Aires de Libertad

www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 710494 mensajes en 36893 argumentos.

Tenemos 1292 miembros registrados.

El último usuario registrado es RafaelaDeroy.

Últimos temas

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 21 usuarios en línea: 2 Registrados, 1 Ocultos y 18 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Lluvia Abril, Walter Faila


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Miér Mayo 17, 2017 4:10 am.

Noviembre 2017

LunMarMiérJueVieSábDom
  12345
6789101112
13141516171819
20212223242526
27282930   

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Mahmud Darwish

Comparte
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Vie Nov 23, 2012 5:50 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]



Para nuestra patria cautiva, la libertad de morir consumida de amor
(Mahmud Darwish)






Mahmud Darwish



Mahmud Darwish, en árabe محمود درويش (Al-Birwa 13 de marzo de 1941 - Houston 9 de agosto de 2008), en ocasiones transcrito en español como Mahmud Darwix y en otros idiomas como Mahmoud Darwish o Mahmoud Darwich, fue considerado el poeta nacional palestino y uno de los más célebres literatos árabes contemporáneos, nacido cerca de Acre el 13 de marzo de 1941 y fallecido en Houston (Estados Unidos) el 9 de agosto de 2008.

En su trabajo, Palestina se convirtió en una metáfora de la pérdida del Edén, el nacimiento y la resurrección, así como la angustia por el despojo y el exilio. El poeta Naomi Shihab Nye ha comentado sobre el trabajo de Darwish: "Darwish es el respiro esencial del pueblo palestino, el testigo elocuente del exilio y la pertenencia..."



Biografía



Darwish fue el segundo de ocho hijos (cinco niños y tres niñas) de una familia originaria de la aldea de Al-Birwa, a 12 km de Acre, durante el Mandato Británico de Palestina que hoy es Israel. La aldea fue destruida por el ejército israelí en 1948 y la familia Darwish se exilió en el Líbano, donde residió durante un año, tras lo cual volvió a entrar clandestinamente en el territorio del recién creado Estado de Israel, estableciéndose en la aldea galilea de Dair al-Asad y luego en la de Al-Yadida. Mahmud repartió sus estudios primarios, pues, entre el Líbano, estas dos aldeas y una tercera, Kafr Yasif, donde huyó su familia tras ser descubierta su residencia ilegal en Al-Yadida. En esta última completó su educación secundaria.

Tras acabar la secundaria ingresó en el Partido Comunista de Israel, trabajando como coeditor de su revista Al-Fayr (الفجر, La Aurora), al tiempo que empezaba a publicar poesía en el diario Al-Yadid (الجديد, El Nuevo), del que llegó a ser también editor, y la revista Al-Ittihad (الاتحاد, La Unidad).

Entre 1961 y 1970 fue arrestado en numerosas ocasiones por las autoridades israelíes a causa de sus escritos y de su actividad política contra lo que en la práctica supone la ocupación de Palestina. Finalmente, salió del país hacia Moscú, desde donde iría a El Cairo primero y luego a Beirut. Allí ingresaría en la Organización para la Liberación de Palestina (OLP), trabajando en sus secciones de investigación y publicaciones. Darwish fue miembro del comité ejecutivo de la OLP (se le consideraba internacionalmente el «ministro de Cultura» de un futuro Estado palestino) hasta su dimisión a raíz de su discrepancia con los Acuerdos de Oslo (1993). Un texto suyo se convirtió en la declaración de independencia del Estado de Palestina proclamada por Yasser Arafat en 1988.[1]

Vivió entre París y Túnez a raíz de la invasión israelí del Líbano (1982), y empezó a dirigir la revista literaria Al-Karmel (الكرمل, El Carmelo) y presidió la Liga de Escritores y Periodistas Palestinos. En 1996 regresó brevemente, por primera vez desde su marcha al exilio, a su Galilea natal, con el fin de visitar a su madre. Vivió entre Ammán y Ramala desde ese año, y siguió dirigiendo Al-Karmel.

En 2002, durante el asedio del Ejército israelí a la ciudad de Ramala, Darwish recibió la visita de una delegación del Parlamento Internacional de Escritores, presidida por el novelista norteamericano Russell Banks y compuesta, entre otros, por los premios Nobel José Saramago y Wole Soyinka.

Igualmente, su testimonio como víctima lúcida de los conflictos de nuestro tiempo ha sido recogido por Jean-Luc Godard en el film Notre musique (2004).

En 2006, Mahmud Darwish visitó España, donde leyó su poesía en Cosmopoética (Córdoba) y en la Residencia de Estudiantes (Madrid).

Falleció el 9 de agosto de 2008 en un hospital del estado americano de Texas, tras una operación a corazón abierto.







[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Última edición por Maria Lua el Lun Ene 06, 2014 10:26 am, editado 5 veces


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Vie Nov 23, 2012 5:52 pm

HOMENAJE A LAS VÍCTIMAS DE GAZA

MAHMUD DARWISH



CADÁVERES ANÓNIMOS



Cadáveres anónimos.

Ningún olvido los reúne,

Ningún recuerdo los separa...

Olvidados en la hierba invernal

Sobre la vía pública,

Entre dos largos relatos de bravura

Y sufrimiento.

“¡Yo soy la víctima!”. “¡No, yo soy

la única víctima!”. Ellos no replicaron:

“Una víctima no mata a otra.

Y en esta historia hay un asesino

Y una víctima”. Eran niños,

Recogían la nieve de los cipreses de Cristo

Y jugaban con los ángeles porque tenían

La misma edad... huían de la escuela

Para escapar de las matemáticas

Y la antigua poesía heroica. En las barreras,

Jugaban con los soldados

Al juego inocente de la muerte.

No les decían: dejad los fusiles

Y abrid las rutas para que la mariposa encuentre

A su madre cerca de la mañana,

Para que volemos con la mariposa

Fuera de los sueños, porque los sueños son estrechos

Para nuestras puertas. Eran niños,

Jugaban e inventaban un cuento para la rosa roja

Bajo la nieve, detrás de dos largos relatos

De bravura y sufrimiento.

Luego escapaban con los ángeles pequeños

Hacia un cielo límpido.



Del poemario: La ta´tadhir ´ammâ fa´alta (No pidas perdón) (2004)


Traducción del árabe:

María Luisa Prieto


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Vie Nov 23, 2012 5:54 pm



MAHMUD DARWISH

EL CIPRÉS SE HA TRONCHADO



El ciprés se ha tronchado cual alminar

Y se ha dormido

De camino a la austeridad de su sombra,

Verde, oscura,

Tal cual. Nadie sufre ningún mal.

Los coches han pasado, rápidos, sobre sus ramas.

El polvo ha cubierto los cristales...

El ciprés se ha tronchado pero

La paloma no ha dejado su nido público

En una casa vecina.

Dos pájaros migratorios han volado sobre sus alrededores

Y se han intercambiado algunos símbolos.

Una mujer ha preguntado a su vecina:

¿Has visto pasar una tempestad?

Ella ha respondido: no, ni una apisonadora...

El ciprés se ha tronchado.

Los que han pasado por sus ruinas han dicho:

Tal vez se haya cansado del descuido,

O esté caduco porque es grande cual jirafa,

Tan vacío de sentido como una escoba,

Y no da sombra a los enamorados.

Un niño ha dicho: yo lo he dibujado perfectamente,

Su silueta es fácil. Una niña ha dicho:

El cielo hoy está incompleto porque el ciprés se ha tronchado.

Un joven ha dicho: el cielo hoy está completo

Porque el ciprés se ha tronchado.

Y yo me he dicho:

No hay misterio ni evidencia,

El ciprés se ha tronchado, eso es todo,

El ciprés se ha tronchado.



Traducción del árabe:
María Luisa Prieto


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Vie Nov 23, 2012 5:55 pm

PARA NUESTRA PATRIA



Para nuestra patria,

Próxima a la palabra divina,

Un techo de nubes.

Para nuestra patria,

Lejana de las cualidades del nombre,

Un mapa de ausencia.

Para nuestra patria,

Pequeña cual grano de sésamo,

Un horizonte celeste... y un abismo oculto.

Para nuestra patria,

Pobre cual ala de perdiz,

Libros sagrados... y una herida en la identidad.

Para nuestra patria,

Con colinas cercadas y desgarradas,

Las emboscadas del nuevo pasado.

Para nuestra patria cautiva,

La libertad de morir consumida de amor.

Piedra preciosa en su noche sangrienta,

Nuestra patria resplandece a lo lejos

E ilumina su entorno...

Pero nosotros en ella

Nos ahogamos sin cesar.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Vie Nov 23, 2012 5:58 pm

TENGO LA SABIDURÍA DEL CONDENADO A MUERTE


Tengo la sabiduría del condenado a muerte:

No tengo cosas que me posean.

He escrito mi testamento con mi sangre:

“¡Confiad en el agua, moradores de mis canciones!”.

He dormido ensangrentado y coronado con mi mañana...

He soñado que el corazón de la tierra era mayor que

Su mapa

Y más claro que sus espejos y mi cadalso.

He creído que una nube blanca me

Ascendía,

Como si yo fuera una abubilla con el viento por alas.

Y al alba, la llamada del sereno

Me despierta de mi sueño y de mi lenguaje:

Vivirás en otro cadáver.

Modifica tu último testamento.

Se ha retrasado la fecha de la segunda ejecución.

¿Hasta cuándo?, pregunto.

Esperaré a que mueras más.

No tengo cosas que me posean, respondo,

He escrito mi testamento con mi sangre:

“¡Confiad en el agua,

moradores de mis canciones!”

Y yo, aunque fuera el último,

Encontraría las palabras suficientes...

Cada poema es un cuadro.

Pintaré ahora para las golondrinas

El mapa de la primavera,

para los que pasan por la acera, el azufaifo

y para las mujeres el lapislázuli...

El camino me llevará

Y yo le llevaré a hombros

Hasta que las cosas recobren su imagen

Verdadera,

Luego oiré lo genuino:

Cada poema es una madre

Que busca a su hijo en las nubes,

Cerca del pozo de agua.

“Hijo, te daré el relevo.

Estoy encinta”.

Cada poema es un sueño.

He soñado que soñaba.

Me llevará y le llevaré

Hasta que escriba la última línea

En el mármol de la tumba:

“Me he dormido para volar”.

Y llevaré al Mesías zapatos de invierno

Para que camine como los demás

Desde lo alto de la montaña hasta el lago.



(Publicado en el periódico Al-Hayat el 31-X-2003)





[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Lun Nov 26, 2012 7:46 am

EN EL LARGO ÉXODO TE AMO MÁS




En el largo éxodo te amo más. Dentro de poco

cerrarás la ciudad. Yo no tengo corazón en tus manos ni

camino que me lleve. En el largo éxodo te amo más.

El granado de nuestro honor, después de tu pecho, ha perdido su savia. Leves son las palmeras,

las colinas, nuestras calles en el crepúsculo

y la tierra cuando se despide de su tierra. Leves son las palabras

y los cuentos sobre las escaleras de la noche. Pero mi corazón es pesado.

Déjalo allí, aullando en torno a tu casa y llorando los bellos días.

No tengo más patria que ella. Al partir te amo más.

Vacío el alma de las últimas palabras: te amo más.

Al partir, las mariposas guían nuestras almas. Al partir

nos acordamos de un botón de la camisa perdido y olvidamos

la corona de nuestros días. Recordamos el olor del sudor con perfume de melocotón y olvidamos

la danza de los caballos en la noche de bodas. Al partir

nos igualamos al pájaro, nos apiadamos de nuestros días y nos contentamos con poco.

Me basta de ti el puñal dorado que hacía danzar mi corazón moribundo.

Mátame lentamente y diré: te amo más de lo que

dije antes del gran éxodo. Te amo. Nada me causa dolor,

ni el aire ni el agua ni la albahaca en tu mañana ni

el lirio en tu tarde me causa dolor después de este éxodo.

___________________________________


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Lun Nov 26, 2012 7:49 am

SOY YUSUF, PADRE



Soy Yusuf, padre.

Mis hermanos no me quieren,

no me desean entre ellos, padre.

Me agreden, me lanzan piedras e insultos.

Quieren que muera para hacerme un panegírico.

Me han cerrado la puerta de tu casa,

me han echado del campo,

han envenenado mis uvas

y han destrozado mis juguetes.

Cuando la brisa ha acariciado mi pelo al pasar,

me han envidiado y se han revuelto contra mí y contra ti.

¿Qué les he hecho yo, padre?

Las mariposas se han posado sobre mis hombros,

las espigas se han inclinado hacia mí

y los pájaros han volado sobre mis manos.

¿Qué he hecho yo, padre,

y por qué yo?

Tú me has llamado Yusuf

Y ellos me han arrojado al pozo y han acusado al lobo.

Y el lobo es más clemente que mis hermanos,

padre. ¿Acaso he ofendido a alguien cuando he dicho que

he visto once astros, el sol y la luna, y que los he visto

prosternados ante mí?









En árabe y cantado

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Lun Nov 26, 2012 7:52 am

PASAPORTE

(1970)


No me han reconocido en las sombras que
difuminan mi color en el pasaporte.
Mi desgarrón estaba expuesto
al turista amante de postales.
No me han reconocido… Ah, no prives
de sol a la palma de mi mano,
porque el árbol
me conoce…
Me conocen todas las canciones de la lluvia,
no me dejes empalidecer como la luna.

Todos los pájaros que ha perseguido
la palma de mi mano a la entrada del lejano aeropuerto,
todos los campos de trigo,
todas las cárceles
todas las tumbas blancas
todas las fronteras
todos los pañuelos que se agitaron,
todos los ojos
estaban conmigo, pero ellos
los borraron de mi pasaporte.

¿Despojado de nombre, de pertenencia,
en una tierra que ha crecido con mis propias manos?
Job ha llenado hoy el cielo con su grito:
¡no hagáis de mí un ejemplo otra vez!

Señores, señores profetas,
no preguntéis su nombre a los árboles,
no preguntéis por su madre a los valles:
de mi frente se escinde la espada de la luz,
y de mi mano brota el agua del río.
Todos los corazones del hombre… son mi nacionalidad:
¡retiradme el pasaporte!



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Lun Nov 26, 2012 7:56 am

Para nuestra patria cautiva, la libertad de morir consumida de amor (Mahmud Darwish)





--------------------------------------------------------------------------------


LA NIÑA / EL GRITO

En la playa hay una niña, la niña tiene familia

Y la familia una casa.

La casa tiene dos ventanas y una puerta...

En el mar, un acorazado se divierte cazando a los que caminan

Por la playa: cuatro, cinco, siete

Caen sobre la arena. La niña se salva por poco,

Gracias a una mano de niebla,

Una mano no divina que la ayuda. Grita: ¡Padre!

¡Padre! Levántate, regresemos: el mar no es como nosotros.

El padre, amortajado sobre su sombra, a merced de lo invisible,

No responde.

Sangre en las palmeras, sangre en las nubes.

La lleva en volandas la voz más alta y más lejana de

La playa. Grita en la noche desierta.

No hay eco en el eco.

Convierte el grito eterno en noticia

Rápida que deja de ser noticia cuando

Los aviones regresan para bombardear una casa

Con dos ventanas y una puerta.

Ramala, agosto del 2006.


--------------------------------------------------------------------------------



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Lun Nov 26, 2012 8:00 am

Homenaje a Mahmud Darwish en Ramala



La poesía del autor de 'Estado de sitio' se dirige también a los israelíes, recordándoles que el horror del Holocausto no justifica que hoy sometan a los palestinos a un régimen de 'apartheid' en su propia tierra
Juan Goytisolo 15 MAR 2011
Archivado en:Mahmud Darwish Opinión Poesía Territorios palestinos Política exterior Israel Oriente próximo Geopolítica Literatura Eventos Asia Relaciones exteriores Política Cultura Sociedad Recomendar en Facebook 3 Twittear 0 Enviar a LinkedIn 0

Enviar a Tuenti Enviar a Menéame Enviar a Eskup
Enviar

Guardar

Imprimir
Como escribí en el prólogo a la edición española de Desde Palestina, publicada hace una quincena de años, "una aproximación a la obra poética de Mahmud Darwish (1941-2008) por parte del lector foráneo requiere una serie de acotaciones previas. Su doble condición de poeta árabe y palestino le sitúa ab initio en un terreno escabroso y a primera vista reacio al cultivo de la expresión estética. ¿Se puede vivir y ejercer el delicado y aleatorio oficio de poeta cuando uno se halla en el mismísimo centro del ciclón? El vendaval de la Historia que, desde el fin de la II Guerra Mundial, devasta uno tras otro a los Estados árabes de Oriente Próximo y ha barrido del mapa a un país entero, convirtiendo a sus hijos en un pueblo de refugiados e ilotas en el ámbito de su propia tierra, ¿permite acaso a los poetas y escritores palestinos otra temática que la evocación obsesiva de la diáspora y humillación de sus hermanos y la defensa de una causa por la que, contra toda esperanza inmediata, militan?".

Su trayectoria vital fue la de quien sufrió precozmente las heridas incurables de la Historia
La tentación reductivista de la poesía como arma de combate contra la opresión y la injusticia acechó a Mahmud Darwish a lo largo de su vida sin que sucumbiera a ella ni rebajara un punto el nivel de su labor creadora. El poeta debía contender no sólo con esto sino también con una tradición retórica y acartonada contra la que se alzaron ya las voces más significativas de la Nahda [renacimiento cultural árabe]. Zafarse a la vez del peso de una herencia inmovilizada por el culto de su propia grandeza y de la exposición visceral de unos sentimientos patrióticos justamente ofendidos o de una ideología embebida en los valores del progresismo occidental del pasado siglo constituía un desafío al que Mahmud Darwish se enfrentó con éxito para elaborar una expresión poética personal y auténtica, cuya emoción perdura más allá de las vicisitudes históricas que la originaron. Como dice el poeta en una de sus obras más significativas, Memoria para el olvido, en su evocación de los horrores del cerco de Beirut por el ejército israelí y de la soledad de los sitiados: "Los círculos literarios árabes se han acostumbrado a suscitar la polémica en torno a la poesía cada vez que estalla una nueva guerra. Se trata de nuestra tradición cultural: aunamos inexcusablemente ardor bélico y estro poético". (...)

La lectura de Estado de sitio del poeta asediado primero en Beirut y luego en Ramala no tiene desperdicio y mantiene por desdicha una vivísima actualidad. La evocación de Gaza, convertida desde 2007 en mera "entidad hostil" y bloqueada por tierra, mar y aire aun después de la devastadora Operación Plomo Fundido de diciembre de 2009, responde al apremio del momento y afecta a cuantos conocemos la miseria y frustración de los habitantes de la franja.

El entusiasmo suscitado por los Campeonatos Mundiales o Africanos de Fútbol contrastaba con el silencio de la calle árabe, reflejo del de sus Gobiernos. En los años ochenta y noventa del pasado siglo, como nos recuerda Darwish "todo lo que afectaba a Palestina provocaba en las calles tristeza, gritos e ira. (...) Hoy, sin embargo, los gobernantes compiten tratando de sobornar a la opinión pública para que renuncie a ese lugar de consenso (...). Sí, el fútbol ocupa el lugar que antes ocupaba Palestina. ¡Arda la calle de ira!".

La trayectoria vital del poeta fue la de quien sufrió precozmente las heridas incurables de la Historia: su condena brutal a un desarraigo perpetuo. Si la literatura, como dijo bellamente Pavese, "es una defensa contra las ofensas de la vida", su estrategia defensiva se enriqueció paulatinamente, desde la publicación juvenil de sus poemas de cárcel en su patria ocupada por Israel hasta el admirable Es una canción, es una canción, con una intensidad humana y poética que ha transformado su obra militante en algo que trasciende la militancia revolucionaria y la arrima a esa misteriosa carga profética que impregna la obra del poeta árabe del siglo X Mutanabbi: paso a paso, su rigor moral alcanza una incuestionable dimensión estética.

La historia amarga de las últimas décadas halla en el poeta la voz del "solitario en la multitud" del que nos habla el místico andalusí Ibn Arabi, esa voz capaz de expresar con lucidez y con palabras precisas y bellas no sólo la barbarie del ocupante, sino también la infidelidad de quienes abandonaron el proyecto democratizador de las sociedades árabes para refugiarse en el caparazón confesional y aprovechan la derrota de su presunta "causa sagrada" para dar rienda suelta a sus ansias de poder y saldar cuentas con sus rivales.

Desde Crónica de la tristeza ordinaria (Yaumiyat el-huzum al aadi) a los textos publicados post mortem, la obra poética de Mahmud Darwish, leída por mí en traducciones francesas, inglesas o españolas, no ha cesado de renovarse sin perder por ello su huella inconfundible. El poeta no convierte la palabra en arma de combate al servicio de una causa legítima y justa como la suya: defiende a esta proyectando una luz que alumbra también al adversario, a quienes en nombre de la promesa bíblica y en razón del antisemitismo europeo y la monstruosidad del Holocausto le privaron de su tierra y le empujaron a la erranza o a vivir entre muros y alambradas. Con una dignidad admirable, Mahmud Darwish nos dice que "recordar el genocidio nazi es un deber que no incumbe tan sólo a los judíos. Todos los pueblos cuya conciencia permanece viva y todos los amigos de la libertad comparten la memoria de las víctimas del nazismo y la tienen presente en sus espíritus (...). Por grande que sea la hostilidad entre árabes e israelíes, ningún árabe tiene derecho a sentir que el enemigo de su enemigo es su amigo, porque el nazismo es enemigo de todos los pueblos".

En efecto: la poesía de Darwish se dirige también a los israelíes con sentido de la justicia -que, aunque minoritarios, existen- para recordarles que el horror del Holocausto no justifica la permanente humillación a la que someten a los palestinos que viven en su propia tierra bajo un régimen de apartheid que vulnera todas las resoluciones del Consejo de Seguridad de Naciones Unidas y las leyes internacionales establecidas en la Carta Fundacional de aquellas, desmintiendo así la pretensión de ser el único Estado democrático de Oriente Próximo: su represión feroz de las protestas de los palestinos expoliados es, al revés, la de los dictadores árabes ya derrocados o que llevan camino de serlo.

La conmovedora soledad de los palestinos, pese a los buenos deseos de Obama y las buenas palabras de la Unión Europea, se agrava aun con la aceptación resignada por los Gobiernos árabes de la política israelí de hechos consumados. Las revelaciones devastadoras de Wikileaks sobre estos confirman las apreciaciones sarcásticas del poeta: "¿Hasta cuándo seguirán estropeándoles (los palestinos) las sobremesas a los árabes con cadáveres que interrumpen el serial americano?". El cinismo reinante en los palacios y cancillerías de Oriente Próximo revuelve el estómago de todas las personas honradas, árabes y no árabes.

Hay que leer y releer a Darwish para no perder la esperanza. Me excusarán si, para concluir, retorno a las palabras que escribí hace ya años. Pero me reconozco en ellas y, desdichadamente, el contexto en el que se inscriben tampoco ha cambiado. La Palestina que le fue arrebatada en la infancia no es un paraíso perdido -como Al Andalus en la obra de los poetas árabes clásicos y modernos-, sino realizable y abierto por tanto hacia el porvenir. Esta fe obstinada de Ulises en un futuro siempre posible confiere a sus poemas esa lucidez, fruto de una visión histórica serena y exenta de odio: una emoción y dolor que, por lo remansados y sobrios, se alzan sobre las vicisitudes dramáticas del momento y asumen misteriosamente el fulgor de la profecía.

Con sus maestros árabes y europeos, Mahmud Darwish ha sabido encontrar el tono justo para transmitir una compleja gama de emociones y sentimientos no sólo a sus compatriotas y hermanos, sino también a quienes, enmarcados en otras coordenadas culturales e históricas, buscan en la poesía esta realidad verbal que se impone hermosamente a la mente con independencia del objeto o causa que la suscitan.

El horror e indignación de toda persona honrada ante las desventuras de su pueblo no caben en el campo un tanto estrecho de la noción vigente de compromiso. Como dice el propio Darwish, "combatir en defensa del alma y la piel" es la única forma posible de ser del poeta y escritor palestino.

Juan Goytisolo es escritor. Este es un extracto del texto leído por Goytisolo en el acto en que recibió el Premio Mahmud Darwish, el 13 de marzo.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Lun Nov 26, 2012 8:04 am


NOS FALTA UN PRESENTE



Partamos tal como somos:
una dama libre
y su amigo fiel.
Partamos juntos en dos direcciones.
Partamos como somos, unidos
y separados.
Nada nos causa dolor,
ni el divorcio de las palomas ni el frío en las manos
ni el viento en torno a la iglesia.
Los almendros no han florecido del todo.
Sonríe para que sigan floreciendo
entre las mariposas de tus hoyuelos.

Dentro de poco tendremos otro presente.
Si te das la vuelta no verás
sino exilio tras de ti:
tu dormitorio,
el sauce de la plaza,
el río, tras los edificios de cristal
y el café de nuestras citas... todo, todo
preparado para convertirse en exilio.
¡Seamos buenos!

Partamos tal como somos:
una mujer libre
y un amigo fiel a sus flautas.
No tenemos suficiente edad para envejecer juntos,
ir a paso lento al cine,
ver el epílogo de la guerra entre Atenas y sus vecinos
y asistir dentro de poco
a la ceremonia de paz entre Roma y Cartago.
Dentro de poco los pájaros emigrarán de un tiempo a otro.
¿Este camino no es más que polvo
en forma de sentido? ¿Nos ha conducido
en un viaje efímero entre dos mitos?
¿Es necesario y somos necesarios,
como un extraño que se ve en los espejos de su extraña?
"No, éste no es mi camino a mi cuerpo".
"No hay soluciones culturales para las preocupaciones existenciales".
"Allá donde estés, mi cielo es
verdadero".
"¿Quién soy yo para devolverte el sol y la luna precedentes?".
Seamos buenos...

Partamos tal como somos:
una amante libre
y su poeta.
No ha caído suficiente
nieve de diciembre. Sonríe
y caerá como copos de algodón sobre las oraciones del cristiano.
Dentro de poco regresaremos a nuestro mañana, tras nosotros,
allí donde éramos dos niños al comienzo del amor
jugando a Romeo y Julieta
para aprender el léxico de Shakespeare...
Las mariposas volaron del sueño
como el espejismo de una paz rápida.
Nos coronaron con dos estrellas
y nos mataron en el combate por el nombre
entre dos ventanas.
Partamos, pues,
y seamos buenos.

Partamos tal como somos:
una mujer libre
y su amigo fiel.
Partamos tal como somos. De
Babilonia vinimos con el viento
y hacia Babilonia vamos...
Mi viaje no es suficiente
para que, sobre mis huellas, los pinos se conviertan
en panegíricos del lugar meridional.
Nosotros somos buenos aquí. El viento del norte
es nuestro viento y meridionales son las canciones.
¿Soy yo otra tú
y tú otro yo?
Éste no es mi camino a la tierra de mi libertad.
Éste no es mi camino a mi cuerpo
y yo no seré "yo" dos veces
ahora que mi pasado ha ocupado el lugar de mi mañana
y me he escindido en dos mujeres.
No soy oriental
ni occidental.
No soy un olivo que ha dado sombra a dos aleyas.
Partamos, pues.
"No hay soluciones colectivas para las obsesiones personales".
No es suficiente que estemos juntos
para estar juntos...
Nos falta un presente para ver
donde estamos. Partamos tal como somos,
una mujer libre
y su viejo amigo.
Partamos juntos en dos direcciones.
Partamos juntos
y seamos buenos...




[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Lun Nov 26, 2012 8:05 am


VEO LO QUE DESEO



Miro hacia atrás esta noche
en las hojas de los árboles y en las hojas de la vida.
Contemplo la memoria del agua y la memoria de la arena.
No percibo esta noche
sino el final de esta noche,
sonidos del reloj que roen mi vida segundo a segundo
y reducen la vida de la noche.
No queda de la noche ni de mí tiempo en el que combatir
pero la noche regresa a su noche
y yo caigo en la fosa de esta sombra.



_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Lun Nov 26, 2012 8:10 am

SONATA V



Te palpo como el violín solitario los arrabales lejanos.

Lentamente, el río reclama su parte de lluvia.

Un mañana que pasa por el poema se aproxima poco a poco,

yo porto la tierra lejana y ella me lleva por los caminos.



Sobre el caballo de tus costumbres, mi alma teje

de tu sombra un cielo natural, hilo a hilo.

Yo he nacido de tus actos en la tierra y de mis heridas

cuando esparcen las flores de granado de tus jardines cerrados.



La sangre de la noche fluye blanca del jazmín. Tu perfume

es mi debilidad y tu secreto me persigue cual picadura de serpiente. Tu pelo

es una jaima de viento con colores otoñales. Camino con las palabras

hasta el fin de las palabras del beduino a dos parejas de palomas.



Te palpo como el violín la seda del tiempo lejano

y crece, en torno nuestro, la hierba de un lugar antiguo y nuevo.

__________________________________



_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Lun Nov 26, 2012 8:12 am

LA MUERTE DE FÉNIX



En los himnos que cantamos

hay una flauta,

en la flauta que nos habita

un fuego

y en el fuego que encendemos

un Fénix verde.

En su elegía no he distinguido

mi ceniza de tu polvo.



Una nube de lilas basta para ocultarnos la

jaima del pescador.

Camina, pues, sobre las aguas como el Señor.

Ella me ha dicho:

El recuerdo que llevo de ti no está

desierto

y ya no hay enemigos para las rosas que

surgen de los escombros de tu casa.



Un anillo de agua rodeaba la elevada

montaña

y el Tiberíades era el patio trasero del primer

Paraíso.

Le dije: la imagen del universo se ha completado

en unos ojos verdes.

Ella me respondió: Oh, mi príncipe y mi cautivo,

guarda mis vinos en tus jarras.



Los dos extraños que se han consumido en

nosotros son

esos que hace un instante han intentado

matarnos,

los que volverán a sus espadas dentro de poco,

los que nos preguntan: ¿Quiénes sois?

- Dos sombras de lo que fuimos aquí,

dos nombres del trigo que crecen en el pan de

las batallas.



No quiero regresar ahora, como

los Cruzados de mi casa. Soy

todo este silencio entre los dioses y los que

se inventaron un nombre.

Soy la sombra que camina sobre las aguas,

la escena y el testigo,

el adorador y el templo

en la tierra de mi asedio y del tuyo.



Sé mi amado entre dos guerras

en el espejo -dijo ella-.

No quiero regresar ahora a la

fortaleza de mi padre.

Llévame a tu viña y reúneme con

tu madre.

Perfúmame con agua de albahaca, espárceme

sobre la vasija de plata, péiname,

enciérrame en la cárcel de tu nombre, mátame

de amor. Cásate conmigo.

Despósame por los ritos agrarios,

adiéstrame en la flauta y quémame para que

nazca

como el Fénix, de mi fuego y del tuyo.



Una forma semejaba al Fénix llorando

ensangrentado

antes de caer al agua

cerca de la jaima del pescador.



¿De qué sirve mi espera y la tuya?


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Lun Nov 26, 2012 8:13 am

PRIMEROS EJERCICIOS SOBRE UNA
GUITARRA ESPAÑOLA

Dos guitarras se intercambian una moaxaja

y con su sedosa desesperanza

rompen el mármol de nuestra ausencia

sobre nuestras puertas

y hacen bailar a los robles.



Dos guitarras...



Una eternidad azul nos transporta,

dos nubes caen en el mar,

cerca de ti.

Dos olas ascienden a las escaleras

y lamen tus pasos, prenden

la sal de las playas en mi sangre

y emigran hacia las nubes de púrpura.



Dos guitarras...



El agua llora, y los guijarros y el azafrán

y llora el viento.

"Nuestro mañana no volverá".

Y la sombra llora tras la locura de un

caballo tocado por una cuerda.

En la estrechez de su horizonte,

entre los cuchillos y el abismo,

elige el arco de la flor.



Dos guitarras...



Una canción blanca para la morena.

El tiempo se rompe. Que pase su palanquín

sobre dos ejércitos:

egipcio e hitita

y se eleve el humo,

el humo coloreado de sus atavíos

sobre las ruinas.



Dos guitarras...



Sólo los pasos del nahawand[1] te privan de la

Andalucía de la época

y de la Samarcanda de antaño,

cual gacela que precedió a sus funerales

y voló en el soplo de las

margaritas.

¡Amor! Mi mal enfermo,

¡Basta, basta!

No olvides de nuevo tu tumba sobre mi

caballo.

Aquí, dos guitarras nos inmolarán.



Dos guitarras...

Dos guitarras...





[1] Nota de la escala contemporánea árabe, también llamada kurd o kurdi. (N.T.).

Traducción del árabe por

María Luisa Prieto





_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Lun Nov 26, 2012 8:15 am

DE UN CIELO A OTRO SEMEJANTE

PASAN LOS SOÑADORES



Dejamos nuestra infancia a la

mariposa cuando dejamos

un poco de aceite en los peldaños,

pero olvidamos saludar a nuestra hierbabuena,

olvidamos saludar furtivamente a nuestro mañana

tras nosotros.

La tinta del mediodía sería blanca si no estuviera

el libro de la mariposa en torno nuestro.



Mariposa, fiel a ti misma, sé como

quieras,

antes y después de mi nostalgia.

Deja que sea tu ala y que mi locura viva

conmigo cálida.

Mariposa, madre de ti misma, no me abandones

a la suerte que me destinan.

No me abandones.



De un cielo a otro semejante, pasan los soñadores,

séquito de la mariposa,

portando espejos de agua.

Nosotros podemos ser como anhelamos.

De un cielo

a otro semejante

pasan los soñadores.



La mariposa teje con la aguja de luz

los atavíos de su comedia.

La mariposa nace de sí misma

y danza en el fuego de su tragedia.



Mitad Fénix. Lo que le ha rozado nos roza.

Una semejanza agazapada entre luz y fuego,

entre dos caminos.

No. Nuestro amor no es descuido ni sabiduría.

Siempre así, así... así.

De un cielo

a otro semejante

pasan los soñadores.



La mariposa es agua que ansía volar.

Se escapa del sudor de las muchachas y crece

en la nube de los recuerdos.

La mariposa no declama el poema,

es tan ligera que rompe las palabras

como rompen los sueños los soñadores.



Que esté.

Que nuestro mañana esté con nosotros

y también nuestro pasado.

Que nuestro hoy esté presente en el banquete de

este día,

preparado para la fiesta de la mariposa.

Y los soñadores pasan sanos y salvos

de un cielo a otro semejante.



De un cielo a otro semejante, pasan los soñadores.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Lun Nov 26, 2012 8:16 am

UNA NUBE EN MI MANO



Han ensillado los caballos

sin saber por qué,

pero han ensillado los caballos en la llanura.



El lugar estaba preparado para su nacimiento: una colina

desde los arrayanes de sus antepasados

se vuelve a Oriente y Occidente.

En los Libros, las hileras de olivos exaltan

las caras visibles del lenguaje

y un humo de lapislázuli adorna este día para

una pregunta que no concierne sino a Dios.

Marzo, niño mimado de los meses.

Marzo carda el algodón sobre los almendros.

Marzo ofrece un banquete de malva en el patio de la iglesia.

Marzo, tierra para la noche de la golondrina,

para una mujer que se dispone a gritar en los desiertos

y habita en los robles.

Un niño nace

y su grito permanece

en las grietas del lugar.



Nos hemos separado en las escaleras de la casa.

Ellos decían:

en mi grito hay una cautela que

no conviene a las plantas aturdidas.

En mi grito hay lluvia. ¿He perjudicado a mis hermanos

cuando he dicho que he visto a los ángeles jugando con el lobo

en el patio de nuestra casa? No recuerdo

sus nombres, su forma de hablar

ni su ligereza al volar.



Mis amigos extienden las alas por la noche y no

dejan ninguna huella tras de sí.

¿Le diré la verdad a mi madre?

Tengo otros hermanos que ponen

una luna en mi balcón

y tejen un manto de margaritas.

Han ensillado los caballos

sin saber por qué,

pero han ensillado los caballos al final de la noche.



Siete espigas bastan para la mesa del verano.

Siete espigas en mis manos. Y en cada espiga

el campo hace crecer un trigal.

Mi padre sacaba el agua de su pozo y le decía:

no te seques. Me daba la mano

para que me viera agrandarme cual verdolaga...

Camino por el brocal del pozo: tengo dos lunas,

una en lo alto

y la otra en el agua, nada... tengo dos lunas

seguras, como sus antepasados, de la verdad

de las leyes... Ellos han fundido el hierro de las espadas,

las rejas de los arados. La espada no puede reparar

lo que el verano ha estropeado, han dicho. Han rezado

mucho tiempo y han cantado sus alabanzas a la naturaleza...

Han ensillado los caballos

para bailar la danza de los caballos

en la noche de plata.



Una nube en mi mano me hiere: no

quiero de la tierra más que

esta tierra: el olor del cardamomo y el tamo

entre mi padre y el caballo.

Una nube en mi mano me ha herido.

No quiero del sol más que

una pepita de naranja

y el oro que fluye de la llamada a la oración.



Han ensillado los caballos,

sin saber por qué,

pero han ensillado los caballos

al final de la noche, y han esperado

a un espectro surgiendo de las grietas del lugar.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25170
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar Nov 27, 2012 5:40 am

Gracias, María, por esta exposición genial que haces de un poeta actual y comprometido. Excepcional en todos los sentidos. Ya lo había leído. Lo releeré más despacio y lo recomendaré.
Besos


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Vie Ene 25, 2013 11:27 pm

Gracias, amigo Pascual...
Voy a buscar otros poemas
de MAHMUD DARWISH...
Besos, con cariño
Maria Lua


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Dom Ene 05, 2014 8:08 pm

YO TENGO DETRÁS DEL CIELO UN CIELO




Yo tengo detrás del cielo un cielo para regresar, pero

continúo puliendo el metal de este lugar, y vivo

una hora que percibe lo invisible. Sé que el tiempo

no será dos veces mi aliado, y sé que saldré de

mi bandera cual pájaro que no se posa en ningún árbol del jardín.

Saldré de toda mi piel, y de mi lengua

descenderán algunas palabras sobre el amor por

la poesía de Lorca que habitará en mi alcoba

y verá lo que yo he visto de la luna beduina. Saldré del

almendro como algodón sobre la espuma del mar. El extranjero ha pasado

portando setecientos años de caballos. Ha pasado por aquí el extranjero

para que el extranjero pase por allí. Saldré dentro de poco

de los pliegues de mi tiempo como extranjero de Damasco y de Andalucía.

Esta tierra no es mi cielo pero esta tarde es mía,

las llaves me pertenecen, y los alminares y las lámparas, y yo

también me pertenezco. Soy el Adán de los dos paraísos, dos veces perdidos.

Cazadme despacio

y matadme deprisa

bajo mi olivar

con Lorca.

_______________________________


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Dom Ene 05, 2014 8:11 pm

YO SOY DE ALLÍ



Yo soy de allí. Y tengo recuerdos. Nací como nace la gente. Tengo una madre

y una casa con muchas ventanas. Tengo hermanos, amigos, y una cárcel con una fría ventana.

Tengo una ola que han raptado las gaviotas, un paisaje favorito, una hierba silvestre,

una luna en los confines de la palabra, la subsistencia de los pájaros y un olivar inmortal.

He pasado por la tierra antes de que las espadas pasaran por un cuerpo al que convirtieron en mesa.

Yo soy de allí. Retorno el cielo a su madre cuando llora por su madre

y lloro para que me reconozca la nube a su regreso.

He aprendido, para romper la regla, todas las palabras apropiadas en el tribunal de la sangre.

He aprendido todo el lenguaje y lo he deshecho para componer una única

palabra: Patria...

_______________________________



_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Dom Ene 05, 2014 8:13 pm

ANDARÉ ESTE CAMINO



Andaré este largo camino, este camino tan largo, hasta el final,

hasta el final del corazón, andaré este camino largo, largo, largo...

Nada tengo que perder sino el polvo y lo que está muerto en mí. La hilera de palmeras

indica lo que está ausente. Cruzaré la hilera de palmeras. ¿Necesita la herida a su poeta

para dibujar una granada a la ausencia? Os construiré sobre el techo del relincho

treinta ventanas para la metáfora. Saldréis de una peregrinación para entrar en otra.

Se estreche o no la tierra para nosotros, andaremos este largo camino

hasta el final del arco. Que nuestros pasos se tensen cual flechas. ¿Estamos aquí desde hace poco

y dentro de poco alcanzaremos la flecha del comienzo? El viento gira en torno nuestro, gira, ¿qué dices?

Digo: Andaré este largo camino hasta mi final... hasta el final.

_____________________________


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Juan Martín

Cantidad de envíos : 5865
Fecha de inscripción : 02/05/2009
Localización : Madrid

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Juan Martín el Dom Ene 05, 2014 11:38 pm

Hola Maria.

Ya he empezado a leer algunos de los poemas que nos has dejado, así como la biografía de este poeta que desconocía. La verdad es que sus versos son muy buenos. Seguiré leyendo.

Un fuerte abrazo y feliz 2014.

Juan
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Dom Ene 05, 2014 11:41 pm

Amigo Juan, mañana este post va
para el Foro de Libres, por una semana...
Gracias, por estar...
MAHMUD DARWISH es la voz
poética de Palestina!
Besos
Maria Lua



_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Lun Ene 06, 2014 5:18 pm


Entrevista a Luz Gómez García, Premio Nacional de Traducción por "En presencia de la ausencia"

Voz y memoria de Mahmud Darwix en español (1/2)


[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



Luz Gómez García (Madrid, 1967) lleva más de una década acercando a los lectores españoles la obra del poeta palestino Mahmud Darwix. Profesora en la Universidad Autónoma de Madrid, combina su especialidad, el estudio del pensamiento islámico e islamista, con una afición que ha sabido convertir en un segundo oficio: la traducción de poesía árabe al castellano. Por uno de sus últimos trabajos (En presencia de la ausencia , la autobiografía poética de Darwix), ha recibido recientemente el Premio Nacional de Traducción otorgado por el ministerio español de Cultura.

Hemos conversado con ella sobre el oficio de traducir y sus dificultades, sobre la poesía árabe y algunos de sus autores, sobre los encuentros y desencuentros entre las culturas de las orillas del Mediterráneo. En los próximos días, publicaremos una segunda parte de esta entrevista, en la que la conversación deja los temas culturales para abordar la situación de Palestina. 
 
 
En primer lugar, queremos acercarnos de tu mano a En presencia de la ausencia. ¿Qué puedes contarnos sobre lo que encontrará el lector cuando se sumerja en este libro?

Pues lo primero que encontrará será una gran dificultad. Y encontrar una dificultad, en el caso de una traducción, siempre es achacable al traductor. Eso es una ley de la naturaleza. Y es justo, hay que achacar al traductor su impericia a la hora de traducir; pero en este caso, aunque esté mal que yo lo diga, en descargo mío he de decir que es un libro especialmente difícil. En él se tratan multitud de temas: la identidad, el exilio, la memoria, Palestina, el amor, la muerte, la historia... Y además se hace con muchos estilos de escritura, desde la escritura del Corán hasta la escritura de la literatura de adab [1], la poesía clásica, la poesía contemporánea... así como las indagaciones por libre en el lenguaje. Une la poesía y la prosa, y dentro de la poesía, en él hay lírica, épica, elegía... se salta todas las divisiones de géneros. Por eso, es un libro complejo, muy denso, en el que es difícil adentrarse. Es difícil para el lector árabe; y por tanto es difícil en una traducción. Pero más allá de esas dificultades, por lo que me parece un libro magnífico es, precisamente, porque en él se aúnan con maestría muchas cosas. Se trata de la autobiografía poética de Mahmud Darwix, pero va más allá de eso. En el libro se vincula su historia personal con lo colectivo, que es la historia de la Nakba [2] , la historia palestina e incluso la historia árabe desde 1948. Por todas esas razones es un libro muy significado. Ahora bien, tampoco ha de tomarse la dificultad a la que me refiero como un obstáculo insalvable: son complejos y extraños los dos primeros capítulos pero luego el lector mínimamente familiarizado con la historia de Palestina va reconociendo sus principales acontecimientos.


Ante todas esas dificultades, ¿cómo fue el proceso de traducción?


Este libro lo traduje porque el propio Darwix insistió en ello. No está aún traducido al francés, idioma en el que siempre han ido por delante con sus traducciones. Y la versión norteamericana salió a la par que la mía. Cuando publicaba un libro, él tenía la costumbre de llamar a algunas personas y preguntarles qué les parecía. Después de publicar En presencia de la ausencia, y luego La huella de la mariposa (que saldrá también en Pre-Textos en breve), me llamó un par de veces. Me acuerdo de que con En presencia de la ausencia yo le dije: «Es un libro extraordinario, pero realmente difícil, no sé cómo traducirlo, no sé cuál será el resultado en español, cómo lo va a entender el lector»; estas cosas de los traductores. Con La huella de la mariposa, fue mucho más fácil, es un libro más asequible, más cariñoso, de poemas en prosa, una especie de diario poético. Pero En presencia de la ausencia me parecía una locura, porque como comentaba antes es un libro difícil incluso para el lector en árabe. Pero empecé con la tarea y la suerte es que, hasta que murió, siempre he contado, tanto en este libro como en los anteriores, con la comprensión de Mahmud. Yo le contaba mis dificultades con la traducción, a veces enormes, pero siempre me decía: «sigue traduciendo, lo importante es que suene bien». Y así, intentándolo, y rehaciéndolo una y otra vez el libro empezó a tomar forma y sentido. He de decir que ningún poema de los que he traducido de él tiene tantas versiones como cada página de este libro en prosa.  


Llevas ya casi dos décadas acercándonos a los lectores de español la obra de Darwix. ¿Cómo ha sido tu trayectoria como traductora de sus libros?


Empecé a traducir porque, cuando estaba ya inmersa en el mundo de la universidad y de la investigación con mis estudios, que van por otros caminos (se centran sobre todo en las ideologías árabes del siglo xx, en el islamismo), quise recuperar el contacto con algo que siempre me había gustado e interesado mucho: la poesía, tanto la árabe como la española. Me interesaba la poesía, pero yo no soy poeta, y fue a través de la mediación entre las lenguas como encontré una manera de recuperar esa afición que tenía. En aquel momento, Darwix era uno de los autores que más conocía y que más me gustaba: lo había leído, había ido a un concierto de Marcel Jalife en Túnez que me había impresionado... Así que empecé a traducir sus poemas. 

El primer libro que publiqué fue Limada tarakta al-hisan wahidan (literalmente ‘Por qué has dejado solo al caballo’), en el que empecé a trabajar en 1996. Empecé a traducirlo y a pelearme con las editoriales para sacarlo adelante. Fue muy complicado pero al final se publicó en Cátedra en el año 2000, con otro título que yo elegí, el de un poema del libro: El fénix mortal. Y cuando salió, una de las primeras preguntas que me hacían los que sabían árabe era acerca del título. Yo no conocía a Darwix en aquella época, me puse en contacto con él (después de varias peripecias conseguí que el contacto fuera directo y no a través de la revista que dirigía, Al-Karmel), y una de las primeras cuestiones que surgió en aquellas primeras conversaciones por teléfono fue precisamente el asunto del título. Yo le expliqué que en castellano eso de «por qué has dejado solo al caballo» no se entendía, que hacía pensar en una película del Oeste, y que eso en España no nos decía nada en relación con Palestina. Y que, por el contrario, la imagen del fénix tiene mucha fuerza en el imaginario occidental, muchas implicaciones... Guardó un silencio muy peculiar suyo de aceptación, incluso creo que le gustó. Seis años después, en un encuentro en Madrid en la Residencia de Estudiantes en el que dialogaba con Mark Strand, al nombrar el libro en árabe lo hizo con el título que yo le había dado (Masra al-unqá). Realmente lo complicado a efectos editoriales fue este primer libro. Aún publiqué en Cátedra el siguiente, Estado de sitio. Luego pasé a Pre-Textos, donde salieron Poesía escogida y Como la flor del almendro o allende. 


Dice el propio Darwix en este libro: «La fascinación por la mitología condiciona tu elección de las metáforas». Esto nos lleva a pensar en una de las mayores dificultades que se pueden presentar a la hora de traducir una escritura como la suya, en la que los referentes culturales tienen un enorme peso. ¿Cómo afrontas ese reto de trasladar al lector un imaginario que no es el suyo? ¿Se siente incluso un cierto vértigo ante la posibilidad de que incluso a una misma se le puedan escapar algunas referencias, algunas claves?

Es cierto que hay muchas referencias que a veces ni siquiera conoces y que es necesario investigar. Por ejemplo, en este libro había una parte de los referentes que me era familiar: todos los que vienen del imaginario judeocristiano, del islámico, de la historia palestina... Pero había otros que me costaba entender, que desconocía. 

Por ejemplo, hay muchas referencias a los cananeos, así que investigué sobre su historia, su modo de vida, su artesanía, sus dioses... Y sin embargo tenía la sensación de que no encontraba lo suficiente, que me faltaban datos. De repente, leyendo hace poco a Shlomo Sand, un gran historiador israelí, encontré unas líneas en que hacía referencia a un pasaje bíblico relacionado con los cananeos: «No os queremos ni por leñadores ni por portadores de agua». Al leerlo sentí que me sonaba mucho, y recordé que era algo que yo había traducido en este libro de Darwix. Lo busqué y encontré que yo había traducido que Menahem Begin decía: «No os quise ni por leñadores ni por azacanes» (azacanes es un término procedente del árabe que significa «porteadores de agua»). Me di cuenta de que, aunque desconocía la referencia, me había llevado ahí la lógica interna de la lengua de Darwix. 

Y eso ocurre muchas veces: es la lengua la que te lleva. Solemos darle mucha importancia a trasladar los referentes, a salvar la distancia cultural... y se nos olvida que hay una cultura común. Nos quieren hacer caer en la trampa de la distancia cultural. Yo siempre defiendo lo contrario: que hay una cultura común, que tiene que ver con el Mediterráneo. Yo vengo de Segovia, de la Castilla profunda, y tardé en comprenderlo. Se trata de una mezcla de elementos materiales e inmateriales. Yo tengo una formación cartesiana y marxista, por lo que lo inmaterial no forma parte de mi discurso... Son por tanto la propia lengua árabe y la cultura común los mejores aliados para salvar las supuestas diferencias culturales. Sin olvidarse de la documentación. 


Sin embargo, también en esa propia lengua está parte de la dificultad. Rescatamos otra cita del libro: «No sueles preguntarte “qué voy a escribir”, sino más bien “cómo voy a escribir”». O, más adelante: «La letra puede gustarme o no gustarme, pero lo que me cautiva es el ritmo». En la traducción, y sobre todo en la de poesía, también es importante tener en cuenta el ritmo, el sonido, la oralidad: la voz del autor, en definitiva. ¿También en esto nos lleva la lengua?

Cuando al traducir nos encontramos con un pasaje en que predomina lo connotativo, lo fonético, ... es una de las cosas más complicadas que hay en árabe. Cuando uno se enfrenta a un autor árabe y aparecen los juegos lingüísticos es un horror. Darwix tiene algunas cosas en este sentido, pero no es de los más aficionados a este tipo de juegos, no tanto como otros autores como Adonis o Ounsi al-Haj.

Yo creo que, muchas veces, para traducir estas cosas, más que las notas a pie de página, importa conectar con los referentes del lector: si uno encuentra en árabe que algo le recuerda a la muerte, al nacimiento, a la religión, a lo que sea, la labor es trasladar esa sensación al castellano. Y como decíamos antes, eso no es tan imposible como puede parecer, partiendo de esa cultura común en la que muchas cosas se viven de manera parecida, y por tanto se pueden aproximar a través de la lengua. Un día hablando, Darwix me dijo: «Anti lisani bi-l-isbaniya» («Tú eres mi lengua en español»). Pero en árabe hay dos palabras que se traducen por lengua: luga, que se refiere a lo lingüístico, al idioma; y lisan, que se refiere al habla, a la lengua en cuanto músculo, a lo hablado. Y él usaba este segundo término, lisan, porque la traducción es lo que te permite hablar en otro idioma, decir realmente las cosas en él. 


Sin abandonar el oficio de la traducción, pero en el terreno más pragmático, ¿cuál crees que es el estado actual de la traducción de obras escritas en árabe en España?

Sobre esto ya se han escrito algunas cosas, por ejemplo se han ocupado de ello los profesores Luis Miguel Pérez Cañada y Gonzalo Fernández Parrilla. Yo voy a resumir a mi manera.

Ha habido tres momentos (espero que haya cuatro, pero creo que aún estamos en el tercero) en la traducción de la literatura árabe en España en época actual (desde la Transición, por hablar como de todo en este país). Diríamos que hubo un momento, hasta el premio Nobel a Naguib Mahfuz, en el año 1988, en que la traducción del árabe era una cosa voluntarista, de personas que se dedicaban a ello por su propio interés y su propio empeño. Las editoriales comerciales no estaban dispuestas a publicar literatura árabe, y existía el convencimiento de que esta no llegaba a los españoles, que no les podía interesar. Tras el Nobel a Mahfuz, parece que se descubre la literatura árabe, y se produce cierto auge. En esta segunda etapa se publican bastantes traducciones, interesa algo más y encuentra su hueco en el mundo editorial. Pero cuando ese boom relativo pasa, se vuelve a caer en un bucle en el que se publican solo autores contados. Podría llegar a parecer que no hubiera más literatura árabe que ese puñado de nombres. 

En esto parte de culpa la tendremos los especialistas, naturalmente, que no habremos sabido llegar a los editores, hacer el trabajo; pero no solo. Es necesario decir que en España ha faltado apoyo institucional a la difusión de la cultura árabe, no ha habido un interés real en fomentarla. Por ejemplo, por parte de la Agencia Española de Cooperación Internacional o, por supuesto, de Casa Árabe, que ha centrado su labor en lo la economía, la sociología, la política... pero ha dejado muy de lado la literatura. De todas formas, me parece que hay que ser muy crítico con cómo se ha desarrollado el poco apoyo institucional. Colecciones de literatura como la de la AECID con feos diseños y mala distribución le hacen un flaco favor a la literatura árabe. Desde que empecé a traducir a Darwix tuve claro que hacerlo bien consistía no solo en traducirlo lo mejor posible sino en editarlo lo mejor posible. Y eso significaba sacarle del circuito del voluntarismo (o de la militancia) y meterlo en las grandes colecciones de poesía. En ese sentido, la colección de Cátedra primero, escasa pero muy prestigiosa, y Pre-Textos después han sido el salvoconducto para que el lector de poesía española leyera a Darwix en su marco: el de la poesía universal del siglo xx. 


Dentro de ese marco, lo cierto es que Darwix ha sido uno de esos autores más traducidos, y por tanto más leídos, fuera de los países arabófonos. ¿Crees que en cierto modo eso ha hecho que su obra, con sus particulares características, se convierta en una especie de paradigma de lo que el lector espera cuando aborda la poesía árabe?

Imagino que te refieres a la lectura política. Una de las cosas que más ha condicionado la percepción de la poesía árabe, y en general de toda la cultura árabe, es su lectura política. Es cierto que la historia árabe del siglo xx es trágicamente política, que está marcada en términos de revolución, contrarrevolución, tercer mundo, militancia... Pero yo intento reivindicar que la literatura árabe, y la poesía en concreto, son universales: que tienen ese tinte, es cierto, pero no es ni más marcado ni distinto ni más específico que lo que sucede en otras literaturas o en otras culturas. En comparación con Hispanoamérica, por ejemplo, la poesía árabe de los últimos cuarenta años, por no ir más lejos, no es más política que la poesía iberoamericana de la misma época. ¿Qué sucede? Que los lectores occidentales probablemente solo podemos acercarnos a ella e interpretarla desde un punto de vista político, y no cultural. Ese es el estereotipo en el que estamos inmersos, en el que la política, o su carencia, o su distorsión, lo puede todo. A mí, que soy una persona familiarizada con la ideología y con, las construcciones políticas del mundo árabe del siglo xx, podría parecerme normal que fuera así. Pero hay que discutir qué entendemos por política: la política también es creación, la política es cultura, la política es vanguardia. Cuando uno lee a Mahmud Darwix en términos políticos restringidos está equivocándose, porque si Darwix es política lo es en el sentido mencionado. Puedo estar de acuerdo en que la poesía de Darwix es una poesía política, si por eso se entiende que trata de aspectos como la identidad, las relaciones entre lo local y lo universal, el ideal humanista. Evidentemente eso es política, pero no árabe, no específica, no reductora. Resumiendo, creo que a Darwix se le puede leer, primero, en clave darwixiana; en clave palestina, por supuesto; en clave árabe; incluso en clave mediterránea. Pero si Darwix es un gran poeta, como yo creo, todos estos aspectos se integran y permiten una lectura universal. Compartimentar no deja de ser una práctica orientalista cuando se pone al servicio de la eterna dialéctica inferior/superior.


Además de En presencia de la ausencia, acabas de publicar otra traducción, la del libro de poemas Un minuto de retraso sobre lo real, del libanés Abbas Beydoun (Vaso Roto, 2012). ¿Tienen algo en común estos autores? ¿Qué motivos son los que te llevan a traducir un libro al español, qué es lo que despierta tu interés por hacer ese trabajo?

En general, con las traducciones una se pregunta: «¿Para quién traduzco?». Porque leer en árabe es una cosa y traducir es otra. E inevitablemente te dices: «En esta España en la que estamos, con la deuda, con los desahucios, con este Gobierno expoliador, ¿para qué traducir estas cosas?» Pues bien: yo creo que sí que es imprescindible traducirlas, y no por una cuestión autorreferencial. No soy de las personas que defienden románticamente la idea de arabismo, de un Al-Ándalus mítico;  ni me lo planteo, no va conmigo y lo veo como el origen de mil malentendidos. Pero sí creo en el decurso cultural en términos generales. Así que cuando traduzco intento proyectar eso. Cuando traduje a Abbas Beydoun después de haber traducido a Darwix, me di cuenta de que no se parecían en nada y sin embargo algo los unía. Yo creo que coinciden en un intento de rebasar el marco árabe. Son esos los poetas árabes que más me interesan. Beydoun es un poeta que, desde el Líbano, ha entroncado con la literatura centroeuropea, con la que Darwix, por ejemplo, no tuvo un contacto preferente. Para mí eso me supone un reto como traductora. 


Por último, queremos pedirte una recomendación literaria. ¿Qué obras aconsejarías a un lector que quiera iniciarse en la literatura árabe, a alguien que desee adentrarse en esta cultura de la que como decíamos el Mediterráneo nos une y separa a la vez?


Voy a recomendar tres obras conocidas, pero voy a explicar por qué. 

La primera, para cualquiera que quiera entender las construcciones literarias, culturales, ideológicas, políticas e históricas del mundo árabe contemporáneo, hay una obra de narrativa fundamental y que se puede leer en todos esos registros, que es Hijos de nuestro barrio, de Naguib Mahfuz. Creo que es una obra que resume muy bien la fuerza, a veces demoledora, del monoteísmo. 

En segundo lugar, una obra iconoclasta, que rompe con los esquemas patriarcales, no solo en cuestiones de sexo y género sino lingüísticas: Historia de Zahra, de Hanan as-Shaikh. 

Y en tercer lugar, La Cueva del Sol, de Elias Khouri, una de las más impresionantes novelas sobre la experiencia del pueblo palestino. 

Estas serían las tres obras que yo recomendaría para empezar, siguiendo la referencia mediterránea de la pregunta. Pero con ello queda fuera una que es fundamental: Ciudades de sal, de Abderrahman Munif. Es una novela sobre el petróleo y la transformación a la que ha llevado a la Península Arábiga y al Golfo. Quizá es la novela que hay que leer para entender el futuro del mundo árabe, que parece desplazarse del Mediterráneo al Golfo.
 
 
Notas: 
 
[1] El adab es un género literario surgido en la cultura árabe durante el periodo abbasí. A partir de los tratados moralizantes de buenas costumbres y urbanidad se fue generando una prosa rica y preciosista que trataba las humanidades en general, y cuyo equivalente en la cultura europea son las Belles Lettres.

[2] Literalmente, 'desastre'. El término se refiere a los sucesos acaecidos en 1948 como consecuencia de la creación del Estado de Israel, cuando 750 000 palestinos fueron expulsados, desplazados y desposeídos de sus propiedades; mientras, a los que permanecieron en Palestina los sometieron a un régimen militar que restringía con dureza sus derechos y libertades. 

Fuente:
 [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]



_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 23635
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Lluvia Abril el Mar Ene 07, 2014 9:14 am

Vaya sorpresa que me llevé,Maria.
Te doy las gracias e iré leyendo,la verdad es que no lo conocía y creo que me va a gustar ,por lo poco que aún he leído.
Besos,amiga.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


La mucha luz
es como la mucha sombra:
No deja ver.

Octavio Paz
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25170
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér Ene 08, 2014 4:22 am

Gracias, María, por traerlo acá. Un beso.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
José Antonio Carmona

Cantidad de envíos : 6996
Fecha de inscripción : 11/05/2009
Edad : 69
Localización : Madrid

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por José Antonio Carmona el Vie Ene 10, 2014 9:31 am

María . Gracias he empezado con la lectura.

Besos

José Antonio


_________________

El Foro de Relatos (como Teruel)  tambien existe





[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25799
Fecha de inscripción : 26/04/2009
Edad : 64
Localización : buenos aires

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por cecilia gargantini el Vie Ene 10, 2014 9:15 pm

He pasado por la tierra antes de que las espadas pasaran por un cuerpo al que convirtieron en mesa.

Yo soy de allí. Retorno el cielo a su madre cuando llora por su madre

y lloro para que me reconozca la nube a su regreso.

He aprendido, para romper la regla, todas las palabras apropiadas en el tribunal de la sangre.

He aprendido todo el lenguaje y lo he deshecho para componer una única

palabra: Patria...

Me parece genial, querida Luita, todo tu trabajo con este autor.
Voy leyendo de a poco y hoy me impactaron fuertemente los versos que señalo.
Gracias, querida amiga, por ayudarnos a crecer en poesía.
Besitosssssssssssss miles
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39975
Fecha de inscripción : 13/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Maria Lua el Sáb Ene 11, 2014 1:35 pm

Gracias, amigos Lluvia, Pascual,
José Antonio, Cecilia...
Mahmud Darwish es un poeta
que me gusta muchísimo, es el
alma de su sofrido pueblo palestino...
Besos
Maria Lua


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]








Contenido patrocinado

Re: Mahmud Darwish

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Lun Nov 20, 2017 4:49 am