues -lo siento- sí que lo es, y la más dura,
    la que durará más
    porque brota
    de la sólida voz de un sentimiento de amor,
    porque ha sido hecha con sufrimiento,
    porque está servida por la inteligencia.
    Porque no pacta con la bobería
    de esta tierra en general,
    porque ha sabido huir
    de la blandura estulta,
    del letal conformismo
    y decir la verdad. La tuya.
    Y sin hacer misines.

    Sí, lo escribo por todos ellos,
    no sólo por ti.
    Pero, si lo hago por ti
    es para darte las gracias.


    SPEAK, MEMORY

    Parla, memòria,
    però no ho diguis tot.
    Calle les coses
    més tèrboles, més tristes,
    les que ens revelen
    tal com som de debò.
    Mantén l'engany,
    sigues bona minyona,
    desa el farcell
    dels records tenebrosos
    molt temps encara
    al calaix de l'oblit.
    Fins que acceptem
    el cruent sacrifici
    de veure'ns nus
    del tot i espellifats,
    la carn oferta
    i l'esquelet de l'ànima.
    Llavors aboca,
    crema, devora, arrasa,
    mostra el terror
    que has celat tant fidel.
    Digues-ho tot.
    Llavors parla, memòria.


    SPEAK, MEMORY

    Habla, memoria,
    pero no lo digas todo.
    Calla las cosas
    más turbias, más tristes,
    las que revelan
    como somos de verdad.
    Mantén el engaño,
    sé buena chica,
    guarda el fardo
    de los recuerdos tenebrosos
    mucho tiempo aún
    en el cajón del olvido.
    Hasta que aceptemos
    el sacrificio cruento
    de vernos totalmente
    desnudos y andrajosos,
    ofrecida la carne
    y el esqueleto del alma.
    Entonces vierte,
    quema, devora, arrasa,
    muestra el terror
    que tan fiel has guardado.
    Dilo todo.
    Entonces, memoria, habla.


    CONFESSIÓ

    Jo, escriptor,
    em confesso al Verb totpoderós
    i a vosaltres, fantasmes
    de Llull i de March, de Verdaguer i Carner,
    de Segarra i de Pla, de Foix i Ferrater,
    d'haver pecat greument
    de pensament, paraula
    i obra i omissió.
    D'haver pecat usant lèxic impropi,
    d'haver emprat
    massa verbs barroers,
    substantius esbravats de la substància,
    adjectius virolats només pel goig
    de l'espectacle
    d'un foc viu d'encenalls,
    d'haver-me repenjat massa en superlatius
    i adverbis anodins. De fer servir sovint
    preposicions canviades,
    conjuncions desenfocades,
    és a dir,
    d'haver deixat vagarejar l'instint
    per inexactes, ambigües regions sense forma.
    D'haver venut la sagrada moral de la sintaxi
    per un plat de llenties d'efecte i de modernitat.
    D'haver sovintejat el “ja està bé”,
    el “ja s'entén”, el “tant se val, no importa”...
    Em confesso
    de no haver corregit tant com calia,
    de no haver escorcollat molts més diccionaris.
    D'haver cedit al llenguatge balder,
    al discurs sinuós,
    només pel gust de les subordinades,
    a les metàfores solament sorprenents,
    a les imatges
    dures sense motiu,
    a l'orgull de l'obscur.

    Tu, Verb totpoderós, tu, sola claredat,
    tu que m'has fet llenguatge segons la teva imatge,
    acull-me un dia al paradís dels escriptors,
    on sobren les paraules,
    on la felicitat
    és la precisió del teu silenci.


    CONFESIÓN

    Yo, escritor,
    me confieso al Verbo todopoderoso
    y a vosotros, espíritus
    de Llull y de March, de Verdaguer y Carner,
    de Segarra y de Pla, de Foix y Ferrater,
    por haber pecado gravemente
    de pensamiento, palabra,
    obra y omisión.
    Por haber pecado usando un léxico impropio,
    por haber empleado
    verbos demasiado chapuceros,
    sustantivos desbravados de sustancia,
    adjetivos chillones sólo por el placer
    del espectáculo
    de un fuego vivo de virutas,
    por haberme apoyado demasiado en superlativos
    y adverbios anodinos. Por usar a menudo
    preposiciones canviadas,
    conjunciones desenfocadas,
    es decir,
    por haber dejado vagar el instinto
    por inexactas, ambiguas regiones sin forma.
    Por haber vendido la sagrada moral de la sintaxis
    por un plato de lentejas de efectismo y de modernidad.
    Por haber utilizado a menudo el “ya está bien”,
    el “ya se entiende”, el “ya vale, no importa”...
    Me confieso
    por no haber corregido tanto como hacía falta,
    por no haber escrutado muchos más diccionarios.
    Por haber cedido al lenguaje ampuloso,
    al discurso sinuoso,
    sólo por el gusto de las subordinadas,
    a las metáforas sólo sorprendentes,
    a las imágenes
    duras sin motivo,
    al orgullo de lo oscuro.

    Tú, Verbo todopoderoso, tú, sola claridad,
    tú que me has hecho lenguaje a tu imagen,
    acógeme un día en el paraíso de los escritores,
    donde sobran las palabras,
    donde la felicidad
    es la precisión de tu silencio.


    Narcís Comadira
    (Versiones de Pedro Casas Serra)


    .

    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25786
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Narcís Comadira

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Sáb 15 Ago 2015, 06:07

    .


    De Llast, 2007:

    LLAST

    Jo sóc un que va néixer
    l'hivern de 1942,
    al cor d'una ciutat plena de voltes.
    De la pluja i els sol eren refugi
    i de la nostra timidesa adolescent.
    Hi havia un riu fangós
    ple de carpes negrenques
    i un ritme de campanes
    inexorable i lent.
    Relliscava la pluja de tardor
    pels empedrats de còdols
    dels carrerons malalts
    i es glaçaven les basses a l'hivern
    perquè els hiverns hi eren freds. I eren foscos.
    Érem un ramadet de nens enfredorits
    prop d'estufes fumoses de serradures agres.
    Tremolàvem de por darrere vidres bruts
    mentre ens exercitaven en una llengua estranya.

    Les postes eren lentes,
    les primaveres breus,
    i, els estius, oblidàvem. Eren com un sotrac.
    Sal i pell i suor, hores immenses,
    i l'horitzó del mar, lluny, com un somni.
    I la vida que feia els seus llambreigs
    per anar-nos mostrant a poc a poc
    el tou dels seus misteris.
    I ens creixien els ossos i la carn,
    i ens creixia el desig, dolç com el llessamí,
    aspre com els geranis, letal com els baladres.
    I cremava tot jo en les seves flames.
    Els vespres eren clars i les nits denses,
    pel pes del sol i pel remordiment,
    càrrega estranya
    que començàvem a carretejar,
    alguns per sempre.
    Anys enyorats, deliris blaus!

    I tornava la roda feixuga dels octubres.
    Aviat vam descobrir
    els primers desenganys, les suspicàcies,
    les estratègies i la doble moral
    i els exercicis de dubte sistemàtic.
    I va arribar l'edat de fer projectes.
    Ajaguts en un prat, mirar el futur
    sense enfocar-lo gaire era un esport
    a què ens lliuràvem, indolents, callats.
    Les herbes eren altes.

    Ara tinc por quan trobo algun cadell
    d'aquells anys. I és que no sé què dir-li.

    -Què, com va, i el desig?

    Les runes ens encerclen i aquella prada oberta
    és plena de deixalles repugnants.

    -Què, quan va començar?

    (Aquella tarda amarga que encara et mortifica?
    Aquell vespre que tu ja no recordes?
    Aquella nit de foc i d'inconsciència?)

    Les formigues seguien el seu camí menut
    i un ritme elèctric d'èlitres fibrava
    aquell silenci nostre. Una estesa de flors,
    gencianes blavíssimes, regalèssia rosada,
    ran d'ulls i, al fons del prat,
    els nerets de coral.
    I una nosa ens creixia dins del pit,
    al fons de tot de la sang més espessa,
    un tràgic cefalòpode: ansietat, angoixa,
    un embaràs de culpa.

    -No hi clapotegismés als bassals de la culpa,
    llença't a un mar d'oblit que et torni el goig
    inaugural de sentir-te salvat.

    -Salvem-nos tu i jo junts aquesta nit,
    ara que, a fora, el món sencer sotsobra.

    -Mirem-nos sense enganys aquesta nit.

    Les herbes eren dolces.

    -Canto el teu cos de goma, la teva pell canyella,
    aquelles dents tan blanques.
    Canto el teu entusiasme.
    Canto el que no va ser.

    Les herbes eren grasses.

    Va ser una primavera voltada de pollancs,
    i, amb urc, ens oferiem. Vam ser presos
    i esclafats a les moles de l'Història.
    I tot amb un somriure, flautes dolces
    de fusta de perer, música exacta
    per adormir aquell pop
    de l'ansietat, l'angoixa, el descontentament,
    que ens creixia i creixia.

    -Canto aquella passió sense resurrecció.

    -Canto aquell desconcert d'àngels extraviats
    en aquell món ressec d'herbes amargues.

    -Canto aquell esvoranc i ploro pel cinisme
    i per l'oblit metòdic, que es va fer indispensable
    per la supervivència.

    Després, ja tot va ser convencional,
    llar i patria. Mai més no va tornar
    la il.lusió perduda. Ja tots sempre
    fantasmes vagorosos per la vida,
    emasculats de Déu, aferrats al secret.

    Narcís Comadira



    LASTRE

    Soy uno que nació
    en el invierno de 1942,
    en el corazón de una ciudad llena de arcos.
    Para la lluvia y el sol eran refugio
    y para nuestra timidez adolescente.
    Había un río fangoso
    lleno de carpas negruzcas
    y un ritmo de campanas
    inexorable y lento.
    Resbalaba la lluvia de otoño
    por empedrados de guijarros
    de enfermos callejones
    y las balsas se helaban en invierno
    porque los inviernos eran fríos. Y eran oscuros.
    Éramos un corrillo de niños ateridos
    junto a estufas humosas de serrines agrios.
    Temblábamos de miedo tras sucios vidrios
    mientras nos ejercitaban en una lengua extraña.

    Los crepúsculos eran lentos,
    las primaveras breves,
    y, los veranos, olvidábamos. Eran como una sacudida.
    Sal y piel y sudor, horas inmensas,
    y lejos, el horizonte del mar, como un sueño.
    Y la vida que daba sus destellos
    para irnos enseñando despacio
    la blandura de sus misterios.
    Y nos crecían los huesos y la carne,
    y nos crecía el deseo, dulce como el jazmín,
    áspero como los geranios, letal como las adelfas.
    Y todo yo ardía en sus llamas.
    Los anocheceres eran claros y las noches densas,
    por el peso del sol y por el remordimiento,
    extraña carga
    que empezábamos a arrastrar,
    algunos para siempre.
    ¡Años añorados, delirios azules!

    Y volvía la rueda pesada de los octubres.
    Pronto descubrimos
    los primeros desengaños, las suspicacias,
    las estrategias y la doble moral
    y los ejercicios de duda sistemática.
    Y llegó la edad de hacer proyectos.
    Echados en un prado, mirar el futuro
    sin enfocarlo mucho era un deporte
    al que nos entregábamos, indolentes, callados.
    Las hierbas eran altas.

    Ahora tengo miedo cuando encuentro algún cachorro
    de aquellos años. Porque no sé qué decirle.

    -¿Qué, cómo va, y el deseo?

    Nos rodean los escombros y aquel abierto prado
    está lleno de repugnantes desechos.

    -¿Qué, cuándo empezó?

    (¿Aquella amarga tarde que todavía te mortifica?
    ¿Aquel anochecer que ya no recuerdas?
    ¿Aquella noche de fuego y de inconsciencia?)

    Las hormigas seguían su caminito
    y un ritmo eléctrico de élitros acompañaba
    nuestro silencio. Una extensión de flores,
    azulísimas gencianas, rosado regaliz,
    a ras de ojos y, en el fondo del prado,
    los rododendros de coral.
    Y nos crecía un malestar dentro del pecho,
    en el fondo de la sangre más espesa,
    un trágico cefalópodo: ansiedad, angustia,
    un embarazo de culpa.

    -No chapotees más en las charcas de la culpa,
    lánzate a un mar de olvido que te devuelva el gozo
    inaugural de sentirte salvado.

    -Salvémonos juntos tú y yo esta noche,
    ahora que, afuera, zozobra el mundo entero.

    -Esta noche mirémonos sin engaño.

    Las hierbas eran dulces.

    -Canto tu cuerpo de goma, tu piel canela,
    aquellos dientes tan blancos.
    Canto tu entusiasmo.
    Canto lo que no fue.

    Las hierbas eran gruesas.

    Fue una primavera cercada de chopos,
    y, con orgullo, nos ofrecíamos. Fuimos pillados
    y triturados por las ruedas de la Historia.
    Y todo con una sonrisa, dulces flautas
    de madera de peral, música exacta
    para dormir aquel pulpo
    de la ansiedad, la angustia, el descontento,
    que nos crecía y crecía.

    -Canto aquella pasión sin resurrección.

    -Canto aquel desconcierto de ángeles extraviados
    en aquel mundo reseco de hierbas amargas.

    -Canto aquella brecha y lloro por el cinismo
    y por el olvido metódico, que se hizo imprescindible
    para la supervivencia.

    Después, todo fue ya convencional,
    hogar y patria. No volvió nunca
    la ilusión perdida. Para siempre todos ya
    vagos fantasmas por la vida,
    emasculados de Dios, aferrados al secreto.

    Narcís Comadira
    (Versión de Pedro Casas Serra)


    .

    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25786
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Narcís Comadira

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Dom 16 Ago 2015, 05:00

    .


    De Lent, 2012:

    LLIBRES

    Per en Guillem Terribes

    Llibres, dipòsits de paraules,
    llengua apagada, pols de lletra morta.
    Cròniques, calfreds,
    projectes i memòria.
    Tombes silents que esperen
    els ulls que, bondadosos
    o bé plens de malícia o amb simple indiferència,
    facin alçar el cadàver
    que porten dins -Llàtzer, surt fora!-.
    I llavors, quanta vida i quanta passió,
    quanta alegria, quant dolor,
    quanta revolta, quanta insistència absurda.
    I, a vegades, quant d'avorriment.
    Però quanta companyia.
    Llibres, Llibres, més llibres!


    LIBROS

    Para Guillem Terribes

    Libros, depósitos de palabras,
    lengua apagada, polvo de letra muerta.
    Crónicas, escalofríos,
    proyectos y memoria.
    Tumbas silentes que esperan
    los ojos que, bondadosos
    o bien llenos de malicia o con simple indiferencia,
    hagan levantar el cadáver
    que tienen dentro -¡Lázaro, sal fuera!-.
    Entonces, cuánta vida y cuánta pasión,
    cuánta alegría, cuánto dolor,
    cuánta rebelión, cuánta insistencia absurda.
    Y, a veces, cuánto aburrimiento.
    Pero cuánta compañía.
    ¡Libros, Libros, más libros!


    KUROS

    A J.M. Benet i Jornet

    La cama esquerra
    lleugerament endavant,
    just per donar moviment
    a tot el cos, per indicar
    l'inici de la marxa cap a l'Enllà.
    No gens estàtic, doncs, en el present
    i, en canvi, etern en el partir.
    I la llum que el modela des de fora,
    la llum real, i l'altra, des de dins,
    encara més real, la que surt
    del cor de la pedra carnal,
    la que fibra les formes
    i en fa Forma.

    El cap, altiu, prometedor,
    de mirada penjada en el futur;
    la cabellera elegantment trenada
    i la cinta del front i la del coll
    denoten una cura especial
    en l'aparença.
    Però el cos, meravellós,
    totalment un,
    pit i esquena capaços
    d'afrontar i suportar;
    el ventre, pla, com un pètal de rosa,
    i el sexe, fruita
    encara no madura del tot,
    tendre i cruixent.

    Cames miraculoses. Les cuixes,
    tan sensibles, just en la corba
    on comencen les natges,
    compactes i tan dolces, i sobretot
    on recullen els genitals.
    I tot això
    sostingut per uns peus
    que són
    pedestal mòbil de l'impuls, ales
    cap un demà truncat,
    en un avui perpetu,
    en un avui joia perdurable.

    Si hi va haver un noi
    semblant a ell,
    no és pas estrany
    que els pares tristos que el van perdre
    el posessin així, tot, un,
    sobre la tomba,
    admirats de la seva bellesa,
    fixant per sempre la carn del seu cos
    en aquest marbre rosat,
    proa de llum que fendeix el mar del temps,
    que ha arribat fins aquí
    i ens fereix, a mort, l'ànima.


    KUROS

    A J.M. Benet i Jornet

    La pierna izquierda
    ligeramente adelantada,
    lo necesario para imprimir movimiento
    a todo el cuerpo, para indicar
    el inicio de la marcha hacia el Más Allá.
    Nada estático, pues, en el presente
    y, en cambio, eterno en el partir.
    Y la luz que lo modela desde fuera,
    la luz real, y la otra, desde dentro,
    todavía más real, la que sale
    del corazón de la piedra carnal,
    la que fibra las formas
    y hace la Forma.

    La cabeza, altiva, prometedora,
    de mirada puesta en el futuro;
    la cabellera elegantemente trenzada
    y la cinta de la frente y la del cuello
    denotan un especial cuidado
    en el aspecto.
    Pero el cuerpo, maravilloso,
    totalmente completo,
    pecho y espalda capaces
    de afrontar y soportar;
    el vientre, plano, como un pétalo de rosa,
    y el sexo, fruta
    todavía no madura del todo,
    tierna y crujiente.

    Las piernas un milagro. Los muslos,
    tan sensibles, justo en la curva
    donde empiezan las nalgas,
    compactas y tan dulces, y sobre todo
    donde se recogen los genitales.
    Y todo esto
    sostenido por unos pies
    que son
    pedestal móvil del impulso, alas
    hacia un mañana truncado,
    en un hoy perpetuo,
    en un hoy joya perdurable.

    Si hubo un joven
    parecido a él,
    no es de extrañar
    que los padres entristecidos que lo perdieron
    lo colocasen así, completo, entero,
    sobre la tumba,
    admirados de su belleza,
    fijando para siempre la carne de su cuerpo
    en este mármol rosado,
    proa de luz que hiende el mar del tiempo,
    que ha llegado hasta aquí
    y nos hiere, a muerte, el alma.


    A LA CIUTAT PERDUDA

    Per en Quim Nadal

    La llum era molt clara, a la ciutat perduda.
    Al carrer del col.legi, ple de fang,
    hi havia horts, amb algun presseguer
    que es tornava a tot rosa quan floria.
    La ciutat era informe, allà: els horts,
    algun xalet, magatzems, un taller d'escultor,
    un obrador de cubanos i neules,
    un estanc, una tasca, un ferrer i un baster.

    Al pati, sota el plàtans, arrenglerats en files,
    érem com cols i bròquils d'aquells horts.
    Al migdia, passàvem davant d'una caserna
    on soldats desvagats s'estiraven al sol,
    tot esperant el ranxo. El riu era fangós
    i, quan plovia molt, s'enfadava.
    No el podíem creuar per la passera, en barraven el pas,
    a cada banda, amb cordes.

    Eren temps de campanes, campanes dels rellotges,
    campanes que tocaven a missa i a mort.
    Les campanes eren part de l'aire.
    Plovia molt sovint, l'aigua baixava pels carrers
    i les escales. Tot era relliscós.

    I feia molt de fred a l'hivern. Sempre
    havíem de dur guants, passamuntanyes, bufandes.
    De tant en tant hi havia molta boira
    i des del pont de Pedra no es veia res.
    Anàvem per la boira, desconcertats,
    com es va dins d'un somni.

    Hi havia dies clars, també, quan feia tramuntana.
    El cel es tornava ben blau i les muntanyes
    les podies tocar. La neu del Canigó
    gairabé t'encegava. La confiança
    semblava com més forta
    aquells dies, però duraven poc.
    I tornava la boira, la fred i la humitat.

    Passaven trens expressos que anaven cap a França,
    que venien de França, les màquines xiulaven,
    treien fum i carregaven aigua
    per una trompa grossa, i el carbó feia olor
    de fàbrica i d'hivern. Quan feia molta fred,
    es glaçaven les basses, i podies creuar
    el riuet del jardí de la Devesa
    i jugar a trencar el gel.
    A vegades tenía un pam de gruix.

    Als estius feia molta calor,
    una calor humida i enganxosa.
    Hi havia una piscina municipal
    i una pista d'hoquei per patinar-hi al vespre.
    I les ombres espesses dels plàtans centenaris.
    El Ter baixava lent, plàcids miralls
    d'aigua rosada reflectien
    els núvols de la posta enmig dels rierencs.

    Hi havia festes, fires de bestiar,
    soldats que desfilaven, processons,
    rosaris de l'aurora, vetlles nocturnes.
    I passava Nadal, amb fira d'aviram,
    Missa del Gall, pessebres;
    Setmana Santa, amb pifres i tambors.
    I Corpus amb ginesta i clavells esclafats
    pel pas lent dels soldats.

    La gent es resignava a l'atzar de la vida,
    mirava de trencar l'ensopiment
    amb alguna passió més o menys amagada. Es distreia
    amb el futbol, el ball, els toros i les botxes,
    pujant als Àngels, anant a berenar
    a la font dels Lleons o anant d'excursió
    a Rocacorba, al Far o a la Salut,
    o bé a caçar bolets, quan n'era temps,
    i poca cosa més. Diumenges curts.
    Els dilluns arribaven impertèrrits.

    Hi havia un bisbe, canonges, capellans,
    un hospici, un hospital, molts convents,
    un general, casernes, governador civil,
    policies, un inspector del Timbre,
    un delegat d'Hisenda, un parell de notaris,
    advocats, jutges, mitja dotzena llarga
    de farmàcies, pocs metges, un equip de futbol
    i la guàrdia civil.
    Tothom es coneixia, sabia qui era qui,
    sabia les històries amagades,
    romàntiques o tèrboles.

    Els nens creixien moderadament,
    alguns en feien prou, per sentir-se més homes,
    amb un bisonte fumat d'amagatotis,
    i, per no estar tan sols,
    amb alguna amistat particular intensa,
    un punt sentimental. La carn
    -passos precaris i dolors precoços-
    estava condormida. La mar de nenes, lluny.

    Hi havia quatre o cinc cines on feien
    programes dobles, pel.lícules de guerra,
    de cow-boys, de romans, de policies
    i alguna de més forta, gravemente
    peligrosa, com Gilda o com Arroz amargo.
    Si algun jove catòlic atrevit
    es decidia a veure-les, ho feia d'amagat.
    Després se'n confessava.

    Per Fires, alguns anys, hi havia òpera
    al vell Municipal. Començava a fer fred
    i les senyores treien els renards i els moutons
    i aplaudien Aida o Madam' Butterfly,
    estarrufades a les seves llotges.
    Suraven flocs intermitents de benestar.
    Hi havia una insistència una mica somorta
    per part de la vida. Els anys passaven lents
    i així es teixien, lentes, les ombres de la Història,
    a la vella ciutat meva perduda.


    EN LA CIUTAD PERDIDA

    Para Quim Nadal

    En la ciudad perdida, la luz era muy clara.
    En la calle del colegio, llena de barro,
    había huertos, con algún melocotonero
    que se volvía rosa cuando florecía.
    Allá, la ciudad era informe: huertos,
    algún chalé, almacenes, un taller de escultor,
    un obrador de barquillos,
    un estanco, una tasca, un herrero y un guarnicionero.

    En el patio, bajo los plátanos, alineados en filas,
    éramos como coles y brócolis de aquellos huertos.
    A mediodía, pasábamos frente a un cuartel
    donde ociosos soldados se tendían al sol,
    en espera del rancho. El río era fangoso
    y, cuando llovía mucho, se enfadaba.
    No lo podíamos cruzar por la pasarela,
    cortaban el paso, a cada lado, con cuerdas.

    Eran tiempos de campanas, campanas de los relojes,
    campanas que tocaban a misa y a muerte.
    Las campanas eran parte del aire.
    Llovía muy a menudo, el agua bajaba por las calles
    y las escaleras. Todo estaba resbaladizo.

    Y hacía mucho frío en invierno. Siempre
    teníamos que llevar guantes, pasamontañas, bufandas.
    De vez en cuando había mucha niebla
    y desde el puente de Piedra no se veía nada.
    Íbamos por la niebla, desconcertados,
    como se va por un sueño.

    Había también días claros, cuando soplaba la tramuntana.
    El cielo se volvía muy azul y podías tocar
    las montañas. Casi te cegaba
    la nieve del Canigó. La confianza
    parecía más fuerte
    aquellos días, pero duraban poco.
    Y volvía la niebla, el frío y la humedad.

    Pasaban expresos que iban a Francia,
    que venían de Francia, las máquinas silbaban,
    echaban humo y cargaban agua
    por una gruesa trompa, y el carbón olía a
    fábrica y a invierno. Cuando hacía mucha frío,
    se helaban las balsas, y podías cruzar
    el riachuelo de los jardines de la Devesa
    y jugar a romper el hielo.
    A veces tenía un palmo de grueso.

    Durante los veranos hacía mucho calor,
    un calor húmedo y pegajoso.
    Había una piscina municipal
    y una pista de hockey para patinar al atardecer.
    Y las sombras espesas de los plátanos centenarios.
    El Ter bajaba lento, plácidos espejos
    de agua rosada reflejaban
    las nubes del atardecer en medio de los arroyuelos.

    Había fiestas, ferias de ganado,
    soldados que desfilaban, procesiones,
    rosarios de la aurora, velas nocturnas.
    Y llegaba la Navidad, con feria de aves,
    Misa del Gallo, nacimientos;
    Semana Santa, con pífanos y tambores.
    Y Corpus con retama y claveles machacados
    por el paso lento de los soldados.

    La gente se resignaba al azar de la vida,
    miraba de romper el amodorramiento
    con alguna pasión más o menos oculta. Se distraía
    con el fútbol, el baile, los toros y la petanca,
    subiendo a los Ángeles, yendo a merendar
    a la fuente de los Leones o yendo de excursión
    a Rocacorba, al Far o a la Salut,
    o bien a coger setas, cuando llegaba el tiempo,
    y poca cosa más. Domingos cortos.
    Los lunes llegaban impertérritos.

    Había un obispo, canónigos, curas,
    un hospicio, un hospital, muchos conventos,
    un general, cuarteles, gobernador civil,
    policías, un inspector del Timbre,
    un delegado de Hacienda, un par de notarios,
    abogados, jueces, más de media docena
    de farmacias, pocos médicos, un equipo de fútbol
    y la guardia civil.
    Todo el mundo se conocía, sabía quién era quién,
    conocía las historias ocultas,
    románticas o turbias.

    Los niños crecían moderadamente,
    algunos tenían suficiente, para sentirse más hombres,
    con un bisonte fumado a hurtadillas,
    y, para no sentirse tan solos,
    con alguna amistad particular intensa,
    un poco sentimental. La carne
    -pasos precarios y dolores precoces-
    estaba adormecida. El mar de niñas, lejos.

    Había cuatro o cinco cines donde ponían
    programas dobles, películas de guerra,
    de cowboys, de romanos, de policías
    y alguna más fuerte, gravemente
    peligrosa, como Gilda o como Arroz amargo.
    Si algún joven católico atrevido
    se decidía a verlas, lo hacía a escondidas.
    Después se confesaba.

    Por Ferias, algunos años, había ópera
    en el viejo Municipal. Empezaba a hacer frío
    y las señoras sacaban los renards y los moutons
    y aplaudían Aida o Madame Butterfly,
    huecas en sus palcos.
    Flotaban copos intermitentes de bienestar.
    Había una insistencia un poco mortecina
    por parte de la vida. Los años pasaban lentos
    y así se tejían, lentas, las sombras de la Historia,
    en mi vieja ciudad perdida.


    LA POESIA

    Per què aquesta pulsió extranya d'anar posant paraules de costat, de triar-les, d'ordenar-les? Què busca? Ho troba mai? Per què aquest afany d'aconseguir la perfecta màquina verbal, la que funciona sense grinyolar, amb exactitud, i alhora la que provoca desgavells interns als sentits i als cervells? Per què? Només pel plaer? Només per l'oblit? Només pel coneixement, pel creixement de l'ànima?

    La poesia, la més sagrada de les arts.

    La música té per matèria el so. La pintura, el color. L'escultura, el volum. L'arquitectura, l'espai. La matèria de la poesia és el llenguatge, allò que ens constitueix, que ens relaciona amb el Verb originari. La poesia busca aquest Verb originari i quan, per un misteri de precisió, d'ajustament, de sobreeixement de l'energia implícita en la llengua, es manifesta d'alguna manera la presència real d'aquest Verb originari, es produeix el miracle.

    Misteri de la plenitud del sentit, misteri de l'explosió del sentit. Misteri de l'altra cara del mirall del llenguatge: la poesia.


    LA POESÍA

    ¿Por qué esta pulsión extraña de ir juntando palabras, elegirlas, ordenarlas? ¿Qué pretende? ¿Lo logra alguna vez? ¿Por qué ese afán de conseguir la máquina verbal perfecta, la que funciona sin chirriar, con exactitud, y a la vez provoca confusiones internas de los sentidos y los cerebros? ¿Por qué? ¿Sólo por placer? ¿Sólo por olvidar? ¿Sólo por el conocimiento, por el crecimiento del alma?

    La poesía, la más sagrada de las artes.

    La música tiene por objeto el sonido. La pintura, el color. La escultura, el volumen. La arquitectura, el espacio. La materia de la poesía es el lenguaje, aquello que nos constituye, que nos relaciona con el Verbo original. La poesía busca este Verbo original y cuando, por un misterio de precisión, de ajuste, de desbordamiento de la energía implícita en la lengua, se manifiesta de alguna manera la presencia real de este Verbo original, se produce el milagro.

    Misterio de la plenitud del sentido, misterio de la explosión del sentido. Misterio del otro lado del espejo del lenguaje: la poesía.


    Narcís Comadira
    (Versiones de Pedro Casas Serra)


    (Fin)


    .

    avatar
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 7477
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 61

    Re: Narcís Comadira

    Mensaje por Evangelina Valdez el Miér 05 Oct 2016, 16:03

    Creí que en estos tiempos contemporáneos, los poemas largos lo habian acortado pero veo que no jajajajajaja.

    Ampliando el repertorio del poeta:

    Abismo

    ¿Por dónde erráis
    que el mundo es un abismo,
    ojos de verdenoche,
    tormento de desorden
    de recuerdos fugaces?

    De "En cuarentena"
    Versión de Dolors Ollé

    ----------------

    Buenos propósitos

    Adiós la piel ligera,
    de la mirada espejo.
    Para hundirse en el pozo,
    ganar peso, ser piedra.

    De "En cuarentena"
    Versión de Dolors Ollé
    ------------------

    Cabo de San Sebastián

    Noche de otoño.
    De alabastro los cuerpos
    vuelve la luna.
    El tiempo, sangre abajo,
    va hacia Ninguna Parte.

    De "En cuarentena"
    Versión de Dolors Ollé
    ---------------------------

    Caracteres

    Volver a verte.
    Ve, corazón, no pienses.
    Que pasen horas.

    El amor, tigre
    entre bambús, espera
    para devorarme.

    ¿Por qué rendija
    te escaparás, belleza,
    del cuerpo ágil?

    ¡Si yo fuese garra,
    cuánta sangre no haría
    en la piel joven!

    Pueril guerrero:
    y de mis dos espadas
    una esta intacta.

    De "En cuarentena"
    Versión de Dolors Ollé


    --------------------

    Canción de cuna

    Ahora que la noche funde
    todas las cosas corpóreas,
    y que la sangre se aquieta
    con el reclamo nocturno,
    lánzate al río del sueño.
    Amor, criatura, duerme.

    En el firmamento piel
    se pone el sol de tus ojos,
    la madeja de tus miembros
    indolente se deshace.
    ¿En qué brazos solitarios,
    Amor, te abandonas? Duerme.

    Libre del peso del cuerpo,
    en espíritu atraviesas
    oscuros bosques espesos
    de la lasitud secreta.
    No quiero que hongos ni sapos,
    Amor, te me asusten. Duerme.

    Que el fluyente subterráneo
    al curso de los planetas
    se concuerde en transparencias
    de música innominada.
    De lejos velo tu viaje,
    Amor, hasta que regreses. Duerme.

    De "En cuarentena"
    Versión de Dolors Ollé

    --------------

    Cinco piezas fáciles

    1
    Sombra que eres mi sombra.
    Bajo el sol del estío,
    aún mayor frenesí,
    balsa de incertidumbre.
    Mi lengua desecada
    quiere abrevar en ella.
    Teme el rechazo de tu vidrio.

    2
    Tu cabeza inocente
    en mi pecho reposa.
    Mis dedos cuentan horas
    vagando en tus cabellos.
    Toda tu vida, toda
    se apoya en mí. Me hundo
    en algodón de sueños.

    3
    Loco amargo, dulce loco,
    vagabundo de tinieblas,
    hijo de tristeza, huyo
    lejos de tus claros márgenes.
    Solamente del recuerdo
    de una brizna de tu hierba
    hago tisanas benignas.

    4
    Con la punta más fina,
    impávido dibujo
    junglas de extraña fiebre.
    Lodazales, lianas
    que devoran los árboles.
    Quiero huir del desierto
    donde eres espejismo.

    5
    Cuando muera la llama
    de este amor que te tengo,
    ¿cómo subsistiré?
    Yo, por ti autoinmolado,
    de ti hice combustible.
    Viviré para siempre
    entre grandes quemados.

    De "En cuarentena"
    Versión de Dolors Ollé
    -----------------------

    Niebla

    Piedra y zarzales
    ardientes de mi enojo.
    En el paisaje,
    ansia de lejanía:
    cae, cortina húmeda.

    De "En cuarentena"
    Versión de Dolors Ollé

    ---------------------

    Por teléfono


    Vagarea tu voz
    y los recuerdos cálidos
    la tarde abandonada
    y sus aceites sucios
    un silencio maligno
    se enreda en las amarras
    con el té de jazmín
    las luciérnagas tristes
    y el fuego que no sabes
    que se enciende y se apaga.

    De "En cuarentena"
    Versión de Dolors Ollé

    -----------------------------
    Septiembre

    Luz de septiembre.
    Corto un brote de hinojo.
    Vuelven deprisa
    veranos idos. Brumas
    de deseos caducos.

    De "En cuarentena"
    Versión de Dolors Ollé


    ----------------------




    Sombra dorada


                                                       A Frederic Amat

    Brilla oscuro fulgor
    dulce sombra dorada
    recóndita insistente
    que conmueve de afán
    este mundo desierto
    viva víscera tierna
    juventud todavía.

    De "En cuarentena"
    Versión de Dolors Ollé

    Contenido patrocinado

    Re: Narcís Comadira

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Jue 14 Dic 2017, 21:42