Aires de Libertad

www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:

Temas similares

    Estadísticas

    Nuestros miembros han publicado un total de 705302 mensajes en 36723 argumentos.

    Tenemos 1286 miembros registrados.

    El último usuario registrado es frasesdemujer.

    Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

    ¿Quién está en línea?

    En total hay 37 usuarios en línea: 7 Registrados, 0 Ocultos y 30 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

    Alejandro Guardiola, Carlos Justino Caballero, cecilia gargantini, Chambonnet Gallardo, Juan Martín, Maria Lua, Ramón Carballal


    La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Miér 17 Mayo 2017, 04:10.

    Septiembre 2017

    LunMarMiérJueVieSábDom
        123
    45678910
    11121314151617
    18192021222324
    252627282930 

    Calendario Calendario

    Conectarse

    Recuperar mi contraseña

    Galería


    UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



    Flujo RSS


    Yahoo! 
    MSN 
    AOL 
    Netvibes 
    Bloglines 

    Bertolt Brecht

    Comparte
    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25347
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Bertolt Brecht

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Mar 16 Abr 2013, 17:44

    .


    Bertolt Brecht


    Eugen Berthold (Bertolt) Friedrich Brecht (Augsburgo, 10 de febrero de 1898 – Berlín Este, 14 de agosto de 1956), fue un dramaturgo y poeta alemán, uno de los más influyentes del siglo XX, creador del llamado teatro épico.

    Vida y obra

    Eugen Berthold Friedrich Brecht nació el 10 de febrero de 1898 en el seno de una familia burguesa de Augsburgo, ciudad de Baviera. Su padre, católico, era un acomodado gerente de una pequeña fábrica de papel, y su madre, protestante, era hija de un funcionario.
    El joven Brecht era un rebelde que jugaba al ajedrez y tocaba el laúd. Se sentía atraído por lo distinto, lo extravagante, y se empeñaba en vivir al margen de las normas de su tiempo, de su recato y su sentido de disciplina.
    En la escuela destacó por su precocidad intelectual y terminó el bachillerato especial (Notabitur), al verse involucrado en un escándalo. Inicialmente influido por la euforia de la guerra, Brecht la criticó con el ensayo sobre el poeta Horacio (65 a. C.–8 a. C.) «Dulce et decorum est pro patria mori» («Dulce y honorable es morir por la patria»), en el que se considera honorable morir por la patria y que Brecht considera como «propaganda dirigida» en la que sólo los «tontos» caen. Por ello fue castigado con la expulsión de la escuela. Sólo la intervención de su padre y el profesor de religión le evitaron el cumplimiento del castigo.

    Inicios

    Comenzó a escribir poesía erótica desde muy joven y publicó sus primeras experiencias sexuales, convertidas en poemas sobre prostitutas y vagabundos en 1914. También escribía cuentos y canciones que entonaba él mismo, acompañándose con la guitarra.
    En 1917, inició la carrera de Medicina en la universidad Ludwig Maximilian de Múnich, pero tuvo que interrumpir los estudios para hacer el servicio militar como médico en un hospital militar en Augsburgo, en el marco de la Primera Guerra Mundial.
    En 1918, con sólo veinte años, escribió su primera obra teatral, Baal, cuyo personaje principal es un poeta y asesino. Durante este tiempo conoció a Paula Banholzer, quien en 1919 dio luz a un hijo suyo, Frank, que moriría en el frente soviético durante la Segunda Guerra Mundial, en 1943.
    Luego, entre 1918 y 1920 escribió una pieza sobre la revolución alemana, liderada por los espartaquistas, con el título Tambores en la noche. El final de esta obra sacude al auditorio: "Todo esto no es más que puro teatro. Simples tablas y una luna de cartón. Pero los mataderos que se encuentran detrás, ésos sí que son reales". La moralidad de la obra suplanta al teatro tradicional, que pretende ser imparcial. También por aquella época, la agitación revolucionaria bávara de 1918 llevó a Brecht a ingresar en 1919 en el partido socialdemócrata independiente.
    A partir de 1920, Brecht viajó a menudo a Berlín, donde entabló relaciones con gente del teatro y de la escena literaria.
    En 1922 se casó con la actriz de teatro y cantante de ópera Marianne Zoff. A partir de aquel momento, el joven artista tuvo papeles en Münchner Kammerspiele y en el Deutsches Theater de Berlín. Un año más tarde tuvieron una hija, Hanne; poco después conoció a la que sería su segunda esposa, Helene Weigel.
    En 1924 abandona Augsburgo y se traslada a Múnich; de ahí se trasladaría posteriormente a Berlín, la capital, en la que reinaba una vida cultural efervescente, y donde conoce al poeta expresionista Arnolt Bronnen, con el que funda una productora a la que llamarían Arnolt y Bertolt. Ese mismo año empezó a trabajar como dramaturgo junto a Carl Zuckmayer en el Deutsches Theater de Max Reinhardt y tuvo a su segundo hijo, Stefan, aunque tres años más tarde se divorciaría de Marianne Zoff.
    Desde 1926 tuvo frecuentes contactos con artistas socialistas que influirían en su pensamiento y en 1927, comenzó a estudiar El Capital de Marx. En 1929 ingresó en el Partido Comunista.
    Ese mismo año se casó con Helene Weigel, matrimonio del cual tuvieron una hija, Bárbara.
    Entre 1929 y 1934 escribió una serie de obras entre las que se destacan: Línea de conducta, Acuerdo y tal vez el más importante y bello de los trabajos de esta época: La excepción y la regla (1930).
    A sus 29 años publicó su primera colección de poemas Devocionario doméstico y un año más tarde alcanzó el mayor éxito teatral de la República de Weimar con La ópera de cuatro cuartos, con música de Kurt Weill, una obra disparatada en la que critica el orden burgués representándolo como una sociedad de delincuentes, prostitutas, vividores y mendigos. Esta obra fue llevada al cine en 1931 bajo la dirección de Georg Wilhelm Pabst.
    Brecht siempre buscó con sus actuaciones concienciar al espectador y hacerlo pensar, procurando distanciarlo del elemento anecdótico; para ello se fijó en los incipientes medios de comunicación de masas que la recién nacida Sociología empezaba a utilizar con fines políticos: la radio, el teatro e incluso el cine, a través de los cuales podía llegar al público que pretendía educar. Su meta fue alcanzar un cambio social que lograse la liberación de los medios de producción. Ese propósito lo abordó tanto a través del ámbito intelectual como del estético.
    Un año después, Brecht llevó sus ideas comunistas al cine con Kuhle Wampe (o ¿A quién le pertenece el mundo?), dirigida por Slatan Dudow y con música de Hanns Eisler, que muestra lo que podría ofrecer el Comunismo a un pueblo alemán azotado por la crisis de la República de Weimar.
    Hasta 1933, Brecht trabajó en Berlín como autor y director de teatro. Pero en aquel año, Hitler se hace con el poder. A comienzos de 1933, la representación de la obra La toma de medidas fue interrumpida por la policía y los organizadores fueron acusados de alta traición. El 28 de febrero —un día después del incendio del Reichstag— Brecht y Helene Weigel con su familia y amigos abandonan Berlín y huyen a través de Praga, Viena y Zúrich a Skovsbostrand, cerca de Svendborg, en Dinamarca, donde el autor pasó cinco años. En mayo de 1933 todos sus libros fueron quemados por los nacionalsocialistas. Aunque al día de hoy se duda de si la totalidad de sus libros fueron quemados.

    El exilio

    El exilio de Brecht fue posiblemente el tiempo más duro de su vida, a pesar de lo cual en este periodo escribe algunas de sus mayores obras y alcanza su plena madurez con sus cuatro grandes dramas escritos entre 1937 y 1944.
    Encontrándose en una situación económica difícil, tuvo que viajar primero a Dinamarca, luego a Suecia, donde vivió durante un año en una granja cerca de Estocolmo y finalmente, en abril de 1940, a Helsinki.
    Durante esta época escribió su obra La vida de Galileo. Esta pieza teatral recrea muy libremente la biografía del científico, describiendo la autocondenación del personaje para dar encima de su teoría heliocéntrica delante de la Inquisición. Brecht siempre se pronunció contra la autoridad, el Estado y la sociedad con la justa crítica para no llegar a ser mártir de sus propias ideas. En Suecia escribió el poderoso alegato antibélico Madre Coraje y sus hijos, en una tentativa de demostrar que los pequeños empresarios codiciosos no vacilan en promover devastadoras guerras para ganar dinero. La vida de Galileo fue estrenada el 9 de septiembre de 1942 en el teatro de Zúrich.
    El alma buena de Szechwan (1938-40) examina el dilema de cómo ser virtuoso y sobrevivir al mismo tiempo en un mundo capitalista.
    En El círculo de tiza caucasiano narra la historia de una pugna por la posesión de un niño entre una madre de la alta sociedad que le abandona y una criada que se ocupa de él; a la manera salomónica, el juez debe decidir quién es la verdadera madre.
    En el verano de 1941, viajó en el expreso transiberiano desde Moscú a Vladivostok. Desde el este de la URSS se trasladó en barco a California, asentándose en Santa Mónica, cerca de Hollywood. Allí intentó escribir para la industria de Hollywood, pero sus guiones no fueron admitidos por las grandes productoras cinematográficas.
    En Estados Unidos organizó algunas representaciones teatrales, en la mayoría de los casos en escenarios de emigrantes, pero Brecht vuelve a ser perseguido por sus ideas políticas y el 30 de octubre de 1947 es interrogado por el Comité de Actividades Antiamericanas, por lo que tuvo que escapar al día siguiente otra vez a Suiza, sin esperar el estreno de su drama La vida de Galileo en Nueva York.
    Suiza era el único país al que podía viajar y allí pasó un año en el que escribió El Señor Puntila y su criado Matti, un drama popular sobre un granjero finlandés que oscila entre la sobriedad grosera y el buen humor borracho.
    Bertolt tenía prohibida la entrada a Alemania Occidental (RFA), por órdenes de las autoridades de ocupación de la postguerra (aliados). Tres años después obtuvo la nacionalidad austriaca. Tras 15 años de exilio, volvió a Alemania en 1948, instalándose en Berlín oriental.

    Vida en Berlín Este y muerte

    A comienzos de 1949 se trasladó con un pasaporte checo a través de Praga a Berlín Este. Vivió en la «Casa de Brecht» en Weissensee, comenzó a trabajar en Antígona de Sófocles, versión de Friedrich Hölderlin, y en otra obra importante, el Pequeño Organum para el teatro, siendo director general del Deutsches Theater. En otoño fundó junto con Helene Weigel el Berliner Ensemble.
    A continuación trabajó de una manera muy comprometida para el teatro. Son años de escenificaciones y publicaciones espectaculares en los que llegaría a hacerse famoso y en los que tuvo algunas actuaciones por invitación en capitales europeas, lo que causó tensiones con la dirección del SED (Sozialistische Einheitspartei Deutschlands: Partido Socialista Unificado de Alemania) así como con representantes de la burocracia cultural y de la vida del teatro.
    En 1955, Brecht recibió el Premio Lenin de la Paz. Al año siguiente, el 14 de agosto, contrajo una inflamación del pulmón y murió de una trombosis coronaria en Berlín del Este.
    En el quincuagésimo aniversario de su muerte, el diario alemán de Berlín, Tagesspiegel publicó las grabaciones completas de un discurso dado el 1 de septiembre de 1956 por Erik Mielke con motivo de su nombramiento como Director de la Stasi (policía secreta de la RDA). En él, Mielke admitía que Brecht «quería hacer una denuncia contra un dirigente de la Seguridad del Estado», y tras una intencionada pausa, agregó: «después Brecht murió de un infarto». Así abonó la hipótesis de que Brecht recibió un «tratamiento mortal deliberado» a la afección coronaria que arrastraba desde hacía años.
    Su estilo y lenguaje continúan ejerciendo influencia hasta hoy en el teatro moderno.

    Estilo

    Todas las obras de Brecht están absolutamente ligadas a razones políticas e históricas y tienen un sobresaliente desarrollo estético. En realidad, en Brecht se encuentran siempre unidos el fondo y la forma, la estética y los ideales.
    Desde sus comienzos se caracterizó por una radical oposición a la forma de vida y a la visión del mundo de la burguesía y, naturalmente al teatro burgués, sosteniendo que sólo estaba destinado a entretener al espectador sin ejercer sobre él la menor influencia. Brecht, desarrolló una nueva forma de teatro que se prestaba a representar la realidad de los tiempos modernos, y se encargó de llevar a escena todas las fuerzas que condicionan la vida humana.
    Además de conmover los sentimientos, obligaba al público a pensar; en las representaciones teatrales nada se daba por sentado y obligaba al espectador a sacar sus propias conclusiones. Hasta el fin de su vida sostuvo la tesis de que el teatro podía contribuir a modificar el mundo.
    Para ello fue creando una nueva idea del arte como comprensión total y activa de la historia: el Efecto de distanciamiento, la no contemplación lírica de las cosas y tampoco replegamiento sutil sobre la subjetividad, sino elecciones humanas y morales, verificación de los valores tradicionales y elaboración de una nueva presencia de la poesía en la sociedad.
    Su llamado teatro épico, narrativo, continua apuntando en las escenificaciones de hoy a provocar la conciencia crítica de espectadores y actores. Hay que desmenuzar el texto, no sentirlo, examinarlo desde lejos, tomar distancia del propio yo. Nada de sentimentalismos que provoquen lágrimas en el escenario.
    Brecht hizo gala de antisentimentalismo, así como de su condolencia para los pobres y su sufrimiento, al tiempo que atacaba la falsa respetabilidad de los burgueses.
    El famoso efecto de distanciamiento creado por Brecht es un arma contra el romanticismo y el sentimentalismo. La crítica social, la compasión con los seres humanos y el consiguiente cambio de la sociedad debían desempeñar el papel esencial. Así, las canciones interrumpen los parlamentos, el telón priva al escenario de la magia teatral, y un cartel plantea la exigencia.
    Los actores de Brecht son sus alumnos: los deja actuar en el escenario y de ese modo edifican la pieza, mientras que el director la destruye. La genialidad y la ingenuidad mantienen un equilibrio. Esta combinación es el secreto del éxito de Brecht.
    Brecht figura entre los autores más importantes del siglo XX. Es el prototipo de intelectual revolucionario que ha tratado descifrar la realidad a través del arte.
    Lo cierto es que su obra teatral y sus numerosos escritos teóricos han ejercido enorme influencia sobre los escritores contemporáneos a él.

    Curiosidades

    La película "La cruz de hierro" de Sam Peckinpah, 1977, finaliza con una cita de Bertolt Brecht: "No te regocijes en su derrota, tú, hombre. Porque aunque el mundo se levante y detenga a los bastardos, la madre que les dio a luz está de nuevo en celo".
    La famosa cita «Imagínate que hay una guerra y nadie va...» se ha atribuido erróneamente a Brecht. Tampoco es de Brecht el poema que comienza: «Primero se llevaron a los comunistas pero a mí no me importó, porque yo no era comunista...» ni es un poema, sino una frase del pastor protestante alemán Martin Niemöller.
    Pero sí hay una cita famosa que él pronunció: «Hay hombres que luchan un día y son buenos, otros luchan un año y son mejores, hay quienes luchan muchos años y son muy buenos, pero están los que luchan toda la vida, y esos son los imprescindibles». Dicha cita, fue tomada por el cantautor cubano Silvio Rodríguez como introducción en una de sus canciones (Sueño con Serpientes) y también fue tomada por el cantautor mexicano Alejandro Filio en el cierre de una de sus canciones (El Hombre) . También está escrita en una placa a la entrada del departamento de ingeniería geográfica y técnicas de expresión gráfica de la E.T.S. de Ingenieros de Caminos, Canales y Puertos de Santander (Cantabria, España); así como en la estación "Universidad de Chile" del Metro de Santiago de Chile, como parte del mural "Memoria Visual de una Nación".
    Como casi todos los intelectuales alemanes exiliados a causa de los nazis, mostró su apoyo por la Segunda República Española. Varias canciones militares para las Brigadas Internacionales se basan en textos suyos, o contaron con su colaboración, como Einheitsfrontlied ('La canción del frente unido').
    El músico de rock peruano Rafo Raez musicalizó un poema de Brecht llamado «El ciruelo».
    El grupo chileno Hombres a Tierra musicalizó una adaptación libre de un poema de Brecht llamado Canción de San Jamás.
    El grupo vasco Negu Gorriak musicalizó un poema de Bertolt Brecht traduciéndolo al euskera en la canción «Hiltzeko era ugari» ('Muchas maneras de matar' o "muchas maneras de morir").
    El grupo vasco Berri Txarrak musicalizó un poema de Bertolt Brecht traduciéndolo al euskera en la canción «Makuluak» ('Las muletas') en su disco Haria, del 2012.
    El cantautor vasco Mikel Laboa musicalizó muchos de los poemas de Bertolt Brecht traduciéndolos al euskera en varias canciones, entre otras: «Gaberako Aterbea», «Liluraren kontra».
    El grupo musical australiano Dead Can Dance le puso música a un poema de Brecht titulado "How Fortunate the Man with None" ("Into the labyrinth", 1993).
    El grupo de cantautores riojanos, Carmen, Jesús e Iñaki grabaron el poema de Brecht, titulado "El ciruelo", con música de Ramón Marín.
    El grupo de cantautores uruguayo, Canciones para no dormir la siesta grabó la canción "El Ciruelo" que hace referencia a Brecht en 1981.
    El grupo catalán 'The Sustanciaos' musicalizó el año 2010 el poema 'La Canción de San Jamás'.

    Obras

    Obras de teatro y libretos operísticos

    Baal
    Trommeln in der Nacht
    Im Dickicht der Städte
    Leben Eduards des Zweiten von England
    Mann ist Mann
    La ópera de los tres centavos (Die Dreigroschenoper)
    Ascenso y caída de la ciudad de Mahagonny (Aufstieg und Fall der Stadt Mahagonny) (libreto de ópera)
    Der Ozeanflug o Der Lindberghflug, también Der Flug der Lindberghs
    Das Badener Lehrstück vom Einverständnis, (Lehrstück)
    Der Jasager. Der Neinsager (libreto de ópera / Lehrstück)
    Die Maßnahme (Lehrstück)
    Die heilige Johanna der Schlachthöfe
    Die Ausnahme und die Regel (Lehrstück)
    Die Mutter
    Die Rundköpfe und die Spitzköpfe
    Die Horatier und die Kuriatier (Lehrstück)
    Terror y Miseria del Tercer Reich (Furcht und Elend des Dritten Reiches)
    Leben des Galilei
    Madre Coraje y sus hijos (Mutter Courage und ihre Kinder)
    Das Verhör des Lukullus, también Lukullus vor Gericht o Die Verurteilung des Lukullus (obra radiofónica, más tarde libreto der ópera)
    El alma buena de Szechwan (Der gute Mensch von Sezuan)
    Herr Puntila und sein Knecht Matti
    El resistible ascenso de Arturo Ui (Der aufhaltsame Aufstieg des Arturo Ui)
    Die Gesichte der Simone Machard también Die Stimmen (véase Lion Feuchtwanger Simone)
    Schweyk im Zweiten Weltkrieg
    El círculo de tiza caucasiano (Der kaukasische Kreidekreis)
    Die Tage der Commune
    Turandot o el congreso de los blanqueadores (Turandot oder Der Kongreß der Weißwäscher)
    labrado de la Antigone (1947) por Sófocles
    labrado del Coriolanus por Shakespeare (1952/53)

    Piezas en un acto
    La boda de los pequeños burgueses (Die Kleinbürgerhochzeit).
    Die Bibel: obra dramática en un acto (publicada el año 1914 en un periódico estudiantil de Augsburg bajo el nombre de Bertold Eugen)
    Die Gewehre der Frau Carrar
    Der Bettler oder Der tote Hund
    Prärie (libreto de ópera)
    Er treibt einen Teufel aus
    Lux in Tenebris
    Der Fischzug
    Dansen
    Was kostet das Eisen?
    Die sieben Todsünden, también Die sieben Todsünden der Kleinbürger (libreto de ballet)

    Poesía

    Libros de poesía

    (Los datos se refieren al momento en que los poemas principales fueron escritos. Son posibles ediciones, añadidos o reorganizaciones del material por el autor.)
    Lieder zur Klampfe von Bert Brecht und seinen Freunden (1918)
    Psalmen (1920)
    Bertolt Brechts Hauspostille (1916–1925)
    Die Augsburger Sonette (1925–1927)
    Die Songs der Dreigroschenoper (1928)
    Aus dem Lesebuch für Städtebewohner (1926–1927)
    Die Nachtlager (1931)
    Geschichten aus der Revolution (1932)
    Sonette (1932–1934)
    Englische Sonette (1934)
    Lieder Gedichte Chöre (1933)
    Chinesische Gedichte (1938–1949)
    Studien (1934–1938)
    Svendborger Gedichte ([1926]–1937)
    Steffinsche Sammlung (1939–1942)
    Hollywoodelegien (1942)
    Gedichte im Exil ([1944])
    Deutsche Satiren (1945)
    Kinderlieder (1950)
    Buckower Elegien (1953)

    Poemas y canciones sueltos

    An die Nachgeborenen
    Ballade von den Seeräubern
    Choral vom Manne Baal
    Der Schneider von Ulm
    Die Legende vom toten Soldaten
    Die Liebenden, también Terzinen über die Liebe
    Die Lösung
    Einheitsfrontlied
    Erinnerung an die Marie A.
    Fragen eines lesenden Arbeiters
    Der Anachronistische Zug oder Freiheit und Democracy
    Kinderhymne
    Legende von der Entstehung des Buches Taoteking auf dem Weg des Laotse in die Emigration
    Mein Bruder war ein Flieger
    Morgens und abends zu lesen
    Resolution der Kommunarden
    Schlechte Zeit für Lyrik
    Solidaritätslied para la película Kuhle Wampe

    Prosa

    Bargan läßt es sein
    Geschichten vom Herrn Keuner
    Dreigroschenroman
    Der Augsburger Kreidekreis
    Flüchtlingsgespräche
    Kalendergeschichten
    Die unwürdige Greisin
    Die Geschäfte des Herrn Julius Caesar

    Sacado de: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



    POEMAS


    (Traducciónes de Vicente Romano y Jesús López Pacheco)



    Recuerdo de María A.

    Fue un día de azul septiembre cuando,
    bajo la sombra de un ciruelo joven,
    tuve a mi pálido amor entre los brazos,
    como se tiene a un sueño calmo y dulce.
    Y en el hermoso cielo de verano,
    sobre nosotros, contemplé una nube.
    Era una nube altísima, muy blanca.
    Cuando volví a mirarla, ya no estaba.

    Pasaron, desde entonces, muchas lunas
    navegando despacio por el cielo.
    A los ciruelos les llegó la tala.
    Me preguntas: "¿Qué fue de aquel amor?"
    Debo decirte que ya no lo recuerdo,
    y, sin embargo, entiendo lo que dices.
    Pero ya no me acuerdo de su cara
    y sólo sé que, un día, la besé.

    Y hasta el beso lo habría ya olvidado
    de no haber sido por aquella nube.
    No la he olvidado. No la olvidaré:
    era muy blanca y alta, y descendía.

    Acaso aún florezcan los ciruelos
    y mi amor tenga ahora siete hijos.
    Pero la nube sólo floreció un instante:
    cuando volví amirar, ya se había hecho viento.

    (1920)


    Demolición del barco "Oskawa" por su tripulación

    A comienzos de 1922
    me embarqué en el "Oskawa", un vapor de seis mil toneledas,
    construido cuatro años antes con un costo de dos millones de dólares
    por la United States Shipping Board. En Hamburgo
    tomamos un flete de champán y licores con destino a Río.
    Como la paga era escasa,
    sentimos la necesidad de ahogar
    en alcohol nuestras penas. Así,
    varias cajas de champán tomaron
    el camino del sollado de la tripulación. Pero también en la cámara de oficiales,
    y hasta en el puente y en el cuarto de derrota,
    se oía ya, a los cuatro días de dejar Hamburgo,
    tintineo de vasos y canciones
    de gente despreocupada. Varias veces
    el barco se desvió de su ruta. No obstante,
    gracias a que tuvimos mucha suerte, llegamos
    a Río de Janeiro. Nuestro capitán,
    al contarlas durante la descarga, comprobó que faltaban
    cien cajas de champán. Pero, no encontrando
    mejor tripulación en el Brasil,
    tuvo que seguir con nosotros. Cargamos
    más de mil toneladas de carne congelada, con destino a Hamburgo.
    A los pocos días de mar, se apoderó de nosotros la preocupación
    por la paga pequeña, la insegura vejez.
    Uno de nosotros, en plena desesperación,
    echó demasiado combustible a la caldera, y el fuego
    pasó de la chimenea a la cubierta, de modo que
    botes, puentes y cuarto de derrota ardieron. Para no hundirnos
    colaboramos en la extinción, pero,
    cavilando sobre la mala paga (¡incierto futuro!), no nos esforzamos
    mucho por salvar la cubierta. Fácilmente,
    con algunos gastos, podríamos reconstruirla; ya habían ahorrado
    suficiente dinero con la paga que nos daban.
    Y, además, los esfuerzos excesivos al llegar a una cierta edad
    hacen envejecer enseguida a los hombres inutilizándolos para la lucha por la vida.
    Por lo tanto, y puesto que teníamos que reservar nuestras fuerzas,
    un buen día ardieron las dínamos, necesitadas de cuidados
    que no podían prestarles gente descontenta. Nos quedamos
    sin luz. Al principio usamos lámparas de aceite
    para evitar colisiones con ottos barcos, pero
    un marinero cansado, abatido por los pensamientos
    sobre su sombría vejez, para ahorrarse trabajo, arrojó los fanales
    por la borda. Faltaba poco para llegar a Madera
    cuando la carne empezó a oler mal en las cámaras frigiríficas
    debido al fallo de las dínamos. Desgraciadamente,
    un marinero distraído, en vez del agua de las sentinas,
    bombeó casi todo el agua fresca. Quedaba aún para beber,
    pero ya no había suficiente para las calderas. Por lo tanto,
    tuvimos que emplear agua salada para las máquinas, y de esta forma
    se nos volvieron a taponar los tubos con la sal. Limpiarlos
    llevó mucho tiempo. Siete veces hubo que hacerlo.
    Luego se produjo una avería en la sala de máquinas. También
    la reparamos, riéndonos por dentro. El "Oskawa"
    se arrastró lentamente hasta Madera. Allí
    no había modo de hacer reparaciones de tanta envergadura
    como las que necesitábamos. Sólo tomamos
    un poco de agua, algunos fanales y aceite para ellos. Las dínamos
    eran, al parecer, inservibles y por consiguiente
    no funcionaba el sistema de refrigeración y el hedor
    de la carne congelada ya en descomposición llegó a ser insoportable para nuestros
    nervios alterados. El capitán,
    cuando se paseaba a bordo siempre llevaba una pistola, lo que constituía
    una ofensiva muestra de desconfianza. Uno de nosotros,
    fuera de sí por trato tan indigno,
    soltó un chorro de vapor por los tuvos refrigeradores
    para que aquella maldita carne
    al menos se cociera. Y aquella tarde
    la tripulación entera permaneció sentada, calculando, diligente,
    lo que le costaría la carga a la United States. Antes de que acabara el viaje
    logramos incluso mejorar nuestra marca: ante la costa de Holanda,
    se nos acabó pronto el combustible y,
    con grandes gastos, tuvimos que ser remolcados hasta Hamburgo.
    Aquella carne maloliente aún causó a nuestro capitán
    muchas preocupaciones. El barco
    fue desguazado. Nosotros pensábamos
    que hasta un niño podría comprender
    que nuestra paga era realmente pequeña.


    Coplas de "Mackie Cuchillo"

    Y el tiburón tiene dientes
    y a la cara los enseña,
    y Mackie tiene un cuchillo
    pero no hay quien se lo vea.

    El tiburón, cuando ataca,
    tinta en sangre sus aletas,
    Mackie en cambio lleva guantes
    para ocultar sus faenas.

    Un luminoso domingo,
    un muerto en la playa encuentran,
    y el que ha doblado la esquina
    en ese instante, ¿quién era?

    Schmul Meier, como otros ricos,
    se ha esfumado de la tierra.
    Cuchillo tiene su pasta
    pero nadie lo demuestra.

    Se ha encontrado a Jenny Towler
    de una cuchillada muerta.
    Cuchillo, que está en el puerto,
    parece que ni se entera.

    En el incendio, un anciano
    y siete niños se queman.
    Mackie está entre los mirones
    pero nadie le molesta.

    La viuda, menor de edad,
    cuyo nombre mucho suena,
    amanece violada.
    Mackie, ¿quién paga la cuenta?

    Los peces desaparecen
    y los fiscales, con pena,
    al tiburón por fin llaman
    a que a juicio comparezca.

    Y el tiburón nada sabe,
    y al tiburón, ¿quién se acerca?
    Un tiburón no es culpable
    mientras nadie lo demuestra.

    (1929, de "La ópera de los cuatro cuartos")


    Canción de Jenny la de los piratas

    1

    Señores: hoy me ven fregar vasos
    y soy yo quien les hace la cama.
    Gracias les doy si me dan propina,
    andrajosa de hotel andrajoso.
    Pero ustedes no saben con quien hablan.
    Una tarde en el puerto habrá gritos
    y se dirán: "¿Qué gritos son esos?"
    Me verán sonreír mientras friego
    y se dirán: "¿Por qué se sonríe?"

    Y un barco con ocho velas
    y con cincuenta cañones
    habrá atracado en el muelle.


    2

    Ellos me dicen: "¡Vete a fregar!"
    Y me dan la propina y la tomo.
    Las camas les haré, qué remedio.
    (Pero esa noche no dormirán.)
    Pues por la tarde oirán en el puerto
    un estruendo y dirán: "¿Qué estruendo es ése?"
    Me verán asomarme a la ventana
    y dirán: "¡Qué sonrisa tan rara!"

    Y el barco con ocho velas
    y con cincuenta cañones
    bombardeará la ciudad.


    3

    Señores: se acabó ya la risa.
    Porque todos los muros caerán,
    será arrasada vuestra ciudad,
    menos un pobre hotel andrajoso.
    Preguntarán: "¿Quién vive en este hotel?"
    Y me verán salir por la mañana,
    y dirán: "¡Era ella quien vivía!"

    Y el barco con ocho velas
    y con cincuenta cañones
    empavesará sus mástiles.


    4

    Y a mediodía desembarcarán
    cien hombres. Y vendrán, ocultándose,
    de puerta a puerta, agarrando a todos.
    Ante mí los traerán con cadenas,
    y me preguntarán: "¿A quién matamos?"
    Y habrá un silencio grande en el puerto
    al preguntarme quién debe morir.
    Se oirá entonces mi voz diciendo: "¡Todos!",
    y "¡Hurra!", a cada cabeza que caiga.

    Y el barco con ocho velas
    y con cincuenta cañones
    conmigo zarpará.


    (1929, de "La ópera de cuatro cuartos")


    Romance final de "La ópera de cuatro cuartos"

    Y aquí, para acabar bien,
    todo junto está en el saco.
    Si hay dinero, no hay problema:
    el final no es nunca malo.

    Que pesca en río revuelto
    dice Fulano a Zutano.
    Pero, al fin, los dos se comen
    el pan del pobre, abrazados.

    Pues unos están en sombra,
    y otros bien iluminados.
    Se ve a los que da la luz,
    pero a los otros, ni caso.

    (1929)


    Canción de los poetas líricos

    (Cuando en el primer tercio del siglo XX,
    no se pagaba ya nada por las poesías)

    Esto que vais a leer está en verso.
    Lo digo porque acaso no sabéis
    ya lo que es un verso ni un poeta.
    En verdad, no os portasteis muy bien con nosotros.

    ¿No habéis notado nada? ¿Nada tenéis que preguntar?
    ¿No observasteis que nadie publicaba ya versos?
    ¿Y sabéis la razón? Os la voy a decir:
    Antes, los versos se leían y pagaban.

    Nadie paga ya por la poesía.
    Por eso hoy no se escribe. Los poetas preguntan:
    "¿Quién la lee?" Mas también se preguntan: "¿Quién la paga?"
    Si no pagan, no escriben. A tal situación los habéis reducido.

    Pero ¿por qué?, se pregunta el poeta. ¿Qué falta he cometido?
    ¿No hice siempre lo que me exigían los que me pagaban?
    ¿Acaso no he cumplido mis promesas?
    Y oigo decir a los que pintan cuadros

    que ya no se compra ninguno. Y los cuadros también
    fueron siempre aduladores; hoy yacen en el desván...
    ¿Qué tenéis contra nosotros? ¿Por qué no queréis pagar?
    Leemos que os hacéis cada día más ricos...

    ¿Acaso no os cantamos, cuando teníamos
    el estómago lleno, todo lo que disfrutabais en la tierra?
    Así lo disfrutabais otra vez: la carne de vuestras mujeres,
    la melancolía del otoño, el arroyo, sus aguas bajo la luna...

    Y el dulzor de vuestras frutas. El rumor de las hojas al caer.
    Y de nuevo la carne de vuestras mujeres. Y lo invisible
    sobre vosotros. Y hasta el recuerdo del polvo
    en que os habéis de transformar al final.

    Pero no es sólo esto lo que pagabais gustosos. Lo que escribíamos
    sobre aquellos que no se sientan como vosotros en sillas de oro,
    también nos lo pagabais siempre. ¡Cuántas lágrimas enjugamos!
    ¡Cuántas veces consolamos a quienes vosotros heríais!

    Mucho hemos trabajado para vosotros. Jamás nos negamos.
    Siempre nos sometimos. Lo más que decíamos era "¡Pagadlo!"
    ¡Cuántos crímenes hemos cometido así por vosotros! ¡Cuántos crímenes!
    ¡Y siempre nos conformábamos con las sobras de vuestra comida!

    Ay, ante vuestros carros hundidos en sangre y porquería
    nosotros siempre uncimos nuestras grandes palabras.
    A vuestro corral de matanzas le llamamos "campo del honor",
    y "hermanos de labios largos" a vuestros cañones.

    En los papeles que pedían impuestos para vosotros
    hemos pintado los cuadros más maravillosos.
    Y declamando nuestros cantos ardientes
    siempre os volvieron a pagar los impuestos.

    Hemos estudiado y mezclado las palabras como drogas,
    aplicando tan sólo las mejores, las más fuertes.
    Quienes las tomaron de nosotros, se las tragaron,
    y se entregaron a vuestras manos como corderos.

    A vosotros os hemos comparado sólo con aquellos que os placía.
    En general, con los que fueron también celebrados injustamente
    por quienes los calificaban de mecenas sin tener nada caliente en el estómago.
    Y furiosamente perseguimos a vuestros enemigos con poesías como puñales.

    ¿Por qué, de pronto, dejáis de visitar nuestros mercados?
    ¡No tardéis tanto en comer! ¡Se nos enfrían las sobras!
    ¿Por qué no nos hacéis más encargos? ¿Ni un cuadro? ¿Ni una loa siquiera?
    ¿Es que os creéis agradables tal como sois?

    ¡Tened cuidado! ¡No podéis prescindir de nosotros!
    ¡Ojalá supiéramos cómo atraer
    vuestras miradas hacia nosotros!
    Creednos, señores: hoy seríamos más baratos.
    Pero no podemos regalarles nuestros cuadros y versos.

    Cuando empecé a escribir esto que leéis -¿lo estáis leyendo?-
    me propuse que todos los versos rimaran.
    Pero el trabajo me parecía excesivo, lo confieso a disgusto,
    y pensé: ¿Quién me lo pagará? Decidí dejarlo.

    (1931)


    Canción del comerciante

    Río abajo hay arroz,
    río arriba la gente necesita arroz.
    Si lo guardamos en los silos,
    más caro les saldrá luego el arroz.
    Los que arrastran las barcas recibirán aún menos.
    Y tanto más barato será para mí.
    Pero ¿qué es el arroz realmente?

    ¡Yo qué sé lo que es el arroz!
    ¡Yo qué sé quién lo sabrá!
    Yo no sé lo que es el arroz.
    No sé más que su precio.


    Se acerca el invierno, la gente necesita ropa.
    Es preciso, pues, comprar algodón
    y no darle salida.
    Cuando el frío llegue, encarecerán los vestidos.Las hilanderías pagan jornales excesivos.
    En fin, hay demasiado algodón.
    Pero ¿qué es realmente el algodón?

    ¡Yo qué sé lo que es el algodón!
    ¡Yo qué sé quién lo sabrá!
    Yo no sé lo que es el algodón.
    No sé más que su precio.


    El hombre necesita abundante comida
    y ello hace que el hombre salga más caro.
    Para hacer alimentos se necesitan hombres.
    Los cocineros abaratan la comida,
    pero la ponen cara los mismos que la comen.
    En fin, son demasiado escasos los hombres.
    Pero ¿qué es realmente un hombre?

    ¡Yo qué sé lo que es un hombre!
    ¡Yo qué sé quién lo sabrá!
    Yo no sé lo que es un hombre.
    No sé más que su precio.


    (1930)


    De todos los objetos

    De todos los objetos los que más amo
    son los usados. Las vasijas de cobre con abolladuras y bordes aplastados,
    los cuchillos y tenedores cuyos mangos de madera
    han sido cogidos por muchas manos. Éstas son las formas
    que me parecen más nobles. Esas losas en torno a viejas casas,
    desgastadas de haber sido pisadas tantas veces,
    esas losas entre las que crece la hierba, me parecen objetos felices.

    Impregnados de uso de muchos,
    a menudo transformados, han ido perfeccionando sus formas y se han hecho preciosos
    porque han sido apreciados muchas veces.

    Me gustan incluso los fragmentos de las esculturas
    con los brazos cortados. Vivieron
    también para mí. Cayeron porque fueron trasladadas;
    si las derribaron, fue porque no estaban muy altas.
    Las construcciones casi en ruinas
    parecen todavía proyectos sin acabar,
    grandiosos; sus bellas medidas
    pueden ya imaginarse, pero aún necesitan
    de nuestra comprensión. Y, además,
    ya sirvieron, ya fueron superadas incluso. Todas estas cosas me hacen feliz.

    (1932)


    Loa de la dialéctica

    Con paso firme se pasea hoy la injusticia.
    Los opresores se disponen a dominar otros diez mil años más.
    La violencia garantiza: "Todo seguirá igual."
    No se oye otra voz que la de los dominadores,
    y en el mercado grita la explotación: "Ahora es cuando empiezo."
    Y entre los oprimidos, muchos dicen ahora:
    "Jamás se logrará lo que queremos".

    Quien aún esté vivo no diga "jamás".
    Lo firme no es firme.
    Todo no seguirá igual.
    Cuando hayan hablado los que dominan,
    hablarán los dominados.
    ¿Quién puede atreverse a decir "jamás"?
    ¿De quién depende que siga la opresión? De nosotros.

    ¿De quién que se acabe? De nosotros también.
    ¡Que se levante aquel que está abatido!
    ¡Aquel que está perdido, que combata!
    ¿Quién podrá contener al que conoce su condición?
    Pues los vencidos de hoy son los vencedores de mañana
    y el jamás se convierte en hoy mismo.

    (1932)


    Loa de la duda

    ¡Loada sea la duda! Os aconsejo que saludéis
    serenamente y con respeto
    a aquel que pesa vuestra palabra como una moneda falsa.
    Quisiera que fueseis avisados y no dierais
    vustra palabra demasiado confiadamente.

    Leed la historia. Ved
    a ejércitos invencibles en fuga enloquecida.
    Por todas partes
    se derrumban fortalezas indestructibles,
    y de aquella Armada innumerable al zarpar
    podían contarse
    las naves que volvieron.

    Así fue como un hombre ascendió un día a la cima inaccesible,
    y un barco logró llegar
    al confín del mar infinito.
    ¡Oh hermoso gesto de sacudir la cabeza
    ante la indiscutible verdad!
    ¡Oh valeroso médico que cura
    al enfermo ya desahuciado!

    Pero la más hermosa de todas las dudas
    es cuando los débiles y desalentados levantan su cabeza
    y dejan de creer
    en la fuerza de sus opresores.

    ¡Cuánto esfuerzo hasta alcanzar el principio!
    ¡Cuántas víctimas costó!
    ¡Qué difícil fue ver
    que aquello era así y no de otra forma!
    Suspirando de alivio, un hombre lo escribió un día en el libro del saber.

    Quizá siga escrito en él mucho tiempo y generación tras generación
    de él se alimenten juzgándolo eterna verdad.
    Quizá los sabios desprecien a quien no los conozca.
    Pero puede ocurrir que surja una sospecha, que nuevas experiencias
    hagan conmoverse al principio. Que la duda se despierte.

    Y que, otro día, un hombre, gravemente,
    tache el principio del libro del saber.
    .....................................................................................................
    Instruido
    por impacientes maestros, el pobre oye
    que es éste el mejor de los mundos, y que la gotera
    del techo de su cuarto fue prevista por Dios en persona.
    Verdaderamente, le es difícil
    dudar de este mundo.
    Bañado en sudor, se curva el hombre construyendo la casa en que no ha de vivir.

    Pero también suda a mares el hombre que construye su propia casa.
    Son los irreflexivos los que nunca dudan.
    Su digestión es espléndida, su juicio infalible.
    No creen en los hechos, sólo creen en sí mismos. Los argumentos
    los escuchan con oídos de espía.

    Frente a los irreflexivos, que nunca dudan,
    están los reflexivos, que nunca actúan.
    No dudan para llegar a la decisión. Las cabezas
    sólo las utilizan para sacudirlas. Con aire grave
    advierten contra el agua a los pasajeros de naves hundiéndose.

    Bajo el hacha del asesino,
    se preguntan si acaso el asesino no es un hombre también.
    Tras observar, refunfuñando,
    que el asunto no está del todo claro, se van a la cama.
    Su actividad consiste en vacilar.
    Su frase favorita es: "No está listo para sentencia."
    Por eso, si alabáis la duda,
    no alabéis, naturalmente,
    la duda que es desesperación.

    ¿De qué le sirve poder dudar
    a quien no puede decidirse?
    Puede actuar equivocadamente
    quien se contente con razones demasiado escasas,
    pero quedará inactivo ante el peligro
    quien necesite demasiadas.
    Tú, que eres un dirigente, no olvides
    que lo eres porque has dudado de los dirigentes.
    Permite, por lo tanto, a los dirigidos
    dudar.


    Loa del estudio

    ¡Estudia lo elemental! Para aquellos
    cuya hora ha llegado
    no es nunca demasiado tarde.
    ¡Estudia el "abc"! No basta, pero
    estúdialo. ¡No te canses!
    ¡Empieza! ¡Tú tienes que saberlo todo!
    Estás llamado a ser un dirigente.

    ¡Estudia, hombre en el asilo!
    ¡Estudia, hombre en la cárcel!
    ¡Estudia, mujer en la cocina!
    ¡Estudia, sexagenario!
    Estás llamado a ser un dirigente.

    ¡Asiste a la escuela, desamparado!
    ¡Persigue el saber, muerto de frío!
    ¡Empuña el libro, hambriento! ¡Es un arma!
    Estás llamado a ser un dirigente.

    ¡No temas preguntar, compañero!
    ¡No te dejes convencer!
    ¡Compruébalo tú mismo!
    Lo que no sabes por ti,
    no lo sabes.
    Repasa la cuenta,
    tú tienes que pagarla.
    Apunta con tu dedo a cada cosa
    y pregunta: "Y esto, ¿de qué?"
    Estás llamado a ser un dirigente.

    (1933)


    O todos o ninguno

    Esclavo, ¿quién te liberará?
    Los que están en la sima más honda
    te verán, compañero,
    tus gritos oirán.
    Los esclavos te liberarán.

    O todos o ninguno. O todo o nada.
    Uno sólo no puede salvarse.
    O los fusiles o las cadenas.
    O todos o ninguno. O todo o nada.


    Hambriento, ¿quién te alimentará?
    Si tú quieres pan, ven con nosotros,
    los que no lo tenemos.
    Déjanos enseñarte el camino.
    Los hambrientos te alimentarán.

    O todos o ninguno. O todo o nada.
    Uno sólo no puede salvarse.
    O los fusiles o las cadenas.
    O todos o ninguno. O todo o nada.


    Vencido, ¿quién te puede vengar?
    Tú que padeces heridas,
    únete a los heridos.
    Nosotros, compañero, aunque débiles,
    nosotros te podemos vengar.

    O todos o ninguno. O todo o nada.
    Uno sólo no puede salvarse.
    O los fusiles o las cadenas.
    O todos o ninguno. O todo o nada.


    Hombre perdido, ¿quién se arriesgará?
    Aquel que ya no pueda soportar
    su miseria, que se una a los que luchan
    porque su día sea el de hoy
    y no algún día que ha de llegar.

    O todos o ninguno. O todo o nada.
    Uno sólo no puede salvarse.
    O los fusiles o las cadenas.
    O todos o ninguno. O todo o nada.



    Preguntas a un obrero ante un libro

    Tebas, la de las Siete Puertas, ¿quién la construyó?
    En los libros figuran los nombres de los reyes,
    ¿Arrastraron los reyes los grandes bloques de piedra?
    Y Babilonia, destruida tantas veces,
    ¿quién la volvió a construir otras tantas? ¿En qué casas
    de la dorada Lima vivían los obreros que la construyeron?
    La noche en que fue terminada la Muralla china,
    ¿adónde fueron los albañiles? Roma la Grande
    está llena de arcos de triunfo. ¿Quién los erigió?
    ¿Sobre quiénes triunfaron los Césares? Bizancio, tan cantada,
    ¿tenía sólo palacios para sus habitantes? Hasta en la fabulosa Atlántida,
    la noche en que el mar se la tragaba, los habitantes clamaban
    pidiendo ayuda a sus esclavos.
    El joven Alejandro conquistó la India.
    ¿Él sólo?
    César venció a los galos.
    ¿No llevaba consigo ni siquiera un cocinero?
    Felipe II lloró al hundirse
    su flota. ¿No lloró nadie más?
    Federico II venció en la Guerra de los Siete Años.
    ¿Quién la venció, además?
    Una victoria en cada página.
    ¿Quién cocinaba los banquetes de la victoria?
    Un gran hombre cada diez años.
    ¿Quién pagaba sus gastos?

    Una pregunta para cada historia.

    (1934, del libro "Historias de almanaque", 1939)


    A los hombres futuros

    1

    Verdaderamente, vivo en tiempos sombríos.
    Es insensata la palabra ingenua. Una frente lisa
    revela insensibilidad. El que ríe
    es que no ha oído aún la noticia terrible,
    aún no le ha llegado.

    ¡Qué tiempos estos en que
    hablar sobre árboles es casi un crimen
    porque supone callar sobre tantas alevosías!
    Ese hombre que va tranquilamente por la calle,
    ¿lo encontrarán sus amigos
    cuando lo necesiten?

    Es cierto que aún me gano la vida.
    Pero, creedme, es pura casualidad. Nada
    de lo que hago me da derecho a hartarme.
    Por casualidad me he librado (Si mi suerte acabara, estaría perdido)
    Me dicen: "¡Come y bebe! ¡Goza de lo que tienes!"
    Pero ¿cómo puedo comer y beber
    si al hambriento le quito lo que como
    y mi vaso de agua le hace falta al sediento?
    Y, sin embargo, como y bebo.

    Me gustaría ser sabio también.
    Los viejos libros explican la sabiduría:
    apartarse de las luchas del mundo y transcurrir
    sin inquietudes nuestro breve tiempo.
    Librarse de la violencia,
    dar bien por mal,
    no satisfacer los deseos y hasta
    olvidarlos: tal es la sabiduría.
    Pero yo no puedo hacer nada de esto:
    verdaderamente, vivo en tiempos sombríos.

    2

    Llegué a las ciudades en tiempos del desorden,
    cuando el hambre reinaba.
    Me mezclé entre los hombres en tiempos de rebeldía
    y me rebelé con ellos.
    Así pasé el tiempo
    que me fue concedido en la tierra.

    Mi pan lo comí entre batalla y batalla.
    Entre los asesinos dormí. Hice el amor sin prestarle atención
    y contemplé la naturaleza con impaciencia.
    Así pasé el tiempo
    que me fue concedido en la tierra.

    En mis tiempos, las calles desembocaban en pantanos.
    La palabra me traicionaba al verdugo.
    Poco podía yo. Y los poderosos
    se sentían más tranquilos sin mí. Lo sabía.
    Así pasé el tiempo
    que me fue concedido en la tierra.

    Escasas eran las fuerzas. La meta
    estaba muy lejos aún.
    Ya se podía ver claramente, aunque para mí
    fuera casi inalcanzable.
    Así pasé el tiempo que me fue concedido en la tierra.

    3

    Vosotros, que surgiréis del marasmo
    en el que nosotros nos hemos hundido,
    cuando habléis de nuestras debilidades,
    pensad también en los tiempos sombríos
    de los que os habéis escapado.

    Cambiábamos de país como de zapatos
    a través de las guerras de clases, y nos desesperábamos
    donde sólo había injusticia y nadie se alzaba contra ella.
    Y, sin embargo, sabíamos
    que también el odio contra la bajeza
    desfigura la cara.
    También la ira contra la injusticia
    pone ronca la voz. Desgraciadamente, nosotros,
    que queríamos preparar el camino para la amabilidad
    no pudimos ser amables.
    Pero vosotros, cuando lleguen los tiempos
    en que el hombre sea amigo del hombre,
    pensad en nosotros con indulgencia.

    (1938)


    Canción alemana

    Otra vez se oye hablar de tiempos de grandeza.
    (Ana, no llores.)
    El tendero nos fiará.

    Otra vez se oye hablar del honor.
    (Ana, no llores.)
    No nos queda ya nada en la despensa.

    Otra vez se oye hablar de victorias.
    (Ana, no llores.)
    A mí no me tendrán.

    Ya desfila el ejército que ha de partir.
    (Ana, no llores.)
    Cuando vuelva

    volveré bajo otras banderas.


    Catón de guerra alemán

    PARA LOS DE ARRIBA
    hablar de comida es bajo.
    Y se comprende porque
    ya han comido.

    Los de abajo tienen que irse del mundo
    sin saber lo que es
    comer buena carne.

    Para pensar de dónde vienen
    y a dónde van,
    en las noches hermosas
    están demasiado cansados.

    Todavía no han visto
    el vasto mar y la montaña
    cuando ya su tiempo ha pasado.

    Si los que viven abajo
    no piensan en la vida de abajo,
    jamás subirán.


    EL PAN DE LOS HAMBRIENTOS HA SIDO COMIDO.
    La carne ya ni se huele. En vano
    se ha derramado el sudor del pueblo.
    Los laureles
    han sido talados.

    De las chimeneas de las fábricas de municiones
    sale humo.


    EL PINTOR DE BROCHA GORDA* HABLA DE GRANDES TIEMPOS VENIDEROS
    Los bosques crecen todavía.
    Los campos son fértiles todavía.
    Las ciudades están en pie todavía.
    Los hombres respiran todavía.

    * Adolf Hitler


    EN EL CALENDARIO AÚN NO HA SIDO SEÑALADO EL DÍA.
    Todos los meses, todos los días
    están libres aún. A uno de los días
    le harán una cruz.


    LOS TRABAJADORES GRITAN POR EL PAN.
    Los comerciantes gritan por los mercados.
    Padecía hambre el parado. Ahora
    padece hambre quien trabaja.
    Las manos que colgaban inútiles vuelven a moverse:
    tornean granadas.


    LOS QUE ROBAN LA CARNE DE LA MESA
    predican resignación.
    Aquellos a los que están destinados los dones
    exigen espíritu de sacrificio.
    Los hartos hablan a los hambrientos
    de los grandes tiempos que vendrán.
    Los que llevan la nación al abismo
    afirman que gobernar es demasiado difícil
    para el hombre sencillo.


    LOS DE ARRIBA DICEN: LA PAZ Y LA GUERRA
    son de naturaleza distinta.
    Pero su paz y su guerra
    son como viento y tormenta.
    La guerra nace de su paz
    como el hijo de la madre.
    Tiene
    sus mismos rasgos terribles.
    Su guerra mata
    lo que sobrevive
    a su paz.


    CUANDO EL PINTOR DE BROCHA GORDA HABLA DE PAZ POR LOS ALTAVOCES
    los trabajadores miran el grueso firme
    de las autopistas que están haciendo,
    y ven
    que es para tanques pesados.

    El pintor de brocha gorda habla de paz.
    Irguiendo sus espaldas doloridas,
    las grandes manos apoyadas en cañones
    le escuchan los fundidores.

    Los pilotos de los bombarderos aminoran la marcha de los motores
    y oyen
    hablar de paz al pintor de brocha gorda.

    Los leñadores están a la escucha en los bosques silenciosos,
    los campesinos dejan los arados y se llevan la mano a la oreja,
    se detienen las mujeres que les llevan la comida:
    hay un coche con altavoces en el campo de labor. Por ellos
    se oye al pintor de brocha gorda exigir la paz.


    CUANDO LOS DE ARRIBA HABLAN DE PAZ
    el pueblo llano sabe
    que habrá guerra.

    Cuando los de arriba maldicen la guerra,
    ya están escritas las hojas de movilización.


    LOS DE ARRIBA
    se han reunido en una sala.
    Hombre de la calle:
    escribe tu testamento.


    HOMBRE DE CHAQUETA RAÍDA:
    en las fábricas textiles
    están tejiendo para ti un capote
    que nunca romperás.

    Hombre que vas al trabajo caminando durante horas
    con tus zapatos destrozados: el coche
    que te están fabricando
    llevará una coraza de hierro.

    En tu hogar hace falta un envase de leche
    y estás fundiendo una gran botella, fundidor,
    que no será para la leche. ¿Quién
    beberá en ella?


    ES DE NOCHE
    Las parejas
    van a la cama. Las mujeres jóvenes
    parirán huérfanos.


    EN EL MURO HABÍAN ESCRITO CON TIZA:
    quieren la guerra.
    Quien lo escribió
    ya ha caído.


    LOS DE ARRIBA DICEN:
    éste es el camino de la gloria.
    Los de abajo dicen:
    éste es el camino de la tumba.


    LA GUERRA QUE VENDRÁ
    no es la primera. Hubo
    otras guerras.
    Al final de la última
    hubo vencedores y vencidos.

    Entre los vencidos, el pueblo llano
    pasaba hambre. Entre los vencedores
    el pueblo llano la pasaba también.


    LOS DE ARRIBA DICEN: EN EL EJÉRCITO
    todos somos iguales.
    Por la cocina sabréis
    si es verdad.
    En los corazones
    debe haber el mismo valor. Pero
    en los platos hay
    dos clases de rancho.


    LOS TÉCNICOS ESTÁN
    inclinados sobre las mesas de dibujo:
    una cifra equivocada, y las ciudades del enemigo
    se salvarán de la destrucción.


    DE LAS BIBLIOTECAS
    salen los asesinos.
    Estrechando contra sí a los niños,
    las madres vigilan el cielo con terror
    a que aparezcan en él los descubrimientos de los sabios.


    EN EL MOMENTO DE MARCHAR, MUCHOS NO SABEN
    que su enemigo marcha al frente de ellos.
    La voz que les manda
    es la voz de su enemigo.
    Quien habla del enemigo,
    él mismo es enemigo.


    GENERAL, TU TANQUE ES MÁS FUERTE QUE UN COCHE
    Arrasa un bosque y aplasta a cien hombres.
    Pero tiene un defecto:
    necesita un conductor.

    General, tu bombardero es poderoso.
    Vuelas más rápido que la tormenta y carga más que un elefante.
    Pero tiene un defecto:
    necesita un piloto.

    General, el hombre es muy útil.
    Puede volar y puede matar.
    Pero tiene un defecto:
    puede pensar.


    CUANDO EMPIECE LA GUERRA,
    quizá vuestros hermanos se transformen
    hasta que no se reconozcan ya sus rostros.
    Pero vosotros debéis seguir siendo los mismos.

    Irán a la guerra, no
    como a una matanza, sino
    como a un trabajo serio. Todo
    lo habrán olvidado.
    Pero vosotros no debéis olvidar nada.

    Os echarán aguardiente en la garganta,
    como a los demás.
    Pero vosotros debéis manteneros serenos.


    EL FÜHRER OS DIRÁ: LA GUERRA
    dura cuatro semanas. Cuando llegue el otoño
    estaréis de vuelta. Pero
    vendrá el otoño y pasará,
    vendrá de nuevo y pasará muchas veces, y vosotros
    no estaréis de vuelta.
    El pintor de brocha gorda os dirá: las máquinas
    lo harán todo por vosotros. Sólo unos pocos
    tendrán que morir. Pero
    moriréis a cientos de miles, nunca
    se habrá visto morir a tantos hombres.
    Cuando me digan que estáis en el Cabo Norte,
    y en Italia, y en el Transvaal, sabré
    dónde encontrar un día vuestras tumbas.


    CUANDO EL TAMBOR EMPIECE SU GUERRA,
    vosotros debéis continuar la vuestra.
    Verá ante sí enemigos, pero,
    al volverse, deberá ver también
    enemigos detrás:
    cuando empiece la guerra
    no debe ver sino enemigos en torno.
    Todo aquel que avance
    empujado por los agentes de las S.S.,
    debe avanzar contra él.

    Las botas serán malas, pero aunque fueran
    del mejor cuero, son sus enemigos
    quienes deben marchar dentro de ellas.
    Vuestro rancho será poco, pero aunque fuera abundante,
    no os debe gustar.
    Que los agentes de las S.S. no puedan dormir.
    Que tengan que controlar arma a arma
    para ver si están cargadas. Y que tengan que controlar
    si controlan sus controladores.
    Todo lo que vaya hacia él debe ser destruido, y todo
    lo que venga de él, contra él hay que volverlo.

    Valeroso será quien combata contra él.
    Sabio será quien frustre sus planes.
    Sólo quien le venza salvará a Alemania.

    (1937-38)


    Meditaciones sobre la duración del exilio

    1

    No pongas ningún clavo en la pared,
    tira sobre una silla tu chaqueta.
    ¿Vale la pena preocuparse por cuatro días?
    Mañana volverás.

    No te molestes en regar el arbolillo.
    ¿Para qué vas a plantar otro árbol?
    Antes de que llegue a la altura de un escalón
    alegre partirás de aquí.

    Cálate el gorro si te cruzas con gente.
    ¿Para qué hojear una gramática extranjera?
    La noticia que te llame a tu casa
    vendrá escrita en idioma conocido.

    Del mismo modo que la cal cae de las vigas
    (no te esfuerces por impedirlo),
    caerá también la alambrada de la violencia
    erigida en la frontera
    contra la injusticia.

    2

    Mira este clavo que pusiste en la pared.
    ¿Cuándo crees que volverás?
    ¿Tú quieres saber lo que crees tú en el fondo?
    Día a día
    trabajas por la liberación,
    escribes sentado en tu cuarto.
    ¿Quieres saber lo que piensas de tu trabajo?
    Mira el pequeño castaño en el rincón del patio
    al que un día llevaste una jarra de agua.

    (1939)


    Primavera de 1938

    Hoy, domingo de Resurrección, muy de mañana
    una nevasca azotó de repente la isla.
    Había nieve entre los setos verdes. Mi hijo
    me llevó hasta un albaricoquero pegado a la tapia de la casa
    apartándome de una poesía en la que denunciaba
    a quienes preparaban una guerra que
    al continente, a la isla, a mi pueblo, a mi familia y a mí
    se nos puede tragar. En silencio,
    cubrimos con un saco
    el árbol a punto de helarse.


    Visita a los poetas desterrados

    Cuando, en sueños, entró en la cabaña de los poetas
    desterrados, situada junto a la que habitan
    los maestros desterrados -de ella le llegaron
    risas y discusiones-, apareció en la puerta
    Ovidio y le dijo bajando la voz:
    "Mejor que no te sientes todavía. No has muerto aún. Quién sabe
    si todavía volverás a casa. Y sin que cambie nada
    sino tú mismo." Mas, con una mirada consoladora,
    Po Chu-i se acercó y, sonriendo, dijo: "El rigor
    se lo ha ganado todo el que citó una sola vez la injusticia."
    Y su amigo Tu-fu dijo, tranquilo: "¿Comprendes? El destierro
    no es el lugar donde se olvida la soberbia." Pero, más terrenal,
    se acercó el andrajoso Villon y preguntó: "¿Cuántas
    puertas tiene la casa donde vives?" Y Dante, cogiéndole del brazo,
    le llevó aparte, murmurándole: "Esos versos tuyos
    están llenos de imperfecciones, amigo, piensa
    que todo está contra ti." Y Voltaire le gritó desde lejos:
    "¡Preocúpate del dinero o te matan de hambre!"
    "¡Y mezcla alguna que otra broma!", gritó Heine. "Es inútil",
    gruñó Shakespeare. "Cuando llegó el rey Jacobo
    tampoco yo pude escribir más." "Si llegas al proceso,
    búscate un sinvergüenza de abogado", clamó Eurípides,
    "porque él conocerá los agujeros de la red de las leyes." La carcajada
    duraba todavía, cuando de un oscuro rincón
    llegó un grito: "Eh, tú, ¿también se saben
    de memoria tus versos?" "¿Y se salvarán de la persecución
    los que se los saben?" "Ésos", dijo Dante en voz baja,
    "son los olvidados. No sólo
    los cuerpos, sino también las obras les destruyen."
    Cesaron las risas. Nadie se atrevía a mirar. El recién llegado
    se había puesto pálido.


    1940

    Mi hijo pequeño me pregunta: ¿Tengo que aprender matemáticas?
    ¿Para qué?, quisiera contestarle. De que dos pedazos de pan son más que uno
    ya te darás cuenta.
    Mi hijo pequeño me pregunta: ¿Tengo que aprender francés?
    ¿Para qué?, quisiera contestarle. Esa nación se hunde.
    Señálate la boca y la tripa con la mano,
    que ya te entenderán.
    Mi hijo pequeño me pregunta: ¿Tengo que aprender historia?
    ¿Para qué?, quisiera contestarle. Aprende a esconder la cabeza en la tierra
    y acaso te salves.

    ¡Sí, aprende matemáticas, le digo,
    aprende francés, aprende historia!


    1941

    Huyendo de mis compatriotas
    he llegado a Finlandia. Amigos
    que ayer no conocía disponen camas para mí
    en un cuarto limpio. Por la radio
    oigo las noticias sobre el triunfo de la escoria humana. Con curiosidad
    considero el mapa de la tierra. Arriba, por Laponia,
    hacia el mar Ártico, todavía veo una pequeña puerta.


    El regreso

    Mi ciudad natal, ¿cómo la encontraré?
    Siguiendo los enjambres de bombarderos
    he vuelto a casa.
    ¿Y dónde está mi casa? Allí donde se ven
    las inmensas montañas de humo.
    Aquella que está ardiendo,
    aquélla es.
    Mi ciudad natal, ¿cómo me recibió?
    Van ante mí los bombarderos. Mortales enjambres
    os anuncian mi regreso. Al hijo
    le preceden incendios.


    ¿Qué recibió la mujer del soldado?

    ¿Qué recibió la mujer del soldado
    desde Praga, la vieja capital?
    De Praga recibió un par de zapatos,
    un saludo y zapatos de tacón.
    ..........Eso de Praga recibió.

    ¿Qué recibió la mujer del soldado
    de Varsovia, cruzada por el Vístula?
    Recibió de Varsovia una camisa
    de lino con un hermoso color.
    ..........Eso de Varsovia recibió.

    ¿Qué recibió la mujer del soldado
    desde Oslo, bañada por el Sund?
    De Oslo recibió un cuello de piel,
    un buen regalo de Oslo recibió.
    ..........Eso de Oslo recibió.

    ¿Qué recibió la mujer del soldado
    de la rica ciudad de Rotterdam?
    Un hermoso sombrero recibió
    ¡y qué bien sienta un sombrero holandés!
    ..........Eso de Holanda recibió.

    ¿Qué recibió la mujer del soldado
    desde Bruselas, la bella ciudad?
    De Bruselas, preciosos encajes,
    lo que toda mujer siempre soñó.
    ..........Eso de Bruselas recibió.

    ¿Qué recibió la mujer del soldado
    desde Trípoli, en la Libia lejana?
    De Libia, una cadena y amuletos,
    la cadena de cobre recibió.
    ..........Eso de Libia recibió.

    ¿Qué recibió la mujer del soldado
    desde Rusia, el país interminable?
    El velo de viuda recibio
    de Rusia para ir al funeral.
    ..........Eso de Rusia recibió.

    (De "Schweyk en la Segunda Guerra Mundial", 1942)


    (Sacado de "Bertolt Brecht. Poemas y Canciones", Biblioteca Breve. Alianza Editorial. Madrid, 2001)


    Última edición por Pedro Casas Serra el Miér 17 Abr 2013, 19:06, editado 1 vez
    avatar
    Walter Faila
    Fundador del Foro
    Fundador del Foro

    Cantidad de envíos : 13747
    Fecha de inscripción : 12/04/2009
    Edad : 55
    Localización : Santiago Del Estero

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Walter Faila el Mar 16 Abr 2013, 17:56

    La verdad Pedro, que agitada vida de este artista, y que intensa su producción, te confieso que su poesía, hasta aqui, no me seduce demasiado (para mi gusto,claro está), pero es admirable su faceta revolucionaria desde niño y su agetreo posterior, gracias por traerlo, un abrazo

    Ah, esto es genial, y tan real

    "No te regocijes en su derrota, tú, hombre. Porque aunque el mundo se levante y detenga a los bastardos, la madre que les dio a luz está de nuevo en celo".


    _________________



    Cualquier realidad desmerece lo soñado, pero todos tenemos derecho a nuestros sueños*
    P.Casas Serra¨[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25347
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Mar 16 Abr 2013, 18:37

    Walter: Todo obra de un gran poeta responde a las circunstancias en que fue escrita y a veces las circunstancias vuelven (u otras que se les parecen) y con ellas vuelve la vigencia de su poesía. Bertolt Brecht es un autor muy importante de su época y Pascual me hizo ver que no figuraba representado en este foro y me pidió que lo trajera, cosa que he hecho con mucho gusto. Se trata de un poeta y autor teatral cuya lectura yo diría que es imprescindible dada la influencia que ha tenido en otros autores posteriores.

    Un abrazo.
    Pedro

    avatar
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 39836
    Fecha de inscripción : 13/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Maria Lua el Mar 16 Abr 2013, 18:43

    Gracias, Pedro por este
    trabajo sobre Bertolt Brecht...
    Conozco un poco de su obra
    para el teatro, casi nada de su
    poesía, voy a leer despacio
    lo que dejas...
    Besos
    Maria Lua


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    Te encuentro
    tus huellas son tatuajes en mi corazón
    intensas e inmensas
    como el vino de la pasíón
    y la rosa roja del amor
    eternas y etereas
    como los sortilegios de una Luna Creciente...


    Maria Lua






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







    avatar
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 7477
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 61

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Evangelina Valdez el Mar 16 Abr 2013, 23:22

    Gracias Pedro por presentarlo y a Pascual por sugerirlo.
    En mis años mozos ya conocía de él un poco.

    Besos

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
    avatar
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 24366
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér 17 Abr 2013, 05:31

    Bien, Pedro, mi gratitud por traer a Bertolt Brecht. Mi gratitud por tu trabajo. Este espacio gana contigo.

    En la contraportada del libro "Más de cien poemas" Bertolt Brecht, poesía Hperión, edición bilingüe, dice textualmente: " "Todos mis poemas han sido inspirados por la realidad y en ella tienen fundamento y hacen pie. Los poemas que nacen del aire no me interesan nada", escribe Goethe en septiembre de 1823 a Eckermann. La ocasión, la circustancia es la que, en opinión de muchos, da origen a la poesía. La obra lírica de Brecht es, entodo caso, comparable con la de Goethe en la historia de la litertura alemna, y ello tanto cuantittiva como, sobre todo, culitativamente. Todas las formas poéticas le eran familiares a Brecht desde su juventud. Muchos de sus más de dos mil quinientos poemas, desde Hauspostille/Devocionario doméstico hasta las Bukower Elegien/ Elegías de Buckow, son obras maestras de valor perdurable".

    Lo primero que cayó en mis manos de Brecht fue la inigualable "La ópera de tres centavos". Y luego, de manera sucesiva el resto de las obras teatrales que Pedro cita. Aunque sabía su faceta de poeta y la importancia de su poesía en la Lírica germana yo empecé a leer a Brecht, como poeta, ya bastante tarde. Calculo que sobre el año 1999-2000. Pero no podría precisarlo bien. Pero su poesía, cuando uno se detiene, impresiona. No es difícil ver su calidad excepcional. Está la dificultad de la traducción. Pero ello pasa también con poetas de otras naciones.


    " Cuando en la blanca habitación del hospital de la Charité
    desperté hacia el amanecer
    y escuché a un mirlo, lo supe
    aún mejor. Ya desde hacía tiempo
    había dejado de temer a la muerte, pues nada
    podría faltarme nunca en el supuesto
    de que yo mismo faltase. Ahora,
    para alegrarme, me basta también
    todo canto de mirlo que suene cuando yo no esté"

    (Bertolt Brecht. Más de cien poemas. Hiperión. Madrid 1998. Pág.-351)



    _________________
    PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
    avatar
    Mauricio Rey

    Cantidad de envíos : 6168
    Fecha de inscripción : 20/01/2010
    Edad : 35
    Localización : Santiago del Estero

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Mauricio Rey el Miér 17 Abr 2013, 06:59

    Un gusto enorme conocer más de Bertolt Brecht,conocer su vida para entender sus obras.
    ¡Felicitaciones Pedro por éste trabajo!
    avatar
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 7477
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 61

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Evangelina Valdez el Miér 17 Abr 2013, 17:31

    Volveré para apoyar este post, ahora lo subo.
    Besotes, el deber me llama.
    Chau
    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25347
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Miér 17 Abr 2013, 19:10

    Gracias a todos por vuestro interés. He añadido más poemas a los primeros. Así queda el conjunto más completo. La poesía de Bertolt Brecht impresiona por su sobriedad, su proximidad al hombre y su descarnamiento. Vivió tiempos muy difíciles.

    Un abrazo.
    Pedro
    avatar
    Maria Lua
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 39836
    Fecha de inscripción : 13/04/2009
    Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Maria Lua el Jue 18 Abr 2013, 02:12

    De todos los objetos los que más amo
    son los usados. Las vasijas de cobre con abolladuras y bordes aplastados,
    los cuchillos y tenedores cuyos mangos de madera
    han sido cogidos por muchas manos. Éstas son las formas
    que me parecen más nobles. Esas losas en torno a viejas casas,
    desgastadas de haber sido pisadas tantas veces,
    esas losas entre las que crece la hierba, me parecen objetos felices.



    Gracias, Pedro!
    Sigo leyendo...
    Besos
    Maria Lua


    _________________
    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


    Te encuentro
    tus huellas son tatuajes en mi corazón
    intensas e inmensas
    como el vino de la pasíón
    y la rosa roja del amor
    eternas y etereas
    como los sortilegios de una Luna Creciente...


    Maria Lua






    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







    avatar
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 24366
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 18 Abr 2013, 05:42

    "DE LAS "ELEGÍAS DE BUCKOW"

    - El Jardín

    Junto al lago, escondido entre abetos y álamos plateados,
    protegido por un muro y arbustos, un jardín
    tan sabiamente plantado con flores de temporada
    ue está siempre en flor desde marzo hasta octubre.

    En él me siento muy temprano de vez en cuando
    y me gustaría también yo en todo momento
    en la distintas épocas, buenas, malas,
    mostrar tal o cual cosa agradable.


    - Costumbres, todavía y siempre

    Los platos los colocan con brusquedad
    para que la sopa chapotee.
    Con aguda voz
    resuena la orden: ¡A comer!

    El águila prusiana
    picotea a sus polluelos
    la comida en los picos.


    - Remar, conversaciones

    Atardece. Pasan deslizándose
    dos canoas; en ellas
    dos jovenes desnudos. Mientras reman el uno junto al otro,
    hablan. Mientras hablan,
    reman el uno junto al otro.


    - El humo

    La casita bajo los árboles, junto al lago;
    del tejado sube humo.
    Si faltase,
    qué desconsolados estarían entonces
    casa, árboles y lago.


    - El cambio de rueda

    Estoy sentado en el arcén.
    El conductor cambia la rueda.
    No estoy a gusto allí de donde vengo.
    No estoy a gusto allí hacia donde voy.
    ¿Por qué observo impaciente
    el cambio de la rueda?


    - La solución

    Tras el alzamiento del 17 de junio
    el secretario de la Unión de escritores
    mandó repartir panfletos en la avenida de Stalin
    en los que se leía que el pueblo
    había perdido la confianza del gobierno
    y que sólo redoblando el trabajo
    podría reconquistarla. ¿Pero no sería
    más simple que el gobierno
    disolviera el pueblo
    y que eligiera otro?"

    (cont. ) ( B. Brecht. Más de cien poemas. Hiperión. Págs.- 333-337)



    _________________
    PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
    avatar
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 7477
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 61

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Evangelina Valdez el Vie 19 Abr 2013, 01:25

    [Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

    "PREGUNTAS"

    ¡Escríbeme qué llevas puesto! ¿Es cálido?
    ¡Escríbeme en qué duermes! ¿Es también blando?
    ¡Escríbeme qué aspecto tienes! ¿Sigue siendo el mismo?
    ¡Escríbeme qué echas de menos! ¿Mi brazo?
    ¡Escríbeme cómo te va! ¿Te respetan?
    ¡Escríbeme qué andan haciendo! ¿Tienes bastante valor?
    ¡Escríbeme qué haces tú! ¿Sigue siendo bueno?
    ¡Escríbeme en qué piensas! ¿En mí?
    ¡La verdad es que sólo tengo preguntas para ti!
    ¡Y espero con ansiedad la respuesta!
    Cuando tú estás cansada, nada puedo llevarte.
    Si pasas hambre, no puedo darte de comer.
    Así que estoy como fuera del mundo,
    perdido, como si te hubiese olvidado.

    -----------
    He de volver, necesito releer de nuevo, hay lecturas que hay que repetirlas para captar su esencia.
    Besos y gracias por este posteo

    Uy, olvidé las traducciones:

    Versión de Jesús Munárriz y Jenaro Talens

    avatar
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 24366
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Vie 19 Abr 2013, 04:37

    DE "LAS ELEGÍAS DE BUCKOW" (cont.)

    "- Mala mañana

    El álamo blanco, una belleza localmente conocida,
    hoy una vieja bruja. El lago,
    un charco de aguas fecales, ¡no removerlo!
    Las fucsias bajo la boca de dragón, poco valiosas y vanidosas.
    ¿Por qué?
    Esta noche, en sueños, he visto dedos que me señalaban
    como a un leproso. Estaban deshechos por el trabajo y
    estaban partidos.

    ¡Ignorantes! he gritado
    consciente de mi culpa.


    - Gran época desperdiciada

    He sabido que se estaban construyendo ciudades;
    no he viajado a ellas.
    Eso es algo que pertenece a la estadística, pensaba,
    no a la historia.

    Porque ¿ qué son ciudades, construidas
    sin la abiduria del pueblo?


    - Abetos

    Al amanecer
    los abetos son cobrizos.
    Así los vi
    hace medio siglo
    antes de do guerras mundiales,
    con ojos jovenes.


    - Hace ocho años

    Hubo un tiempo
    en que todo aquí era distinto.
    La carnicera lo sabe.
    El cartero tiene un andar demasiado erguido.
    ¿Y qué era el electricista?


    - Hierro

    En sueños esta noche
    vi una gran tormenta.
    Atacó el andamiaje;
    el caballete de las vigas,
    de hierro, lo echó abajo.
    Pero lo que era de madera
    se dobló y aguantó.


    - Leyendo a Horacio

    Ni siquiera el diluvio
    duró eternamente.
    Acabaron bajando
    las negras aguas.
    ¡Realmente, qué pocos
    han pervivido!


    - Placeres

    La primera mirada por la ventana al levantarse,
    el reencuentro con el viejo libro,
    rostros entusiasmados,
    nieve, el cambio de estciones,
    el periódico,
    el perro,
    la dialéctica,
    ducharse, nadar,
    música aantigua,
    zápatos cómodos,
    comprender,
    música nueva,
    escribir, plantar,
    viajar,
    caantar, ser amable."

    (B. Brecht. Más de cien poemas. Hiperión. Págs.- 337-343)






    _________________
    PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25347
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Vie 19 Abr 2013, 11:09

    Me han gustado mucho los poemas que has dejado, Pascual. Aquí, Bertolt Brech se nos hace más cercano. Gracias.

    Un abrazo.
    Pedro
    avatar
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 24366
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Vie 19 Abr 2013, 19:44

    Gracias, Pedro. Por el comentario. Pero sobre todo por haber asumido la iniciativa y la responsabilidad de conducir a un autor de la talla de Bertolt Brecht. Según transquibía sus poemas esta mañana venían a mi cabeza los autores de habla no hispana que más he leído y que han contituído para mí una referencia:

    - WALT WHITMAN ( 1819/1892)
    (ahora contaré una anécdota sobre la primera vez que lo leí)

    - MAYAKOVSKY (1893/1930)
    - BERTOLT BRECHT (1898/1956)
    - NAZIM HIKMET (1902/1963)
    - PAUL ELUARD (1895/1952)

    Y, aunque de lengua hispana,

    - PABLO NERUDA (1904/1973) ( aunque no creo que haya influído mucho en mí)

    La anécdota : LA PRIMERA VEZ QUE LEÍ A WALT WHITMAN casi me caigo de "culo" - perdonad la vulgaridad-. No entendí nada... Es más no entendía como a Hojas de Hierba se le podía llamar poesía. Con el paso del tiempo me percaté de mi error. Ahora lo tengo al alcance de mis manos. Es más, no entiendo cómo entonces pude pensar así. Pero claro, las personas cambiamos, afortunadmente.


    _________________
    PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
    avatar
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 24366
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Sáb 20 Abr 2013, 06:46

    "Preguntas de um obrero lector

    ¿Quién construyó Tebas, la de las siete puertas?
    En los libros figuran los nombres de los reyes.
    ¿Arrastraron los reyes los bloques de piedra?
    Y la varias veces destruída Babilonia,
    ¿quién la reconstruyó otras tantas? ¿En qué casas
    de la Lima que resplandecía de oro vivían los obreros de la
    - - - / construcción?
    ¿A dónde fueron, la noche en que se acabó la muralla china,
    los albañiles? La gran Roma
    está llena de arcos de triunfo. ¿Quién los erigió? ¿Sobre quién
    triunfaron los césares? ¿ Tenía Bizancio, tan cantada,
    sólo palacios para sus habitantes? Incluso en la fabulosa
    - - - / Atlántida
    clamaban en la noche en que se la tragó el mar
    los que se ahogarían llamando a sus esclavos.

    El joven Alejandro conquistó la India.
    ¿Él solo?
    César venció a los galos.
    ¿No llevaba con él un cocinero al menos?
    El español Felipe lloró cuando su flota
    se hundió. ¿Sólo él lloraba?
    Federico II venció en la Guerra de los siete años. ¿quién
    venció además de él?

    Cada página una victoria.
    ¿Quién cocinó el banquete de la victoria?
    Cada diez años un gran hombre.
    ¿Quién pagó los gastos?

    Tantos relatos,
    tantas preguntas"

    (Bertolt Brecht Más de cien poemas. Hiperión. Págns.-193-195)


    _________________
    PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
    avatar
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 24366
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 21 Abr 2013, 05:21

    La referencia que puse anteriormente incluyendo las fechas de esos poetas tenía un sentido. Quería hablar, aunque fuera someramente. del Surrealismo; del Futurismo, del Realismo social e incluso del Romanticismo tardío. Lo voy a tener muy complicado. Aunque ya tenía borradores sobre todo ello, ayer por la mañana Conchita, la madre de Josefina, se cayó y se fracturó la cadera. Ello va a exigir una atención doble y un incremento de las responsabilidades. No quiero comenzar algo para después no poderlo seguir adecuadamente. Queda, por tanto, pendiente. Es algo que creo puede interesar al dar una visión de la evolución de los movimientos artísticos, en general y poéticos particularmente.


    _________________
    PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
    avatar
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 24366
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 21 Abr 2013, 05:39

    "TERCETOS SOBRE EL AMOR

    ¡Mira aquellas grullas formando un amplio arco!
    Las nubes que les acompañan
    ya se fueron con ellas cuando huían

    de una vida a otra vida.
    A la misma altura y con la misma prisa
    ambas parentan estar unas junto a las otras.

    Que la grulla con la nube comparta así
    el hermoso cielo que por breve tiempo surcan,
    que por consiguiente ninguna permanezca aquí más tiempo,

    y que no vea más que el balanceo
    de la otra en el viento, que ambas sientan
    que ahora van juntas en su vuelo.

    Aunque el viento quisiera raptarlas hacia la nada,
    sólo si no perecen y se demoran
    durante ese tiempo nada podrá tocarlas,

    durante ese tiempo se las puede expulsar de cualquier sitio
    donde amenacen lluvias o resuenen disparos.
    Así balos los dicos poco diferenciados de la luna y el sol

    siguen volando, a merced por completo las unas de las otras.
    ¿A dónde vais?
    - - - - - - - Hacia ninún lugar.

    ¿De qué huís?
    - - - - - - - De todos-

    Preguntáis ¿cuánto tiempo llevan juntas?
    Desde hace poco.

    ¿Y cuándo se separarán?
    - - - - - - - - - - - - Muy pronto.
    Así también el amor a los amantes les parece un apoyo."

    (B. Brecht. ´Más de cien poemas. Hiperión. Págs.-143-145)


    _________________
    PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
    avatar
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 24366
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 22 Abr 2013, 05:56

    Pequeña introducción al poema "LA CANCIÓN DE MADRE CORAJE":

    "MADRE CORAJE Y SUS HIJOS" es una de las piezas teatrales fundamentales de Bertolt Brecht, que la escribió durante u exilio en Suecia y antes de escapar a EEUU vía Finlandia y a través de Rusia.
    Aunque fue estrenada en Zurich en 1941 el autor la revisó antes de su reestreno en Berlín, en 1949, con música de Paul Dessau.
    La obra tiene como argumento las peripecias de ANNA FIERLING ("Madre Coraje") durante la guerra de los 30 años entre Católicos y Protestantes. En ella, y gracias a la astucia, el personaje central de la obra consigue sortear las diferencias entre ambos bandos. Pero ello tiene un costo: la perdida de su tres hijos (Eilif; Schweizerkas y Catalina).
    La obra es un intenso alegato antibelicista y un claro exponente de la posición intelectual del autor frente a la ascensión del nazismo y la invasión de Polonia por Hitler en 1939.

    "La Canción de Madre coraje


    Señor Capitán, que descanse el tambor
    y que paren tus soldados de a pie:
    Madre Coraje llega con zapatos
    en los que correría mucho mejor.
    Con sus pulgas y demás animales,
    con su carga, cañones y atelaje,
    si quieres que marchen a la muerte
    querrán tener buenos zapatos.
    "Llega la primavera. ¡Despierta ya, cristiano!
    Se derrite la nieve y descansan los muertos.
    Pero lo que no h muerto todavía,
    ahora se pone en marcha"


    Señor Capitán, tus gentes no marchan
    sin una salchicha a la muerte.
    Deja que Coraje primero les cure
    con vino las penas del cuerpo y el alma.
    Cañones sobre estómagos vacíos
    señor Capitán, eo no es sano
    pero si están saciados, toma mi bendición
    y llévalos al abismo infernal.
    "Llega la primavera. ¡Despierta ya, cristiano!
    Se derrite la nieve y descansan lo muertos.
    Pero lo que no ha muerto todavía,
    ahora se pone en marcha."


    Alguno pretendía tener algo
    que para alguno ni siquiera existe;
    se quería cavar un escondite, el muy listo,
    y sólo se cavó una fosa temprana.
    A más de uni vi escapar a toda prisa
    en busca de un sitio tranquilo;
    cuando en él yazga, podrá preguntarse
    por qué tenía tanta prisa.
    "llega l primavera. ¡Despierta ya, cristiano!
    Se derrite la nieve y descansan los muertos.
    Pero lo que no ha muerto todavía,
    ahora se pone en marcha".


    ¡Desde Ulm a Metz, de Metz a Moravia!
    ¡Madre Coraje está siempre con ellos!
    La guerra alimentará a su hombre,
    él sólo necesita plomo y pólvora.
    De plomo sólo no puede vivir,
    de pólvora tampoco, ¡necesita gente!
    Tenéis que alistaros al regimiento;
    ¡si no, lo echan! ¡ Venid hoy mismo!
    "Llega la primavera. ¡Despierta ya, cristiano!
    Se derrite la nieve y descansan los muertos.
    Pero lo que no ha muerto todavía,
    ahora se pone en marcha".


    Con su suerte y sus peligros
    la guerra se prolonga un poco:
    la guerra dura ya cien años
    el hombre de a pie no saca nada.
    ¡Su comida es basura, sus ropas harapos!
    La mitad de u soldada la rob el regimiento
    pero aún puede suceder algún milagro:
    ¡la campaña todavía no ha acabado!
    "Llega la primavera. ¡Despierta ya, cristiano!
    Se derrite la nieve y descansan los muertos.
    Pero lo que no ha muerto todavía,
    ahora se pone en marcha"."

    (Bertolt Brecht. Más de cien poemas. Hiperión, Págs.-245.249. La introducción obtenida sobre todo de Wikipedia)


    _________________
    PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
    avatar
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 24366
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Sáb 04 Mayo 2013, 18:10

    No parece que Bertolt Brecht haya tenido mucha aceptación. En realidad su lenguaje poético - el realismo social- hace tiempo que cayó en desuso, con críticas más o menos afortunadas. Bertolt Brecht, además, sería considerado como un dramaturgo excepcional, siendo su importancia lírica menor.
    Pese a ello creo que debo seguir exponiendo algunos poemas.

    El siguiente poema es, posiblemente, el más extenso poema escrito por Bertolt Brecht. Es una extrapolación poética de "El manifiesto" de Carlos Marx. Hoy, uno y otro manifiestos, podrían parecernos extemporáneos. Creo que no se puede hablar de Bertolt Brecht sin insistir en su filiación comunista. Y sobre la conveniencia o no de su pensamiento lo dejo al pensamiento de cada lector. Parece obvio que , en su doctrina básica, el comunismo no ha sido capaz de conciliar igualdad/libertad. Y que, además , en su nombre han actuado asesinos del tamaño de Stalin. A cada uno le corresponde , sin embargo, hacer análisis sobre la idoneidad o no de las ideas que en un momento se defendieron.

    El poema, por su extensión, lo iré exponiendo en fases en días sucesivos. Gracias


    Última edición por Pascual Lopez Sanchez el Dom 05 Mayo 2013, 05:11, editado 2 veces


    _________________
    PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
    avatar
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 24366
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Sáb 04 Mayo 2013, 18:24

    "El manifiesto


    I

    Las guerras destruyen el mundo, y un fantasma recorre,

    grande y visible, las ruinas, y no sólo lo parió la guerra.

    También durante la paz fue avistado, y era terrible para los

    - - / poderosos

    pero amigable con los niños del barrio. En las cocinas pobres

    a menudo miraba, moviendo la cabeza, lleno de ira, los

    - - / pucheros medio vacíos.

    Con frecuencia acompañaba a los agotados ante las minas y los

    - - / astilleros.

    A los amigos los visita en la cárcel, a menudo pasando sin permiso.

    Incluso es visto por las oficinas , y en los auditorios

    se le escucha. A veces se coloca un casco de acero,

    se sube a tanques gigantescos y vuela con bombarderos mortíferos.

    Habla muchas lenguas distintas, todas. Y calla en muchas.

    Huesped de honor, en chabolas se sienta; alarma de los chalets,

    vino a cambiarlo todo y a quedarse para siempre; su nombre es

    COMUNISMO" ( cont.)


    _________________
    PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
    avatar
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 24366
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Sáb 04 Mayo 2013, 20:48

    "Sobre él falsedades oís de los enemigos, de los amigos

    habéis oído falsedades. Esto es lo que los clásicos dicen:

    Si leéis la historia, leeréis acerca de los hechos de grandes

    - - / personajes;

    de sus estrellas, que suben y caen, de movimientos de tropas;

    también del esplendor y decadencia de los imperios. Pero los

    - - / grandes

    maestros de la duda buscan en los viejos libros otras cosas

    y enseñan que la historia es l historia de la

    LUCHA DE CLASES. Pues ven a los pueblos divididos en clases

    y en lucha en su interior: esclavos, plebeyos, equites, patres;

    artesanos, campesinos y nobles; buergueses luego y proletarios

    manteniendo en marcha el gigantesco hogar, se plantan con

    - - / cuchillos

    propios y ajenos el uno contra el otro en luchas gigantescas.

    Dándole la vuelta valientemente, los maestros añaden así a la

    - - / historia

    de las clases dominantes la historia de las clases dominadas"

    (Cont.)


    _________________
    PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
    avatar
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 24366
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 05 Mayo 2013, 10:25

    "Tratan a las clases dominantes de otras épocas de manera distinta,

    a los patricios romanos de otra que a los grandes de España.

    A los burgueses de las antiguas ciudades no como a los burgueses

    - - / de las nuevas.

    Aquí una clase utiliza con habilidad al gran déspota,

    allí la despótica multitud de sus gabinetes; una se sirve más

    de guerras sangrientas y otra de contratos astutos

    según la situación del país y el especial carácter de sus

    - - / habitantes.

    Pero los gobernantes hacen lo que siempre hacen por el poder

    y hacen lo que hacen en lucha con los gobernados.

    Los pueblos masacran a otros pueblos, pero detrás del frente de

    - - / batalla

    hay otras batallas que arrasan en silencio, dirigiendo las

    - - / primeras.

    Los ejércitos romanos atacan el lejano y gélido Ponto

    mientras en la hogareña Roma la plebe guerrea con los patricios.

    Los alemanes luchan contra los franceses, pero las ciudades

    - - / alemanas,

    aliadas con el Kaiser alemán, combaten mientras tanto a los

    - - / príncipes alemanes.

    Si la paz del burgo une a las clases enemigas contra el enemigo

    exterior por auténtica necesidad o por trampa creada de modo

    - - / artificial,

    ay, la victoria que ambas conquistaron tan sólo una la obtiene:

    ella regresa victoriosa y la otra hace sonar las campanas,

    le guisa el banquete y le construye la columna de la victoria.

    Más profundas y duraderas que las guerras de los pueblos

    que decriben los libros, son las luchas de clases,

    tanto en guerra abierta como oculta, y no por las ciudades del

    - - / enemigo

    sino por las ciudades propias, acabando sólo con el derrocamiento

    o el hundimiento conjunto de las clases en lucha."

    (Cont.)


    _________________
    PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
    avatar
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 24366
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar 07 Mayo 2013, 20:19

    "Así surgió pues lo que ahora se acaba, la época del burgués:

    de dueño sólo de su cuerpo, pasó a burgués del pueblo cercado.

    El pueblo cercado se hizo luego ciudad y tras la seguridad de los

    - - / muros

    florecieron los gremios. Los muros no retienen las telas

    y el comercio despierta al país amodorrado. En la costa

    las ciudades portuarias construyen barcos que alcanzan nuevas

    - - / orillas,

    circunvalan diligentes África y con valor llegan a América.

    Y el descubrimiento del mercado chino, del mercado de las Indias

    - - / orientales y del Nuevo

    Mundo, y con ello la acumulación de dinero y de mercancias

    ponen en marcha las industrias y surge con fuerza

    de la sociedad feudal el nuevo dominador, el burgués"

    (cont.)


    _________________
    PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
    avatar
    Evangelina Valdez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 7477
    Fecha de inscripción : 24/07/2009
    Edad : 61

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Evangelina Valdez el Miér 08 Mayo 2013, 05:15

    Leyendo la secuencia de este maravilloso trabajo, gracias Pedro, Gracias Pascual, así se hace patria.
    Besos.
    Ah Pascual, tus aportes son de calidad.
    Besos a ambos.
    avatar
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 24366
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér 08 Mayo 2013, 05:34

    Esta madrugada no puedo continuar, Evangelina. Estoy terminando de ordenar la exposicón que tengo que hacer en la sesión clínica de esta mañana. Va sobre el dolor - tan frecuente y tan deconocido-.
    Un beso


    _________________
    PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
    avatar
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 24366
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 09 Mayo 2013, 05:16

    "La manufactura desborda al artesano . Aún cuelgan durante

    - - / mucho tiempo

    la llave dorada y el huso, pero los maestros de los gremios

    poco tienen ya que enseñar, pues mucho del trabajo

    antaño repartido entre los gremios, ahora lo reparte el dueño

    - - / de la manufactura

    en su propio taller, que es mayor. Aún crecen insacibles

    los mercados. Pronto tampoco la manufactura satisfce ya

    la demanda, el vapor y las máquinas nuevamente le dan la vuelta

    a todo y al dueño de la manufactura le desplaza

    el gran industrial, patrón de trabajadores y financiero,

    nuestro burgués moderno. Exhaustivamente muestran los maestros

    cómo la gran industria mecanizada creó el mercado mundial

    y cómo el mercado mundial volvió a animar a la gran industria

    hasta que el gran promotor de la industria destacó, poderoso,

    y la burguesía conquistó la primacía en el estado.

    Nuestra fuerza estatal atiende con pompa y con púrpura

    sólo a los negocios de la burguesía, como un voluntarioso comité.


    Y resultó una dura e impaciente señora.

    De frente férrea y férreo talón, pisoteó el podrido idilio

    - - / silencioso

    del patriarcado, desgarró los viejos y multicolores

    lazos feudales, trenzados entre protegidos y protectores,

    sin tolerar más lazos entre personas que el desnudo interés

    del pago en metálico. "Noble actitud", "caballerosidad" y

    "siervos leales", "amor a la patria", "honrado oficio",

    "servicio a la causa" y "vocación íntima", todo lo regó

    con su férreo chorro de cálculo. La dignidad humana la malvende

    como valor de cambio, colocando con brutalidad sólo la libertad

    - - / de comercio

    en lugar de las muchas sagradas y escritas libertades.

    Siempre hubo explotación a escondidas, naturalmente;

    ahora se volvió abierta y sin vergüenza alguna se practicó.

    A cura y juez y médico y poeta e investigador, los mira entonces

    con piadoso respeto, los contrata como trabajadores suyos

    a sueldo y manda al médico los enfermos como clientes

    y él vende su receta, y el cura vende su bendición.

    El juez, guardián de la propiedad, venal reparte el derecho.

    Lo que los penadores pensasteis como arados, los comerciantes

    - - / lo vendéis

    frío como cañones. Hambriento, enaltece el artista con rápidos

    pinceles ennoblecedores el rostro de la burguesía y, experto

    en recursos, masajea por dinero el fláccido ánimo de la dama.

    Satisfecha, la burguesía transforma a poetas y pensadores

    y convierte todos en sus cómplices pagados. El templo del saber

    lo convierte en bolsa, incluso el sagrado hogar familiar

    lo convierte en picadero de los pocos sagrados usureros"

    (cont.)



    _________________
    PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
    avatar
    Pedro Casas Serra
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 25347
    Fecha de inscripción : 24/06/2009
    Edad : 69
    Localización : Barcelona

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pedro Casas Serra el Jue 09 Mayo 2013, 17:37

    Gracias, Pascual, por los textos poéticos tan interesantes de Bertolt Brecht que vas insertando.

    Un abrazo.
    Pedro
    avatar
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 24366
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Sáb 11 Mayo 2013, 13:21

    "Claro que, ¿qué nos importan las piramides y los viaductos de

    - - / Roma,

    la catedral de Colonia, la migración de los pueblos, la invasión

    - - / de los hunos y las cruzadas

    a nosotros, que hemos visto edificios y trenes gigantescos como

    - - / los que

    hace esa clase que todo lo transforma, que siempre y por doquier

    trastoca sin descanso lo que creó, y vive de esa transformación?

    Modifica de continuo maquinaria y productos,

    extrae del aire y del agua fuerzas nunca sospechadas,

    crea nuevas materias, jamás vistas sobre la tierra.

    (Tres veces se cambia un sexo la tela del vestido.

    Distinto se siente en la mano el mango del cuchillo y del tenedor,

    una y otra vez. Siempre sobre nuevas construcciones caen nuestros

    - - / ojos).

    Y transforma a la gente, empuja hacia las fábricas a los campesinos

    y empuja a los artesanos en manadas hacia confines nuevos y

    - - / salvajes.

    Done excavaen busca de mineral emergen pueblos y ciudades,

    muertos y despoblados de inmediato cuando emigra. Riqueza

    - - / más rápida

    jamás vieron esas regiones, pero aún vieron más rápida

    - - / la pobreza"

    (Cont.)


    _________________
    PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
    avatar
    Pascual Lopez Sanchez
    Administrador-Moderador
    Administrador-Moderador

    Cantidad de envíos : 24366
    Fecha de inscripción : 29/06/2009
    Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Dom 12 Mayo 2013, 11:28

    "Aunque siempre fue la conservación del modo de producción

    asunto de las clases dominantes, ésta fue la primera que hizo

    de la transformación isma el "sine qua non" de la sociedad.

    Construyendo edificios elevados sobre tierra eternamente

    - - / temblorosa,

    no temiendo más que al orín y al moho, viola a diario

    toda jurisdicción de las relaciones, toda moral consolidada.

    Tala todo lo gremial, todo lo bendecido lo profana.

    Sin sonén se yerguen las gentes inseguras sobre el suelo rodante,

    obligadas, por fin, a contemplar con ojos sobrios su existencia.


    Pero todo esto no sucede en una sola región o en dos

    pues una angustiosa necesidad de dar salida a las mercancias

    - - / acumuladas

    hace avanzar sin descanso a la burguesía por toda

    la esfera terrestre, y en todas partes tiene que estar fisgando,

    plantando, instalándose, por todas partes se anudan sus pegajosos

    - - / hilos.

    Hace cosmopolitas el consumo y producción de bienes.

    En todas partes y en ninguna está su casa. Destruye ricos

    - - / oficios

    de artes locales tradicionales, trayendo la materia prima

    de los países más remotos. Sus fábricas están al servicio

    de antojos y necesidades, producidos en climas de otros países.

    La febriles mercancías escalan los altos paso de montaña entre

    - - / nubes.

    Podrida está la milenaria barrera fronteriza; la echan abajo y

    - - / la pisotean.

    BARATO es su contraseña. ¡Pero la anciana aquella! ¿Vienen

    los curas, para maldecir el sacrilegio? No, vienen a comprar.

    ¡Y las paredes aquellas! ¡Jamás expugnadas! Astutos agentes

    bombardean con balas de suave algodón las murallas chinas

    sonriendo, y las barren. Desaparecen montañas. Se aproximan islas.

    El pueblo necesita al pueblo, convence el comerciante. Bienes del´

    - - / espíritu

    se transforman en bienes comunes, dice el sabio. Ansiosos

    - - / devoran

    investigadores celulares de Roma la última fórmula de Princetown.

    Sigue escribiendo la mano japonesa cuando la danesa se para.

    Todos juntos, los investigadores del mundo trazan la imagen del

    - - mundo.

    La poesía es ahora para el mundo la poesía de los pueblos

    - - / aislados."

    (cont.)



    _________________
    PASCUAL LOPEZ SANCHEZ

    Contenido patrocinado

    Re: Bertolt Brecht

    Mensaje por Contenido patrocinado


      Fecha y hora actual: Dom 24 Sep 2017, 21:31