Aires de Libertad

https://www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 796863 mensajes en 39690 argumentos.

Tenemos 1361 miembros registrados

El último usuario registrado es miguel angel cortés

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 28 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 26 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

javier eguílaz, Pascual Lopez Sanchez


Hubieron 125 usuarios en línea en la fecha Mar 04 Jun 2019, 03:50

Septiembre 2019

LunMarMiérJueVieSábDom
      1
2345678
9101112131415
16171819202122
23242526272829
30      

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty

UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E


POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40675
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar 07 Abr 2015, 01:59

Es posible que alguien pueda plantearse por qué hablar tan extensamente de ciertos autores en estos capítulos. El tema , aquí, está claro. Al menos lo está para nosotros : POESÍA SOCIAL. Y añadimos, ahora, en un recorrido histórico con el que pretendemos llegar a la "auténtica" poesía social latinoamericana cierta poesía de carácter épico relacionada con la libertad de los pueblos. Y nos surgen autores de los que, hasta el momento, no se había hablado en otro espacio. Por ello intentamos ampliar su conocimiento y extendemos la exposición a su poesía amorosa, religiosa, biografía, etc... Ha pasado con el autor anterior. Y posiblemente pase con el autor que comenzaremos ahora. Este - lo he buscado- no está expuesto en GRANDES ESCRITORES. Parece lógico, por tanto, que si lo traemos aquí intentemos dar una visión lo más completa posible de su vida y de su obra.

JOSÉ MÁRMOL.-

José Mármol Zavalera es un poeta, narrador, periodista y político argentino encuadrado dentro del romanticismo y al que se le han adjudicado influencias de Lord Byron; José Zorrilla o Espronceda.
Nació en Buenos Aires el 2/12/1817. Y murió en la misma ciudad el 9/08/1871.

Sus dos obras fundamentales son:

- Cantos del Peregrino, obra en verso y

- Amalia, que es considerada la primera novela argentina.

El libro Cantos del Peregrino, en su primera edición, se abre con las siguientes citas:

"Patrie,
Je consacre a ton nom ou ma mort ou ma gloire." ( Lamartine.)

"Libertá va cercando, ch´è sì cara
come sachi per lei vita rifinta." (Dante Alighieri)

Expondremos una parte de esta obra obtenida de la copia digital, a través de la Biblioteca Virtual Miguel de Cervantes, de la Edición:

"Cantos del Peregrino.
Prólogo y edición crítica de Rafael Alberto Arrieta.
Clásicos Argentinos.
Ediciones Estrada. Bolívar - 466. 1943. Buenos Aires."

Usamos literalmente el libro. Es posible , por tanto, que hayan algunos problemas de acentuación, puntuación u otros ortográficos. Pero queremos ser respetuosos con la edición que, a su vez lo es de la primera edición según se señala.

"CANTO PRIMERO

A mi Patria

"Buenos Aires: mis ojos se abrieron a la luz bajo tu cielo hermoso; y, digno hijo de tus pasadas glorias, se cerrarán acaso bajo el cielo nublado del extranjero. Pero en mi destierro, tu recuerdo santo se confunde en mi memoria con los primeros besos de mi madre; y, si ambicioso de gloria he buscado con las inspiraciones de mi alma una guirnalda de poeta, es por depositarla a tus plantas; porque tú eres, Patria mía, el imán de esas inspiraciones.
Acepta el primer CANTO DE PEREGRINO, y ¡ojalá por ese recuerdo de tus pasados tiempos y de tu hermoso porvenir te haga enjugar un instante el llanto de tus desgracias presentes!
Adiós, Buenos Aires : orgulloso de mi origen, moriré en el destierro, si no puedo algún día respirar en tu seno el aire puro de la Libertad; pero mi última palabra será tu nombre; mi último pensamiento será tu imagen."  José Mármol. Montevideo, Mayo de 1847.

Cont.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40675
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar 07 Abr 2015, 04:40

JOSÉ MÁRMOL.-

Continuación del  CANTO PRIMERO ( A mi Patria)

I

Hijo de la desgracia, el PEREGRINO

ha confiado a los mares su destino;

y al compás de las ondas y los vientos

el eco de sus tristes pensamientos

vibrará por el mar. En su grandeza

cantará, entusiasmado, la belleza

de la espléndida bóveda estrellada

con el alma ante Dios arrodillada;

y cantará también sobre los mares

la libertad, su amor y sus pesares.



Sigámosle en el mar, doquier existe,

como las sombras de la tarde, triste,

y una secreta dulce simpatía

nos robaba letal melancolía:

¡él! ¡el proscripto trovador del Plata

que, conducido por la suerte ingrata,

cinco años ha que su enlutada lira

bajo extranjero sol triste suspira!



Con él la dulce inspiración del canto

nació para cantar el dogma santo

que inauguró a la luz de la victoria

ese pueblo que, en brazos de la gloria,

reventara de un mundo las cadenas

con prender el cañón de sus almenas.

Pero helóse la voz en su garganta

cuando, al mover la adolescente planta,

en ves de abierta y espaciosa vía

el genio, a la virtud y nombradía,

tropezó con un patíbulo en las gradas

con las sangre de Mayo salpicadas.



Ya el eco del cañón no se dilata

en las riberas del altivo Plata,

cuando dora su linfa el sol de Mayo (I)

con su primero suspirado rayo;

ya no suenan sus cánticos triunfales;

ya no escuchan sus santas catedrales

los religiosos himnos de alabanza

al Dios que iluminaba la esperanza

en medio de la larga incierta lucha.

Ya en las calles y plazas no se escucha

del pueblo rey la estrepitosa grita,

cuando a los rayos de su luz bendita

festejaba aquel sol que hirió su frente

con raudales de gloria refulgente;

ya no oprimen las madres en su seno

su tierno fruto de esperanzas lleno,

ni a par del blando maternal arrullo

lloran sobre su sien llanto de orgullo.



Ya el Plata no se empina del profundo

a ver la Roma del naciente mundo,

y en sus olas indómitas desciende

y en las arenas sin valor las tiende.

Ya en las grietas del Andes no se interna

derrumbada la nieve sempiterna

porque no hay otra vez quien de la cima

la arroje y ledo la montaña oprima (II);

ya para el Cóndor en la sien su vuelo,

y ese invasor intrépido del cielo

ya no vuela a esconderse entre la nube,

al ver que raudo de la falda sube,

labrando las pedrosas cordilleras,

un mundo de guerreros y banderas.



¡Patria! ¡Patria del alma! con tus espada

el atlas de América admirada

trazaste en la pelea. repartiste

los montes y los ríos; y volviste

a reposar la sien en tus laureles.

¡Grande fué tu misión! Grandes y fieles

la llenasteis, vosotros, los que hermosa

visteis la luz de una época dichosa.

¡Ya la época pasó...!  /  Dormid con ella

a los celestes rayos de la estrella

que alumbrará eternal  en la memoria,

la época con vosotros y su gloria..." Cont.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Miér 08 Abr 2015, 00:16

Estupendo, amigo Pascual. Ya terminé con el autor anterior, José María Heredia, y aquí estoy.
Gracias y besos.


_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40675
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér 08 Abr 2015, 00:24

Yo terminaré de José Mármol, el primer canto, incluido el poema América. Si tu quieres tienes trabajo de sobra sobre este autor.
Besos.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40675
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér 08 Abr 2015, 23:29

JOSÉ MÁRMOL.-


Continuación del "CANTO PRIMERO. (A mi Patria.)"

Siguió tras ella, como al claro día

siguen las horas de la noche umbría,

la época del dolor. Del mundo es ésa

la eterna ley que sobre el mundo pesa.

Una edad a otra edad se precipita,

y en rápido empuje inhabilita

y destruye y derrumba el edificio

a la edad que pasó grande y propicio.

Su ley es destruir; destruye, mira

completa su misión, y alegre expira.



Otra generación viene tras ella,

y para edificar halla en su huella

escombros humeantes todavía,

sin plan, ni basa, ni favor, ni guía.



La misión de tumbar sólo es UNA;

la ley de edificar pesa importuna

de DIEZ generaciones en los hombres.

¡Ay de aquella que en medio a los escombros

nace al caer el edificio al suelo,

y entre caos de ¡vivas! y de duelo

buscan sus ojos el color del día

y hallan las nubes de la noche umbría!

¡Ay de la reacción que la atropella!

¡Ay de su porvenir la incierta estrella!

¡Ay de tus hijos que en furor contino,

cual verdes hojas de tumbado pino,

sacude ¡oh patria! el vendaval de Mayo!

Él quebró con el ímpetu del rayo

la cadena de fierro de dos mundos;

él levantó en sus vuelos furibundos

el porvenir del suelo americano,

bello como su cielo soberano,

inmenso cual sus montes y sus mares;

él ungió nuestra frente en los altares

con las glorias del tiempo venerado;

él nos legó la gloria del pasado,

y a los hombres que vengan la fulgente

gloria del porvenir. Pero el presente,

eco rudo del bélico estallido,

última convulsión, postrer quejido

de nuestra vieja lamentable vida,

destello fatuo, emanación perdida

de la pasada edad, que vaga incierto

entre los miembros de su cuerpo yerto,

y asusta y cruza con su luz siniestra,

sólo nos cupo por desgracia nuestra.



Luchar y padecer. Es un tributo

que aun le pagamos a tu edad de luto:

holocausto de sangre y de reposo

por las primicias de tu tiempo hermoso;

y nosotros, sufriendo los rigores

del crudo tiempo en la estación de flores,

le rendimos doquier, lejos del Plata

¡oh madre hermosa! sin llamarte ingrata.



Ahí va Carlos proscripto y peregrino

sobre la popa del nadante pino...

La arpa en las manos, con el alma herida,

sin patria, sin hogar y sin querida,

a merced de las ondas y los vientos;

fijos en Dios sus altos pensamientos,

y con la fe del corazón cristiano

esperando del mal el bien lejano..."

Cont.


Última edición por Pascual Lopez Sanchez el Jue 09 Abr 2015, 01:36, editado 1 vez


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Jue 09 Abr 2015, 00:18

José Mármol
Arrastrado por las tendencias literarias de su época, fué romántico; pero su procedencia romántica fué esencialmente española, así como Echeverría lo había sido de origen francés. Pero por mucha que fuese la afinidad de Mármol con el romanticismo español, éste se vió reducido en su admiración y entusiasmo á un solo modelo, á Zorrilla, cuyos procedimientos de versificación trata de imitar, procurando también emular su vena opulenta y desbordada, lo que consiguió en parte, pues muchas veces deja traslucir en sus composiciones, la riqueza y colorido del modelo.

En general, en la poesía de Mármol domina un tinte de melancolía que ignata en el corazón del hombre, se refleja en la lira del poeta. Sus versos fluyen con naturalidad, aun en los momentos en que la pasión parece sofocar la inteligencia. Maneja con igual dominio todos los géneros y formas poéticas, pasando con gran facilidad de lo festivo á lo dramático, ó del tema filosófico al amoroso: abarca con su poderosa imaginación desde la novia, á la que canta con los más delicados trinos del ruiseñor, hasta el tirano, al que hace oír sus rugidos de león pronto para desgarrarlo, sin resentirse su robusta inspiración, ni en los extremos, ni en los medios de esta vasta escala en la que es digno de seguirlo por la propiedad con que adapta el carácter al género y la voz al tema.

Perseguido y envuelto en las desgracias de su patria, vive en el destierro, ya cantando tristemente las desdichas de su suelo, ya enviando aceradas flechas contra sus opresores. Es el Byron americano, llorando á su Buenos Aires entre los lúgubres tintes del ostracismo.

Sus poesías, como él lo ha dicho, pertenecen al reino de la musa de la libertad, que triste, pensarosa y melancólica como la suerte de la patria, al son de cuyas cadenas se inspiraba; proscripto y desgraciado como ella, ha puesto también sobre las sienes de la patria, la corona de su época, salpicada de lágrimas y manchada de sangre; pertenecen á esos suspiros del corazón enviados desde el extrangero hasta las playas argentinas en el ala del céfiro, ó en el rayo tierno y melancólico de la luna; á esas armonías del sentimiento con que la poesía llora las desgracias de la patria, y vive esperanzada en su porvenir, durante la larga noche de la esclavitud.

En sus versos políticos, en sus inspiraciones contra Rosas, hay un arranque, un brío, un odio tan sincero, una tan extraña ferocidad de pensamiento, que, si á veces choca por lo monstruoso, otras veces se agiganta hasta llegar á lo sublime de la invectiva. ¿En qué escritos se han reunido más hipérboles desaforadas de venganza y exterminio, más estrépito de tumulto y de batalla, más inflamada sarta de denuestos y maldiciones, capaces de embriagar el espíritu del lector más sereno y pacífico, haciéndole momentáneamente, participar de la exaltación del poeta, que en los siguientes versos?



A Rosas — 25 de Mayo de 1843.
....................
Prestadme, tempestades, vuestro rugir violento
Cuando revienta el trueno bramando el aquilón
Cascadas y torrentes, prestadme vuestro acento
Para arrojarle eterna, tremenda maldición....
Sí, Rosas, te maldigo! Jamás dentro mis venas
La hiel de la venganza mis horas agitó:
Como hombre te perdono mi cárcel y cadenas;
Pero como argentino las de mi patria, no.
A Rosas — 25 de Mayo de 1850.


Rosas! Rosas! un genio sin segundo
Formó á su antojo tu destino extraño,
Después de Satanás, nadie en el mundo,
Cual tú, hizo menos bién ni tanto daño.
Abortado de un crímen, has querido
Que se hermanen tus obras con tu orígen
Y, jamás del delito arrepentido,
Sólo las horas de quietud te afligen.
........................................
Tu reino es el imperio de la muerte.
Tu grandeza el terror por tus delitos;
Y tu ambición, tu libertad, tu suerte.
Abrir sepulcros y formar proscritos.
Gaucho salvaje de la pampa ruda.
Eso no es gloria, ni valor, ni vida,
Eso sólo es matar porque desnuda
Te dieron una espada fratricida.


Última edición por Lluvia Abril el Jue 09 Abr 2015, 05:24, editado 1 vez


_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40675
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 09 Abr 2015, 00:23

Gracias, Lluvia. Un beso.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Jue 09 Abr 2015, 05:25

Es difícil que se hayan escrito versos más violentos contra persona alguna, como no sean los famosos yambos de Arquiloco é Hiponacte, cuya lectura hacía ahorcarse a las gentes aludidas. Salvo la diferencia entre el puñal y la pluma, hay casos en que el poeta se coloca á la altura del tirano á quien combate y así como Rosas tiene en la historia su salvaje y siniestra grandeza, tienen también los versos de Mármol cierta poesía bárbara y desgreñada que los hace inolvidables.

Pero Mármol tiene en su lira otra cuerda más suave y cadenciosa, sin la cual su estro hubiera degenerado fácilmente en convulsión epiléptica.

Bullen entre sus Armonías, composiciones de verdadera inspiración, como la titulada Cristóbal Colón.

...................................
Si no te han dado monumento humano.
Si no hay Colombia en tu brillante historia
¿Qué importa? ¡eh! tu nombre es el océano,
Y el Andes la columna de tu gloria.
Qué navegante tocará las olas
Donde se pierde la polar estrella,
Sin divisar en las llanuras solas
Tu navío, tus ojos y tu huella?
...................................
...................................
Vuelve después á tu mansión de gloria
A respirar la eternidad de tu alma,
Mientras queda en el mundo á tu memoria
Sobre el Andes eterno, eterna palma!

En esta composición ha unido Mármol á la idea brillante, la soberbia estructura de la forma.

En las composiciones sobre temas más ligeros encanta la sencillez y naturalidad de sus versos. Están impregnadas de este espíritu voluptuoso y ligero entre otras, el Canto del Poeta, Amor, Sueños, Adiós, Ayer y hoy, Adiós a Montevideo y A Teresa.


_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Jue 09 Abr 2015, 17:22

Hay en las Armonías de Mármol otras poesías de carácter más filosófico, como cuando libre de preocupaciones y elementos extraños, compone su Recogimiento, en que se ve al hombre cansado y afligido, sintiendo

................que le abruma la existencia
Le pesa el corazón, le duele el alma,
Y quiere, sólo, en magestuosa calma
Salir del mundo para hablar con Dios.

Su Desencanto nos presenta el espíritu del poeta triste en el destierro, y cansado por la esterilidad de sus esfuerzos, despertando á la realidad de la vida, porque

El canto del poeta es la armonía
Que del cisne la fábula revela:
Que comienza su canto en la agonía.
Y del dolor, cantando, se consuela.
Mezcla de sombra y luz, sueña la gloria,
Sueña mundos de dichas y de amores,
Y luego al despertar toca la escoria
De este prosaico mundo de dolores.

Mármol sentía grandiosamente la naturaleza y gustaba de abismarse en la contemplación melancólica que infunde las noches tropicales. Por eso, sin duda alguna, sus Cantos del Peregrino, son lo mejor de su obra poética: el pensamiento es allí más elevado y más sereno, y hasta la forma se depura algo de los muchos defectos que afean sus otras composiciones.

Los cantos de este poema son cuadros descriptivos de la espléndida naturaleza de estas regiones, calificados en su conjunto por Gutiérrez, como «un himno en loor de la magnificencia del mediodía americano,» en el que además del suave lirismo con que conmueve y arrebata el espíritu, pinta con gallardía las escenas de estos países, y expresa con brillo y soltura de imágenes lo que siente su corazón, imprimiendo á todos sus versos un sello original y característico.

Torres Caicedo dice que estos Cantos llevan el sello de la América latina y los califica de ramillete de fragantes y magníficas flores.

Carlos (nombre del peregrino) es el Harold de la patria y de la naturaleza, según Gutiérrez.

Pero mientras el héroe del poeta inglés, arrastra su melancolía entre sepulcros y recuerdos, el Peregrino solo baja la vista al suelo para admirar las flores ó mira las montañas para cantar su magestad, ó al zenit para entonar un himno á la luz en su hora de su mayor esplendor.

Después de ensalzar lo que ve, canta lo que siente y en esta sublime combinación está el secreto del lirismo de esas estrofas que seducen y arrebatan y que nacen de esos dos mundos de misterio, de esas dos fuentes de inagotable inspiración, el corazón y la naturaleza.

Por esto el Peregrino es el fiel reflejo de los más íntimos sentimientos del poeta, del desterrado, del patriota y del amante que medita sobre sí mismo ó se engolfa en la grandiosidad de la naturaleza americana.

Entre los «Cantos del Peregrino» se distinguen los dedicados A las nubes, A los trópicos y A América.
De este último son los siguientes versos:

América es la vírgen que sobre el mundo canta,
Profetizando al mundo su hermosa libertad.
.............................................
Quedad mundo europeo; ennoblecido padre
De tiempos que á perderse con el presente van;
Quedad, mientras la mano do América, mi madre,
Recoge vuestros hijos y les ofrece el pan.

Entre los recuerdos del peregrino se presenta á menudo el de la mujer amada, á la que llama María, y cuya sincera pasión

No era ese amor frenético y ardiente
Que arrebata la calma,
Más que del corazón, de los sentidos;
Era esa tierna abnegación del alma
Que ni siente placer ni dolor siente
Sino en el alma del objeto amado... Mármol hizo representar en Montevideo dos dramas, pero su éxito fué muy dudoso. El Poeta, en cinco actos, es muy prosaico por su estilo, y muy mediocre por lo excesivamente romántico de su argumento.
El Cruzado, aunque desprende luz y perfume de la vida de Oriente, como dice Cortez, es muy cansado por lo largo de sus diálogos y la falta de movimiento en sus escenas, no obstante ser más regular que el anterior.

Pero ni uno ni otro parecen ser dictados por aquella misma musa que tan inspirada se había manifestado en las composiciones líricas.

Mármol también fué novelista. Su Amalia es una de las obras más populares de la literatura argentina, porque siempre es leída con el vivo interés que nace de su carácter histórico.

Es una narración anecdótica de la tiranía de Rosas: la mayor parte de los personajes que intervienen en el sangriento drama que allí se desenvuelve son reales, y aun son de rigurosa exactitud muchos de los actos y palabras que se les atribuyen. Cuanto allí pasa es de tal manera sorprendente y maravilloso, que, á no tratarse de tiempos tan cercanos, y en que la invención es imposible, parecería aborto de una imaginación extraviada y delirante por el terror de la persecución y del martirio.

La novela está escrita en un estilo demasiado descuidado; adolece de galicismos y solecismos, y por otra parte la prosa de Mármol carece del nervio é inspiración de sus versos.

Su paso por los parlamentos argentinos marca la época más importante y sólida de su agitada vida, que dejó grabada con caracteres indelebles en los anales de la política del Plata. Fué un paladín constante de la libertad en los congresos de su patria, donde ocupó sucesivamente los sillones de diputado y senador, desde los cuales llamó la atención por sus notables cualidades de orador. Desempeñó también el cargo de director de la biblioteca nacional de Buenos Aires.

Mármol perteneció á esa generación de poetas y mártires que sucedió á la guerra de la Independencia. Formó en la fila de los que salvaron del naufragio la libertad y las letras argentinas, de esos proscritos que combatieron con la espada y con la pluma contra la tiranía. Entre las personalidades de esa generación, descuella la suya, rodeada de la triple aureola de patriota, de literato y de poeta.

Trovador de la libertad y del amor, ha llevado á todas partes su lira y su esperanza, y en todas ha cantado á las divinidades tutelares del hombre: viajero y peregrino, el mar, la pampa y las montañas prestaron á sus cantos sus grandiosos acentos, sus perfumes virginales y el espléndido colorido de la naturaleza americana.

Lástima grande que en lugar de esforzarse por presentar peregrinaciones y sueños descabellados, que no tenían más que una realidad poética muy discutida; lástima que en vez de trabajar por infundir existencia permanente á un orden de ideas y de sentimientos, llamados á desaparecer, no hubiera Mármol empleado sus facultades en edificar un monumento de sólidos cimientos, con los materiales que á su alcance tenía, únicos indudablemente, que en el terreno firme de su inteligencia pudieran haberle servido para levantar templos, donde el alma de la patria depositase los tesoros de su amor.

Murió el 12 de Agosto de 1871; sus últimas palabras sintetizan la actividad incansable de su espíritu, tan duramente puesto á prueba por las muchas dificultades con que tuvo que luchar, dificultades que no consiguieron doblar su carácter extraordinario, pues la vemos aún en los extertores de la agonía pedir ¡Vida!.... para trabajar, ¡Vida!.... para luchar, ¡Vida!.... para amar y defender á su patria.



_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65
cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 29344
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 65
Localización : buenos aires

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por cecilia gargantini el Vie 10 Abr 2015, 08:00

Gracias, queridos Pascual y Lluvia, por este espacio que, en la medida de mi tiempo y posibilidades, siempre sigo con interés.
Besitosssssssssss para ambos y GRACIAS otra vez
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Sáb 11 Abr 2015, 02:43

Gracias a tí, querida Ceci. Yo también las doy por haber pasado un día por aquí y querer quedarme.
¿Quién será el culpable?,jeje.
Un beso.


_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Sáb 11 Abr 2015, 02:46

Se conocen dos ediciones de Armonías publicadas por su autor. La primera editada en 1851 por la imprenta Uruguayaza de Montevideo, apareció como parte de la sección literaria de la Semana, periódico enteramente escrito por José Mármol; la segunda integra un tomo publicado en Buenos Aires en 1854.
Ambas son casi semejantes y el autor solo agrega tres poesías nuevas en la edición porteña. La primera composición que le dio notoriedad entre los emigrados, “Al 25 de Mayo de 1841” inexplicablemente excluida antes, “A Bolivia” y un “Brindis” con motivo del 25 de mayo de 1852, pronunciando en el flamante Club del Progreso una de tantas obras con la que la pujante emigración, reinstalada en su ciudad natal, inició la nueva vida cívica e institucional del país. En ambas ediciones dejó de lado el escritor varias poesías que a su juicio no merecían ser recopiladas en libro; algunas fueron excluidas por motivos políticos, como las que se referían a Urquiza. Este caudillo había sido ensalzado por el poeta durante la campaña del Ejercito Grande en las que estaban unidos contra Rosas todos los intereses. En octubre de 1851 apareció en La Semana un canto “Al ejercito Libertador”, y luego, el 14 de Abril de 1852 le dedicó otro poema a “La Victoria de Caseros”, recitado por Mármol en un almuerzo en el que se recorrían los lugares históricos de la batalla y el propio Urquiza actuaba de cicerone…


Se conservan treinta y ocho poesías, dos de ellas incompletas”Al Sol” y “Canto del Poeta”; casi todas llevan el título en hoja aparte y están escritas en un solo lado del papel. Parece una recopilación hecha a partir de la mitad de 1849, y contiene todas las poesías publicadas luego en Armonías(edición de La Semana) y nueve más, desconocidas. No figura en cambio, “La noche oscura” que aparecerá en la edición de 1851 y luego sería incorporada al Canto IV del peregrino…..


Armonías (1851)

Hoy no quiero que brillen mis palabras
al resplandor de mi abrasada mente,
ni tampoco que exale tristemente
un tono melancólico mi voz
Hoy siento que me abruma la existencia,
me pesa el corazón, me duele el alma,
y quiero, solo, en majestuosa calma
salir del mundo para hablar con Dios…

Perdóname, Señor, si tanto elevo
mi orgullo de mortal:-hablo contigo
cuando las huellas de tu gloria sigo
remontado en las alas de la fe.
Y en ellas, religioso el pensamiento,
volando a las rejiones de tu gloria,
mas te veo, señor, que en la memoria,
me hállo de hinojos á tu mismo pie.


Yo te miro, Señor, sobre tu trono
rayos vertiendo de divina lumbre,
que refleja la vasta muchedumbre
de esos globos de fúlgido esplendor.
Rayos que parten de tu frente hermosa
para argentar los anchos universos,
discurriendo sutiles y diversos,
cambiando de sendero y de color.

Yo percibo el aliento de tu boca,
para los mundos delicada brisa,
y miro por tu rostro la sonrisa
al ver los mundos respirar en él.
Jiras tus ojos y los astros jiran,
y, a cada paso que tus plantas sellan,
los siglos y los siglos se atropellan,
jigantes que te siguen en tropel.

Veneración, Señor! el alma mía
Se embriaga con los himnos de tu coro,
que en arpas de marfil y liras de oro
los tonos acompañan de tu voz.
Atónito mi espíritu les oye…
suavísima encantada melodía…
olas leves de mística armonía
cruzan la esfera repitiendo-¡Dios!

Son, Dios mío, tus ánjeles divinos
que suspenden las orlas de tu manto,
y en redor de su trono alzan el canto
que no sube más alto de tu sien…
Cantan y vuelan en redor del cielo,
y, con la lumbre que brillante exalas,
se atornasolan sus pequeñas alas,
que brillan, que obscurecen , y se ven.

Cantan, y las estrellas reverberan
sobre el Eter magníficos colores;
Abren sus globos las pintadas flores,
y regalan perfumes a su voz;
El mar se duerme, y el desierto calma
al vendaval en sus lijeras huellas,
pues desiertos y mar, flores y estrellas
quedan acordes murmurando:¡Dios!

Veneración, Señor! en todas partes
absorta te contempla el alma mía;
La obscura noche y el rosado día
“Mirad, me dicen, tu Hacedor aquí.”
Las sombras de la tarde misteriosas,
del céfiro apacible los suspiros,
de la aurora las perlas y záfiros,
“Mirad, me dicen, tu Hacedor aquí.”

“Aquí está Dios” me grita revolviendo
sus crines espumosas el océano,
frenético azotando soberano
la roca que sus límites le dá.
“Aquí está Dios” la roca le responde;
Grita en su cima el águila lo mismo,
y el lebiatán contesta del abismo:
“Aquí también el Hacedor está”

Pero, dónde, Señor, mas te percibo?
Dónde más sabio y poderoso y bueno?
Aquí, señor, en mi doliente seno
cuando llevo mi mano al corazón.
Cuando la sangre como llamas  siente,
cuando al impulso del dolor palpita,
cuando el influjo de tu fé bendita
le inspira angelical resignación.

Qué dolor desconoce el pecho mío?
Qué llanto no ha caído de mis ojos?
Y en qué pena, también,  mi alma de hinojos
no se postró para elevarse a ti?
Y en qué momento le negaste a mi alma
Paz y consolación en tus pesares
a la luz de tus pardos luminares
en que mas bajas silencioso a mí?

Veneración, Señor! quien en silencio
puede mirar las fúlgidas estrellas,
sin mirarte también en medio á ellas
animando su vívido esplendor?
Yo te adoro, mi Dios; yo te comprendo
y á ti dririjo mi sentido canto,
porque hoy mis ojos necesitan llanto,
y lloro conversándote, Señor…!

Armonías

Mi planta  marcha herida
del mundo del camino;
las hojas de mi vida
deshoja el vendaval;
las nubes se amontonan
en torno a mi destino
¡proteja al Peregrino
tu mano celestial!

En mi época de zaña
se agota mi existencia,
como en arena estraña
la transplantada flor;
pero una voz secreta
de tu divina esencia
conforte mi conciencia,
me aliente de valor.

Dó quier jiro mis ojos
me encuentro desválido;
injusto sus enojos
el mundo me lanzó.
Mas yo, Señor, su dicha
temblando te la pido;
mi llanto en el olvido
por siempre se quedó.


_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40675
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Sáb 11 Abr 2015, 02:57

Anoche estuve hasta las dos en LA PUERTA FALSA escuchando música. Hoy me levanté tarde. Continuaré mañana pues tengo día de nietos, nos dejan a 4, a partir de las 11. Espero terminar con vida.

La Puerta Falsa será uno de los lugares donde intentaré que recitemos en el encuentro de Octubre. Os gustará.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Sáb 11 Abr 2015, 03:07

Pues nada, a disfrutarlos a tope. ¿Ves? Ellos hablarán por tí, seguro que sí.
Un beso,


_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40675
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 12 Abr 2015, 13:38

JOSÉ MÁRMOL.-

Continuación del CANTO PRIMERO ( A mi patria).-

¡ Cinco lustros de vida solamente;

y de tanto sufrir ni el dolor siente!



Un pueblo hermano a su feliz ribera

llegar proscripto sin hogar le viera;

y allí un destello de esperanza vana

profetizó la libertad cercana

de su patria infeliz. Mas ¡eh! ¿ la hoguera

del ángel de la muerte reverbera

su fuego por el mar? ¿Sobre la espalda

de los cerraos, los mantos de esmeralda

cambiaron su color? Piedad ¡Dios mío!

Es SANGRE nada más; el ancho río,

las colinas, las sierras y los llanos

SANGRE muestran doquier. Sangre de hermanos

que de inocente o de malvado pecho,

la derraman sus venas, sin provecho,

para la libertad... Del tiempo es ella

no de las lanzas ni sangrienta huella,

y en el tiempo vendrá... Mas ¡ay! se escucha

fatídico el cañón, arde en la lucha

el fuego nada más de las pasiones:

¡El Plata es un volcán! los corazones

rudos palpitan de venganza henchidos,

y ni de vencedor ni de vencidos

la suspirada Libertad se escucha

entre el caos(1) de la victoria ruda.



¿Qué es del cantor allí? Dulce suspira

un himno melancólico su lira,

y el trueno de la pólvora vibrando

ahoga el acento melodioso y blando,

como a orillas del mar muere un gemido

de las ondas al áspero bramido;

como la voz de la torcaz medrosa

entre las ramas de la selva hojosa

cuando los vientos desatados zumban

y las palmeras con furor derrumban.

¿Qué es el poeta allí? Lo que el navío

presa de calma sobre el mar bravío,

que combatido del empuje fiero

y cargado de paño el mastelero,

fijo y convulso está sobre el abismo

luchando sin andar, consigo mismo.

¡CARLOS! es el aire para  él de vida,

única luz, la libertad querida;

era pesado el aire que aspiraba

y el alma dentro del pecho sofocaba.

Suspiró entonces con amargo duelo,

miró del Plata el azulado cielo,

y ocultando en el alma sus pesares

"¡Adiós!" -le dijo- y se lanzó a los mares!



¡Magnífico Brasil! Tú lo has mirado

en sus tristes recuerdos sepultado

a las orillas de tu mar tranquila,

de lágrimas bañada la pupila,

fija del horizonte los celajes,

o en tus bellos fantásticos paisajes.



Te pronuncia un ¡adiós! ¿No ves? su lino

el Fénix (2) desplegó, y el PEREGRINO

oirá quebrarse en la atrevida proa

las ondas saludadas por Balboa.



Tibio su pecho cual tu tibia brisa,

ni un suspiro de amor, ni una sonrisa

al dejar tus riberas te regala;

nadie tampoco con amor exhala

un suspiro por él: miró tus flores

y no sabe contar tus olores.



Ya las olas Atlánticas surcando

la erguida nave, en movimiento blando

se columpia en el piélago espumoso,

como cándido cisne majestuoso.



Al sur volviendo la filosa prora

mira a su izquierda el tronco de la aurora,

y a su diestra las nubes de occidente,

coronando de América la frente.



Dadas las velas a merced del viento,

se desliza en el líquido elemento,

como esas blancas ilusiones bellas

que pasan raudas sin dejar tras ellas

en el mar de las inquietas fantasías

más que un eco expirante de armonía.



CARLOS, en tanto, pálido, sombrío,

reclinado en la popa del navío,

está fijo en los vastos horizontes

contemplando de América los montes

como, bajo ciprés frente a una losa,

llora el esposo la perdida esposa.

Descubierta la sien, flota el cabello

en negros rizos sobre el blanco cuello,

o la pálida frente le descubren

y con sus hebras otra vez la cubren;

cual de la selva el trecho despejado,

por la luz de la luna plateado,

las movedizas hojas del ramaje

sombrean con su fúnebre celaje.

¡Silencio! ¿no le veis? CARLOS  suspira...

su rodilla dobló... sus ojos gira,

rayos vertiendo celeste lumbre,

cual si en el alma rica muchedumbre

de fúlgidos diamantes esparcida

refleja su luz... Vedle; oprimida

tiene su lira en la convulsa mano;

y animado de impulso soberano,

hiere sus cuerdas. ¿No lo escucháis? Su acento

nos trae vibrando el conmovido viento."



LOS CANTOS DEL PEREGRINO son, en total, doce, aunque un buen número de ellos contiene diferentes separatas; mientras que los cantos séptimo, octavo, noveno y décimo, están agrupados en un único fragmento.
Nosotros, ahora, nos dedicaremos a la separata del canto primero : LA AMÉRICA. Y dejaremos este autor en manos de Lluvia mientras regresamos a Poesía místico- religiosa. Luego regresaremos con un autor colombiano y otro venezolano para llegar a José Martí. 

Gracias por vuestra atención.


Última edición por Pascual Lopez Sanchez el Lun 13 Abr 2015, 01:42, editado 2 veces


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Lun 13 Abr 2015, 00:15

No creas que me fuí, aquí estoy siguiendo tus pasos.
Y yo sigo con "armonías", voy un poco lenta, pero aquí es que tengo que copiar, pero no copiar y pegar, copiar a tecla,jeje.
Como tengo que irme ya, luego seguiré, mientras tanto dejo algo.

José Mármol  reúne con cariño las obras líricas de diez años de su vida, los diez años que pasó exiliado en Montevideo y en el Janeiro. Es natural que corrija muchas veces, que cambie de idea, suprima estrofas y poesías, pues él es ya, un poeta conocido y admirado, ha publicado alguno de los Cantos del Peregrino y al presentar al público por primera vez la obra lírica completa debe, entre otras cosas, cuidar su imagen, por eso suprime todos los poemas anteriores a la proscripción que se contradecía con su actitud de poeta patriótico. Como en 1851 su fama política está a cubierto, y él al redactar el periódico La Semana que predica la causa unitaria es uno de los principales voceros de Urquiza en la Banda Oriental, no le importa ya mostrar al público poesías de amor que no empalidecerán su perfil de prócer de la libertad.

Los nueve poemas inéditos de esta versión resultan:

Dedicatoria. A las hijas del Plata

Oración a María

Tus ojos

A un alhelí blanco

A una señorita el día de sus 15 años

En el cumpleaños de una señorita

En un álbum

En un Álbum

En el álbum de la señorita C. L. Un rato de bueno o mal humor, como se quiera.


_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40675
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 13 Abr 2015, 01:44

CANTOS DEL PEREGRINO

CANTO PRIMERO

LA AMÉRICA.-



América es la virgen que sobre el mundo canta,

profetizando al mundo su hermosa libertad;

y de su tierra frente la estrella se levanta

que nos dará mañana radiante claridad.



No hay MÁS ALLÁ en los siglos a la caduca Europa

que al procurar mañana se encuentra con ayer;

bebió con entusiasmo del porvenir la copa,

y se postró embriagado de gloria y de poder.



La gloria quiere vates, la poesía glorias:

¿por qué no hay armonía, ni voz ni corazón?

la Europa ya no tiene ni liras ni victorias;

el canto expiró en Byron, la gloria en Napoleón.



Hoy tumba a las naciones. Se eleva y se desploma

la Grecia que elevara sus sienes inmortal;

el mundo hallaba chico para hospedarse en Roma,

después murió en el nido de su águila imperial.



¿Adónde irá mañana con peregrina planta

la Europa con las joyas de su pasada edad ?

América es la virgen que sobre el mundo canta,

profetizando al mundo su hermosa Libertad.



¿Qué importan del presente los días lastimeros,

cuando el pasado es lleno de gloria y esplendor,

y a quien por vida cuenta los siglos venideros

que borrarán, pasando, las huellas del dolor?



Salpique a los bridones la sangre de los llanos,

y en medio a la tiniebla se hieran - está bien:

la niña coge flores, e hiriéndose las manos,

trabaja una corona para su blanca sien.



Hasta el presente ingrato le servirá de gloria

cuando los tiempos viva de porvenir mejor;

pues que verá en nosotros para hermosear su historia

dramática epopeya que inspirará al cantor.



Quedad entre leyendas y hermosas tradiciones,

España, que dormíais con mundos a los pies;

quedad como el guerrero que cuenta sus blasones,

y honrosas cicatrices, cayendo de vejez.



Quedad, altiva Francia: la luz del pensamiento

que destellando chispas en vuestra sien está,

mañana, cuando el tiempo le seque el alimento,

sobre el naciente mundo la llama prenderá... (cont.)


Última edición por Pascual Lopez Sanchez el Jue 16 Abr 2015, 01:42, editado 2 veces


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Mar 14 Abr 2015, 23:50

Comienzo con los inéditos de José Mármol que cité anteriormente



A las hijas del Plata

Sean bajo la luz de vuestros ojos
de mi lira las huérfanas querellas,
como las margaritas del desierto
bajo la tierna luz de las estrellas.
El peregrino.

Montevideo, octubre de 1849


Oración a María

Salve, Virgen Pura,
que en trono de estrellas
más luces que en ellas
en ti el alma ve.
Salve, virgen casta,
que distes al mundo
el germen fecundo
de Amor y de fe.

A ti la Señora,
la Reina del cielo,
demanda consuelo
la grey terrenal;
A ti que con gotas
de llanto divino
regó su camino
tu amor maternal.

Si habemos la herencia

de Cristo en el alma,
mostradnos la palma
que él hubo al morir;
mostradnos en prisma
de fe y esperanza,
la vida que alcanza
quien sabe sufrir.
Tu amor es rocío
de paz y dulzores;
Las almas son flores
que se abren con él.
La cuna y la tumba
conocen su nombre,
pues es para el hombre
dulcísimo miel.

Purísima madre

del mártir divino,
que el negro camino
lo aclare tu luz;
y siempre esperando
tras penas la calma,
rebose en el alma
la fe de Jesús!

Por ti, virgen bella,

Magnifico ejemplo,
el alma en el templo
de hinojos se vé.
Por ti, virgen casta,
que distes al mundo
el germen fecundo
de Amor y de fe.


Tus ojos

Mujer, tus ojos incendian
mi sensible corazón,
pues tus miradas son rayos
del amor.
Mas aunque sufra con ellas
mírame siempre, por Dios,
que en ellas bebo la vida
y el amor.

Mi corazón de poeta,
mis sueños, mi inspiración,
solo viven en el mundo
del amor.
Y por piedad de mis penas,
mírame siempre, por Dios,
que son tus ojos los cielos
del amor.

Si no me miras, se apaga
de mi fantasía el sol:
Me falta luz, flores, vida
y el amor.
¡Ay! Por solo una mirada
te cambio mi corazón,
mas no lo toques…que abrasa
con tu amor.

Junio 1843


A un alhelí blanco


Pobre flor desvalida,
cuya inocente vida
nace y perece sin amor ni precio;
Tu modesto destino
no ofende al peregrino
y cuanto más humilde más te aprecio.

En tu fina belleza
se advierte la pureza
del ámbar delicado que te anima;
Bajo tez tan suave
esconderse no cabe
al agria esencia de la flor mézquina.

Así miré yo un día
la encantadora mía:
Bello su rostro como el alma bella
y en virginal sosiego
transparentando el fuego
del escondido amor que ardía en ella.

Si tu aroma respiro
dulcemente suspiro,
que hasta el cáliz del alma conmovida
va sutil penetrando
y en éxtasis dejando
las delicadas fibras de mi vida.

Así gocé en un día
de la hechicera mía
el perfumado aliento en mi embeleso;
cuando de amor perdidos
el alma y los sentidos
temblaba el corazón en cada beso.

Hija de la mañana
apareces lozana
húmedas con sus lágrimas tus hojas;
pero ¡Ay! del sol al rayo
te doblas en desmayo
y pálida y sin vida te acongojas.

Aparta, flor, aparta.

Un día entre mis brazos
te deshojó la flor de una hermosura,
y del amor los lazos
nos cortó del dolor la mano impura!


_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40675
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 16 Abr 2015, 00:42

Me extraña, Lluvia, que ningún compañero de allende los mares haya hecho comentario a este autor. Que yo sepa no está en grandes autores. Seguro que cuando Cecilia lo vea dedica algunas palabras.
Por otro lado yo no voy a poder terminar este fin de semana. Mañana haré algo más. Pero ando liado con mi trabajo. La semana próxima terminaré con él. Pero dejaré unos días Poesía social para pasarme a poesía mística. Ana no debe estar todavía en condiciones de seguir allí.
Besos.
Verás que ya no te doy las gracias.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Jue 16 Abr 2015, 05:06

Hola, mi querido Pascual. No te preocupes, como verás, o habrás observado, también vengo poco, la verdad es que ando muy liada, pero no creo que nos expulsen de la clase por faltar unos días, jeje.
Por aquí y por allí, nos vemos.
Besos.


_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65
Pascual Lopez Sanchez
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 40675
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Vie 17 Abr 2015, 01:30

Nada Lluvia: imposible. Y la semana próxima ya veremos, aunque quisiera terminar con el canto AMÉRICA.
El trabajo en el que ando inmerso forma parte de un programa -ARGOS- de prevención  de ALCOHOLISMO Y OTRAS DEPENDENCIAS - DROGAS, JUEGO...- entre la población estudiantil. Una compañera enfermera y yo sacamos el Centro de Salud a la calle, durante un periodo de tiempo, intentando hacer participe a la población estudiantil en conductas favorables a su propia salud y preventivas de la enfermedad. Es muy interesante. Pero también muy trabajoso. El año pasado ya lo llevamos a efecto. Y el resultado parece haber sido favorable puesto que nos han seleccionado a nosotros y a uno de los centros educativos en los que lo llevamos a la práctica el año pasado para un estudio piloto a nivel de la Comunidad Autónoma de Murcia.
Pero como tú misma dices: no me voy.
Besos.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Vie 17 Abr 2015, 05:24

Me parece un programa muy interesante, aunque sea trabajoso. Cuando se obtienen resultados tan positivos, debe quedar la gran satisfacción de que merece, ha merecido la pena.
Un beso, y por aquí, puesto que tú estás con mucho trabajo y yo, tengo poco tiempo también(espero se aclare un poquito) pues decía, que mejor nos lo tomamos con calma ¿No te parece?



_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Sáb 18 Abr 2015, 01:34

A una señorita el día de sus 15 años


Inocente Pilar; mi tierna amiga,
sobre tus sienes su invisible mano,
el Padre de los cielos te bendiga
desde su trono de oro soberano.

Hoy el sol de tu vida se levanta;

El alba ya pasó. Brilla en tu oriente
Magnífica su luz; deslumbra, encanta,
¿Nunca una nube eclipsará su frente?
¡Ah! Quien pudiera detener la noche
que los años traen yerta y oscura,
y bajo eterno sol guardar en broche
la delicada flor de tu hermosura.

Ríe; canta feliz; sean tus horas
gotas de agua de fuentes cristalinas,
y sea de placer si inquieta lloras,
tórtola de mis playas argentinas.

Guarda en tu corazón tan inocente
por largo tiempo tu infantil sonrisa,
y al adormirse tu virginia frente
sueña por tu jardín lirios y brisa.

De hora en hora tan libre como hermosa
juega con tus canciones y tus galas,
como juega la blanca mariposa
de flor en flor sin espinar sus alas.

Y como ella se escapa de los suelos
embriagada en el ámbar de las flores,
tu alma, soplo de Dios, alce sus vuelos
al Padre de tus cándidos amores.

Pilar, y acaso si llegara un día,
allá en el vuelo de lejanos años,
en que oprimiesen con su mano impía
tu noble corazón de desengaños;
mira estas hojas pálidas, sin nombre,
con que oso coronar tus quince abriles:
Y busca luego sin temor al hombre
que sonrió a tus años juveniles .

                                 Río Janeyro



En el cumpleaños de una señorita

Día de amor fecundo,
día sin mancha y claro,
hoy es aquél en que viniste al mundo
y si lo amo por ti, por mí lo lloro;
pues de tu vida el celestial tesoro
me roba un año más el tiempo avaro.

Pero no en tu memoria
la imagen robe de tu triste amigo,
y entonces ¡Ay! encontraré contigo
mi ventura mayor; mi mayor gloria.

                              12 Octubre de 1847


En un álbum

¡Quince años! ¿Y tú lloras? ¿Y tú sufres? Ah, mentira,

Mentira deliciosa del virgen corazón,
que ríe y llora y canta, y angélico suspira
dormido sobre el ala de un céfiro de amor.

La flor de tu existencia plegada entre su broche
se esmalta con los rayos del primitivo sol;
Y lejos ¡Oh! muy lejos del luto de la noche,
ostenta su frescura, su aroma y su color.

¡Tan niña! ¡Tan hermosa! ¿Qué sabes todavía
lo que es el infortunio del mundo  y del amor?
¡Tu llanto! Llora el alba cuando despierta el día
al trino de las aves y al ámbar de la flor.

¡Tu llanto! ¡Pide al cielo que en tus futuros años
más lágrimas no viertas que las que viertes hoy;
que no hayas más dolores ni amargos desengaños,
ni sientas más espinas en tu tierno corazón!

Pero también ¡Oh niña! pide para más tarde
ese divino infierno que se apellida amor;
lo necesita el alma, pero en el alma no arde
si el soplo no lo incendia vital de la pasión.

Lo que hora sientes, tierno, es ese amor fecundo
que esparcen sobre todo los ángeles y Dios,
tú misma no lo sabes. Vendrá el amor del mundo;
Mas hoy! a los quince años ¡Qué sabe el corazón!

Sabe pasar volando del llanto hasta la risa,
cual entre flor y espinas revuela el picaflor,
sabe robar al cielo su perfumada brisa;
sabe robar a mi alma sentida bendición.


                                         Montevideo



En un álbum

Hay mortales, Aurelia,
por el fallo de Dios predestinados
para ignorar el llanto;
y al caminar la senda de su vida,
por una lumbre celestial guiados
en la noche aterida
que cubre al mundo con eterno manto.

Y ese rayo divino,
dádiva del señor para los buenos,
alumbra tu camino
desde los años de esperanzas llenos,
en que abrióse tan pura
la delicada flor de tu hermosura,

Yo miré en tus albores
sobre tu frente virginal el sello,
con que marca lo bello
el Hacedor glorioso,
en la tierna mujer como en las flores,
y en ese misterioso
mundo del corazón y los amores.

Eras entonces, amiga,
una tierna esperanza del futuro;
un dulce sueño al despertar el alba;
Una bella ambición que el pecho abriga
cercano de la sien el lauro puro.
¿No es aquesto verdad? ¿No eres dichosa?
Bella en botón la purpurina rosa,
y más bella en un seno
de amor, ventura y esperanza lleno…

¡Qué más!  ¿Sabes, acaso,
lo que es el infortunio cuando toca
el pie del infeliz en cada paso,
y sonríe y provoca.
Con su tenaz porfía,
airada maldición del alma fría,
cansada, seca, encallecida y dura
de tanto batallar con la amargura?

¡Oh, tú no lo sabrás…, bendita seas!

¿Qué más quieres, mujer? ¿acaso un voto
de la fina amistad también deseas
por tu felicidad? Pues el incienso
que en el templo de Dios al cielo sube
desde el pie del altar en parda nube,
no es más puro ni santo, tierna amiga,
que el deseo que abriga
por la dicha sin fin de tu destino
el noble corazón del peregrino.


En el álbum de la señorita C.L.

Un rato de bueno o de mal humor; como se quiera.


No, no quiero escribir en estas hojas,
jardín de tu memoria,
con la tinta cruel de mis congojas
un pensamiento de mi ingrata historia.
Para ti la más tierna criatura,
quiero una blanca rosa,
opulenta de amor y de frescura,
tan pura como tu, menos hermosa.

¡Oh, soy feliz! Hablemos de la vida
exenta de dolores,
por un rayo de Dios favorecida
de juventud, felicidad y amores.

Son mentiras dolor y desengaños;
Mentira las pasiones;
verdad que se deslizan nuestros años
en un mar de floridas ilusiones.
Mentira la inquietud, mentira el llanto;
Verdad es la alegría
del corazón en celestial encanto,
cuando hierve de amor y poesía…
Son mentira las lágrimas que lloro
cuando late mi pecho
por el amor de la mujer que adoro,
y sufro su desdén o su despecho.

Es mentira el dolor: Bello es el mundo,
y bella la existencia;
y el orbe es un jardín rico y fecundo
de flores, de armonías y de esencia…
Lujos, flores, orquestas y querida;
Venga vino y amor…Bella es la vida…
(…)
Todo es felicidad ante mis ojos;
Y todo dentro mi alma
aromáticos sueños, sin enojos,
y paz de Dios, felicidad y calma.

Las flores se corolan, y mi mano
ellas mismas procuran,
y me embriagan de aroma soberano,
y en mi abrasado pecho frescas duran.
Un sol alumbra con eternos rayos
mi bendecida frente;
Y de amor y placer dulces desmayos
mi corazón envanecido siente…

Hagamos de la vida un paraíso
cuya florida puerta
el dueño de la luz dejarla quiso,
para su imagen en el mundo abierta.

Ríe, niña, no llores: Es mentira
cuando oyes de dolores
y de que triste el corazón suspira
en ambición de glorias y de amores.
Ríe, niña, cual yo: Bella es la vida,
bello cuanto yo toco;
Bella mi alegre juventud florida,
bello también mi pensamiento loco.






_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Sáb 18 Abr 2015, 02:53

ADOLFO BERRO
Por José Mármol

¡Ay! del que rie del ageno llanto
Y vé sin pena que el sepulcro encierra
Jóven lozano!

Yo tambien te perdí! La hojosa palma
Que crece inmensa sobre yerma arena,
Brinda el tesoro de su sombra amena
Como los cielos su apacible calma.

Bajo sus ramas se cobija el bueno
Cuando la tempestad se precipita:
Y cuando mas el huracan se agita,
Siente sin miedo palpitar su seno.

Asi al mirar que repentino rayo
Rápido estalla y á la palma hiende,
Yertas sus manos al Eterno tiende,
Sellado el labio con mortal desmayo.

Por el desierto sus miradas gira,
El sol cual llamas en el rostro siente;
El aire empaña su lozana frente,
Busca la palma, y de dolor suspira!
Así, mi Adolfo, contemplé creciendo,
A las nubes tu alada intelijencia;
Y burlando del tiempo la inclemencia,
Entre las tempestades floreciendo.

Ofrecer con sus alas la bonanza
A los que han visto con la luz del dia
La torpe mano de fortuna impía
Ajar hasta el crisol de la esperanza.

Profético enseñarles con tu mano
El iris bello de tu patrio cielo,
Y los verdes arbustos que en el suelo
Crecen burlando el huracan tirano.

Y en medio dellos al mirarte hermoso,
Cual diamante entre perlas colocado,
Te miro derrepente arrebatado
Dejando negro el centro luminoso!

Y en la callada
Fúnebre fosa
Poner helada
Bajo la loza

La frente que encerraba el fuego santo
De la sublime inspiración del canto!....

Que eras de los escojidos
Que cuando caen en el suelo
Han aprendido en el cielo
Del canto la majestad,


Y que traen en sus oidos,
Bullendo, las vibraciones
De las celestes canciones
Que oye la divinidad.

Y que traen en su cabeza,
Mezcladas con armonias,
Las valiosas pedrerias
De los vates del Señor.
Joyas de inmensa riqueza,
Que por los labios asoman
Y que los hombres las toman
Sin conocer su valor.

Pero al traer de los cielos
El gérmen de poesia,
De triste melancolia
Trajiste el gérmen tambien.
Que es el poeta en los suelos
Lo que una lámpara bella:
Lumbre su frente destella
Y hay una sombra á su pié.

Lo tumba Dios en el mundo
Sin denso velo en los ojos,
Y el mundo tan solo abrojos
Le hace en su senda mirar.
Sigue al destino iracundo
Siempre á su seña lidiando,
Y es un bajel batallando
Con los impetus del mar.
Asi; mi Adolfo, tus versos
Si eran gotas de licores,
Perfumados con las flores
De tu rica fantasia:
Tambien tus dias adversos
En ellas se reflejaban,
Cuando hasta el alma llegaban
Del que apurarlas queria.

Asi; al mirar de tu vida
La jóven llama espirando
Y lentamente llegando
Tranquila á la eternidad,
Sin duda viste florida
La copa de tu amargura,
Y en ella la esencia pura
De eterna felicidad!

Y viste entre nubes de oro
Rico alcázar esplendente
Y una corona en tu frente
Con las palmas del Señor.
Y viste el excelso coro
Que sobre estrellas camina,
Poner en tu arpa divina
Verde corona de amor.

Y tus labios desplegando
Con una leve sonrisa,
Como una fragante brisa
Tu alma del pecho salió!....
Fragante —que palpitando
Cuando reinaba en tu vida,
Era un ámbar escondida
Dentro el caliz de una flor.


Asi, poeta, al decretar tu muerte
La poderosa mano que derrumba
Como á la débil flor la fuerte encina,
Arrojó chispas de su luz divina
Ay! en el hueco de tu yerta tumba.

Y al colocarte en su callado seno
Para cubrir con mármoles tu fosa,
Miraste todo en derredor luciente
Y que una llama de tu virjen frente
Calentaba las letras de tu loza.

Descansa en ella—La mansion del bueno
Es la tumba no mas. El Dios bondoso
Ya recojió tu espíritu en sus manos,
Y el blando corazon de tus hermanos
Es el albergue de tu nombre hermoso.

El tembloroso suelo en que viviste
Si brota pechos como yerto acero,
Otros también sensibles fecundiza....
A orillas del Vesubio, entre ceniza,
Crece la vid y el verde naranjero.

J. Marmol.

Octubre 2 de 1841



_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Dom 19 Abr 2015, 03:35

(Armonías)


Los tres instantes


El 4 de octubre


Bella como la imagen de mis sueños;
Pura como la risa de la infancia;
Triste como las sombra de la tarde;
libre como la brisa del desierto:-

Así encóntrela un día
a la hechicera mía;
así, como reviste
mi mente la hermosura:
Tan bella como triste,
tan libre como pura.


El 4 de noviembre

Sensible cual la blanda mariposa;
ardiente como el alma del poeta;
tierna como la tórtola en su nido;
Mía como del hombre el pensamiento:-

Así la oprimí un día
contra mi seno hirviente;
Así, cual yo tenía
la mujer en mi mente:
“Sensible como ardiente,
y tierna como mía”


El 17 de Noviembre

Para siempre cual humo en el espacio
cual meteoro que pasa fugitivo;
Cual idea en delirios inspirada;
Cual el alma del cuerpo desprendida:-

Así pérdila un día
cuando pensé era mía
hasta la eternidad;

Así, para mis ojos
no heredar ni despojos
de la felicidad.

Negro como la noche misteriosa;
Agrio como las heces del veneno;
Frío como el cadáver de la tumba;
mustio como la lumbre del osario:-

Así quedó de entonces
marchito y espirante
mi espíritu de bronce;

Así, que un solo instante
bastó para poseerla,
bastó para perderla.


Cristóbal Colon

Dos hombres han cambiado la existencia
de este mundo en los siglos peregrino:
El labio de Jesús le dio otra esencia,
y el genio de Colon otro destino.

Completaron de Dios la mente misma
a inspiraciones de su amor profundo:
Uno del alma iluminando el prisma,
otro haciendo de dos un solo mundo.

Ángel, genio, mortal, que no has logrado
legar tu nombre al mundo de tu gloria;
que ni ves en su suelo levantado
un pobre monumento a tu memoria;

Ah bendita la pila de tu frente
se mojará en el agua del bautismo,
y el ala de tu genio amaneciente
se tocará en la unión del cristianismo.

Ángel, genio, mortal, yo te saludo
desde el seno de América mi madre;
de esta tierna beldad que el mar no pudo
robarla siempre a su segundo padre.

La hallaste, y levantándola en tu mano
radiante con sus gracias virginales,
empinado en las ondas del océano
se la enseñaste a Dios y a los mortales.

Después de Cristo, en el terráqueo asiento
siglo, generación, ni raza alguna
ha conmovido tanto su cimiento,
como el golpe mortal de tu fortuna.

A su grandeza un siglo era pequeño;
y en los futuros siglos difundida,
es el eterno tiempo el solo dueño
de tu obra inmensa en su grandiosa vida.

Tú, como Dios al derramar fulgentes
los mundos todos en la oscura nada,
al más allá de las futuras gentes
diste sin fin tu América soñada.

En cada siglo que a la tierra torna;
la tierra se columpia, y, paso a paso,
su destino la América trastorna,
y muda el sol su oriente en el ocaso.

Obra es tuya, Colon, la hermosa perla
que sacaste del fondo de un océano,
al través de los siglos puedes verla
sobre la frente del destino humano.

El ángel del futuro rompió el lazo
que a las columnas de Hércules le ataba,
y saludó en la sien del Chimborazo
los desiertos que América encerraba.

No de la Europa quebrará la frente
el rudo potro del sangriento Atila;
Pero ¡Ay! el tiempo en su veloz corriente
mina el cimiento donde ya vacila.

El destino del mundo está dormido
al pie del Andes sin soñar su suerte;
falta una voz bendita que a su oído
hable mágico acento y le despierte.

Un hombre que a esta tímida belleza
le quite el azahar de sus cabellos,
y ponga una diadema en su cabeza
y el manto azul sobre sus hombros bellos.

Si no te han dado monumento humano,
si no hay Colombia en tu brillante historia
¿Qué importa? ¡eh! tu nombre es el océano,
y el Andes la columna de tu gloria.

¿Qué navegante tocará las olas
donde se pierde la polar estrella,
sin divisar en las llanuras solas
tu navío, tus ojos, y tu huella?

¿Sin ver tu sombra, allí de misterioso
el imantado acero se desvía;
y un rayo de tu genio poderoso
qué va y se quiebra donde muere el día?

¿Quién, al pisar la tierra de tu gloria,
no verá en sus montañas colosales,
monumentos de honor a tu memoria,
como tú grandes, como tú inmortales?

¡Salve, genio feliz! mi mente humana
ante tu idea de ángel se arrodilla,
y de mi labio la expresión mundana
ante tu santa inspiración se humilla.

Por un siglo tus alas todavía
plegadas tén en tus etéreos velos,
de donde miras descender el día
hasta el cristal de los andinos hielos.

Baja después, de la alta cordillera
los ámbitos de América divisa;
Y, como Dios al contemplar la esfera,
sentirás de placer dulce sonrisa.

El ángel del futuro a quien sacara
de los pilares de Hércules tu mano,
te mostrará, Colon, tu virgen cara,
feliz y dueña del destino humano.

Vuelve después a tu mansión de gloria
a respirar la eternidad de tu alma,
Mientras queda: en el mundo a tu memoria
sobre el Andes eterno, eterna palma.












_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Lun 20 Abr 2015, 08:55

Ayer y hoy

Vi correr las horas mi destino
como ven los desiertos a la brisa;
que sin hallar escollo en su camino
tranquila muellemente se desliza.

Veo pasar mis días, silencioso,
como el hojoso bosque el recio viento:
Encontrando y luchando tormentoso
con ramas mil y tronco corpulento.

Pero si ayer pasaban sin enojos
esos tan dulces días de la calma,
era porque tocaban a mis ojos;
Hoy todos al pasar tocan el alma.




Adiós a Montevideo


Adiós voluptuosa coqueta del Plata
que lloras y cantas a orillas del mar;
y el mar en sus brazos te besa, y retrata
sobre olas azules tu nítida fáz.

No en vano quisieron Señores de antaño
robarte de niña, y esclava te hacer,
mas ¡ay! que llegaron al Plata en su daño
los regios piratas que huyeron después.

Yo sé que no es mucho tu amor a los míos.
Vejeces de Ártigas, caprichos no mas!
Vendrán otros tiempos de menos desvíos
y más reflexiva tu amor nos darás.

Un vértigo agita tu joven cabeza,
y hoy vives con risas y llanto ala vez;
beldad que en el mundo sus horas empieza,
ingrata por gusto de verse querer.

Dejemos al tiempo…por mí, yo te quiero;
y el alma me duele diciéndote ¡adiós!
De amor y placeres copioso venero
¿Por qué no te llaman: “Oriente de Amor”?

Si valen tus hombres, ni sé, ni me inquieta;
mas ¡ay! lo que valen tus hijas lo sé;
Sus ojos hirieron mi ser de poeta,
jugando con mi alma su fe de mujer.

Mis bellos veinte años su jardín abrieron
en medio a tus hijas de talle gentil
¡Nací tan sensible! ¡Tan lindas nacieron!
¡Qué hacer! dí las flores de todo el jardín.

Las ví tan hermosas que la culpa es dellas
si a todas no he dado recuerdos de amor;
que es poco galante doncel que entre bellas
ofende a las otras con una excepción.

Y solo advirtiendo que mi ofrenda pura
no todas querían, ingratas, tomar,
véngueme de todas, hasta la locura
queriendo una sola de tanta beldad.

Verdad es que sola por todas valía,
que es bien el llamarla belleza Oriental;
mas de aquel oriente dó Mahoma envía
Huríes que sobran al jardín de Alá.

¡Qué noches! ¿Recuerdas? la veían mis ojos
mas linda que miro la estrella y la flor,
mas llena de encantos de amor y sonrojos
que asoma en verano la luz del albor.

Su esbelta figura; sus negros cabellos;
sus ojos más negros; su pálida tez…
¡Por Dios, que pasaron momentos tan bellos!
¡Por Dios, que no pueden volver otra vez!

Adiós voluptuosa coqueta del Plata,
de en medio á las ondas te envío mi adiós;
el alma que abrigo jamás será ingrata,
y pues fui dichoso, bendígate Dios!



_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Mar 21 Abr 2015, 05:45

Al 25 de Mayo
en 1849


Bajo el sol de este día
siempre se prosternó l’ánima mía;
mandé siempre a tu altar ¡Patria del alma!
desde extranjera tierra alguna palma..

La mano de Dios bueno,
cuando formóme a su albedrío santo,
la esperanza y la fe puso en mi seno
con la sublime inspiración del canto.

Y en este mar de sangre donde boga
a merced de sus ondas mi barquilla,
siempre en redor de la argentina orilla
sin tocar una vez la ansiada tierra,
nunca mi voz la tempestad ahoga,
y en cada nuevo sol mi pecho encierra
más esperanzas de mayor consuelo,
mas fe en el porvenir, mas fe en el cielo:

Así, cuando de Dios la santa mano
levantó de su lecho el mar profundo,
y arrojó, con su enojo soberano,
las aguas del diluvio sobre el mundo;
Perdido y solo entre la noche fría,
llevando el alma amurallada al susto,
la esperanza y la fe tuvo por guía
en la huérfana barca el varón justo!

Por eso mi pecho jamás en desmayo
las luces ha visto del astro de mayo,
Jamás a mi labio faltára una voz:
Regalo precioso del ánima mía,
que vá entre las perlas de dulce armonía
buscando aquel tiempo bendito de Dios.

Pues sé que ese Mayo que alumbra tu historia
con rayos eternos de amor y de gloria,
es todo esperanzas de gloria mayor:
Es todo promesas en flor todavía
que esperan ¡Oh Patria! la aurora de un día
De paz y justicia, de dichas y amor.

Tu triunfo es el tiempo. ¿Qué mano potente
podría un momento parar el torrente
que empele en el mundo de América el pié?
Y en ella ¿Quién puede torcer el destino
que en pos de sus glorias el pueblo argentino
se dio con su genio, su fuerza y su fé?

Atrás, las discordias; atrás, los bandidos;
Atrás, y en la tumba quedad maldecidos,
en tanto que el pueblo se vá al porvenir;
Caigamos con ellos lidiando prolijos,
atrás, nuestros restos; llegad, nuestros hijos,
la patria y el genio no pueden morir!

Ven a los libres, ven, dulce esperanza;
Y con tu lumbre nos guía,
en esta noche frígida y sombría
donde el destino nuestros pasos lanza.

Y, templados al fuego de tu rayo,
clamaremos dó quier, de tierra en tierra:-
A los tíranos maldición y guerra,
Palmas al nombre del eterno Mayo!

Y adelante, adelante en el camino,
si no llegamos hoy, será mañana;
pues no hay al fin de la constancia humana
lindes de bronce ni fatal destino:

Así, en el mundo de Colon un día,
los varones de Cristo caminaban
solitarios, sin guía,
por los desiertos, con el pié desnudo,
Y, dó hallaban dos hombres, levantaban
su púlpito y su voz; y en los desiertos,
nunca a la fé y a la esperanza yertos,
fueron en cada día conquistando
para el redil cristiano el indio rudo.

Así, nuestros mayores,
cuando juraron libertad o muerte,
amurallando el alma a los rigores
de la indecisa suerte,
midieron paso a paso un mundo entero
sin reposar la planta y el acero;
Hasta mirar desde la sien potente
de los soberbios Andes, que no había
un pendón español bajo los cielos
que coronan de América la frente;
Y que la libertad resplandecía
del Andes mismo en los eternos hielos.

Nuestra fortuna ingrata
es una gloria más con que ceñimos
las sienes de la patria en que nacimos;
Y allá el futuro habitador del Plata
lleno de admiración por nuestro ejemplo,
en cada tumba nuestra verá un templo.

Cuando en la patria el despotismo impera,
se quema entonces el bogar paterno,
para que el aire infecto no profane
la morada que oyera
cantos de libertad, que el niño tierno
aprendió un día en el materno brazo;
Y llamando a las puertas de otras tierras,
se pide con valor y frente alzada,
un poco de aire libre, y un pedazo
de humano suelo para tumba honrada.

No a todos nos enerva la agonía
de nuestra causa santa – Que sucumba –
Que sea el día de hoy su último día;
pero a su suerte fijos,
muchos habrá de tus errantes hijos
de pié, y al lado de su noble tumba.

¡Oh! ¡No! la tiranía , si ha vencido,
No ha triunfado en la patria de Belgrano.
La coyunda de fierro
no dobló todo el carro del tírano;
el nombre no ha subido hasta el suplicio;
Pues cuando no quedase hombre nacido
que en el santo infortunio del destierro
protesta fuese del honor patricio;

Las piedras, las montañas,
los ríos y los bosques solitarios
vistieran luto por tu infausta suerte;
Y, abierta de la tierra las entrañas,
rasgarán los sudarios
y huyeran la morada de la muerte,
las veneradas sombras
de aquellos héroes que orgullosa nombras.

Pero aún te queda ¡Oh Patria!
Esa generación joven y pura
que en medio a tus desgracias amanece,
como el sol que aparece
tras la tormenta de la noche oscura.

¡Oh! y aún la sangre entre las venas late
de tus honrados hijos, patria mía;
Y, mientras vivan ellos, no habrá un día
para el tirano, sin mortal combate.

Ya el infortunio nuestra frente pliega,
ya nos gasta las fuentes de la vida,
pero el alma en nosotros es la roca
que cuanto mas batida
por ruda mar que se le avanza ciega,
mas a las ondas con desdén provoca.

Patrimonio de ti, día sublime,
que inspiras gloria y patriotismo santo,
y cuya luz al corazón redime
de largas horas y de amargo llanto;
Patrimonio de ti nuestra arrogancia,
herencia tuya nuestra fe sincera
¡Gloria! ¡Sublime sol! nuestra constancia,
Será como tu esplendida carrera,
que al terminar sin mancha en el ocaso
deja rastros de luz tras de su paso!

Calienta con tu rayo soberano
del patriotismo y del valor la fuente;
Y, que al azar nuestra soberbia fuente
bajo tu sacra luz, en nuestro labio
hay una maldición para el tirano,
y, en medio a nuestro duelo,
esperanza en tu luz y fé en el Cielo.
















_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65
cecilia gargantini
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 29344
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 65
Localización : buenos aires

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por cecilia gargantini el Mar 21 Abr 2015, 08:24

Queridos lluvia y Pascual, saben cuánto disfruto de este espacio!!!!!!!!!!!!!!!!!
A veces leo y no tengo tiempo humano para contestar, pero aquí estoy y agradezco todo lo dedicado a un autor de mi tierra.
En la semana anterior estuve dedicada a abreviar el libro de Ernesto, para que pudiera salir a la venta rápido. En ese sentido, misión cumplida y con gusto.
Ahora, tomándome unos minutos, para decirles lo que aprecio este espacio. Incluso a veces tomo alguno de los textos para trabajarlo en clases de taller.
Sigan adelante, queridos amigos, que NO siembran en el desierto.
Los quiero mucho a los dos.
Besitosssssssssssss ( y sáquenme la media falta...ja ja)
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Miér 22 Abr 2015, 00:08

Querida Ceci, lo sabemos, puedes estar tranquila. En nombre de Pascual y en el mío propio te damos las gracias, hoy y siempre.
Besitossssss!!!!


_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65
Lluvia Abril
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 32026
Fecha de inscripción : 17/04/2011

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Lluvia Abril el Jue 23 Abr 2015, 00:36

(armonías)

Amor

Amor, amor la delicada brisa;
amor las flores que brotó el pénsil;
amor, amor la nacarada aurora,
amor nos canta el ruiseñor gentil.

Gloria, honores, riqueza, poderío,
son chispas de bellísimo fulgor;
pero hay luto con ellas en el alma,
dolor glacial, cuando nos falta amor.

Amor es el destino de la vida,
vida de la infinita creación.
y creación sublime del eterno
en un rapto de santa inspiración.

Venga el dolor si en el dolor se anida
una chispa siquiera de pasión;
no hay, no, presente ni futuro al alma
si es un páramo yerto el corazón.

No mas que la mujer a quien amamos;
no mas que sus caricias y su amor,
recuerda con placer el pensamiento
en medio a los instantes del dolor.

Amor para ser grande es necesario;
para ser bureno y generoso, amor;
y de la gloria la corona es bella
con el aplauso de amorosa voz.

Amor, amor la delicada brisa;
amor las flores que brotó el pénsil;
amor, amor la nacarada aurora,
amor nos canta el ruiseñor gentil.



Sueños

Venid, venid ¡Oh sueños! a mi abrasada frente,
cubridme con celajes de púrpura y zafir,
y siéntame bañado de lumbre refulgente,
soñando que no sueño para mejor fingir.

Venid, dorados sueños, y el plácido murmullo
perciba de la fuente, cual amorosa voz,
y en los espesos bosques el inocente arrullo
del céfiro en las hojas, al discurrir veloz.

Venid, venid, ¡Oh sueños! transparentando cielos
de donde lluevan palmas a mi inspirada sien,
y mire descorrido los azulados velos
en las doradas puertas del suspirado Edén.

Y transparentes nubes de nítidos colores,
apenas matizadas con oro y arrebol,
desciendan, y con ellas, envuelto en sus vapores,
me eleve a las regiones bellísimas del sol.

Acaso alguna de ellas me llevará en su seno
del trono hasta las gradas magnífico de Dios;
y pueda allí de hinojos adivinar el trueno
al escuchar mi oído su prepotente voz.

Y pueda allí de hinojos adivinar mi mente
como salió la lumbre del fúnebre cápuz,
al contemplar absorto sobre su santa frente
raudales destellarse de brillantina luz.

Y aquél eterno, inmenso, impenetrable arcano
del soplo que alimenta la vasta creación,
comprenda cuando aspire su aliento soberano,
sintiendo que reanima mi yerto corazón.

Comprenda esa tormenta que aturde los espacios
convulsionando mundos con su potente voz,
al ver su chispeante carroza de topacios
rodando por las nubes con ímpetu veloz.

Y a comprender alcance, cuando sus santas huellas
los límites marcando del Universo ván,
como su luz esconden la luna y las estrellas
y de temor los cielos relampagueando están.

Y yo, quizá, las orlas de su plateado manto
siguiendo, y de su carro la rapidez do quier,
mi corazón bañado de religioso llanto,
a comprender alcance su misterioso Ser.

Y palpitando henchido de inspiración sublime,
corriendo de su gloria mi corazón en pos,
como la vez del viento cuando en la selva gime
se exhale melodiosa mi conmovida voz.

Y brote pensamientos de mi inspirada mente,
sublimes y abrasados del fuego celestial
que brilla en los espacios, ya rojo y esplendente;
ya en azulados mares de líquido cristal.

Venid, venid, ¡Oh sueños! y el corazón sereno
con vuestras nubes de oro se envolverá veloz;
que acaso alguna de ellas me llevará en su seno
del trono hasta las gradas magnífico de Dios.

Y olvidaré soñando lo que despierto miro,
y miraré durmiendo lo que despierto no…
Yo vivo solamente cuando febril deliro
que los terrenos lazos mi corazón rompió.

Conozco, si, que gozo, que vivo solamente
si pienso que he dejado la humanidad detrás,
y que la mancha roja de su amarilla frente
no volverán mis ojos a contemplar jamás.

¿Qué son ante la vida las realidades de ella,
si el descorrido velo de la razón las vé?
¿Qué goce, qué momento, qué sensación aquella
que alguna yerta gota de sinsabor no dé?

¿Qué fuera de la vida si le faltara un día
en la florida mente de diamantina red,
que compasiva tiende sobre la fuente umbría,
dónde el corazón se arroja para apagar su sed?

¿Qué fuera de mi vida sin la dorada alfombra
que sobre el mundo pone para correr veloz?
Venid, hermosos sueños, y a vuestra dulce sombra
me elevaré al alcázar magnífico de Dios…

Venid, y cuando arroje de América a la gente
su grito de venganza con fraticida voz,
yo soñaré que escucho la música inocente
del céfiro en las hojas del discurrir veloz.

Venid, porque yo gozo, yo vivo solamente
si pienso que he dejado la humanidad detrás,
y que la mancha roja de su amarilla frente
no volverán mis ojos a contemplar jamás.

Si la ilusión es farsa del alma delirante,
si le quitáis al alma su vaporoso tul,
también quitad al orbe su velo rutilante,
que es farsa en ese Cielo la transparencia azul.




_________________
POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Despertador-negro-mesa-madera-oscura-dos-rosas-secas_28632-65

Contenido patrocinado

POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores) - Página 18 Empty Re: POESÍA SOCIAL I (En la primera páqgina hay un índice de autores)

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun 16 Sep 2019, 01:02