Aires de Libertad

www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 705303 mensajes en 36723 argumentos.

Tenemos 1286 miembros registrados.

El último usuario registrado es frasesdemujer.

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 37 usuarios en línea: 7 Registrados, 0 Ocultos y 30 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Alejandro Guardiola, Carlos Justino Caballero, cecilia gargantini, Chambonnet Gallardo, Juan Martín, Maria Lua, Ramón Carballal


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Miér 17 Mayo 2017, 04:10.

Septiembre 2017

LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

DÁMASO ALONSO

Comparte
avatar
helena

Cantidad de envíos : 6891
Fecha de inscripción : 12/05/2009

DÁMASO ALONSO

Mensaje por helena el Sáb 27 Jun 2009, 12:48

DÁMASO ALONSO
(generación del 27)

Poeta e historiador español, nació y murió en Madrid (1898 -1990)
Su principal aportación a las letras es una impresionante actividad filológica que lo llevó a dirigir la Real Academia Española entre 1968 y 1982 y a recibir el Premio Cervantes en 1978.
Licenciado en Derecho y Filosofía y Letras, fue crítico literario, editor de clásicos, antólogo y traductor. Perteneció a la Academia de la Historia y fue Doctor Honoris Causa y conferencista en varias universidades europeas y americanas.
Su obra poética se encuadra en «Poemas puros», «Poemillas de la ciudad», «El viento y el verso, «Hijos de la ira», «Hombre y Dios», «Gozos de la vista» y «Duda y amor sobre el Ser Supremo».

Traigo aquí un soneto muy bello y adecuado para este foro con aires de libertad

LIBERTAD

Qué hermosa eres, libertad. No hay nada
que te contraste. ¿Qué? Dadme tormento.
Más brilla y en más puro firmamento
libertad en tormento acrisolada.

¿Que no grite? ¿Mordaza hay preparada?
Venid: amordazad mi pensamiento.
Grito no es vibración de ondas al viento:
grito es conciencia de hombre sublevada.

Qué hermosa eres, libertad. Dios mismo
te vio lucir, ante el primer abismo
sobre su pecho, solitaria estrella.

Una chispita del volcán ardiente
tomó en su mano. Y te prendió en mi frente,
libre llama de Dios, libertad bella…

Dámaso Alonso



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Última edición por HELENA el Sáb 27 Jun 2009, 12:57, editado 1 vez
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: DÁMASO ALONSO

Mensaje por Maria Lua el Sáb 27 Jun 2009, 12:54

Bellísimo soneto de
DÁMASO ALONSO...
Gracias, Helena, no lo conocía...
Te dejé mensaje en el foro de videos...
Besos, amiga
Maria Lua


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
helena

Cantidad de envíos : 6891
Fecha de inscripción : 12/05/2009

Maria Lua

Mensaje por helena el Sáb 27 Jun 2009, 13:00

Querida amiga, antes de leer el mensaje que anuncias
en el foro de vídeos, me sigo preguntando si tienes
el don de la ubicuidad...

Gracias por todo!

Besos
Helena


Última edición por HELENA el Sáb 27 Jun 2009, 13:11, editado 1 vez
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: DÁMASO ALONSO

Mensaje por Maria Lua el Sáb 27 Jun 2009, 13:07

HELENA escribió:Querida amiga, antes de leer el mensaje que anuncias
en el foro de vídeos, me sigo preguntando si tienes
el don de la ubicidad...

Gracias por todo!

Besos
Helena

Querida Helena...
tengo el don del insomnio... jajaja
y me gusta tenerlo...
besos
Maria Lua


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
helena

Cantidad de envíos : 6891
Fecha de inscripción : 12/05/2009

Maria Lua

Mensaje por helena el Sáb 27 Jun 2009, 13:15

Yo también tengo algo de eso,
pero tú, insisto, tienes una mágica ubicuidad
que te permite entrar en todos los foros
al mismo tiempo...

Ya me contarás cómo lo has conseguido.

Besos
Helena
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: DÁMASO ALONSO

Mensaje por Maria Lua el Jue 08 Abr 2010, 23:59

SUEÑO DE LAS DOS CIERVAS

1

¡Oh terso claroscuro del durmiente!
Derribadas las lindes, fluyó el sueño.
Sólo el espacio.

Luz y sombra, dos ciervas velocísimas,
huyen hacia la fontana de aguas frescas,
centro de todo.

¿Vivir no es más que el roce de su viento?
Fuga del viento, angustia, luz y sombra:
forma de todo.

Y las ciervas, las ciervas incansables,
flechas emparejadas hacia el hito,
huyen y huyen.

El árbol del espacio. (Duerme el hombre)
Al fin de cada rama hay una estrella.
Noche: los siglos.


2

...El árbol del espacio. Duerme el hombre.
Al fin de cada rama hay una estrella.
Noche: los siglos.

Duerme y se agita con terror: comprende.
Ha comprendido, y se le eriza el alma.
¡Gélido sueño!

Huye el gran árbol que florece estrellas,
huyen las ciervas de los pies veloces,
huye la fuente.

¿Por qué nos huyes, Dios, por qué nos huyes?
Tu veste en rastro, tu cabello en cauda,
¿dónde se anegan?

¿Hay un hondón, bocana del espacio,
negra rotura hacia la nada, donde
viertes tu aliento?

Ay, nunca formas llegarán a esencia,
nunca ciervas a fuente fugitiva.
¡Ay, nunca, nunca!


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: DÁMASO ALONSO

Mensaje por Maria Lua el Jue 08 Abr 2010, 23:59

VIENTO DE NOCHE

El viento es un can sin dueño,
que lame la noche inmensa.
La noche no tiene sueño.
Y el hombre, entre sueños, piensa.

Y el hombre sueña, dormido,
que el viento es un can sin dueño,
que aúlla a sus pies tendido
para lamerle el ensueño.

Y aun no ha sonado la hora.

La noche no tiene sueño:
¡alerta, la veladora!


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: DÁMASO ALONSO

Mensaje por Maria Lua el Vie 09 Abr 2010, 00:00

MADRIGAL DE LAS ONCE

Desnudas han caído
las once campanadas.

Picotean la sombra de los árboles
las gallinas pintadas
y un enjambre de abejas
va rezongando encima.

La mañana
ha roto su collar desde la torre.

En los troncos, se rascan las cigarras.

Por detrás de la verja del jardín,
resbala,
quieta,
tu sombrilla blanca.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: DÁMASO ALONSO

Mensaje por Maria Lua el Vie 09 Abr 2010, 00:00

LOS CONTADORES DE ESTRELLAS

Yo estoy cansado.
Miro
esta ciudad
-una ciudad cualquiera-
donde ha veinte años vivo.

Todo está igual.
Un niño
inútilmente cuenta las estrellas
en el balcón vecino.

Yo me pongo también...
Pero él va más deprisa: no consigo
alcanzarle:
Una, dos, tres, cuatro,
cinco...

No consigo
alcanzarle: Una, dos...
tres...
cuatro...
cinco...


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: DÁMASO ALONSO

Mensaje por Maria Lua el Vie 09 Abr 2010, 00:00

EL NIÑO Y LA COMETA

El niño se sonreía
-mano inhábil, ojo atento­
y la cometa en el viento
(su corazón) se cernía.
Ave, cometa, de un día
su corazón soñoliento.
Pues el corazón quería
huir -pero no podía,
pero no sabía­ al viento.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: DÁMASO ALONSO

Mensaje por Maria Lua el Vie 09 Abr 2010, 00:10

ROSALÍA TIENE QUINCE AÑOS

Quince almendros en flor, tus quince años.
¡Qué blancura el paisaje de tu alma!
Blanca como la nieve, cual la hoja
de papel en que escribo: toda blanca.

Todo es blanco: año nuevo y álbum nuevo;
yo escribo para ti blancas palabras.
Me rodea lo blanco, todo en blanco
como si fuera en una gran nevada.

¡Quince arbolillos tienes, Rosalía!
Y el viento viene, y los acariciaba...
Ya nieva el mundo flores, flores, flores;
ya nieva flores, blancas, blancas, blancas.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: DÁMASO ALONSO

Mensaje por Maria Lua el Vie 09 Abr 2010, 00:11

MADRIGAL DE LAS ONCE

Desnudas han caído
las once campanadas.

Picotean la sombra de los árboles
las gallinas pintadas
y un enjambre de abejas
va rezumbando encima.

La mañana
ha roto su collar desde la torre.

En los troncos, se rascan las cigarras.

Por detrás de la verja del jardín,
resbala,
quieta,
tu sombrilla blanca.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: DÁMASO ALONSO

Mensaje por Maria Lua el Vie 09 Abr 2010, 00:12

GOTA PEQUEÑA, MI DOLOR

Gota pequeña, mi dolor.
La tiré al mar.
Al hondo mar.
Luego me dije: ¡A tu sabor
ya puedes navegar!

Más me perdió la poca fe...
La poca fe
de mi cantar.
Entre onda y cielo naufragué.

Y era un dolor inmenso el mar.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: DÁMASO ALONSO

Mensaje por Maria Lua el Vie 09 Abr 2010, 00:14

CANCIONCILLA

Otros querrán mausoleos
donde cuelguen los trofeos,
donde nadie ha de llorar,

y yo no los quiero, no
(que lo digo en un cantar)
porque yo

morir quisiera en el viento,
como la gente de mar
en el mar.

Me podrían enterrar
en la ancha fosa del viento.

Oh, qué dulce descansar
ir sepultado en el viento
como un capitán del viento
como un capitán del mar,
muerto en medio de la mar.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: DÁMASO ALONSO

Mensaje por Maria Lua el Vie 09 Abr 2010, 00:15

Amor

¡Primavera feroz! Va mi ternura
por las más hondas venas derramada,
fresco hontanar, y furia desvelada,
que a extenuante pasmo se apresura.

¡Oh qué acezar, qué hervir, oh, qué premura
de hallar, en la colina clausurada,
la llaga roja de la cueva helada,
y su cura más dulce, en la locura!

¡Monstruo fugaz, espanto de mi vida,
rayo sin luz, oh tú, mi primavera,
mi alimaña feroz, mi arcángel fuerte!

¿Hacia qué hondón sombrío me convida,
desplegada y astral, tu cabellera?
¡Amor. amor, principio de la muerte!


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
helena

Cantidad de envíos : 6891
Fecha de inscripción : 12/05/2009

MARIA LUA

Mensaje por helena el Vie 09 Abr 2010, 01:16

Muchas gracias, querida amiga,
por tus aportaciones en este hilo.
Son poemas muy bellos.
Un besos cariñoso
Helena
avatar
Andrea Diaz

Cantidad de envíos : 2183
Fecha de inscripción : 10/01/2010
Edad : 44
Localización : donde me encuentren...(Argentina)

Re: DÁMASO ALONSO

Mensaje por Andrea Diaz el Jue 29 Abr 2010, 04:57

no conocia a damaso alonso, bellisimas poesias por lo que veo, gracias helena..
avatar
helena

Cantidad de envíos : 6891
Fecha de inscripción : 12/05/2009

ANDREA DÍAZ

Mensaje por helena el Sáb 24 Jul 2010, 00:10

Gracias, Andrea. Perdona la tardanza
en contestarte, pero entro poco en el
foro y este tema estaba ya muy alejado.

Un beso
Helena
avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: DÁMASO ALONSO

Mensaje por Samara Acosta el Jue 02 Jun 2011, 02:03

Este poema no puede faltar aquí... La Alcuza (del árabe جرة kūz que significa jarra) es un recipiente empleado como utensilio de cocina para almacenar y administrar el aceite (denominado más ampliamente como aceitera).
Uso no culinario.- Recipiente con aceite de nuez o de aceite de colza empleado por el dorador para dosificar la cantidad antes de sentar bien el pan de oro en las esculturas o pinturas.



"Mujer con alcuza"

¿Adónde va esa mujer,
arrastrándose por la acera,
ahora que ya es casi de noche,
con la alcuza en la mano?

Acercaos: no nos ve.
Yo no sé qué es más gris,
si el acero frío de sus ojos,
si el gris desvaído de ese chal
con el que se envuelve el cuello y la cabeza,
o si el paisaje desolado de su alma.

Va despacio, arrastrando los pies,
desgastando suela, desgastando losa,
pero llevada
por un terror
oscuro, por una voluntad
de esquivar algo horrible.

Sí, estamos equivocados.
Esta mujer no avanza por la acera
de esta ciudad,
esta mujer va por un campo yerto,
entre zanjas abiertas, zanjas antiguas, zanjas recientes,
y tristes caballones,
de humana dimensión, de tierra removida,
de tierra
que ya no cabe en el hoyo de donde se sacó,
entre abismales pozos sombríos,
y turbias simas súbitas,
llenas de barro y agua fangosa y sudarios harapientos
/del color de la desesperanza.

Oh sí, la conozco.
Esta mujer yo la conozco: ha venido en un tren,
en un tren muy largo;
ha viajado durante muchos días
y durante muchas noches:
unas veces nevaba y hacía mucho frío,
otras veces lucía el sol y remejía el viento
arbustos juveniles
en los campos en donde incesantemente estallan
/extrañas flores encendidas.
Y ella ha viajado y ha viajado,
mareada por el ruido de la conversación,
por el traqueteo de las ruedas
y por el humo, por el olor a nicotina rancia.
¡Oh!:
noches y días,
días y noches,
noches y días,
días y noches,
y muchos, muchos días,
y muchas, muchas noches.

Pero el horrible tren ha ido parando
en tantas estaciones diferentes,
que ella no sabe con exactitud ni cómo se llamaban,
ni los sitios,
ni las épocas.

Ella
recuerda sólo
que en todas hacía frío,
que en todas estaba oscuro,
y que al partir, al arrancar el tren
ha comprendido siempre
cuán bestial es el topetazo de la injusticia absoluta,
ha sentido siempre
una tristeza que era como un ciempiés monstruoso
/que le colgara de la mejilla,
como si con el arrancar del tren le arrancaran
/el alma,
como si con el arrancar del tren le arrancaran
/innumerables margaritas, blancas cual su alegría
/infantil en la fiesta del pueblo,
como si le arrancaran los días azules, el gozo
/de amar a Dios y esa voluntad de minutos
/en sucesión que llamamos vivir.
Pero las lúgubres estaciones se alejaban,
y ella se asomaba frenética a las ventanillas,
gritando y retorciéndose,
sólo
para ver alejarse en la infinita llanura
eso, una solitaria estación,
un lugar
señalado en las tres dimensiones del gran espacio
/cósmico
por una cruz
bajo las estrellas.

Y por fin se ha dormido,
sí, ha dormitado en la sombra,
arrullada por un fondo de lejanas conversaciones,
por gritos ahogados y empañadas risas,
como de gentes que hablaran a través de mantas
/bien espesas,
sólo rasgadas de improviso
por lloros de niños que se despiertan mojados
/a la media noche,
o por cortantes chillidos de mozas a las que
/en los túneles les pellizcan las nalgas,
... aún mareada por el humo del tabaco.

Y ha viajado noches y días,
sí, muchos días,
y muchas noches.
Siempre parando en estaciones diferentes,
siempre con un ansia turbia, de bajar ella también,
/de quedarse ella también,
ay,
para siempre partir de nuevo con el alma desgarrada,
para siempre dormitar de nuevo en trayectos
/inacabables.

... No ha sabido cómo.
Su sueño era cada vez más profundo,
iba cesando,
casi habían cesado por fin los ruidos
/a su alrededor:
sólo alguna vez una risa como un puñal que brilla
/un instante en las sombras,
algún chillido como un limón agrio que pone
/amarilla un momento la noche.
Y luego nada.
Sólo la velocidad,
sólo el traqueteo de maderas y hierro
del tren,
sólo el ruido del tren.

Y esta mujer se ha despertado en la noche,
y estaba sola,
y ha mirado a su alrededor,
y estaba sola,
y ha comenzado a correr por los pasillos del tren,
de un vagón a otro,
y estaba sola,
y ha buscado al revisor, a los mozos del tren,
a algún empleado,
a algún mendigo que viajara oculto bajo un asiento,
y estaba sola,
y ha gritado en la oscuridad,
y estaba sola,
y ha preguntado en la oscuridad,
y estaba sola, y ha preguntado
quién conducía,
quién movía aquel horrible tren.
Y no le ha contestado nadie,
porque estaba sola,
porque estaba sola.
Y ha seguido días y días,
loca, frenética,
en el enorme tren vacío,
donde no va nadie,
que no conduce nadie.

... Y esa es la terrible,
la estúpida fuerza sin pupilas,
que aún hace que esa mujer
avance y avance por la acera,
desgastando la suela de sus viejos zapatones,
desgastando las losas,
entre zanjas abiertas a un lado y otro,
entre caballones de tierra,
de dos metros de longitud,
con ese tamaño preciso
de nuestra ternura de cuerpos humanos.
Ah, por eso esa mujer avanza (en la mano, como
/el atributo de una semidiosa, su alcuza),
abriendo con amor el aire, abriéndolo con
/delicadeza exquisita,
como si caminara surcando un trigal en granazón,
sí, como si fuera surcando un mar de cruces, o
/un bosque de cruces, o una nebulosa de cruces,
de cercanas cruces,
de cruces lejanas.

Ella,
en este crepúsculo que cada vez se ensombrece más,
se inclina,
va curvada como un signo de interrogación,
con la espina dorsal arqueada
sobre el suelo.
¿Es que se asoma por el marco de su propio cuerpo
/de madera,
como si se asomara por la ventanilla
de un tren,
al ver alejarse la estación anónima
en que se debía haber quedado?
¿Es que le pesan, es que le cuelgan del cerebro
sus recuerdos de tierra en putrefacción,
y se le tensan tirantes cables invisibles
desde sus tumbas diseminadas?
¿O es que como esos almendros
que en el verano estuvieron cargados de demasiada
/fruta,
conserva aún en el invierno el tierno vicio,
guarda aún el dulce álabe
de la cargazón y de la compañía,
en sus tristes ramas desnudas, donde ya ni se posan
/los pájaros?

*****

El poema "Mujer con alcuza" está dedicado al poeta Leopoldo Panero, amigo fraternal de Dámaso Alonso. Su génesis nos la explica el propio Alonso con estas palabras:
"Este poema, quizá el más divulgado de Hijos de la ira, se llamó en su versión original "La superviviente". No sé si la historia de su origen real mejorará o estropeará la comprensión: en mi casa entró a servir Carmen, una criada muy vieja (honradísima, inocentísima), que permaneció con nosotros poco tiempo, porque un día se nos despidió: ella sentía mucho dejarnos, pero no tenía otro remedio, porque le había escrito "su señora", que la necesitaba.

En nuestras conversaciones con ella habíamos visto su total desamparo: no tenía familia alguna, todos sus parientes se habían ido muriendo, se le habían muerto también sus amistades. Estaba sola. No tenía más que aquella "señora", "su señora", a la que había servido durante muchos años. Carmen le había hecho servicios de gran confianza (había salvado todas las joyas de "su señora", que tuvo consigo ocultas durante toda nuestra guerra civil).
Carmen desapareció de nuestra vida hasta que un día nos enteramos de que había muerto en un asilo de ancianos, en Murcia. La señora, "su señora", la había despedido por una pequeñísima falta (que no la había oído una noche cuando la llamó a altas horas para que la atendiera).
En mi poema, claro, el largo viaje en un tren que se va vaciando es el símbolo de la vida de esta mujer, y, en cierto modo, de todo hombre, porque, para todos, la vejez es un vaciarse de compañía, de ilusión y de sentido del vivir.
La ocasión, la anécdota que dio el primer impulso hacia el poema se olvida pronto. El símbolo se hace más vago y se amplía: esa mujer puede representar lo mismo a un ser humano que a toda la Humanidad; en un sentido distinto podría aplicarse muy bien a España (y así lo han hecho algunos críticos." (Poemas escogidos. Selección y notas del autor. Editorial Gredos. Madrid, 1969. Colección Antología Hispánica; págs. 196-197).

"El título mismo del poema, "Mujer con alcuza" -escribe Miguel J. Flys-, aparte de identificar a un personaje real, está cargado de significación: la alcuza podrían considerarse como el emblema de la humanidad que, si por un lado representa las necesidades de la vida diaria (el fuego y el alimento), expresa también la imagen simbólica de la sabiduría (el poeta mismo lo insinúa: "en la mano, como el atributo de una semidiosa, su alcuza", verso 142).
En rápida sucesión, el poeta nos dibuja el escenario poético, dividido en tres planos: real (el caminar cansado por la ciudad), simbólico (el paso por un inmenso cementerio) y alegórico (el viaje en el tren). La unidad temática se mantiene gracias a varios puntos de contacto entre los planos (por ejemplo, las estaciones del tren se convierten en tumbas) y a su fusión total en la última parte del poema (versos 131-147). El poema se abre y se cierra con un signo de interrogación, simbólico también de la vida humana. La parte central lo constituye la alegoría de la vida como viaje en un tren."
Miguel J. Flys ha señalado, asimismo (págs 51-52), la temática existencial que encierran los versos de "Mujer con alcuza":

El miedo a la muerte:... llevada
por un terror
oscuro,
por una voluntad
de esquivar algo horrible.
(versos 13-17)

La náusea existencial:mareada por el ruido de la
/conversación,
por el traqueteo de las ruedas
y por el humo, por el olor a
/nicotina rancia.
(versos 40-42)

La injusticia absoluta:ha comprendido siempre
cuán bestial es el topetazo de
/la injusticia absoluta.
(versos 60-61)

El deseo de la muerte:
Siempre parando en estaciones
/diferentes,
siempre con un ansia turbia,
/de bajar ella también,
de quedarse ella también,
(versos 89-90)

La soledad radical:y estaba sola
(véase el fragmento, versos
105-130)

La negación de Dios:en el enorme tren vacío,
donde no va nadie,
que no conduce nadie.
(versos 128-130)

Lo absurdo de la vida
..
Y esa es la terrible
humana: la estúpida fuerza sin pupilas,
que aún hace que esa mujer
avance y avance por la acera,



avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: DÁMASO ALONSO

Mensaje por Samara Acosta el Mar 31 Ene 2012, 00:22

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


no tengo tiempo para todo, pero me da pena ver abandonado a Damaso, no pongo tilde por que él no la ponia en su firma.

Contenido patrocinado

Re: DÁMASO ALONSO

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Dom 24 Sep 2017, 21:31