Aires de Libertad

www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 705247 mensajes en 36719 argumentos.

Tenemos 1286 miembros registrados.

El último usuario registrado es frasesdemujer.

Últimos temas

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 18 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 16 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

José Antonio Carmona, Lluvia Abril


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Mar 16 Mayo 2017, 23:10.

Septiembre 2017

LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Jaroslav Seifert

Comparte
avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25339
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Jaroslav Seifert

Mensaje por Pedro Casas Serra el Sáb 11 Ago 2012, 13:04

.

JAROSLAV SEIFERT


BIOGRAFÍA(Sacada de: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


(Praga, 1901-1986) Poeta checo considerado uno de los más grandes poetas checos contemporáneos; obtuvo el premio Nobel en 1984. Fue activo inspirador de los principales movimientos vanguardistas checos, entre ellos el llamado "poetista". Miembro fundador, en 1921, del Partido Comunista checoslovaco, rompió con él después de viajar a la Unión Soviética en 1929, y fue fervoroso luchador contra la ocupación nazi.

Seifert participó en 1920 en la constitución del grupo Deveetsil, de fuerte influjo en la literatura checa posterior, que combinaba la adscripción a los principios de la revolución rusa y a los movimientos futurista y dadá. Con este aliento publicó su primer libro de poemas, Ciudad en lágrimas (1921), para derivar hacia una actitud estéticamente más radical y adversaria de las doctrinas soviéticas en El amor mismo (1923), obra que materializa los principios del "poetismo".

En los años siguientes, sin abandonar la colaboración con los movimientos y publicaciones socialistas, profundizó el vanguardismo de su creación poética en títulos como En las ondas (1926), El ruiseñor canta mal (1926), donde ya se percibe una visión del mundo acusadamente pesimista, y Paloma mensajera (1929). En la década de 1930, a medida que la situación política y social se degradaba, derivó hacia el clasicismo y su voz se tornó más clara y contundente.

El título que señala dicho giro es Manzana de regazo (1933), con el que el poeta dio por terminada su fase juvenil para convertirse en el gran maestro del verso musical y expresivo, que le granjearía una gran popularidad. Las manos de Venus (1936) y Primavera adiós (1937) son libros que responden a esa tendencia.



[b]POEMAS


PENDIENTES DE CORAL


Todo cuanto se nos va
y se hunde en el pasado
pierde por el camino muchas
de sus propiedades.
El mal empalidece, el pecado se olvida,
el vino se vuelve agrio
y los besos que han quedado grabados bajo el cielo
se tornan canción.

Cuando anhelaba estar en tus brazos,
inventaba versos.
Iba arriba y abajo de la habitación
y los decía ante una ventana vacía.
¡Ah, aquellos versos!
No eran muy logrados,
pero estaban llenos de deseo obsesivo
y de palabras apasionadas.

Con la mano me tapabas la boca
para hacerme callar,
y tercamente protegías
tus orejas sorprendidas,
mientras yo la punta de la lengua
dejaba extraviar en sus pliegues rosados
como en un laberinto.

A menudo dormía sobre tu corazón
y ávidamente respiraba el perfume
de piel ardiente.
Los sueños, que se acercan a escondidas
y se apoderan del dormido en la oscuridad,
tenían el color de tus ojos.
Eran azules.
Y en mi frente lentamente caían
los empañados corales de tus pendientes
como gotas de lacre.

Cuando hoy apoyo entre las manos
mi cara envejecida,
puedo bajo los dedos con precisión notar
la forma de mi propio cráneo.
Nunca había pensado antes,
ni tampoco ponía la cabeza entre las manos.
No tenía ningún motivo.

Y el terrible deseo de existir
mal sea sin alegría ni esperanza
añade sin cesar alas negras
al miedo de no existir.
Pero cuando esté muerto de verdad,
incluso del silencio de la arcilla
todavía saldrá al encuentro de tus pasos
mi amor.


Jaroslav Seifert (De "Ser poeta")
(Traducción de Pedro Casas Serra, de la versión catalana de Jaume Creus)



***



CANCIÓN EN EL INTERMEDIO


Si alguien me preguntara que es un poema,
me quedaría confuso algunos instantes.
¡Pero si lo sé muy bien!

He releído muchos poetas muertos
y de vez en cuando
sus versos me han iluminado el camino
como llama en la oscuridad.

La vida, sin embargo, no anda de puntillas,
a veces nos sacude
y pisa.

A menudo he ido a tientas detras del amor
como quien ha perdido la vista
y por las ramas de los manzanos
busca la redondez de los frutos, que anhela
su palma.

Y conozco versos
potentes como un conjuro del infierno,
que harían caer hasta las puertas del paraíso.
Los he murmurado ante ojos sorprendidos.

¡Cómo no tienen que levantar las débiles manos
que por miedo mantienen cerrados
los brazos al amor!

Si alguien, sin embargo, preguntara a mi mujer
qué es el amor,
podría ser que se echara a llorar.


Jaroslav Seifert (De "Ser poeta")
(Traducción de Pedro Casas Serra, de la versión catalana de Jaume Creus)



***



EL BOMBARDEO DE LA CIUDAD DE KRALUPY


Alerta por la noche


La guerra hacía más oscuras las noches
y más angustiosos los días.
En cada rincón colgaba una espada,
amenazaba una ametralladora
y acechaba el horror agachado.
Las pistolas eran como ratas al acecho,
ratas que tenían hambre.

Esperaba en Kralupy el tren.
Era el quinto año de guerra
y en el silencio de un anochecer de golondrinas
paseaba por la ciudad.
Los ómnibus circulaban cuando era oscuro,
cuando ya en las nubes blancas
no eran amenaza los bombarderos.
La ciudad se disponía a dormir.

Los relojes todavía no habían tocado las diez
cuando sonaron las sirenas.
Me afané a refugiar mi miedo
en el túnel bajo el viaducto.
Hacía años vivíamos cerca de allí,
en la calle del Sokol,
y siendo pequeño
me había pasado en aquel lugar
una extraña aventura.

Del túnel salía tambaleándose
el mendigo Paplhám
con su saco maloliente de suciedad.
Iba muy borracho
y alguien le tiró una piedra.
El mendigo se paró y amenazó con el puño
no tan sólo al agresor,
sino a la ciudad a su alrededor,
y al llegar a la plaza
profirió sus imprecaciones de pedigüeño:

-¡Así se hunda en sus oscuras cuevas,
y no tan sólo en las cuevas,
sino en un desespero más tenebroso todavía,
hasta el fondo de sus lágrimas!
¡Que el fuego, el fuego, el fuego, el fuego, el fuego
caiga del cielo sobre la ciudad
como alas ardientes de buitres hambrientos
sobre un reciente cadáver
y lleve a cabo su ruina!
Amén.

De estos avaros umbrales
hace tiempos que el mendigo se fue
hacia otros reinos,
pero su maldición quedó grabada
como un signo negro entre las nubes
manchadas de hollín grasiento.

El final de la alerta sonó
al cabo de unos cuántos minutos
y abandonamos el escondrijo.
La noche estaba impregnada de perfumes
y el cielo lleno de estrellas.
Las noches de mayo eran de los enamorados,
¡Dios mío!

El tren silbó en las afueras de Nelahozeves,
¡ya era la hora de marchar!

Corrí rápidamente hacia el andén.
Pero a penas sentado en el vagón
me asaltaron amargos remordimientos
por el hecho de huir de la ciudad,
que estimaba,
justo en el momento
en que el peligro la amenazaba.

El edificio de la estación, sin embargo, desaparecía ya
en la oscuridad primaveral
y el tren volaba hacia Dolany
donde todo florecía.


Nunca más


Cien casas se habían hundido
y casi mil había afectadas
por las bombas de los aviones.
No, no las conté yo personalmente.
Me abría entre recientes ruinas
y bordeaba los cráteres de las calles.
Causaban un efecto alarmante,
como puertas abiertas
a las profundidades del infierno.

Se apresuraron en sacar los escombros,
pero no fue sino al tercer día
que rompieron la puerta
de la casita de la calle Sverma
que pertenecía al señor Hrneir.
Toda la familia había muerto.

Sólo el gallo, aquel viejo camorrista
que el apóstol Pedro
no apreciaba mucho
se había salvado.
Salió poseso
por encima de los cuerpos de los muertos
y se quedó sobre un montón de escombros.

Lanzó una mirada al lugar de la desgracia
y desplegó las alas
por sacudirse el pesado polvo
de las plumas doradas.

Y yo me repetí bajito
lo que estaba escrito
con letra de horror y letra de dolor
en los rostros de la gente de Kralupy..

Y en el silencio de la muerte,
grité, levantando la voz
para la guerra lo sintiera:
¡Nunca más, guerra!

El gallo me miró fijamente
con su siniestro ojo negro
y soltó una risa aterradora.
Se reía de mí
y de mi grito inútil.
Pero, además, era un pájaro
y, por lo tanto, amigo de los aviones.
¡Canalla!


Jaroslav Seifert (De "Ser poeta")
(Traducción de Pedro Casas Serra de la versión catalana de Jaume Creus)


***



.
[/b]
avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25339
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Pedro Casas Serra el Dom 12 Ago 2012, 12:01

.


CONCIERTO DE BACH


Nunca he dormido hasta muy tarde por la mañana,
me despertaban los primeros tranvías
y a menudo incluso los propios versos.
Me sacaban de la cama por los cabellos,
me arrastraban hasta la silla
y a penas me había refregado los ojos
ya me obligaban a escribir.

Unido con dulce saliva
a los labios del momento singular,
no pensaba
en la salvación de mi alma
y, en vez de la eterna felicidad,
deseaba el instante fulgurante
del placer efímero.

En vano las campanas me levantaban de tierra,
estaba aferrado con uñas y dientes.
Estaba llena de olores
y secretos excitantes.
Cuando por la noche alzaba los ojos al cielo
no era el cielo lo que buscaba.
Más bien me asustaban los agujeros negros,
en algún lugar al extremo del universo,
que son todavía más espantosos
que el mismo infierno.

Sentí, sin embargo, las notas de un clavicordio.
Era un concierto
de Juan Sebastián Bach
para oboe, clavicordio y cuerdas.
¿De donde venía la música?... No lo sé.
Pero no de la tierra.

A pesar de no haber probado vino,
me tambaleé un poco
y me tuve que sujetar
a mi propia sombra.


Jaroslav Seifert (De "Ser poeta")
(Traducción de Pedro Casas Serra de la versión catalana de Jaume Creus)


***


DIVERTIMENTO POR LA NOCHE


Tempo di minuetto


Y aun así hoy he tenido
un sueño precioso.
En plena noche llamaban
a la puerta de mi habitación,
tan flojito
que parecía que no estuviera
hecha de madera,
sino de algodón silencioso.
Y a pesar de todo me he despertado
y ha entrado el visitante

Conoces Las bodas de Figaro?
.....................-¡Claro que sí!
¡Pues era Cherubino!

Ya sabes que este papel
lo tiene que cantar una chica
y las encargadas del vestuario,
en los camerinos, tienen problemas
para meter dentro de un chaleco de hombre
un pecho de chica joven
con objeto de que tal belleza
se note lo menos posible.

El conde de Almaviva no se da cuenta de nada,
pero yo me fijo en todo voluptuosamente,
aunque a veces me da miedo
que lleguen a romperse aquellos cordones
cuando, cantando, la diva
¡tiene que llenar de aire los pulmones!

Y Cherubino se ha sentado a mi lado,
en la butaca del cojín de goma espuma,
con tanta suavidad
.................como una mariposa
sobre una sedosa flor.
Una nubecilla de polvo
en la nariz me hacía cosquillas.

Júrame -ha murmurado
inclinándose hacia mi
para decírmelo muy bajito-
que ni una sola palabra revelarás
de esto que ahora te confiaré.

Enseguida lo he jurado complaciente,
sabiendo muy bien
que esta vez era en falso.

Todo el mundo ha creído siempre que,
una vez muerto, Mozart
fue a parar a la fosa común
del cementerio de Viena.

Praga, sin embargo, lo quería.
Y por eso, aquel que con la música
se coló en todos los hogares de la ciudad
y que fue feliz
y más feliz todavía
cuando atravesó el conocido umbral,
¡está aquí enterrado!

Afortunadamente, nuestra tierra
todavía produce, de vez en cuando, milagros.

Mozart no está enterrado en la voluble Viena.
Su tumba está en Praga,
en la falda del Petrín.

Ya está medio derruida.
¡Han transcurrido tantos años!
Y nadie la conoce.
En su cabecera, en lugar de una cruz,
hay un jazmín;
sobre la tumba, azules matas de violetas.
Y la hierba de alrededor está cubierta
de un rocío de oro...


Jaroslav Seifert (De "Ser poeta")
(Traducción de Pedro Casas Serra de la versión catalana de Jaume Creus)


***



.
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Evangelina Valdez el Dom 12 Ago 2012, 17:02

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Entrevista con Jaroslav Seifert
Monika Zgustová

UN POETA DE LOS DE ANTES
La literatura checa se reduce entre nosotros a dos o tres nombres, a los que recientemente se agregó el de Jaroslav Seifert (1901), quien desde hace muchos años ha tenido en su país un nutrido público lector, gracias a sus versos ligeros, brillantes y musicales, que evolucionaron de una inicial voluntad proletaria a la simplicidad con que expresa un sentido de la realidad muy próximo a la canción popular, lo que no le impidió aproximarse a las vanguardias europeas en su época poetista. La presente entrevista fue hecha especialmente para El País y viene acompañada por un par de poemas obtenidos del libro The Linden Tree: An Anthology of Czech and Slovak Literature, 1890-1960 (Artia, Praga, 1960), editado por Mojomír Otruba y Zdenek Presat.

Usted es el primer checo a quien se le otorga el Premio Nobel de Literatura. ¿Qué reacción le ha causado?

Seifert: Estoy muy contento, sobre todo por el hecho de poder promocionar la literatura checa por todo el mundo. Junto con mi nombre, se habla y se traducen ahora otros poetas y prosistas checos. Sí, para mí este premio ha servido para que en el extranjero se interesen más por nuestra literatura.

-¿Qué experimentó cuando supo que era el premio Nobel?

Seifert: Bueno, la verdad es que no estaba demasiado sorprendido. Con esto no quiero decir que lo esperaba, no. Pero en cierto modo estaba prevenido, porque hace unos tres años me propusieron para el premio el escritor norteamericano Arthur Miller, el poeta francés Louis Aragon y mi gran amigo Roman Jakobson, el lingüista de origen ruso-judío.

-¿Cómo fue su amistad con Jakobson? ¿Dónde se conocieron?

Seifert: El se refugió en Praga en los años veinte y vivió aquí. Nos veíamos con frecuencia en las tertulias literarias, que abundaban en aquella época, y también en cenas y fiestas entre amigos. Era un gran hombre, de una inteligencia fuera de lo común, además de ser muy ameno, simpático, alegre y con mucho sentido del humor.

-En su libro de memorias. Toda la belleza de mundo cuenta, como una anécdota de su adolescencia, que había querido ser pintor, que se dio cuenta de que la poesía le atraía más. ¿Qué sucedió exactamente? ¿Cómo fueron sus inicios poéticos?

Seifert: El arte plástico siempre me ha cautivado, antes y ahora. No sé si hubiera sido un buen pintor. Pero empecé a encontrar mayor facilidad de expresión en la palabra escrita. Escribía desde que era muy joven pero era malo, malísimo horrible.

-¿Cuál fue el origen del Seifert que hoy se conoce?

Seifert: Fue, más que nada, mi encuentro con el poeta checo S. K. Neumann lo que influyó enormemente en la evolución de mis poemas tempranos.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

-¿Hay algunos otros poetas, checos o no, que usted lea con predilección?

Seifert: Leyendo la poesía checa es cuando más disfruto, sea Mácha, Vrchlicky, Holan, Nezval u otros. ¿La poesía de fuera? Sí, he leído mucho, pero no la siento de la misma forma que la nuestra. En una época me gustó mucho Apollinaire, y Verlaine, claro.

- ¿En cuanto a la prosa?

Seifert: Sí, leo de cuando en cuando, pero menos que poesía. Lo que más me ha llamado la atención últimamente es El Gato- pardo, de Tomaso de Lampedusa. íQué libro tan prodigioso! Y la versión cinematográfica de Visconti también está muy bien hecha, es uno de los pocos casos en que una película hecha a partir de una obra literaria está al nivel del original.

- En sus poemas habla con admiración de Bach, de Mozart... ¿Qué papel tiene la música en su vida?

Seifert: No puedo imaginar mi vida sin música. En un concierto la escucho con pasión, totalmente cautivado. Adoro a Mozart. Ya sé que esto no es muy original, pero es así. Y claro, quiero muchísimo a nuestros músicos. A través de Smetana, y sobre todo de su ópera La novia vendida, he aprendido a amar a mi país, a mi pueblo y a su arte. Hubo una época en que iba a ver esta ópera en secreto, porque mis compañeros no aceptaban otra música que la vanguardista y se hubieran enojado. Desde pequeño me fascinan los oratorios de Dvorak, especialmente Santa Ludmila y el Stabat Mater. Me conmueven las arias cantadas por Enrico Caruso. También escucho a los modernos: Bartok, Honegger, Hindemith, Suk y Martinu. Pero a quien adoro es a Mozart.

- ¿Y el arte?

Seifert: Pues... nuestra escuela del siglo pasado; y de este siglo, mi gran amigo fallecido hace siete años, Jan Zrzavy. Me interesa la arquitectura... Hay un arquitecto español, de Barcelona, que me parece fabuloso, Gaudi. Me han hablado mucho de sus construcciones en Barcelona, una ciudad que me parece fuera de lo común, con su estilo modernista, salpicada de casas de este originalísimo Gaudí. Y está situada al lado del mar... También me había contado un amigo, el escritor Karel Capek, que Sevilla es preciosa, con su enorme catedral y hormiguero de casitas blancas.

- Sin embargo, no parece ser usted un gran viajero, sino más bien alguien apegado a su ciudad.

Seifert: Así es. Yo no he viajado mucho. A mi lo de viajar no me interesa excesivamente, tengo toda la inspiración aquí: las flores, los barrios antiguos de Praga, las muchachas checas... ¿Qué más quiero?

- ¿Ha sido así siempre?

Seifert: Hombre, cuando era joven, en los años veinte, fui a París. La ciudad me gustó mucho, pero no tanto como Praga; me sentía nostálgico. En aquella época inventamos, con el crítico literario Karel Teige, el poetismo, una tendencia literaria checa paralela a los movimientos vanguardistas europeos. Fue un periodo estupendo.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


- ¿Cuál fue la época más feliz de su vida?

Seifert: Aquella misma. Era joven, alegre, despreocupado. Tenia entusiasmo... Vivía en un ambiente de alborozo.

Praga

- ¿Participó también en el surrealismo checo?

Seifert: Yo personalmente no, pero el movimiento era importante aquí en Bohemia. Breton, que abrió al mundo las ventanas del surrealismo, estuvo muy influido por Karel Teige, y por el poeta Vitezlav Nezval. Breton mismo venía a Praga, a veces con Paul Eluard, para discutir el programa filosófico y político del surrealismo.

- Da la impresión de que en la Europa occidental la poesía se lee poco; en todo caso, menos que en la Europa central y en Checoslovaquia en particular. ¿Cree usted que esto es cierto?

Seifert: Por supuesto. El pueblo checo siempre ha necesitado la poesía, incluso en los momentos difíciles de las guerras y en tiempo de las ocupaciones, o quizá tendría que decir especialmente en esos momentos. íQué han sido muchos desde siempre!

- En su opinión, ¿qué futuro tiene la poesía?

Seifert: No lo sé. Claro que me gustaría tener la esperanza de que la gente siempre necesitará la poesía, pero quien sabe...

- ¿Qué opina usted de la vitalidad de la literatura universal?

Seifert: No tengo una opinión clara, porque aquí llega muy poca cosa.

- Se habla con frecuencia de Franz Kafka y de Jaroslav Hasek como dos escritores nacidos en Praga que han dado un paso decisivo en el desarrollo de la novela moderna. ¿Cuál de los escritores checos, según usted, ha podido influir en la literatura universal?

Seifert: Para mi, Kafka no es checo, porque escribía en lengua alemana, y Hasek personalmente no me gusta, así que prefiero no opinar. Tal vez Karel Capek ha agregado temas importantes a la literatura.

- En su opinión, ¿qué importancia tiene su generación dentro de la poesía checa?

Seifert: Decisiva. Ha introducido tanto formas como temas nuevos, antes impensables.

- Su poesía está impregnada de la nostalgia del tiempo pasado. ¿De qué manera experimenta usted esta sensación?

Seifert: Desde niño me ponía triste al pensar en el paso del tiempo. Esperaba con ansia los días alegres o festivos del año, pero una vez que se acercaban ya me sentía infeliz pensando que pasarían rápidamente.

- ¿O sea, que usted prefiere la esperanza a la vivencia real?

Seifert: Exactamente. La única excepción es cuando te enamoras, porque entonces tienes la sensación, o mejor dicho, el convencimiento, de que tu amor durará para siempre.

- El amor es casi el tema primordial en su poesía. Para mucha gente, el amor va acompañado de la juventud. ¿Le parece que con la edad se pierde la capacidad de enamorarse?

Seifert: íNo, en absoluto! íEstoy dispuesto a enamorarme ahora mismo!

- Y la gente joven de hoy, ¿cree usted que sabe vivir el sentimiento amoroso tanto como lo hacían los jóvenes en su época, posiblemente algo más propensa al romanticismo que la de ahora?

Seifert: El escritor checo Karel Toman describe cómo una vez entró al el café Slávie y vio unas 20 parejas cogidas de la mano; se alegró mucho al pensar que el amor siempre seguiría vivo. De todas maneras, tengo que admitir que me gustaron mucho los viejos tiempos y el amor en los viejos tiempos. A veces me pregunto cómo es que los hombres de hoy han perdido la timidez en el amor y el respeto caballeresco hacia la mujer. En el juego amoroso, éstas eran unas ceremonias encantadoras que enriquecían el amor y lo hacían durar más. Además, tengo la impresión de que ahora la mayoría de las mujeres también las desprecian.

- Usted se ha dedicado casi exclusivamente a la poesía a lo largo de este siglo. ¿Qué época de la vida considera idónea para un poeta?

Seifert: Lo más importante es ser joven. Entonces tienes entusiasmo, vitalidad, alegría. Lo demás son tonterías.

- Y la experiencia que llega con la edad, tanto la que le enseña la vida como la del oficio de poeta, ¿no le parece valiosa?

Seifert: ¿Qué te puede enseñar la vida? La inspiración la tienes o no la tienes, y si la tienes la llevas dentro. Te inspiran las cosas que te rodean. No necesitas ni largos viajes ni vivencias extraordinarias. ¿Y la experiencia poética? Si, en cuanto a la forma puedes aprender algo. Pero esto no puede nunca contrapesar la juventud, no. Es cuando eres joven cuando lo tienes todo.

- ¿Hay algo que le duela y que le gustaría cambiar?

Seifert: Hay varias cosas, pero más que nada me pesa la vejez. De joven uno no se da cuenta de lo que tiene. Ser joven es poseer toda la belleza del mundo. íEs terrible ser viejo! Esto es lo que me gustaría cambiar.

*Fuente: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Evangelina Valdez el Dom 12 Ago 2012, 17:23

"APAGA LAS LUCES"

Calla, que no se agite el rocío invisible

dentro de mis párpados nublados.

En silencio, tiernamente diré a la noche: tú no has sido

para mí una noche tan terrible.

El ángel de la visitación nos condujo

hacia la oscuridad vigilante que se inclina

sobre nosotros, noche solemne después de la noche maligna

que nos envolvió y ocultó a la atención de tanto ojo.

La risotada que se deslizó por tu aterciopelada capucha cuando nos toco tu pavor en estampida,

ese horrible grito que alguien en alguna parte todavía escucha,

me llega ahora como el eco de una dulce llamada.

Apaga las luces. Calla, no libere una palabra

las lágrimas que rocían mis pestañas. Todo se diga

suavemente, sin autocompasión, desde el alma.

Qué grande, qué grande es la luz que prodiga

esta noche donde cayó la universal negrura

y cada hombre cubrió la estirpe de su reino.

Yo sé, yo sé que obraríamos con cordura

si escucháramos y aprendiéramos del trueno.


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

"FRUTO RESPLANDECIENTE"


Amar a los poetas

es amar la fauna moribunda de Yellowstone Park

Y aun así amamos la poesía

Poesía

la cascada eterna

Cañones de largo alcance dispararon sobre París

Poetas en corazas de hierro

Pero ¿para qué cantar a las victimas de amores desdichados?

íAdiós, París!

Navegábamos alrededor de Africa

y en las hélices de nuestro barco

murieron peces con ojos de diamante

Es lo más doloroso

cuando uno recuerda

Liras negras

y el aroma de un aire tórrido

En nuestra tierra el fruto resplandeciente

de los candelabros

se desgarra con la medianoche

Y Monsieur Blaise Cendrars

perdió una mano en la guerra

Aves sagradas

sobre piernas finas como sombras

se mecen con el destino de las flores

Dalenda est Cathago

y en los cañaverales el viento toca

mil clarinetes

Y mientras en los frágiles paralelos del mundo

la Historia

centenario marfil

se enrosca

yo muero de sed, Madmoiselle Muguet

y usted no podrá decirme

a qué sabia el vino en Cártago

El rayo se rasga entre las estrellas

y la lluvia cae

La superficie de las aguas

redobla sus atabales tensos

Revolución en Rusia

una tempestad en la Bastilla

Y el Poeta Mavakovskv ha muerto

Pero la poesía

melosa luna, pone dulzura

en los cálices de las flores

* Traducción del inglés de Hermann Bellinghausen
avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25339
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 13 Ago 2012, 11:07

Gracias por tu aportación, Evangelina: entrevista y poemas.

Un abrazo.
Pedro


..........................




SER POETA


La vida me enseñó hace tiempo
que música y poesía
son las más bellas cosas en el mundo
que ella nos puede dar.
Salvo el amor, claro.

En una vieja crestomatía,
publicada aún por la imprenta imperial y real
el año que murió Vrchlický,
encontré un tratado sobre poética
y preceptiva literaria.

Entonces puse una rosa en un vaso,
encendí una vela
y me puse a escribir los primeros versos.

¡Brota, llama de las palabras,
y arde,
aunque salga con los dedos abrasados!

Una metáfora sorprendente vale
más que un anillo de oro en un dedo.
Pero ni el Diccionario de la Rima de Puchmajer
me sirvió de ninguna ayuda.

En vano reunía ideas
y me empeñaba en cerrar los ojos con fuerza
para oír el primer verso milagroso
En la oscuridad, sin embargo, en vez de palabras
me llegó una sonrisa femenina y cabellos ondulantes
desplegados al viento.

Era mi propio destino,
tambaleándome he ido tras él, sin aliento,
toda la vida.


Jaroslav Seifert (De "Ser poeta")
(Traducción de Pedro Casas Serra, de la versión catalana de Jaume Creus)


***


HOMENAJE A VLADIMIR HOLAN


Hay momentos en que en nuestro pensamiento
llegamos incluso a envidiar a los muertos
como si su eterno no-ser
fuera tan sólo un reposar
en dulce calma y sin ningún dolor
bajo flores marchitas.

Basta, pero, un estremecimiento de placer,
cualquiera que sea,
para hacernos volver de buen grado
a los afanes cotidianos.

He sobrevivido a todos los poetas
de mi generación.
Todos fueron amigos míos.
El último que ha muerto es Vladimir Holan.
¿Cómo no habría de sentirme inquieto?
Estoy solo.

Jiri Wolker fue el primero,
era joven y tenía prisa.
¡Ay, esos desgraciados besos
en los labios febriles
de las chicas tuberculosas
en el sanatorio junto al mar!

Unos años después murió Jindric Horejsi.
Era el mayor de todos nosotros.
Escribía versos en un café lleno de gente,
sobre una mesita redonda,
como un soldado, después de la batalla,
escribe a la amada sobre un tambor girado.

Josef Hora fue el único de nosotros
que se tuteó con F.X.Salda.
Entrad en su jardín
cuando empiecen a florecer los esquejes.
Sus flores conmovedoras hacen al sol
olor de almendras amargas.

No nos dijo adiós Frantisek Halas,
el amigo estimado.
Quería que graznasen sus versos
en el oído de la gente,
pero a veces no lo lograba
y cantaba.

Con gesto brusco nos dejó
Konstantin Biebl.
Añoraba la ternura
de las chicas javanesas
que son como flores vivientes
y andan en silencio de puntillas.

Vitezslav Nezval renegaba de la muerte
y ella se vengó.
Cuando murió por Pascua inesperadamente
como él mismo había predicho,
se rompió una rama fuerte
del árbol de la poesía.

En la muerte todavía no había ni pensado
Frantisek Hrubin.
No sospechaba yo, al principio, de donde sacaba
las melodías de sus versos,
pero sé que él no cesaba de escuchar
el agua risueña del dique de Sázava.

Holan tardó mucho en morir.
El teléfono a menudo me caía de las manos.
A la endemoniada jaula que es Bohemia,
tiraba sus poemas con desprecio
como si fueran pedazos de carne sangrienta.
Pero los pájaros tenían miedo.

La muerte lo quería sumiso,
él no sabía nada de sumisiones
y hasta el último instando
luchó con la muerte denodadamente.

El ángel que le levantaba los brazos
cuando desfallecía,
se sentaba a los pies de la cama
y lloraba.


Jaroslav Seifert (De "Ser poeta")
(Traducción de Pedro Casas Serra de la versión catalana de Jaume Creus)


***


TRÍPTICO DE PRAGA


Praga en el sueño


No sé ya en qué año era
que dejé el París de París
-a pesar de todo más de una vez maldito-,
estreché la correa de la maleta
y volví corriendo a casa.
De hecho, añoraba Praga
y me he quedado hasta la muerte.

Praga me sonrió
y me estremecí
como cuando el amante ve a la amada
y anhela el instante del abrazo.
En la pasarela Novotný
la vieja esclusa me hizovolver la cabeza.
Oía su bramido
como una canción de amor.
Mozart no la escribió,
en el catálogo de Köchel no está,
se la ha inventado el agua
al bañar las orillas de esta tierra.
Por la noche, caía una cascada de estrellas
sobre la ciudad dormida.

Pero alguien me miró por encima del hombro
y con cierto desdén ordenó:
-¡Dadle un laúd,
que intente cantar!

Los años eran sombríos y dificiles.
Pero bajo la trivialidad cotidiana
había el rescoldo de las grandes vidas.
Producían un alta llama y se apagaban
en medio de ojos llorosos.

Paseé después con los difuntos
por el puente Carlos
hacia la silenciosa Kampa
hasta las palas del molino de Certovka.
Van girando en el vacío
y muelen un silencio muerto.

Mucho de lo que sé sobre la muerte
me lo enseñó Vladimir Holan
después de su entierro.
Vivía a pocos pasos de aquí
y la conocía bien, la muerte.
Está en todas partes.

La vida, sin embargo, se me escapa más deprisa
que el éter volátil
de una botella rota. ¡Qué le vamos a hacer!
Tengo depresiones, como la mayoría
de gente mayor,
y por la noche a menudo me asaltan sueños agónicos.

Desde sus fantásticas formas
y colores irreconocibles
me salta de repente delante la ciudad
triste y tenebrosa,
rodeada por las mandíbulas de las barriadas.
Están llenas de dientes
entre los cuales se levantan amenazadoramente
los colmillos de los edificios altos.

Aquella noche soñé
que asediaban a Praga por los cuatro costados
y se acercaban al centro.
Querían tragarse el Muro del Hambre
e incluso los castaños del camino;
clavar mordisco a los céspedes jugosos
y a los parterres de flores.

Lástima de agradables veredas
por donde pasean las parejas de enamorados
y fantasean entre murmullos.
Nubes de polvo gris se posaban
en el verdor reciente
y los viejos magnolios en plena floración
se quejaban en silencio.

Pero tan pronto comenzaron la voladura
y a toda velocidad desmontaban
la vieja atalaya de Petrín,
cerré con fuerza los ojos.
Era la amiga de mis amores.

¡No los tendría que haber abierto de nuevo!
Cuando la primera calle se acercó reptando
hasta la misma tumba de Smetana
en el cementerio de Vyserhad,
con gritos de dolor volaron los gallos
del tejado del templo
para caer en algún lugar entre los matorrales
del borde del río.

De todo sueño se despierta el dormido,
de éste no, de ninguna manera.
En vano aúllan las sirenas,
en vano se inflaman las auroras
y se esparcen por el cielo
como un charco de sangre pisada
en el lugar del accidente.

Al final todavía pude entrever
que sobre el río flotaban peces muertos,
y el agua era negra
como en la hora del juicio final.

Jaroslav Seifert (De "Ser poeta")
(Traducción de Pedro Casas Serra de la versión catalana de Jaume Creus)


***



.
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Evangelina Valdez el Lun 13 Ago 2012, 11:28

Pedroooo, gracias a ti.
Oye, ese "Ser Poeta" es una pura realidad de lo que es ser poeta.

"Una metáfora sorprendente vale
más que un anillo de oro en un dedo."

¡Lo creo!
Y ahora te sigo mi querido Pedro:

"Píseň"

Bílým šátkem mává,
kdo se loučí,
každého dne se něco končí,
něco překrásného se končí.

Poštovní holub křídly o vzduch bije,
vraceje se domů,
s nadějí i bez naděje
věčně se vracíme domů.

Setři si slzy
a usměj se uplakanýma očima,
každého dne se něco počíná,
něco překrásného se počíná.

Poštovní holub (1929).

- 0 -
"Canción"

Agita un pañuelo blanco
quien se despide,
cada día algo termina,
algo hermoso se termina.

La paloma mensajera
vence el aire con sus alas
de regreso a casa,
con esperanza y sin esperanza
siempre regresamos a casa.

Enjuga tus lágrimas
y sonríe con los ojos anegados,
cada día algo inicia,
algo hermoso se inicia.

Paloma mensajera (1929).

-------------------

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
-doodle de Google del artista-

"NAPOLEON"

MÁ DÝMKA GAMBIER MĔ STRAŠNĔ BAVÍ
MÁ Z HLAVY CÍSAŘE LEGRAČNÍ HLAVIČKU

DOBRÝ DEN SLAVNÝ CÍSAŘI!


UŽ SE TI VYKOUŘILO Z HLAVY
BÝT PÁNEM SVĔTA?

Na vlnách TSF (1925).

- 0 -

"NAPOLEÓN"

MI PIPA GAMBIER ME DIVIERTE TERRIBLEMENTE
TIENE UNA GRACIOSA CABECITA DE LA CABEZA DEL EMPERADOR

¡BUENOS DÍAS FAMOSO EMPERADOR!


¿YA SE TE BAJARON LOS HUMOS DE LA CABEZA
DE SER EL SEÑOR DEL MUNDO?

En las ondas de la TSF: Telegraphie sans fils, Telegrafía sin hilos (1925).

------------------
"Útěcha"


slečno, slečno vy se mračite
že po celý den vám pršelo
co by měla říkat tamhle ta
malá jepice
které pršelo po celý život?

Na vlnách TSF (1925).

"Consuelo"



señorita señorita usted frunce el ceño
porque le ha llovido todo el día
¿qué podría decir entonces aquella
efímera
a la que llovió toda la vida?

En las ondas de la TSF: Telegraphie sans fils, Telegrafía sin hilos (1925).

*Fuente: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

*¡Sígannos los buenosssss! jajajajaja
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Evangelina Valdez el Mar 14 Ago 2012, 17:49

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
-SEIFER JOVEN-

"LA COLUMNA DE LA PESTE"

2
Nuestras vidas se deslizan
como los dedos sobre el papel de lija;
días, semanas, años, siglos,
y había épocas en que pasábamos llorando
largos años.

Hoy todavía camino alrededor de la columna
donde con tanta frecuencia esperé
y escuché, cómo murmura el agua
de las fauces apocalípticas,
sorprendido cada vez
por la amorosa coquetería del agua,
que estallaba en la superficie de la fuente
mientras caía la sombra de la columna en tu rostro.

Esta era la hora de la Rosa.

Versión de Clara Janés

--------- 000 --------

"EL GRITO DE LOS FANTASMAS"

1
En vano nos agarramos a las telarañas flotantes
y al alambre de púas.
En vano apoyamos el talón en la tierra
para no dejarnos arrastrar con tanto ímpetu
hacia las tinieblas, que son más negras
que la más negra noche
y carece ya de corona de estrellas.

Y cada día encontramos a alguien
que involuntariamente nos pregunta
sin abrir siquiera la boca:
¿Cuándo? ¿cómo? ¿y qué viene después?

Bailan y danzan aún un poco más
y respiran el aire perfumado,
¡aunque sea con el dogal al cuello!

Versión de Clara Janés

----------- 000 ---------

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

"PAN Y ROSAS"

Entre dos polos se tensa el mundo
como la piel del asno.
La vida, entre dos cosas:
pan y rosas.

Se oye el mundo, redoblan los tambores.
Para cosas pequeñas, guerra grande.
Ganador y vencido vuelven a casa.
¿Qué distancia, qué distancia haya casa?

Dos dados, dos palabras maravillosas,
en la corneta de la historia: pan y rosas.
Volver a tocar sobre el tambor volcado
moviendo con violencia la corneta en las manos.

Sobre la piel de asno del tambor de guerra,
para nuestro amor, el hambre y la muerte espera.

Versión de Clara Janés
------------ 000 -------

"CANCIÓN DE AMOR"

Oigo lo que no oyen los demás,
pies descalzos pisando terciopelo.

Suspiros bajo el sello de una carta,
el estremecimiento de las cuerdas, cuando no vibran.

A veces, huyendo de la gente,
veo lo que no ven los demás.

El amor, vestido con la risa
que se oculta en las pestañas, cubriendo los ojos.

Cuando aún tiene copos de nieve en los bucles,
veo florecer la rosa en el rosal.

Oí al amor partir
cuando unos labios por primera vez rozaron los míos.

Quién, sin embargo, detendrá mi esperanza:
ni siquiera el miedo al desengaño,

para que a tus rodillas no se ponga.
La más hermosa suele estar loca.

Versión de Clara Janés

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
-SEIFER CON OTAKAR MRKVICKA-

avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39835
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Maria Lua el Vie 11 Ene 2013, 15:12

JAROSLAV SEIFERT, no lo conocía...
Es la primera vez que leo
poemas de un poeta checo...
Gracias, amigo Pedro, por
traerlo este foro...
Volveré a leer sus poesías
Besos
Maria Lua


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25339
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Pedro Casas Serra el Sáb 19 Ene 2013, 15:28

Gracias, Evangelina, por contribuir a este tema con poemas y fotografías de Jaroslav Seifert. Al leer "La columna de la peste" he recordado todas las columnas de la peste que hay en las ciudades europeas, donde era tradición levantar una columna con una imagen religiosa encima, de la Virgen o de un Santo, cuando terminaba una epididemia de peste de las que asolaron Europa en la Edad Media.

Un abrazo.
Pedro
avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25339
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Pedro Casas Serra el Sáb 19 Ene 2013, 15:34

Celebro que te haya gustado, Maria. No recuerdo si yo he leído algún otro poeta checo , pero la poesía centroeuropea es muy interesante. Me gusta mucho el poeta austríaco Georg Trakl, que también tiene un tema aquí.

Un abrazo.
Pedro
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Evangelina Valdez el Mar 15 Abr 2014, 10:52

"EL REY HERODES"


Cuando llevó a sus labios un racimo de uva

Herodes, el rey que asesinó a los inocentes,

tenía en las manos huellas de sangre horribles.

¿Cuál es la culpa que sobre su alma pesa?

Tenía usted en las manos huellas de sangre horribles

cuando un racimo de uva elevó hasta sus labios.

Panorama

El ciervo se aleja, de su cornamenta se levanta el humo,

tras la hoja del helecho escuchad a la estrella

pero silenciosamente, sólo silenciosamente.

Fuentes llenas de frutas y noches de estrellas,

quisiera ofrecerte esa bacía de bronce,

y ser barbero.

Oh peluqueros,

las manos cansadas que se deslizan los lisos cabellos,

de la mano cae el peine, el escultor soltó el cincel

y en el espejo los ojos se han helado.

Ya es de noche. ¿Duerme usted?

¡Acabe con la blandura de su edredón!

La hora de medianoche. Las lámparas eléctricas.

Tinieblas, luz, tinieblas, medialuz

y he aquí:

el peine de las montañas desenreda del cielo la cabellera


y como dorados piojos van cayendo las estrella.

----------------

El beso de Marat


Cruzan las flores aquel grupo de estatuas

y ya huele a verdor en el barrio de Letná;

pasa el amor y dobla las piernas;

las piernas dobla y destruye el corazón.

Pasa la primavera, las hojas del sauce

con el viento ligero suavemente tiemblan.

Pasan enamorados y son felices pues tienen esperanza.

Pero la muerte, por supuesto, besa también apasionadamente.

--------------
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39835
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Maria Lua el Mar 24 Jun 2014, 10:09

Lo muevo a Poesía Libre( 24 de junio de 2014)


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Evangelina Valdez el Mar 24 Jun 2014, 20:19

Gracias María, buena decisión, te felicito.
Besos.

------------

De 1956 a 1967

¡Addio, hermosa llama!


¡Addio, hermosa llama!
La canción se ha herido levemente la frente
y aquella a quien iba dirigida, ha callado
lo que no podía pronunciarse.

¡No enciendas! Durante el crepúsculo
las palabras no parecen tan audaces.
¡Addio, hermosa llama!
La canción se ha herido levemente la frente.

Y ambos estaban confundidos.
Titubeando abrió la ventana.
Cayó la luz nocturna sobre el día.
Ya lo lejos Praga se sonrosaba.
¡Addio, hermosa llama!

Versión de Clara Janés

----------------

El barco en llamas

Emprendí el camino al anochecer.
El que busca
                    suele ser esperado.
Al que espera, le encuentran.

Fui dejando detrás pequeñas ciudades dormidas,
rincones tejidos de hiedra,
donde quedaba aún algo de la música
de primavera,
hasta que me atrapó la noche.

En su oscuridad estalló una llama.
Alguien gritó:
                    ¡Arde el barco!
La lengua apasionada de la llama
rozaba la desnudez del agua
y los hombros de la joven
temblaban de placer.

Bajo las nerviosas ramas del sauce
que daba sombra a la fuente,
en cuyo fondo se oculta la tiniebla
cuando hay luz,
                    vi a una joven.
Empezaba a amanecer.
Ella intentaba bajar del brocal
un cubo mojado.

Tímidamente le pregunté
si había visto la llama.
Me miró con sorpresa,
volvió hacia atrás la cabeza
y un momento después, dudando, asintió.


Versión de Clara Janés

------------------

El tímido susurro de la boca besada...

El tímido susurro de la boca besada
                     que sonríe: Por un sí,
que hace tiempo no escucho.
                     Ni tampoco me toca.
Sin embargo quisiera encontrar aún palabras
que estén amasadas
                     de miga de pan,
                     o de olor de tilos.
Pero el pan se ha puesto mohoso
                     y el perfume amargo.

Y en torno a mí se arrastran palabras de puntillas
y me ahogan,
                     cuando quiero asirlas.
Matarlas no puedo,
                     y a mí me matan.
¡Y retumban las puertas a golpes de maldiciones!
Si pudiera obligarlas a bailar para mí
se quedarían mudas.
                    Y aún cojearían.

Sin embargo sé muy bien
que el poeta está obligado siempre a decir más
que lo que esconde el rumor de las palabras.
Yeso es la poesía.
De lo contrario con la palanca del verso no podría
hacer saltar el capullo de los melosos goznes
y obligar al escalofrío
                     a que nos recorra la espalda
mientras desnuda la verdad.

Versión de Clara Janés

------------

Tórtola, cállate...

Tórtola, cállate, deja de arrullar,
en estos parajes a nada procurarás dulzura
y golpea la piedra con el ala indefensa
para que se levante el rabino,
                      lleva ya mucho rato durmiendo.

Con ondulación de tumba, que vaya a la sinagoga,
pues aquellos que marcharon hace tiempo
                     algunas veces regresan,
que los vivos se van siempre
y el mundo se quedaría vacío.

Que entre en el umbral y peine el crepúsculo
                     de barba gris.
Aquí está la primavera, el tiempo de Pascua empieza
y ha llegado ya el momento
de cantar el Cantar de los cantares
delante del cortinaje de la tora.
                     Que empiece el cantar,
escucharemos aquel grandioso cántico de muerte,
el cantar más triste de todos los cantares
escritos no hace mucho sobre la pared húmeda.

Que los nombres de los asesinados
                      pegados con sangre
caigan en la cúpula del cementerio y que le entierren.
Ya es bastante viejo.

Las piedras que en pie seguían
se inclinan e inclinadas caen al suelo.
                      ¡Qué se oiga su voz
en el valle del silencio
y esparza ya aquellas manchas
que bailan entre las tumbas!
                      Su capa
está tejida de hedor de putrefacción
y los huecos de sus ojos con escamas de peces
                      están pegados.

Cuando ya incluso la mezuza tan sagrada
                      ha perdido su poder,
cuando ya ni siquiera las oraciones llegan
y caen atrás como flechas a mitad del camino,
quizá se abra paso su cantar
                      hacia el cielo cerrado.

Un arco iris de siete cintas
se tiende en el paisaje de primavera.
¿Qué es lo que huele? , huele el aire
y algo más huele en mayo:

la rosa silvestre.

Esas hojas suyas inocentes
son el saludo de antaño para mí tan querido.
No, no te cambiaría por otras,
ya fueran las más bellas rosas,

rosa silvestre.

Veo a mi madre cuando era joven.
Va por la hierba y lleva una rosa.
Mas cuando cae la flor del arbusto
la imagen de nuevo se desvanece,

rosa silvestre.


Versión de Clara Janés
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Evangelina Valdez el Mar 24 Jun 2014, 20:26

Ante la puerta de Matías

" Con la barbilla apoyada en las rodillas solía sentarme ante la verja del castillo y miraba pelear a los gigantes, uno con un palo, el otro con una daga, tenía tiempo de sobra, esperaba el final de aquel combate. La guerra, por entonces, poco a poco retrocedía; me sonaban las tripas, y había hambre. Pero ¿qué le importa al cielo cuando llega la primavera?, en los tejados, los palomos rondaban a las palomas, arrullándose ridículamente, y suaves lloviznas rosas, azules, caían sobre Praga. Bajo el funicular, sobre la hierba, las violetas sonreían a los zapatos, y el vagón se caía entre las flores bajo el tejado, donde sonaba el timbre. Y en ese momento la fuente antigua me salpicó de agua, como con una gota de leche la mujer que amamanta, al darse cuenta de que no miro amorosamente sólo al rostro del niño. Por lo demás, la belleza de las mujeres abrió hasta los ojos ciegos de Homero, pero ya era viejo. Luego me limité a esperar pacientemente a que cayera el mazo y rugiera el cráneo, a que el viento arrebatara el sombrero cardenalicio del pórtico de palacio dónde se había posado una mariposa, a qué las gárgolas vomitaran delante de mí las vedijas de plata del cielo limpio, sobre el que no había ni una mancha, y alguna uniera a mis pasos los ojos de su sonrisa. Esta es toda la historia, no satisface, pero no hay asesinatos en ella, por lo menos no muchos, y aún espero, y es que ni siquiera la daga, que la mano sostiene en alto, se ha hundido en las costillas, que es lo que anhela. "

-----------------

Jardín de canal

1
He tenido que llegar a edad avanzada
para aprender a amar el silencio.
Conmueve a veces más que la música.
En el silencio aparecen señales emocionadas
y en las encrucijadas de la memoria
detectas nombres
que el tiempo pretendía ahogar.

Por la noche, en las copas de los árboles,
puedo oír hasta el corazón de los pájaros.
Y al caer el día, una vez, en el cementerio,
oí de lo hondo de una tumba
el crujir de un ataúd.

7
Nunca, nunca acariciará
mi barba rala;
nunca ahogaré mis labios
en su cuerpo.
No haberla visto quisiera
para que no me decapitara cada vez
con el sable de su belleza.
Al día siguiente, en el teatro,
se situó paciente
junto a la columna,
sin apartar la mirada del palco vacío.
Cuando entró,
se sentó en el asiento de terciopelo
y entornó los hechiceros ojos,
y las largas pestañas,
como una planta carnívora
de cuya flor pegajosa
no hay escape.

Cúbrete los ojos
o enloqueceré de amor.
Era joven,
enloqueció y murió.


Versión de Clara Janés


avatar
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25538
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 64
Localización : buenos aires

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por cecilia gargantini el Jue 26 Jun 2014, 16:11

Gracias, queridos Pedro y Evangelina, por darnos tanto!!!!!!!!!!!!!!
Yo les agradezco en el alma que me hayan presentado a este gran autor.
Besitossssssssss para ambos
avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25339
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Pedro Casas Serra el Vie 27 Jun 2014, 06:55

"La vida me enseñó hace tiempo
que música y poesía
son las más bellas cosas en el mundo
que ella nos puede dar.
Salvo el amor, claro."

Jaroslav Seifert




Gracias Cecilia, Maria, Evangelina, por vuestra participación.

Seifert mezcla las más bellas imágenes, el mayor lirismo con las confesiones más humanas. Enseguida se comprende que es un poeta que amó mucho y que sus versos no son sino una expresión más de este amor. Agradezco que le prestéis esta atención y espero que disfrutéis tanto como yo con su lectura.

Estamos hablando de un poeta checo y al hacerlo hay que tener en cuenta que Checoslovaquia ya en el siglo XIX estaba entre los países más adelantados del mundo y a Praga se la denominaba el pequeño París, con sus calles empedradas, sus puentes, sus iglesias barrocas, sus relojes y plazas medievales... en un país de bosques encantados y ríos cantarines, que Dvorak y Smetana nos transmiten con su música. Nos estamos refiriendo a una población culta, amante de la música, respetuosa con la diferencia, en la que florecieron las artes y las letras y que deja admirados a cuantos tienen la dicha de conocerla, y que yo tuve la fortuna de conocer bien hace años en compañía de una amiga mía traductora checa.

Cuando se traduce un poeta extranjero se pierde gran parte de su poesía. La poesía es sonido, idioma y pensamiento. El sonido es distinto en cada idioma y es lo primero que se pierde en la traducción. Hay dos opciones: hacer una traducción literal prescindiendo del sonido, o buscar un sonido en el idioma castellano que sustituya medianamente bien el del original. El idioma también, en gran parte, se pierde, pues cada idioma tiene sus particularidades que lo diferencian, y hay que procurar que la traducción se entienda y para ello usar las reglas del castellano. Pero el pensamiento perdura si la traducción es fiel a él. Y el pensamiento ya es en sí mismo muy valioso, incluidas las imágenes que pueda contener. Eso por si solo ya justifica la traducción.

Un abrazo.
Pedro


_________________
mi blog: siento pasar el tiempo
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39835
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Maria Lua el Vie 27 Jun 2014, 10:47

A menudo dormía sobre tu corazón
y ávidamente respiraba el perfume
de piel ardiente.
Los sueños, que se acercan a escondidas
y se apoderan del dormido en la oscuridad,
tenían el color de tus ojos.
Eran azules.

Y en mi frente lentamente caían
los empañados corales de tus pendientes
como gotas de lacre.


Muy bellos versos! Esos sueños
azules son preciosos! qué imagen!
Pedro, quería participar con otros
poemas, todavía los encuentro en portugués...
Seguiré buscando...
Gracias
Gracias a todos!
Besos
Maria Lua


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 23084
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Lluvia Abril el Sáb 28 Jun 2014, 01:33

Bueno,hoy algo más tranquila,paso y comienzo a leer.
Como tantos y tantos de los que por aquí han pasado,tampoco conocía a este poeta,y merece la pena adentrarse en su poesía,me gusta.
Muchas gracias Pedro,gracias Maria,Evangelina.........por aportar tanto,mientras yo,seguiré leyendo conociendo y aprendiendo.

Besos.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Si quieres hallar en cualquier parte
amistad, dulzura y poesía, llevalas contigo.

GEORGES DUHAMEL
avatar
enrique garcia

Cantidad de envíos : 11757
Fecha de inscripción : 14/04/2009

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por enrique garcia el Sáb 28 Jun 2014, 14:14

PEDRO, QUERIDO MAESTRO Y COMPAÑERO,
QUE GRAN TRABAJO EL TUYO
GRACIAS POR TU LUZ
UN ABRAZO
avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25339
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Pedro Casas Serra el Sáb 28 Jun 2014, 14:26

Yo soy el agradecido, Enrique, por tu interés.

Un abrazo.
Pedro


_________________
mi blog: siento pasar el tiempo

Contenido patrocinado

Re: Jaroslav Seifert

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Dom 24 Sep 2017, 02:06