Aires de Libertad

www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 705214 mensajes en 36718 argumentos.

Tenemos 1286 miembros registrados.

El último usuario registrado es frasesdemujer.

Últimos temas

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 23 usuarios en línea: 2 Registrados, 0 Ocultos y 21 Invitados :: 1 Motor de búsqueda

Carlos Justino Caballero, cecilia gargantini


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Mar 16 Mayo 2017, 23:10.

Septiembre 2017

LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

LEÓN FELIPE

Comparte
avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Samara Acosta el Lun 22 Ago 2011, 21:09

Desconocidos arrojan un petardo contra León Felipe
.
Otra vez, León Felipe llegó a Tucumán para dar unas conferencias. Naturalmente había gente que estaba en contra de él por español exiliado, republicano, etc. Entonces, en medio de la calle, un muchacho le preguntó: "¿Es usted León Felipe?". "Sí, sí". ¡Paf! Sacaron un petardo y se lo echaron a los pies. León tuvo que dar un salto formidable. En otra ocasión le dieron un banquete en un restaurante muy grande de Buenos Aires, banquete que presidía don Claudio Sánchez Albornoz, un hombre estupendo, de los exiliados que están en la Argentina, que ha desarrollado una gran labor y ha quedado allá un centro de estudios españoles muy interesante. Entonces, a la hora de los postres, León se levantó y dijo: "Silencio, silencio", y después, dirigiéndose a los camareros: "Cerrad las puertas que vamos a blasfemar". Todo el mundo se asustó mucho porque era una situación en que a uno le metían en la cárcel por mucho menos que eso. Los camareros salieron corriendo, cerraron las puertas y León dijo unas blasfemias muy vagas contra san Pedro. León Felipe leyó un poema que tenía un estribillo, el cual hacía repetir a todo el mundo, hasta a don Claudio Sánchez Albornoz, que es una persona, aunque graciosa, respetable y seria. Decía: "Y ahora decid conmigo: Pedro, Pedro, Pedro -te robaste las llaves del cielo -te robaste las llaves del cielo -te robaste las llaves del cielo". Y todos los demás, comprendido don Claudio, tenían que repetir lo mismo.
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar 23 Ago 2011, 00:45

"Que hay un verso que es mío, solo mío,
como es mía, sólo mía,
mi voz. Un verso que está en mí
y en mí siempre encuentra su medida;
un verso que en mí mismo
acorda su armonía
al ritmo de mi sangre,
al compás de mi vida,
y al vuelo de mi alma
en las horas santas de ambiciones místicas.
Quiero ganar mi verso, este verso,
lejos de todo ruido y granjería" (L. Felipe. Poesía Completa. Prologuillos, V)


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Samara Acosta el Mar 23 Ago 2011, 08:54


¡Qué pena!

¿Qué pena si este camino fuera de muchísimas leguas
y siempre se repitieran
los mismos pueblos, las mismas ventas,
los mismos rebaños, las mismas recuas!

¡Qué pena si esta vida nuestra tuviera
-esta vida nuestra-
mil años de existencia!
¿Quién la haría hasta el fin llevadera?
¿Quién la soportaría toda sin protesta?
¿Quién lee diez siglos en la Historia y no la cierra
al ver las mismas cosas siempre con distinta fecha?
Los mismos hombres, las mismas guerras,
los mismos tiranos, las mismas cadenas,
los mismos farsantes, las mismas sectas
¡y los mismos, los mismos poetas!

¿Qué pena,
que sea así todo siempre, siempre de la misma manera!

********************
Un verso que está en mí
y en mí siempre encuentra su medida;
un verso que en mí mismo
acorda su armonía
al ritmo de mi sangre,
al compás de mi vida,
y al vuelo de mi alma
en las horas santas de ambiciones místicas.

Gracias Pascual, un abrazo
avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Samara Acosta el Mar 23 Ago 2011, 08:55

"Nadie está sentado en su silla. / Yo soy presidente del Consejo de la Paz en Méjico / y acabo de decir que se han muerto todas las palomas / y que no hay una sola paloma en el mundo.

Muchas gracias Walter, besitos
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar 23 Ago 2011, 14:08

Fuera de lo anecdótico y de las construcciones de las personas, de los poetas y sus mundos con la argamasa de nuestros propio artificios hay hechos que son escandalósamente reales. Durante un tiempo significativo la poesía española giró en torno a la Generación del 27. De esa Generació ya hemos hablado y deberemos seguir hablando. Pero algunos poetas -pocos, y quizás deberemos buscarlos como excepción- tal como León Felipe son dificilmente encuadrables en la Generación del 27. No nos engañemos Miguel Hernández, fue también una razonable excepción : Su formación no tiene nada que ver con la formación de autores como Guillén, Lorca, J.Ramón Jiménez, etc... La mayor entidad de Miguel con el 27 es la relación de amistad que establece con Vicente Aleixandre. Y nada más : Bueno sí : Devora poesía, y esa es toda su formación académica. Leyendo aprende. Las circustancias de León Felipe son bien diferentes. No es el benjamín de ningún grupo poético. Si consideramos a Juan Ramón Jiménez como uno de los padres de la "criatura" -aunque no se le encuadre dentro sí se reafirma como uno de los redescubridores de Góngora- su año de nacimiento fue 1881. Y el más joven del grupo sería Manuel Altolaguirre, nacido en 1905. De 1981 sería también Pedro Salinas. Guillén , de 1893; de 1896, Gerardo Diego; de 1898 Lorca, Aleixandre y Dámaso Alonso; de 1899 Emilio Prados; de 1902 Rafael Alberti Y Luís Cernuda...Y Miguel Hernández de 1910. León Felipe, el poeta del que estamos ocupándonos es de 1884. Y , contrariamente a Miguel Hernández cuya formación es primaria, tiene formación universitaria. Ello nos hace pensar que , necesariamente, León felipe debía tener , al menos, noticias de las corrientes artísticas imperantes en el primer tercio del siglo XX. Lo que haya podido ocurrir en un principio será tema de investigación que no nos corresponde. Desde luego, y como ya vimos en uno de los poemas que antes dejé, él habla de su poesía como derivada - aprendiz- de Juan de Mairena. Antonio Machado goza de la admiración de los miembros de la Generación del 27. Pero , desde luego, no parece que sea su punto de refencia. Para León Felipe, que llega tarde a la escritura, si lo es. Ese punto de referencia en su trascurso costructivo cambiará. La otra figura determinante en su quehacer será la de Walt Whitman. Crear arropado por esas influencias hace que la poesía de León Felipe sea en sí misma "un modelo de poesía en el límite. De esa condición adquiere su identidad y en ella reside su riesgo" (1)

(1) José Paulino. Prólogo de Poesías Completas. Colección Visor de Poesía.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Carmen Parra

Cantidad de envíos : 14622
Fecha de inscripción : 17/04/2009

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Carmen Parra el Miér 24 Ago 2011, 17:07

Sabes Pascual de mi escaso tiempo y de mis problemas ahora, pero vuelvo a abrir esta puerta para ir gustando poco a poco de los poemas de León Felipe que me resultan realmente hermosos
Un abrazo
Carmen
avatar
Walter Faila
Fundador del Foro
Fundador del Foro

Cantidad de envíos : 13742
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Edad : 55
Localización : Santiago Del Estero

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Walter Faila el Miér 24 Ago 2011, 21:04

Gracias Samara, gracias Pascual, los sigo, tal como Stella, esto está or demás de interesante.- Saludos


_________________



Cualquier realidad desmerece lo soñado, pero todos tenemos derecho a nuestros sueños*
P.Casas Serra¨[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 25 Ago 2011, 01:34

Continúo con el comentario que hace José Paulino por considerarlo de máximo interés para la comprensión de la poesía de León Felipe :

"...Temáticamente se mueve entre lo que es y lo que debe ser, entre razón y locura, vida personal y vida general, biografía y canción, desesperación y esperanza, historia y mito. Y sobre todo, es la poesía del límite entre la osuridad y la luz..."

Esa manifestación, como pura contradicción de la existencia - de la existencia que es y de la existencia que uno imagina que puede ser sujeta a parámetros éticos- llena la poesía de la fortaleza de un "universo" que no es tan diferente para León Felipe como para cualquier otro poeta que utilice su propio compromiso como manifestación del sueño que pudo ser realidad :

"Ya sé que os burláis de mí,
me dejáis entrar en el cielo
-sin que se entere Dios-
por la puerta trasera del corral,
por la gatera de la puerta,
por donde se cuelan los gatos
en los grandes palacios señoriales.
esto os lo agradezco:
para entrar en el cielo
cualquier horado es bueno...". Este poema, LEÓN FELIPE CON LOS ÁNGELES, dedicado a Nuria Parés, y perteneciente al libro "¡Oh, este viejo y roto violín!", merece la pena leerlo completo como reafirmación de lo que estoy diciendo.
(Cont.)


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Samara Acosta el Jue 25 Ago 2011, 21:44

Perdón

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]




Soy ya tan viejo
y se ha muerto tanta gente a la que yo he ofendido
y ya no puedo encontrarla
para pedirle perdón.
Ya no puedo hacer otra cosa
que arrodillarme ante el primer mendigo
y besarle la mano.
Yo no he sido bueno...
quisiera haber sido mejor.
Estoy hecho de un barro
que no está bien cocido todavía.
¡Tenía que pedir perdón a tanta gente...!
Pero todos se han muerto.
¿A quién le pido perdón ya?
¿A ese mendigo?
¿No hay nadie más en España...
en el mundo,
a quien yo deba pedirle perdón?...

Voy perdiendo la memoria
y olvidando todas las palabras...
Ya no recuerdo bien...
Voy olvidando... olvidando... olvidando...
pero quiero que la última palabra,
la última palabra, pegadiza y terca,
que recuerde al morir
sea ésta: Perdón


avatar
Walter Faila
Fundador del Foro
Fundador del Foro

Cantidad de envíos : 13742
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Edad : 55
Localización : Santiago Del Estero

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Walter Faila el Vie 26 Ago 2011, 00:08

La referencia Samy, por favor.- Gracias amigos, los sigo con atención


_________________



Cualquier realidad desmerece lo soñado, pero todos tenemos derecho a nuestros sueños*
P.Casas Serra¨[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Samara Acosta el Vie 26 Ago 2011, 20:42

Disculpas, "¡Oh, este viejo y roto violín!

ESCRIBIR LLORANDO

En no pocas ocasiones hablamos con León Felipe de las lágrimas y de escribir llorando y es que, a veces la vida y, por ende, la poesía, no dan para más.
León pues afirmaba y reafirmaba con su honda y alta voz dolorida:
-Yo he escrito muchos poemas con las lágrimas en los ojos. Sí, llorando y, por momentos, a mares. Pero quiero decirte que estos poemas son los que más estimo.
-¿Qué poemas son esos, León?
-Son muchos, pero te diré que así escribí "Perdón" y "Delirio".
Aquí, León Felipe, enmudece. Él no es hombre amigo de los disfraces y, mucho menos, que haga uso del disimulo o del script. León se expresa siempre con claridad y frontalmente.
Dice lo que piensa y piensa lo que siente. Nunca jamás se anda por las huidizas y equívocas ramas. Jamás juega a la retórica ni esconde la cabeza en la arena de la cobardía, como la asustadiza avestruz, para tratar de eludir, táctica inútil, el peso
de la realidad. León Felipe es todo un valiente y con valentía integral asume su vida. Su vocación es la poesía y la busca, nunca satisfecha, de la verdad.
Es León Felipe hombre-poeta- verdad, algo que en este carnaval del mundo que nos confunde y asfixia, no se estila pues se considera peligroso para la supervivencia.
Contra lo conveniente, y cuanto nos conduce a la comodidad y al dinero, a costa de lo que fuere, León Felipe defiende la vocación:
-La vocación, nos dijo aquel día, es lo más serio del mundo.
Defiende y sigue tu vocación, aunque te cueste lo que te cueste.
No te desvíes. No confundas el éxito con el artificioso y bien visto acomodo social.
Lo que en verdad importa es conocerse uno a sí mismo y, si para obtener eso que llaman triunfo, uno debe traicionarse a si mismo, mejor fracasar mil veces en el intento de ser uno quien uno realmente es, como nos indica nuestra verdadera vocación.
Esto de la vocación ya está expresado en la Parábola de los Talentos.
Pon atención, Juan, si uno nace con diez talentos debe entregar, a la hora de las cuentas finales, diez mil.
Sí, por lo menos diez mil. Tenlo muy en cuenta.

Juan Cervera
avatar
Carmen Parra

Cantidad de envíos : 14622
Fecha de inscripción : 17/04/2009

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Carmen Parra el Dom 28 Ago 2011, 10:17

Pascual, Samara, me quedaría todo el tiempo para leer, aprender y guardar, tanto como recibimos al leer buena poesia, felicitaciónes
Un abrazo
Carmen
avatar
charo torrejon

Cantidad de envíos : 1264
Fecha de inscripción : 22/04/2009
Edad : 71
Localización : España, Andalucía, Huelva

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por charo torrejon el Vie 02 Sep 2011, 17:40

Soy una admiradora de la obra de León Felipe, Bueno, de lo que leído de él. Os doy las gracias por dejar sus poemas. He llorado leyendo sus versos. Hace años que escribí dos poemas como mi sencillo homenaje, a este buen hombre.
Os lo dejo

A León Felipe


Quedóse mi alma turbada y tan prendida

de aquel poema, que gozaba en su lectura

y fue tan fuerte la emoción por mi vivida

que fui sintiendo tu dolor y tu ternura.


Yo vi la cara de la niña candorosa

que la amarilla muerte se llevara,

tras el cristal de su ataúd ¡ como una rosa!

que arrancada del rosal, se marchitara.


Haciendo mio tu dolor, llore tu pena,

sin conocerte, quise yo, darte consuelo

porque prendida en la poesía quedo tu alma

cual gorrioncillo que en la red fue prisionero.


charo torrejón


Como el romero


¡Sed en la vida, romero! dijo el poeta,

para que agite el viento su flor inquieta,

esparciendo su aroma por los caminos,

abra surcos de amores al peregrino.


Romero fuiste, León, para mi alma,

te encontré en mi camino, ¡me diste calma!

perfumaste de aroma, todos mis sueños,

de mis horas vacías, te hiciste dueño.

Charo Torrejón
Noviembre 1989



avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Samara Acosta el Vie 02 Sep 2011, 18:14

Haciendo mio tu dolor, llore tu pena,
sin conocerte, quise yo, darte consuelo
porque prendida en la poesía quedo tu alma
cual gorrioncillo que en la red fue prisionero
.


Muchisimas gracias Charo por dejar tus poemas, que por cierto me han encantado, un abrazo

[b]
avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Samara Acosta el Dom 04 Sep 2011, 19:38

Pie Para El Niño De Vallecas, De Velázquez
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Bacía, Yelmo, Halo.
Este es el orden, Sancho.

De aquí no se va nadie.

Mientras esta cabeza rota
del Niño de Vallecas exista,
de aquí no se va nadie. Nadie.
Ni el místico ni el suicida.

Antes hay que deshacer este entuerto,
antes hay que resolver este enigma.
Y hay que resolverlo entre todos,
y hay que resolverlo sin cobardía,
sin huir
con unas alas de percalina
o haciendo un agujero
en la tarima.
De aquí no se va nadie. Nadie.
Ni el místico ni el suicida.

Y es inútil,
inútil toda huida
(ni por abajo
ni por arriba).
Se vuelve siempre. Siempre.
Hasta que un día (¡un buen día!)
el yelmo de Mambrino
?halo ya, no yelmo ni bacía?
se acomode a las sienes de Sancho
y a las tuyas y a las mías
como pintiparado,
como hecho a la medida.
Entonces nos iremos todos
por las bambalinas.
Tú, y yo, y Sancho, y el Niño de Vallecas,
y el místico, y el suicida.
********


La incorporación de una ekphrasis, el retrato que pintó Velázquez al enano Lezcanillo llamado “El
niño de Vallecas”, descodifica el sentido del poema de León Felipe “Pie para el niño de Vallecas de
Velázquez”, incorporando elementos dramáticos que dan, a la representación pictórica, intensidad y
dinamismo. Por eso, gracias al epígrafe, el yo lírico apela a la necesidad de un compromiso ante la
injusticia y lo hace mediante la remisión a la disputa cervantina de la “bacía” o del “baciyelmo”.

Perteneciente a Ganarás la luz, “Pie para el niño de Vallecas de Velázquez”1 tiene el
siguiente epígrafe: «Bacía, yelmo, halo, / éste es el orden, Sancho» (217)2. Una revisión del
texto cervantino nos permite concluir que León Felipe no cita en forma textual el Quijote, sino
que hace una paráfrasis; se trata, en efecto, de un epígrafe ficticio. Su correlato se encuentra
en los capítulos 44 y 45 de la Primera Parte del Quijote, cuando don Quijote y Sancho Panza
discuten a propósito de la bacía que Sancho ha arrebatado al barbero y que don Quijote cree
ser el yelmo de Mambrino. Sancho zanja la cuestión afirmando que el objeto en disputa es un
«baciyelmo»3, un neologismo producido por composición de palabras que «pervive como una
creación singular perteneciente al conjunto de usos idiomáticos que constituyen el idiolecto.

CHEN: La responsabilidad humana: el poema Pie para el niño de Vallecas de Velásquez
cervantino» (Senabre 1999: 31). Américo Castro, en su ejemplar libro El pensamiento de
Cervantes (1925), interpretó este procedimiento como de ambigüedad estilística, debido al
choque entre el Renacimiento y la doctrina católica, «por fórmulas ambiguas de lenguaje,
en apariencia ortodoxa, o a favor del flexible recurso de la doble verdad» (332; la cursiva
es del autor).
Se trata de una fórmula de compromiso por la cual la verdad se hallará, como observa
Castro dentro de la estilística cervantina, en «la armonía con el punto de vista de quien la
considere» (39), en la medida en que Sancho Panza deja a un lado su continuo creer y descreer,
para empezar a hacerlo en don Quijote y en la verdad de la ínsula que le propone. Como
indica Madariaga, «la fe del caballero va a nutrir el espíritu del criado» (125) en un proceso
de mutua interpenetración de ambos personajes (Madariaga 1972: 127), al punto de que
Sancho se quijotiza. Sin embargo, en el epígrafe de León Felipe, las cosas se invierten y lo que
es una conciliación de las verdades, por esa adecuación de la realidad a la experiencia sensible,
pasa a expresar el punto de vista contrario del que don Quijote sostiene en el episodio de
Sierra Morena, ante las insistencias de Sancho por aclarar la naturaleza del objeto ganado en
buena lid en el capítulo XXV; don Quijote refuta la opinión de su escudero y afirma:
[…] porque andan entre nosotros siempre una caterva de encantadores que todas nuestras cosas mudan y
truecan, y les vuelven a su gusto, y según tienen la gana de favorecernos o destruirnos; y así, eso que a ti
te parece bacía de barbero, me parece a mí el yelmo de Mambrino, y a otro le parecerá otra cosa (Cervantes
1996: 305).
De la misma manera, el falso epígrafe de León Felipe polemiza en este debate sobre
la naturaleza y la verdad de las cosas, pareciendo retomar el punto de vista de don Quijote en
un tono de amonestación. ¿Qué sentido tiene el epígrafe dentro del poema «Pie para el niño
de Vallecas de Velázquez»? Esta pregunta guía el desarrollo del siguiente trabajo. En ese sentido,
el título del «Libro VI» al que pertenece el poema «¿Quién soy yo?…¿Cara o cruz?» nos
ofrece una primera respuesta; sobre todo al remitir a la imposibilidad de compromiso a causa
de la conjunción adversativa «o», en donde o es «cara» o es «cruz», pero no ambas a la vez.
No hay posibilidad de conciliación de los opuestos, por lo que tampoco hay verdades a medias
y el individuo debe asumir la realidad tal cual es. El epígrafe, entonces, aconseja asumir la responsabilidad
y es una invitación a tomar una posición ética ante la vida. Ahora bien, el poeta
León Felipe ofrece el epígrafe como «pie» a una pintura de Diego de Velázquez (1599-1660)
el retrato de «El niño de Vallecas», incorporándolo como “[n]ota explicativa que se pone debajo
de una foto, grabado, etc.” (García-Pelayo 1976: 803).
Para la Torre de la Parada del Alcázar de Madrid, Velázquez hizo una serie de retratos
de bufones u «hombres de placer» que tenía la Casa del Rey para diversión de la familia
real y que provenían de manicomios y hospicios. Eran seres con minusvalías físicas y mentales
y, siguiendo la tradición de la casa real, Velázquez los retrata y «con su arte milagroso […]
infunde una dignidad humana en aquellos desgraciados, locos o deformes» (Gállego 1994:
49). Hacia 1644, pintó los tres mejores retratos dedicados a hombres de la Casa del Rey, entre
ellos el de Lezcanillo, enano vizcaíno, conocido como «El niño de Vallecas». Gállego expone
que este retrato está pintado con una gran humanidad y afecto (8), con una gran humanidad
que hace encontrar en el espectador la simpatía ante una figura anormal como lo es el enano
Lezcanillo, quien, como padecía de hidrocefalia, poseía una cabeza enorme y bastante anómala
en proporciones.La humanidad del enano conmueve e interpela al espectador que contempla
los retratos de estos personajes singulares, advierte Gállego (8). Esto sucede también.

Filología y Lingüística XXX (2): 17-23, 2004 19
en León Felipe, quien como consecuencia de contemplar el retrato pictórico, hace una especie
de semblanza a este personaje que ha pasado a la historia gracias a Velázquez4 y le dedica
a este «niño de Vallecas» el poema-pie que el lector lee. Su captación poética tendrá la finalidad
reivindicativa de un acto de salvación en un doble sentido: valorar una figura marginal en
tanto que es un «anormal» (sacarla del olvido) y, principalmente, captar su verdadera dimensión
(establecer su significado hoy en día).
Recordemos que la incorporación de las artes plásticas a la literatura tiene raíces
románticas y continúan luego los simbolistas y parnasianos. El Modernismo hispánico lo retoma
y de ahí pasa a la Generación del 27, grandes cultivadores de una percepción cromática
del verso y de una relación estrecha entre pintura y literatura mediante la acentuación de los
sentidos de la percepción (Standish)5, dentro de una proximidad de diseño espacial que implica
la «integración de los sistemas verbal e icónico» (Paulino 1982: 55).
A ello nos invita el poema «Pie para el niño de Vallecas de Velázquez» con esa apertura
hacia la representación pictográfica, ya que la contemplación del retrato es la clave para
expresar la pasión y el sentimiento del poeta ante una realidad catalogada de injusta; opinión
contraria a la que arguye José Paulino en su edición de Ganarás la luz, para quien el retrato
de Lezcanillo «añade meramente imagen al texto que lo evoca» (54). Si en un primer momento,
el retrato agudiza los sentidos del hablante lírico, su conceptualización conduce al hablante
lírico a una toma de conciencia que comparte en tono sapiencial. Aspirando «a reflejar concreta
e integralmente el orden universal» (Villavicencio 1972: 171), León Felipe interpela la
escritura poética haciéndola de signo fuertemente poético (Chen 1999); de ahí el tono declarativo
y enfático que asume este texto en donde el hablante lírico, poeta y profeta, denuncia
una situación carencial y nos exhorta al cambio, es decir, a la conversión:
De aquí no se va nadie.
Mientras esta cabeza rota
del Niño de Vallecas exista,
de aquí no se va nadie. Nadie.
Ni el místico ni el suicida (v.5).


Dr. Jorge Chen Sham. Profesor, Escuela de Filología y Lingüística, Universidad de Costa Rica
**************

Mañana más






avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 05 Sep 2011, 00:31

Charo, gracias por los poemas que dejas a León Felipe. Samara, impresionante aportación la tuya. Este espacio gana con tus reflexiones. Carmen, gracias por estar ahí.. Walter : este espacio está volando.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 05 Sep 2011, 00:40

"...

Pero os burláis de mí,
sé que os burláis de mí.
Y esto que estáis haciendo conmigo
no puede ya seguir, ni como travesura angelical.
¡Hay que ver la fama que me habéis levantado allá abajo en la tierra
con esos papelitos que me metéis en el bolsillo!.
No se habla de otra cosa más que de León felipe.
¡El gran poeta!¡el gran poeta!
¡El viejo poeta del roto violín!
Y este mote me lo habéis puesto vosotros.
Hasta los limpiabotas saben ya este mote.
En algunos sitios allá en Rusia
me llaman el viejo camarada del roto violín.
Y los judíos me han regalado un capelo
para que pueda entrar en las sinagogas.
Alguna veces oigo decir :- Ahí llega el Rabino León Felipe.

No puedo atravesar la calle.
Se amontona la gente : -¡Bravo, bravo, bravo!
(Parece que están en el secreto.
¿Quién se lo habrá dicho?)
Ya llega, ya llega, el viejo loco del roto violín.
¡Qué estrella de cine!,¡qué torero famoso! ¡Ni el Cordobés!
Yo tengo más fama que todos ellos juntos.
(¡Y qué odiosa. qué pesada es la fama!...
prefiero una cama de pulgas.)
Las camisetas y los calcetines
llevan la marca de mi violín,
las casas de música han vendido todos los violines
y un banquero de Walt Street
me ha regalado un Stradivarius.

¿Para qué quiero yo un Stradivarius
Yo no sé tocar más que en este violín...
y esas partituras
que siempre me habéis metido vosotros en el bolsillo.
Al principio me parecía una broma divertida
hecha a espaldas de Dios,
pero ahora que sé la verdad no sigo adelante.
Soy un fraude...
un plagiario...
Esto es una estafa.
No quiero vestirme más con plumas de Pavo Real.
Los aplausos y la gloria no me han engreído,
es verdad...
pero no quiero vivir con este remordimiento de
conciencia...
Y ahora mismo voy a contárselo todo a Dios
( Los ángeles se ríen; uno dice :
- Eres un mal bufón...y no sabes seguir
una broma, León Felipe)
¡Nada de bromas...nada de bromas! Yo no quiero
engañar a nadie.
Y esto que estamos haciendo es un pecado
que está consignado en el Decálogo:
"¡No engañarás!"
Y ahora mismo me llego hasta el trono de Dios
y se lo cuento todo.
- ¿Qué le vas a contar? -interrumpe un ángel.
-Que estos poemas que se han publicado en la tierra
con mi nombre, no son míos,
que los habéis escrito vosotros
y que esas palabrotas heréticas, sucias y escatológicas...
( ¡cochinos, no os da verguenza!)
son de vuestro puño y letra,
nacidas de vuestro ingenio.
Yo no he hecho más que copiar.
Yo no soy más que un pobre copista asalariado.
¡Yo no soy un gran poeta!
Que lo sepan todos en el cielo
y en la tierra
para descargo de mi conciencia.
¡Yo no soy un gran poeta!
y yo no he escrito
ni este libro
ni estos versos...
Que lo sepa también el Arzobispo...
y que os excomulgue a vosotros." ( León Felipe : Poesías Completas, Visor, pag´817 y ss)


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Lun 05 Sep 2011, 16:46

El poema que acabamos de poner ( "León Felipe con Los Ángeles) tiene su "intringulis" : Su influencia whitmanniana es tal que llega al punto de reconocerse como "un pobre copista asalariado" ( W.W. era linotipista; León Felipe había traducido "Hojas de Hierba" y seguramente comprendido que para hacer poesía no se precisa más bagaje que palabra y decisión). En 1965 León Felipe era ya consciente de las sombras que irradiaba sobre los ambientes intelectuales y su escasa aceptación en ellos - pese a su notable éxito entre amantes de la poesía-. No nos engañemos : La envidia es una notable cualidad del género humano que también se ha hecho palpable entre los poetas. Iremos desbrozando su rebeldía hacia la oficialidad que pretendía su marginación en otros poemas


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Samara Acosta el Lun 05 Sep 2011, 18:12

¿Para qué quiero yo un Stradivarius
Yo no sé tocar más que en este violín...
y esas partituras
que siempre me habéis metido vosotros en el bolsillo.
Al principio me parecía una broma divertida
hecha a espaldas de Dios,
pero ahora que sé la verdad no sigo adelante.
Soy un fraude...
un plagiario...
Esto es una estafa.
No quiero vestirme más con plumas de Pavo Real.


Así es Pascual, muchas gracias por este aporte, besito
continuo
*********

CHEN: La responsabilidad humana: el poema Pie para el niño de Vallecas de Velásquez

cervantino» (Senabre 1999: 31). Américo Castro, en su ejemplar libro El pensamiento de
Cervantes (1925), interpretó este procedimiento como de ambigüedad estilística, debido al
choque entre el Renacimiento y la doctrina católica, «por fórmulas ambiguas de lenguaje,
en apariencia ortodoxa, o a favor del flexible recurso de la doble verdad» (332; la cursiva
es del autor).
Se trata de una fórmula de compromiso por la cual la verdad se hallará, como observa
Castro dentro de la estilística cervantina, en «la armonía con el punto de vista de quien la
considere» (39), en la medida en que Sancho Panza deja a un lado su continuo creer y descreer,
para empezar a hacerlo en don Quijote y en la verdad de la ínsula que le propone. Como
indica Madariaga, «la fe del caballero va a nutrir el espíritu del criado» (125) en un proceso
de mutua interpenetración de ambos personajes (Madariaga 1972: 127), al punto de que
Sancho se quijotiza. Sin embargo, en el epígrafe de León Felipe, las cosas se invierten y lo que
es una conciliación de las verdades, por esa adecuación de la realidad a la experiencia sensible,
pasa a expresar el punto de vista contrario del que don Quijote sostiene en el episodio de
Sierra Morena, ante las insistencias de Sancho por aclarar la naturaleza del objeto ganado en
buena lid en el capítulo XXV; don Quijote refuta la opinión de su escudero y afirma:
[…] porque andan entre nosotros siempre una caterva de encantadores que todas nuestras cosas mudan y
truecan, y les vuelven a su gusto, y según tienen la gana de favorecernos o destruirnos; y así, eso que a ti
te parece bacía de barbero, me parece a mí el yelmo de Mambrino, y a otro le parecerá otra cosa (Cervantes
1996: 305).
De la misma manera, el falso epígrafe de León Felipe polemiza en este debate sobre
la naturaleza y la verdad de las cosas, pareciendo retomar el punto de vista de don Quijote en
un tono de amonestación. ¿Qué sentido tiene el epígrafe dentro del poema «Pie para el niño
de Vallecas de Velázquez»? Esta pregunta guía el desarrollo del siguiente trabajo. En ese sentido,
el título del «Libro VI» al que pertenece el poema «¿Quién soy yo?…¿Cara o cruz?» nos
ofrece una primera respuesta; sobre todo al remitir a la imposibilidad de compromiso a causa
de la conjunción adversativa «o», en donde o es «cara» o es «cruz», pero no ambas a la vez.
No hay posibilidad de conciliación de los opuestos, por lo que tampoco hay verdades a medias
y el individuo debe asumir la realidad tal cual es. El epígrafe, entonces, aconseja asumir la responsabilidad
y es una invitación a tomar una posición ética ante la vida. Ahora bien, el poeta
León Felipe ofrece el epígrafe como «pie» a una pintura de Diego de Velázquez (1599-1660)
el retrato de «El niño de Vallecas», incorporándolo como “[n]ota explicativa que se pone debajo
de una foto, grabado, etc.” (García-Pelayo 1976: 803).
Para la Torre de la Parada del Alcázar de Madrid, Velázquez hizo una serie de retratos
de bufones u «hombres de placer» que tenía la Casa del Rey para diversión de la familia
real y que provenían de manicomios y hospicios. Eran seres con minusvalías físicas y mentales
y, siguiendo la tradición de la casa real, Velázquez los retrata y «con su arte milagroso […]
infunde una dignidad humana en aquellos desgraciados, locos o deformes» (Gállego 1994:
49). Hacia 1644, pintó los tres mejores retratos dedicados a hombres de la Casa del Rey, entre
ellos el de Lezcanillo, enano vizcaíno, conocido como «El niño de Vallecas». Gállego expone
que este retrato está pintado con una gran humanidad y afecto (8), con una gran humanidad
que hace encontrar en el espectador la simpatía ante una figura anormal como lo es el enano
Lezcanillo, quien, como padecía de hidrocefalia, poseía una cabeza enorme y bastante anómala
en proporciones. La humanidad del enano conmueve e interpela al espectador que contempla
los retratos de estos personajes singulares, advierte Gállego (8). Esto sucede también
Filología y Lingüística XXX (2): 17-23, 2004 19
en León Felipe, quien como consecuencia de contemplar el retrato pictórico, hace una especie
de semblanza a este personaje que ha pasado a la historia gracias a Velázquez4 y le dedica
a este «niño de Vallecas» el poema-pie que el lector lee. Su captación poética tendrá la finalidad
reivindicativa de un acto de salvación en un doble sentido: valorar una figura marginal en
tanto que es un «anormal» (sacarla del olvido) y, principalmente, captar su verdadera dimensión
(establecer su significado hoy en día).
Recordemos que la incorporación de las artes plásticas a la literatura tiene raíces
románticas y continúan luego los simbolistas y parnasianos. El Modernismo hispánico lo retoma
y de ahí pasa a la Generación del 27, grandes cultivadores de una percepción cromática
del verso y de una relación estrecha entre pintura y literatura mediante la acentuación de los
sentidos de la percepción (Standish)5, dentro de una proximidad de diseño espacial que implica
la «integración de los sistemas verbal e icónico» (Paulino 1982: 55).
A ello nos invita el poema «Pie para el niño de Vallecas de Velázquez» con esa apertura
hacia la representación pictográfica, ya que la contemplación del retrato es la clave para
expresar la pasión y el sentimiento del poeta ante una realidad catalogada de injusta; opinión
contraria a la que arguye José Paulino en su edición de Ganarás la luz, para quien el retrato
de Lezcanillo «añade meramente imagen al texto que lo evoca» (54). Si en un primer momento,
el retrato agudiza los sentidos del hablante lírico, su conceptualización conduce al hablante
lírico a una toma de conciencia que comparte en tono sapiencial. Aspirando «a reflejar concreta
e integralmente el orden universal» (Villavicencio 1972: 171), León Felipe interpela la
escritura poética haciéndola de signo fuertemente poético (Chen 1999); de ahí el tono declarativo
y enfático que asume este texto en donde el hablante lírico, poeta y profeta, denuncia
una situación carencial y nos exhorta al cambio, es decir, a la conversión:

De aquí no se va nadie.
Mientras esta cabeza rota
del Niño de Vallecas exista,
de aquí no se va nadie. Nadie.
Ni el místico ni el suicida (v.5).

Insiste el hablante lírico en la necesidad de un compromiso mediante el recordatorio
de una situación de injusticia y de miseria, focalizada en «esta cabeza rota/ del Niño de
Vallecas» (vv.2-3); por eso, el verso 1 expone la consecuencia lógica de ésta: que el poeta grite
a viva voz la exigencia de que nadie se cruce de brazos ante la miseria y la injusticia, de que
nadie se escape del lugar en donde se encuentran tanto él como sus interlocutores para no ver
o pasar de lejos al «Niño de Vallecas». Esta orden, reiterada también en el verso 4 con sentido
cadencioso, se explicaría por el énfasis que hace el poema del complemento circunstancial
de lugar («de aquí») y de la doble negación («no» Û«nadie»), con el fin de destacar la prohibición
de movimiento y, por sentido figurado, de escape o de evasión, anunciadas por los lexemas
«místico» y «suicida» del verso 5. De esta manera, el anuncio se convierte en un llamado que
obliga a hacer lo contrario del «místico» y del «suicida», de aquellos que se escapan de su
situación presente por medio de la contemplación religiosa o de la búsqueda de la muerte para
no afrontar la vida. Como el profeta bíblico, León Felipe apela a la acción inmediata, sin tapujos
y sin excusas; se trata de afrontar la realidad en toda su magnitud, gracias a unos versos de
paralelismo sinonímico (Sánchez 1984b: 4):

*******
mañana más
avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Samara Acosta el Mar 06 Sep 2011, 17:12

CHEN: La responsabilidad humana: el poema Pie para el niño de Vallecas de Velásquez

Antes hay que deshacer este entuerto,
antes hay que resolver este enigma.
Y hay que resolverlo entre todos,
y hay que resolverlo sin cobardía,
sin huir (v.10)
con unas alas de percalina
o haciendo un agujero en la tarima.


Llama la atención el uso del pronombre demostrativo «este» en los versos 6 y 7 para
dirigir la atención de los oyentes sobre la injusticia del mundo; el lexema «entuerto» (v.6), asociado
aquí al ideal quijotesco de la caballería andante, pues como exalta Alberto Sánchez
«Don Quijote se nos impone como el loco delirante de la justicia absoluta» (1984a: 181) que
se enfrenta a los demás «sin cobardía, / sin huir» (vv. 9-10). Sin embargo, esta interpretación
estaría incompleta si no nos fijamos en el uso de deícticos tales como «aquí» (v.1), «este
entuerto» (v.5) y «este enigma» (v.6), los cuales, sin referencia contextual, apelan a un consabido
o a la experiencia compartida por los lectores en el circuito de comunicación. Por lo
tanto, debemos leer Ganarás la luz desde la perspectiva de un poeta que, situado en el exilio
(Paulino 1982: 30), apela por la toma de conciencia ante el problema de España y, de este
modo, «el poeta lanza toda suerte de reproches e invectivas» (27) como parte de su oráculo.
Si «aquí» sería una sinécdoque de la patria española perdida por la Guerra Civil, «este entuerto
» evocaría la situación presente de una España sumida en la injusticia, en la falta de solidaridad
colectiva —por eso apela a «resolverlo entre todos»— y en la tendencia a un escapismo
colectivo («sin huir» v.10) que denota la ausencia de autenticidad en los hombres. La reiteración
de su reproche inicial cobra relieve ahora como un síntoma de una emoción que conduce
al hablante lírico-profeta a insistir en su oráculo y a atraer la atención nuevamente de sus
escuchas bajo unas palabras cadenciosas y de reiteraciones paralelísticas, como en la repetición
del dístico inicial:

De aquí no se va nadie. Nadie.
Ni el místico ni el suicida.
Y es inútil, inútil toda huida (v.15)
(ni por abajo ni por arriba).
Se vuelve siempre. Siempre. Hasta que un día,
un buen día, el yelmo de Mambrino —halo ya, no yelmo ni bacía—
se acomode a las sienes de Sancho y a las tuyas y a las mías
como pintiparado, como hecho a la medida (v.20).

El profeta insiste en dejar claro que el escapismo, «toda huida», no es aconsejable
(vv.15-16), ya que tarde o temprano lo que se reprime o lo que se ha olvidado momentáneamente
surge otra vez. Es aquí en donde la alusión al texto cervantino y la paráfrasis cervantina
del epígrafe del poema cobran su verdadero sentido. No vale ya una fórmula de compromiso
como el «baciyelmo» de Sancho Panza, que sería una forma de ocultar la realidad y de neutralizar
el posible conflicto de intereses que se expone en los capítulos 44 y 45 de la Primera
Parte del Quijote6; todo lo contrario, el regreso de la «bacía» del barbero a las manos del escudero
y el reconocimiento de su auténtica esencia emergen como un signo de la toma de posición
a la que nos invita «Pie para el niño de Vallecas de Velázquez». La responsabilidad es la
clave para comprender que no es posible una conciliación de verdades; eso sería en la óptica
del poema una fórmula de escapismo insoportable a los ojos del hablante lírico.
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Miér 07 Sep 2011, 00:42

Te voy a seguir, Samara, puesto que tanto interés has puesto en León Felipe. Espero que te acompañen más forista que , seguro, tienen cosas que decir. Y voy a intentar continuar con Pablo Neruda. Volveré por acá , no te preocupes, y de vez en cuando dejaré caer alguna cosa.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Samara Acosta el Miér 07 Sep 2011, 18:34

Filología y Lingüística XXX (2): 17-23, 2004 21

De esta manera, esa compasión y sensibilidad, con las que el hablante lírico nos increpa
para acercarnos a «El niño de Vallecas», obliga a una «actitud militante y decidida frente a
las miserias humanas» (Sánchez 1984a: 183). No podemos quedar inmutables ante el dolor
ajeno y ante la humanidad encontrada en la deformación; eso es lo quería hacer Velázquez con
su retrato a Lezcanillo; pero tampoco podríamos escaparnos ante el dolor de la situación española
actual, condensada en ese rostro que impacta y conmueve. Ese rostro de «El niño de
Vallecas» se transforma, por sinécdoque, en el rostro de toda España y el hablante-profeta nos
convoca en procura de redención. Así, acabar con el «entuerto» significa aspirar a un mundo
nuevo (Paulino 1982: 63), en el que el hombre pueda superar y transformar su situación. Ése
es el anuncio de «Pie para el niño de Vallecas de Velázquez» y el hablante lírico se presenta
como el poeta de los que sufren y de los que lo hacen en su españolidad, preguntándose, como
aclara Alfredo Roggiano, las causas por las cuales el hombre se confunde y no ve la luz (1986:
186). Por eso, el nuevo hombre felipiano, liberado de las cadenas de la inacción y de la ausencia
de compromiso, podrá ahora comenzar su salida por «bambalinas», hacia ese gran teatro
que es el mundo, según la opinión de Hugo Gutiérrez (1984: 19):
Entonces nos iremos todos por las bambalinas:

y yo
y Sancho,
y el niño de Vallecas (v.25)
y el místico
y el suicida.
Llega el poema a su clímax con una gradatio en la que la enumeración reconstituye
una serie vertical que otorga dinamismo en progresión (Peyrègne 1983: 204-5) y revela tanto
la agitación anímica como la vehemencia del mensaje anunciado por el oráculo. La salvación
es posible para todos, siempre y cuando se asuma un compromiso de acción y la responsabilidad
de los actos, dentro de un movimiento colectivo que no distingue a nadie y nos asume a
todos. La voz del profeta está al servicio de una denuncia que transforma las palabras de «Pie
para el niño de Vallecas de Velázquez» en mensaje de la redención posible7. De ahí la incorporación
de una ekphrasis8 que descodifica el sentido del retrato de «El niño de Vallecas»,
pues el poema de León Felipe incorpora elementos dramáticos que dan, a la representación
pictórica, intensidad y dinamismo. La profecía es en este caso «el acto de expresar un conocimiento
significativo y profundo, a veces un conocimiento absoluto» (Durán 1986: 165) y
esto lo logra León Felipe en el poema en estudio.


Notas

1. Este poema es considerado uno de los más bellos y de honda resonancia cervantina. Aparece comentado
rápidamente en Gutiérrez (1984) y Sánchez (1984a), sin que haya, según la pesquisa hecha, ningún análisis
exhaustivo.
2. Este dístico lo utiliza León Felipe como epígrafe central para su segunda edición de Versos y oraciones
del caminante (New York 1930), según indica Sánchez (1984b).
avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Samara Acosta el Miér 07 Sep 2011, 18:47

ORACIÓN

Señor, yo te amo
porque juegas limpio;
sin trampas —sin milagros—;
porque dejas que salga,
paso a paso,
sin trucos —sin utopías—,
carta a carta,
sin cambios,
tu formidable
solitario.
avatar
Jorge Muñoz

Cantidad de envíos : 1669
Fecha de inscripción : 25/06/2009
Edad : 69
Localización : San José,Costa Rica

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Jorge Muñoz el Jue 08 Sep 2011, 17:23

Gran trabajo, Pascual, Walter y Samara. Con ustedes, estoy aprendiendo de los poetas grandes. Un saludo.
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24358
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Jue 08 Sep 2011, 23:36

Gracias, Jorge. Un abrazo.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Samara Acosta el Sáb 10 Sep 2011, 13:56

Es curioso , desde pequeña, tengo predilección por Sancho Panza, para mi , el gran protagonista.

Muchas gracias Jorge, yo también aprendo a la vez que colaboro,un saludo
avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Samara Acosta el Sáb 10 Sep 2011, 13:59

VENCIDOS

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar.

Y ahora ociosa y abollada va en el rucio la armadura,
y va ocioso el caballero, sin peto y sin espaldar,
va cargado de amargura,
que allá encontró sepultura
su amoroso batallar.
Va cargado de amargura,
que allá «quedó su ventura»
en la playa de Barcino, frente al mar.

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar.
Va cargado de amargura,
va, vencido, el caballero de retorno a su lugar.

¡Cuántas veces, Don Quijote, por esa misma llanura,
en horas de desaliento así te miro pasar!
¡Y cuántas veces te grito: Hazme un sitio en tu montura
y llévame a tu lugar;
hazme un sitio en tu montura,
caballero derrotado, hazme un sitio en tu montura
que yo también voy cargado
de amargura
y no puedo batallar!

Ponme a la grupa contigo,
caballero del honor,
ponme a la grupa contigo,
y llévame a ser contigo
pastor.

Por la manchega llanura
se vuelve a ver la figura
de Don Quijote pasar...


avatar
Gala Grosso

Cantidad de envíos : 3595
Fecha de inscripción : 15/11/2009
Edad : 59
Localización : Buenos Aires

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Gala Grosso el Sáb 10 Sep 2011, 20:02

Aunque el propio León Felipe dijera: "Los grandes poetas no tienen biografía, tienen destino
León Felipe le cantó a las cosas pequeñas. Y es tan profunda su poesía!!!Me enternece todo lo leído. La poesía "QUÉ LÁSTIMA" es tan sonora, y tan bella...Es candor, lamento sin aflicción, y un canto a lo pequeño y escueto. Un poema puro porque tras su lectura uno se siente más cerca de ël.
Muchas Gracias por acercarnos tanta belleza.
Un besito para todos.

Gala Grosso


avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Samara Acosta el Miér 14 Sep 2011, 13:16

ESPAÑOL DEL EXODO Y DEL LLANTO
Colección León Felipe. Libro Primero.
Finisterre Editores.
México, 1974
AUTOR: León Felipe (1884-1968)




¿QUIEN ES EL OBISPO?



Los políticos hacen los programas, los obispos las pastorales y los poetas los poemas. Pero el poeta habla el primero y grita antes que ninguno la cogoja del hombre. El político, después, ha de buscar la manera de remediar esta congoja, cuando esta congoja no está en la mano de los dioses. Si está en la mano de los dioses, interviene el obispo con su procesión de mascarones y da al problema una solución falsa y medrosa.
El poeta es el que habla primero y dice: esto está torcido. Y lo denuncia. O esto es un misterio, y pregunta: ¿por qué? Pero cualquiera puede denunciar y preguntar. Sí. Pero la denuncia y la pregunta hay que hacerlas con un extraño tono de voz, y con un temblor en la garganta, que salgan de la vida para buscar la vida. Y esto es lo que diferencia al poeta del arzobispo.
El poeta conoce la Ley y quiere sostenerla viva. El obispo conoce la retórica y el rito anacrónico de la Ley: la Ley muerta. Los políticos no conocen más que las leyes. Y las leyes están hechas sólo para que no muera la Ley.
Cuando no hay poetas en un pueblo, el juez y los magistrados se reúnen en las tabernas, y firman sus sentencias en los lechos de las prostitutas.
Cuando no hay poetas en un pueblo (es decir, Ley viva), los obispos (es decir, Ley muerta) celebran los concilios en los sótanos de sus palacios para bendecir la trilita de los aviones.
El obispo o el arzobispo, en este poema, es el jerarca simbólico de todas las podridas dignidades eclesiásticas religiosas; el que hace las encíclicas, las pastorales, los sermones, las pláticas, lleva al templo la política y los negocios de la plaza y afianza bien las ametralladoras en los huecos de los campanarios para dispararlas contra el hombre religioso, contra el poeta que dice:
¿Dónde está Dios? Rescatémosle de las tinieblas
Porque...


Dios que lo sabe todo
es un ingenuo
y ahora está secuestrado
por unos arzobispos bandoleros
que le hacen decir desde la radio:
"Hallo! Hallo! Estoy aquí con ellos".
Mas no quiere decir que está a su lado
sino que está allí prisionero.
Dice dónde está, nada más,
para que los poetas lo sepamos
y para que los poetas lo salvemos.


REPARTO
La España de las harcas no tuvo nunca poetas. De Franco han sido y siguen siendo los arzobispos, pero no los poetas. En este reparto injusto, desigual y forzoso, del lado de las harcas cayeron los arzobispos y del lado del éxodo los poetas. Lo cual no es poca cosa. La vida de los pueblos, aún en los menesteres más humildes, funciona porque hay unos hombres allá en la Colina que observan los signos estelares, sostienen vivo el fuego prometeico y cantan unas canciones que hacen crecer las espigas.
Sin el hombre de la Colina no se puede organizar una patria. Porque este hombre es tan necesario como el hombre del Capitolio y no vale menos que el hombre de la Bolsa. Sin esta vieja casta prometeica que arrastra una larga cauda herética y sagrada y lleva sobre la frente una cresta luminosa y maldita, no podrá existir ningún pueblo.
Sin el poeta no podrá existir España. Que lo oigan las harcas victoriosas, que lo oiga Franco:


Tuya es la hacienda,
la casa,
el caballo
y la pistola.
Mía es la voz antigua de la tierra.
Tú te quedas con todo
y me dejas desnudo y errante por el mundo...
mas yo te dejo mudo... ¡Mudo!
¿Y cómo vas a recoger el trigo
y a alimentar el fuego
si yo me llevo la canción?
avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Samara Acosta el Mar 20 Sep 2011, 15:36

Muchos besitos también par ti Gala, gracias

*************
Somo como un caballo sin memoria

Somos como un caballo sin memoria,
somos como un caballo
que no se acuerda ya
de la última valla que ha saltado.

Venimos corriendo y corriendo
por una larga pista de siglos y de obstáculos,
De vez en vez, la muerte…
¡el salto!

y nadie sabe cuántas
veces hemos saltado
para llegar aquí, ni cuántas saltaremos todavía
para llegar a Dios que está sentado
al final de la carrera…
esperándonos.

Lloramos y corremos,
caemos y gritamos,
vamos de tumbo en tumbo
dando brincos y vueltas entre pañales y sudarios.

Contenido patrocinado

Re: LEÓN FELIPE

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Sáb 23 Sep 2017, 11:40