Aires de Libertad

www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 705287 mensajes en 36723 argumentos.

Tenemos 1286 miembros registrados.

El último usuario registrado es frasesdemujer.

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 33 usuarios en línea: 6 Registrados, 0 Ocultos y 27 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Alicia Moreno, Chambonnet Gallardo, Maria Lua, Marusa F.Macias, Ramón Carballal, Simon Abadia


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Mar 16 Mayo 2017, 23:10.

Septiembre 2017

LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

WALT WHITMAN

Comparte
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Maria Lua el Dom 16 Mayo 2010, 22:55

17. Estos son en verdad los pensamientos
de todos los hombres en todas las
épocas y naciones, no son originales míos,
si no son tuyos tanto como míos,
nada o casi nada son,
si no son el enigma y la solución del enigma,
nada son.

Esta es la hierba que crece
dondequiera que haya tierra y agua,
este es el aire común que baña el globo.

Versión de León Felipe

* * *


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Maria Lua el Dom 16 Mayo 2010, 22:56

18. Con estrépitos de músicas vengo,
con cornetas y tambores.
Mis marchas no suenan solo para los victoriosos,
sino para los derrotados y los muertos también.
Todos dicen: es glorioso ganar una batalla.
Pues yo digo que es tan glorioso perderla.
¡Las batallas se pierden con el mismo espíritu que se ganan!
¡Hurra por los muertos!
Dejadme soplar en las trompas, recio y alegre, por ellos.
¡Hurra por los que cayeron,
por los barcos que se hundieron el la mar,
y por los que perecieron ahogados!
¡Hurra por los generales que perdieron el combate y por todos los héroes
vencidos!
Los infinitos héroes desconocidos valen tanto como los héroes mas
grandes de la Historia.

Versión de León Felipe

* * *


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Maria Lua el Dom 16 Mayo 2010, 22:56

20. ¿Quién va allí?
Grosero, hambriento, místico, desnudo... ¡quién es aquél?
¿No es extraño que yo saque mis fuerzas de la carne del buey?
Pero ¿qué es el hombre en realidad?
¿Qué soy yo?
¿Qué eres tú?

Cuanto yo señale como mío,
Debes tú señalarlo como tuyo,
Porque si no pierdes el tiempo escuchando mis palabras.
Cuando el tiempo pasa vacío y la tierra no es mas que cieno y
podredumbre,
no me puedo para a llorar.
Los gemidos y las plegarias adobadas con polvo para los inválidos;
y la conformidad para los parientes lejanos.
Yo no me someto.
Dentro y fuera de mi casa me pongo el sombrero como de da la gana.

¿Por qué he de rezar?
¿Por qué he de inclinarme y suplicar?

Después de escudriñar en los estratos,
después de consultar a los sabios,
de analizar y precisar
y de calcular atentamente,
he visto que lo mejor de mi ser está agarrado de mis huesos.

Soy fuerte y sano.
Por mi fluyen sin cesar todas las cosas del universo.
Todo se ha escrito para mi.
y yo tengo que descifrar el significado oculto de las escrituras.

Soy inmortal.
Sé que la órbita que escribo no puede medirse con el compás de un
carpintero,
y que no desapareceré como el círculo de fuego que traza un niño en la
noche con un carbón encendido.
Soy sagrado.
Y no torturo mi espíritu ni para defenderme ni para que me comprendan.
Las leyes elementales no piden perdón.
(Y, después de todo, no soy mas orgulloso que los cimientos desde los
cuales se levanta mi casa.)

Así como soy existo. ¡Miradme!
Esto es bastante.
Si nadie me ve, no me importa,
y si todos me ven, no me importa tampoco.
Un mundo me ve,
el mas grande de todos los mundos: Yo.
Si llego a mi destino ahora mismo,
lo aceptaré con alegría,
y si no llego hasta que transcurran diez millones de siglos, esperaré...
esperaré alegremente también.
Mi pie está empotrado y enraizado sobre granito
y me río de lo que tu llamas disolución
por que conozco la amplitud del tiempo.

Versión de León Felipe


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Maria Lua el Dom 16 Mayo 2010, 22:57

24. Walt Whitman, un cosmos, el hijo de
Manhattan,
turbulento, carnal, sensual, comiendo,
bebiendo y procreando,
no es un sentimental, no mira desde
arriba a los hombres y mujeres ni se
aparta de ellos,
no es más púdico que impúdico

¡Quitad los cerrojos de las puertas!
¡Quitad las puertas mismas de sus quicios!
Quien degrada a otro me degrada a mí,
y todo lo que hace o dice vuelve a la postre a mí.

La inspiración mana y mana de mí,
me recorren la corriente y el índice.
Pronuncio la contraseña primordial,
doy la señal de la democracia,
nada aceptaré, ¡lo juro!, si los demás
no pueden tener su equivalente
en iguales condiciones.

Voces desde hace largo tiempo
enmudecidas me recorren,
voces de interminables generaciones
de cautivos y de esclavos,
voces de enfermos y desahuciados,
de ladrones y de enanos,
voces de ciclos de gestación
y de crecimiento,
y de los hilos que conectan las estrellas,
y de los úteros y de la savia paterna,
y de los derechos de los pisoteados,
de los deformes, vulgares, simples,
tontos, desdeñados,
niebla en el aire, escarabajos que
empujan bolitas de estiércol.

Voces prohibidas me recorren,
voces de sexo y lujuria,
veladas voces cuyo velo aparto,
voces indecentes por mí purificadas
y transfiguradas.

No me tapo la boca con la mano,
trato con igual delicadeza
a los intestinos que a la cabeza
y el corazón,
la cópula no es para mí más grosera
que la muerte.

Creo en la carne y en los apetitos,
y cada parte, cada pizca de mí
es un milagro.
Divino soy por dentro y por fuera, y
santifico todo lo que toco o me toca,
el aroma de estas axilas es más
hermoso que una plegaria,
esta cabeza más que los templos,
las biblias y todos los credos.

Versión de León Felipe

* * * *


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Maria Lua el Dom 16 Mayo 2010, 22:57

32. Creo que podría volverme a vivir con los animales.
¡Son tan plácidos y tan sufridos!
Me quedo mirándolos días y días sin cansarme.
No preguntan,
ni se quejan de su condición;
no andan despiertos por la noche,
ni lloran por sus pecados.
Y no me molestan discutiendo sus deberes para con Dios...
No hay ninguno descontento,
ni ganado por la locura de poseer las cosas.
Ninguno se arrodilla ante los otros,
ni ante los muertos de su clase que vivieron miles de siglos
antes que él.
En toda la tierra no hay uno solo que sea desdichado o venerable.

Me muestran el parentesco que tiene conmigo,
parentesco que acepto.
Me traen pruebas de mi mismo,
pruebas que poseen y me revelan.
¿En dónde las hallaron?
¿Pasé por su camino hace ya tiempo y las dejé caer sin darme cuenta?

Camino hacia delante, hoy como ayer y siempre,
siempre mas rico y mas veloz,
infinito, lleno de todos y lo mismo que todos,
sin preocuparme demasiado por los portadores de mis recuerdos,
eligiendo aquí solo a aquel que más amo y marchando con {el en un abrazo
fraterno.

Este es un caballo ¡Miradlo!
Soberbio,
tierno,
sensible a mis caricias,
de frente altiva y abierta,
de ancas satinadas,
de cola prolija que flagela el polvo,
de ojos vivaces y brillantes,
de orejas finas,
de movimientos flexibles...
Cuando lo aprisionan mis talones, su nariz se dilata,
y sus músculos perfectos tiemblan alegres cuando corremos en la pista...
pero yo solo puedo estar contigo un instante.
Te abandono, maravilloso corcel.
¿Para qué quiero tu paso ligero si yo galopo mas de prisa?
De pie o sentado, corro más que tú.

Versión de León Felipe


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Maria Lua el Dom 16 Mayo 2010, 22:58

34. Para mí, una brizna de hierba no vale menos que la
tarea diurna de las estrellas,
e igualmente perfecta es la hormiga, y así un grano de
arena y el huevo del reyezuelo,
y la rana arbórea es una obra maestra, digna de
egregias personas,
y la mora pudiera adornar los aposentos del cielo,
y en mi mano la articulación más menuda hace burla
de todas las máquinas,
y la vaca, rumiando con inclinado testuz, es más bella
que cualquier escultura;
y un ratón es milagro capaz de asombrar a millones de
infieles.

Versión de Màrie Manent


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Maria Lua el Dom 16 Mayo 2010, 22:58

45. Mira tan lejos como puedas, hay
espacio ilimitado allá,

cuenta tantas horas como puedas, hay
tiempo ilimitado antes y después.

Mi cita ya ha sido concertada y es
segura,

allí estará el Señor, esperando que yo
llegue en perfectas condiciones

allí estará el gran Camarada, el amante
verdadero que he anhelado.

Versión de León Felipe


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Maria Lua el Dom 16 Mayo 2010, 22:58

48. Dije que el alma no es superior al cuerpo,
y dije que el cuerpo no es superior al alma,
y nada, ni Dios siquiera, es más grande
para uno que lo uno mismo es,
y quien camina una cuadra sin amar al prójimo
camina amortajado hacia su propio funeral,
y yo o tú podemos comprar la flor y nata
de la Tierra sin un céntimo, sin un céntimo
en el bolsillo,
y mirar con un sólo ojo o mostrar un grano
en su vaina, desconcierta las enseñanzas
de todos los tiempos,
y no hay oficio ni empleo en el que un joven
no pueda convertirse en héroe,
y el objeto más delicado puede servir
de eje al universo,
y digo a cualquier hombre o mujer:
que tu alma se alce tranquila y serena
ante un millón de universos.

Versión de León Felipe


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24366
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 17 Mayo 2010, 00:20

Gracias, María. Otro de los grandes autores americanos en los que habría que pensar es en José Martí ( sin contar que nos faltan estudios críticos sobre la obra de Nicolás Guillén, Mario Benedetti, nuestro amado PABLO NERUDA....)
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Maria Lua el Lun 17 Mayo 2010, 00:25

Querido Pascual, hay postes con poemas
de Neruda, José Martí, Mario Benedetti
y Nicolás Guillen... los publiqué... pero
faltan los comentarios...
Besos, amigo
Maria Lua


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24366
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

María Lua

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 17 Mayo 2010, 00:30

Lo sé, María, lo sé...no creas que soy desatento. te pido disculpas si te dí esa sensación. Pero a veces acumulo más trabajo del que puedo llevar. Aunque la poesís siempre me liber. Un beso
avatar
Carmen Parra

Cantidad de envíos : 14622
Fecha de inscripción : 17/04/2009

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Carmen Parra el Lun 17 Mayo 2010, 06:11

1. Me celebro y me canto a mí mismo.
Y lo que yo diga ahora de mí, lo digo de ti,
porque lo que yo tengo lo tienes tú
y cada átomo de mi cuerpo es tuyo también

precioso Maria, asi deberia ser, lo que diga de cualquier ser humano sea lo mismo que digo de mi, es precioso este canto a uno mismo que tambien es del otro
Un beso
Stella
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Maria Lua el Lun 17 Mayo 2010, 18:32

No, amigo querido,
no eres desatento...( jajaja)
sólo te aviso para que no
necesites hacer nuevos
postes de esos poetas....
Los hice para
que que sea más facil para ti,
sé que tienes mucho trabajo
y los problemas de leer mucho...
Gracias, tu trabajo aquí
es maravilloso...
un beso, Pascual
Maria Lua


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24366
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar 18 Mayo 2010, 01:01

Gracias, María. Un beso
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Maria Lua el Mar 18 Mayo 2010, 09:11

¡Adiós, fantasía mía!


¡Adiós, Fantasía mía!
¡Adiós, querida compañera, amor mío!
Me voy, no sé adónde
ni hacia qué azares, ni sé si te volveré a ver jamás.
¡Adiós, pues, Fantasía mía!

Déjame mirar atrás por última vez.
Siento en mí el leve y menguante tic tac del reloj.
Muerte, noche, y pronto se detendrá el latir de mi corazón.

Durante mucho tiempo hemos vivido, gozado, y acariciado juntos,
en deliquio.
Ahora hemos de separarnos. ¡Adiós, Fantasía mía!

Pero no nos apresuremos.
Largo tiempo, ciertamente, hemos vivido, dormido, nos hemos
mezclado el uno con el otro.
Si morimos, pues, moriremos juntos (sí, continuaremos
siendo uno),
si vamos a algún sitio, iremos juntos a afrontar lo que ocurra:
quizás seremos más libres y alegres, y aprenderemos algo,
quizás me estés ya guiando hacia las verdaderas canciones,
(¿quién lo sabe?),
quizás eres tú el mortal pomo de la puerta que deshace, gira...
Finalmente, pues, te digo:

ADIÓS! ¡SALUD, FANTASÍA MÍA!

Versión de Agustí Bartra



_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Maria Lua el Mar 18 Mayo 2010, 09:12

Cíñete a mí


Cíñete a mí, noche del seno desnudo; cíñete a mí,
noche ardiente y nutricia!
Noche de vientos del Sur, noche de grandes y pocos luceros,
tú, que en la paz cabeceas, loca, desnuda noche de estío.
Voluptuosa sonríe, ¡oh, tierra de fresco aliento !
Tierra de árboles adormilados y líquidos,
tierra ya sin luz del ocaso, tierra de montes con cumbre de niebla,
tierra donde derrama cristales el plenilunio azulado,
tierra con manchas de luz y de sombra en las aguas del río,
tierra de límpido gris y de nubes que para mí son
más vivas y claras,
tierra de abrazo anchuroso, tierra ataviada con flor de manzano
sonríe ya, que tu amante se acerca.

Versión de Màrie Mane
nt


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Carmen Parra

Cantidad de envíos : 14622
Fecha de inscripción : 17/04/2009

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Carmen Parra el Mar 01 Jun 2010, 19:02

Genial el esfuerzo que tambien tu realizas Maria, como ves poquito a poco voy poniendome al dia
Gracias amiga mia
Un abrazo
Stella
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Maria Lua el Mar 01 Jun 2010, 22:37

Gracias a ti, querida
amiga Stella... juntos
nosotros animamos este foro...
Besos, amiga
Maria Lua


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Beatrice

Cantidad de envíos : 1110
Fecha de inscripción : 18/04/2009
Localización : México

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Beatrice el Vie 30 Jul 2010, 00:16

Ante tanta belleza que nos obsequio de Walt Whitman
y los aportes de poeta MaryLu..
Solo puedo expresar gratitud.
Buena vida para usted y los que ama.
Beatrice
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24366
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér 06 Oct 2010, 03:29

Este es un espacio de todos para todos : Así, Beatrice, debería ser la poesía. Así creo que lo entienden Pedro, María, Carmen...y yo mismo. Gracias, amiga. Un beso
avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25347
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Pedro Casas Serra el Miér 06 Oct 2010, 14:33

Como en el cuento de Hansel y Gretel, tú, Maria, vas echando miguitas y yo las voy recogiendo (y me las voy comiendo).

Ahora me toca a mí traer un poema de Walt Whitman.

Un fuerte abrazo.
Pedro



¡Oh Capitán! ¡Mi Capitán!

I

¡Oh Capitán! ¡Mi capitán! Nuestro espantoso viaje ha concluido;
El barco ha enfrentado cada tormenta, el premio que buscamos fue ganado;
El puerto está cerca, las campanas oigo, toda la gente regocijada,
Mientras los ojos siguen la firme quilla de la severa y osada nave:
................Pero ¡oh corazón! ¡Corazón! ¡Corazón!
................Oh las sangrantes gotas rojas,

................Cuando en la cubierta yace mi Capitán
...........................Caído, frío y muerto.


II

¡Oh Capitán! ¡Mi capitán! Levántate y escucha las campanas;
Levántate —por ti se ha arriado la bandera— por ti trinan los clarines;
Por ti ramos y coronas con cintas— por ti una multitud en las riberas;
Por ti ellos claman, el oscilante gentío, sus ansiosos rostros a ti se vuelven;
................¡Arriba Capitán! ¡Querido padre!
................Este brazo bajo tu cabeza;

................Es tan sólo un sueño aquél en la cubierta,
...........................Tú has caído frío y muerto.


III

Mi Capitán no responde, sus labios están pálidos y quietos;
Mi padre no siente mi brazo, no tiene pulso ni voluntad;
El barco se encuentra anclado sano y salvo, su viaje concluido y terminado;
De una horrorosa travesía, el barco vencedor, viene con un objeto conquistado;
................¡Regocíjense, oh riberas y repiquen, oh campanas!
................Pero yo, con lúgubre andar

................Camino la cubierta donde yace mi Capitán,
...........................Caído, frío y muerto.

Walt Whitman (1865)


(Traslación de Juan Carlos Villavicencio, sacada de [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24366
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér 06 Oct 2010, 23:41

Nuevamente gracias, Pedro, por traer la obra de W.W. Este poema, que a mí me impactó cuando lo leí por vez primera, es una auténtica joya. Un abrazo.
avatar
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25538
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 64
Localización : buenos aires

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por cecilia gargantini el Dom 10 Oct 2010, 16:45

Estuve releyendo estos versos y los comentarios y vuelvo a agradecer a Pascual y a su hija y a Pedro, por la maravilla de los aportes.
Cariñosssssssssssss para todos
avatar
Liliana Aiello
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 17389
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Edad : 64
Localización : Ciudad Autonoma de Buenos Aires

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Liliana Aiello el Dom 24 Oct 2010, 01:00

Impecable labor mis queridos amigos que disfruto en esta madrugada de domingo, besossss

LILI


_________________
En mi mirada lo he perdido todo.
Es tan lejos pedir. Tan cerca saber que no hay.
Alejandra Pizarnik
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Maria Lua el Lun 01 Oct 2012, 10:02

Lo subo a Libres...


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Carlos Taracido De La Fue

Cantidad de envíos : 7466
Fecha de inscripción : 23/06/2009
Localización : Buenos Aires. Belgrano

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Carlos Taracido De La Fue el Lun 01 Oct 2012, 11:37

Sin duda un gran poeta un canto a la vida y a la naturaleza
felicidad de existir, de ser.Muy cierto todo tu comentario Pascual.
avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25347
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 01 Oct 2012, 12:45

Dejo unos poemas y artículos escritos en homenaje a Walt Whitman por otros ilustres autores.

Un abrazo.
Pedro


................


Homenaje a Walt Whitman por Ricardo Molina

El día, este día,
es nuestro.

Mira los animales, las aves y las plantas
vivir el suyo satisfechos.
Míralos, no calculan, no sufren, no se inquietan
por el mañana. Viven sin cuidado.
No malgastan su tiempo pensando en el futuro.
Están conformes. ..Míralos.

Los ríos no calculan.
Corren impetuosos
cantando su canción entre juncos y adelfas
mientras en la alta cumbre el sol derrite
la nieve inmaculada.
No malgastan abril, no ensombrecen su tiempo,
pasan, cantan, suspiran, se visten de verdor.

Se abandonan al tiempo.
Basta el día al afán de las criaturas.
Así lo sienten aves, animales y plantas
y todas las criaturas viven su plenitud
sin dudas, sin reservas, sin cálculos; se entregan,
se aman, son dichosos.

Ricardo Molina

Ricardo Antonio Molina Tenor (Puente Genil, Córdoba, 28 de diciembre de 1917 - Córdoba, 23 de enero de 1968) fue un poeta español, miembro del grupo de la revista Cántico. También debemos citar su verdadero interés por el cante flamenco y la profundidad de su conocimiento en este ámbito, en el que investigó utilizando el pseudónimo Eugenio Solís.



***


Homenaje a Walt Whitman por Pablo Antoñana

Busqué su voz con impaciencia y sin sosiego y la encuentro hoy cubierta de musgos y raíces, de mineral y de tierra, en la boca muerta de ese poeta llamado Walt Whitman. Llega poderosa y resonante, viva entre los vientos, lo mismo que un pedazo de tuétano del universo mundo. Walt Whitman el americano, maestro de escuela bajo techos de madera, carpintero que alza cabañas y casas con troncos sin labra, domestica el pasto y el bosque, viajero de a pié en compañía de arrieros y predicadores, o a caballo río abajo, país arriba, buscador de la brisa, perseguidor del eco y de la vida, pesa, mide, cuenta con ojos y oídos, mastica y deglute cuando entra en ellos. Pobre empleado público sufridor del ultraje se le mancha el alma de tinta. Enfermero de hospitales de sangre oye la queja ignominiosa de soldados que mueren llamando a nadie. Los arropan las banderas, el reposo y las oraciones fúnebres. Oye el tic tac de la muerte y ve su mueca. Se sumerje en lo profundo, bucea y toca con sus manos además del excremento la llama. Inquieto y errante llegará al fin el "happy end" de su zarandeada vida. Al fin tipógrafo y al tacto de sus dedos las letras, y ordenándolas con pasión de víscera compone la palabra: barco, pájaro, espuela. Y le siguen casi al tiempo, caballo, jinete, montura. Y flor, y Mississipi, y yunque, herrero, y hacha, hoja de maíz, cerca, buey, carretón de tiro.
Entonces mismo ha concluido el verso y nace para nosotros ese inmenso hombre llamado Walt Whitman.
En el esplendor de su voz inapagada está el junco y el pájaro, el motor de explosión de retumbante trueno y la navegación a vapor a través de silenciosos ríos, la ardilla masticando nueces y el fugitivo en los desiertos perseguido por pistolas y caballos. Hay un circo con toros amaestrados, un sacamuelas que vende elixir y quien oyó a Dios en su corazón. Está ahí quieta, colérica, pacífica, tersa, vacilante, dulce y violenta arrasando como vientos de tormenta mi entraña. La he oído, estoy seguro y así lo proclamo con emoción. Ha dicho:
El hombre es tal que pedazo de entraña roja extraída de los fangos de la tierra con la que fabricar ladrillos y con ellos alzar robusto edificio tocado al atardecer por el sol que cae. Y sin embargo él no lo sabe.
O árbol quemado por el rayo, el furor y la muerte en cuyo tronco podrido de cenizas los tiernos tallos volverán a surgir con brillo y estremecimiento nuevo.
O diminuto insecto arañando su destino inútilmente, royendo sueños en la memoria grabada como en viejo epitafio.
Maniquí de paja sobre el que la aguja de la muerte cose, forra, pespuntea el vestido de sombra y silencio como el guante a la mano y ya gastado el tiempo lucirá por los siglos de los siglos. Ventrílocuo que come, fuma, digiere y excrementa, es inscrito en toldes y registros, lo enganchan de soldado, gesticula, le tatuan nombre y apellido como marca de ganado en la frente, eructa, porta el salvoconducto exigido en sus viajes, canta, salmodia, se queja y muere.

Pero un día, te escucho Walt Whitman, llegará el gragor de la paz y el insecto, el árbol quemado, el ventrílocuo con aspecto humano extinguirá su ser. La pequeña fábrica y sus complicados estómagos, bocas, anos y mondongos, que convierte en hez fecal una manzana, el aroma del nardo y el color del salmón se llenará de ruidos y estallará dejando sólo la frágil y perecedera huella del recuerdo. Escucho, Walt Whitman, tu voz fresca y honda, como las fuentes o las viejas tabernas, y oigo que dices: Es el eje de un carro que marcha a ninguna parte cumpliendo destino; es el polvo de los caminos, montura de caballo, crin, herradura sed hambre, poso amargo. Es agonía es miedo, es esperanza y nadie mejor que mi corazón lo sabe.

Pablo Antoñana

Pablo Antoñana Chasco (Viana, 29 de octubre de 1927 - Pamplona, 14 de agosto de 2009) fue un escritor español de ideología nacionalista vasca y colaborador habitual de los diarios Egin y Gara.



***


Diálogos con Walt Whitman (EE. UU., 1819-1892) por Adrián Sapetti

“Y tú bello Walt, duerme a orillas del Hudson -con la barba hacia el Polo y las manos abiertas- arcilla blanca o nieve, tu lengua está llamando camaradas que velen tu gacela sin cuerpo.”
Federico García Lorca (“Poeta en Nueva York”)

“En su país de hierro vive el gran viejo, bello como un patriarca, sereno y santo...”
Rubén Darío (“Azul”)

“No viene a juzgar, ni a premiar, ni a castigar. Viene sencillamente a cantar una canción. Cantará una canción y se irá. Mañana, de madrugada, se irá. Abridle la puerta, los brazos, los oídos y el corazón, de par en par. Porque es vuestra la canción que van a escuchar”
León Felipe (“Cantará su canción y se irá”)

“Walt Whitman: levanta tu barba de hierba, mira conmigo desde el bosque, desde estas magnitudes perfumadas.....canta en las estaciones suburbanas tu voz, en los desembarcaderos vespertinos chapotea como un agua oscura tu palabra, tu pueblo blanco y negro, pueblo de pobres, pueblo simple como todos los pueblos-, no olvida tu campana: se congrega cantando bajo la magnitud de tu espaciosa vida; entre los pueblos con tu amor camina acariciando el desarrollo puro de la fraternidad sobre la tierra”.
Pablo Neruda (“Oda a Walt Whitman”)

AS: siempre se habla de ti como el viejo con la barba blanca pero alguna vez fuiste niño y joven, obviamente.

WW: yo nací en Long Island en 1819, fui el tercero de 8 hermanos, mi padre era un constructor sin éxito por lo cual tuve que ir a una escuela pública y muy joven empecé a trabajar como impresor y periodista. A los 17 enseñaba inglés en una escuela y edité un pequeño diario.

AS: sí, pero se decía que eras muy haragán, que no durabas en ningún trabajo, querido Walt.

WW: durante 10 años fui cambiando de trabajos y viajando por mi país pero tuve que volver a Brooklyn para ayudar a mi padre en la construcción de edificios hasta su muerte.

AS: por ese entonces publicas “Hojas de hierba”, ¡qué maravilla eso que escribiste!

WW: mis contemporáneos no pensaron lo mismo y los puritanos me injuriaron, alguien dijo de mis poemas que eran “impiedad libidinosa y audacia fálica”. Yo mismo los vendía o regalaba, creía en mi obra y tenía la necesidad de que fuera leído, porque hermano Adrián, camarada, este no es un libro: quien vuelve sus hojas toca a un hombre.

AS: siempre hubo retrógrados, pero tu obra al final se impuso. Déjame que cambie de tema: además de periodista sé que fuiste al frente de batalla en la Guerra de Secesión, allá por 1860, para encontrar a tu hermano herido y allá trabajaste como enfermero de los soldados y les escribías las cartas que mandaban a sus familias.

WW: tan cierto es que, en el “Canto a mí mismo”, les dedico estos poemas:

Tomo entre mis manos al moribundo
lo levanto con mi voluntad irresistible.
Aquí está mi cuello, no desesperes.
Por Dios te digo que no morirás;
cuélgate de mí, cuelga todo tu cuerpo de mí.
Yo te infundo mi aliento terrible,
yo te sostengo
y te saco a flote como a un náufrago,
no te ahogarás.
.................................
¡Duerme! Te velaremos hasta el alba.
La enfermedad y el miedo no osarán poner un dedo sobre ti.
Te he abrazado y te he hecho mío...
Cuando mañana despiertes, verás que todo cuanto
he dicho es verdad.

Adrián Sapetti: viejo Walt, otros poetas como Lorca y Allen Ginsberg sugirieron que te fascinaban los jovencitos ...

Walt Whitman: lo dices como si amar a todos los hombres, mujeres y varones, fuera un pecado. Y ¿qué es tocar, qué es sentir otro cuerpo? Es entrar tembloroso en una nueva identidad. Te voy a leer unos versos para que saques tus propias conclusiones:

Veintiocho muchachos en cordial camaradería, se bañan en el río
y una mujer de 28 años, virgen y hermosa, vive solitaria.
Suya es la suntuosa mansión que se alza en la ribera
y espléndida y ricamente vestida, espía oculta tras
los cortinajes del balcón.
¿Cuál de aquellos muchachos le gusta más?
¡Todos le parecen hermosos!
¿Adónde vas, señora?
Aunque estás fija en tu atalaya
yo te veo ahora chapotear en el agua.
Danzando y riendo ha entrado en el río una hermosa bañista.
Ellos no la ven, pero ella los ve y los siente henchida de amor.
Brilla el agua en las barbas mojadas de los hombres,
corre por los cabellos largos
y como pequeños arroyos pasa acariciando los cuerpos.
Una mano invisible pasa también
acariciando temblorosa las sienes y los lomos.
Los muchachos flotan boca arriba con el vientre
blanco combado bajo el sol,
sin saber quién los abraza y los aprieta,
quien resopla y se inclina sobre ellos,
suspensa y encorvada como un arco,
ni a quién salpican al golpear el agua con los brazos.

AS: cuando visité la casa de Valparaíso, de otro gran poeta -Pablo Neruda-, que además te dedicó una de sus Odas, escuché una bella anécdota: cuando construían la casa éste hizo poner en una puerta una foto tuya de cuerpo entero. Uno de los obreros, al verla, preguntó: “Poeta, ¿es su padre?” y don Pablo Neruda respondió: “Sí, mi padre... en la poesía”.

WW: jamás he oído hablar de ese camarada poeta que pareciera admirarme. Pero yo no soy más que un hombre que riega las raíces de todo lo que crece.

AS: ¿de todo, absolutamente?

WW: tú también me haces preguntas y yo te escucho. Y te digo que no tengo respuesta, que la tendrás que encontrar tú solo. Siéntate un momento, hijo mío. Aquí tienes pan, come, y leche, bebe. Pero después que hayas dormido y renovado tus vestidos, te besaré, te diré adiós y te abriré la puerta para que salgas de nuevo.

AS: ¿qué consejos me podrías dar para la vida?

WW: largo tiempo has soñado sueños despreciables, ven que te limpie los ojos... y acostúmbrate ya al resplandor de la luz. Largo tiempo has chapoteado, agarrado a un madero. Hijo mío, ahora tienes que ser un nadador intrépido. Aventúrate en alta mar, flota, mírame confiado y arremete contra la ola. A ti, quienquiera que seas, te perseguiré desde ahora, y mis palabras te sonarán en los oídos sin descanso, hasta que las entiendas. Mi mano izquierda te tomará por la cintura, con la derecha te mostraré paisajes del continente y del camino abierto. Nadie, ni yo, ni nadie, puede andar este camino por ti, tú mismo has de recorrerlo. No está lejos, está a tu alcance. Y el sexo siempre, siempre una malla de identidades y diferencias...

AS: gracias por tus bellos consejos. ¿Cómo podrías definirte, camarada Walt?

WW: Yo soy un cosmos, el hijo de Manhattan; turbulento, fuerte y sensual; como, bebo y engendro...no soy sentimental. Ni por encima ni separado de nadie, ni orgulloso ni humilde. De mí surge la inspiración y lo corriente y lo vulgar. De mi garganta salen voces largo tiempo calladas, voces de largas generaciones de prisioneros y de esclavos, de desesperados y de enfermos, voces de ladrones y de enanos, voces de cuerdas que conectan las estrellas, voces de odio, la voz del deformado, del trivial, del loco, del resentido; la voz de la niebla en el aire; voces de sexo y de lujuria. Creo en la carne y sus apetitos: la vista, el oído, el tacto... son milagros. Soy divino por dentro y por fuera: el olor de mis axilas es tan fino como el de una plegaria; y esta cabeza mía vale más que las iglesias, las biblias y los credos.

AS: Walt, hoy eres un poeta venerado, tu casa de New Jersey -donde viviste tus últimos años limitado por una parálisis- es objeto de culto y peregrinación. En “Hojas de hierba” y especialmente en “Canto a mí mismo” nos revelaste una nueva poética, un nuevo ritmo, un pansexualismo y un enaltecedor erotismo; la exaltación de los cuerpos tanto como la libertad y las aspiraciones democráticas, la defensa del trabajo y la alegría de vivir. El culto al amor por los otros...

WW: es que, aquel que camina una sola legua sin amor, camina amortajado hacia su propio funeral.

AS: Yo no fui el mismo después de haberte leído. Por ello unos versos tuyos nos reciben en la portada de sexovida.com, “no tengas miedo de mi cuerpo, tócame cuando yo pase, sostengo que las cuestiones del cuerpo son también las del alma, sostengo que son el alma”. Amado y admirado, inolvidable Walt Whitman, nuestro homenaje...

WW: querido Adrián, apenas sabrás quien soy ni qué significo. Soy la salud de tu cuerpo y me filtro en tu sangre y la restauro. Si no me encuentras enseguida no te descorazones, si no estoy en aquel sitio, búscame en otro, te espero... en algún lugar te espero.

Adrián Sapetti (sexólogo clínico)



***


CAMDEN, 1892 de Jorge Luis Borges

El olor del café y de los periódicos.
El domingo y su tedio. La mañana
y en la entrevista página esa vana
publicación de versos alegóricos

de un colega feliz. El hombre viejo
está postrado y blanco en su decente
habitación de pobre. Ociosamente
mira su cara en el cansado espejo.

Piensa, ya sin asombro, que esa cara
es él. La distraída mano toca
la turbia barba y saqueada boca.

No está lejos el fin. Su voz declara:
Casi no soy, pero mis versos ritman
la vida y su esplendor. Yo fui Walt Whitman.

Jorge Luis Borges



***


.
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Evangelina Valdez el Lun 01 Oct 2012, 19:10

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
-EL POETA PINTADO POR JOHN WHITE ALEXANDER-

"CONTRACANTO A WALT WHITMAN"
Por Pedro Mir

Yo,
un hijo del Caribe,
precisamente antillano.
Producto primitivo de una ingenua
criatura borinqueña
y un obrero cubano,
nacido justamente, y pobremente,
en suelo quisqueyano.
Recorrido de voces,
lleno de pupilas
que a través de las islas se dilatan,
vengo a hablarle a Walt Whitman,
un cosmos,
un hijo de Manhattan.
Preguntarán
¿quién eres tú?
Comprendo.
Que nadie me pregunte
quién es Walt Whitman.
Iría a sollozar sobre su barba blanca.
Sin embargo,
voy a decir de nuevo quién es Walt Whitman,
un cosmos,
un hijo de Manhattan.


1


Hubo una vez un territorio puro.
Árboles y terrones sin rúbricas ni alambres.
Hubo una vez un territorio sin tacha.
Hace ya muchos años. Más allá de los padres de los padres
las llanuras jugaban a galopes de búfalos.
Las costas infinitas jugaban a las perlas.
Las rocas desceñían su vientre de diamantes.
Y las lomas jugaban a cabras y gacelas...

Por los claros del bosque la brisa regresaba
cargada de insolencias de ciervos y abedules
que henchían de simiente los poros de la tarde.
Y era una tierra pura poblada de sorpresas.
Donde un terrón tocaba la semilla
precipitaba un bosque de dulzura fragante.
Le acometía a veces un frenesí de polen
que exprimía los álamos, los pinos, los abetos,
y enfrascaba en racimos la noche y los paisajes.
Y eran minas y bosques y praderas
cundidos de arroyuelos y nubes y animales.


2


(¡Oh, Walt Whitman de barba luminosa...!)
Era el ancho Far-West y el Mississippi y las Montañas
Rocallosas y el Valle de Kentucky
y las selvas de Maine y las colinas de Vermont
y el llano de las costas y más...
Y solamente
faltaban los delirios del hombre y su cabeza.
Solamente faltaba que la palabra
mío
penetrara en las minas y las cuevas
y cayera en el surco y besara la Estrella
Polar. Y cada hombre
llevara sobre el pecho,
bajo el brazo, en las pupilas y en los hombros,
su caudaloso yo,
su permanencia
en sí mismo,
y lo volcara por aquel desenfrenado territorio.


3


Que nadie me pregunte
quién es Walt Whitman.
A través de los siglos
iría a sollozar sobre su barba blanca.

He dicho que diré
y estoy diciendo
quién era el infinito y luminoso.
¡Walt Whitman,
un cosmos
un hijo de Manhattan!


4


Hubo una vez un intachable territorio puro.
Solamente faltaba que la palabra
mío
penetrara su régimen oscuro.
Sin embargo,
el yo que iba a decirla estaba allí
pero cogido
como un pez
en su red de costillas.
Estaba
pero interno, pero adusto y confinado
y amaba y deshojaba sus novias amarillas.
Afuera estaba el firme sistema de la Ley.
Estaba la celosa
regulación de la conducta.
La Ley del algodón, la Ley del sueño,
la Ley inglesa, dura y definitiva.
Y apenas
un breve yo surgía entre dos párpados,
se iluminaba d cumplimiento de la Ley.
Y entonces,
cada cual derogaba su yo desestimado
entre el musgo, la sombra, la amapola
y el buey.


5


Y un día
(¡Oh, Walt Whitman de barba insospechada...!)
al pie de la palabra
yo
resplandeció la palabra
Democracia.
Fue un salto.
De repente
el más recóndito yo
encontró su secreto beneficio.
Libertad de Trabajo. Libertad de Conciencia.
Libertad de Palabra. Libertad de Camino.
Libertad de aventura, proyecto y fantasía.
Libertad de fracaso, de amor y de apellido.
Libertad sin retorno ni vértices ni orugas.
Libertad de quererme y mirarme en su pupila.
Libertad de la dulce asamblea que tengo en mi corazón
contigo y con toda la infinita humanidad que rueda a través
de todas las edades, los años, las tierras, los países,
los credos, los horizontes... y fue
la necesaria instalación del júbilo.
Las colinas desataron luceros y luciérnagas.
Las uvas se embriagaron de vino y de perennidad.
En todo el territorio
se hizo la gran puerta de la oportunidad
y todo el mundo tuvo acceso a la palabra
mío.


6


¡Oh, Walt Whitman, tu barba sensitiva
era una red al viento!
Vibraba y se llenaba de encendidas figuras
de novias y donceles, de bravos y labriegos,
de ruidos mozalbetes camino del riachuelo,
de guapos con espuelas y mozas con sonrisa,
de marchas presurosas de seres infinitos,
de trenzas o sombreros...
Y tú fuiste escuchando
camino por camino
golpeándoles el pecho
palabra con palabra.
¡Oh, Walt Whitman de barba candorosa,
alcanzo por los años tu roja llamarada!



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

7


Los hombres avanzaron con su suerte
robusta y masculina,
sudorosa. Pilotearon los barcos
y los días. En la ruta pelearon con los indios
y las indias. En las noches contaron sus historias
y ciudades. En la brisa colgaron sus camisas
y caminos. En los valles pusieron diligencias
y ciudades. En la brisa colgaron sus camisas
y el olor de los pechos procedentes del hacha
y a veces se extraviaron en las sombras
de un vientre de muchacha...
Aquel territorio fue creciendo hacia arriba
y hacia abajo.
Rascacielos
y minas
se iban alejando de la tierra,
unidos y distantes.
Los más fuertes, los más iluminados, los más
capaces de violar un camino, fueron adelante.
Otros quedaron atrás. Pero la marcha
seguía sin sosiego, sin volver la mirada.
Era preciso
confianza en sí mismo.
Era preciso
fe.
Y suavemente se forjó la canción:
yo el cow-boy y yo el aventurero
y yo el pioneer y yo el lavador de oro
y yo Alvin, yo William con mi nombre y mi suerte de barajas,
y yo el predicador con mi voz de barítono
y yo la doncella que tengo mi cara
y yo la meretriz que tengo mi contorno
y yo el comerciante, capitán de mi plata
y yo
el ser humano
en pos de la fortuna para mí, sobre mí,
detrás de mí.
Y con el mundo entero
a mis pies, sometido a mi voz,
recogido en mi espalda
y la estatura de la cordillera yo
y las espigas de la llanura yo
y el resplandor de los arados yo
y las orillas de los arroyos yo
y el corazón de la amatista yo
y yo
¡Walt Whitman,
un cosmos,
un hijo de Manhattan...!


8


¡Secreta maravilla de una historia que nace...!
Con aquel ancho grito
fue construida una nación gigante.
Formada de relatos y naciones pequeñas
que entonces se encontraban como el mundo
entre dos grandes mares...
Y luego
se ha llenado de golfos, islotes y ballenas,
esclavos, argonautas y esquimales...
Por los mares bravíos
empezó a transitar el clíper yanqui,
en tierra se elevaron estructuras de acero,
se escribieron poemas y códigos y mármoles
y aquella nación obtuvo sus ardientes batallas
y sus fechas gloriosas y sus héroes totales
que tenían aún entre los labios
la fragancia
y el zumo
de la tierra olorosa con que hacían su pan,
su trayecto y su equipaje...
Y aquella fue una gran nación de rumbos y albedrío.
Y el yo
—la rotación de todos los espejos
sobre una sola imagen—
halló su prodigioso mensaje primitivo
en un inmenso, puro, territorio intachable
que lloraba la ausencia de la palabra
mío.


9


Porque
¿qué ha sido un gran poeta indeclinable
sino un estanque límpido
donde un pueblo descubre su perfecto semblante?
¿qué ha sido
sino un parque sumergido
donde todos los hombres se reconocen
por el lenguaje?
¿y qué
sino una cuerda de infinita guitarra
donde pulsan los dedos de los pueblos
su sencilla, su propia, su fuerte y
verdadera canción innumerable?
Por eso tú, numeroso Walt Whitman, que viste y deliraste
la palabra precisa para cantar tu pueblo,
que en medio de la noche dijiste
yo
y el pescador se comprendió en su capa
y el cazador se oyó en mitad de su disparo
y el leñador se conoció en su hacha
y el labriego en su siembra y el lavador
de oro en su semblante amarillo sobre el agua
y la doncella en su ciudad futura
que crece y que madura
bajo la saya
y la meretriz en su fuente de alegría
y el minero de sombra en sus pasos debajo de la patria...
cuando el alto predicador, bajando la cabeza,
entre dos largas manos, decía
yo
y se encontraba unido al fundidor y al vendedor
y al caminante oscuro de suave polvareda
y al soñador y al trepador
y al albañil terrestre parecido a una lápida
y al labrador y al tejedor
y al marinero blanco parecido a un pañuelo...
Y el pueblo entero se miraba a sí mismo
cuando escuchaba la palabra
yo
y el pueblo entero se escuchaba en ti mismo
cuando escuchaba la palabra
yo, Walt Whitman, un cosmos,
un hijo de Manhattan...
Porque tú eras el pueblo, tú eras yo,
y yo era la Democracia, el apellido del pueblo,
y yo era también Walt Whitman, un cosmos,
un hijo de Manhattan...!


10


Nadie supo qué noche desgreñada,
un rostro frío, de bajo celentéreo,
se halló en una moneda. Qué reseco semblante
se pareció de pronto a un círculo metálico y sonoro.
Qué cara seca vio en circulación de mano en mano.
Qué seca boca dijo de pronto
yo
y empezó a conjugarse, a cumplirse y a multiplicarse
en todas las monedas.
En monedas de oro, de cobre, de níquel,
en monedas de manos, de venas de vírgenes,
de labradores y pastores, de cabreros y albañiles.
Nadie supo quién fue el desceñido primero.
Mas se le vio una mañana adquirir el crepúsculo.
Mas se le vio otra mañana comprar la conciencia.
Y del fondo de los ríos, de los barrancos, de la médula
de los arbustos, del filo de las cordilleras,
pasando por torrentes de sudor y de sangre,
surgieron entonces los Bancos, los Trusts, los monopolios,
las Corporaciones... Y, cuando nadie lo supo,
fueron a dar allí la cara de la niña y el corazón
del aventurero y las cabriolas del cow-boy y los anhelos
del pioneer... y todo aquel inmenso territorio
empezó a circular por las cajas de los Bancos, los libros
de las Corporaciones, las oficinas de los rascacielos,
las máquinas de calcular...
y ya:
se le vio una mañana adquirir la gran puerta de la
oportunidad
y ya más nadie tuvo acceso a la palabra mío
y ya más nadie ha comprendido la palabra yo.


11


Preguntadlo a la noche y al vino y a la aurora...
Por detrás de las colinas de Vermont, los llanos de
las costas,
por el ancho Far-West y las Montañas Rocallosas,
por cl valle de Kentucky y las selvas de Maine.
Atravesad las fábricas de muebles y automóviles, los
muelles,
las minas, las casas de apartamientos, los ascensores
celestiales,
los lupanares, los instrumentos de los artistas;
buscad un piano oscuro, revolved las cuerdas,
los martillos, el teclado, rompedle el arpa silenciosa
y tiradla sobre los últimos raíles de la madrugada...
Inútilmente.
No encontraréis el limpio acento de la palabra
yo.
Quebrad un teléfono y un disco de baquelita,
arrancadle los alambres a un altoparlante nocturno,
sacad al sol el alma de un violín Stradivarius...
Inútilmente.
No encontraréis el limpio acento de la palabra
yo.
(¡Oh, Walt Whitman, de barba desgarrada!)
¡Qué de rostros caídos, qué de lenguas atadas,
qué de vencidos hígados y arterias derrotadas...!
No encontraréis
más nunca
el acento sin mancha
de la palabra
yo.


12


Ahora,
escuchadme bien:
si alguien quiere encontrar de nuevo
la antigua palabra
yo
vaya a la calle del oro, vaya a Walt Street.
No preguntéis por Mr. Babbitt. Él os lo dirá.
—Yo, Babbitt, un cosmos,
un hijo de Manhattan.
Él os lo dirá
—Traedme las Antillas
sobre varios calibres presurosos sobre cintas
de ametralladoras, sobre los caterpillares de los tanques
traedme las Antillas.
Y en medio de un aroma silencioso
allá viene la isla de Santo Domingo.
—Traedme la América Central.
Y en medio de un aroma pavoroso
allá viene callada Nicaragua.
—Traedme la América del Sur.
Y en medio de un aroma pesaroso
allá viene cojeando Venezuela.
Y en medio de un celeste bogotazo
allá viene cayendo Colombia.
Allá viene cayendo Ecuador.
Allá viene cayendo Brasil.
Allá viene cayendo Puerto Rico.
En medio de un volumen salino
allá viene cayendo Chile...
Vienen todos. Allá vienen cayendo.
Cuba trae su dolor envuelto en un estremecimiento
de comparsas.
México trae su rencor envuelto en una sola mirada
fronteriza.
Y Haití, y Uruguay y Paraguay, vienen cayendo.
Y Guatemala, El Salvador y Panamá, vienen cayendo.
Vienen todos. Vienen cayendo.
No preguntéis por Mr. Babbitt, os lo he dicho.
—Traedme todos esos pueblos en azúcar, en nitrato,
en estaño, en petróleo, en bananas,
en almíbar
traedme todos esos pueblos.
No preguntéis por Mr. Babbitt, os lo he dicho.
Vienen todos, vienen cayendo.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

13


Si queréis encontrar el duro acento moderno
de la palabra
yo
id a Santo Domingo.
Pasad por Nicaragua. Preguntad en Honduras.
Escuchad al Perú, a Bolivia, a la Argentina.
Dondequiera hallaréis un capitán sonoro
un yo.
Un jefe luminoso,
un yo, un cosmos,
Un hombre providencial,
un yo, un cosmos, un hijo de su patria.
Y en medio de la noche fragorosa de la América
escucharéis, detrás de madureces y fragancias,
mezclados con sordos quejidos, con blasfemias y gritos,
con sollozos y puños, con largas lágrimas y largas
aristas y maldiciones largas
un yo, Walt Whitman, un cosmos,
un hijo de Manhattan.
Una canción antigua convertida en razón de fuerza
entre los engranajes de las factorías, en las calles
de las ciudades. Un yo, un cosmos, en las guardarrayas,
y en los vagones y en los molinos de los centrales.
Una canción antigua convertida en razón de sangre y
de miseria,
un yo, un Walt Whitman, un cosmos,
un hijo de Manhattan...!


14


Porque
¿qué ha sido la ventura de los pueblos
si no un cambio continuo, un movimiento eterno,
un fuego infinito que se enciende y que se
apaga?
¿Qué ha sido
si no un chorro incontenido,
espejo ayer de oteros y palmares,
hoy nube blanca?
¿Y qué
si no una brega infatigable
en que hoy manda un puñado de golosos
y mañana los puños deliciosos,
fragantes y frenéticos del pueblo
innumerable?
Por eso tú, innúmero Walt Whitman,
que en mitad de la noche dijiste
yo
y el herrero sonoro se descubrió en la llama
y el forjador y el fogonero
y el cuidador del faro, celeste de miradas,
y el fundidor y el leñero
y la niña celeste colando la alborada
y el pionero y el bombero
y el cochero y el aventurero y el arriero...

que en medio de la noche dijiste
Yo, Walt Whitman, un cosmos,
un hijo de Manhattan
y un pueblo entero se descubrió en tu lengua
y se lanzó de lleno a construir su casa,
hoy,
que ha perdido su casa,
hoy,
que tiene un puñado de golosos sonrientes y
engreídos,
hoy,
que ha cambiado el fuego infinito que se
enciende y que se apaga
hoy...
hoy no te reconoce
desgarrado Walt Whitman,
porque tu signo está guardado en las cajas de los Bancos,
porque tu voz está en las islas guardadas por arrecifes
de bayonetas y puñales,
porque tu voz inunda los decretos y los centros
de Beneficencia
y los juegos de lotería,
porque hoy,
cuando un magnate sonrosado,
en medio de la noche cósmica,
desenfrenadamente dice
yo
detrás de su garganta se escucha el ruido
de la muchedumbre
ensangrentadas explotadas refugiadas
que torvamente dicen

y escupen sangre entre los engranajes,
en las fronteras y las guardarrayas...
¡Oh, Walt Whitman de barba interminable!



15


Y ahora
ya no es la palabra
yo
la palabra cumplida
la palabra de toque para empezar el mundo.
Y ahora
ahora es la palabra
nosotros.
Y ahora,
ahora es llegada la hora del contracanto.

Nosotros los ferroviarios,
nosotros los estudiantes,
nosotros los mineros,
nosotros los campesinos,
nosotros los pobres de la tierra,
los pobladores del mundo,
los héroes del trabajo cotidiano,
con nuestro amor y con nuestros puños,
enamorados de la esperanza.
Nosotros los blancos,
los negros, los amarillos,
los indios, los cobrizos,
los moros y morenos,
los rojos y aceitunados,
los rubios y los platinos,
unificados por el trabajo,
por la miseria, por el silencio,
por el grito de un hombre solitario
que en medio de la noche,
con un perfecto látigo,
con un salario oscuro,
con un puñal de oro
y un semblante de hierro,
desenfrenadamente grita
yo
y siente el eco cristalino
de una ducha de sangre
que decididamente se alimenta en
nosotros
y en medio de los muelles alejándose
nosotros
y al pie del horizonte de las fábricas
nosotros
y en la flor y en los cuadros y en los túneles
nosotros
y en la alta estructura camino de las órbitas
nosotros
camino de los mármoles
nosotros
camino de las cárceles
nosotros...


16


Y un día,
en medio del asombro más grande de la historia,
pasando a través de muros y murallas
la risa y la victoria,
encendiendo candiles de júbilo en los ojos
y en los túneles y en los escombros,
¡oh, Walt Whitman de barba nuestra y definitiva!
Nosotros para nosotros, sobre nosotros
y delante de nosotros...
Recogeremos puños y semilleros de todos los pueblos
y en carrera de hombros y brazos reunidos
los plantaremos repentinamente
en las calles de Chile, de Ecuador y Colombia,
de Perú y Paraguay,
de El Salvador y Brasil,
en los suburbios de Buenos Aires y de La Habana
y allá en Macorís del Mar, pueblo pequeño y mío,
hondo rincón de aguas perdido en el Caribe,
donde la sangre tiene
cierto rumor de hélices quebrándose en el río...
¡Oh, Walt Whitman de estampa proletaria!
Por las calles de Honduras y el Uruguay.
Por los campos de Haití y los rumbos de Venezuela.
En plena Guatemala con su joven espiga.
En Costa Rica y en Panamá.
En Bolivia, en Jamaica y dondequiera,
dondequiera que un hombre de trabajo
se trague la sonrisa,
se muerda la mirada,
escupa la garganta silenciosa
en la faz del fusil y del jornal.
¡Oh, Walt Whitman!
Blandiendo el corazón de nuestros días delante
de nosotros,
nosotros y nosotros y nosotros.


17


¿Por qué queríais escuchar a un poeta?
Estoy hablando con unos y con otros.
Con aquellos que vinieron a apartarlo de su pueblo,
a separarlo de su sangre y de su tierra,
a inundarle su camino.
Aquellos que lo inscribieron en el ejército.
Los que violaron su barba luminosa y le pusieron un fusil
sobre sus hombros cargados de doncellas y pioneros.
Los que no quieren a Walt Whitman el demócrata,
sino a un tal Whitman atómico y salvaje.
Los que quieren ponerle zapatones
para aplastar la cabeza de los pueblos.
Moler en sangre las sienes de las niñas.
Desintegrar en átomos las fibras del abuelo.
Los que toman la lengua de Walt Whitman
por signo de metralla, por bandera de fuego.
¡No, Walt Whitman, aquí están los poetas de hoy
levantados para justificarte!
“—¡Poetas venideros, levantaos, porque vosotros debéis
justificarme!”
Aquí estamos, Walt Whitman, para justificarte.
Aquí estamos
por ti
pidiendo paz.
La paz que requerías
para empujar el mundo con tu canto.
Aquí estamos
salvando tus colinas de Vermont,
tus selvas de Maine, el zumo y la fragancia de tu tierra,
tus guapos con espuelas, tus mozas con sonrisas,
tus rudos mozalbetes camino del riachuelo.
Salvándolos, Walt Whitman, de los traficantes
que toman tu lenguaje por lenguaje de guerra.
¡No, Walt Whitman, aquí están los poetas de hoy,
los obreros de hoy, los pioneros de hoy, los campesinos
de hoy,
firmes y levantados para justificarte!
¡Oh, Walt Whitman de barba levantada!
Aquí estamos sin barba,
sin brazos, sin oído,
sin fuerzas en los labios,
mirados de reojo,
rojos y perseguidos,
llenos de pupilas
que a través de las islas se dilatan,
llenos de coraje, de nudos de soberbia
que a través de los pueblos se desatan,
con tu signo y tu idioma de Walt Whitman
aquí estamos
en pie para justificarte,
continuo compañero de Manhattan!


1952

-------- 000 ----
PEDRO MIR
(1913 – 2000)

Nació en San Pedro de Macorís y murió en Santo Domingo. Poeta, narrador, ensayista y profesor universitario dominicano. Por su profunda voz poética se le considera como uno de los grandes bardos de la poesía hispanoamericana con tema de compromiso social, a favor de los explotados.


avatar
María Ofelia Reimundo

Cantidad de envíos : 9213
Fecha de inscripción : 07/06/2009
Localización : SAN ISIDRO

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por María Ofelia Reimundo el Lun 01 Oct 2012, 20:27

Whitman

(West Hills, EE UU, 1819 - Camden, id., 1892) Poeta estadounidense. Hijo de madre holandesa y padre británico, fue el segundo de los nueve vástagos de una familia con escasos recursos económicos. Pasó sólo ocasionalmente por la escuela y pronto tuvo que empezar a trabajar, primero, y a pesar de su escasa formación académica, como maestro itinerante, y más tarde en una imprenta.


Walt Whitman (Retrato de Eakins, 1887)

Allí se despertó su afición por el periodismo, interés que le llevó a trabajar en varios diarios y revistas neoyorquinos. Nombrado director del Brooklyn Eagle en 1846, permaneció en el cargo sólo dos años debido a su disconformidad con la línea abiertamente proesclavista defendida por el periódico. Su afición por la ópera (género que influyó enormemente en su obra poética) le permitió coincidir en una noche de estreno con un dirigente del periódico de Nueva Orleans Crescent, quien lo convenció para que dejara Nueva York y aceptase una oferta para trabajar en el diario.

Durante el viaje hacia al Sur, que emprendió en 1848, tuvo la oportunidad de contemplar una realidad, la de provincias, para él totalmente desconocida y que, en definitiva, sería decisiva para su carrera futura. Por todo este conjunto de experiencias, cuando regresó a Nueva York, unos meses después, abandonó el periodismo y se entregó por completo a la escritura.

La primera edición de su gran obra, sin embargo, no vio la luz hasta 1855. Esta primera edición de Hojas de hierba (Leaves of grass) (habría otras ocho en vida del poeta) constaba de doce poemas, todos ellos sin título, y fue el propio Whitman quien se encargó de editarla y de llevarla a la imprenta. De los mil ejemplares de la tirada, Whitman vendió pocos y regaló la mayoría, uno de ellos a Ralph Waldo Emerson, importante figura de la escena literaria estadounidense y su primer admirador. Su crítica, muy positiva, motivó a Whitman para seguir escribiendo, a pesar de su ruinosa situación económica y de la nula repercusión que, en general, habían tenido sus poemas.

MI HUMILDE COLABORACIÒN, SOBRE ESTE GENIO DE LAS LETRAS.
MOR*
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24366
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 01 Oct 2012, 23:11

Gracias a todos. En los próximos días intentaré participar eb lo que debe ser una obra de todos


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ

Contenido patrocinado

Re: WALT WHITMAN

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Dom 24 Sep 2017, 14:41