Aires de Libertad

www.airesdelibertad.com

Leer, responder, comentar, asegura la integridad del espacio que compartes, gracias por elegirnos y participar

Nuevo Usuario

Foro Aires de Libertad le da la bienvenida a:

Estadísticas

Nuestros miembros han publicado un total de 705287 mensajes en 36723 argumentos.

Tenemos 1286 miembros registrados.

El último usuario registrado es frasesdemujer.

Últimos temas

Clik Boton derecho y elige abrir en pestaña nueva- DICC. R.A.E

¿Quién está en línea?

En total hay 32 usuarios en línea: 6 Registrados, 0 Ocultos y 26 Invitados :: 2 Motores de búsqueda

Alicia Moreno, Chambonnet Gallardo, Maria Lua, Marusa F.Macias, Ramón Carballal, Simon Abadia


La mayor cantidad de usuarios en línea fue 92 el Mar Mayo 16, 2017 11:10 pm.

Septiembre 2017

LunMarMiérJueVieSábDom
    123
45678910
11121314151617
18192021222324
252627282930 

Calendario Calendario

Conectarse

Recuperar mi contraseña

Galería


UN CLICK AYUDA AL FORO EN LOS MOTORES DE BÚSQUEDA



Flujo RSS


Yahoo! 
MSN 
AOL 
Netvibes 
Bloglines 

Leopoldo María Panero

Comparte
avatar
Ignacio Bellido
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 1650
Fecha de inscripción : 14/04/2009
Localización : Barcelona-España

Recomendado Leopoldo María Panero

Mensaje por Ignacio Bellido el Sáb Mayo 16, 2009 7:47 am

Leopoldo María Panero nace en Madrid en 1948.  Es incluido  muy joven en la que acabó siendo la  legendaria antología de José María Castellet "Nueve novísimos poetas españoles" (Barral, 1970). En los más de 30 años transcurridos desde entonces, mientras el resto de sus compañeros de generación han pasado ha engrosar el parnaso de la excelencia de nuestras letras, Panero se ha convertido en el único poeta maldito que ha conocido nuestra literatura en ese tiempo. Mientras los otros ganaban premios, ocupaban cargos y debatían en las tertulias de los distintos medios de comunicación, Panero languidecía en cárceles, manicomios y sórdidas pensiones.

Hijo de Leopoldo Panero, sobrino de Juan Panero y hermano de Juan Luis Panero, todos ellos poetas de sugerente voz. En 1976 Jaime Chavarri inicia el rodaje de lo que tenía que ser un reportaje sobre el padre: Leopoldo Panero, el material se convierte en la película “El desencanto” que acabará siendo un símbolo tanto de la familia como de la época y será una película de culto para toda una generación. En  “El desencanto” la madre, paradójicamente llamada Felicidad, y dos de sus hijos, retratan a través de sus recuerdos al poeta, siempre ausente, mientras que en la segunda Leopoldo María, el hijo, se convierte en el eje central del film. Pero, sobre esta peculiar y decadente estampa familiar pesa el reflejo de una época que se agota. Los últimos coletazos del franquismo se dejan ver a través de la evocación de la vieja gloria de quien fuera uno de los escritores oficiales del régimen. El Desencanto fue además la última película mutilada por la censura cinematográfica en España y una de las obras de Chávarri más reconocidas por la crítica. Ya en 1994 llegaría Después de tantos años, película en la que Ricardo Franco retoma la labor de retratista emprendida por Jaime Chávarri dos décadas antes. Al igual que tantos descendientes de los prohombres del régimen franquista –su padre, pese a haber estado a punto de ser fusilado a comienzos de la guerra por los nacionales como consecuencia de su amistad con destacados poetas comunistas, terminó por alistarse en las tropas de Franco para acabar, ya en los años 50, siendo director del Instituto de Cultura Hispánica–, el joven Panero se siente fascinado por la izquierda radical. Vive pues con la pasión que corresponde la aventura de la clandestinidad.

Su militancia antifranquista constituirá el primero de sus grandes desastres y le valdrá su primera estancia en prisión. De aquellos años jóvenes datan también sus primeras experiencias con las drogas. No obstante, se engañan quienes piensan que sus viajes a los paraísos artificiales los que le llevaron al manicomio por primera vez. Es el resquebrajamiento de un paraíso tan verdadero como la infancia y, sobre todo la exacerbación de la lectura, lo que –si es que verdaderamente la ha perdido– hace a Panero perder la razón. Las voces que oye nuestro poeta nada tienen que ver con esas otras que agobian a los desequilibrados entre los que vive desde hace más de 15 años. En los oídos de Panero susurran Lewis Carroll, Edgar Allan Poe, James M. Barrie, H. P. Lovecraft...

Es por ello que sus constantes reclusiones no le impiden desarrollar una copiosa bibliografía no sólo como poeta, sino también como traductor, ensayista e incluso narrador.

Leopoldo María Panero, poeta terminal (como lo fueran Rimbaud, Lautrèamont, Blake, Bataille, Artaud, Baudelaire…), hijo y hermano de literatos, narrador de cuentos imposibles, ensayista desequilibrante, actor en películas sobre sí mismo, esquizofrénico, suicida, vagabundo, alcohólico..., ha hecho lo que sólo unos pocos elegidos, particularmente temerarios, pueden llevar a cabo: mezclar vida

La obra de Panero posee una profundidad lírica inaudita, lacerante, explosiva. Nos salva al tiempo que nos condena y literatura, y vivir para contarlo.

Leopoldo María Panero no sólo es el único poeta maldito de nuestro panorama literario, sino también el transgresor por antonomasia de nuestras letras y uno de los mejores poetas de su generación.



1)- Canción pirata

Fumo mucho. Demasiado.
Fumo para frotar el tiempo y a veces oigo la radio,
y oigo pasar la vida como quien pone la radio.
Fumo mucho. En el cenicero hay
ideas y poemas y voces
de amigos que no tengo. Y tengo
la boca llena de sangre,
y sangre que sale de las grietas de mi cráneo
y toda mi alma sabe a sangre,
sangre fresca no sé si de cerdo o de hombre que soy,
en toda mi alma acuchillada por mujeres y niños
que se mueven ingenuos, torpes, en
esta vida que ya sé.
Me palpo el pecho de pronto, nervioso,
y no siento un corazón. No hay,
no existe en nadie esa cosa que llaman corazón
sino quizá en el alcohol, en esa
sangre que yo bebo y que es la sangre de Cristo,
la única sangre en este mundo que no existe
que es como el mal programado, o
como fábrica de vida o un sastre
que ha olvidado quién es y sigue viviendo, o
quizá el reloj y las horas pasan.
Me palpo, nervioso, los ojos y los pies y el dedo gordo
de la mano lo meto en el ojo, y estoy sucio
y mi vida oliendo.
Y sueño que he vivido y que me llamo de algún modo
y que este cuento es cierto, este
absurdo que delatan mis ojos,
este delirio en Veracruz, y que este
país es cierto este lugar parecido al Infierno,
que llaman España, he oído
a los muertos que el Infierno
es mejor que esto y se parece más.
Me digo que soy Pessoa, como Pessoa era Álvaro de Campos,
me digo que estar borracho es no estarlo
toda la vida, es
estar borracho de vida y no de muerte,
es una sangre distinta de esa otra
espesa que se cuela por los tejados y por las paredes
y los agujeros de la vida.
Y es que no hay otra comunión
ni otro espasmo que este del vino
y ningún otro sexo ni mujer
que el vaso de alcohol besándome los labios
que este vaso de alcohol que llevo en el
cerebro, en los pies, en la sangre.
que este vaso de vino oscuro o blanco,
de ginebra o de ron o lo que sea
- ginebra y cerveza, por ejemplo -
que es como la infancia, y no es
huida, ni evasión, ni sueño
sino la única vida real y todo lo posible
y agarro de nuevo la copa como el cuello de la vida y cuento
a algún ser que es probable que esté
ahí la vida de los dioses
y unos días soy Caín, y otros
un jugador de poker que bebe whisky perfectamente y otros
un cazador de dotes que por otra parte he sido
pero lo mío es como en "Dulce pájaro de juventud"
un cazador de dotes hermoso y alcohólico, y otros días,
un asesino tímido y psicótico, y otros
alguien que ha muerto quién sabe hace cuánto,
en qué ciudad, entre marineros ebrios. Algunos me
recuerdan, dicen
con la copa en la mano, hablando mucho,
hablando para poder existir de que
no hay nada mejor que decirse
a sí mismo una proposición de Wittgenstein mientras sube
la marea del vino en la sangre y el alma.
O bien alguien perdido en las galerías del espejo
buscando a su Novia. Y otras veces
soy Abel que tiene un plan perfecto
para rescatar la vida y restaurar a los hombres
y también a veces lloro por no ser un esclavo
negro en el sur, llorando
entre las plantaciones!
Es tan bella la ruina, tan profunda
sé todos sus colores y es
como una sinfonía la música del acabamiento,
como música que tocan en el más allá,
y ya no tengo sangre en las venas, sino alcohol,
tengo sangre en los ojos de borracho
y el alma invadida de sangre como de una vomitona,
y vomito el alma por las mañanas,
después de pasar toda la noche jurando
frente a una muñeca de goma que existe Dios.
Escribir en España no es llorar, es beber,
es beber la rabia del que no se resigna
a morir en las esquinas, es beber y mal
decir, blasfemar contra España
contra este país sin dioses pero con
estatuas de dioses, es
beber en la iglesia con música de órgano
es caerse borracho en los recitales y manchas de vino
tinto y sangre "Le livre des masques" de Rémy de Gourmont
caerse húmedo babeante y tonto y
derrumbarse como un árbol ante los farolillos
de esta verbena cultural. Escribir en Espanã es tener
hasta el borde en la sangre este alcohol de locura que ya
no justifica nada ni nadie, ninguna sombra
de las que allí había al principio.
Y decir al morir, cuando tenga
ya en la boca y cabeza la baba del suicidio
gritarle a las sombras, a las tantas que hay y fantasmas
en este paraíso para espectros
y también a los ciervos que he visto en el bosque,
y a los pájaros y a los lobos en la calle y
acechando en las esquinas
"Fifteen men on the Dead Man's Chest
Fifteen men on the Dead Man's Chest
Yahoo! And a bottle of rum!"


(De Last River Together, 1980.)
1


Última edición por Ignacio Bellido el Lun Sep 28, 2009 11:29 am, editado 2 veces
avatar
Maria Lua
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 39836
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Localización : Nova Friburgo / RJ / Brasil

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Maria Lua el Sáb Mayo 16, 2009 9:54 am

"Me digo que soy Pessoa, como Pessoa era Álvaro de Campos,
me digo que estar borracho es no estarlo
toda la vida, es
estar borracho de vida y no de muerte,
es una sangre distinta de esa otra
espesa que se cuela por los tejados y por las paredes
y los agujeros de la vida."

Gracias, Ignacio por el bellísimo poema de
Leopoldo María Panero... no lo conocía,
me ha gustado muchísimo!
Un beso
Maria Lua
avatar
Ignacio Bellido
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 1650
Fecha de inscripción : 14/04/2009
Localización : Barcelona-España

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Ignacio Bellido el Sáb Mayo 16, 2009 11:42 am

Gracias María Lua:
Panero es uno de los grandes, y efectivamente uno de lo poetas "malditos" por toda su peripecia vital, que aquí queda señalada. Nunca tuvo un reconocimiento oficial de ningun
jurado con la excepción del libro de J.M. Castellet " Nueve novisimos" entre los que se encuentra tambíen José Miguel Ullán( presente en este Foro). Su poesía rompe
con muchas cosas y sobre todo con la aceptación y la lisonja de los poderes públicos.
Era de justicia que estuviera presente en este foro.
Un abrazo
Ignacio
avatar
Walter Faila
Fundador del Foro
Fundador del Foro

Cantidad de envíos : 13747
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Edad : 55
Localización : Santiago Del Estero

Recomendado Ignacio

Mensaje por Walter Faila el Dom Mayo 31, 2009 11:53 am

Me quedé prendado a ésta biografía y el poema, realmente es admirable, me encantó poder conocerlo y disfrutar a partir de tu gran conocimiento.- Gracias Ignacio, un abrazo.-
avatar
Montse Oleart

Cantidad de envíos : 1713
Fecha de inscripción : 16/04/2009
Edad : 54
Localización : BCN

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Montse Oleart el Dom Mayo 31, 2009 1:45 pm

Me alegra ver también las vidas y las "desvidas" de los grandes desconocidos, Panero muy a su pesar pasará a la historia, él y sus voces interiores que lo empujan a escribir y describir un mundo tan ambiguamente poético como su propia vida.
Un lujo siempre.
avatar
Walter Faila
Fundador del Foro
Fundador del Foro

Cantidad de envíos : 13747
Fecha de inscripción : 12/04/2009
Edad : 55
Localización : Santiago Del Estero

Recomendado Ignacio

Mensaje por Walter Faila el Dom Jun 14, 2009 10:45 pm

Vuelvo, disfruto y aprendo.- Un abrazo
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Evangelina Valdez el Jue Feb 07, 2013 10:40 pm

¡Vaya! Esa "Canción Pirata" es como un autorretrato, "maidito" el poeta ufff.
Gracias Ignacio.

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

2)- "AMANECER SOBRE LA TUMBA"

En la playa de la noche
mostraba mis ojos a las sirenas
que jugaban impunemente con mi pene
con el falo que en el lecho maloliente
deshacen los sueños y cae la piedra
del pensamiento al suelo.

"Poesía" 1970 - 1985

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]
-"MUJER; PABLO TOVAR HENRY-

3)- "EL CIRCO"


Dos atletas saltan de un lado a otro de mi alma
lanzando gritos y bromeando acerca de la vida:
y no sé sus nombres. Y en mi alma vacía escucho siempre
cómo se balancean los trapecios. Dos
atletas saltan de un lado a otro de mi alma
contentos de que esté tan vacía.
Y oigo
oigo en el espacio sonidos
una y otra vez el chirriar de los trapecios
una y otra vez.
Una mujer sin rostro canta de pie sobre mi alma,
una mujer sin rostro sobre mi alma en el suelo,
mi alma, mi alma: y repito esa palabra
no sé si como un niño llamando a su madre a la luz,
en confusos sonidos y con llantos, o bien simplemente
para hacer ver que no tiene sentido.
Mi alma. Mi alma
es como tierra dura que pisotean sin verla
caballos y carrozas y pies, y seres
que no existen y de cuyos ojos
mana mi sangre hoy, ayer, mañana. Seres
sin cabeza cantarán sobre mi tumba
una canción incomprensible.
Y se repartirán los huesos de mi alma.
Mi alma.
              Mi hermano muerto fuma un cigarrillo junto a mí.

"Poesía" 1970 - 1985



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]


---------------- 000 ---------------

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

4)- "EL LAMENTO DEL VAMPIRO"

Vosotros, todos vosotros, toda
esa carne que en la calle
se apila, sois
para mí alimento,
todos esos ojos
cubiertos de legañas, como de quien no acaba
jamás de despertar, como
mirando sin ver o bien sólo por sed
de la absurda sanción de otra mirada,
todos vosotros
sois para mí alimento, y el espanto
profundo de tener como espejo
único esos ojos de vidrio, esa niebla
en que se cruzan los muertos, ese
es el precio que pago por mis alimentos.

"Last night together" 1980


Última edición por Evangelina Valdez el Mar Jun 25, 2013 9:54 pm, editado 1 vez
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Evangelina Valdez el Jue Feb 07, 2013 11:16 pm

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

5)- "HEMBRA"

Hembra que entre mis muslos callabas
           de todos los favores que pude prometerte
te debo la locura.

"El último hombre" 1984

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

6)- "UN LOCO TOCADO DE LA MALDICIÓN DEL CIELO"

Un loco tocado de la maldición del cielo
canta humillado en una esquina
sus canciones hablan de ángeles y cosas
que cuestan la vida al ojo humano
la vida se pudre a sus pies como una rosa
y ya cerca de la tumba, pasa junto a él
una princesa.

"Poemas del manicomio de Mondragón"



[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

7)- "UN ASESINO EN LAS CALLES"

No mataré ya más, porque los hombres sólo
son números y letras de mi agenda
e intervalos sin habla, descarga de los ojos
de vez en vez, cuando el sepulcro se abre
perdonando otra vez el pecado de la vida.

     No mataré ya más las borrosas figuras
     que esclavas de lo absurdo avanzan por la calle
     agarradas al tiempo como a oscura certeza
     sin salida o respuesta, como para la risa
tan sólo de los dioses, o la lágrima seca
     de un sentido que no hay, y de unos ojos muertos
     que el desierto atraviesan sin demandar ya nada
sin pedir ya más muertos ni más cruces al cielo
que aquello, oh Dios lo sabe, aquella sangre era
para jugar tan sólo.

"El que no ve"


Última edición por Evangelina Valdez el Mar Jun 25, 2013 9:55 pm, editado 1 vez
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Evangelina Valdez el Mar Jun 25, 2013 9:26 pm

8)- * LA CANCIÓN DEL INDIO CROW

Qué larga es la ribera de la noche, 
qué larga es. 
No hay animales ya ni estrellas 
y el matorral de los recuerdos 
     la vida es una línea recta, 
          qué larga es la ribera de la noche 
          qué larga es. 
El mar, al lado, tan oscuro 
ya ni la luna quiere verme 
y allá en el pozo sepultada 
la miel aquella de esos labios 
     que de algo como amor me hablaron, 
     luego en silencio se quedaron: 
          qué larga es la ribera de la noche, 
          qué larga es. 
Flotan cabellos en el agua 
de una mujer que no existió 
     y en la cabeza hay unas letras 
          la A, la V más dos Os: 
     qué larga es la ribera de la noche 
          qué larga es. 
                  Tal vez sea un oso lo que anda 
      con una pierna y luego otra, 
las huellas son como de oso, 
no de yo. 
          Qué larga es la ribera de la noche, 
           qué larga es. 
     No se terminará nunca la playa 
con esa sombra que recorre 
ese desierto tal un péndulo: 
     qué larga es la ribera de la noche, 
           qué larga es. 
Cómo saber si ya estoy muerto 
     o si aún vivo como dicen 
si allá en la playa sólo hay playa 
     atrás, delante sólo hay playa 
cómo saber si yo soy indio 
     si yo soy Crow o yo soy Cuervo, 
     si ni la Luna quiere verme 
y Padre Sol nunca aparece: 
qué larga es la ribera de la noche, 
     qué larga es. 
No es que esté solo, es que no existo 
es que no hay nadie en esta playa 
y ya ni yo aun me acompaño 
     son estos ojos cual dos cuevas 
y en mi cabeza sopla el viento: 
será la muerte como un vino? 
          habrá mujeres en la tumba? 
     Qué larga es la ribera de la noche, 
      qué larga es.

 --------------


9)- * A MI MADRE-1987


(reivindicación de una hermosura)


Escucha en las noches cómo se rasga la seda 
y cae sin ruido la taza de té al suelo 
como una magia 
tú que sólo palabras dulces tienes para los muertos 
y un manojo de flores llevas en la mano 
para esperar a la Muerte 
que cae de su corcel, herida 
por un caballero que la apresa con sus labios brillantes 
y llora por las noches pensando que le amabas, 
y dice sal al jardín y contempla cómo caen las estrellas 
y hablemos quedamente para que nadie nos escuche 
ven, escúchame hablemos de nuestros muebles 
tengo una rosa tatuada en la mejilla y un bastón con 
            empuñadura en forma de pato 
y dicen que llueve por nosotros y que la nieve es nuestra 
y ahora que el poema expira 
te digo como un niño, ven 
he construido una diadema 
(sal al jardín y verás cómo la noche nos envuelve)


Última edición por Evangelina Valdez el Mar Jun 25, 2013 9:56 pm, editado 1 vez
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Evangelina Valdez el Mar Jun 25, 2013 9:30 pm

10)- * MUTIS-1980


Era más romántico quizá cuando 
arañaba la piedra 
y decía por ejemplo, cantando 
desde la sombra a las sombras, 
asombrado de mi propio silencio, 
por ejemplo: "hay 
que arar el invierno 
y hay surcos, y hombres en la nieve" 
Hoy las arañas me hacen cálidas señas desde 
las esquinas de mi cuarto, y la luz titubea, 
y empiezo a dudar que sea cierta 
la inmensa tragedia 
de la literatura.



-------------




11)- * AMANECER SOBRE LA TUMBA




En la playa de la noche 
mostraba mis ojos a las sirenas 
que jugaban impunemente con mi pene 
con el falo que en el lecho maloliente 
deshacen los sueños y cae la piedra 
del pensamiento al suelo.


Última edición por Evangelina Valdez el Mar Jun 25, 2013 9:57 pm, editado 1 vez
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Evangelina Valdez el Mar Jun 25, 2013 9:33 pm

12)- * CUANDO CANSADO DESDE EL LECHO...


Cuando cansado desde el lecho, me 
                               levanto a mirarte, 
Juvencio, y otra vez 
                               el cansancio reencuentro 
de nuevo pienso en Cieno que los ojos de semen

   sin cansarse cegaba; y cuando una vez solo 
miro vacía la cama 
                                 como siempre lo estuvo 
                                 recuedo 
el látigo aun, con la última fuerza.

De Dioscuro
---------------


13)- * REQUIEM


Yo soy un hombre muerto al que llaman Pertur. 
En la cena de los hombres quién sabe si mi nombre 
algo aún será: ceniza en la mesa 
o alimento para el vino. 
Los bárbaros no miran a los ojos cuando hablan. 
Como una mujer al fondo del recuerdo 
yo soy un hombre muerto al que llaman Pertur.


Última edición por Evangelina Valdez el Mar Jun 25, 2013 9:58 pm, editado 1 vez
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Evangelina Valdez el Mar Jun 25, 2013 9:38 pm

14)- * NECROFILIA


(prosa)


El acto del amor es lo más parecido 
a un asesinato. 
En la cama, en su terror gozoso, se trata de borrar 
el alma del que está, 
hombre o mujer, 
debajo. 
Por eso no miramos. 
Eyacular es ensuciar el cuerpo 
y penetrar es humillar con la 
verga la 
erección de otro yo. 
Borrar o ser borrados, tando da, pero 
en un instante, irse 
dejarlo 
una vez más 
entre sus labios.

 --------------


15)- * PRIMER AMOR
 ...ora 
                          sei rimasta sola...

                  Riki Gianco_mikidel Prete

 

                       
Esta sonrisa que me llega como el poniente 
que se aplasta contra mi carne que hasta entonces sentía 
     sólo calor o frío 
esta música quemada o mariposa débil como el aire que 
     quisiera tan sólo un alfiler para evitar su caída 
ahora 
cuando el reloj avanza sin horizonte o luna sin viento sin 
     bandera 
esta tristeza o frío 
no llames a mi puerta deja que el viento se lleve tus 
     labios 
este cadáver que todavía guarda el calor de nuestros 
     besos 
dejadme contemplar el mundo en una lágrima 
Ven despacio hacia mí luna de dientes caídos 
Dejadme entrar en la cueva submarina 
atrás quedan las formas que se suceden sin dejar huella 
todo lo que pasa y se deshace dejando tan sólo un humo 
     blanco 
atrás quedan los sueños que hoy son sólo hielo o piedra 
agua dulce como un beso desde el otro lado del horizonte


Última edición por Evangelina Valdez el Mar Jun 25, 2013 9:59 pm, editado 1 vez
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Evangelina Valdez el Mar Jun 25, 2013 9:41 pm

16)- * GLOSA A UN EPITAFIO


(carta al padre)
                                 «And fish to catch regeneration» 
                          Samuel Butler, Pescador de muertos.



Solos tú y yo, e irremediablemente 
unidos por la muerte: torturados aún por 
fantasmas que dejamos con torpeza 
arañarnos el cuerpo y luchar por los despojos 
del sudario, pero ambos muertos, y seguros 
de nuestra muerte; dejando al espectro proseguir en vano 
con el turbio negocio de los datos: mudo, 
el cuerpo, ese impostor en el retrato, y los dos siguiendo 
ese otro juego del alma que ya a nada responde, 
que lucha con su sombra en el espejo-solos, 
caídos frente a él y viendo 
detrás del cristal la vida como lluvia, tras del cristal 
            asombrados 
por los demás, por aquellos-Vous etes combien? que nos 
            sobreviven 
y dicen conocernos, y nos llaman 
por nuestro nombre grotesco, ¡ah el sórdido, el 
viscoso templo de lo humano! 
                                                    Y sin embargo 
solos los dos, y unidos por el frío 
que apenas roza brillante envoltura 
solos los dos en esta pausa 
eterna del tiempo que nada sabe ni quiere, pero dura 
como la piedra, solos los dos, y amándonos 
sobre el lecho de la pausa, como se aman 
                                                                       los muertos 
«amó», dijiste, autorizado por la muerte 
porque sabías de ti como de una tercera persona 
bebió dijiste, porque Dios estaba (Pound dixit) 
en tu vaso de whiski 
amo bebió, dijiste, pero ahora espera 
¿espera? y en efecto la resurrección 
desde un cristal inválido te avisa 
que con armas nuestra muerte florece 
                                                                   para ti que sólo 
sabías de la muerte. Aquí 
¿debajo o por encima? 
                                        de esta piedra 
tú que doraste la sobrenatural dureza y el 
dolor sobrenatural de los edificios desnudos 
                                                                       ¿en qué perspectiva 
-dime- acoger la muerte? 
                                             en la mesa de disección 
tú que danzaste 
                            enloquecido en la plaza desierta 
tropezando 
hiriéndote las manos en el trapecio del silencio 
en pie contra las hojas muertas que 
se adherían a tu cuerpo, y contra la hiedra que tapaba 
obsesivamente tu boca hinchada de borracho, 
                                                                             danzas, danzaste 
sin espacio, caído, pero 
no quiero errar en la mitología 
de ese nombre del padre que a todos nos falta, 
porque somos tan sólo hermanos de una invasión de lo imposible 
y tus pasos repiten el eco de los míos en un largo 
corredor donde 
                           retrocedo infatigable, sin 
jamás moverme 
                            ¡ah los hermanos, los hermanos invisibles 
               que florecen, 
en el Terror! ¡Ah los hermanos, los hermanos que se defienden 
inútilmente de la luz del mundo con las manos, 
que se guardan del mundo por el Miedo, y cultivan en la 
               sombra 
de su huerto nefasto la amenaza de lo eterno, en 
el ruin mundo de los vivos! ¡Ah los hermanos, 
                                                                                Y el ave, 
el ave que vuela sobre el mundo en llamas, diciendo sólo 
a los mortales que se agitan debajo, diciendo 
sólo: ABISMO, ABISMO! 
                                             Abismo, sí, tibia guarida 
de nuestro amor de hermanos, padre. 
                                                                  ¡Pero tan solos! 
¡Tan solos! Fantasmas que hace visible la hiedra 
-como hiedramerlín como niñadecabezacortada como 
mujermurciélago la niña que ya es árbol- 
                                                                      crecen hojas 
en la foto, y un florecer te arranca 
de los labios caníbales de nuestra madre Muerte, madre 
de nuestro rezo 
florecen los muertos florecen 
unidos acaso por el sudor helado 
muerto de muchas cabezas hambrientas de los vivos 
te esperamos ave, ave nacida 
de la cabeza que explotó al crepúsculo 
ave dibujada en la piedra y llena 
de lo posible de la dulzura, de su sabor 
ajeno que es más que la vida, de su crueldad 
que es más que la vida 
                                         ¡ira 
de la piedra, ira que a la realidad insulta, 
                                                                       que apalea 
a la cabaña torpe de la mentira con verbos 
que no son, resplandecen, ira 
suprema de lo mudo! 
                                     (te esperamos 
en la delgada orilla de lo que cae, en el prado 
nocturno que atraviesan lentos 
los elefantes 
                      percibís el frío 
                                              la 
                                              conspiración de las algas, 
                                              gelatina, escamas, mano 
que sobresale de la tumba 
manos que surgen de la tierra como tallos 
surcos arados por la muerte, 
cabezas de ahorcados que echan flor: 
                                     decapitados que dialogan 
a la luz decreciente de las velas, 
                                      ¡oh quién nos traerá la rima 
la música, el sonido que rompa la campana 
de la asfixia, y el cristal borroso 
de lo posible, la música del beso! 
                                     De ese beso, final, padre, en 
que 
         desaparezcan 
de un soplo nuestras sombras, para 
asidos de ese metro imposible y feroz, quedarnos 
a salvo de los hombres para siempre, 
solos yo y tú mi amada



"Teoría" 1973
 


Última edición por Evangelina Valdez el Mar Jun 25, 2013 9:59 pm, editado 1 vez
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Evangelina Valdez el Mar Jun 25, 2013 9:46 pm

17)- * EL ÚLTIMO ESPEJO


 Inspirado en una pesadilla que tuvo por nombre 
                                                                          «Marava Domínguez Torán»



   Todo aquel que atraviesa el corredor del Miedo 
llega fatalmente al Último Espejo 
donde una mujer abrazada a tu esqueleto nos muestra 
cara a cara el infierno de los ojos sellados 
de los ojos cerrados para siempre como en una máscara 
de muerta representando en el más allá el teatro último: 
así miré yo a los ojos que borraron mi alma 
así he mirado yo un día que no existe en el Último Espejo



--------------


18)- * EVE


(Vida y mujer en hebreo, y en inglés, víspera)
                           A Mercedes, por el hilo que la une al secreto



Porque hiciste mi gesto eterno supe 
que eras la muerte: porque ella sólo podía 
amarme si no había 
                        hombres para mí, vivos: 
       sólo ella podía amarme: 
                                   y supe también que tú eras 
la muerte, y que me amabas.

El rostro de la Humanidad era 
para mí el de nadie: como para ella, 
       como para ti: eres negra y no quieres 
nada de lo que vive y no sabe 
hasta morir que te desea. 
                                         Y vi a través de ti, cómo surgían 
     y surgen cabezas de la tierra helada: 
     cabezas, yelmos, corazas, espadas 
     es el fruto que cosecha la tierra en este a ño 
     que tanto recuerda al Último, al siguiente, 
y me amaste porque yo lo veía, porque 
     veía crecer ya en el huerto el fruto 
monstruoso que incorporaba en sí 
     todo dolor e injusticia y desastre

     y me dijiste: «He aquí mi primer hijo 
     yo que nada sabía del ridículo gesto 
     de nacer» y agregaste: 
     «Este reirá de todo, 
     y lo encenagará todo con 
        el veneno de su risa mortal: 
                                                       cuando no haya nadie 
        que recuerde cómo se reía, este reirá» 
                          Y te reíste de mí, como mi madre 
al ver que yo había nacido de ella. 
                                                            Tan inmenso 
era el frío en las ciudades 
que algunos sabían que no era locura 
ni es, creer que caerán sobre mí

o seré yo el que caiga al morir sobre tu cuerpo.
           Pero en el frío crecían 
seguían creciendo -la peor de las alfombras de césped 
los huesos y la carne de los soldados 
      que crecían sobre la tierra helada. Y me dijiste 
      «ellos no tendrán miedo, porque están 
      muertos, lo mismo que tú que me amas, 
                                                                         a mí que soy negra 
 como la vida e hice una piedra de tu gesto» 
      Y los muertos brotaban sobre la tierra húmeda 
      -cabezas, yelmos, corazas y espadas 
      porque la Muerte se había hecho vida.

                                                                  Y pregunté 
     -te pregunté entonces-: «Será mi alma buen 
                                           alimento para perros?»

                                       Y contestaste: «no esperes 
      que ella sirva para otra cosa: aquella 
                                                                 fue creada 
      y pensada lo mismo que tu cuerpo y huesos para 
          nutrición de los perros finales -lo mismo 
      que tu palabra. «Y ¿nada he de esperar?» «Nada» 
             Y vi como espadas y corazas y yelmos 
surgían sobre el campo más yermo.

             Y me olvidé.
"Narciso en el acorde último de las flautas" 1979
 


Última edición por Evangelina Valdez el Mar Jun 25, 2013 10:00 pm, editado 1 vez
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Evangelina Valdez el Mar Jun 25, 2013 9:50 pm

19)- * MARQUÉS DE SADE


Murió en Sicilia a la edad de veintisiete años»-Cavafis-




Murió en Sicilia, a la edad de veintisiete años 
un nombre y la apariencia de un cuerpo 
sin alma en el cuerpo moría en juego rojo 
espuma por la boca, húmedos sonidos 
y una calavera presa entre las sábanas 
el tema punzante resistiendo a la palabra 
y expresado como silencio, como vacío en el texto 
hinchazones, crepúsculos sobre la cama 
mientras se desvanece el falo en una embriaguez de plomo.

 ----------------


20)- * ARS MAGNA


Qué es la magia, preguntas 
en una habitación a oscuras. 
Qué es la nada, preguntas, 
saliendo de la habitación. 
Y qué es un hombre saliendo de la nada 
y volviendo solo a la habitación.
avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Evangelina Valdez el Jue Mar 06, 2014 4:16 pm


Ha muerto Panero, mejor dicho: Ha ido a descansar.

En su homenaje:

[Tienes que estar registrado y conectado para ver esa imagen]

El loco mirando desde la puerta del jardín
hombre normal que por un momento
cruzas tu vida con la del esperpento
has de saber que no fue por matar un pelícano
sino por nada por lo que yazgo aquí entre otros sepulcros
y que nada sino el azar y a ninguna voluntad sagrada
de demonio o dios debo mi ruina.

Leopoldo María Panero, Poemas del manicomio de Mondragón, 1987

----------- 000 ---------

"PANERO, PANERO"

Panero ya conoció el infierno,
el diablo celeste de la creación
viene devuelta sin un respiro
y escupe en la cara de España.
Reina mía, se ha roto la luna
en la roja noche del cristal
y es puerco pensar ahora en Bizancio.
Locura sería, mi Dama, que mi poesía
estuviera en cartelera,
nada más teatral que el espanto
y el mundo arrodillado en un grano de arena,
meciéndose con la muerte
frente a nuestra vereda y de azul.
Falta poco para que ocurra
ese milagro, no lo sé.
Un niño cierra su primera vocal.
En alguna ciudad alguien
se siente un paréntesis.
¿Por qué lado abrirá el mundo
la mañana de mañana, Panero?

Rolando Gabrielli

*Fuente: [Tienes que estar registrado y conectado para ver este vínculo]


avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Evangelina Valdez el Jue Mar 06, 2014 4:29 pm

"A QUIEN ME LEYERE"

LOS LIBROS caían sobre mi máscara (y donde había un rictus de viejo moribundo), y las palabras me azotaban y un remolino de gente gritaba contra los libros, así que los eché todos a la hoguera para que le fuego deshiciera las palabras...
Y salió un humo azul diciendo adiós a los libros ya mi mano que escribe: "Rumpete libros, ne rumpant anima vestra": que ardan, pues, los libros en los jardines y en los albañales y que se quemen mis versos sin salir de mis labios:
el único emperador es el emperador del helado, con su sonrisa tosca, que imita a la naturaleza y su olor a queso podrido y vinagre. Sus labios no hablan y ante esa mudez me asombro, caigo estático de rodillas, ante el cadáver de la poesía.

Leopoldo María Panero
1/3/87

--------------

En el obscuro jardín del manicomio
Los locos maldicen a los hombres
Las ratas afloran a la Cloaca Superior
Buscando el beso de los Dementes.

Un loco tocado de la maldición del cielo
Canta humillado en una esquina
Sus canciones hablan de ángeles y cosas
Que cuestan la vida al ojo humano
La vida se pudre a sus pies como una rosa
Y ya cerca de la tumba, pasa junto a él
Una Princesa.

Los ángeles cabalgan a lomos de una tortuga
Y el destino de los hombres es arrojar piedras a la rosa
Mañana morirá otro loco:
De la sangre de sus ojos nadie sino la tumba
Sabrá mañana nada.

El loquero sabe el sabor de mi orina
Y yo el gusto de sus manos surcando mis mejillas
Ello prueba que el destino de las ratas
Es semejante al destino de los hombres.

------------

LAMED WUFNIK

Yo soy un lamed wufnik
sin mí el universo es nada
las cabezas de los hombres
son como sucios pozos negros
yo soy un maed wufnik
sin mí el universo es nada
dios llora en mis hombros
el dolor del universo, las flechas
que le clavan los hombres
yo soy un lamed wufnik
sin mí el universo es nada
le conté un día a un árabe
oscuro, mientras dormía
esta historia de mi vida
y dijo "Tú eres un lamed wufnik"
sin ti Dios es pura nada
* y añadió, "y entre los árabes, un kutb"
(v. Jorge Luís Borges, El Libro de los seres imaginarios)

---------------

EL LOCO AL QUE LLAMAN EL REY

Bufón soy y mimo al hombre en esta escalera cerrada
con peces muertos en los peldaños
y una sirena ahogada en mi mano que enseño
mudo a los viandantes pidiendo
como el poeta limosna
mano de la asfixia que acaricia tu mano
en el umbral que me une al hombre
que pasa a la distancia de un corcel
y cándido sella el pacto
sin saber que naufraga en la página virgen
en el vértice de la línea, en la nada
cruel de la rosa demacrada
donde
ni estoy yo ni está el hombre

A José Saavedra


Has dejado huella en mi carne
y memoria en la piel de las interminables bofetadas
que surcan mi cuerpo en le claustro del sueño
quién sabe si mi destino se parecerá al de un hombre
y nacerá algún día un niño para imitarlo.

Ven hermano, estamos los dos en el suelo
hocico contra hocico, hurgando en la basura
cuyo calor alimenta el fin de nuestras vidas
que no saben cómo terminar, atadas
las dos a esa condena que al nacer se nos impuso
peor que el olvido y la muerte
y que rasga la puerta última cerrada
con un sonido que hace correr a los niños
y gritar en el límite a los sapos.

II

Ne sachant pas, ingrat!, que c'était tout mon sacré
ce fard noyé dans l'eau perfide des glaciers
STÉPHANE MALLARMÉ

En mi alma podrida atufa el hedor a triunfo
la cabalgata de mi cuerpo en ruinas
a donde mis manos para mostrar la victoria
se agarran al poema y caen
y una vieja muestra su culo sonrosado
a la victoria
pálida del papel en llamas,
desnudo, de rodillas, aterido de frío
en actitud de triunfo.

a Marava

Brindemos con champagne sobre la nada
salto de un saltimbanqui en el acero escrito
donde la flor se desnuda y habita entre los hombres
que de ella se ríen y apartan la mirada
sin saber oh ilusión que es también la nada
adonde ellos la vuelven y que a cada jugada
se tiene la Muerte ante el jugador desnuda
enanos juegan con cabezas humanas.

avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Evangelina Valdez el Jue Mar 06, 2014 4:35 pm

EL QUE ACECHA EN EL UMBRAL.

a Inés Alcoba.
Si la beauté n'etait la mort


Toda belleza por el cadáver pasa
y se limpia en el río de la muerte, el Ganges
que a los inmortales conduce
toda mujer
se transfigura en la tumba y adorna
en el eterno peligro de la nada
así, querida
sabrás mueriendo lo que es el Adorno
y te adorarán los pulgones y aplaudirán las ranas
de ellas compuesto el canto eterno de la nada
oh, tú, hermana
llena con tu cántico mi noche
de tu susurro delgada hermana
de tu sollozo
que la nada devora Sabiendo así lo que es el Adorno
las chotacabras avisan Su Llegada.

---------------

LOS INMORTALES

Cada conciencia busca la muerte de la otra
HEGEL


En la lucha entre conciencias algo cayó al suelo
y el fragor de cristales alegró la reunión
Desde entonces habito entre los Inmortales
donde un rey come frente al Ángel caído
y a flores semejantes la muerte nos deshoja
y arroja en el jardín donde crecemos
temiendo que nos llegue el recuerdo de los hombres.

Llega del cielo a los locos sólo una luz que hace daño
y se alberga en sus cabezas formando un nido de
serpientes
donde invocar el destino de los pájaros
cuya cabeza rigen leyes desconocidas para el hombre
y que gobiernan también este trágico lupanar
donde las almas se acarician con el beso de la puerca,
y la vida tiembla en los labios como una flor
que el viento más sediento empujara sin cesar
por el suelo
donde se resume lo que es la vida del hombre.

Del polvo nació una cosa.
Y esto, ceniza del sapo, broce del cadáver
es el misterio de la rosa.

Debajo de mí yace un hombre
y el semen
sobre el cementerio
y un pelícano disecado creado nunca ni antes
Caído el rostro
otra cara en el espejo
un pez sin ojos
Sangre candente en el espejo
sangre candente
en el espejo

un pez que come días pre-
sentes sin rostro

-----------


avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Evangelina Valdez el Jue Mar 06, 2014 4:37 pm

ACERCA DEL CASO DREYFUSS SIN ZOLA
O LA CAUSALIDAD DIABÓLICA

EL FIN DE LA PSIQUIATRÍA


LA LOCURA se puede definir, muy brevemente, como una regresión al abismo de la visión o, en otras palabras, al cuerpo humano que ésta gobierna. En efecto, la zona occipital, que regula el desarrollo del a visión, controla, según mi hipótesis, el cerebro, y el cerebro controla todo el cuerpo. De ahí que sea tan importante lo que Lacan minimizaba como "inconsciente escópico", y esa mirada a la que el dicho psicoanalista apodaba "objeto a minúscula". Por el contrario, la mirada es un infinito. Contiene imágenes en forma de alucinaciones que no lo que Jung llamara "arquetipos" y Rascowski "visión prenatal". Ferenczi habó del inconsciente biológico: por muy increíble que parezca, éste está contenido en la mirada en forma de alucionaciones. La magia, el inconsciente antes de Freud, lo sabía: "fons oculus fulgur". Freud también decía que el inconsciente se crea a los cuatro o cinco años; en efecto, los niños padecen dichas alucinaciones de una forma natural: de ahí el retorno infantil al totemismo, del que hablara también el fundador del psicoanálisis.

Pero el cuerpo humano, que, salvo para los niños, es un secreto, contiene igualmente alucinaciones olfativas o junguiniano alguno, es decir, a inconsciente alguno de la especie o, en otras palabras, a su pasado, en el que los dioses están bajo la figura de tótems, pues no en vano la palabra "zodiaco" significa en griego animales. Dioses esto, pues, corporales, hijos del Sol y de la Tierra.
He aquí, por consiguiente, que le cuerpo contiene la locura y, como el único cuerpo entero que existe es el cuerpo infantil, es por tal motivo que la esquizofrenia tuvo por primer nombre "demencia praecox" o demencia traviesa. Respecto a la paranoia, su problemática es triple o, en otras palabras, quiero decir que existen tres tipos de paranoia, pues ya nos dijo Edwin Lemert que no existe la paranoia pura; uno de los tipos de paranoia cuyo síndrome es el delirio de autorreferencia, nos reenvía al problema de que el psiquismo animal es colectivo, y ese es el magma alquímico, en cuyo seno se hunde al género del paranoico. El otro género de paranoico es el que proyecta su agresividad, con frecuencia, sobre su mujer en el delirio de los celos. El tercer género del paranoico es el que, según ya dijo Edwin Lemert, tiene realmente perseguidores. Ese es el caso al que yo llamo el caso Jacobo Petrovich Goliardkin (el protagonista de El doble de F.N.Dostoyewski). Es un sujeto con frecuencia deforme, enano o simplemente raro, o tan oscuro como Dreyfuss, que es víctima de agresiones, humillaciones y vejaciones por parte de sus amigos o compañeros de oficina, -o, a veces, de un portero, o sencillamente de un camarero-, y que para dar sentido estético a su vivencia se inventa a los masones, o a la C.I.A., metáforas que reflejan a tan sombríos compañeros.

Las otras locuras son frecuentemente producto de la psiquiatría: tal es el caso de las alucinaciones auditivas, que no existen en estado natural alguno y que son producto de la persecución social o psiquiátrica que cuelga, como vulgarmente se dice, en lugar de explicar o aclarar. Pues cada ser humano puede ser en potencia un psiquiatra, con sólo prestarnos la ayuda de su espejo. Pasemos ahora al caso de Dreyfuss; el caso Dreyfuss, en verdad, fue, como el mío, un caso muy extraño. Ni yo ni él entediamos el origen de la persecución; su naturaleza, sin embargo, o su mecanismo puede definirse como el efecto "bola de nieve": se empieza por una pequeña injusticia y se sigue por otra y por otra más aún hasta llegar a la injusticia mayor, la muerte. O bien como en el lynch empieza uno y continúan todos. Así, yo he sido la diversión de España durante mucho tiempo y, a la menor tentativa de defenderme, encontraba la muerte, primero en Palma de Mallorca en forma de una navaja y, luego, en el manicomio del Alonso Vega (Madrid) en forma de una jeringa de estricnina; pero todo por un motivo muy oscuro, no sé si por mi obsesión por el proletariado, nacida en la cuna de la muerte, o bien, por miedo a que desvelara los secretos de un golpe de Estado en que fui utilizado como un muñeco, y en el que los militares tuvieron, primero, la cortesía de apodarme "Cervantes", para llamarme después, en el juicio, "el escritorzuelo". Pero no son sólo los militares los que me usaron; en España me ha usado hasta el portero para ganarse una lotería que de todos depende, porque el psiquismo animal es colectivo, y éste es el motivo de que el chivo expiatorio regale gratuitamente la suerte, en un sacrificio ritual en pleno siglo XX, en nombre de un dios que ya no brilla, sino que cae al suelo herido por las flechas de todos. Ese dios al que todos odian por una castidad que ha convertido al español en un mulo y en una mala bestia. Al parecer toda España ha rodeado amorosamente a la muerte entre sus brazos, y la prefieren la sexo y a la vida.

Que ella les de al fin su último beso en la pradera célebre del uno de mayo.

Leopoldo María PANERO

avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Evangelina Valdez el Jue Mar 06, 2014 4:52 pm


"A FRANCISCO"

Suave como el peligro atravesaste un día
con tu mano imposible la frágil medianoche
y tu mano valía mi vida, y muchas vidas
y tus labios casi mudos decían lo que era el pensamiento.
Pasé una noche a ti pegado como a un árbol de vida
porque eras suave como el peligro,
como el peligro de vivir de nuevo.

------------

Lo que Stephan Marllarmé quiso decir en sus poemas

Quiso el viejo decir cuando ya la última lámpara
en el cuarto estaba apagada
y el sol no nos veía, la sierpe lanzaba
con las heces del día al pozo del recuerdo
al sueño que todo lo borra, al sueño,
quiso decir el viejo que las leyes
del amor no son las leyes de la nada
y que sólo abrazados a un esqueleto en el mundo vacío
sabremos como siempre que el amor es nada,
y que la nada
siendo así algo que con el amor y la vida
fatalmente rompe, quiere una ascesis
y es por ello que una cruz en los ojos, y un
escorpión en el falo representan al poeta
en brazos de la anda, de la nada henchido
diciendo que ni siquiera Dios es superior al poema.
En mis manos acojo los excrementos
formando con ellos poemas
cerca estoy ya de odnde sopla el viento
y odres de vino de mi nombre están llenas.
Mi ano es todo lo profundo
solo construye un mundo
un niño baila en el dibujo
como la rosa de lo inmundo*
*variante: fiel a la rosa de lo inmundo

---------------------

Canción para una discoteca

No tenemos fe
al otro lado de esta vida
sólo espera el rock and roll
lo dice la calavera que hay entre mis manos
baila, baila el rock and roll
para el rock el tiempo y la vida son una miseria
el alcohol y el haschisch no dicen nada de la vida
sexo, drogas y rock and roll
el sol no brilla por el hombre,
lo mismo que el sexo y las drogas;
la muerte es la cuna del rock and roll.
Baila hasta que la muerte te llame
y diga suavemente entra
entra en el reino del rock and roll.

Blancanieves se despide de los siete enanos

Prometo escribiros, pañuelos que se pierden en el horizonte, risas que palidecen, rostros que caen sin peso sobre la hierba húmeda, donde las arañas tejen ahora sus azules telas. En la casa del bosque crujen, de noche, las viejas maderas, el viento agita raídos cortinajes, entra sólo la luna a través de las grietas. Los espejos silenciosos, ahora, qué grotescos, envenenados peines, manzanas, maleficios, qué olor a cerrado, ahora, qué grotescos. Os echaré de menos, nunca os olvidaré. Pañuelos que se pierden en el horizonte. A lo lejos se oyen golpes secos, uno tras otro los árboles se derrumban. Está en venta el jardín de los cerezos.


avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Evangelina Valdez el Jue Mar 06, 2014 5:16 pm

Dedicatoria

Más allá de donde
aún se esconde la vida, queda
un reino, queda cultivar
como un rey su agonía,
hacer florecer como un reino
la sucia flor de la agonía:
yo que todo lo prostituí, aún puedo
prostituir mi muerte y hacer
de mi cadáver el último poema.

---------------

La maldad nace de la supresión hipócrita del gozo

Una cucaracha recorre el jardín húmedo
de mi chambre y circula por entre las botellas
vacías:
la miro a los ojos y veo tus dos ojos
azules, madre mía.
Y cantas, cantas por las noches parecida a la locura,
velas
con tu maldición para que no me caiga dormido,
para que no me olvide
y esté despierto para siempre frente a tus
dos ojos
azules, madre mía.

La poesía destruye al hombre…

La poesía destruye al hombre
mientras los monos saltan de rama en rama
buscándose en vano a sí mismos
en el sacrílego bosque de la vida
las palabras destruyen al hombre
¡y las mujeres devoran cráneos con tanta hambre
de vida!
Sólo es hermoso el pájaro cuando muere
destruido por la poesía.


avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Evangelina Valdez el Jue Mar 06, 2014 5:36 pm

Página veinte

Esperando todos los días para que venga el cierzo
para que venga el ciervo
azul como el poema, como el gamo
que corre fugitivo sobre el poema
y que sea la nada mi último poema
baba de los labios para que el hombre muera
azul sobre la página
" victorieusment fuit le suicide beau" Mallarmé lo dijo
oh belleza húmeda del suicidio
única rosa, única flor
rosa cúbica de la página
para que el hombre descubra
que no es un hombre.

Proyecto de un beso

Te mataré mañana cuando la luna salga
y el primer somormujo me diga su palabra
te mataré mañana poco antes del alba
cuando estés en el lecho, perdida entre los sueños
y será como cópula o semen en los labios
como beso o abrazo, o como acción de gracias
te mataré mañana cuando la luna salga
y el primer somormujo me diga su palabra
y en el pico me traiga la orden de tu muerte
que será como beso o como acción de gracias
o como una oración porque el día no salga
te mataré mañana cuando la luna salga
y ladre el tercer perro en la hora novena
en el décimo árbol sin hojas ya ni savia
que nadie sabe ya por qué está en pie en la tierra
te mataré mañana cuando caiga la hoja
decimotercera al suelo de miseria
y serás tú una hoja o algún tordo pálido
que vuelve en el secreto remoto de la tarde
te mataré mañana, y pedirás perdón
por esa carne obscena, por ese sexo oscuro
que va a tener por falo el brillo de este hierro
que va a tener por beso el sepulcro, el olvido
te mataré mañana cuando la luna salga
y verás cómo eres de bella cuando muerta
toda llena de flores, y los brazos cruzados
y los labios cerrados como cuando rezabas
o cuando me implorabas otra vez la palabra
te mataré mañana cuando la luna salga,
y así desde aquel cielo que dicen las leyendas
pedirás ya mañana por mí y mi salvación
te mataré mañana cuando la luna salga
cuando veas a un ángel armado de una daga
desnudo y en silencio frente a tu cama pálida
te mataré mañana y verás que eyaculas
cuando pase aquel frío por entre tus dos piernas
te mataré mañana cuando la luna salga
te mataré mañana y amaré tu fantasma
y correré a tu tumba las noches en que ardan
de nuevo en ese falo tembloroso que tengo
los ensueños del sexo, los misterios del semen
y será así tu lápida para mí el primer lecho
para soñar con dioses, y árboles, y madres
para jugar también con los dados de noche
te mataré mañana cuando la luna salga
y el primer somormujo me diga su palabra.

--------------

"VASO"

Wakefield, quien por una broma
se perdió a si mismo.


Hablamos para nada, con palabras que caen
y son viejas ya hoy, en la boca que sabe
que no hay nada en los ojos sino algo que cae
flores que se deshacen y pudren en la tumba
y canciones que avanzan por la sombra, tam-
baleantes mejor que un borracho
y caen en las aceras con el cráneo partido
y quizá entonces cante y diga algo el cerebro
ni grito ni silencio sino algún canto cierto
y estar aquí los dos, al amparo del Verbo
sin hablar nada ya, con las bocas cosidas
las dos al grito de aquel muerto
mientras caen las estatuas y de aquellas iglesias
el revoque es la lluvia fina pero segura
sobre ese suelo inmenso que bendicen cenizas
y caen también las cruces, y los nombres se borran
de amores que decían, y de hombres que no hubo
y de pronto, en el bar, tan solos, sí tan solos,
me asomo al pozo y veo, en la copa un rostro
grotesco de algún monstruo
que ni morir ya quiere, que es una cosa sólo
que se mira y no ve, como un hombre perdido
para siempre al fondo de los hombres
extranjero en el mundo, un extraño en su cuerpo
una interrogación tan sólo que se mira sin duda
con certeza, perdida al fondo de ese vaso.

"El que no ve" 1980



avatar
Evangelina Valdez
Administrador-Moderador
Administrador-Moderador

Cantidad de envíos : 7477
Fecha de inscripción : 24/07/2009
Edad : 61

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Evangelina Valdez el Jue Mar 06, 2014 5:51 pm

"HAY RESTOS DE MI FIGURA..."

Hay restos de mi figura y ladra un perro.
Me estremece el espejo: la persona, la máscara
es ya máscara de nada.
Como un yelmo en la noche antigua
una armadura sin nadie
así es mi yo un andrajo al que viste un nombre.

Dime ahora, payo al que llaman España
si ha valido la pena destruirme
bañando con tu inmundo esperma mi figura.
Tus ángeles orinan sobre mí.

San Pedro y San Rafael
en una esquina comentan
mientras avanzo borracho
sobre esa piedra, payo,
que llaman España.

-"De Piedra negra o del temblor"-

--------------

"EL BACCARRÁ EN LA NOCHE"

¿Quién me engaña en la noche, y aúlla
pidiéndome que salga, que salga a la calle y camine,
y corra, y atraviese las calles como perro rabioso
las calles desiertas en que es siempre de noche,
buscando locamente el baccarrá en la noche?

¿Quién despierta, qué hembra mortal o pájaro para decirme
que aún vivo, que aún deseo, que tengo
todavía que imprimir una última dirección a mis ojos
para buscar el baccarrá en la noche?

¿Qué uñas escarban mi vejez, y qué mano que no perdona
tortura mi muñeca, conduciéndome
como a un lugar seguro, al baccarrá en la noche?

¿Qué mano de madre, qué oración susurran
luna tras luna los labios de la luna
gritando en medio de la calle a solas
descubriéndome en la acera, denunciando a todos
mi testamento secreto, mi pavor y mi miedo
sin descanso de encontrarme, no sé si hoy quizás,
tal vez mañana, jugando
ya para siempre al baccarrá en la noche?

-"Last River together"-

---------------

"EL NOI DEL SUCRE"

Tengo un idiota dentro de mí, que llora,
que llora y que no sabe, y mira
sólo la luz, la luz que no sabe.
Tengo al niño, al niño bobo, como parado
en Dios, en un dios que no sabe
sino amar y llorar, llorar por las noches
por los niños, por los niños de falo
dulce, y suave de tocar, como la noche.
Tengo a un idiota de pie sobre una plaza
mirando y dejándose mirar, dejándose
violar por el alud de las miradas de otros, y
llorando, llorando frágilmente por la luz.
Tengo a un niño solo entre muchos, as
a beaten dog beneath the hail, bajo la lluvia, bajo
el terror de la lluvia que llora, y llora,
hoy por todos, mientras
el sol se oculta para dejar matar, y viene
a la noche de todos el niño asesino
a llorar de no se sabe por qué, de no saber hacerlo
de no saber sino tan sólo ahora
por qué y cómo matar, bajo la lluvia entera,
con el rostro perdido y el cabello demente
hambrientos, llenos de sed, de ganas
de aire, de soplar globos como antes era, fue
la vida un día antes
de que allí en la alcoba de
los padres perdiéramos la luz.

"Last night together" 1980




avatar
Jorge Muñoz

Cantidad de envíos : 1669
Fecha de inscripción : 25/06/2009
Edad : 69
Localización : San José,Costa Rica

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Jorge Muñoz el Jue Mar 20, 2014 3:50 pm

Admirable su poesía, Leopoldo María Panero, Fuiste loco, pero más cuerdo que muchos cuerdos. Descanse en paz.

Contenido patrocinado

Recomendado Re: Leopoldo María Panero

Mensaje por Contenido patrocinado


    Fecha y hora actual: Dom Sep 24, 2017 2:37 pm