Aires de Libertad

www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:

Temas similares

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 705286 mensajes en 36723 argumentos.

Tenemos 1286 miembros registrados.

El último usuario registrado es frasesdemujer.

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 32 usuarios en línea: 4 Registrados, 1 Ocultos y 27 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Alicia Moreno, Chambonnet Gallardo, Maria Lua, Simon Abadia


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Mar 16 Mayo 2017, 23:10.

Septiembre 2017

LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Hafiz

Comparte
avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25347
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Hafiz

Mensaje por Pedro Casas Serra el Jue 22 Jul 2010, 11:34

Hafiz Shirazi

De Wikipedia, la enciclopedia libre

[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

Hafiz Shirazi, o simplemente Hafiz, en persa حافظ (Isfahán, actual Irán, 1325 - Shiraz, actual Irán, 1389) Poeta persa. Llamado originalmente Mohammed Shams od-Din, se le conoció como Hafiz ("preservador" en lengua árabe), que es como se llama a quien se sabe de memoria el Corán.

Fue místico sufí y, ocasionalmente, poeta de la corte. Siempre ha existido un aire de misterio y leyendas alrededor de la vida de Hafiz, tal vez porque se han conocido muy pocos detalles de la misma.

Matrimonio

Se dice que Hafiz se enamoró y finalmente se casó con una muchacha llamada Shak-i-Nabat a la que denomina "rama de la caña de azúcar", Es probable que tuviera algunos niños, pero todo ello siempre dentro del ámbito de las especulaciones basadas en sus poemas.

Entre conflictos

Su padre, un comerciante, cambió su residencia familiar a Shiraz poco antes de que naciese Hafiz y falleció tempranamente cuando el muchacho era todavía un niño. Fue acogido con su madre por un tío. Aunque la muerte del padre dejó a la familia en una situación muy precaria, Hafiz se las arregló para lograr una buena educación, manejando con fluidez el árabe y el persa y memorizando el Corán a una edad muy temprana. También memorizó los trabajos de Saadi de Shiraz así como de los escritores Farid-uddin Attar, Rumi y Nizamin.
Se cuenta que a los 21 años mantuvo una vigilia de cuarenta días con sus noches en la tumba del poeta Baba Kuhi, muerto en 1050, quien había escrito que quien velase su tumba durante cuarenta días y cuarenta noches, alcanzaría el corazón de la persona amada. Tras estas jornadas de presencia constante, conoció al maestro sufí Attar y se hizo su discípulo.
Trabajó como copista y como aprendiz de panadero antes de lograr al apoyo de patrocinadores destacados. Posteriormente llegó a ser profesor de estudios religiosos en la Universidad de Shiraz. Antes de llegar a los 30 años se hizo poeta de la corte de Abu Ishak, logrando mucha fama e influencia. Mubariz Muzaffar capturó Shiraz y entre sus decisiones destituyó a Hafiz de su puesto como profesor de estudios coránicos en la Universidad. En esa etapa aparecen los poemas de protesta y reivindicativos contra la opresión del tirano. Sha Shuia (hijo del dictador) hizo prisionero a su padre, y restituyó a Hafiz en su antigua cátedra. El poeta comenzó una vertiente de espiritualidad sufi en su obra. Perdió el favor del gobernante, lo que le obligó a trasladarse por su seguridad ya rondando los 50 años, imponiéndose un autoexilio en Isfahan. Sus poemas destilan melancolía. A los 52 años, por invitación expresa de Sha Shuia, finaliza su exilio y regresa a Shiraz. La poesía de sus últimos años contiene la autoridad del Maestro que se ha unificado con Dios.

Obra

Sus poemas celebran los placeres del vino, la caza y el amor en la corte de Shiraz. En un plano más profundo, en opinión de algunos especialistas, reflejan también su absoluta devoción como sufí a la unión con la divinidad. Asimismo satirizan la hipocresía de los líderes religiosos musulmanes.

La obra de Hafiz, recopilada hacia 1368 con el título de Diván (traducción al inglés The Gift), contiene más de 500 poemas, en su mayoría en forma de ghazal, una forma breve tradicional persa que él desarrolló y perfeccionó. Cada uno de los poemas consta de hasta 15 pareados muy estructurados, que se ocupan de un solo tema. El lenguaje es muy sencillo, lírico y apasionado. Hafiz es ampliamente admirado tanto en Irán como en Occidente, gracias a sus traducciones. Llama la atención especialmente su amor hacia las gentes sencillas, y pone en relación la vida cotidiana con la búsqueda de la eternidad.

Con frecuencia, un verso precioso
alivia un corazón apesadumbrado.
Hafiz

Tal y como el andalucista Emilio González Ferrín reseña en su obra Historia general de Al Ándalus, el alemán Goethe "nos dejó una leyenda imborrable para nuestro elenco de tierras intermedias: magnífico el Oriente que el Mediterráneo cruzó. Sólo quien a Hafiz lea, sabrá cuanto escribió Calderón, siendo Hafiz el mayor poeta persa y confiando en no tener que presentar a Calderón."

Traducciones al castellano

Hafiz (1320-1389) 2002: El despertar del amor. Editor SUFI

Hafiz 101 poemas. Ediciones del Oriente y del Medio. ISBN 84-87198-77-5

Hafiz (Schemsu al-Din Mohamed) Los Gazales de Hafiz. Traducción de E. Fernández Latour. Visor-Libros. ISBN 84-7522-114-9

Hafiz - Ghazels - M.Arimany Editor - copyright 1943- Traducción de A. Brunet - colección ventana abierta.

Hafiz (Mohammed Schemsu-D-Din) Gaceles. Presentación y traducción de Rafael Cansinos Asens. Editora Nacional. Madrid, 1983


HAFIZ, POeTA DEL AMOR Y DE LAS ROSAS por HYALMAR BLIXEN

Quizá no pueda rememorarse la obra de Hafiz, flor de la poesía persa del siglo XIV, sin pensar en aquella ciudad fabulosa que fue Chiraz, a orillas de Roknabad y el tajo de las caravanas que a Abukir, Ispahan, Bagdad y en general el Teherán llevaban cargamentos de lana y algodón, costosos pefumes para aromar las hurís de carne y hueso de los harenes, el opio, que presta una segunda vida a los desesperados de ésta y la goma y las pieles y los costosos tapices que han dado fama a las industrias de Persia. Chiraz fue una encantada ciudad de jardines, donde las rosas ostentaron, con inconsistente ufanía, su principalía de unas horas; fue la ciudad de los vinos, cantados por los sufis en medio de sus mortificaciones ascéticas y por los poetas que querían evadirse -como Omar Al-Khayyam- de las torturas de un pensamiento que no lograba, sin embargo, hacer las cosas más comprensibles.

A poco de morir Saadi, el autor del "Bustán" y del "Gulistán", otra voz renovaba los tonos de la poesía persa, alegraba o entristecía los banquetes, e interpretaba la constelación de los sentimientos del alma, como un astrólogo el lenguaje de oro de las estrellas.
Hafiz nació, vivió y murió en Chiraz y nunca quiso abandonar esa ciudad donde el sol hacía bailar los colores y las blancas casas se tornaban de plata bajo la luna, que embrujaba las cúpulas de las mezquitas. ¡Ay! Día vendría luego en que sería saqueada y destruída por el más desvastador de los animales y día también en que un terremoto haría de aquel lugar opulento, una sombra proyectada en nuestra imaginación, como el perfume de un agradable sueño. ¿Cómo no recordar, entonces, aquellos versos en que Hafiz canta a su ciudad natal con la alegría y el orgullo de aspirar el latido de sus calles y llenar los ojos del color de sus cielos?

"¡Salud, Chiraz, ciudad incomparable! ¡Te ampare el cielo contra todo daño! Mil y mil alabanzas al país favorecido de la luz celeste con tantos esplendores".

"La brisa que sopló entre Jaferabad y Mosella, luego de haberte rozado, ¡oh Chiraz! queda toda embalsamada de perfume del ámbar gris".

"¡Oh peregrinos del amor! Venid a Chiraz y el amor, si vuestro corazón lo implora, os colmará de todos sus dones"

Y en otro poema confiesa:

"La brisa de las tierras de Mosella y las aguas de Roknabad me han impedido siempre irme para hacer vida errante".

Estudioso de las leyes, docto en las tradiciones coránicas -se dice que sabía de memoria el libro de Mohamed- su obra es el punto de controversia de los exégetas; unos ven en sus loas al vino, una alusión a las embriagueses celestiales; otros piensan que la copa llena de licor dio fuerzas para vivir a aquel hombre, sensible a todas las manifestaciones de la existencia y por lo tanto, herido de contínuo por el roce de la vida. Aunque unido a la secta sufi, Hafiz cantó al amor en todas sus manifestaciones posibles; lo cantó en la gloria de unos ojos oscuros, lo cantó en las alas del ruego, lo cantó como un idioma de felicidad, lo cantó como un temblor de inquietudes, lo cantó como separación y como olvido, lo cantó como un extravío del yo, lo cantó como una semilla de su inspiración poética, lo cantó como un fatalismo oscuro y brutal, lo cantó como un dolor silencioso y secreto, lo cantó como otra forma de la ciencia, lo cantó como una ilusión que se disuelve, lo cantó como una manera de ver a Alá, lo cantó como un goce peligroso, lo cantó proyectado hacia la naturaleza... Y, exultando fraternidad, lanzó a los vientos su mensaje aconsejando a todos a ceder al amor, cuando en el alma se levanta como una aurora nueva.

"Que el corazón que te penare ignore paz y reposo" dice a su amada en uno de sus dísticos. En otro mide, en una balanza mística, la parte de fortuna que tal vez le haya deparado el Destino, ante esa belleza que siente tan lejos de su alcance:

"Puesto que los reyes son indignos de besar el polvo de tu puerta, ¿qué esperanza puedo yo tener de que contestes a mi saludo?"

"Sin embargo ¡oh Hafiz! no dejes esa puerta con despecho; prueba fortuna, acaso caiga el dado de la suerte en tu nombre".

Y en un arrebato de entusiasmo lanza al viento su cantar:

"Mis ojos no se han saciado de mirarte. Fuera de ti no conozco pena ni deseo".

"No juegues asi en sus trenzas, ¡oh, brisa vagabunda! Por uno de esos cabellos solamente, Hafiz daría mil veces la existencia"

Y más aún:

"Si ruidosos adoradores asaltan tu puerta, ¿quién puede asombrarse de ello? En torno de las flores, ¿no zumban a porfía las abejas?"

O todavía:

"No hiciste más que pasar y vacilé como un ebrio. Los ángeles descendieron para verte en muchedumbre"

Pocas cosas describe de su amada; sabemos de su mirada de ojos oscuros, de su porte esbelto y majestuoso y de sus cabellos negros; esta última particularidad la dice así:

"Mi corazón se extravió en la noche aromada de tu pelo".

El amor aparece en Hafiz asociado a la primavera y a la naturaleza; a causa de él ve la alegría de las cosas o la pena secreta que ellas encierran. Luminoso u oscuro, transparente u opaco, valioso o despreciable, el mundo está visto por Hafiz según las medidas de sus sentimientos. He aquí cómo interpreta la naturaleza durante una hora de amor feliz.

"Claro es el vino y ebrios de amor están los pájaros. Es el tiempo del amor y toda la vida es bella".

"La rosa ha desnudado su gracia, la brisa es una alegría con alma; de todas partes lléganme perfumes que me reaniman"

Pero cuando la tristeza, la inquietud, el abandono le hacen noche en el espíritu, su ser entiende el dolor de la naturaleza, se hermana con la piedra, con la hierba y escucha sus misteriosos latidos:

"¿Por qué el agua que emana de esta fuente gime como una tórtola? Acaso, como yo, tiene una pena que mora en ella noche y día"

Hafiz dio forma corpórea a su emoción en un tipo de poesía llamado "gazal", especie de oda breve, formada por dísticos o versos dobles los cuales entre sí no guardan sino una relación bastante vaga. De un dístico a otro cambia el sentimiento del poeta, caprichoso como el viento, rebelde a toda disciplina, como hijo de esa tierra donde el ensueño y la imaginación andan a sus anchas. No gustaba poner títulos a sus versos, pues limitan demasiado el sentimiento que ellos dejan en el alma, dirigiéndolo exageradamente en un sólo sentido; el verso crece así, libre y alado. Los traductores occidentales no han respetado esa modalidad del poeta y ponen títulos a sus gazales. Al final de cada una de sus canciones Hafiz incluía su nombre en algún estribillo, era como una manera de firmar sus versos, de darles autenticidad. En esos estribillos Hafiz recorre una variada gama de sentimientos. Así a veces expresa en ellos su agradable cautiverio emocional:

"A la hora en que Hafiz escribía estos confusos versos, el pájaro de su corazón caía en la trampa de su amor".

A veces concluye el estribillo con una manifestación de confianza en su inspiración poética:

"¡Oh Hafiz! Sé el adorno del banquete y sirve a tus invitados el vino puro de tus poemas"

A veces exterioriza allí su tremenda duda filosófica:

"La vida, Hafiz, es un enigma. Y el esfuerzo por resolverlo no es sino engaño y vanidad"

A ocasiones, en fin, hace burla de sí mismo y se ríe de su propia embriaguez:

"Quizá el copero haya servido a Hafiz más de lo debido porque está flojo su turbante"

El poeta amaba la música, la hermana misteriosa de la poesía, la amaba especialmente en los jardines o bien en las fiestas, donde se abría la flor de la fraternidad, y el copero escansiaba el vino, risa hecha fuego y sol. Así dice:

"Pon los cojines de seda sobre la hierba del jardín. Erguido como un esclavo, el ciprés ha extendido para ti la fresca alfombra de su sombra azul. El flautista espera..."

"¡Oye cómo los músicos adunan y cómo se funden las voces del arpa y del laúd, del caramillo y de la lira!"

La poesía de Hafiz, rica en los goces de los sentidos, sabía de la brevedad del placer, sabía de las alegrías quebradizas, sabía del inútil esfuerzo humano por incluir la eternidad en los instantes. Así, aconseja beber el agua bienhechora de la vida mientras esté a nuestro alcance y no morirse de sed junto a la fuente que fluye; invita a vivir la primavera y a recoger sus tesoros de color y aroma; no siempre el invierno estará lejos.
Para quienes gustan la vida queriendo entender lo incomprensible, dice:

"Mira, en el cielo, cómo ciegamente giran las esferas y aprieta en tu mano la copa del placer"

O también:

"Vive la hora viviente que respiras. La fortuna es veleidosa. ¿Acaso Adán no fue expulsado del Paraíso?"

"En el festín de la vida bebe una copa o dos y lárgate. ¡Que locura soñar con un placer que sea duradero!"

O mismo todavía:

"No me critiques haber dejado la mezquita por la taberna; el sermón era largo; el tiempo se iba"

"¡Oh, corazón mío! Si dejas para mañana los placeres de hoy ¿quién te garantizará el tesoro de vida que aún tienes para gastar?"

Pero Hafiz, poeta del amor, de las rosas, del vino, de la alegría breve, de la belleza, aún en sus manifestaciones dolorosas, de la primavera, de la naturaleza, tenía un fondo de ideas morales que surgen de pronto entre los dísticos de sus gazales, en medio de su brillo deslumbrante, como una arruga que la meditación hace en el rostro del ungido en el banquete. A veces piensa en la riqueza insultante del magnate y en la injusticia que se comete contra el que lleno de sed, contempla sombríamente el festín bullicioso y ajeno. Y dice:

"¡Oh, tú, rico! Date prisa en socorrer al pobre, porque tu oro y tu plata no serán tuyos para siempre"

"En la bóveda celeste, con letras de fuego escriben las estrellas:

"Como no sea el acto del Justo, nada durará siempre"

O también aconseja la limosna:

"No dejes que el monje mendigo se vaya con las manos vacías. Mira: sus lágrimas son puras como la plata; dorado está su rostro por el amor".

Para Hafiz más gloria hay en ser querido por los pobres y que por los ricos; en vano los Ikhánidas de Bagdad y el príncipe indio Mahmud Chah Bachmani le invitaron a sus respectivas cortes. Hafiz, aunque colmado de gloria permaneció pobre, desdeñando las invitaciones que le hicieron los "sha" de omnipotencia efímera; así confiesa:

"Si te coronan sultán en el Reino de los Pobres tu dominio se extenderá por lo menos desde la luna hasta los Peces"

Como vemos, esa gloria no es de la tierra, sino que pertenece al reino de las estrellas.
Caminemos por la vida, piensa Hafiz, pero llevemos buenos amigos. La locura no es buena compañera, ni lo es la necia vanidad; amemos la sabiduría, madre de todas las virtudes y llevémosla con nosotros cuando viajemos, para que en modo alguno podamos extraviarnos. La vida entera es una enseñanza y la naturaleza toda grita al oído sus verdades, pero ¡cuán difíciles son de descifrar! Así, exclama:

"Detrás del velo está llorando un arpa. Sus cantos pueden instruirte, mas sepas tú escucharlos".

"Cada brizna de hierba es un libro; mas es preciso aprender a descifrar su sentido".
En fin, como buen musulmán, el Destino pesa con su carga de fatalidad en los gazales de Hafiz y forma ese claroscuro que los hace tan apreciables: de un lado, la vida, que se apura como una copa; del otro, la conciencia, llena de sombras misteriosas. Atado a cuerdas que no pueden ser rotas, el ser humano vive según el esquema conque fue creado, según el arquetipo inventado por una ley inaccesible a nuestra inteligencia, que le determinó ser una cosa u otra; ese fatalismo lleva a Hafiz a no luchar contra lo que siente dentro de sí y que sube desde el fondo de su ser como el mosto que se fermenta y desborda. Por lo tanto ¿a qué acusarme de mis pecados? -piensa- . Soy como el Destino quiso que fuera:

"No escribáis mi nombre seguido de un insulto; no me llameis borracho. ¿Quién sabe lo que en mi frente ha escrito el Destino?"

Y también:

"No te inquietes por el tiempo que huye.Y sin quejarte, deja girar la rueda del Destino. Toca en paz el laúd para ti solo".

Un viento torvo, ennegrecido por las nubes del Ecclesiastés oscurece, a veces, la luz de sus gazales; entonces se le hace patente lo insulso de las cosas, en que no pueden saciarse las ansias humanas. La vanidad de todo lo que es, hace sombra en algunos de los gazales de su "Diván".

¿Salvará el trabajo al hombre? No; "la consecuencia de toda nuestra labor -dice- no es sino vanidad".

¿Salvarán al hombre sus sentimientos? No; "el corazón y acaso el alma -canta- no son sino vanidad".

¿Salvaránlo, entonces, las glorias del otro mundo? Quizás no; "acaso los jardines del paraíso -exclama- no sean sino vanidad"

¿Gozará de paz durante su tiempo de vida? No, pues "el tiempo mismo -llora- no es sino vanidad ".

Tal era Hafiz en sus momentos de pesimismo pero, afortunadamente, otros de sus gazales se levantan hermosos como la luna y nos llenan de serenidad; Así él mismo disuelve sus propias nieblas y dísticos alados salen de su ser a saludar la armonía de los dos mundos, como éstos:

"No te aflijas si, por algunos instantes, las esferas estrelladas no giran según tus deseos, pues la rueda del tiempo no siempre da vueltas en el mismo sentido"

"No te aflijas si el viaje es amargo y la meta invisible. No hay camino que no conduzca a una meta".

"No te aflijas, Hafiz en el rincón humilde en el que te crees pobre y en el abandono de las noches oscuras, pues te quedan aún tu canción y tu amor"

Un día se extinguió la vida del que llamaron "Ruiseñor de Chiraz" poeta admirado por hombres tan distintos como el temible asolador de pueblos, Tamerlán, su contemporáneo, o Goethe, el ser que mejor representó la inteligencia humana durante su época. Una tumba, que aún se conserva junto a un ciprés milenario, como aquel de azulada sombra... Un poco de risa alrededor y cantos de niños; un lugar obligado de los peregrinos, guarda a aquel que vivió lleno de música tras disolverse en el polvo originario y eterno.

Hyalmar Blixen
Suplemento Huecograbado "El Día"
26 de Marzo de 1963




HAFIZ, EL MEJOR REPRESENTANTE DE LA POESÍA SUFÍ por NASROLLAH S. FATEMI

(un artículo muy interesante que no he podido traer aquí, lo encontraréis en [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo] )



POEMAS de HAFIZ


1.- Sacados de: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Que tu beldad no cese de aumentar,
que tu mejilla semejante al tulipán,
nunca cese de alegrar mis ojos.
Que la visión de tu amor, estrella brillante,
resplandezca siempre en mi pensamiento.
Que todas las bellezas de este mundo
queden sujetas a tu belleza.
Que todos los cipreses se inclinen
ante tu esbeltez.
Que los ojos que tu visión no encante
viertan sangre en vez de lágrimas.
Que tu mirada, que sabe encadenar los corazones,
siga dotada de todos los hechizos.
Que el corazón que te aflija
no halle paz ni reposo.
Que tus labios tan dulces, que Hafiz
quiere más que a su propia alma,
ignoren siempre los besos que no sean dignos de ellos.


¿Hay algo más dulce al corazón que el recuerdo
de las palabras de amor?
Bajo la bóveda de este cuarto aún creo
escuchar sus ecos, mas el vino de rubíes que bebí
no es más que un agua amarga.
Consuela a mi corazón, que desde siempre y para siempre
embriagado quedó con tu belleza.
Muere el narciso envidiando tus ojos,
pues no supo encontrar la magia de tu mirada
y sus pétalos se mustian.
El pintor quedó tan asombrado ante tu belleza
que por doquier, en puertas y paredes, dejó su recuerdo.
Un día el corazón de Hafiz
vino a jugar con tus trenzas.
Mas cuando quiso irse supo
que en ellas, para siempre, estaba preso.


Viento perfumado: ve hacia mi amada,
pasa por su cabellera y tráeme su perfume.
Dile quedamente, mientras la acaricias:
"Vuelve a él, cruel criatura, que en la espera
tu amante se perece".
Te di mi corazón pero compré tu alma.
No me impongas esta pesada carga
que es la separación.
Muchas veces olvidaste a tu esclavo,
cumple ya tu promesa con el amigo fiel.
Corazón mío, no te llenes de pesadumbre.
¡Sé paciente y enjuga ya tus lágrimas!
Puesto que Hafiz nada puede
por el regreso de su amada,
vosotros, ojos míos, conservadme su imagen.


¿Quién me recordará la que partió?
Lo que la brisa trajo con la brisa se fue.
Adormece tu dolor, Hafiz,
tu viejo dolor con vino viejo.
Únicamente el vino puede darte
la felicidad, y tú lo sabes.
¡Ay! ¡Qué fácil le resultó abandonarme!
Por eso, ya acostumbrado a este dolor,
no busco para él remedio alguno.
No pretendas torcer el viento
aunque sople según tus deseos.
Aunque la suerte parezca favorecerte
no tuerzas nunca tu camino.
Y no preguntes tampoco el "cómo"
ni el "por qué".
El fiel esclavo
acata ciegamente las órdenes del amo.
¿Quién te ha dicho que Hafiz
pensaba aún en tí?
¡Oh bienamada, eso es mentira!...


Todavía mi deseo no perdió la esperanza de tu beso,
esperanza siempre viva y que me hace vivir.
En la noche aromada de tu pelo
perdí mi corazón.
¿Qué sería de mí si este amor mío
debiera terminar?
Un día mi nombre subió a los labios de mi amada
y creía descubrir todos los goces de la vida.
El sol hace bailar el reflejo de tu rostro
en las blancas paredes de mi cuarto
y ese reflejo brilla hasta en la sombra de la terraza.
Tu boca escanciadora
me ha vertido un vino que me quema.
¡Qué importa! Escáncialo puesto que soy
extraño entre quienes poseen la ciencia del amor.
Me dijiste una vez: "Deja tu vida
en mis manos y te daré la paz".
Y mi vida te di sin pesadumbre
mas la paz no me llegó.


¡Oh brisa! No ceses de acariciar con tus alas
la casa de mi amada. Y al retorno, no dejes
de hablar de ella a su rendido amante.
En agradecimiento, hago votos porque, a tu paso,
recojas todos los perfumes de esta primavera.
¡Oh rosa! No te ocultes al pájaro del alba.
Toda mi esperanza, oh amada mía,
depende de una mirada tuya.
No la rehúses a este fiel amigo.
Fui el comensal de tu banquete
cuando te alzaste semejante a la luna nueva.
ahora que brillas igual que ella,
en todo su esplendor,
no me niegues la claridad de tus ojos.
Tu poeta lleva el recuerdo tuyo
hasta el confín del mundo.
No rehúses este viático que implora.
Fuente viva es tu boca de rubí.
¡Habla ya, amada mía!


¡Oh tú, de rostro esplendoroso
que sabes dar a la vida el color de la alegría,
vuelve!
Sin las rosas de tus mejillas no habrá
ya primavera.
¿te asombra que mis ojos derramen lágrimas?
Vivir sin ti ya no es vivir.
No le temo al mar de la muerte
en que todo se acaba.
La rosa de tu boca es el centro del mundo.
En los momentos breves en que es posible
la felicidad del amor, comprende bien
la lección del corazón ya que la de la vida
seguirá siendo oscura.
Ayer no hubo para mí ni una sola mirada.
Como ese ayer pasó mi bienamada,
con la mirada ausente
y muy lejos de mí.
¡Habla, Hafiz! En el libro del mundo
esto que hoy escribes vencerá al olvido.


¡Al-lâh guarde de mal a quien sea fiel a la amistad!
Alma, cabeza y corazón, todo lo ofrezco
en sacrificio a mi bienamada.
Corazón mío: vive de manera
que si tu pie resbala,
un ángel te sostenga con sus manos.
Ella no quiso guardar mi corazón.
"Sólo Al-lâh guarda —dijo—
lo que viene de mano del esclavo".
¡Oh brisa! Si por acaso vieras
mi corazón cautivo en sus cabellos
dile lo que ha de hacer
para seguir en ellos.
¿Dónde está, amada mía, el polvo de tu senda?
Hafiz quisiera poder conservarlo
en recuerdo de tu perfume.


Déjame ver tu rostro para que olvide mi vida.
Di al viento que se lleve todo cuanto coseché.
¿Quién puede respirar tu cabellera?
¡Olvida, olvida, enfermo y viejo corazón!
Prométeme que el día de mi muerte me verás,
un solo instante, y marcharé serenamente hacia mi tumba.
Que todo me deje y me olvide.
Pálido, mi rostro oculto en tu puerta.
Piensa, ¡oh Hafiz!, en su dulzura,
y cállate...


2.- Sacado de: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


No te aflijas: la belleza volverá a encantarte con su gracia;
tu celda de tristeza se trocará en un jardín de rosas.
No te aflijas: tu mal será trocado en bien;
no te detengas en lo que te inquieta,
pues tu espíritu conocerá de nuevo la paz.
No te aflijas: una vez más la vida volverá a tu jardín
y pronto verás, ¡oh cantor de la noche!
una corona de rosas en tu frente.
No te aflijas si, algún día,
las esferas del cosmos no giran según tus deseos,
pues la rueda del tiempo no gira siempre en el mismo sentido.
No te aflijas si, por amor,
penetras en el desierto y las espinas te hieren.
No te aflijas, alma mía,
si el torrente del tiempo arrastra tu morada mortal,
pues tienes el amor para salvarte del naufragio.
No te aflijas si el viaje es amargo,
no te aflijas si la meta es invisible.
Todos los caminos conducen a una sola meta.
No te aflijas, Hafiz,
en tu rincón humilde en que te crees pobre,
abandonado a la noche oscura,
y piensa que aún te queda tu canción y tu amor.


3.- Sacado de: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


Que el frescor de tu belleza se acreciente de día en día,
que el color del tulipán se refleje en tu mejilla;
que la visión de tu amor, refulgente como un astro,
en mi mente resplandezca con pureza diamantina.

Que del mundo las beldades te sirvan como azafatas;
que los cipreses, al ver tu esbelto talle, se inclinen;
que los ojos que se nieguen a reflejar tu hermosura,
manen sangre, en vez de llanto, y por siempre estén ya tristes.

Que tu mirada hechicera posea todos los encantos
y rinda los corazones de aquellos a quienes fleche;
y que quien tu dulce magia, desdeñoso, desafíe,
pierda la calma y el sueño y el sosiego para siempre.

Y que esa tu boca amada, que Hafiz rendido adora,
no reciba ni dé besos a quien no se los merece.

(Traducción de Rafael Cansinos-Asséns)


Ve en la noche al jardín, junto a la fuente,
donde ya el loto bajo el agua duerme.
¡Y levántate el velo! Creerá el loto
que ha amanecido, y se erguirá por verte.

(Traducción de Rafael Cansinos-Asséns)


Si por acaso mis versos
os parecen desmañados,
pensad que yo, al escribirlos,
estaba todo borracho.

Pero si admiráis las bellas
imágenes de mis cantos,
pensad que yo, al escribirlos,
estaba todo borracho.

También sin estar bebido,
rimé, pero versos malos
me salieron, por no estar,
al escribirlos, borracho.

¡Y así juré no escribir
nada, aunque me sobren ánimos
e inspiración, sin estar
completamente borracho!

(Traducción de Rafael Cansinos-Asséns)



4.- Sacados de "HAFIZ (Mohammed Schemsu-D-Din)" traducción de Rafael Cansinos Asséns


Quisiera ser un lago transparente,
y que fueras tú el sol que en él se mira.
Quisiera ser un manantial fluyente
y que tú, flor, me dieras tu sonrisa.
Quisiera ser espina y que tú fueras
la rosa que con ella se guardase.
Quisiera ser un grano diminuto
de trigo en medio de la arena;
y que tú fueses ese pajarito
que viene y se lo lleva.


De todos los tesoros de este mundo
los más preciados son:
Un instrumento de sonoras cuerdas,
una copa de vino embriagador,
la danza de una almea de piernas ágiles,
de una bella la plena adoración...
y después el silencio, sí, un silencio
profundo, absorbedor...


La copa rebosante es lo que amo,
la cordura me inspira odio mortal;
¡yo canto, ebrio de amor, a las hermosas
mujeres de Al-Fars!
Evito con cuidado las huesudas
manos de los santones que lastiman;
y busco con afán de las muchachas
las aterciopeladas manecitas.
A los sabihondos eruditos huyo,
y su saber libresco;
yo prefiero leer en el florido
libro que Primavera escribe, ameno.
Me cargan los prudentes y sensatos,
que todo a regla lo someten; yo
prefiero andar a tumbos por la vida,
sin poner en tortura mi razón.


¡No me riñáis! Decís que ya soy viejo
para tanta locura como hago.
Más no tenéis razón, amigos míos,
estáis equivocados.
Viejo era yo de joven, pues me daba
por ser como los viejos, serio y grave;
en tanto que hoy derrocho una alegría
juvenil, que en el cuerpo no me cabe.
Divina juventud, esta que ahora
en mis últimos años me reanima...
¡Mocitos! Que mi pelo no os engañe...
¡Tomadme en vuestras filas!


Loado, Alá, seas, porque el día y la noche
creaste maravillosos, por igual;
el día, en las mejillas de mi amada;
la noche, en su rizada cabellera
que una fragancia exhala nocturnal.


Cuando por vez primera te encontraron mis ojos,
sentí yo algo de espanto, y hasta lo más secreto
de mi ser conmovióme tu celestial belleza.
Pero a mi alma, no obstante, asaltóle un recuerdo,
cual si en ella encerrada, siempre, desde lo eterno,
contigo te llevara y, de pronto, tomando
carne y sangre, ante ella te mostraras con tu cuerpo.


Las perlas de mi alma sólo tienen
un objeto, amor mío;
el que yo las desgrane y las esparza
ante tus piececitos.


Tus grandes ojos de almendra,
son como huríes del Edén;
tus mejillas, rosaledas
del alchenna y tus rizados
cabellos, un laberinto
del que no sale, el que entra.
El aliento de tu boca
es como un aura de amor
del más allá, sanadora.
Las colinas de tu pecho
son dos planteles de lirios.
Tus piececitos semejan
dos silfos que gravitasen
por sobre nuestras cabezas.
¡Y tu alma singular
es un verso que en azul
del cielo escribiera Alá!


¡Necios que no creéis en el amor!
¡Venid a mi sepulcro, cuando muera,
y el nombre murmurad de mi adorada!
Y oiréis, presa de espanto, inmensa queja
alzarse todavía de lo profundo
de mi tumba agitada.


No critiquéis al prójimo; benévolos
inclinaos al perdón;
todos pecamos; no hay que ser severos
ni usar tanto rigor.
Si todos conociéramos las vidas
de los otros, de fijo
se acabaría el orgullo, y la clemencia
ocuparía su sitio.


Ved al monje, al asceta venerado;
él es la virtud misma; sin sombra de pecado.
El más severo juez encontrar no podría
en él la menor cosa que mereciese crítica.
Pero ¡aguardad un poco!... Que Suleima, al pasar,
fije en él su mirada seductora, fatal,
y veréis cómo el pobre empieza a dar traspiés
e igual que un poetilla versos a componer.


¿Quiéres que yo vea cumplido
mi anhelo de lanzar una
miradita al paraíso?
Pues manda al viento de oriente
que te levante el velillo
que tu rostro oculto tiene.


Oh estrella, la más clara del cielo de lo bello,
ven, despliega tu hechizo y anega en tu océano
de luz a esos pobretes fanfarrones y necios,
que alardean de poder resistir a tu encanto.
Hazles perder el seso y que a su costa aprendan
que no hay fuerza más grande en todo el universo,
que la de la Belleza, que todo lo domina,
y de un soplo, jugando, todo lo que ellos llaman
fuerte, derrumba y postra y virtud y prudencia
destruye con su sola presencia soberana.
Ven y arranca del pecho corrompido a esos falsos
puritanos la vana dignidad que se arrogan,
y haz que reviente y se disuelva en nada
de su vano saber la frágil pompa.
Todos ellos, al punto, pese a su orgullo necio,
a tus pies los verás arrastrarse a porfía,
mendigando la gracia de una sola mirada
de tus ojos divinos, que a los hombres fascinan.


Yo, Hafiz el poeta, no soy ningún beato;
mi corazón os muestro en mi embriaguez;
apenas paró en la sombría mezquita,
y en la taberna encuentro mi placer.
No es sólo el vino quien en mi alma impera,
que también el amor es un tirano,
para mi corazón sensible y tierno,
y reina sobre él cual soberano.
Unos ojos hermosos, unos labios
del color del rubí, son lo bastante
para que al punto en mí prenda una hoguera,
en la que todos mis sentidos arden.
Si ante el altar me postro reverente,
sólo la imagen de mi amada veo,
y por barrer el suelo de su alcoba
una escoba me haría con los cabellos
de las huríes del propio Paraíso.
Decidme: ¿alguna vez hubo un amante
que tal amor sintiera por su dama
y le rindiese tales homenajes?


A orilla de la fuente sentarse en primavera,
con un vaso de vino y olvidar las tristezas,
es lo que hacer debemos; diez días como diez rosas
componen nuestra vida; ¿a qué las caras serias?


¿Por qué si tu dulzura me es vedada,
al menos tu amargura no me es dada?
Si la muerte vivir por ti me niega
¿por qué morir por ti me rehúsa, airada?


¡Ciudad de los amores! Ciudad maravillosa,
morada de la gracia.
El amor desde ella, ¡oh amantes!, su selam
os envía con un gesto que cautiva las almas.
Jamás unas muchachas tan esbeltas y lindas,
como las que la habitan, logramos contemplar;
ni presa tan amable se ofreció al cazador,
ni nuestro suelo hollaron seres de tal beldad.
A los ángeles puros semejan. Sus vestidos
no mancha nunca el polvo de nuestra pobre tierra.
¿Por qué, tú, amada mía, sin escuchar mis ruegos,
mi corazón herido de tu presencia ahuyentas?
¡Con qué ilusión un beso de tu boca esperaba!
Si la vendimia es buena y el momento propicio,
¿por qué no hemos ahora de levantar la copa
y libar nuestro vino?
Tu mi brazo detienes y me dices: -Espera.
Pero yo te respondo: -¿Quién puede asegurar
que estaremos unidos en otra primavera?
En el jardín la rosa y el tulipán reunidos
por el amor ahora se muestran; y en la rama
el ruiseñor entona sus deliciosos trinos.
Todos son hoy felices y cada cual eleva
en honor de la amada su copa rebosante.
¿Por qué tan sólo yo me quedo con mi pena?
¡Oh terrible misterio! ¡Oh torturante enigma!
Pero al fin ya comprendo; enredé mis cabellos
en las rizadas trenzas de encantadora niña,
y ya seré su esclavo por siempre, sin remedio.
¡La ciudad del amor es un sitio fatal,
por lo que es peligroso, amigos míos, pasar!


Llegó la primavera con sus cestos de rosas;
contempla sus mejillas y ahuyenta de tu pecho
la tristeza amorosa.
Llegó el viento del sur, templado, acariciante;
la rosa embelesada respira su almo aliento;
y su capullo rompe con emoción tremante.
La rosa y primavera la soledad llenaron
del pobre corazón;
el agua cantarina de la fuente diáfana
la ciencia de la vida me dijo en su canción.
De ellas quedé cautivo, mi antigua fe perdí,
volví a ser un pagano, dejé de ser muslim.
El ruiseñor entonaba
un nuevo canto de amor
a la rosa, antes de luto,
hoy vestida de verdor.
Hafiz admira la brisa que con su amorosa mano
de la rosa unió las trenzas con los rizos del jacinto;
ambos sus ramas inclinan, sobre el rostro perfumado
del oloroso jazmín, tan diminuto y tan lindo.


La buena amistad es rara;
la inconstancia es lo normal;
sólo por condescendencia,
estrechamos ciertas manos
que no debíamos tocar.
En este vasto dolor
del mundo son los mejores
los que más sufren y llevan
con paciencia sus dolores.
Componga, pues, el poeta
cantos claros como el sol,
que un torrente de alegría
le lleven al corazón.
Mas no espere que el avaro,
lo recompense siquiera,
por el don de melodía
con una espiguilla huera.
-Paciencia ten- dijo el sabio.
Seguir debes su consejo,
Hafiz, y por más perdido
que te veas y más enfermo,
sigue camino adelante,
alta la frente, sin miedo.


Escanciame el vino, saki, y que su llama
el círculo de amigos ilumine;
y tú, músico, canta, ya que el sino
está de nuestra parte y nos sonríe.
En el fondo del cáliz retratado
del gracioso mancebo el rostro vimos;
¡desdichados de aquellos que no saben
cuán dulce es nuestro vino!
Cómo embellece la embriaguez los ojos
de mi dulce tirano.
No es maravilla, pues, que a la bebida
me entregue yo como sumiso esclavo.
Al pino y al ciprés les causa envidia
su airoso esbelto talle,
que ya se yergue recto, ya flexible
gusta de columpiarse.
Si el corazón que ama nunca muere,
ni se extingue su fuego;
no hay duda que en el libro de la vida
mi nombre escrito está desde lo eterno.
Dudo que el día que el sepulcro lance
fuera su oscura presa, preferido
sea el negro pan del penitente asceta
al risueño, bullente, rojo vino.
Oh brisa leve, si el vergel fragante
cruzas de mis amigos, al que adoro,
con dulzura acaricia y mi saludo
trasmítele en susurro misterioso.
Dile que no me olvide, que no borre
mi imagen de su pecho;
que ya vendrá ese día en que hasta el nombre
de todos borre el tiempo.
Ese celeste mar, por donde boga
como un bajel de plata, la alta luna,
de Hachi-Kovamu lo ha enriquecido
la liberal fortuna.
Vierte, Hafiz, de tus llorosos ojos
las perlas refulgentes;
quizá de cebo sirvan, que a esa ave
atraiga hasta tus redes.


Llegó la rosa, amigos,
de jugar es la hora;
hasta los graves viejos
se entregan a la broma.
No hay nadie que esté triste;
pero ¡cómo huye el tiempo!
bebamos, pues, aprisa,
aunque el tapiz manchemos.
Es un placer la brisa;
aspirarla da gozo;
mas yo prefiero el vino
junto a algún guapo mozo.
Venga el laúd; contraria
es al bueno la suerte;
para olvidar las penas
el vino es lo más fuerte.
¡Cuál refulge la rosa!
Agua y vino, que ansío
este fuego de amor
ahogar en ese río.
Eres un ruiseñor,
Hafiz, ¿cómo podrías,
estarte silencioso
ante la rosa linda?


Última edición por Pedro Casas Serra el Vie 23 Jul 2010, 06:51, editado 1 vez
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Hafiz

Mensaje por Maria Lua el Jue 22 Jul 2010, 20:49

Viento perfumado: ve hacia mi amada,
pasa por su cabellera y tráeme su perfume.
Dile quedamente, mientras la acaricias:
"Vuelve a él, cruel criatura, que en la espera
tu amante se perece".
Te di mi corazón pero compré tu alma.
No me impongas esta pesada carga
que es la separación.
Muchas veces olvidaste a tu esclavo,
cumple ya tu promesa con el amigo fiel.
Corazón mío, no te llenes de pesadumbre.
¡Sé paciente y enjuga ya tus lágrimas!
Puesto que Hafiz nada puede
por el regreso de su amada,
vosotros, ojos míos, conservadme su imagen.


Gracias,  amigo Pedro!
Ese poeta es maravilloso!
Lo conozco un poco
en portugués...
Me encanta leerlo en español!
Besos!
Maria Lua



Última edición por Maria Lua el Lun 15 Jul 2013, 08:34, editado 3 veces (Razón : destacar el poema)


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25347
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Re: Hafiz

Mensaje por Pedro Casas Serra el Vie 23 Jul 2010, 06:53

Bellísima poesía la de Hafiz, poeta del amor y de la vida. Celebro compartir gustos contigo, María.

Un abrazo.
Pedro
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Hafiz

Mensaje por Maria Lua el Lun 26 Jul 2010, 18:07

Llegó la primavera con sus cestos de rosas;
contempla sus mejillas y ahuyenta de tu pecho
la tristeza amorosa.
Llegó el viento del sur, templado, acariciante;
la rosa embelesada respira su almo aliento;
y su capullo rompe con emoción tremante.
La rosa y primavera la soledad llenaron
del pobre corazón;
el agua cantarina de la fuente diáfana
la ciencia de la vida me dijo en su canción.

De ellas quedé cautivo, mi antigua fe perdí,
volví a ser un pagano, dejé de ser muslim.
El ruiseñor entonaba
un nuevo canto de amor
a la rosa, antes de luto,
hoy vestida de verdor.
Hafiz admira la brisa que con su amorosa mano
de la rosa unió las trenzas con los rizos del jacinto;
ambos sus ramas inclinan, sobre el rostro perfumado
del oloroso jazmín, tan diminuto y tan lindo.


Vuelvo y me encanto
con los poema de Hafiz...
Un beso, Pedro
Maria Lua


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25347
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Re: Hafiz

Mensaje por Pedro Casas Serra el Mar 27 Jul 2010, 06:21

A orilla de la fuente sentarse en primavera,
con un vaso de vino y olvidar las tristezas,
es lo que hacer debemos; diez días como diez rosas
componen nuestra vida; ¿a qué las caras serias?



Aceptarlo todo y disfrutar de lo pequeño es el secreto. Hafiz, poeta báquico y anacreóntico, nos indica el camino de una sana felicidad.

Un abrazo, Maria.
Pedro
avatar
Beatrice

Cantidad de envíos : 1110
Fecha de inscripción : 18/04/2009
Localización : México

Re: Hafiz

Mensaje por Beatrice el Mar 27 Jul 2010, 22:18

Las palabras me faltan para agradecer toda la belleza que se a quedado prendado en mis pupilas y sentidos ...como este ancestral poeta Hafiz....
" El corazón acompasa sus latidos...el sentir es serenidad "
Infinitamente gracias. Poeta Pedro y MaryLu...y a todos los que integran este bello espacio..
beso y abrazo
Beatrice
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Hafiz

Mensaje por Maria Lua el Mar 27 Jul 2010, 23:16

"Mira, en el cielo, cómo ciegamente giran las esferas y aprieta en tu mano la copa del placer"

"No te aflijas si, por algunos instantes, las esferas estrelladas no giran según tus deseos, pues la rueda del tiempo no siempre da vueltas en el mismo sentido"


Aceptarlo todo y disfrutar de lo pequeño es el secreto. Hafiz, poeta báquico y anacreóntico, nos indica el camino de una sana felicidad.

Gracias, amigo Pedro!
Qué mensaje más sabio!
Un beso
Maria Lua


Última edición por Maria Lua el Lun 15 Jul 2013, 08:23, editado 1 vez


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Hafiz

Mensaje por Maria Lua el Mar 27 Jul 2010, 23:19

"¿Por qué el agua que emana de esta fuente gime como una tórtola? Acaso, como yo, tiene una pena que mora en ella noche y día"


Gracias, querida Beatrice!
Me encanta verte aqui en
este espacio...
Un beso!
Maria Lua


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25347
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Re: Hafiz

Mensaje por Pedro Casas Serra el Miér 28 Jul 2010, 07:03

Beatriz: Celebro que te haya gustado la poesía de Hafiz, tan llena de sensibilidad, belleza y armonía.

Un fuerte abrazo.
Pedro.
avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25347
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Re: Hafiz

Mensaje por Pedro Casas Serra el Miér 28 Jul 2010, 07:06

Maria: Yo creo que la felicidad consiste en rodearse de personas buenas y de cosas bellas.

Un fuerte abrazo.
Pedro
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Hafiz

Mensaje por Maria Lua el Jue 12 Mayo 2011, 16:45

¡Cuál refulge la rosa!
Agua y vino, que ansío
este fuego de amor
ahogar en ese río.
Eres un ruiseñor,
Hafiz, ¿cómo podrías,
estarte silencioso
ante la rosa linda?

Vuelvo a leer los bellos
poemas de Hafiz...
Los poetas orientales
me encantan de una manera
especial...
Besos, amigo Pedro
Maria Lua


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
cecilia gargantini
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25538
Fecha de inscripción : 25/04/2009
Edad : 64
Localización : buenos aires

Re: Hafiz

Mensaje por cecilia gargantini el Sáb 04 Jun 2011, 18:52

Me encantó saber un poco más de este poeta, del que confieso no sabía mucho. Cuando me queda algún espacio de tiempo libre, qué mejor que nutrirse de buena poesía.
Y le canta a las cosas simples, de la manera más simple.
En realidad, amigo Pedro, sería tan sencillo ser feliz y disfrutar de la vida...
Besitossssssssssssss y gracias por todo
avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: Hafiz

Mensaje por Samara Acosta el Sáb 04 Jun 2011, 20:52

Déjame ver tu rostro para que olvide mi vida.
Di al viento que se lleve todo cuanto coseché.
¿Quién puede respirar tu cabellera?
¡Olvida, olvida, enfermo y viejo corazón!
Prométeme que el día de mi muerte me verás,
un solo instante, y marcharé serenamente hacia mi tumba.
Que todo me deje y me olvide.
Pálido, mi rostro oculto en tu puerta.
Piensa, ¡oh Hafiz!, en su dulzura,
y cállate...


Genial, gracias Pedro por este aporte, un abrazo
avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25347
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Re: Hafiz

Mensaje por Pedro Casas Serra el Dom 24 Jul 2011, 13:13

Gracias, Maria, Cecilia y Samara, por vuestras lecturas de Hafiz.

Releyendo la extraordinaria obra de Claudio Magris, "El Danubio", en la parte dedicada a la ciudad de Linz, he encontrado una referencia a Marianne Willemer:

"Suleika. En el número 4 de la Pfarrplatz donde ahora se encuentra el despacho parroquial de Linz, una placa dice que, de acuerdo con la tradición, en ese punto se hallaba la casa natal de "Marianne Jung, de casada Willemer, la Suleika de Goethe". Esta pasión no encaja exactamente con una institución eclesiástica, si bien en la vida de Goethe existe un indiscutible vínculo, desde su amor juvenil por Friederike Brion, entre corazón y parroquia.

Marianne Jung, nacida probablemente el 20 de noviembre de 1784, era hija de una familia de actores de orígenes oscuro; hacía de figurante, de bailarina y de actriz de carácter, cantando en el coro o realizando algunos pasos de danza, vestida de Arlequín, al tiempo que salía de un huevo enorme que se paseaba por el escenario. El banquero y senador Willemer, agente de finanzas del gobierno prusiano y autor de opúsculos político-ideológicos además de amante del teatro y de las cenas después de los espectáculos, la vió a los dieciséis años, durante esta exhibición, en Frankfurt, y se la llevó a su casa, después de haber pagado a su madre doscientos florines de oro y una pensión anual. En su casa de campo situada cerca de un viejo molino entre Frankfurt y Offenbach, Marianne aprendió buenos modales, francés, latín, italiano, dibujo y canto; después de catorce años de convivencia Willemer llegó a pensar en casarse con ella, preocupado por la aparición, en su tranquilo horizonte, de Goethe.

Goethe, que contaba sesenta y cinco años, estaba pasando por una de sus épocas creativas más fecundas; estaba escribiendo los poemas del "Diván occidental-oriental", genial reelaboración de los poemas líricos persas de Hafiz, que leía en la traducción de Joseph von Hammer Purgstall, para conquistar la vitalidad de la eterna autrora de Oriente y escapar al borrascoso presente de las últimas campañas napoleónicas.

Goethe se siente contento de disfrazarse de persa y de penetrar en una tradición en la cual la totalidad de la realidad sensible, en cada uno de sus detalles, se convierte en un símbolo a través del cual se transparenta la divina totalidad de la vida. Su existencia, escrita en el polvo y alegrada por el vino, se abre al infinito y palidece, efímera y al mismo tiempo eterna, como las amapolas semejantes a pabellones del Visir. Ahora él prefiere al nítido perfil de la estatua griega el fluir del agua. Pero también esa agua es forma, límite, es la móvil pero neta figura diseñada por el juego de una fuente. El gran clásico ama siempre la forma, lo finito, lo diferenciado, pero ahora busca una forma que, como la figura de agua de una fuente o un cuerpo amado, no sea rígida inmovilidad sino transcurrir y devenir, vida.

En un poema del "Diván" la bellísima Suleika dice que todo es eterno ante la mirada de Dios y que se puede amar esta vida divina, por un instante, en sí misma, en su belleza tierna y fugaz. Suleika sabe que sólo es un momento transitorio, la cresta de una ola o el brode de una nube, pero se siente sobriamente feliz de encarnar, por un instante, el ritmo de ese fluir. No está angustiada ni fascinada por la incesante mutación; se siente tan plenamente inserta en la vida proteiforme y mutable que no necesita acelerar o forzar su propia metamorfosis, de la misma manera que Goethe no necesita romper el metro y la rima del cuarteto para captar la melodía abierta y potencial del devenir y para identificar con ella su canto.

Goethe conoce a Marianne y Marianne, en el "Diván", se convierte en Suleika. Así nace una de las más grandes poesías amorosas de todos los tiempos, pero nace también algo aún mayor. El "Diván", y el altísimo dialogo amoroso que incluye, está firmado por Goethe. Pero Marianne no sólo es la mujer amada y cantada en la poesía; también es la autora de alguno de los poemas más elevados, en sentido absoluto, de todo el "Diván". Goethe los integró y publicó en el libro, con su nombre; sólo en 1869, muchos años después de la muerte del poeta y nueve después de la muerte de Suleika, el filólogo Hermann Grimm, al que Marianne había confiado el secreto y mostrado su correspondencia con Goethe, que ella había custodiado con fiel secreto, dio a conocer que la mujer había escrito estos escasísimos pero sublimes poemas del "Diván".

Después de que Schubert les pusiera música, esos poemas dieron la vuelta al mundo con el nombre de Goethe y siguen haciéndolo, llevando su nombre en los libros así como en la memoria de quien ama esos "Lieder" y debe, en cada ocasión, leer las notas de Erich Trunz en su edición crítica de las obras goethianas para saber cuáles son los versos escritos por la pequeña bailarina que salía de un huevo vestida de Arlequín y por la que su banquero había pagado soscientos florines."

Voy a ver si encuentro los poemas de Marianne Willemer para transcribirlos aquí.

Un abrazo.
Pedro

avatar
Carmen Parra

Cantidad de envíos : 14622
Fecha de inscripción : 17/04/2009

Re: Hafiz

Mensaje por Carmen Parra el Dom 24 Jul 2011, 14:11

He comenzado a leer la historia de este poeta que enamora y aún no he concluido, he disfrutado de los primeros versos que dejas y puedo asegurarte Pedro que seré constante en las visitas hasta que me llene de ellas
Un abrazo agradecido
carmen
avatar
Carmen Parra

Cantidad de envíos : 14622
Fecha de inscripción : 17/04/2009

Re: Hafiz

Mensaje por Carmen Parra el Sáb 30 Jul 2011, 08:33

Vuelvo a estar un ratito con estos maravillosos versos de Hafiz, volveré
Gracias pedro
Un abrazo
Carmen
avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: Hafiz

Mensaje por Samara Acosta el Sáb 30 Jul 2011, 22:52

Muchas gracias Pedro, te sigo, un abrazo
avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25347
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Re: Hafiz

Mensaje por Pedro Casas Serra el Lun 26 Sep 2011, 07:19

Stella, Samara: Gracias por vuestro interés.

Un abrazo.
Pedro


............


Marianne von Willemer ("Suleika"), autora de una parte del "Diván de Oriente y Occidente" de Goethe:

Sacado de: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]

"Goethe decidió revisar e incluir en el Libro VIII, “Libro de Suleika”, cinco poemas compuestos por Marianne, aunque sin descubrir la auténtica identidad de su autora, haciéndolos pasar por propios:

“Was bedeutet die Bewegung?” (¿Qué significa el movimiento?),
“Ach, um deine feuchten Schwingen” (Ah, por tus húmedas alas),
“Hoch beglückt in deiner liebe” (Sublimada en tu amor),
“Nimmer will ich dich vertieren” (No quiero perderte jamás),
y “Wie mit innigstem Behagen” (Con íntimo deleite).

El 23 de septiembre de 1815, en Heidelberg, Marianne le regaló personalmente a Goethe el poema “Was bedeutet die Bewegung?”. Mientras que “Ach, um deine feuchten Schwingen” fue compuesto más tarde, con el recuerdo de los días pasados junto al poeta en Heidelberg y el dolor de la pérdida tras separarse los enamorados. Separación que acabaría siendo definitiva ya que nunca más volvieron a verse. Ese miedo a no reunirse más, que sin duda residía en Marianne, se deja entrever en el poema. No es en absoluto una composición triste. El mensaje que transmite es el del amor y la esperanza del reencuentro, pero fluye permanentemente un temor a la pérdida para siempre del amado.

Poco después de la primera publicación del “Divan de Oriente y Occidente” en 1819, el compositor austriaco Franz Peter Schubert ya tenía un ejemplar de esos poemas en sus manos y supo inmediatamente que tenía que poner música a la explosión de romanticismo contenida en aquellos maravillosos versos. A tal fin, escogió dos de los 14 poemas incluidos en el Libro VIII del “Divan”, el “Libro de Suleika”, y se puso manos a la obra.

Curiosamente, los dos poemas elegidos pertenecían a los cinco que compuso Marianne von Willemer y que decidió incluir Goethe en ese Libro VIII. Se trata de “Was bedeutet die Bewegung?” (¿Qué significa el movimiento?) y “Ach, um deine feuchten Schwingen” (Ah, por tus húmedas alas) que, tras ser musicados por Schubert, son los lieder que, en un alarde de originalidad sin precedentes, pasaron a llamarse “Suleika I” (D.720) y “Suleika II” (D.717).

"SULEIKA I" (“Was bedeutet die Bewegung?”)

¿Qué significa este movimiento?
¿Qué alegres nuevas me trae el viento del Este?
El refrescante movimiento de sus alas
enfría la profunda herida del corazón.

Acariciante juega con el polvo
y lo remolinea en ligeras nubecillas,
conduce hacia la seguridad de los pámpanos
a los felices enjambres de insectos.

Suaviza el calor del sol,
enfría mis ardientes mejillas,
en su huida besa las vides
que adornan campos y colinas.

Su ligero susurro me brinda
un millar de saludos de mi amado;
antes de que estas colinas se oscurezcan
me saludará con un millar de besos.

Ahora tú puedes pasar,
servir a la felicidad y a la tristeza.
Allí donde los altos muros brillan,
allí encontraré pronto a mi querido amor.

¡Ah!, el verdadero mensaje del corazón,
el soplo del amor, la vida renovada,
vienen a mí desde sus labios,
solo su aliento puede dármelos.


"SULEIKA II" (“Ach, um deine feuchten Schwingen”)

¡Ah, cómo te envidio, viento del Oeste,
por tus húmedas alas!
ya que llevarle puedes
el mensaje de mi penosa añoranza.

El movimiento de tus alas
despierta en mi pecho acalladas nostalgias.
Flores, praderas, bosques y colinas
se cubren de lágrimas ante tu aliento.

Pero tu suave y ligero soplar
refresca el párpado herido.
¡Ay, me moriría de pena
si supiera que no le volvería a ver!

Corre hacia mi amado,
háblale suavemente al corazón;
pero evita inquietarlo
y ocúltale mi sufrimiento.

Dile, pero díselo con humildad,
que su amor es mi vida.
y que la alegría de ambos
me hará sentir su cercanía.


.........



avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: Hafiz

Mensaje por Samara Acosta el Vie 21 Oct 2011, 20:06

¡Ah, cómo te envidio, viento del Oeste,
por tus húmedas alas!
ya que llevarle puedes
el mensaje de mi penosa añoranza.


¡ Que bonito ! muchas gracias Pedro, se puede escuchar esa voz junto al piano, un besito
avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25347
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Re: Hafiz

Mensaje por Pedro Casas Serra el Sáb 22 Oct 2011, 12:29

Celebro que te haya gustado, Samara.

Un abrazo.
Pedro
avatar
Samara Acosta

Cantidad de envíos : 3441
Fecha de inscripción : 10/01/2011
Localización : Madrid

Re: Hafiz

Mensaje por Samara Acosta el Sáb 22 Oct 2011, 15:29

Bien merece un paseo por todo lo que estás aportando Pedro, os sigo, entraré con más tiempo, besitos
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Hafiz

Mensaje por Maria Lua el Lun 15 Jul 2013, 08:28

15/07/2013
Lo muevo a Libres...


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Lluvia Abril
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 23084
Fecha de inscripción : 17/04/2011

Re: Hafiz

Mensaje por Lluvia Abril el Lun 15 Jul 2013, 09:14

De lo poco que he leído hasta ahora de Hafiz,creo que me gusta y seguiré esta ruta.
Gracias Pedro,María.

Besos.


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

Nuestros deseos son susurros de nuestro yo auténtico.
Aprende a respetarlos y a escucharlos.

SARAH BREATHNACH
avatar
Pascual Lopez Sanchez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 24366
Fecha de inscripción : 29/06/2009
Localización : Murcia / Muchas veces en Mazarrón/ Algunas en Cieza ( amo la ciudad donde nací; amo su río - Río Segura_ y amo sus montes secos llenos de espartizales)

Re: Hafiz

Mensaje por Pascual Lopez Sanchez el Mar 16 Jul 2013, 01:35

Reconozco mi desconocimiento de este autor ( ¡madre mía, hay tantos autores que desconozco!). Procuraré leer en los escasos momentos que me quedan. Y buscaré la paz en esas lecturas.
Un abrazo, Pedro.


_________________
PASCUAL LOPEZ SANCHEZ
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Hafiz

Mensaje por Maria Lua el Mar 16 Jul 2013, 15:23

Historias de HAFIZ (1): poeta sufi, un grande entre los grandes



Los Persas parecen haber nacido con una canción en los labios, ya que los poetas destacados Sufís son muchos, y sus contribuciones filosóficas, místicas y espirituales son continuas.

Hafiz es un maestro de maestros, asi que veremos algunas anecdotas, y poemas suyos, espero los disfruten.

lo primero que os presento es un poema de protesta por la prohibicion de la venta de vino y clausura de las tabernas de Shiras por el gobernador Mubarizud Din en 1353, a la que Hafiz protestó energicamente:

"Oh, ¿ será que reabrirán las puertas de las tabernas,

y aflorarán, los nudos de nuestros enmarañados asuntos?

Han cerrado las puertas de las tabernas de vino,

Oh Dios

No sufras pues ellos abrirían las puertas del engaño y la hipocresía.

Si las han cerrado a causa de Dios las volverán a abrir."



Cuando Sha Shuja el hijo del gobernante sucedió a su padre y suavizó las restricciones , Hafiz lo celebró con este poema:

"En la madrugada de una voz celestial buenas nuevas

llegaron a mi oido:

Esta es la era de Sha Shuja; bebe abundante vino,

que ha pasa el tiempo en el que los perspicaces estaban apartados

con miles de palabras en sus mentes y sus labios callados.

Al sonido del arpa contaremos aquellas historias

y al oirlas hevirá la caldera de nuestros pechos. "



Este poema hace referencia a los lideres religiosos que cambiaron su orientación cuando llegaron las medidas liberales y anticlericales de Shah Shuja:



"Juro por la gloria, el honor y la elevada jerarquia

de Shan Shuja

Que con nadie disputo por posesiones

o posiciones.

Vean como aquel que en el pasado no permitia escuchar

Música,

ahora danza a los acordes del arpa. "



Ante las guerras fraticidas, enfrentamientos religiosos, disputas entre padres e hijos que presenció , Hafiz orientó sus objetivos a salvar al hombre de la estupidez, los conflictos y la autodestrucción. El consideraba que es nuestro orgullo, indiferencia e ignorancia es lo que nos lleva a la autodestrucción.

También creía que el hombre es un animal racional cuya misión apunta a construir, ayudar, armonizar y llevar alegria y felicidad a sus semejantes, pero cuando veía el conflicto, la opresión y crueldad que le rodeaban escribia estos poemas:



¿qué turba el tiempo? ¿no hay pues, más amistad?

¿que ha sido de los amables días antigüos?

Alguna vez el mundo pareció tan cálido y seguro con amigos

nuevos hombres,

nuevos modos.



El agua de la vida esta barrosa y brota amarga,

clara como el pozo inmortal solía ser.

Que las rosas marchiten y se aplaquen las brisas,

¿qué duele?: Yo.

Y cuando las rosas florecen, florecen solas,

sin ruiseñores. no puedo comprender:

¿qué significa esta mancha mortal sobre la tierra?

Alguna vez el mundo fue cuna de grandes reyes

y había música y muchos amores;

pero ahora Venus ha quemado su laud

y asesinado sus palomas;

nadie se emborracha ni nadie canta,

un mundo melancólico Hafiz ,

no es un mundo para tí. "



En estos tiempos tan turbados que corren hoy en día, y ante esa consciencia que andamos buscando en este mundo loco, deberíamos pararnos a tomar en consideración las palabras de Hafiz en este ultimo poema.

Bueno esto es todo por hoy, otro día contaremos mas historias de este gran poeta Sufí.

Buenas noches amigos salud y un abrazo.

Orka

bibliografia:" Hafiz, el mekor representante de la poesía Sufí " . Nasrollah Fatemi





[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Re: Hafiz

Mensaje por Maria Lua el Mar 16 Jul 2013, 15:29

Hafez de Shiraz


Hafez (Hafiz)poeta sufí de la ciudad de Shiraz es uno de los exponentes de la gran poesía persa y sufí.Nació en el siglo XIV.Hafgez escribe bellezas como esta: La estación de la rosa Llega la estación, que alienta gozos De rosados vestidos ataviada; Dejad que el júbilo borre el dolor, Al sonriente huésped aclamad. La vejez nos hace mejorar La primavera con vino y amor. Para los deseos del corazón Cuán pocos hay generosos. Las horas que imparten dicha Pasan girando deprisa: Entonces, por el vino que atesoro Venderé mi alfombra de oración. Dulce es la brisa de primavera, Pero aún tendría más dulzura Si la bella, su grata frescura Con elegancia compartiera. Alegrados por su jovial presencia Pasaríamos la copa con más donosura. Suave es la lira de temblorosas cuerdas Que sofoca la rabia del destino; La suerte sobre el meritorio niño Arroja el manto de la tristeza: Dejad, pues, que el grito de pena Se ahogue en melódicos ríos. Con ardiente y pasional ansia Nace la sonrojada rosa; ¿Malgastaremos el vino como el agua Que se precipita cuando brota? Palpita en nuestro seno, ahora, El ansia de amor y de esperanza. Oh Hafiz, tu deliciosa canción Que vuela sobre las alas del viento Según nuestros poetas es parejo A los cánticos del ruiseñor; No es extraño que la música En la estación de la rosa fluya. Aún más espléndida la escritura del poeta en: No te aflijas No te aflijas: la belleza volverá a regocijarte con su gracia; la celda de la tristeza se convertirá un día en un jardín cercado lleno de rosas. No te aflijas, corazón doliente: tu mal, en bien se trocará; no te detengas en lo que te perturba: ese espíritu trastornado conocerá de nuevo la paz. No te aflijas: una vez más la vida reinará en el jardín en que suspiras y verás muy pronto, ¡oh, canto de la noche!, una cortina de rosas sobre tu frente. No te aflijas si no comprendes el misterio de la vida. ¡Tanta alegría se oculta tras del velo! No te aflijas si, por algunos instantes, las esferas estrelladas no giran según tus deseos, pues la rueda del tiempo no siempre da vueltas en el mismo sentido. No te aflijas si, por amor del santuario, penetras en el desierto y las espinas te hieren. No te aflijas, alma mía, si el torrente de los días convierte en ruinas tu morada mortal, pues tienes el amor para salvarte de ese diluvio. No te aflijas si el viaje es amargo y la meta invisible. No hay camino que no conduzca a una meta. No te aflijas, Hafiz, en el rincón humilde en que te crees pobre y en el abandono de las noches oscuras, pues te quedan aún tu canción y tu amor. Controvertido pero también venerado sus gazhales(poesías)son preciosas y matemáticas.Todo un crítico de las hipocresías y mentiras de la sociedad.Y un memorioso de las lecturas del Corán. Advierte en uno de sus poemas quizás a alguien que livianamente se arroga el saber en asuntos espirituales ¿qué sabes tú lo que se halla al otro lado? Hafez fue admirado por los escritores Emerson y Goethe. En cuanto a los temas que toca en sus poesías hallamos algunas constantes: la vanidad del mundo,la libre conciencia, el amor,la celebración de la primavera,etc. Como en todo texto sufí o místico las alegorías y lo simbólico ocupan un lugar preponderante y es preciso leer varias veces los poemas de Hafez para que nos deje ver lo que realmente quería decir u ocultar.Quien sabe. Su obra es el el "Diwan",una colección de poemas.



[Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


_________________
[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


Te encuentro
tus huellas son tatuajes en mi corazón
intensas e inmensas
como el vino de la pasíón
y la rosa roja del amor
eternas y etereas
como los sortilegios de una Luna Creciente...


Maria Lua






[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]







avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Re: Hafiz

Mensaje por Evangelina Valdez el Mar 16 Jul 2013, 18:47

La poesía persa es como un cuento de amor... es muy hermosa y tiene su encantamiento.
Gracias por compartir este material.

"No juegues asi en sus trenzas, ¡oh, brisa vagabunda! Por uno de esos cabellos solamente, Hafiz daría mil veces la existencia"

Romanticismo puro... ¿verdad?
Besos
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Re: Hafiz

Mensaje por Evangelina Valdez el Mar 16 Jul 2013, 19:12

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

POEMA DEDICADO A UN JOVEN NEGRO



Excitados por el perfume
que exhala intenso de su almizcle.
La visión de su rostro, iluminado por un rayo de luz
Impresiona por sí misma.
Así que detener su belleza,
es su  ilimitado poder,
que la mirada nos reseca por el amor
y lo envuelve en la ternura,
Y la caricia de esos ojos negros
ha embadurnado el cuerpo
con el color de su magia.
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Re: Hafiz

Mensaje por Evangelina Valdez el Mar 16 Jul 2013, 19:45

Estas tres copas

Oh escanciadora, se habla de sentencias,
de tulipán y rosa.
Y el discurso se destila con estas tres copas.
La hierba núbil alcanza su extremo de belleza; sirve vino.
En estos días, por el arte de tu mano, la obra ha concluido.
Hoy, todos los loros de India dulzura exhalan,
debido a este azúcar persa que se dirige a Bengala.
En el trayecto de los versos, de lugar y tiempo observa el paso,
que este niño de una noche recorre el camino de cien años.
Observa aquel ojo eterno que el asceta atrapa
y al que persigue una caravana de magia.
Perlado de sudor, avanza donairoso
y destila rocío de vergüenza, del jazmín el rostro.
No te apartes del camino por el guiño de este mundo: una anciana
que hace trampas cuando parte y, cuando se sienta, engaños trama.
En la rosaleda real sopla el viento de primavera
y a través del rocío vino en el cáliz del tulipán trasiega.
Ansiado entrar en la corte del sultán Giz-uddin, Hafiz,
no pierdas el tino, que el lamento es tu cometido.

----------------


No hay esperanza de enmienda

¡Oh, ídolo!, tal pena me causa mi amor por ti,
¿qué hacer?
¿Hasta cuándo en esta pena de noche me quejaré?
Loco en demasía el corazón está para escuchar consejo,
acaso con la punta de tu bucle lo encadenamos.
Nuestra separación, lo que me hizo sufrir....
en modo alguno cabe en una carta su relato.
¿En qué ocasión, con un rizo de tu pelo
contaré uno por uno todos mis desasosiegos?
Cuando sienta deseos de ver mi alma,
crearé la visión del dibujo de tu dulce cara.
Si supiera que con ello encontrarte lograría,
perdería la fe y el corazón me modificaría.
Aléjate de mi, predicador, no cuentes fábulas.
Yo ya no soy aquel que escucha hipocresías.
No hay esperanza de enmienda en el vicio de Hafiz.
Ya que el destino es así, ¿qué hacer?

avatar
Pedro Casas Serra
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 25347
Fecha de inscripción : 24/06/2009
Edad : 69
Localización : Barcelona

Re: Hafiz

Mensaje por Pedro Casas Serra el Miér 17 Jul 2013, 06:31

"¿qué turba el tiempo? ¿no hay pues, más amistad?
¿que ha sido de los amables días antiguos?
Alguna vez el mundo pareció tan cálido y seguro con amigos
nuevos hombres,
nuevos modos."



La poesía de Hafiz es belleza, serenidad, tolerancia, inteligencia. Cuando conoces su circunstancia y la comparas con la actual piensas que pocas cosas han cambiado, e incluso te preguntas si alguna vez cambiará algo en las conciencias. Hay avances en muchos aspectos técnicos, pero en humanidad, todo son idas y venidas sin al final moverse del mismo sitio. Cada época tiene sus bondadosos y sus miserables, y así seguimos, quizás porque todos tenemos algo de ambas cosas.

Un abrazo.
Pedro

Contenido patrocinado

Re: Hafiz

Mensaje por Contenido patrocinado

    Temas similares

    -

    Fecha y hora actual: Dom 24 Sep 2017, 14:29