Aires de Libertad

www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 705286 mensajes en 36723 argumentos.

Tenemos 1286 miembros registrados.

El último usuario registrado es frasesdemujer.

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 31 usuarios en línea: 4 Registrados, 1 Ocultos y 26 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Alicia Moreno, Chambonnet Gallardo, Maria Lua, Simon Abadia


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Mar 16 Mayo 2017, 23:10.

Septiembre 2017

LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Edith Södergran

Comparte
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Edith Södergran

Mensaje por Maria Lua el Vie 30 Ago 2013, 14:43

Gracias, amigo Simón...
Me encantan los poemas de
Edith Södergran...
Besos
Maria Lua


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25538
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 64
Localización : buenos aires

Re: Edith Södergran

Mensaje por cecilia gargantini el Vie 30 Ago 2013, 19:46

Hay una vela en la ventana,
arde lentamente
dicen que alguien ha muerto allí.
Los abetos callan
en torno a una senda que termina, brusca,
en un cementerio envuelto en niebla.
Un pájaro pía:
¿Quien está ahí?

Leo y releo y me siento profundamente conmovida por esta poeta.
Gracias Simón, gracias a todos los que me la están presentando.
Besitosssssssssssssssssss
avatar
isabel nuñez jimenez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 5648
Fecha de inscripción : 25/12/2009
Edad : 59
Localización : Benimamet-Valencia

Re: Edith Södergran

Mensaje por isabel nuñez jimenez el Mar 03 Sep 2013, 06:29

Me encanta todo lo que hasta ahora he leído, delicada y femenina, sencilla y exquisita. Gracias amigos por este espacio que me acerca a esta autora, para mi, hasta ahora desconocida.
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Re: Edith Södergran

Mensaje por Evangelina Valdez el Mar 03 Sep 2013, 17:49

INDICE:

* La Última Flor Del Otoño
* El ansia de los colores
* Vierge moderne
* HAY UNA VELA EN LA VENTANA
* BOSQUE OSCURO
* Una idea más
* NOSOTRAS LA MUJERES
* Al atardecer refresca el día...
* El Lago Del Bosque
* El rey desdichado
* El Secreto De Eros
* Amor
* Tú, que nunca saliste de tu huerto...
* Dos poemas acuáticos
* Un Deseo


Actualizado hoy martes 3 de sept. 2013 hora 4:50am

avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Re: Edith Södergran

Mensaje por Evangelina Valdez el Mar 03 Sep 2013, 17:55


* "ESPUMA"

Bebemos la espumosa
champaña de la vida,
leves como espuma,
diáfanos,
corazones de champaña...

Ojos de champaña -
promesas te guiña el cielo.

Pies de champaña -
sigan las estrellas.

Espíritus de champaña.
¡la copa se entusiasma en su mano!

Versión de Renato Sandoval e Irma Sítanen

------------

"LA NOCHE ESTRELLADA"

Inútil dolor,
inútil espera,
el mundo está vacío como tu risa.
Caen las estrellas -
noche fría y espléndida.
El amor sonríe en el sueño,
el amor sueña la eternidad...
Inútil temor, inútil pena,
el amor es menos que la nada,
de la mano del amor al abismo se desliza
el anillo de la eternidad.

Versión de Renato Sandoval e Irma Sítanen

avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 23084
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: Edith Södergran

Mensaje por Lluvia Abril el Miér 04 Sep 2013, 05:47

Edith Södergran ha sentido y vivido, uno a uno, los pasos de su muerte, la injuria cruel de la enfermedad que la fue minando. Su relación más estable y duradera ha sido, no nos es difícil imaginarlo, con su propio cuerpo yacente, su escenario, el paisaje inmediato a sus ojos, donde éstos vieron el desmedro. Así, en el curso de este desvelo, el cuerpo se le ofrecía en su misterio, en su ardiente fragilidad:



El día entero estoy acostada en espera de la noche,
la noche entera estoy acostada en espera del día,
estoy acostada en mi lecho de enferma en el jardín del paraíso.
Sé que no sanaré, nostalgia y languidez no sanan jamás.
Tengo fiebre como una planta de los pantanos,
rezumo sudor dulce como una hoja húmeda
["Días enfermos"]


Al compás de las fluctuaciones de su estado morboso, su poesía oscila pendularmente entre el desaliento y la esperanza, pero también alcanza resignada serenidad. Hagar Olsson destaca el increíble coraje, moral y físico, demostrado por Edith Södergran al enfrentarse a la vida, la enfermedad y la muerte.

En La lira de septiembre y sus siguientes libros va ha encenderse el canto de la vida liberada, vencedora del sufrimiento y de la muerte. En esos poemas flamea el poder profético y visionario de Edith Södergran. Ella, que se ha purificado en el dolor, a su vez “sueña con liberar al mundo y purificarlo”. Percibe la magnitud de los cambios profundos que la guerra del 14 iba a producir, la dimensión ecuménica del conflicto, a diferencia de la impresión que se tenía en Escandinavia en el sentido de que éste era pasajero y, una vez cesado, las cosas volverían a su antiguo y habitual orden. Así en el poema “La tormenta”:



Ahora la tierra vuelve a cubrirse de negro. Es la tormenta
que se levanta desde los abismos nocturnos…



El paisaje de Raivola, bosque de alerces y lago, se halla presente, como lo han señalado Gunnar Ekelöf, uno de los más grandes poetas suecos, y Hagar Olsson, en los poemas de Edith Södergran. Árboles, pájaros ribereños, última flor de otoño, todo enjambra en ellos con melancólico gozo. En los elementos naturales encuentran no sólo sus símbolos y emblemas, sino los incentivos para poder seguir viviendo. Cuántas veces, en sus momentos de convalecencia, en sus parciales recuperaciones, habrán sido los hallazgos bienhechores, para sus ojos deslumbrados: el sol vuelto a sentir en sus espaldas, la luz nuevamente encendida en las flores, el agua otra vez cantando. Edith los contemplaría como desde la otra orilla, sabiéndose más que nadie viadora de la muerte.



De todo nuestro mundo soleado
no deseo sino un banco de jardín
donde un gato tome sol…
Allí estaré sentada
con una carta contra mi pecho,
una sola carta pequeña.
He aquí cómo es mi sueño.



Añoranza, anhelo, nostalgia, por sobre la integridad de sus poemas, reverberando en ellos su pozo de impregnante pena. Pero contra todo abandono, contra todo desmayo, Edith Södergran opuso la indoblegable fuerza de su voluntad puesta al servicio de su perfección moral y de su mensaje poético. Verso a verso, imagen tras imagen, se fue creando a sí misma con un poderoso e interno dinamismo compensatorio de su inevitable daño corporal. Del trato con su poesía nos queda algo así como la imagen de esa viva llama que brota de la materia en trance de aniquilamiento. Lumbre que fue algo más que hermosos resplandores. Revelación de su verdad humana y personal: “Mis poemas son para mí el camino hacia mí misma”.

Edith Södergran fue el impulso más decisivo en la avanzada del modernismo en el período posterior a 1914, tal como se le ha reconocido con plena justicia. Y esto se debió, creemos, a algo que suele olvidarse a menudo y que Hagar Olsson (una vez más necesariamente citada) lo ha señalado en forma lapidaria: “Ella tenía la inspiración fuerte y básica, más segura que el gusto más exigente y la mente más crítica.”



_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Nuestros deseos son susurros de nuestro yo auténtico.
Aprende a respetarlos y a escucharlos.

SARAH BREATHNACH
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 23084
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: Edith Södergran

Mensaje por Lluvia Abril el Miér 04 Sep 2013, 05:51

La vida

Yo, mi propia prisionera, he aquí lo que digo:
la vida no es la primavera vestida de terciopelo verde claro,
ni una caricia, raramente recibida,
la vida no es una decisión de partir,
ni dos brazos blancos que nos retienen.
La vida es el círculo estrecho que nos tiene prisioneros,
el círculo invisible que no franquearemos jamás,
la vida es la felicidad próxima que nos huye
y mil pasos que no nos decidimos a dar.
La vida es despreciarse a sí mismo
y estar inmóvil en el fondo de un pozo
y saber que el sol brilla allá arriba
y que pájaros de oro atraviesan el cielo
y que los días vuelan rápidos como flechas.
La vida es hacer un breve gesto de adiós, volver a casa y dormir…
La vida es ser un extraño para uno mismo
y una nueva máscara para todos los que vienen.
La vida es maltratar su propia felicidad
y rechazar el instante único,
la vida es creerse débil y no atreverse.



El dolor

La felicidad no tiene canciones, la felicidad no tiene pensamientos,
la felicidad no tiene nada.
Vuelca tu felicidad para que se quiebre, pues la felicidad es mala.
La felicidad llega muy suavemente como el zumbido de la mañana
en la espesura dormida.
La felicidad huye en nubes ligeras sobre las profundidades azul sombrío,
la felicidad es el campo que duerme bajo el ardor del mediodía
o el infinito del mar bajo la quemadura de rayos verticales,
la felicidad es importante, duerme y respira y no sabe de nada.
¿Conoces el dolor? Es fuerte y grande, puños secretamente apretados.
¿Conoces el dolor? Sonríe de esperanza, los ojos enrojecidos por las lágrimas.
El dolor nos da todo aquello que necesitamos,
nos da las llaves del imperio de la muerte,
nos empuja por la puerta cuando dudamos todavía.
El dolor bautiza a los niños y vela con la madre
y forja todos los dorados anillos de boda.
El dolor reina sobre todos, alisa la frente del pensador,
pone la joya en el cuello de la mujer deseada,
está en la puerta cuando el hombre sale de casa de su amada…
¿Qué más da el dolor a los que ama?
No sé más.
Da flores y perlas, da canciones y sueños,
nos da mil besos que están vacíos,
da el único beso que es verdadero.
Nos da nuestras almas extrañas y nuestros gustos singulares,
nos da los premios mayores de la vida:
el amor, la soledad y el rostro de la muerte.



¿Qué hay mañana?


¿Qué hay mañana? Tal vez tú no.
Tal vez otros brazos y un nuevo contacto y un dolor semejante…
Te dejaré con una certeza sin igual:
Volveré como una parte de tu propio dolor.
Vendré a ti de otro cielo con una nueva decisión.
Vendré a ti de otra estrella con la mirada igual.
Vendré a ti con mi antiguo anhelo en otros rasgos.
Vendré a ti extraña, mala y fiel
con los pasos de un felino de la patria desértica de tu corazón.
Me combatirás dura e impotentemente
tal como se combate su destino, su felicidad, su estrella.
Sonreiré y arrollaré hilos de seda en uno de mis deseos
y esconderé el pequeño ovillo de tu destino
en los pliegues de mi traje.




El cuerpo del fuerte

Yo sé, yo sé que venceré.
Me llamen como quieran, sea quien fuera que me espere,
soy la estrella del futuro.
Me he despertado en un trono antiquísimo;
por debajo de mí, manos maravillosas tienden anchos velos de seda.
El misterio circula por mis venas.
El misterio, te reconozco, yo el antimístico,
el enemigo del fantasma.
Los misterios no tienen límites precisos,
los misterios no tienen nombre manifiesto,
el misterio surge en el cuerpo del fuerte
al ir a la acción ciego de embriaguez.



Pensamientos sobre la naturaleza

Vida y muerte vemos con los ojos, sol y luna son.

Así se extienden a través del universo los soles vivificantes, las lunas mortales, las tierras sometiéndose a vida y muerte.

En torno de todo lo que yace enfermo, la luna va hilando su red hasta que, una hermosa noche, el plenilunio viene a recogerlo.

Moribundas criaturas de la naturaleza aman a la muerte, añoran el momento en que la luna habrá de recogerlos.

A la naturaleza le es familiar la muerte, cada noche la vive. Se somete al embrujo tanto del sol como de la luna.

La muerte es un dulce veneno -putrefacción, pero no hay nada malsano en la muerte. La naturaleza es la salud misma y percibe la muerte tan saludable como la vida.

En la putrefacción está la suprema belleza y el demonio es la máxima bondad de Dios. Admirable es la veloz obra de destrucción en el otoño.

La naturaleza está bajo la protección de Dios. El demonio no tiene poder sobre la naturaleza. La naturaleza es la predilecta de Dios.

Si no nos convertimos en criaturas de la naturaleza, no iremos al cielo, pues los secretos religiosos son secretos de la naturaleza. No se sentían a gusto en los templos judíos, pero si con la ignorante criatura de la naturaleza quien simpatiza con los lirios de Sharon.

El camino de la naturaleza hacia Dios es el directo, eterno y objetivo, sin casualidad exterior.

El corazón humano que busca a Dios tiene que luchar contra la subjetividad, pues el corazón empieza más allá de la subjetividad. Pero está protegido el camino de la naturaleza.



_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Nuestros deseos son susurros de nuestro yo auténtico.
Aprende a respetarlos y a escucharlos.

SARAH BREATHNACH
avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 23084
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: Edith Södergran

Mensaje por Lluvia Abril el Miér 04 Sep 2013, 05:54

Los árboles de mi infancia

Los árboles de mi infancia se yerguen altos en la yerba
y sacuden sus cabezas. ¿Qué has hecho de tu vida?
Las filas de pilares son como reproches; ¡Indigno, pasas bajo nosotras!
Eres una niña y debes perder todo,
¿por qué a la enfermedad estás encadenada?
Te has hecho mujer, extraña, odiosa.
Cuando eras pequeña tenías con nosotros largas conversaciones,
tu mirada estaba llena de sabiduría.
Quisiéramos decirte el secreto de tu vida:
la llave de todos los secretos está oculta en la yerba bajo los frambuesos.
Quisiéramos golpearte la frente, a ti que duermes,
quisiéramos despertarte, muerta, de tu sueño.



Retorno

Los árboles de mi infancia, exultando de júbilo, me rodean ¡oh ser humano!
y la yerba me da la bienvenida del país extranjero.
Apoyo la cabeza en la yerba: al fin, ya de vuelta.
Ahora le doy la espalda a todo lo que está detrás de mí:
mis únicos compañeros serán el bosque, la playa y el lago.
Ahora bebo sabiduría de la jugosa copa del abeto,
ahora bebo verdad del tronco reseco del abedul,
ahora bebo poder de la yerba más pequeña y más tierna:
un poderoso protector me tiende, piadoso, la mano.



Mañana de noviembre

Cayeron los primeros copos.
Íbamos conmovidos por donde las olas
escribieron sus runas en la arena
del lecho del río. Y me dijo la ribera:
Mira, caminaste aquí de niña
y yo soy siempre la misma.
Y el aliso cabe el agua es siempre el mismo.
Di, ¿por dónde anduviste en extraños países
y aprendiste las maneras?
¿Y qué ganaste? Absolutamente nada.
Sobre este suelo avanzarán tus pies,
he aquí tu círculo mágico, desde las candelillas
de los alisos
te llegan la certeza y la respuesta
a los enigmas.
Y alabarás a Dios que te permite
hallarte en su templo
entre árboles y piedras.
Y alabarás a Dios que hizo que cayera
la venda de tus ojos.
Ínfima puedes estimar
toda sabiduría vana,
porque el pino y el brezo son ahora tus maestros.
Trae aquí a los falsos profetas, los libros engañosos,
encenderemos en el pequeño valle cabe el agua
llameante, alegre, una fogata.







La alegría es una mariposa

que vuela a ras del suelo sobre el campo.

La pena es un pájaro

con fuertes y poderosas alas negras

que te lleva en alto sobre la vida

que flota en la luz del sol y sobre la hierba.

El pájaro de la pena vuela alto,

hasta donde el ángel de la guarda

vigila los lechos de la muerte.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Nuestros deseos son susurros de nuestro yo auténtico.
Aprende a respetarlos y a escucharlos.

SARAH BREATHNACH
avatar
Jorge Muñoz

Cantidad de envíos : 1669
Fecha de inscripción : 25/06/2009
Edad : 69
Localización : San José,Costa Rica

Re: Edith Södergran

Mensaje por Jorge Muñoz el Miér 04 Sep 2013, 18:41

Un acierto encontrarme la poesía y vida de esta poeta, grande su mundo poético y desconocida hasta ahora para mí. Gracias Simón y demás compañeros de este foro.

Contenido patrocinado

Re: Edith Södergran

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Dom 24 Sep 2017, 14:30